USF Libraries
USF Digital Collections

Qubit

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Qubit
Physical Description:
Serial
Language:
English
Publisher:
Cubit
Place of Publication:
Havana, Cuba
Publication Date:
Frequency:
monthly
three times a year
regular

Subjects

Subjects / Keywords:
Science fiction, Latin American -- Periodicals   ( lcsh )
Science fiction -- History and criticism -- Periodicals   ( lcsh )
Science fiction -- Periodicals   ( lcsh )
Genre:
periodical   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - Q01-00015-n15-2006-04
usfldc handle - q1.15
System ID:
SFS0024302:00015


This item is only available as the following downloads:


Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim
leader 00000nas 2200000Ka 4500
controlfield tag 008 000000c19749999pautr p s 0 0eng d
datafield ind1 ind2 040
subfield code a FHM
c FHM
8 024
Q01-00015-n15-2006-04
FHM
FHM
049
FHM
0 245
Qubit.
n No. 15 (April 2006)
260
[Havana, Cuba] :
b Cubit
April 2006
310
Monthly
650
Science fiction, Latin American
v Periodicals
Science fiction
x History and criticism
Periodicals
Science fiction
Periodicals
1 773
t Qubit.
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?q1.15



PAGE 1

De frecuencia mensual y totalmente gratis 0. ndice: 1. Qu es el Cibersexo? de Wikipedia 2. El fantstico mundo del cibersexo. 3. Hecho en Cuba: Bondage 3D (para mayores de 18 aos). Ral Aguiar 4. Gnero y sexualidad en las comunidades virtuales. Egdar Gmez Cruz. 5. Rock on. Pat Cadigan 6. El cibersexo, una nueva adiccin, dicen especialistas. Hernando Arango. 7. Adicin al cibersexo. Marlene M. Maheu 8. Historia del cine ciberpunk. (Captulo 13) Ral Aguiar

PAGE 2

Qu es el Cibersexo? de Wikipedia El cibersexo es un encuentro sexual virtual en que dos o ms personas conectadas a travs de una red informtica se mandan mensajes sexualmente explcitos que describen una experiencia sexual Es un tipo de juego de rol en que los participantes pretenden que estn teniendo relaciones sexuales describen sus acciones y responden a los mensajes de los dems participantes con el fin de estimular sus deseos y fantasas sexuales La calidad de un encuentro de cibersexo depende generalmente de la capacidad de los participantes para evocar una imagen vvida en las mentes de sus compaeros. Son asimismo claves la imaginacin y la suspensin de la incredulidad (ante posibles contradicciones). El cibersexo se suele practicar a travs de un chat (como el IRC o los chats de algunas pginas web) o un servicio de mensajera instantnea La creciente popularidad de las webcams ha dado lugar a un mayor nmero de parejas que las utilizan para conferir al encuentro un aspecto ms visual. El intercambio de correos electrnicos sexualmente explcitos tambin se puede considerar como cibersexo. Se suele recurrir al cibersexo para favorecer la masturbacin o como introduccin para una futura cita para tener relaciones sexuales en la vida real. Tambin se puede recurrir a encuentros similares mediante el servicio de SMS a travs del telfono mvil El cibersexo se distingue del sexo telefnico en que tiene un mayor anonimato y es ms fcil encontrar una pareja. El cibersexo suele darse entre desconocidos o personas que se acabar de conocer por Internet, y al contrario que el sexo telefnico, el cibersexo rara vez es comercial. En el cibersexo se puede intentar emular el sexo real de forma que los participantes intentan que la experiencia sea lo ms verosmil posible, aunque tambin se puede considerar un tipo de juego de rol que permite a los participantes experimentar sensaciones inusuales y experimentar actos sexuales que no intentaran en la vida real. Entre participantes "serios", el cibersexo puede ser parte de una trama mayor: los personajes pueden ser amantes o cnyuges, o un personaje podra ser violado para dar comienzo a la historia. En estas situaciones, los participantes suelen considerarse entidades diferentes de los personajes que estn teniendo las relaciones sexuales. Se suele ridiculizar el cibersexo porque los participantes no suelen tener ninguna informacin sobre la persona con la que estn hablando: la persona al otro extremo de la lnea podra ser un hombre o una mujer. Como el objetivo principal del cibersexo es la simulacin realista de una experiencia sexual, esta informacin no suele ser necesaria ni deseada.

PAGE 3

TICA Se debate sobre si el cibersexo supone un tipo de infidelidad Aunque no hay contacto fsico, los crticos sostienen que las fuertes emociones que se experimentan pueden suponer una presin aadida sobre las relaciones de pareja, especialmente cuando el cibersexo culmina en un romance por Internet Se han dado casos de divorcios provocados por el cibersexo. El cibersexo puede asimismo dar lugar a una adiccin a la red que se considera una causa del aislamiento social y una prdida de la productividad en el trabajo. CIBERSEXO Y PEDOFILIA Se sabe que algunos pedfilos y efebfilos han recurrido al cibersexo con menores de edad En el transcurso de estas conversaciones, a veces intentan enviar pornografa infantil por la red u organizar citas. En Estados Unidos algunos agentes de polica se dedican a fingir ser menores de edad para capturar a los pedfilos que intentan organizar citas con ellos. Esta prctica, por otra parte controvertida, se ha vuelto popular entre internautas que no trabajan para la polica, pero que registran las conversaciones y las suben a una pgina web, y en ocasiones denuncian el hecho a la polica. Uno de estos sitios es Perverted-Justice.com Obtenido de http://es.wikipedia.org/wiki/Cibersexo

PAGE 4

EL FANTSTICO MUNDO DEL CIBERSEXO Dejndome seducir con ritmo y gusto, armonizo mi trabajo despus de la implacable jornada laboral, mi deseo es ostentoso por liberar un Clmax. Acaso tanta economa, globalizacin y conflictos generan tanta ansia?, ya apaciguada logro cortar la seal de mi generoso equipo electrnico con inmediatez y solo queda una revolucionaria ilusin que le da libertad a mi cuerpo, alma, dejndola brillar desnuda, en su espacio inter-espacial, El Internet De esta forma, es como identificamos varios de los antecedentes que le dan va libre al fuerte deseo de consumir sexo virtual. Historia EL INTERNET Es una revolucionaria tecnologa de interconexin de redes informticas que permite a cada una de las computadoras conectadas, comunicarse en enlace directo. Esta interconexin de redes, es un vehculo al publico, teniendo acceso a redes informticas de organismos oficiales, educativos y empresariales. SU FUNCIONAMIENTO Existe un ordenador especial por dada red llamado Gateway, el cual permite que un conjunto de redes locales se puedan conectar entre s. Las interconexiones entre gateways utilizan diversas vas de comunicacin, como lneas telefnicas por cable, fibra ptica y enlaces por radio. El internet tiene distintos servicios mediante los cuales se utilizan muchos formatos de direccin. Existe el formato decimal con puntos (123.47.25.87) o el formato que se describe con el nombre del ordenador de destino y otras informaciones (mayor, dia, fi,upm,es) Todas las redes que se encuentran fuera de Estados Unidos utilizan sufijos que van al final de cada directorio, indicando el pas donde se encuentra dicha direccin, el sufijo utilizado para Espaa es (es) para Argentina (ar) para Colombia (co). Dentro de los diferentes estados ya se elige otro sufijo que permite especificar la organizacin a la cual pertenece. La red informtica que estamos indicando, lo observamos en instituciones educativas el cual es (edu) en centros militares (mil) en oficinas de gobierno (gob) Cuando se cite la direccin a la cual deseemos llegar, esta sale en su red de origen, all en la puerta es encaminada de puerta en puerta hasta llegar a la red local donde se encuentra la maquina de destino y se enva la informacin; Hay que tener en cuenta que no existe ningn

PAGE 5

control central de la informacin que la dirija, e lla navega por todo el ciber-espacio y acepta a los diferentes llamados de sus interesados. SU SERVICIO Son muchos los servicios a travs del intercambio de informacin entre las diversas computadoras, como es el transferir ficheros entre una computadora local y una remota, el conectarse a un ordenador desde otro lugar (telnet) o leer e interpretar ficheros de ordenadores remotos. Uno de los servicios ms recientes es el prot ocolo de transferencia de hipertexto conocido como (Http) el cual puede leer e interpretar ficheros de maquinas remotas, en imgenes, en sonidos o servicios de vdeo; la Word wide web conocida como (web o www) es la coleccin de ficheros denominados lugar es web o paginas web, que incluye tambin la variedad de textos en vdeo, grficos y sonidos. Historia El protocolo de internet y de control de tr ansmisin fueron desarrollados en 1973 por el informtico estadounidense Vinton Cerf como parte de un proyecto dirigido por el ingeniero norteamericano Robert Kahn pa trocinado por la agencia de programas avanzados de investigacin (APAI) mediante la cual se c onectaban redes de ordenadores de varias universidades y laboratorios de i nvestigacin de Estados Unidos. IMPACTO EN NUESTRA SOCIEDAD En nuestra vida moderna se vinculan muchos nive les de interelacin social ente los individuos como el poltico, el econmico, el religiosos, entre otros, los cuales le exigen una gran valoracin al tiempo y al espacio, debido a la simultanea aceleracin de nuestro tiempo, la cual busca una apropiacin directa excelentes relaciones de comunicacin que hemos logrado ver reflejadas en los ltimos aos, gracias a las nuevas tecnologas y su gradual aumento de velocidad en las transferencias de informacin mundial. Observamos como el impacto social de este fenmeno social de este fenmeno permite socializar individuos de diferentes lugares del planeta, intercambiando identidades culturales, idiomas, religiones y muchos otros aspectos que son parte y esencia de costumbres y tradiciones habituales. No-solo son trminos culturales los que hallamos in mersos en estas redes de datos, tambin se ponen a nuestra disposicin un objetivo ter ico de comunicaciones informticas que proporciona a colegios, bibliotecas, empresas y hogares un acceso universal a informacin de calidad que eduque, entretenga y que informe. Gracias al ofrecimiento de los diversos servicios se incrementan mas las cifras de usuarios, hacindose cada ves mas elevadas permitiendo entrar a la super autopista de la informacin donde su acceso es universal. LA ADICCION A INTERNET Si bien socializar es un nivel bsico de convi vencia social, en las autopistas virtuales puede llegar a convertirse en toda una pesadilla cuando de sueos se trata. El entretenimiento en algunos aspectos del comportamiento indivi dual se genera con impulsos excesivamente desmesurados en la ejecucin de ciertas labores. La compulsin por el uso de internet puede te ner ndices de gravedad tan altos o ms aun que los que tiene un drogadicto, un alcohlico, un jugador o un depravado sexual. Lo podemos

PAGE 6

llamar utilizacin patolgica de internet donde encontramos un gran numero de empleados, de estudiantes y de particulares que se internan en romances, en datos, en cifras, en msica y muchos otros aspectos de la vida que ofrece el ciber-espacio. En investigaciones norteamericanas los abogados especializados en familia, reportan cifras recods de divorcios relacionados con el ciberse xo, como romances entre diferentes parejas. De un muestreo realizado entre 1800 personas (en aso ciacin con Abcnews.com) se encontr el 6 por ciento con criterios ms estrictos de uso compulsivo de internet y el 4 por ciento adicional, abusaban regularmente en su utilizacin. ADICCION SEXUAL El individuo medica con sus sentimientos o lidia con sus preocupaciones al grado que tal comportamiento sexual se convierte en el mecanismo para trabajar la ansiedad de su vida. En esos momentos es difcil detener por si mism o su comportamiento sexual por periodos prolongados, ya que se busca desafortunadamente l estimularse por medio de fantasas sexuales. Cuando hablamos de una adicin sexual al ciber sexo, podemos sealar a tres clases de adictos, el biolgico, el sociolgico y el espiritual, el biolgico, es aquel que ha condicionado su cuerpo a recibir qumicos o sustancias cerebral es a travs de unos procesos de reforzar unas fantasas sexuales, con una eyaculacin provo cada gracias a una estimulacin continua, de grficas, palabras, videos, etc. el adicto sociolgico es aquel que tiene una necesidad de medicarse para escaparse de sus situaciones fsica s o emocionales, de esta forma el individuo encuentra la mediana sexual y ella tiene priorida d antes que cualquier otra adiccin (alcohol, el juego, las drogas) por otro lado el adicto espir itual liga su ansiedad llenando su vaci de Dios que hay en su corazn, esto lo consuela, lo ce lebra y, Lo hace sentir realmente en paz con l, con Dios y con su espritu. CONSECUENCIAS DE LA ADICCION AL CIBERSEXO Una de las consecuencias al cibersexo es que el individuo adquiere ciertos comportamientos que son algo exagerados dentro de una vida normal, como es la funcin excesiva de la masturbacin, como primer acto sexual que se convierte en un habito descontrolado. Otra de las consecuencias es la dependencia so ciolgica, que se presenta cuando un individuo se habita al uso de internet all surge una controversia entre profesionales de la salud, los cuales sealan que una persona debe de tene r una integracin entre mente y cuerpo para comprender las interrelaciones entre todas las partes del organismo, mientras que el internet es algo completamente artificial en le que se vive una fantasa, que es frustrada con posterioridad al no contacto carnal, esto puede generar cualquier comportamiento de morbo, de abuso sexual y en casos extremos al de una violacin sexual. Se ha podido comprobar mediante algunos estudios que varios de los adictos al internet, son generalmente personas que viven dentro de una fantasa virtual, existiendo en ellos objeciones morales, sociales y ticas para mostrarse de manera real, escudndose entonces en un anonimato profundo y seguro como lo es el in ternet. All podemos ver como individuos frustrados por algn complejo se expresan con libertad y no es difcil ver a un hombre que pese mas de 180 Kg. haciendo el amor con una mujer de 58 aos. Aunque numerosos estudios psiquitricos no especifican si la adiccin sexo ciberespacial es una enfermedad o un simple desorden en la conduc ta del individuo, varios de los mdicos si establecen diferencias y otros tantos de los adictos son atendidos en clnicas para la rehabilitacin por un consumo excesivo. En Esta dos Unidos el ministerios Heart to heart

PAGE 7

Counseling Center provee informacin en el mbito mundial sobre diferentes estudios realizados. Varios de los estudios en Norteamrica, conc luyen que aquellas personas que dedican mas de 11 horas semanales a buscar pornogrficas en internet tienen problemas mentales. Es as como aquellas personas que dedican mas de 1 hora y media diaria, segn el estudio, denotan problemas de ndole sexual o personal. Una de las revistas norteamericanas la Webworl, segn su publicacin, estableci que el 8 % de los cons ultados se sita en el grupo con problemas de tipo personal u otra ndole, tambin se estableci que la mayora de los internautas que visitan sitios web lo hacen por diversin, y no necesar iamente para buscar excitacin, permaneciendo algunos minutos. Tambin se detecto que el 86% de los hombres consu ltados admite haber consultado sitios pornogrficos y el 13% restante es equivalente a mujeres que se vinculan al medio ciberntico. EL NEGOCIO El cibersexo mueve en todo el mundo 1,2 billones de dlares al ao, y tiende a aumentar aun ms, el sexo en cualquier soporte vende y en internet los clientes pueden ver contenidos pornogrficos, sin visitar el cuarto de atrs de l vdeo club de su barrio, pueden ver lo que quieran a la hora que elijan y en el lugar que prefieran. Los sitios porno utilizan tcnicas de Marketing que las grandes empresas haran bien en imitar. Si no, haga la prueba: teclee en cualquier buscador la palabra Sexo, y ver como la pagina correspondiente se llena de publicidad x. Son, adems, empresas fuertemente capitalizadas que invierten hasta dos millones de dlares en la camp aa de lanzamiento en la web, siendo en la actualidad vanguardia tecnolgica de internet. Gracias a esta poltica agresiva de inversiones, los web porno se han trasformado en autnticos shows digitales, para una cuota mensual de 10 dlares, los clientes pueden ver desnudarse a chicas en vdeo y en directo. Dos de los reyes del comercio on-line tienen 24 y 27 aos, ellos son Seth Wahavsky y Dannie Ashe. El primer propietario de Penthouse es conocido como el rey del Ciberporno, Danni es propietario del web ertico, entre otros.

PAGE 8

3D-Bondage (para mayores de 18 aos) Por Ral Aguiar Al llegar a casa ella me estar esperando, dispuesta a cumplir todos mis deseos, los ms nobles y los ms retorcidos. Por eso no escatimo y regreso en taxi, y hasta soy capaz de darle una buena propina al chofer por dejarme antes de lo que esperaba. Todo el viaje lo he pasado lleno de fantasas sexuales y hasta tengo que simular mi ereccin al descender del vehculo. Ya en el apartamento no me demoro ni cinco minutos en comer un bocadillo, vestirme con el traje de licra, conectarme los biosensores, vibradores, difusores de calor, los captadores de sensaciones tctiles, el casco de RV y sentarme de inmediato frente al ordenador. Tecleo mis preferencias en la ventana de opciones, salvo la nueva configuracin y ejecuto el programa. La renderizacin es instantnea. Esta vez me encuentro en la oficina principal de la Corporacin millonaria Dreamtech, de la que soy su presidente ejecutivo. La mando a llamar, Helga, ven aqu inmediatamente por el dictfono y ella aparece tmida y con la mirada baja, vestida de negro de la cabeza a los pies. S, seor Philipe. Deseaba verme? Tan puta como siempre., pienso No s a quien espera engaar con esa carita de desamparada. Yo me entretengo un rato en humillarla como se merece, le devuelvo la carpeta de los informes estadsticos para que los rehaga, la llamo intil, incapaz, y la amenazo con despedirla sin contemplaciones si tengo que devolverle sus informes de nuevo. Ella palidece en el acto. No, por favor, seor Philip, yo le prometo... pero yo no quiero escuchar sus excusas y promesas.

PAGE 9

-Estoy cansado de darte oportunidades, siempr e es igual. Creo que mejor busco a una secretaria ms eficiente, que no me haga pe rder tanto tiempo y dinero. Es ms, me lo he pensado mejor. Ests despedida. Ve a recoger tu cheque y.... -No, por favor!, No me haga eso, seor Phi lipe!, yo estoy dispuesta a hacer todo lo que usted me diga, se lo juro seor.. Cualquier cosa? -Lo que usted desee seor.. Sonro. As es como siempre he querido tenerla, a mis pies y rogando. Esta es la oportunidad que esperaba. -Demustramelo. Cmo? Ella seguramente ya adivin a lo que le voy a pedir a continuacin. -Desndate. Vacila pero yo s que en el fondo lo des ea, lo compruebo cuando se inclina un poco ms de la cuenta al sacarse el vestido. Al ra to ya est frente a m, totalmente desnuda y abierta de piernas. -Acrcate. le ordeno. La acaricio un poco y ella se estremece, mira hacia la puerta sin poder ocultar su nerviosismo, luego se acerca, me abre la bragueta y pugna con mi verga en su boca, pero eso no me excita. Siempre he necesitado de emociones ms fuertes, as que la separo de m halndola por el cabello y le ordeno ponerse el respaldo de la silla a altura del abdomen, doblarse sobre l y a poyar los brazos y manos en el asiento. Saco de una gaveta varias s ogas y la ato en es a posicin, cuidando de que las cuerdas queden bien apretadas para observar como se le amorata la piel. Luego le tapo los ojos con mi corbata oscura, para que no pueda ver y as sienta ms y no pueda saber ni dnde yo estoy o con qu voy a golpearla. Ella no sabe todo lo que le espera. Me quito el cinturn y empiezo a acariciarle las nalg as, piernas y espalda. Ya comienzan a molestarle las cuerdas, sobre todo las que le cruzan sobre los senos, que imagino ya deben estar rojsimo. De repente la azoto en el culo, le escu ece, ella da un respingo y un grito de dolor. -Cllate, puta, no quiero orte, si no eres capaz de aguantar, mejor lo dejamos aqu y te largas de la empresa. -No, seor Philipe, por favor, no chillar, se lo prometo, -me contesta llorosa, pero yo necesito humillarla todava ms. A partir de ahora, me vas a llamar Mi Amo Ella no dice nada y le fustigo nuevamente las nalgas con ms fuerza. Noto como sus manos aprietan los bordes de la silla. Quin yo soy? Mi...mi amo, seor. -As me gusta, esclava. La sigo azotando rtmicamente. Empiezo por golpes ms suaves, para activar la circulacin, pero luego quiero que entienda que esto es un castigo verdadero, no un juego, as que en cada zona o con cada instrumento le pego desde el inicio con fuerza y

PAGE 10

con saa. Es tambin una venganza y no slo un castigo. En todos los casos fustigo amplias zonas de su piel, pero insistiendo en algunas para acentuar el dolor y la consecuente marca posterior, que tanto me gustan. Algn gemido muy apagado me va indicando dnde ms le duele y ah es donde yo ms insisto en el escarmiento. Acaricio su espalda y est empapada de sudor. Solloza de nuevo y le pregunto: No te gusta? Quieres irte?. Niega con la cabeza y le doy permiso para hablar. Slo quiero ser tu esclava, castgame. Acerco mi mano a su vagina, meto un par de dedos y compruebo que est mojada como nunca. Le digo: "Quizs te gustara que te follara, verdad?". Ella afirma con la cabeza sin hablar. Separo sus nalgas, coloco mi verga en su ano, y la penetro sin contemplaciones. Helda grita de dolor. Bomb eo entre sus nalgas golpendolas con el reverso de mis manos con toda mi fuerza. Yo quiero que le duela por dentro y por fuera, as que la embisto repetidas veces con toda mi rabia, sin miramientos y. al final eyaculo en sus entraas. Esta vez me quedo unos instantes ante ella, para que pueda adorar mi miembro todava en ereccin, h acindole lamerlo, para limpiarlo de los restos de semen y de la suciedad de su culo. -Eres mi puta, le digo. Quiero que me lo digas. -Soy tu puta. Soy una puta.-re pite como si comenzara a gustarle -. Haz conmigo lo que t quieras. No me conformo. Necesito humillarla todava ms. Hasta el lmite. La desato y le ordeno ponerse de rodillas. Despus, tomo una soga y se la anudo al cuello. -Ahora eres una perra. Vamos pa ra donde te diga. Anda, perra. Tirando hasta casi asfixiarla, la llevo hasta el cuarto de bao. La mando a meterse en la baera, boca arriba y con los ojos cerrados Me encaramo en los bordes y comienzo a orinar sobre su rostro. Le digo que abra la boca y se lo beba y ella obedece, tragando parte del orine, temiendo mi ira. La mando lavarse, mientras me abrocho la portauela. Al fin, satisfecho de su obediencia, le digo que se seque. Ya seca, la hago sentarse en el borde de la baera y, sentndome yo sobre la tapa de l inodoro, le digo que estoy co ntento de ella, que es una buena esclava, y que no la voy a despedir, pero que en lo adel ante deber estar dispuesta a seguir cumpliendo todos mis deseos. Helga se apresura a contestar: S, mi amo. Lo que usted quiera. Ahora lrgate, puta. S, mi amo. Ella desaparece antes de que me arrepienta Yo me siento plenamente satisfecho. Por fin me decido y con un poco de pesar, leva nto la manga izquierda de mi camisa y aprieto un botn a un costado del rlex de oro.. Y vuelvo al mundo real. Al mediocre y estpido mundo real. Donde no llevo un rlex de oro y mucho menos soy el presidente de la corporacin Dreamtech. Me quito el casco y los dispos itivos biosensores. Ahora te ndr que lavar el depsitovulva donde ha ido a parar mi semen y el orine de la escena final. Compruebo que

PAGE 11

estoy empapado de sudor y me meto a la duc ha. Esta sesin de hoy me ha relajado ms que nunca y cuando ya estoy dispuesto a irme a la cama suena el pitido que indica un mensaje urgente de la empresa. En la pantalla del ordenador aparece el rost ro real de Helga, mi jefa de despacho. Seor Philips, Dnde estn los informes que le ped estuvieran listos hoy para las 7 en punto? Hasta cuando vamos a esperar porque comprenda la importancia de...? No sabe que por su ineficiencia la corporacin podra perder...? Venga inmediatamente para ac! Yo asiento a todo lo que dice. No puedo poner en peligro mi empleo as que corro a vestirme temblando por no poder llegar a tiempo. Por dios, como la detesto, siempre con su aire superior, tratndome como a un ttere, llamndome ineficiente, mediocre, ponindome en evidencia... Dios, como la odio! Mientras trato de conseguir un taxi, casi impos ible a estas altas horas de la noche, me consuelo pensando que en la prxima sesin podra coger a la muy zorra y llenarle el cuerpo de alfileres, o meterle un cable con electricidad en la va gina, o picarla en pedacitos e rmela comiendo mientras el la se va desangrando lentamente, o...

PAGE 12

. Gnero y Sexualidad en las Comunidades Virtuales Autor: Edgar Gmez Cruz 1.Cuerpos y cyborgs "Los hombres quieren forzar a las computadoras a someterse. Las mujeres slo quieren las computadoras para trabajar" Deborah Tannen En su novela Frankenstein realizada en el siglo XIX, Mary Shelley habla de un cientfico que "crea" un ser humano con partes de diferentes cuerpos y mediante un proceso bioelctrico le da vida. Esta podra ser una buena metfora para ejemplificar lo que sucede en los sistemas de Comunicacin Mediada por Computadora (CMC), en donde una persona "crea" a otra persona que aunque diferente a ella misma, es un reflejo de su personalidad (igual que Frankenstein del doctor que lo cre) pero que est tambin construida de partes, slo que no son partes fsicas sino construcciones cognitivas compartidas, fragmentos de imaginacin expresados en palabras y decodificados en sueos e ilusiones. "Penetrar en la pantalla envuelve un estado de cambio, del espacio fsico y biolgico del espectador corpreo al simblico, metafrico, de una "alucinacin consensual" del ciberespacio; espacio que es locus de un intenso deseo de reconfigurar la corporizacin" (Stone, 1992, p. 109). Aunque el referente fsico est ausente, se tiene un "cuerpo virtual", una parte de esa construccin social compartida, lo que algunos autores llaman "Cyborg" (Haraway, 1996), que en estricto sentido es un ser compuesto de un componente humano y uno mecnico (electrnico en este caso) o en palabras de Kember (1998). "El cyborg es un hbrido de humano y mquina, o una encarnacin de la diferencia. No es un sujeto sino una posicin de sujeto, y su existencia es altamente contingente" (p. 362). Stone (1992) seala que los participantes de la CMC "construyen sus cuerpos en lnea describindolos, ya sea espontneamente o como respuesta a preguntas, y articulan sus discursos alrededor de esta asuncin" (p. 105) siendo entonces un proceso de construccin-deconstruccin. En este sentido, se abren posibilidades nuevas para aquellas personas con

PAGE 13

descontento con su propio fsico, ya sea por razones psicolgicas o reales, lo que puede ser el caso de personas con discapacidad fsica, psicolgica o social "La gente cuyas desventajas fsicas le dificultan tener nuevas amistades, encuentra que las comunidades virtuales los tratan como siempre quisieron que se les tratara, como pensadores y transmisores de ideas y seres que sienten y no como vasijas carnales con una cierta apariencia y una manera de hablar y de cami nar o de no hablar o de no caminar" (1992). Resulta lgico sealar entonces el carcter cu asi teraputico e inclusive catrtico que puede generar el medio. "Los participantes aprenden a delegar sus agenc ias a cuerpos representativos que existen en el ciberespacio, pero las interacciones que e llos tienen en esos espacios son mucho ms como interacciones en el mundo real. Los nios tmi dos desarrollan habilidad es sociales en lnea que despus pueden aplicar en interacciones cara a cara con amigos "reales"" (Shina y Stone, 1995, pag. 273). La pregunta sobre el cuerpo nos lleva necesariam ente a cuestionarnos sobre el gnero y la sexualidad a travs del Internet, siendo el segundo uno de los temas que ms debate suscita y preocupa en cuanto al uso de la red. 2. Gnero en las comunidades en lnea, algunas consideraciones Si bien este no pretende ser un metanlisis exhaustivo de los estudios de gnero sobre CMC, si podemos afirmar que la mayora coincide en que si bien las tecnologas ofrecen oportunidades de igualdad y desarrollo femenino, tanto el diseo, el acceso y el uso de dichas tecnologas siguen siendo una construccin m asculina. Herring (1996) defiende la idea de que al contrario de lo que se piensa sobre el hecho de que la CMC neutraliza la distincin de gnero, "las mujeres y los hombres tienen diferentes y reconocibles formas de escribir sus mensajes electrnicos" (p. 144) por lo que al haber r econocimiento, sigue ex istiendo la diferencia. Kember (1998) por su parte afirma que "El cibe respacio es el lugar donde las jerarquas de las relaciones sociales se ven intensificadas" (p. 367) por lo que propone que "para el feminismo es importante reconocer la multiplicidad de identidades y experiencias femeninas para proporcionar una crtica adecuada a las formas domin antes de la ciencia y la tecnologa y para poder lograr el cambio" (p. 350). Aunque Plant (1996) lo pone en un plano mayor cuando seala que la economa masculina es la culpable de una falta de desarrollo para las mujeres, centrando su anlisis en las nuevas tecnologas. Hablando especficamente de la CMC hay que sealar que un elemento bsico de dicho anlisis es que la conectividad sigue siendo en su mayora de hombres con formacin media mnimo (aunque en algunos pases se nivele ms, en Mxico sigue siendo esta la situacin), lo que reduce en mucho la participacin femenina en dichos sistemas. Sin embargo, tomando como base la afirmacin de que la ausencia de una representacin fsica es una caracterstica de la CMC, se puede pensar que las distinciones de gnero no existen, si bien es cierto que elementos como el nick, o la informacin que se inserta en el sistema para validar las cuentas pueden dar pistas, estas pueden ser informaciones falsas. Por ejemplo, alguien que se pone el sobrenombre de "el macho" puede ser en realidad una mujer (de cualquier edad). Dado el anonimato, se pueden generar situacion es en las que incluso se experimenta con la creacin de un ser virtual del otro sexo (o un personaje asexual). Bruckman (1996) dice que "el gnero es slo un ejemplo de un aspecto de la identidad personal que la gente explora en los MUD" (p.445) y que interpreta como una mnima parte de un cambio mucho mayor: "El intercambio de sexos es un ejemplo extremoso de algo fundamental: la red est en el proceso

PAGE 14

de cambiar, no solamente la manera en la que trabajamos, sino la forma en la que pensamos sobre nosotros mismos, y finalmente, quienes somos." (p. 446). Una aportacin importante desde la psicologa es la de Turkle (1995) quien menciona distintos casos de personas que utilizan un sistema de CMC para llevar a la prctica roles que en algn momento juegan en su interior y que se b asan en personas cercanas que quisieran ver comportarse de esa manera. Por ejemplo, si la madre de una de las usuarias es incomprensiva y violenta, el personaje creado por la hija podra ser el de una ma dre comprensiva y tranquila. Al analizar esto, Turkle menciona la existencia de mundos alternativos que cubren necesidades o situaciones deseadas que no pueden existir en la vida real. Intentando atenuar el sentido tan trascendente de lo que pudiera acontecer al inte rior del BBS Argyle y Shields (1995) dicen: "Los cuerpos y las experiencias de la vi da cotidiana son, ambas, el contenido de la comunicacin por Internet (en la banalidad del chisme o las discusiones sobre sexo) y contiguo por su uso (en la forma de los cuerpos de los usuarios). El Internet por si mismo es parte de la vida cotidiana; es parte de los as pectos ms banales de la interaccin social (p. 58)". Por supuesto, existe mucho terreno que explorar en cuanto a la relacin de mujeres y hombres en la red, se tienen que encontrar caminos desd e el acceso para buscar una igualdad entre los sexos en cuanto al uso de la tecnologa y especfi camente de Internet y la CMC. Kember cita a Plant y seala que: "Enganchado a las pantallas y conectado a las pletinas el hombre se convierte en usuario y en adicto, y ya no puede insistir ms en su s oberana y separacin soberana de la naturaleza. Cada vez ms integrado con el entorno del que siempre se haba considerado diferenciado, se encuentra a s mismo viajando en redes que ni siquiera saba que existan y entrado en espacios en los que sus concepciones de la rea lidad y la identidad quedan destruidas. Es el retorno de lo reprimido, de lo femenino, inclus o quiz la venganza de la naturaleza (p. 369)." Quiz as sea. 3. Cibersexo en las cv Ningn cuerpo virtual, sin importar que tan be llo sea, podra retardar la muerte de un ciberpunk con SIDA. Aun en la era de los sujeto s tecnosociales, la vida se vive a travs de cuerpos. Alluquere Stone Todos los bits son iguales, pero al gunos son ms cachondos que otros. Van Deur Leun 4. Sexo en internet; mito o realidad Andrs de Luna, quiz una de las personas que desde Mxico mas ha entendido la sexualidad como una parte de la expresin de lo llama do humano, cuenta que existe un programa de televisin en una emisora local de Nueva Yo rk, en donde una mujer recibe llamadas del pblico (que por supuesto tiene que pagar una cantidad considerable por minuto), y acta en vivo lo que el pblico le va diciendo, claro est, relacionado con el sexo, un programa que propone una especie de voyeurismo interactivo.

PAGE 15

Van Der Leun (1996) habla de que siempre ha ha bido en la historia una relacin estrecha entre la tecnologa y el uso sexual que se da de esta, en ello coincide con Rheingold (1995) y con Tsang (2000) quien seala que "conforme la hum anidad crea nuevas invenciones, las personas encuentran formas de erotizar la nueva tecnol oga". Sin embargo, parece que esta bsqueda no es exclusiva de la tecnologa disponible, como dice Miranda (1994) Existen "dos aspectos inherentes al ser humano, su aspiracin al placer ertico y la diversidad de formas en que ste puede manifestarse" Sin embargo, la prueba del incremento en la oferta que involucra contenidos sexuales y tecnologas es comprobable porque en ltimos tiempos ha habido una importante movilidad social para frenar la expansin del uso se xual de las nuevas tecnologas de comunicacin, mientras que las ofertas crecen a diario (desde CD-ROMs pornos hasta sitios con videos, fotos, animaciones y dems herramientas sexo-tecnolgicas). Eso sin hablar de la vieja lucha contra la violencia y el sexo en los mensajes televisivos y cinematogrficos. Una de las maneras para conocer el uso que se da al Internet es precisamente el de conocer la oferta existente y para ello, las pistas que nos pueden dar los buscadores (o motores de bsqueda) son muy interesantes. Utilizando el Google, que es la nueva generacin de buscadores y uno de los ms avanzados, realic la bsqueda de una serie de conceptos y palabras claves para saber el nmero de menciones que estos tienen en los sitios de Internet. Esta bsqueda dio como resultado la siguiente tabla: Business (negocios) 76,900,000 Computer (computadora) 45,100,000 Art 37,200,000 Sex 34,700,000 Power (poder) 32,800,000 Money (dinero) 30,300,000 Love (amor) 29,800,000 Religion 2,520,000 Vemos que si bien el sexo tiene un nmero muy im portante de menciones, dista mucho de la oferta dedicada a los sitios de negocios o de la industria de la computacin. Incluso es interesante ver que existe un mayor nmero de sitios dedicados al arte que a cuestiones relacionadas con el mbito sexual, aunque valg a el comentario de que no todos los sitios con referencia al sexo son necesariamente pornograf a, y pueden ser desde consultorios mdicos hasta trabajos acadmicos sobre el tema. Aunque, la mayora si tienen que ver con contenido sexual grfico y explcito. Quise tambin h acer una bsqueda con palabras cuyo significado remita a los valores morales. Siendo la religin (por mucho) la de menor nmero, mientras que sitios con palabras como poder, dinero, y amor estn por debajo de los de dicados al sexo. Cabe sealar un dato por dems interesante; realiza ndo la bsqueda en espaol la palabra "amor" tiene 1,600,000 pginas mientras que la palabra "se xo" slo tiene 1,050,000, dato que dejo a la libre interpretacin del lector. Definitivamente estos datos no tienen representativ idad alguna, pero si son indicativos del uso que se da al Internet (si pensamos en la le y de la oferta y la demanda en donde a mayor demanda, mayor oferta). Por otro lado, son conceptos aislados que no significan necesariamente algo en s mismos. Sin embargo, considero interesante el saber que si bien el Internet ha desarrollado en muchos de sus nodos, puertos donde los usuarios puedan tener desahogos fsicos o emocionales re lacionados con cuestiones sexuales, es el comercio el que sigue teniendo la batuta de lo que sucede en su interior (de hecho la mayora de los sitios sexuales, son comerciales). 5. La sociedad civil y el internet como objeto sexual

PAGE 16

Ahora bien, ms que establecer un anlisis minucioso de los diversos mbitos sexuales de las nuevas tecnologas o el Internet, mi inters radica en conocer las formas en que las personas comunes y corrientes utilizan al Internet para desarrollar actividades psico y socio sexuales y de qu forma se dan estos usos en los sistemas de Comunicacin Mediada por Computadora (CMC). Sin embargo, considero importante como un marco de referencia el apuntar algunas de las situaciones que implican cuestiones sexuales en el uso del Internet. Por un lado podramos hablar de contenidos sexuales a los cuales se busca el acceso, sobretodo, pginas de Internet, servicios de vi deo en demanda, o incluso audios. Un ejemplo que podra ser til para ilustrar esto es un ser vicio de video por Internet en donde una presentadora da las noticias al mismo tiempo que se desnuda (las noticias son serias). Por otro lado tenemos aquellos mensajes con contenido sexual que no son necesariamente buscados, como correos electrnicos, o resultados de bs quedas, y que, aunque pueden no ser vistos, si es importante mencionarlos como parte del trfico sexual de la red. Esta distincin es importante porque nos puede decir a que grado est impregnado el Internet con una carga sexual, si bien hay personas a las que no les ha sucedido, una gran parte de la poblacin que tiene correo electrnico ha recibido por lo menos alguna vez, un texto, una imagen, una fotografa o hasta un video con contenido sexua l, ya sea de carcter ertico o simplemente irnico pero con contenido sexual. Tambin aquellos que estn suscritos a algn sistema de CMC han recibido alguna vez una invitacin a vi sitar pginas con contenido sexual explcito. Todos los informantes coincidieron que exista un gran nmero de contenidos sexuales y que todos ellos haban recibido ya sea invitaciones o archivos electrnicos. Ahora bien, hablando especficamente de las lla madas comunidades virtuales ya vimos que stas se caracterizan por la capacidad de cohesi n y agrupamiento de personas con intereses en comn, de esta forma, se convierten en verdad eros nichos de intercambio de informacin en donde, basndose en elementos de unin, es muy fcil establecer lazos que desemboquen en diversos tipos de relaciones. El Internet se est posicionando como una opcin muy recurrida para encontrar compaa amistosa, romntica, sexual, platnica o de cualquier tipo. Ya las historias de parejas que se han conocido de est a forma y que estn casados (o que dejaron a sus esposas o esposos por alguien ms) no son la novedad y cada vez son ms las almas solitarias (y las no tanto) que encuentran en el Intern et el medio idneo para conocerse, enamorarse y porqu no, satisfacerse. El analizar las relaci ones en general que se dan va Internet es un trabajo sumamente interesante y necesario. Sin embargo, este texto se centra nicamente en el plano de relaciones sexuales y no de otro tipo (que por supuesto muchas veces se mezclan; relaciones sexuales entre amigos, entre parejas romnticas etc.). Algunos piensan que no hay sexo ms seguro que el ciberntico. Plant habla de esta visin y la describe de esta manera: "Sexo libre de contacto, sin secreciones en una zona de total autonoma. Un ambiente libre de los efectos secundarios y de las complicaciones de las cpulas reales; enfermedades transmitidas, concepciones y abortos, y la tris te obligacin de las necesidades emocionales. Un circuito cerrado, sellado del exterior, un espacio virtual para acceder a voluntad" (p.460). Y sin embargo, ella critica esta visin argum entando que finalmente las personas se exponen igual que en una relacin normal. Pero para sacar una conclusin debemos conocer en principio qu es exactamente y cules son las posibilidades del sexo virtual o tambin llamado "cibersexo". Cibersexo: la ltima frontera del eros? La base de los sistemas de CMC en un principio era nicamente textual, es decir, las posibilidades de erotizacin eran nicamente las que pudieran desarrollarse con palabras. Sin embargo, con la llegada de programas ms av anzados como el ICQ o los "messengers" de

PAGE 17

Hotmail o Yahoo se tiende a tener ms elementos audiovisuales, en donde la videoconferencia es el punto mximo de desarrollo hasta el mome nto. Pero aunque se tiene la posibilidad de mostrarse fsicamente (mediante fotos o videos ), las personas siguen utilizando recursos para recrear o construir una identidad ficticia (pone n fotos de artistas, caricaturas, fotos retocadas digitalmente etc.). Aunque el grueso de la interaccin sigue siendo textual. Por ello, la sexualidad se recrea diferente, los usuarios inventan y reinventan formas discursivas que funcionan como interaccin social, esto permite recrear la sexualidad fsica con la referencia de la vida real. Llegando a un grado de inme rsin en donde surgen situaciones difciles de entender, por ejemplo casos de "sexoservidoras" (Van Der Leun, 1996) y "violaciones" (Dibell, 1996) en lnea. El concepto clave y medular de esta cuestin es el cibersexo o sexo virtual, Branwyn (2000) seala que hay tres tipos de sexo virtual; el r eal que se da cuando dos personas en un espacio bidireccional (que podra considerarse la forma n tima de interaccin; dos personas "hablando" en un espacio sin que alguien ms pueda acceder a l, aunque tambin puede ser en un espacio con mayor flujo de personas, una cuestin muy parecida al telfono), comienzan a describir una relacin sexual a la vez que (y no necesariamente) concretan con c ontacto fsico personal esta dinmica. Si bien en un principio esto pudiera parecer antinatura, fro, insensible e impersonal, dadas las caractersticas de inmersin en el sistema, en algn momento puede hacerse transparente la comunicacin, y la erotizacin mutua puede llegar a niveles sorprendentes; una mezcla entre literatura ertica, pltica de pareja o terapia sexual que con la ayuda de la imaginacin puede alcanzar niveles de sensibilidad muy fuertes (y por supuesto orgasmos ya que existe un estmulo fsico). Miranda lo apunta claramente al hablar de la "fantasa central alucinatoria": "Cuando el "otro" dador de placer est ausente se utiliza la satisfaccin alucinatoria, la activacin de la huella que en la memoria dej la primera experiencia de placer, ste es el mecanismo precursor de la capacidad creativa, de inventar e imaginar al "otro satisfactor"" (1994, p. 524). Y contina diciendo "Un compaero es slo un acompaante con quien compartir la experiencia pero la calidad y disfrute de la misma depende nicamente de la propia persona" (pg. 531). Por ello, el cibersexo encuentra un eco en las fantasas para desarrollarse, llegando a ser tan extrema esta situacin que incluso hay engaos "permitidos" como lo seala una informante que tiene relaciones lsbicas mediadas por computadora: "...hay que jugarsela pues es parte del juego, pero hay limites, tu crees que estas con una mujer y te salen con otra cosa, y eso por lo me nos te enfria un poco pues te cambia toda tu fantasia que venias creando, aparte de que yo sinceramente cuando los descubro antes de terminar, les pido que sigan actuando como mu jeres para poder continuar mi fantasia, aunque he de confesar que es muy probable que ya ha ya tenido cibersexo con un hombre que se hace pasar por mujer y no me di cuenta nunca." Quien contina diciendo "si la otra persona no me agrada mucho fisicament e simplemente busco cualquier foto de otra persona en Intern et o me la imagino a mi gusto" de manera que queda perfectamente claro el hecho de que la fantasa es el componente principal del cibersexo. Precisamente, la segunda forma del cibersexo es la fantasiosa, que podra describirse igual que el anterior pero con la diferencia que ste no se basa en la descripcin detallada de los movimientos que se efectan a los extremos de una conexin (aunque al hablar de una cpula necesariamente el primero tambin tiene una carga de fantasa) sino se basa en una descripcin fantasiosa ya sea del lugar donde se lleva a cabo la relacin sexual (en una playa, una montaa,

PAGE 18

una nube), de personas en especfico (Romeo y Julieta, escena de amor en Titanic etc.) o pudiendo ser tambin una construccin mayor (una orga, encuentros sadomasoquistas etc.). Y finalmente, est el teleoperado, este es un ti po de relacin sexual en donde una persona "gua" a otras dos (o ms), que se encuentran del otro lado de la pantalla, sobre qu hacer y cmo hacerlo, este tipo de relacin sexual se da en algunas parejas que quieren sentir ser "swingers" (personas que intercambian pare jas) sin que exista algn problema con enfermedades o desconocidos, o, como una forma de estimulacin externa. El sexo virtual no es slo un acto individual como pudiera ser el caso de una experiencia sexual con otro tipo de medios como una revista, un video o algn objeto (incluso las mismas pginas Web). La diferencia, como lo seala Turkle, es el hecho de que aqu, se requiere una fantasa compartida que requiere atencin no slo de la imaginacin y el cuerpo propio sino de la idealizacin del otro. Esta fantasa adems est construida en conjunto, sea horizontal o no, plena y mutua o no, se requiere una serie de fact ores que son realizados por las personas, que no estn estticos, sino al contrario, se desarrollan gracias a la capacidad de imaginacin de las personas y al flujo constante de informacin de unos a otros. Una informante lo apunta as en su pgina de consejos a los que quieren tener cibersexo: "Si no encuentras qu decir, bueno, a lo mejor el cibersexo no es para ti! Ve a rentar una pelcula porno, o encuentra una lnea de te lfono sexual donde le puedas pagar a una profesional para que te entretenga. A lo mejor incluso leer (gulp) una novela ertica." Stone (1991) hace una similitud entre los trabaja dores del sexo por telfono y las personas que trabajan sobre realidad virtual que bien pudiera servir para aplicarse al anlisis de lo que sucede en el cibersexo, "el trabajo de ambos es acerca de la representacin del cuerpo humano a travs de limitados canales de comunicacin, y ambos grupos hacen esto al codificar expectativas culturales como significados" (p. 102). Contina diciendo: "El sexo telefnico es el proceso de provocar, satisfacer, construir deseo a travs de una sola forma de comunicacin, el telfono. En el proceso, los participantes dibujan con un repertorio (repertoire) de cdigos culturales para c onstruir un escenario que comprima largas cantidades de informacin en un espacio muy pequeo. El trabajador codifica verbalmente gestos, apariencias, y proclividad, y expresa estos como signos reconocibles, que muchas veces no son ms que una palabra. El cliente d escomprime estas evidencias y construye una densa y compleja imagen interaccional" (p. 103). Stone seala que este acto es completo "individual e interpretativo (ya que) el cliente construye significados que son densos, situados localmente y socialmente particular" (p. 103). Branwyn apuntala esta comparacin y dice que "el sexo computacional es una curiosa mezcla de sexo telefnico, cita computarizada y voyeurismo hi-tech" (p.398). Pero no hay que perder de vista el hecho de que a diferencia del sexo telefnico, en el cibersexo no hay las mismas limitantes (de tiempo y dinero. Aunque no debemo s olvidar que tiene sus propias limitantes) y se requiere de dos personas para llevarlo a cabo. 7. Cibersexo; una visita al interior Dadas las caractersticas que proporciona la CMC (anonimato, privacidad, y en algn momento transparencia) sta se puede tornar en un espacio ldico para la experimentacin de nuevas sensaciones, una especie de laboratorio de la sexualidad en donde se interpretan, crean, recrean, construyen y destruyen tabes y mitos, lo que De Luna (1997) llama "obsenario". Una informante lo ilustra diciendo:

PAGE 19

"El ciberespacio es el lugar donde tu y yo podemo s disfrutar placeres "prohibidos", que en la realidad podran no ser placenteros en el ciber(sexo), tu puedes hacer cosas sucias, locas o humillantes que nunca podras hacer en la vida real, ni quisieras hacer. Vamos disfrutando esa libertad." Esta libertad llega a niveles extremos, por ejem plo el caso de un grupo de mujeres que crearon un club basado en juegos de rol en donde el tema es la violacin. Es decir, se exponen en lnea a violaciones sexuales actuadas porellas mismas. Es to tiene una explicacin, en palabras de Turkle (1995) "Para que la realidad virtual sea interesante tiene que emular lo real. Pero tambin tiene que ser posible hacer en lo virtua l lo que no puedes hacer en el real" (p.219). En ello todos los informantes coinciden ya que pa ra ellos esa arena de significacin socio-sexual les da la oportunidad de "probar" situaciones o relaciones que no podran ser posibles en la vida real. Sin duda la red es un lugar que propi cia el descubrimiento, no slo propio, sino compartido, es un terreno de experimentacin, de juego, de riesgo y eso atrae a muchas personas, como una de las informantes que en su pgina con contenidos sexuales tena la siguiente descripcin: "Recientemente he descubierto el mundo de la red y he tomado el riesgo de poner una pgina. No se si ha sido una buena idea, estara bien que me escribieras y me dijeras lo que dices. Quisiera conocer personas como yo: sin miedo a las apariencias, libre y que les guste el sexo y las experiencias nuevas." Debo aclarar tambin que no todas las personas que entran a sistemas de CMC estn interesadas en el cibersexo, de hecho, una gr an mayora est en contra (sobretodo mujeres que son molestadas continuamente por hombres que l es piden tener relaciones). Una informante apunta "La nica razn para el cibersexo es por que la gente no puede tener alguno". Incluso existen voces que critican al cibersexo desde el temor que ste pueda llegar a ser un sustituto del sexo normal, en realidad parece que el cibersexo es nicamente una opcin ms ya que todos los informantes que tienen actividad se xual mediada por computadora hablan de que prefieren el sexo real, por mucho, al virtual, un informante dice "El cibersexo tiene que ver con la fantasa, no es un substituto del estar con alguien". Sin embargo, la mayora coincide en el hecho de que el cibersexo es ms una opcin intermedia entre la abstinencia y el desenfreno. Una informante del estudio de Hamman (1996) lo ejemplifica adecuadamente al decir que prefiere el sexo real al cibersexo, pero que prefiere el cibersexo a la masturbacin solitaria, en lo que todos mis informantes coinciden. Una de ellas en su "perfil" seala: "A TODOS MIS CIBERAMIGOS Y AMANTES; CONTCTENME PERSONALMENTE. Fotos, webcam (cmara de video para web), conversaci n con voz, peticiones de citas personales. Esto es lo real para m. Cuando quiero real (fsico) mi novio se encarga perfectamente de ello." Entonces, dadas las enfermedades y las complicaciones del sexo casual, y o la falta de parejas, el cibersexo parece ser una opcin vlida para muchas personas. Dorian Sagan dijo en la revista Wired "no hay sexo ms seguro que el cibe rsexo". Ahora, dentro de este nivel, tambin se encuentran aquellas personas que utilizan al ci bersexo como un laboratorio para explorar las posibilidades de su propia sexualidad, sus alcance s y gustos, como una informante apunta "Lo hago slo por ver y sentirme a mi misma, slo para hacer algo nuevo". Al respecto Turkle (1995) habla del concepto de "depaysemen t" (despaisarse), lo que sucede con los antroplogos, cuando despus de dejar su propi a cultura para estudiar otra que no les es familiar, regresan y ven la suya con ojos m s "frescos", Hamman (1996) habla de que esto puede suceder con el cibersexo, ya que las personas se atreven a ir ms all y con ello pueden ganar seguridad, estabilidad y reconocimiento. Por supuesto que las condiciones determinan tambin aspectos negativos, incluso pudiendo ser totalmente contrarios a los sealados, llegando a la decepcin (Donath, ?) y en determ inado nivel a un ultraje Hamman (1996). Pero

PAGE 20

esto no parece ser una limitante para las pers onas que tienen relaciones, tanto emocionales como sexuales, mediadas por computadora. Una informante incluso lo recomienda porque "es ideal para las personas jvenes que quieren sab er y aprender un poco del sexo, por lo menos una idea de cmo puede ser usado". De esta mane ra vemos, algo que he sealado en diversos momentos, que el uso de una tecnologa en r ealidad no transforma las vivencias de las personas y su relacin con el mundo, en realidad las potenca rompiendo algunas barreras (tiempo, distancia, rapidez, realismo) y esto puede ser para bien o para mal, como seala Lull (2000): "La gente comn de todos los estilos de vida infunde regularmente y con mucha habilidad sus mundos culturales y relativamente no mediados con recursos culturales distantes (nuevos, mediados, simblicos), para formar las mltip les trayectorias de su vida diaria. Estos ejercicios creativos producen resultados positivos para sus "autores". Representan aplicaciones culurales comple jas de "poder simblico"". Sin embargo, es necesaria una contraparte reflexiva para que no se vaya a configurar (o a desfigurar) una visin demasiado optimista y por ello poco realista de la situacin, por ello, apunto algunos factores a continuacin. 8. Cibersexo y libertad; voces encontradas Por supuesto existen preocupaciones en torno al uso de estos sistemas para fines sexuales. Primero que nada, no debemos olvidar que la mayora de usuarios de estos sistemas son hombres entre los veinte y los treinta aos y que prcticamente (por ejemplo en los chats de cibersexo) son los nicos que deambulan por ah en busca de relaciones sexuales mediadas por computadora. Esta cifra se balancea un poco en sistemas de otros pases, sin embargo en Latinoamrica es totalmente notoria la presenci a masculina mayoritaria y que adems llevan la batuta. Esta y otras son situaciones que preo cupan a varios autores [(Tsang200), (Branwyn 2000)] que sealan que lo virtual no deja afuera el racismo y el sexismo implcitos en la vida cotidiana. Wilbur (2000) desde una posicin ms fuerte dice: "La comunidad virtual es la ilusin de una co munidad en donde no hay personas reales y no hay comunicacin real. Es un trmino utilizado por idealistas tecnoflicos que no alcanzan a comprender que lo autntico no puede ser engendrado por medios tecnolgicos. La comunidad virtual vuela en la cara de la naturaleza humana que parece ser, esencialmente, depravada" (p.50). Otro de los grandes problemas que el cibersexo puede traer consigo es el de la explosin de una economa basada en la explotacin de la se xualidad. El hecho de que la exposicin del cuerpo y la propia sexualidad al pblico se convierta en una forma de negocio, nos lleva a pensar que esta "revolucin" tecnolgica no es pr ecisamente acorde a esa visin idealista en la que cada uno puede ser productor de sentido en pote ncia, a menos claro, que esto signifique la reproduccin de esquemas de comercio capitalista s y degradados, por ej emplo la pornografa. En realidad yo creo que aprovechndose de esta "mercadotecnia" tecnoflica, de que cualquiera es creador de contenidos y por lo tanto el acceso a ellos es democrtico, horizontal (y gratuito), profesionales de la sexualidad encu entran en ello una forma de asegurarse mayor nmero de clientes (y no me refiero slo a sexoservidoras quienes slo tienen un dispositivo ms para su oficio, sino estudiantes, amas de casa y de manera preocupante menores de edad). Es muy comn que se tienda una especie de trampa para captar la atencin de las personas hablando de servicios gratuitos y amateurs, co mo una informante apunta en su pgina de pornografa: "Este sitio es totalmente gratis sin molestas barreras o cobros y estoy intentando conservarlo de esta manera, pero por favor tmate tu tiempo para entrar a las pginas de mis

PAGE 21

patrocinadores y dejar tus datos para recibir fotografas de sexo duro (hard core) en tu correo electrnico ya que esto ayuda a pagar los gastos de mantenimiento. Tu correo electrnico est totalmente a salvo y no pasa por terceras personas de ninguna forma. Tu obtienes una seleccin de fotos gratis cada da como result ado. Aydame a seguir dndote un sitio web de sexo amateur. Gracias." No hay que olvidar que la venta de informacin es quiz uno de los negocios ms rentables de la red. Con ella se crean grandes bases de datos con correos electrnicos y preferencias de consumo o gustos y son vendidas a compaas que a su vez realizan cruces de informacin y venden estos resultados a diferentes compaas. Si bien se est intentando regular esta y otras situaciones aludiendo a la privacidad, el hecho de que Internet est en varios pases hace que lo que es delito en uno no lo sea en otro. Ahora bien, dentro de los sistemas de CMC, la sexualidad no slo encuentra su camino mediante el uso de la propuesta, el erotismo o el flujo de emociones causadas por el anonimato o las posibilidades del sexo virtual. Un poco como respuesta a aquellos sumamente preocupados por el uso del Internet como me dio de desenfreno sexual, sobretodo algunas ligas moralistas, o asociaciones civiles que lo sealan incluso como una patologa, como algo daino, abordando el fenmeno con una visin simple y moralina, pero sin ningn intento por abarcarlo en su contexto, analizarlo y dar un juicio objetivo, se puede decir que el sexo tambin encuentra su lugar de reflexin, de seriedad, de preocupacin ante la falta de precauciones, informacin, conocimiento, y respons abilidad. Prueba de ello son los foros de reflexin sobre sexualidad, gnero, SIDA etc. En donde la reflexin, el de bate y el intercambio de informacin encuentran su espacio propio y prop icio. Lo interesante es la forma en la que se combinan experiencias personales, dudas, comentarios, juicios y datos cientficos. Y sobretodo que la relacin entre el ser virtual y el real, est ntimamente ligado, ya que por un lado existe como espacio de juego y aislamiento de la realidad (en el sentido de experimentar lo que no se puede en la vida cotidiana) y por otro lado se utiliza como un espacio de reflexin sobre los mismos temas que causan una preoc upacin y una problemtica en la realidad. Complementando lo anterior est el hecho de poder hablar de temas socialmente censurados o difciles de una forma en la que se tengan las caractersticas de separacin entre el ser virtual y el real. Nuevamente, ante el anonimato, las pe rsonas pueden tener mayor libertad de cuestionar cosas o entablar conversaciones que de otra forma podran resultar embarazosas, lo cual es muy positivo dada la apertura que se puede dar en cuanto a los tpicos dejando a un lado los juicios de valor que suelen darse por este tipo de temticas y la aceptacin libremente de una relacin con ellos por parte de alguna persona. As la homosexualidad y las prcticas sociales tambin tienen una cabida tanto de libre expresi n como de ayuda y apoyo, como dice Sharf (1997): "Hay poblaciones vulnerables para quienes "el in tercambio va computadora se ha convertido en la principal fuente de informacin y soporte social. En el espritu de alianza teraputica y catarsis humana, ellos vierten su s sentimientos ms profundos uno en el otro" (p. 246). Se encuentran respuestas variadas en forma de consejos, citas de textos (principalmente cientficos, aunque de otro tipo tambin), otr as ancdotas y respuestas precisas. Se retoman espacios ms relajados y con me nos censura que en la vida real. Mensajes que generan una discusin en torno a ellas en donde se dan con sejos, direcciones y telfonos de especialistas, organizaciones y dems grupos que pueden proporcionar ayuda, aunque en el mismo foro personas con conocimiento suficiente da n recomendaciones y conceptos claves. Vemos entonces que por un lado existe una bsqueda ldica de nuevos espacios de experimentacin que tienen que ver con el cuerpo, el deseo, las relaciones, el amor, la colonizacin de territorios inexplorados, tecnolgicos, virtuales y por otro, con las mismas

PAGE 22

herramientas de las que se sirve el anterior, y utilizando el mismo medio y espacio, se encuentra un intercambio de informacin que ayuda a adquirir mayor consciencia sobre cuestiones relacionadas con la vida en pareja, la juventud, el sexo y el amor, lo cual puede desembocar acciones directas o posiciones ante cierto fenmeno en la vida cotidiana, real. Algunos autores anteponen el humanismo al pro ceso de tecnologizacin de lo llamado social: "Al crear una realidad sinttica y adentrarnos en un entorno simulado por la computadora, socavamos el deseo humano de penetrar lo que nos elude radicalmente, lo nuevo e impredecible. La visin computacional demirgica puede llegar a robarnos la libertad de ser plenamente humanos" (Pi scitelli, 1995, p. 223). Aunque otros autores como Fernback (1997) dicen que: Podemos estar solos con nuestras computad oras mientras escribimos, pero estamos participando en una forma de vida pblica; una vi da pblica que deviene de la desconfianza de nuestros vecinos y nuestros intensos deseo s de privacidad que nos obliga a re-examinar nuestras vidas atomizadas" (p. 38). Estamos en la antesala de una sociedad cada vez ms tecnolgica y tenemos que estar de cerca, no slo viviendo los cambios sino, proponindol os con una visin ms igualitaria y real. (Tomado de http://www.cibersociedad.net )

PAGE 23

ROCK ON Pat Cadigan La lluvia me despert y pens: mierda, aqu estoy, con la Seora Lluvia en la cara porque es justo ah donde me alcanza, sobre mi vieja jeta. Me sent y vi que todava estaba en Newbury Street. Contempla el hermoso centro de Boston. Middlebury Street es el centro de Boston? Esto importaba mucho en mitad de la noche? No, realmente no. Y no se vea un alma por los alrededores. Como dijo alguien, emborrachemos a Gina, y mientras est inconsciente, nos iremos todos a Vermont. Amo Nueva Inglaterra? Es un gran lugar para vivir, pero que no te gustara visitar. Me apart el pelo de los ojos y me pregunt si alguien me estara buscando en ese momento Eh! Hay alguien que se asuste de una pecadora del rock and roll de cuarenta aos? Me precipit a uno de esos curiosos y viejos edificios en los cuales hay tiendas con la entrada a un nivel ms bajo que el suelo. Una pequea marquesina guareca de la lluvia, pero produca un enloquecedor golpeteo al canalizarla hacia abajo. Escurr el agua de mis ajustados pantalones y de mi pelo y, sin ms, me sent toda mojada. Tambin tena fro, supongo, pero no lo notaba demasiado. Me sent un buen rato con la barbilla apoyada en las rodillas, sabes?, y eso me haca sentirme de nuevo como una cra. Comenc a mover la cabeza y entonces empec algo; algo primitivo, llevando el ritmo sorprendentemente bien. Hombre-de-Guerra, si pudieras verme ahora! Cuando los chicos de azul me encontraron, estaba haciendo un rock and roll bastante bueno. Y eso fue la puntilla. Nunca intent levantarme e irme, pero si lo hubiera hecho, habra descubierto que estaba atrapada en aquel lugar; un sitio pegajoso pensado para capturar en el acto a los chavales b&e hasta que los chicos de azul pudieran llegar, entrar y cogerlos. Estaba sentada en una trampa y hacindola cada vez ms profunda. La historia de mi vida. Fueron amables conmigo. Me guiaron, me llevaron, me dejaron exhausta. Me pusieron una multa de cien pavos y me dejaron seguir mi camino, a tiempo para el desayuno. Mala hora para ver y ser vista, sinceramente horrible. Durante las tres primeras horas despus de levantarte, la gente puede saber si tienes el corazn roto o no. La solucin es, o bien que te levantes realmente pronto, para que tu camuflaje est en su sitio a la hora en que todo el mundo sale, o bien no acostarse. No acostarse debera funcionar siempre, pero no es as.

PAGE 24

Algunas veces, cuando no te vas a la cama, la gent e puede saber durante todo el da si tienes un corazn roto. Dej eso de lado, para buscar una cafetera no de masiado concurrida y evitando mirar a cualquiera que me mirara. Pero apareci el impulso de parar a un peatn al azar y decirle: S, s, es verdad, pero fue el rock and roll el que rompi mi corazn, no una persona, as que no llores por m o te parto la cara. Di un rodeo, sub y baj, fui por todos lados, h asta que me encontr en Tremont Street. Fue el batera de aquel grupo de Detroit Crter; be olvidado su nombre pero la herida segua sangrando, da igual, fue l quien me dijo que Tremont tena las mejores cafeteras del mundo, especialmente cuando salas de una de esas curdas de las que no recuerdas nada. Cuando los oficinistas comenzaron a marcharse, enc ontr un sitio; un agujero griego en el muro. Cerramos a las diez y media, lrgate en cuanto acabes servicio slo en la barra, tmalo o djalo. Me gustan los sitios con carcter. Tom asiento y pe d un caf y una tortilla de queso feta. Lo acompaaban patatas fritas caseras de la montaa de patatas que haba junto a la plancha (no basura de microondas, hurra!). Impresionaron mis retinas ant es incluso de que me trajeran el caf, y mientras me serva la leche, comprobaron mi crdito. Era una impertinencia? Lo era. Me importaba? No. Nada sofisticado, nada de mquinas cuando un humano poda hacer la tarea, y adems, comida autntica, no ese polister comestible que lo mismo te entra que te sale, gracias a lo cual, cario, puedes acabar pareciendo una vctima de la desnutricin. Llegaron cuando casi haba terminado la tortilla. Por su aspecto y por el tono de su voz haban estado de pie durante toda la noche pero no comprob en sus caras si tenan roto el corazn. Me pusieron nerviosa pero pens: bueno, estn cansados, quin se va a fijar en esta vieja dama? Nadie. De nuevo, me equivocaba. Me hice visible para ellos en cuanto abrieron los ojos. Un chico de unos diecisiete aos, con las mejillas tatuadas y una lengua bfida, proyectndola hacia delante, sise como una serpiente. Pecadooooora! Los otros cuatro se reanimaron al instante. Dnde? Quin? Aqu? Una pecadooora del rock and roll! La dama me identific. No se pareca a nadie en absoluto: ni siquiera haba sufrido una ligera taquicardia si es que realmente tena corazn. Con un pecador, seguramente ira de Gran Dama. Gina dijo con toda seguridad. A mi ojo izquierdo le entr un tic. Por favor! El queso feta cav en mis pantalones. Qu demonios, pens, asentir con la cabeza, y ellos tambin lo harn, terminar de comer y saldr corriendo. Y entonces, alguien susurr la palabra recompensa. Solt el tenedor y sal corriendo. Cre que funcionara. Iran a cazarme antes de comerse mi desayuno griego? No, no lo liaran. Enviaron a la dama tras de m. Era mucho ms joven que yo y me agarr en medio de un paso de cebra, justo cuando cambiaba el semforo. Un coche se nos ech encima, y fren justo con su parachoques rozando su duro pelo cobrizo. Vuelve y termnate tu tortilla. O te invitaremos a otra. No. Me agarr y me sac de la calle.

PAGE 25

Vamos la gente estaba mirando, pero Tremont est lleno de teatros. Se ven este tipo de cosas por aqu; teatro al aire libre; todava se repr esenta. Puso una esposa en mi mueca y me llev con ella de vuelta a la cafetera, donde los otros hab an vendido rebajado el resto de mi tortilla a un vagabundo. La dama y su grupo me hicieron un hueco entre ellos y me trajeron otra taza de caf. Cmo puedes comer o beber con una lengua bfida? pregunt a Mejillas Tatuadas, y l me lo most r. Tena un pequeo dispositivo debajo de la lengua, como una cremallera. Pesopluma, a la izquierda del chica rrn y al otro lado de la dama, se inclin sobre m y me dijo enojado: Danos una razn por la que no deberamos lle varte para cobrar la recompensa del Hombre deGuerra. Sacud la cabeza. Estoy en ello. Esta pecadora ha sido perdonada. Legalmente an ests bajo contrato dijo la dama. Pero podramos apaar algo. Deshazte de HombredeGuerra o demndalo t misma por no cumplir el contrato. Somos Malnacida Oley se seal a s misma, Pidge el tipo silencioso que haba a su lado, Percy el chicarrn, Krait Seor Lengua, Gus Pesoplum a. Nosotros te cuidaremos. Sacud de nuevo la cabeza. Si vais a devolverme, hacedlo va y cobrad. El be neficio debera bastaros para comprar al mejor pecador que haya existido. Podemos serte tiles. Ya no me queda nada ms. Ha desaparecido. Todos mis pecados de rock and roll han sido perdonados. Falso dijo el chicarrn. Automticamente me volv, le mir para pararlo en seco. Hombre deGuerra te habra despedido si hubiera d esaparecido del todo. Entonces no tendras por qu correr. No quise decrselo. Dejadme en paz. Slo bu sco seguir y no pecar ms, entendis? Decididlo vosotros. No voy a ayudaros me agarr al tabur ete con ambas manos. De este modo, qu podan hacer?, arrancarlo y sacarme fuera? Y de hecho, as lo hicieron. Al principio, pens, y el efecto de su eco fue estupendo. En el principio... principio... principio... En el principio, el pecador no era humano. Lo s porque soy lo suficientemente vieja como para acordarme. Estaban todos all, poco ms que fantasmas. Malnacida. De dnde sacarn esos nombres? Soy lo suficientemente vieja como para acorda rme. OingoBoingo y BowWowWow. Tengo cuarenta, lo he mencionado antes? Oooh, slo unos pocos ms, y entonces estar un poco ms cerca de ser una barbaridad. Los viejos rockeros nunca mueren, slo siguen tocando rock. Nunca vi a los Who. Moon estaba muerto mucho antes de que yo naciera. Pero recuerdo, cuando apenas era lo suficientemente mayor como para estar mecindome 3 en los brazos de mi madre, mientras miles de individuos gritaban y aplaudan bailando en sus asientos. Start me up... if you start me up, Ill never stop... Cuerdas se rindi a la msica para ascensores y para las salas de espera de los dentistas. Y eso no fue lo peor. Se agarraron a mis recuerdos, extrayendo ms de m, dndome la vuelta. Tienes experiencia?... Pues s. (Pues s. )

PAGE 26

Cinco contra una, no pude quitrm elos de encima. En justicia, puedes llamarlo violacin cuando sabes que te va a gustar? Bueno, como no pude quit rmelos de encima, entonces tuve que darles el momento de su vida. Jerkin' Crocus no me mat pero casi... El chicarrn fue el primero en caer, era grnele y salvaje pero result demasiado jodido para l. Lo saqu, lo mantuve apretado, mostrndole el ritmo de la noche en la lluvia. Se lo di, se lo met hasta el corazn e hice que lo viviera. Luego vino la dama desplegando el tema para el bajo. Ella se puso frentica, pero casi siempre en el sitio adecuado. Entonces vino el Krait, deslizndose sinuosamen te con el sonido, entrando y saliendo. No importaban sus mejillas tatuadas, no, slo eran un anzuelo para los tontos. Saba, no lo hubieras imaginado, pero saba. Pesopluma, un tipo silencioso, lle vaba la meloda y primera armona. Muy malo. Pesopluma era un desastre, pero no saba qu hacer o a dnde ir cua ndo se meti en este asunto, estaba huyendo hacia adelante con la meloda, como si fuera el S. S. Suicidio. Dios! Si me iban a violar, no podan haberme conseguido a alguien ms adecuado? Los otros cuatro continuaron, negndose a perdrselo, y tuve que hacerlo lo mejor posible para todos nosotros. Algo vulgar, no demasiado original, pues Pesopluma no estaba haciendo rock. Era un crimen, pero todo lo que poda hacer era agarrarlos y sacudirlos. Dioses del rock en manos de una pecadora furiosa. Nunca estuvieron mejor. Un pequeo cambio que les daba un atisbo de lo que sera tener un montn de pasta. Si no hubiera sido por Pesopluma, lo hubieran logrado. Ahora hay ms grupos que nunca, y todos ellos estn seguros de que si tuvier an el pecador adecuado a su lado, derribaran la luna con su rock. Quizs la hicimos vibrar un poco antes del final. Pobre Pesopluma! Les di ms de lo que se merecan, y ellos tambi n se dieron cuenta. Por eso, cuando les supliqu, me mostraron respeto y finalmente me dejaron ir Sus tcnicos fueron amables conmigo, sacando las conexiones de mi pobre cabeza, latiendo por el exceso, con el corazn roto, y cubrieron los implantes. Tena que dormir y me lo permitieron. O a un hombre decir: Esto s es una grabacin; va directa. Hay que darse prisa para distribuirla. Dnde diablos encontrasteis a esta pecadora? Sintetizadora murmur ya en sueos. La palabra autntica, chico, es sintetizadora. Viejos y locos sueos. Estaba de vuelta con Ho mbre-de-Guerra en la gran California, y lo abandonaba de nuevo, que bsicamente era lo que ha ba pasado, pero ya sabes cmo son los sueos. La mitad de su saln estaba al aire libre, la otra mitad cubierto y todas sus paredes, abombadas. HombredeGuerra estaba casi sin ropa, como si se le hubiera olvidado acabar de vestirse. Oh, pero eso no pasaba nunca. HombredeGuerra olvi dando siquiera una lentejuela o un adorno? Le encantaba actuar, como al Krait. Nunca ms deca yo, y l contestaba: Pero t no sabes hacer otra cosa. No la estars cagando? Chicos, en la gran California nadie la caga, como mucho echan zumo. Tu contrato dura otros dos aos y tengo la exclus iva, siempre tengo la exclusiva. Y te encanta, Gina, lo sabes, no te sientes bien sin esto. Y luego hubo una vuelta hacia atrs en el tiempo, y estaba de nuevo en el tanque con todos mis implantes enchufados, haciendo rock, mientras HombredeGuerra y sus mquinas lo grababan todo, sonido y visin, para que todos los nios -tv del mundo pudieran tocarlo en sus pantallas siempre que quisieran. Olvdate de la carretera y olvdate de los es pectculos, demasiado folln, y, adems no tienen comparacin con las cintas, nunca son tan excitantes, incluso aunque tengan los mejores efectos especiales de lser, naves espaciales, explosiones; nada tan bueno. Y las cintas a su vez tampoco eran tan buenas como el material en la cabeza, visiones de rock and roll directamente

PAGE 27

de tu mente. Sin necesidad de horas y ms horas de montaje en el estudio. Pero tenas que hacer que todo el mundo en el grupo soara de la mism a manera. Necesitabas una sntesis, y para eso, conseguas un sintetizador, no el antiguo, el instrumento musical, sino algo, alguien, para dirigir el grupo, para golpear en las pequeas almas alimentadas por el tubo de rayos catdicos, para mecerlos y hacerlos rodar de tal manera que ellos nunca podr an hacerlo por s mismos. Y as cualquiera poda ser un hroe del rock and roll. Cualquiera! Al final, no tenan que tocar instrumentos a no ser que se quisiera, y adems, para qu molestarse? Dejemos que el sintetizador gue su imaginacin y los suba al Monte Olimpo. Sintetizador. Sintecador. Pecador. No todo el mundo puede hacerlo, pecar por el rock and roll. Y yo puedo. Pero no es lo mismo que saltar toda la noche con el tpico grupo de bar que todava nadie conoce... HombredeGuerra apareci de nuevo en su abombado saln y me dijo: T me has reventado las paredes de mi casa con tu rock. Nunca te dejar ir. Y yo dije: Me voy. Luego aparec fuera, corriendo al principio, porq ue l vendra tras de m a toda velocidad. Pero deb de perderlo, y entonces alguien me agarr del tobillo. Pesopluma trajo una bandeja, era una hermanita de la caridad. Se golpe en la rodilla contra una pata de la cama y me incorpor despacio. Ella se levanta de su tumba, no puedes acabar con una buena pecadora. Toma dej la bandeja en mi regazo y acerc una silla. Medio un cuenco con una especie de sopa espesa, con galletitas integrales para que las partiera y las pusiera dentro. Pens que te gustara algo suave y sencillo cruz su pie izquie rdo sobre la pierna derecha y lo estuvo mirando durante un buen rato. Nunca me haban roqueado, nunca de esa manera. No te hace falta, no importa quin te roquee en este mundo, sea quien sea. Corta y djalo, convirtete en un representante. El dinero de verdad est en ser representante. Se mordi, el pulgar. Siempre puedes saberlo? Si los Stones volvieran maana, no seras capaz ni de llevar el ritmo con el pie. Qu tal si ocuparas mi lugar? No soy un payaso. No puedes pecar y hacer la coreografa al mismo tiempo. Ya se ha intentado. T podras. Si es que hay alguien que puede hacerlo. No. Su rubio flequillo le cay sobre la cara, y l lo retir de nuevo. Tmate la sopa. Quieren que vuelvas enseguida. No me toqu el labio inferior, hinchado como una salchicha. No pecar para Hombre deGuerra y no lo har para vosotros. Por favor sacdeme un implante y provcame una afasia. As que se fue pero volvi con todo un ejrcito de t cnicos y esbirros, que vertieron la sopa dentro de mi garganta y me dieron una dosis. Luego me llevaron al tanque para conseguir que ste fuera el ao de la explosiva revelacin de Malnacida. Supe, tan pronto como sali la primera cinta, que Hombre-de-Guerra captara mi aroma.

PAGE 28

Estaban haciendo funcionar la maquinaria pa ra mantenerme lejos de l. Y me cuidaron bien, en la habitacin donde su antiguo pecador haba cumplido su pena, me dijo la dama. Su pecador tambin vino a verme. Pens: veneno goteando de sus colmillos, amenaza de muerte. Pero era slo un tipo de mi edad con un montn de pelo para ocultar sus implantes (a m nunca me import, no me preocupaba que se vieran). Slo vi no a presentarme sus respetos, que cmo aprend a hacer rock de la forma en que lo haca? Idiota! Me cuidaron bien en aquella habitacin. Borracher as cuando quera y una dosis para volver a estar sobria, otra dosis de vitaminas, y otra ms para quitarme los malos sueos. Dosis, dosis, dosis, estaba completamente ciega todo el da. Tena marcas co mo los antiguos B&O y ni siquiera ellos saban qu quera decir con eso. Se deshicieron de Pes opluma, consiguieron a alguien ms apropiado, alguien con quien pudiera salir y hacer ejercicio, una chica esbelta de diecisis aos con la cara de una mantis religiosa. Y ella rockeaba y yo rockeaba y todos rockebamos hasta que Hombre-deGuerra vino y me llev de vuelta a casa. Entr pavonendose en mi habitacin, con todo su plumaje, con su pelo cardado (para ocultar sus implantes), y dijo: Quieres presentar cargos, Gina querida? Bien, entonces discutieron alrededor de mi cama. Cuando Malnacida dijo que ahora yo era suya, entonces, Hombre-de-Guerra sonri y dijo: As es, pero resulta que yo te he comprado a ti. Ahora t tambin eres ma del todo. T y tu pecadora. Mi pecadora era verdad. HombredeGuerra lanz a su compaa a comprar Malnacida, justo despus de que saliera la prim era cinta. El trato estaba cerrado para cuando terminamos la tercera, y ellos nunca lo supi eron. Las compaas estaban comprando y vendiendo todo el tiempo. Todo el mundo estaba en apuros, excepto HombredeGuerra. Y yo, segn dijo. Hizo que tocios se marcharan y se sent en mi ca ma para confirmarme mi relanzamiento, Gina... has visto alguna vez miel extendida sobre el filo de una cuchilla de diente de sierra? Alguna vez has odo hablar de algo as? l no poda cantar sin hacer dao a alguien, y tampoco poda bailar, pero poda rockear por dentro, slo si yo rockeaba para l. No quiero ser una pecadora, ni para ti ni para nadie. Todo te resultar diferente cuando vuelvas a Si Ei. Quiero ir a un bar de mala muerte y agitar mis sesos hasta que se salgan por los implantes. Nunca ms, querida. Por eso ests aqu, no es as? Todos los bares han desaparecido, y tambin los grupos. Los ltimos, hace aos. Todo est aqu ar riba, aqu arriba se di o unos golpecitos en las sienes. Eres una anciana dama, no importa cunto me esfuerce en mantener joven tu cuerpo. Acaso no te doy de todo? No te he dicho que tengo de todo? No es lo mismo. No se supona que me pondr as en un tubo catdico para que la gente me mirara. Pero, amor, esto no significa que el rock duro se haya muerto. Pero t lo ests matando. Yo no. T s intentas enterrarlo en vida. Pero te mantendr en activo durante mucho, mucho tiempo. Pues me escapar otra vez. O bien haces rock and roll por tu cuenta o lo dejas, pero no lo sacar ms de m. Este no es mi estilo, no es mi poca. Como dijo aqul: Yo no vivo en el presente. HombredeGuerra se ri. Y como dijo aquel otro: El rock and roll nunca olvida. Entonces llam a sus esbirros y me llev a casa.

PAGE 29

El cibersexo: una nueva adiccin, dicen los especialistas Hernando Arango Para una inmensa cantidad de usuarios, la Internet se ha convertido en una comunidad virtual en la que las fantasas sexuales abundan y la distancia entre la adiccin y la realidad cada da es ms grande, de acuerdo con un estudio adelantado por Consejo Nacional sobre Adicciones Sexuales y Compulsivas. De acuerdo con esa institucin, en Estados Unidos existen cerca de 60 millones de usuarios de ms de 300 millones de pginas, de los que dos millones son sexualmente adictos a los lugares pornogrficos de la Internet. Para el doctor Al Cooper, psicoterapeuta de la Universidad de Stanford y director clnico del Centro Marital y Sexual de San Jos, California, quien realiz la primera encuesta nacional sobre "sexo electrnico compulsivo", existen 200.000 usuarios de la red que visitan asiduamente los sitios pornogrficos. Para el doctor Cooper cualquier persona que pase ms de 11 horas semanales buscando lugares de sexo en la red, es un adicto. Empero, Howard Fienberg, investigador del Servicio de Evaluacin Estadstica de Washington, una organizacin dedicada a mejorar el conocimiento pblico sobre las investigaciones cientficas y sociales, dijo a SALUD.COM: "la afirmacin carece de bases serias y slo tiene que ver con un intento por parte de una cadena nacional de televisin de darle un soporte a una serie sobre sexo". "El problema fundamental tiene que ver con el significado de la palabra "adiccin". Cuando se lleva su significado ms all de una connotacin fsica, necesariamente tiene que estar relacionada tambin con aspectos sexuales. An estamos lejos de una definicin clara de lo que es una adiccin sexual", aadi Fienberg. Pero el doctor Dana Putnam, experto en adicciones sexuales, asegura que el problema es real. "La conducta sexual compulsiva puede tener relacin con problemas de relaciones interpersonales, abuso sexual pasado, mezcla de amor y sexo, el uso del sexo como un escape de las emociones negativas y muchos otros factores". "Es importante anotar que las causas de una adiccin incluyen factores nicos en cada individuo y no parece tener un solo factor verdadero en cada persona", agreg Putnam. (tomado de www.salud.com)

PAGE 30

Adiccin al cibersexo POR MARLENE M. MAHEU, DOCTORA EN PSICOLOGA Jerry trabaja diligen temente en su programa Quic kbooks hasta que su esposa se acuesta. Cuando ella le da las buenas noches y se dirige al dormitorio, l entra en su chat favorito, la sala de conversacin i ndividual, y comienza a sentir cmo su excitacin va en aumento. l busca a Sweet Roll, una mujer con la que se reuni la noche anterior. Espera encontrarla, pero no se preocupa demasiado, porque sabe que si ella no est all alguna otra habr. No le importa realment e quien est all, porque sabe que de todas formas lograr encontrar una conversacin estimulante. Al cabo de unas horas l se acuesta y permanece despierto mientras escucha como respira su esposa. Intenta no sentir su apetito por el contacto sexu al real y fija su mirada en la oscuridad preguntndose qu es lo que est fallando. Si usted o alguien que usted aprecia muestra seales de adiccin cibersexual, le mostrar cmo puede intentar ayudarse o ayudarle. Estas sugere ncias se basan en tcnicas que se han mostrado tiles con ot ros procesos adictivos. Si usted no tiene xito con ellas, intntelo de nuevo y haga un esfuerzo por hablar cada vez con ms personas de los esfuerzos que realiza para superarlo. El apoyo de los dems a la hora de cambiar los modelos adictivos es una de las claves fundamentales para el xito. Tal y como un experto en adicciones declar Estamos tan enfermos como nuestros secretos. 1. Pregntese por qu est bus cando esta estimulacin en ln ea. Qu hecha de menos en su vida real, cuando est desconectado?. Si tiene una relacin es table, hay algo que no pasa en esa relacin y que usted necesita que pase?. 2. Reciba una dosis de realidad de un ami go o amigos. Hbleles sobre sus actividades on-line y pregnteles lo que ellos ven de su vida que quizs explique su problema. A menudo los amigos ven cosas en nosotros que uno mismo no puede ver. 3. Decida qu tipos de websites/chat y grupos de noticias sern aceptables cuando se conecte. Haga un pacto consigo mismo y si viola ese plan, permanezca sin conectarse para nada durante al menos dos semanas. 4. Cuntele a un amigo su plan de permanecer sin conectarse y pdale que le apoye hacindole preguntas sobre cmo y cuando est evitando con xito esos impulsos; que le anime hacia otras actividades en el m undo del cara a cara; y que se centre y le muestre cmo usted est superando muchos de esos impulsos. Evite que ellos se conviertan en sus policas deben estar para apoyar cada uno de su s pasos positivos y no para hacer su vida miserable si usted resbala. 5. Si hasta ahora usted se ha conectado para encontrarse repetidamente con una persona especfica, comunquele que quier e dejar de mantener esas reuniones. 6. Mientras permanezca desconectado tenga a mano un papel y haga lo siguiente. Anote los pensamientos y sentimientos que tiene sobre la evitaci n del sexo on-line y/o las relaciones sexuales on-line. Perciba las circunstancias que generan los impulsos

PAGE 31

para conectarse. Busque nuevas maneras de enriquecer su vida, pue sto que ello ser un factor clave para el xito. Inicie una nueva actividad, deporte, pasatiempo, club, o busque apoyo acudiendo a algn tipo de reuniones de grupo. 7. Antes de conectarse para algo que no sean cuestiones de trabaj o, decida donde ir y cual ser la mxima cantidad de tiempo de ocio que dedica r a estar conectado. Ponga una alarma que le avise cuando se pasa del tiempo establecido. 8. Si encuentra que usted no puede cont rolarse y dejar de coquetear, tener conversaciones sexuales, o cualquier otra conducta de tipo sexual, como por ejemplo masturbarse mientras permanece despierto, c onctese exclusivamente para cuestiones laborales (nicamente si es indispensable) y busque la ayuda de un grupo de apoyo online y/o de una clase on-line para la adicci n sexual en lnea. Mientras tanto, puede ir aplicando lo mencionado en el punto 4. 9. Si usted tiene una relacin es table, dgale a su pareja lo que le gustara hacer (no lo que encuentra a faltar) en su relacin, e in tente hacerlo con el/ella Fije un momento en que tenga una fecha especial y diga las co sas que ha estado evitando decir, pero asegurndose de recordar las reglas de co rtesa y bondad comunes. Recuerde que es probable que su compaero/a no quiera tene r relaciones sexuales si usted detalla los defectos de l o ella. Ponga nfasis en las cosas que le gustan de su pareja y construya su relacin sobre esos aspectos. 10. Si estas fuentes de auto-ayuda no le s on tiles, busque la ayuda de un profesional que tenga experiencia en trastornos compul sivos y/o adicciones. Dado que la adiccin al cibersexo es una nueva rea de tratamiento, le ser ms fcil encontrar a alguien que tenga experiencia en el tratamiento de otras adicciones; con l podr conversar libremente acerca de su experiencia. La Dra. Maheu es escritora, portavoz e investigadora en Cyber-affairs, CyberRomance y CyberSexo. Artculo publicado en Se lf-Help Magazine.

PAGE 32

HISTORIA DEL CINE CIBERPUNK. (Captulo 13) Mad Max 3, Ms All de la Cpula del Trueno (1985) (Mad Max Beyond the Thunderdome 1985) Dos hombres entran en la Cpula del Trueno. Slo uno sobrevivir. As es la ley en Negociudad. "Mad Max ms all de La Cpula del Trueno", desarrolla la tercera y ms espectacular aventura de Mad Max, protagonizada por Mel Gibson ("Arma Letal", "Maverick") en su tercera entrega como el hroe que termina con los brbaros en un mundo post-apocalptico, convirtendose a su vez en el salvador de una tribu de nios perdidos que luchan por sobrevivir. La estrella internacional Tina Turner interpreta a Ta Ama, una poderosa gobernante determinada a utilizar a Mad para hacer ms poderoso su dominio sobre Negociudad. El director George Miller y George Ogilvie crean una emocionante historia sobre un mundo post-nuclear y una de las mejores escenas de accin, en la que Max y el gladiador Blaster se enfrentan cara a cara en una lucha mortal haciendo uso de todo un arsenal de armas futuristas dentro de la Cpula del Trueno. Una vez visto "Mad Max ms all de La Cpula del Trueno" ya no se necesitar otro hroe. La hasta ahora ltima entrega de las aventuras del solitario Max retoma la esencia de la segunda parte y nos presenta un mundo an ms apocalptico, donde todo rastro de sociedad civilizada a sido sustituido por la ms violenta anarqua. Las seas de identidad que la hermanan con la anterior pelcula se quedan solo en lo esttico, ya que argumentalmente el film es muy inferior al resto de la saga. Destaca la presencia de la cantante Tina Turner, que adems interpreta el tema musical de la pelcula. 1985. City Limits. Direccin: Aaron Lipstadt. En un futuro apocalptico, una plaga ha acabado con los ancianos y la ciudad est dividida y dominada por bandas rivales de motoristas. Adems, un fascista quiere hacerse tambin con el control. 1985. Weird Science. Dos jvenes adolescentes que no gozan de popularidad entre las chicas, aprovechan la ausencia de sus padres durante un fin de semana, para crear por computadora una mujer irresistible y explosiva, con poderes ilimitados, que se convierte inmediatamente en su maestra del amor. El mito de Frankenstein da un giro inesperado en esta comedia del guionista y director John Hughes, dando al loco de los ordenadores Ilan Mitchell-Smith y a su mejor amigo Anthony Michael Hall, el poder de crear a la "Mujer Perfecta" (Kelly LeBrock). Como una madrastra generada por

PAGE 33

ordenador, la creacin de este peculiar do, les guiar a travs de los placeres y decepciones de la adolescencia. John Hughes fue uno de los mximos dominadores de las comedias juveniles de los 80 y con La Mujer Explosiva (ttulo en espaol) dio uno de sus mayores bombazos. La pelcula es una de las ms recordadas de su poca, claro exponente de un cine de entretenimiento netamente ochentero, con rasgos muy definidos. Nunca se han vuelto a hacer pelculas juveniles como esas. Kelly LeBrock protagoniz los sueos de muchos adolescentes a lo largo de la dcada gracias a su interpretacin de Lisa. El habitual en las pelculas de Hughes, Anthony Michael Hall, protagoniza junto a Ilan Mitchell-Smith la estrambtica aventura. Aliens, el Regreso (Aliens 1986) del director James Camern. Alien es el perfecto organismo. Una mquina de matar cuya excelencia fsica slo puede competir con su hostilidad. La oficial Ripley y la tripulacin de la nave "Nostromo" se enfrentaron a esa monstruosa criatura. Slo Ripley sobrevivi a la masacre. Despus de vagar por el espacio durante varios aos, Ripley es rescatada. Durante ese tiempo L.V. 426, el mundo en donde Ripley se enfrent con el Alien, ha sido colonizado. Cuando se pierde la comunicacin con la colonia, se decide enviar para investigar a un equipo de fornidos marines espaciales, con Ripley al mando de la expedicin. Lo que les espera all no es slo una criatura, son miles. El Alien se ha reproducido y esta vez la lucha es por la supervivencia de la Humanidad. Extraordinaria secuela de la no menos espectacular Alien. Aliens es una de esas pocas continuaciones que, aunque no superan al original, tampoco desmerecen de su predecesora. Con un planteamiento ms convencional, misin de rescate y marines de por medio, el film de Cameron se centra ms en el espectculo de efectos especiales que en el terror propiamente dicho, pero es que Aliens ya no transcurre en una nave y ya no se presta al juego del gato y el ratn de la primera pelcula, esta vez el escenario es un planeta y el alien ya no es uno, sino miles y miles que atacan como un verdadero ejrcito. El ambiente vuelve a ser el mismo, es decir, corredores oscuros y enormemente largos, naves tenebrosas y hmedas, en las que puede pasar de todo. Actuaciones memorables y un largo y excepcional final completan esta obra.


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
mods:mods xmlns:mods http:www.loc.govmodsv3 xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govmodsv3mods-3-1.xsd
mods:relatedItem type host
mods:identifier issn 0000-0000mods:part
mods:detail volume mods:number issue 15series Year mods:caption 20062006Month April4Day 11mods:originInfo mods:dateIssued iso8601 2006-04-01