USF Libraries

Salud mental y alcoholismo

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Salud mental y alcoholismo
Translated Title:
Mental health and alcoholism ( )
Physical Description:
Book
Language:
English
Creator:
de Luna, Melanie
Publication Date:
Frequency:
normalized irregular

Subjects

Subjects / Keywords:
Salud Mental--Costa Rica--Puntarenas--Zona de Monteverde
Alcoholismo--Costa Rica--Puntarenas--Zona de Monteverde
Salud Comunitaria 2001
Turismo--Impacto
Genre:
Books/Reports/Directories
Books/Reports/Directories

Notes

Summary:
Datos y recomendaciones para estudios adicionales sobre la incidencia y las causas de los problemas de salud mental y el alcoholismo.
Summary:
Findings and recommendations for further studies on the incidences and causes of mental health issues and alcoholism.
Language:
ES

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - M38-00005
usfldc handle - m38.5
System ID:
SFS0000199:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govstandardsmarcxmlschemaMARC21slim.xsd
leader 00000nas 2200000Ka 4500
controlfield tag 008 s flunnn| ||||ineng
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a M38-00005
040
FHM
049
FHmm
100
de Luna, Melanie
0 242
Mental health and alcoholism.
245
Salud mental y alcoholismo.
260
c 2001-07-21
520
Datos y recomendaciones para estudios adicionales sobre la incidencia y las causas de los problemas de salud mental y el alcoholismo.
Findings and recommendations for further studies on the incidences and causes of mental health issues and alcoholism.
546
ES
653
Salud Mental--Costa Rica--Puntarenas--Zona de Monteverde
Alcoholismo--Costa Rica--Puntarenas--Zona de Monteverde
Salud Comunitaria 2001
Turismo--Impacto
7 655
Books/Reports/Directories
720
Rosales, Renzo
Avery, Jennifer
Scanned by Monteverde Institute
1 773
t Community Health
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?m38.5



PAGE 1

Salud Mental y Alcoholismo Melanie de Luna Renzo Rosales Jennifer Avery Globalizacin, Nutricin y Salud Instituto Monteverde 24 de junio al 21 de julio, 2001

PAGE 2

Introduccin Nuestro equipo de trabajo estuvo compuesto por Melanie de Luna, una estudiante de medicina con un inters en la investigacin de la Salud Pblica; Renzo Rosales, un graduado de Antropologa Cultural de la Universidad de Florida, con inters en el desarrollo de la comunidad, las migraciones y la globalizacin; y Jennifer Avery, una estudiante graduada en Antropologa Aplicada de la Universidad del Sur de Florida, con un creciente inters en la Salud Pblica. Nosotros nos interesamos en este tema porque sentimos que la Salud Mental es un componente significativo de cualquier cultura en relacin con su estado integral de salud. Es ms, la comunidad expres su inters en este tpico; estos temas adquieren cada vez ms importancia particularmente porque el rea est en una etapa de transicin de una sociedad encerrada rural que progresivamente cede ante las presiones de la globalizacin tanto en lo cultural como en lo econmico. Contexto Histrico y Social Segn el ms reciente anlisis de la Salud de la Comunidad realizado por el EBAIS (2000 Equipo Bsico de Atencin Integral de Salud), las principales causas de consulta a la clnica que tienen relacin con la salud mental son signos de depresin y ansiedad, como resultado de estrs emocional. La mayor parte de estas consultas vienen de mujeres que son vctimas de alguna forma de agresin. Las estrategias usadas para estos casos son: a) charlas y talleres sobre violencia domstica, b) consejera coordinada con la Trabajadora Social del Departamento, y c) consultas varias para la promocin de estilo de vida saludable. Los desrdenes mentales ms comunes son: sndromes depresivos, ansiedad, esquizofrenia, retardo mental y dificultades de aprendizaje. Los problemas con mayor prioridad en el rea son: violencia intra familiar y social, la falta de actividades recreativas, abuso del alcohol y las drogas. Este documento, localmente producido, asevera adems, que Monteverde, que siempre haba sido una comunidad tradicional y conservadora, ha sufrido la influencia de las culturas Anglo Europeas como resultado del crecimiento del turismo en el rea. Este incremento, combinado con la falta de espacios para una recreacin sana, ha trado como consecuencia un mayor consumo de alcohol y otras drogas, como la marihuana, la cocana y otras. Tanto en la poblacin de los adultos como en la de los jvenes. La comunidad est adquiriendo ms conciencia de estos problemas, an cuando no ha podido movilizar los recursos para tratarlos adecuadamente. El documento del EBAIS reporta que la comunidad conoce tambin los lugares donde estas drogas son vendidas, como los lugares donde se vende el licor y los cigarrillos a los menores de edad. El sector contiene tres bares, dos discotecas, y 10 bar restaurantes. Estos datos no incluyen los hoteles donde el licor es vendido tambin. A nivel nacional, Mata y Rosero (1988) aseveran que los impactos del abuso de drogas y alcohol incluyen los efectos tanto en la economa de las familias, como su bienestar, permitiendo la prostitucin, abuso de menores y vagancia. Los autores definen al alcohlico como la persona que exhibe cualquiera de los siguientes sntomas: incapacidad para abstenerse de tomar licor, inhabilidad para parar de consumir alcohol, o sntomas de abandono. Un bebedor excesivo es aquel que toma dos o ms veces al mes una ingesta de al menos 120ml de alcohol en los varones y 60ml en las mujeres en una sola vez (esto es el equivalente a 3 tragos de licor).

PAGE 3

El reporte adems proclama que el alcoholismo en Costa Rica es perpetuado por una actitud ambivalente del Estado. La Fbrica Nacional de Licores, controlada por el Gobierno, produce licores fuertes, que incluyen al guaro, el ron y la ginebra. El Gobierno de Costa Rica comienza la produccin del guaro en 1986 despus de prohibir la produccin el guaro de contrabando, el cual se encontraba cargado de impurezas txicas. Adems, el Estado facilita la importacin de licores extranjeros baratos para desmotivar la produccin del contrabando. Mtodos de Investigacin Las preguntas diseadas por el grupo, y basadas en los intereses expresados por la comunidad y la informacin de fondo, son: Cul es la incidencia de los problemas de salud mental en la comunidad, incluyendo el uso y abuso de alcohol y las drogas? Qu tipos de problemas son los ms comunes? Cmo percibe la comunidad sus propios problemas con las drogas y el alcohol, su uso y los temas de salud mental? Quines toman licor? Cunto? Hasta que extensin es el alcoholismo un problema? Cmo se relacionan los temas del alcoholismo y el abuso de las drogas con la violencia domstica y la depresin? Cmo han evolucionado estos problemas en los ltimos 5 10 aos? Cmo se relacionan estos temas con las diferencias de gnero, las edades, el estado socio econmico y la educacin? Cules son los recursos disponibles en la comunidad para resolver los problemas del alcoholismo, el abuso de drogas y la salud mental? Son accesibles estos recursos? Son utilizados los mismos? Son suficientes? Qu otros recursos son necesarios o deseados por la comunidad? Cules son las tradiciones culturales (pensamientos, creencias, percepciones, comportamientos) que influencia estos tpicos? Los mtodos empleados para dirigir estas preguntas incluan investigaciones de archivo, observaciones discretas, observaciones participativas, e informales, entrevistas estructuradas y semi estructuradas. Dada la naturaleza de este tema, y la falta de investigaciones locales previas, referencias no disponibles y la poca apertura de la comunidad en el tema, los investigadores sintieron que era mejor tratar la temtica a travs de comprender el uso de los mtodos cualitativos, porque adems, tenamos la limitacin del tiempo y los recursos para un tema tan amplio y los mtodos antropolgicos parecieron los ms apropiados. Los recursos que facilitaron esta investigacin incluan los reportes anuales ms recientes del EBAIS, los registros mdicos, los contactos con los lderes de la comunidad, otros miembros comunitarios y la comunicacin con profesionales locales. Una consideracin clave y tica, era la de proteger la confidencialidad de nuestros sujetos de investigacin y excluir los contextos que pudieran violar la privacidad de nuestros informantes u otros. Nuestros problemas de logstica estaban relacionados mayoritariamente con lo controversial de la naturaleza del tema. No nos fue posible, conseguir grandes datos cuantificables, como el de los otros grupos, a travs de los censos o mediciones, pues nuestras intenciones eran respetar la comodidad y la privacidad de nuestros entrevistados. Dada la naturaleza ntima de nuestro tpico, sin embargo, los cuestionarios no nos daran la

PAGE 4

informacin lcita y vlida. Adems de que el tiempo en el que debamos realizar la investigacin era muy poco para cubrir correctamente el tema. Finalmente, sentamos que nuestros informantes merecan algo ms tangible a ganar de nuestra investigacin, y con todas nuestras restricciones, estbamos un poco aprensivos acerca de lo que les podamos aportar. Nuestro equipo tuvo varias experiencias positivas a travs del trabajo. Primeramente, casi todos nuestros informantes fueron muy cooperadores y apreciaron nuestro inters en el rea de trabajo y en ellos. Nuestra metodologa de investigacin nos permiti experimentar la cultura local a nivel muy personal; nuestra conexin con la comunidad hizo que nuestra investigacin fuera una de las experiencias ms gratificantes. Hallazgos Deteccin de la Salud Mental, el Alcohol, el Abuso de las Drogas y sus Problemas La deteccin de los problemas que investigamos aparecen en tres niveles: la profesin mdica; la auto deteccin, y la deteccin por los compaeros. En el nivel de los profesionales de la medicina los sntomas de los desrdenes mentales, que estn ampliamente conectados con los casos del abuso domstico, aparecen con frecuencia como una serie de males somticos. El diagnstico est conformado de modo intuitivo, pues al estar el mdico en una comunidad pequea, puede sentir que ciertos pacientes, a menudo los que regresan una y otra vez, pueden tener ms asuntos que discutir que las condiciones fsicas que le presentan a doctores y enfermeras. Estos casos, si lo ameritan, pueden ser referidos a un psiclogo o trabajador social. Los diagnsticos pueden realizarse a nivel del individuo, tanto como una persona pueda reconocer los sntomas de las tensiones mentales. La librera local tiene una gran coleccin de literatura de ayuda personal que pueden ayudar al individuo a auto educarse acerca de su condicin. Estos individuos pueden adems buscar la asistencia de la trabajadora social, quien llega al rea una vez a la semana. Por ltimo, los diagnsticos pueden hacerse a travs de amigos o compaeros que estn preocupados como la red de apoyo local, quienes reconocen los cambios en el comportamiento emocional, al estar muy cercanos y sugieren varios patrones a los que se pueden recurrir. Turismo Como fue anotado en el reporte del EBAIS del 2000, el impacto del turismo en los temas de la Salud Mental y abuso del alcohol y las drogas es ampliamente reconocido. Los informantes confirman que el turismo ha tenido el efecto de modificar el principal modo de ingresos econmicos en la comunidad. Estaban acostumbrados a los horarios que se manejaban basados en la economa agrcola, y tuvieron que ajustarse al estilo de vida asociada con el turismo. Los valores tradicionales han sido desviados por el influjo del dinero, otros valores y experiencias. Un ejemplo es el creciente involucramiento de las mujeres en la industria turstica y resultante incremento de la independencia econmica, que antes estaba en sus esposos. Estas transiciones culturales pueden estar relacionadas con las altas incidencias de estas condiciones mentales como el alcoholismo, la depresin y la ansiedad. El aumento en el crecimiento y la diversidad de la poblacin pueden dar lugar a la desintegracin de los lazos en el lugar de la comunidad. Por ejemplo, la prosperidad econmica en el rea refuerza la tendencia observada en el resto del pas de la migracin de los nicaragenses. En la percepcin de muchos de los

PAGE 5

entrevistados persiste la idea de que estos son violentos, agresivos y no estn socialmente tan bien integrados como los ticos. Es ms, los turistas contribuyen directamente al abuso del alcohol y las drogas a travs de sus demandas, ya sean estas legales o ilegales. La influencia de los medios de comunicacin masivos populariza este estilo de vida, en especial entre los jvenes residentes del rea de Monteverde. Finalmente el turismo indirectamente promueve la intensificacin del consumo de alcohol y las drogas en las personas de la localidad, al trabajar estos en la industria, y tener mejores ingresos comparados con otras reas de empleo y reportar que gastan un porcentaje significativo de su salario en bebidas alcohlicas en bares y discotecas. Estos establecimientos atraen a los jvenes de la zona aunque no estn directamente involucrados en la industria turstica, promoviendo as ms ingesta de alcohol y drogas dentro de este sector de la poblacin. Motivacin/Causas para Beber Los informantes han dado varias razones por las cuales las personas toman licor en Monteverde. Entre las primeras est la falta de recursos para tener alternativas de recreacin. El EBAIS reporta que solo hay un campo de juegos en el rea, y con la excepcin de los bares y las discotecas, ningn establecimiento se encarga de la recreacin de los residentes locales. Las organizaciones para jvenes son muy pocas, y uno de los negocios locales que enseaban pelculas fue cerrado recientemente. La poca disponibilidad de espacios para esparcimiento de los jvenes promueve la tendencia de iniciar a los jvenes a una edad muy temprana en el consumo de alcohol y drogas, tan pronto como tienen entre once y doce aos. Varias personas respondieron que se nota muy poco control por parte de los padres sobre sus hijos; son incapaces de desviarlos de esta actividad tan indeseable. El beber licor es adems una actividad reportada como una institucin social, y los encuestados no tardaron en responder que no dudan que a las personas les gusta mucho tomar. El alcohol es muy fcil de conseguir en cualquiera de los establecimientos comerciales, incluyendo los supermercados, los hoteles y los restaurantes, al igual que los bares y las discotecas, lugares donde la actividad social con otros es facilitada. Adicionalmente, para las personas que tienen trabajos muy duros, la diversin es un componente necesario en su actividad diaria. El consumo de licor es visto como una accin muy masculina. Provee a los varones un medio aceptable para compartir sus sentimientos, ventilar sus frustraciones, y trascender en la vida de todos los das. Sin embargo, las mujeres por su aumento en la independencia econmica estn participando cada vez ms en el consumo de licor. Es posible que las mujeres estn recurriendo a las bebidas alcohlicas, copiando el mtodo de los varones para resolver sus problemas familiares o personales. Los miembros de la comunidad que no experimentan los beneficios econmicos de la industria del turismo, tambin consiguen estas bebidas en establecimientos menos caros y pueden consumir cantidades muy grandes de licor duro, como el guaro, y la cerveza en sus casas. Finalmente, la accin de beber licor es explicada en dos formas relacionadas con los factores familiares: Uno es la percepcin del alcoholismo como un asunto gentico. La otra es que el comportamiento es aprendido en la casa en especial entre los varones jvenes, como una expectativa del comportamiento de un adulto. Consecuencias del Abuso del Alcohol Los retos econmicos son algunas de las consecuencias que ms frecuentemente se mencionan por las personas que encuestamos. Aunque las respuestas varan, la cantidad promedio de colones usados en el

PAGE 6

consumo de licor, puede ir entre los 2 mil y los 13 mil colones por 4 o 20 cervezas. Las personas alcohlicas o las que lo hacen en exceso, pueden consumir hasta 30 mil colones, que pueden incluir en el licor fuerte, desde el guaro, hasta el tequila. Es una costumbre que el patrn compre rondas de licor para sus amigos u otros en el bar sin medir la cantidad de dinero que se gasta en ello. Se presume que el dinero gastado en un bar, es distrado de los gastos que deberan de hacerse en la vida de hogar, y los entrevistados respondieron que a los nios les puede faltar la comida u otras cosas como resultado del consumo de licor. Por ejemplo, un informante, al explicar la razn de la anemia de una nia, dijo que el padre de la nia era alcohlico y gastaba una cantidad considerable de los ingresos familiares en alcohol en lugar de comprar comida. Este modo de gastar el ingreso puede hacer posible que las mujeres y los nios comiencen a trabajar para compensar la prdida de dinero. Es ms, muchos residentes viven con muy poco ingreso, que puede provenir de pensiones muy bajas de 10 mil quinientos colones hasta salarios mnimos de 20 mil colones al mes. Tal clase de ingreso, estn relacionados con el bienestar fsico y mental de la familia, y frecuentemente asociados con bajos niveles de educacin y altas incidencias de condiciones de problemas de salud mental. Otras consecuencias del consumo de licor excesivo son reportados como casos de abuso verbal, fsico y sexual dirigido directamente a las esposas, los nios y a los adultos ancianos. Un buen nmero de informantes repetidamente conectaron el tema del abuso del licor con la violencia domstica. Estos temas estn relacionados con los asuntos econmicos tambin. Una porcin de la poblacin no est experimentando los beneficios econmicos del turismo. Argumentan que los problemas de dinero aumentan el problema de la violencia domstica. Otra consecuencia a nivel familiar indica que el abuso del licor causa inestabilidad emocional, infidelidad, y separacin fsica y emocional de los esposos. En los aspectos de la salud fsica de los individuos, se incluyen como consecuencias los casos de cirrosis heptica, y una desnutricin muy comprometida al reemplazar la alimentacin con alcohol. Algunos informantes dicen que el uso del licor lleva a experimentar con drogas ilegales. A pesar de que existe la percepcin de que hay una gran cantidad de personas que se exceden con el consumo de licor en la comunidad, los informantes en el campo mdico, dijeron que no han tenido emergencias mdicas que involucren una sobredosis de alcohol o drogas. Contribuciones Culturales que Mantienen el Uso del Alcohol y las Drogas Los informantes comentaron acerca de varias creencias y comportamientos que culturalmente haban sido proscritos y que mitigan la percepcin de la severidad del problema. Por ejemplo, el tomar y el estar borracho es ms tolerado en contextos ms apropiados. Los bares y los juegos de ftbol son situaciones sociales en las cuales el consumo de alcohol no es evitado. En ocasiones especiales, como las fiestas familiares o comunitarias, las reglas sociales son ms relajadas y el emborrachamiento pblico es tolerado. Es ms, varios de nuestros colaboradores dijeron que era un estigma, en especial para los hombres, decir que uno tiene un problema de alcohol. Adems, la comunidad se describe a s misma como muy trabajadora, y el alcohol no interfiere con las actividades de trabajo. Tales tradiciones culturales podran esconder o disminuir la correcta percepcin de lo extenso del problema.

PAGE 7

Recursos de la Comunidad Cuando se pregunta acerca de los recursos disponibles para las personas que sufren de trastornos por el abuso del alcohol y las drogas y otros problemas de salud mental, la mayora de las personas responden que quienes ayudan son el sacerdote catlico o los mdicos. El primero es un prominente lder comunitario al igual que siclogo que habla un buen ingls. Como tal, es un valioso recurso para muchos residentes comunitarios. El dice sin embargo que no tiene suficiente para aconsejar a todos los que requieren de su ayuda. A pesar de esas limitaciones, ha desarrollado varias iniciativas, entre las cuales se incluye una liga de ftbol, retiros espirituales y talleres para distraerlos del alcohol y las drogas, todos ellos para los jvenes locales. Tambin ha apoyado el desarrollo del Programa DARE (una iniciativa nacional e internacional con alcances educativos dentro de la comunidad). Como fue anotado previamente, las personas que sufren por causa del uso del alcohol y las drogas, o de problemas mentales a menudo buscan ayuda con los mdicos en la Clnica. Ellos pueden referir los casos muy graves al siclogo, al trabajador social, o al Programa de Vida Familiar del Instituto de Monteverde. Este ltimo es mencionado muchas veces por los informantes, no as los mdicos profesionales en el campo, los cuales son menos mencionados y solo cuando han sido probados. Esta tendencia no es sorprendente en el caso del siclogo, quien se ha reportado en el rea solo dos veces en el ao. Una sicloga privada ha sido contratada recientemente, pero sus servicios no han podido ser utilizados plenamente ya que el costo de una hora con ella es de 9 mil colones. La trabajadora social, es un servicio ms accesible, pues est en la zona al menos una vez por semana, lo que sigue siendo una limitacin de tiempo. La cantidad de tiempo que tiene disponible para la comunidad no es suficiente para poder ayudar a todo el que lo solicita. Su falta de disponibilidad reduce los incentivos para que los residentes la visiten. Lo disperso de los caseros de la comunidad y las dificultades asociadas a lo difcil del transporte para que las personas hagan uso de sus servicios en la clnica, restringe su habilidad para atender a los pacientes en sus propios hogares. Otros recursos disponibles incluyen un local donde se rene un grupo de Alcohlicos Annimos, los que se renen dos veces por semana en Santa Elena. Algunos informantes han reportado que a las mujeres no se les hace sentir cmodas en estas reuniones. Como resultado, la mayora de los asistentes son varones, quienes ocasionalmente pueden traer a sus esposas. El grupo de ALANON, una organizacin de parientes de los alcohlicos, tambin existe y sus asistentes son principalmente mujeres. El grupo es muy pequeo por lo que sus reuniones son muy irregulares, si se dan del todo. Una red informal, pero usada ampliamente, es la cooperativa de mujeres de CASEM. Esta organizacin se ha desarrollado en los ltimos 10 aos, y su creciente membreca ha facilitado la comunicacin entre las mujeres que lidian con el abuso del alcohol o las drogas y los temas de la salud mental, tanto entre ellas como con los miembros de sus familias. Otras organizaciones de mujeres realizan funciones similares entre sus miembros. Otros menos frecuentados recursos existen tambin en Puntarenas. Esos incluyen un siclogo residente y los Hogares CREA, un centro de rehabilitacin religioso. Estas tcticas, requieren sin embargo un viaje de tres horas en autobs desde Monteverde, y como resultado, no son mencionados como opciones disponibles para

PAGE 8

la comunidad. Finalmente, los doctores tambin refieren a los pacientes a tener sesiones de sicologa en San Jos, pero esto significa perder das de trabajo y esperar hasta tres meses para obtener una cita. Discusin Nuestros hallazgos de corto plazo, confirman varios puntos, expresados en el reporte del EBAIS del 2000. Este incluye la idea de que, la falta de alternativas de recreacin, tanto para jvenes como para los adultos, contribuye a la intensificacin del abuso de las drogas y el alcohol. Nosotros pudimos confirmar adems que, la comunidad siente que no se mueven suficientes recursos para combatir estos problemas. Es ms, nuestra investigacin, enfatizada con el reciente reporte del EBAIS, apoya la idea de que el crecimiento de la industria turstica, ha contribuido a incrementar la presencia de las drogas y el alcohol en la comunidad. Nuestra investigacin sin embargo, enriquece estas ideas en diversas formas. Por ejemplo, nosotros llegamos a la conclusin de que el turismo, por varios mtodos, contribuye al problema del abuso de las drogas y el alcohol. Esto significa que la presencia de establecimientos, entre ellos los hoteles, las discotecas, y los restaurantes, donde el licor es vendido, tanto como el aumento de los trabajos mejor pagados le permiten al consumidor gastar ms de su dinero en alcohol. Adems es anotado en la investigacin, el impacto que los cambios culturales han causado en la salud mental en la ltima dcada. Tambin descubrimos con la investigacin el tema de los cambios en los papeles de las mujeres y un mayor involucramiento con las drogas y el alcohol. Estos cambios tambin se relacionan con el ‘boom’ de la economa turstica y la creciente independencia financiera de muchas mujeres, incluyendo a las madres solteras. Debemos enfatizar adems, la creciente presencia de los nicaragenses en la comunidad, que han sido atrados por las oportunidades de trabajo en el rea, y el estigma que pesa sobre ellos desde el punto de vista de los locales. Los actos ms violentos y los mayores excesos de alcohol son atribuidos a ellos. Y a los turistas se les percibe como los usuarios ms frecuentes de drogas ilegales, las cules son bastante fciles de conseguir y relativamente baratas. Finalmente, nuestra investigacin da un poco de luz sobre los factores culturales que podran contribuir al abuso de las drogas y el alcohol. La idea social de que los problemas personales no se deben ventilar en pblico y de que incluso los tomadores ms severos cumplen con sus obligaciones en el mbito laboral puede lograr que estos temas no sean tan obvios dentro de la comunidad. Adicionalmente, el pequeo tamao de la comunidad da como resultado que no exista la privacidad, lo que podra evitar que la gente exponga sus problemas personales. Estas tradiciones son barreras que deberan de ser quebrantadas si se quiere que estos temas sean tratados adecuadamente. Recomendaciones En el mbito metodolgico, nosotros recomendamos que se hagan estudios ms profundos, que pruebe o desmientan nuestros hallazgos. Estos estudios deberan de ser de largo plazo, y etnogrficos, para que los niveles apropiados de compenetracin y confianza puedan ser desarrollados entre los investigadores y la comunidad. Tambin deben de aplicarse sistemas de muestreo que aseguren la generalizacin de los hallazgos. Estudios especializados deberan de ser dirigidos. Uno de esos estudios debera de examinar los cambios de los roles en la comunidad, el crecimiento de la frecuencia de madres solteras, el problema de la violencia domstica y como todo ello se relaciona o no con el consumo de alcohol. Otro estudio debera de

PAGE 9

concentrarse en los patrones de conducta de los jvenes, sus oportunidades educacionales, y los cambios en los roles de una sociedad en transicin que se relacionen con el abuso del alcohol y las drogas. Adems, se debera de investigar la subcultura del bajo mundo que trafica y usa las drogas en este ambiente. Y para terminar se deberan de dar a conocer los medios para que la comunidad se concientice y dialogue acerca del crecimiento de estos problemas. Durante nuestras entrevistas, los miembros de la comunidad sugirieron cules eran los recursos que les gustara tener disponible. Solicitaron un local que facilite la rehabilitacin, un siclogo residente, y una trabajadora social que sean pagados por la Caja, programas preventivos y educacionales en las escuelas, y ms dilogo acerca del uso de las drogas y el alcohol en la comunidad. Nosotros no podemos comentar sobre la factibilidad de suplir estas peticiones, pero son las que hicieron los miembros de la comunidad. En el caso de la trabajadora social, la facilidad podra aumentar si mejorara el sistema de caminos y transportes. Para terminar, volviendo sobre las recomendaciones, es necesario movilizar los recursos existentes, como lo son: los servicios mdicos y sicolgicos de la Clnica, los grupos de AA y ALANON, el sacerdote y los pastores, y las varias instituciones educativas, en un esfuerzo por promover una discusin ms abierta sobre los temas tratados aqu. Esta red de trabajo colectivo podra generar recursos financieros y humanos mayores, que fuesen ms integrales y sinergticos, como respuesta a las necesidades de la comunidad. Lo que podra significar poner ms presin sobre el distrito y los niveles nacionales para asegurar adecuadas provisiones, como incrementar la presencia de la polica y usar plenamente los recursos que la CAJA debe garantizar a sus ciudadanos. Trabajos Citados Anlisis de Situacin de Salud 2000, EBAIS No. 9 Monteverde rea de Salud 3 Regin Pacfico Central CAJA Costarricense de Seguro Social. Mata, Leonardo and Rosero, Luis, 1988. National Health and Social Development In Costa Rica: A Case Study of Inter sectoral Action. Technical Paper No. 13. Pan American Health Organization.