USF Libraries
USF Digital Collections

Korad

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Korad
Physical Description:
Serial
Language:
English
Publisher:
Korad
Place of Publication:
Havana, Cuba
Publication Date:
Frequency:
quarterly
three times a year
regular

Subjects

Subjects / Keywords:
Science fiction, Latin America -- Periodicals   ( lcsh )
Science fiction fiction -- Periodicals   ( lcsh )
Genre:
periodical   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - K31-00011
usfldc handle - k31.11
System ID:
SFS0024292:00009


This item is only available as the following downloads:


Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim
leader 00000nas 2200000Ka 4500
controlfield tag 008 000000c19749999pautr p s 0 0eng d
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a K31-00011
040
FHM
c FHM
049
FHM
0 245
Korad.
n No. 10 (July-September, 2012)
260
Havana, Cuba:
b Korad
July-September, 2012
310
Quarterly
650
Science fiction, Latin America
v Periodicals.
Science fiction fiction
Periodicals.
1 773
t Korad.
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?k31.11


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
mods:mods xmlns:mods http:www.loc.govmodsv3 xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govmodsv3mods-3-1.xsd
mods:relatedItem type host
mods:identifier issn 0000-0000mods:part
mods:detail volume mods:number issue 10series Year mods:caption 20122012Month July7Day 11mods:originInfo mods:dateIssued iso8601 2012-07-01



PAGE 1

1 1

PAGE 2

2 2 E DITORIAL Les presentamos Korad 10 correspondiente al trimestre julio agosto septiembre del 201 2 Korad es la revista que persigue aglutinar la narrativa fantstica cubana en su sentido ms amplio, incluyendo la ciencia ficcin, la fantasa heroica, el terror fantstico y la poesa especulativa, entre otros. P ero Korad tambin divulga ensayos, crnicas, crticas y reseas Este nmero propone dos trabajos tericos que for maron parte de las ponencias presentadas en el Cuarto Evento Terico Espacio Abie rto 2012 Me refiero a No para todos los gustos: reflexiones y debates acerca de la ciencia ficcin dura del estudioso Rinaldo Acosta, y La biologa en la construccin de mundos : Biota realista, prehistrica y fantstica en cancin de hielo y fuego de G.R .R.Martin de Carlos Duarte. Nuestra seccin P lsti k a F antsti k a cuenta con la presencia de un grupo de jvenes historietistas cubanos: Q Van Comic. Tambin aparecen en este nmero algunos de los cuentos ensayos y poemas que resultaron menciones en nuestr o concurso Oscar Hurtado 2012 como el trabajo de Javier de la Torre acerca de la c iencia ficcin cubana en el perodo del Quinquenio Gris La seccin de Humor ofrece el cuento Nodo 2 de Ral Aguiar y por ltimo encontrarn las acostumbradas reseas de lib ros y concursos. Esperamos que la disfruten. Algunos amigos nos han preguntado si Korad acepta solo trabajos de escritores cubanos. L es aclaramos que no es as; si bien uno de los principales propsitos de Korad es divulgar la obra de los autores cubanos d el gnero, nuestra revista e st abierta a recibir colaboraciones de creadores de otros pa i ses. Las mismas nos la s pueden hacer llegar a trav s de nuestra direccin de email donde sern atendidas por nuestro comit editorial. Esperamos pues por ustedes. Co nsejo editorial Editor : Ral Aguiar Co Editores : Elaine Vilar Madruga, Jeffrey Lpez y Carlos A. Duarte Correccin : Zulln Elejalde Macas Victoria Isabel Prez Plana Olimpia Chong Carrillo y Sunay Rodrguez Andrade Colaboradores : Claudio del Castillo, D ana Chaviano Diseo y composicin : Ral Aguiar Seccin Poesa : Elaine Vilar Madruga Ilustraci o n es de portada y contraportada : Jess Minsal (Q V an Comics) Ilustraciones de interior : Guillermo Enrique Vidal, MC. Carper, Qvan Comics (Vladimir Garca, Jess Rodrguez, Jess Minsal y Hctor Saroal Gonzlez ) Rodolfo Valenzuela (Komixmaster) y Rolando Manuel Talls Proyecto Editorial sin fines de lucro, patrocinado por el Taller de Fantasa y CF Espacio Abierto y el Centro de Formacin Literaria Onelio Jorge Cardoso Redaccin y Administracin : Centro de Formacin Literaria Onelio Jorge Cardoso. 5ta. ave, No. 2002, entre 20 y 22, Playa, Ciudad Habana, Cuba. CP 11300 Telef: 206 53 66 e mail : revistakorad@yahoo.com Los artculos y cuentos publicados en Korad expr esan exclusiva mente la opinin de los autores. Korad est disponible ahora en el blog de la escritora cubana Dana Chaviano All podrn descargar versiones de mayor calidad que las que enviamos por email.

PAGE 3

3 3 ndice: Editorial / 2 No para todos los gustos. Posiciones y debates en torno a la Ciencia ficcin dura (Ensayo ). Rinaldo Acosta / 4 Cordn Umbilical (Mencin cuento fantstico Concurso Oscar Hurtado 2012). Marlon Dumnigo / 1 2 Las muertes de Rembrandt ( Mencin cuento fantstico Concurso Oscar Hurtado 2012 ) Sideral/ 1 4 La biologa en la construccin de mundos : Biota realista, prehistrica y fantstica en cancin de hielo y fuego de G R R M artin (Ensayo). Carlos Duarte / 18 Meiosis ( Mencin cuento de C F Concurso Oscar Hurtado 2012 ) Jos Mart n Daz Daz / 3 2 Universos paralelos ( M encin cuento de CF Concurso Oscar Hurtado 2012 ) Jorge Bacallao / 40 La ciencia ficcin en Cuba y la etapa del quinquenio gris ( Mencin Ensayo Concurso Oscar Hurtado 2012 ) Javi er de la Torre / 44 Seccin Poesa Fantstica : Carnada para unicornio (Mencin Poesa fantstica Concurso Oscar Hurtado 2012 ) Leidy Vidal Garca / 50 Vaticinio. ( Mencin Poesa fantstica Concurso Oscar Hurtado 2012 ). Teresa Regla Mecena / 51 Seccin Plstik a F antstika : Q Van Comic / 52 Seccin Humor : Nodo 2 Ral Aguiar / 54 Reseas: La historia de la espada en el Sbado del Libro / 60 Concursos : Premio Oscar Hurtado 2013. /C alendario / Hydra / Premio Gandalf / 6 2

PAGE 4

4 4 NO PARA TODOS LOS GUSTOS: Posiciones y debates en torno a la ciencia ficcin dura Rinaldo A costa

PAGE 5

5 5 La CF (CF) es un campo internamente diversificado. Hay distintos modelos, tipos y subgneros de CF, desde la CF gtica y el Romance Cientfico del siglo XIX hasta e l astrofuturismo y la CF feminista, pasando por la pera espacial y la CF campbelliana. Hay movimientos que aportaron sus propios modos de escribir CF, como la Nueva Ola o el cyberpunk Entre las denominaciones ms conocidas y utilizadas aparece desde hace varias dcadas la llamada en ingls hard science fiction y en espaol CF dura. Defendida a capa y espada por unos y desdeada o denostada por otros, la CF dura es uno de esos conceptos o etiquetas que es imposible pasar por alto en un estudio del gne ro. El trmino entra por primera vez en uso entre finales de la dcada del 50 y comienzos de los 60. Es hacia esta poca que algunos crticos y autores se percataron de que exista una variedad de CF que pona un particular nfasis en la especulacin cien tfica rigurosa o los detalles tcnicos que la distingua de las obras corrientes. Se atribuye a P. Schuyler Miller, quien atenda la seccin de reseas de la revista Astounding/Analog la paternidad del trmino, usado por primera vez en 1957 en una resea de un libro de John W. Campbell Jr. En 1960 volvi a usar la denominacin, esta vez en relacin con la obra de George O. Smith, y en 1962 lo aplic a la conocida novela de Arthur C. Clarke Naufragio en el mar selenita (A Fall of Moondust ), a la que descri bi como CF dura , del tipo en que piensan muchos cientficos e ingenieros cuando se quejan de que el estilo actual no es bueno o no es siquiera CF. En 1965 Schuyler Miller llam a Hal Clement el maestro de la CF dura, y agreg: Los mejores escritores d e CF crean esos Mundos Secundarios Pueden hacerlo, como Clement en sus mejores historias, Robert Heinlein en la mayor parte de la suyas y Arthur C. Clarke y Frank Herbert con notable xito, construyendo sus mundos con tanto cuidado como un arquitecto ejec utara su obra Y el propio ao volvi a insistir en su valoracin: Clement escribi es el maestro de la novela meticulosamente elaborada de CF dura, en la que los mundos y los seres son construidos a partir de la qumica, la fsica y el ingenio Sin e mbargo, resulta curioso constatar que en todos estos casos Schuyler Miller siempre us el trmino de CF dura entrecomillado. Hacia los propios aos 60, sin embargo, el autor y crtico James Blish comenz a emplear la denominacin sin comillas y hacia los a os 70 ya estaba slidamente implantada en el vocabulario de la crtica y teora del gnero. Las definiciones de CF dura varan entre s en algunos aspectos, pero todas coinciden en que, como apunta la crtica y editora Kathryn Cramer, lo esencial radica en la relacin que mantiene la obra con la ciencia. El propio adjetivo dura hace referencia precisamente a las llamadas ciencias duras, es decir, la fsica, la qumica, la astronoma, etc. (la especulacin con ideas de la biologa se desarrollara ms tarde, en obras como las de Greg Bear y Paul McAuley). En 1971 Isaac Asimov defini en estos trminos dicho subgnero: Por CF dura entiendo esas historias en que los detalles de la ciencia juegan un rol importante y en que el autor es tambin exacto acerca de esos detalles, y se toma la molestia de explicarlos claramente De acuerdo con la citada Kathryn Cramer una obra de CF es CF dura si una relacin y un conocimiento de la ciencia y la tecnologa son centrales a la obra (1993). En el prlogo a La caza de Nimrod el editor espaol Miquel Barcel la defina como aquella [CF] que se basa principalmente en las ciencias naturales o la tecnologa La definicin probablemente ms conocida en la actualidad es la que aparece en la Wikipedia en ingls (al parecer ba sndose en Peter Nicholls): La CF dura es una categora de CF caracterizada por un nfasis en el detalle cientfico o tecnolgico, o en la exactitud cientfica, o en ambos Al emplear la palabra nfasis, esta definicin parece convertir el problema de la CF dura en una cuestin de grado ms bien que de naturaleza. No se puede estar de acuerdo, sin embargo, con los redactores de la Wikipdia en francs cuando escriben que es un gnero de la CF en que las tecnologas descritas, las formas sociales presente s en la historia y los descubrimientos o evoluciones no estn en contradiccin con el estado del conocimiento cientfico en el momento en que el autor escribi la obra, porque es fcil advertir que hay obras que no son CF dura que cumplen con el anterior criterio, mientras que, a la inversa, muchas obras hard incluyen especulaciones sin base en la ciencia aceptada, como, digamos, naves que viajan a mayor velocidad que la luz, o describen sociedades aliengenas simplemente calcadas sobre el pasado de alguna cultura terrestre. Mundo anillo de Larry Niven, una de las ms clebres novelas del subgnero, inclua un error cientfico tan grande [me refiero a la inestabilidad del anillo] que oblig al autor a escribir una continuacin tan slo para enmendarlo. Sin embargo, s es vlida la precisin relativa al nivel de la ciencia en el momento de publicacin de la obra: Naufragio en el mar selenita

PAGE 6

6 6 de Clarke sigue siendo CF dura a pesar de que los datos sobre la Luna en que se basaba han sido descartados por la inv estigacin posterior. Otros autores, sin embargo, han hecho hincapi en el grado de realidad y exactitud de las especulaciones cientficas y tecnolgicas, suscitando a veces reticencias y hasta negaciones radicales de parte de sus colegas o de algunos crt icos. As, por ejemplo, en los aos 70 el autor Norman Spinrad haca una aguda observacin: los lectores estn dispuestos a aceptar a Larry Niven como un escritor de CF dura, a pesar de que sus historias estn llenas de ali e ngenas bicfalos, poderes telep ticos, diversos tipos de viaje por el tiempo, cataclismos galcticos, hiper propulsiones, rayos tractores, y as sucesivamente En cambio, nadie en lo absoluto considerara a J. G. Ballard como autor de CF dura a pesar de que la mayora de sus novelas han sido ms bien extrapolaciones estrictas de un mundo alterado de un modo drstico por un cambio meteorolgico razonablemente plausible, e incluso sus trabajos post e riores, estilsticamente ms densos, no exigen del lector tragar completas muchas improbabil idades cientficas Spinrad de s carta que se pueda escribir CF real basada en hechos cientficos reales porque la CF incluye por definicin un elemento especulativo (no es realismo), y por lo tanto si hay un elemento especulativo en el denominado trasfond o cientfico, entonces e s tamos metidos en tratar de medir el grado de dureza con algn tipo de regla graduada tecnolgica Concluye definiendo mo r dazmente a la CF dura como aquella CF que convence al lector de que su contenido cientfico es tan puro, met lico y conservador como un franco suizo y aade esta observacin que amerita ser subrayada: Realmente es un asunto de tcnica ms que de contenido En la CF, de acuerdo con Spinrad, lo que importa es lograr la ilusin de verosimilitud en torno a un conte nido cie n tfico De donde cabe deducir que para Spinrad, al igual que para varios representantes de los estudios acadmicos, la CF dura sera sobre todo una cuestin de retrica. En su Introduccin al nmero especial de la revista Science Fiction Studi es dedicado a la CF dura en 1993, el conocido estudioso del gnero David N. Samuelson no apoya este tipo de postura radical sobre el susodicho subgnero: Es posible escribe que la ciencia exacta aunque discreta no defina al subgnero, pero tampoco lo log ra una retrica de dureza privada de sustancia cientfica Esta conclusin nos dejara con una opcin moderada: la CF dura lo que hace en realidad es llevar a un extremo una posibilidad implcita ya en la CF como gnero, a saber: el intento de ofrecer una justificacin o validacin de los contrafactuales ms convincente y acorde con los datos cientficos. Pero es slo esto lo que define a la CF dura? Algunos estudiosos, como los citados Hartwell y Cramer, han notado la importancia del componente filosfico o ideolgico en la CF dura clsica: la fe en la ciencia y en la mitologa del progreso, la tesis metafsica de que habitamos en un universo hostil combinada con la conviccin optimista de que el uso de la razn y la ciencia pueden garantizar en ltima i nstancia la supervivencia de nuestra especie. Y, como escribe Kathryn Cramer en su artculo On Science and Science Fiction : Lo que habitualmente llamamos CF dura es con ms precisin CF tecnoflica Y un poco ms adelante: Es ms probable que identifiqu emos una historia como CF dura con independencia de la cantidad de ciencia real que contenga si la voz narrativa es pragmtica, determinista y ceida a los hechos [matter of fact] acerca de los numerosos artefactos entre los cuales se desenvuelve la hi storia [] No por azar la CF dura surgi precisamente en las pginas de Astounding la revista dirigida por John W. Campbell Jr que ms nfasis haca en los temas de ciencia y tecnologa, y, en general, la CF dura es tal vez el fruto ms tpico de la llam ada CF campbelliana. Es esta ideologa cientificista y tecnoflica lo que falta en autores que, como Ballard y otros, nunca han sido incluidos en las filas de los cultivadores de dicho subgnero. La CF dura cuenta con dos autores clsicos indiscutibles, que son tambin aquellos que ms a menudo han sido objeto del escrutinio crtico: Hal Clement y Arthur C. Clarke. El primero con novelas como Aguja ( Needle) Ciclo de fuego Close to Critical (Cerca del nivel crtico) pero sobre todo por la que es consid erada como la obra arquetpica de la CF dura de todos los tiempos: Misin de gravedad (1954). Y el escritor britnico por un vasto corpus de obras entre las cuales cabe citar Naufragio en el mar selenita La ciudad y las estrellas 2001 Cita con Rama Las fuentes del paraso Canciones de una tierra lejana y muchas ms. Otros autores asociados con la CF dura en los aos 50 y 60, al menos en algunas de sus obras, han sido Robert Heinlein (que es indudablemente uno de los precursores del subgnero), Tom Godw in, Paul Anderson, James Blish, Isaac Asimov, Larry Niven, Frank Herbert, George O. Smith, Murray Leinster y algunos ms. En las dcadas de los 70 y 80 se incorporaran nuevos escritores, como Gregory Benford, Greg Bear, David Brin y Vernor Vinge, que intr oducen innovaciones en el subgnero (y sobre todo una mayor conciencia estilstica), as como otros que, como Robert L. Forward y David Sheffield, siguen dentro de las sendas abiertas por los

PAGE 7

7 7 fundadores. Otros autores asociados con la CF dura son Kim Stanl ey Robinson, Greg Egan, Stephen Baxter, Joe Haldeman, Paul McAuley, Charles Stross, Allan Steele y Alastair Reynolds. Tambin hay autores clasificados dentro de otras tendencias de la CF cuya obra exhibe claras marcas del estilo hard de escritura, como ocu rre en los casos de Bruce Sterling y Neal Stephenson. La CF dura ha sido cultivada mayoritariamente por escritores varones. Entre las pocas mujeres que en alguna que otra obra se han acercado al subgnero cabe citar a C. J. Cherryh y Joan Slonczewski. En s u artculo The Closely Reasoned Technological Story: The Critical History of Hard Science Fictio n el estudioso Gary Westfahl ha propuesto dividir la CF dura en dos categoras. La primera, que l llama CF dura microcsmica, es aquella que tiene que ver c on pequeos pasos en el futuro que involucran pequeos avances (el primer ejemplo que cita es Naufragio en el mar selenita de Clarke ). La segunda, denominada CF dura m a crocsmica de construccin de mundos [ world building macrocosmic hard science fiction ], consiste en grandes saltos en el futuro para prever grandes avances y nuevos mundos Y aade que esta parece ser la forma ms interesante y puede pr o ducir resultados impresionantes como Mesklin y el Mundo Anillo Esta distincin entre dos tipos de CF du ra me parece muy til para entenderla. En la primera categora (la que Westfahl llama microcsmica) no hay muchas obras interesantes que nombrar. Se trata de historias que giran en torno al tema de cmo resolver un problema tecnolgico concreto (como el re scate de la S e lene en el mar de polvo lunar en la citada novela de Clarke o la construccin de un ascensor espacial en Las fuentes del paraso del mismo autor). Aunque creo que la CF microcsmica tambin se usa a menudo para construir detalles del escenar io o la trama de diversas obras de CF (dura o no). La segunda variedad, macrocsmica, de CF hard, es no slo ms inter e sante sino que tambin abunda ms. Son obras que construyen extraos mundos aliengenas, muy alejados de nuestra experiencia cotidiana que debern ser explorados por los protagonistas y el lector conjuntamente. Ejemplos clsicos son las novelas de Hal Clement M i sin de gravedad y Ciclo de fuego ; Mundo anillo (junto a la serie que sta inici) y Los rboles integrales ambas de Larry Niv en; y Huevo del dragn de R. L. Forward. En estas obras se aprecia del modo ms notable una caracterstica de mucha de la CF: la prioridad del trasfondo sobre la historia. Como escribiera en cierta ocasin R. L. Forward (citado por Westfahl): la world buil ding no slo motiva la historia, sino que en realidad crea la historia El propio Gary K. Westfahl, basndose en su distincin entre dos tipos de CF dura, ha hallado tal vez la respuesta al enigma que intrigaba a Spinrad, es decir, qu hace de un autor da do un escritor de CF hard En su criterio, escribir CF dura microcsmica define a un escritor de CF dura Es por eso que un autor como Ian Watson, que puede ser tan meticulosamente cuidadoso con la ciencia como esos escritores (Clarke, Clement, Anderson), no ha sido etiquetado de ese modo, porque no ha producido historias de CF dura microcsmica. La leccin para los escritores, pues [concluye el autor], es que si deseas que te llamen un escritor de CF dura, puede que construir mundos no sea suficiente; tamb in debes demostrar que puedes construir nave espaciales. La validez de esta tesis puede ponerse a prueba analizando la obra reciente del autor gals Alastair Reynolds, que escribe peras espaciales, pero tan abundantes en pasajes de CF dura microcsmica, que su afiliacin al subgnero en cuestin resulta indiscutible. Entre muchos ejemplos de su obra que se podran citar, me he permitido elegir este, en que a la especulacin con las posibilidades de los nuevos materiales y la nanotecnologa, se une la sorp rendente capacidad imaginativa de Reynolds. He aqu una descripcin de una futurista pistola de cuerda, que no es un juguete, sino un arma tan letal como cualquier pistola real: Era una pistola de cuerda. Estaba totalmente fabricada en carbono (sobre todo diamante), pero tena algunos fullerenos para lubricacin y almacenamiento de energa. No tena ni metales ni explosivos; tampoco circuitos. Solo intrincadas palancas y ruedas engrasadas mediante esferas de fullereno. Disparaba dardos estabilizados direcci onalmente que sacaban su potencia de la relajacin de muelles de fullereno arrollados casi hasta su punto de ruptura. Le dabas cuerda con una llave, como a un ratn de juguete. No haba dispositivos para apuntar, ni sistemas estabilizadores ni ayudas para la adquisicin de blanco. Misin de gravedad de Hal Clement, es una obra de cf dura en la que vale la pena detenerse, no slo porque va a establecer el modelo para el tipo macrocsmico de cf hard sino tambin porque crea una worldbuilding que i n fluira en el desarrollo de este componente de la CF contempornea en las dcadas siguientes. La historia bsica es muy sencilla: una sonda con equipos valorados en 2 mil millones de dlares se estrella en uno de los polos del planeta Mesklin. Los humanos no pued en recuperarla, pues Mesklin es un gigantesco planeta de tipo joviano donde la gravedad alcanza valores descomunales. Pero est habitado por una especie inteligente (mesklinitas), que son como orugas de 40 cm de largo, con pinzas para manipular y exoesquel etos muy resistentes. Los humanos entran en tratos con el capitn de una nave ocenica

PAGE 8

8 8 mesklinita dedicada al comercio a fin de lograr su ayuda para r e cuperar los equipos y datos recogidos por la sonda. Dicho as todo parece fcil, pero hay formidables obs tculos. Mesklin es un mundo outr donde la alta gravedad y las bajas temperaturas se combinan para que existan ocanos de metano lquido. El planeta tiene un movimiento tan rpido de rotacin que la gravedad vara de 700 g en los polos a slo 3 g en el ecuador. Uno de los principales e s collos para la misin es que los mesklinitas, que viven en latitudes donde la gravedad no es menor a 100 g, deben ahora habituarse a actuar en condiciones anormales para ellos, a las que no estn acostumbrados. Por ejempl o, los mesklinitas nunca suben a un objeto, pues cualquier cada, incluso desde una altura insignificante, es fatal a 100 g. Por la misma razn consideran inconcebibles actos naturales para nosotros como p a rarse debajo de un objeto o descender una altura. Los mesklinitas tienen msculos muy poderosos y en el ecuador podran dese n volverse perfectamente (por ejemplo, dar saltos de cien metros), pero toda su experiencia vital les ha inculcado otros hbitos. Se impone, pues, un proceso de desaprendizaje para p oder llevar a cabo la misin. Hay un momento en que Lackland, el protagonista humano de la historia, coloca al capitn de la nave, Barlennan, s o bre un vehculo con lo cual provoca en ste una reaccin de pnico cerval (por haber sido elevado a una altura). En las latitudes donde viven los mesklinitas los objetos caen tan rpido al suelo que no se pueden ver. Por eso cuando Lackland usa la palabra arrojar, el capitn Barlennan le pregunta qu significa, ya que ellos nunca arrojan nada (en un buen ejemplo d e coherencia especulativa, el autor nos i n forma que los mesklinitas usan ingeniosas armas que no suponen la necesidad de arrojar proyectiles). Poco a poco Lackland logra que sus amigos acepten hacer todas estas cosas para las cuales no estn condicionados, incluido descender un risco usando un elevador. James Gunn escribi de este libro que gran parte del valor de la novela se pierde si el lector no se ve tambin llevado a preguntarse acerca de cmo la gravedad terrestre (y los otros aspectos fsicos del e ntorno en los que nunca piensa porque son los que siempre ha conocido) controla sus reacciones tanto psicolgicas como fsicas. El argumento de la novela est construido segn el pri n cipio obstculo superacin o acertijo solucin, lo que Kathryn Crame r ha llamado problem solving story muy caracterstico de la CF dura. Veamos un ejemplo de detalle hard en la novela. Los viajeros han conseguido una canoa de un pueblo de la zona ecuatorial, que les llama la atencin por ser un tipo de embarcacin que nunca haban visto. Pero cuando llegan al sur (la zona de alta gravedad) la canoa se deforma y se hunde. La explicacin es que la densidad del metano aumenta con la gravedad y hace imposible que una nave hueca flote (el Bree flota porque la madera de que est hecho es ms liviana que el metano lquido). Ahora bien, depende el inters de la historia de conocer todos estos detalles tcnicos? Por supuesto que no. Pero estas especulaciones hacen posible que la historia se construya o deduzca a partir de sus p ropias premisas iniciales (las peculiares condiciones fsicas de Mesklin) en lugar de introducir el e mentos o ideas externos. Gran parte de los detalles de la trama se basan en datos cientficos como en el ejemplo citado: la gravedad variable, la temperatur a, la densidad del hidrgeno atmosfrico, el metano que sustituye al agua en los ocanos, etctera. El rigor e s peculativo de la novela slo es superado por la habilidad de Hal Clement para usar estos datos en la construccin de las peripecias de la histori a. En otros pasajes de la novela, sin embargo, se recurre a los procedimientos del relato de aventuras convencional: los ob s tculos son animales peligrosos o naciones hostiles. Como es usual en las novelas de Clement, no aparecen aqu villanos: en una oc asin el autor dijo que en sus historias el villano era el universo. Naufragio en el mar selenita (1961), del britnico Arthur C. Clarke, es un buen ejemplo del otro tipo de CF dura: el microcsmico o cientfico. La historia gira en torno a los esfuerz os, casi deses perados, de un grupo de cientficos y tcnicos por rescatar a un vehculo turstico (la nave Selene ) hundido en el ocano de fino polvo que llena el Mar de la Sed en la Luna. Clarke es un narrador ms dotado que Clement y su historia est es crita en forma de thr i ller con un suspense que se construye lentamente y con giros dramticos que dinamizan la historia. Pero el principio general del argumento es el mismo, e incluso se nota ms claramente que en Misin de gravedad donde el ento rn o ex tico es tambin un foco de atencin. Es decir, es una historia basada en el principio problema solucin ( problem solving) Y al igual que en la novela de Clement las peripecias surgen lg i camente a partir de las premisas iniciales y de las extrapolacione s tcnicas. La diferencia fundamental entre ambas obras consiste en que Clarke construye hiptesis a partir de lo que se saba o se crea saber de la Luna en aquel momento, mientras que Clement con s truye desde cero un mundo aliengena, con una planetologa muy disruptiva, y ubica la historia en l. En la novela de Clement la worldbuilding ha sido llevada a un

PAGE 9

9 9 primer plano (recordemos nuevamente la tesis de R. L. Forward: el worldbuilding no slo motiva la historia, sino que en realidad la crea ). No estara de ms incluir ahora algunos ejemplos concretos del uso de los procedimientos de la CF dura, apelando para ello a algunas obras del ya citado Alastair Reynolds. Lo que podemos llamar el efecto hard que producen las obras de este subgnero parece provenir tanto de la especulacin verosmil con ciencia posible 1 como de un uso hbil de la retrica validante. Un ejemplo de esto ltimo es cuando, para referirse a los dispositivos que permiten realizar un uploading o transferencia mental, Reynolds les llama dragas de interfaz neuronal de alta resolucin. Un imaginativo uso de la especulacin hard esta vez basada en posibles desarrollos futuros de la nanotecnologa, la IA y las mquinas autorreplicantes, es el pasaje sobre la muda de casco (sic) en Ciudad abismo (2001): [las naves] estn casi vivas, de algn modo, [] son capaces del alterarse a s mismas, de mejorar con el tiempo, de modo que nunca queden obsoletas. A veces todos los cambios se producen en el interior, pero a veces afectan a toda la for ma de la nave hacindola mayor, por ejemplo. [] Normalmente a la nave suele costarle menos desechar su vieja armadura de diamante que desmontarla y reconstruirla pieza por pieza Esta capacidad de las naves para reconfigurarse desempea un papel central en la Triloga de los Inhibidores de Reynolds. Una de las varias facciones de posthumanos que pueblan las novelas de Reynolds son los llamados Combinados ( Conjoiners ), que poseen implantes craneales que les facilitan pensar 10 15 veces ms rpido de lo normal. Pero como consecuencia han tenido tambin que implantarse en la cabeza crestas de disipacin trmica: Mi sangre es impulsada por la cresta dice un personaje y despus pasa a la red de venillas, donde expulsa el calor. Los conductos estn opti mizados para tener la mayor superficie y ondean para hacer circular las corrientes de aire Esto es otro ejemplo de CF dura microcsmica. En su novela El arca de la redencin (2002) Reynolds describe una supuesta tecnologa para suprimir la inercia y ace lerar las naves a 10 g. Pero el efecto hard se logra cuando el autor, adems, extrapola las consecuencias que pueden derivarse de esta premisa, mostrndonos los inesperados efectos fisiolgicos de la supresin de la inercia: El odo interno se confunde po r culpa de la cada de inercia del fluido del canal semicircular, y el corazn late ms rpido, pues evolucion para empujar un volumen de sangre con una masa inercial del cinco por ciento del cuerpo; ahora solo tiene que mover la mitad de eso, y su propio msculo cardiaco reacciona con mayor presteza a los impulsos elctricos de los nervios. Si avanzsemos mucho ms [dentro de la zona sin inercia], vuestros corazones empezaran a fibrilar Aparte de que este dato es importante para la construccin de la hi storia, se trata de ese tipo de detalles que crean el efecto de realidad de la obra y apuntalan su verosimilitud. Una de las afirmaciones ms comunes entre los adeptos de la CF dura es la de que esta constituira el verdadero ncleo del gnero as como l a fuente principal de las nuevas ideas en la CF, que luego seran retomadas por el resto de los autores. As, David G. Hartwell ha escrito: Dado que la CF dura es una forma literaria que demanda tanto de sus escritores como de sus lectores cantidades sign ificativas de conocimiento cientfico a la vez que previas lecturas del gnero, ella ha seguido produciendo un nmero desproporcionado de las imgenes centrales comunes a todas las formas de CF, y generando nuevas traducciones de ideas cientficas en conte xtos literarios a travs de los cuales ellas pueden devenir luego los procedimientos y finalmente los clichs de muchas otras historias. El origen de esta errnea creencia est en una exageracin de la importancia de la ciencia para la CF. Muchas de las ideas, temas, motivos e imgenes centrales de la CF no son ms que traducciones en trminos cienciaficcionales de los viejos temas de la fantasa tradicional. Temas como el viaje en el tiempo, el viaje a mayor velocidad que la luz, los robots, la absorcin del Yo por una entidad aliengena, las invasiones extraterrestres, la Realidad Virtual, las civilizaciones hostiles de mquinas, y un largo etctera son ideas que tuvieron su origen al margen de la CF dura. Los que opinan de ese 1 Y por especulacin verosmil entendemos no imposible por principio: que sea en efecto pos ible es irrelevante.

PAGE 10

10 10 modo parecen tener una con cepcin limitada de lo que constituye una idea o tema de CF. Significativamente, las historias que cita como ejemplo Hartwell en el pasaje referido son Desercin un cuento de Clifford D. Simak, y Tensin superficial de James Blish, ninguna de las cuales e n rigor es un ejemplo de extrapolacin (como s lo es, digamos, el Mundo Anillo concebido por Larry Niven, basado en el concepto de Esfera de Dyson), sino una variacin ficcional del viejo tema de las metamorfosis, en un caso, y del cambio drstico de esca la, en el segundo, temas comunes por igual a la CF y a la fantasa. Pero, hecha esta aclaracin, hay que reconocer que sin duda la CF hard ha proporcionado gran parte de las ideas y especulaciones de tipo tecnocientfico a la CF. As, por ejemplo, los Orbi tales de las novelas del autor escocs Iain M. Banks son evidentemente una variacin a escala ms modesta del Mundo Anillo de Niven. El estatus o valor de la CF dura entre los crticos y lectores ha sufrido altas y bajas a lo largo del tiempo. El ataque m s radical a este subgnero fue lanzado por los partidarios de la Nueva Ola hacia finales de los 60 y comienzos de los 70. De esta poca data la broma segn la cual el adjetivo hard en hard science fiction deba entenderse en el sentido de difcil de leer ( hard to read ). La Nueva Ola, con su nfasis en el estilo y el mundo interno de los personajes, estaba en las antpodas de la CF dura, que privilegiaba la informacin factual en prosa simple, funcional, los personajes sin profundidad y narraciones co ntadas invariablemente en tercera persona. El ya varias veces citado David G. Hartwell considera que esta ofensiva fue exitosa: El prestigio y la influencia de Campbell fue limitado y la CF dura devino una variedad dentro de un cuerpo ms amplio, llamado a n CF pero con menos coherencia genrica que nunca Una segunda ola de crticas a la CF dura se produjo durante los aos 80, cuando esta comenz a desviarse hacia un estilo de CF militarista. Kathryn Cramer defini este fenmeno en una frase lapidaria: Par ticularmente durante los aos de Reagan, la CF dura evolucion hacia fantasas de poder derechistas acerca de hardware militar, historias sobre hombres matando cosas mediante mquinas, fantasas que tenan poco que ver con el pensamiento o la teora cien tficos Paradjicamente, sin embargo, estos propios aos conocen un revival de la CF dura en las obras de autores de primera lnea, como Gregory Benford, Greg Bear, Vernor Vinge, David Brin y Charles Sheffield. Esta nueva CF dura conservaba sus vnculo s con la tradicin campbelliana, pero introduca innovaciones, como una mayor preocupacin por la escritura o los personajes (algo especialmente visible en los casos de Benford y Bear). Y en los aos 90 la CF dura produjo obras tan importantes como la Tril oga de Marte de Kim Stanley Robinson o las grandes novelas de Vernor Vinge Un fuego sobre el abismo y Un abismo en el cielo o la llamada Triloga Metafsica de Greg Egan, especialmente Ciudad Permutacin En su ensayo al que hemos recurrido varias veces, David G. Hartwell ha destacado que la CF dura: es interesante para personas con fe en la ciencia, fe en que el conocimiento tiene sentido. La fe les dice que el universo es en ltima instancia cognoscible y que los problemas humanos (la condicin humana) tienen solucin a travs de la ciencia y la tecnologa. Que aunque se pueda abusar de la ciencia, si se la usa correctamente puede conducir al mejoramiento de la condicin humana, e implcitamente al cielo sobre la tierra. Esta fe en el mejoramiento a lar go plazo (combinando imgenes de la evolucin con la idea del progreso) es una especie de cimiento darwinista que subyace en la cultura cientfica e ingenieril del mundo occidental en el siglo XX. La CF es una de las ms interesantes y elocuentes expresion es de esta fe Esto equivale a reconocer que hay un fuerte vnculo entre la CF dura, de un lado, y la Modernidad y la mitologa del progreso, de otro. Sin embargo, la fe en la ciencia y sobre todo la creencia en el progreso como desarrollo lineal sosten ido, han declinado al menos entre los filsofos y tericos de la cultura desde los tiempos en que el editor John W. Campbell alent el cultivo de la CF tecnoflica en las pginas de la mtica revista Astounding Ya desde los aos 80 Fredric Jameson, rele vante terico del postmodernismo (y autor tambin de trabajos sobre la cf), ha venido llamando la atencin sobre ese debilitamiento del sentido de la historia y de la imaginacin de la diferencia histrica en la postmodernidad. El auge del cyberpunk y su concentracin en el futuro cercano fue uno de los sntomas ms elocuentes, en el terreno de la literatura de CF, de esta crucial mutacin histrica. Lejos de describir rutilantes tecnoutopas, uno de los rasgos tpicos de los escenarios del cyberpunk era la mezcla contradictoria de alta tecnologa y bajos fondos, segn la conocida frmula high tech, low life En la CF dura ms reciente creo que es posible hallar algo hasta cierto punto equivalente en las obras del ya citado escritor gals Alastair Reynol ds, que sedujo a los lectores de la pasada dcada con su serie Espacio Revelacin, clasificada como dark hard science fiction (CF dura oscura o sombra), de la cual ya

PAGE 11

11 11 hemos citado algunos ejemplos. Reynolds es un fsico y astrnomo que trabaj para la A gencia Espacial Europea (ESA) hasta 2004, y esta formacin terica es claramente perceptible en el nivel cientfico de sus historias. Sus novelas incluyen ejemplos tanto de CF dura microcsmica como macrocsmica. Sin embargo, las sociedades que describ e carecen de cualquier connotacin tanto utpica como antiutpica. De hecho, no son muy diferentes del mundo que conocemos (o sea, que las dimensiones de progreso o regresin estn descartadas por igual). 2 Su actitud ante la ciencia muestra, en mi opinin, un buen grado de ambivalencia. De un lado, se nos describe un futuro que bulle con portentosas nuevas tecnologas, que han permitido hacer realidad incluso la inmortalidad (aunque, ojo: slo para los aristcratas o los muy ricos). Pero en las historias de Reynolds la ciencia es tambin una fuente de problemas y amenazas, como en el caso de la llamada Plaga de Fusin, una especie de virus que afecta a todas las aplicaciones nanotecnolgicas avanzadas, y que ha convertido a la otrora deslumbrante metrpolis de Ciudad Abismo en una fantasmagora gtica. En realidad, el trasfondo de estas novelas es una variante del popular tema del colapso social ( societal collapse ) en la CF. Tal vez no sea casual que Reynolds se sienta atrado por el imaginario gtico (una no vedad dentro del campo del hard ), debido a la conocida reticencia de los autores de CF gtica, de Mary Shelley a Brian Aldiss, ante las promesas de la ciencia y la tecnologa. Esta ambivalencia alcanza su clmax en ese tour de force imaginativo que es la d escripcin de la nave estelar Nostalgia por el Infinito, mezcla de la ms avanzada tecnologa con una imaginera gtica brotada directamente de los rincones del inconsciente y el mundo nocturno. La expansin humana en la galaxia y la curiosidad cientfica, presentadas siempre en trminos exaltados en la CF campbelliana, son en las novelas de Reynolds las causas que atraen sobre la humanidad la amenaza de esa especie de pesadilla metafsica, de claras resonancias lovecraftianas, que son los Inhibidores, mqu inas construidas eones atrs y consagradas a la supresin de la vida inteligente. El ejemplo de Reynolds me parece interesante, pues mostrara que la CF dura puede existir en el nuevo milenio, a pesar de las dudas crecientes acerca de algunos de los metarr elatos que, en su tiempo, impulsaron tanto su nacimiento como el avance del proyecto de la CF en su conjunto. Y si temas como la bsqueda de la trascendencia por medios tecnolgicos o la expansin humana en la galaxia son mitos, son en todo caso hermosos m itos, y nadie se negar a escuchar de vez en cuando el relato de algn buen cuento de hadas, sobre todo si nos llega en la voz de un narrador consumado. Bibliografia Barcel, Miquel. Presentacin, en Charles Sheffield: La caza de Nimrod Ediciones B, Barc elona 1987 Cramer, Kathryn. On Science & Science Fiction, An Interactive Introduction to The Ascent of Wonder: The Evolution of Hard Science Fiction (Tor Books, 1993). Cramer, Kathryn. Hard science fiction, Kathryn Cramers chapter on hard science fiction in The Cambridge Companion to SF ed. Farah Mendlesohn & Edward James. Hartwell, D avid G. Hard science fiction, An Interactive Introduction to The Ascent of Wonder: The Evolution of Hard Science Fiction (Tor Books, 1993). Reynolds, Alastair Ciudad abismo La Factora de Ideas, Madrid, 2004. Reynolds, Alastair. El arca de la redencin La Factora de Ideas, Madrid, 2006. Samuelson, David N. Introduction, Science Fiction Studies Vol. 20, No. 2 (Jul., 1993), pp. 145 149. Westfahl, Gary. The Closely Reasoned Technological Story: The Critical History of Hard Science Fiction Science Fiction Studies Vol. 20, No. 2 (Jul., 1993), pp. 157 175. Rinaldo Acosta (Ciudad Habana, 19 58 ) E ditor de la revista Criterios y del ICL, recibi el Premio de la Crtica del 2011 por su libro Crnicas de lo ajeno y lo lejano dedicado enteramente a la CF su potica y su historia. Ya con su primer libro ensaystico, Temas de mitologa comparada (1996), haba obtenido el Premio de la Crtica en 1997. Ha publicado en Cuba y Espaa trabajos sobre semitica, mitologa y literatura fantstica. Tradujo del ruso y t u vo a su cuidado la edicin de rbol del Mundo. Diccionario de imgenes, smbolos y trminos mitolgicos (Criterios, 1992). Ha realizado el trabajo de edicin de numerosas entregas de la revista Criterios, antologas de la Coleccin Criterios, as como del recin crea do Denken Pense Thought Mysl. Servicio Informativo de Pensamiento Cultural Europeo. Su labor en el ICL desde hace varias dcadas ha sido an ms amplia y variada. Ilustracin: Torres Guillermo Vidal 2 Sus escenarios, en particular en la novela Ciudad abismo guardan bastante semejanza con los del cyberpunk

PAGE 12

12 MENCIN CONCURSO OSCAR HURTADO 201 2 CAT EGORA: C UENTO FANTSTICO Cordn Umbilical Marlon Dumnigo El cirujano cardiovascular bloquea con extremo cuidado la arteria, sujetndola con la punta de unas enormes pinzas. El anestesilogo, a su derecha, vigila con detenimiento los signos vitales del p aciente. El cirujano hace una sea dirigida a la asistente de saln, que parece entenderlo y se encamina hacia el lugar indicado atravesando, sin percibirlo, el haz de luz muy blanca que rodea a otros dos hombres atentos hacia la mesa de operaciones. Uno d e ellos, el ms joven, de amplia frente y nariz de payaso, mira con insistencia aunando en sus ojos toda la energa posible de su inmaterialidad, como si con aquella fuerza en la mirada pudiera socorrer a aquel hombre de rostro idntico al suyo, con amplia frente y nariz de payaso, que, aunque inmvil por la anestesia, se debate entre la vida y la muerte sobre el helado metal de la mesa quirrgica. El otro, anciano ojeroso, divide su atencin entre el pecho abierto del operado y la pequea caja situada sobr e la mesa del instrumental, que en ese momento es abierta con suma cautela por la asistente. Un robusto corazn se asoma, arrancndole al joven cubierto de luz una mueca inslita, mientras el anciano aprieta los labios para no sonrer. La asistente de sal n, minuciosa, ajena a esos gestos tambin invisibles para el resto del equipo quirrgico, transporta el rgano vital hasta donde el cirujano espera inquieto, atravesando, nuevamente sin saberlo, el haz de luz proyectado por el do de antagnicos seres. Al llegar junto al cirujano, este examina la preciosa carga asegurndose de su estado. Luego induce al instrumentista a sostener las pinzas que an mantiene presionadas. Una vez libre la mano derecha, se inclina veloz sobre el pecho abierto del paciente. Con milimtricos movimientos extrae de la caja torcica el corazn que palpita agnico, sofocado por el intento de latir sin sangre. Hecho esto, lo deposita en las manos de un enfermero que lo lanza dentro del cesto de desechos, sin escuchar los gritos desgarr adores del joven cubierto de luz. Tranquilo intenta consolarlo el anciano ponindole su mano huesuda sobre el hombro t ienes que ser fuerte ahora.

PAGE 13

13 13 El joven contina quebrando su voz en lastimeros alaridos. Es intil. Desesperado extiende los brazos sin conseguir aferrarse a la mano del cirujano, que ahora coloca en el espacio donde segundos antes estuvo el suyo, aquel corazn lleno de vida. As es el destino sentencia el anciano, justo al instante en que el cirujano conecta la arteria al nuevo coraz n. El joven cae de rodillas. A su alrededor el haz de luz se hace muy tenue. La piel del rostro se le vuelve flcida de sbito. Ya comienza a desaparecer cuando ve al anciano, urgido por ese vigor estimulante casi olvidado desde hace mucho por sus propias entraas, caminar hacia la mesa de operaciones. El viejo espritu, apoyando sus manos frenticas en el borde, salta y se funde con el cuerpo del hijo Este ahora permanece exnime frente a las expectantes miradas del cirujano y su equipo mdico que aguarda n algn signo positivo del trasplante. Los aires de la habitacin se condensan. La joven alma mira por ltima vez su propia carne. Pierde espacio. No hay tanto lugar dentro de un cuerpo. Y acaba de desaparecer dejando un estigma aceitoso sobre el suelo, qu e los encargados limpiarn dentro de algunos segundos, sin preocuparse. En ese momento los mdicos giran al unsono hacia el monitor, donde acaba de reflejarse con un ligero delta, el primer latido. M arlon Dariel Dumnigo Pau (Cuba, 1987) Ingeniero e n Ciencias Informticas. Es m iembro del Taller Literario Jos Mart de la Casa de Cultura de Trinidad desde el 2011 y del Taller de Literatura Fantstica Espacio Abierto. O bt uvo p remios en Poesa y Narrativa en el en cuentro d ebate del Taller Literario Muni cipal, 2011 ; m encin en Poesa en el e ncuentro d ebate Provincial de Talleres Literarios Sancti Spritus, 2011 ; m encin en el c oncurso de c uento Casa Tomada 2011 ; f inalista del c oncurso de c uentos p oliciales Fantoche 2012 y m encin en c uento en la ca tegor a de a utor i ndito. Concurso Mabuya 2012 Ha participado en lecturas poticas: Proyecto Artstico Ilustrativo A Cielo Limpio Tertulia Trista y presentaciones de libros Ilustraci n : Rolando Manuel Talls

PAGE 14

14 14 MENCIN CONCURSO OSCAR HURTADO 2012 CATEG ORIA: CUENTO FANTSTICO Las muertes de Rembrandt Sideral De lo alto del rascacielos vimos desprenderse un punto negro. Supimos que era una persona. El punto se hizo una mancha; la mancha, una silueta con brazos y piernas. Y luego un estallido de sangre huesos y carne retorcida. La captura atemporal de un cuerpo que acababa de ceder su alma al Universo. Los que estbamos cerca del pent house escuchamos los gritos de Rembrandt, que provenan de la azotea. Luego, una sombra difusa rasg el vaco tras la v entana de cristal. Sent un sonido hueco, que me hizo recordar cuando mi sobrino se parti la cabeza montando a caballo. Me volte y pude contemplar la muerte de Rembrandt. Cuando nos lanzamos de la azotea del centro de trabajo, pensamos con lstima en tod os los pobres infelices que no podan hacer lo mismo. Eran muchos esos pobres infelices, toda la Humanidad! Ellos no saban que la vida, como el Sol, muere al ocaso y renace al amanecer. Nosotros, en cambio, s conocamos el amanecer. Al descubrirlo, cre mos ser los dueos de la mayor revelacin de la historia. Veintids aos. Cuando aquello, nunca habamos visto el color del cielo ni sabamos cmo luca una mujer. Forma, tono, textura. Conceptos indefinibles, salvo por la casual asociacin entre sentidos que la psicologa llama sinestesia. Sin embargo, cuando ramos nios nuestra noche interior se hizo blanca. No es una metfora. Era una noche y era blanca. Con estrellas negras y una luna sin luz que pareca ahuecar el cosmos. Y objetos Objetos que estaba n en todas partes. Algunos eran lneas que se retorcan formando espirales, anillos entrelazados y complicados nudos a una velocidad que pareca infinita. Otros eran tridimensionales. Estructuras caticas, inextricables diseos. Pero los que ms abundaban, los que flotaban como polvo en el aire de nuestra noche blanca, tenan ms de tres dimensiones. Eran tan complejos que intentar describir uno solo de ellos sera como disear con palabras un plano de la Tierra. Durante mucho tiempo cremos que todo esto e ra solo el producto de una imaginacin diezmada por un sentido inexistente. Pero mam vio que no era as. Nos llam genios y nos mand a una escuela de superdotados. Y cuando los profesores le explicaron que era imposible ensearnos Geometra porque, de al guna forma, ramos capaces de no solo deducir, sino intuir al vuelo cualquier propiedad de una figura o un cuerpo geomtrico, como si tuviramos los teoremas en el ADN se dio a la tarea de ensearnos ella misma. Como la Geometra era algo instintivo, deci di solo decirnos los nombres de las cosas e ir directo al lgebra. Fcil, muy fcil. Las relaciones entre cantidades eran visibles en nuestra noche blanca. Eran objetos o las veamos como tal. Cuando quiso ensearnos cmo resolver una ecuacin cuadrtica pudimos ver la solucin en las aristas de un cubo. Es difcil explicar que lo que veamos era algo ms que imaginacin, algo ms que una

PAGE 15

15 15 imagen en nuestra mente. La noche blanca era un espacio, una realidad virtual. Podamos movernos, ir a diferentes lug ares o estar en todos o en ninguno al mismo tiempo, explorar los objetos desde afuera, desde adentro, desde lo microscpico, desde lo macroscpico, desde muchas posiciones a la vez, desde ninguna. Todo era muy claro, muy definido (ms an cuando dormamos) muy fcil. Ms fcil que en la realidad, que tener que caminar, luchando contra el peso de nuestro propio cuerpo, para avanzar acaso unos metros. En la noche blanca no haba gravedad. Tenamos apenas diez aos cuando mam decidi ensearnos geometras no euclidianas. Fcil tambin. Glomos, teseractos. Estaban en nuestra noche blanca, estaban entre los ms sencillos objetos Despus vino la teora de conjuntos, las teoras de grafos, divisibilidad, computabilidad, programacin. Estadstica, economa, mecn ica cuntica. Todo intuitivo, fcil de comprender, visible Pareca como si todas las relaciones matemticas del Universo se encontraran ya formando parte de nuestra mente, de nuestra noche blanca. Entonces mam decidi introducirnos en el mundo de la Arqu itectura (su profesin) y aunque se esforz bastante por hacer que nos gustara, no podamos dejar de verla como algo pobre, limitado, mediocre. Diseamos algunos edificios, puentes y otras estructuras, no en tres sino en ms dimensiones, pero sabamos que nadie podra entender los bosquejos (y mucho menos construirlos). La arquitectura, hecha por seres humanos normales, estaba condenada a podrirse en una tumba tridimensional. Lo que realmente nos apasionaba era el misterio del Caos. Eso no exista en nuestr a noche blanca. A los quince aos comenzamos a investigar, y desde el principio seguimos una corazonada: la explicacin de lo aleatorio (y por tanto de la esencia del Universo) estaba en los fractales. Fue una bsqueda solitaria. Nadie en el mundo tena la percepcin nadie poda sumergirse junto a nosotros (ni como nosotros) en el huracn probabilstico de un Universo catico. Ni mam. Fueron aos, muchos aos, casi lo logramos despus de una dcada de investigacin. Entonces ocurri lo inesperado. Del ac cidente solo recordamos el golpe metlico, el sonido sordo, la sangre que explotaba en nuestras venas, el palpitar de nuestro cerebro y un corazn detenido. El desaparecer de nuestra noche blanca. El tnel, la luz al final. Luego despertamos y nos ceg el resplandor. Cerrar los ojos era la nica alternativa. No fue suficiente. Penetr, aunque ms dbil, a travs de los prpados. Una tortura casi imposible de soportar. Pero luego, poco a poco, nos fuimos adaptando. Entonces abrimos los ojos. Blancas paredes, gente vestida de blanco, la maldita luz blanca. Blanco. Nos dimos cuenta de que no era un sueo, que de alguna forma podamos ahora ver Pero era todo tan tridimensional, tan limitado. Mam estaba all, a nuestro lado. La reconocimos no por su imagen, que nos haba sido hasta entonces desconocida, sino por su olor, por el sonido de su voz. Pero era tan fea! O quizs no, sin embargo la habamos imaginado con tantas aristas Estaba loca de alegra. Nos dijo un montn de bobadas acerca de Dios y los milagros Sobre esto ltimo, que el verdadero milagro no haba sido solo sobrevivir al accidente, sino tambin haber recuperado la vista. Como si alguna vez la hubiramos perdido! Como si aquello mereciera llamarse vista! En ese instante nos dimos cuenta de que tendramos que vivir bajo un suplicio llamado luz, alejados para siempre de nuestra noche blanca. El suicidio se convirti en una idea muy acogedora. Seis meses despus. Cuatro inyecciones. Despertamos gritando, agitados, sudando entre sbanas revuelta s, recordando fragmentos difusos de una pesadilla que pareca muy lejana. Eran las 3:00 am y no pudimos volver a dormir. Fuimos a la terraza y nos sentamos a contemplar las estrellas de la madrugada. Al amanecer, mientras veamos al Sol ascender sobre un h orizonte de edificios, ocurri algo que al principio supusimos una alucinacin. Nos brinc el corazn, corrimos desesperados al librero y sacamos con prisa un atlas estelar. Verificar la posicin de las estrellas fue cosa de unos segundos. Regresamos a la sala, desde donde poda verse el Sol en eclipse total. Las estrellas, visibles no a su alrededor sino dentro del mismsimo disco negro, coincidan con las del atlas. Aquello, fuera toda duda, no era una ilusin. Entonces tuvimos una corazonada. Intentamos ir hacia ellas, hacia las estrellas, como solamos hacer en nuestra noche blanca. No ocurri nada, pero lo volvimos a intentar. Y esta vez s tuvo efecto, porque la configuracin de la plyade se distorsion como solo puede ocurrir con un cambio de perspec tiva, de punto de observacin. Cesamos el esfuerzo mental y las estrellas volvieron a su sitio. Repetimos el experimento varias veces: el mismo resultado. Habamos recuperado nuestra vista, la verdadera! Ya no ramos ciegos. Podamos ver las estrellas des de una cuarta dimensin espacial (tambin desde una quinta, de una sexta, de una sptima), tal como hacamos con las estrellas negras de nuestra noche blanca. Solo que ahora, al parecer, podamos hacerlo con las estrellas reales, en el cielo verdadero, en el espacio que exista ms all de la mente. Aquello era increble, no podamos encontrarle una explicacin. Entonces emergieron de sbito todos los recuerdos de la pesadilla por la que habamos despertado. La aguja, el lquido, el pinchazo, los vmitos, la visin nublada... un electrn solitario que empez a rotar, con lentitud, alrededor de un ncleo de hidrgeno. La sensacin de morir. Luego el tnel, el resplandor al final. Impresiones como las del accidente, pero con una diferencia substancial. Despu s de salir del tnel, fuimos halados por una fuerza infinita que nos hizo caer al borde del Universo. Entonces hubo

PAGE 16

16 16 un salto brusco a otro universo, uno idntico pero que sabamos no era el mismo. Y camos a la Tierra, pero no a nuestra Tierra, sino a otr a casi igual. El electrn solitario regres al punto de partida, tras haber completado una vuelta. Al principio no pudimos entender el sueo, pero despus se nos hizo todo evidente. No haba sido sueo, pesadilla ni ilusin. Habamos muerto, s, nos habam os inyectado porque no podamos soportar una vida sin nuestra noche blanca. Eso ocurri en la realidad. Pero algo, quizs nuestra alma (o acaso algo ms complejo, ms fractal) no se qued esperando a morir bajo un cuerpo ptrido, porque se solap con aquel la que perteneca a un nosotros de un universo paralelo, en el cual nunca nos suicidamos. Dimos entonces con la explicacin del por qu recuperamos la vista despus del accidente. Nuestros nosotros paralelos jams haban sido ciegos. As pues, habamos e stado en tres universos: el de nuestro nacimiento, a donde fuimos despus del accidente y en el que estbamos ahora. ramos la fusin de tres personas casi idnticas pero no iguales. Copos de nieve. Y no pudimos evitar preguntarnos si esta reencarnacin nos ocurra solo a nosotros. Llegamos a la conclusin de que no. No poda ser, a todo el mundo le tena que pasar lo mismo, era ilgico lo contrario. Pero, por qu nunca habamos escuchado a nadie decir mor y salt a otro universo? Al parecer, solo nos otros podamos percibir esta reencarnacin ultracsmica. La gente al morir, saltaba y se solapaba con su otro yo sin darse cuenta. Entonces crean haber escapado a la Muerte. Ese era, sin dudas, el origen de todas las historias y mitos de resurreccin, d e vida post mortem de inmortalidad. Pero por qu nosotros s pudimos recordar el salto deletreo? Era evidente. Nuestra percepcin extradimensional de las cosas. Tena que ser! Eso ocurri hace ya doscientos noventa y un aos. En aquella poca nos sent imos como un vikingo que lleg a Vinlandia. Y decidimos experimentarlo todo. Un rascacielos, un puente alto, un acantilado. Por qu no? Siempre quisimos saber qu se senta caer desde un lugar alto y ahora tenamos la oportunidad. Ah, lo que es no saber! Cunta gente no se limita por miedo a morir! Si supieran! Sexo con mujeres y hombres con sida, la automutilacin, la guerra, drogas mortales... Nada me detena, nada. Es verdad que era egosta, porque al morir no solo dejaba atrs un universo, sino una madre que lloraba por m. Por eso siempre le dejaba una carta explicndole mi teora e invitndola a experimentar. Pero hasta ahora ninguna Julia de universo alguno me ha seguido en mis aventuras trans mortales, y por tanto muchas Julias de tantos universo s, Julias casi idnticas, la misma Julia, la misma madre, ha sufrido la muerte de su hijo. Un hijo que muri por sobredosis; uno de sida; uno que tom arsnico; uno que, por diversin, se lanz en una moto contra un tanque de combustible; uno que mat a lo s pilotos de un avin comercial y lo estrell contra el mar (aunque dudo que la Julia de ese universo se hubiese enterado, alguna vez, que fue su hijo el terrorista); uno que se lanz contra una ambulancia que iba a toda velocidad; uno que se perfor el cr neo con un taladro; uno que se enfrent a un atracador durante el robo de un banco; uno que, simplemente, hizo algo para morir de la forma ms divertida posible. Un hijo, pero ya no hijo, sino hijos, que se hizo no, sino que se hicieron millonarios realiz ando misiones suicidas que dejaban cantidades maravillosas de dinero en cuentas bancarias por todo el mundo. Fuimos nosotros los que convencimos a Jim Jones para que cometiera junto a sus feligreses un suicidio masivo en Jonestown. Un tipo de la CIA (no re cordamos bien su nombre) fue quien nos dio la misin de infiltrarnos en la secta y convencer a James de la inmolacin colectiva. Pero tenamos que ser convincentes. Y la nica forma de serlo era dando el ejemplo. El tipo de la CIA nos depositara, una vez cumplida la misin, veinte millones de dlares en una cuenta bancaria. Era la primera vez que bamos a morir por dinero y no sabamos si el dinero o la cuenta seguiran existiendo en el prximo universo. Los universos a los que se va despus de la muerte s on todos iguales y lo nico que cambia es el hilo temporal del que muri. Esta es la forma que tiene la Naturaleza de seleccionar exactamente el universo correcto de entre una plyade cuasi infinita de posibilidades. Si una persona muere por un accidente de trnsito, las leyes de la fsica (de una fsica desconocida incluso para nosotros) seleccionan un universo donde el auto que la atropell pas quizs por otra calle, acaso nunca existi. Esta es la ley de la continuacin de la existencia y se aplica a t odo, a lo vivo y a lo inanimado. No es ms que la pluralidad de configuraciones que puede tener un universo. Esto, claro, era solo una teora y tenamos nuestras dudas. Sin embargo, despus de suicidarnos frente al Jim Jones regresamos a Suiza y vimos que, en efecto, el dinero estaba all. Fue algo maravilloso! Tanto dinero solo por morir! Despus de la tragedia de Jonestown, decidimos dedicarnos a hacer misiones suicidas o extremadamente peligrosas, por las que se pagaba mucho ya que nadie (ignorantes !) las quera cometer. De entre tantos trabajos que nos hicieron astronmicamente ricos a lo largo de nuestras vidas, nos enorgullecemos de haber hecho estallar el reactor de Chernbil y haber pilotado el avin que se estrell contra el Pentgono el 11 de septiembre de 2001. Cunta gente puede hacer eso y vivir para contarlo? Ah, fueron buenas vidas! Pero aunque las riquezas se acumularon, los aos tambin. Y como era lgico, empezamos a preguntarnos qu pasara al morir a una edad muy avanzada. Continua ramos declinando a travs de los universos, pudrindonos hasta ser un esqueleto corrodo por las centurias? O volveramos a nacer?

PAGE 17

17 17 Abuelo, es un milagro que est vivo nos dijo la enfermera Tenamos la seguridad de que su cncer cerebral haba hecho me tstasis. Sin embargo pas algo increble! Vea esta radiografa. Cuando contemplamos la lmina negra vimos que el tumor ya no estaba. A dnde haba ido? Estbamos seguros de haber muerto. Lo sentimos. All estaba el tnel, la luz y el salto. As pues, e n este nuevo cosmos nunca tuvimos cncer? No. El cncer estuvo, pero desapareci! Una completa paradoja. Porque se supona que si en este universo nunca estuvimos enfermos, no debiera haber hospital ni radiografa. Pero all estaba la enfermera hablndono s de un tumor esfumado. Dos meses despus, sin haber obtenido an el alta, nos diagnosticaron un nuevo cncer, esta vez en el hgado, el cual al cabo de medio ao hizo metstasis Y hoy, despus de doscientos veintin aos, entre paredes derruidas, seguim os an en la misma cama de hospital. Adolfo Nelson Ochagava (Sideral) ( La Habana, 1991 ) Tcnico medio en Informtica y estudiante de la Universidad de Ciencias Informticas (UCI). Miembro del taller de creacin literaria Espacio Abierto, ha publicado en la revista digital Qubit. Su cuento Por qu el cielo es negro? obtuvo el segundo premio del concurso de ciencia ficcin de la revista Juventud T cnica y fue publicado en dicha revista y, posteriormente, en la compilacin Tiempo Cero de la Editora Abri l.

PAGE 18

18 18 LA BIOLOGA EN LA CONSTRUCCIN DE MUNDOS : BIOTA REALISTA, PREHISTRICA Y FANTSTICA EN CANCIN DE HIELO Y FUEGO DE G R R MARTIN Carlos A. Duarte La biota dentro de la construccin de mundos La construccin de mundos ( world building ) es un proce so caracterstico de las obras de fantasa y ciencia ficcin (CF) y consiste en la invencin de un mundo diferente al que conocemos. Este mundo creado por nuestra mente de escritor demiurgo puede tener ms o menos puntos de contacto con la realidad consens uada pero debe lograr en todo momento una coherencia interna que contribuya a facilitar el proceso de suspensin de la incredulidad que propone al lector este tipo de literatura. La biota, o el conjunto de vida animal y vegetal y microscpica de un planet a, es uno de los elementos a tener muy en cuenta en el proceso de construccin de mundos. Lo primero que se debe tener muy claro es que los seres vivos estn siempre en estrecha relacin con el ambiente y evolucionan en respuesta a los cambios de este y su s interacciones con otras especies. Es decir, las caractersticas geogrficas de un lugar condicionan el tipo de vida que se desarrolla en ella. El concepto de ecosistema integra los elementos biticos y abiticos de una regin. Durante la creacin de su mundo el escritor debe tener presente la coherencia de los ecosistemas. A menudo los escritores noveles pasan por alto esta importante premisa. Por ejemplo, en uno de los cuentos discutidos en nuestro taller literario Espacio Abierto se describa una espe cie vegetal de hojas exuberantes cuyo hbitat natural era un

PAGE 19

19 19 desierto. Esto no es coherente ya que una especie con esas caractersticas no podra sobrevivir por la excesiva prdida de agua. Es por esa razn que las plantas adaptadas a las regiones desrtic as han reducido al mnimo el tamao de sus hojas. La biologa como protagonista: Algunos ejemplos a vuelo de cuervo En algunas novelas, el aspecto ecolgico tiene una importancia cardinal. En la muy conocida saga de Dune de Frank Herbert, Arrakis es un planeta donde impera un solo ecosistema desrtico y donde la especie nica, el gusano de arena (o con sus diferentes estadios larvarios: el plancton de arena, los pequeos formadores o ladrones de agua, los gusanos jvenes y el gran gusano o shai hulud), h a sido diseado para desarrollarse en este ambiente de privacin de agua. No voy a extenderme en la ecologa de Dune puesto que ha sido tratada de forma exhaustiva por Laura Azor y Gabriel Gil en su interesante artculo El hiperboloide trfico del ingenier o Terraformador publicado en el no 1 de la revista Korad Otro mundo donde la biologa y en particular la ecologa reciben una atencin priorizada es Pandora, de la pelcula A vatar de James Cameron (tambin analizado en el mencionado artculo por Azor y Gil). Aqu ninguna de las especies es idntica a las terrestres, si bien tienen semejanzas en muchos casos. Algunas especies de Pandora han desarrollado ciertos rganos que perm iten la interconexin entre ellos brindndole un soporte anatmico a la hiptesis de Gaia. Un mundo en que toda la biota est ntimamente conectada y funciona como una sola. Una obra de fantasa donde la biologa ocupa un papel protagnico es la saga de lo s dragoneros de Pern de Ann McCaffrey. En esta serie de novelas se describe un mundo donde los dragones desempean un papel crucial en la historia pues son los nicos que pueden proteger el planeta de la invasin de las hebras que llegan peridicamente del espacio. En esta saga la biologa de esta especie fantstica, sus costumbres de apareamiento y en general su etologa se encuentra trabajada con mucho cuidado. Si suspendemos nuestra incredulidad para aceptar el tupe primigenio o embuste primigenio como acostumbra a llamarlo Yoss, de que un animal de ese peso y caractersticas anatmicas pueda volar, todo los dems es perfectamente coherente. Para mencionar algn ejemplo del patio donde la biologa es central me gustara comentar Ambrotos un cuento de Yoss publicado en la revista digital Axxon donde el protagonista naufraga en un planeta casi por completo martimo. All, en un reducido espacio de tierra, tiene que convivir con una babosa giga nte extraterrestre, y racional, por cierto. Entre ambos surge una hermosa amistad y mientas el terrcola la entretena leyndole interminables libros de su lector electrnico, Ambrotos le permita comer ciertas regiones de su anatoma, con lo cual le trans fera su carcter inmortal Esta nocin de la inmortalidad siempre ha parecido ms del campo de fantasa que de la CF (a pesar de la excelente novela de Paul Anderson La nave del milln de aos ) ya que la inexorabilidad de la muerte es uno de los conceptos que aprendemos desde temprano en nuestra vida. Sin embargo, hace muy poco se describi la existencia de una especie de gusanos que son capaces de regenerar la longitud de sus telmeros (regin de los cromosomas que se va acortando durante las duplicacione s de las clulas y est directamente relacionada con el dao a los cromosomas, la prdida de informacin gentica y la senescencia. A todas luces la especie de Ambrotos haba desarrollado un mecanismo similar o mucho ms eficiente para la proteccin contra el envejecimiento. La biologa ignorada Otros autores, sin embargo, tienden a concentrarse en las intrigas, la tecnologa y los seres racionales e ignoran completamente los aspectos ecolgicos. Uno de estos es Isaac Asimov y el ejemplo ms drstico que se me ocurre es Trantor la capital del imperio galctico de la serie de la fundacin de Asimov.

PAGE 20

20 20 Trantor se ha convertido en una gigantesca ciudad de metal, no existe la vegetacin ni se hace mencin a fauna alguna. En la novela Las corrientes del Espacio d onde se describe una Trantor anterior al apogeo del imperio Galctico el planeta aun produca alimentos en grandes granjas para el cultivo de algas y levaduras. Pero esta prctica fue desapareciendo en la misma medida en que el planeta adquira relevancia y dominio sobre los mundos circundantes. Para la poca de la Fundacin, Trantor contaba con una poblacin de 4000 billones de habitantes y se abasteca de comida y bebida a partir de los ms de 500 mundos agrcolas que la rodeaban. Pero lo que nunca explic Asimov es como se generaba el oxgeno atmosfrico en un planeta sin vegetales. Al menos Herbert se sac de bajo la manga la terica de los gusanos como fuente de oxgeno, el buen doctor, a pesar de ser bioqumico, nos dej esa colosal laguna en uno de su s mundos ms conocidos. Piensen un poco a ver si recuerdan una especie animal o vegetal en Trantor, Terminus o alguno de los otros planetas de la saga de las Fundaciones. Quizs existan pero yo no las recuerdo por lo que en todo caso deberan ser menciones muy escasas en toda la saga. Solo me viene a la mente Gaia el planeta inteligente que describe Asimov en la novela Los lmites de la Fundacin Cmo enfrentar la creacin de la biota dentro del proceso de construccin de mundos? Para empezar existe una diferencia importante entre las obras de fantasa y las de CF. Mientras que en las primeras el lector acepta una suspensin de la incredulidad ms incondicional por decirlo de alguna forma y est dispuesto a tolerar de buen grado la existencia de dragones que vuelan contra las leyes de la fsica y la biologa, o terribles monstruos de diez cabezas que se regeneran cuando el hroe de las corta, en la segunda los animales y plantas deben ser mucho ms verosmiles. El lector de Fantasa est dispuesto a acept ar que en mundos como Tierra Media o Poniente pululen animales y plantas comunes a nuestro planeta. Sin embargo, si en una novela de CF una nave atraviesa media galaxia para visitar un planeta y encontrar all palmas, conejos y lobos en una rplica exact a de la biota terrestre, aquello seguramente le dar urticaria a cualquier lector avezado Y es que es inverosmil que en dos planetas diferentes, la vida evolucione de acuerdo a las mismas pautas pues bien se sabe que el proceso evolutivo tiene mucho de estocstico. A menos que el autor tenga una buena justificacin para esto. En El nombre del Mundo es Bosque de Ursula K. Le Guin, los nombres de los vegetales que forman los bosques de este planeta lejano son completamente terrestres: abedules, hayas, hel echos, sauces, musgos, etc forman este planeta lejano cuyas tierras estn cubiertas por bosques. Lo nico que pudiera justificar eso es que en el universo Leguiniano, el hombre se expandi por toda la galaxia para dar lugar a diferentes tipos de seres huma nos. Al parecer lo mismo sucedi con el resto de los seres vivos, aunque aun en este caso era de esperar que, as como se transformaron los seres humanos, tambin existieran marcadas variaciones entre plantas y animales con respecto a las especies original es de la Tierra. En este texto les propongo tomar la magnifica saga de fantasa pica de G.R.R.Martin Cancin de Hielo y Fuego como caso de estudio. Si bien la saga est centrada en las intrigas y luchas en torno al poder, nos parece un ejemplo bastante acertado de cmo recrear la biota de un mundo de manera coherente y que contribuya a enriquecer el universo creado y reforzar la suspensin de la incredulidad propia de los mundos fantsticos. Tomemos entonces la cmara fotogrfica (nada de armas de fueg o o de ningn tipo, ningn animal debe sufrir dao) y adentrmonos en un safari por los continentes y mares de Cancin.

PAGE 21

21 21 Los continentes y ecosistemas de Cancin de Hielo y Fuego El mundo de Cancin de Hielo y Fuego (hasta donde s no existe un nombre para el planeta) Se divide en tres continentes. Durante los cinco primeros tomos de la saga llegamos a conocer bastante de Westeros o Poniente y de ms o menos la mitad de Essos o el continente Oriental. Los nombres indican claramente la posicin relativa de lo s continentes en el mapamundi. Hay un tercer continente nombrado Southyros o Sur del cual sabemos realmente muy poco hasta el momento. Si hacemos un paralelismo entre nuestro mundo y el de Martin, Poniente vendra a ser como una Gran Bretaa de mucho mayor tamao o ms bien una Norteamrica con forma de Gran Bretaa y mucho ms cercana a Europa, que se extiende hacia el norte posiblemente hasta el polo. Levante sera como Eurasia y Southyros el equivalente a frica. La pluralidad de ecosistemas que Martin describe es tambin similar a la que existe en nuestro planeta. Sin necesidad de salir de Poniente, encontramos tundras, bosques templados, y montaas con hielo permanente al norte del Muro de Hielo, regiones montaosas en el Norte y las Montaas de la Lun a alrededor del Valle de Arryn, frtiles llanuras pluviales en Aguasdulces ( Riverun ) y el Dominio, cinagas en El Cuello y desiertos en Dorne, al Sur del Continente. De manera que la primera leccin que podemos aprender de GRR.Martin sera: No se rompa la cabeza creando un ecosistema novedoso si la novela no lo amerita, simplemente tome los ecosistemas terrestres y distribyalos con lgica en el mundo creado No se le ocurra, por supuesto, poner un clima desrtico cerca de los polos a menos que tenga una ex plicacin convincente para ello. Tampoco hay que llevar hasta esos extremos a la dichosa incredulidad suspendida. Una caracterstica importante del clima en Cancin es que las estaciones que realmente importan son Verano e Invierno y su duracin es muy l arga e irregular. Hasta el V tomo no tenemos una explicacin de por qu es as, aunque Martin ha prometido esclarecerlo antes de que termine la saga S i es que la termina alguna vez porque despus de las 800 pginas del V tomo tenemos la sensacin de que l a historia no avanza con la celeridad suficiente como para terminarla en siete tomos o durante la vida del escritor. Quizs tengamos que acudir al Ambrotos de Yoss para prolongarle la vida al seor Martin. Un viaje por los banquetes de Poniente y el contin ente Oriental Para empezar nuestro viaje les propongo que primero en lugar de una fatigosa excursin por los bosques y montaas, hagamos una agradable visita a la mesa del rey Robert en Desembarco del Rey o a la del obeso magster Illyrio en Pentos, ambos amantes de la buena mesa, como debe serlo G R R Martin a juzgar por su fisonoma y las frecuentes y detalladas descripciones de los banquetes a lo largo de la saga Estos pasajes constituyen uno de los principales referentes que tenemos para conocer la biota de este universo. Como mencionamos antes, el autor de fantasa tiene la facilidad al disear su mundo de utilizar ecosistemas clsicos terrestres e incluso recrear nuestra biota y ecologa. Esto es una enorme ventaja porque entorpecera mucho la narracin que cada dos prrafos el autor se viera obligado a inventar un nombre para un animal o una planta y a describirlo. Imagnense lo que sera leer un pasaje como el primer plato fue un pastel de carne de troik rellena con cofis y puntulo, aderezad a con alises y rostisafos, todo rociado por licor de histias. Una descripcin completamente anodina ya que el lector no tiene forma se saber a qu rayos sabe la carne de troik ni los puntulos y mucho menos los rostisafos.

PAGE 22

22 22 De estos lances gastronmicos pod emos observar que ms del 98% de los alimentos referidos son semejantes a los nuestros Entre las carnes podemos degustar el cerdo, cordero, conejo, vacas, caballos, aves diversas, como patos, pollos, pavos reales e incluso palomas que no se usan aqu como mensajeras, sino los cuervos (recordar el pastel de boda de Joffrey relleno con palomas vivas y cocidas). Como productos de mar se mencionan, entre otros, almejas, anguilas, ostras, cangrejos, mejillones y diferentes tipos de pescado. Tambin sabemos que hay abejas o algn insecto parecido por las menciones a la miel. Por comer incluso se describen platos a base de saltamontes y lengua de alondra entre otras delicateses Entre los vegetales y condimentos encontramos zanahorias, nabos, ajo, pimienta, c ebolla, chiles picantes, uvas (por el vino), t, limn, zarzamora, trigo (por el pan), guindas, setas, cebada, centeno, nueces, alubias, higos, tamarindos, manzanas, melones, naranjas, calabazas, etc, una relacin que obviamente no pretende ser exhaustiva sino ilustrativa. La excepcin de esta regla es la carne de uro. Animal extinto en nuestro planeta al que nos referiremos ms adelante pero que por su estrecha relacin con los bvidos actuales podemos tener una idea bastante acertada del sabor de su carne (excepto quizs una buena parte de los cubanos que casi no recordamos el sabor de la carne de los bvidos) Despus de esta excursin a las cocinas de Cancin podemos tratar de enunciar como segunda regla de Martin: No se meta a inventar alimentos demasia do originales, usen cocina terrestre y haga que los lectores disfruten junto a los personajes de las delicias de un buen banquete medieval. Fauna y Flora salvaje Antes de comenzar nuestra excursin debemos vestirnos al estilo de Poniente. All usaremos v estidos por lo general de algodn (otro vegetal terrestre) o seda (gusano de seda) en el sur, y de lana y chalecos de cuero hecho de pieles de algn bvido en el norte. Si hay mucho fro nos cubriremos con abrigos de piel de oso o de gatosombra (especie qu e analizaremos ms adelante) y guantes de piel de topo. Luego por supuesto montaremos a caballo, al igual que en la edad media terrestre el inseparable compaero del caballero. Los caballos fueron trados a Poniente desde Essos por los primeros hombres cua ndo an exista comunicacin por tierra entre ambos continentes 1 Se mencionan aqu tambin varias razas de caballos ; grandes corceles de guerra ; veloces pura sangres; dciles palafrenes para las damas, animales de poca alzada que usan las tribus salvajes del norte, buenos para andar en la nieve y el terreno montaoso, caballos de carga, o ponis para uso de los nios. Estoy seguro que en nuestra cabalgada veremos lobos, no me refiero a los lobos gigantes llamados huargos en la incorrecta traduccin al caste llano (ms adelante tocaremos esta especie) sino a lobos semejantes a los de La T ierra, perros, gatos, conejos, ratas, zorros, osos, serpientes, ciervos, venados (Smbolo de la Casa Baratheon), garzas, guilas y cuervos entre otros animales normales de nue stra fauna. Los cuervos tienen particular relevancia pues son empleados como mensajeros y hablan, algunos como el cuervo del viejo Mormont el comandante de la Guardia de la Noche tienen un vocabulario bastante extenso para un crvido Pero si en Poniente la fauna normal parece corresponder en gran medida con la europea, en el continente oriental aparecen especies ms exticas que en nuestro mundo son oriundas de frica, Asia u Oceana. Se describen monos, leones (Es el smbolo de la Casa Lannister y presum iblemente simbolizan el valor como en nuestro mundo), camellos, tigres moteados, lmures de pelo plateado y grandes ojos color prpura, elefantes grises y caballos con rayas blancas y negras (cebras, a todas luces), entre otras especies. Y en cuanto a la v egetacin encontraremos frecuentemente rboles centinelas verde grisceos, hiedras, banos, olmos, alisos, lamos, secuoyas, murdagos, sauces, amapolas (de donde se extrae la leche de amapolas que emplean los maestres para aliviar el dolor, obviamente por su elevado contenido de opio) y muchas otras. Podemos concluir de un examen no exhaustivo que ms del 91% de las especies animales y vegetales son extrapoladas directamente de nuestra realidad. Esto nos lleva a un tercer consejo literario: si necesitas un animal que parezca un 1 La franja de tierra que conectaba los dos continentes fue destruida por los nios del bosque en su intento por impedir la i nvasin de los primeros hombres a Poniente

PAGE 23

23 23 caballo, corra como un caballo y sirva de montura a los guerreros en la guerra, pues llmalo caballo, no inventes un nombre raro para l; el Dios de la Fantasa pica te ampara. Sin embargo, un mundo fantstico cuya flora y fauna sea ciento por ciento semejante a la nuestra sera muy aburrido. Martin necesitaba marcar de alguna forma la diferencia entre su universo y la Tierra y para lograrlo acudi a varias fuentes. Abran bien los ojos visitantes terrestres que lleg el momento de experimentar el sentido de la maravilla. Animales extintos o fauna reciclada Existen tres especies en Poniente que en La Tierra son animales extintos hace miles o millones de de aos. Uros La primera especie la mencionamos antes dentro de la fauna culin aria: el uro. El uro ( Bos primigenius ) es una subespecie extinta de mamfero artiodctilo perteneciente a la subfamilia Bovinae. Su extincin data del siglo XVI. Hoy se reconocen cuatro subespecies de Bos primigenius que dieron origen a las distintas ln eas de ganado bovino que tenemos hoy en da. Los uros eran mucho ms grandes y robustos que sus descendientes domsticos, con una altura media en la cruz de 160 a 180 cm. en el caso de los machos (pudiendo llegar a los 2 metros) y 150 cm en las hembras. Lo s cuernos de los machos eran largos y se curvaban hacia arriba, con la punta de color negro, mientras que los de las hembras eran ms cortos y difciles de ver. Su hbitat comprenda bosques de densidad variable y llanuras. Se alimentaban de todo tipo de h ojas, hierbas y ramas tiernas. Entre sus depredadores se contaban los lobos y osos, y en zonas de Oriente Prximo y frica, los leones, tigres y leopardos. Los cientficos han logrado recuperar por cruzamiento entre las variantes actuales ms cercana anima les muy similares al uro pero nadie puede asegurar que estos neo uros sean ciento por ciento idnticos a los antiguos por eso he decidido mantenerlos en el acpite de extintos. Mamuts La segunda de las especies extintas es el mamut, nombre comn de divers as especies de mamferos extintos que pertenecan a la familia de los elefantes. Se diferenciaban de los elefantes actuales en sus colmillos m s curvados y largos (hasta tres metros), la presencia de una cubierta velluda formada por un pelo espeso y largo con una capa inferior de lana tupida. Tambin se caracterizaban por poseer una joroba prominente en el lomo. Vivan en climas fros, movindose hacia el Norte a medida que retrocedan los glaciares de la ltima glaciacin. Hubo en Norteamrica, Europa, fr ica y Asia durante la poca del pleistoceno, que empez hace casi 1,6 millones de aos. En Europa, se han encontrado dibujos y esculturas representando mamuts en yacimientos del paleoltico superior (edad de piedra tarda). Empezaron a desaparecer hace uno s 11000 aos, hacia el final de la ltima poca glaciar. No se sabe si su extincin fue provocada por la caza indiscriminada o por su incapacidad para adaptarse a los cambios climticos, aunque ambos factores pudieron ser importantes. El mamut Americano ( M ammuthus imperator) que alcanzaba una altura de casi 4,3 m, es la especie ms grande identificada hasta el momento. El mamut lanudo de Siberia, ( Mammuthus primigenius) tena un tamao similar al del elefante medio actual. En Poniente los mamuts viven m s al norte del Muro de Hielo, por lo que para los sureos son solo una vieja leyenda. Son aliados de los Gigantes a quienes sirven de cabalgadura y de los hombres salvajes, quienes se llaman a s mismos hombres libres porque no se inclinan ante ningn re y. Direwolfs La tercera de las especies extintas que aparecen en Cancin son los lobos huargos. Sucede que la traduccin al espaol de lobo huargo es engaosa pues en el original en ingls el nombre es direwolf y este se refiere a una especie extinta de lo bos, el canis dirus. En espaol se les conoce como lobos gigantes o lobos terribles. Nada que ver entonces con los

PAGE 24

24 24 huargos del Seor de los Anillos que fueron a su vez inspirados en el vargr de la mitologa nrdica que se refiere al lobo Fenrir y sus hijos Skll y Hati Y ya que estamos, Martin llama wargs o skinchangers (cambiapieles) a los humanos con la facultad de conectarse mentalmente a los animales y controlarlos, facultad que abunda sobre todo en los hombres del norte, descendientes de los primeros hombres y en partic ular es muy fuerte en los miembros de la familia Stark. El canis dirus era algo mayor que el lobo actual, m s robusto pero tambin ms lento. Al parecer esta ltima caracterstica fue la desventaja evolutiva que lo hizo perecer frente a la competencia de s us parientes ms giles. Se conoce que vivieron hasta hace alrededor de nueve siglos y se han encontrado sus fsiles en Norteamrica. En Cancin Martin hiperboliza la talla de estos lobos y los convierte en verdaderos gigantes. Veamos como se describe a e stos animales en Juego de Tronos : El tupido pelaje gris estaba lleno de cristales de hielo, y el hedor de la corrupcin lo envolva como el perfume de una mujer. Bran divis unos ojos ciegos en los que reptaban los gusanos y una boca grande llena de dient es amarillentos. Pero lo que ms lo impresion fue el tamao que tena. Era ms grande que su poni, el doble que el mayor sabueso de las perreras de su padre. No es ningn monstruo dijo Jon con calma Es una loba huargo. Son mucho ms grandes que los o tros lobos. Hace doscientos aos que no se ve un lobo huargo al sur del Muro dijo Theon Greyjoy. Pues ahora estoy viendo uno replic Jon. Punto De Vista (PDV) de Bran, Juego de Tronos Los lobos gigantes para usar entonces la terminologa ms afn a las intenciones de Martin y no la incorrecta traduccin al castellano son una de las tres especies ms importantes en la historia de Cancin Son el smbolo de la casa Stark, los seores del Norte. Como los mamuts, estos animales habitan exclusivamente m s all del muro de hielo. En el primer captulo de Juego de Tronos los Stark encuentran una loba gigante muerta en el bosque y seis cachorros recin nacidos y Jon convence a Ned Stark que haban sido enviados como un regalo para ellos por los dioses del n orte. As Rickon adopta a Peludo, Bran a Verano, Arya a Nimeria, Samsa a Dama, Robb a Sombragris, y Jon Nieve, el hijo bastardo, a Fantasma. No es casual que mientras los cinco animales de los hijos Stark son de pelaje gris oscuro el lobo enviado a Jon es blanco. Para los seguidores de la hiptesis de que Jon es hijo de Johana, la hermana de Ned Stark con Rhaegar Targaryen quizs vean una relacin entre el pelaje blanco de Fantasma y los cabellos blancos de la familia Targaryen. Lo cierto es que los lobos establecen una ntima conexin con sus contrapartes Stark; mientras ellos los acompaen nada les pasar. Pero cuando se separan de sus lobos comienzan a sucederles toda suerte de desgracias. La conexin ms fuerte se establece entre Bran y Verano. El chico baldado se decantar poco a poco hacia la magia de los dioses antiguos. Despus de este bloque podemos enunciar la cuarta regla de Martin: Agarre unos pocos animales extintos de la fauna terrestre, maqullelos un poco si hace falta y agrguelos en el ec osistema que mejor les venga. Pero por los Siete! no se le ocurra poner un mamut en un desierto o un bosque tropical donde no duraran ni un solo verano con esa pelambre, que por algo se extinguieron en nuestro mundo cuando se acabaron las glaciaciones. E l uso de fauna extinta le otorga a la biota de Poniente un toque de inmovilismo, como si la evolucin anduviera ms lenta all. (Este tipo de inmovilismo es an ms marcado en el desarrollo social en comparacin con el nuestro pero esto sera tema para otr a conferencia). Tampoco ser a bueno exagerar demasiado incluyendo dinosaurios, por suerte a Martin no se le ocurri legar tan lejos. Y lleg la fauna fantstica! Un poco de fantasa no desentona, vamos, que no por gusto el gnero ha sido llamado fantasa heroica. Y en este campo lo ms socorrido es echar mano a la fauna fantstica ya desarrollada por otros. En cancin tenemos tres ejemplos notorios: los krakens, las mantcoras y los dragones. Tambi n se hace una ligera mencin a los basiliscos, pero es tan breve que pasaremos por alto a esta especie.

PAGE 25

25 25 Kraken Leyenda o monstruo real? En nuestro mundo el kraken es un animal legendario. Su leyenda surgi por los marinos escandinavos que aseguran haber encontrado animales enormes con apariencia de pulpos o ca lamares que surgan de las profundidades y eran capaces de tragarse barcos enteros. Se supone que estas criaturas estn inspiradas en los calamares gigantes que pueden alcanzar un largo de trece a quince metros incluidos los tentculos. En Cancin el krake n dorado es el emblema de la casa Greyjoy, los avezados marinos de Las Islas de Hierro, eternamente rebeldes contra la dominacin de los Reyes del continente, adoran al Dios Ahogado y estn inspirados evidentemente en nuestros vikings. Ahora bien, es el K raken de Cancin un animal legendario o un monstruo real? Solo podemos juzgar por algunos de los pasajes en los que se refieren a estos seres pues hasta ahora nunca han tenido una presencia directa en la obra. Quizs la referencia ms significativa que no s hace pensar que realmente existen los krakens es la siguiente que aparece en Tormenta de Espadas tomo I, en uno de los captulos con el PDV de Tyrion: Se ha divisado un kraken cerca de los Dedos dijo sacndose un pergamino de la manga. Dej escapar un a risita No un Greyjoy, no, un kraken de verdad. Atac un ballenero de Ibb y lo hundi. Pero igual pudieran ser exageraciones de los pescadores que se sabe que son dados a las fabulaciones e hiprboles sobre todo bajo los efectos del aguamiel. Mantcoras La mantcora es una criatura mitolgica con cuerpo de len, alas y cabeza humana. A diferencia de los kraken las mantcoras si aparecen en vivo y directo en Cancin La diferencia parece estar en el tamao. En la ciudad de Quarth un hombre ofrece un pequ eo cofre enjoyado a Dany, veamos: El escarabajo se desenrosc con un siseo. Por un instante Dany pudo ver una cara negra, malvola, casi humana, y una cola arqueada de la que goteaba veneno... y en aquel momento el cofre sali volando de su mano en pedaz os PDV de Dany, Choque de Reyes Y luego: Me estaban defendiendo. Dany sacudi la mano, le hormigueaban los dedos El que me atac fue el otro, el qarthiano. Mir a su alrededor, pero ya haba desaparecido Era un Hombre Pesaroso, en ese cofre enjoyad o que me dio haba una mantcora. Este hombre me la quit de la mano. Vemos como, al contrario de lo que hizo con direwolfs Martin ha miniaturizado a las mantcoras y las ha dotado de una cola semejante a la del escorpin a todas luces venenosa. Dragones Los dragones junto con los lobos gigantes son las especies animales protagonistas de Cancin Ampliamente representados en la literatura fantstica puedo ahorrarme las referencias a esta especie. Solo recordar que existen dos modelos generales de dragones: los dragones occidentales que son mas corpulentos, tienen cuatro patas slidas y las alas les brotan hacia arriba del lomo, y los dragones orientales que son de cuerpo ms menudo, ms parecidos a serpientes y las alas son proyecciones membranosas de los m iembros superiores a la manera de los murcilagos o los pterodctilos.

PAGE 26

26 26 Los dragones de poniente son ms cercanos al segundo tipo. Ya se sabe que su tamao era grande: Balerion, Meraxes y Vhaghar. En aquel stano, Tyrion se situ entre sus fauces abiertas mudo de admiracin. Un guerrero podra haber entrado a caballo por el gaznate de Vhaghar, aunque no le habra sido tan fcil salir. Meraxes era an ms grande. Y el mayor de todos, Balerion, el Terror Negro, podra haber engullido un uro entero, o inclus o uno de los mamuts lanudos que, segn se deca, vagaban por las fras llanuras ms all del Puerto de Ibben PDV de Tyrion, Juego de Tronos En cuanto a su anatoma se dice: Los dragones no eran ms grandes que los gatos flacos que haba visto una vez mov indose furtivos a lo largo de los muros de la mansin del magster Illyrio en Pentos... hasta que desplegaban sus alas, aquellos delicados abanicos de piel translcida y colores maravillosos tensada sobre una estructura de largos huesos finos. Bien mirado s los dragones eran en su mayora cuello, cola y alas... Aunque esta descripcin los hace lucir ms ligeros todava es difcil de imaginar cmo es que pueden volar. Adicionalmente, en Juego de Tronos puede leerse en uno de los PDV de Tyrion: El color neg ro del huesodragn se debe a su alto contenido en hierro le inform el libro Es fuerte como el acero, pero ms ligero y mucho ms flexible, y por supuesto completamente incombustible Esto es contradictorio pues el alto contenido de hierro los hara ms pesados y menos apropiados para al vuelo ya que la osamenta de los vertebrados voladores debe ser muy ligera por razones obvias. Los dragones llegaron a poniente con la familia Targaryen. Estos se establecieron en Dragonstone en la poca de los siete rein os y all vivieron en paz durante unos doscientos aos. Un buen da desembarcaron junto al ro Aguasnegras en el lugar donde despus fundaran su capital y uno por uno fueron derrotando a los 7 reinos para unificar as Poniente bajo un nico Rey. Los ejr citos Targaryen eran muy inferiores en nmero de soldados a los de sus enemigos, pero tenan tres dragones. Y un dragn en una batalla medieval es un arma casi absoluta, algo as como el arma nuclear en la II Guerra Mundial. Y si no pregntenle a Harren el Negro o a las huestes combinadas de Casterly Rock y Highgarden que los enfrentaron durante la conquista. Al parecer hay una conexin fuerte entre los dragones y la magia. Despus de la desaparicin de los dragones de Poniente y se piensa que de todo el m undo la magia fue mermando en todas partes. Sin embargo, despus del nacimiento de los dragones de Dany se manifiesta un paulatino despertar de la magia. Hay otros detalles interesantes sobre la biologa y la etologa dragonil en el libro. Cuando los dra gones nacen Dany los amamanta como una madre lo que me lleva a preguntarme si las dragonas amamantan a sus cras como los mamferos pese a que tienen un fenotipo bsicamente reptiliano y ponen huevos. Ms adelante Dany descubre que, a diferencia de los otr os carnvoros, sus dragones solo comen carne cocida. El smbolo de la casa Targaryen es un dragn de tres cabezas. Una de las profecas reveladas a Dany es precisamente El dragn tiene tres cabezas Dany tiene tres dragones, Drogon, Viserion y Rhaegal. Nec esita tres jinetes, que por lgica deberan ser de sangre Targaryen. Ella misma ser por supuesto el jinete de Drogon. En Una danza con dragones se nos revela un Targaryen oculto que debera ser la segunda cabeza. El candidato ms popular para la tercera e s Jon Nieve. Muchos esperan la revelacin de que Jon es hijo de Rhaegar y por tanto Targaryen. Pero algunas de las frases deslizadas en el ltimo tomo sugieren otra posibilidad. Aeris, el rey loco, deseaba abiertamente a Johana la esposa de Tywin Lannister Tyrion tiene el pelo rubio pero casi blanco y desde pequeo muestra una obsesin casi patolgica por los dragones. Tyrion parece ser inmune a cierta enfermedad contagiosa y segn Dany los Targaryen no se enferman, ella misma no recuerda haber sufrido nun ca de alguna enfermedad infecciosa. Uniendo todos los cabos es posible que Tyrion sea en realidad hijo de Aeris y por tanto hermano de Dany y no un Lannister. Sera entonces la versin ms atractiva para la tercera cabeza del dragn. Qu har Martin? Espe remos al 7mo libro para saberlo. Quizs estemos vivos an cuando salga. Nos abstenemos de enunciar aqu una quinta regla de Martin ya que ser a la misma cuarta aplicada a las criaturas fantsticas clsicas.

PAGE 27

27 27 Fauna y Flora exclusiva de Cancin Un universo o riginal debe tener al menos cierto nmero de criaturas exclusivas y Poniente no sera una excepcin. Veamos las especies que Martin se ha sacado del sombrero del demiurgo. Gatosombra ( Shadowcats ) Son grandes felinos parecidos a linces, pero de mayor talla y su piel es negra con franjas blancas aunque desconocemos si existen variedades con distintas coloraciones. Su hbitat parece ser preferentemente las zonas monta osas. Como mencionamos antes su piel es muy apreciada para la fabricacin de abrigos. El bar do tena varias costillas rotas, adems del arpa y cuatro dedos de la mano con la que la tocaba, pero no todo haba sido prdidas para l: se haba hecho con una magnfica capa de gatosombra, una piel espesa y negra con franjas blancas Antes de que hub ieran recorrido un kilmetro empezaron a or los gruidos roncos de los gatosombras, y no tardaron en llegarles tambin los gruidos salvajes de las fieras que se disputaban los cadveres que haban dejado atrs PDV de Tyrion, Juego de Tronos De aqu se deduce otra caracterstica de los gatosombras: son carroeros, aunque pueden tambin cazar sus presas. Hrakkar Se hace pocas menciones de esta especie. Solo sabemos que es un gran len blanco de las llanuras y que los dothrakis ponen a prueba su valor y ha bilidades dndole caza. Suponemos que es un len muy parecido al nuestro pero de color blanco y de mayor talla. El color blanco implica una desventaja para un predador o una presa ya sea en una llanura o en bosques ya que el contraste con el verde circund ante lo hara demasiado notorio. Por esas razones en la Tierra solo encontramos especies con pelaje blanco en los polos. Esta especie parece ser la primera pifia notoria de Martin en el diseo de su biota. Lagartos Len (lion lizards) La descripcin de e sta especie es an ms ambigua que la de los gatosombras. Son vertebrados cuyo hbitat son las zonas pantanosas de El Cuello. Se les encuentra casi siempre en el agua y por lo poco que se describe de ellos parecen ser reptiles parecidos a nuestros cocodril os, quizs an ms temibles: lagartos len flotando en el agua como troncos negros con ojos y dientes. Si un ejrcito intentara tomar por asalto cualquiera de las torres, tendra que vadear un lodo negro que llega a la cintura, cruzar un foso lleno de la gartos len PDV de Cathelyn sobre Foso Cailin, Juego de Tronos Las descripciones de estas especies son deliberadamente ambiguas, como invitando al lector a que supla la informacin omitida con su imaginacin Est e pudiera ser el quinto consejo del seor Martn. Hierba fantasma Hay solo una breve mencin a esta especie en la boca de Jorah Mormont, quien le explica a Dany: Se cuenta que, en las Tierras Sombras ms all de Assahai, hay ocanos de hierba fantasma, ms alta que un hombre a caballo y ms blan ca que la leche. Mata a todas las dems hierbas y brilla en la oscuridad con los espritus de los condenados. Segn los dothrakis algn da la hierba fantasma cubrir el mundo entero y ser el fin de toda vida... PDVde Dany, Juego de Tronos

PAGE 28

28 28 El arciano o w eirdwood Pero el premio de la imaginacin en esta categora no se lo lleva ningn animal sino un rbol. El arciano o weirdwood (la traduccin literal sera madera extraa ), es la tercera de las especies fantsticas ms relevantes de Cancin. Dejamos que sea el propio Martin el que la describa: En medio del bosquecillo, un arciano viejsimo se alzaba junto a un estanque pequeo de aguas negras y fras. Ned lo llamaba el rbol corazn. La madera del arciano era blanca como el hueso, con hojas de un rojo o scuro que pendan como un millar de manos ensangrentadas. En el tronco haba una cara tallada, con rasgos alargados y melanclicos, y los ojos enrojecidos de savia seca, extraamente atentos. Aquellos ojos eran viejos, muy viejos; ms viejos que la mismsi ma Invernalia. Haban visto el da en que Branden el Constructor puso la primera piedra, si se poda dar crdito a las historias. Haban presenciado cmo los muros de granito se alzaban en torno a ellos. Se deca que los nios del bosque haban tallado las caras en los rboles durante el amanecer, siglos antes de que los primeros hombres llegaran procedentes de la otra orilla del mar Angosto. Haca mil aos que haban talado o quemado los ltimos arcianos del sur, a excepcin de los de la Isla de los Rostr os, donde los hombres verdes montaban guardia silenciosos. All, tan al norte, todo era diferente. Haba un bosque de dioses en cada castillo, y un rbol corazn en cada bosque de dioses, y una cara tallada en cada rbol corazn. PDV de Katelyn, Juego de Tronos Los arcianos son el centro de culto para los hombres del norte que aun adoran a los Dioses Antiguos que adoptaron de los Nios del Bosque. Pero no es un simple objeto de culto, los arcianos son los ojos que usan los dioses del norte para observar t odo lo que sucede y a travs de ellos pueden comunicarse con los seres vivos y usarlos para sus propsitos. Es decir los dioses del norte tienen verdadero Poder aunque este parece muy menguado en relacin a los tiempos antiguos. Osha la salvaje, le explica esto a Bran: No, qudate orden Bran Dime qu queras decir con eso de or a los dioses.

PAGE 29

29 29 T les hablaste, y ellos respondieron dijo Osha mirndolo detenidamente Abre las orejas, escucha, y los oirs. Bran prest atencin. No es ms que el vien to dijo, inseguro El viento entre las hojas. Y quin crees que enva el viento? Los dioses. Se sent frente a l, al otro lado del estanque, con un suave tintineo. Mikken le haba puesto grilletes de hierro en los tobillos, unidos por una pesada cad ena. Poda caminar, siempre que diera pasos cortos, pero no tena manera de correr, trepar o montar a caballo Los dioses te ven, chico. Te han odo. Ese susurro entre las hojas es su respuesta. PDV de Bran, Juego de Tronos Ms adelante se nos muestra po r primera vez una prueba de sus poderes cuando Sam Tarly es acorralado por los espectros y pide ayuda a un arciano y este responde enviando miradas de cuervos que atacan a los espectros para protegerlo. La madera de los arcianos es usada para elaborar diversos objetos, entre ellos puertas. Uno de los pasajes donde se manifiesta ms abiertamente la magia es el de la puerta secreta: Lo que s vio Bran fue la puerta. La Puerta Negra, haba dicho Sam, pero en realidad no era negra. Era de arciano blanco y tena un rostro. La puerta emita un brillo de leche y luz de luna, tan tenue que apenas si tocaba nada que no fuera la propia puerta, ni siquiera a Sam, que estaba justo a su lado. El rostro era viejo y blanquecino, arrugado y encogido. Parece muerto. La boca estaba cerrada, al igual que los ojos. Las mejillas estaban demacradas; la frente, marchita, y la barbilla, temblorosa Si un hombre pudiera vivir mil aos y no morir nunca, pero seguir envejeciendo, tendra una cara como sta. La puerta abri lo s ojos. Tambin eran blancos, ciegos. Quines sois? pregunt la puerta. PDV Bran, Tormenta de Espadas, II Aqu vemos que las propiedades mgicas del rbol quedaron recogidas en la puerta pero de cierta forma potenciadas, porque esta incluso era capaz de hablar, lo cual no pueden hacer los arcianos. Como con los dragones podra escribirse todo un tratado sobre los arcianos pero no es bueno dar demasiados spoilers Sexto consejo de Martin para este bloque: En unos casos contados despliegue su imaginacin y cree nuevas criaturas con poderes nuevos que le sean tiles en la trama, como el arciano. Esto contribuye aun ms a diferenciar su universo del mundo real y de otros universos fantsticos. El universo microscpico: Plagas y enfermedades Los tres niveles de seres vivos mencionados podran parecer suficientes para adornar un universo fantstico pero Martin adora la verosimilitud y fue ms all al describir varias plagas y enfermedades. Como era de esperar, su mundo no es estril sino que tambin cuenta con microorganismos que pueden ser beneficiosos (levaduras) o patgenos. Este es un aspecto ignorado por muchos autores fantsticos, incluyendo a Tolkien. Por supuesto el escaso desarrollo cientfico de Cancin no ha llegado hasta la teora microbiana de las enfermedades infecciosas pero podemos intentar deducir el tipo de microorganismo patgeno a travs de los sntomas de las enfermedades. Las dos enfermedades que se describen con ms detalles son el flux y el grayscale ( psoriagrs ). Aunque se refieren otras como las manchas rojas.

PAGE 30

30 30 Flux No s qu nombre le darn los traductores pues el tomo V solo lo he ledo en ingls. El flux no es una enfermedad ideada por Martin, es el nombre que en la edad media se le daba a la disentera. En el libro de Martin se le lla ma tambin the pale mare la yegua plida La disentera puede estar causada por diversos microorganismos, puede ser de origen bacteriano con Escherichia coli enteroinvasiva, Yersinia enterocoltica o Shigella o causada por protozoos como la Ameba histol tica. Se caracteriza por dolor abdominal, fiebre, cianosis peribucal, profusas diarreas, e inflamacin y ulceracin de la boca En las grandes guerras, esta enfermedad en ocasiones era la causante de ms muertes que las que causaba la guerra en s, situacin que es magistralmente recreada por Martin en el tomo V en las escenas del cerco a Meereen para darle un toque adicional de verosimilitud a la historia. Grayscale (Psoriagrs) Es una enfermedad crnica contagiosa que causa lesiones grises que se diseminan paulatinamente a travs de todo el cuerpo otorgando a la victima una apariencia de piedra. El primer caso que conocemos en la novela que padeci la enfermedad de nia pero se las arregl para c ontrolarla es el de Shireen la hija de Stannis Baratheon: La nia (Shireen) haba heredado la mandbula cuadrada y prominente de su padre, y las desafortunadas orejas de su madre; adems contaba con una desfiguracin propia, legado del brote de psoriagrs que casi se la haba llevado a la tumba cuando an no era ms que un beb. La mitad de una mejilla y buena parte del cuello eran de carne rgida y muerta, con la piel agrietada y escamosa, moteada de negro y gris, con tacto como de piedra Prlogo, Choque de Reyes De Harlon s se acordaba; aunque entre nieblas difusas, tena en la mente una imagen con el rostro gris y rgido que hablaba siempre en susurros en una habitacin sin ventanas, cada vez ms dbiles a medida que la psoriagrs le converta en pied ra la lengua y los labios... PDV de Aeron Pelomojado, Festn de Cuervos A las vctimas en un avanzado estado de la enfermedad se les llama los hombres de piedra y son aislados en colonias alejadas de las ciudades. Una enfermedad as no existe en nuestro mu ndo. Si las caractersticas de las lesiones recuerdan un poco a la psoriasis, el desarrollo general de la enfermedad y la forma que los pacientes son tratados por la sociedad se asemejan mucho ms a la lepra. El agente causal de esta enfermedad debe ser al gn tipo de bacteria similar al mycobacterium leprae agente etiolgico de la lepra. Manchas Rojas Se hace una referencia muy breve a una enfermedad llamada manchas rojas, a todas luces una enfermedad viral parecida a nuestro sarampin: Ya os dije que t uvo las manchas rojas a los cuatro aos. Slo se cogen una vez. Tendrais que haber dicho que Myrcella padeca psoriagrs; as no se habra acercado. El chico no, pero el maestre de vuestro padre... Caleotte dijo Trat de visitarla? No, slo tuve qu e describirle las manchas rojas de la cara. Dijo que no haba nada que hacer, que dejara que la enfermedad siguiera su curso, y me dio un ungento para aliviarle el picor. Ningn menor de diez aos mora a causa de las manchas rojas, pero para los adultos poda ser mortal, y el maestre Caleotte no haba pasado la enfermedad de nio. Arianne lo descubri cuando la tuvo ella, a los ocho aos. PDV Arianne Martell. Festn de Cuervos

PAGE 31

31 31 El sptimo y ltimo de los consejos de Martin podra ser: No ignore los microbi os, en todo mundo medieval debe haber por fuerza una o ms epidemias y enfermedades para hacer el escenario ms verosmil. A modo de resumen G.R.R.Martin ha estructurado la biota de su mundo con una estructura piramidal. La base de la pirmide, formada po r m s del 91 por ciento de los seres vivos de su mundo es idntica a la terrestre. El resto est formado por animales extintos, en algunos casos modificados; animales fantsticos conocidos, tambin con algunas variaciones y, por ltimo, sus propias criatur as fantsticas, que son pocas pero establecen una diferencia con respecto a otros universos similares. No es por supuesto la de Martin una receta universal pero s un buen caso de estudio para los escritores demiurgos. Bibliografia Asimov I ssac Saga de las Fundaciones Herberth F rank Dune Le Guin Ursula K. El nombre del mundo es Bosque Martin G eorge RR. A song of Ice and Fire. Volume I. Games of Thrones Martin G eorge RR. A song of Ice and Fire. Volume II. Clash of Kings Martin G eorge RR. A song o f Ice and Fire. Volume II. Storm of Swords Martin G eorge RR. A song of Ice and Fire. Volume IV. A Feast for Crows Martin G eorge RR. A song of Ice and Fire. Volume V. A Dance with Dragons McCaffrey A nn El vuelo del Dragn www.gamesofthroneswiki.com www.the.sixth.extinction.com www.wikipedia.com Yoss. Ambrotos Axxon, www.axxon.com.ar Carlos A. Duarte Cano (La Habana, 1962) Es doctor en Ciencias Biolgicas y t rabaja en el Centro de Ingenier a Gentica y Biotecnologa de La Habana. Es uno de los fundadores y coordinadores del taller de literatura fant stica Espacio Abierto y uno de los organizadores de los cuatro eventos tericos homnimos celebrados en La Hab ana. Obtuvo Premio en el Primer Concurso Internacional Sinergia, Realidades Alteradas, 2008. Un relato suyo fue s eleccionado para la antologa Fabricantes de Sueos 2008 de la AECFT. En el 2008 gan el primer premio del concurso de CF de la revista cub ana Juventud T cnica. Obtuvo m encin especial en el Concurso Luis Rogelio Nogueras de Ciencia Ficcin, 2010, Cuba Fue finalista del XI Certamen Internacional de Microcuento Fantstico miNatura 2011 y del III y IV Certamen Internacional de Poesa Fantstic a miNatura 2011. Varios de sus cuentos han aparecido en antolog as de Argentina y Cuba, en la revista Argentina Sensacin y en los ezines Axx o n, Qubit y la Voz de Alnader. De Duarte publicamos antes en Korad el art culo Espacio abierto para la fantasa y l a CF y la resea crtica Crnicas del Maana (Korad 0) Ilustracin: Kraken MC.Carper

PAGE 32

32 32 MENCIN CONCURSO OSCAR HURTADO 2012 CATEGORA: CUENTO DE CIENCIA FICCIN MEIOSIS Jos Martn Daz Daz Ulises va leyendo con atencin cada uno de los documentos: Para la verdadera igualdad entre hombres y mujeres, falta un gran camino por recorrer an en estos albores del siglo veintitrs. El patriarcado insiste en reforzar y legitimar paradigmas de belleza muy diferentes para unos y para otras, e increblemente las revistas de modas, casi todas a cargo de colegas fminas, se suman a esas propuestas sexistas. Es hora de que tomen conciencia de su responsabilidad cultural y social, del decisivo papel que juegan en nuestra lucha permanente por la homogeneidad sexual nica va de conseguir de una vez y para siempre, que todos y todas disfrutemos de los mismos derechos (ininteligible) la moda unisexual, exigida por las vanguardias feministas Annimo. Tomado de: Segmento de pgina, sin referencia editorial. Papel 3001 Conservado en el Museo de la Antigedad de Blgica.

PAGE 33

33 33 La Moda unisexual pretende que los hombres usen vestuario masculino y femenino indistintamente, as como hemos hecho las mujeres por siglos. Pero esto nunca suceder porque ellos siguen creyndo se superiores a nosotras. Hay ciertos dolos masculinos de la TV, sobre todo cantantes de msica popular, que siguen apareciendo muchas ms veces vestidos de hombre que de mujer y nadie les pone coto. No creo que todos los que aluden inconvenientes ortopd icos para usar tacones altos sean sinceros. Tampoco que la incomodidad sea el verdadero motivo para resistirse a una simple minifalda ajustada, unos aretes grandes o al maquillaje. Para colmo cada vez son ms las mujeres que parecen haberse olvidado que la apariencia femenina existe. Detrs de todo esto lo que se esconde es el menosprecio por un gnero histricamente devaluado. La estrategia de conseguir nuestros derechos a partir de parecernos los de un sexo y otro, al menos yo, la considero equivocada. Si arriba de eso no se crean reglas, si los hombres se resisten impunemente a abandonar sus roles, no nos queda otra que hacer lo mismo. De lo contrario, en breve, todas y todos pareceremos hombres permanentemente. No se han percatado de eso? A partir de ho y me vestir de mujer siempre, y nada de medias tintas, a lo Melisa Baby. Annimo. Grabacin digital. Slo audio. Archivos de la Biblioteca de la Moda en Madrid. 3261 (No se han encontrado datos sobre quien podra ser: Melisa Baby) En este Da Mundial por la Uniformidad de Gnero, proponemos despojar definitivamente el vestuario de todo vestigio diferenciador. La verdadera ropa unisexual es aquella que sea imposible clasificar como de un gnero u otro. Existen sobrados diseos, bien sugerentes y novedo sos, que demuestran lo superfluo de tipificar una prenda de este modo. Declaracin de Montreal. Congreso Internacional por la Uniformidad. Clsicos. 3299 Mujeres y hombres ya somos prcticamente iguales, y eso se lo debemos a las SHUA (Suprahormonas d e Unificacin Andrginas) gracias a las cuales ya no existe diferencias en huesos, musculatura, valo facial, gravedad de la voz, vellosidades, ni elemento anatmico alguno para distinguir entre un humano femenino y uno masculino, a no ser que muestre sus rganos reproductivos. Quienes cuestionan a las SHUA, por no poder evitar que a las mujeres les crezcan las tetillas durante la lactancia, no se percatan de la complejidad del asunto. Poseer senos abultados de modo permanente era una caracterstica slo humana, por dems innecesaria, pero esta dilatacin ocasional para amamantar, ocurre incluso en animales y precisa de soluciones que sobrepasan el simple tema cosmtico. A quienes atacan, les invito a fijarse mejor en cuanto falta por hacer en el terreno s ubjetivo. Diane Green RTWS President. En defensa de las Suprahormonas. XVI Congreso Mundial de Sexualidad. Noruega. 4025 La Afrodita 7, creada a mediados del siglo cuarenta y cuatro, fue la ms revolucionaria suprahormona reconstructora de su poca, c apaz de transformar los rganos genitales femenino y masculino, de modo que tuviesen la misma apariencia sin afectar sus funciones. Aplicada eficientemente durante varias generaciones, se incorpor a la gentica natural, convirtindose, tal y como estaba p revisto, en una caracterstica hereditaria. Revista Avances. Argentina 5102

PAGE 34

34 34 Aunque popularmente se tienda a dudarlo, originalmente el pene de las mujeres se llamaba cltoris y era ms pequeo que el de los hombres. Es una afirmacin en la que mis camar adas feministas suelen ver intenciones discriminatorias, pero se trata de datos cientficos y deben ser tenidos en cuenta. La ciencia mdica debe diferenciar el cltoris del pene porque no cumplen la misma misin. Se dice que la expresin Pene estril es discriminatoria, sin tener en cuenta que a la cavidad del hombre le llamamos vagina estril y en su caso no hay ninguna otra denominacin acadmica a la que podamos acudir. El hombre antiguo y esto podra considerarse ms ofensivo, no posea siquiera un a vagina mnima, debajo del pene nada ms tena testculos. Si no fuera por los beneficios que la ciencia mdica otorg a nuestra especie, ningn hombre podra satisfacer del todo a una mujer moderna a menos que acudiesen al coito anal. J.L Blyton. Exerc ising The Approach. Publicacin peridica. 5272 Todos los das y a cada hora, se violan los derechos de las personas a no revelar pblicamente el sexo al que pertenecen. De nada sirven leyes como la de prohibir este dato en documentos, si por otro lad o se les siguen practicando las pruebas de sexo a los nios al nacer, slo para que los padres sepan si ponerle nombre femenino o masculino. Ninguna persona debera ser evaluada por su sexo y esto es aplicable a la opcin de llevar un determinado nombre o no. Es hora de superar semejante prctica y la mejor manera de lograrlo consiste en no ofrecer pruebas de sexo a menores de diez aos como mnimo. Esto provocar que llamarse Juana o Juan sea una mera cuestin de gusto y no devele ningn dato personal. M ontilla, Juliana A. La Voz del Mundo. Boletn Digital Alternativo. Febrero 5370 Ana abandona a Gustavo por Jorge. Gustavo ciego de ira rumia su venganza hasta que decide lo que cualquier amante despechado. Va a ver a Jorge y alevosamente lo enamora. Su intencin es que deje a Ana por l, slo para demostrarle a ella y luego rerse de ambos. Sin embargo, descubre un Jorge que desconoca, queda prendado de l. Luisa, aun cuando tambin ama a Jorge no puede olvidarse de Gustavo y por un tiempo se ponen los cuernos, todos entre s. Ana descubre a sus dos amores en una escena carnal. Insultos, separacin, tristeza. Luego comprenden que en verdad se aman los tres y terminan en feliz poliamora conyugal. En un hermoso monlogo final, Gustavo termina dando gracia s al destino por la aparicin de Jorge, quien adems resulta ser la nica mujer de los tres y ya trae en su vientre un primer hijo. Gustavo no sabe si el padre ser l o ser Ana pero tampoco desean averiguarlo. Argumento de obra cinematogrfica conservad a en los Archivos de la Cinemateca de Lima. Guin y Direccin: Gonzalo Silvia Fuentes 5541 La costumbre de utilizar l o ella atendiendo al nombre de la persona y no a su sexo biolgico es una prctica lgica pero no una regla gramatical. Cada persona debe ser designada segn el gnero de su agrado con independencia del nombre que le fue dado al nacer y de su sexo biolgico, aunque no estemos an acostumbrados a ello y aunque a algunos y algunas les resulte indiferente. Si quien va a decir la frase des conoce la predileccin de aquella persona a la que se refiriere, puede optar por un gnero u otro a su eleccin. Con preferencia al femenino ya que as combatimos la tendencia a lo contrario. La Real Academia de la Lengua Espaola ya no exige concordancia de gnero para referirnos a humanos y esto incluye a los heternimos, como el caso yerno/nuera. Cabe decir: querida yerno o mi nuera es delgado. No as cuando se trata de animales o cosas, que continuarn manteniendo su gnero gramatical. Notas sobre el idioma. Seccin de revista digital En Familia. Costa Rica. 5557

PAGE 35

35 35 Orientaciones sexuales: trmino utilizado antes de la era andrgina para referirse a la predileccin carnal por uno de los sexos. Hoy escapa de la comprensin de la mayora de los indi viduos por falta de vivencias. En la actualidad para conocer la orientacin sexual de una persona sera necesario que observe imgenes de los antiguos, algo solamente permitido a especialistas. Se define a partir de la motivacin por acariciar a los de un tipo, a los de otro, o a ambos, y que se manifiesta de un modo inusualmente intenso sin causas explicables. Tales arrebatos provocan ereccin involuntaria del pene, tanto en hombres como en mujeres, sin acudir al tacto, pero sintiendo una gran necesidad de hacerlo hasta provocarse un orgasmo. Dado a que esta marcada predileccin no ocurre con individuos vivos, las orientaciones sexuales carecen de significado prctico. Trasvesti: Polmico trmino referido al vestuario y a los atavos que tal vez ha sufri do modificaciones semnticas con el tiempo. Se refiere a personas que insisten en tipificarse como de un sexo determinado an cuando no logren si quiera imaginar un modo de lograrlo. Transexual: Trmino igualmente ancestral cuyo equivalente actual sera los hombres que sufren por no poder gestar en su vientre o las mujeres que no se sienten identificadas con esta funcin. Suele considerarse erradamente un capricho, pero ocasiona grandes sufrimientos a quienes lo padecen, an cuando no sepan dilucidar por qu el tema les resulta tan vital y decide tanto en su nimo. Ciertos investigadores se lo explican como la permanencia de una atvica identidad de gnero que no encuentra otro modo de expresarse. Las mujeres transexuales optan por practicarse una este rilizacin y asumirse como hombres, aunque sin posibilidad de ser padres. Para un transexual masculino no existe solucin alguna hasta el momento De las Mercedes, Miriam. Historia y sexualidad. Glosario. Ediciones Generacin Centuria 5492 La cienci a mdica moderna tiene un gran reto que vencer a favor de la igualdad. Garantizarle a toda persona su derecho a parir si as lo desea y de este modo y adems, asegurar que toda pareja est en posibilidad de concebir hijos sin importar a qu sexo pertenezca n sus miembros. Conel, Oronaldo. Alegatos. 5499 La vida en verdad depende de lo femenino, de sus posibilidades para gestarse y reproducirse, el requerimiento de dos progenitores aparece en las especies meiticas por la necesidad de intercambio genti co, de alguien ms que aporte su propia peculiaridad, de modo que el nuevo individuo no sea una rplica genticamente exacta de su madre, condicin indispensable para la evolucin. Esta funcin de simples portadores de genes no debe haberle parecido a la n aturaleza suficiente ocupacin para el macho y tal vez por eso les otorg otras funciones como proteger a las hembras y a la cra. El ser humano, sin embargo, ha superado considerablemente estas etapas primitivas y es tiempo de analizar si amerita mantener el sexo masculino o se puede encontrar otra manera de solucionar la gentica. La existencia de este sexo deja sin posibilidad de parir a casi la mitad de las personas. Lovelace, Anne. Monthly Bulletin of the CRF 5618 El Centro Internacional de Genti ca tiene prcticamente lista la tan esperada criatura slo pene, cuya estatura no sobrepasa los veinte centmetros (Del borde inferior de los testculos al glande). Apta para garantizar el intercambio gentico sin necesidad de hombres y carente de toda int eligencia. Cuenta con un cerebro mnimo indispensable para

PAGE 36

36 36 mantener sus funciones vitales. No tiene extremidad alguna y se alimenta por va intravenosa, algo que la hace absolutamente dependiente de su propietaria. Evitando la utilizacin de palabras obsce nas para referirse a l en el habla popular, la Academia de la Lengua Espaola estudi la solucin de un trmino lo suficientemente grcil y al mismo tiempo portador de una semntica lgica. Para ello busc entre vocablos antiguos ya en desuso que no hirie ran sensibilidades, y finalmente se eligi Pingolo. Versin infantilizada de Pinga, la clebre palabra escrita en el trozo de concreto milenario encontrado en Cuba con el dibujo flico ms antiguo que conserve la humanidad. Despus de las necesarias delibe raciones y ser presentadas las pruebas pertinentes la Asociacin Mundial de Proteccin de Animales aprob que al Pingolo no se le reconozca como mascota ni animal en leyes ni campaas, ya que carece de capacidades para padecer o interpretar su entorno. Por lo cual se le considerar utensilio. Hoy por hoy ser hombre slo significa imposibilidad de parir, mientras que una mujer puede elegir si hacerlo o no, y hasta acudir a la esterilizacin permanente si es de su agrado. Se supone que pocos padres deseen par a sus hijos caractersticas desventajosas por lo que el proyecto es acompaado, adems, por un nuevo tratamiento para aquellas embarazadas por la va tradicional que deseen asegurarse hijas hembras, siempre con un acta de conformidad de su cnyuge. Las muj eres fecundadas con pingolos siempre tendrn descendencia femenina, pues el utensilio se cre atendiendo a este beneficio, sus genes son de calidad garantizada y se estudia la conveniencia de que la interesada pueda elegir las caractersticas que desea par a su descendencia. (Tomado de la Revista: Primicias, No 18 de 6001 p.p 14. Madrid) Por cuanto: resulta incmodo decir ellos y ellas cuando intentamos expresar todos en castellano. (Estomatlogos y estomatlogas, para todos los que practican esta pro fesin, iberoamericanos e iberoamericanas para todos los habitantes de esta rea del planeta, o etc.) Por cuanto: Cambiar el genrico tendra serias implicaciones semnticas en casi todos los sustantivos y adjetivos del idioma. Por cuanto: El genrico era originalmente incoloro y devino masculino por apropiacin y la intencin de asumir la hembra como una especificidad. Por cuanto: La atribucin del gnero es arbitraria para los entes no sexuados y para aquellos en los que la distincin macho/hembra no tien e relevancia. Por cuanto: nuestra especie actualmente slo cuenta con un sexo. El Consejo de la RAE acuerda: 1. A partir de este momento la palabra Mujer cambia su gnero, por lo que se dir: El Mujer. 2. Mujer pasa a ser el genrico de humano. Disposi ciones R. A. E. Versin Popular.6234 La tendencia cada vez ms generalizada de preferir el pingolo antes que a un amante, denota una fuerte tendencia a evadir compromisos y a evitarse ser evaluados. Un pingolo no exige ni tiene opinin. Paradjicamente no pocos creen que su pingolo los reconoce y hasta que tiene demostraciones de afecto. Algo que no pasa de ser una ridcula fantasa an en el caso de que este cuente con ojos y odos. Se aclara a las productoras regionales que se tomarn muy severas medi das con quienes por aumentar sus ventas otorguen a los pingolos capacidades extras. El Oficial. Emisin Vespertina 4 de enero 6307

PAGE 37

37 37 La Sociedad Mundial de Proteccin de Animales protesta enrgicamente contra el sacrificio de pingolos dotados de odo y vi sin, los cuales no son culpables de la irresponsabilidad de sus creadores. De repetirse tamaa masacre aclar su presidente nos veremos obligados a considerar animales a todos los pingolos sin distincin, con las consecuencia que esta medida pueda ocasion ar Boletn Internacional de la SMPA. Pgina Editorial. Diciembre 6308 Una gran manifestacin por el derecho de los pingolos a contar con los cinco sentidos tuvo hoy lugar frente al parlamento Suizo. Es la dcima de su tipo en lo que va de semana en el mundo. Carteles como: Quien niegue el derecho a ver debera quedar ciego y Mi Pingolo quiere Hablar fueron enarbolados por los manifestantes, acompaados todos de la defendida criatura. Analistas aseguran que Suiza ser el prximo pas en incorporarse al Tratado de Libre Evolucin para los Pingolos. El Oficial. Emisin matutina 3 de septiembre 6309 El robot Adn est aportando sumas millonarias a sus creadores, su apariencia est inspirada en prototipos masculinos antiguos, desclasificados recientem ente y que causaran furor en el pblico general. Ha sido previsto para combinar perfectamente con el pingolo, que se instala en su pelvis. Podr adquirirse en las mismas tiendas que estos y estar disponible en nuestro pas a partir del mes prximo. Para s atisfaccin de aquellos mujeres que prefieren un modelo femenino, ya se prev la salida de la versin Eva. El Caribeo. Peridico Informal. La Habana abril 6812 Pretender lucir como Adn o como Eva es consecuencia lgica de la aparicin de dichos robots Hay quienes pretenden minimizar el fenmeno como si se tratara solamente de que los llamados travestis puedan por fin tipificarse en gnero, pero no es un simple asunto de travestis, a menos que casi toda la juventud lo sea Fuente sin clasificar Es u n verdadero oprobio el artculo aparecido hoy en la prensa nacional, con la sugerencia de que los robots Adn sean dotados de inteligencia artificial para poder interactuar con ellos. Este sera el ms grave error jams concebido en la historia del Mujer Insuficiente informacin para crear referencia Resulta que ahora quienes se tipifican como hombres despiertan ms inters amoroso que los dems por resultar escasos. Es que hasta despus de desaparecidos los hombres nos van a seguir jodiendo?! Erro r Ulises desalentado ve aparecer ese letrerito que odia. Imposible continuar. Agregue ms datos e intntelo de nuevo El recontracosimo de tu madre! masculla. Tres horas perdidas en un cuarto cerrado, con un carnaval alborozando a dos pisos de di stancia y ese olor a manjar de dioses inundando la casa.

PAGE 38

38 38 Result la simulacin? le pregunta la esposa al verlo aparecer en la sala con cara de bolero antiguo. l niega con la cabeza, suspira y va a abrazarla mimoso como pidiendo consuelo. Yo te dije qu e no te hicieras muchas ilusiones dice ella maternal y con besitos en esos temas psicosociales no creo que una mquina pueda ser buena en hiptesis. Lo que t eres caprichoso. Es que nada ms us feminismo radical de principios de siglo. Maana lo int ento de nuevo. Qu base de datos tiene puesta el programa? La de la UCI. Me lo imaginaba sonre Pingolo! Luego dicen que antes no ramos serios. Ni en la poca de mi abuelo eran tan jodedores all. Por el balcn se ve una carroza, ms bien la cresta, con una mulata voluptuosa relamindose de conga, se agita, provoca, dibuja sus perfil risuea, lanza serpentinas. En realidad es un mulato, Yoyi. Ulises lo conoce, son vecinos del barrio. Qu lstima! Se dice para s Qu lstima que a la Yoyi no le g usten los hombres! Su mujer ha ido a supervisar algo a la cocina y l va tras ella. Qu rico te est quedando eso! Es Rafael. Lo cocinaste? Ella re. T sabes que yo a l prefiero comrmelo crudo. Le va a encantar que le elogies el plato. Dnde est? Bandose. Ulises va a saludarlo. A Rafael le gusta baarse con la puerta abierta y hoy puede hacerlo, los muchachos andan para casa de la abuela. Cuando Ulises lo ve ya se est secando. Y t llegas y ni saludas? Tu mujer no me dej interrumpirte le da un beso en la mejilla Mira a ver si te afeitas que ests que pinchas. A Ulises, como a Yoyi, tampoco le gustan los hombres, pero la desnudez de Rafael le resulta un espectculo agradable. Hasta ha pensado que le encantara verlo con su esposa, lo que a Rafael, a diferencia de Yoyi s le gustan los hombres, muy en particular el propio Ulises y es bastante salidito del plato. Mejor no darle cuerda. Ahora mismo le sonre con picarda y en tono que pudiera parecer jocoso le pregunta. Quieres que te bae? Deja, ya con que hayas cocinado basta. Huele a gloria eso! Gracias! T tambin cocinas muy rico se pone el calzoncillo con ese estudiado erotismo suyo que parece no intencionado. Laura corre al balcn y avisa La carroza del nio! En el carna val hay una carroza alusiva al suceso cientfico del ao. Por primera vez se practic el tratamiento para embarazo masculino con diez cubanos y ha sido un xito. Los diez parieron. La carroza representa a un hombre acunando a un nio en brazos, que parece una virgen. Ulises va con Laura mientras Rafael se pone un pantaln. Ella abraza al esposo, enternecida, mirando el espectculo. Si lo hubieran inventado a tiempo para nosotros! se lamenta Nos habramos repartido la tarea.

PAGE 39

39 39 Y yo que siempre quise! T odava estamos a tiempo. No me cuquees que me embullo. Rafael sale sin buscar camisa porque ya est celoso. Cuando oye a Ulises y a Laura decirse cosas como esas se siente excluido. Ellos lo miran y lo comprenden, ella lo abraza por el lado que le queda l ibre, para consolarlo. Deberan inventar poder tener nios entre tres comenta Rafael. OK! dice Ulises sonriendo Pero en cualquier caso lo paro yo. Jos Martn Daz Daz (19). Narrador, guionista y realizador audiovisual. Mencin en el Premio David 2011 con el libro infantil Escrito a lpiz Guionista de las series Pubertad Realizador de Dados a la Diversidad y Cuentos para una abuela Obtuvo el Premio Vitral de Animacin 2011. Premio Cine Plaza de Animacin 2011 y Prix Jeunneesse Iberoamericano 201 1. Miembro de la UNEAC. Su relato Minucia result ganador en el II Concurso de Creacin Literaria del Gnero Fantstico Arena 2006 En Korad 7 publicamos su artculo Andanzas de la fantasa en Cuba Ilustracin : Rolando Manuel Talls

PAGE 40

40 40 MENCIN CONCURS O OSCAR HURTADO 2012 CATEGORIA: CUENTO DE CIENCIA FICCIN Universos paralelos Jorge Bacalla o Al hombre lo haban trado all haca cosa de tres horas. Todo haba sido bastante extrao: no lo haban maltratado, ni le hablaron en mala forma, solo tocaron a la puerta, y cuando atendi, le pidieron gentilmente, pero con un tono que descartaba cualquier negativa, que los acompaara. Quince minutos en carro hasta un edificio que no haba visto nunca. Una vez all, lo llevaron directo a aquella habitacin, que tena por todo mobiliario una mesa con dos sillas, todo de confeccin bastante burda. Y all estaba, con los codos en la mesa cuando la puerta se abri y entr un tipo chiquito de bigote, agarr la silla desocupada, la movi un poco hasta alcanzar la posic in deseada y se sent frente a l. El recin llegado sac una edicin de bolsillo de Jane Eyre y despus de husmear un poco entre sus hojas, carraspe y habl. No hay nada como revisar un par de pasajes de mi libro favorito antes de hacer una entrevista de estas. No lo tome a mal. Es que son tan aburridas y montonas que lo ponen a uno de mal carcter. Yo lo que hago es leer un poco a Charlotte Bronte para despejar. MmmmUsted es Reinaldo Gutirrez Leiva no? No, yo soy Jorge Mena y no tengo la menor id ea de por qu me han trado aqu. Ahhhh, cierto dijo pasando un par de pginas como si no le interesara la respuesta que acababa de oir Jorge Mena Arteaga No, Jorge Mena Valdz y le repito que no s por qu estoy aqu. El hombrecillo de bigote pareci no orlo. Y dgame, Jorge dijo despacio, sin levantar la vista del libro Es cierto que hace unos aos, usted fue detenido por la polica a altas horas de la noche con dos gallinas debajo del brazo? Eso se aclar en su momento protest Jorge eran p ara un caldo que necesitaba mi mam, que estaba enferma. Claro, claro, eso dice usted. Pero bueno, yo le creo. Si usted lo dice, yo le creo. Venga ac, Jorge, qu me dice de esta foto? dijo el hombrecillo sacando de entre las pginas del libro una foto Es en el zoolgico de 26. Usted va mucho all? Las preguntas eran retricas. Las maneras esquivas y acuciantes del funcionario le estaban provocando a Jorge una comezn muy desagradable. Apret los puos. No tena idea de a donde quera llegar aquel hom bre, pero estaba virtualmente seguro que el destino no iba a ser nada agradable. Si no me equivoco, ste que aparece en la foto es usted, con ms pelo por cierto. Verdad que el tiempo lo destimbala a uno sigui mirando la foto atentamente, con una expres in casi divertida en el rostro S, s, es usted, no hay duda.

PAGE 41

41 41 Mrese para que vea dijo sin hacer todava ademn de acercarle la fotografa Lo que no queda bien claro en esta foto hizo una pausa y enarc las cejas. De pronto, a Jorge le pareci ver u na tormenta formarse cerca de la frente del hombrecillo, como s una idea terrible se tornara corprea son sus intenciones al acariciar los genitales de este rinoceronte. Qu qu? Usted est loco! grit Jorge abalanzndose sobre el hombre y arrebatnd ole la foto de las manos. El hombre sonri por lo bajo y no se molest, como si hubiera vivido un millar de veces la escena anterior Esto es una vulgar calumnia! Han manipulado esta foto! Eso es un montaje. Yo jams he tocado un rinoceronte en mi vida, ni chiquito ni grande, y menosah en esa zona. Reljese Jorge, no es el fin del mundo. A usted lo que le hace falta es leer un poco a las hermanas Bronte. Le dejara este de Jane Eyre, pero es un original autografiado por ella. Cuando terminemos la entre vista si quiere le presto un ejemplar que tengo ah de Cumbres Borrascosas. Mire, coincido con usted, lo tengo por gente seria. Tambin es verdad que puede ser una foto trucada, pero sus vecinos, sus compaeros de trabajo, qu van a pensar si la ven? Hay mucha gente que no sabe lo que es el Photoshop, gente para la que vista, hace fe. Jorge volvi a su asiento, se agarr la cabeza entre las manos y apoy los codos en los muslos. Estuvo as por dos minutos, durante los cuales la habitacin se sumi en un s ilencio espeso y pegajoso. Poco a poco, levant la cabeza, con una actitud resuelta que revelaba el gobierno momentneo de la compostura. Qu quieren de m? El hombrecillo del bigote se ech hacia adelante hasta casi tocar con su frente la frente de Jor ge. Entonces dijo: Ah, a ese punto exacto, es a donde queramos llegar A esa altura de la conversacin Jorge Mena tena toda la seguridad del mundo de que esas personas, quienquiera que fuesen, saban mucho sobre l. Deban de haberlo estado siguiendo po r mucho tiempo. Qu queran? Pens que algo importante deba ser, para dedicar tanto tiempo y recursos. El otro da usted hizo alarde, despus de darse unos tragos por cierto, que usted era capaz de hacer que los Juegos Olmpicos, que se van a celebrar en Londres dentro de poco tiempo, se celebren en la Habana hizo una pausa Si bien es cierto que usted estaba bastante borracho, y que no se pudo escuchar sus ltimas palabras porque usted vomit, tenemos razones para pensar que algo de verdad hay en sus afirmaciones. As que ahora me gustara escuchar detenidamente lo que tiene que contar. No se apure, que tenemos todo el tiempo del mundo. Ya le mand a buscar pan con perro de diez pesos. Muy bien, voy a contarle, pero le advierto que esta historia no e st hecha para policas, esto tiene detrs un basamento matemtico muy fuerte. No lo entenderanBueno, qu ms da? Mire, yo soy fsico terico, y adems soy espiritista. Ah, muy bien, pero eso que tiene que ver con los Juegos Olmpicos? Djeme termina r. Por un problema de formacin, cuando yo tengo contacto con el mundo de los espritus, usualmente conecto con fsicos famosos, ya fallecidos, y tengo con ellos largas conversaciones. Me cuentan de su vida, de sus problemas, y de sus investigaciones. C mo funciona eso? interrumpi el hombre Me imagino que con esa gracia usted est robando ancho de banda a las dos manos. No, no tiene nada que ver con eso, y la explicacin de cmo funciona sera muy larga. Adems, usted tiene tipo de polica, no lo va a entender, la teora de esto es para cientficos. Y coo, no interrumpa ms. El hecho es que uno de estos famosos cientficos me ha dado datos sobre el trabajo que haca antes de morir. Estaba tratando de huirle a su esposa, y el nico lugar donde ella no lo encontrara era en un Universo paralelo. No tuvo mucha suerte porque cuando estaba terminando su investigacin ella lo mat a golpes con el destupidor del bao. Fue un caso de asesinato sonadsimo. Usted me subestima, Jorge. Hasta ahora lo entiendo to do. Qu es eso de universo paralelo? Un universo paralelo. Existe la teora, y no solo la teora, yo he comprobado que es verdad, de que en otras dimensiones existen universos paralelos al nuestro, infinidad de universos paralelos, en muchos de ellos la s cosas ocurren de manera casi exacta a como estn ocurriendo aqu, en nuestro universo.

PAGE 42

42 42 Oiga Jorge, deje ver si lo voy comprendiendo. Cuntos universos de esos dice usted que hay? Infinitos, tantos como posibilidades hay en la vida humana. De hecho, ha y muchos de esos universos que son idnticos al nuestro, que se diferencian solo en algn mnimo detalle. Usted est queriendo decir, que por ejemplo, ahora mismo nosotros estamos teniendo esta misma conversacin en miles de universos paralelos? S, h a captado usted la idea. Seguro que usted es polica? Es decir interrumpi el otro que existe un universo donde todo es como aqu, pero donde usted s abus sexualmente del rinoceronte. Bueno, s, coo, pero que ejemplo ms cabrn escoge usted. Muy bien muy bien, es para que no se olvide que tenemos informacin y estamos dispuestos a utilizarla. Puede continuar. No hay mucho ms que decir. La cosa es simple, si se cumplen varias condiciones indispensables, puedo hacer que todo nuestro universo salte sobre uno paralelo, idntico al nuestro pero en donde las Olimpadas se celebran en Cuba. Bueno, eso es exactamente lo queremos, as que empiece a hacerlo ya. En cuanto termine, le doy su foto con el rinoceronte y asunto resuelto No es tan fcil, tengo que comunicarme primero con el cientfico que me ense a hacerlo y adems, son necesarias varias condiciones histrico concretas, que son cosas complicadas. No s si usted est en condiciones, o tenga suficiente poder para lograrlas. No se preocupe, dig a todo lo que necesita. No vamos a escatimar recursos para conseguir la sede de las Olimpadas. Muy bien, la primera cosa: el asunto de la ambigedad es fatal; por ejemplo: cmo se llama La Habana campo? Habana? Habana Campo? Provincia Habana? Ves, es e tipo de incertidumbre es muy peligrosa. El menor fallo y caemos en otro universo que no es el que queremos. Ese es el primer problema que hay que resolver. Separen La Habana en dos provincias, en dos pedazos. A una, por ejemplo, pngale de nombre Artemis a y la otra, no s, pnganle un nombre indio, por ejemplo, Mayabeque Cuando estuvieron hechos todos los preparativos, a Jorge Mena todava le pareca un sueo lo que estaba ocurriendo. No cualquier sueo. Uno de los buenos, de esos que suceden cada muc hsimo tiempo. Alguien le iba a crear todas las condiciones para que realizara un experimento que de otra forma, ni se hubiera atrevido a imaginarse. Lo estaban obligando a hacer algo que l hara con muchsimo gusto por el mero placer de experimentar y ll egar a donde ningn hombre haba llegado antes. Control sus nervios y pos las manos sobre el teclado de la computadora conectada a la caja de metal opaco, que zumbaba amenazante sobre la mesa. Aunque se senta eufrico, no haba olvidado la humillacin recibida. A dos metros de l, el hombrecillo del bigote lo vigilaba. Aquel bichejo despreciable se haba convertido en su sombra. Tena pensado transportar el mundo a otro universo, casi idntico al de siempre. Pero la diferencia no sera la sede de las Ol impadas. No, las Olimpadas se celebraran en Londres, como estaba establecido. Los cambios, que no seran muchos, estaran relacionados con la vida de cierto hombrecillo sinvergenza. Ah, y por supuesto que en el nuevo universo cierta foto que lo involuc raba sexualmente con un rinoceronte, no existira. Relajo los hombros, inspir y apret la tecla Enter. El hombrecillo despert dos horas despus. Se haba babeado sobre la mesa y parte de la saliva haba alcanzado el libro. Al percatarse, lo retir de un tirn y comprob minuciosamente su estado. No era grave. Aun as, le senta algo extrao. Era como si pesara ms, y se vea un poco ms descolorido de lo que recordaba. Entonces vio el fenmeno: los nombres Jane Eyre y Charlotte Bronte haban cambiado su p osicin sobre la cartula del libro. Quince das despus, todava no le encontraba explicacin a aquello. Haba recorrido diecisiete bibliotecas y en todas lo mismo: todo el mundo deca que la escritora del libro se llamaba Jane Eyre y el personaje Charlo tte Bronte. Senta la cabeza a punto de reventar. Pens en varias explicaciones, desde cmaras ocultas hasta posibles pruebas del mando superior. Poco a poco, fue descartando cada una de las explicaciones. Un buen da no resisti ms. Llam por telfono a

PAGE 43

43 43 una exmujer sicloga y la cit en un parque. Ella lleg con media hora de retraso, como siempre. Se saludaron y despus que ella le hubo dicho que lo encontraba hecho tierra, l la invit a un caf. S, he envejecido como diez aos, la verdad. Me lo sient o en el cuerpo. Pero no estoy enfermo, por lo menos eso me parece. Mira, la cosa empez hace dos semanas. Yo estaba interrogando a un tipo y me qued dormido, eso a m nunca me ha pasado, yo mi trabajo lo cojo en serio. dijo, y trag un buche de caf. C ualquiera se duerme en el trabajo, yo misma me he dormido oyendo hablar a los pacientes. Hasta una amiga ma, domadora de leones, a veces se duerme en medio de la jornada laboral. Es normal. No te angusties por eso. No, pero la cosa es ms complicada. Nad ie se acuerda de ese hombre en la oficina. De qu hombre? Del que estaba interrogando. Cuando me despert, cre que me haba cambiado un libro. Lo busqu en las actas y nada, la gente dice que yo estaba solo en la sala de interrogatorios. Es extrao, p orque ya sabes que lo llevamos todo por escrito. Qu libro dices que te rob? pregunt ella terminando el caf. Ms que interesada por la conversacin, pareca aliviada de haber ultimado aquel lquido prieto. No me lo rob. Es difcil de explicar. Me i magino que cuando te diga lo que pasa con el libro, vas a reaccionar como el resto de la gente, que me dicen que estoy loco. Pero bueno, no tengo nada que perder. Mira, este es el libro. Y lo puso encima de la mesa No me lo rob, me lo cambi. El original el que yo tena, era Jane Eyre, escrito por Charlote Bronte. Bueno, yo de literatura extranjera no s nada, t sabes que lo mo son los autores nacionales. Qu es lo extrao? Coo, que me ha pasado como en un cuento de Eduardo del Llano, en que se t rocan los nombres de Jane Eyre y Charlotte Bronte! Es como si siempre la autora hubiese sido Jane Eyre y el personaje Charlote Bronte. Fjate que hasta busqu a la hermana, que tambin era escritora y resulta que la que tiene una hermana es Jane Eyre, Emil y Eyre se llama. Me estoy volviendo loco. Ella estir la cara en una expresin de asombro. Cuando habl, lo hizo suavemente, como quien ha captado una broma As que Eduardo del Llano no? No s que chiste es este, o que jodedera ests planeando, pero sab es que Eduardo del Llano es el personaje fetiche de mi escritor cubano favorito, el mismsimo Nicanor ODonell. El hombrecillo puso los ojos en blanco y se desmadej, mientras su amiga la sicloga daba gritos y trataba de levantarlo del suelo. Acudieron un camarero y un tipo que pasaba, y entre los dos los sentaron y llamaron a un mdico. Algunos meses despus, comenzaron las Olimpadas en Londres. El hombrecillo del bigote apag el televisor en cuanto empez la ceremonia de inauguracin. Nada de trabajo, l e haba dicho el doctor que lo trataba. Mucho trabajo, le diagnostic, y su ltimo caso haba tenido que ver con las Olimpadas. El hombrecillo se senta mejor, mucho mejor. Se acomod la frazada sobre los pies y tom el libro de la mesita cercana. Nada co mo una aventura sencilla para relajarse, pens. Algo simple, donde no hubiera que devanarse los sesos ni pensar demasiado. S, aquella novela era perfecta. La iba a estirar, para que le durara por lo menos siete das. Una semana entera disfrutando de las p eripecias del famoso aventurero italiano Salgari, creacin del genial escritor que se haca llamar El Corsario Negro. Jorge Bacallao Guerra: Profesor de matemticas de la Universidad de La Habana. Graduado del IX Curso de Tcnicas Narrativas del centro de formacin literaria Onelio Jorge Cardoso. Ha publicado varios cuentos en la revista cubana El Cuentero Gan el 1er premio en la 1er a y 4t a versiones del c oncurso de literatura humorstica Juan Angel Cardi primera mencin en la 2da versin y 2do premio en la tercera Tambin obtuvo mencin en el Concurso de Literatura Humorstica 45 Aniversario de Palante, Premio en Narrativa en Festival Aquelarre 2010. Premio del Instituto de la Msica en el Concurso Dinosaurio 2006. F ue ganador de Concurso de Fantas a y CF Arena 2007. R ecibi Mencin en las categoras de Fantasa y C F en el 2do Concurso Oscar Hurtado y en el Wichy Nogueras (libro de cuentos CF) en 2008 Presencia habitual en las pginas de Korad el Baca como lo llaman sus amigos, ha publica do : Los i nconveni entes de contactar a los seres (Korad 1); La palabra (Korad 2); La alianza de la espada (Korad 4); El da de la bestia (Korad 7) y Lirios en Invierno (Korad 9).

PAGE 44

44 MENCIN OSCAR HURTADO 2012 CATEGORIA ENSAYO La Ciencia Ficcin en Cuba y la etapa de l Quinquenio gris Javier de la Torre En los estudios realizados por autores nacionales con el propsito de establecer las etapas del desarrollo de la literatura d e ciencia ficcin cubana (Gonzlez, 2000; Snchez, 2002; Noroa, 2004; Romn, 2005), se hac e referencia a un perodo comprendido en la dcada de 1970 que constituye una zona de penumbra con relacin a su pertinencia como etapa. Perodo directamente relacionado con lo que en Cuba se ha denominado Quinquenio gris, mencionado en todos los estudios consultados, pero otorgndosele poca o ninguna relevancia en los anlisis. Gonzlez (2000) plantea la existencia de un perodo desde 1972 a 1977 sin obras cubanas debido a la poltica cultural de la poca, que buscaba una literatura que permitiese al pue blo sentirse un protagonista ms inmediato de la lucha por la nueva sociedad y la radicalizacin del proceso revolucionario (4). Este autor presenta un antes, en los aos 60s, y un despus, que comenzara hacia finales de dcada del 70, a los que denom ina etapas, comparndolas en base a la riqueza estilstica e imaginativa de los autores. Un poco despus, Snchez (2002), coincide con Gonzlez en el ao donde ponen fin a la primera etapa, 1971, y en la incidencia negativa del llamado Quinquenio gris sobr e el gnero a lo que agrega lo relativo a la sustitucin editorial de la ciencia ficcin por el policiaco en esos aos; pero plantea el comienzo de la segunda etapa en 1979, con el premio David otorgado a Los mundos que amo de Dana Chaviano. Noroa (2004 ), por su parte, tambin considera la primera etapa desde 1964 hasta 1971, signada por el mismo final que los dems autores. No obstante, para explicar el silencio editorial del perodo siguiente, expone condiciones un tanto menos ambiguas como lo incipien te del gnero, el prejuicio poltico y la desigual competencia con la produccin de las editoriales soviticas. Le da comienzo a una segunda etapa en 1978 con la reaparicin de ttulos de ciencia ficcin cubana. En su libro Universo de la ciencia ficcin c ubana Romn (2005, pp. 65 69), de forma especialmente imprecisa, define una de las llamadas pocas de silencio en la dcada de los 70s, condicionndola a la sustitucin de la ciencia ficcin por el policiaco y sumando la influencia del bloqueo norteame ricano. Los autores antes citados pasan a vuelo de pjaro sobre este perodo o poca de silencio sin tomar en cuenta la posible influencia, literaria o no, de la etapa anterior sobre este. Cuando ms, se aventuran en hiptesis sobre las que no profundiz an. Cierto tambin es que todos enfocaron su estudio sobre el gnero hecho en Cuba dejando a un lado el anlisis de otras influencias. Pero, basndonos principalmente en el estudio del panorama editorial de esos aos con respecto al gnero, se obtiene una visin diferente de este perodo que nos hace dudar sobre su duracin, e incluso nos induce a clasificarla como etapa en el desarrollo de la ciencia ficcin cubana. No obstante, para poder profundizar en los particulares que propiciaron su existencia debem os tener claros los antecedentes, tanto desde el punto de vista del

PAGE 45

45 45 surgimiento de la literatura de ciencia ficcin cubana como de su desarrollo inicial, lo mismo analizando el volumen de ttulos como considerando otras variables menos artsticas. Antes de 1959 la ciencia ficcin en Cuba era un gnero casi inexistente. Algunos libros de autores extranjeros editados en Espaa y Argentina principalmente, sobre todo de la etapa pulp norteamericana, y unos pocos cuentos de autores cubanos publicados en revistas como El da que Nueva York entr en el cielo de ngel Arango, aparecido en la Revista Carteles, en 1958 (Romn, 2005, pp. 213 214), es lo que ha llegado a nosotros. Fuera de nuestro pas, entre la dcada del 50 y el 60, se publican obras de gran relevan cia que reflejaron y trascendieron el momento socio histrico que las vio nacer 1 Pocos de estos ttulos se publicaran en Cuba, con gran retraso, en las dcadas del 70 y el 80. Con el triunfo de la Revolucin la libertad creativa da un salto al fundarse n uevas instituciones culturales y editoriales, las primeras fueron la Casa de las Amricas y la UNEAC, con su respectiva editorial, ambas en 1959; en 1960 se funda el ICRT, y ms adelante llegaron las editoriales Arte y Literatura y Gente Nueva, las dos en 1967. En este panorama, reforzado enormemente por la Campaa de Alfabetizacin de 1961, el libro se vuelve un objeto de masas. Y ms an luego del discurso pronunciado por Fidel en 1961 denominado Palabras a los intelectuales con el propsito de atraer la confianza de estos hacia el proceso revolucionario que se estaba llevando a cabo. Como colofn Yuri Gagarin sube al espacio en abril de ese mismo ao, desbordando la imaginacin y las expectativas de toda la humanidad y por supuesto, de los cubanos. Qu ms se podra pedir para que la ciencia ficcin se hiciera un lugar entre las creaciones de los escritores del pas? Aparentemente el primer libro de ciencia ficcin que circul en Cuba luego de 1959 fue Un husped del cosmos (Ediciones en Lenguas Extranj eras, URSS, 1962), una antologa con la que comienza la influencia sovitico socialista en la literatura cubana del gnero (Aguiar, 2008), luego reeditada por Gente Nueva en 1977. Otra influyente obra sovitica aparecida en Cuba en 1965 fue la novela, La N ebulosa de Andrmeda de Ivn Efremov (Ediciones en Lenguas Extranjeras, URSS), que luego sera reeditada por Arte y Literatura en 1969 y vuelta a traer por la Editorial MIR en 1973. Por la parte anglfona tenemos que en 1967 se edit, por Ediciones Granma responsable tambin de varios ttulos cubanos, la novela de Ray Bradbury, El hombre ilustrado ; y en 1968, Arte y Literatura edita su primer libro para el gnero, La guerra de los mundos de H. G. Wells. Dos excelentes historias, escritas por dos de los m aestros del gnero. El ltimo libro extranjero de la etapa fue Guianeya de Gueorgui Martinov, primer libro trado por la Editorial MIR a Cuba en 1967 y luego en 1974, novela muy pobre en cuanto a calidad temtica y artstica; no obstante eso, en esa poca fue llevada a la radio en una versin libre (Aguiar, 2008, p. 10). Es en 1964, justo con el comienzo de la New Wave (Acosta, 2012), que llegan los primeros libros de autores del patio: A dnde van los cefalomos de ngel Arango, La ciudad muerta de Korad de Oscar Hurtado y, segn Romn (2005, p. 47), la antologa de autores cubanos Cuentos de ciencia ficcin compilada por el propio Hurtado; todos editados por Ediciones R, dentro de la coleccin Cuadernos R. En 1966 se publica El libro fantstico de Oaj de Miguel Collazo a travs de Ediciones UNION, que ha sido catalogada por Encinosa (2001) como la mejor obra de la etapa. La ciencia ficcin permita llevar la imaginacin a campos temticos inexplorados por la literatura cubana, asimilar nuevos conceptos y generar puntos de vista distintos a los usualmente empleados. Como en todo gnero literario que comienza a desarrollarse, sus autores usaron todas las variantes de estilos que pudieron crear o captar. Algunos, como Carlos Cabada y Agenor Mart, toman so bre todo de la pulp Science Fiction norteamericana; Juan Luis Herrero y ngel Arango, con mucho mejor dominio literario, parecen ms bien influenciados por la corriente campbeliana, no obstante el segundo se inclina hacia el New Wave en El planeta negro d e 1966 (Noroa, 2004); Arnaldo Correa, un escritor de policiaco principalmente, aport su toque personal mezclando ambos gneros, quiz estimulado en el hacer del buen doctor Asimov; Miguel Collazo, en quien se nota la influencia New Wave tipo Bradbury ( Noroa, 2004; Snchez, 2002), 1 Entre ellos Las bvedas de acero (1954), El sol desnudo (1955) y El fin de la eternidad (1955), de Isaac Asimov; El hombre ilustrado y Crnicas Marcianas de Ray Bradbury, el autor del gnero ms ledo en el mun do entero en los aos 50 ; Ms que humano (1953) y Venus ms X (1960), de Theodore Sturgeon; Los mercaderes del espacio de Frederik Pohl y Cyrill M. Kornbluth; Un cntico por Leibowitz (1955), de Walter M. Miller Jr.; El hombre demolido (1953) y Las estrel las mi destino (1956), de Alfred Bester; Diarios de las estrella s (1957), Edn (1959), Solaris (1961) y El invencibl e (1964), del polaco Stanislaw Lem; Dune (1965), de Frank Herbert; Suean los androides con ovejas elctricas ? (1968), de Philip K. Dick; 2 001: Una odisea espacial (1968), de Arthur C. Clarke; Planeta de exilio (1966) y Ciudad de ilusiones (1967), de Ursula K. LeGuin.

PAGE 46

46 46 antepuso el fenmeno social al hecho cientfico apostando por un estilo que empleaba elementos del costumbrismo y la farsa (Encinosa, 2001), que utilizaba locaciones nacionales y caractersticas de la sociedad cubana y de los cubanos de la poca, como vehculos principales para describir la interaccin con la otredad. Por ltimo, pero no por ello menos importante, est el creador de las colecciones Cuadernos R, el primer sello editorial que difundi la obra de ciencia ficcin c ubana, y Dragn, que an permanece activa y ha trado a la isla una mirada de autores extranjeros: Oscar Hurtado (Ecured, 2012). Este autor desarrolla principalmente la poesa y algo que podramos llamar documento ficcin (Chaviano, 1983) que utiliza para cuestionar los supuestos lmites del gnero, en cualquier orden. Hurtado emplea su vasta cultura para mezclar ciencia ficcin, fantasa y realismo mgico, y generar, lo que para l exiga el lector moderno: una prolongada serie de maravillas sucesivas. No obstante, su obra fue escasa, el ttulo de padre de la ciencia ficcin cubana (Ecured, 2012), se debe ms a su intensa labor promocional a favor del gnero, de la que podemos citar como su mejor exponente a la voluminosa antologa Cuentos de ciencia fic cin editada por Arte y Literatura en 1969 dentro de la coleccin Biblioteca del Pueblo. Editorialmente, esta fue una etapa rica y diversa para los autores cubanos, con una influencia potencial de altsima calidad dentro del gnero. Ediciones Unin fue la editorial ms influyente con 4 ttulos, seguida de cerca por Ediciones R y Ediciones Granma, ambas con 3. La produccin editorial para la ciencia ficcin hecha en Cuba se mantiene estable a razn de unos 2 libros por ao; en total la etapa vera unos 10 t tulos de autores cubanos entre 1964 y 1968, lo que no est nada mal para una etapa inicial. Todo esto contradice la posibilidad de que languideciera, como planteara el escritor y ferviente promotor, Juan Carlos Reloba, (Reloba, 1981). Hemos visto hasta aqu que el despegue del gnero en Cuba, segn el propio Reloba el primero surgido en medio de las transformaciones socio culturales llevadas a cabo por la direccin del pas, fue consistente, y cont con numerosos seguidores entre creadores y lectores, pero no le fue posible continuar desarrollndose debido a esas mismas transformaciones. En 1969 desaparece editorialmente, de pronto, la ciencia ficcin cubana. Aunque en la mayora de los estudios mencionados se sostiene que 1972 es el ao en que comienza la "etapa de silencio" entre los 60s y los 80s apoyados sobre todo, en la publicacin de El fin del caos llega quietamente de ngel Arango en 1971; es a partir de la observacin de las caractersticas enunciadas en los mismos trabajos como diferenciado ras del perodo, del anlisis de las variables estadsticas como el promedio de publicaciones por etapa y de una investigacin ms detallada sobre las caractersticas extraliterarias que influenciaron el trabajo editorial de esos aos, que interpretamos es ta publicacin como una excepcin de la regla imperante. Adems, es de notar que en 1969 se presentara un pico en el nmero de publicaciones de autor extranjero, comportamiento atpico antes y despus que relacionamos con el hecho de sustituir la literatur a de ciencia ficcin hecha en Cuba con obras extranjeras, o sea, los cubanos no nos quedamos sin ciencia ficcin en este perodo, solo que no era cubana. A partir de esto nuestra propuesta de etapa no puede circunscribirse a los cinco aos incluidos usualm ente bajo el Quinquenio Gris (1972 1976), pues las condiciones editoriales que rigieron entonces empezaron a establecerse un poco antes del Congreso Nacional de Educacin y Cultura de 1971, a partir del cual adquirieron ya carcter doctrinario. En la dca da del 60, debido al espacio que ahora ocupaban la cultura y sus creadores, los debates estticos alcanzaron una dimensin poltica que, en la mayora de los casos, trataba de ocultar pujas por el control de instituciones culturales; intentando eliminar in fluencias de algunos modelos ideolgicos sobre la cultura cubana o sustituir tendencias (Arango, 2007). En 1965, Jess Daz, director de la revista El Caimn Barbudo critica a un grupo de escritores desde un punto de vista poltico y moral, agrediendo tant o a la obra como a sus creadores, resulta relevante pues es en esta confusin de personas y obras que se mantendra la generalidad de la crtica y los documentos oficiales en lo adelante (Arango, 2007). En 1966, la publicacin de Paradiso de Jos Lezama L ima, le atrajo la hostilidad de ciertos funcionarios debido a su supuesta exaltacin del homoerotismo, lleg a decirse que el volumen haba sido retirado de algunas libreras (Fornet, 2007). En 1968, el hecho de ser premiadas en contra de la voluntad o ficial (Daz, 2007) en el concurso literario de la UNEAC las obras Los siete contra Tebas (Teatro), de Antn Arrufat, y Fuera de juego (Poesa), de Herberto Padilla, condicion su publicacin, que a la postre fue casi clandestina (Daz, 2007), a un prlogo que tom el nombre de Declaracin de la UNEAC, donde esta institucin manifestaba su desacuerdo con las obras al considerarlas contrarrevolucionarias (Arango, 2007). Coincidiendo con los peores momentos del caso Padilla, el libro de Delfn Prats, Lengua je de mudos ganador del concurso David a inicios de ao y ya impreso, fue igualmente sealado y destruido fsicamente (Arango, 2007). Adems, a travs de varios artculos publicados en la revista Verde Olivo (algunos de ellos reproducidos por La Gaceta de Cuba), aparecidos en noviembre y diciembre, se constata la radicalizacin de la posicin

PAGE 47

47 47 oficial contra un nmero de artistas y escritores de larga trayectoria y se reprenda duramente a los intelectuales por el nivel de despolitizacin que padecan escr itores y crticos (Fornet, 2007). En ellos se lleg a proponer abiertamente un molde para la creacin literaria cubana basado en el realismo socialista (Daz, 2007); las normas y los procedimientos que desembocaran en el Quinquenio Gris ya estaban en mar cha. Qu pas con el incipiente movimiento de ciencia ficcin cubana en este clima donde artistas de fama mundial eran acusados y vejados? Simplemente no caba en el nuevo paradigma socio cultural en formacin. Nuestra ciencia ficcin y sus cultivadores n o eran conocidos internacionalmente por lo que no tenan quin gritara por ellos. Ciertamente, como dice Noroa (2004): este gnero se dedicaba al tema ms poltico posible: el futuro, y como movimiento que comenzaba a despuntar no tena prestigio propio El gnero, ya acusado de escapismo y enajenacin, de alejar a las masas de la realidad de la lucha obrera por la emancipacin mundial, fue atacado injustamente por no poder despojarse del lastre de la influencia de los clsicos norteamericanos e inglese s (Reloba, 1981, p. 6), desconociendo aparentemente de dnde provena la principal influencia narrativa de este gnero desde antes del triunfo de la Revolucin. A partir de 1969, su avance fue detenido y eliminado de las editoriales; en otras palabras, an ulado como tendencia literaria nacional. Como hemos mencionado, algunos investigadores como Reloba (1981) y ms tarde Romn (2005) coincidiendo con lo expuesto por Reloba, han tratado de justificar la desaparicin del gnero editorialmente planteando que l a ciencia ficcin le cedi el puesto a la literatura policaca. En base a los sucesos aqu relacionados sobre las causas de la desaparicin editorial del gnero y a las caractersticas histricas del desarrollo de la literatura (donde ningn gnero o movim iento le ha cedido jams el puesto a otro), diferimos de esta hiptesis que por dems no ha sido demostrada. Para saber qu fue de algunos de los escritores del gnero durante esta etapa tenemos que buscar en las publicaciones del perodo: Oscar Hurtado, l uego de su antologa Cuentos de ciencia ficcin Arte y Literatura, 1969, solo public artculos no relacionados directamente con el gnero (Chaviano, 1983) y el prlogo de la edicin de 1974 del libro La guerra de los mundos ; Miguel Collazo public Onolor ia (1971) y El arco de Beln (1977), texto profuso de alegoras el primero y un cuaderno de relatos costumbristas el segundo; y Arnaldo Correa posiblemente se mantuvo escribiendo policiaco. Otros, como Juan Luis Herrero, Carlos Cabada y Rogelio Llopis, sal ieron del pas definitivamente (Romn, 2005; Ecured, 2012). De Agenor Mart, Germn Piniella, Mara Elena Llana y Esther Daz Llanillo (estas ltimas escritoras ms bien de fantstico puro), nada se ha encontrado editorialmente en esos aos. Pero la host ilidad no era en particular contra la ciencia ficcin, lo demuestra adems la cantidad de autores extranjeros publicados en la etapa. Tanto as, que al comparar el total de publicaciones del gnero en este perodo con la cantidad de ediciones de la etapa p recedente (hasta 1968) y la posterior (los 80s principalmente) se percibe un crecimiento continuado de los ttulos publicados en Cuba. En total 3 editoriales se repartieron el grueso de las publicaciones: Arte y Literatura, que se lleva las palmas con 13 ttulos, 11 ediciones o reimpresiones de la MIR y 7 de Gente Nueva. Ediciones Unin, que fuera la que ms aportara en la etapa anterior, al ser la editorial de la UNEAC, institucin alineada con la nueva forma de hacer, solo publica dentro del gnero el li bro antes mencionado de ngel Arango. Y aunque no tendran ninguna repercusin para la ciencia ficcin de estos aos, necesario es agregar que esta etapa vio nacer las editoriales Oriente, en 1971, y Letras Cubanas, en 1977, esta ltima participara de for ma relevante en la etapa siguiente. Estuvimos influenciados principalmente por 18 ttulos soviticos, de los que 13 fueron novelas 2 Los 5 restantes llegaron en forma de antologas donde podemos mencionar Devulvanme mi amor de la MIR en 1971. Pero la MIR solo tuvo a su cargo 11 ediciones o reimpresiones. Otras editoriales como Gente Nueva, con 5 ttulos, todos publicados en 1977, y Arte y Literatura, con 2: La nebulosa de Andrmeda de Ivn Efremov, en 1969 y Aelita en 1977, novela de Alexei Tolstoi publ icada por primera vez en 1922, completan el cuadro sovitico de esos aos. Pero la etapa no fue solo sovitica, ms de la tercera parte de los libros extranjeros publicados eran de autores anglfonos, 9 norteamericanos y 1 britnico. Desde esta lengua, y gracias a Arte y Literatura, llegaron a nosotros obras de excelente 2 E ntre las que destacan las obras de los hermanos Strugatski Cataclismo en Iris, trado por la MIR en 1969 y luego en 1973 ; y Que difcil es ser Dios, trado por l a misma editorial en 1976.

PAGE 48

48 48 factura 3 sumando, desde 1974, la coleccin Huracn a la Dragn (que vena desde los 60s), como sellos editoriales que incluan la ciencia ficcin dentro de sus obras a publicar. Creemos n ecesario apuntar, aunque la obra no pertenece al gnero de la ciencia ficcin, que Arte y Literatura public, en 1973, las Obras Completas de Edgar Alan Poe en tres tomos, autor emblemtico, considerado precursor del cuento fantstico y policiaco. Otro aut or digno de mencionar es el La guerra de las Salamandra s (1936). En 1973, Gente Nueva nos regala una obra de uno de los padres de la ciencia ficcin, De la Tierra a la Luna 4 de Julio Verne Esta editorial, con un aporte mnimo desde su surgimiento, se lanza de lleno sobre el gnero en 1977, al publicar 6 ttulos de ciencia ficcin entre los que hay que destacar una seleccin de las Crnicas Marcianas de Ray Bradbury y Plutonia del ruso V. Obruchev, publicada por primera vez en la URSS en 1924. Es en este ao que su coleccin Suspenso pone a la ciencia ficcin dentro de la mira, adquiriendo esta ltima la misma misin, diferenciada por el grupo etario objetivo, de la coleccin Dragn de Art e y Literatura (Ecured, 2012). Por ltimo, tambin en 1977, aparece una antologa denominada Cuentos cubanos del siglo XIX en la que Arte y Literatura incluye textos aparecidos en El Papel Peridico de la Habana y dos relatos de Esteban Borrero, todos los cuales han sido presentados como las primeras incursiones en el gnero en Cuba (Romn, 2005). No obstante, no nos enteramos de lo que estaba ocurriendo en el mundo de la ciencia ficcin occidental de esos aos 5 Hasta hoy, ninguno de los ttulos de esta poca, se ha publicado en nuestro pas. La desconcertante disminucin de la magnitud de la razn, que incluso llega a invertirse, entre la cantidad de libros de autores cubanos y de obras extranjeras de esta etapa (1 a 30), con respecto a la etapa anterior de 1964 a 1969, (10 a 4), apoya nuestra tesis de la sustitucin literaria en lo referente al gnero de la ciencia ficcin. No se trataba de eliminar el gnero, se trataba de encauzar a sus creadores en el realismo socialista. Este molde no admita nada d e personajes ni problemas en abstracto, al contrario, los motivos de inters deban ser el trabajo, las luchas revolucionarias y los esfuerzo s del hombre por el dominio de los fenmenos naturales; de la misma manera no admita nada de pesimismo, la insatis faccin siempre ser contra los vestigios del pasado, de donde se deriva la obligatoriedad de mostrar confianza plena en las perspectivas de xito de toda accin que se proponga el mejoramiento de la existencia social (Arango, 2007). No obstante, no debe c ulparse al realismo socialista, una tendencia artstica ms, el problema aparece al ser impuesto como nica va para la creacin. El final del perodo que estamos analizando es situado normalmente a finales de los 70s, no siempre en el mismo ao debido a lo que cada autor consider de mayor peso. No obstante, si su principio fue gradual, su final tambin lo fue. En 1975 se produce el 1er Congreso del Partido donde se promulga una nueva estrategia para el desarrollo cultural de Cuba; a principios de 1976 se destituye a Luis Pavn, director desde 1971 del Consejo Nacional de Cultura, acusado de abuso de poder; y se fundan el Ministerio de Cultura en noviembre de ese ao y la editorial Letras Cubanas al ao siguiente. Por eso este trabajo propone 1977, como e l ao en que se flexibiliza la censura. En l se produce otro pico de publicaciones extranjeras, an ms alto que el de 1969 e igualmente atpico. Muy probablemente, atendiendo a los dogmas editoriales impuestos en los aos anteriores, las editoriales no p osean ttulos cubanos en preparacin. Pero ya al ao siguiente reaparece la ciencia ficcin cubana abrindose con ello una nueva etapa editorial que sera llamada la Edad de Oro de la ciencia ficcin cubana (Snchez, 2002; Noroa, 2004). Estos primeros l ibros fueron de pequeo formato: en 1978 ven la luz, Las criaturas cuentos de ngel Arango, con solo 51 pginas; De Tulan la lejana una cuentinovela muy corta de Giordano Rodrguez, con 38 pginas y el tercero fue un cuento infantil, Siffig y el vramont oro 45A de Antonio Orlando Rodrguez, del cual se realiz posteriormente un dibujo animado, de ah su 3 Los mercaderes del espacio, de Frederik Pohl y Cyril M. Kornbluth, en 1969; Fuera del planeta silencioso, de C. S. Lewis, en 1970; El sol desnudo, de Isaac Asimov, en 1971, la se gunda edicin de La guerra de los mundos, de H. G. Wells, en 1974, y Un Yanqui de Connecticut en la corte del Rey Arturo, de Mark Twain, en 1976 4 E st e fue quizs el primer contacto de esta editorial con el gnero. La obra fue luego reeditada o reimpr esa en 1974, 1975 y 2001 5 Algunos de los ttulos ms renombrados fueron Ubik (1969), de Philip K. Dick; La mano izquierda de la oscuridad (1969), El nombre del mundo es bosque (1972) y Los desposedos (1974), de Ursula K. LeGuin; Los dragoneros de Pern (1971), de Anne McCaffrey; Empotrados (1974), de Ian Banks; El hombre hembra (1975), de Joanna Russ; La guerra interminable (1975), de Joe Haldeman; Una cancin para Lya (1976), de George R. R. Martin; Prtico (1977), de Frederick Pohl; Donde solan cantar los dulces pjaros (1976), de Kate Gertrude Meredith Wilhelm.

PAGE 49

49 49 trascendencia. El primero fue editado por Letras Cubanas y los otros dos por Gente Nueva, al parecer la primera vez que esta editorial publicaba a un aut or del patio dentro del gnero. Qu haba quedado? Pocos, muy pocos de los escritores publicados en los 60 que incursionaron en el gnero, sobrevivieron la etapa anterior. La excepcin es ngel Arango; pero, adems de los que salieron del pas, Oscar Hurt ado muere en 1977 a los 50 aos, perdiendo la ciencia ficcin cubana un escritor visionario y promotor de gran experiencia; Miguel Collazo, luego de El viaje ediciones UNION, 1968, nunca vuelve a poner su talento en funcin de escribir ciencia ficcin; y la nica aportacin de Agenor Mart es su antologa de cuentos fantsticos, Aventuras inslitas (Letras Cubanas, 1988), donde aparece puntualmente Arnaldo Correa. Lo cierto es que, de una forma u otra, a todos los cultivadores del gnero de la etapa anteri or se les impidi descargar sus experiencias en una potencial nueva generacin de escritores, que se desarroll, en gran medida, desconocindolos. En este perodo, que ms que quinquenio se prefiere denominar decenio (Arango, 2007), la ciencia ficcin cub ana, salvo la excepcin mencionada, fue sustituida como tendencia por una ciencia ficcin extranjera que cumpliese con los estndares de un realismo socialista importado de la URSS (Snchez, 2002). Como gnero literario, dada su juventud y an escaso arr aigo en estos aos, constituye un excelente sensor del comportamiento de la poltica cultural de la etapa en general, y editorial en particular. En estos diez aos de influencia extranjera tamizada, que no pas desapercibida, muchos exponentes de la nueva generacin de potenciales escritores se formaron leyendo estas obras principalmente (Aguiar, 2008). Ello se evidenciara en las temticas, estilos y hasta en la procedencia profesional de los autores que escribiran durante la siguiente etapa. Es por todo lo aqu expuesto que consideramos que este perodo, situado entre 1969 a 1977, no debe ser subestimado a la hora de describir el movimiento de la ciencia ficcin cubana y constituye en s mismo una etapa de su desarrollo. Bibliografa Acosta, R. (2010). Cr nicas de lo ajeno y lo lejano (1ra ed.). La Habana, Cuba: Letras Cubanas. Aguiar, R. (Mayo, 2008). Le debemos algo a la ciencia ficcin sovitica? Disparo en Red (45). pp. 5 12 Arango, A. (mayo, 2007). Con tantos palos que te dio la vida: Poesa, censura y persistencia. Conferencia leda como parte del ciclo La poltica cultural del perodo revolucionario: Memoria y reflexin. La Habana, Cuba. Chaviano, D. (1983). Introduccin. En: Los papeles de Valencia el mudo. La Habana, Cuba: Letras Cubanas. pp. 5 16 Daz, M. (Enero, 2007). Intrahistoria abreviada del caso Padilla. Recupera do el 7 de febrero del 2007 en http://www.arrebatus.com/cubaymas/pavonato quinqueniogris c ultura escandalo/ EcuRed. Editoriales cubanas. Recuperado el 8 de febrero del 2012 en http://www.ecured.cu Encinosa, M. (2001). Los Saturnianos llegaron ya O del montaje de la farsa segn Miguel Collazo. Cuba. Indito. Fornet, A. (enero, 2007). El quinquenio gris: Revisitando el trmino. Conferencia leda como parte del ciclo La poltica cultural del perodo revolucionario: Memoria y reflexin. La Habana, Cuba. Gonzlez, F. (2000). Ciencia ficcin cubana: Problemtica y supervivencia. Disparo en Red (2). Malagn, V. R. (ed). (2005). Catlogo de Publicaciones 1967 2004. La Habana: Arte y Literatura. Mart, A. (comp., ed.) (1988). Aventuras inslitas. La Habana: Letras Cubanas. Noroa, J. P. (marzo, 2004). Resumen de las e tapas editoriales del fantstico cubano. Presentado como Poster en el 1er Festival y Encuentro Terico del Gnero Fantstico, Ansible. La Habana, Cuba. Reloba, J. C. (1981). Nota introductoria. En: Cuentos cubanos de ciencia ficcin. La Habana: Gente Nueva pp. 5 7 Romn, N.V. (2005). Universo de la ciencia ficcin cubana (1ra ed.). La Habana, Cuba: Ediciones Extramuros. Snchez, J. M. (2002). Marcianos en el platanal de Bartolo: Anlisis de la historia y perspectivas de la CF en Cuba. Recuperado el 22 de d iciembre del 2006 en http://www.stardustcf.com Javier de la Torre ( La Habana 1974). Lic. en Fsica. Trabaja como Administrador de Redes informticas. Fue uno de los editores del Fanzine Disparo en Red Miembr o fundador del Grupo de Creacin Espiral del Gnero Fantstico, form parte del Comit Organizador de l os ANSIBLE e vento s t erico s del gnero fantstico que organiz ara el Grupo ESPIRAL Fue uno de los guionistas de la serie televisiva Adrenalina 360 y del corto animado Basilisa la hermosa TVC 2011 Miembro de LASA y de la Seccin de Ldica de la APC Ha publicado cuentos en el s uplemento c ultural de Juventud Rebelde, octubre 2002, en la antologa Secretos del Futuro Ed. Sed de Belleza, Santa Clara, 2005 y el fa n zine miNatura Creador de varios juegos fantsticos de rol. Coordinador del taller de Narrativa Fantstica Convergencia De Javier publicamos antes su ensayo En busca de la ucrona perdida ( Korad 8 )

PAGE 50

50 50 SECCIN POESA FANTSTICA ( MENCIN OSCAR HURTAD O 2012 CATEGORIA POESA ) Carnada para unicornio Leidy Vidal Garca No te quiero muriendo en mi regazo, unicornio con mscara de cuervo; no sers ni mi presa ni mi siervo, no caers moribundo por mi abrazo. No ser virgen que te tienda un lazo sobre un le cho de hierbas; sometido no te quiero mirar. Slo te pido que tu cuerno me robe la tristeza: rompe mi soledad con tu belleza, aljame del miedo y del olvido. Encarnas un espritu divino: el ms feroz, tambin el ms amante; slo yo puedo ser tu acompaan te, slo t debers ser mi destino. No te quiero tirado en el camino, apagada tu luz, vaca tu frente; ya no temas por m, ser valiente: dir a los hombres que nunca viniste y no vern, tras mi mirada triste, qu e junto a m caminas, transparente. Leidy Vidal Garca (Ciego de vila, 1976). Licenciada en Letras (UH., 2001). Mster en Cultura Latinoamericana (I.S.A., 2008). Escritora, editora y profesora universitaria. Labora en Ediciones vila. Pertenece a la A.H.S. H a obtenido los siguientes premios: Pre mio en Dcima en Encuentro Debate Nacional de Talleres Literarios, 2007; Premio de Ensayo en VI Juegos Florales del Tercer Milenio, Matanzas, 2007; Premio de Poesa en VII Juegos Florales del Tercer Milenio, Matanzas, 2008; Primer Accsit del Premi o Emilio Ballagas de Poesa de la revista Caimn Barbudo, 2008; Tercer Premio en Poesa del Concurso Hispanoamericano Roberto Fontanarrosa 2009; Premio Provincial del Concurso Casa Tomada 2009 y 2010 (Cuento). Ha publicado los poemarios Otra historia interminabl e Homo Noctis y Yo soy la omega (Ed. vila, 2005, 2007 y 2010) y el libro de ensayo Vida vs crisis. Incesto y literatura (Ed. Matanzas, 2008), as como cuentos y poemas en varias antologas.

PAGE 51

51 51 ( MENCIN OSCAR HURTADO 2012 CATEGORIA POESA ) Vaticinio Tere sa Regla Mecena Si la doctrina se convirti en violencia y la soberbia exhibe los huesos carcomidos de los bosques, las aves utpicas encontrarn razones para provocar diluvios. Si el mundo, viejo como un fretro, ha enloquecido en la extensa superfi cie del tiempo, los dioses agrietarn sus dominios para complacer la voluntad de los necios. Si ignoramos el estallido de los astros pereciendo en el letargo afilado del silencio, los celajes empaarn las luces de los cuerpos y declinar la esperanza cob ijada por los sueos. Si en el mar, ebrio de inmundicia, estn en fase terminal sus especies, no culpen al tsunami con su bramido ensordecedor y catastrfico. Los mortales persisten en arruinar el paisaje. Si los golosos perforaron el cielo y en efmeras visiones, el ocaso y la aurora insatisfechos violan las capas celestiales devolviendo promesas en la bruma burlona de la muerte, los desequilibrados disfrutarn del augurio. Si nadie escucha a esta criatura alucinada anunciando el vaticinio, bebindose e n medio de la noche el misterio del tiempo, los paganos esquivarn crucifijos, ignorarn plegarias y sacrificios. Entonces hagamos el amor antes que estalle la Tierra.

PAGE 52

52 52 Seccin Plsti Fantsti Q Van Comic De izquierda a derecha, Vladim ir Garca, Jess Rodrguez, Jess Minsal y Hctor Saroal Gonzlez. Q V AN COMIC es un grupo de creadores cubanos, (dibujantes y guionistas) que realizan historietas fantsticas y de ciencia ficcin. Entre sus trabajos mas recientes se encuentran Las aventur as de don Rodrigo y su caballo Cataln y Alan Drake (el ltimo dragno), con g uin de Jess Minsal Diaz y a rte de Hctor Saroal y Jess Rodrguez y El rey y la hechicera con g uin de Jess Minsal Diaz y Eric Flores Taylor y a rte de Vladimir Garca Herrer a Hctor Saroal Gonzlez Pealver (La Habana, 1973) E s autodidacta. Reconoce como su mayor influencia, el Anime. Gracias a un taller de historietas, creado por Manolo Prez Alfaro y Francisco Blanco (padre) se adentr en el mundo de los cuadritos. Public a en la r evista Pionero donde mantiene el espacio adolescentes.cu de gran aceptacin entre los lectores, El Mue Somos Jvenes y ha colaborado con los Estudios de Animacin del ICAIC Tiene dos libros, uno dedicado a nios con VIH sobre los personajes de la Sombrilla Amarilla, y otro con la Vitrina de Va lonia y Gente Nueva Sus historietas han aparecido en Mxico y Blgica Realiz un sello postal por el 50 Aniversario de Pionero un libro de colorear con la editora Abril y otro en preparacin con la edi tora Pablo de la Torriente Brau Tiene como proyecto inmediato, un libro de fantasa de corte juvenil llamado Amazonas Jess Minsal Diaz es dibujante y escritor, nacido L a Habana en 1974. Curs tres aos en la escuela de artes Paulita Concepcin. Es grad uado del curso de tcnicas narrativas Onelio Jorge Cardoso y ka

PAGE 53

53 53 del curso de animacin del ICAIC. Algunos de sus cuentos han sido finalistas y pr emiados en concursos nacionales ( t odos escritos a cuatro ma nos junto a Eric Flores Taylor). Recibi el Primer prem io en el concurso Ansible 2004 con el cuento Jbaros Fue finalista del concurso de minicuentos El dinosaurio 2004 con Experimentando p ublicado en la antologa La irreverencia y otros minicuentos Tambin obtuvo por dos veces el tercer lugar en el concurs o de CF de la revista Juventud Tcnica con La misin (2004) y La sper criatura (2005) ambos publicados en la antologa Tiempo cero Adems, ha publicado El da del fantico en la antologa de cuentos cubanos de CF deportiva y El rey y la hechicera en la antologa Axis mundis de cuentos cubanos de Fantasa. Es g uionista y diseador del grupo de historietistas de fantasa y CF Qvan comic Jess Rodrguez Prez (La Habana 1968) tambin de manera autodidacta y desde su niez se convirti en un destacado ilu strador multifactico. Tiene en su haber varias exposiciones personales y colectivas. Ha participado en concursos por lo que ha recibido premios y condecoraciones en diversas entidades a travs de su carrera profesional. Obtuvo premio en el Festival de His torietas de Argel con el libro de historietas Crnicas urbanas auspiciado por la embajada de Blgica y la Oficina del Historiador. Ha colaborado con diversas editoriales nacionales e internacionales. Labora en la Revista Pionero de la Casa Editora Abril do nde se desempea como ilustrador e historietista. Ha participado en eventos nacionales e impartido clases de historietas y conferencias sobre el tema. Es fundador del grupo Manga cubano. Labor en los libros de historietas con una de sus obras junto a otro s autores, Humboltd en blanco y negro de Alemania. Sus personajes aparecen en tarjetas telefnicas del tipo propia de ETECSA con gran aceptacin. Vladimir Garcia Herrera ( La Habana, 1972) curs tres aos en la escuela de artes Paulita Concepcin. Es Licen ciado en comunicacin audio visual del Instituto Superior de Arte. Trabaj en los estudios de animacin del ICAIC como animador y diseador escenogrfico. Luego pas a los estudios del ICRT donde dirigi varios spots, cortos y series de televisin. Ha sido jurado en varios festivales e impartido cursos de animacin. Es Historietista del grupo Q van comic.

PAGE 54

54 54 Humor NODO 2 Ral Aguiar Hola; por favor, le llamamos de la compaa telefnica para una comprobaci n de rutina. Podra decirnos el nmero de su telfono? 2032355. Muy bien Y ese telfono a nombre de quin aparece en la gua? Roberto Gonzlez Esa persona es usted? S, menos mal que por fin me pueden atender. El otro da fui a la compaa porque q uiero cambiar mi nmero. Me est dando muchos problemas. Ha pasado algo inusual en los ltimos meses? Un milln de cruces, personas equivocadas, jodedores que me quieren correr mquinas, ha sido terrible. Qu quiere decir con correr mquinas?

PAGE 55

55 55 Unos cr etinos ah, que me dicen que son de otros tiempos, o de otros universos, lo malo es que les cuelgo pero vuelven a llamar. Deben saber cul es mi nmero. Usted ahora mismo est conectado a algn servicio de correo electrnico o internet? Ojal. Entonc es no est conectado? No.Por qu? Eso tiene que ver algo con los cruces? Estn cogiendo a los ilegales? Cmo ilegales? No, no. escuche, le llamamos para realizar ciertas pruebas. Usted tiene alguna posibilidad ahora mismo de conectar este telfono a alguna red? Como si eso aqu fuera tan fcil. Yo ni siquiera tengo computadora. Y no puede pedir alguna prestada, con modem, digamos... por una hora? Nosotros pagaramos el gasto. Tampoco. No creo que ningn vecino... Pero para qu todo esto? Usted es de verdad son de la compaa? Por supuesto Por qu lo pregunta? Porque cuando habla no parece cubano. No ser otra mquina? No me van a coger otra vez para su jueguito, oyeron? Voy a colgar Oiga, no cuelgue!, no cuel...! ... S? Roberto? Por favor, esto no es una broma y es realmente importante para nosotros. Puede ser hasta beneficioso para usted. De qu manera? Qu le parecera una cuenta de internet de por vida? Pens que me iban a regalar un celular o algo as. Ahora s me convenc de que todo es una mquina. ETECSA nunca hara eso. ETECSA? No saben qu es ETECSA? De dnde son ustedes? No sern de la CIA y me quieren coger para disidente? Mejor se van para el carajo. No cuelgue! Es verdad que no somos de la empresa. Pero ta mpoco de la CIA, ni esto es ninguna clase de trampa. Podemos explicarle todo. Y lo de los beneficios se mantienen. ...Bueno, expliquen. Usted ha odo hablar de la topologa? Eso est relacionado con el relieve, no? Las mediciones del terreno, los map as... No, no. Esa es la topografa. Nos referimos a la Topologa Ciencia de los topos? Es una broma. No, no s. Digamos que es una ciencia matemtica, relacionada con la geometra. No s mucho de matemticas. Lo importante es que permite estudiar las redes, los nudos. Al menos es la parte que nos interesa a nosotros. Y? Se imagina la red telefnica mundial? Lo compleja que es?

PAGE 56

56 56 S. Bueno, pues sucede que hace unos aos, un matemtico descubri que en determinadas condiciones, y con una red de alta complejidad, podra surgir lo que llam El efecto Moebius. Ha escuchado hablar de la cinta de Moebius? S. Pues ya ve. La cinta de Moebius es una figura topolgica. Ya. El problema es que cuando sucede uno de estos efectos, surge entonces un punto que se convierte en un nodo de dimensin 4. Y eso que quiere decir? Que en ese punto se cruzan las dimensiones. Estamos hablando de universos paralelos. Y eso qu tiene que ver conmigo? Pues que su telfono es uno de esos nodos. Nos llev much o tiempo dar con usted, hasta desarrollar una nueva rama de la topologa de redes, le llamamos matemticas ubicuales, que nos permitira localizar estos puntos y al fin lo logramos. No entiende? A travs de su telfono, y solamente el suyo, se pueden pone r en contacto diferentes universos, y no solamente eso, sino que se puede comunicar a travs del tiempo. Por ejemplo, ahora en su universo es el 10 de marzo del 2011? S. Pues nosotros le llamamos desde el ao 2025. Ya. Bueno, fue un placer hablar con ustedes. Ahora voy a colgar... Espere, espere! Y si se lo demostramos? Ah, s? Y cmo? Espere. Djeme buscar en mis archivos. Vale. Este es perfecto. Maana, 11 de marzo del 2011, a las 14 y 46 hora local, ocurrir un terremoto de escala 9 frente a la costa de Honshu, al este de Sendai, en Japn. Este ser el terremoto ms fuerte que haya sufrido Japn hasta la fecha. Luego vendr un maremoto que va a matar a casi 10 mil personas, 16 mil desaparecidos y que provocar una serie de desastres en la pla nta nuclear de Fukushima, parecido a lo que ocurri en Chernobil. No jodas. Y si es verdad por qu no les avisan y as salvan unas cuantas gentes? Tu telfono, con esa numeracin especfica, es el nico nodo que hemos encontrado. Tendras que avisarles t. Entre otras cosas, es por eso que necesitamos tu conexin a internet. Se nos acaba el tiempo. La conexin es muy inestable, trataremos de contactarle otra vez maana a la misma hora. Podra ponerse en contacto con la prensa o con las autoridades e info rmarles lo del terremoto. Tal vez podra hacerse algo. S, y maana me vuelven a llamar, pero a Mazorra. Qu es Mazorra? El Manicomio. No nos cree todava. Por supuesto que no. Qu ha dicho? No podemos escucharle, la lnea... Hola?

PAGE 57

57 57 Roberto Go nzlez? Son ustedes? Los de la... topologa? S. Cmo lo supieron? Lo del maremoto y Fukushima. Sucedi entonces? Claro qu sucedi. Cmo lo supieron? Ya le explicamos. Su telfono es... S, s, un nodo, la cuarta dimensin, bla, bla. Consigu i una computadora con conexin a internet? Consegu una laptop con mdem. Tiene una cuenta pero es de intranet. Intranet? Intranet. Correo electrnico y acceso a sitios de Cuba. Nada ms. De todas formas estuve averiguando y puedo conseguir internet p or el mercado negro. Claro que para eso necesito dinero. Y es caro. Olvdalo. Podemos abrirte una cuenta y hacerte millonario, si quieres. Solo necesitamos una conexin. Dices que tiene acceso a algunos sitios? Con eso basta. Qu tengo que hacer? Mu y sencillo. Cuelga el telfono y conecta el cable al mdem de la laptop. Luego enciende la mquina y nada ms. Nosotros nos encargamos del resto. Tu equipo tiene una cmara integrada? Una webcam? Creo que s. Y bocinas? Tambin. Perfecto. Hola. Hola. Nos ves? S. Un poco con ruido, pero el sonido est bien. Me los imaginaba un poco ms... ms extravagantes. Como son del futuro... Se ven bastante normales, tipo ejecutivos, claro, con las corbatas y los trajes. Por lo visto esa moda no cambia. Muy bien. Y ahora? En estos momentos, mientras conversamos, estamos accediendo a la red global y sacando toda la informacin que podamos. Red global? Pero si yo solo tengo intranet! S, pero tu administrador no. Tu equipo es como la puerta trase ra, no?, a partir de ah el universo. Lstima del ancho de banda. Ya enlazamos los satlites pero solo podemos extraer 1 terabyte 6 por segundo. Muy lento. 6 1000 gigas =1 Terabyte; 1000 teras = 1 Petabyte ; 1000 petas = 1 Exabyte ; 1000 exas = 1 Zettabyte ; 1000 zettas = 1 Yottabyte

PAGE 58

58 58 No jodan. Lento? Tenemos muy poco tiempo. Debemos darte algunas instrucciones. Espera, espera. Y no tienen miedo? De qu? De cambiar el pasado? No. Vers, hace tiempo se dej de considerar el tiempo como algo lineal, en realidad es bastante complejo, una figura fractal. El tiempo puede ser b i furcado, circular, tangencial, rizomtico... Vale, vale. Cules son las instrucciones? Lo primero ser hacerte de un rep rap. Un rep rap? No le llaman as en tu poca? Un think o matic? Una impresora 3D? Ya. Son esas que imprimen cositas de plstico, capa por capa. Exacto. Solo que la que te v amos a enviar, te puede imprimir una computadora completa, puede imprimir casi cualquier cosa. Pero ustedes no pueden enviar cosas desde el futuro. Claro, pero podemos conectarnos con algunas pequeas empresas ensambladoras, especializadas y que no pregu nten mucho, posiblemente en Hong kong o Taiwan, y hacerte el encargo como si fuera tecnologa militar, ultrasecreta. Ni siquiera los encargados del ensamblado final sabran de qu se trata. Ya, y despus en la aduana no la dejan pasar. O piensan que es al go para los disidentes y me echo la seguridad arriba. No dejan pasar impresoras? Un horno de microondas? Podemos darle la forma que desees. Y despus? El siguiente paso ser dotarte de recursos. Internet satelital. Una cuenta en dlares... Mejor en euros. En euros. Bien. 100 mil? Es solo el comienzo, considralo un pequeo aporte inicial por tu ayuda. Y ustedes qu ganan con todo esto? Conocimiento. Informacin. Rescatar algunas investigaciones, descubrimientos que luego se perdieron. Tambin podremos recrear por completo tu poca en universos simulados. Ya que no podemos viajar en el tiempo real, al menos podremos construirlo virtualmente y visitarlo de esa manera. Alguna condicin? Una sola. No puedes cambiar de telfono. Ni siquiera pued es mudarte de casa. La configuracin de la red cambiara y con ella tambin se perdera el efecto Moebius. Desapareci la imagen. Ahora solo te escucho. S, lo sabemos. La conexin se est cayendo. Muchas gracias por todo. El prximo mircoles a la mi sma hora nos pondremos en contacto para darte los datos de la cuenta y... Hola; por favor, le llamamos de la compaa para.... S, ya, son los del futuro? Esperen ahora los conecto...

PAGE 59

59 59 De qu usted habla? Le estamos llamando desde ETECSA, para una peticin de cambio de nmero que usted solicit el da... No puede ser... ...para informarle que su nmero ha cambiado y desde ahora ser el... Ustedes no pueden hacerme esto! No pueden cambiarme el nmero! Pero compaero, si usted mismo nos pidi qu e... Por lo que ms quieran es muy importante que me regresen a mi nmero anterior!, no entienden? Me temo que eso ya es imposible, seor, este ya ha sido asignado a... Ral Aguiar ( La Habana, 1962). Escritor. Licenciado en Geografa por la Unive rsidad de la Habana. Desde el ao 2000 trabaja como profesor de tcnicas narrativas para jvenes escritores en el Centro de formacin literaria Onelio Jorge Cardoso. Ha publicado La hora fantasma de cada cual (novela), Premio David 1989, Editorial Uni n, 1994; Mata (novela corta), Premio Pinos Nuevos 1994, Editorial Letras Cubanas, 1995; Editorial Unicornio, 2004), Daleth (cuentos), Premio Luis Rogelio Nogueras 1993, Editorial Extramuros, 1995; Realidad virtual y cultura ciberpunk Premio Abril 1994, E ditorial Abril, 1995; La estrella bocarriba (novela), Editorial Letras Cubanas, 2001 y Figuras (cuento), Premio iberoamericano de cuento Julio Cortzar 2003, Editorial Letras Cubanas 2003. Antologa Escritos con guitarra Cuentos cubanos sobre el rock sel eccin y prlogo en coautora con Jos Miguel Snchez (Yoss) Ediciones Unin, 2005. Publicacin de la novela corta La guerre n'est pas finie Editorial MEET, Saint Nazaire, Francia. Este es el primer texto de Aguiar que publicamos en Korad.

PAGE 60

60 60 Reseas La histor ia de la espada en el Sbado del Libro Flix Bolaos, 06 de agosto de 2012 Espada del latn spatha es, segn el Gran Diccionario de la Lengua Espaola, arma blanca de hoja larga, recta, aguda y cortante, provista de guarnicin y empuadura. Pero no siempre es recta, aguda, ni necesariamente est provista de guarnicin, incluso su largo vara de un modelo a otro, como se encarga de demostrar Yoss en su muy complet a y detallada monografa La espada y sus historias El libro, que se alzara con el Premio La Edad de Oro 2011 en el gnero Divulgacin cientfica, fue la propuesta que la Editorial Gente Nueva present en el Sbado del Libro. La espada no ha sido un tema r ecurrente en la literatura cubana, afirm en sus palabras de presentacin Yusmani guila, acusioso investigador de este instrumento creado por el hombre para atacar o defenderse, y que ha sido considerado, durante milenios, smbolo por excelencia del guer rero. El texto no es un manual sobre armas blancas apunt ni est lleno de detalles tcnicos, tampoco est concebido para especialistas; es una obra con un lenguaje sencillo, ameno y directo; pensada para introducir al lector nefito en este mundo apasi onante y polmico. Aqu Yoss se acerca a la inmensa mayora de las espadas conocidas: las primitivas sin metal, como la Macahuitl tpica azteca; las hojas de la antiguedad clsica griega y romana, donde se encuentran las famosas gladius hispnicas con que estos ltimos conquistaron su inmenso imperio; las espadas a dos manos Claymore escocesas y mandobles ; pasando tambin por el estoque la espada ropera las hojas del sol naciente aqu sobresalen las maravillosas katanas usadas por los samuris y una mencin insoslayable: el machete, donde destacan aquellos utilizados por nuestros mambises en las guerras por la independencia. El autor dedica un captulo a las armaduras escudos y corazas donde describe cmo fueron evolucionando para impedir que las espadas cumplieran su trabajo y cmo stas se fueron perfeccionando, de una manera dramtica, para burlar aquellas defensas. Muy atractivos resultan el espacio consagrado a los mandobles cinematogrficos, y las abundantes referencias a las hojas usadas por los conocidos actores del sptimo arte: Kirk Douglas, Tony Curtis, Arnold Scharwzenegger, Gary Ol dman, Viggo Morttensen, Russell Crowe, Mel Gibson, Liam Neeson y Toshiro Mifune; quienes fueron diestros espadachines en filmes tan taquilleros como El principe valiente, Gladiador Conan el brbaro, Drcula, Excalibur El seor de los anillos Corazn va liente El bravo y Los siete samuris entre muchos otros La profusa apoyatura visual que acompaa al volumen ha sido creada por el propio Yoss, quien luego, en un anexo de algo ms de cuarenta pginas, realiza una descripcin desglosada de cada una de las ilustraciones.

PAGE 61

61 61 Olimpia Chong, miembro del jurado que premiara el libro y su editora, expres que siempre ha sido un inters de la editorial estimular la creacin de aquella literatura que aborda la divulgacin cientfica para los jvenes, aunque La espa da y sus historias puede ser disfrutado de igual modo por lectores de otras edades. En este caso se sorprendieron de que Yoss, un escritor de literatura fantstica y de ciencia ficcin, se presentara ahora con un texto cientfico que de igual modo les in teres mucho: porque no abundan, por imbricar el mundo de la literatura y el cine con un objeto tan importante en el devenir histrico de la humanidad, y finalmente porque consideraron que poda enriquecer el universo intelectivo de los jvenes adolescente s. Por su parte el tambin narrador Michel Encinosa reconoci que este es un libro muy necesario y esperado por todos aquellos que en este pas escriben sobre el gnero histrico, legendario o fantstico; en cuyas pginas por lo general la espada tiene un papel protagnico como smbolo y como cono y donde siempre permanece al costado del soldado, el guerrero, la nobleza.. Con un precioso acabado la cubierta fue realizada por Jess Medrano y el diseo y composicin por Marla Albo La espada y sus hist orias se suma ahora a los libros que el Instituto Cubano del Libro ha priorizado en su propuesta para las lecturas de verano. Foto cortesa de Yasmn S. Portales

PAGE 62

62 62 CONCURSOS CONVOCATORIA V Concurso literario de Ciencia Ficcin y Fantasa Oscar Hurtado 2013 E l Taller de Creacin Literaria Espacio Abierto y el Centro de Formacin Literaria Onelio Jorge Cardoso, convocan al quinto concurso de Ciencia Ficcin y Fantasa Oscar Hurtado 2013, que se organizar de acuerdo a las siguientes bases: 1. La convocatoria e st abierta a todos los escritores cubanos, sin lmite de edad. 2. Los ganadores del premio en aos anteriores no podr n participar en la categora en la que fueron premiados. 3. Se premiarn los mejores textos en las categoras: A) cuento de CF, B) cuento de fa ntasa (incluyendo al terror fantstico) C) poesa de CF o fantasa y D) artculo terico sobre temas afines a la fantasa y la CF (esta categora incluye tanto ensayos como artculos y reseas crticas de obras fantsticas. El jurado tomar en cuenta la c oherencia en la exposicin de las ideas, la calidad de la redaccin, la profundidad de los conocimientos expuestos y la originalidad del pensamiento del autor). 4. Los participantes podrn competir con un solo cuento o poema por categora. Si enviaran ms de uno, todos seran eliminados. Los cuentos y artculos tendrn una extensin mxima de 15 cuartillas tamao carta, con mrgenes de 2 cm abajo y arriba y 3 cm a ambos lados, interlineado 1,5 y letra Times New Roman 12. Los poemas tendrn una extensin mxima de 2 cuartillas con las mismas condiciones. La temtica es libre, siempre que se enmarque dentro del gnero Fantstico. 5. Los relatos han de ser obligatoriamente inditos (incluidas publicaciones electrnicas), no deben haber recibido premios o menciones c on anterioridad en ningn certamen ni estar comprometidos con otros concursos o editoriales. 6. Los envos se realizarn por va electrnica, a la direccin: concurso.oscarhurtado@gmail.com Las persona s que tengan dificultad para comunicarse con correos de gmail desde su buz n pueden escribir a la direccin open@fed.uh.cu 7. Se dar acuse de recibo de cada participacin. 8. Los textos se enviarn firmados bajo seudnim o y, en documento aparte, se incluirn los datos del autor (Nombre y apellidos, telfono, email y direccin particular). 9. El plazo de admisin est abierto desde la publicaci n de estas bases y hasta el 1ro de marzo del ao 2013. 10. Los Jurados, compuestos por prestigiosos escritores del gnero, otorgarn un nico Premio y cuantas menciones estimen pertinentes. 11. Los Premios en cada categora recibirn diploma y 500.00 CUP (pesos cubanos no convertibles). Las menciones recibir n diplomas, as como libros o pelcu las del gnero. 12. Los participantes ceden los derechos de autor sobre los relatos concursantes a los organizadores con fines exclusivos de su publicacin en la revista Korad despus de lo cual conservarn estos derechos para su publicacin en otros medios. 13. Los resultados se harn pblicos durante la jornada de clausura del V Evento Terico de Arte y Literatura Fantstica Espacio Abierto, a finales de marzo del 2013. Los ganadores y finalistas sern contactados por los organizadores del concurso una vez se conozca el fallo del Jurado, en la medida de sus posibilidades, se comprometen a asistir al acto de premiacin. 14. La participacin en el concurso implica la aceptacin ntegra de estas bases. Para ms informacin, usted puede escribirnos a: evilarmadruga@gma il.com (Elaine Vilar); beren022002@yahoo.com (Carlos Duarte); jeffrey@delta.co.cu (Jeffrey Lpez); cursos@infomed.sld.cu (Gabriel Gil); raul@centro onelio.cul t.cu (Ral Aguiar)

PAGE 63

63 63 Premio Calendario de Ciencia ficcin La Asociacin Hermanos Saz, con el auspicio del Instituto Cubano del Libro, la Casa Editora Abril y el Fondo de Desarrollo para la Cultura y la Educacin, con el objetivo de estimular la creacin l iteraria entre los jvenes escritores, convoca al Premio Calendario en su edicin de 2013. Podrn participar escritores de hasta 35 aos, sean miembros o no de la AHS y que no hayan recibido el premio con anterioridad en el gnero que concursa. Se entregar un premio en los gneros de poesa, cuento, ensayo, literatura infantil, teatro y Ciencia Ficcin consistente en diploma acreditativo, $3000.00 pesos MN y la publicacin de la obra en la coleccin Calendario de la AHS y la Casa Editora Abril. Los libros presentados, en original y dos copias, debidamente mecanografiados y presillados, debern ser inditos y tener una extensin de hasta 80 cuartillas. Los participantes se acogern al sistema de lema o seudnimo y en sobre aparte incluirn los siguientes da tos: nombres y apellidos del autor, nmero de carn de identidad, direccin, telfono y sntesis curricular, as como la declaracin de que el proyecto responde efectivamente a un libro inconcluso e indito. El jurado estar integrado por prestigiosos escr itores de nuestro pas. Los resultados se darn a conocer en acto pblico durante la Feria Internacional del Libro, en Ciudad de La Habana, en febrero de 2013. Los trabajos se recibirn hasta el 31 de octubre de 2012 en las sedes de las filiales provincial es de la AHS o en su sede nacional. PREMIO HYDRA 2012 Noveleta de ciencia ficcin y fantasa Vence 1 de diciembre 2012 BASES: Las obras debern ser inditas y no estar comprometidas con ningn otro premio nacional o internacional. Se presentarn en original y dos copias por el sistema de plica, firmadas con seudnimo. En sobre aparte se consignarn los datos personales del autor. Los materiales deben tener una extensin entre 80 y 120 cuartillas y se enviarn impresos en pgina A4, con letra Arial a 12 puntos e interlineado doble. Se otorgar un premio nico consistente en mil pesos (CUP), ms la publicacin de la obra en la coleccin Nbula, de la Casa Editora Abril y el pago de los correspondientes derechos de autor. Podrn concederse hasta dos men ciones. Los resultados se darn a conocer en la Feria del Libro del 2013. La convocatoria se har cada dos aos. Dirija su texto a Revista Juventud Tcnica, Casa Editora Abril.Prado 553 e/ Dragones y TenienteRey, La Habana Vieja, La Habana, CP 10200

PAGE 64

64 64 P REMIOS GANDALF 2012 La Sociedad Tolkien Espa ola, fiel al cumplimiento de sus fines (indicados en el art culo 5 de sus Estatutos), por medio de su Comisi n de Literatura, convoca los Premios Gandalf 2012, que se regir n por las siguientes Bases: Primera. Puede participar cualquier persona de cualquier nacionalidad, sea o no miembro de la Sociedad Tolkien Espa ola, a no ser que forme parte del jurado de la presente edici n. Segunda. Los relatos, escritos en castellano, deber n ser in ditos y estar coherent emente ambientados en la Tierra Media o cualquiera de los otros universos creados por J. R. R. Tolkien. El jurado ser en ltimo t rmino, quien decida si cumplen este requisito, de acuerdo con la Base Und cima. Tercera. Los relatos contar n con una exten si n m xima de 15.000 palabras. Cuarta. Cada participante podr enviar cuantos relatos desee bajo un mismo seudnimo, aunque slo podr optar a un premio. No se admitirn a concurso relatos ya presentados a anteriores ediciones de los Premios Gandalf. Quinta. Los textos debern presentarse bajo seud nimo no reconocible y deber n ser enviados en un sobre sin el nombre del remitente. Se tendr que remitir el relato impreso, acompa ado de un CD ROM con el relato en formato electr nico. Se aceptar n nicamente arch ivos en formato DOC o RTF. Los archivos podr n enviarse, opcionalmente, comprimidos en formato ZIP. En un sobre cerrado deber n adjuntarse los datos personales del autor: nombre y apellidos, domicilio, telfono y direccin de correo electrnico si se dispone de ella. Alternativamente, se podr optar por el envo mediante correo electr nico, bajo las condiciones especificadas en la Base Decimotercera. Sexta. La fecha l mite de entrega de los trabajos ser el 15 de octubre de 2012. En el caso de los relatos envia dos por correo postal, se tendr en cuenta la fecha del matasellos, siempre que sean recibidos en un plazo de cinco d as naturales tras la fecha anteriormente indicada. S ptima. El resultado se har p blico el da 24 de Noviembre de 2012 en Bibliocaf en Va lencia sito en la calle Amadeo de Saboya 17, CP. 46010 y ser comunicado con la debida antelaci n a los ganadores. Octava. Los premios sern los siguientes: Primer Premio, 150 euros, diploma acreditativo y una estatuilla de Gandalf; Segundo Premio, 75 e uros y diploma acreditativo; Tercer Premio, una suscripci n gratuita a la Sociedad Tolkien Espa ola durante un a o y diploma acreditativo. Novena. El jurado podr declarar los premios desiertos. D cima. La Sociedad Tolkien Espa ola se reserva el derech o de publicar los relatos ganadores. Podr igualmente, publicar los relatos no premiados, solicitando siempre y en todo caso el consentimiento previo y por escrito del autor. Duodcima. Los relatos deben enviarse a la siguiente direcci n: PREMIOS GANDALF Santiago A lvarez Paseo Rajolar, 3 pta.10 Burjassot 46100 (Valencia) Decimotercera. Podrn enviarse igualmente a travs de correo electrnico desde una direcci n no identificativa, a la direcci n premiosgandalf@sociedadtolkien.org El cuerpo del mensaje es tar vac o y se incluir n los siguientes adjuntos (no se admiten otros formatos): "seud nimo" "ttulo del relato".DOC/RTF/ZIP "seud nimo" datos.DOC/RTF/ZIP Por cada uno de los relatos recibidos por correo electr nico, se enviar acuse de recibo a la direcci n desde la que fueron enviados en un plazo m ximo de una semana. Decimoquinta. La participaci n en el concurso implica la aceptaci n de todas estas bases

PAGE 65

65 65