USF Libraries
USF Digital Collections

Disparo en Red

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Disparo en Red
Physical Description:
Serial
Language:
English
Publisher:
Disparo En Red
Place of Publication:
Havana, Cuba
Publication Date:
Frequency:
monthly
three times a year
regular

Subjects

Subjects / Keywords:
Science fiction, Latin American -- Periodicals   ( lcsh )
Science fiction -- Periodicals   ( lcsh )
Genre:
periodical   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - D42-00023-n22-2006-06
usfldc handle - d42.23
System ID:
SFS0024301:00021


This item is only available as the following downloads:


Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim
leader 00000nas 2200000Ka 4500
controlfield tag 008 000000c20049999pautr p s 0 0eng d
datafield ind1 ind2 040
subfield code a FHM
c FHM
8 024
D42-00023-n22-2006-06
FHM
FHM
049
FHM
0 245
Disparo en Red.
n No. 22 (June 2006)
260
[Havana, Cuba] :
b Disparo En Red
June 2006
310
Monthly
650
Science fiction, Latin American
v Periodicals
Science fiction
Periodicals
1 773
t Disparo en Red.
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?d42.23


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
mods:mods xmlns:mods http:www.loc.govmodsv3 xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govmodsv3mods-3-1.xsd
mods:relatedItem type host
mods:identifier issn 0000-0000mods:part
mods:detail volume mods:number issue 22series Year mods:caption 20062006Month June6Day 11mods:originInfo mods:dateIssued iso8601 2006-06-01



PAGE 1

HOY: 33 de JUNIO del 2006 DISPARO EN RED: Boletn electrnico de ciencia-ficcin y fantasa. De frecuencia mensual y totalmente gratis. El sitio web del Fantstico Cubano http://www.cubaliteraria. cu/guaican/index.html

PAGE 2

Editores: Darthmota. Jartower. Colaboradores: Taller de Creacin ESPIRAL de ciencia ficcin y fantasa. espiral@centro-onelio.cult.cu espiralgrupo@yahoo.es Proyecto de Arte Fantstico Onrica. oniricacuba@yahoo.es Anabel Enrquez Pieiro Juan Pablo Noroa Miguel Bonera Miranda Jorge Enrique Lage Coghan Vctor Hugo Prez Gallo Ral Aguiar Portada: Kikio. Universo: Inuyasha.

PAGE 3

0. CONTENIDOS: 1. La frase de hoy : Peter Beagle. 2. Artculo : La ciencia-ficcin segn Masamune Shirow, Ivn Alonso 3. Cuento clsico : Hotel New Rose, William Gibson. 4. Cuento made in Cuba : …in corpore sano, Ricardo Acevedo. 5. Artculo: La mano muerta de la Psicohistoria, Gabriel Gil e Inti Gutierrez 6. Encuesta 7. Las cosas que vendrn (…y que pasan) 8. Cmo contactarnos?

PAGE 4

1. LA FRASE DE HOY: Nunca debes huir de algo inmortal. Atraers su atencin. Nunca huyas. Camina despacio y finge que ests pensando en otras cosas. Canta una cancin, recita un poema, ensaya alguno de tus trucos, pero camina despacio y quiz no te siga. Has de caminar muy despacio, mago. Peter Beagle, El ltimo unicornio Al INDICE 2. ARTICULO : LA CIENCIA FICCIN SEGN MASAMUNE SHIROW por Ivn Alonso (Tomado de Cyberdarknet http://www.cyberdarknet/portada.php?edi=6&cod=126) Pareca obligado, en una pgina como sta, dedicada en gran parte a la cienciaficcin entre otros gneros ms o menos fantsticos, que se dedicaran algunas lneas a otras formas de entender la ci-fi ms all de lo s libros. En ocasiones se escriben (y, ms importante an, se leen, a ver si yo consigo el mismo efecto) algunos artculos o crticas sobre pelculas del gnero, pero existe un medio que, por lo general, no suele salir de sus entornos propios para intentar extenderse hacia nuevos potenciales lectores. Naturalmente, me estoy refiriendo al cmic. Muchas veces hemos odo como la literatura fantstica debera intentar salir de ese 'ghetto' en el que se encuentra sumida, intentando llegar a nuevos lectores y abrir nuevos mercados, alejndose un poco de la situacin ms comn: la ciencia-ficcin nicamente es leda por el lector de ciencia-ficcin. Entendmonos, lo que quiero decir es que el lector despistado que busca por una gran superficie algo para leer antes de dormir nunca (o casi nunca) se detendr ante la estantera de ci-fi (triste tener todos los libros apartados de los dems, no vaya a ser que los contaminen), donde nicamente buscarn los clientes habituales del gnero.

PAGE 5

Y a que viene este discurso gratuito y espontneo sobre el mercado? A explicar que nosotros mismos en muchas ocasiones somos quienes tiramos piedras sobre nuestro propio tejado. Todos conocemos a lectores de 'sesudos' libros de ciencia-ficcin que reniegan de leer un cmic, incluso aunque el gnero a tratar pueda ser el mismo. A ver si con algn pequeo esfuerzo como este conseg uimos que alguien ms se atreva a leer un tebeo por una vez en su vida. Y qu mejor opcin a la hora de llevar a cabo este plan de dominacin mundial que Masamune Shirow. Autor consagrado internacionalmente, con obras fciles de conseguir, publicadas en espaol y con un nuevo volumen en el mercado desde no hace mucho. Masamune Shirow es el pseudnimo de un japons nacido en 1961 en Kobe, del que no existen fotografas y de cuya vida personal poco o nada se conoce, dado que no realiza apariciones pblicas, no asiste a convenciones y realiza pocas entrevistas con los medios. En cuanto a su vida laboral, cabra sealar sus estudios de arte en la Universidad de Osaka y su relativamente breve etapa como profesor de instituto antes de abandonarlo definitivamente para dedicarse a sus mangas (palabra utilizada para referirse al cmic de origen japons, que intentar no utilizar demasiado para no liar al hipottico lector del artculo). Es importante el hecho de ser un autor algo atpico dentro del propio mercado japons e internacional. Trabaja sin ayudantes, algo muy poco usual en su pas, ms an teniendo en cuenta su nivel de detalle en determinadas escenas y fondos, que por lo general suelen encargase a colaboradores. Desde su inicio como profesional goz de una posicin inusual como dibujante, sin estar sometido a las presiones editoriales habituales y dibujando (y publicando) a un ritmo marcado por su propio trabajo. Es, adems, un autor bastante "occidental" si se me permite utilizar ese adjetivo, en el sentido de que sus obras son bastante adaptables al mercado europeo y americano. Su dibujo es bastante ms realista que el que podramos encontrar en muchos otros mangas, y podemos aproximarlo al estndar que el lector medio occidental necesita para acostumbrase con facilidad a las nuevas lecturas. Breve biografa personal para tan gran autor, pero quien necesite ms datos podr encontrarlos fcilmente en multitud de pginas Web dedicadas ntegramente al autor por todo Internet.

PAGE 6

En cuanto a su obra (que es lo que debera interesarnos), ya de joven mostraba un talento que muchos profesionales hubiesen envidiado. No era el lector habitual de cmics en Japn por aquella poca, y aqu conviene hace r una aclaracin para los no iniciados en el gnero. En el pas del sol naciente, la diferencia entre 'gneros' no se realiza del mismo modo que en occidente, donde diferenciamo s segn el origen de la obra (americana, europea, oriental, etc.) o la temtica (ciencia-ficcin, superhroes, humor, etc.) sino que existe una diferencia bastante ms obvia que poco o nada se ha tenido en cuenta histricamente en nuestro civilizado mundo occidental: la diferencia segn el pblico al que est destinada la obra. De este modo, y limitando a las dos ms obvias para no extendernos en demasa, principalmente enfocados hacia un pblico joven, tendramos el Shonen (destinado a chicos) y el Shojo (destinado a chicas). El primero tendra notas ms aventureras, quiz deportivas, centrado sobretodo en la superacin personal en diferentes mbitos, y el segundo estara mucho ms orientado a la interaccin social, los amoros adolescentes, las amistades y un largo etctera. Naturalmente la frontera entre ambos gneros es en ocasiones muy difcil de precisar. Siguiendo por donde bamos antes de este inciso, Shirow no era el lector tpico de Shonen, sino que sus lecturas ms habituales iban dirigidas hacia el Shojo, que por aquella poca mostraba una evolucin artstica mucho mayor, con historias innovadoras y maquetaciones de pginas mucho ms originales. Probablemente esa influencia sea la que ha hecho que los protagonistas de las historias de Shirow sean, en su mayor parte, por no decir siempre, mujeres (el propio Shirow se justifica diciendo que as no se ve obligado a incluir intiles tramas romnticas dentro de la trama global para contentar a todo su pblico). Su primera obra, Black Magic, que realiz contando con tan slo 21 aos, llam la atencin de Harumichi Auki, presidente de Seishinsha (importante editorial de cmics dentro de Japn), pese a que fue realizada para un fanzine (publicacin amateur o de aficionados, con mayor o menor calidad editorial). A partir de ah, su carrera como profesional se dispar. Esta primera obra nos acerca a un mundo pasado, donde el sistema solar estaba dominado por otra cultura procedente de Venus. Pese a ser grficamente de un nivel mucho menor al de sus obras profesionales (tengamos en cuenta el origen y publicacin como aficionado de esta publicacin), ya presenta sus habituales temas:

PAGE 7

ciencia-ficcin mezclada con algunos toques de mitologa y elementos fantsticos, inteligencia artificial, biotecnologa y un largo etctera. Posteriormente sera llevada al cine en forma de pelcula de animacin con el ttu lo de Black Magic M-66, al igual que haran posteriormente sus obras ms maduras, Apleseed y Ghost in the Shell. Su segunda obra, ya dentro del mercado pr ofesional, es Appleseed. Tericamente inacabada, el autor tena en mente una serie de 10 tomos, aunque nicamente se han realizado cuatro completos y un par de captulos del quinto (todos ellos publicados en Espaa), dado que la revista donde se publicab a la obra originalmente dej de editarse. Esto, que podra espantar al ms pintado, en la prctica no plantea problema alguno, dado que los cuatro tomos presentan una historia completamente autoconclusiva. Al igual que Ghost in the Shell (ambas podran considerarse sus obras ms importantes), el funcionamiento del cmic se plantea originalmente de un modo bastante simple: se nos presentan a una serie de personajes en un mundo ficticio. Estos viven una serie de captulos aparentemente inconexos para, al acercarse al final de la serie, descubrir que pequeos detalles dispersos por toda la obra se unen para formar todas las pistas de una trama escondida que nos plantea serias dudas sobre toda la obra. Citando a Brad Pitt: 'la pelcula sigue y el espectador no se ha enterado de nada'. Llega el momento de ponerse serios (y crticos, que esto no es un artculo de alabanza sobre las obras). Shirow es un gran autor de ciencia ficcin, de los mejores. Como dibujante su mano no tiene precio, y a su muerte su espritu ir a un cielo especial reservado nicamente a los ms grandes. Pero como narrador de la historia que pretende contar es muy confuso. Realmente confuso. Shirow gusta de llenar sus historias con textos de apoyo explicando hasta lo ms nimio y falto de relacin con la trama, desde el funcionamiento de un androide hasta el mtodo de manufacturacin de un material, pasando por una explicacin de alguna maniobra tctica utilizad a por tropas militares en el mundo real o una recomendacin sobre un libro de inteligencia ar tificial que haya ledo recientemente. Esto nos plantea serios problemas de continuidad en lo que a nuestra atencin se refiere, e incluso el propio autor recomienda hacer lecturas separadas para el cmic y los textos de apoyo. A esta confusin general (aunque solventable si se tiene paciencia), hay que aadir una mana muy mala de ciertos autores a presuponer que el lector est familiarizado con un mundo nuevo salido nicamente de su imaginacin.

PAGE 8

Pondr un ejemplo aproximado: imaginemos que Julio Verne hubiera escrito una novela sobre piratas informticos (le hubiera hecho falta mucha imaginacin, lo s). Y que adems hubiera llenado su novela con trminos tcnicos como direcciones IPs, hosts, protocolos, firewalls, satlites, y un largo etctera. Naturalmente a los lectores contemporneos les hubiera parecido una tomadura de pelo. Este vicio de Shirow nos vuelve locos cuando nos habla de una persecucin a un pirata en el ciberespacio utilizando trminos que sern tcnicos (quiz) en un futuro, pero que en el tiempo real an no existen. Esto hace peligrar la continuidad en otros temas ms fantsticos alejados de la cienciaficcin, como puede ser su obra Orion, ya que en los dems esta ingente cantidad de trminos al menos se 'aproximan' a los actu ales en el mundo real. Como justificacin, siempre me digo que Japn es un lugar lejano, muy lejano. Y que las distancias en este mundo no son nicamente geogrficas, sino tambin culturales (y ojal eso no cambie nunca). Pertenecen a un mundo donde las cosas, los objetivos en la vida y el da a da son muy distintos a los que nosotros podemos adoptar, y eso tiene que verse reflejado en todas sus formas de arte, incluidos los cmics. Eso me ayuda a querer hacer un esfuerzo por intentar entender aquellas partes que se me hacen ms difciles. Eso y una frase que dijo una vez un gran pensador: "los japoneses es que cuando hablan de filosofa se explican muy mal". Es por esto que, pese a su publicacin act ual en tomos en Espaa, me permitira recomendar una lectura mucho ms pausada (captulo a captulo) con varias pasadas si hay algo que ha quedado colgando. El preciosismo del dibujo y la profundidad del argumento se prestan a este tipo de lecturas por lo que, adems de conseguir entender el argumento, averiguaremos que est repleto de detalles realmente interesantes. Y convendra revelar algunos de estos detalles sobre sus famosos argumentos, pero intentando alejarme de los comentarios habituales que pueden encontrarse en Internet (la mayor parte de los aficionados nicamente te destripan todo el contenido de la obra cuando nicamente pretendes leer una sinopsis). Siendo Apleseed y Ghost in the Shell sus dos obras ms conocidas internacionalmente, as como las de mayor extensin, son el mejor caso de estudio para nuestro artculo. Hablando de la primera, Apleseed, cabra sealar que en Japn fue premiada en 1985 con el Seiun-Sho al mejor cmic de ciencia-ficcin, premio que podramos aproximar al Hugo norteamericano. Su argumento, en el origen, no parece

PAGE 9

plantear excesivas novedades: Deunan y Briareos (mujer y cyborg, respectivamente, ambos expolicas), sobreviven en un mundo postap ocalptico tras una guerra mundial que ha asolado el planeta hasta que son localizados por Hitomi, trabajadora de la Arcologa de Olimpo (una arcologa vendra a ser una nueva forma de disear una ciudad), una moderna ciudad-estado construida tras la guerra mundial donde se pretende no cometer los mismos errores pasados. Dada su experiencia, entran a formar parte de las nuevas tropas especiales de la polica dentro de la ciudad, vindose in mersos en peligrosas tr amas polticas. Todo se complica cuando se descubre que una gran parte de los habitantes son bioroides (algo que podramos aproximar como clones), prcticamente idnticos a personas pero no iguales. Extraos planes para averiguar lo que convierte a una persona en lo que es, intentos de buscar el destino del ser humano, todo ello mezclado con tramas policiales en un mundo realmente bien construido hace de esta obra algo realmente recomendable. No se aleja del todo su otra gran obra, Ghost in the Shell, y es que el tema del destino del ser humano parece ser recurrente en el manga y el cine de animacin japoneses. Ghost in the Shell, originalmente publicada en Espaa como Patrulla Especial Ghost (y posteriormente en un nico tomo con su ttulo original), es una obra al ms puro estilo Cyberpunk, presentndonos un universo de alta tecnologa, donde humanos con implantes cibernticos y androides con inteligencia artificial son el da a da. Nuevamente otro personaje femenino (la Mayor Kusanagi) y nuevamente toques policacos (una patrulla especial de delitos informticos) marcan el ritmo de la obra. Mega corporaciones, espas rusos, los siempre presentes robots de Shirow (magistralmente creados en todas sus obras, a un nivel de detalle asombroso), y decenas de detalles de alta-tecnologa pasan ante nosotros hasta llegar a los captulos finales. Una inteligencia artificial que dice haber alcanzado realmente un nivel superior al del ser humano (todas las IAs estn limitadas) es encontrado. Repetimos algunas de las ideas de la obra anterior, aunque tratadas desde otros puntos de vista: el destino del hombre y de la humanidad, la existencia del alma (el "ghost") y el siguiente paso a tomar. Igualmente estoy en la obligacin de recomendarla a todo aquel que la tenga a mano. Esta obra fue continuada aos despus en otro tomo titulado Man-Machine Interface (de reciente publicacin en Espaa), aunque tambin es comnmente conocida como Ghost in the Shell II. Aqu es obligatorio decir que el virtuosismo grfico alcanzado como

PAGE 10

dibujante es difcil de superar por cualquier artista actual a nivel mundial. Realmente soberbio. Pero tambin es en esta obra cuando alcanza, como narrador, uno de sus puntos ms confusos. Pese a ser una continuacin, el lapso de tiempo transcurrido entre ambas ambientaciones los convierten en dos obras pr cticamente independientes. En la segunda, el mundo ha evolucionado an ms sus niveles tecnolgicos, encontrndonos personajes cuyo "ghost" puede viajar de un cuerpo a otro, alojarse en el ciberespacio, o manejar varios cuerpos simultneamente. La mayor parte de la obra transcurre en ese espacio ciberntico e irreal, realizndose continuas persecuciones y viajes a travs de l. Si a esto le sumamos lo ya comentado sobre el lenguaje tcnico inventado, tenemos una obra maravillosa de observar pero prcticamente imposible de leer para el lector occidental. Se nos presentan a quienes podran ser los 'herederos' de aquella Inteligencia Artificial presentada en el anterior tomo, y como se realiza una especie de 'plan' de complementacin de personalidades, donde diferentes almas o ghosts" se funden para intentar obtener ese hipottico siguiente paso evolutivo. Es probable que nuevas relecturas me revelen pistas que han permanecido escondidas y cambie de opinin, pero este tomo nicamente se lo recomendara a los fans del autor, ya acostumbrados a esta forma 'peculiar' de contar las cosas. Dado que este articulo deja de lado sus otras obras no de ciencia-ficcin, hay ciertas cosas que debo dejar de lado. De todas formas, tengo que recomendar sus dos libros de ilustraciones, Intron Depot I y II (el segundo con el subtitulo Blades), existentes nicamente en japons pero posibles de enco ntrar en Espaa (aunque a elevado precio dado que son de importacin) realmente magistrales tanto en presentacin como en contenido. Y, como final, tambin convendra menc ionar otra obra de ciencia-ficcin del autor: Dominion, aunque mucho ms orientada hacia el humor pese a su ambientacin futurista. Nuevamente una mujer (Leona Ozaki) perteneciente a un cuerpo policial (la Tank Police) es la protagonista de las aventuras, en este caso mucho ms desenfadadas. Persecucin de criminales a lo largo y ancho de la ciudad a bordo de tanques (provocando el consabido nivel de destruccin que implicara el utilizar un cuerpo policial de este tipo). Personajes mucho mas cmicos y alejados del tono de ci-fi "hard" que Shirow proporciona a sus otras obras mas 'serias'. Estructurada en dos miniseries (Dominion: Tank Police y

PAGE 11

Dominion: Conflicto), es tambin bastante reco mendable pero, dado que queda fuera de la finalidad original de este artculo, tendremos que dejarla para otro da. Ivn Alonso : 23 aos y vive en Madrid. Estudia Ingeniera Informtica, aunque prefiere pensar que es ingeniero y se dedica a trabajar de estudiante. Colaborador de Cyberdark.net. AL INDICE

PAGE 12

3. CUENTO CLSICO : HOTEL NEW ROSE, William Gibson Siete noches alquiladas en este atad, Sandii. Hotel New Rose. Cunto te deseo ahora. A veces te vuelvo a mirar. Repito la imagen, tan lenta, dulce y perversa, que casi la siento. A veces saco tu pequea automtica de mi bolso, con el pulgar acaricio un cromo liso y barato. Una 22 china, con un calibre no ms grande que las pupilas dilatadas de tus ojos desaparecidos. Ahora Fox est muerto, Sandii. Fox me dijo que te olvidara. Recuerdo a Fox apoyado contra el mostrador acolchado de un saln de algn hotel de Singapur, en Bencoolen Street, describiendo con las manos distintas esferas de influencia, rivalidades internas, la trayectoria de una carrera en particular, el punto dbil que haba descubierto en la armadura de algn genio acorazado. Fox era un hombre clave en las guerras de cerebros, un intermediario de traspasos empresariales. Era un soldado de las escaramuzas secretas de las zaibatsus, corporaciones multinacionales que controlan economas enteras. Veo a Fox sonriendo, hablando rpido, desdeando mis incursiones en el espionaje interempresarial con un movimiento de cabeza. El Filo, deca, tienes que buscar el Filo. Haca que oyeras la F mayscula. El Filo er a el grial de Fox, esa fraccin esencial de talento humano puro, intransferible, encerrado en los crneos de los investigadores cientficos ms cotizados del planeta. No se puede llevar Filo al papel, deca Fox, no se puede meter Filo en un disquete. El negocio estaba en las deserciones empresariales. Fox tena un aspecto agradable; la severidad de sus oscuros trajes franceses era compensada por un juvenil mechn que le caa sobre la frente y cambiaba siempre de lugar. Nunca me gust cmo se arruinaba el efecto cada vez que se alejaba del mostrador, con el

PAGE 13

hombro izquierdo torcido en un ngulo que ningn sastre de Pars lograba esconder. Alguien lo haba atropellado con un taxi en Berna, y nadie saba exactamente cmo hacer para armarlo de nuevo. Supongo que fui con l porque me dijo que andaba buscando ese Filo. Y en algn lugar, por ah, rumbo al Filo, te encontr a ti, Sandii. El hotel New Rose es un entarimado de atades situado en las ruinosas cercanas del Narita International. Cpsulas de plstico de un metro de alto por tres de largo, amontonadas como dientes de Godzila sobrantes en un terreno de hormign a un lado de la carretera que conduce al aeropuerto. Cada cpsula tiene un televisor empotrado en el techo. Me paso das enteros viendo programas japoneses de juegos y pelculas viejas. A veces tengo tu pistola en la mano. A veces oigo los jets que se desvanecen en el persistente tramado que cubre Narita. Cierro los ojos e imagino las estelas nti das, blancas, desvanecindose, perdiendo definicin. Entrabas en un bar de Yokohama, la primera vez que te vi. Euroasitica, medio gaijn, de caderas largas y flexibles dentro de una imitacin china de algn modelo original de alto diseo de Tokio. Oscuros ojos europeos, pmulos asiticos. Te recuerdo vaciando el bolso en la cama, ms tarde, en el cuarto de un hotel, hurgando entre tus maquillajes. Un arrugado fajo de nuevos yens, una ruinosa libreta de direcciones sujeta con cinta elstica, un chip bancario Mitsubishi, un pasaporte japons con un crisantemo dorado estampado en la tapa y la 22 china. Me contaste tu historia. Tu padre haba sido un ejecutivo de Tokio, pero ahora haba cado en desgracia y haba sido desposedo, proscrito por la Hosaka, la ms grande de todas las zaibatsu. Esa noche tu madre era holandesa, y yo te escuch hablar de aquellos veranos en Amsterdam, las palomas de la plaza del Dam como una suave alfombra marrn. Nunca te pregunt qu podra haber hecho tu padre para merecer esa desgracia. Mir cmo te vestas; mir el balanceo de tu pelo oscuro y lacio, cmo cortaba el aire. Ahora la

PAGE 14

Hosaka me persigue. Los atades del New Rose estn apilados en un andamio reciclado, tubos de acero bajo esmalte brillante. La pintura se deshace en escamas cada vez que subo los escalones, cae a cada paso que doy por la pasarela. Mi mano izqu ierda cuenta escotillas de atades, con sus calcomanas multilinges advirtiendo sobre las multas previstas por la prdida de llaves. Levanto la mirada cuando los jets suben sobre Narita, camino a casa, tan distante ahora como cualquier luna. Fox fue rpido en ver cmo podamos utilizarte, pero no lo bastante agudo como para atribuirte ambiciones. Pero es que l nunca pas toda una noche contigo, tumbado en la playa de Kamakura, nunca escuch tus pesadillas, nunca oy cmo cambiaba bajo las estrellas una infancia totalmente imaginada, cmo cambiaba y daba vueltas, con tu boca de nia abrindose para revelar algn pasado fresco, que siempre era, jurabas, el real y finalmente verdadero. A m no me importaba, mientras te sujetaba la s caderas y la arena se enfriaba contra tu piel. Una vez me dejaste, corriste de vuelta a la playa diciendo que habas olvidado la llave del cuarto. Yo la descubr en la puerta y fui en tu busca y te encontr metida hasta los tobillos en las olas, la espalda lisa y rgida, temblando, los ojos mirando algo distante. No podas hablar. Temblabas. Estabas ausente. Te estremecas por futuros diferentes y mejores pasados. Sandii, me dejaste aqu. Me dejaste todas tus cosas. Esta pistola. Tu maquillaje, todas las sombras y rubores tapados con plstico. Tu microordenador Cray, regalo de Fox, con una lista de compras que habas introducido. A veces cargo ese documento y me pongo a ver cmo desfilan los artculos por la diminuta pantalla plateada. Un congelador. Un fermentador. Un incubador. Un sistema de electroforesia con una clula de agarosis integrada y un transiluminador. Un fijador de tejidos. Un cromatgrafo

PAGE 15

lquido de alta capacidad. Un citmetro de flujo. Un espectrofotmetro. Cuatro gruesas de chispeantes ampollas de borosilicato. Una microcentrifugadora. Y un sintetizador de ADN con computadora incorporada. Y el software. Caro, Sandii, pero es que la Hosaka nos pagaba las cuentas. Luego t les hiciste pagar an ms, pero ya te habas ido. Fue Hiroshi quien te hizo esa lista. En la cama, probablemente. Hiroshi Yomiuri. La Maas Biolabs GmbH se qued con l. La Hosaka tambin lo quera. Filo y montones de eso. Fox segua a los ingenieros genetistas como sigue un fantico a los jugadores de un equipo favorito. Fox ansiaba tanto conseguir a Hiroshi que le senta el gusto. Me mand a Frankfurt tres veces antes de que t aparecieras, slo para echarle un vistazo a Hiroshi. No a hacerle una finta, ni siquiera un guio o una seal con la cabeza. Slo a mirar. Hiroshi pareca haberse asentado. Haba encontrado una alemana que apreciaba el pao de lana de estilo conservador y las botas de montar pulidas, color nogal joven. Haba comprado una restaurada casa de pueblo, justo en la plaza adecuada. Se dedicaba a la esgrima y haba dejado el kendo. Y los equipos de seguridad de la Maas por todas partes, hbiles y pesados, un almbar de vigilancia espeso y translcido. Volv y le dije a Fox que no lo tocaramos nunca. T lo tocaste en nuestro lu gar, Sandii. Lo tocaste justo como haba que tocarlo. Nuestros contactos en la Hosaka eran como clulas especializadas que protegan el organismo matriz. Nosotros ramos mutgenos, Fox y yo, agentes sospechosos que andaban a la deriva en el lado oscuro del mar interempresarial. Cuando te tenamos en Viena, les ofrecimos a Hiroshi. Ni siquiera pestaearon. Calma absoluta en una habitacin de hotel en Los Angeles. Dijeron que tenan que pensarlo.

PAGE 16

Fox pronunci el nombre del principal rival de la Hosaka en el juego de los genes, lo solt desnudo, rompi el protocolo que prohbe el empleo de nombres propios. Tenan que pensarlo, dijeron. Fox les dio tres das. Te llev a Barcelona una semana antes de llevarte a Viena. Te recuerdo con el pelo recogido dentro de una boina gris, tus altos p mulos mongoles reflejados en los escaparates de tiendas antiguas. Paseando por las Ramblas ha cia el puerto fenicio, paseando por delante del Mercado con techo de vidrio donde se vendan naranjas de frica. El antiguo Ritz, clido en nuestro cuarto, oscuro, con todo el suave peso de Europa sobre nosotros como un edredn. Poda penetrarte mientras dormas. Siempre estabas dispuesta. Vea tus labios abiertos en una suave y redonda O de sorpresa, tu cara a punto de hundirse en la gruesa almohada blanca: en la arcaica lencera del Ritz. Dentro de ti imaginaba todo aquel nen, la muchedumbre que se arremolina ba en la estacin de Shinjuku, la noche elctrica. T te movas as, ritmo de una nueva era, soadora y lejos de todo pas, de toda nacin. Cuando volamos a Viena, te instal en el hotel preferido de la esposa de Hiroshi. Tranquilo, slido, el vestbulo embaldosado como un ajedrez de mrmol, con ascensores de bronce que olan a aceite de limn y a habanos pequeos. Resultaba fcil imaginarla all, los destellos de las botas reflejados en el mrmol pulido, pero sabamos que no vendra, no en este viaje. Descansaba en algn balneario de Renania, y Hiroshi estaba en Viena en un congreso. Cuando los de seguridad de la Maas llegaron para registrar el hotel, t ya te habas ido. Hiroshi lleg una hora despus, solo. Imagina un extraterrestre, dijo Fox una vez, que haya venido a identificar la forma de inteligencia dominante del planeta. El extraterrestre echa un vistazo, y luego elige. Qu crees que elige? Quiz me encog de hombros.

PAGE 17

Las zaibatsu, dijo Fox, las multinacionales. La sangre de una zaibatsu es la informacin, no la gente. La estructura es independiente de las vidas individuales que la componen. La corporacin como forma de vida. Otra vez el discurso sobre el Filo. No, dije. Maas no es as, dijo l, sin hacerme caso. Maas era pequea, rpida, despiadada. Un atavismo. Maas era toda Filo. Recuerdo a Fox hablando acerca de la naturaleza del Filo de Hiroshi. Nucleasas radioactivas, anticuerpos monoclnicos, algo relacionado con la unin de las protenas, nucletidos... Calientes, las llamaba Fox, protenas calientes. Uniones de alta velocidad. Deca que Hiroshi era una rareza, el tipo de persona que rompe paradigmas, que invierte todo un campo de la ciencia, que provoca la violenta revisin de todo un cuerpo del conocimiento. Patentes bsicas, deca, con un nudo en la garganta, por la absoluta riqueza de la idea, por el olor tenue, embriagador de los millones libres de impuestos que pendan de aquellas palabras. La Hosaka quera a Hiroshi, pero el Filo de Hiroshi era lo bastante radical para inquietarlos. Queran que trabajara solo. Fui a Marakech, a la ciudad vieja, la Me dina. Descubr un laboratorio de herona que haba sido convertido para la extraccin de feromonas. Lo compr; con dinero de la Hosaka. Recorr el mercado de Djemaa-el-Fna con un sudoroso hombre de negocios portugus, discutiendo sobre iluminacin fluorescente y la instalacin de jaulas ventiladas para especmenes. Ms all de los muros de la ciudad, el alto Atlas. Djemaa-el-Fna estaba atestada de juglares, bailarines, cuentistas, nios que hacan girar tornos con los pies, mendigos sin

PAGE 18

piernas con cuencos de madera bajo hologramas animados que anunciaban software francs. Paseamos por delante de fardos de lana cruda y cubos plsticos de microchips chinos. Insinu que mis jefes planeaban fabricar beta-endorfina sinttica. Trata siempre de darles algo que puedan entender. Sandii, te recuerdo en Karajuku, a veces. Cierro los ojos en este atad y te veo all: todos los destellos, el laberinto de cristal de las boutiques, el olor a ropa nueva. Veo tus pmulos pasar junto a estanteras cromadas de pieles de Pars. A veces te aprieto la mano. Pensamos que te habamos encontrado, Sandii, pero en realidad t nos encontraste a nosotros. Ahora s que nos buscabas, o buscabas a alguien como nosotros. Fox estaba encantado, y sonrea pensando en nuestro descubrimiento: una herramienta nueva tan bonita, brillante como un escalpelo. Justo lo que necesitbamos pa ra separar un Filo testarudo como el de Hiroshi del celoso cuerpo matriz de los Biolaboratorios Maas. Tienes que haber pasado mucho tiempo explorando, buscando una salida, todas esas noches en Shinjuku. Noches que con gran cuidado eliminaste de la desordenada baraja de tu pasado. Mi propio pasado haba desaparecido aos antes, y se haba perdido para siempre sin dejar huellas. Comprend el trasnochado hbito de Fox de vaciar su cartera, de revolver entre sus papeles de identificacin. Dispona las piezas en distintas posiciones, las reordenaba, esperaba que se formase una imagen. Yo saba qu estaba buscando. T hiciste lo mismo con tus infancias. En el New Rose, esta noche, yo escojo en la baraja de tus pasados. Escojo la versin original, el famoso texto de la habitacin de hotel en Yokohama, que t recitaste para m en voz alta aquella primera noche. Escojo al padre cado en desgracia, el ejecutivo de la Hosaka. Hosaka. Qu perfecto. Y la madre holandesa, los veranos en Amsterdam, la suave alfombra de palomas en aquella tarde de la plaza del Dam.

PAGE 19

Sal del calor de Marakech para entrar en el aire acondicionado del Hilton. La camisa mojada se me adhera fra a los riones mientras lea el mensaje que me hiciste llegar a travs de Fox. Te habas metido hasta el fondo: Hiroshi abandonara a su esposa. No te result difcil comunicarte con nosotros, ni siquiera a travs de la pelcula translcida y tirante de la seguridad de Maas; le habas enseado a Hiroshi el lugarcito perfecto para un caf con kipferl. Tu camarero favorito tena el pelo cano, era amable, renqueaba, y trabajaba para nosotros. Dejaste tus me nsajes bajo la servilleta de tela. Hoy he pasado todo el da mirando un pequeo helicptero que dibuja una apretada retcula por encima de este pas mo, la tierra de mi exilio, el hotel New Rose. Mir desde la escotilla esa sombra paciente que atravesaba el hormign manchado de grasa. Cerca. Muy cerca. Me fui de Marakech a Berln. Me reun con un gals en un bar y comenc los preparativos para la desaparicin de Hiroshi. Sera un asunto complicado, intrincado como los engranajes de latn y los espejos deslizantes de un escenario de magia Victoriano, pero el efecto deseado era bastante sencillo. Hiroshi pasara por detrs de un Mercedes de clulas de hidrgeno y desaparecera. La docena de agentes de la Maas que lo seguan constantemente se arremolinaran como hormigas alrededor del coche; el aparato de seguridad de la Maas se endurecera como epoxia alrededor del punto de partida. En Berln saben cmo resolver las cosas con prontitud. Hasta pude hacer arreglos para una ltima noche contigo. Lo hice a escondidas de Fox, que tal vez no lo hubiera aprobado. Ahora he olvidado el nombre del pueblo. Lo supe durante una hora en la autobahn, bajo un gris cielo renano, y lo olvid en tus brazos. La lluvia empez cerca de la maana. Nuestra habitacin tena una sola ventana, alta y estrecha, a donde me asom a ver cmo la lluvia erizaba el ro con agujas de plata. El ruido de tu respiracin. All delante pasaba el ro, bajo arcos de piedra. La calle estaba desierta. Europa era un museo muerto.

PAGE 20

Ya haba reservado tu vuelo a Marakech; salas de Orly bajo tu nombre ms reciente. Estaras en camino cuando yo tirase de la ltima cuerda e hiciese desaparecer a Hiroshi. Habas dejado tu bolso en el viejo y oscuro escritorio. Mientras dormas yo revis tus cosas, quitando todo cuanto pudiese contradecir la nueva identidad que te haba comprado en Berln. Saqu la calibre 22 china, tu microordenador y tu chip bancario. Saqu de mi cartera un pasaporte nuevo, holands, un chip bancario suizo con el mismo nombre, y los met en tu bolso. Mi mano roz algo plano. Lo saqu, lo sostuve entre los dedos, un disquete. Sin etiqueta. Lo sostuve en la palma de la mano, toda esa muerte. Latente, codificada, esperando. Permanec de pie all, vindote respirar, viendo cmo suban y bajaban tus senos. Vi tus labios entreabiertos, y en la prominencia y plen itud del labio inferior, un levsimo rastro de magulladuras. Volv a meter el disquete en tu bolso. Al acostarme junto a ti, te volviste hacia m, despertando, y en tu aliento estaba toda la noche elctrica de la nueva Asia, el futuro que se alzaba, en ti como un fluido luminoso, borrando en m todo salvo el momento. sa era tu magia, que vivas fuera de la historia, que eras toda presente. Y sabas como llevarme hasta ese sitio. Por ltima vez, me llevaste. Mientras me afeitaba, te o vaciar el maquillaje en mi cartera. Ahora vengo de Holanda, dijiste, voy a querer un nuevo aspecto. El doctor Hiroshi Yomiuri desapareci en Viena, en una tranquila calle adyacente a Singerstrasse, a dos calles del hotel favorito de su esposa. Una limpia tarde de octubre, en presencia de doce expertos testigos, el doctor Yomiuri se esfum.

PAGE 21

Pas a travs de un espejo. En alguna parte, entre bastidores, el aceitado movimiento de un mecanismo victoriano. Sentado en la habitacin de un hotel en Ginebra recib la llamada del gals. Estaba hecho; Hiroshi haba entrado por mi madriguera de conejo y se diriga a Marakech. Me serv un trago y me puse a pensar en tus piernas. Fox y yo nos reunimos un da despus en Narita, en un bar de sushi en la terminal de JAL. l acababa de bajar de un jet de la Air Maroc, agotado y triunfante. Le encanta aquello, dijo, refirindose a Hiroshi. La adora, dijo, refirindose a ti. Sonre. Me habas prometido reunirte conmigo al cabo de un mes en Shinjuku. Tu pequea pistola barata en el hotel New Rose. El cromo empieza a descascararse. La construccin es torpe, chino borroso estampado en acero rstico. La culata es de plstico rojo, moldeada con un dragn a cada lado. Como un juguete de nio. Fox coma sushi en la terminal de JAL, feliz por lo que habamos hecho. Le haba estado molestando el hombro, pero dijo que no le importaba. Ahora haba dinero para mdicos mejores. Ahora haba dinero para todo. Por alguna razn, a m no me pareci muy importante el dinero que habamos recibido de la Hosaka. No porque pusiera en duda nuestra nueva riqueza, pero aquella ltima noche contigo me haba dejado la conviccin de que todo nos haba llegado naturalmente, dentro del nuevo orden de las cosas, como una funcin de lo que ramos y de quines ramos. Pobre Fox. Con sus camisas oxford azules ms brillantes que nunca, sus trajes de Pars ms oscuros y costosos. Sentado al l en la terminal de JAL, p oniendo sushi en una bandejita rectangular de rbanos picantes, le quedaba menos de una semana de vida. Ha oscurecido, y las hileras de atades del New Rose estn iluminadas toda la noche por

PAGE 22

reflectores. Aqu nada parece cumplir su propsito original. Todo es material de desecho, reciclado, hasta los atades. Hace cuarenta aos, estas cpsulas estaban apiladas en Tokio o en Yokohama; una moderna comodidad para los hombres de negocios que estuvieran de viaje. Quiz tu padre haya dormido en uno. Cuando el andamiaje era nuevo, se alzaba en torno a la cscara espejada de al guna torre del Ginza, ates tado de cuadrillas de albailes. Esta noche la brisa trae el ruido de un saln pachinko, el olor a verdura cocida de los carritos al otro lado de la carretera. Unto en galletas de arroz anaranjadas crema de krill con sabor a cangrejo. Oigo los aviones. Aquellos ltimos das en Tokio, Fox y yo tenamos suites contiguas en el piso cincuenta y tres del Hyatt. Ningn contacto con la Hosaka. Nos pagaron y luego nos borraron de la memoria oficial de la corporacin. Pero Fox no lo olvidaba. Hiroshi era su beb, su proyecto mascota. Haba desarrollado un inters posesivo, casi paternal por Hiroshi. As que Fox hizo que me mantuviera en contacto con el negociante portugus de la Medina, quien estaba dispuesto a vigilar para nosotros el laboratorio de Hiroshi. Cuando llamaba, lo haca desde el telfono de un quiosco de la Djemaa-el-Fna, con un fondo de alaridos de vendedores y flautas del Atlas. Alguien estaba metiendo agentes de seguridad en Marakech, nos dijo. Fox asinti. La Hosaka. Menos de doce llamadas despus, comenc a ver el cambio en Fox, una tensin, un aire de abstraccin. Lo encontraba en la ventana, mirando cincuenta y tres pisos ms abajo hacia los Jardines Imperiales, perdido en algo de lo que no quera hablar. Pdele una descripcin ms minuciosa, me dijo. El hombre que nuestro contacto haba visto entrar en el laboratorio de Hiroshi poda ser Moenner, el principal genetista de la Hosaka.

PAGE 23

Era Moenner, dijo, tras la llamada siguiente. Otra llamada y crey identificar a Chedanne, cabeza del equipo de protenas de la Hosaka. Ninguno de los dos haba sido visto fuera de la arcologa de la empresa desde haca ms de dos aos. Pero luego se hizo evidente que los mejores investigadores de la Hosaka se estaban reuniendo silenciosamente en la Medina; los negros Lears ejecutivos entraban susurrando en el aeropuerto de Marakech con alas de fibra de carbono. Fox mene la cabeza. El era un profesional, un especialista, y vio la repentina acumulacin de tanto Filo Hosaka de primera en la Medina como un drstico fallo comercial de la zaibatsu. Santo Dios, dijo, sirvindose un Black Label, en este momento tienen all a toda la seccin de biologa. Una bomba. Mene la cabeza. Una granada en el sitio adecuado en el momento adecuado... Le record las tcnicas de saturacin que los agentes de seguridad de la Hosaka estaban obviamente empleando. Hosaka tena lneas que llegaban hasta el corazn de la Asamblea, y la masiva infiltracin de agentes en Marakech slo poda estar realizndose con el conocimiento y cooperacin del gobierno marroqu. Djalo, le dije. Se acab. Les vendiste a Hiroshi. Ahora olvdate de l. S lo que es, dijo. Lo s. Ya lo he visto. Dijo que en el trabajo de laboratorio haba un cierto factor descabellado. El filo del Filo, lo llamaba. Cuando un investigador desarrolla una innovacin, algunas veces a los dems les es imposible reproducir los resultados del primer investigador. Esto era incluso ms probable con Hiroshi, cuya obra iba en contra de la naturaleza de su campo. La solucin, a menudo, consista en llevar al chico de la innovacin de su laboratorio al laboratorio de la corporacin para una imposicin de manos ritual. Alguno que otro ajuste sin sentido en el equipo, y el proceso funcionaba. Una locura, dijo, nadie sabe por qu funciona as, pero funciona. Sonri. Pero estn probando suerte, dijo. Los muy cabrones nos dijeron que queran aislar a Hiroshi, mantenerlo alejado de la vanguardia central de investigacin. Un cuerno. Te

PAGE 24

apuesto que debe haber alguna lucha de poder en el rea de investigacin de la Hosaka. Algn pez gordo est enviando a sus favoritos y los est frotando contra Hiroshi para que les d suerte. Cuando Hiroshi saque punta a la in geniera gentica, la pa ndilla de la Medina va a estar preparada. Bebi su whisky y se encogi de hombros. Vete a la cama, dijo. Tienes razn, se ha terminado. S me fui a la cama, pero el telfono me de spert. Otra vez Marakech, la esttica blanca de una conexin por satlite, un torrente de portugus asustado. Hosaka no nos haba congelado el depsito, lo haba evaporado. Oro de cuento de hadas. En un momento ramos millonarios en la divisa ms fuerte del mundo, y al minuto siguiente ramos indigentes. Despert a Fox. Sandii, dijo. Se vendi. Los de seguridad de la Maas la compraron en Viena. Seor mo. Lo vi abrir la maltratada maleta con una navaja del ejrcito suizo. Tena tres barras de oro pegadas all con cemento de contacto. Lingotes lisos, cada uno de ellos comprobado y estampado con el sello del tesoro de un extinto gobierno africano. Debera haberme dado cuenta, me dijo con una voz montona. Yo dije que no. Creo que dije tu nombre. Olvdala, dijo. La Hosaka nos quiere muertos. Van a suponer que los engaamos. V al telfono y verifica nuestro saldo. Nuestro saldo haba desaparecido. Negaron que ninguno de los dos hubiese tenido jams una cuenta. Hijos de puta, dijo Fox. Corrimos. Salimos por una puerta de servicio al trfico de Tokio y hacia Shinjuku. Fue entonces cuando comprend por primera vez el verdadero alcance del poder de la Hosaka.

PAGE 25

Todas las puertas estaban cerradas. Gente con la que habamos hecho negocios durante dos aos nos vea llegar, y nosotros veamos detr s las cortinas de hierro que se cerraban de golpe. Nos marchbamos antes de que tuvieran tiempo de alcanzar el telfono. La tensin superficial del submundo se haba triplicado, y en todas partes nos encontramos con la misma membrana tensa que nos rechazaba. No haba modo de hundirse, de perderse de vista. La Hosaka nos dej correr casi todo el da. Despus mandaron a alguien para que le rompiera la espalda a Fox por segunda vez. No vi cuando lo hicieron, pero lo vi caer. Estbamos en una tienda de Ginza y faltaba una hora para el cierre, y lo vi caer describiendo un arco desde aquel lustroso entresuelo y estrellarse contra las mercancas de la nueva Asia. Por alguna razn me perdieron, y segu corriendo. Fox se llev el oro, pero yo tena cien nuevos yens en el bolsillo. Corr. Sin parar hasta el hotel New Rose. Ya es hora. Ven conmigo, Sandii. Oye el zumbido del nen en la carretera del Narita International. Unas pocas mariposas trasnochadas trazan crculos en cmara lenta alrededor de los reflectores que brillan sobre el New Rose. Y lo curioso, Sandii, es que a veces no me pareces real. Fox dijo una vez que t eras un ectoplasma, un fantasma invocado por los extremos de la economa. Fantasmas del nuevo siglo, que se solidificaban en mil camas de los Hyatts del mundo, de los Hilton del mundo. Ahora tengo tu pistola en la mano, en el bolsillo de la chaqueta, y la mano me parece tan lejana. Inconexa. Recuerdo a mi amigo portugus olvidando el ingls, tratando de expresarse en cuatro idiomas que yo entenda apenas, y cre que me estaba diciendo que la Medina arda. No

PAGE 26

arda la Medina. Ardan los cerebros de los mejores investigadores de la Hosaka. Una plaga, susurraba, plaga y fiebre y muerte. Era listo, Fox, y l comprendi todo en el acto. Ni siquiera tuve que mencionar que en Alemania haba encontrado el disquete en tu bolso. Alguien haba reprogramado el sintetizador de ADN, dijo. El aparato estaba ah tan slo para la construccin rpida de la macromolcula adecuada. Con su ordenador incorporado y su software especialmente diseado. Caro, Sandii. Pero no tan caro como t le resultaste a la Hosaka. Espero que le hayas sacado un buen precio a la Maas. Tengo el disquete en la mano. Lluvia sobre el ro. Yo lo saba, pero no fui capaz de afrontarlo. Volv a meter el cdigo de aquel virus meningtico en tu cartera y me acost junto a ti. As que Moenner muri, lo mismo que otros investigadores de la Hosaka. Incluyendo a Hiroshi. Chedanne sufri daos cerebrales permanentes. Hiroshi no haba dado importancia a la contaminacin. Las protenas que manipulaba eran inocuas. As, el sintetizador pas toda la noche susurrando, elaborando un virus acorde con las especificaciones de los Biolaboratorios Maas GmbH. Maas. Pequea, rpida, despiadada. Toda Filo. La carretera al aeropuerto es una lnea larga y recta. Mantente a la sombra. Y yo le gritaba a aquella voz portuguesa, hice que me dijera qu haba pasado con la chica, la mujer de Hiroshi. Se esfum, dijo. El zumbido del mecanismo Victoriano. Y Fox tuvo que caer, caer con sus tres patticos lingotes de oro, y quebrarse la espalda por ltima vez. En el suelo de una enorme ti enda de Ginza, con todos los comerciantes mirando fijamente antes de gritar. La verdad es que no te puedo odiar, nena.

PAGE 27

Y el helicptero de la Hosaka ha vuelto, sin ninguna luz, cazando con infrarrojos, buscando a tientas calor humano. Un gemido ahogado al dar la vuelta, a un kilmetro de aqu, al volverse hacia nosotros, hacia el New Rose. Una sombra demasiado rpida contra el resplandor de Narita. No importa, nena. Pero ven, por favor. Apritame la mano. William Gibson : Autor estadounidense, pionero de la literatura ciberpunk. El ciberpunk es un gnero de la ciencia ficcin que retrata mundos de un futuro prximo en los que sociedades descentralizadas se encuentran saturadas de tecnologas complejas y dominadas por grandes corporaciones multinacionales. Nacido como William Ford Gibson en Conway, Carolina, estudi en Canad. Sus primeros relatos de ciencia ficcin aparecieron a finales de la dcada de 1970, muchos en la revista Omni. Su primer libro, Neuromante (1984), est reconocido como la primera novela ciberpunk y muchos consideran que se trata de la obra de ciencia ficcin ms importante de la dcada de 1980. En ella se muestra un mundo impersonal en el que los derechos individuales estn constantemente amenazados por grupos de corporaciones que controlan la sociedad. Los hroes del libro, Case y Molly, tienen cuerpos con alteraciones cibernticas -es decir, incluyen elementos mecnicos y electrnicosy utilizan sus habilidades para op erar directamente en el ciberespacio, el mundo creado nacido de la yuxtaposicin de la mente humana y la ciberntica. Case y Molly identifican y roban archivos informticos para su jefe, pero al mismo tiempo cuestionan sus acciones. El lenguaje empleado en Neuromante contribuy enormemente al desarrollo de un vocabulario ciberpunk con la incorporacin de palabras como ciberespacio o realidad virtual (un entorno simulado por ordenador y similar al mundo real). La novela tambin se refiere a la posibili dad de un futuro apocalptico y los aspectos inherentes a la alteracin tecnolgica del cuerpo humano. Gibson obtuvo con Neuromante los Premios Nebula (1984) y Hugo (1985), dos de los ms importantes para literatura de ciencia ficcin. Gibson es autor tambin de otras obras ciberp unk como la coleccin de cuentos Quemando cromo (1986), que incluye “Johnny Mnemonic” (llevado al cine en 1994) y las novelas Conde Cero (1986), Mona Lisa acelerada (198 8) y Luz virtual (1993). La mquina de la diferencia (1990), escrito junto al tambin americano Bruce Sterling, emplea elementos de

PAGE 28

las novelas policiacas y de la intriga histri ca en su narracin situado en una Inglaterra victoriana (mitad final del siglo XIX), en la que los ordenadores son el motor de la revolucin industrial. Tambin ha experiment ado con otras formas literarias. Dream Jumbo (1989) es un texto pensado para acompaar una manifestacin artstica. Concibi Agripa, un libro de los muertos (1992), un poema sobre su padre, como un conjunto de imgenes y textos, contenidos en un disco informtico, pensados para desvanecerse rpidamente una vez que se han ledo. Al INDICE

PAGE 29

4. CUENTO MADE IN CUBA : “ ... in Corpore Sano”, Ricardo Acevedo Espulgas A Carmen Soy el cuerpo de Boby Fossy... no, mejor decir soy el orgullo de Boby Fossy... aunque creo que usted me entendera mejor si leyera la revista “In Corpore Sano” o estuvieras al da en lo que a fisiculturismo se refiera. Continuamos, decir cuerpo perfecto es decir Boby Fossy, decir Boby Fossy es... bueno, usted es seguramente uno de esos enclenques, raquticos uno de esos que jamas tomo clases de tenis, equitacin, artes marciales, paracaidismo, etc. Me comprende ahora? ¡No! Imagine que usted tiene los requisitos indispensables: Dinero, mucho Dinero y ms Dinero. Imagnese consultando con uno de sus abogados (el ms caro) que sabe solo podr obtener ese cuerpo por veinticuatro horas (sabe, adems que existe una tarifa especial por tiempo extra). Imagine encontrar el siguiente aviso en las pginas de un megadiario cualesquiera. Ha pensado usted en lo aburrido de llevar toda la vida EL MISMO CUERPO ? Siiiiiiiiiiii, seguro que lo ha pensado Y The Magic Body Corp. Lo Apoya a Ud. al 100 por 100 Miles de jvenes Hombres y Mujeres Estilizan su cuerpo, slo para que TU los utilices. THE MAGIC BODY Corp. “Cuerpos para toda ocasin” Todo esto sazonado con una sugestiva foto tridimensional donde se mezclan torneados

PAGE 30

bceps y senos perfectos (nada de silicona), el tono justo de piel. Primero piensas en ese pobre joven (creas para el un nombre imaginario: Boby Fossy), que alquila su cuerpo para obtener ciertas ganancias libres de impuesto. Mientras su mente ( alma segn la jerga tecnolgica) descansa almacenada en algn oscuro banco de memorias. Tambin recuerdas las terribles historias que rodean a estas transferencias, que hablan de mujeres que alquilaron cuerpo de hombres (y viceversa) buscando nuevos placeres, locas orgas canbales, vendettas realizadas por annimos y musculosos cuerpos... pero t no eres de ese tipo, tus escrpulos, la educacin meticulosa, son demasiadas barreras para un pobre y esculido cuerpo... t si tienes un propsito para tener cuerpo de Boby Fossy a tiempo completo, lo cuidars (quizs mucho mejor que su propietario original), te tomars algunas copas. Hablars ¡al fin! Con la deslumbrante Betty que esta vez no pondr reparos y todos tus viejos chistes poseern esa chis pa que nunca supiste imprimirles. Todo ha salido perfecto, pero como una oscura Cenicienta devolvers el cuerpo que te fue entregado, a la medianoche, ese fue el trato. Y piensas en huir de todos (de un cuerpo fl cido y obsoleto que espera por ti), sin saber porque compras un arma (ya que puedes acceder al conocimiento blico de ese bendito Fossy) la observas mientras regateas con el vendedor y piensas que seria muy justo pagar unos aitos ms (digamos unos diez o veinte), digamos que el bueno de Fossy se sentira muy cmodo en su bveda mental por otra temporada. Ha pasado el tiempo reglamentario: los agentes de The Magic Body corp. Te han localizado. Normalmente hubieras lloriqueado y suplicado pero hoy no, no con ese cuerpo de titn, y los desafas e insultas (aunque siempre has odiado el lenguaje obsceno). Crneos que crujen como nueces, alguien que da la orden de disparar. Ms tu sonres y das las gracias al idiota de Boby Fossy (que nunca pudo compenetrar con

PAGE 31

su propio cuerpo de la forma en que tu lo has echo), y sostienes con firmeza el can del arma bajo tu barbilla esperando el impacto que completara la fusin. Soy el cuerpo de Boby Fossy. Ricardo Acevedo Espulgas : Nacido el 5 de octubre de 1969, este tcnico en construccin civil apuesta por el minicuento como forma narrativa. Considera que en literatura menos es ms, y nadie le ha visto poner ms de tres cuartillas juntas bajo un solo ttulo. Tanto le interesa a Acevedo el cuento corto o ultracorto, que hace su propio boletn de relatos y poemas de extensin mnima. Se llama miNatura, tiene cuatro pliegos, y cada vez es ms difcil conseguirse uno. Curiosamente, lo que Ricardo ms ha publicado, tanto en Cuba como en el extranjero, es poesa. En cuanto a narrativa public el cuento “Palabras” en la Antologa “Secretos del futuro”, recientemente presentada, y con el cuento que presentamos en este nmero gan segundo lugar en el Concurso Juventud Tcnica de este ao. Al INDICE

PAGE 32

5. ARTICULO: La Mano Muerta de la Psicohistoria, por Gabriel Gil e Inti Gutierrez Introduccin La psicohistoria es uno de los “gizmos” (artilugios) ms interesantes de la Edad de Oro de la Ciencia Ficcin. Es una ciencia ficticia, creada por el “Buen Doctor” Isaac Asimov, que se encarga de analizar a gran escala las tend encias econmicas, sociales, y polticas de las masas y predecir con certeza un futuro dependiente de tales variables. Este artculo pretende presentar y analizar el tema de la psicohistoria, apoyndonos en comparaciones con ideas cientficas y con una disciplina real homnima. Conceptos Asimov, clsico autor de Ciencia Ficcin Dura, se preocup por ofrecer los rudimentos que nos hacen inteligible la psicohistoria. No le interes demasiado describir cmo proceda exactamente esta ciencia, pero s dej el concepto en manos de un personaje no docto en la materia, ahorrndose as un tratamiento cient fico profundo. Este concepto aparece en el texto ficticio la Enciclopedia Galctica Tomos 116 y, “con permiso de los autores”, en el texto real Fundacin (relato Los Psicohistoriadores ) como sigue: “Gaal Dornick, utilizando conceptos no matemti cos ha definido la psicohistoria como la rama de las matemticas que trata sobre la reacciones de conglomeraciones humanas ante determinados estmulos sociales y econmicos (…)” El Buen Doctor fue un escritor racional y cerebral que buscaba atar cabos en todo momento y que con su prominente imaginacin ciertamente lo consegua. Por eso si bien no se encarga de realizar un documento ficcin que puntualice los teoremas, hiptesis y modelos de anlisis de la psicoh istoria, si integra en su s libros dos axiomas que grosso modo describen las limitaciones de la ciencia ficticia: 1. El anlisis psicohistrico es aplicable slo a un gran nmero de individuos: la poblacin humana de la galaxia, trillones de personas. Slo as es posible un tratamiento estadstico vlido. 2. Para que el anlisis psicohistrico sea vlido es necesario que el grupo estudiado desconozca las conclusiones de dicho anlisis; slo as su reaccin es realmente casual. La psicohistoria queda mejor definida segn la analoga que emplea su creador con la teora cintico molecular. Comparando seres humanos con molculas, y Humanidad con un gas, se nos muestra en los libros una curiosa y concluyente explicacin acerca del porqu funciona la psicohistoria. Es predecible el comportamiento de un gas como sistema macroscpico, sin embargo nos es imposible conocer la trayectoria exacta de una partcula. Del mismo modo sucede con los seres humanos, la psicohistoria es incapaz de predecir la conducta de un ser aislado pero sin embargo ti ene un grado de exactitud fiable para el anlisis de la Humanidad. Y si en la actualidad no ha sido probada la analoga al menos

PAGE 33

podemos escudarnos en una excusa que nos ha dado el propio Asimov: an la poblacin humana no llega a un nmero tan gigantesco como el de molculas en un gas. Ideas Inspiradoras en la Literatura La creacin de la psicohistoria se presagia en un relato previo, HOMO SOL, donde la psicologa era presentada como una ciencia matemtica refinada. En los Robots del Amanecer se describen los intentos de un personaje para crear una ciencia basada en la observacin cuidadosa de otros. Los robots que crea este personaje tienen luego una influencia sustancial en las posteriores novelas de la saga. La historia de Asimov tiene un precedente en una de las novelas de Sherlock Holmes donde uno de los personajes describe la posibilidad de predecir el comportamiento de la sociedad usando mtodos matemticos (probablemente el Dr. Moriarty quien era el matemtico eterno enemigo de Holmes ). El Diablillo de Laplace Pierre Simn Laplace fue un matemtico francs muy famoso, que se caracteriz por su idea determinista de la evolucin del universo Laplace apoyado en la ley dialctica clsica de causa y efecto, dijo que si una inteligencia superior supiese la velocidad y la posicin de todas las partculas del universo en un instante determinado, esta (“el diablillo”) sera capaz de saber el estado del universo en cualquier instante del futuro. La idea de la psicohistoria de cierta forma est en contradiccin con el diablillo de Laplace. Utilizando una analoga directa: Laplace dira que para predecir el comportamiento de la poblacin sera necesario conocer lo que hacen, piensan, y dicen (suponemos que el equivalente a la velocidad y la posicin de las partculas) todos los seres humanos. La psicohistoria no funciona de ese modo, es mucho ms generalizadora, se dedica a analizar las tendencias sociales, y niega las actividades individuales. Interpreta el todo con sus hechos masivos y pronostica otros como esos; acorde a la analoga con la teora cintico molecular estos hechos masivos, independientes del conocimiento exacto del estado de los individuos, pueden estar relacionados con las medidas estadsticas cualitativas de un gas como la presin, o la temperatura. El Efecto Mariposa “Una mariposa bate sus alas en Nueva York y como consecuencia se produce un tornado en Japn.” Digamos que esta idea de sistemas caticos no est contenida en las concepciones asimovianas, pues no nos llama la atencin sobre la evolucin de las situaciones a partir de hechos fortuitos, verbigracia: una experiencia singular de una persona puede ocasionar una revolucin social en el siglo siguiente. Claro que Asimov no tena forma de conocer las modernas teoras del caos y la complejidad. Pero sus seguidores s. Las Tres “B” de las ciencia ficcin moderna (Gregory Benford, Greg Bear y David Brin) s dedicaron un espacio a este tema en su nueva triloga de la Fundacin. En esta narran entre otras cosas como el protagonista de la serie de la Fundacin y creador de la psicohistoria nota la futilidad de su plan de futuro para la civilizacin humana y el peligro que representa

PAGE 34

su error, lo que le induce a reformular planteamientos con nuevas variables y patrones (la existencia de planetas que renacen para sucumbir bajo el Caos, el desarrollo oculto al Imperio Galtico de la neurobiologa el ectrnica, robots con libre albedro, el enfrentamiento de dos tendencias principales en los robots, etc.) para la construccin definitiva de la psicohistoria. Estos autores fueron capaces de modernizar esta ciencia sin alejarse de la idea central de la matemtica predictiva asimoviana. No ficcin Existe un disciplina real que es homnima de la creada por Asimov y que se relaciona en algunos tpicos con sta ficcin. A continuacin quedan expuestos la definicin y los temas que estudia sta psicohistoria: Cito desde Wikipedia en espaol: Psicohistoria es el estudio de las motivaciones psicolgicas de eventos histricos. En ella se combinan profundizaciones provenientes de la psicoterapia con metodologas de investigacin de las ciencias sociales, para la comprensin del origen emocional de las conductas sociales y polticas de grupos y naciones, en el pasado y en el presente. Algunos consideran que esta rea de estudio presenta diferencias significativas con los campos de conocimiento de los cuales deriva (la historia y la psicologa ). Existen tres reas de estudio in terrelacionadas en psicohistoria: 1. Historia de la infancia(…) 2. Psicobiografa, que busca comprender a personajes histricos individualmente y sus influencias-motivaciones en la historia. 3. Psicohistoria de Grupos, que busca comprender las motivaciones de grupos amplios de personas, incluyendo naciones y hechos comunes. En este sentido, la psicohistoria utiliza el anlisis de imaginarios grupales en discurso s polticos, caricaturas polticas y titulares mediticos, asumiendo que lo que se dice en esos contextos son claves para influenciar conductas y pensamientos a nivel inconsciente.(…) Existe una antologa de las primeras investig aciones psicohistoricas que fue compilada por LeMaude, quien es una figura clebre en estos temas y actualmente dirige el centro internacional para los es tudios psicohistricos. Realidad versus Ficcin Aparentemente la disciplina actualmente llam ada psicohistoria no ha heredado mucho por no decir nada de la ciencia ficticia de Asimov. Con certeza est emparentada con un sistema de estudio de personalidades de Freud en un libro en el que trataba de justificar la biografa de Leonardo Da Vinci a travs de su homosexualidad. Como podemos notar, esta disciplina no es una ciencia exacta y mucho menos con carcter prospectivo, al menos por ahora. Es una ciencia humanstica que tiene por objetivo uno muy similar al de la psicohistoria ficticia, pronosticar reacciones humanas. Nuestra opinin

PAGE 35

es que se dedica por el momento a estudiar hechos pasados y presentes para hallar las regularidades del comportamiento humano, y extrapolar hacia el futuro. Sus vas son empricas y no deductivas, y, co ntrario a las suposiciones de Asimov, al parecer escoge grupos menores de seres humanos para estudiar sus motivaciones. De modo que aqu hay una diferencia trascendental que reside en el sistema de estudio de una y otra; en la ficcin la psicohistoria se vale de una rama de las matemticas que necesita grandes nmeros para un anlisis estadstico vlido, tales como la cantidad de seres humanos en el Imperio Galtico; en la realidad, la cantidad de personas asociados a una investigacin es tremendamente menor: los sistemas ms grandes que trata esta disciplina son las naciones. Sera posible utilizar grupos pequeos para descubrir las motivaciones a ciertos hechos? Un sistema de un grupo limitado de seres humanos, nunca sera un sistema cerrado, pues existira entonces la posibilidad de que grupos o individuos ajenos interactuasen con ellos echando por la borda entonces los estudios al respecto. A no ser que los sistemas fuesen totalmente artificiales; como en el largometraje de ficcin alemn “El Experimento”, en el que unos cientficos pretenden investigar el comportamiento humano en situaciones extremas y escogen individuos sin antecedentes criminales para que interpreten personajes como guardias y reclusos en una crcel ficticia de la que no pueden salir; o en el reality show “El Gran Hermano” que sin ninguna pretensin de investigacin social, nos muestra la rareza de la actitud de las personas. A pesar de todo, la psicohistoria real es una disciplina que tiene un valor bsico en las pesquisas del proceder de las muchedumbres. Y puede proporcionar, con mayor o menor precisin, a una ciencia ms objetiva, los patrones y esquemas de evolucin social de los individuos para que sean computados en un conjunto mucho ms general; tal y como se emplea la psicohistoria ficticia. El primero de los axiomas de la psicohistoria ficticia est en contradiccin con el modus operandi de la real. Pero an nos deja preguntnd onos acerca del segundo. Sera fiable el resultado de una investigacin con seres humanos que supiesen que son conejillos de indias? O ms importante an, sera fiable el resultado de una i nvestigacin de seres humanos que supiesen estudiarse psicohistricamente a si mismos? Es de esperar que la psicohistori a real no se plantee seriamente este supuesto caso, pues da por hecho que los individuos influyen en la evolucin social (como lo hubo demostrado un psicohistoriador en su libro “El joven Lutero”; en este razonaba la consecuencia de las ideas de este personaje en su generacin y en otras posteriores). Para esta disciplina no todos los hombres importan un cambio igual, sin embargo su pas por la historia siempre deja huellas aunque sean inaccesibles; digamos: segn el carcter, los objetivos y la sabidura de los individuos estar mejor o peor definido su rastro histrico. Bien se puede inferir en este caso que un substituto del carcter es la nocin psicohistrica, pues en definitiva estudia las motivaciones emocionales y psicolgicas de los sucesos; por tanto: los efectos de un psicohistoriador seran enormes y daran al traste con los resultados anteriores de un grupo con la misma cantidad de individuos y en condiciones similares. De modo que el anlisis real parece corroborar, con sus principios, la certeza de la hiptesis de Asimov acerca del segundo axioma.

PAGE 36

La Psicohistoria a travs de una lente psicohistrica Supongamos que hemos descubierto la psicohistoria y que queremos probar su funcionamiento para comenzar a aplicarla con seguridad. Cmo procederamos? No hay tiempo para registrar los estados de las variables actuales y hallar result ados para un futuro prximo porque en el mejor de los casos tendramos que esperar para comprobarlo. La forma ms eficiente e inmediata sera evaluar las variables con valores de pocas pasadas, y proponer un tiempo de pronstico posterior cualquiera, incluso el presente. De modo que si escogemos el tiempo de prediccin cercano al momento en que hemos descubierto la psicohistoria, con mrgenes de error considerables, obtendramos entre los resultados el descubrimiento de la ciencia? Ex isten slo dos conjeturas, las dos nos llevan a anlisis interesantes. 1-Existe un bucle psicohistrico. O sea la Psicohistoria puede preverse a si misma. De modo que alrededor de las variables contenidas en ellas no hay hechos fortuitos. Aunque no la empleemos, siguiendo capricho tautolgico otros eventualmente la descubriran y la emplearan. Hay un halo de determinismo detrs de esta reflexin, y descubrimos que solo somos tteres de un amo portentoso tras bambalinas. “La mano muerta de la inevitabilidad social”; le llama Asimov, hay muchos ms nombres: genes, por ejemplo; no daremos otras denominaciones menos cientficas y que puedan nublar la vista crtica de este artculo. 2-Existe una paradoja psicohistrica. O sea la Psicohistoria no se prev a si misma. El descubrimiento de la psicohistoria es puramente fortuito en la maraa del Caos. Si existe un hecho fortuito de un valor tan sustancial entonces ser imposible predecir el futuro de la Humanidad, si sabemos que cualquier casualidad opacara nuestros proyectos psicohistricos. Cualquiera de las dos conclusiones son aterrantes, cada una demuestra una tremebunda fuerza detrs de los acontecimientos sociales. Y peor an cada una niega la utilidad de la psicohistoria para prepararnos un futuro mejor que el que alcanzaramos sin intervencin. Racionalmente hemos llegado a una aparente conclusin pero an as no nos convence. La psicohistoria es imposible? Quizs la solucin a la funcionalidad de esta ciencia este cercana a la idea budista acerca del destino: el inicio y el final de todo es inmutable desde que se plane, lo nico que est a nuestro cargo es el intermedio. Nos reservamos el derecho madurar ideas sucedneas a esta que absuelvan a la ciencia ficticia del Buen Doctor… Bibliografa 1. De Isaac Asimov: Preludio de la Fundacin Hacia la Fundacin

PAGE 37

Primera Triloga: Fundacin Fundacin e Imperio Segunda Fundacin Los lmites de la Fundacin Fundacin y Tierra 2. De las Tres “B”: Segunda Triloga: El temor de la Fundacin, Gregory Benford Fundacin y Caos, Greg Bear El triunfo de la Fundacin, David Brin 3. De Donald Kingsbury: Crisis Psicohistrica Links Consultados http://www.divulgamat. net/weborriak/Cultura/Paginas/01012004.asp http://www.divulgamat. net/weborriak/Cultura/Paginas/01032004.asp Ensayos de Miquel Barcel http://www.zompist.com/psihist.html Ensayo de Mark Rosenfeld http://www.cyberdark.net/portada.php?edi=2&cod=6 Ensayo de Jorge Balej http://www.liberalismo.org/articulo/49/ Ensayo de Daniel Rodrguez Herrera http://www.ciencia-ficcion.com/glosario/p/psicohis.htm Glosario de Ciencia Ficcin por Jacobo Cruces Colado

PAGE 38

www.bibliopolis.org/m ediocre/medi0003.htm Un ensayo de Alberto Cairo, no recomendable para los que respeten el talento de Asimov. http://www.archivodenessus.com/rese/0109/ Resea del Temor de la Fundacin, por Xavier Riesco Riquelme http://carcam.f2o.org/arti cle.php3?id_article=107 Ensayo de Carlos M. http://impulsosolar.cl/b logs/index.php?cat=24 Ensayo publicado por “Fly”, en el blog de Cristian Saavedra y Juan Pablo Nuez Rojas. http://es.wikipedia.org/wiki/Psicohistoria_(no-ficci%C3%B3n) Concepto y descripcin de la disciplina real http://www.ucm.es/info/eurotheo/ diccionario/P/psicohistoria.htm Ensayo de Juan B. Fuentes Ortega (disciplina real) Gabriel Gil : Estudiante universitario perteneciente a la ms joven camada de escritores del gnero en Cuba, tiene 18 aos. Asiste al Taller Literario Espiral desde hace un ao y medio y aunque no tiene nada publicado todava, su talento y empeo le auguran un gran camino. Inti Gutierrez: Estudiante de Leyes en la Escuela Capitn San Luis, tiene 22 aos. Asiste al Taller Literario Espiral. Al INDICE

PAGE 39

6. ENCUESTA Ya estamos cerca del 4to festival de Juegos de Rol (la noticia est completa en la seccin “Las cosas que vendrn” en este mismo boletn) y pens que vendra bien que los rbitros tuvieran una forma de encontrarse a si mismos. Navegando por internet encontr un test para master de lo ms divertido en http://www.dreamers.co m/historol/rol06.htm y aqu se los muestro. Los resultados los hablamos el da 15 de julio. Qu tipo de master es usted? Seguramente alguna vez se habr hecho las siguientes preguntas: Soy realmente TAN cruel como afirman los jugadores de mis personajes cuando se les rompe la uita de la mano izquierda? O al contrario: Soy tan patata arbitrando como me siento cuando un jugador imaginativo y/o turbio consigue hacer steak tartare de mi mejor ogro machaca Pj? Esperamos, de todo corazn, que este test le ayude a encontrar la respuesta. Para realizarlo lea atentamente cada una de las preguntas, y seale la respuesta que considere ms apropiada en cada caso. Despus, remtase a los resultados. Le recomendamos que no haga trampas, ya que en tal caso, el que se va a quedar sin respuestas va a ser usted, no nosotros (que nos las conocemos todas). 1. Un jugador, basndose en su conocimiento de las reglas del juego, se pasa TODA la partida discutiendo su labo r de arbitraje. Usted:

PAGE 40

A. Crea rapidamente el mejor revienta/Pj que pueda ofrecer el juego, con instrucciones precisas de machacarle los higadillos al enteradillo en cuestin para desaparecer despus en una nube de humo. B. Hace caso a todas sus sugerencias: si las dice ser porque sabe no? Al terminar (a trancas y barrancas) la sesin de juego se estudia a fondo el manual, para arbitrar mejor la prxima vez. C. Detiene el juego y revisa una a una todas las puntualizaciones que le hacen, enfrascndose seguidamente en una feroz discusin sobre los puntos oscuros de las reglas. Mientras tanto los otros jugadores, aburridos, se van al bar de la esquina a jugar al billar. D. Evita discutir con el enteradillo, ya que en efecto slo tiene ms o menos claro la creacin de Pj y el sistema de combate (no ha tenido tiempo de leerse todo el manual). Se inventa alguna excusa, como por ejemplo que est aplicando un sistema alternativo, ms avanzado, que apareci en una revista especializada. Si no cuela, y sigue ponindose borde, se las ingenia para hacer que el Pj en cuestin pierda el conocimiento durante el resto de la sesin de juego. 2. Uno de los Pj cae en la T.A.M.P.A.X (Trampa Altamente Mortal Para Aventureros eXperimentados) y milagrosamente sufre muy poco dao. A. Si est chafado, incinerado o empalado, pues eso: est chafado, incinerado o empalado. Lo miren como lo miren est muerto. B. Si an tiene puntos de vida es evidente que la trampa no le ha dado de lleno, o que no

PAGE 41

ha funcionado bien. Por supuesto que est vivo. C. Hace un alto y repasa el manual buscando el apartado TAMPAX D. Segn la naturaleza de la trampa y la cantidad de puntos perdida por el Pj, improvisa rapidamente sobre lo sucedido. Si ese da se siente especialmente cruel puede que decida que el Pj ha perdido una mano o una pierna, o que ha quedado atrapado por la trampa (slo para ver qu hacen sus compaeros) 3. La sesin de juego se es t alargando ms de lo previs to, y a las 22 h. en punto ha quedado en la puerta del cine con la adolescente ninfomaniaca del 5 ... A. No problema. Revienta al grupo en cinco minutos y an tiene tiempo de pasar por casa a ponerse calzoncillos limpios. B. Dejar una partida de rol a medias? ¡Jams El sexo puede esperar, el rol nunca. C. Terminar la sesin de juego cuando lo indique el mdulo, y no antes. D. Arbitra con un ojo puesto en el reloj, y adelanta el fin de la sesin lo ms posible. Si los Pj se atascan en algn punto en el que tardarn horas en salir, les dice con tranquilidad que es mejor dejarlo para la siguiente sesin de juego, y les anima a que vayan pensando durante la semana cmo salir del embrollo en el que se han metido. 4. El grupo de jugadores est visiblemente aburrido con la aventura que les est arbitrando.

PAGE 42

A. Triplica el nmero de enemigos, dndoles armamento ms pesado, "para calentar el ambiente" B. Al finalizar la sesin, les d ms PX de los previstos, para que no se enfaden. C. Revisa la aventura y las reglas para ver qu est haciendo mal D. Improvisa rapidamente una subtrama dentro de la aventura, y an una subtrama de la subtrama, aumenta el nmero de situaciones espectaculares y procura por todos los medios que se despabilen. 5. Los Pj (animalicos ellos) han metido la pata una y otra vez a lo largo de la partida, y ahora se encuentran enfrentados a una muerte segura. A. Masacra alegremente al grupo con el estilo y la elegancia propias del Cara Cuero de la Matanza de Texas. Al finalizar, admite que arbitrar partidas as son lo mejor para levantar la moral tras una semana de duro trabajo. B ¡Dios mo! ¡Qu DJ dejara que sus jugadores muriesen de una manera tan idiota! Evidentemente, procurar salvarlos por todos los medios. C Aniquila implacablemente al grupo. As tendrn ms cuidado la prxima vez. D. Realiza una espectacular, sangrienta y violenta puesta en escena (en el ms puro estilo Verhoeven) para que al menos el grupo muera con una cierta dignidad. Es posible que alguno de los Pj se salve si tiene alguna idea genial a ltima hora.

PAGE 43

6. Uno de los jugadores, en lugar de cola borar con el resto del grupo, se dedica a putearlos lo ms posible... ¡y parece que est divirti ndose horrores con ello! A. Prosigue la accin, imperturbable, animando incluso a dicho jugador, secretamente regocijado ya que sabe de antemano que todo terminar en un bao de sangre entre los Pj B. Habla aparte con el jugador y le lanza un sermn moral sobre los prejuicios que sus acciones pueden ocasionar en la partida en general y en el grupo en particular. C Contina arbitrando imperturbable: cada cual es libre de jugar como quiera. D Si el jugador es imaginativo es posible que le deje hacer alguna bromita, para dar ms salsa al juego. Si empieza a boicotear de verdad la aventura, lo ms probable es que anime a los otros jugadores a que lo pasen por la piedra lo ms discretamente posible, para poder seguir jugando tranquilos. 7. Los jugadores deciden seguir una linea de accin no prevista en la aventura que estn jugando. A Mete rapidamente suficientes peligros mortales en dicha linea de accin para obligarlos a volver por el buen camino o morir en el intento. B. Les suplica que vuelvan al mdulo, dicindoles que el tesoro est en la siguiente sala. C. Les comunica que esa linea de accin no est en la aventura, y les hace reconsiderar su decisin. D Improvisa una nueva linea de accin, y prosigue la aventura (al fin y al cabo, es lo que ha estado haciendo durante toda la sesin)

PAGE 44

8. Todo est saliendo perfecto: Pero en el clmax de la aventura, cuando los Pj estn a punto de aniquilar al malo maloso de Guatapeor... sacan una pifia. A. Est claro: Mueren estupidamente, como siempre B. Se saca de la manga una regla semi olvidada (y semi inventada) segn la cual en este caso puede reconsiderarse la situacin ya que la postura en ese momento no era la correcta, y aunque haya sido una pifia de todos modos revientan al malo, salvan a la chica y se quedan con el tesoro. C. Con gran sentimiento y dolor, consulta las reglas y les comunica que estn muertos. D. "Los dados slo sirven para hacer ruido detrs de las tablas" (Gary Gigax) 9. Uno de los jugadores, con ms experi encia que los dems o simplemente ms bocazas, monopoliza la accin no dejando jugar a sus compaeros, y reclamando continuamente la atencin del DJ A Le deja hacer. Total, cuantas ms acciones haga ms posibilidades tiene de diarla... B. Convierte al Pj en la estrella de la aventura. C. Intenta animar a los otros jugadores a actuar preguntndoles directamente qu hacen. D. Mediante algn scio pretexto separa al grupo, enva al pelma ese a la habitacin de al lado y sigue jugando tranquilamente con los dems.

PAGE 45

10. El grupo pasa por delante de la pista que les permitira seguir adelante con la aventura, sin descubrirla. A. Les prepara una trampa emboscada, para no perder el tiempo y que al menos mueran matando. B. Les seala usted mismo la pista, llamndoles cariosamente despistadillos... C. Deja que vayan dndo tumbos durante las siguientes cinco horas, lamentando secretamente que la pista no estubiera ms clara. D. Improvisa una linea de accin paralela que permita a los jugadores encauzar de nuevo la aventura. Resultados Predominio de respuestas "A": Es probable que sus jugadores habituales terminen cansndose del juego de rol en general, o de usted como rbitro en particular, ya que estn aburridos de ser incinerados, troceados, machacados, despellejados, he rvidos, pisoteados, acribillados, acuchillados o simplemente hechos caquita partida tras partida. Es usted el perfecto MASTER ASESINO y le recomendamos moderacin. Predominio de respuestas "B": Se sorprende usted de que los Pj de sus jugadores se hagan TAN poderosos en TAN poco tiempo? Se sorprende de que terminen hartos del juego de rol y le digan que es

PAGE 46

mortalmente aburrido? Pruebe a meterles un poco de miedo en el cuerpo poniendo en peligro a sus Pj DE VERDAD. Es usted el perfecto MASTER MAMA, que nunca en su vida ha matado un Pj, y le recomendamos que tenga un poquito menos de compasin la prxima vez. Predominio de respuestas "C": Tiende usted a hacer demasiado caso de los manuales y de los dados. Piense que por muy voluminoso que sea, ningn manual puede tener todas las respuestas a todas las incgnitas que pueden presentarse en una partida, y que por otra parte los dados solamente dan resultados aleatorios, de los que a veces sera interesante prescindir. Es usted un MASTER LEGAL, y le recomendamos una cierta dosis de improvisacin y de manga ancha en sus partidas. Predominio de respuestas "D": Su problema es que muchas veces no se ha ledo el reglamento del juego, no tiene la aventura escrita sino apenas una leve idea y que muchas veces en lugar de usar dados usa huesos de albaricoque (que hacen igual de ruido). Es usted el perfecto MASTER PASSOTA, y le recomendamos un poco ms de se riedad a la hora de jugar a rol. Seguro que si le dedica aunque sea una hora de preparacin a la aventura antes de jugarla el resultado es mucho ms satisfactorio. Al INDICE

PAGE 47

7. LAS COSAS QUE VENDRN (…y que pasan). 4to FESTIVAL DE JUEGOS DE ROL Alguna ves has imaginado que eres un guerrero medieval, o parte de un comando de contraespionaje, o un mago, o un hacker, o un vampiro, o un piloto espacial, o un…? El Grupo Espiral, como parte de las actividades promovidas por el Taller de Creacin y Crtica Literaria del Gnero Fantstico del mismo nombre, llama a todos los interesados a participar en el 4to Festival de Juegos de Rol que tendr lugar el da 15 de julio a partir de la 10:00 AM en la Casa de Cultura de 10 de Octubre, sita en Calzada del 10 de Octubre y Carmen. La actividad comenzar con un breve conversatorio explicativo sobre el particular. La creacin de personajes, la solucin de situaciones por medio del azar, la funcin del rbitro, entre otros, sern temas expuestos por rbitros ya duchos en esta materia. El conversatorio debe ser aprovechado para aclarar dudas, todas las preguntas tienen respuestas. Luego se dar inicio a los juegos. NO TE LO PIERDAS. CONCURSOS XIV Certamen Internacional de Poesa y Narrativa Breve Bases Generales (para ambos gneros) Podrn enviarse entre 3 y 8 poesas, mximo 40 lneas cada una, o una o ms obras en el gnero narrativa con una extensin mxima total de 240 lneas, por triplicado, con tema libre, firmando con seudnimo y adjuntando datos personales del autor (nombre y apellido, direccin completa, telfono, mail). La inscripcin es libre y gratuita. Cierre: Prorrogado hasta el 20 de julio de 2006. Los trabajos podrn enviarse por correo a Besares 2395 (1429) Buenos Aires, Argentina, o por mail a concurso@e-nuevoser.com.ar o concurso12@ubbi.com (Por mail debe enviarse un archivo adjunto de Word con sus datos y otro archivo adjunto de Word con los trabajos, en una sola copia y preferentemente en un solo mail. Nuevo Ser se hace cargo de bajar los triplicados y organizar los datos en sobres

PAGE 48

aparte). Si tuviera inconvenientes para enviar por email comunquese de lunes a viernes de 14:30 A 18:30 HORAS AL 4702-1030. Premios : Primer Premio : Edicin gratuita de un libro de aproximadamente 64 pginas. El autor ganador de este premio tendr un plazo de 180 das para entregar el material del libro a publicarse. El Primer Premio consta tambin de un Trofeo, Diploma y difusin a nivel internacional, va Internet. Segundo Premio : Trofeo. Diploma. Observaciones: 1El jurado, compuesto por escritores y profesionales del medio grfico y cultural independiente, cuyos nombres se darn a conocer en el acto de entrega de premios, podr otorgar las Menciones Especiales que considere meritorias. 2La editorial tiene proyectada la previa publicacin de una antologa cooperativa con los mejores trabajos recibidos, en cuyo caso, los autores sern debidamente notificados a fin de recibir su aprobacin final. En caso de acceder a la publicacin, la misma se realizar slo si los autores estn de acuerdo con las Cl usulas y Condiciones de Edicin, que se evaluarn segn cada caso en particular y que el autor podr aceptar o rechazar. En este ltimo caso se disuelve toda relacin entre autor y editorial pudiendo el autor disponer de sus obras libremente. 3Sobre esos autores antologados se definirn luego a los ganadores de los premios establecidos. 4El Primer Premio no podr declararse desierto. 5Los primeros resultados del certamen se darn a conocer va postal a todos los participantes en el curso del mes de agosto. 6Los trabajos no seleccionados para la publicacin y los no antologados sern destruidos y no se devolvern a los autores. 7Cualquier cuestin no prevista en las pr esentes bases ser resue lta por la editorial. PREMIO JULIO VERNE 2006 El Centro de Ciencia y Tecnologa Planetario "Severo Daz Galindo", la Librera Jos Luis Martnez del Fondo de Cultura Econmica, El Consejo Estatal de Ciencia y Tecnologa de Jalisco y el Sistema de Universidad Virtual de la Universidad de Guadalajara, con el objetivo de propiciar un acercamiento de la sociedad a la ciencia y la tecnologa mediante

PAGE 49

la creacin de trabajos realizados a travs de diversas disciplinas, convocan a todas las personas interesadas en la ciencia ficcin a participar en el PREMIO JULIO VERNE 2006 en las categoras de Cuento, Ensayo, Historieta, Cortometraje e Hipercuento. Caractersticas generales: 1La temtica para todas las categoras ser la ciencia ficcin. 2La participacin podr ser en equipo o de forma individual. 3La fuente a usar en los textos ser Arial en 12 puntos. 4Los autores firmarn sus trabajos con seudnimo y en un sobre cerrado que acompae al trabajo debern incluir una hoja de presentacin con los siguientes datos: seudnimo, ttulo del trabajo, nombre completo del concursante, domicilio, telfono, correo electrnico y el nmero de registro de derechos de autor en caso de tenerlo. 5Los trabajos se presentarn en espaol, en formato impreso por triplicado y un tanto en formato digital. El hipercuento se entregar en disco compacto por triplicado. 6Los trabajos debern entregarse a ms tardar el viernes 1 de septiembre de 2006 en cualquiera de las siguientes sedes: las oficinas de la Librera Jos Luis Martnez del Fondo de Cultura Econmica, del Edificio Administrativo de la Universidad de Guadalajara y en el Centro de Ciencia y Tecnologa, Planetario "Severo Daz Galindo". Caractersticas particulares por categora: Cuento: 1Extensin mnima de 3 y mxima de 15 cuartillas tamao carta, a doble espacio. Ensayo: 1A eleccin del concursante, se abordar la obra de un autor del gnero de ciencia ficcin o la ciencia ficcin en general. 2Extensin mnima de 10 y mxima de 20 cuartillas tamao carta, a doble espacio.

PAGE 50

Historieta (cmic): 1El argumento podr ser original o una adaptacin. 2Podrn participar con una historieta realizada en tamao carta, en blanco y negro, con tcnica libre y en impresin lser con una extensin mnima de 24 y mxima de 32 pginas. Cortometraje: 1Se participar con un guin que deber estar escrito en formato profesional, con una extensin de hasta 15 cuartillas. Es importante que se aada la propuesta visual del cortometraje y un storyboard (guin tcnico). Hipercuento: 1El argumento podr ser original o una adaptacin. 2Podrn participar quienes tengan inquietudes literarias aplicables a este gnero con obras que no rebasen las 2500 palabras. El trabajo se podr entregar publicado en Internet a travs de la direccin de la pgina Web, utilizan do aplicaciones gratuitas con los recursos de hipermedia que se desee incorporar, respetando los derechos de autor de todos los elementos que se incluyan en la obra. PREMIOS 1Los resultados del concurso se darn a conocer a travs de los medios de comunicacin durante la tercera semana de octubre de 2006. 2La premiacin se llevar a cabo el lunes 6 de noviembre. 3Los viticos de los ganadores forneos corrern por su propia cuenta. 4Se entregarn cinco premios, uno por cada categora. Los ganadores recibirn la cantidad de $10,000.00 (Diez mil pesos 00/100 m.n.), constancia y lote de libros. 5Corresponder al jurado la decisin de otorgar menciones honorficas a los trabajos que as lo merezcan. stos recibirn una constancia. 6Cualquier situacin no prevista en esta convocatoria se resolver a criterio del jurado.

PAGE 51

7Las instituciones convocantes se reservan el derecho de publicar en una antologa los trabajos ganadores y aquellos que el jurado recomiende. Para mayor informacin acuda a la pgina de Internet: http://www.planetariogdl.com o en el correo-e: premiojulioverne@yahoo.com.mx Entrega de trabajos en: A) Librera Jos Luis Martnez del Fondo de Cultura Econmica Chapultepec 198, Col. Americana, CP. 44310, Guadalajara, Jalisco. Lunes a sbado 9-14 y 16-21 hrs. B) En la recepcin Centro de Ciencia y Tecnologa, Planetario "Severo Daz Galindo" Perifrico Nte. Manuel Gmez Morn no. 401, Col. Huentitn El Alto, Guadalajara, Jalisco. Lunes a viernes de 8 a 15 horas. Con Mnica Urrea Triana C) Edificio Administrativo de la UdG Av. Jurez 976 piso Cinco, Centro, CP 44100. Lunes a viernes de 8 a 14 horas. Con Andrea Pantoja Al INDICE

PAGE 52

8. COMO CONTACTARNOS? S tienes algn comentario, sugerencia o colaboracin escrbenos a: darthmota@centro-onelio.cult.cu jartower@centro-onelio.cult.cu jartower74@yahoo.es aceptamos cualquier colaboracin seria y desinteresada. Traten de ponerla en el cuerpo del mensaje. Advertencia: Los mensajes de direcciones desconocidas que contengan adjuntos sern borrados. Para suscribirte envanos un correo en blanco a: disparoenred@centro-onelio.cult.cu con la palabra "BOLETIN" en el asunto. Para desincribirte envanos un correo en blanco a: disparoenred@centro-onelio.cult.cu con la frase "NO BOLETIN" en el asunto. Para obtener nmeros atrasados envanos un correo en blanco a: disparoenred@centro-onelio.cult.cu con la frase en el asunto "Numeros anteriores" y el nmero del correo atrasado que deseas entre parntesis a continuacin. Si los quieres todos escribir a continuacin “todos”. Ejemplos : Con el asunto “Numeros anteriores (2)(5)(20)” obtendras los nmeros 2, 5 y 20 del Disparo en Red. Con el asunto “Num eros anteriores todos” obtendras todos los nmeros del Disparo en Red existentes. Al INDICE