USF Libraries
USF Digital Collections

Qubit

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Qubit
Physical Description:
Serial
Language:
English
Publisher:
Cubit
Place of Publication:
Havana, Cuba
Publication Date:
Frequency:
monthly
three times a year
regular

Subjects

Subjects / Keywords:
Science fiction, Latin American -- Periodicals   ( lcsh )
Science fiction -- History and criticism -- Periodicals   ( lcsh )
Science fiction -- Periodicals   ( lcsh )
Genre:
periodical   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - Q01-00003-n03-2005-04
usfldc handle - q1.3
System ID:
SFS0024302:00003


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

Q U B I T De frecuencia mensual y totalmente gratis No. 3 Abril 2005 Boletn electrnico y postgeogrfico de literatura y pensamiento ciberpunk Editores: solo Ral Aguiar (por ahora) Colaboradores: Todos los que quieran a partir de este nmero. Contactos: qubit2005@yahoo.com 0. ndice: 1. Un movimiento cultural y tecnolgico del siglo XXI, por Gaby. 2. Made in Cuba: El centinela, Erick Mota. 3. Marshall McLuhan se encuentra con William Gibson en el Ciberespacio. Michael E. Doherty, Jr. 4. El continuo de Gernsback. William Gibson. 5. Historia del cine ciberpunk. (Tercera parte: La naranja mecnica) Ral Aguiar

PAGE 2

UN MOVIMIENTO CULTURAL Y TECNOLGICO DEL SIGLO XXI Por Gaby Definir el Ciberpunk es complejo, aunque lo podemos caracterizar como un movimiento ideolgico poltico y literario de oposicin a lo establecido, nacido a principios de los aos `80. Es un fenmeno muy individualista que, como todos los movimientos de oposicin juveniles, ha sido el reflejo de una realidad cambiante, el grito de una generacin incapaz de dar el salto cualitativo hacia el futuro. El nacimiento del Ciberpunk se da precisamente a partir de un giro particular que efecta el gnero literario de la ciencia-ficcin, cuando ste abandona su habitual focalizacin en la descripcin de lejanos mundos y sagas galcticas, siempre desde una comn comprensin triunfante y positivista de los progresos que comportara el conocimiento cientfico, para pasar a focalizar su atencin de un modo obsesivo y pesimista sobre el futuro ms inmediato y el contradictorio efecto que sobre ste tendrn las nuevas tecnologas digitales. Como corriente estilstica, movimiento literario o paradigma esttico, el Ciberpunk represent una de las principales referencias propiamente digitales, el primer lugar comn que vincula autores, grupos u obras ya autnomas respecto a la vieja cultura pre-digital. Hoy, su reinado se nos muestra un tanto lejano. Nadie se presenta ya como Ciberpunk. El Ciberpunk tambin llamado EL MOVIMIENTO es una de las ms recientes ramas de la ciencia ficcin. Aunque se diera por desaparecido a mediados de los 90 su influencia en la moderna ciencia-ficcin todava es notoria. El trmino Ciberpunk se caracteriza por dos vertientes: la cyber, trmino utilizado para indicar la ciencia de la comunicacin y de los mensajes entre organismos, artificiales y humanos, y la punk, reflejo de sociedades caticas, donde la violencia urbana, la contaminacin y el individualismo feroz, entre otros aspectos muy poco fantsticos, dibujan un futuro muy poco esperanzador. Este movimiento ha sido fundamental a la hora de crear y definir la cultura ciberntica de nuestros das. Pocas fueron las etiquetas que, como sta, ejemplificaron con xito en un pasado no tan lejano el conjunto de la emergente cultura digital. PARTICULARIDADES DEL CIBERPUNK Una caracterstica importante del Ciberpunk como constitutiva de la cultura visual digital y como gnero, retomando aqu la idea de Darley (2002), es la manera especfica mediante la cual la imagen digital est construyendo formas estticas que no slo llaman la atencin sobre si mismas sino que al mismo tiempo desvirtan la representacin. No son imgenes tradicionales sino que resultan tan profundas como el relato, los personajes y los efectos. Este nuevo orden de reciclaje de imgenes

PAGE 3

intertextualidad intensificad a, el inters por la tcnica y la forma, ha adquirido predominio sobre el contenido sustanci al, y la imagen resulta cada vez ms independiente de cualquier props ito extrnseco (Darley 2002). Los productos creados por la cultura digital va n ms all de la pantalla y circulan en diferentes espacios con diferentes pblicos Estas diferentes formas discursivas que surgieron luego de la informatizacin han aco rtado las distancias entre lector y texto, el lector se encuentra inclui do en la historia, el usuari o mientras avanza en la PC avanza en la historia hasta formar parte; este proceso es llam ado por Janet Murray INMERSIN, el usuario y la pc acortan distancias mediante la interaccin. El Ciberpunk favoreci de forma original "l a integracin de dos mundos inicialmente separados: el mbito de la alta tecnolog a y el submundo moderno del Pop" De ah su extrema polisemia como etiqueta en los mbitos de la msica, de la literatura ( William Gibson u otros autores no menos importantes como Lewis Shiner, James Patrick Kelly o John Shirley) y de las nacientes formas de contracultura digital (Hackerismo y Activismo). Los gneros hoy en da, segn Darley, se han visto obligados a ser objeto de la estandarizacin de la cultura de masas donde todo existe si es objeto de consumo y bajo imperativos comerciales, por lo cu al cualquier sistema en tentativas de diferenciacin se halla sujeto a elevados niveles de regularizacin. Los gneros han servido como guas preceptivas de las pr opias expectativas estticas de los productores, distribuidores, crticos y sobre todo consumidores. Ninguna forma cultural escapa a las influencias del desa rrollo histrico, que acta modelndola, y entre las que se incluyen fuerzas de carcter esttico, comercial y poltico. Posiblemente el reflejar sociedades, ambi entes y situaciones que hoy en da ya no nos sorprenden le ayud, al Cibe rpunk, a trascender las fronter as de la propia cienciaficcin y signific el abandono de la etiqueta por parte de sus autores. Sus historias hacen referencia a problemticas de la poca, como el corporativismo incontrolado, los adelantos en tecnologa informtica, una guerra contra las droga s y la degeneracin ecolgica. REFLEXIONES SOBRE LOS TPICOS DEL MOVIMIENTO En la trama del Ciberpunk ya no encontramo s conceptos tan tril lados como el de espacio exterior, por lo menos no como se puede enc ontrar en las novelas de cienciaficcin clsica, con sus astronautas s uper-hroes, sus astronaves y sus mundos aliengenas donde el "Hombre" construa su "F uturo" con el sudor de su frente y su optimismo. Contrariamente en los cuento s y novelas Ciberpunk nos introducimos en un mundo que enseguida reconocemos como nu estro simplemente porque en realidad es nuestro mundo, nuestra real idad, salpicada de ms pelig ros, un poco ms difcil de vivir aunque, eso s, ms excitante. Los cuentos de escritores Cibe rpunk son autnticas previsiones cientficas (interne t, la realidad virtual, la sociedad post-humana...) donde en primer lugar se ponen en evidencia los lmites reales de los recu rsos del planeta y los posibles problemas que tendramos que af rontar en el caso, cada da ms cercano y real, de un colapso. La temtica de la narrativa Ciberpunk se car acteriza por una cruda descripcin de un futuro habitualmente cercano y por un anl isis del estado de la civilizacin postindustrial, jugando sobre todo c on sus aspectos dispares.

PAGE 4

LAS PROFECAS CIBERPUNK Como buena ciencia ficcin, el Ciberpunk se preocup de hacer predicciones de lo que podra traer el futuro y la modernidad. Dentro de las temticas del Ciberpunk se encuentran: la Inteligencia artificial los Ciborgs, las Megacorporaciones, los Hackers y las Realidades Ocultas. La Inteligencia Artificial intenta reproducir la inteligencia humana mediante el uso de tecnologa. Los Ciborgs u organismos cibern ticos, se caracterizan por ser seres vivos con partes mecnicas por ejemplo la tan conocida pelcula Robocop. Otra de las caractersticas de los protagoni stas del ciberpunk es que ut ilizan armaduras de poder. Estos aumentadores de capacidad muscular no son tan populares en la ciencia ficcin occidental pero son un furor en pas es como Japn, que rpidamente se esta convirtiendo en el pas Ciberpunk. Una ar madura de poder es en cierto sentido un tanque en miniatura que un humano se pone para incrementar su capacidad operativa. La armadura de poder ideal protege a quien la usa del dao causado por armas o el medio ambiente, y lo hace ms fuerte y preciso. Los Hackers son los hroes del gnero y expone ntes tanto de la parte punk como de la ciber. Los Hackers de la lite ratura y el cine son vaqueros y rebeldes que exploran la ltima de las fronteras: la informtica. Las Megacorporaciones o enormes empresas dueas de medio mundo oprimen a la poblaci n y usualmente son el blanco de los heroicos hackers. En el ciberpunk las me gacorporaciones tienen ms poder que los propios gobiernos. El Ciberespacio, como realidad oculta, es la otra gran invers in del ciberpunk. William Gibson en Neuromante marca el primer precedente histrico de la palabra ciberespacio, an sin saber nada de computadoras. En 1984 la novela de W. Gibson, Neuromante, celebra su aproximacin a las mundos informticos. Neuromante represent un distintivo cultural. En la imaginacin popular representaba las satisf acciones de navegar por espacios de simulacin. Su hroe hacker futurista, se mova a travs de una matriz que representaba conexiones entre instituciones. El hroe ansiaba habitar completamente e incluso integrarse a las formas de vida digitales. Gibson llam a este espacio de la informacin ciberespacio, haciendo referencia al espacio que existe dentro de una computadora o matriz de computadoras. Hoy el ciberespacio es sinnimo de Internet, pero en las novelas inclua una interfaz de realidad virtua l que los usuarios experimentaban gracias a estar conectada dire ctamente a sus cerebros. The Matrix es el mejor ejemplo de una realidad cread a como simulacin computarizada. MANIFIESTO CIBERPUNK Los autores Ciberpunk son los primeros, y esto los hace importantes en hablar de los problemas que se generan cuando el ser hum ano tiene que enfrentarse a s mismo y a las mquinas en una sociedad cambiante, de moderna a postmoderna, donde la nueva economa se basa en la informacin como bien primario y donde el hombre se tiene que enfrentar a la sacudida de la vieja sociedad moderna que se transforma en postmoderna. Es justo en estos detalles donde podemos apreciar que los autores Ciberpunk representan un cambio sustancial ideolgico y litera rio y, aunque ninguno de ellos quiera declararse abiertamente Ci berpunk, son los mismos escritos los que los delatan.

PAGE 5

Son muchos los escritores que han contri buido para que el Ci berpunk sea uno de los gneros literarios ms importante de esto s ltimos aos. Entre ellos encontramos a Philip k. Dick y a William Gibson. La narrativa de Dick tiene no slo que ver con una visin muy particular del futuro, sino con lo s avances tecnolgicos aplicados al cuerpo humano. El gnero ciencia ficcin es algo comp lejo de definir. Al hablar de ciencia ficcin hay que referirse a un mundo ficticio pero con el que podramos identificarnos en un futuro. Un mundo alterno, no extrao sino conceptual, un ambiente donde el lector experimente un shock de falta de reconocimiento. Segn Dick, una buena ciencia ficcin debe estimular el intelecto del lector, incluso i nvadir su mente. El verdadero protagonista de una historia de ciencia ficcin es una idea y no una persona. Esto permite ramificaciones en el pensamiento lo que hace posible una interaccin entre el lector y el escr itor ,como piensa Murray. Ambos establecen lazos de identificacin y de comn interpretacin de los textos o, utilizando la denominacin de Olson, Comunidades textuales El lector de Ciberpunk re quiere el ltimo ingrediente de este gnero: la alegra de descubrir algo nuevo. El mundo que encontramos abrindonos paso en el universo litera rio Ciberpunk es un mundo sucio donde la tecnologa no es precis amente una ayuda para el ciudadano, no es tampoco omnipotente ni est al servicio de la justicia social. La clave de la ideologa Ciberpunk est en que al construir desde mitos el posible futuro, la tecnologa se nos presenta como herramienta clave para el ejercicio de las libertades en el siglo XXI. A su vez de scubrimos que bajo toda arquitectura informacional se oculta una estructura de pode r, con la que reflejbamos una idea ya presente en el Ciberpunk americano: la tecnologa no era neut ral y que el poder tecnolgico en manos de grandes empres as y estados, que monopolizaban el poder econmico, meditico y poltico, poda ser su mamente peligrosa para las libertades individuales. GRUPO 1 LABEDEGRA BIBLIOGRAFA DARLEY, Andrew, Cultura visual Digital, Ediciones Piados, Bs. As, Argentina,2002. HIMANEN, Peca, La tica del hacker el es pritu de la era de la informacin, Ediciones Destino, Argentina, 2002. MURRAY, Janet, Hamlet en la holocubierta. OLSON, David, Las representacion es de la mente: los orgen es de la subjetividad, la construccin de la mente letrada., Barcelona,1998. POPULAR MECHANICS EN ESPAOL, Vue lve el Ciberpunk?, Edicin ChileArgentina, N 57/02, Febrero 2004. Libertades civiles en el ciberespacio, http://www.ciberpunk.org/historia.html Que defienden los ciberpunks?, http://www.ciberpunk.org/man ifiestos/ciberpunk.html Ciberpunk/ciberpunkhttp://www2.terra.c om/informatica/que-es/cyberpun.cfm

PAGE 6

EL CENTINELA Por Erick Jorge Mota Prez Quis custodiet ipsos custodes? 1 Custodio y defiendo el acceso 37 al servidor de Fantasas Latinas, Seccin Experimental. O tal vez debo decir: Centinela que vigila el pasillo que nadie usa para llegar al corazn del prostbulo ciberntico, a tiempo real, ms grande de la Red Global. De cualquier manera, me da igual, no me van a relevar hasta las tres de la madrugada; 0800 horas, como dira el jefe de seguridad, que insiste en usar el tiempo Zul cual si el relevo trajera consigo un desayuno frugal. El pasillo que ser mi universo durante las prximas tres horas est totalmente pintado de blanco, con luces de plstico luminiscente y sin cmaras de seguridad. Un pasillo ms, idntico a cualquiera de los 5 000 existentes en la torre de Kuoma Foundation. S, es esa misma que estn pensando. La corporacin que junto a Yakatomi y Xian Sun Inc. compr la alcalda de Bangkok har como cinco aos. Desde entonces dominan la poltica exterior y la economa de nuestra ciudad. Incorporndonos definitivamente al Imperio Corporativo de Asia Central. Un trabajo bueno, eso lo s. Bien pagado, me consta. Duro, los del equipo de mantenimiento en las plantas de energa de Phnom Penh pasan ms trabajo. Peligroso, las tropas antimotines de los suburbios se arriesgan ms por menos dinero. Nada de qu quejarme, mentira. Ello slo significa que podra quejarme ms, cuando lo nico que debo hacer es dejar pasar el tiempo sin moverme de este pasillo. Se abre la puerta del elevador y aparece el primer tonto de la noche. Traje bonito, espejuelos, aire distrado de programador consagrado a su trabajo; tras descubrir que su mujer le era infiel con putas masoquistas de a tres yens la hora. Pero no, est pelado como quien quiere llegar a su trabajo por la maana y no aparecer en el chiste de la lista de correos del da; adems, est bien afeitado. Conozco este tipo de turista accidental, tiene el tic nervioso del que ha tomado farandulina ms de una vez y se divierte metindose donde no debe, mirndolo todo, a ver si pilla a la hija del jefe en algn coito anal y asegurar un aumento. En efecto, tenemos a todo un perdedor 1 Juego de palabras en latn que literalmente dice: Quin vigilar a los guardias? O ms propiamente Quin custodia a los custodios?

PAGE 7

caminando por mi pasillo. Me dispongo a interc eptarlo, con una mano le toco el pecho y lo detengo. El muy cretino intenta seguir y lo empujo contra la pared. Qu?! Qu est pasando? Ya haba olvidado que estoy clockeado 2 o debo acaso decir cubierto. Sonara mejor: en Modo Oculto, como llama el jefe de se guridad a lo que la gente normal conoce como invisibilidad por medios te rmo-pticos, o fotorreplicativos. El acceso aqu es limitado digo Pero si se identifica... Yo... slo busco el bao dice el tonto. Justo a su derecha. Y tomndolo por los hombros lo met en el bao. Lo ven? Todo un perdedor. Creo que haba olvidado decirles que ta mbin hay un bao en el pasillo. Diez minutos y el tonto no sale. Demasiado tiempo para una droga sofisticada o una comida pesada. Abro la puerta y entro sig ilosamente, por muy guardia de seguridad que uno sea debe respetar la priv acidad de la gente, o no? Debo reconocer que en estos pisos de la to rre los baos tienen un lujo poco usual. Agua corriente, no salobre, con grifos que recuerdan un cuadro postmodernista del siglo XX, y espejos por todos lados. Avanzo con lentitud, nunca imag in que este bao pudiera ser tan largo. De repente comienza a ca er agua por todos lados. A quin se le ocurre instalar un sistema anti-incendios en un bao, donde lo que ms hay es agua! Estos diseadores... El hecho es que ahora est oy totalmente empapado y con el camuflaje termo ptico inutilizado. Me miro en el espejo y parezco una silueta de gelatina transparente que se mueve. Tambin veo al tonto que se acerca por detrs y se agacha. Me toma por la rodilla y el pie con ambas manos y me derri ba. Este tonto es rapidsimo! Luego toma uno de los grifos y me golpea la cabeza ju sto donde el casco no protege la nuca. Regularmente estos golpes desmayan, ms si despus de propinrt elo te aplican una llave de estrangulacin para ga rantizar la poca entrada de ai re al cerebro. Este tipo no es tan tonto, se est comp ortando como un profesional! Un agente de seguridad previsible, con elevada autoestima y padre de familia, se hubiera desmayado como Dios manda. Pero no yo, nac en un barrio muy malo del subsector sur de Centro Habana. Para baa rse con agua limpia haba que ganar una pelea contra tres chicos ms grandes que uno, y si perda ten a que enfrentarme a mam y sus exigencias sobre la limpieza. As que yo no tengo autoestima, ni familia, soy imprevisible y a m nadie me coge por el cuello. Matar a este tipo! Un espejo roto y el turista convulsionando en el piso. La sangre no s bien si es de l o ma, an no me he declokeado 3 quiero decir... Un momento, estoy oyendo pasos en el pasillo. Corro a abrir la puerta y veo a cuatro tipos con overoles de limpieza y subametralladoras Kalasnikov. Siempre he sa bido que las plagas son un problema en las ciudades superpobladas como sta, pero las cucarachas de Kouma Fundation no son tan grandes. Salgo, pero creo que mi camuflaje no funciona muy bien an. 2 Espanglish: Del ingles Cloack cubierto Forma de llamar a alguien bajo un camuflaje fotoreplicador activado. 3 Espanglish. Literalmente Modo Oculto desactivado.

PAGE 8

Pedro Antonio, ya te pusiste el termo ptico!dice uno mien tras me miraCreo que disfrutas demasiado la invisi bilidad, deberas ver un psiclogo. Pedro Antonio, ese es nombre de terrorista. S, ya s que me confundieron y eso me da unos minutos de ventaja, pero... Pedro Antonio! Ese puede ser el nombre de cualquier terrorista malvado de por all, por Mexifornia, donde lo mismo secuestran el tanque de ltimo modelo de un ejrcito privado, que le quitan la micro Uzi a una viejita. Creo que estoy en problemas, analic emos la situacin con calma. Los intrusos se dirigen al cuarto del servidor y no han reparado ms en mi persona, por lo que tengo la oportunidad de averiguar qu van a hacer y as dar tiempo para que el camuflaje se me seque, porque no creo tener calibre para combatir una Kala snikov, mucho menos cuatro. Parece mentira que despus de tantas indicaciones sobre no moverse en determinados puntos, pues se cae en el rango de las armas robots, o los 102 cuidados para no disparar las alarmas y la intriga con la clav e de la puerta, ahora lleguen cuatro tipos caminando como si fuera su cas a, destrocen alegremente to das las alarmas y violenten la clave de acceso en menos de cinco minutos. Y lo peor de todo es que el tan mentado cdigo de acceso era R3CORD4R; qu cosa ms estpida, yo podra ser jefe de seguridad! Fantasas Latinas tiene sus computadoras centra les de servicio al pblico en este local, al igual que su "biblioteca" de autmatas inteligentes, que es lo ms parecido a una Inteligencia Artificial conectada a una red in teractiva pero que adems de recordar, puede aprender. Para que lo entiendan todos, imagnense una IA con 300 terabytes de memoria sobre erotismo y tcnicas sexuales, Kamasutra incluido, conctese a la red y que su avatar comience a interactuar con mltiples usuarios en la red, y sea diariamente capaz de aprender de sus experien cias sexuales en funcin de lo que tiene en memoria. No por gusto Fantasas Lati nas tiene el uno en el negocio de la prostitucin virtual. Adoro ver trabajar a los profesionales, aunque me tumben el salario. Nada de pifias, ni tiempo perdido en demostrar que aqu est uvo Arsenio Lupn. Direct o al objetivo, sin desactivar alarmas de ms ni dejar de noquear a nadie. Bue no, el del pasillo no era tan buen profesional, aunque s un actor consumado. Pues estos tipos se han repartido entre las consolas de la biblioteca y estn buscando algo que les est tomando mucho tiempo. Esto parece cosa de hackers. Creo que ya va siendo hora de ganarme el sala rio, ahora que ya estoy seco. Pero entonces se abre el elevador y no en tra nadie. Me encanta que suceda esto, pues slo significa dos cosas: o que el elevador no funciona bien, lo que nunca ha pasado, o acaba de entrar alguien invisible. Mi viso r posee un conjunto de lentes hologrficos que me permiten enfocar a diferentes longitude s de onda y juro que no vi nada en el infrarrojo, lo que significa que sus fotorepl icadores son de una calidad enorme. Solo un ejrcito o una organizacin terrorista puede tene r tanto dinero. As que la situacin peda a gritos mi intervencin. Justo frente a m se hicieron visibles una s diez personas metidas dentro de negras armaduras de asalto y con armas largas. Intent eludirlos us ando las anillas de seguridad permanentemente invisibles, situ adas a lo largo del pasillo las cuales permiten a un buen atleta clokeado pasar por encima de un batalln como este sin siquiera ser escuchado. A no ser, claro, que ta mbin posean visores costosos y lo vean

PAGE 9

a uno. Resulta muy desagradable que te agarren por una pierna, tiren de ti hasta hacerte caer al suelo y luego te pongan la rodilla en la cara. Matar a este tipo! An no comprendo por qu las balas de alta velocidad no perfor an los petos de metaliplast cuando en realidad son armadur as ligeras. La dura re alidad es que he tenido que replegarme y esconderme tras el fuego de mis "amigos" los hackers mientras la sangre en mi nariz se hace visible al caer al suelo. Pedro Antonio! grit uno de los hack ers pronto estarn aqu, as que toma. Me lanz un biocristal 4 de los que sirven para transportar de manera segura mucha informacin Es que acaso todo el mundo aqu tiene detectores de termo-ptica! Trata de largarte me dijo y cudala, es una de las putas ci bernticas ms caras. Vaya con estos tipos... es muy comn en la Red Global copiar la programacin original de una IA y luego borrarla. Lo que en espaol significa secuestrar una personalidad virtual conectada al ciberespacio. Lo mismo da si se trata de una estrella de la holovisin, cualquiera de esas canta ntes que hacen espectculos con hologramas y viajan en una cajita de medio metr o cbico rodeada de un centenar de guardaespaldas, o simplemente una prostituta costosa. Legalmente se procede igual que en un secuestro. Ahora tengo otro problema, los nuevos intrus os, ya sean militares o terroristas, estn masacrando a mis amiguitos. Por lo tanto de bo pensar en una va segura de salir de esto y que no sea la variante dentro de una bolsa de plstico. Los grandes servidores de la Red Global son casi inmunes a ataques piratas dentro de la propia red. A pesar de que en un tiempo los hackers entraban y salan por las consolas virtuales a placer. Poco a poco los sistemas de seguridad se hicieron menos accesibles y ms letales. Fantasas Latinas era una compaa con demasiadas personalidades virt uales que proteger, conectadas a tiempo real, como para descuida r ese detalle. Sus anillos de seguridad en el ciberespacio eran capaces de enviar al asilo, en un silln de ruedas, al hacker ms connotado. Fue por ello que los ladrones de informacin tuvieron que ponerse sus chalecos antibalas, empuar sus fusiles de as alto y hacer cosas como estas. Pero los locales donde se guarda la info rmacin son un verdadero laberinto de trampas, as que alguien no tan cuidadoso como mis amigos podra terminar en la mira de las armasrobot. Y eso me da tremenda idea, pues el circuto de seguridad me identifica como aliado, debido a mi armadura, por lo que slo tengo que moverme al azar, pisando donde no debera, para poner esto malo. Las agujas impulsadas por plvora lquida s perforan el metaliplast, debo recordar eso. Ahora estoy tras la puerta que da al acceso # 27 que tambin es un pasillo, con guardia invisible y todo. La clave es una estupidez m uy fcil de recordar. Paso a infrarrojos en cuanto se abre y ah es t el tipo, en el techo. Oye agente! le grito aqu dentro se est combatiendo y t dndote la buena vida. Qu sucede? 4 Gragea de diamante artificial que guarda en su interior informacin en un ADN artificial. Su capacidad estndar es de 400 mil Giga bytes (400 Tera bytes).

PAGE 10

Un grupo de terroristas en la sala del server 5 y las armas robot estn activadas T trata de contenerlos, mientras yo pido ayuda! Positivo! La verdad es que los agentes de segurida d Son tan predecibles! Sinceramente, no s como obtuve este empleo. Prximo objetivo; salir de aqu mientras dure la batera del traje termo-ptico, aunque con tantos detectores ya a m me da igual. En todo ingenio arquitectnico donde hay cosas valiosas que se pueden robar o destruir el dispositivo de se guridad, para hacer su trabajo, tiene que habilitar vas de trnsito abierto para uso exclusivo de su personal. Como mi in tencin no era huir de all con la puta ciberntica, a pesar de que le hubiera sacado una fortuna en la calle, sino ms bien hacerme el hroe ante el in tento de robo y el c onsiguiente ataque terrorista; dirig mis pasos hacia el centro neurlgico de la torre. No tuve ningn inconveniente para llegar al Centro de Operaciones, al que por razones obvias llamamos la Bveda. No imagino otra forma de llamarle a un bnker totalmente hermtico lleno de monitores que reciben las seales de todas las cmaras ocultas que vigilan los rincones en todas las frecuencias del visible. Ya haba comentado que el jefe de seguridad era un imbcil? Pero claro! Ello no lo imposibilita de recibir visitas importantes. Esta vez la visita tena una armadura negra muy conocida por m. La bveda estaba a oscuras y en los monitores podan verse fcilmente a los terroristas recorriendo el servidor que yo custodiaba. El jefe de seguridad estaba de pie, evidentemente ne rvioso, frente a l, tres desconocidos con armadura y sin casco. Por suerte nadie me ha localizado an Ya era hora de que el Modo Oculto sirviese para algo! Le digo que no ha salido del edific io deca el jefe de seguridad. Entonces esos malditos hackers han sospechado algo. Lo dudo, ni siquiera he alertado a mis agente s, para que luciera como un verdadero robo. Entonces por qu no hemos podido encontrar la identidad copiad a de Cyntia? Les dimos tiempo de sobra para hacer una copia segura! Tal vez confrontaron al gn tipo de problema para... Negativo, eran los mejores hackers de Bangkok, mucho trabajo que me cost contratarlos sin que adivinaran quien soy. Coronel, yo le garantizo qu e de aqu no ha salido nadie, ni siquiera sus hombres. Tengo paralizados todos los mecanismos de seguridad para darle ms libertad a su gente pero... Acabo de recordar de dnde salieron esas armaduras. Se trata de un modelo nuevo fabricado en Rusia Oriental. Tengo entendido que fue el ej rcito el que las compr Conque no eran terroristas, sino militares! Este asunto empieza a volverse demasiado co mplicado para mi gusto y no deseo estar aqu cuando empiecen a rodar las cabezas. Muy sigilosamente sal de la Bveda y cuando ya me hallaba justo del otro lado de la puerta, apareci frente a m como salido de la nada. An no comprendo por qu estas 5 Ingls: Servidor, entindase computadora madre de un sistema de redes.

PAGE 11

armaduras nuevas tienen que declokearse ta n seguido, posiblemente es la batera que les ponen. Se trataba de otro militar, pr obablemente un centinela. Me golpea en el estmago y ahora me aplica una llave de es trangulacin que me est asfixiando... Matar a este tipo! Una armadura de Metaliplast puede romper un ventanal blindado si el que la usa es proyectado de la forma adecuada. No creo que sobreviva, y si lo hace tendr que subir 180 pisos para buscar la revancha. Mejor me largo de aqu, no me gustan los militares cuando se entrometen en los problemas de las corporaciones. No hablo del ejrcito privado de Fantasas Latinas. Estoy hablando del verdadero ejrcito de Asia Central, ahora bajo el control de las Tres Grandes. Como sea, estos tipos no encajan en una intriga de hackers y secuestro de entidades vi rtuales. Lo mejor ser hablar con la puta, pero fuera de la torre. Alacazn es un pequeo barrio, contiguo al terc er nivel de circulacin interna, donde se habla la peor mezcla de chino y japons con acento sureo que pueda ser capaz de imaginar humano alguno. No es un mal luga r para conectarme pues nadie pregunta quin eres o de dnde sacaste el tanque de guerra que dejaste parqueado afuera. Pero tampoco es un sitio sin ley, el ndice de delincuencia es moderado, lo suficiente como para no tener que quitarme el uniforme para preservar mi vida. Creo que tuve una novia que viva por aqu. En un ciber-caf barato reserv un silln de cinematrnica 6 con torre para biocristales y conexin a la Red Global durante una hor a, todo por slo diez yens. Tendr que venir a merendar a este sitio ms a menudo. Pe rsonalic una habitacin virtual en el espacio de memoria del mismo silln, nada complejo si el lenguaje de programacin usado es el Z+. Me coloco los conector es neuronales sin problemas, me limpio los implantes todos los das, as que la transfer encia a mi entidad virtual no debe tardar. En realidad tard demasiado, jams volver a rentar un equipo de ci nematrnica en un lugar tan barato. Muevo mi nuevo cuerpo haci a la habitacin recin creada donde me espera Cyntia, la estrella principal de Fantasas Latinas Vaya si no pagarn una fortuna por estar con ella! Para convencerla de que hablara conmigo tuve que pasar por tres sesiones completas. Curiosidades sexuales de las I.A., supongo Ahora comprendo por qu hay tipos que no se desprenden de la red! Bien, bien, muchacha, seguimos en otro mome nto logr desprenderla de arriba de m ahora hblame de los que acostumbran a pasar el tiempo contigo, no los que viste una sola vez. Te hablo de los habituales. Muy pocos, a decir verdad, y no precisam ente de los que ms se aprende. Un multimillonario de Rusia Oriental, nunca dice su nombre pero yo lo llamo mi puerquito rosado. Que no te importa... bueno, tambin est el hijo del alcalde de Tianjin, un chico tierno... y claro est el Creador. El Creador? Danni, el programador pr incipal de mi proyecto. Te acuestas con tu creador? 6 Cinematrnica Virtual: Silln de conexin neural a base de modelacin por electrodos. Inicialmente se lograba mediante implantes aunque en la actualidad se emplean recursos menos agresivos para acceder al ciberespacio de inmersin total.

PAGE 12

Qu tiene de malo? Es como mi padre. Y de dnde saca el programador tanto dine ro...? A no ser que violente las lneas de seguridad. l era programador cuando yo slo era un pr oyecto pero creo que ahora es el dueo de Fantasas Latinas. Ah, pero que interesante! Para qu le ha ra falta al ejrcito informacin sobre el gerente general de Fantasas Latinas? Al ejrcito no, pero al poder por encima de l, s dijo una voz femenina que no era la de Cyntia. Oye t Qu haces aqu? dije. Ests conectado a tiempo real dijo Cyntia Magnfico, una orga! Cyntia, cllate dije en cuanto a ti, hice una pregunta. Mi nombre en la Red es Vampira y los de mi grupo se proponan secuestrar a esta puta. Prostituta virtual! Cyntia, cllate! Cmo pudiste encontrarme? Rastree la seal que Cyntia emite cada v ez que entra en la Red. Soy una hacker, recurdalo Y t de dnde saliste? Trabajo en seguridad de la torre Koum a y me top con tu grupo pero despus apareci el ejrcito con abiertas inte nciones de matar indiscriminadamente y... Mejor me lo cuentas en vivo Ests en un Caf de Alacazn, verdad? Esprame all y desconctate o tendrs que ponerte a cobrar la entrada porque esto se te va a llenar de gente. Una orga, una orga! Cyntia... Ya s, me callo. Estoy empezando a detestar este Caf, le ech an demasiada agua al vodka Y la hacker sin llegar! Usted es el guardia de se guridad que tiene a Cyntia? Pero esto ya es el colmo, el avatar con que habl en la Red Neur al era un monumento y sta si tiene 14 aos es mucho Con qu clase de hackers estoy tratando! No se quede tan callado seor, s exactamente lo que est pensando, el cuerpo virtual que acostumbro a usar en la red lo copie de una modelo. Claro, claro... Has sabido algo de tu gente? Nada, me parece que no pudieron salir vivos. Pero t tienes a Cyntia y ella vale mucho. Quiz demasiado quin me decas que estaba por encima del ejrcito?

PAGE 13

Los mismos para los que t trabajas. Ku oma Foundation le renta a Fantasas Latinas uno de los pisos de su torre pero la seguridad la ponen los dueos de la misma, que a la vez son los dueos de la ciudad y del ejrcito. Eso ya lo saba, nia, pero por qu? Se murmura que Fantasas Latinas intent a comprar muchas acciones en el gobierno de la ciudad, incluidas las de l propio ejrcito, para entrar en el grupo de las Tres Grandes. Voy entendiendo, Cyntia conoce mucho al gerente general de Fantasas Latinas y lo mismo a los militares que a cualquiera de las Compaas Rectoras les convendra saber detalles de su vida privad a, con esta I.A. como rehn el chantaje sera perfecto. En realidad la nia no es mala, para ser hacker, creo qu e hemos llegado a una especie de alianza para salir de esto. Yo la introduzco en el edificio de Fantasas Latinas y ella quebranta la seguridad. Con Cyntia como arma creo que podemo s llegar a un acuerdo con el Creador y evitar que todas las fuerza s del orden, ya sean privadas o estatales, de Bangkok desaten una casera contra nosot ros. En casa encontr una vieja capa termo-ptica y se sirve a la Vampira. Se ve chulsima en el infrarrojo. Por lo dems, slo espero que en ese maldito lugar nadie haya comprado visores de nueva generacin. No te preocupes, todo saldr bien. Pronto hablaremos con el gran jefe y todo se solucionar. No estoy preocupada, slo que con la mu erte de mi novio ya no tengo donde vivir. Y qu le pas a tu novio? Era del grupo que asalt la torre, a lo mejor oste hablar de l, se llamaba Pedro Antonio. Pedro Antonio!... Pero l era mucho mayor que t. Al menos me daba de comer al terminar de hacer el amor, siempre es mejor que estar en la calle. Matar a ese tipo! Pero si ya est muerto! Bueno, s, lo olvid... creo que incluso fui yo... Est bien, en cuanto todo esto acabe puedes irte a vivir conmigo. Tengo que ser tu novia? No, no me gustan las enanas. Banzai!! Mecha 7 de unos dos metros de alto, coraza blindada, brazos y pies mecnicos sin perder la simetra humanoide, sensores en t odo el espectro, ametralladoras de grueso 7 Espanglish, tomado del ingles Mechanism en espaol mecanismo suele llamarse as a las grandes armaduras, exoesqueletos o maquinantes que conservan la forma humanoide. El trmino fue to mado del japones debido a que la primera

PAGE 14

calibre acopladas a ambas manos y un enor me fusil de aceleracin magntica colgado a la espalda. Eso si es cuidar un pasillo, no con un infeliz en Modo Oculto armado de una subametralladora con municiones de alta velocidad. Crees que podrs con l? Sin problemas... creo. Modo Oculto activado. Me muevo hacia un lad o, corro hacia el otro y luego salto. El gran tipo se coloca en medio de mi trayect oria y choco contra l, creo que me vio Total, este camuflaje ya est obsoleto! Vac o el cargador de mi arma en el visor de flexiglass del guardin y me da la impresi n de que no se ha ni enterado porque me sigue triturando con sus manos mecnicas. Identifquese, agente de seguridad dice a travs de las bocinas. O este tipo es un robot de combate y no est programado para dispararle a alguien con mi uniforme o me las estoy viendo con el imbcil ms grande del mundo. Agente de seguridad de K.F. #740810AA digo. No estamos en la Kouma Foundation agente me di cuenta. Pero a tu jefe le interesar muc ho saber lo que est ocurriendo all. Por qu no solicit una entrevis ta con el gerente general? No cabe duda, es un robot. Ni los clones piratas de segunda mano nacen tan idiotas. Es demasiado urgente y me tom la libertad de saltarme algunas barreras burocrticas... ver, Danni y yo tenemos much as amistades en comn. Solo tiene que decirle que un amigo de Cyntia ha veni do desde la torre pa ra hablar con l. Un momento, por favor me coloca en el su elo puede pasar, pero deje su arma aqu y hgase visible. S, como no, vamos vampirita... este... ella viene conmigo, con permiso. Todo suyo, seor y continu vigilando eficazmente el pasillo. Lo malo de este barrio es que no se puede ni salir a la calle. Estamos por encima del quinto nivel de circulacin y el humo no deja vivir. Na die en el edificio habla espanglish, ni siquiera un japons decente. Para colmo es la sexta vez que la vecina de abajo viene a pedir sal Cuando entender que a m no me gustan las trigueas! Aunque creo que se ti de azul; pero de t odas formas es un mal ejemplo para la nia. Hay un recado en el videfono para ti. Revsalo t, vampirita, estoy ocupado. Nadie en la torre se percat de mi au sencia, un centinela ms o uno de menos no se hecha a ver luego de tanta chapucera. Fant asas Latinas finalmente compr toda la torre a Kouma Foundation, he odo rumores de que ampliarn el negocio de las putas virtuales. En cuanto a m, termin haciendo el trabajo de mam. La nia insiste en seguir siendo hacker y hasta tuve que co mprarle una consola de conexin cerebral. generacin de estos mecanismos se desarroll por las industrias imperiales de Neo Kyoto en tiempos de la guerra de las Siete Ciudades.

PAGE 15

Mientras sea rentable... de cualquier manera atender una cas a es peor que custodiar un pasillo toda la madrugada. Y ahora qu, nia? Eran los de Fantasas Latinas, creo que s obre una propuesta de trabajo como jefe de seguridad o algo as, dejaron dicho que los llamaras porque fuiste recomendado por el propio gerente general.

PAGE 16

Marshall McLuhan se encuentra con William Gibson en el Ciberespacio. Michael E. Doherty, Jr. Department of Language, Literature & Communication. Rensselaer Polytechnic Institute. New York. El otro da revis cientos de mensajes que se haban acumulado en mi correo electrnico mientras estuve fuera de la red en agosto, y me fascin una conversacin que se desarrollaba en torno a chortt-L (Computers in Humanities: Overcoming Resistance to Teaching with Technology Los Computadores en las Humanidades: Venciendo la Resistencia a Ensear con Tecnologa), en la cual colegas estaban discutiendo detalles de cmo titular el captulo de un libro que trataba sobre la enseanza en medioambientes mediados por computador. Una de las participantes escriba insistentemente que sera mejor reemplazar la abreviatura 'CMC' (Computer-Mediated Communication = Comunicacin Mediante Computador) por 'Ciberespacio', ya que las abreviaturas a veces son barreras lingsticas. Argumentaba que 'con ciberespacio en el ttulo, al menos nuestro pblico sabr de qu estamos hablando'. Es esta ltima pretensin la que intriga ms a los profesionales de CMC. Cuando decimos 'ciberespacio', sabemos realmente de lo que estamos hablando? Michael Benedikt, autor de Cyberspace: First Steps, intenta una definicin amplia en su libro de 1994: 'Ciberespacio: Palabra de la pluma del escritor de ciencia ficcin William Gibson, aprox. 1984... Un nuevo universo, un universo paralelo creado y sustentado por los computadores del mundo y lneas de comunicacin... La tablilla se convierte en una pgina, la pgina se convierte en una pantalla, la pantalla se convierte en un

PAGE 17

mundo, un mundo virtual... Una geografa me ntal comn, construida, a su vez, por el consenso y la revolucin, el canon y el experimento. . Sus corredores se forman dondequiera que corra la electricidad con inteligencia... El reino de completa informacin...' El ciberespacio tal como se describe all no existe. Sin embargo, hablamos diariamente acerca de es te 'ciberespacio' etreo y decimos que nos comunicamos all con nuestros amigos, familia y colegas. Por qu, dada la carencia de una definicin slida de 'ciberespacio', frecuentemente sostenemos que interactuamos all? Respuesta: Lo que se dice brevemente es cool En resumen, nos gusta como suena 'ciberespacio'. El trmino se suma a una larga lnea de neologismos que describen tecnologas no familiares en trminos familiares. Los 'carros sin caballos' y las 'pinturas parlantes' son ejemplos de comienzo de siglo que se hicieron rpidamente populares en el vernacular de esos das. No es distinto al caso del 'ciberespacio', un lugar que todos podemos ir a visitar igual que como lo hizo Neil Armstrong cuando viaj a la luna. No tene mos que luchar para comprender algo nuevo si lo nombramos usando maneras antiguas. Esta adopcin de neologismos como zona de comodidad es parte importante de la razn por la cual Ma rshall McLuhan se presume que se convirti en el terico cultura l ms importante de este siglo; su 'aldea global' hace accesible un concepto que es, en su ncleo, casi imposible de comprender. En 1964, McLuhan escribi en La Comprensin de los Medios como Extensiones del Hombre: 'El telfono: habla sin muros. El fongraf o: sala de conciertos sin muros. La fotografa: museo sin muros. La luz elctric a: espacio sin muros. El cine, la radio y la televisin: aula sin muros. El hombre, recolector de alimento, reaparece incongruentemente como recolector de informacin. En este rol, el hombre electrnico es no menos nmade que sus ancestros paleolticos' Parece que slo le falt escr ibir 'Ciberespacio: realidad sin fronteras', detallando, 30 aos antes que William Gibson, el rol del cowboy ciberntico, verdad? Nostradamus se apodera de las teoras de McLuhan. En tanto que muchos macluhianos consideran el concepto de Aldea Global como visionario, especialmente en trminos de 'prediccin' de Internet, es ridculo 'nostradamizar' a McLuhan, permitindonos interp retar cada frase en trminos de algn evento o invencin, asintiendo sabiamente a su brillantez cada vez que hacemos una conexin. Sin duda, hay veces en que McLuhan es bastante preciso acerca de la tendencia del futuro tecnolgico, pero hay muchas otras en donde se equivoca claramente. Sera fcil vincular las predicciones de McLuhan con el lema de los seguidores ciberpunk de Gibson: 'La informacin quiere ser libre' Despus de todo, fue McLuhan, 28 aos antes, quien escribi: 'A medida que la automatizacin se afianza,

PAGE 18

se hace obvio que la informacin es la me rcanca crucial y los productos slidos son meramente incidentales al movimiento de informacin' No obstante, debemos tener cuidado de no dar demasiado crdito a McLuhan como visionario y evitar la ms grande de las fa lacias de causalidad, post hoc propter ergo hoc. De este modo, si insistimos en que lo escrito por McLuhan en 1964 frasea la propia asercin de Gibson aunque am bos autores son (presumiblemente) visionarios, y tal vez comparten el mi smo enfoque para crear visiones no necesariamente deberamos concluir que comparten la misma visin. En un sentido extrao, pasajes especfico s de McLuhan s ofrecan una prediccin acerca de cmo el ciberespacio (o como quiera que llamemos a este nuevo medio) sera construido, si no cmo se vera. Primero, en La Galaxia Gutenberg escribi acerca de la inevitable intranquilidad que ex iste cuando se hace disponible y viable una nueva tecnologa para la comunicacin: 'Una edad de transicin rpida es aquella qu e existe en el lmit e entre dos culturas y entre tecnologas en conflicto. Cada mome nto de su percepcin es un acto de traduccin de cada una de estas culturas a la otra. Hoy en da vivimos en el lmite entre cinco siglos de mecani smo y la nueva electrnica' Los traductores principales entre estas culturas son los artistas y los artesanos; y McLuhan crea que la traduccin en curso desde la cultura mecanicista a culturas interactivas se volcaba en un tipo especial de artista: 'La ciencia-ficcin actual presenta situ aciones que nos permiten percibir la potencialidad de nuevas tecnologas. Pr imero el problema consista en inventar nuevas formas de aparatos que ahorraran trabajo. Hoy el problema es al revs. Ahora tenemos que ajustarnos, no inventar. Tenemos que encontrar los medioambientes en los que ser posible vivir con nuest ras nuevas invenciones. La esfera de los Grandes Negocios ha aprendido a sacarle provecho al escritor de ciencia-ficcin' El escritor de ciencia-ficcin... como William Gibson. El Padrino del Ciberpunk. La cibervisin neorealista de Gibson crea una realidad posibl e que los cientficos pueden modelar como posible y que (segn Timothy Leary) los tecnfilos pueden usar para reforzar sus identidades. La terico de la realidad virtual, Marianne Trench, escribe: 'Cuando se publicaron las previsiones de Gibson, stas sacaron chispas en el mundo real. Cientficos y piratas computacio nales (hackers) no podan esperar para construir. . Nunca antes la literatura de ciencia-ficcin haba determinado la manera de pensar y hablar de la gente'. En tanto que el mundo de la Expansin de Gibson todava es fi ccin, cientficos y parafraseadores por igual, adoptan las pala bras y conceptos de su novela como un vocabulario con el cual pueden conversar, y herramientas con las cuales pueden

PAGE 19

construir el futuro. Palabras tales como ci berespacio' y 'navegacin por la red' se hicieron populares a travs de las novelas de Gibson, al igual que 'ICE', 'conectarse', 'implantes neurales' y conceptos ms amp lios como percepcin de red, interaccin virtual y 'la matriz'. Todos estos concepto s se han convertido en parte del esfuerzo pblico consciente para construir es ta cosa llamada 'ciberespacio' As, como gusta decir Gibson y como ha sealado McLuhan La vida imita al arte'. Y al imitar la visin del autor, las herra mientas mencionadas arriba son las que adquieren vida en los laboratorios y medioamb ientes en lnea a travs de toda la red. Es precisamente un enfoque mcluhaniano el que nos permite ver lo que est sucediendo en esta construccin en proceso, y cmo y por qu estas nuevas herramientas de comunicacin, hasta ahora, eluden la descripc in precisa. Los arquitectos del 'ciberespacio' estn constr uyendo (como sus ancestros de la temprana edad de la imprenta, por ejemplo Francis Bacon y Thomas More) una nueva manera de ver el mundo a travs de un proceso de en sayo y error. Estn intentando expandir lo que McLuhan llama interiorizacin de una nueva tecnologa de la s comunicaciones, y de ninguna manera es una transicin suave. De modo que omos una mirada de definicion es de 'ciberespacio', que van desde el pesimismo de Benedikt hasta la teatralidad de Michael Heim en La Metafisica de la Realidad Virtual, quien escribe: 'El ciberespacio es platonismo como producto de trabajo... un medioambiente electrnico total en el cual la gente puede interactuar con los datos'. Pero qu significa 'interactuar con los datos'?' (Sin referencias a Star Trek, por favor!) Acaso sugiere un ci berespacio donde los humanos y los datos se mezclan como iguales? Mientras que esto puede sonar fiel a la ficcin de Gibson, es probable (y pesimistamente) muy inexacto. La definicin operativa de Heim del ciberespacio posiblemente significa algo mu y cercano a esto: la gente usa los datos para interactuar con otra ge nte. Los datos no estn antropomorfizados, en un sentido gibsoniano parecido a Wintermute, sino que funcionan simplemente como una herramienta para que la ge nte interacte entre s. Herramientas para el Reino Es este concepto de espacio virtual que func iona como 'herramienta' lo que resulta ms importante para una discusin de cmo la terminologa macluhiana puede ser usada para delinear lo que est sucediendo en la tecnologa de las comunicaciones. Como lo he sealado en la edicin de novi embre de 1994 de esta publicacin, 'cualquier artefacto tecnolgico... puede ver se tanto como una herramienta algo funcional o que opera en el mundo o como un reino, una visin del mundo reconceptualizada con la teora/tecnologa puesta en primerplano Esta dicotoma evoca fuertemente una descripcin macluhiana de la 'i nteriorizacin' de la tecnologa. En este momento de la historia, la cultura occidental existe dent ro del reino del mundo escrito; las herramientas de la escritura est n tan engarzadas en nuestro sentido de las cosas, dice McLuhan, que la manera cmo vemos, la manera cmo dibujamos, la manera cmo hacemos matemticas, la propia manera cmo existimos, est afectada por la linealidad impuesta en nuestro (sub)c onsciente por nuestra literalidad societal.

PAGE 20

La escritura ha sido interiorizada por nuest ra sociedad. No siempre fue as; antes de que la prensa de Gutenberg permitiera la produccin masiva de impresos, el alfabeto fontico mismo era una herramienta especializada disponible slo para los copistas y clrigos. Pero cmo sabemos que cuando nos hemos trasladado a esta interiorizacin, nos hemos trasladado de ver un tipo de lite ralidad como herramienta, a existir dentro de ella como un reino? McLuhan ha so stenido que slo podr amos alcanzar esto mediante una retrospectiva completa, a menudo la retrospectiva de muchas generaciones. Y est el problema de enfrentar la primera generacin de ciberpunks y cibernautas: ya que la totalidad de la cultura (pos)moderna no ha interiorizado t odava la tecnologa virtual, no podemos definir, mucho menos criticar el 'reino' de l ciberespacio. De hecho, si el ciberespacio no existe al menos no de la manera que podemos hablar sensiblemente de l entonces, qu de monios! De qu sirve hablar de eso? Bueno, el ciberespacio est siendo creado o tal vez est siendo descubierto y est en proceso de ser interiorizado. Por fortuna las visiones (herramientas) que Gibson ha proporcionado pueden hacer la transicin un poco ms rpida; el mismo autor dijo: 'Siempre me sorprendo un poco cuando me topo con gente que piensa que la tecnologa es algo que est fuera del individuo, que uno puede ya sea aceptar o rechazar. Eso es verdad en un sentido, pero en esta etapa del partido nosotros SOMOS la tecnologa' Por Favor No Me Ampute Mi Todo! As, pues, nos volvemos al artista para ver las maneras de concebir los usos de las nuevas herramientas que nos pueden ayudar a de scubrir/crear el nue vo reino el reino del ciberespacio. El autor/ar tista John Perry Barlow visi t en la Universidad de Carolina del Norte, lo que l llama el estado actual del ciberespacio primordial a travs de la tecnologa de realid ad virtual, y concluy: 'Es como si le hubieran amputado todo a uno' lo cual evoca exactamente esta descripcin menos potica de Trench: 'En el ciberespacio, la sensorialidad indi vidual se hace parte del computador' Comprese esto momentneamente con la asercin de McLuhan en La Comprensin de los Medios como Extensiones del Hombre: 'Cualquier invencin de tecnologa es una extensin de la autoamputacin de nuestros cuerpos fsicos, y tal extensin tambin demanda nuevas proporciones o nuevo s equilibrios entre los otros rganos y extensiones del cuerpo' (45). Si tanto Barlow como McLuhan estn en lo cierto, entonces la existencia en el ciberespacio es tericamente imposible, porque si verdaderamente substraemos completamente nuestra percepcin de nuestros sentidos fsicos ('tener amputado nuestro todo'), ent onces no tenemos habilidad para ajustarnos a otras proporciones. As..., de acuerdo a Benedikt, el ciberespacio no existe; y de acuerdo a una combinacin lgica de McLuhan y Barlow, si existe, de todas maneras no podramos ir all al menos de acuerdo a las reglas de la lgica, lineares, determinadas por la palabra impresa, que nosotros hemos inte riorizado culturalmente por ms de medio milenio. Podemos ver en la fantasa de un artista 'algo bueno a que apuntarle' pero

PAGE 21

con qu objeto, si es verdaderamente un su eo imposible? La respuesta para m, en todo caso lleg, irnicamente, a tr avs del correo electrnico. Como parte de una discusin en curso en tre los miembros de un grupo colaborativo que discute sobre computadores y escritura recientemente escrib que encontraba refrescante el realismo algo pesimista de Benedikt en un campo donde la mayora de las definiciones de ciberespacio estn llenas de fantasa; era grato, pens, or a un autor sostener que el reino no exista. Inmediatam ente, Bill Hart-Davidson de la Universidad de Purdue respondi: 'Dice Ud. que la visin muy romntica de Gibson (y quiero decir eso en su ms completo sentido epistemolgico) del cibere spacio no existe? Aceptado. Pero, sabe? eso no es lo que estamos esperando. Una vez vi en un reportaje de la PBS donde un tipo estaba frente a su casa recientement e destrozada. Un tornado la haba golpeado. De todos modos, l dice, 'ni siquiera lo omos venir'. Alguien nos dijo que sonaba como un tren que se aproxima, pero no omos ningn tren... Leccin: no todos los tornados suenan como un tren. Tal vez eso era lo que McLuhan estuvo di ciendo todo el tiempo; el medio es el mensaje porque estamos sesgados por nuest ras propias expectativas y limitaciones interiorizadas. Si estamos buscando exactamen te lo que esperamos, podramos perder lo que podemos hacer. Leccin: no todos los nuevos medios actan como los viejos medios. McLuhan estara de acuerdo. Este articulo se publica con la debida auto rizacin del autor. Ap areci originalmente en la revista virtual Com puter Mediated Communicati on, New York, Septiembre 1995. Ha sido traducido por el profesor Oscar Agui lera, de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile. (tomado de http://jnanayoga.tripod.com/

PAGE 22

El continuo de Gernsback POR WILLIAM GIBSON Por fortuna, el asunto empieza a desvanecerse, a convertirse en un episodio. Cuando todava capto la extraa visin, es perifrica; meros fragmentos de cromo de cientfico loco, que se limitan al rabillo del ojo. Hubo aquella ala volante sobre San Francisco la semana pasada, pero era casi translcida. Y los descapotables de aleta de tiburn se han vuelto ms escasos, y las autopistas evitan discretamente desplegarse, para no convertirse en esos esplendorosos monstruos de ochenta carriles que forzosamente tuve que recorrer el mes pasado en mi Toyota alquilado. Y s que nada de eso me seguir hasta Nueva York; mi visin se est estrechando, centrndose en una nica longitud de onda de probabilidad. He trabajado duro para lograrlo. La televisin ayud mucho. Supongo que la cosa empez en Londres, en aquella falsa taberna griega de Battersea Park Road, con un almuerzo a expensas de la empresa de Cohen. Comida recalentada, y luego tardaron treinta minutos en encontrar un cubo de hielo para el retsina. Cohen trabaja en Barris-Watford, que publica libros de formato grande, en rstica, sobre temas de moda: historias ilustradas de los letreros de nen, la mquina tragaperras, los juguetes de cuerda del Japn Ocupado. Yo haba ido para fotografiar una serie de anuncios de calzado; chicas californianas de piernas bronceadas y juguetonas zapatillas fluorescentes hicieron travesuras para m en las escaleras mecnicas de St. John's Wood y en los andenes de Tooting Bec. Una magra y hambrienta agencia de publicidad haba decidido que los misterios del London Transport venderan zapatillas de nailon de suela reticular. Ellos deciden; yo

PAGE 23

hago las fotos. Y Cohen, a quien conoca va gamente de los viejos tiempos en Nueva York, me haba invitado a almo rzar la vspera de mi par tida desde Heathrow. Apareci acompaado por una mujer joven vestida mu y a la moda y llamada Dialta Downes, que careca virtualmente de mentn y era, sin duda, una conocid a historiadora del popart. Retrospectivamente, la veo caminando junto a Cohen bajo un aviso de nen flotante que destella intermitentes POR AQU EST LA LOCURA en enormes maysculas sin serif. Cohen nos present y me explic que Dialta era la principal animadora del ltimo proyecto de Barris-Watford, una historia ilustrada de lo que ella llam el MODERNISMO AERODINMICO AMERICANO Cohen lo llamaba GTICO DE PISTOLA DE RAYOS El ttulo provisorio de la obra era La futurpolis aerodinmica: el maana que nunca fue Hay en los britnicos una obsesin por los elementos ms barrocos de la cultura pop americana, algo parecido al extrao fetichismo de los alemanes con los indios-yvaqueros o la aberrante ansia de los franceses por las viejas pelculas de Jerry Lewis. En Dialta Downes esto se manifestaba en una mana por un esti lo arquitectnico, exclusivamente norteamerica no, del que la mayora de lo s norteamericanos casi no son conscientes. Al principio yo no saba bien de qu me hablaba, pero luego empec a comprender. Me encontr recordando la televisin matutina de los domingos en los aos cincuenta. A veces, el canal local pasaba, como relleno, viejos y gastados noticiarios. Uno se sentaba con un bocadil lo de manteca de cacahuete y un vaso de leche; y una voz de bartono hollywoodense, pl agada de ruidos de es ttica, te deca que haba Un Coche Volador En Tu Futuro. Y tr es ingenieros de De troit se ponan a dar vueltas en un viejo y enorme Nash alado; y los veas pasar retumbando por alguna abandonada carretera de Michig an. En realidad nunca te mostraban cuando despegaba, pero se iba volando hasta la tierra del nunca jams de Di alta Downes, verdadero hogar de una generacin de tecnf ilos totalmente desinhibidos. Ella hablaba de esos retazos de la arquitectura FUTURISTA de los aos treinta y cuaren ta con que uno se cruza todos los das en las ciudades americanas sin te nerlos en cuenta: las marquesinas de los cines, diseadas para que irradien una ener ga misteriosa, las tiendas de baratijas con fachadas de aluminio acanalado, las sillas de tubos cromados que acumulan polvo en los vestbulos de los hoteles. Ella vea esas cosas como segmentos de un mundo de sueos, abandonados en un presente perezo so; quera que yo se los fotografiase. La dcada de los treinta dio luz a la prim era generacin de diseadores industriales; hasta entonces, todos los sacapuntas haban parecido sacapuntas: el bsico mecanismo victoriano, tal vez con algn arabesco decorati vo en los bordes. Tras el advenimiento de los diseadores, algunos sacapuntas par ecan haber sido armados en tneles de viento. En la mayora, el cambio era slo superficial: bajo la aerodinmica cscara cromada uno descubra el mismo mecanismo victoriano. Lo cual en cierto modo era lgico, pues los diseadores norteamericanos ms famosos haban si do reclutados en las filas de los escengrafos de Broadway. Todo era un escenario teatral, una serie de exquisitos decorados para jugar a vivir en el futuro. Durante la sobremesa, Cohen sac un grueso sobre de manila lleno de fotografas en papel brillante. Vi las estatuas aladas que guardan la presa Hoover, adornos de hormign de do ce metros de altura que apuntan con firmeza hacia un huracn imaginario. Vi una docena de fotos del Johnson's Wax Building de Frank Lloyd Wright pegadas sobre cartulas de viejos nmeros de Amazing Stories, obra de un artista llamado Frank R. Paul; a los empleados del Johnson's Wax les habra par ecido que estaban entrando en una de las utopas que Paul pintaba con aergrafo. El edificio de Wright daba la impresin de

PAGE 24

haber sido diseado para gente que llevara togas blancas y sandalias de acrlico. Me demor en un esbozo de un avin de hlice especialmente pomposo, todo ala, como un gordo y simtrico bmeran, con ventanas en lugares inverosmiles. Unas flechas rotuladas indicaban la posicin de la sala de baile y dos canchas de squash. Databa de 1936. ESTA COSA NO PODRA HABER VOLADO, VERDAD? Mir a Dialta Downes. QU VA, DE NINGUNA MANERA, AUN CON ESAS DOCE HLICES ENORMES; PERO A ELLOS LES ENCANTABA EL ASPECTO,ENTIENDES?. DE NUEVA YORK A LONDRES EN MENOS DE DOS DAS, COMEDORES DE PRIMERA CLASE, CAMAROTES PRIVADOS, CUBIERTAS PARA TOMAR SOL, JAZZ Y BAILE POR LAS NOCHES... LOS DISEADORES ERAN POPULISTAS, Y TRATABAN DE DAR AL PBLICO LO QUE EL PBLICO QUERA. LO QUE EL PBLICO QUERA QUE FUESE EL FUTURO Haca tres das que estaba en Burbank, tr atando de infundir carisma a un roquero de aspecto realmente aburrido, cuando recib el paquete de Cohen. Es posible fotografiar lo que no est; resulta muy difcil y es, por lo tanto, un talento muy vendible. Si bien es cierto que no lo hago mal, no soy exactamen te el mejor, y aquel pobre tipo agot la credibilidad de mi Nikon. Sal deprimido, porque me gusta hacer bien mi trabajo, pero no deprimido del todo, porque me asegur de re cibir el cheque por el trabajo, y resolv reponerme con el sublime, seudoartstico encargo de Barris Watford. Cohen me haba enviado algunos libros sobre el diseo de los aos treinta, ms fotos de edificios aerodinmicos, y una lista con los cincuenta ejemplos favoritos de Dialta Downes en California. La fotografa arquite ctnica implica a veces una gran dosis de espera: el edificio se convierte en una esp ecie de reloj de sol, mientras uno aguarda a que una sombra se aleje de un detalle que se quiere fotogr afiar, o que la masa y el equilibrio de la estructura se muestren de una cierta manera. Mientras esperaba, me imagin en la Amrica de Dialta Downes Cuando aisl algunos de los edificios de fbricas en el cristal esmerilado de la Hasselblad, aparecieron con una especie de siniestra dignidad totalitaria, como los esta dios que Albert Speer construa para Hitler. Pero el resto era inexorablemente curs i: material efmero moldeado por el subconsciente colectivo norteam ericano de los aos treinta, y que tenda a sobrevivir ante todo en zonas deprimentes, bordeadas de moteles polvorient os, colchoneras al por mayor y pequeos depsitos de automviles de ocasin. Me dediqu sobre todo a las estaciones de servicio. Dura nte el apogeo de la Era Downes, encargaron a Ming el Implacable el diseo de las estaciones de servicio de California. Partidario de la arquitectura de su Mongo natal, Ming recorri la costa de arriba abajo, levantando estruc turas de pistola de rayos con estuco blanco. Muchas de ellas presentaban superfluas torres centrales rodeadas de esos extraos rebordes de radiador que eran el sello di stintivo del estilo y las hac an parecer capaces de generar potentes estallidos de puro entusiasmo tecnolgico, si tan slo se pudiese encontrar el interruptor que las pona en marcha. Fotografi una en San Jos una hora ante s de que llegaran las motoniveladoras y arremetieran contra la estructural verd ad de yeso, listones y hormign barato.

PAGE 25

CONSIDERA ESO haba dicho Dialta Downes, UNA ESPECIE DE AMRICA ALTERNATIVA: UN 1980 QUE NUNCA SUCEDI. UNA ARQUITECTURA DE SUEOS FRUSTRADOS. Y se fue mi estado de nimo mientras r ecorra las estaciones de intrincada mezcla socioarquitectnica en mi Toyota rojo; mien tras iba sintonizando la imagen de una vaga Norteamrica que no fue, de plantas de Coca-Cola que parecan submarinos varados, y de cines de quinta que parecan templos de alguna secta perdida que haba adorado los espejos azules y la geometra. Y mientras an daba entre aquellas ruinas secretas, se me ocurri preguntarme qu pensaran del mundo en el que yo viva los habitantes de ese futuro perdido La dcada de los treinta so con mrmol blanco y cromo aerodinmico, cristal inmortal y bronce bruido, pero los cohete s de las portadas de las revistas de Gernsback haban cado en Londres en plena noche, chillando. Despus de la guerra, todo el mundo tuvo coche, SIN ALAS y la prometida autopista para conducirlo, con lo que hasta el mismo cielo se oscureci, y los gases carcomieron el mrmol y agujerearon el cristal milagroso. Y un da, en las afueras de Bolinas, mientras me pr eparaba para fotografiar un ejemplar especialmente lujoso de la arquitectura marcial de Ming, atraves una delgada membrana, una membrana de probabilidad... Casi sin darme cuenta, fui ms all del Borde... Y mir hacia arriba y vi una cosa con doce motores que pareca un bmeran inflado, todo ala, volando hacia el este con un zu mbido montono y una gracia elefantina, tan bajo que pude contar los remaches en esa piel de plata opaca y or, quizs, un eco de jazz. Se la llev a Kihn. Merv Kihn, periodista independiente, con una dilatada trayectoria en pterodctilos de Texas, campesinos visitados por ovnis, monstr uos de Loch Ness de segunda y las diez principales teoras conspiratorias del rinc n ms luntico del inconsciente colectivo norteamericano. EST BIEN dijo Kihn, sacando brillo a las amar illas gafas de caza Polaroid con el dobladillo de la camisa hawaiana, PERO NO ES MENTAL; LE FALTA LO MS IMPORTANTE. PERO LO VI, MERVYN ; Estbamos sentados junto a una piscina, al brillante sol de Arizona. El haba ido a Tucson a esperar a un grupo de func ionarios jubilados de Las Vegas cuya lder reciba mensajes de Ellos en el horno de microondas. Yo haba conducido toda la noche y lo senta. CLARO QUE LO VISTE. CLARO QUE LO VISTE. HAS LEDO MIS COSAS. NO HAS ENTENDIDO MI SOLUCIN GENERAL PARA EL PROBLEMA DE LOS OVNIS? ES MUY, MUY SENCILLA: LA GENTE se coloc cuidadosamente las gafas sobre la nariz larga y ganchuda y me clav su mejor mirada de basilisco VE... COSAS. LA GENTE VE ESAS COSAS. NO HAY NADA, PERO LA GENTE VE ESAS COSAS. NO HAY NADA, PERO LA GENTE VE DE TODOS MODOS. QUIZ PORQUE LO NECESITA. HAS LEDO A JUNG, Y DEBERAS SABER DE QU SE TRATA... TU CASO ES TAN OBVIO: ADMITES QUE PENSABAS EN ESA ARQUITECTURA CHIFLADA, QUE FANTASEABAS... MIRA, ESTOY SEGURO DE QUE HABRS

PAGE 26

PROBADO TUS DROGAS, NO ES CIERTO? CUNTA GENTE SOBREVIVI A LOS SESENTA EN CALIFORNIA SIN SUFRIR ALGUNA QUE OTRA ALUCINACIN? POR EJEMPLO ESAS NOCHES EN QUE DESCUBRAS QUE EJRCITOS ENTEROS DE TCNICOS DE DISNEY SE HABAN OCUPADO DE BORDARTE EN LOS TEJANOS HOLOGRAMAS ANIMADOS DE JEROGLFICOS EGIPCIOS, O ESOS MOMENTOS EN QUE... PERO NO FUE AS CLARO QUE NO. CLARO QUE NO FUE AS; OCURRI en un marco de clara realidad NO ES CIERTO? TODO NORMAL, Y DE PRONTO AH EST EL MONSTRUO, EL MANDALA, EL CIGARRO DE NEN. EN TU CASO, UN GIGANTESCO AVIN DE NOVELA DE AVENTURA. SUCEDE TODO EL TIEMPO. NI SIQUIERA ESTS LOCO. ESO LO SABES, VERDAD? sac una cerveza de la maltratada nevera porttil de poliestireno que tena junto a la silla. LA SEMANA PASADA ESTUVE EN VIRGINIA. EN EL CONDADO DE GRAYSON. ENTREVIST A UNA CHICA DE DIECISIS AOS QUE HABA SIDO ATACADA POR UNA CABEZA DE OSO UNA QU? -UNA CABEZA DE OSO. LA CABEZA CORTADA DE UN OSO. PUES ESTA CABEZA, VERS, FLOTABA POR AH EN SU PROPIO PLATILLO VOLADOR, QUE SE PARECA UN POCO A LOS TAPACUBOS DEL CADDY ANTIGUO DEL PRIMO WAYNE. TENA OJOS COLORADOS Y BRILLANTES, COMO DOS BRASAS DE CIGARRO, Y ANTENAS TELESCPICAS DE CROMO QUE SE LE ABOMBAN POR DETRS DE LAS OREJAS Mervyn eruct. LA ATAC?. CMO? NO LO QUIERAS SABER; SIN DUDA ERES IMPRESIONABLE. ERA UNA CABEZA FRA dijo, ensayando su mal acento sureo y METLICA.HACA RUIDOS ELECTRNICOS...ESO ES AUTNTICO, AMIGO, UN MATERIAL QUE LLEGA DIRE CTAMENTE DEL INCONSCIENTE COLECTIVO; ESA NIA ES UNA BRUJA. NO TIENE SITIO EN ESTA SOCIEDAD. HABRA VISTO AL DIABLO SI NO HUBIESE CRECIDO CON El hombre binico Y TODAS ESAS REPOSICIONES DE Star Trek EST CONECTADA A LA VENA PRINCIPAL. Y SABE QUE ESO LE SUCEDI. ME FUI DIEZ MINUTOS ANTES DE QUE APARECIESEN LOS FANTICOS DE LOS OVNIS CON EL POLGRAFO Debi de pensar que yo estaba disgusta do, porque puso cuidadosamente la cerveza junto a la nevera y se incorpor. SI QUIERES UNA EXPLICACIN MS ELEGANTE, TE DIRA QUE VISTE UN FANTASMA SEMITICO. TODAS ESAS HISTORIAS DE CONTACTOS, POR EJEMPLO, COMPARTEN UN TIPO DE IMAGINERA DE CIENCIA-FICCIN QUE IMPREGNA NUESTRA CULTURA. PODRA ACEPTAR EXTRATERRESTRES, PERO NO EXTRATERRESTRES QUE PARECIESEN SALIDOS DE UN COMIC DE LOS AOS CINCUENTA. SON FANTASMAS SEMITICOS, TROZOS DE IMAGINERA CULTURAL PROFUNDA QUE SE HAN DESPRENDIDO Y ADQUIRIDO VIDA PROPIA, COMO LAS AERONAVES DE JULIO VERNE QUE SIEMPRE VEAN ESOS VIEJOS GRANJEROS DE KANSAS. PERO T VISTE OTRA CLASE DE FANTASMA, ESO ES TODO. ESE AVIN FUE EN OTRO TIEMPO PARTE DEL INCONSCIENTE COLECTIVO. T, DE ALGUNA MANERA, SINTONIZASTE CON ESO. LO IMPORTANTE ES NO PREOCUPARSE

PAGE 27

Pero yo me preocupaba. Kihn se pein el menguante pelo rubio y se fue a or lo que Ellos haban dicho por el radar ltimamente; yo corr las cortinas de mi habitacin y me acost a preocuparme en la oscuridad refrigerada. An estaba preocupndome cuando despert Kihn me haba dejado un mensaje en la puerta: volaba hacia el norte en un avi n alquilado para verificar un rumor sobre mutilaciones de ganado ( MUTIS deca l; otra de sus especialidades periodsticas). Com, me duch, tom una desmigajada pastilla diettica que haba estado un tiempo dando tumbos en el fondo del estuche de la afeitadora y emprend el regreso a Los Angeles. La velocidad limitaba mi visin al tnel de las luces del Toyota. El cuerpo podra conducir, me deca, mientras la mente func ionase. Funcionase y se mantuviese alejada del extrao y perifrico acompaamiento visual de las anfetaminas y el agotamiento, la vegetacin espectral, luminosa, que crece en el rabillo del ojo mental cuando se recorren autopistas a altas horas de la noche. Pero la mente tiene sus propias ideas, y la opinin de Kihn respecto a lo que yo ya consideraba mi VISIN me resonaba interminablemente en la cabeza, girando en rbita asimtrica. Fantasmas semiticos. Fragmentos del Sueo Colectivo caracoleando al viento a mi paso. Por algn motivo, aquel bucle de retroaccin agrav el efecto de la pastilla diettica, y la vegetacin que crece junto a la carretera come nz a adoptar los colores de una imagen de satlite captada con infrarrojos, jirones brillant es que estallaban al paso del Toyota. Entonces sal de la autopista y media docena de latas de cerveza parpadearon dndome las buenas noches antes de apagar las luces Me pregunt qu hora sera en Londres, y trat de imaginar a Dialta Downes desayunando en su apartamento de Hampstead, rodeada de aerodinmicas estatuillas de cr omo y libros sobre la cultura americana. Las noches del desierto son enormes en esa regin; la luna est ms cerca. Mir la luna un buen rato y llegu a la conclusin de que Kihn tena razn: lo importante era no preocuparse. A todo lo ancho del continente, da tras da, gente que era ms normal de lo que yo jams habra aspirado ser vea pjaros gigantes, pata gones, refineras de petrleo voladoras: ellos mantenan a Kihn ocupado y solvente. Por qu habra yo de alterarme por una fugaz visin de la imaginaci n popular de los aos treinta en el cielo de Bolinas? Resolv dormirme, sin otras preo cupaciones que las serpientes de cascabel y los hippies canbales; a salvo en medio de la amistosa basu ra de una carretera de mi bien conocido continuo. Al da siguiente ira a Nogales a fotografiar los viejos burdeles, cosa que pretenda hacer desde haca aos. El ef ecto de la pastilla diettica haba terminado. Me despert la luz, y luego las voces. La luz vena de alguna parte a mis espaldas, y arrojaba sombras movedizas al interior del automvil. Eran voces serenas, conf usas, de hombre y de mujer conversando.

PAGE 28

Tena el cuello tieso y una sensacin de arena en los oj os. La pierna se me haba dormido, presionada contra el volante. Bu squ atolondradamente las gafas en el bolsillo de la camisa y por fin logr ponrmelas. Entonces mir hacia atrs y vi la ciudad. Los libros sobre el diseo de los aos trei nta estaban en el ma letero; uno de ellos contena esbozos de una ciudad idealizada insp irada en Metrpolis y en Lo que vendr, pero donde todo se escuadraba, lanzndose h acia arriba entre las nubes perfectas de un arquitecto hasta unos muelles de zepelines y unos delirantes chapiteles de nen. Aquella ciudad era un modelo a escala de la que se alzaba a mis espaldas. Los chapiteles se erguan unos sobre otros en brillantes zigurats que suban hasta una dorada torre del templo central rodeado por los dementes rebordes de radiador de las gasolineras de Mongo. Podas es conder el Empire State en la ms pequea de aquellas torres. Calles de cristal suban entre los ch apiteles, transitadas de arriba abajo por formas plateadas y lisas como gotas de merc urio. El aire estaba atiborrado de naves: aviones de alas gigantescas, cosas pequeas, plateadas, velocsimas (a veces, una de las formas de mercurio de los puentes celestes se elevaba con gracia en el aire para sumarse a la danza), dirigibles de ms de un kilmetro de longitud, cosas con forma de liblula que planeaban, girocpteros... Cerr lo s ojos y di media vuelta en el asiento. Cuando los abr, me obligu a mirar el cuentakilmetros, el plido polvo de la carretera sobre el plstico negro de l tablero, el cenicero desbordante. PSICOSIS ANFETAMNICA dije. Abr los ojos. El tablero segua all, el polvo, las colillas aplastadas. Con mucho cuidado, sin mover la cabeza, encend las luces altas. Y los vi. Eran rubios. Estaban de pie junto a su automvil, un aguacate de aluminio con una aleta central de tiburn y ruedas lisas y ne gras como las de un juguete infantil. El rodeaba con el brazo la cintura de la mu chacha, y sealaba hacia la ciudad. Ambos estaban vestidos de blanco: ropas holgadas, las piernas desnudas, zapatos de un blanco inmaculado. Ninguno pareca advertir mis luces. El deca algo que er a sabio y fuerte, y ella asenta, y de pronto me asust: un sust o distinto. La cordura haba dejado de ser un problema; saba, por alguna razn, que la ciudad a mis espaldas era Tucson: un sueo que Tucson haba proyectado arrancndolo del sueo colectivo de toda una poca. Que era real, completamente real. Pero la pareja frente a m viva en l, y ellos me asustaban. Eran los hijos de los ochenta que nunca fueron, los ochenta de Dialta Downes; los Herederos del Sueo. Eran blancos, rubios, y probablemente de ojos azules. Eran americanos. Dialta haba dicho que el futu ro haba llegado a Am rica primero, pero que haba pasado de largo. Pero no all, en el corazn del sueo. All habamos seguido adelante, dentro de una lgica de sueos que no saba nada de polucin, de los lmites finitos del combustible fsil, de guerras extranjeras que era posible perder. Ellos eran limpios, felices, y totalmente satisfechos de s mismos y del mundo. Y en el Sueo, aqul era el mundo de ellos. Detrs de m, la ciudad ilumi nada: unos reflectores barra n el cielo por puro placer. Imagin a la gente atestando las plazas de m rmol blanco, metdica y alerta, los ojos

PAGE 29

luminosos brillando de entusiasmo por las avenidas inundadas de luz y por los coches plateados. Tena todo el siniestro gusto de la propaganda de las Juventudes Hitlerianas. Puse el coche en primera y avanc despacio, hasta que el parachoques qued a poco menos de un metro de ellos. Seguan sin verme. Baj la ventanilla y escuch lo que deca el hombre. Sus palabras eran luminosas y hu ecas, como el tono de un folleto de alguna Cmara de Comercio, y supe que crea en ellas totalmente. JOHN o que deca la mujer, HEMOS OLVIDADO TOMAR NUESTRAS PASTILLAS ALIMENTICIAS la mujer sac dos obleas de una co sa que llevaba en el cinto y le dio una a l. Regres a la autopista y me puse en marcha hacia Los Angeles, estremecindome y sacudiendo la cabeza. Llam a Kihn desde un puesto de gasoli na. Uno nuevo, en mal Espaol Moderno. Haba regresado de su expedicin y no pareci molestarle la llamada. S, SA S QUE ES RARA. TRATASTE DE SACAR FOTOS? NO ES PORQUE FUERA A SALIR NADA, PERO AADE UN FRISSON INTERESANTE A LA HISTORIA, QUE LAS FOTOS NO HAYAN SALIDO... PERO, QU DEBERA HACER? VER MUCHA TELEVISIN, SOBRE TODO PROGRAMAS DE JUEGOS Y TELENOVELAS. PELCULAS PORNO. HAS VISTO NAZI LOVE MOTEL? LA PASAN POR CABLE, AQU. ES HORRIBLE DE VERDAD. JUSTO LO QUE NECESITAS Qu me estaba diciendo? DEJA DE GRITAR Y ESCCHAME. TE VOY A REVELAR UN SECRETO PROFESIONAL: PUEDES EXORCIZAR TODOS ESOS FANTASMAS SEMITICOS CON LA PEOR PROGRAMACIN. SI A M ME QUITA DE ENCIMA A LOS FANTICOS DE LOS OVNIS, A TI TE PUEDE LIBERAR DE ESOS FUTUROIDES MODERNISTAS. INTNTALO. QU PUEDES PERDER? Y entonces me rog que lo dejara en paz, aduciendo que tena una cita temprano con el Elegido. EL QU? ESOS VIEJOS DE LAS VEGAS; LOS DE LOS MICROONDAS Pens en hacer una llamada a Londres, a c obro revertido, hablar con Cohen en BarrisWatford y decirle que su fotgrafo se iba a pasar una larga temporada en la Zona Gris. Al final, dej que una mquina me prepar ase un caf realmente imposible y volv al Toyota para terminar el viaje a Los Angeles. Los Angeles fue una mala idea, y pas all dos semanas. Era el pas primordial de Downes; haba all demasiado Sueo, y dema siados fragmentos del Sueo aguardando para tenderme una celada. Casi destrozo el coche en un paso a nivel cerca de Disneylandia, cuando la carretera se abri en abanico como un truco de origami y me dej zigzagueando entre una docena de minica rriles llenos de sibilantes lgrimas de cromo con aletas de tiburn. Pe or an. Hollywood estaba llen o de gente que se pareca

PAGE 30

demasiado a la pareja que haba visto en Arizona. Contrat a un director italiano que se las arreglaba haciendo trabajos de laboratorio y diseando terrazas alrededor de las piscinas mientras esperaba la llegada de su nave; hizo copias de todos los negativos que haba acumulado durante el encargo de Downes. No quise ver el material. Eso, sin embargo, no pareci molestar a Leonar do, y cuando hubo terminado el trabajo examin las copias al vuelo, como quien mira un mazo de baraja, las empaquet y las envi a Londres va area. Luego fui en ta xi hasta una sala donde pasaban Nazi Love Motel, y mantuve los ojos cerrados todo el tiempo. El telegrama de felicitacin de Cohen me lleg una semana despus a San Francisco. A Dialta le haban encantado las fotos. El admir el modo en que me haba METIDO EN EL ASUNTO y esperaba volver a trabajar conmi go. Esa tarde vi un ala volante sobre Castro Street, pero tena algo de tenue, como si estuviese slo a medias. Corr hasta el quiosco de peridicos ms cercano y busqu todo lo que haba sobre la crisis petrolera y los peligros de la ener ga nuclear. Acababa de decidir comprar un billete areo para ir a Nueva York. VAYA MUNDO EN EL QUE VIVIMOS, VERDAD? el propietario era un negro delgado de mala dentadura y evidente peluca. Asent, buscando monedas en los bolsillos del pantaln, deseando encontrar un banco de parque donde poder sumergirme en la dura evidencia de la casi distopa humana en que vivimos. PERO PODRA SER PEOR, VERDAD? AS ES dije, O PEOR AN, PODRA SER PERFECTO El hombre se qued mirndome mientras me alejaba por la calle con mi pequeo fajo de catstrofes condensadas.

PAGE 31

HISTORIA DEL CINE CIBERPUNK. (TERCERA PARTE) Ral Aguiar LA NARANJA MECANICA. Uno de los antecedentes ms claros por su acercamiento temtico y esttico al cine ciberpunk es, sin lugar a dudas, La Naranja Mecnica (A Clockwork Orange), de. Stanley Kubrick, (1971). El film es una adaptacin de la novela homnima de Anthony Burguess.. En esta pelcula se muestra un mundo en el que los valores que delimitan lo justo y lo injusto, lo moral y lo inmoral, quedan definitivamente trastocados. En una Gran Bretaa futurista, su protagonista, el joven Alex, es el jefe de una pandilla juvenil, los drugos, cuyas mayores diversiones son las violaciones, las golpizas a los mendigos y las peleas con otras pandillas similares. Pero el liderazgo que Alex asume dentro del grupo no es visto con buenos ojos por sus amigos, que una noche deciden traicionarle y tenderle una trampa para que le capture la polica. El joven es llevado a una prisin de alta seguridad donde tendr que pasar una larga temporada. Pero un da se le presenta la oportunidad de acortar su estancia presentndose voluntariamente como conejillo de indias a una nueva terapia, el experimento Ludovico, con el que se espera que despus de dos semanas la maldad ya no existir dentro de su ser. La "Tcnica Ludovico" consiste en inyectar a Alex una sustancia que al cabo de cierto tiempo le provoca nuseas y espasmos horribles; como cuando le lleguen va a estar viendo pelculas de apaleamientos, asesinatos, violaciones, etc. su cerebro quedar afectado, "condicionado", y relacionar estas acciones con la misma sensacin que le produce la droga, siendo incapaz de ejecutarlas. Para garantizar que la vista no se aparte de la pantalla, se le mantienen sujetos los prpados (con pinzas quirrgicas) y la cabeza, para que no la pueda girar. No obstante, el tratamiento le provoca tambin un "efecto colateral": al ilustrar unas imgenes de Hitler en desfiles nazis y de Stukas y Panzer en accin, como fondo suena la Novena de Beethoven; Por tanto, Alex tambin queda condicionado contra la Novena El ltimo da antes de su puesta en libertad hay una demostracin pblica sobre un escenario, con asistencia del Ministro y otras importantes personalidades: Alex se muestra incapaz de responder ante los malos tratos de un provocador, al que termina lamiendo la suela del zapato, y tampoco se le activa la

PAGE 32

"libido" ante una mujer semidesnuda. La prensa es unnime en sus elogios al nuevo sistema. Una vez libre, Alex se dirige a casa de sus padres, pero all se encuentra con una desagradable sorpresa: otro joven, Joe, ha ocupado su cuarto, en rgimen de alquiler; para sus padres es ms un hijo (su "sustituto") que un husped. Sus cosas han sido vendidas para pagar las indemnizaciones que marca la ley, y su serpiente "ha sufrido un accidente" y ha muerto. Alex decide irse de su casa, ya nada le une a su familia. Paseando por el muelle parece aca riciar la idea de tirarse al agua, pero an le espera un verdadero infierno. Un mendigo se acerca y le pide una limosna; Alex le da una moneda, pero el mendigo reconoce en l a uno de los que le apalearon, y lo lleva a golpes ante un grupo de otros viejos mendigos, que se ensaan con l hasta que llega la polica; pero esto no es sino ot ra etapa ms de su calvario, pues en los policas que se hacen cargo de l, Alex reconoce con horro r a sus ex "drugos" Georgie y el Lerdo: "dos jvenes en edad de trabajar que han encontrado trabajo". Ambos arrastran a Alex a un descampado, y tras pegarle numerosas veces con sus porras, casi le ahogan metindole la cabeza en un abrevadero. Alex, abandonado en tan lastimoso estado, consigue a duras penas llegar a una casa ante la que hay un letrero que pone "Hogar". Es la casa de l escritor al que en una ocasin anterior asaltaron l y su pandilla, pero Alex inic ialmente no se da cuenta, necesita urgentemente ayuda de donde sea. El escritor, desde la paliza recibida ha quedado invlido y vive ahora con un j oven forzudo, Julian; su mujer muri. Inicialmente, el escritor no sospecha que es el mismo que le asalt, pero s reconoce en l a la vctima de la tcnica Ludovico que ha salido en la prensa, lo que le llena de esperanzas de poder utilizar le polticamente para minar la popularidad del gobierno ante las prximas elecciones, presentndolo como vctima de la tortura policial. Telefonea a sus compaeros de partido para comunicarles la carta que tiene en su poder, pero mientras lo hace, Alex (que se est dando un bao) no tiene mejor idea que ponerse a cantar Singin' in the Rain con lo que el escritor se da cuenta de a quin ha metido en casa. Llegan los "camaradas", y Alex es obligado a beber vino con un somnfero. Se lo llevan en coche hasta otra casa, y all se despierta en una habitacin escuchando la Novena de Beethoven, reproducida en el piso de abajo a volumen ensordecedor mediante un magnetofn. La se nsacin de angustia de Alex es tal que intenta suicidarse tirndose por una ventan a; eso es lo que quera el grupo opositor, que se matara para conseguir titulares de prensa como "El Gobierno empuja al suicidio a un joven". Alex sale del trance con mltiples contusio nes y huesos rotos, pero an vivo. En el hospital, con casi el cuerpo entero escayolad o, recibe la visita de sus padres, que admiten que fueron injustos con l y le comunican que "Nuestro hogar es tuyo y sigue sindolo"; luego la de una psiquiatra, la Dra. Taylor, quien le ensea unos dibujos y le pide que cuente la primera reaccin que se le ocurra. Entre las respuestas que da, y el sueo recurente que le cuenta a la doctora que ha tenido (que le manipulaban dentro del cerebro) nos damos cuenta de que los ef ectos de la tcnica de Ludovico han sido eliminados en su estancia en el hospital. A hora ya vuelve a ser el Alex de antes. Y acto seguido recibe una importante visita: nada menos que el Ministro del Interior. El Ministro se presenta como su amigo, inclus o se "rebaja" a darle de comer en la boca como a un nio mimado. Le comunica que la gente que quera hacerle dao (el escritor y sus amigos) han sido encerrados. Para compensar las penalidades que ha sufrido Alex, el Gobierno le propor cionar un empleo con un buen sueldo. Ahora bien, tambin ellos necesitan que Alex les ayude a recuperarse en las encuestas, porque su caso ha influido muy negativamente en la popularidad del Gobierno. Alex comprende

PAGE 33

los oscuros intereses que mueven la poltica, y que l se ha convertido en una pieza importante en los manejos de las altas esferas. De momento, el Ministro necesita una foto junto a un Alex sonriente, y como muestra de buena voluntad, le trae un regalo: una cadena de msica donde est sonando la Novena que a Alex ya no le produce efectos negativos; mientras los fotgrafos disparan sus flashes, Alex se imagina revolcndose con una rubia en la arena ante los aplausos de aprobacin de unos encopetados ingleses victorianos ("el Sistema") que parecen asistir a las carreras de Ascot. Es decir, podr vivir a lo grande si se integra dentro del Sistema en vez de enfrentarse a l; dentro podr hacer aquello por lo que le castigaban si lo haca fuera. Su frase final resume este descubrimiento de que el Sistema no es mejor que l: "Estaba curado". Hoy en da tendemos a pensar que la caracterstica ms destacable de La naranja mecnica es su violencia, pero durante el rodaje no fue la violencia lo que se cuid especialmente, sino el "look" visual futurista y fuertemente ertico, basado en el "pop art" de la poca. La "profeca visual" que nos hacen las imgenes de la pelcula es la de una poca en la que el arte ertico ha pasado a ser de consumo de masas, desde el pene gigante que tiene en su casa la mujer de los gatos ("No toques eso", le dice a Alex, "es una obra de arte muy valiosa") hasta el mismo decorado del bar Korova, donde las mesas son estatuas de mujeres desnudas a cuatro patas y boca arriba. Asimismo, como grifos se utilizaban esculturas de mujeres arrodilladas que manaban Leche Plus por los pezones La mitificacin del erotismo, y por tanto de la juventud, que vemos en la pelcula no se refleja slo en los decorados, se supone que refleja la mentalidad de los personajes, y por tanto tiene repercusin en su indumentaria: por un lado los bragueros que llevan los "drugos" de Alex, con penes tan destacados, por otro lado vemos a la madre de Alex (que tiene el aspecto de una venerable abuela) vestida como una jovencita, con minifalda de cuero y botas, todo en colores chillones; recordemos que el "look" visual quiere ser una "profeca" de lo que nos aguardaba: al verla as vestida, cmo no acordarse de tantas operaciones de "lifting" e implantes de silicona como se hacen hoy en da, explicadas por la obsesin de parecer ms joven o sexualmente ms atractiva? Asimismo, la imaginera ertica popular convive con las grandes obras de arte del pasado, cuyo destino en la sociedad anunciada en la pelcula es poco menos que servir de "florero decorativo", como un objeto de consumo ms, como ocurre con el comienzo de la Quinta de Beethoven, degradada hasta servir como sonido de un timbre en la casa del escritor. Lo que nos resulta turbador en la pelcula de Kubrick no es que haya ms escenas de violencia o menos; comienza por su ambigedad moral frente al Mal. Estamos acostumbrados, por un "reflejo condicionado" como los creados por el tratamiento de Ludovico, a identificarnos con los protagonistas de las pelculas, y ms si son jvenes y guapos; Hollywwod nos ha acostumbrado en este sentido. Pero qu sucede si ese protagonista es un criminal? Entonces comenzamos a sentir la fascinacin del crimen, vemos que el cometer un crimen puede ser un acto que d placer. La moraleja del libro y el filme.es que el privar al ser humano de su libertad de eleccin entre el bien y el mal es mucho ms terrible que el mal que pudiera elegir. La descarada mezcla de violencia y sexo que Kubrick realiza en el film escandaliz por

PAGE 34

completo no slo a la crtica, sino a la sociedad en general, de la misma forma que lo hiciese en su da la novela. A pesar de estar ambientada en un futuro cercano, la pelcula trata la cara ms oscura de la juventud de su poca (violencia, inadaptacin...) de la misma forma que lo haran despus otros films como Trainspotting (no en vano este film era promocionado como "la Naranja Mecnica de los 90"). Bibliografa www.filomusica.com/filo23/ www.alohacriticon.com/elcriticon/ www.arturosoria.com/cine/art/naranja.asp www.culturalianet.com/art/


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim
leader 00000nas 2200000Ka 4500
controlfield tag 008 000000c19749999pautr p s 0 0eng d
datafield ind1 ind2 040
subfield code a FHM
c FHM
8 024
Q01-00003-n03-2005-04
FHM
FHM
049
FHM
0 245
Qubit.
n No. 3 (April 2005)
260
[Havana, Cuba] :
b Cubit
April 2005
310
Monthly
650
Science fiction, Latin American
v Periodicals
Science fiction
x History and criticism
Periodicals
Science fiction
Periodicals
1 773
t Qubit.
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?q1.3


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
mods:mods xmlns:mods http:www.loc.govmodsv3 xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govmodsv3mods-3-1.xsd
mods:relatedItem type host
mods:identifier issn 0000-0000mods:part
mods:detail volume mods:number issue 3series Year mods:caption 20052005Month April4Day 11mods:originInfo mods:dateIssued iso8601 2005-04-01