USF Libraries
USF Digital Collections

Korad

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Korad
Physical Description:
Serial
Language:
English
Publisher:
Korad
Place of Publication:
Havana, Cuba
Publication Date:
Frequency:
quarterly
three times a year
regular

Subjects

Subjects / Keywords:
Science fiction, Latin America -- Periodicals   ( lcsh )
Science fiction fiction -- Periodicals   ( lcsh )
Genre:
periodical   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - K31-00001-n00-2010-04
usfldc handle - k31.1
System ID:
SFS0024292:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim
leader 00000nas 2200000Ka 4500
controlfield tag 008 000000c19749999pautr p s 0 0eng d
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a K31-00001-n00-2010-04
040
FHM
c FHM
049
FHM
0 245
Korad.
n No. 0 (April, 2010)
260
Havana, Cuba:
b Korad
April, 2010
310
Quarterly
650
Science fiction, Latin America
v Periodicals.
Science fiction fiction
Periodicals.
1 773
t Korad.
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?k31.1


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
mods:mods xmlns:mods http:www.loc.govmodsv3 xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govmodsv3mods-3-1.xsd
mods:relatedItem type host
mods:identifier issn 0000-0000mods:part
mods:detail volume mods:number issue 0series Year mods:caption 20102010Month April4Day 11mods:originInfo mods:dateIssued iso8601 2010-04-01



PAGE 1

ndice: Editorial 1 Taller de Literatura Fantstica Espacio Abierto. Un lugar de reunin para los escritores del gnero 2 Idiomas aliengenas. Yoss 4 Espacio abierto para la fantasa y la ciencia ficcin. Carlos A. Duarte y Jeffrey Lpez Dueas 16 Acta del jurado del concurso de fantasa y CF Oscar Hurtado 2009 19 Carne y pescado. Yadira lvarez 20 De lo acontecido al capitn Joaqun Daz Alvarado y a las gentes que con l iban. Erik Flores 25 El Ciberpunk, una reconstruccin de la realidad. Apuntes sobre un posible neo-ciberpunk cubano. Erick J. Mota 32 Cacera cclica. Elaine Vilar Madruga 38 Seccin Poesa fantstica. Darkness. Lord Byron 44 Crtica: Crnicas del maana. Carlos A. Duarte Cano 45 Reseas: Evocaciones del futuro. Rafael Grillo 50 Seccin El Cmic fantstico. Erik Flores 52 Por qu Korad? 53 EDITORIAL Ante ustedes nuestro primer nmero de Korad, una revista que persigue aglutinar todas las producciones referidas al fantstico cubano, incluyendo la narrativa de ciencia ficcin, fantasa heroica, el comic y la poesa especulativa, pero tambin conferencias, ensayos, crticas y reseas. Tendr un carcter trimestral, y los interesados pueden solicitar subscripciones en revistakorad@gmail.com Esperamos que la disfruten.

PAGE 2

TALLER DE LITERATURA FANTASTICA ESPACIO ABIERTO UN LUGAR DE REUNIN PARA LOS ESCRITORES DEL GNERO 2 2 El Taller Espacio Abierto fue fundado oficialmente el 22 de marzo del 2009 en la primera de sus sedes: la Casa de Cultura Mirtha Aguirre de Playa, por los escritores Elaine Vilar Madruga, Carlos Duarte Cano, Jeffrey Lpez Dueas, Eliette Lorenzo Vila y Juan Pablo Noroa. Aunque, ya desde enero de ese mismo ao se celebraban tertulias literarias donde confluan parte de los escritores del gnero cubano, as como el fandom en general. Con una frecuencia quincenal, el Taller Espacio Abierto comenz sus actividades en la Casa de Cultura de Playa durante casi seis meses. Posteriormente, las actividades del mismo se trasladaron hacia el Centro de Formacin Literaria Onelio Jorge Cardoso, donde contina impartindose en la actualidad, fomentado la creacin artstica y propiciando un intercambio de opiniones, criticas, y textos. Actualmente ha ampliado su alcance a otras provincias mediante el debate de textos por correo electrnico. De esta forma, el taller se encuentra al alcance de todos los creadores del gnero a escala nacional. En diciembre del 2009 celebraron el Primer Evento Terico de Fantasa y Ciencia Ficcin Espacio Abierto y en abril del 2010 el 2do. POR QU ESPACIO ABIERTO? El Taller se ha concedido una licencia literaria al apropiarse del nombre de uno de los libros de cuentos ms conocidos del binomio Chely Lima/ Alberto Serret: Espacio Abierto. Es tambin un homenaje que los miembros del taller han querido rendirles a la labor de vida de estos creadores cubanos de ciencia ficcin y fantasa. Adems el propio nombre indica un espacio de libertad para todos los interesados en el fantstico.

PAGE 3

QU PROMUEVE? El arte fantstico en todas sus variantes, fundamentalmente la creacin literaria, la formacin de nuevos escritores del gnero, el debate y la crtica de textos, as como el intercambio de experiencias con escritores como: Gina Picart Baluja, Ral Aguiar, Jos Miguel Snchez (Yoss), Michel Encinosa y Agustn de Rojas. OBJETIVOS Propiciar la formacin de nuevos valores en el campo de nuestra literatura fantstica. Contribuir a elevar la calidad de la literatura fantstica en el pas. Ofrecer nuevos espacios para la creacin y discusin de ensayos tericos en el campo de la literatura fantstica. Constituir un factor aglutinante de los escritores del gnero fantstico en Cuba. Catalizar la publicacin de obras del gnero fantstico, y promocionar el gnero a travs de la implementacin de concursos literarios, festivales, exposiciones, conferencias especializadas, entre otras actividades. ESTILO DE TRABAJO DEL TALLER Lectura y diseccin de relatos de los talleristas Anlisis de Tcnicas Narrativas Desarrollo de ejercicios literarios Conferencias tericas impartidas por especialistas NUESTROS CONCURSOS 3 El Taller Espacio Abierto auspicia el concurso Oscar Hurtado de cuento en las categoras de fantasa y ciencia ficcin, -ahora tambin poesa de tema fantstico-, cuyos resultados se dan a conocer en el Evento Terico de Fantasa y Ciencia Ficcin Espacio Abierto BREVE RESUMEN DEL TRABAJO DEL TALLER 19 encuentros 53 cuentos libres, 27 autores 5 relatos de 2 ejercicios narrativos 8 conferencias Asistencia entre 12 y 30 personas Alcance nacional. Taller a distancia por Email Primer Evento Terico con 12 conferencias 12 CUENTOS PUBLICADOS O EN VAS DE PUBLICACIN Culto de acoplamiento Elaine Vilar Antologa las Fronteras de la Vida Ofrenda Jeffrey Lpez Dueas MiNatura La conjura de Kurgan, Yoss Minatura Gnesis, Elaine Vilar Axxn La culpa la tiene Menard Antologa Sinfona del Infinito Arbitrio judicial Jeffrey Lpez Ant ologa Ciencia Riccin La msica de las esferas Yoss Blog Breves no tan Breves El guardian Yoss Blog Breves no tan Breves Licencia de conduccin Victoria Prez Antologa Ciencia Riccin El relevo Pavel Mustelier Antologa Las Fronteras de la Vida Titi el arrebatado Y LAS COLIFLORES DE RIGEL, Yoss MiNatura El virus de la vida Erik Flores Antologa Las Fronteras de la Vida Kikubi. Yadira lvarez Antologa Deuda Temporal Cacera cclica, Elaine Vilar Antologa Deuda Temporal 21 PREMIOS RECIBIDOS POR MIEM BROS DE ESPACIO ABIERTO EN ESTE PERODO Juventud Tcnica 2008. Carlos Duarte, 1er Premio y Elaine Vilar, 2do Premio Juventud Tcnica 2009. Erik Flores, 1er Premio, Elaine Vilar, 2do Premio Claudio del Castillo, 3er Premio, Yonnier Torres, mencin Salomn 2009. Gabriel Gil, 1er Premio, Yonnier Torres, 2do premio. Andrmeda 2009: Gabriel Gil, Mencin Especial MiNatura PoesaElaine Vilar, 1er Premio MiNatura CuentoElaine Vilar, finalista OSCAR Hurtado 2009. Erik Flores, 1er Premio Fantasa y Yadira lvarez 1er Premio CF, Elaine Vilar, Gabriel Gil, Claudio del Castillo menciones en CF, Gabriel Gil mencin en Fantasa. La Edad de Oro 2009. Leonardo Gala, mencin a Gabriel Gil. Concurso Asociacin Canaria. Jeffrey Lpez Mencin Especial Concurso Relatos de familia Constant 2009. Denis lvarez, Finalista 3

PAGE 4

IDIOMAS ALIENGENAS UN BREVE PANEO POR LA CIENCIA FICCION DE BASE LINGSTICA Yoss INTRODUCCION Mientras que disciplinas como la fsica, las matemticas, la biologa y hasta la sociologa y psicologa han dado pie a numerosas historias de ciencia ficcin, hasta ahora son relativamente muy pocos los casos en que a la lingstica 1 le ha correspondido ser la parte cientfica del binomio que da nombre a este gnero. De tal guisa, el problema de cmo comunicarse con seres que, nacidos bajo otros soles, obviamente no hablan ingls ni espaol, entendimiento sin el cual no sera posible un autntico contacto ni muchas interesantes historias, ha sido, ms que tratado, en general astutamente soslayado por los cultivadores del gnero que nos ocupa. A menudo echando mano a recursos no muy ingeniosos y con cierto tufillo a deus ex machina como los clebres y socorridsimos traductores universales automticos. Resulta indudable que las mquinas, con su amplia y perfecta memoria, pueden resultar de gran ayuda en cualquier traduccin, como bien saben todos los que alguna vez han recurrido al clebre Babylon. Pero tambin es cierto que, con su mecnica falta de sentido comn a menudo enredan ms de lo que resuelven, con absurdas interpretaciones literales de metforas, un lgico desconocimiento o comprensin plena de los idioms o frases verbales, y otras carencias por el estilo. 1 Tal vez porque muchos, escritores (y no tambin no escritores), an se cuestionan la condicin de ciencia, dura o no, que pueden tener las teoras e investigaciones sobre algo tan subjetivo como es el lenguaje humano.

PAGE 5

5 5 Quizs los futuros cibertraductores dotado s de verdadera IA puedan subsanar estas desventajas pero es una verdad de Perogrullo que ninguna mquina ni ningn hombre son capaces de establecer comunicacin mgicamente con los hablantes de una lengua para cuya sintaxis y gramtica no han sido previamente programados A menos que sean adivinos o telpatas, claro. Pero incluso esta otra cmoda salida clsica al dilema ha sido de cuando en cuando puesta en entredicho: si el lenguaje es condicin sine qua non del raciocinio, su vehculo, su esqueleto y su sistema lgi co, entonces sera acaso capaz un cerebro humano de comprender los pensamientos directamente emitidos por otra mente cuyas ideas se articularan segn las reglas de una lengua semntica muy diversa, y en consecuencia, de una concepcin del mundo que se diferencia quin sabe cun radicalmente de la nuestra? Vale mencionar que la ciencia ficcin, siempre audaz, ha especulado tambin ocasionalmente sobre la existencia de ot ros sistemas de comunicacin, por no decir lenguajes, incluso ms sorprendentes que la telepata. Como los idiomas feromonales de los insectos sociales 2 en los que un grupo de olores primarios funge como alfabeto cuyas combinaciones permiten expresar c onceptos ms complejos. Como cdigos musicales 3 visuales 4 o trmicos 5 sin olvidar todos los lenguajes o cdigos de mquina que circulan por el universo virtual del ciberpunk Del mismo modo, en numerosas ocasiones la existencia de idiomas secretos o incomprensibles ha servido como un elemento ms para reforzar una trama de ciencia ficcin 6 2 Ver, por ejemplo, La hormiga de Pedro Galvez (Ultram ar Ediotores, 1983) 3 Como el que emitan los seres extraterrestres que encontraban Cucho, Tio y Botark en una historieta cubana de los 80, publicada en Zunzn 4 Ver el cuento En las profundidades, de Arthur C. Clarke (que luego dio origen a un episodio de la mucho menos lograda serie Venus prime en colaboracin con Paul Preuss), en el que calamares inteligentes de un abismo marino terrestre se comunican formando figuras coloridas y/o luminosas con sus cromatforos. 5 Como los Ciribianos de Babel 17 de Samuel R. Delany, a los que abordaremos de modo ms amplio posteriormente. 6 Recurdese el importante rol que juega el lenguaje secreto chakobsa de gestos y miradas codificados, en la serie Dune bien que Frank Herbert nunca se molesta en explicar sus trminos o gramtica. Algo similar ocurre con las novelas El mundo de los No A y Los jugadores del No A de Alfred Van Voght, en las que cada captulo se inicia con un breve comentario sobre un a hipottica, secreta y esclarecedora Semntica General, sin que en realidad sus crpticos enunciados tengan gran relacin Pero estudiar todas estas aproximaciones sera tema de un trabajo mucho ms extenso que el presente, que ya lo es bastante, pese a que hayamos optado por concentrarnos nicamente en analizar historias que presentan diferentes lenguajes hablados por seres humanos. o al menos lo bastante humanoides como para poder vocalizar las lenguas oriundas de la Tierra. CUENTO EL MUNDO COMO LO VEO, O LO VEO COMO LO CUENTO? Desde que Ferdinand Saussure publicara su insoslayable Gramtica General y segn muchos incluso desde antes 7 ha sido preocupacin cardinal de muchos lingistas y no lingistas el si el lenguaje determina la percepcin del mundo o viceversa. Las profundas diferencias idiomticas entre comunidades humanas modulan tambin honda diversidad en sus patrones de conducta y pensamiento o es a la inversa? sus diferentes condiciones de vida han dado origen a lenguas ad hoc ? La historia de las famosas 20 palabras que segn algunos tendran los esquimales para designar las diferentes clases de nieve de su entorno, ya que las variaciones de este fenmeno meteorolgico son tan importantes en su cotidianeidad, puede leerse de dos formas: o son realmente los inuits capaces de distinguir de una ojeada tantos tipos de nevadas, y en consecuencia su idioma se ha adaptado a tal sutileza o ser que su riqueza lingstica en tal aparta do es la verdadera causa de que diferencien tantos matices en una sustancia que, a ojos del comn individuo occidental que ha crecido en habitaciones confortablemente dotadas de calefaccin 8 nunca deja de ser sino nieve? Aunque las teoras ms modernas parecen coincidir en que existe una directa relacin causa efecto entre ambiente y lenguaje, en todas las culturas, tambin cabe sealar que distan mucho de considerarla estricta, ni unidireccional. Lo que, traducido al buen espaol, vendra a sonar ms o menos como que los lenguajes dependen de las condiciones de vida en que se desarrollan los que lo con la trama, que sin ellas no pasara de una space opera bastante convencional. Y last but not least vale la pena citar la formidable Epepeh del hngaro Fedrenc Karinthy, publicada en Cuba y verdadera disertacin sobre el alienamiento lingstico a travs de un profesor polglota que, por error llega un da a un pas en el que slo se habla un extrao idioma que no conoce ni es tampoco capaz de aprender pese a todas sus habilidades. 7 La fbula de la caverna platnica podra in terpretarse, con algunas reservas, en este sentido 8 O, como los oyentes, en pases tropicales en los que jams ha nevado ni parece posible que tal cosa ocurra, diga lo que diga la inverosmil novela La nevada de Gabriel Cspedes.

PAGE 6

6 6 crean pero tambin que un cambio en el leng uaje, en ciertos casos, puede precipitar profundas alteraciones en la realidad que este supuestamente se limitara a describir. Examinaremos a continuacin cmo se proyectan con respecto a esta interrogante cardinal cuatro autores diversos en otras tantas novelas de ciencia ficcin, bien conocidas del fandom mundial, bien que no publicadas 9 en nuestro pas. Ellas son: Los lenguajes de Pao, de Jack Vance; Babel 17, de Samuel Chip R. Delany; Empotrados, de Ian Watson; y Lengua Madre de Suzette Haden Elgin. LOS LENGUAJES DE PAO Jack Vance, prolfico y, aunque no siempre bien valorado por la crtica, muy popular entre los lectores del fandom mundial, no tiene rivales dentro de la ciencia ficcin en lo tocante a la coherente concepcin y vvidas descripciones de los ms variopintos entornos, culturas y personajes aliengenas 10 Los lenguaje de Pao ( The languages of Pao ) tiene el nada desdeable de haber sido, cronolgicamente, la obra pionera de la sociolingstica en la ciencia ficcin. Vance escribi esta novela en 1958, publicndola al ao siguiente, aunque no apareci en espaol hasta el 87, por Ediciones B (Bruguera Libro Amigo). Como tal, puede considerarse una obra de juventud, en la que el caracterstico lenguaje barroco y florido que luego lo distinguira an no se muestra; por el contrario, resulta tan sencillo que casi parece autoparodiarse, aunque su consustancial irona ya asoma en cada prrafo, para indiscutible deleite de los lectores inteligentes. El argumento es relativamente simple: los habitantes del planeta homnimo, aunque altamente individualistas, creen en la no violencia, hasta el punto de que, cuando quieren derrocar a un gobernante, se lanzan a una especie de huelga total de brazos cados, sin hacer nada hasta que el repudiado renuncia al poder que ya es incapaz de ejercer. Y su lenguaje refleja adecuadame nte esta filosofa vital que los ha hecho felices durante siglos, inmersos en una especie de inmovilismo social y cientfico, ajenos el devenir en el resto de los mundos de una galaxia ocupada por los seres humanos desde tiempos inmemoriales. 9 No es por llorar miseria, pero como taaaantas otras! 10 Los ejemplos sobran: Los Chasch, Los Wankh, Los Dirdir y Los Pnume, que constituyen la famosa tetraloga de Tschai, el Planeta de la Aventura; Mundo Azul ; la triloga de Alastor la serie de Los Prncipes Demonio; la originalsima novela corta Hombres y dragones su nico Premio Hugo; la serie de Estacin Araminta; las novelas El hombre sin rostro, Los valerosos Hombres Libres y Los Asutra que componen la triloga del Anomo y muchas ms que han hecho las delicias de tres generaciones de fans de la ciencia ficcin y hasta de la fantasa, como Lyonesse Pero esta idiosincrasia pasiva que tan bien y por tanto tiempo les ha funcionado dentro de los lmites de su planeta no les ser en absoluto til para enfrentarse a enemigos venidos del exterior: los agresivos y tecnolgicamente mucho ms desarrollados murgales, que los invaden y ocupan militarmente sin, por supuesto, encontrar resistencia alguna por parte de los desconcertados paoneses. La historia comienza cuando Bern, el audaz pero inmaduro legtimo Panarca (gobernante supremo del planeta), desposedo de su cargo por su ambicioso e intrigante aunque pusilnime to Bustamonte, tiene que exilarse a Rotura, planeta vecino y especie de academia galctica del conocimiento, regido por los Preceptores, a los que slo les interesan do s cosas en el Unvierso: acumu lar sabery reproducirse al mximo, para as generar nuevos entes acumuladores de dicho saber. Pero despus llegan los murgales, y Bustamonte, convertido de victimario en vctima y obligado a entregarles un abusivo tributo peridico a los agresivos invasores a cambio de la paz, contacta a su depuesto y distanta sobrino solicitndole ayuda para liberar el planeta natal de ambos. Interviene entonces el tercer protagonista: el sabio Palafox, Preceptor roturano de Bern, que le plantea una interesante va de accin a su discpulo. La situacin es ms compleja de lo que parece a primera vista: para liberar a Pao no servir contratar un ejrcito mercenario para oponerse a los murgales, porque un pueblo que no lucha por su libertad no es capaz de apreciarla si se la regalan. Pero tampoco funcionar entregar a su gente armas modernas: sin entrenamiento ni espritu de lucha, los paoneses seran pobrsimos rivales para las bien entrenadas tropas invasoras, cruelmente diezmados en consecuencia. Hay que ensear a los paoneses a combatir, a usar tales armas y para ello, lo primero ser liberarlos de su antigua mentalidad pasiva y el camino ms simple es cambindoles el lenguaje que hablan. El plan de accin de Palafox es tan radical como astuto, aunque requerir ms tiempo que una simple revuelta interna o una reconquista armada desde el exterior: en vez de asesores militares cuyas abiertas enseanzas blicas las fuerzas murgales de ocupacin lgicamente no veran con buenos ojos, el Instituto de Rotura enviar a Pao cientos de profesores de idiomas. Con su ayuda, y antes los mismos ojos de los invasores, Bustamonte dividir a los hasta el momento pasivos paoneses en tres castas, y cada una ser dotada de un lenguaje con caractersticas propias y muy concretas: directo simple, agresivo e invocador de la cooperacin entre todos en aras de un ideal superior, para los guerreros, que tendrn el papel protagnico en la oposicin contra los ocupantes murgales hasta la definitiva liberacin; detallado y rico, pero en extremo preciso, con claras relaciones causa-efecto, para los tcn icos y cientficos, para as favorecer el

PAGE 7

7 7 desarrollo industrial que pondr el planeta a la altura del resto de la galaxia en pocas generaciones, salvndolo de ser tentacin de nuevos y vidos invasores; y retorcido, complejo, lleno de matices, trampas verbal es y sutilezas, para los comerciantes y polticos que tendrn la importante misin de establecer un sistema de relaciones con otros mundos habitados para garantizar la paz ulterior. Bustamonte, entre la espada y la pared, ace pta, por supuesto. Pero Bern, que aunque joven no es tonto, se pregunta: seguirn siendo paoneses estos nuevos ciudadanos? vale la libertad el precio de tan drstica transformacin Y qu secretos intereses puede tener Palafox y Rotura en tal experimento lingstico a escala planetaria? En fin; aventura, intriga y reflexin en grandes dosis. La novela resulta bastante esquemtica en su argumento de buenos y malos, y sus personajes poco menos que obsesos de una sola pieza, aunque los dilogos a veces exhiben una rara profundidad. Pero si bien la parquedad estilstica de Vance, tan diferente de su posterior exuberancia, da la impresin de que se trata de una historia simplsima, Los lenguajes de Pao es todo menos sencilla. Sin ser lingista, el viejo Jack maneja certeramente los conceptos de esta disciplina, en apariencia partidario 100% de que el le nguaje determina el modo de vida y no al revs. Una idea que resultaba hondamente revolucionaria a finales de los 50, sobre todo cuando, como en este caso, es llevada casi hasta sus ltimas consecuencias: tras expulsar a los murgales, comerciantes, cient ficos y militares, con lengua diferentes, parecen condenados a un nuevo conflicto intraplanetario, esta vez de no entendimiento slo que surge ese recurso eterno de las fronteras para salvar la situacin: una improvisada lingua franca que minimiza sus diferencias haciendo hincapi en los conceptos a todos comunes. Tres nuevos y artificiales lenguajes han cambiado la realidad pero la nueva realidad, con sus inditas condiciones, ha hecho surgir un nuevo lenguaje, sntesis de los anteriores. Causa cuyo efecto mismo la modifica. Qu es entonces lo primor dial: la cultura o el lenguaje? Vance,. Por lo visto, personalmente opina que ni s ni no, sino todo lo contrario. Y casi nos convence. BABEL 17 Publicada en 1966, o sea, en plena fiebre de experimentacin estilstica de la Nueva Ola, de la que Chip Delany fue autor emblemtico en los EE. UU., en un principio esta parece apenas una space opera ms, bien que imaginativa y algo menos convencional, como las que marcaron los inicios de su precoz e imponente, aunque no muy prolfica carrera 11 y que luego tambin continuara escribiendo 12 aunque con cada vez menor xito de crtica y de pblico. Hay naves y combates espaciales entre la Alianza Terrestre y los misteriosos Invasores; un vitalmente importante centro de desarrollo de armas nuevas de la Alianza, Armsdege, donde el excntrico barn Ver Dorco ha creado a los letales androides camaleones, los TW-55, y al que amenaza un terrible sabotaje del odiado enemigo y, no faltaba ms! un gr upo especial encargado de evitarlo. Hay naves que para surcar el hiperpespacio requieren de curiosos equipos de navegantes humanos drsticamente modificados, que viven segregados en arrabales, formando una singular y semi marginal subcultura, cuando no estn contratados: el Ojo, la Oreja hasta una enlace africana muerta hace poco, pero cibernticamente, recodificada: Mollya Twass. Hay piratas de l cosmos, y a veces son hasta canbales... Pero Babel 17 es mucho ms no en balde gan para su precocsimo autor el primero de los dos Nbula que obtuviera antes de cumplir los 25 13 Porque la herona de la novela y lder del equipo que acude a Armsdege no es una militar experta en lucha cuerpo a cuerpo ni una cientfica loca genial en el concepto tradicional, sino una popular poetisa 14 Rydra Wong, experta en todo tipo de lenguajes y con un particular talento para adquirir en tiempo rcord otros nuevos, desde que una lesin cerebral sufrida en su infancia la oblig a reaprender a hablar desde cero. Y su misin principal desde el principio no es sencillamente salvar el enclave dirigido por Ver Dorco, sino desentraar el misterio de la ms reciente y mortfera arma de los Invasores: el crptico e incomp rensible lenguaje Babel-17. De hecho, es estudindolo que Rydra tiene la intuicin del sabotaje que acecha al barn sin que pese a todo consiga evitarlo, pues uno de los TW-55, cado bajo el 11 Nacido en 1942 en Harlem (es uno los pocos autores negros del gnero, junto a Octavia Butler) con una slida educacin en Letras (ha publicado varios libros de poesa y de estudios sobre este gnero) ya en los sesenta Delany public Las Joyas de Aptor (1962); la triloga de Toron (En las afueras de la ciudad muerta; Las torres de Toron y Ciudad de los mil soles (196365); La Balada de Beta 2 (1965). 12 Nova (1968); La Interseccin de Einstein (1967) y Tritn (1976). Porque la triloga de Dhalgren (1975) y En Ciron vuelan (1993) que an puede encontrarse en algunas libreras cubanas (en cucs, claro) no son spaceoperas ni siquiera considerndolas con criterios muy amplios. 13 El segundo fue por La Interseccin de Einstein de 1968. Tambin tiene un Hugo por el relato corto El tiempo considerado como una espiral de piedras semipreciosas 14 En las que algunos han querido ver a la esposa del autor, la poetisa Marylin Hacker.

PAGE 8

8 8 control Invasor por culpa del enigmtico idioma (segn se sabr despus) da muerte a su creador. No hay en esta obra picas batallas espacial es ni acertijos fsicos o de ciencias duras que deben ser desentraados por la protagonista. Todo el meollo de la aventura tiene base lingstica: cuando la desorientada y descorporizada Molly se comunica con Rydra, lo hace en swahili, el idioma de su infancia! al que ha sufrido una regresin por el trauma tantico, y que la poetisa ap rende rpidamente sirvindole de enlace con el resto la tripulacin. Cuando el primer sabotaje del enemigo Invasor deja a la nave virtualmente sorda y ciega en rbita alrededor de la Tierra, R ydra soluciona el problema con un ingenioso juego de palabras Tras la muerte del barn Ver Dorco, la nave de Rydra logra escapar del subsiguiente caos, slo para ser nueva y misteriosament e saboteada y quedar a la deriva en los alrededores de la nova Bellatrix. All los rescata la gran nave Tarik 15 lidereada por Jebel, uno de muchos caudillos o pequeos seores de la guerra locales que sostienen una guerra privada contra los Invasores en ese sector, sin importar que eso signifique saquear naves de la Alianza, llegando a veces hasta huy! el canibalismo. En esa nave Rydra conoce a los miembros de una singular raza no humanoide que acompaan a Jebel en su cruzada personal: lo s Ciribianos, cuyo lenguaje se basa en cambios de temperaturas, hasta el punto de que pueden describir una compleja estacin termoelctrica en slo seis de sus palabras. Reflexionando sobre esta extraa lengua es que Rydra tiene sus primeras intuiciones sobre el verdadero sentido de Babel 17. Pero sin su encuentro y romance con el ltimo personaje clave de la historia: el Carnicero, lugarteniente de Jebel, probabl emente este lenguaje artificial habra continuado siendo un enigma nadie sabe hasta cundo. Porque resulta que El Carnicero tiene una curiosa tara que adems de volverlo inmune a los insidiosos efectos de la ingeniosa lengua, tambin le permite desentraar el secreto de su fuerza; no slo no recuerda su pasado, sino que es incapaz de expresarse en trminos de t y yo. Y finalmente, Babel 17 es descifrado: se trata poco menos que del arma perfecta, el Caballo de Troya definitivo: una lengua cuya autntico comprensin te convierte en tu propio peor enemigo, subconsciente mediante. Un idioma en el que la palabra para 15 Nombre muy apropiada para un vehculo tan gigantesco que es casi una ciudad: montaa, en rabe. mal y enemigo es Alianza y que en consecuencia te hace desear destruirla con todas tus fuerzas. Los dos sabotajes a su nave los perpetrla propia Rydra. Es la bomba semntica final. Delany, sin ser tampoco lingista, pero como poeta al fin, con una nocin intuitiva y clara del significado y el poder de las pala bras, ha bordado una intrigante reflexin sobre el papel del lenguaje en la percepcin del mundo. Para l, definitivamente, es el idioma el que moldea la realidad, y no, en lo absoluto, al revs. Y tenga razn o se equivoque, lo cierto es que nunca volvi la ciencia ficcin a contemplar al lenguaje como un objeto pasivo, despus de esta osada e imaginativa especulacin. EMPOTRADOS Texto emblemtico del New Wave en su fase final, publicada en 1973 en ingls y galardonada dos aos ms ta rde con el Premio Apollo, Empotrados (The Embedding ) parecida en espaol slo 10 aos ms tarde, en 1985, como parte de la coleccin Orbis, es la primera novela, pero paradjicamente la mejor conocida de este autor ingls, que nunca ha sido muy del gusto del gran pblico por lo profundo y singular de los conflictos que suele abordar en sus inquietantes obras 16 La historia consta de dos lneas argumentales bsicas: en la primera, Chris Sole, lingista tan visceralmente ingls como su autor, est desarrollando un experimento tan valioso como censurable, desde el punto de vista tico: en un entorno cerrado y controlado, intenta ensear a cuatro nios rescatados de una de las tantas guerras que asolan Asia, bajo la influe ncia de la droga PSF, aceleradora del aprendizaje, cmo hablar un lenguaje completamente artificial, de sintaxis autorreferencial: empotrado 17 16 Obras como El jardn de las delicias; El modelo Jons; Magia de reina, magia de rey; Draco; Arlequn y El hijo del caos. Amn de un puado de cuentos bastante crpticos 17 Y vale la pena aclarar ya el significado lin gstico que da el autor en la novela a este concepto: para l todos los lenguajes humanos tienen cierto grado de empotramiento dado que cada vez que omiten un sujeto, un verbo para hacerlo ms breve, aunque sin perder comprensibilidad, estn exigiendo a los cerebros de quienes lo hablan y lo escuchan un esfuerzo de creacin de equivalencia memorsticas temporales, que a veces pueden sin embargo convertirse en definitivas, como los eptetos, idioms y lugares comunes culturales. El ejemplo mximo de lenguaje empotrado cotidiano al que se refiere Ian Wa tson son las retahlas infantiles, de las que quizs la ms conocida en espaol se a aquella del gallo de boda: sol, seca al agua/que no quiso pagar al fuego/ que no quiso quemar al palo/que no quiso pegarle al

PAGE 9

9 9 Y de repente, casi justo cuando su cuar teto de pupilos empiezan a mostrar los primeros sntomas de un extrao problema, sus servicios son requeridos por el gobierno norteamericano: el suceso esperado por todos ha finalmente ocurrido. Una nave extraterrestre se acerca a la Tierra, y como Sole es considerado una de las eminencias mundiales en cu estin de alienacin lingstica, deber abandonar el laboratorio, pase lo que pase, para facilitar la comunicacin con los visitantes La otra trama llega a Chris a travs de las cartas que desde la selva amaznica le enva un colega francs bastante izquierdista (aprendi el portugus en el Mozambique ocupado por el FREnte de LIberacin de Mozambique, estudiando a los nkonde, una etnia local), a la vez que an tiguo amante de su actual esposa, Eileen 18 Pierre est estudiando a los xemahoa, una curiosa etnia indgena una ms de las muchas que sern desplazadas o desaparece rn si el colosal Proyecto Amazonas, la gran represa hidroelctrica que lleva adelante el gobierno militar brasileo con ayuda tcnica y econmica norteamericana llega a su culminacin, en forma del mayor mar interior del mundo, visible incluso desde la Luna. Los xemahoa son una cultura de aparente salvajismo, pero dotada de una rara comprensin para los nmeros (cuentan con plumas de las alas de los pjaros, y cada una tiene un determinado, invariable nmero de plumas significativas, segn la especie) con curiosas leyendas sobre la g nesis del universo y la vida, y centrada en rituales mgicos dirigidos por un brujo lder durante los que se ingiere el maka-i, un poderoso hongo entegeno, bajo cuyos efectos es como nico puede hablarse y/o comprenderse la forma B del xemahoa, tan altamente empotrada como el lenguaje artificial de Sole y que segn el brujo, garantiza la total comprensin del mundo o sea, la omnipotencia? Otras tribus estn abandonando la zona inundada, pero los xemahoa tienen otra manera de hacer frente a la catstrofe que se avecina. No pueden abandonar la selva con cuyos elementos cuentan y hablan: la selv a que es su propia historia as que van a luchar con todas sus fuerzas por quedars e donde estn. Pero no con bombas y fusiles, como los guerrilleros revolucionarios brasileos venidos de las ciudades para ayudar a indios que no comprenden con tal de molestar a la dictadura. perro/que no quiso morder a la chiva/que no quiso comerse a la hierba/que no quiso limpiarme el pico/para ir a la boda de mi to Perico y que tanto hacen disfrutar a los nios, cuyas mentes en formacin encuentran tremendamente dificultosa la retencin y operacin simultnea de tantos datos hasta que aprenden a desempotrar estructuras de esta clase o sea t raducirlas a un lenguaje lgico. 18 El hijo de ella supuestamente con Chris se parece al francs de manera innegable y lleva incluso su nombre, en una intriga de infidelidades familiares asumidas en silencio muy tpicamente inglesa. No; su plan es muy diferente. Ms trascendental, si se quiere: Maka-i, el dioshongo, debe encarnarse en humano y usar su poder en este mundo. Para ello, una mujer ha concebido y llevado adelante su embarazo totalmente drogada durante meses y meses. Y la percepcin del caraiba (extranjero) Pierre de esta hora crucial para el pueblo xemahoa, cuyos hombres bailan drogados durante horas mientras el nivel del agua ya cubre sus tobillos, est mediada por el nico de la tribu que habla portugus: Kayapi, un mestizo discriminado de una cultura altamente endogmica sin tabes contra el incesto, y que aspira a heredar el puesto del brujo, pese a que el hechicero ya tiene otro aprendiz de sangre limpia Entretanto, el equipo sovitico-norteamericano 19 del que forma parte Chris Sole ha ya contactado con los Spthra, que en secreto para el resto del mundo han posado su lanzadera cilndrica de enigmtico sistema propulsor antigravedad? en medio del desierto de Nevada. Se trata de humanoides que, por un oscuro motivo teolgico, recorren el cosmos desde hace 13 000 aos recolectando lenguajes qu e, supuestamente, en futuro cercano les permitirn contactar a los Creadores, seres paradimensionales a los que deben su cultura y existencia misma. Todo es negociable para los Spthra, que no dan nada gratis: dejando aparte el valiossimo secreto de su propulsin interestelar a velocidades cuasilumnicas mediante lecturas de corrientes espaciales 20 la localizacin de la civilizacin humanoide ms prxima o el planeta apto de ser colonizado por los hombres que ms cerca se halla de la Tierra, son informaciones de las que puede disponer la humanidad a cambio los Spthra slo quieren seis cerebros humanos vivos programados en los lenguajes ms caractersticos de las varias culturas del planeta. Casi nada no? Rusos y americanos protestan enrgicamente al inicio del para ellos abusivo trato, pero al final aceptan entregar a los seis cerebros vivos. Mejor es algo que nada pero cuando Sole habla de los xemahoa que estudia Pierre y su singular lenguaje B autoempotrado, el inters de los negociantes venidos del espacio llega al punto de prometerle a la humanidad un Lector de Co rrientes y un motor el secreto del viaje a las estrellas! a cambio de un solo cerebro codificado en tal lengua. De repente hay que salvar a toda costa a lo s xemahoa y a su entorno, en el que crece maka-i una droga estimulante del aprendi zaje an ms fuerte que el PSF? Y Chris 19 No hay que olvidar que en los 70 la Guerra Fra estaba en su apogeo. Este es el nico aspecto en el que la novela ha envejecido. 20 Para la que usan como navega ntes a los Lectores de Corriente s, seres vivos evolucionados en una atmsfera de metano, especie de gigantescas ballenas sin las cuales resulta intil su propulsin.

PAGE 10

Sole parte, con un grupo de agentes especiales, a detener a toda costa la construccin del colosal dique amaznico, y encontrar a Pierre y a sus xemahoa. A partir de aqu todo se precipita: mientras nace el nio maka-i, una monstruosidad con hernias cerebrales, dos pequeas bombas nucleares de un kilotn son detonadas por sendos agentes, agujereando el dique, y la selva se salva. Pero ha sido slo el principio. Cuando un helicptero finalmente rescata a Sole, Pierre y los agentes, resulta que ya no son necesarios los cerebros codificados en xemahoa A o B. Las bombas seran pequeas, s pero un satlite chino ha detectado las explosiones nucleares, y la ola de indignacin antinorteamericana que sacude Brasil ha entretanto derrocado al gobierno militar y desata una revolucin, verdadera reaccin en cadena que involucra de la noche a la maana a media Latinoamrica. La estabilidad del mundo peligra y los chinos se frotan las manos As, mientras el oportunista Kayapi devora el cerebro del nio mensajero de maka-i (interpreta su nacimiento como que el dios, una vez resuelto el problema, no se dignar aparecer ante su gente para qu?) y ante la tcita aprobacin que el agotamiento le impone al brujo, ocupa de facto su lugar al desplazar a su aprendiz oficial los rusos y americanos deciden que, a corto plazo, la estabilidad poltica del planeta es an ms importante que las estrellas: es preciso un chivo expiatorio, urgente, para calmar los nimos de las plebes latinas sublevadas y quin mejor que los Spthra? Mula con terrible raciocinio, la humanidad en vez de morder la zanahoria del vuelo espacial que le tendan los extraterrestres, reacciona con un ofendida coz que les parte el cuello: la nave es destruida por misiles, acusada de haber atacado a la humanidad. Luego, como ratas hurgando en los despojos, o rescatadores de naufragios provocados, varios cosmonautas humanos registran sus restos en la rbita, esperanzados de que alguno de los cerebros cargados de conocimiento haya sobrevivido al impacto que la despresuriz. En cualquier caso, la ingeniera inversa humana tendr trabajo para varios decenios desentraando los secretos de los artilugios de los pobres seres. 10 Sea como sea, el show debe continuar; la cnica patraa, la audaz mascarada ha salvado nuevamente la cara de los poderosos por alto que haya sido su precio esta vez. De qu le vale a una raza ganar su mundo si pierde el universo? Cuando Sole regresa a Inglaterra llevando consigo al an aturdido Pierre, se encuentra con que los nios de su Mundo Empotrado estn en crisis. Tres se han hecho dao, as que saca al cuarto y an ileso, Vidya, de su entorno controlado con la intencin de salvarlo pero en la casa, ante Pierre, que acaba de descubrir su paternidad, su mujer lo acusa de serle infiel ese nio moreno es suyo? seguramente! Lo trajo del Brasil, es su represalia por la relacin anterior de ella con Pierre Vidya, incapaz de entender lo que dicen los adultos, pero captando su agresividad y altsimo tono emocional, comienza a convulsionar y cuando Sole intenta calmarlo En el segundo clmax de la historia, el alienado nio establece contacto directo con el cerebro de su creador: en estado de shock por la incapacidad de asimilar todas las nuevas estructuras semnticas empotradas, los cuatro infantes del Mundo Empotrado han desarrollado una rstica telepata, especie de empata proyectiva, en la que toda su locura es vertida sobre las mentes de quienes se les acercan. Y el lingista tiene as un atisbo del infierno al que ha condenado a los pequeos sujetos de su inhumana experiencia. Chris logra sobrevivir, pero slo a costa de romperle el cuello a Vidya en un desesperado reflejo defensivo. No obstante, entra en catatonia y no se sabe cundo ni con qu visin del mundo despertar. Con una trama aparentemente tan simple, pero en realidad tan compleja y ramificada, resulta bien difcil determinar cul es el verdadero tema de esta novela. Ian Watson especula sobre el lenguaje y su percepcin? sobre los procesos de aprendizaje, la naturaleza de la inteligencia y la percepcin de mundo segn el lenguaje? Sin duda. Pero adems de tan abstrusas y elevadas disquisiciones, tambin reflexiona sobre el imperialismo y sus consecuencias en los pases del Tercer Mundo, sobre un posible primer contacto con extraterrestres, sobre el papel de los cientficos y su tica sin olvidarse de ser fiel al espritu hippie de la dcada anterior, describiendo dos clases de viaje iniciticos: con drogas y a travs de la locura semntica proyectada empticamente. Y su gran proeza narrativa est en lograr esta especie de zapping narrativo en menos de 200 pginas. Donde un escritor normal aprovechara para profundizar en los personajes, l recurre a elipsis, y nos da un bombardeo de ideas fascinantes y maravillosas que quedan en el aire tras un final que no ata todos los cabos, sino que slo los sugiere, como la vida misma. Probablemente esa sea una de sus intenciones 21 : partir de una situacin incmoda, volverla an ms inestable y dejarnos con la sensacin de que estamos abocados al desastre, irremediablemente. Empotrados da la extraa sensacin, aunque no del todo desagradable, de que su autor es mucho ms inteligente que nosotros. Es un libro difcil de leer, y en buena medida se debe precisamente a sus abstrusas disquisiciones lingsticas, que nos obligan a cuestionarnos a cada paso nuestra percepcin de la realidad. No es que est 10 21 Claramente en la estela de la ms incisiva ciencia ficcin democatastrofista al estilo del norteamericano Harry Harrison (Hagan sitio! Hagan sitio! llevada al cine como Soylent Green) y de la clebre Triloga del Desastre-Todos sobre Zanzbar; Orbita inestable; y El rebao ciego, de otro britnico pesimista, John Brunner.

PAGE 11

11 11 mal escrito todo lo contrario, es una leccin de dominio narrativo! pero sus personajes son claramente antipticos a prop sito? y hasta bien entrada la historia no sabemos exactamente qu hacen o pretenden ni mucho menos cmo terminarn Centrndonos una vez ms en el aspecto lingstico que nos interesa, salta a la vista que Watson supone que nuestro aprendizaj e y razonamiento se ven afectados por la propia estructura del lenguaje y la canti dad de espacios "basura" o sobrantes que hay entre la informacin esencial: su teora de que conseguir un lenguaje sin esos espacios, un lenguaje "empotrado", podra conseguir una comprensin satisfactoria de muchos conceptos que ahora se nos escapan es a la vez original y fascinante, aunque poco clara: no resulta fcil para imaginar lo mucho que no explica, y juega bastante con la desorientacin del lector. Tal vez otra manera de captar el mundo no empotrado? LENGUA MATERNA Hemos dejado este libro para el final por dos razones Una que es la nica obra de una autora de ciencia ficcin que p udimos encontrar centrada en el tema lingstica, amn de que se trata de una novela claramente feminista 22 La otra y principal es que, en su vida profesional, Suzette Haden Elgin, nacida Patricia Anne Suzette Wilkins, y que vive en Arkansas, es toda una Doctora en Lingstica, reconocida especialista en di alectos amerindios tan simples y populares como el navajo 23 el hopi y el kumeyaay, que impa rte regularmente clases en la Universidad de San Diego. Adems de obras serias de lingstica, como la curiosa El gentil arte de la auto-defensa verbal (Gentle Art of Verbal Self-defense, Dorset Press, 1980) en la que ensea a las personas dbilmente posicionad as en la sociedad, como mujeres, nios, ancianos y miembros de etnias discriminadas, algunas tcnicas simples para que puedan defenderse de la violencia verbal de la que son objeto cotidianamente, y del Primer Diccionario y Gramtica del Ladan, la lengua de semntica femenina por ella inventada y sobre la que trata la ms cl ebre de las series de ciencia ficcin de esta autora, que ha escrito y publicado varios libros del gnero 24 22 Para que nadie nos acuse de machista sin falocentristas y porque realmente es la mejor. 23 Lenguaje que, como algunos fans de la historia militar sabrn, y tal vez otros recuerden de la excelente pelcula Windtalkers con Nicols Cage, es tan comple jo y de semntica tan original que en la Segunda Guerra Mundial las tropas nor teamericanas lo usaron como cdigo secreto en el frente del Pacfico, empleando comunicadores de esta etnia para enlazar a sus unidades por radio, sin que pudiese ser jams descifrado por la por otro lado muy competente en materia de idiomas inteligencia militar japonesa 24 La mayora no estn an publica dos en espaol. Como la serie Coyote Jones Furthest (Ace Publications, 1971); At The Seventh Level (DAW Books, 1972) y Star-Anchored, Star-Angered El argumento de Lengua Materna (Native Tongue) aparecida en ingls en 1984, y que tuvo versin al espaol slo en 1989, es simple y a la vez alucinantemente aterrador en su claro feminismo de adve rtencia: Comienza co n el texto de una reaccionaria enmienda a la Constitucin americana 25 en consonancia con la cual las mujeres pierden en la prctica su estatus legal de ciudadanas 26 volviendo en la prctica a la condicin de semisier vas domsticas de siglos atrs Es una sociedad dominada totalmente po r los hombres, en la cual las mujeres no pasan de meros objetos, de animales de compaa mimados en el mejor de los casos, apreciadas por su belleza fsica y valiosas tan slo en funcin de las capacidades genticas destacadas que puedan aportar a una futura generacin de hombres, por supuesto. Sin embargo, en este pesadillesco pero an as todava posible futuro, la humanidad ha contactado a difere ntes especies aliengenas, con las cuales comercia de forma habitual. Dentro de este entorno, las capacidades lingsticas son de una importancia capital y constituyen una verdadera fuente de beneficios y poder para los grupos (las Lneas, o familias de lingistas) que mejor las dominan. La humanidad, en pocas palabras, depende totalmente de la aguda habilidad de las Lneas para comprender idiomas aliengenas, que desde pequeo adquieren sus nios alternando con estos seres extrat errestres en costosas Interfases. (Doubleday, 1979). De otra de sus trilogas Native Tongue Native Tongue (DAW Books, 1984); Native Tongue II : The Judas Rose (DAW Books, 1987) y Native Tongue III: Earthsong (DAW Books, 1993) slo han publicado en cast ellano los dos primer os volmenes, ambos traducidos magistralmente por Rafael Marn Trechera, el autor de la recordada y an no superada spaceopera hispana Lgrimas de Luz Son Lengua Materna (Ultramar Best Seller 286, 1989) y La rosa de Judas (Ultramar Best Seller 288, 1990). Quizs el tercer libro, que lemos en ingls con gran esfuerzo, no ha si do traducido porque, en buen cubano, es el ms serio, lingsticamente hablando, de una triloga ya bastante dens a en este aspecto, lo que lo vuelve en extremo difcil de leer para los no especialistas del ramo aunque no por ello menos interesante, en verdad, como conclusin del ciclo que es. 25 Que la autora fija imprudentem ente en el ao de 1991, sin preocuparse en lo absoluto porque la novela pueda envejecer cronolgicamente como ya lo hizo en efecto. 26 Un pequeo botn de muestra: ARTICULO XXV, Seccin 1: No se permitir a ninguna ciudadana de los Estados Unidos desempear ningn cargo pblico por eleccin o por nombramiento, participar en ningn empleo (oficial o no) en las profesiones cientficas o investigadoras, trabajar fuera del hogar sin el permiso escrito de su marido o (de no estar casada) un varn responsable emparentado por sangr e o sealado como su tutor por la ley, ni ejercer control sobre el dinero u otras propiedades sin permiso escrito. Seccin 2. Dadas las limitaciones naturales de las mujeres

PAGE 12

12 12 Paradjicamente, pese a que hacen su tr abajo lo mejor que pueden, todos los miembros de las Lneas son a la vez envidiados (por la supuesta opulencia en que viven, del todo falsa) y odiados por el vulgo, cuyas vidas han mejorado sin embargo drsticamente gracias a las negociaciones en las que justo esos mismos lingos son indispensables y por los gobiernos, que se sienten del todo a su merced, y no entienden por qu insisten esos malditos lingos en que no es posible que un cerebro humano aprenda sin traumas la lengua de un aliengena no humanoide, pues las hondas diferencias entre su percepcin del mundo y la humana cuestan la cordura a todos los infantes expuestos a tan antinatural convivencia as que siguen desarrollando programas cada vez ms absurdos para superar esa barrera y romper el monopolio traductor de las Lneas, aunque le cueste la vida a decenas de nios ofrecidos voluntarios por sus padres a cambio de gruesas sumas o simplemente concebidos y gestados artificialmente en probetas. Pero, tal y como el dominio del lenguaje es la clave del poder lingstico que detentan dichas Lneas como mediadoras en las relaciones con los extraterrestres, tambin se convierte en el arma secreta al rededor de la cual se pueden aglutinar las mujeres en defensa de su libertad, sus derechos y su propia dignidad. Porque, generacin tras generacin, pacientemente y en la sombra, las mujeres han ido creando el Ladan: un lenguaje altamente sinttico, que instrumenta la columna vertebral de una especie de socied ad secreta XX. Este idioma obviamente ofrece una riqueza inmensa en unos aspectos, por as decir, femeninos, a la vez que carece de los elementos habituales, masc ulinos, omnipresentes en las lenguas naturales como reflejo de la secular domi nacin del sexo fuerte. Esta naturaleza hace que el Ladan 27 sea absolutamente ininteligible, en la prctica, para los 27 Es curioso que existe un precedente o anlogo del Ladan en la vida real: El N Sh, cdigo secreto de muchas mujeres chinas. Se trata de una manera diferente de escr ibir la lengua habitual, que como muy interesante caracterstica tena la de ser fontica en lugar de ideogrfica o ideogramtica, a diferencia de la versin mascul ina. Y escribo tena y no tie ne porque, lamentablemente, su ltima conocedora plena nativa, o sea, que lo ap rendi en su infancia como lengua materna muri el pasado ao de 2004. Al parecer, ahora quedan apenas un par de mujeres con conocimientos, y para eso muy parciales y limitados, sobre es ta particular manifestacin cultural y feminista. El N Sh vino a ser conocido fuera de China slo en fecha tan reciente como 1983 justo un ao antes de la publicacin de Lengua Materna por Suzette Haden Elgin. Resulta lgico entonces suponer que, tratndose de una destacada lingista y una feminista en activo, fuese de las primeras en interesarse por esta not icia. Cunto hay entonces de N Sh en este libro? Slo la autora podra responderlo sin que en todo caso, esta ci rcunstancia concreta hombres incluidos aquellos con elevadas dot es lingsticas y cuando toda una generacin de mujeres lo hablan ya como su lengua materna, su dominio antes frreo y total comienza a resquebrajarse. En esta novela, autnticamente femenina como pocas, o sea, mucho ms centrada en los matices y en los detalles que en las peripecias y las acciones, se desarrollan de forma magistral ciertos aspect os que, como las relaciones personales y los sentimientos de los individuos, normalmente en la CF pasan a un segundo (si acaso) plano. No obstante, Lengua Materna narra una historia muy concreta; la de cmo fueron surgiendo las Codificaciones o conceptos semnticos bsicos del Ladan, a travs de distintos momentos en la vida de mujeres que jugaron un papel clave en su elaboracin, sobre todo la talentosa, sufri da y a veces ingenua, pero con clara visin de futuro Nazareth, su casi herona (aunque se trata de un obra con un autntico protagonista coral femenino) pero tambin de la impetuosa aunque bienintencionada Rachel y de la bellsima y retorcida Michaela, que traumatizada por la venta de su hijo al gobierno para experimentos lingsticos ha decidido vengarse no slo de su cruel marido sino de todos los hombres, pero muy especialmente de los malditos lingos, culpables de todo, segn sabe cualquiera Como ocurre con todo verdadero lenguaje, muchas palabras del Ladan no pueden ser traducidas ms que por medio de definiciones amplias. Examinar algunas de estas palabras-c odificaciones tan exclusivamente femeninas, como las correspondientes al prefijo negativo ra que aparecen en un pequeo glosario incluido al final del libro, puede resultar revelador, a la vez que prueba incontrastable de cunto ha trabajado su autora en el Ladan, con una seriedad que nada tiene que envidiarle a las muchas horas que otro fillogo-escritor an ms clebre, J. R. R. Tolkien dedic al quenya y el sindarin para la fascinante saga de su universo fantstico de la Tierra Media. RAMIME: Abstenerse de preguntar, por cortesa o amabilidad. RAMIMELH: Abstenerse de preguntar, con mala intencin, especialmente cuando est claro que alguien quiere ansiosamente que se le pregunte. RANEM: No perla; una cosa fea que alguien construye capa tras capa como una ostra una perla, como el odio acumulado al que se presta atencin. merme en lo ms mnimo el gran valor de esta n ovela y de las dems de la triloga, pues en no pocas ocasiones los escritores de ciencia ficcin parten en su fabulacin de datos reales que se limitan a extrapolar o deformar por analoga.

PAGE 13

13 13 RANI: No taza; un cumplido vaco, algo que uno adquiere, recibe o consigue, pero carente de toda significacin. RARILH. Abstenerse de archivar deliberad amente. Por ejemplo, no haber archivado a lo largo de la historia los logros de las mujeres. RARULH. No sinergia; la que cuando se combina slo hace las cosas peor, con menos eficacia. RASHIDA: No juego; un juego cruel que slo lo es para los que lo practican desde el punto de vista dominante, con el poder para forzar a los otros a participar. RATHOM: No invitado; una persona que viene de visita sabiendo perfectamente que se est entrometiendo o causando dificultades. RAWESHALH: No gestalt ; una coleccin de partes sin otra relacin que la coincidencia, una eleccin perversa de el ementos que es considerada un conjunto; especialmente cuando se utiliza como prueba de un supuesto delito o violacin. Advertencia: la ob ra tiene un cierto no s qu que resulta ms bien desazonador para el lector masculino quizs la incmoda sensacin de que uno se est perdiendo algo, de que algo importantsimo est ocurriendo ante nuestros ojos sin que lo percibamos. Y quizs por eso mismo resulta tan fascinante. Despus de haber ledo libros cardinales del feminismo de la diferencia como Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus y Por qu los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas uno empieza a hacerse una idea, aunq ue todava vaga, del posible por qu: al fin y al cabo, hombres y mujeres tienen lneas y sistemas de pensamientos tan diversas entre s como si perten ecieran a especies diferentes. A MANERA DE CONCLUSIN O POR UNA CIENCIA FICCIN CADA VEZ MAS SERIA Y ENTRETEN IDAMENTE LINGSTICA? Quizs, pese al indiscutible profesionalismo de la Haden Elgin, la gran novela fantstico-lingstica est an por escribir. Pero ser legible? Es decir, en buen cubano: tendr suficientes lectores ms all de las ctedras de Idiomas y Filologa concretamente, dentro del exigentsimo fandom de la ciencia ficcin? 28 28 Como ejemplo de lo que podra ser preferible evitar, y pidiendo de antemano perdn por la inmodestia, hemos incluido en el ANE XO algunos fragmentos de nuestro propio (y ms bien fallido) cuento de ciencia ficcin Diccionario Aakwail-Terrano en el cual intentamos estructurar la historia del contacto de la humanidad unida (el Ec umen) con una cultura aliengena a travs de una lista escogida de definiciones de su lengua un trabajo agotador que nos exigi varias semanas, pero que, sin embargo, consideramos que resulta denso casi hasta el En este sentido, igualmente podra decirse que la gran novela matemtica est an por escribirse (gracias a todos los dioses ) pese a algunos intentos de Rudy Rucker que se le han acercado peligrosamente. Lo mismo que la gran novela de la teora cuntica, a despecho de esa perla de difcil comprensin pero fascinante trama que es Cuarentena del australiano Greg Egan. No obstante, queda abierta la invit acin a reflexionar: es que resulta inevitablemente denso y propio slo de especialistas poner algo ms de cuidado en el acpite de los idiomas que hablan los seres aliengenas? Sin nece sidad de inventar una nueva lengua para cada historia, la ciencia ficcin puede muy permitirse un poco ms de seriedad y verosimilitud en su abordaje de este hasta hoy, tristemente muy descuidado o superficialmente tratado subtema. 21 de noviembre de 2009. punto de la ilegibilidad y el bostezo. Y el peor, el nico pecado que no puede permitirse la literatura ni ningn otro arte es el de aburrir al pblico. Por supuesto, la lectura de este Anexo no es ni mucho menos obligatoria para la comprensin cabal de este artculo.

PAGE 14

ANEXO (opcional): DICCIONARIO AAKWAIL-TERRANO (slo fragmentos, menos mal) AAKWAIL: sust. (toponmico) autctono para el tercer planeta de Rgulo (alfa de la constelacin de Leo). De volumen y superficie menores que la Tierra (6000 km de circunferencia ecuatorial) est cubierto en un 82% de agua. Las tierras emergidas se reducen a un continente y varios arcos de islas, todas escasamente pobladas. Por extensin, gentilicio para los naturales de dicho mundo, y tambin su lengua. Literalmente gente verdadera, completa o correcta. adj: adecuado, correcto. adv; ejecutado del modo preciso, lgico, digno o completo. AAMINBA: adj. objeto que est siendo sometido a telekinesis (ver bauwad). sust. Frecuentemente es aplicado especficamente a las moradas flotantes de trozos de roca, dotadas de gran uiow (ver) que construyen los aakwail durante su fase fion (ver) mediante moluwab (ver) Los aaminba son a menudo impresionantes palacios que con su delicado e ingrvido equilibrio desafan toda regla arquitectnica conocida en el resto del Ecumen. Ms que simples moradas, son monumentos a la fuerza y paciencia de su habitante-constructor. Unos pocos aaminba fueron construidos fuera de Aakwail, y todos antes del sawulab (ver) por luabbloids (ver) que queran as demostrar su buena disposicin hacia el Ecumen. 14 14 BAUWAD: verb. desplazar objetos con la mente. Telekinesis. Literalmente mover algo del modo aakwail (ver) adj: define momentneamente a un aakwail que est efectuando telekinesis. Los aakwail-fion (ver) carecen de patas, tentculos u otros miembros manipuladores cualesquiera; es solo gracias a este poder paranormal que son capaces de interactuar con su medio y fabricar tanto sus asombrosos aaminba (ver) como otras delicadas y efmeras artesanas. Su control telekintico es sorprendente a todo nivel: lo mismo pueden mover electrones o protones individuales dentro de un tomo (ver moluwat) que objetos que pesan toneladas. Esto les permite, entre otras cosas, la transmutacin de un elemento en otro, base de su sofisticada industria qumica. FION: sust (biologa). Fase colonial, menos mvil, fotosintetizadora, inteligente y dotada de bauwad (ver) del ciclo de vida de los aakwail. adj. Por extensin, civilizado. Literalmente capaz de supeditar los intereses del individuo a los de la mayora. Los aakwail fion tienen el aspecto de grandes gusanos planos verdes, a veces hasta de un metro de largo por veinte centmetros de ancho y cinco de altura, sin boca, ano, sistema digestivo, respiratorio, nervioso o de ningn otro tipo centralizado, porque se forman por la agregacin de cientos de aakwail wao (ver) transformados de individuos en poco menos que clulas incapaces de funcionar de manera aislada. Son muy resistentes, y sus funciones vitales se encuentran distribuidas por todo su cuerpo, pero sus sentidos son mucho menos agudos que en su forma voladora y predadora. No obstante, su autoconciencia, inteligencia, memoria eidtica (ver iilak) y su don del bauwad (ver) les han permitido construir una civilizacin sorprendentemente sofisticada, aunque no tecnolgica. IILAK: sust (biologa). Memoria eidtica de los aakwail fion (ver). Literalmente reconstruccin interior. Los nativos de Rgulo III no olvidan ninguna experiencia o conocimiento vivido o adquirido durante su fase fion. En contra de la opinin imperante entre los xenlogos terranos, ciertos investigadores cetianos especulan que algunos de estos recuerdos selectos podran llegar a la siguiente generacin, pasando a travs de la fase intermedia de aakwail wao (ver), constituyndose as en memoria gentica, para suplir la absoluta carencia de escritura de la civilizacin aakwail, pero esta teora an no est suficientemente demostrada.

PAGE 15

MOLUWAT: verb. Transmutar elementos. Convertir una sustancia en otra por la cuidadosa adicin o sustraccin de electrones, protones o neutrones a sus tomos mediante bauwad (ver). Literalmente desplazar la esencia de la realidad. Aunque solo en pequeas cantidades y con grandes costos de biakoss (ver), los aakwail fion (ver) son capaces de volver realidad el viejo sueo de los alquimistas terrestres: convertir el plomo en oro y viceversa. Son asimismo capaces de fabricar molculas de polmeros complejos con propiedades sorprendentes incluso para la qumica contempornea, como superconductividad, memoria dctil, etc. Para ello no requieren de complejas instalaciones ni sofisticados equipos, sino solo de su verstil bauwad. El Ecumen consider por aos esta habilidad de los habitantes de Rgulo III extraordinariamente valiosa, y pese al sawulab (ver) an sostiene negociaciones con ellos (sobre todo con la diezmada faccin luabbloid (ver) para su utilizacin con la mxima eficacia comercial. SAWULAB: sust (neologismo). Control reproductivo consciente. Literalmente resistir a Bsawul con ayuda del bauwad (ver). Nombre que recibe la frrea poltica de chantaje reproductivo aplicada por los suakk (ver) con el objetivo de que el Ecumen se retire parcial o totalmente de Rgulo III. El sawulab ejemplifica a la perfeccin lo determinante que puede llegar a ser el bauwad en un enfrentamiento. Actualmente, y desde parsecs de distancia, los aakwail controlan por completo las capacidades reproductivas terranas, cetianas y de otra media docena de razas del Ecumen, permitiendo que solo sean frtiles algunas pocas uniones previamente comunicadas. Esto ha obligado al Ecumen ha reducir drsticamente su presencia en Rgulo III, y sin atreverse a tomar ninguna represalia contra el planeta, so pena de que el biakoss (ver) remanente de los suakk (ver) incluso extintos estos y el resto de los aakwail, impida entonces definitivamente la continuidad biolgica de sus especies constituyentes. SUAKK: sust. Muy dotado de numbe (ver) Guardianes aakwail fion (ver) de sentidos especialmente aguzados, efectivsimos vigilantes comunitarios contra depredadores, en particular fiiklob (ver) y por tanto llenos de abblufab (ver) pese a no destacar por su elevado bauwad (ver). (neologismo) Faccin secreta de los aakwail que mediante el sawulab (ver) ha logrado que Rgulo III volviese a un aislamiento casi idntico al anterior al contacto con el Ecumen. La fuerza de los aakwail suakk radica sobre todo en que, comunicndose principalmente mediante wombauwfabfaa (ver), los miembros de otras razas son incapaces, no ya de conocer sus planes, sino de siquiera identificarlos. Es as como, siendo relativamente pocos en nmero, han impuesto sus ideas no slo a todo Aakwail, neutralizando a los antes dominantes luabbloids (ver) sino prcticamente a toda la galaxia. UIOW: sust. armona, regularidad, elegancia. El concepto puede estar ligado tanto de modo especfico a la belleza esttica, por ejemplo, en los aaminba (ver), como genricamente, como en el abblufab (ver). verb (neologismo) hacer que funcionen con armona. Se supone que los suakk (ver) prefieren referirse de este modo eufemstico al orden derivado de su sawulab (ver) poltica de la que en el fondo se avergonzaran.. 15 15 JOS MIGUEL SNCHEZ (YOSS) (Ciudad Habana, 1971) Licenciado en Biologa por la Universidad de La Habana, 1991. Miembro de la Unin de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Ensayista, crtico y narrador de realismo y ciencia ficcin. Su obra ha obtenido diferentes premios y menciones, tanto en Cuba (Premio David 1988 de ciencia ficcin; Premio Revolucin y Cultura 1993; Premio Ernest Hemingway 1993; Premio Los Pinos Nuevos 1995; Premio Luis Rogelio Nogueras de ciencia ficcin 1998 y Premio Calendario de ciencia ficcin 2004) como en el extranjero (Premio Universidad Carlos III de ciencia ficcin, Espaa 2002; Mencin UPC de novela corta de ciencia ficcin, Espaa, 2003 y el Premio Domingo Santos de cuento de ciencia ficcin, 2005, entre otros. Ha publicado Timshel (cuentos de ciencia ficcin) 1989; W (cuentinovela de realismo) 1997; I sette peccati nazionali (cubani) (cuentinovela de realismo, en Italia) 1999; Los pecios y los nufragos (novela de ciencia ficcin) 2000; Se alquila un planeta (cuentinovela de ciencia ficcin, en Espaa, 2001); El Encanto de Fin de Siglo (noveleta, en colaboracin con Danilo Manera, en espaol en Italia) 2001; Al final de la senda (novela de ciencia ficcin) 2003; La causa che rinfresca e altre meraviglie cubane (cuentos de realismo, en Italia) 2006; Precio justo (cuentos de ciencia ficcin) 2006 y Pluma de len (novela ertica de ciencia ficcin, en Espaa) 2007. Sus narraciones han sido incluidas en varias antologas nacionales y extranjeras. Ha sido asimismo antologador de los volmenes Reino eterno (cuentos cubanos de fantasa y ciencia ficcin, 1999) y Escritos con guitarra (cuentos cubanos sobre el rock, en colaboracin con Ral Aguiar, 2006) en los que igualmente figuran cuentos suyos. Ha impartido Talleres de tcnicas narrativas en Cuba, Chile, Italia, Espaa y Andorra, as como asistido a varias convenciones internacionales de ciencia ficcin y fantasa.

PAGE 16

ESPACIO ABIERTO PARA LA FANTASA Y LA CIENCIA FICCIN Por Jeffrey Lpez Dueas y Carlos A Duarte 16 16 Los das 26 y 27 de diciembre del 2009 se celebr en el Centro Onelio Jorge Cardoso, el esperado I Evento Terico de Fantasa y Ciencia Ficcin Espacio Abierto, dedicado al anlisis e intercambio de experiencias entre los escritores e interesados en la Fantasa y la CF. Con el auspicio del Centro de Formacin Literaria Onelio Jorge Cardoso, el grupo de artesana Yadegar, la casa de cultura de Playa Mirtha Aguirre, y el Taller Literario Espacio Abierto, se sucedieron dos das de conferencias, debates, proyeccin de audiovisuales, exposiciones, ventas y presentacin de libros, juegos de conocimientos y la premiacin del concurso de cuentos Oscar Hurtado, en las categoras de fantasa y ciencia-ficcin. Desde que dejara de celebrarse el Ansible, en el ao 2007, evento que anualmente organizaban los miembros del Taller Espiral, los estudiosos y escritores del gnero perdieron el nico espacio que exista en la Isla para debatir sus experiencias. No es menos cierto que durante los aos 2008 y 2009 se celebraron las ediciones del Behque, pero este evento es organizado para el fandom, por lo que sus objetivos son ms parecidos a los de un festival. De ah que, con solo diez meses de trabajo, los organizadores del Taller Literario Espacio Abierto, as como sus miembros, se propusieran revivir estos encuentros anuales con la teora. A las diez de la maana del sbado 26 de diciembre, la escritora Elaine Vilar Madruga, en nombre del comit organizador, dio la bienvenida a los asistentes. Vale la pena recalcar que a pesar de los das festivos, el evento goz de una nutrida afluencia de pblico. Segn el propio vaticinar de la joven escritora, hubo cambios de programas (muy pocos) y equipos que no funcionaron como deban, pero lo cierto es que estos pequeos desperfectos tcnicos, fueron solucionados de manera dinmica por lo que no se afect la calidad del evento. La primera conferencia del da, y que abriera el bloque dedicado al lenguaje en la ciencia-ficcin, estuvo a cargo de Niurka Alonso y Alberto Garca Fumero, quienes con el ttulo de Habla Ud. marciano? hicieron un anlisis de los problemas lingsticos que dificultan la comunicacin entre los habitantes de la Tierra, y como estos se pueden extrapolar a la hipottica comunicacin con civilizaciones extraterrestres. Para ello se auxiliaron de varios ejemplos del cine y la literatura, lo cual despert el inters de todos los presentes. Tras ellos, debido a la similitud entre los temas, Yoss nos habl sobre Los Idiomas aliengenas: La CF de base lingstica. Partiendo de la premisa de que quizs la gran novela lingstica de la CF est an por escribir, el prestigioso escritor cubano brind una panormica de las obras de ciencia-ficcin basadas en estos elementos. En particular, profundiz en cuatro novelas: Los lenguajes de Pao, de Jack Vance; Babel

PAGE 17

17 17 17 de Samuel Chip R. Delany; Empotrados de Ian Watson; y Lengua Madre de Suzette Haden Elgin. Durante su exposicin una provocadora pregunta de ndole filosfica fue lanzada: Las profundas di ferencias idiomticas entre comunidades humanas modulan tambin la honda diversidad en sus patrones de conducta y pensamiento o es a la inversa? sus diferentes condiciones de vida han dado origen a lenguas ad hoc? Finalmente, para concluir la sesin de la maana, la narradora y poetisa Elaine Vilar Madruga nos brind su ponencia Poesa y lenguaje potico en el gnero fantstico: "Palabras infinitas", un tema nunca antes tr atado en nuestro pas. De forma precisa y amena la escritora abord la breve historia de la poesa en el gnero de la cienciaficcin y la fantasa tanto a escala mundial como nacional, haciendo un especial nfasis en la necesidad de desarrollar un gnero que fue iniciador de la ciencia-ficcin y fantasa en nuestro pas (La Ciudad Muerta de Korad, Oscar Hurtado). Tras una hora de descanso, que el publico aprovech para almorzar y comprar varios libros trados por la Editorial Gente Nueva se inaugur con un brindis la exposicin del Grupo Yadegar una maravillosa muestra artesanal, digna de ser expuesta en las principales salas expositivas internacionales, donde predomin el estilo fantstico oriental. A continuacin, el joven abogado y escritor, Jeffrey Lpez Dueas, lanz como prembulo a la XIII Feria Internacional del Libro el ttulo Testamento de un lugarllamado Tierra tercera parte y final de la saga iniciada por el italiano Jordi Sierra I Fabra, cuyos libros anteriores fuesen vendidos por Gente Nueva el ao anterior. Simultneamente en la sala principal se estaban exponiendo interesantes cortos entre los que destacaron George Lucas in Love y Vincent Este ltimo del realizador Tim Burton. La seccin de la tarde fue iniciada por el profesor y escritor Ral Aguiar y su conferencia Deuda temporal: cartografa genrica de la ciencia ficcin escrita por mujeres en Cuba Con esta ponencia Ral nos brind una panormica de las obras de ciencia-ficcin y fantasa escrita por mujeres, partiendo de finales de la dcada de los setenta con Daina Chaviano, Chely Lima, Il eana Vicente entre otras: pasando por los noventa con la nica mujer que se atrevi a escribir de estos gneros: Gina Picart Baluja, ltim o premio David de cienciaficcin, para terminar en la actualidad con Anabel Enrquez, Elaine Vilar y Yadira lva rez entre otras nuevas voces en ascenso. El fsico Bruno Henrquez, conocido por el popular programa televisivo del verano Ciencia y Ficcin habl posteriormente sobre los Antecedentes de la realidad virtual en la ciencia ficcin Bruno se remont a los antecedentes de la realidad virtual en el cine y la literatura y discuti una interesantsima lista de predicciones lanzadas a finales de los 90 donde se vaticina el papel cada vez ms preponderante de la realidad virtual en la vida cotidiana de los seres humanos. Algunas de estas predicciones son hoy una realidad, como por ejemplo el papel de In ternet en la sociedad actual; otras estn comenzando a materializarse y algunas a n pertenecen francamente al campo de la especulacin cientfica y la ciencia-ficcin. En estrecha relacin con la anterior, Leonardo Gala Echemenda, ganador este ao del premio Edad de Oro en la categora de ciencia-ficcin, nos habl sobre Inteligencias Artificiales. Tecn ologas de realidad y de ficcin Leonardo vincul la realidad con la ciencia ficcin y resu mi la historia de las inteligencias artificiales, no solo en la literatura y el cine sino que incluy el campo de la investigacin cientfico-tcnica, lo cual result en extremo instructivo. Erick Jorge Mota abord un poco ms tarde el tema Ciberpunk una deconstruccin dela Sociedad Su principal tesis radica en que nuestra sociedad est muy alejada de los miedos y preoc upaciones que marcan hoy a las sociedades capitalistas desarrolladas, por lo que nuest ras proyecciones futuristas deberan ser marcadamente diferentes. Mediante una acerta da definicin de este sub-gnero y la crtica a novelas ciberpunk, Erick, aconsej a los escritores abandonar los patrones impuestos y renovarlos con la realidad que nos rodea, para crear as nuestras propias distopas. Con la sala abarrotada an, nos dieron las cinco y treinta de la tarde y toc el turno a la ltima conferencia del da. La joven estudiante de biologa Laura Azor, nos habl sobre los posibles futuros del ser humano. Con Cecilia mucho mucho! despus Por qu abandonamos la Tierra? Laura uni ciencia ficcin con ecologa y, mientras tomaba como ejemplos clsicos de la literatura como El juego de Ender Dune e Hyperin entre otros ttulos, nos hizo reflexionar sobre la necesidad de proteger el planeta y a nuest ra propia especie. Una conferencia que, como bien comentara Bruno Henrquez, me reca cerrar el primer da del evento. No por ser domingo el pblico dej de asistir al segundo da del evento. Desde bien temprano el Centro Onelio volvi a abrirnos las puertas y, unos minutos antes de la hora fijada, la Lic. Sheila Padrn, coordinadora del Proyecto DIALFA-Hermes, se encontraba ya lista para ofrecernos su conferencia Cmo mejorar las relaciones pblicas de los proyect os fantsticos cubanos? Partiendo de la premisa de que la fantasa y la ciencia-ficcin son gneros marginados por nuestra sociedad, Sheila nos hizo ver la necesaria aplicacin de las relaciones pblicas en los proyectos fantsticos cubanos para lograr su mejor desarrollo. A continuacin, los escritores Erik Fl ores Taylor y Jeffrey Lpez Dueas ofrecieron un conservatorio sobre El camino del hroe: una herramienta para escritores. Partiendo de la teora formulada por Joseph Campbell y a partir de ejemplos sacados de El Hobbit y El Seor de los anillos se dio a conocer el concepto de El Camino del Hroe y como los escritores pueden utilizarlo como herramienta a la hora de construir un relato.

PAGE 18

18 18 Posteriormente, el historiador y profesor de la Universidad de La Habana, Javiher Gutirrez Forte, abord el tema Las guerras del futuro Partiendo de un breve anlisis de algunas obras literarias que abordan el tema de los conflictos blicos, Javiher nos mostr una especie de puente entre ficcin realidad que nos hace constatar como, en buena parte de las obras consultadas, la ciencia ficcin se convierte en un medio para reflejar las preocupaciones de las soci edades o al menos las de los autores. Finalmente, para cerrar el ciclo de conferen cias, el conocido escritor Michel Encinosa Fu ofreci el conversatorio Sobre el Universo de Sol Negro donde explic a los presentes sobre el origen de este universo fantstico, habl sobre futuras historias, as como desvel la presencia de algunos personajes que tomarn una importancia trascendental en el universo. Adems, respondi numerosas preguntas del pblico y prometi iniciar una partida de Rol ubicada en Sotreum. Tras otra hora de almuerzo, donde adems de los libros de Gente Nueva, se vendieron DVDs con pelculas del gnero, se hizo el lanzamiento del libro Al Lmite de los Olivos de la joven escritora cubana Elaine Vilar Madruga. La presentacin corri a cargo de su editor, Michel Encinosa, quien encomi la calidad de esta novela, pera prima de Elaine. Michel incit a la autora a no abandonar su estilo que la llevar sin dudas a uno de los lugares cumbres dentro de la narrativa del pas. Posteriormente, a peticin del pblico, Elaine ley uno de los cuentos que integran el volumen. Lamentablemente, debido a problemas de la Editorial Extramuros, los libros no pudieron llegar al centro, pero la autora prometi una presentacin durante el mes de enero. El documental How do bleep we knows si bien no tuvo much a aceptacin, sirvi de marco de espera para que sobre las tres y media de la tarde Yoss diera inicio al esperado encuentro de conocimientos. En un novedoso tablero de reversi-go, una suerte de hbrido entre estos dos juegos, dos equipos se batieron a muerte en un juego que vinculaba el saber, la buena suerte y la es trategia. Cada una de las 48 casillas de este tablero estaba asociaba con preguntas de di ferentes categoras, entre las que destacaban Ciencia-ficcin rusa, Tierra Media, Guerra de las galaxias, Ciencia ficcin y fantasa cubanas y Cmics. El equipo que lograra dominar ms casillas al final del juego se llevaba la victoria. Nada, que Yoss se luci con este juego, sobre todo con las preguntas que, aunque segn sus propias palabras solo haba diez por ciento de chcharos, a los jugadores la mayora les pareci imbatibles. Y jugando se fue el tiempo, no importa que equipo gan, lo cierto es que a las cinco y treinta se deba premiar la I edicin del concurso de relato corto Oscar Hurtado El jurado, integrado por Ral Aguiar, Michel Encinosa y Yoss dio lectura al acta de premiacin. La mayora de los ganadores eran ya viejos conocidos del Taller Espacio Abierto En la categora de fantasa la nica mencin recay sobre Gabriel Gil y su cuento Requiem por tres Cronhir mientras que el lauro supremo se lo llevaba De lo acontecido al Capitn Joaqun Daz Alvarado y a las gentes que con l iban de Eric Flores Taylor. En la modalidad de ciencia-ficcin las cosas no fueron tan unnimes. Luego de un enfrentamiento donde se sacaron masers, espadas jedis, katanas y otra serie de armamentos, el jurado decidi dar cuatro menciones en igualdad de condiciones a Unmal da para el cultivador de cabezas de Gabriel Gil, Patrones de conducta de Claudio del Castillo y Cacera Cclica de Elaine Vilar Madruga, mientras que el premio lo mereci Carne y pescado de Yadira lvarez. Ya para concluir, y gracias a la cortesa del Grupo Yadegar, se hizo entrega de un reconocimiento especial a cada conferenci sta y a los miembros del Taller Literario Espacio Abierto que de alguna manera c ontribuyeron a la realizacin del Evento. Adems, Serafn, representante de los artesanos, don al Ce ntro Onelio Jorge Cardoso una talla de madera con la imagen promocional del Evento. As concluy el I Evento Terico Espacio Abierto, dos das completos dedicados al debate de la ciencia-ficcin y la fantasa con la participacin de la mayora de los escritores y personalidades del gnero en nuestro pas. Eso s, los organizadores prometieron que esta no sera la nica vez, por lo que citaron a todos los estudiosos y amantes del fantstico cubano sin excepciones para un nuevo encuentro en abril en Espacio Abierto 2010. 15 de enero de 2010

PAGE 19

19 19 ACTA DEL JURADO DEL POR AHORA PRIMER (PERO ESPERAMOS QU E NO EL UNICO) CONCURSO DE CUENTOS DE CIENCIA FICCION Y FANTASIA OSCAR HURTADO 2009 A los 27 das del ltimo mes de este mismitico ao (o sea, casi en el pico de la piragua del almanaque y con la cena de Navidad todava atorada), los jurados del Concurso Oscar Hurtado, fieles a la fama de finalistas que tenemos todos los intelectuales y sin haberse jams reunido los tres (lo que si no es un rcord ser siempre un buen average) pero habiendo no obstante (nadie sabe cmo) logrado ponerse de acuerdo tras breve y amena discusin en la que slo hubo seis costillas y un crneo fracturado, lesiones menores en un hgado y ataques a cuatro cor azones (uno de los jurados no es del todo humano y que adivine el pblico cul) han decidido (ahhhh) Primero: Entregar, en la categora de Cuento Fantstico, por su imaginacin desbordada y dominio del lenguaje potico, Mencin al texto REQUIEM POR TRES CROMHIR enviado por el autor cuyo seudnimo es Chandler Bing ah, no importa, si ya todo el mundo sabe que se trata de Gabriel Gil Prez. Segundo: entregar, en esa misma categora (y que los que ya padezcan de Alzheimer le pregunten al de al lado cul es), por su malicioso humor negro y su interesante recuperacin del imaginario y folklore autctono cubano, adems de por los testculos que demostr poseer al ponerle un ttulo tan descuarejigantemente largo a su obra, Premio al cuento DE LO ACONTECIDO AL CAPITAN JO AQUIN ALVARADO Y A LAS GENTES QUE CON EL IBAN, del indito Guabay este, bueno, ya se sabe que aqu el que no conoce a, ha odo hablar de Erik Flores! Cuarto (porque dicen que a la tercer a va la vencida y aqu nadie sali perdiendo) Otorgar, en la otra categora en concurso (que los presentes que tengan coeficiente y no co-ineficiente de inteligencia ya habrn deducido que es la de Ciencia Ficcin) la generosa choricera de tres menciones a los siguientes cuentos: -Por su habilidad en extrapolar a la ciencia ficcin problemticas actuales de la desigual relacin Norte-Sur (y perdonen si ya esto par ece un informe del ALBA) para UN MAL DIA PARA EL CULTIVADOR DE CABE ZAS, tambin de Chandler Giles decir, de Gabriel Bing. -Por hacernos disfrutar como enanos le yendo un cuento infantil a todos los que hemos perseguido con letales intenciones a cualquier cosa viva mayor que una cucaracha, para CACERIA CCLICA, enviado por alguien que us como seudnimo V de Vendetta y que no sabemos de quin se trata, palabra, aunque sospechamos de cierto Guy Fawkes, ingls, con melenita medieval y perilla, y experto lanzador de cuchillos, por ms seas. -Por erizarnos de la risa a todos los que ocasionalmente nos hemos visto envueltos en una ria callejera, a PATRONES DE CONDUCTA, de un tal Ajmalayo, del que tampoco sabemos nada aunque sospechamos que el pobre o la pobre vive en Santa Clara. Con tal de que no sea Agustn de Rojas Quinto (y al fin): otorgar, no unnime pero s democrticamente, por su cuidado tratamiento del lenguaje, su fino humor y su habilidad para plantear el eterno conflicto del relativismo cultural, el Premio al cuento CARNE Y PESCADO de Spectre o sea, de la socita Yadira Alvarez Betancourt. Y esto es todo por hoy, queridos amiguitos. Se despide de ustedes, desendoles que pasen hoy una buena jornada de frente fro, este jurado, compuesto por los abajo firmantes: Michel Encinosa Fu, Jos Migue l Snchez Gmez (YOSS) y Ral Aguiar

PAGE 20

Al teniente Beck le gustaba. Tal vez por eso le haban asignado la misin de capturarla y sacarla de Tegha los ms silenciosamente que fuera posible. Carne y Pescado YadiraAlvarez PremioOscarHurtado2009deCienciaFiccin El teniente Beck hizo un gesto hacia sus hombres. Los soldados demoraron unos minutos en traer a la prisionera, el objetivo por el que todo un comando especial se lanz a las selvas de Tegha. La historiadora, arqueloga y xenolingista Antonia Xoana Reigosa aparentaba unos cuarenta aos. Era atractiva a su manera, de un modo algo anticuado: baja y musculosa, como tallada en piedra, de piel muy blanca, cabellos y ojos negrsimos, nariz grande y afilada, labios gruesos. 20 20 Hubiera estado muy bien en una estampa de poca, pero en una ciudad moderna desentonara. En la era de las remodelaciones fsicas donde el ideal eran las hembras altas y lnguidas, bronceadas o muy morenas, de ojos claros y cabellos de colores imposibles como azul, rosa o blanco, en un siglo donde todas las mujeres que podan permitrselo cambiaban, como cambiar de vestido, un fsico comn por otro de ciencia-ficcin, la doctora Antonia era una criatura extica. No seas sentimental, no ests aqu porque adores a la maldita, sino porque eres el mejor en misiones de campo Pero indudablemente algo tena que ver en su nombramiento como jefe del comando el hecho de que su especializacin en poltica teghana y xenolingstica le deba mucho al trabajo de la prestigiosa doctora. De algn modo se haba analizado que un fiel seguidor de la trayectoria de la Reigosa podra tener mejores probabilidades de rastrearla en Tegha y sacarla sin hacer demasiado alboroto. En efecto, Beck investig qu temas andaba husmeando Reigosa antes de desaparecer en las selvas del planeta y resurgir aos despus como cabecilla del movimiento Sendero por la Liberacin de Tegha. La arqueloga estaba realizando un estudio comparativo de los cuatro dialectos teghanos ms antiguos, buscando probarlos como la raz del teghano moderno, en contradiccin con el criterio de muchos xenolingistas obstinados de que el teghano clsico haba evolucionado desde el dialecto ms tardo, el que se hablaba en casi todo el continente mayor durante la Gran Separacin.

PAGE 21

21 21 Haba tres regiones en Tegha donde an se hablaban los dialectos investigados por Reigosa. Una eran las islas y zonas de la cuenca Morava, otra, las montaas orientales del ms pequeo de los dos contin entes teghanos, Rabke, y la tercera, la franja selvtica del continente ms grande, Diborga. Las montaas de Rabke eran controladas por la Fuerza Aliada Terrcola. Por muy arrogante o loca que estuviera Reigosa, no iba a meterse en una trampa solo para restregarle en la cara a los especialistas del Instituto Galctico de Lenguas que haban escrito tratados sobre la base de una equivocacin. Solo quedaban la cuenca Morava y la se lva de Diborga. Tomando en cuenta que ambas regiones estaban en el mismo continente, y que la FAT apenas tena fuerza real all, era plausible que la cientfica hubiera emplazado el centro de sus investigaciones en algn lugar de Diborga. A Beck le llev todo un ao teghano localizar a Reigosa, luego meses y meses lograr atraparla sin llamar demasiado la atencin. Y ella cay solo porque el movimiento se confi en la aparente inseguridad de la FAT. En medio de la confusin que generaban las constantes emboscadas, las protestas ciudadanas, las infiltraciones de colaboradores terrcolas y las acciones terr oristas, nadie supona que un comando especialmente entrenado anduviera en sile ncio buscando a la inspiradora de todo aquel desorden. El objetivo era atraparla viva y llevarla a la Tierra, donde el departamento de asuntos extraterrestres se cuidara de convencerla para entregar todos los detalles sobre el funcionamiento del SLT y as liquidar a la resistencia teghana de una buena vez. A Beck le repugnaba pensar en cmo el depa rtamento se las arreglara para sacarle la informacin, pero su trabajo no inclua esa cuestin, por suerte, solo lo relativo a capturarla, mantenerla bajo arresto, lleva rla a la Tierra y entregarla como un paquetico con lazo y todo en las manos de sus superiores. Sin embargo, antes de colocarla en suspen sin criognica y subirla a una lanzadera, quera hablar un poco con ella. No poda perder la oportunidad de tener una conversacin con una de las personalidades de investigacin xenolingstica que ms admiraba. Sintese usted, doctora Reigosa rog cuando la tuvo delante. El rostro plido de la mujer se crisp, pero los ojos chispearon y la boca esboz una sonrisa cautelosa, la famosa sonrisa que apareca en sus holos de contacto. Escarb en idiomas perdidos solo para hablarme, o es un descendiente ? La abuela materna del teniente Josh Beck descenda de las poqusimas familias de la costa veracruzana que sobrevivieron a las a guas del 2121, pero esta abuela nunca le haba enseado una palabra del idioma de sus ancestros. l lo haba aprendido por su cuenta, al igual que neozelands, galico y latn antiguo. Incluso su madre se haba mostrado sarcstica cuando vio que Josh gastaba parte de su dinero en mdulos de aprendizaje de lenguas que podan considerarse muertas. Pues ahora Beck se dijo que fue un crdito bien gastado si le permita lograr la confianza de Antonia Xoana Reigosa. He sido un estudiante concienzudo murmur Beck sin comprometerse Sintese, doctora, sera un placer para m si aceptara comer conmigo y que hablramos un poco. Un placer bien extrao si considera que mat a todos mis compaeros y que pretende llevarme a un lugar del que difcilmente saldr viva La mujer tom asiento frente a l y al arg una mano hacia su interlocutor. La retir cuando el campo de proteccin ch isporrote una advertencia chamuscando levemente sus dedos. Bien extrao, si teme que siquiera lo toque. La admiro mucho, doctora Reigosa. Y he seguido con atencin su trabajo a lo largo de aos. Pero dicen nuestros registros que es usted una persona peligrosa con la que ninguna precaucin es suficiente. No es personal, no se ofenda, tmelo como una cuestin de... tacto Reigosa solt una risita y se acomod en el asiento. En ese caso dejmonos de formalidades y llmeme Tonica si lo prefiere. Me he acostumbrado a ese tratamiento. A los te ghanos les resultan fciles los antiguos idiomas perdidos de la Tierra, entre ellos el espaol, e incluso tienen un nombre muy parecido al mo: Antuna. Beck dud, pero accedi con un gesto. Tonica ser, llmeme usted teniente Beck. Reigosa se ech a rer. La risa embelleci los rasgos severos y pint rubor en su rostro. Y dgame, teniente Beck, de qu puede querer hablar usted conmigo? Le aclaro que los detalles sobre mi trabajo de los ltimos dos aos en Tegha son clasificados, solo estoy autorizada a discu tirlos bajo sondeo cerebral directo de la IA del departamento, si es que la bruja puede sintonizar debidamente con mis frecuencias sinpticas y sacar algo me dianamente til de mi cabeza antes de frermela

PAGE 22

22 22 La crispacin de Reigosa pareci transmitirse de algn modo a travs del aire cargado y se reflej en el rostro de Beck. Si quisiera darme algo de esa informacin lo agradecera, pero no es mi objetivo que lo haga. Eso se lo dejo a los especialis tas en esas gestiones, que emplearn para ello los medios que decidan, independientemente de mi criterio. Yo solo quiero tener una conversacin civilizada sobre sus investigaciones. Me ha dejado intrigado por tres aos con la interrupcin de su trabajo sobre los dialectos. Vaya la mujer le ofreci la mano a Beck, olvidada del campo de proteccin. El hombre sonri y se encogi de hombros. Perdone, lo olvid. Quera estrecharle la mano, los chicos de su edad hoy en da no se interesan mucho por la xenolingstica. Es un campo que nos dejan a los viejos estudiosos. Y a los militares. y a los militares, s. Y no soy tan joven como parezco. Reigosa observ la cara juvenil del hombre, cayendo en cuenta de que estaba frente a un humano potenciado gentica y quirrgicamente. Bien, s, entiendo farfull Y qu le hace pensar que compartir con usted los resultados de mis investigaciones? Doctora, solo estamos conversando. Entonces comencemos con asuntos menos formales no cree? Beck suspir. Su especialidad no era el interrogatorio, y forzarla a hablar no era lo que pretenda. Pero tena mucho tiempo antes de que se fletara un vehculo secreto, cuya fecha de lanzamiento fue fijada solo cuando el comando pudo echar mano de su objetivo, unas horas antes. Contaba con tres das teghanos, es decir, noventa y tres horas terrestres, y tal vez lograra sacarle algunas cosas interesantes a Reigosa simplemente hablando y escuchando. Asuntos menos formales, Tonica. Por m est bien. Dos soldados les sirvieron la mesa, deslizando con cuidado los platos de la mujer para que el campo los analizara y admitiera. De modo que le gusta la comida teghana aprob Reigosa No es buena? Est bien concedi Beck Recetas parecidas a las nuestras, condimentos y alimentos casi equivalentes en sabor, olor y nutrientes dira que est realmente bien. Reigosa mordi un trozo de carne y mastic ensimismada. Qu sabe su cocinero de cocina teghana? Solo lo bsico, me temo; no es un cocinero en el sentido estricto de la palabra. Pero para hacer una buena comida supongo que un buen sentido del gusto y el olfato, as como conocimientos bsicos acerca de cmo condimentar y cocer, basten para guisar algo que valga la pena comerse. La arqueloga rechaz la salsa que le ofr eci Beck y se concentr en la carne. Y como dijo usted, las recetas y alimentos son muy parecidos a los nuestros. Mmj Comieron en silencio unos minutos. Beck sabore con gusto la salsa que haba hecho uno de sus hombres. Podan haber comido algo menos nativo, sintetizado en alguno de los establecimientos de la zona. O podan haberse conformado con comida reglamentaria de la que trajeron para el comando. Pero la comida teghana era exquisita, y dos aos comiendo raciones de ejrcito eran demasiados. El comando no mantena contacto con las bases en Tegha, y la conexin con la Tierra era exclusivamente a travs de los implantes de Beck. La cuestin era actuar independientemente de la FAT y, con la mayor discrecin, cribar todos los indicios tiles para descabezar el movimiento quitndoles a Reigosa. Todo en silencio, camuflndose co mo terrcolas pacficos que trabajaban y perdan el tiempo en la convulsa Tegha. Comer comida como la de todo el mundo estaba incluido en la farsa. Muy parecidos a nosotros estos teghanos coment Reigosa y Beck, al darse cuenta de que la arqueloga solo divagaba en voz alta, no respondi Un planeta muy bueno para vivir en l. Clima parecido, costumbres casi idnticas hasta leyendas y supersticiones parecidas. Supersticiones? Oh, s la mujer resopl Algunas casi exactas. Vaya sorpresas que me he llevado en estos aos.

PAGE 23

23 23 Beck, sabiamente, se guard sus opiniones, repitiendo de cuando en cuando una palabra para estimular a Reigosa a decir cuanto quisiera. Tampoco tena muchas ganas de hablar, comenzaba a sentir malest ar y pesadez en el estmago y la cabeza. Increble, teniente. Se im agina que hasta ese cuento de l hacha clavada en el techo tiene una versin en este planeta? El hombre sacudi la cabeza, tratando de despejarse. Se sirvi un poco de agua mineral helada, de la que comercializaban en el planeta bajo una cortsima frase promocional: Vida lquida Perdone, Tonica, no conozco el cuento. La mujer ri y Beck encontr perturbadora su risa saludable y un poco sarcstica. Es una fbula. Trata de una novia idiota que se qued lloriqueando en la puerta del stano de su casa porque vio un hacha cl avada en el techo y pens que cuando tuviera un hijo y este bajara a buscar vino el hacha caera en la cabeza del nio y lo matara. Aj. Y toda la gente que bajaba a ver por qu ella demoraba, terminaba en lo mismo: llorando por lo que iba a pasar. Aqu, en Tegh a, hasta el novio llora; al final viene un amigo de la familia y desclava el ankus (en la Tierra era un hacha) del techo, y ah acaba todo Por cierto, teniente hace cunto que comen usted y sus hombres la carne con esta salsa? Beck not el cambio brusco de tema, pero no lo consider inquietante, no ms que su estado fsico que empeoraba por momentos. Unos das, descubrimos la receta hace poco. la idea de que un grupo de militares pudiera apartarse un poco del pr agmatismo y descubriera nuevas cosas que experimentar haba gustado al comando, tambin el nuevo sabor resultaba interesante. Una vez que se comenzaba a comer, no se poda parar hasta ver el plato vaco, aunque no se sintiera uno muy bien. Es agradable la combinacin, barata y fcil de preparar. Reigosa lo mir sin abandonar su sonrisita provocadora, y apart su plato. Imagnese que aqu hay lugares donde todava se enciende un fuego al modo tradicional, aunque en la casa haya cocina s modernas, y ese fuego no se deja apagar. Y que no dejan por nada del mundo que se derrame un condimento llamado kuz, muy parecido a una especie de sal pica nte. Es mala suerte que se bote. Y a las mujeres embarazadas no se les permite cortar con las dagas physis. La mujer se ech hacia atrs en la silla y estir los brazos sobre su cabeza. El campo fluctu ah donde los dedos rozaron y Beck sinti una punzada en los ojos al ver el chispazo. Pero comet el error de considerar esas ideas como supersticiones sin averiguar qu haba detrs. Pens que nacan de las mismas motivaciones terrcolas: miedos irracionales, pensamiento mgico a veces es as. Otras veces no tanto Se inclin hacia la mesa y baj el rostro. El teniente se pas las manos por la cara, sbitamente hmeda y acalorada. No derraman kuz, porque es muy caro y difcil de fabricar. Que te vean botndolo puede hacer que te consideren estpido, derrochador, en fin: poco confiable. El hombre empezaba a sentir que le faltaba la respiracin. Mald ito clima, maldito planeta. Cuando al fin pudiera irse de Tegha seguro que dejara de sentir esa pesadez insoportable que le ahoga ba a veces, y esa irritacin... Y lo de las embarazadas no tiene nada que ver con esa idea ingenua de que cortando algo con un instru mento afilado la mujer est cortando el cordn de su beb dentro de la barriga, como s cr ean en la Tierra algunas culturas. Simplemente las dagas physis se usan solo para cortar tsibina, una hierba que es altamente txica, teratgena como lo son tantas cosas en este planeta. Es mejor que las embarazadas no toquen la hierba que ni siquiera huelan el cuchillo. Levant los ojos y Beck sinti de pronto una rabia casi incontrolable al ver la mirada negra y desafiante. Esa sabidura popular, que se parece tanto a nuestras supersticiones, y que no logramos comprender porque la vemos a travs del prisma terrcola Al soldado comenzaba a serle difcil conten er las ganas de darle una bofetada a la arqueloga. Les gusta mucho a sus hombres la carne con salsa de pescado. Reigosa se acerc al lmite del campo de proteccin, sus ojos enormes y brillantes tras la campana invisible Sabe que en la Tier ra, entre los antiguos esquimales, haba un rechazo casi religioso a colocar en el mismo plato carne y pescado? Su sonrisa invitaba a estamparle un puetaz o. Los dientes de Beck rechinaron. Un escndalo creciente vena de la habitacin contigua. Sus hombres discutan por alguna razn. Carne y pescado, teniente, en Tegha. la sonrisa femenina se ampli y dos hoyuelos traviesos aparecieron en las plid as mejillas. Significa problemas,

PAGE 24

24 24 hombre, sobre todo si se come por das y das. Nunca se pregunt por qu los nativos evitan consumir grandes cantidades de las dos cosas juntas? Beck se estaba levantando de su asiento, el rostro retorcido en una mueca y un tic palpitando bajo el ojo derecho. Es acumulativo saba?... No, no tiene ni idea... Pues s, y acta sobre el cerebro. Yo dira que estn todos ustedes a punto de Ya el hombre no la escuchaba. Sus manos temblaron y fueron hacia el arma que nunca dejaba muy lejos. Dispar solo una vez hacia el rostro burln de la mujer y el campo rechaz el disparo. Entonces una barrida del arma de uno de sus hombres lo derrib sobre la mesa. Muri al momento. En el intercambio de disparos que sigui los soldados restantes se liquidaron alegremente, sin que sus ataques logr aran tocar a la doctora Reigosa. Un rato despus un grupo de teghanos irrumpi en el departamento, atrados por el alboroto, desactivaron el campo de proteccin y rescataron a su herona, dejando el desastre para que lo limpiaran otros. Antes de irse, la arqueloga se volvi hacia la habitacin llena de cadveres. La Tierra y Tegha, carne y pescado qu cosa! No en vano tenemos toda una galaxia interponindose entre una y otra suspir Tenas un gusto letal, Beck, t y tu gente. La peor combinacin posible, solo a un terrcola se le ocurre: carne y pescado en un mismo plato. Yadira lvarez Betancourt (Habana, 1980) Profesora del ISPEJV. Graduada de Educacin Especial en el ISPEJV. Graduada del curso de Tcnicas Narrativas del Centro Onelio, octava edicin Ha publicado Comunicacin Educativa en nios con necesidades educativas especial es (2003) Prevencin y Atencin a nios y adolescentes con trastornos afectivos conduc tuales,(2007) Consideraciones terico-metodolgicas de un mode lo educativo de atencin a los alumnos con TAC. Resultados de su puesta en prctica (2008). Desde el ao 2005 Trabaja junto a su esposo en el informativo digital Estronia, para promover el arte dedicado a la fantasa. Recientemente gan el Premio Oscar Hurtado de ciencia ficcin 2009 con su cuento Carn e y pescado.

PAGE 25

De lo acontecido al Capitn Joaqun Daz Alvarado y a las gentes que con l iban Erik Flores Premio Oscar Hurtado 2009 de Fantasa 25 25 Encontrndome retenido bajo custodia armada y acusado de hereja por nuestra Santa Inquisicin, a ocho das del mes de noviembre, ao de Nuestro Salvador Jesucristo de mil quinientos y diez y seis aos, me dispongo a relatarle a vuestra Excelencia, Gobernador General de cuesta isla, los sucesos tras los cuales devino el apresamiento de mi persona y la situacin que atrs he dicho. Sepa usted que se me acusa, de por medios de malas intrigas y conspiraciones con indios, haber provocado la muerte de don Joaqun Daz Alvarado, capitn de navo, y de otros veintes hombres. De estas y otras acusaciones, me declaro completamente inocente y pido la intervencin de vuestra merced a mi favor, en los juicios prontos a celebrarse bajo el auspicio del Excelentsimo Seor Obispo de Baracoa. Como muestras de la decencia de mi palabra, hago acompaar la presente con cartas y papeles referidos a los servicios prestados por mi persona a la corona y a Nuestra Santa Madre iglesia, antes y despus de hacerme marino. Le menciono adems, mis estudios en la abada de Compostela, gracias a los cuales adquir la sapiencia de la cual hago gala, bajo la buena voluntad de Dios, Nuestro Seor. Paso entonces, a referirle a vuestra Excelencia lo acontecido a m y las gentes antes mencionadas. Siendo los quince das del mes de agosto de cueste ao, y como recordar su merced, el capitn Joaqun recibi la orden de vuestra persona, de embarcar hombres y pertrechos y dirigirse a la villa de San Cristbal, en el oeste de la isla. Para dicha tarea se alistaron y dispusieron cuarenta hombres, todos marinos de experiencia, leales a sus majestades. Junto a ellos, embarc mi humilde persona para servir como escriba e intrprete de la expedicin. Desde el primer momento, la travesa fue bendecida con buenos vientos y nuestro barco naveg sin infortunios hasta las costas occidentales. Ya en la villa, psose el capitn en funcin de cumplir sus encomiendas, encargndonos a nosotros, los marinos, diferentes trabajos en el villorrio. En tales faenas, nos demoramos mes entero, antes de que se nos alistara nuevamente para emprender regreso a Santiago. Durante nuestro retorno y dado a su alma de

PAGE 26

26 26 explorador adelantado, don Joaqun hizo conducir la nave por aguas costeras, en busca de asentamientos nativos, quizs co n la idea de fomentar la creacin de nuevas villas, bajo el consentimiento de vuestra Excelencia. Debo decir que sus esfuerzos dieron resultados, pues a solo tres das de San Cristbal encontramos grupos de indios, pescando en canoas cerca de la desembocadura de un ro. Al momento, don Joaqun orden establecer contactos con dichos nativos para lo cual se sirvi de mis conocimientos, advirtiendseme de no separarme de su lado mientras fueran necesarias mis ayudas pa ra los entendimientos con nativos. Tras establecer las primeras comunicacione s y asegurarles que no les queramos para mal, los nativos nos informaron la ubicacin de su pobl ado. Don Joaqun mand entonces, a anclar la nave e hizo descender tres botes de remos, en los cuales su persona y media tripulacin iran ro adentro, a visitar la aldea sirvindose de la gua de los pescadores. La otra mitad de los hombres, quedronse custodiando la nao. Como supondr su Ex celencia, fui incluido en el grupo de exploradores, el cual iba bien apertrechado con baratijas para intercambios y armas por si encontrbamos resi stencia a nuestras voluntades. El agua del riacho era clara y bajo nuestros botes podamos ver enormes ejemplares de las sirenas de cuesta isla, cuya carne dicen que es manjar de reyes. Adems vimos saurios de gran tamao en las orillas, pero por ventura, las bestias no nos molestaron en nuestro recorrido. A pesar de que la corriente no era demasiado fuerte, hubo de transcurrir buen tiempo antes de avistar poblado alguno. La aldea estaba compuesta en su mayora por bohos, construidos en pilares sobre las aguas, barbacoas que le dicen. Aunque tambin tenan viviendas rodeando un claro abierto en la espesura de la selva. Hacia all nos condujeron nuestros guas, mientras ramos esco ltados por muchedumbres de curiosos, hombres y mujeres de todas las edades. Una vez llegados al centro del poblado, acudi a recibirnos el cacique en compaa del cortejo de mancebos y mozas ms fermosos que ojos jams hubieran visto. Todos tan desnudos como Dios los envi al mundo y completamente carentes de pudor como se hace costumbre en estas tierras olvidadas por Cristo. Los jvenes eran bien dotados y de fsico escultural. Las muchachas de formas redondas y muy deseables, capaces de tentar al ms devoto de los beatos. La piel de aquellas bellezas tena la tonalidad propia de los nativos y las cabelleras sueltas al viento eran tan oscuras como noches sin luna. Pero aqu y all se notaba en sus cuerpos una extraa mancha blanca que lejo s de afearlos, solo conseguan resaltar ms an sus preciosidades. Algunos mozos la lucan en sus pechos y en la parte baja del vientre, mientras que las doncellas la llevaban en piernas o caderas. Sin embargo, exhibanse la mayora de estos lunares blancos, en la negra pelambre de los jvenes como si una parte del cabello hubiera sido baada por la ms plida de las luces. No sin cierto trabajo, don Joaqun consigui apartar su atencin de las fermosuras y de paso nos oblig a los otros a imitarle. Fue as como, entre miradas de reojo hacia el squito, conseguimos entablar en trevistas con el lder del poblado. El capitn hzole numerosos regalos y trtole como si gran jefe fuera. Por su parte, el cacique mand su escolta a atendernos, tray ndonos manjares de frutas, carnes y pescados. Por algn tiempo, las conversaciones trataron sobre negocios y el piadoso deseo de traerles a los habitantes de la isla, la verdadera fe en Nuestro Salvador Jesucristo. Pero cada la tarde y a modo de finalizar platicas, el cacique dijo que nos agradecera los regalos dando una fiesta nocturna. Entonces, don Joaqun no pudo evitar preguntar por los fermosos jvenes que acompaaban al lder nativo, pues tales beldades eran dignas de las mejores cortes. El jefe sonri con malicia antes de contestar que aquellos eran nios sagrados, descendientes de deidades acuticas y hombres. Al parecer los lunares eran la prueba de su estirpe divina y al no tener padres reconocidos, todo el poblado se encargaba de la crianza y adoracin de los mismos. El propio cacique les otorgaba el honor de morar en su boho como si sus hijos fueran. Incluso, sugiri que quizs esa misma noche los seres del agua se unieran al festejo. Basados en aquellos cuentos y hacien do asociacin con viejas tradiciones Canarias, supusimos que los mozalbetes eran frutos de orgas paganas entre diferentes tribus, las cuales hacanse presen tes a travs del ro y de ah su mote de divinidades acuticas. Fue as que el capitn, como todo buen creyente, trtole de rebatir las impas creencias al indio pero aquel no qusole escuchar. Contrario a esto y viendo comenzada la noche, mand a sus sbditos a iniciar las celebraciones en nuestro h onor. Fue trada ms comida y mucha chicha que todos aceptamos de buen agrado, pues si bueno es el aguardiente cristiano, no en menor estima tenemos los marineros cualquier otra bebida embriagadora. Mientras los indios hacan cantar sus conchas y sonaban tambores y otros instrumentos de msica, los mancebos y mozas nos atendan como reyes y a veces sacaban a algunos marineros a bailar danzas paganas, alrededor de la gran fogata que otros prepararon en el centro del claro. Recuerdo que don Joaqun bebi como el que ms, olvidando la s negociaciones con el cacique, riendo y cayendo una y otra vez en brazos de bellos mozalbetes, a los cuales pareca estar muy apegado, incluso ms que a las beldades. Segn avanzaba la noche, el festejo medraba con soltura. Como sacados del cuerno de la abundancia, delicadas comidas seguan ap areciendo ante nosotros, siempre tradas por esos nios sagrados de tentadora belleza. En nuestras manos,

PAGE 27

27 27 los cuencos de chicha parecan no tener fondo y liberados de vergenzas por la borrachera, algunos marinos empezaban a juguetear con las mozas atrs dichas. Contrario a lo esperado por los pocos que nos mantuvimos fieles al mandamiento de no fornicars los indios no objetaron los malos vicios de los soldados y sus adoradas muchachas. Como si no fuera ya poco, el resto de la tribu unose al libertinaje, crendose tal bacanal que hasta el ms devoto marinero termin en las redes de la lujuria. Solo quedmonos aislados de aquel jolgorio, don Joaqun y mi persona, an bajo orden de no separarme de mi seor. Por su lado, mi capitn encontrbase bastante decado ante los sucesos. nicam ente pareca hallar cierta satisfaccin en la bebida, pues los mancebos de los cuales habase rodeado, lo abandonaron para unirse a la orga y en esos momentos de dicbanse a poseer, como animales, a sus hermanas o a cualquier otra hembra del poblado. Por mi parte, soy creyente temeroso de Dios y cuesto me impidi caer en tales escenas profanas, al tiempo que senta crecer admiracin por la firmeza del capitn. Tras esto, comenc a sentir una pena divina por mis compaeros y mientras rezaba por sus almas, mantuve mi mente libre de impulsos herejes. Gracias a esto, descubr entonces, lo que en realidad suceda. Observando los actos inmorales de mis compaeros, notles posedos por vigores e mpetus inhumanos. Yo los conoca, sabales fieles seguidores de las doctrinas de nuestra madre Iglesia y a pesar de lo visto, no les crea capaces de sucumbir con tal facilidad, en semejantes indecencias. Empec luego, a sospechar que los nativos hubieran usado brujeras u otras artes del demonio, para provocarles la perversin. Acabndoseme de conceder dicha revelacin divina, al momento comenc a sentir malestares y mi cuerpo quiso devolver alimentos que ya supona envenados con mejunjes infernales. Sin tan siquiera solicitar el permiso de mi seor, corr hacia el ro y al llegar a la orilla, vomit como si grumete en primera travesa fuera. Cuando fi nalmente, logr reponerme de mis nauseas, los vi. No s qu los atrajo, si la msica de los nativos o si los muchos sonidos de la orga que extendanse por el lugar, pero all estaban, chapoteando alegremente en las aguas nocturnas. Al principio cre que tratbanse de gran nmero de sirenas. Luego, cuando acercronse ms a la orilla pude definir sus formas bajo luz de luna. Eran delfines, casi idnticos a los qu e acostumbran a surcan mares, pero cuestos de un color blanco, capaz de opa car la ms pura y mejor pulida plata. Entonces, presenci la ms increble de las visiones, cuando dichos seres acuticos transformronse, ante mis asombrados ojos, en tropel de hombres y mujeres de belleza mucho ms exuberante que la del cortejo del cacique. En medio de tan satnico milagro, solo las oraciones dirigidas a Nuestro Salvador, mantuvironme en el camino de Dios, lejos de las pecaminosas pieles y cabellos blancos de esos entes que abandonaban las aguas del ro. Pero contrario a sus descendientes y a los nativos, aquellos pasronme por al lado sin darme atencin y dirigironse hacia la fiesta. A mis espaldas, los indios recibironles con grandes algarabas y sonidos de tambores. Incapaz de hacer otra cosa que rezar y sin saber cmo apartar a mis camaradas de infortunios de la mala senda, quedme junto al ro mientras la msica elevbase de nuevo en la noche, acallando un poco los muchos jolgorios a los que los recin llegados parecanse haber sumado. Encontrbame en tal estado, cuando ruidos de chapoteos llamronme atencin. Era un delfn que debose haber retrasado, pero este notbase mucho ms retozn que los dems. En lugar de volverse humano y abandonar el ro, dedcose a los ms disimiles juegos, brincando aqu y all, bailando sobre las aguas y lanzando su peculiar canto. A partir de ese instante, Belceb, viendo mi devocin a Nuestro Seor Jesucristo, parecose decidido a quebrar mis voluntades. An con los ojos cerrados y con mi boca repitiendo las ms piadosas de las oraciones, las imgenes de aquel ser acutico continubanse dibujando ante m. El demonio, oblgome a imaginar la transformacin del ente en mujer de exuberante lascivia y sedienta de lujuriosos deseos. Como si no bastsele con ello, el diablo hzome sentir los efectos de los mejunjes indios y apodrose Belceb de mi cuerpo, haciendo que mi palo mayor elevrase entre las telas de mis calzones. Sin importarle mis oraciones y las tensiones con que trataba de resistirlo, Stanas, atrajo sonidos que hicironme su poner al delfn nadar hacia m, encallar en la orilla como si de una nao tratsese, para luego tornarse a mis pies en tal beldad que no creo que existan palabras humanas para describir sus tentadoras dotes. En las imgenes que el diablo hacame ver, aquella ninfa abandnose lentamente las aguas y acrcose a m, gatea ndo como si cuadrpedo animal fuera, elevando sus anchas grupas a los cielos. Ante cuesto que nrrole a vuestra Excelencia, puse todas mis fuerzas en rezar a Jess y a los ngeles del Seor, para que permitiranme no caer en pecado fatal. Como muestra de que Dios no abandona a sus fieles y de las buenas voluntades que dominan a m persona, environme los cielos a un indio, conducido por las mismas manos del Arcngel Miguel. Cueste nativo aprtome del camino de la mujer/delfn y trose en el suelo para yacer con ella, salvndome as de los peligros mortales que acechaban mi alma.

PAGE 28

28 28 Pero Satn no desisti an. En dicho momento, hzome ser testigo de la cpula de aquellos dos, tratando con esto de incitarme de nuevo al pecado. Refiero otra vez que mi boca oraba y mis parpados cerrbanse, pero las visiones continuaban. Pude ver cuando ella apodrose con manos y labios de la excitacin del indio e hzole caer presa de las ms pecaminosas sensaciones. De cuesta manera yaci cierto tiempo, con el rostro enterrado entre las piernas del nativo, hasta que cueste dej escapar sus esenci as. Pero, incluso despus de aquello, su virilidad continu firme, bajo poder de las hechiceras y la hembra, lejos de conformarse con haber bebido su sustancia, dispsose a cabalgarlo cual amazona a brioso corcel. Y as hzolo, provocndole tal placer que mi persona qued aturdida y abrumada, con los gemidos arrancados de aquel pobre indio que cayera en el pecado por salvar mi alma inmortal. Sin embargo, la suerte que atrs he narrado no dur mucho, pues un repentino bullicio proveniente del poblado interrumpi los quehaceres del demonio. Mi concentracin rompose y pude ver como la hembra, sintindose perturbada por los alborotos, lanz un rpido vistazo hacia los bohos y lo que vio hzole alterar tanto, que dej al yaciente indio y lnzose hacia las aguas. Al principio, estando yo tan conmocionado por tan dura prueba impuesta por Belceb, no tuve tiempo de mirar hacia los bullicios y entonces, un tumulto de cuerpos arroll y zambllome en la corriente. En medio del tropel, mientras golpebanme por todos lados, pude reconocer las blancas teces de los hombre s/delfines, justo antes de que cuestos huyeran de la misma forma que la hembra de Stanas. Finalmente, cuando dejaron de atropellarse contra mi persona, logr salir de las negras aguas, descubriendo la milagrosa desaparicin del indio enviado a m por Dios. Los cielos y mi persona habimosle ganado la partida por mi alma a Satn, pero aquel negbase a retirarse. Al mirar en direccin al poblado, encntreme con las nuevas estrategias del diablo. Ante mis ojos hallbase la ms espantosa escena que hubiera visto hasta ese momento. La festividad habase convertido en guerra sin tregua de furibundos y desarmados indios contra la soldadesca. Estruendos de arcabuces, gritos de guerra y gemidos de agona llegaban a mis odos y los sentidos llenabnseme de horrores sacados del quinto infierno. Aqu y all, marineros, armados de espadas y arcabuces, masacraban a diestra y siniestr a a habitantes de la aldea, buscando mientras tanto, apresar a divinidades acuticas. Comprend entonces que quienes casi ahogranme, solo eran una pequea parte del grupo que acudi al festejo, el resto encontrbase atrapado por un letal cerco hecho por mis compaeros. Por su parte, los indios trataban de proteger a sus adorados seres de la furia de los soldados, sin conseguir cosa alguna que no fuera caer atravesados por el acero y los disparos. Tal visin aterrorzome sobremanera e hzome aminorar mis pasos, cuyo destino era reunirme con el capitn y los dems. Mis piernas hicironse torpes y pesadas como si en medio de pesadillas encontrseme. Mientras realizaba mi lento regreso al centro del poblado, iba topndome con cadveres y destrozos humanos. En una ocasin, tropezando mis pies, mi cuerpo cay al suelo, cubrindose de sangre como si una ms de las vctimas fu era. Cuando levanteme, presa de ascos y nauseas, pude ver entre tales despojos gran nmero de los jvenes divinos. Incluso me pareci reconocer al cacique entre los restos. Su asesino mutlole la hombra, quizs, con el mismo pual que encontrba se clavado en el cuello del muerto. Reanud mi tambaleante marcha, con el corazn oprimido por las visiones de la masacre. En aquellos momentos, los nativos ya apenas podan contener a los marineros. La misin de proteger a sus a dorados seres, se les haca cada vez ms imposible. A solo unos metros de m y viendo que los soldados no les dejaran escapar, los hombres/delfines comenzr onse a dar muerte con actos que causronme gran conmocin. Vi a uno de e llos destrozarse el crneo con una roca tomada del suelo y a una de las fermosas hembras abrirse las entraas, con la afilada punta de uno de esos caracoles con que los indios lanzan sus llamados. Ms de uno, untronse las carnes con aceites o grasas y lanzaron sus personas hacia la enorme fogata, haciendo con esto desparramar la hoguera por todos lados. De cuestos restos llameantes brotaron por un buen rato los ms desgarradores alaridos y pestilencia sin par. Como atrs he dicho, las obras de los marinos decrecieron rpidamente el nmero de indios. Tras lo cual, dedicronse entonces a perseguir sin obstculos a las mujeres/delfines que quedaban con vi da, forzndolas luego a yacer con ellos sobre la tierra ensangrentada por la matanza. A pesar de esto, las jvenes oponan tal resistencia que en todas ocasiones los soldados tuvieron que recurrir a fuerza de golpes para doblegarlas, llegando el caso de matarlas con sus malos tratos. Ya he referido que mi persona hallba se en tal conmocin que no era capaz de reaccionar ante las locuras que rodeb anme. Sin embargo, una vez que cesaron los disparos, hubo algo que volvome en s antes de que finalmente, cayera desvanecido por tanto horror. Era la voz de mi capitn, don Joaqun, arengando con fuerza a los hombres a atrocidades an mayores que las ya descritas. Recuerdo que busqu con la vista al cap itn y la imagen que vieron mis ojos hzome desfallecer. Don Joaqun esta ba desnudo, como Dios trjiesele al mundo, sodomizando con mpetu bestial uno de los cadveres de los hombres/delfines. A la maana siguiente, mis compaeros, tomndome por dormido tras el alboroto nocturno, reanimaron y exhortr onme a tomar aquello de mi inters del poblado, pues el capitn orden que entrado el da regresaramos al barco. Todava

PAGE 29

29 29 sentame atontado y no fui capaz de tomar objeto alguno de los muchos que all encontrbanse regados, menos an rebuscar por rincones. Dirigironme mis pasos hacia los botes y esper all a los dems. Una vez ms atraves el camino cubierto de cadveres, hacindome esto rememorar los horrores de la madrugada y notndole a luz del da nuevos y ms terribles detalles. En semejante situacin, mi vientre retorcose sobremanera e hzome devolver en el ro los pocos alimentos que quedbanme, dejndome mareado y hambriento. Poco despus llgose a m uno de los marinos y por este conoc lo sucedido durante mi ausencia en el poblado. Segn cntome, al llegar, los seres/delfines sumronse a la orga pero negaron sus dones a los marineros. Como si fuera poco, las mozas de compaa del cacique abandonaron a esto s ltimos y ni siquiera las indias menos agraciadas quisieron volver a compartir con ellos, puesto que todos los habitantes de la aldea centrronse en las atenciones y placeres devengados por los msticos seres. Durante corto tiempo, la soldadesca confr mose a observar las lujuriosas escenas. Mientras tanto, los brebajes puestos en las comidas, continuaban hacindoles efecto y su virilidad segua firme como mstil de nao, crecindoles dentro ansiedades difciles de contener. Prueba cuesto de que Belceb todava deseaba ms mal para las almas de mis compaeros. Entonces empez todo, siendo don Joaqun el promotor de tales sucesos. l era el nico que en aquel momento no disfrutase an de pecados carnales y quizs sus oraciones no fueran tan piados as como las mas. Vindole dbil, Stanas apodrose de l e hzole, intervenir en las cpulas de indios. El marino atrs dicho reltome que nuestro lder desndose y tambaleante a consecuencia de la chicha, trat de sodomizar a uno de los seres acuticos. El hombre en s, reaccion con malas formas, empujando con fuerzas y lejos al capitn. Este cay de nalgas al suelo, acompaado por risa s nativas. Eso fue todo lo que necestose para que don Joaqun, en cueros como encontrbase, tomara armas y ordenara a los dems a imitarlo para con hierro y fuego conseguir lo que negranles. El resto de la historia conocala con menor o mayor detalle. La siguiente parte de la maana, continu sumido en malestares y tirado en un bote. Finalmente, cuando acercbase el medioda, la soldadesca regres a las barcazas trayendo grandes fardos consigo. Debo declarar que en ese momento di gracias a Dios porque don Joaqun no escogi para s el bote en que encontrbame. An pienso que del capitn haberse colocado cerca de m, la visin de sus ojos todava inyectados de sangre y sedientos de matanzas, productos de diablicas posesiones, hubiranme provocado nuevo y vergonzoso desmayo que serame imposible ocultar. Las tres barcas empujronse al ro y los marinos tomaron remos dispuestos a llevarnos con rapidez hasta el barco. Por mi parte, mis compaeros de bote hicironme blanco de burlas debido a m estado enfermizo. Asumiendo cuesto a molestias de la tragantona y por ello dispensronme de remar. En tanto avanzbamos, yo iba con la cabeza colgando boca abajo, fuera del esquife. Las aguas no eran tan claras como el da anteri or, ms bien turbias y sucias. En ellas ya no distinguanse ninguno de los muchos animales que antes hubiera visto. De igual manera llmome atencin la ausencia de saurios en orillas cercanas y el silencio con que navegaban las barcas. Ni canto de pjaros, ni ruidos de bosques balanceados por la brisa. Nada. Incluso los sonidos de los remos al palear las aguas, parecan ser acallados por la quietud que nos rodeaba. A tal punto lleg lo antes descrito que hasta el ms insensible marinero fue capaz de sentirlo. En poco tiempo, mis compaeros cayeron en mu tismo y las coplas y chanzas con que haban iniciado el retorno, apagronse co mo muere una tea tras consumir el aceite. M agotada mente no asoci estos extraos sucesos, pues en esos momentos un fuerte golpe hizo estremecer el es quife que encontrbase a mi lado. Sorprendidos por aquello, algunos marinos levantronse de sus asientos y comenzaron a buscar entre las sucias aguas al causante del golpazo. Algunos supusieron en voz alta que fuera un gran tronco, oculto por la turbidez, pero antes de que la calma volviera, sucedi lo inesperado: un delfn blanco sali de la cenagosa corriente y cruzando de un brinco el esquife de don Joaqun, golpe con su nariz a un marinero, hacindole caer al ro. Todos dirigimos miradas haca donde fuese lanzado nuestro camarada, pero una inexplicable turbulencia trgose el cuerpo del infeliz, devolviendo tras unos instantes grandes burbujas, junto con una aterradora mancha de sangre que rpidamente ti de rojo el lodoso color del agua. Aquello paralzonos por un instante, pero bstole eso al enemigo para tmarnos ventaja. Unos po cos conseguimos reaccionar a tiempo y tirarnos al suelo de los botes, antes de que los delfines, habiendo comprobado efectividad en su tctica, volvieran a atacar. Esta vez fue casi una docena de hombres los que sumergidos en la corriente por otros ta ntos seres acuticos, sufrieron la aciaga suerte. Al mismo tiempo, los remos nos eran arrebatados por fuerza inhumana, capaz de arrastrarse consigo a cualquiera que impedirlo hubiera tratado. Cuatro de las vctimas pertenecan a mi barca, de jndome de compaa a solo dos marinos. En el esquife junto al mo quedbanse un par de soldados y en el ltimo de los botes, don Joaqun junto a tres compaeros sumbanse a los sobrevivientes. Haciendo uso de sus dotes de lder, el capitn ordnonos tomar armas de fuego y dispararan a las aguas. Otra v ez excluyseme, pues mi barca cargada con buena cantidad del botn, no traa los armamentos distribuidos entre la tripulacin

PAGE 30

30 30 de los otros botes. Mis camaradas, reacci onando rpidamente, pidironles a los otros arrogar los arcabuces por sobre la corriente. As les fue hecho, pero como si supiranse nuestros planes, justo cuando lanzronse las municiones, los delfines dironse a embestir con fuerzas las embarcaciones. Cuesto hizo que mis compaeros perdieran equilibrio y deja ran caer los proyectiles al ro. Entonces, don Joaqun mont en clera y comenz a descargar arcabuzazos contra las aguas. Tras unos momentos los golpes cesaron y la calma que antecediera el ataque volvose a aduear de los alrededores. Por algunos minutos quedmonos tranquilos, esperando el prximo movimiento del enemigos pero nada sucedi. Para mis adentros, analic la situacin: ambas orillas encontrbanse lejos, nadar hasta all sera locura Los remos aunque algo cerca, tambin hallbanse fuera de alcance. Al igual, los esquifes, encontrbanse demasiado separados entre s. En dicha situacin h acisenos imposible movimiento alguno, sin introducirnos en las traicioneras aguas. No es necesario describir la desesperacin que apodrose de mi persona. Finalmente, deprimido con cuestas reflexiones, decid tirarme en el bote junto a mis compaeros y aguardar la horrible muerte que acechbanos en el cenagoso riacho. Luego de un rato, don Joaqun atrevose a animarnos, recordndonos que tarde o temprano, la corriente terminar a por arrastrar las barcas hacia la desembocadura donde esperaban barco y amigos. Nadie lo contradijo, pero todos sabamos que aquellas eran malas ilusiones, pues entonces, de tan estticas que estaban, las aguas del ro parecan rivalizar con la calma del mar. Pasaba tiempo. No s si fueron minutos u horas, pues ni siquiera el sol pareca moverse en aquella aterradora tr anquilidad. Un incomprensible y sofocante calor atosgonos con ardentas en frentes y sequedades en bocas y ojos, pero nadie atrevose a tocar o beber de las aguas, oscurecidas por sangre de camaradas. De repente, los dos hombres del esquife cercano al mo, quienes debieron haber trazado planes entre susurros, levantronse y sacando ms de medio cuerpo fuera de la barca, comenzaron a bracear con fuerzas, tratando de alcanzar los remos ms cercanos. Al momento, el resto se dividi entre los que, como don Joaqun, los animaron y los que tratamos con gritos de devolverles la razn. Ellos continuaron su arriesgada proeza, sin escuchar advertencias ni consejos. Bstose un solo delfn para encargarse de ambos. El acutico ser sali del agua con fuerza tal que elvose metros en el aire y luego, cay de lado, aplastando con su peso todo lo que debajo de l haba. Al primero de los marinos, golpeado en la cabeza cuando el delfn salt, el cr neo reventsele como si alcanzado por bala de can fuera. El otro, junto con la barcaza, fue abatido por la cada del pesado ser. Luego, como si nada sucediera, volvi la calma. En esta ocasin, no fue fcil rela jarnos. Si alguien haba albergado esperanzas de salvamento, dejlas ir y ab rzose a la desesperacin. Un marinero del bote de don Joaqun, termin por perder cordura y gritando el nombre del Salvador, confsose de pecados, mientras peda fervientemente perdn a Dios. Los dems escuchabmosle, sin hacer otra cosa que repetir sus palabras para nuestros adentros. Sin embargo, la devocin mostrada por aquel, no lleg a odos del Seor. Don Joaqun, siendo posedo de nuevo por Belceb, descarg un arcabuzazo por la espalda del infeliz y luego, arrgolo al ro. Tras realizar dicho acto, apunt a m y mis compaeros y amenzonos con darnos muerte si no comenzbamos a bracear, como los otros dos, para conseguirle re mos con los que salvarse. Ante tamaa amenaza y sin poder defendernos, no qudonos ms remedio que ceder a los febriles deseos de don Joaqun, jugndonos la vida con solo poner manos en el agua. Entonces, los delfines iniciaron el ataque final. Al estar yo y los otros dos, recostados a un lado de la barca, esta encontrbase desequilibrada, por lo que fue cosa fcil el tumbarnos de un solo empujn como tal hicieron. Los tres camos al agua, pero contrario a lo esperado, no fuimos hundidos, si no que logramos ascender a las superficies y all, mientras conservabmonos a flote, atestiguamos los ltimos momentos de don Joaqun. Seis delfines, repitiendo la hazaa de aquel que matara a dos marineros, saltaron bien alto y cayronse con fuerza brutal sobre el esquife. Los compaeros que quedbanle a don Joaqun, murieron aplastados, pero una vez ms, el capitn sobrevivi. El bote no aguant tal acometida y deshzose en pedazos. Momentos despus, don Joaqun hallbase en las mismas situaciones que nosotros, flotando lo mejor que poda para mantenerse con vida. Lo que sucedose luego, hzome encomendar el alma al Seor. De todas partes, emergironse aquellos delfines blancos y rodearon am enazantes al capitn. Entonces, dos enormes saurios salidos de la turbidez, apresaron cada uno un brazo de don Joaqun con sus mandbulas y comenzaron a girarse sobre s mismos, exprimindole las articulaciones como si de un trapo viejo tratsese. Los chillidos de dolor que lanz el capitn bastaban para enloquecer a cualquier persona. Inconscientemente, tap odos y sumrgime, buscando un escap ante el horror. Por momentos, abr los ojos bajo el agua y entre suciedades, pude ver a los delfines cerca de m, lanzarse en ve loz nado hacia donde encontrbase don Joaqun sujetado por los saurios. Despus de eso, cre mejor morir ahogado que sufrir los tratos dados a mi capitn. Recuerdo abrir la boca y dejar que las entraas se me llenaran de aquella agua mezclada con lodo y sangre.

PAGE 31

31 31 Esa es mi historia, su Excelencia, y todo lo que puedo rememorar sobre las acciones del capitn don Joaqun Daz Alvara do y compaa. Como habr podido comprobar Seora, no hay en mis actos nada que atestig malas relaciones con indios, ni deseos infames contra compaeros y capitn. Vuestra Excelencia se preguntar como pude sobrevivir a tamaos sucesos y lamento que su pregunta no tenga respuestas dignas, puesto que yo mismo no s bajo qu circunstancias mi cuerpo lleg a la desembocadura del ro, donde los marinos que quedaban en el barco, hallronm e yaciente en las arenas de la playa. Tampoco pudiera decir de la suerte de los otros que conmigo cayeron al agua. Qu el Seor cuide de ellos, si es que an siguen con vida! Despus, fui presa de extraas fiebres de las cuales no repse me hasta hace pocos das. Al parecer, en delirios, narr parte tergiversada de cuesta historia, por lo cual la Santa Inquisicin tmome por traidor y hereje a la Iglesia. Segn uno de mis carceleros, quien me ha hecho honores al conversar con mi persona y que hrale llegar cuesta carta a vuestra merced, las teoras de los monjes bsanse en que en ocasiones sorp rendironme en sueos refirindome a una mujer de pecaminosa belleza. Y prin cipalmente, porque los marineros del barco hallronme de noche, durante la travesa hacia Baracoa, sonmbulo en cubierta y dispuesto a lanzarme al mar, mientras hablaba de amor con un delfn blanco como la luna, que jugueteaba y da nzaba en las aguas cercanas a la nave. Cuesto solo prueba que durante mis enfermedades y estando imposibilitado de orar con devocin, Stanas volvose a intentar tomar mi alma y al no conseguirlo, hzome cometer acciones y palabr as contrarias a las enseanzas de la Madre Iglesia. Todas las dudas y calumnias que levantronse en mi contra, solo son malversaciones del diablo, pues como habr comprobado su Excelencia, soy piadoso servidor de Dios. Sin otras cosas que referirle, espero cuesta misiva hgale comprender la injusticia cometida hacia mi persona y permtale a vuestra Seora salvarme cuerpo y alma de los procesos de la excomunin, as como limpiar mi nombre de las mentiras que ensucanlo de mala manera. Atte. Juan Alfonso de Compostela, fiel escribano y servidor de S.M. Catlicas y de la Santa Iglesia de Nuestro Seor Jesucristo. Eric Flores Taylor (Ciudad de la Habana, 1982) Bachiller. Ha publicado cuentos, en coautora con Jess Minsal, en revistas y antologas como La irreverencia y otros cuentos Ha recibido premios y menciones en concursos del gnero. Recientemente recibi el premio Juventud Tcnica 2009 de Ciencia fic cin. Graduado del Curso de Tcnica Narrativas del Centro Onelio Jorge Cardoso.

PAGE 32

29 Neuromante (Neuromancer) 1984, Conde Cero (Count Zero) 1986 y Mona Lisa Acelerada (Mona Lisa ) 1988. Triloga de William Gibson que dio vida al universo Cyberpunk 2040. El Cyberpunk, una deconstruccin de la realidad. Apuntes sobre un posible neo-ciber-punk cubano. Erick J. Mota. El movimiento Cyberpunk clsico como espejo de los miedos de la sociedad norteamericana de los 80s. 32 32 En el lejano ao de 1984 un joven escritor llamado William Gibson escribi una novela que revolucion la ciencia ficcin. La obra en cuestin se llamaba Neuromante y recin naca el subgnero que sus creadores llamaron Cyberpunk. Con un universo bien concebido tanto Neuromante como sus secuelas, Conde Cero y Mona Lisa acelerada 29 va ms all de lo que hasta ese momento se haca en ciencia ficcin. Quiero decir, crear un universo particular en el que la historia del futuro fuese llamativa, extrapolar algn que otro detalle tecnolgico, cuanto ms poltico, y a escribir una trama ms o menos interesante. Pero ninguna de estas cosas era nueva en los aos ochenta. La creacin de universos particulares, el romance cientfico y tecnolgico eran recursos ya usados en la ciencia ficcin anglosajona desde los aos sesenta. Cabe preguntarse entonces: Qu es entonces el Movimiento Cyberpunk? Qu tuvo de especial para considerarse un subgnero en s mismo? Qu propuso de nuevo hasta hacerlo tan popular? Para un anlisis ms profundo del Movimiento debemos tomar en cuenta varos aspectos, ya usados por separado en la ciencia ficcin de su tiempo, que convergieron en el Cyberpunk. La distopa. El Cyberpunk de los relatos Jhonny Memonic y Quemando Cromo tiene caractersticas, indiscutiblemente, anti-utpicas. Por entonces las distopas, es decir, las fantasas sociales sobre un futuro diametralmente opuesto a la utopa, eran tambin comunes en la dcada del ochenta. Ya se haban escrito

PAGE 33

33 33 1984 y Un Mundo Feliz 30 Gibson en una entrevista reconoci que Neuromante era una Anti utopa del Capitalismo como lo fue 1984 para el Comunismo y El Mundo Feliz para el fascismo. El asunto de las distopas no es tan simple como parece. No se trata de extrapolar sociedades que no nos gustan como el caso del fascismo y el comunismo en los tiempos de la guerra fra. 1984 va ms all de una simple crtica al estalinismo. Extrapola elemen tos de las sociedades centralizadas y totalitaristas que van ms all de la simple crtica a Stalin. Un Mundo Feliz no se limita a las leyes de odio de Hitler, con su sociedad estratificada dividida en castas inculcadas desde la cuna con hipnosis y manipulacin gentica, propone una reflexin sobre los estratos sociales que funciona lo mismo para los Estados unidos de la actu alidad que para la India de la edad media. El postapocalptico. El Cyberpunk clsico tambin posee elementos post apocalpticos. De una manera muy sutil se habla de una guerra pasada que sucedi en Rusia o Europa. Trata el universo Cyberpunk sobre una post-tercera-guerra mundial? En todo caso no es el postapocalptico tal y como se conoca en la poca. No hay un post bomba, no hay un resquebrajamiento de la sociedad, muchsimo menos una vuelta a los inicios, al estilo de la frase de Albert Einstein: No s qu arma se use en la III guerra mundial pero en la IV se usar el hacha de piedra. Nada de eso. En todo caso se habla de una postguerra miserable, de un reordenamiento global no deseado. Un post apocalptico peor que el Apocalipsis nuclear, tan explotado en los tiempos de la guerra fra. E incluso, una post guerra fra sin sovi ticos triunfadores. Quiz con algn que otro ruso pobre con un brazo mecnico e implantes de combate, pero nada ms. El 30 1984, novela de George Orwell escrita en 1948 y publicada en 1949 y Un Mundo Feliz (Brave new world ) novela de Aldous Huxley escrita en 1932, son las distopas ms conocidas dentro de la literatura de gnero. resto es una dictadura de monopolios, consorcios y corporaciones. Tribus urbanas y masificacin de la tecnologa. Extrapolacin de miedos sociales. Las novelas y los relatos de Gibson, Sterling o Pat Cadigan son una extrapolacin distpica de la sociedad de consumo capitalista. Pero la saga de Cyberpunk 2040 lleg ms all que recrear una anti-topa del capitalismo. Tambin son ms que una recreacin de un mundo post guerra fra. El Cyberpunk extrapol los miedos de la sociedad norteamericana en plena guerra fra. El miedo a una nueva guerra, peor an, a perderla y quedar pobres y dependientes del capital extranjero. El miedo a volver a una neo gran depresin. El miedo a que el poder poltico de la democracia sucumbiera al dinero de corporaciones extranjeras. El miedo a las nacientes corporaciones japonesas. El miedo a ser gobernados por un poder econmico extranjero perteneciente a una cultura rara, ajena y posiblemente rencorosa por dos bombas atmicas. Recrea un ambiente de post-apocalipsis econmica que les funcionaba en los lectores como un mundo-espejo de sus miedos en la realidad real. Una prosa ms cercana al realismo. As las cosas, el Movimiento Cyberpunk se alej de la ciencia ficcin ortodoxa y se acercaba al borde. Con una prosa que raya en la poesa urbana en lugar del lenguaje plano y prag mtico de los clsicos del gnero. Haciendo un desdn casi intencional de la tecnologa y sus aplicaciones. Rara vez se explica el funcionamiento de una consola o un implante, en cambio parece muy importante aclarar la marca a la que pertenecen. La violencia y el pesimismo de los personajes que raya casi en el realismo sucio que en la CF escrita hasta ese momento. Met la escopeta en una mochila de Ad idas y la acomod entre cuatro pares de calcetines de tenis, que no era par a nada mi estilo, pero que era lo que pretenda: si creen que eres un bestia inexperto, acta como un profesional; si creen que eres un profesional, acta como un bestia inexperto. Yo soy muy profesional. As que decid parecer lo ms bestia posible. En los

PAGE 34

34 34 tiempos que corren creo que hay que ser bastante profesional antes de aspirar siquiera a la bestialidad. 31 Definitivamente no pretende parecerse a nada de lo escrito por la ciencia ficcin ortodoxa. Por momentos ni siquiera parece ciencia ficcin, aunque definitivamente lo es. Porque el Cyberpunk clsico no es una extrapolacin de la informtica o la ciberntica (aunque trata el tema de la cultura hacker), ni una distopa poltica a lo 1984 (p ese a que camina por ese sendero). El Cyberpunk de los 80 es una extrapolacin de miedos del ciudadano comn de Norteamrica. Un espejo de la realidad de su tiempo. El Neo Cyberpunk anglosajn y el aporte esttico japons. Pas el tiempo y los padres del Movimiento dijeron que el Cyberpunk haba muerto. Pero haba dejado una huella muy fuerte y se convirti en un subgnero. Surgi un Neo Cyberpunk en los aos noventa. Un Cyberpunk hecho por una nueva oleada de escrito res norteamericanos, ingleses y para sorpresa del propio Gibson, chicanos mexicanos y latinoamericanos en general. Incluso Japn se sinti seducido con la propuesta. Un ejrcito de ilustradores, mangakas y animadores recrearon lo que se conoce hoy en da como esttica Cyberpunk. En el anime y el manga sobresalen nombres como Katsujiro Otomo, Masamune Shirow y Mamoru Oshi, quienes en su obra, en su mayor parte Cyberpunk, no aportaron mucho desde el punto de vista de las historias pero recrearon el ambiente de una manera novedosa. La decadencia de los paisajes urbanos, los carteles de propaganda, grafitis y las propias luces de nen, aparecen en obras como El Fantasma en la Concha o Akira proponiendo una esttica novedosa tanto en el comic como en las pelculas y series animadas. Poco a poco la propuesta de audaz movi miento literario se fue transformando en subgnero, y de ah en sello edito rial. Fue colocado en los estantes de libros, comic y pelculas junto a sus prim os mayores, el Space Opera, el Post Apocalptico y la Distopa. 31 Fragmento del relato Jhonny Memonic de W illiam Gibson. Recopilado en la antologa Borning Crome, 1986 El Neo Cyberpunk norteamericano copi la novela negra de detectives y al puro estilo Blade Runner casi se fusion con el tecnotriller y el policiaco de peripecias. Con mucho nen de fondo, eso s. Porque era Cyberpunk. El Neo Cyberpunk europeo, fundamen-talmente el anglosajn, aunque Francia ha hecho muchos aportes sobretodo en pelculas y animaciones se fue acercando poco a poco al viejo Hard Sience Fitcion de los aos sesenta con Cambell a la cabeza. La atmsf era de barroquismo tecnolgico sin explicaciones fuertes aliada con luces de nen fue sustituida por una carga de ciencia ficcin dura que llev al s ubgnero por un camino distinto al que propusieron sus creadores. Aparecieron formalismos para las redes, protocolos de seguridad para las inteligencias artificiales, se cre toda una informtica-cyberpunk alrededor del ciberespacio. Incluso hubo aportes que fueron ms all de la esttica tecnolgica del Cyberpunk del Movimiento. Los partidarios de la tecnologa biolgica proponiendo hackeos de ADN. Como es el caso del hoy llamado bio-punk, o genopunk, propuesto por Paul McAuley en la novela El beso de Milena Los implantes mecnicos tan comunes en el gneros poco a poco se van convirtiendo en pequeos aditamentos nanotecnolgicos como es el caso de la pistola craneal de La era del Diamante Novela donde Neal Stephens on cambia la est tica clsica por un ambiente neovictoriano basado en la nanotecnologa pero sin perder la esencia del Cyberpunk. Un Neo-Cyberpunk latinoamericano? Pero Latinoamrica tena otros planes para el subgnero. Lo que impresion a los latinos no fue el nen o los implantes. Fue la miseria, la pobreza, la postguerra sin guerra previa, fue el miedo al capital extranjero que ya estaba en sus pases. Y comenz el Cyberpunk latino. Un Cyberpunk que copi mucho al movimiento, tanto en estilos como en temticas. Tom de la novela negra igual que su primo gringo, pero con ms violencia, ms pandillas y un referente de la pobreza m s real que el norteamericano de los 90. ...el puo en la quijada. Nuestro codo cruje al asimilar la presin del antebrazo y sabemos que cuando eso pasa es un knockout. El secuestrador suelta la navaja y cae boca abajo. Dos hombres se nos aproximan por ambos lados, saltamos, un giro de gancho y nuestra bota golpea una nuca

PAGE 35

35 35 mientras los nudillos revientan un tabi que nasal. Los hombres yacen en el cemento del almacn. 32 Pero la historia del Cyberpunk en La tinoamrica no termin ah. Pasaron los aos, lleg el nuevo milenio y aparecieron obras que proponan nuevas cosas dentro de un Cyberpunk ya sin nen. Un Cyberpunk con chamanes, pellote, ta bleros guija, una propuesta misticoinformtica-hard. Un postapocalptico en una Amrica ya empobrecida, ya en postguerra sin guerra previa. Una distopa de dictaduras y manifestaciones estudiantiles. Un ciberpunk con i latina, con una conciencia mistico-ciberreligiosa y un punk que ms que punk es gang (gan de pandilla que en espangish se dice ganga) no un neo-mistico-ciber-gang. Ms bien un espejo de los miedos reales de este nuevo pblico lector en espaol. Notas para un Neo-Ciber-punk cubano. A Cuba el Cyberpunk no entr por Latinoamrica. Lleg directo de los estados unidos. Las traducciones al espaol de los clsicos del movimiento llegaron, como dira Alejandro Dumas, 20 aos despus. El detalle interesante es que no fue gracias a las editoriales cubanas o extranjeras, sino a Internet. No solo lleg tarde sino que lleg despus de una crisis econmica y editorial en los aos noventa. Cuando apareci publicada la primera coleccin de cuentos Cyberpunk: Nova de Cuarzo que combinaba la distopa urbana capitalista, los implantes, el nen y las viejas ideas del ciberespacio de Gibson con la Ciudad de La Habana. Si n duda el mayor logro de Vladimir Hernndez Pacn fue el combinar al viejo Cyberpunk del Movimiento de los 80 con nuestra ciudad, ya por entonces casi distpica. El subgnero es an muy joven en nuestro pas. A finales de los 90 y principios del nuevo siglo han apar ecido varias colecciones de cuentos, relatos en antologas y hasta novelas como es el caso de Veredas de Michel Encinosa F. El caso es que an es muy temprano para hablar de movimientos, tendencias, estticas y de ms. Muchos textos, sobre todos los primeros que aparecieron, se limitaron a copiar la formula del Movimiento, 32 Fragmento del Relato Neurofeedback de Mauricio Absaln. Mxico. otros se nutrieron de las influencias que la Novela Negra llev al Neo Cyberpunk norteamericano de los noventa. Otros han creado universos particulares y bebido ms del Cyberpunk latino que del clsico. En este trabajo me limitar a enunc iar posibles caminos que podrn, o no, explorar los escritores que exploren este gnero en Cuba. Partiendo siempre de lo antes dicho del Movimiento Cyberpunk, el Neo Cyberpunk y el Cyberpunk Latino. Una distopa cubana. Estalinismo caribeo? Lo principal es partir de una socied ad anti-utpica. Histricamente la distopa usada en el Cyberpunk es una distopa del capitalismo como sistema econmico. Para muchos autores es indispensable una extrapolacin literaria del capitalismo debido a que solo en ese rgimen econmico las corporaciones, las trasnacionales podran alcanzar el poder econmico necesario. Tambin alegan que ejrcitos privados, consumismo y propaganda excesiva y una masificacin de la alta tecnologa a escalas inimaginables, todos ellos lugares co munes del Cyberpunk, solo resultara verosmil en un sistema capitalista. Pero acaso los cubanos que viven en la Isla tienen algn tipo de relacin con el capitalismo real? Resulta imposible que un pblico lector que no conoce las ventajas y defectos de una sociedad de su tiempo aprecie un relato, novela o serie de novelas que se desarrollan en un ambiente basado en la extrapolacin de dicha sociedad. Simplemente no entendera nada. Ante el Cyberpunk anglosajn el pblico objetivo ms sensible son precisamente los lectores norteamericanos o europeos que viven da a da el capitalismo real y pueden sentirse en posicin de entender un capitalismo distpico. El ingrediente fundamental de una distopa cubana, sea Cyberpunk o no, consiste en fantasear con las formas de gobierno de una manera desenfadada. Sin preocupaciones, por parte del escritor, acerca del posible matiz poltico o de crtica social que pue da interpretarse de lo escrito. Es justo aclarar que todo lo escrito como ficcin es, en cierto modo, una mentira. Una mentira consensuada que los lectores estn dispuestos a admitir. Los escritores pertenecientes al linaje fantstico tienen el doble de

PAGE 36

36 36 derecho a fantasear, exagerar y, en el caso de la ciencia ficcin, extrapolar cualquier proceso socio-poltico sin que medie el estigma de que propone un futuro real y posible. No debemos olvidar que la funcin del escritor de ciencia ficcin, sin importar el subgnero, es extrapolar procesos y volverlos verosmiles dentro de una ficcin, no proponer un futuro posible. Una vez que los escritores de Cyberpunk consigan proponer Habanas futuristas que exageren los males soci ales que padece nuestra sociedad, sin que esto sea interpretado como una propuesta desesperanzadora del Futuro Socialista o una mal intencionada crtica a la Revolucin, habremos logrado un primer paso. Pequeo para el primer o que lo d pero grande para la ciencia ficcin, y el Cyberpunk, en Cuba. El postapocalipsis cubano podremos hablar festinadamente de un Post-Periodo especial? No es necesario proponer ciudades arruinadas y sin fluido elctrico en la noche y abarrotadas de basura que nadie recoge (la Night City de Neuromante) desgastadas por las penetraciones del mar (New Port City en Ghost in the Sell) o el Londres alternativo de El beso de Milena donde todos suean con tomar el eurotnel e irse al continente. Nosotros tenemos la Habana Vieja, tenemos apagones, tuvi mos perodo especial, pagamos caro el sueo de querer ir a Miami en una balsa y cuando pasa un cicln por cualquier ciudad de Cuba parece como si el Apocalipsis ya hubiera ocurrido. Los cubanos no precisamos de una III guerra mundial o de un desastre ecolgico para hablar de apocalipsis. Nosotros vimos caer la Unin Sovitica y sufrimos sus consecuencias, tuvimos un Perodo Especial, cada ao pasan al menos dos ciclones por nuestras ciudades. Hemos tenido ms de uno. Para lograr una esttica de post apocalipsis econmico no necesitamos copiar Neuromante, o extrapolar los miedos a una nueva Gran Depresin de la Norteamrica de los ochenta, solo tenemos que salir a la calle y ver nuestra ciudad. Y despus pensar qu mie dos de la sociedad cubana podemos extrapolar y cmo luciran? -Una posible ciber-mstica ms caribe a que latina o la teosofa de la izquierda revolucionaria. Es un logro de los latinoamericanos intr oducir en el Cyberpunk un elemento que a algunos seguidores de la ciencia ficcin tradicional puede parecerles fantstico. Se trata del elemento mstico-religioso. No es importante el hecho de que la ciencia acepte o no le religin como un hecho verdico y, en consecuencia, extrapolar principios msticos puede ser ciencia ficcin o slo fantasa. La religiosidad de los pueblos, la fe de las multitudes es un hecho real. Aos de materialismo marxis ta no consiguieron cerrar iglesias en Polonia lo cual indica, independientemente de si exista un mundo espiritual o no, que los seres humanos son sensibles a la fe religiosa de una forma u otra. En otro orden de cosas Latinoamrica asume la religin de una manera diferente a los anglosajones. De ah que su Cyberpunk incluya la mstica como un elemento tan vlido como el propio ciberespacio o las inteligencias artficiales. La ciencia ficcin del continente extrapolas principios religiosos comunes como el chamanismo, el espiritismo y otros a la hora de hacer Chaman-punk o cualquier otra tendencia del Neo Cyberpunk Latino. Cuba, como parte de Amrica Latina posee la misma tradicin catlica que el continente. Muchos elementos religiosos persisten en nuestra cultura. En caso de dudas podemos ver lo que sucede en la Iglesia de El Rincn, en Santiago de las Vegas, todos los 17 de diciembre. O viajar al santuario de el Cobre un 8 de septiembre. La tradicin africana en la isla la conecta con elementos de la Amrica Latna no-hispnica. Como es el caso del Candombl de Brasil, con elementos Yoruba dentro de su tradicin religiosa. En su carcter de isla, Cuba posee elem entos que la distinguen de Amrica e incluso la acercan culturalmente a otras islas de culturas no-latinas dentro del Caribe, tal es el caso del Palo Mayombe o Regla Conga que comparte con naciones como Hait e incluso la zo na Norteamricana de la Luisiana. Eso por no hablar de la cultura Carabal que posee elementos como el aiguismo o hermandad Abaku. Cultu ra religiosa nica en Amrica y con principios formales que la conectan con las hermandades francomasnicas Europeas. Hasta aqu podemos apreciar la enorme diversidad religiosa y mstica existente en Cuba. Yendo desde las iglesias Catlicas y Evanglicas hasta

PAGE 37

37 37 las Logias Masnicas y Rosacruces pasando por una enorme gama de religiones, cultos y hermandades afro cubanas. Con menos que un par de deidades del panten vud haitiano Willian Gibson logr en Conde Cero una mezcla nica de la que se habla hoy en da. No es necesario copiar los elementos m sticos presentes en el Movimiento clsico del Cyberpunk. Como tampoco debemos comenzar a hacer un Chamn-punk de inmediato. Nuestra isla puede proveernos de los elementos necesarios para lograr un Cyberpunk mucho ms imaginativo que el creado hasta ahora. Y lo ms importante: ms cercano a los lectores que, como los escritores, tambin son cubanos. Un ciberpunk con i latina. Nunca debemos olvidar cuando escribimos, ya sea Cyberpunk que ciencia ficcin en general, que nuestros lectores hablan y piensan en espaol, no en ingls. Si bien es cierto que la mayo ra de los clsicos son anglosajones, tambin es cierto que en nuestro id ioma no podemos emular sus recursos narrativos. Peor an, si empleamos las caractersticas de la prosa en ingls se vern mal en espaol. Nuestro idioma tiene su propia belleza y sus propios recursos. No es necesario imitar una propuesta narrativa anglosajona, o peor, su traduccin. Aunque nos esforzramos en imitar un arranque de novela como Neuromante : El color del cielo sobre el puerto tena el color de un televisor sintonizado en un canal muerto. Debemos tener en cuenta que se trata de una traduccin del original en ingls: The sky above the port was the color of television, tuned to a dead channel. Que como vern, suena diferente. La primera lnea de Neuromante en ingls, brilla en su simpleza. Mezcla los elementos comunes en la poesa para formar imgenes, tales como sky above the port (cielo sobre el puerto), con elementos tcnicos como television, tuned to a dead cannel (televisin sintonizada en un canal muerto). Incluso la traduccin al espaol suena forzada. Claro, nuestro idioma que tuvo que importar la mayora de la term inologa tcnica y por tanto esta no entra en armona con sus propias imgenes poticas. Eso sin contar que cualquier cosa parecida a un cielo sobre el puerto corre peligro de convertirse en cursilera. Nada ms fun esto para nuestro idioma que mezclar en una frase, digamos que la primera lnea de una novela, imgenes cursis con jerga tcnico-ingenieril. No tiene sentido, entonces intentar, copiar, o emular, la belleza de la prosa de Gibson pues el resultado puede ser catastrfico: El sol en el poniente era una mancha de luz halgena empotrada en un grisceo cielo de microprocesadores 33 Al tratar de crear una literatura espejo de los miedos sociales de la sociedad cubana de estos tiempos. O lo que es lo mismo, crear un Cyberpunk cubano. Se hace evidente que no podemos imitar una propuesta de hace treinta aos, menos en ingls. O lo que es peor, su traduccin. Eso restara belleza a un Cyberpunk con i latina, que funcionar a en los lectores cubanos del mismo modo que la primera lnea de Neuromante a los lectores norteamericanos de 1984. Un posible Neo-Ciber-Punk made in Cuba Es una propuesta interesante y al mismo tiempo un desafo. Est en las manos de escritores y lectores convertir la ciencia ficcin del patio en una cursilera imitativa de malas traducciones anglosajonas; o en un producto artstico, bien hecho y de vanguardia, capaz de reflejar la realidad de nuestro tiempo y ensalzar los pequeos detalles que nos hacen cubanos a todos. Vivamos dentro o fuera del archipilago que Tanos y Caribes llamaron Cuba. Erick J. Mota Prez, Ciudad de la Habana, 1975. Licen ciado en Fsica. Miembro fundador del Taller de Creacin Literaria Espiral de Ci encia Ficcin y Fantasa, hoy Grupo de Creacin ESPIRAL del gnero Fantstico. Creador y edit or del boletn electrnico Disparo en Red. Premio Guaicn de Ciencia Ficc in y Fantasa, 2004. Primer luga r en el concurso Juventud Tcnica de Ciencia Ficcin, 2004. Ha publicado lo s libros Bajo presin, Premio La Edad de Oro de literatura de ciencia ficcin para j venes, 2007 y Algunos recuerdos que valen la pena, Premio Calendario 2009 de Ciencia ficcin. 33 Primera oracin del cuento Rosa Araa de Vladimir Hernndez Pacn. Antologa Onde de choque, Ediciones Extramuros, 2005.

PAGE 38

CACE R A C CLIC A Elaine Vilar Madruga El pez grande se come al chico Sentencia popular. I Muh deambulaba por los recodos de lo que fue, en tiempos ya pasados, su hogar. Ahora, era la presa. El cazador lo segua demasiado cerca, lo husmeaba, destrua sus madrigueras y escondites. Muh saba que su tiempo haba llegado a la senda final. No exista escapatoria, y los Dioses del Agua y la Niebla haban dejado de responder a sus preguntas miles de lunas atrs. Por eso, abri sus ojos prpuras y esper el golpe. El disparo le lleg como en cmara lenta: apenas un relmpago de dolor que laceraba su piel casi transparente. Por un breve instante, intent escapar de la red elctrica que el cazador haba lanzado sobre su cuerpo herido... pero pronto dej de debatirse. Muh comprendi. Era el Precio Justo... Durante demasiados eones haba postergado aquel instante de liberacin y perdn definitivo. Lentamente se dej arrastrar al vaco. El sabor amargo de sus lquidos le ba el cuerpo. Convulsion. La herida era grave. No necesitaba ver para saberlo. Ciego, arrastr sus apndices tctiles que le colgaban como cuernos dbiles de la frente para medir el tamao del agujero de fuego que le quemaba las entraas. Inmenso como un crter de prajaluna. Doloroso. Chill de terror.

PAGE 39

El agua escapaba por el agujero de su vientre, y Muh senta cmo su cuerpo iba convirtindose en una delgada capa de piel y algunos huesos tan finos como la niebla. Intent que sus lquidos no continuaran abandonndolo... En vano. Poco le faltaba para estar tan seco como una raz de aquel Invierno Rojo de la Conquista que ya se extenda a varias lunas. No pudo continuar pensando. Trozos de sus entraas cayeron sobre la tierra reseca de su mundo. Convulsion otra vez, pero ya no senta nada, ni siquiera los espasmos de su propio cuerpo. Luego se qued quieto. Ya haba cado en el abismo, y la inconsciencia lo llevaba cada vez ms hacia abajo. No poda reptar, ni escapar del cazador. Me muero susurr con un hilillo de voz, mientras la mano del cazador hurgaba en sus lquidos ms profundos, pero sin causarle, extraamente, ms sufrimiento-. Los Dioses-Muerte de la Niebla se han compadecido al fin de mi soledad... El ltimo sobreviviente de Luxo... Miles Artsixten avanz. Los chillidos de la presa moribunda le heran los tmpanos. Eran semejantes al sonido de las flautas de pan con que las mujeres de la Tierra amenizaban las fiestas, pero mucho ms penetrante. Miles pens que si tuviera que escuchar aquel lamento de perro enfermo por unos minutos terminara enloqueciendo y disparndose a s mismo con tal de terminar aquel suplicio sonoro. Chist... bicho... 39 Las manos le temblaban. Ciertamente, no sera un tiro certero. Aquella maana de persecucin y cacera haban agotado sus sentidos hasta la extenuacin. Slo deseaba que el da se terminara de una vez por todas y volver al refugio no siempre clidode la Base, con una presa en buen estado de conservacin. Si se secan por completo antes de la muerte, record Miles, la piel no sirve de nada. Pura mierda incapaz de ser reciclada ni como pulpa para abrigos. Volvi a hurgar en el agujero negro que perforaba la carne del animal an moribundo y, para su alivio, comprob que si bien el disparo haba perforado algunas de las bolsas de agua testculos lquidos, como solan decir medio en broma los cazadores veteranos-, al menos conservaba intactas una decena. Las suficientes. No haba perdido su tiempo como un idiota corriendo por los bosques de aquel planeta infernal de rboles cnicos cuyas hojas parecan burbujas azules y rojas, ni escuchando el gemiquear constante de las plantas que pisaba en su carrera. Al menos, esta vez los veteranos no se burlaran de l. No demasiado. Con una sonrisa de felicidad sin lmites, Miles prepar la ltima carga que haba reservado para la cacera de aquella tarde. Lentamente, como un gourmet que degusta el mejor de los platos. Ahora que saba que las bolsas de agua estaban a salvo poda demorarse e, incluso, disfrutar el momento. Luego apoy la boca del arma sobre la cabeza casi traslcida del animal. Era importante no disparar a tontas y locas, puesto que poda perder toda la paga de aquel da y su tiempo miserablemente. Mi primera presa..., pens alegre. Vamos a ver que dicen hoy los maricones de la Base, y una mierda! Ochocientos megacrditos por esta piel, al menos. Dispar por ltima vez, con la elegancia y la calma de los veteranos. El animal lanz un suspiro sordo, como si la flauta de pan hubiera sido aplastada accidentalmente y destrozada en mil pedazos nfimos. Cllate ya!grit Miles, cubrindose los odos. Ojal la muerte de estos bichos pudiera ser silenciosa... Pero supongo que es demasiado pedir..., pens con una mueca de desencanto. Con sus botas de puntas de metal, tan duras como cuchillos, toc el cadver de la criatura que se encontraba desplomada a sus pies. Un hilillo de agua corri sobre la tierra. Casi nada. Entonces se hizo el silencio. Absoluto. Aplastante. Los arbustos gemiqueantes del planeta dejaron de emitir su ulular. Miles poda sentir el peso de sus botas sobre las hojas. Rechinar metlico. El propio sonido de su lengua cuando la mova, inquieto, dentro de la boca. Pero nada ms. Un escalofro como de niebla le recorri el escroto. Necesitaba pronto de compaa humana, aunque slo fuera la de aquellos idiotas de la Base. Necesitaba saberse a salvo y lejos de aquel cementerio silencioso. 39

PAGE 40

Quin sabe, quizs s extinguimos una especie. Quizs ste que mat haya sido el ltimo..., pens con la mueca de incredulidad de aquellos que no creen ni en sus propias palabras. Pero en fin, qu ms daba? Aquellas eran las leyes arcanas de la supervivencia. Nadie juzgara a la Tierra por expandir sus dominios ms all de las fronteras del espacio. Era simple: los hombres haban resultado ser la criatura con mayores probabilidades de sobrevivir dentro de aquella guerra de la conquista, mientras que los primeros habitantes de aquel planeta corran a esconderse como conejos asustados en sus cuevasburbujas. Los humanos se haban limitado a cazar a los conejos y apoderarse de su mundo. El pez grande se come al chico... Miles sac cuentas rpidamente. Los Pecios Imperiales de la Tierra haban explorado la galaxia durante siglos en busca de algn ser inteligente. En todo ese tiempo, slo diez mundos de los descubiertos posean el milagro de la vida... Una vida demasiado distinta a la esperada por los conquistadores: pigmeos arbreos, animalillos mutantes cubiertos de escamas, insectoides que posean dobles laringes y emitan los ms increbles sonidos dodecafnicos, siameses felinos que se apareaban a todas horas y en todos sitios... Miles sac cuentas. A todos ellos los exterminamos. Fin. Un cazador jams tiembla ante la piezase record a s mismo, mientras cargaba sobre sus hombros el peso considerable de su presa-. Malditos sean estos bichos asustados! 40 Camin con paso seguro entre los bosques de burbujas y cristal, por primera vez silenciosos en mucho tiempo. Mientras, la cadencia adormecedora de los ros rojos del planeta lo obligaba a moverse con ms lentitud que de costumbre. Pensaba en su destino, y los aos salto que lo separaban de su hogar. Suspir ansioso. El esqueleto de hierro de las cabaas de los cazadores se alz de repente ante sus ojos. Miles penetr en la Base. Caminaba casi doblado por el peso de la bestiezuela muerta. Era, realmente, una presa valiosa. Su pase a integrar las filas de los veteranos. Su amuleto. Una orga de silbidos casi ensordecedora lo recibi. Los hombres aplaudieron su llegada y ensayaron las palabrotas festivas de costumbre, sin dejar ni por un minuto de sacarle filo a los cuchillos y recargar las diexs, aquellas cpsulas de veneno que ms de una vez le haban salvado el pellejo a un veterano. No eran pocas las bestiezuelas que a veces salan de entre los rboles de burbujas lanzando gritos ensordecedores, en una especie de emboscada ciega. -Bravo, bravsimo, caro amicciaullaron los cazadores, entre vtores y maldiciones-. Algunos ya pensbamos que Miles jams nos traera una presa a casa. -Vayan a joder a la puta de su madreMiles escupi las palabras en un perfecto espaol, aunque muchos no comprendieron ni una slaba y se limitaron a rerse de l. Al fin y al cabo, pocos entendan an las lenguascuna que haban dejado de ser usadas haca tanto tiempo ya-. Djenme en paz, maricones. Se alej un poco del grupo. Desenfund su propio cuchillo. Con cuidado, se hizo un sitio entre los cazadores veteranos aquel lugar que hasta esa misma tarde le haba estado tan vedado a l como al resto de los novatos del grupo-, e inici su faena. Las paredes metlicas de la Base refulgan, envueltas de sbito en el olor peculiar de la cacera y la carne muerta. Son suficientes seis golpes de cuchillo sobre la piel grasosa de la bestia para desprenderla. Ocho. Diez. Graba su nombre sobre la carne con movimientos hbiles. La mquina curtidora har el resto del trabajo. -Y bien... un veterano sonre a la diestra de Miles, sin levantar los ojos de su propio quehacer sobre una presa-. Luch...? Fue interesante? -El qu...? -Esa cosa... el veterano vuelve a sonrer y luego lanza una palabrota en alguna lengua muerta que Miles no comprende-. Qu coo hizo...? Luch? -No. Fue una tarea... digamos que fcil. 40 -Semejante a todas las que hemos realizado en esta maldita colonia le concedi el otro-. Algo de movimiento no nos vendra mal de vez en cuando... Nos estamos oxidando poco a poco, escucha lo que te digo. Maldita sea la

PAGE 41

hora en que firm los papeles para estar aqu, matando bichos inofensivos! Aunque ya que lo hablamos: mejor para nosotros, aunque la jodida paz silenciosa de este planeta termine frindome el hemisferio izquierdo. -Mejor para nosotros. Miles se dobl sobre su cuerpo. Comenzaba a sentir el cansancio que reptaba por cada uno de sus huesos-. Y por qu el izquierdo? -Por que s, en cualquier caso. Ce le vie. Una mueca le encoge el rostro a Miles como si fuera un viejo prematuro. Con gestos lentos recoge la piel, ya curtida y libre de agentes contaminantes, ante la llamada insistente de la mquina. La recorre con los dedos y aprende su textura que es a la vez spera y deliciosa. Luego entra en su camarote. Sabe que aquella piel puede hacerle la vida mucho ms fcil dentro de la Base. El poder de los megacrditos, piensa Miles con una sonrisa de incertidumbre. Buena comida orgnica, y algn que otro placer fugaz en las mquinas simuladoras de contacto humano; nada demasiado sexual, slo un abrazo bastara. Como el de mi madre, vuelve a pensar. Como el de mi pobre vieja all en la Tierra. Una punzada de soledad lo estremece, pero an as contina extendiendo la piel sobre el suelo desnudo. Luego coloca los pies sobre ella. Es sorprendente la calidez que despide, su olor que es tambin el aroma de bosque, niebla y agua, como si toda la esencia de aquel planeta se condensara en aquel pedazo. Mares rojos, olas prpuras, bosques de cristal. Piedras en formas de llama. Burbuja. Fuego. Miedo. Los ojossangre de las bestias. Si t pudieras ver todo sto, vieja... Nostalgia. 41 Sus recuerdos lo sumen en el sueo, lo conducen a las arenas de la Tierra a la cual recuerda tan claramente como el primer da de ausencia. Ve la figura de su madre con su pauelo grabado por la cruz azul de la Primera Iglesia Ortodoxa Naur hacindole una marca de la suerte sobre su propia frente sudorosa, y luego su mano en un gesto de adis sin lgrimas. Se atreve a soar con su regreso a la Tierra, un poco ms viejo y rico; los ojos asombrados de la madre que en su memoria no podr envejecer ni un da ms ni morir sin volver a verlo descender de uno de los Pecios Imperiales. Qu podra regalarte, vieja? La piel entre sus dedos est an caliente, como si debajo de ella existiera vida. Piensa en la artritis de la madre, que ni los ms profundos rezos de la congregacin pastoril de la Primera Iglesia Ortodoxa Naur han podido curar. Recuerda aquellos dolores, y las noches cada vez ms fras de la Tierra. -Vieja... musita y le parece verla envuelta en el calor corpreo del trofeo, escuchando los mismos sonidos del misterioso planeta de ojos sangre y aspirando aquel extrao olor aroma de nacimiento y muerte. Ser para ella, piensa Miles, y ya sabe que no se deshar de aquella piel pase lo que pase. Se duerme... Suea con bestiezuelas que le miran con sus prpados abiertos y escarlatas. Simplemente suea. Pronto volver a la Tierra. Tiene que ser as... II l tuvo un hijo. Su nombre fue Dird -que en la lengua de la Iglesia Naur significaba El Bendecido-, pero no lo vio crecer, ni sonrer, ni contemplar los bosques verdes de la Tierra. Todo fue demasiado rpido: como la lluvia dolorosa que barre con los hormigueros y destruye con su paso el trabajo de generaciones de insectos. Miles piensa que quizs fue preferible... Ya ha estallado la guerra. Ha comenzado el espanto. Sobre las ciudades domo de la Tierra el silencio va extendindose: primero lentamente, despus apoderndose de todo. Oleadas de pnico y suicidio. Gritos que asaltan la noche. Naves que sobrevuelan los cielos como gigantescas manchas de agua. Conquista. Muerte. 41

PAGE 42

La Tierra ha cado en una red. El pez grande se come al chico. Las probabilidades de supervivencia han reducido al hombre y a sus ms bellas creaciones a convertirse en un manojo de bestias escondidas en sus agujeros, que siempre dejan tras de s miles de huellas imborrables. Huellas que son bien usadas por los cazadores que husmean, aniquilan... Aniquilan. Mientras, los humanos se baten a solas con los residuos de su orgullo. Y an muchos no admiten ser las presas. Cmo nos ha ocurrido sto?, se pregunta Miles con una mueca de loco. l, que tanto vio y que, sin embargo, no supo... Colono, cazador... y ahora presa. Porque mientras los hombres se afanaban en sus ideas de conquista y expansin por todo el universo conocido, la Tierra era atacada como una burbuja indefensa que ahora quince aos despuspareca estallar de un momento a otro. Las llamas barran las ciudades y los campos, y era realmente tarde... Los enemigos? El pez grande se come al chico, record Miles con una sonrisa desnuda, tocndose el cuerpo cubierto de harapos de lo que alguna vez fue el uniforme de un soldado. Tres aos atrs, su propia ciudaddomo haba sido quemada como una casucha indefensa y los pocos sobrevivientes del encuentro con los invasores haban huido con esperanzas y recuerdos intiles. Nada ms. Qu les queda por conquistar?, se lament Miles, mientras se frotaba las sienes adoloridas. 42 Haba vagado de ciudad en ciudad durante varios aos y cada una de ellas, como aplastadas por un terrible fatum, haban cado bajo el peso de los nuevos amos. Naves cnicas -que en ocasiones resultaban tan parecidas a las nubes que era imposible discernir si se trataba de un da lluvioso o de un ataque-, sobrevolaban los cielos para luego dejar caer una carga de plasma atmico que barra todo a su paso: hombres, campos, cosechas, domos. Miles no dejaba de estremecerse por el deja v... Le pareca que era el ltimo hombre que quedaba vivo en toda la Tierra. Y comenz a aceptar. Supo que resistir era un esfuerzo intil; que todas sus dudas y su dolor no eran ms que un hilo sin importancia en el inmenso tapiz de la conquista. Haba llegado el final de su tiempo. Entonces inici un largo camino de vuelta hacia las ruinas de lo que fue, en tiempos ya pasados, su hogar. No quera que la muerte lo sorprendiera lejos, porque los escasos buenos recuerdos que an conservaba estaban ligados, sin dudas, a aquel sitio donde las cenizas continuaban ardiendo, a pesar de los aos que haban pasado. Ahora conoca la sensacin de huir y ser atrapado. Ser la bestiezuela que los conquistadores aquellos cclopes gigantes que miraban al mundo desde la divinidad de su nico ojo-, se afanaban en perseguir como a conejos. Sordo por las explosiones constantes, Miles camin. Vea a lo lejos las figuras oscuras de los cclopes, cuyos ojos intensamente verdes buscaban an el rastro de una presa. Ojos verdes como faros que encontraron sus huellas de bestiezuela. Un guante de metal gigantesco seal hacia Miles, y entonces l comprendi. No quiero morir. No quiero morir as, le gritaron sus instintos. Corri. Corri con todas las fuerzas que le quedaban, a pesar del hambre y la sed. Sus huesos famlicos parecan sonajeros que llevara escondidos bajo una capa simple de piel. Corri por encima de las cenizas mudas, sin atreverse a mirar hacia atrs. Una docena de nubes comenzaron a arremolinarse en el cielo, a cubrirlo de un extrao color metal. Miles pens que se trataba de otro ataque, y que aquellas naves cnicas lo fulminaran silenciosamente, en pocos segundos... Pero no: era slo la lluvia. Entonces se detuvo. Extendi los dedos. No poda correr ms. Sus pulmones eran fuelles malogrados que geman pidiendo descanso. Y Miles se los concedi. 42 Es intil... escapar, pens mientras los pasos del cclope se aproximaban cada vez ms.

PAGE 43

El conquistador grit en su lengua inteligible. Miles alz la mirada, pero apenas poda ver otra cosa que no fueran aquellas nubes de lluvia. No poda escuchar, ni entender nada. Se qued quieto, con la garganta llena de dolor y una paz desconcertante deslumbrndole. El disparo le lleg como en cmara lenta: un relmpago de fuego que choc contra su carne y detuvo, tan slo por un momento, los latidos de su corazn. Se desplom lentamente, con un poco de dolor y rabia. No poda defenderse. No poda parar los golpes del cclope. Tosi. Vomit su propia sangre. Un sudor fro le cubri las extremidades y la frente. -Al menos no ser el ltimo... dijo, con los dientes apretados por un dolor que atravesaba cada uno de sus huesos como una flecha. Luego se qued completamente inmvil. III Shaistelxer, ilustre ikku y namar, avanz al encuentro de la presa derrumbada. Lo observ detalladamente: Son tan dbiles estas... cosas, pens con una mueca de desencanto. Aquella cacera no haba sido ni siquiera emocionante. Apenas toc al cadver con el dorso de la mano: le pareca asqueroso. Un ikku no poda regresar al Nido con semejante presa. Tendr que buscar a otra, se lament un momento y maldijo en voz baja a aquel maldito planeta. Luego camin impasible sobre los pocos bosques que quedaban en la Tierra, muy cerca del sonido de las olas. Quizs se detuvo por un segundo a escuchar, para descubrir de inmediato que no quedaba nada vibrando para sus odos. Quizs aliger su paso, mientras senta los colores de la Tierra dibujarse en su memoria y un aroma peculiar que penetraba sus sentidos. Olor de mares y fronteras. Olor de fuego y estaciones. Olor de vida y muerte que estallaba en los ltimos recuerdos de su gloria. 43 Elaine Vilar Madruga (Ciudad de La Habana, 1989) Graduada de guitarra clsica de la Escuela Nacional de Msica. ENA. Es laureada con el premio La Flauta de Chocolate de literatura infantil en los aos 2001 en los gneros poesa, obtiene el premio especial de Ediciones Unin; 2003 en el gnero de dcima y narrativa; 2004, premio en el gnero de poesa y premio especial que otorga la Editorial Letras Cubanas. Obtiene premios en los gneros de poesa y cuento en el concurso auspiciado por la FAO Protege a los Bosques Evitando los Incendios Forestales. En el ao 2006, su libro Al lmite de los Olivos, recibe una Mencin, en el gnero ciencia ficcin, del Premio Calendario 2006 auspiciado por la Asociacin Hermanos Sainz. Tiene publicaciones en revistas infantiles y libros, tales como Vuelo de colibr, Cartas al Padre, Secretos con alas. Resulta premiada entre los siete finalistas del Primer Concurso Iberoamericano de Relatos BBVACasa de la Amrica. Recientemente acaba de publicar Al lmite de los olivos, por Ediciones Extramuros, 2009. 43

PAGE 44

SECCIN POESA FANTSTICA: Darkness: un poema de ciencia ficcin de Lord Byron. Tuve un sueo, que no era del todo un sueo. El brillante sol se apagaba, y los astros Vagaban apagndose por el espacio eterno, Sin rayos, sin rutas, y la helada tierra Oscilaba ciega y oscurecindose en el aire sin luna; La maana lleg, y se fue, y lleg, y no trajo consigo el da, Y los hombres olvidaron sus pasiones ante el terror De esta desolacin; y todos los corazones Se congelaron en una plegaria egosta por luz; Y vivieron junto a hogueras y los tronos, Los palacios de los reyes coronados las chozas, Las viviendas de todas las cosas que habitaban, Fueron quemadas en los fogones; las ciudades se consumieron, Y los hombres se reunieron en torno a sus ardientes casas Para verse de nuevo las caras unos a otros; Felices eran aquellos que vivan dentro del ojo De los volcanes, y su antorcha montaosa: Una temerosa esperanza era todo lo que el mundo contena; Se encendi fuego a los bosques pero otra tras hora Fueron cayendo y apagndose y los crujientes troncos Se extinguieron con un estrpito y todo estuvo negro. Las frentes de los hombres, a la luz sin esperanza Tenan un aspecto no terreno, cuando de pronto Los haces caan sobre ellos; algunos se tendan Y escondan sus ojos y lloraban; otros descansaban Sus barbillas en sus manos apretadas, y sonrean; Y otros iban rpido de aqu para all, y alimentaban Sus pilas funerarias con combustible, y miraban hacia arriba Con loca inquietud al sordo cielo, El sudario de un mundo pasado; y entonces otra vez Con maldiciones se arrojaban sobre el polvo, Y rechinaban sus dientes y aullaban; las aves silvestres chillaban, Y, aterrorizadas, revoloteaban sobre el suelo, Y agitaban sus intiles alas; los brutos ms salvajes Venan dciles y trmulos; y las vboras se arrastraron Y se enroscaron entre la multitud, Sisando, pero sin picar y fueron muertas para ser alimento: Y la Guerra, que por un momento se haba ido, Se saci otra vez; una comida se compraba Con sangre, y cada uno se hart resentido y solo Atiborrndose en la penumbra: no quedaba amor; Toda la tierra era un solo pensamiento y ese era la muerte, Inmediata y sin gloria; y el dolor agudo Del hambre se instal en todas las entraas hombres Moran, y sus huesos no tenan tumba, y tampoco su carne; El magro por el magro fue devorado, Y an los perros asaltaron a sus amos, todos salvo uno, Y aquel fue fiel a un cadver, y mantuvo A raya a las aves y las bestias y los dbiles hombres, Hasta que el hambre se apoder de ellos, o los muertos que caan Tentaron sus delgadas quijadas; l no se busc comida, Sino que con un gemido piadoso y perpetuo Y un corto grito desolado, lamiendo la mano Que no respondi con una caricia muri. De a poco la multitud fue muriendo de hambre; pero dos De una ciudad enorme sobrevivieron, Y eran enemigos; se encontraron junto A las agonizantes brasas de un altar Donde se haba apilado una masa de cosas santas Para un fin impo; hurgaron, Y temblando revolvieron con sus manos delgadas y esquelticas En las dbiles cenizas, y sus dbiles alientos Soplaron por un poco de vida, e hicieron una llama Que era una burla; entonces levantaron Sus ojos al verla palidecer, y observaron El aspecto del otro miraron, y gritaron, y murieron De su propio espanto mutuo murieron, Sin saber quin era aquel sobre cuya frente La hambruna haba escrito Enemigo. El mundo estaba vaco, Lo populoso y lo poderoso era una masa, Sin estaciones, sin hierba, sin rboles, sin hombres, sin vida Una masa de muerte un caos de dura arcilla. Los ros, lagos, y ocanos estaban quietos, Y nada se mova en sus silenciosos abismos; Los barcos sin marinos yacan pudrindose en el mar, Y sus mstiles bajaban poco a poco; cuando caan Dorman en el abismo sin un vaivn Las olas estaban muertas; las mareas estaban en sus tumbas, Antes ya haba expirado su seora la luna; Los vientos se marchitaron en el aire estancado, Y las nubes perecieron; la Oscuridad no necesitaba De su ayuda Ella era el universo.

PAGE 45

Antologa Crnicasdelmaana: Carlos A. Duarte delaCFcubana Debo comenzar reconociendo el muy loable el empeo del ICL de homenajear tambin el 50 aniversario de la CF nacional, por muchos literatos injustamente considerada un gnero menor. 45 Igualmente me parece muy justa la designacin de Yoss como antologador de esta seleccin. Y no solo porque ha sido el ms prolfico escritor cubano del gnero, y el que ms lauros nacionales e internacio-nales ha cosechado, sino ante todo porque tambin es el mejor informado del pas, el que ms al detalle conoce lo publicado y lo que se est escribiendo en estos momentos en Cuba en este campo. Lee y analiza sistemticamente todo lo que se publica; participa activamente y desde hace dcadas en los talleres literarios dedicados a esta literatura, desde el famoso Oscar Hurtado de los 80 hasta el joven Espacio Abierto. Pero adems encuentra tiempo, no se sabe cmo, para leer crticamente muchos de los manuscritos de los noveles escritores cubanos del gnero 34 No es pues el recopilador de esta obra un solipsista empeado en mirar slo lo propio, sino un profundo conocedor de la literatura fantstica, tanto cubana como internacional. Y hay que agradecer, adems de su meticulosa seleccin, su esfuerzo por dotar a la antologa con tres sub-prlogos, que son de hecho la historia resumida de la CF cubana, as como de una breve resea de cada uno de los autores, lo que nos permite conocer quines son, qu han hecho y qu hacen en la actualidad. Los motivos de la seleccin de uno u otro cuento ya los ha tratado extensamente el propio Yoss en su prlogo, donde explica por qu no figuran en el ndice autores de tanta trascendencia para la CF cubana como Agustn de Rojas o Gregorio Ortega, por slo citar a mis ausentes preferidos 35 Es ineludible, sin embargo, asombrarse de la ausencia de Gina Picart Baluja, premio David de CF en 1990, con la seleccin de relatos La Poza del Angel 36 ya que resulta difcil pensar que alguna obra salida de su excelsa pluma carezca de mritos literarios. 34 Entre los que me cuento, dicho sea de paso. Enfocar el anlisis global de esta antologa de treinta y ocho relatos, no desde el punto de vista histrico, como ya hizo Yoss en sus tres subprlogos, sino a partir de los temas abordados. Y para los puristas, aclaro que mi clasifica-cin no responde a ningn intento acadmico, ni pretende tampoco ser un aporte a la ya bastante enrevesada divisin en subgneros de la CF 37 35 En estos dos casos concretos, comprensible por no tener produccin cuentstica que lo hiciera posible, pues solo publicaron novelas. 3636 Publicado en la coleccin Pinos Nuevos aos despus en una nfima tirada de quinientos ejemplares. Y aclaro de paso que despus de haber logrado leer los cuentos de este libro que es casi un incunable, debo reconocer que los cuentos de Gina rozan la CF como con alas de mariposa, pero en ese mismo caso estn dos o tres cuentos incluidos en este volumen. 45 37 Empeo que adems considero bastante intil. Tmese entonces tan slo como un intento de enfocar con cierto orden el comentario de esta antologa.

PAGE 46

46 46 Partir de la hiptesis de que la literatura de CF, y en general toda la fantstica, aborda todos los temas de existencia humana, y adems lo hace con mayor libertad que el realismo; juega con los lmites de lo real y los traspasa. No es escapista, sino especulativa. Y aunque no gusta de recrearse estril en las minucias y recovecos del lenguaje, al igual que en la llamada corriente principal, en ella tienen cabida tanto la buena como la mala literatura. Humor Subgnero bastante tratado en la CF cubana, ocho relatos pueden aqu clasificarse como netamente humorsticos. Lo que de un total de treinta y ocho representa un 21%, a mi juicio una fraccin considerable. Significa esto que hasta en CF los cubanos tiramos todo a choteo? Por supuesto que no: hay tambin creaciones muy serias en la CF cubana. Quizs al antologador, en un intento por hacer el libro ms popular, se le fue un poco la mano con la representacin del humor. Los znganos de la colmena, del padre de la CF cubana Oscar Hurtado, es un dilogo entre el narrador-autor y el Yeti, un carismtico y semimarginal personaje habanero, quien narra la historia la CF ms disparatada que pueda imaginarse. El orate andrajoso captulo de El Libro Fantstico de Oaj, de Miguel Collazo 38 es tambin protagonizado por otro marginal al estilo del muy recordado Caballero de Pars, a quien dos individuos del bajo fondo habanero tildan de loco, si bien demuestra ser mucho ms de lo que parece. Apolvenusina, de Yoss, es una hilarante stira de los prospectos de uso de algunos productos medicinales y sus efectos adversos. Yo hubiese seleccionado otro de sus muchos buenos cuentos para esta antologa, pero me consta que l escogi este por ser uno de los menos extensos y no forzar an ms la cuota de pginas que le asign la editorial. Loable humildad. Sobre la deteccin de los Universos Alterados, de Lester Alfonso, es el artculo cientfico parodiado ad absurdum Se intenta dotar de verosimilitud cientfica nada menos que a los mundos de Liliput y Brondinnagg que inmortalizara Jonathan Switft en Los Viajes de Gulliver Muy ameno. Ojos de fuego verde, de Jorge Enrique Lage, juega igualmente con el absurdo, en forma de micro agujeros negros que aparecen sin 38 Quien tampoco nos dej cuentos de CF, pero s esta y otra interesante y original novela: El Viaje. motivo y absorben a la gente. Por lo descabellado del argumento, me parece ms bien fantstico; no basta con hablar de huecos negros para considerarlo CF, aunque este detalle al parecer se pueda pasar por alto por ser un texto (ms o menos) jocoso 39 Tambin nos brinda situaciones jocosas Cualidades notables de la electrnica moderna, de Erick Mota: un grupo de IAs discuten sobre pelota! mientras la instalacin ultramoderna que protegen y controlan es vctima de un ataque terrorista en el que participan otras IAs. Por cierto que, quizs porque desde que Karel Capek acu la palabra robot en su obra R.U.R (Robots Universales Robson) y Asimov describi las Tres Leyes de la Robtica, se ha escrito mucho sobre Robtica e Inteligencia Artificial, este es el nico cuento del libro que aborda el subtema. Si entre los pueblos de nuestro propio planeta surgen con frecuencia malentendidos a causa de palabras mal dichas o costumbres dismiles Qu no podra pasar entre diferentes razas aliengenas? En Memorias de un traductor simultneo, Luis Alberto 39 Uno de sus protagoni stas es, por cierto, una clara parodia de Yoss. Soto consigue mantener un irnico tono humorstico, narrando las pintorescas peripecias de un intrprete de lenguajes extraterrestres. Cierra la relacin Hotel de veraneo. Durante su fructfera carrera, ese maestro del absurdo que es Eduardo del Llano ha incursionado con frecuencia en la CF. Y aqu narra las desventuras de su famoso Nicanor ODonnell visitado por unos exasperantes ETs en plan vacacional. Viajes en el Tiempo No poda estar mejor representada esta temtica que con Deuda Temporal de Anabel Enrquez 40 conmovedora historia sobre la singular relacin de una nia con su madre astronauta: mientras la hija espera en la Tierra y envejece, la madre viaja constantemente a velocidades cercanas a las de la luz, as que el tiempo transcurre ms despacio para ella, hasta lle gar a ser mucho ms joven que su hija. Uno de los mejores relatos de este libro, en mi opinin. Se viaja en cambio al pasado en 8 de diciembre, de Ral Flores. El protagonista pretende salvar a John Lennon de los disparos del aberrado Chapman, y lo logra pero slo para descubrir que alterar la historia no es tan sencillo como parece. El mejor cuento que he ledo de Flores y uno de los 40 Aunque de la autora yo hubiera escogido N46ada que declarar pero eso ya es cuestin de gustos

PAGE 47

47 47 pocos suyos que se ubica por derecho propio dentro del gnero. Para terminar, Un instante de sol ocasin para deleitarse con la prosa mgica de Chely Lima: una historia de amor en las cabaas de La Gran Piedra y un viaje al pasado espontneo y mental, sin tecnologa 41 convierten a Graciella en testigo de excepcin de un crimen cometido en el mismo sitio. Ciberpunk Dentro de este subgnero especializado en futuros distpicos hipertecnolgicos y deshumanizados, que parecen brotados de las peores pesadillas del presente, como para alertarnos de hasta dnde podemos llegar si seguimos como vamos, tenemos por supuesto a Michel Encinosa, con Atomovilieta. Perteneciente a su libro Nios de Nen, nos presenta aqu a un interesante personaje que vive orgnicamente vinculado a su auto en perenne rodar por las autopistas de Ofidia. Una imagen impactante y magistralmente escrita, como nos ha acostumbrado Michel. De hecho, debe haber sido difcil para Yoss seleccionar un cuento de este autor de tan alto nivel medio narrativo. 41 Al mejor estilo de la recordada pelcula de los 80 Cita en el pasado ( Somewhere in Time) con Christopher Reeve ( Superman) y Jane Seymour. Batalla de alta tecnologa humanosaliens la que nos describe con el ms alto grado de verosimilitud Juan Pablo Noroa en El ataque del mendieta manchado verdadera leccin de cmo narrar este tipo de escenas blicas 42 con un mnimo de intervencin del narrador. Curioso ciberpunk de altos vuelos literarios nos brinda Fabricio Gonzlez en La extraa muerte de Mateo Habbas, original historia de un hacker musulmn que buscaba a su dios en el ciberespacio. Ral Aguiar, uno de los principales exponentes cubanos del gnero y editor del e-zine ciberpunk Qubit nos regala una fantasa sadomasoquista ultra tecnolgica en Bondage 3D quizs como una posible alternativa futura para liberarnos de la animadversin contra nuestro jefe. Sugestivo no? Neomitologa Dos relatos de este subgnero? que adapta viejos mitos de la humanidad a un trasfondo de CF. En Un inesperado visitante, de Angel Arango, Cristo resulta ser un 42 Aunque particularmente prefiero otros cuentos de Juan Pablo. Como por slo citar uno, y quizs por mi c ondicin de bilogo, Cepas pero volvemos a la cuestin de gusto y de espacio, que tambin influye y cmo! Cepas es bastante ms largo que El ataque del mendieta manchado visitante del espacio, y el dominio de una elevada tecnologa le permite hacer los milagros que relata La Biblia Aos despus, el ingls Michael Moorcok ganara un Hugo por Ecce Hommo, basado casi en la misma idea de Arango. Nobe de Dana Chaviano, figura principal de la CF cubana en los 80, narra el contacto de una expedicin humana con una especie racional tan diferente que parece imposible cualquier entendimiento entre ambas, y recreando de paso el mito griego de la madre que al ver muertos sus hijos queda convertida en piedra, aunque con un desenlace absolutamente inesperado y optimista? Descubrimientos cientficos Representados por Slo Marta, de Bruno Enrquez; y Viene, de Rafael Morante. El primero nos habla del multiplicador dimensional, aparato con el que el protagonista fabrica cinco copias de su amiga Marta, para que le alcance el tiempo de hacer todo lo que necesitaba en un solo da. Interesante y til artefacto no? Pero sucede que a una de las copias de Marta le sobra el tiempo libre y aadir tan slo que siempre es preferible mantener bien ocupadas a las esposas. Gracias a un experimento de transporte a la velocidad de la luz, al protagonista del relato de Morante, de guardia solitaria en una base espacial, le visita la esencia? alma? aunque no la figura materia? de una seductora mujer. Espectro telpata, capaz de influir en la conducta del astronauta y engaar sus sentidos resulta difcil comprender semejante desdoblamiento de la materia, no muy felizmente descrito. Pese a lo cual queda una especulacin interesante que da pie a una curiosa historia de amor con la mujer invisible, para culminar con un giro ms bien terrorfico, aunque puede parecer algo forzado. Biologa del futuro Este tipo de relatos se han querido etiquetar como Biopunk, en la estela del Cyberpunk, Steampunk, etc aunque el sufijo punk parece inadecuado para clasificar a historias harto dismiles y muchas veces ajenas a dicha filosofa y concepcin del mundo. Al ya citado Apolvenusina de Yoss, donde el producto en cuestin es una droga que permite cambiar a voluntad el aspecto del cuerpo humano, se sumara In corpore sano, de Ricardo Acevedo, sobre la transferencia de consciencia entre cuerpos. Tecnologa que permite rentar cuerpos jvenes y fuertes como quien alquila un traje aunque a veces el proceso traiga complicaciones inesperadas.

PAGE 48

48 48 Tambin de clones va Fantasmas Inocentes de Alberto Mesa: los dobles de personas famosas se usan como objeto de placer hasta que ya no son tiles entonces se eliminan. Si huyen, hay cazadores especializados en perseguirlas y neutralizarlas. Muy bien escrito, sera un cuento ms significativo con un mejor final y si el argumento no recordara tanto al del antolgico filme Blade Runner 43 Por su parte, Simbitica 44 especula sobre un mundo con evolucin no darwiniana-competitiva, sino basada en una simbiosis mutualista. Y tambin de evolucin, pero humana, trata Retroceso, de Arnaldo Correa: el abuso de la tecnologa ha llevado a la humanidad por un camino de involucin fsica, al tpico hombre del futuro enclenque y cabezn. Se impone cambiar el curso de los acontecimientos, y lo hacen solo que quizs se les va un poco la mano! De mutantes, un subtema biolgico que no poda faltar, trata el excelente cuento O de Hayde Sardias. Sobre el que no digo ms porque cualquier revelacin sobre su historia le restara buena parte de su slida eficacia a ojos de quienes an no la han 43 Y a la novela de Philip K. Dick en la que se bas, Suean los androides con ovejas elctricas 44 Pero como de este no puedo opinar con toda justicia porque lo escrib yo, les dejar a otros la tarea. disfrutado. Slo agregar que se los recomiendo de veras. Mundos paralelos y terror En El otro mundo, de Eduardo Frank, un piloto llega a una isla como salida de un cuadro cubista o de Dal Al regresar se pregunta cmo convencer a la gente de que no lo so y casi lo logra. Si alguien an duda que el terror sea compatible con la CF, que lea el magnfico cuento de Juan Luis Herrero, Ese ruido como de piedras que caen, que podra ser precursor de la famosa pelcula Alien, el Octavo Pasajero. Aunque si en aquella historia al menos sobreviva la teniente Ripley, en esta bueno, mejor avergenlo ustedes mismos. Se estremecern al descubrirlo, de seguro. Contacto con civilizaciones extraterrestres A veces concebido como fraternal encuentro entre razas de elevado nivel intelectual y tico, otras descrito como conflagracin despiadada donde la raza ms fuerte prevalece (alguna semejanza con la historia de la humanidad?). Mientras que para unos terceros autores resulta incluso sencillamente imposible imaginar el entendimiento entre seres tan diversos. Avispas, de Vladimir Hernndez, es ejemplo tpico del ltimo caso. Una expedicin espacial humana queda varada en las inmediaciones de un portal de comunicaciones ET. Las diferencias tecnolgicas son tan inmensas que los aliens ni siquiera parecen percatarse de su presencia. Vladimir establece una analoga entre esta situacin y la ancdota real de una colonia de avispas que se instala en un cosmdromo de la Tierra, donde a los seres humanos, por supuesto, slo se les ocurre exterminarlas cuando las consideran un peligro para los vuelos. Avispas es un buen cuento, y sera mejor si no recordara bastante al magistral relato De los caminantes y los viajantes, de los hermanos Strugatski, por el paralelismo entre la relacin humano-animal y extraterrestres-humanos. En Solteronas en el atardecer, de Alberto Serret, el enfoque del Contacto es ms sencillo, pero igualmente dramtico. Tres solteronas encuentran a un extrao beb extraterrestre? La aparicin despierta su instinto maternal y terminan disputndose la criatura, sin importarles lo extrao y casi monstruoso de su anatoma, hasta que bueno, ya lo leern ustedes en la potica prosa de Serret. No deja de ser una paradoja que Primer contacto de F. Mond, humorista por excelencia, no sea para nada hilarante. Al parecer este autor reserv la comicidad para sus divertidas novelas. En esta historia aborda el muy popular y discutido tema del paleocontacto: supuesta visita en tiempos prehistricos de seres extraterrestres a nuestro planeta y su encuentro con nuestros antepasados. Escrito con una prosa sobria y sin muchas pretensiones, resulta un relato de factura digna y lectura agradable. En Trulla Mob, de Ariel Cruz, el Contacto es abduccin de una intrascendente banda de rock mexicana por los visitantes del cosmos. Que luego devuelven a los artistas, pero dejando de contra un extrao CD de realidad virtual, cuyas propiedades interactivas van a conmocionar el planeta. Un excelente cuento, muy original y bien narrado. El Maestro nio, de Gerardo Chvez, es una breve, encantadora fbula: un nio de otro planeta muestra a los terrcolas cmo dominar los cuatro elementos, as tan fcil como jugando para un final ameno, con sorpresas dentro de sorpresas. Luisa, de Julin Prez, construye una singular historia de amor entre un terrestre y una visitante espacial de singular naturaleza. Conmovedora, para quienes prefieren las narraciones romnticas.

PAGE 49

Por cierto que otros varios relatos tocan tambin el tema amoroso: adems del de Julin, el de Chely, el de Morante, y de cierta forma tambin el de Hayde Sardias. Y si de Contactos violentos se trata, ninguno ms ilustrativo que Polvo en el viento, donde los Energmenos amenazan con convertir en dem a la culta aunque bastante retrica civilizacin Sauria. Un relato interesante de Enrique DCepeda, lstima que ligeramente empaado por una prosa pretenciosa y abstrusa, por momentos incluso ininteligible. Paradjicamente, no hay Contacto alguno en el hermoso y sencillo relato de Ricardo Garca Fumero Juego de una noche de verano salvo en la imaginacin de un padre y su hija que juegan a especular cmo sera la vida en otros mundos, si existieran. 49 De incomunicacin, pero tambin de contacto, aunque no con ETs, trata tambin Fronteras de Eduardo Barredo, que de CF slo tiene el que parece desarrollarse en otro planeta. Barredo nos habla de lo absurdo de la intolerancia y el odio ancestral entre seres humanos, sin aleccionadores discursos ideolgicos de los que tanto lastran habitualmente su literatura, sino con la sencilla historia de dos jvenes que se rebelan contra todos los prejuicios. Aqu coincido con Yoss en sealarlo como el mejor cuento de este autor. pica, naufragios espaciales y otros temas Space opera de claro corte pico es El Principe Hircanio de Arnoldo guila. Dedicado al Che Guevara, nos relata la rebelda indomable, ms all de la muerte y la destruccin, de un prncipe extraterrestre que se empea en lucha desigual y quijotesca por la libertad de su raza. Como comenta Yoss en el prlogo, en rigor En la cuneta de Roberto Estrada Bourgueois 45 es una narracin realista. De CF tan slo tiene el que los hechos se desarrollen en torno a la filmacin de un filme de esta temtica. Me pregunto si no tendr Estrada otros cuentos que se ajusten ms al gnero pero puestos a comentar este, hay que decir que resulta eficacsimo y muy ilustrativo respecto a los traumas psicolgicos que deja una experiencia blica en un ser humano. Breve e intensa la historia de un nufrago espacial que nos brinda Leo Gala en Ed Dedos, que cierra la antologa. El protagonista qued varado en su nave cuando intentaba escapar de una Tierra distpica. nico sobreviviente del desastre, Ed Dedos trasmite con sus propias manos (arcaico sistema al que debe su apodo) mensajes que se pierden en la vastedad del espacio. Finalmente llega una respuesta pero no la que l esperaba. Y si a m la decisin que toma en consecuencia el nufrago me resulta un poco crptica, quizs ustedes cuando lean la historia la comprendan mejor. Prosa cuidada la de Leonardo, aunque en ocasiones abusa de las repeticio-nes. 45 Aparece en la antologa como Roberto Luis Sotero Bourgueois a causa de un gracioso equvoco casi de CF pero se trata del mismo Estrada de las novelas Trenco, Bosque y La puerta del mar cuntico. Este cuento fue premiado en Juventud Tcnica. Con este fugaz recorrido por las ficciones que integran Crnicas del Maana, espero haber demostrado mi hiptesis inicial. Que a pesar de hablar de tiempos futuros; de avances tecnolgicos que parecen increbles; de viajes por el espacio y el tiempo, etc, la buena CF trata en esencia del ser humano. Crnicas pues, marca un hito para este gnero en Cuba y es, en mi humilde opinin, la mejor antologa de cuentos cubanos de autores diversos publicada en el pas. CarlosA.DuarteCano(LaHabana,1962) EsdoctorenCienciasBiolgicasytrabajaenLaHabanaeninvestigacionesdebiotecnologaaplicadaalasaludhumana.Comenzaescribirficcionesapartirdel2005apartirdesuincorporacinenelTaller7deCCFenInternet,delcualllegaserunodeloscoordinadores.HacolaboradoconlosezinesAlphaEridianiyAxxnyesunodelosfundadoresycoordinadoresdeltallerdeliteraturafantsticaEspacioAbierto,LaHabana.ObtuvoPremioenelPrimerConcursoInternacionalSinergia,RealidadesAlteradas,2008yunrelatosuyofueseleccionadoparalaantologaFabricantesdeSueos2008delaAECFT.HapublicadoenvariasantologasenArgentinayCuba,enlarevistaArgentinaSensacinyenlarevistadigitalAxxn.GanelprimerpremiodelconcursodeCFdelarevistacubanaJuventudTcnica,2008. 49

PAGE 50

evocaciones del futuro Rafael Grillo Acaso es posible tener memoria del futuro? Habra que ser un squico, supongo, para adelantar reminiscencias de maana, sufrir nostalgia de los das por venir, o revivir eventos que no son del ayer. As es Erick Jorge Mota Prez? Un mdium que evoca desde hoy, y nos cuenta ya como pasado, lo que acaecer en tiempos ulteriores? En esto pens tras haber visto apenas la cartula del libro Algunos recuerdos que valen la pena anunciado como de Ciencia Ficcin. 50 50 Un primer relato, Y quin nos librar de la derrota?, me trae en su arranque la remembranza de El equipo campen, por el argumento en donde se describen los pormenores de una competencia deportiva dentro de un entorno multicultural al estilo space opera Pero hasta ah las analogas, porque la narracin de Mota se desva pronto del cuento de Yoss al injertar en su protagonista una motivacin diferente para encarar al rival. Nada de encarnar la redencin pica de una especie; aqu la rabia y encono en la querella salen del corazn. De las circunstancias arquetpicas de una historia tan antigua como la edad del amor entre las emociones del universo: dos hombres, una mujer El contrapunteo narrativo entre el acontecer en el Cubo, espacio en que los gladiadores despliegan su arte marcial; y las emociones a nivel de las gradas, con los dilogos de los espectadores, aporta al cuento su virtud literaria mayor. Y le adiciona una inflexin: Las masas del maana sern todava contentadas a base de pan y circo? No, Las cosas ya no son lo que eran antes. En el relato as llamado La Habana se viste de pesadilla apocalptica, como le correspondera en toda Distopa que se respete. La mitad de sus barrios hundidos bajo las aguas (Underguater). La parte emergida desgajada por el dominio violento de clanes de turbio ascendiente religioso (Los abakus controlan Alamar. Las corporaciones religiosas, Miramar). La culpa de todo esto la tienen los rusos y slo la FULHA (Fuerza Unida de La Habana Autnoma) se atreve a poner algo de orden. Erick J. Mota, como autor que envuelve la peripecia bajo los cdigos caractersticos de una corriente en boga, redisea hbilmente su contorno autctono, sin pecar de folklorismos; y apela al estilo cinematogrfico para relatar las peripecias del jefe del alto mando del FULHA, enfrentado a los maleantes y a un asesino ataviado con la ltima tecnologa. Si este es el futuro que nos espera, no vale la pena coger tanta lucha con la muerte: parece decirnos el joven escritor tomndole la palabra a su hroe. El holands errante es una vieja leyenda marinera; pero en el cuento nombrado de esa manera el barco fantasma yerra por el mar sideral bajo la apariencia de nave interplanetaria. Concisamente narrado desde la perspectiva de un soldado del espacio alojado por azar en el espectro de metal que surca los cielos, la atmsfera conseguida por Erick es la de los viejos cuentos de aparecidos, la de los tiempos del Gtico. Ya lo dijo Senel Paz en su discurso de salutacin al Premio: este texto denota la primaca de la literatura sobre el gnero, o la manera en que la ciencia ficcin se diluye en otras texturas. Esta apreciacin de que el autor discurre tambin por lecturas ajenas al cauce genrico se refuerza con el cuento siguiente, que desde el propio ttulo denota afiliacin con Memorias de una Geisha la clebre novela de Arthur Golden. El cubano quiso en Memorias de una puta experimentar dentro de la Ucrona o Historia Alternativa, y torci el pasado conocido para que fuera el Japn quien tomara la punta entre las potencias imperialistas. La Habana es otra vez el escenario, distorsionada ahora de tal modo que Maya, la jinetera protagonista, entrega su cuerpo a los marines de la Flota Atlntica Nipona para sustentar a sus hijos y bien educarlos (al varn en las artes de combate y a la hembra en artes de geisha), baila salsa nipona, hace origamis como hobbie y resguarda su alma para el recuerdo de grandes amores: un ruso pobre pero bueno en la cama y un mulato ardiente y de vocacin guerrillera El hlito de Isaac Asimov y la Edad de Oro de la ciencia ficcin se respira en Cuando llueve en Claudia. Una fbula de romance, un planeta buclico Un destino de separaciones y fallecimiento, una tierra que enloquece empujada a la guerra por intereses hegemnicos. Erick J. Mota saca sus mejores dotes como contador de historias para alargar el aliento hasta la cantidad de pginas de una noveleta y cerrar el volumen con este texto de emocionante lectura. Las tragedias de siempre: el fanatismo y la guerra, la muerte y la lucha por la supervivencia Los sentimientos humanos de toda la vida: los celos, el amor, la dignidad Slo algunos recuerdos, slo algunas fantasas valen la pena. Y la ciencia ficcin no trata de parajes distantes. Trata de aqu. La ciencia ficcin no escribe de vagos futuros. Habla de ahora y de ayer. Dentro de la ciencia ficcin, como en toda la literatura, slo algunos libros valen la pena. Este que gan el Premio Calendario 2009 en ciencia ficcin, es uno de ellos.

PAGE 51

SECCION DE COMICS Erik Flores Taylor Antes que nada quisiera saludar a los lectores de esta seccin y hacerles un par de aclaraciones, que espero sirva como introduccin a los objetivos que pretendemos alcanzar en este segmento: La historieta fantstica en Cuba es un gnero loado por autores y consumidores, pero a la vez discriminado por las editoriales (cosa que sucede con el comic en general). Queremos en estas pginas abordar la historia de esta categora y rememorar, sino a todos, al menos a muchos de los exponentes que hicieron de ella un hito de esta arte en nuestro pas. En el transcurso de las prximas ediciones de esta revista, esperamos poder hacerles un resumen de las mltiples publicaciones donde la historieta de fantasa y ciencia ficcin jug un papel importante e imperecedero. Por desgracia no contamos con toda la bibliografa necesaria y acudimos principalmente a la ayuda de amigos con colecciones personales o a bibliotecas especializadas como la de la editorial Abril donde, si bien hay mucho material sobre el cual trabajar, lamentablemente no se encuentra todo lo que necesitaramos para tener una perspectiva completa de lo signific el comic despus de 1959. Estos son a grandes rasgos nuestros objetivos, ahora me gustara mencionarles algunas de las lneas que pensamos trabajar en la seccin: El desarrollo del comic fantstico en Cuba y las influencias ms all del Malecn, tales como: el comic norteamericano, la literatura rusa de ciencia ficcin, las nuevas tendencias en Hispanoamrica y otros. Las publicaciones peridicas que incluyeron el gnero en sus pginas, entre las que se encuentran: Pionero, Cmicos, Psalo, Pablo, la coleccin de historietas Pucho y dems. Los autores: Virgilio (Cucho, Supertiosa), Lorenzo (Matas Prez), Morante (Alona), Ernesto Padrn (Yeyn), Orestes Suarez (Ins, Aldo y Beto; Yakro), y otros. Tengo la esperanza que la seccin sea de su agrado y los espero en el prximo nmero donde hablar sobre la que creo que es la primera historieta de ciencia ficcin cubana y sobre una de las publicaciones ms importantes que hizo eco del gnero

PAGE 52

Por qu Korad? Siempre es azaroso buscar el ttulo para una nueva revista. Lo mejor es un nombre corto, impactante, pero que al mismo tiempo o frezca a los potenciales lectores una idea del universo s obre el cual girarn los objetivos fundament ales de la publicacin. Si es posible, conectar tambin ese ttulo a alguna obra o a algn autor ya legiti mado dentro de ese universo. Entonces se nos ocurri el fantstico ttulo de “OAJ ” haciendo una especie de hipervnculo con “El mundo fantstico de Oaj”, de Miguel Collazo. Un ttulo genial, y as se iba a llamar originalmente la r evista, si no fuera porque de pronto alguien desliz la crtica de que pareca la onomatopeya de un escup itajo. Fue entonces, bajo los mismos prece ptos, que surgi la idea de nombrarla… Korad. Pocos lectores desconocen de donde sale ese nombre. Proviene de “L a ciudad muerta de Korad”, la primera novela en verso de la c iencia ficcin cubana, escrita por el inolvidable pionero Oscar Hurtado, una obra que se adelant a su tiempo, donde se fusionan la poesa, la ciencia ficcin, la literatura gtica, el folklore, el humor y la mitologa, y que marca, de manera incuestionable, los orgenes del gnero en nues tro pas. Algo de todo ello se incluye en nuestra revista, donde esperamos publicar artculos, reseas, poe mas y cuentos de todos estos subgneros del fantstico. Por eso Korad, porque fue nuestra primera ciudad marciana, el punto de pa rtida, todava insuperable, de sde donde comenz a evolucionar un gnero que con el tiempo sigue ganando adeptos y creadores. Consejo Editorial Editor: Ral Aguiar Co-Editores: Elaine Vilar Madruga, Je ffrey Lpez y Carlos A. Duarte Correccin: Zulln Elejalde Macas y Victoria Isabel Prez Diseo y composicin: Ral Aguiar Seccin Poesa: Elaine Vilar Madruga Seccin Cmics: Erik Flores Proyecto Editorial sin fines de lu cro, patrocinado por el Taller de Fantasa y CF Espacio Abiert o y el Centro de Formacin Lite raria Onelio Jorge Cardoso Redaccin y Administracin Centro de Formacin Literaria Onelio Jorge Cardoso. 5ta. ave, No. 2002, entre 20 y 22, Playa, Ciudad Habana, Cuba. CP 11300 Telef: 206 53 66 e-mail. revistakorad@yahoo.com Los artculos y cuentos publicados en Korad expresan exclusivamente la opinin de los autores. Para el prximo nmero de Korad : Cuentos y poemas premiados en el 2do Concurso Oscar Hurtado, 2010. Resea del evento Espacio Abierto 2010 escrita por Yoss