USF Libraries
USF Digital Collections

Qubit

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Qubit
Physical Description:
Serial
Language:
English
Publisher:
Cubit
Place of Publication:
Havana, Cuba
Publication Date:
Frequency:
monthly
three times a year
regular

Subjects

Subjects / Keywords:
Science fiction, Latin American -- Periodicals   ( lcsh )
Science fiction -- History and criticism -- Periodicals   ( lcsh )
Science fiction -- Periodicals   ( lcsh )
Genre:
periodical   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - Q01-00035-n35-2008-06
usfldc handle - q1.35
System ID:
SFS0024302:00035


This item is only available as the following downloads:


Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
mods:mods xmlns:mods http:www.loc.govmodsv3 xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govmodsv3mods-3-1.xsd
mods:relatedItem type host
mods:identifier issn 0000-0000mods:part
mods:detail volume mods:number issue 35series Year mods:caption 20082008Month June6Day 11mods:originInfo mods:dateIssued iso8601 2008-06-01


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim
leader 00000nas 2200000Ka 4500
controlfield tag 008 000000c19749999pautr p s 0 0eng d
datafield ind1 ind2 040
subfield code a FHM
c FHM
8 024
Q01-00035-n35-2008-06
FHM
FHM
049
FHM
0 245
Qubit.
n No. 35 (June 2008)
260
[Havana, Cuba] :
b Cubit
June 2008
310
Monthly
650
Science fiction, Latin American
v Periodicals
Science fiction
x History and criticism
Periodicals
Science fiction
Periodicals
1 773
t Qubit.
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?q1.35



PAGE 2

2 ndice: 1. El cyberpunk cubano: del realismo socialista al anarquismo capitalista. Juan C. Toledano Redondo. 2. El fin del paradigma Turing von Neumann. Leonardo Gala. 3. Ciberpunk cubano en cuarto creciente. Variantes y herederos Lo que vendr? Ral Aguiar 4. Apolvenusina. Yoss 5. Jane a las 10 y 30. Haydee Sardias. 6. En candela con Ochosi. Eric. J. Mota 7. El ataque del mendieta manchado. Juan Pablo Noroa 8. Ciberpunk en el cine y el video cubanos? 9. Historia del cine ciberpunk. 1994. Timecop. Para descargar nmeros anteriores de Qubit, visitar http://www.eldiletante.co.nr Para subscribirte a la revista, escribir a qubit@centro-onelio.cult.cu

PAGE 3

3 Elcyberpunkcubano:delrealismosocialistaalanarquismocapitalista. 1 Juan C. Toledano Redondo We have to make everything here.... We could do it. So, why didnt you? It ... I dont know. It was just too hard, I guess. It would take sacrifices. Thered be less booze, less energy for Curtis and his pals to go riding around in the jeeps. By the time wed sacrificed long enough that we could actually talk about building the ships, everybody was tired of sacrifices.Lewis Shiner, Frontera (1984) 1 La intertextualidad y la hibridacin se complementan en la creacin de la literatura. Segn indica el escritor cubano Yoss (Jos Miguel Snchez, n. 1969), la cf es un gnero caracterizado por su alto grado de feed back, en el que resulta casi imposible escribir si no se lee, y hasta disfrutar si no se ha ledo ya mucho, (porque un lector de cf se forma y se educa, no surge de la nada) (Marcianos 3). 2 Cualquier literatura que sea el producto de esa retroalimentacin, ese feed back, puede ser estudiada como un hbrido, un intertexto que emerge fuera de la lectura, al mezclarse y crear nuevos textos. ste es el origen natural del cyberpunk cubano, que incorpora cyberpunk internacional mientras que derriba otros modelos y gneros literarios, incluyendo el realismo socialista y su hroe, el hombre nuevo socialista. El ciberpunk cubano no puede ser separado ni de su realidad social cubana ni de su tradicin literaria, pero tampoco puede ser entendido sin mirar a la cf internacional y sobre todo sin mirar a las voces que llegan del Norte. Durante los aos noventa, una generacin joven de escritores cubanos incorpor el ciberpunk de los aos ochenta que fue creado fuera de Cuba. La versin cubana del ciberpunk se germin durante el fracaso econmico e ideolgico causado por la cada de la Unin Sovitica y el bloque comunista europeo. 1 Nota inicial: Este artculo fue escrito entre los aos 2003 y 2004, y publicado originalmente en ingls en Science Fiction Studies (#96, Volume 32, Part 2, July 2005, pp. 442-446) con el ttulo From Socialist Realism to Anarchist-Capitalism: Cuban Cyberpunk. La presente traduccin es del autor y contiene mnimos cambios propios de la adaptacin a otro pblico, pero no una puesta al da de las publicaciones de los autores estudiados, ni del contexto histrico y social de Cuba.

PAGE 4

4 Durante los aos setenta, gran parte de la cf cubana tom como su hroe al hombre nuevo socialista, pero al llegar los noventa, ste fue sustituido por otro que se asemejaba a los antihroes del cyberpunk. Para los aos noventa el perodo de luna de miel entre la cf cubana y los ideales polticos del rgimen cubano se haba agotado. Con todo, antes de considerar el trabajo de los escritores cubanos ms importantes del cyberpunk de los noventa-Yoss, Vladimir Hernndez (n. 1966) y Michel Encinosa Fu (n. 1974) es necesario mirar a las dcadas an teriores para entender este nuevo hbrido. Si bien es cierto que hay algunos ejemplos de cf en Cuba antes de 1959, fue durante los aos sesenta que el gnero lleg establecerse en la isla. Los trabajos de Oscar Hurtado (1919-1977), de Miguel Collazo (1936-1999), y de ngel Arango (n. 1926) fueron claramente influidos por la cf escrita en los EE.UU. Esta influencia fue drsticamente suprimida durante los aos setenta. En 1971, el primer Congreso Nacional de Educacin y Cultura estableci los principios siguientes para el arte cubano: El socialismo crea las condiciones objetivas y subjetivas que hacen posible la verdadera libertad de la creacin. As, son condenables e inadmisibles todas aquellas tendencias que se basan en ideas evidentes de la libertad como disfraz para el veneno contrarrevolucionario y de los trabajos que conspiran contra la ideolo ga revolucionaria en la cual la construccin del socialismo y del comunismo se basa, un esfuerzo al cual nuestra gente est dedicada firmemente y en cuyo espritu se educa a las nuevas generaciones. (14) Esta imposicin de ideales ideolgicos (propios e imitados) de la Unin Sovitica fue acompaada por una masiva publicacin y traduccin de trabajos literarios de la URSS y el mundo comunista en general. Por ello, una de las claves para entender a toda una nueva generacin de cubanos que crecieron en la dcada de los setenta bajo el nuevo sistema socialista es su reeducacin ideolgica a travs de la literatura. 3 El estado promovi y regul la creacin de talle res literarios, entre ellos el habanero Oscar Hurtado, cuna de muchos escritores jvenes famosos, como Dana Chaviano (n.1957), Flix Lizrraga (n.1958), y Yoss. 4 La produccin local de cf fue acompa ada por algunas revistas (como Juventud Tcnica) y por algunas de las editoriales ms im portantes del pas (como Letras Cubanas, UNEAC, Unin o Ediciones Dragn). Junto a esto, a finales de los setenta, surgi la oportunidad de que el trabajo de autores noveles de cf fuese galar donado con el conocido premio nacional David As, despus de una dcada del adoctrinamiento en las nuev as formas socialistas, el primer David de la cf fue para Dana Chaviano por su coleccin de cuentos cortos en 1979. 5 En 1990, los premios David desaparecieron precipitadamente, como muchas otras cosas en la isla despus de la cada de la URSS. No obstante, durante los aos ochenta, el premio haba promovido no slo la publicacin sino tambin las ventas de obras de cf en la isla. Al ganar el David un autor se aseguraba la publicacin y distribuc in nacional de su libro, lo que haban sido previamente una tarea casi imposible para los nuevos escritores jvenes de cualquier gnero. El nombre de la cf aument con su produccin y publicacin. Dana Chaviano realiz un estudio sobre los datos de publicacin y tiradas en Cuba entre los aos sesenta y los aos oche nta, demostrando que mientras que solamente se publicaron doce libros de cf entre 1964 y 1977 (42.600 copias impresas), a partir la 1978 y hasta 1988 la cifra creci hasta cuarenta y uno (1.117.600 copias impresas) ( Para una 275). Este aumento muestra la enorme influencia de las polticas culturales de los aos setenta en la cf cubana de la dcada siguiente. Al mirar ms de cerca a algunos de los ganadores del David 6 podemos ver cmo la Revolucin influy tambin en la esfera ideolgica. Esta influencia se aprecia en diferentes grados, y as para algunos escritores es suficiente co n la repeticin de lemas para evitar la censura, mientras otros muestran un discurso de claro apego a los ideales de l sistema. De los primeros seis premios (1979 a 1984), considero a Los mundos que amo de Chaviano y a Beatrice (1980) de Flix Lizrraga como ejemplos del primer caso, y a Espiral (1981) de Agustn de Rojas Anido (n. 1949), La Nevada (1982) de Gabriel Cspedes (n. 1946), Eilder (1983) de Luis Alberto Soto Portuondo (n. 1948), y Amor mas ac de las estrellas (1984) de Rafael Morante (n. 1931) como ejemplos del ltimo caso. El anlisis de cada uno estas novelas tomara ms espacio del que nos permite este artculo, pero si nos detenemos en Eilder de Soto, se puede presenciar la profunda influencia del realismo socialista en algunos autores de la generacin de escritores del David 7 Eilder de Soto Portuondo es el ms largo (ms de 400 pginas) de los trabajos que recibieron el premios David, con un promedio de unas 150 pginas. Si n embargo esta extensin es necesaria para crear una trama en la cual el espritu y los ideales de la revolucin comunista puedan ser dramatizados claramente. Eilder cuenta la historia de un extraterrestre (cuyo nombre da ttulo a la novela) que busca proteccin de sus enemigos en la Tierra. Eilder llega a Cuba, en donde sus ciudadanos acaban defendiendo su causa y juntos salen victoriosos. Eilder promueve los ideales del realismo socialista por

PAGE 5

5 medio de sus hroes positivos y de su sociedad pos itiva. Estos ideales se representan a travs de la historia cuando los personajes humanos defienden sus principios. As, cuando el androide SAMI-I amenaza a los cubanos, stos se defienden con estos principios: Me permito recordar que los ejecutores, especi almente Ari, son poderosos, oficial Caias. Elio se volvi sonriente al singular androide. Nuestros principios tambin lo son, SAMI-I (274) [ Al final de la novela, el doctor Crdenas explica a Eilder cmo es posible que los principios sean un arma: Los principios, muchacho, son convicciones, crite rios, firmes concepciones en las que el hombre basa su vida y proceder consecuente.... Caias ... hablaba de que un hombre armado de principios vale ms que cuantas balas, bombas, instrument os mortferas o cacharros tecnolgicos creados para matar, se le enfrenten.... Un hombre de principios luchar y vencer siempre (371) Igualmente correcta, segn los principios de la revolucin despus de 1971, es la importancia del colectivo. El doctor Crdenas tambin le explica a Eilder por qu los seres humanos, y en concreto los cubanos, son fuertes: Con todo el poder de esa fuerza ni t, ni yo, ni l, nadie podr hacer mucho actuando en forma particular. La verdadera potencia, la fuerza realment e incalculable se halla en el colectivo, en la accin comn encaminada a fines ju stos, con propsitos de redenc in humana firmes y siempre vlidos. (147) Como se ha mencionado, las cualidades elogiada s en estas pginas son compartidas por la imagen del hombre nuevo en la ideologa socialista. El escritor sovitico Abram Tertz,, define a este hombre nuevo como un superhombre virtuoso: No es fcil enumerar [las] cualidades bsicas del hroe positivo: conviccin ideolgica, valor, inteligencia, volicin, patriotismo, respeto por las mujeres, autosacrificio, etc. etc. La ms importante, por supuesto, es la cl aridad y la certitud con las que ve el Propsito y se esfuerza en alcanzarlo. De ah la asombrosa precisin de todas sus acciones, pensamientos, gusto, sensaciones y juicios. l sabe firmemente lo que es correcto y lo que es incorrecto; l dice simplemente s o no y no confunde el negro con el blanco. Para l no hay dudas ni vacilaciones internas, ninguna pregunta indescifrable, y ningn secreto impenetrable. Enfrentado a las tareas ms complejas, encuentra fcilmente la solucin-al tomar la ruta ms corta y ms directa al Prop sito. (172-73) Tanto Tertz como Eilder se refieren a la direccin clara hacia una meta (el Propsito, o la ltima etapa del comunismo) que va ms all del individuo. Soto incluso coincide con el respeto por las mujeres que Tertz menciona-si se entiende que el r espeto realmente est basado en las convenciones machistas que consideran a las mujeres como seres de segunda clase. En Eilder el personaje principal de mujer, Helena, que (por supuesto) est enamorada de Eilder, est formulada como un estereotipo: sus manos se comparan a mariposas tmidas; el narrador nos dice que ella se expresa con mucha pasin; es descrita como tierna, y al hablar, lo hace en trminos de amor y sentimientos--y todo esto descrito en apenas dos pginas (206-207). Finalmente, el colectivo humano est, a pesar de una cierta contradiccin en los principios socialistas, internacionalistas y nacionalistas, conectando Eilder con la idea de Tertz de que el patriotismo es una cualidad del hroe positivo. Y aunque la novela hace referencia constantemente a la humanidad como colectivo, la posicin de la vanguar dia respecto a la Tierra se le concede a Cuba y a

PAGE 6

6 los cubanos: Miles de voces entonaron cnticos ... al unsono en defensa de la Raza Universal Humana, cuya, tal vez, primera batalla se libraba en este [Cuba] entorno vital (440). Esta opinin del colectivo como una cualidad esencialmente cubana es defendida de alguna manera por ngel Arango en La joven ciencia-ficcin cubana: Un lustro dentro del concurso David : En lo ideolgico es precisam ente en lo que ms se diferencian de la ciencia-ficcin norteamericana que conocieron y que conocimos. Ven al mundo como constituyendo una Federacin Mundial, una soci edad nica con un inters ecumnico que prevalece sobre los rasgos nacionales, que conservan un carcter m s bien anecdtico. Lo primordial es que esa humanidad est organizada con fines y objetivos comunes, bajo ideas colectivas, comunistas, de amor al planeta y a lo s hombres. (135-36) Arango considera a Soto el heredero del pionero de la cf cubana, Miguel Collazo (134). Arango, cuya ficcin de los aos ochenta brillantemente representa al nuevo hombre socialistacomo en su triloga Transparencia Coyuntura, y Sider (no publicada hasta 1994)indica en 1982 que el valor de la cf est en servir como conducto para desarrollar literariamente las concepciones positivas que pueda tener el autor (74). Dramatizar estos ideales positivos es expresar una clase de optimismo. No todos los crticos han visto la ideologa de este perodo tan favorablemente. Antonio Orlando Rodrguez nos recuerda que la doctrina cultural proclamada en 1971 po r el gobierno reclam claramente a los intelectuales revolucionarios que escribieran sobre temas de literatura infantil y de la revolucin cubana (4). Esta situacin anim la creacin de novelas como Eilder a la que Yoss describe como novela muy interesante porque prcticam ente traslada a la cf el esquema de investigador + pueblo; de lo peor de la novela policaca (9). Los cambios que el proyecto cultural del socia lismo realista trajo a la produccin de cf son lamentados por Yoss, que ve en la cf cubana de los aos setenta y ochenta una prdida de capacidad satrica: La cf al estilo de Arango y Collazo, inspirada en el estilo de los clsicos anglosajones, y acostumbrada a presentar futuros sombros a modo de advertencia, result inmediatamente sospechosa a los ojos de los celosos comisarios polticos tropicales. Se le acus de literatura pesimista, antisocial, herticamente ajena a los sagrados modelos de realismo socialista importados de la U.R.S.S. (Marcianos 5) Al final de los aos ochenta, sin embargo, muchos autores cubanos volvieron a mirar hacia el Gigante del Norte y comenzaron a romper con el id eal del realismo socialista, una vez ms creando trabajos que presentaban advertencias de peligrosos posibles futuros. El hroe positivo socialista no haba sido totalmente concebido, y su fracaso permiti la aparicin de un nuevo hroe, descontento a partes iguales con las promesas incumplidas tanto del socialismo como del capitalismo: el hroe del cyberpunk. La dcada de los ochenta vio nacer nuevas contr aculturas: los movimientos guerrilleros en Amrica Latina 8 la movida espaola 9 el movimiento punk en el Reino Unido y los EE.UU. Los punkies eran los rebeldes de los pases industrializados, pero al contrario que los miembros de la generacin de los aos sesenta, los punkies fueron asocia dos con la violencia y el anarquismo: Cuando hay que elegir una ideologa poltica, los punkies son sobre todo anarquistas. Hay pocos que promuevan la continuacin del capitalismo o del comunismo. ste no quiere decir que todos los punkies han ledo realmente la historia y la teora del anarquismo, pero la mayora comparten una creencia formada alrededor del principio anarquista del no tener ningn gobierno o gobernante, o de valorar la libertad individual y la responsabilidad (Y quin no?). (O' Hara 71) Las ideas del anarquista casaban bien con la ideologa del hroe solitario o del concepto del DIY (hazlo por ti mismo do it yourself ) (O' Hara 153), que eran muy atractivas para algunos escritores de cf en los aos ochenta. Los escritores del cf del cyberpunk tomaron dos elementos del movimiento punk: el sabor por la contra cultura y el nombre 10

PAGE 7

7 Dani Cavallaro define el cyberpunk como un hbrido de la terminologa usada para el mundo ciberntico y el mundo urbano cultural que rodean la contracultura del punk de los aos ochenta. De hecho, el espacio urbano define a los personajes del texto cyberpunk, y Cavallaro explica que los personajes del cyberpunk son gente que existe en los lmites de la sociedad: forasteros, gente que no encaja y sicpatas, luchando por la supervivencia en un planeta basura que, recurriendo a la imagen de Rudy Rucker, est siempre a punto de convertirse en una suerte de sueos fangosos exclusivo fango marrn todo el tiempo (14). Pero la pregunta es, qu significado tiene punk en la palabra cyberpunk? Segn George McKay, los EE.UU.. se apropiaron del movimiento britnico original punk en los aos ochenta, lo remezclaron, y crearon un nuevo movimiento cultural del cual la cf en los EE.UU.. extrajo las ideas y el estilo para el cyberpunk. McKay contrasta una reconstruccin norteamericana del cyberpunk a raz del punk por un muchacho embelesado por las novelas grficas y por su computadora, con la experiencia britnica del punk que interroga a diferentes niveles los lmites de clase, las instituciones sociales, el gnero (63). McKay rechaza la versin norteamer icana del punk como ejemplo de rebelin urbana genuina (58), aunque s que est de acuerdo con el crtico literario marxista Fredric Jameson en que el cyberpunk puede ser la expresin postmoderna de la paranoia frente a las elusivas entidades multinacionales del capitalismo tardo (62). Jameson dice que la nueva red formada por el capitalismo global se podra caracterizar como paranoia de alta tecnologa y destaca cmo la literatura del capitalismo tardo solamente ha cristalizado recientemente en un nuevo tipo de cf, llamado cyberpunk, el cual es tanto una expresin de las realidades corporativas tran snacionales como de la paranoia global misma (38). Jenny Wolmark tambin hace referencia a esta idea de Jameson, haciendo hincapi en que el cyberpunk cae en la negacin postmoderna de la aspiracin utpica que surge de la prdida del sentido de Historia (113). Para McKay, el cyberpunk, en su periplo a travs del Atlntico, se dej atrs la ideologa rebelde original del punk, es decir, el anarquismo ms puro As, McKay coincide con la idea de Wolmark de que el cyberpunk no puede escapar de una visin predominantemente patriarcal de las relaciones sociales (52) y tambin que el estilo de cf se decant por un referente cultural apoltico (despolitizado?) (59). El terico literario Carl Freedman coincide con McKay y dice: el cyberpunk tiene realmente poco que ver con el punk ( 195). Aunque en su introduccin a la coleccin Mirrorshades Bruce Sterling describe cyberpunk como la a lianza herejtica entre el mundo tcnico y el mundo de la protesta organizadael pop underground la fluidez visionaria y la anarqua a pie de calle (XII), y otros concuerden en afirmar la importancia poltica y social del subgnero, otros como McKay, Freedman, Barcel y Wolmark se preguntan si el Cybe rpunk fue verdaderamente radical en su ideologa poltica. 11 Sin embargo, cuando el Cyberpu nk entr en Cuba su discurso se recarg de perspectiva histrica e ideologa--aquella que abraza ciertos valores del individuo burgus que hacen frente a la opresin de las normas impuestas por el realismo socialista, pero que tambin comparte el miedo de las multinacionales que asumen el control de Cuba y que la exprimen econmicamente. El anarquismo, como smbolo del DIY del punk original y como expresin de inconformidad, se hizo muy atractivo para una generacin cubana en crisis que navegaba maltrecha el Periodo Especial. 12 Esto no significa que los cubanos que escribieron cyberpunk durante los aos noventa eran ideolgicamente anarquistas o incluso punkies. Lo que el cyberpunk les ofreci fue un estilo literario perfect o para representar la decadencia de su realidad cubana particular, ya que Cuba presentaba un panorama perfecto para el estilo cyberpunk. La juventud cubana se senta sofocada por el viejo mensaje oficial que les dijo que las cosas eran como deban ser y adems iban en la direccin correcta, cuando de hecho la economa estaba peor que nunca. A la vez que la tecnologa se converta en la nueva realidad que permita que las multinacionales alcanzaran sus sueos imperialistas en el globo, los autores cubanos estaban listos para abandonar las formas del realismo socialista. Los aos noventa en Cuba fueron considerados de manera similar a la descripcin dada por Bruce Sterling de los aos ochenta en su introduccin a Mirrorshades : una era de resentimiento, de integracin, de influencias hbridas, de ver las viejas nociones sacudidas y reinterpretadas con nueva sofisticacin, y una perspectiva ms amplia. Los miembros de l cyberpunk apuntan a un punto de vista vasto, global (xiv). Uno de los elementos importante que abren camino al xito del cyberpunk en Cuba fue el desarrollo previo de una industria editorial de gneros populares del noir influidos por el policial que admiraba e imitaba, entre otros, a Dashiell Hammett y Raymond Chandler, pero con un acento socialista 13 . Junto a este fenmeno editorial, exista una especie de pre-cyberpunk en su relacin con un discurso de resistencia social y poltica en la literatura de cf cubana. De hecho, algunos cuentos de Chaviano y,

PAGE 8

8 sobre todo, su novela Fbulas de una abuela extraterrestre (1988) criticaban el r ealismo socialista en Cuba, aunque no directamente. Fbulas es una alegora de la carencia de libertad de expresin y del acceso al conocimientovisto a travs de las historias tribales que cuenta una abuela extraterrestre a su nieto y amigos. El conocimiento y la libertad son derechos considerados por cualquier dictadura como elementos que pueden desafiar su poder establ ecido. Chaviano se exili a comienzos de los aos noventa y se ha convertido en una figura literaria de renombre entre los autores cubanos en el exilio; despus de publicar tres novelas de carcter realista, ha comenzado recientemente a reeditar su obra de cf, as s con extensas revisiones que consolidan sus alegoras y crticas. El humor fue otra herramienta de resistencia al r ealismo socialista de algunos autores cubanos de cf. F. Mond, probablemente el escritor ms importante de cf humorstica en Cuba, escribi novelas como Kronikas koradianas (1988), en la cual el uso del choteo cubano (una manera local de definir lo burlesco) se convierte en la manera principal de expresar su descontento con la absurdidad de la guerra fra y la situacin precaria del papel jugado por la isla en sta. Finalmente, se abri un espacio literario e ideolgico para la escritura del cyberpunk cuando Agustn de Rojas tir la toalla. Rojas, el campe n del realismo socialista con su triloga Espiral (1982), Una leyenda del futuro (1985) y El ao 200 (1990), abandon la cf a comi enzos de los aos noventa, alegando que la realidad social de su semi-saga desapareci despus de la cada de la URSS. Su abandono signific la prdida de una de las pocas voces de apoyo que el rgimen haba tenido entre los escritores del cf. Rojas dej de asistir a las conferen cias anuales del cf en La Habana, y reapareci como escritor con la novela El Publicano relato enfocado en la vida de Cristo. La importancia de Rojas para los escritores del cf de Cuba es tal que el taller literario ms importante de La Habana hoy en da se llama Espiral. Los jvenes escritores de cf en Cuba estaban as preparados y deseosos de experimentar con formas nuevas que le permitieran expresar las contradicciones de su nueva realidad. Al contrario que la representacin de los aos ochenta mostrada por Aran go de una cf trasmisora de optimismo, Yoss opina que en los aos noventa la nueva generacin de escr itores utiliz el gnero para expresar incertidumbre. En la introduccin a la coleccin de cuentos Reino eterno (1999), Yoss describe el tono de la coleccin en los trminos siguientes: superado el viejo clich de que la ciencia-ficcin de un pas socialista deba de ser necesariamente optimista, reina un cierto ci nismo desesperanzador en la mayora de estos cuentos (10). El cyberpunk arrib a la isla en este momento de la historia, y su concepto anarquista de una opresin globalizada, junto a sus hroes parias viviendo en un mundo con el que no se identifican, casaron perfectamente. Neuromancer (1984) de William Gibson fue definitivamente una de las novelas del cyberpunk ledas en Cuba, pero la versin en espaol no lleg a la isla hasta los aos noventa. Este retraso est relacionado con el hecho de que muchos libros llegaban a Cuba slamente cuando los marineros o los turistas los traan, o si algn cubanos consegua salir de la isla y los compraba fuera. Por lo tanto, hubo un lapsus entre el desarrollo del cyberpunk cubano y el internacional, y otros autores importantes relacionados con este cyberpunk internacional, tambi n se publicaron ms tarde (entre ellos, Bruce Sterling, John Shirley, y Lewis Sh iner). Vladimir Hernndez compil la primera coleccin de cuentos del gnero para 1997, y aunque sigue indita, ya inclua a algunos destacados autores como Yoss y Michel Encinosa. En el prefacio, Hernndez reconoce el uso del estilo cyberpunk por esta nueva generacin de escritores como un medio para escapar del anecdtico provincia lismo criollo que caracteri zaban los trabajos de las generaciones anteriores y para generar la ruptura, adquirir p untos de vista multiculturales y, finalmente, encontrar nuestra propia voz (ii). Hern ndez reconoce que lo que l llama nuestra propia voz no es, sin embargo, nada ms que una vuelta a los modelos creados y usados en la cf escrita en ingls, principalmente en el cyberpunk anglosaj n. Sorprendentemente, en slamente dos aos, Hernndez indica en el prefacio de la coleccin Horizontes probables (1999), que el cyberpunk es ya un estilo asimilado y que la nueva ficcin cubana est influida ahora por el humanismo y el postmodernismoe incluso por una tendencia de estilo psicolgico similar al de la nueva ola de los sesenta, la cual, mezclada con el reaparicin de la pera espacial, habra prod ucido lo que l llama una literatura cubana pos-cyberpunk cuya calidad ha bra adems mejorado considerablemente (11). Sin embargo, la mayor parte de las historias en la indita Interfase se han publicado posteriormente sin revisiones, demostrando que esta segunda ola pos-cyberpunk siguen siendo ms una percepcin de Hernndez que una realidad textual. No est clar o exactamente cmo las mismas obras pueden a la misma vez ejemplificar las dos vertientes definidas en los prlogos de Hernndez en 1997 y 1999 respectivamente. Otro hecho digno de mencionar es que los cuentos en la antologa indita fueron escritos por apenas cinco autores diferentes, uno de los cuales era el propio compilador, que contribuy

PAGE 9

9 dos historias 14 Lo cierto es que el estilo cyberpunk se ex tendi rpidamente en Cuba. Entre los autores cubanos que han experimentado con este nuevo estilo desde la compilacin de Interfase estn Ariel Cruz (n. 1969), Michel Encinosa, Fabricio Gonzlez (n. 1973), Mara Elena Durn (n. 1975), Yoss, y Hernndez. Otros escritores que pertenecan a la vieja escuela del cf, tal como Bruno Henrquez y Roberto Estrada Bourgeois, tambin han experimentado con el estilo del Cyberpunk (Yoss, Marcianos, 15). El cyberpunk de Cuba lleg en un momento de extensin del gnero de cf. De hecho, Estrada y Hernndez han sido finalistas del prestigioso premio internacional de la Universidad Politcnica de Catalua (UPC) en Espaa (en 1997 y 2000, respectivamente), y Hernndez y Yoss ha ganado una mencin honoraria en el mismo premio, con Sueos de interfaz y Polvo rojo en 2003. Sin embargo, de los autores que han escrito historias de estilo cyberpunk, slo unos pocos han alcanzado alta calidad, y de entre ellos, quisiera destacar a Vladimir Hernndez, Michel Encinosa, y Yoss. Estos escritores representan tres aspectos importantes de la historia del cyberpunk en Cuba. Por un lado, Yoss fue el primero en hacer uso del estilo. Hernndez, como hemos visto, fue el primero en teorizar sobre el trmino y compilar antologas; e incluso sus propias historias son claros ejemplos de cyberpunk. Por su parte, Encinosa ha alcanzado la mejor calidad literaria del cyberpunk cubano con su coleccin de cuentos Nios de nen publicada en 2001. Las historias de estos tres autores demuestran cmo la vertiente cubana del cyberpunk se rebela tanto contra el realismo socialista como contra el capitalismo tardo imperialista. Con la excepcin de los cuentos cort os incluidos en la coleccin indita Interfase (Lder de la red y Una moneda de plata en el bolsillo de la noche), la cf de Yoss, licenciado en biologa, no se puede clasificar enteramente como cyberpunk. No obsta nte, algunos de sus relatos de la coleccin Timshel (1989), se pueden clasificar como pre-cyberpunk. Timshel le vali a Yoss el Premio David, e inclua el cuento Historia de gladiadores. Este relato contie ne claros elementos del estilo cyberpunk, aunque el mundo en el cual la trama transcurre no incluya elementos de realidad virtual, usuarios de la Internet, hackers o mquinas pensantes. La historia, sin embargo, est cargada de violencia, sexualidad, una sociedad represiva, referencias a la cultura asiti ca, y algunas referencias tambin a la ciberntica. Podemos entender el trabajo de Yoss de esta poca como pre-cyberpunk del mismo que lo es Frontera (1984) de Lewis Shiner en los EE.UU.. El personaje principal en Historia de gladiadores es un luchador que apenas subsiste. Es un don nadie, definido solamente como objeto en una sociedad de consumo: Te llamas Johnny y el apellido no importa. Nunca fuiste conocido sino por Johnny, el gladiador. Porque eres gladiador y tu contrato es por cinco aos. Pero igual podra ser por mil, si no lo prohibiera la ley. Es que con veinte primaveras no conoces otro oficio que este: pelear por dinero. (48) Johnny se ve como esclavo bajo contrato (53), y Yoss hace referencias directas a las corporaciones que controlan el mercado--Coca-Cola, Martin Marietta, y IBM (56). La moneda imperante es el dlar (todo es dlar [56]), y las ciudades citadas son ltima York y Los ngeles (54). Historia de gladiadores no deja ninguna duda de que los EE.UU.. son la distopa del futuro; y no es que Johnny sea un paria excepcional para la obra, sino que sus pocos amigos viven vidas similares o incluso peores (50). Johnny se presta a conejillo de indias para Martin Marietta e IBM, empresas que estn experimentando con un implante cerebral nuevo, un electrodo que sirve de memoria de nuevas tcnicas del combate (56). Las fuerzas armadas estn detrs del proyecto porque desean crear hombres robot (56). Johnny acepta el e xperimento porque necesita el dinero y el implante le permite ser un luchador profesional invencible. El implante en el cerebro de Johnny es otro el emento que hace a este rela to parcialmente cyberpunk. Johnny tiene un implante, pero no una clavija para conectarse directamente a un ordenador y descargar informacin de la red, como ocurre en los cuentos cyberpunk. Se acentan la existencia de las grandes corporaciones, pero en ltima instancia el control es del gobierno. El gobierno desea mejorar la memoria de sus soldados, pero Yoss los llama robots humanos, y no cyborgs. Johnny, como personaje de un relato pre-cyberpunk, es ms similar a Kane de Frontera que a Case de Neuromancer : Kane tambin tiene un implante que determina algunas de sus acciones, y, como Johnny, es una marioneta de otros. El triunfo de Johnny es agridulce. Cuando tiene el electrodo instalado, le dan el nombre de combate Gerin en honor al mito griego del gigante de tres cuerpos vencido por Hrcules. Y es precisamente un

PAGE 10

10 cyborg, llamado Hrcules el que lo derrota: Comprendes: la leyenda se ha cumplido; Hrcules ha vencido a Gerin (68). El detalle de referencia al estilo cyberpunk es no el mitolgico sino el hecho de que Hrcules, un producto de la IBM, es un modelo ms avan zado que no puede seleccionar sus tcnicas de combate; el implante lo controla y es ms mquina que ser humano (Timshel 69-70). Geryon-Hrcules simbolizan el control completo de las multinacionales sobre la capacidad del individuo de tomar sus propias decisiones. La derrota de Johnny representa la derrota del individuo, como su amigo Gato explica: Somos lagartijas en las manos de ese nio. Nos atrapa, juega con nosotros y luego nos deja medio muertos, cansados, sin fuerzas para es capar de nuevo si quiere capturarnos. Y a veces somos tan tontos como las lagartijas, Johnny, porque hacemos como ellas cuando nos tiene a todos en los mismos puos, en v ez de tratar de escapar, de morder al nio cruel, nos mordemos entre nosotros mismos. (70) No obstante, Johnny encuentra cier ta felicidad despus de su derrota. Historia de gladiadores cuenta dos historias paralelas que rodean a Johnny: una es la historia del gladiador, y la otra se relaciona con una situacin amorosa con una estudiante que se hizo prostituta poder para pagar sus estudios. En esta historia de 1988, Yoss describe la prostitucin como un espacio en el cual Cada uno puede hacer consigo mismo lo que quiera (59). El autor hace un pa ralelismo entre la vida de Johnny y la de una prostituta: Ella se vende en placer, t lo haces en violencia. Hay cierta relacin (59). Las mujeres jvenes en el parque estn todas medio desnudas pero enmascaradas. Johnny piensa en ello: Te vas, con una extraa angustia en el pecho, como si hubieras pisado una bella flor. Y piensas que la vida es dura y que est muy bien esta ley presidencial de que las prostitutas usen las mscaras para no ser reconocidas y de que tampoc o hablen por la misma razn. Si la vida es dura, pero a ciertas cosas no hay derecho (60) Parece obvia la referencia al fenmeno de la prostitucin de Cuba dura nte el Perodo Especial, y aunque siendo de 1988, Yoss parece ver clara una situ acin que se har permanente en los noventa con el jinterismo .. Para Yoss, las prostitutas simbolizan una suer te de resistencia frente al poder opresivo del sistema corporativo, del estado totalitario, y del capitalismo tardo. En la conclusin de Historia de gladiadores Johnny y la estudiante se van juntos. La jinetera es descrita en este momento como nia inteligente (que) sonre con confian za (71). Ambos son parias sociales y, sin embargo, al abrazarse Johnny siente por primera que la vida tiene algn sentido (71). Y es este pensamiento el que los rehabilita como individuos plenos. Esta crtica de la opresin es similar a la actitud del punk, aunque, haya que apuntar que los punkies nunca acentuaron la prostitucin como modo de liberacin. El gesto de Yoss de reintegrar a la jinetera rompe igualmente con la visin eutpica socialista y con la explotacin capitalista del trabajador. Su hombre nuevo (y su mujer nueva) no coinciden con el modelo anterior de Acosta (ver nota 13) del ciudadano comn ni con la visin positiva del optimismo de Arango. Estos hroes son parias con el futuro de un paria; y su futuro no depende del estado ni de las grandes corporaciones, sino de ellos mismos. La prostitucin y la violencia son temas recurrentes en otras dos historias de Yoss incluidas en otras dos colecciones. Trabajadora social primero fue publicada en Polvo en el viento en 1999; el segundo, El performance de la muerte, primero fue publicado en Horizontes probables Ambas historias reflejan otra vez a un hroe ambiguo que no representa ni al hombre nuevo socialista ni al individuo burgus. Estos dos cuentos se centran en un futuro en donde la Tierra se ha convertido en un sitio para el turismo y la inversin extranjera. El mundo es gobernado por Seguridad Planetaria, una agencia humana bajo supervisin de las leyes impuestas por el resto del universo; aquellos que acten en contra de esas reglas han de enfrentarse a Recambio corporal, sistema a trav s del cual cualquier extranjero puede usurpar un cuerpo humano para pasar desape rcibido y para poder adems respirar nuestra atmsfera mientras hacen turismo. Yoss incluy estos dos cuento s ms adelante en la novela Se alquila un planeta convirtindose en el embrin de una representacin alegrica de la Cuba del perodo especial, cuando el gobierno cubano abri su mercado turstico al mundo, lo que cre la sensacin entre los cubanos de que el gobierno haba vendido la isla a los inversionistas extranjeros de origen principalmente europeo y canadiense, y a algunos turistas latinoamericanos que buscaban el sexo fcil y paisaj es tropicales de saldo. Este fenmeno vino acompaado por un incremento en la seguridad nacional que defenda a los extranjeros

PAGE 11

11 frente a un cubano que se poda aprovechar de los tu ristas. Una discriminacin que lleg a tal extremo de no se permitir a los cubanos entrar en los cu artos de algunos hoteles si un extranjero no los acompaaba. La extrapolacin literaria de Yoss crea un a Tierra alegrica de Cuba controlada por el capital universal del turismo, con el consentimiento y la cooperacin de las autoridades locales. Trabajadora social y El performance de la muerte incorporan el estilo cyberpunk de una manera que Historia de gladiadores no lo haca. Muchas de las ideas del cuento de 1988 s que reaparecen: la prostitucin, la violencia, y la angustia sufrida por los personajes, que reconocen las pocas opciones vitales que tienen pero quines an as elijen sobrevivir. El performance de la muerte es probablemente la historia ms radical escrita por Yoss La violencia es tan grotesca que llega a repugnar su lectura, pero sin embargo, la lucha est completamente ausente. Como indica el ttulo, el asunto principal es el arte. Moy es un ser humano que acta en diversos mundos, pero cuyo arte es nico: Moy se suicida en cada actoen el nombre del arte y del dineroy para ser ms tarde clonado. (Yoss, Se alquila 8). Cada vez que abre el teln, Moy comien za ofreciendo los argumen tos para su actuacin: El arte ha muerto.... El artista no puede mori r porque muere en cada creacin, porque entrega parte de su vida en cada obra.... El artista puede incluso morir por y para su obra.... El artista va recibiendo la carga de dolor del mundo y lo expa en su obra.. (76-77) Moy se convierte en un mise en abyme matndose en el escenario. Su muerte sangrienta, meticulosamente descrita, ocupa seis pginas. Finalm ente, la sangre cubre el escenario; y ste se convierte en una lona que se vende en ltima instancia como lienzo artstico (81-82). Al final del ltimo acto que los lectores presencian, y despus de haberse autoresucitado como copia de s mismo, Moy hace frente a un nuevo contra to que le propone realizar su actuacin cada da, lo que puede dar lugar a peligro de lesiones cerebrales debido a la clonacin repetida ( Se alquila 82). Moy, no obstante, firma el contrato porque el dinero es su nica esperanza de ser libre algn da. La historia termina con Moy hablando con su manager sobre la mejor forma de mejorar su performance para superar la presencia de un posible competidor: Hay que esmerarse, Tutambienbrutos, el xito no poda andar lejos si ya empezaban a caer las im itaciones, todo estaba en no repetirse. Ms dolor poda ser la clave (83). Como en Historia de gladiadores, el personaje principal de Yoss hace fren te a un futuro ambiguo: puede mejorar econmicamente a riesgo de morir en el proceso. En ambas historias el protagonista es un lobo solitario, elemento acompaado literariamente por el uso de la primera persona en Historia de gladiadores y una forma introspectiv a en tercera persona en El performance de la muerte. Segn lo indicado antes, Yoss crea a un hroe que rechaza al hombre nuevo socialista pero tampoco puede aceptar al hroe liberal capitalista, puesto que este acepta que sus condiciones de trabajo son una denigracin de su humanidad. El hecho de que esta hi storia tenga un cierto final feliz nos recuerda de nuevo el trabajo de Lewis Shiner. Segn Robert Donahoo y Chuck Etheridge, la visin del anarquismo en Shiner es esencialmente positiva (186). Los hroes anarquistas de Yoss representan la lucha del individuo contra dos sistemas; su nuevo orden es la nica va posible ante la opresin de todas las fuerzas econmicas y polticas que funcionan alrededor (y en contra) de ellos. En su lectura de Shiner, esta lucha es considerada por Donahoo y Etheridge como un gesto romntico del individuo que lo convierte en agente del cambio social: Una visin tan romntica afirma la idea de que el individuo puede triunfar en ltima instancia contra las fuerzas destructoras producidas po r las estructuras sociales de la humanidad. Al sumergirse en el discurso anar quista, los hroes de Shin er tratan de perfeccionar sus mundos (189-90). Si Yoss cre un pre-cyberpunk con Timshel en 1989 y desarroll algunos de sus temas principales durante los aos noventa, Vladimir Hernndez, ingeniero metalrgico de formacin, entendi ms extensamente la importancia para Cuba del nuevo estilo que vena de los EE.UU. As, se convirti en el primer cubano antologador de la mayora de escritores de cf de su generacin: primero, con el citado manuscrito indito Interfase y despus siendo el primero en publi car la primera coleccin cubana de cyberpunk (Horizontes probables 1997). La historia Mar de locura de Hernndez demuestra claramente la influencia de una obra tan relevante como Neuromancer de Gibson en la produccin inicial del cyberpunk cubano. De hecho, en este cas o la lnea entre intertextualidad e imitacin parece un poco borrosa. Lo que sigue son los primeros tres prrafos de este cuento. He dejado adrede los dos textos en sus idiomas originales y he resaltado en el texto en espaol aquellas palabras clave que aparecen (aunque algunas traducidas ) en el texto de Hernndez:

PAGE 12

12 Para Sharp [ntese el nombre en ingls], merodear por el ciberespacio era una segunda naturaleza. Sumergirse en aquel universo neuroelectrnico poblado de bloques interactivos le hacan experimentar un indito placer de consistencia casi sexual ; como si una droga [drug] alienante y cargada de estmulos exticos se mezclara con su percepcin mientras caa flotando hacia el centro del paisaje infogrfico generado matemticamente por su ordenador Los dedos de Sharp, en espacio normal, teclear on en su consola el cdigo de una retcula sudafricana, y la mente del hacker tom profundidad dentro de la Matriz tridimensional que era el ciberespacio. Mientras perda gradualmente la nocin de su propio cuerpo, su conciencia pareca proyectarse a travs de las fibras pti cas que lo conectaban al mundo virtual de los bancos de memoria privados y las infraestructuras empresariales, que como enormes edificaciones luminosas se extendan en todas la s direcciones de la Matriz formando intrincados laberintos de geometras multicolores. Sharp era un hacker de 1ite; un prspero ladr n informtico cuyo cent ro de operaciones era Neoland el mayor enclave residencial de la megpolis antillana Ciudad Habana. A los doce aos su fama como pirata transcenda el bloque urbano donde viva. A los diecisiete, las compaas fantasmas, para las que trabajaba hurtando informacin de primera mano, le suministraban consolas de acceso y el software de intrusin necesario para invadir los ncleos de hielo de otras corporaciones Desde entonces no volvi a permitirse incursiones de adolescente. Nunca se entretuvo con trabajos de poca monta, pero jams fall un contrato acordado (9-10). Hernndezs introduction of Sharp clearly echoes Gibsons introduction of Case: Case was twenty-four. At twenty-two, hed been a cowboy, a rustler, one of the best in the Sprawl. Hed been trained by the best, by McCoy Pauley and Bobby Quine, legends in the biz. Hed operated on an almost permanent adrenaline high, a byproduct of youth and proficiency, jacked into a custom cyberspace deck that pr ojected his disembodied consciousness into the consensual hallucination that was the matrix. A thief, hed worked for other, wealthier thieves, employers who provided the exotic software required to penetrate the bright walls of corporate systems, opening windows into rich fields of data. (5) El parecido de ambos textos se ve ms claramente cuando vemos de cerca que ambos hacen referencia al abuso de la droga, la separacin de cuerpo y mente, el ciberespacio, las grandes corporaciones que controlan el mundo, los hackers o ladrones informticos, y la juventud enajenada; y ambos tambin utilizan grandes espacios urbanos como contexto del mundo material del personaje descrito. La nica diferencia es que el estilo de Gibson es ms condensado. Con todo, Hernndez introduce nuevos trminos cubanos en la narrativa de Mar de locura, entre ellos la megpolis antillana Ciudad Habana, y la autopista transcaribe a que por lo menos sitan la historia en el Caribe. Mar de locura, aunque incl uido en el manuscrito indito Interfase fue publicado por primera vez en su propia coleccin de cuentos Nova de cuarzo de 1999. La historia representa una evolucin del precyberpunk de Historia de gladiadores de Yoss hacia un mundo cyberpunk mejor construido. Aunque la trama es similar a la de Neuromancer Sharp es un hacker que lucha contra hielo militar y habla con una inteligencia artificial o IAel desenlace en He rnndez es ms optimista. La IA de Hernndez, llamada Minotauro, es un cibercolectivo que busca una nu eva era de la vida racional en el universo (40); Sharp es invitado a formar parte del colectivo Minotauro, y abandona la Tierra y su pasado en direccin a la luz, hacia la lib ertad de un Nuevo renacer (40). La decisin de Sharp de abandonar la Tierra y su pasado est ligada a su rechazo del gobierno opresor en su vida. Incluso la decisin de Minotauro se basa parcialmente en la opresin; la IA dice que los gobernantes necesitan controlarlo todo, es parte de su mana de autoconservacin (39). Sharp, como hacker resiste las restricciones del gobierno en el ciberespacio; pero reconoce que dentro de poco no se podr navegar libremente por el ciberespacio (20). Como expliqu anteriormente, el hroe cubano del cyberpunk lucha para oponerse a que su vida sea controlada, lo cual es una referencia alegrica obvia al poder establecido en Cuba. Cuando Minotauro ofrece a Sharp la vida de la comunidad incorprea, la IA insiste en que aquella no ser pa rte de un colectivo opresivo: Todos los que estamos aqu, excepto t, nos hemos integrado a la conciencia de Minotauro, fundindonos en un ser mltiple, sin que por ello hayamos perdido nuestra propia id entidad (38). El colectivo es bueno slamente si fomenta la individualidad; hay pues un equilibrio difcil entre la comunidad ideal y el individuo.

PAGE 13

13 Si el espritu anarquista no marca Mar de locur a significativamente, s que lo hace en la historia que da ttulo a la coleccin donde est incluido, o sea, Nova de cuarzo que fue escrita por Hernndez en colaboracin con Ariel Cruz Vega. Brian, el pe rsonaje principal, define el ciberespacio en los trminos siguientes: el nuevo medio es lo suficientemente anrquico como para que el Duro y Largo Brazo de la Ley se las vea difcil al lidiar con tant as variables en un hiperplano ciberntico cada da ms complejo (88). Incluso uno de los patrones de Brian es identificado como grupo del anarquista (89). Como Historia de gladiadores de Yoss, Nova de cuarzo est escrita en primera persona. Brian es un personaje introspectivo y un solitario (aunque no siempre por opcin). Para el final de la historia, con su amiga Linda muerta, Brian se siente solo y nos dice que ahora ya nada importa.... Sin Linda slo me queda sobrevivir, no me interesa subir la cuesta, o comenzar de nuevo (114). Brian, pues, representa al hombre solitario y luchador tan comn en el cyberpunk. Nova de cuarzo acenta al paisaje cubano. La mayor parte de la accin ocurre en una futurista Ciudad Varadero (90) y en la ciudad de La Habana, descrita como una megalpolis abierta al poder de las multinacionales (94). Esta Cuba futurista es vista a travs del prisma del perodo especial, con sus nuevos mercados, sobre todo en lugares tursticos como Varadero. El trabajo de Hernndez ayud en la creacin de un hbrido cyberpunk que se c onvirti en corriente principal en Cuba. Con Yoss poniendo la primera piedra de un nuevo estilo de cf y Hernndez ayudando a los escritores jvenes del cyberpunk a que publique n, el paso siguiente necesario era un trabajo ms substancial. Este vio la luz en el 2001 con la coleccin Nios de nen de Michel Encinosa F. Encinosa, que es licenciado en literatura inglesa, contribuy tres historias en la indita Interfase de Hernndez, de los cuales Nunca se sabe y ro soy un jerbo fueron finalmente publicados en Horizontes probables y Nios de nen respectivamente. Menos una, todas las historias en Nios de nen transcurren en la ciudad de Ofidia, capital de un mundo en el cual nu eve corporaciones estn al cargo de todo. Ofidia se divide en tres estratos sociales que coincidan con tres denominaciones geogrficas: Ciudad baja, ciudad media y ciudad alta. Ofidia es la ciudad perfecta de l Cyberpunk, en donde Las sper anfetaminas, el hipersexo y los implantes cerebrales compiten ferozmente para aduearse de la mente de aquellos que tratan de sobrevivir (Chvez 1). La coleccin abarca nuev e historias que incluyan referencias a la injusticia social, al sexo, la violencia, las drogas, al ciberespacio, a personajes jvenes (nios), y al color extico de lo asitico. El logro ms importante del trabajo de Encinosa es su incorporacin del estilo cyberpunk sin recurrir a clichs. No hay casi prrafos que o frecen definiciones obscuras de la tecnologa o explicaciones de cmo las nuevas tecnologas funcionan. Las historias no argumentan sobre el hielo negro, crmenes misteriosos, o energa militar, sino sobre seres humanos con problemas humanos: contradicciones sobre el amor, la soledad y la amistad, y las dificultades de la vida en este mundo nuevo. A pesar de esto, las historias de Encinosa conservan algunos elementos importantes del cyberpunk. Sus personajes principales son lobos solitarios, y su mundo est marcado por la violencia, el sexo y la tecnologa. Los estratos sociales estn determinados por donde vive n los personajes y la nuev a realidad no puede ser abarcada por el individuo. Dos cuentos, Mi nombre es nadie y Un puado de lluvia, ofrecen perspectivas contrarias sobre las dificultades de supervivencia en Ofidia. Mi nombre es nadie es la historia de un sombra, un matn que viva en Ofidia pero quin ahora trabaja en Praga. La historia narra cmo incluso para el matn ms profesional, la vida puede ser difcil. En diversas ocasiones, el personaje principal se siente viejo; como cuando se auto reprende por haber dudado de matar a un nio a sangre fra: Hace aos, en Ofidia, no hubiese dudado ni un momento. Decididamente, el tiempo y el ambiente lo estaban ablandando (57). Al final de la historia comprende que su edad y su nueva actitud hacia la vida muestran a un ser que ha perdido su juventud y sus ansias de vivir como hasta ahora. As, despus de pasar parte de la noche con una prostituta, se prepara para matarla con objeto de bo rrar cualquier rastro de su existencia social (una prctica comn de todos los sombras, que viven secretamente), slo para descubrir que no hay balas en su arma y que ella sufre de un virus mortal (alegrico del SIDA). Su decisin entonces es sorprendentemente desnudarse de nuevo y acostarse junto a ella (66). El autor nos narra sobre un mundo en el cual la s circunstancias atrapan a los individuos, quienes no determinan lo que realmente son. De nuevo en la cama, el matn, cuyo nombre nos es desconocido, intenta establecer otro tipo ms huma no de comunicacin con la prostituta: No me has dicho tu nombre-susurr l, sin esperar realmente una respuesta. T tampocole lleg, no obstante, la voz de ella un aleteo de colibrespero eso no importa (66)

PAGE 14

14 No es hasta el final de la historia que descubrimos el significado del ttulo Mi nombre es nadie: el no ser nadie es parte de su esperanza. La mujer que lo acepta es, despus de todo, otra nadie, otra sombra en la ciudad. Mi nombre es nadie en estas escenas finales se convierte en abanderado de la soledad y de la esperanza de los que sufren violencia, incluyendo a los matones que perpetran una clase de violencia de efecto boomerang, y las prostitutas que sufren violencia diariamente en sus trabajos. En Un puado de lluvia el nfasis est igualmente en la amistad y el amor. Sin embargo, Ofidia es un lugar ms opresivo que Praga, y la trama in cluye muchas ms referencias al cyberpunk ms tradicional: hielo e hielo negro militar (16), uso de la droga (21), smbolos japoneses (15), y el ciberespacio (14, 16, 23). Incluso los grupos musicales que escuchan los personajes son violentas en sus actuaciones y sus letras, asemejndose a un estilo musical futurista del punk (9). Los personajes Diana y Xen se nos presentan como dos adol escentes perdidos en la ciudad. Un puado de lluvia cuenta la obsesin de Diana con la lluvia. En Ofelia, el gobierno permite slamente nubes que prometen lluvia pero nunca llueve: nadie que haya vivido en Ofidia los ltimos quince aos ha visto llover (12). Esta idea tan simple enmascara la opresin terrible de las autoridades, puesto que las nubes aparecen aleatoriamente, produciendo el deseo de lluvia, pero nunca llueve, lo que frustra el cumplimiento del deseo creado (casi incitado) por los satlites del gobierno. Diana recuerda la lluvia como un smbolo de felicidad con su padre ya difunto (12), y esa memoria es dolorosa porque la lluvia no vuelve, y se hace alegora del padre muerto. Ella es una hacker experimentada y trama para que los sa tlites produzcan lluvia en Oficia sin autorizacin. Esta accin romntica conduce a Diane a una ciber-muert e violenta, quizs incluso a un suicidio: no saba que un nicho controlador de geosats tuviera defensas tan crueles. Tal vez ella tampoco. O tal vez s (24). La muerte de Diana es el sacrificio ms altruista que puede hacer por Xen y la ciudad, puesto que Xen nunca ha visto ni sentido lluvia verdadera, y la ciudad ha sido despojada de la belleza de la naturaleza por el gobi erno. Cuando Xen encuentra a Diana muerta en la calle, la polica (agentes de Informacin Inc., una de las nueve corporaciones que controlan el mundo) est rodeando la escena, junto con algunos peatones. Xen siente una gota de agua en su cara y al mome nto lluvia, lo que sugiere libertad, liberacin, y el xito del ltimo gesto rebelde de Diana. La lluvia contesta a la pregunta que ella haba planteado un da antes mientras hablaba con Xen: me pregunto si al guna vez querremos contempl ar de nuevo el azar de la naturaleza sin los jodidos picoscopios del tedio pr ogramado (11). Sin embargo, las respuestas de la gente que experimenta la lluvia son variadas, un grupo de espantados espectadores derriba las barreras, y atropella, entre aullidos a una docena de petrificad os policas que miran la catarata que se les acelera encima. Los tcnicos de Informacin corren a resguardar sus equipos (2 3). Los adultos y las fuerzas del orden no saben cmo reaccionar y cunde el pnico entr e ellos; pero los nios, ms cercanos al sentir de Diana y Xen que a los adultos, juegan y ren en las calles inusualmente cubiertas de agua (24). Lo que parece un momento feliz es realmente un brevsimo sueo pronto censurado: No durar mucho. En pocos minutos, algn goesat ser redireccionado en rbita y todo volver a la normalidad.... [estos nios] dejarn de rer y adoptarn para siempre, en sus ojos, una rplica profunda de los ojos abiertos de Diana. (24) Xen, la nica voz que omos relatar, comparte esa sensacin al final de la historia: jurando negar mi espritu a esta absurda y cotidiana realid ad que nunca volver a comprender (25). Diana representa el espritu anarquista del hroe solitario (aqu herona, claro), y que lucha contra el poder establecido que oprime a la sociedad. Su soledad es tal que ni siquiera Xen sabe sobre sus planes. Ella es adems, como he apuntado, una mujer protagoni sta, lo cual es inusual en el cyberpunk cubano, y en general. Su sacrificio, por otra parte, no es un elemento literario tan nuevo, tanto para el realismo socialista como para el hroe burgus, pero las razones de su sacrificio s que son refrescantes: ella muere para dar esperanza al oprimido y para luchar contra la opresin tanto del estado como de los gobernantes de las multinacionales. Muere para romper el status quo y para probar que puede romperse. Como en el caso de los hroes de Shiner y de Yoss, las acciones de los individuos son importantes en el proceso de creacin de un nue vo orden (Donahoo y Etheridge 186), aunqu e este nuevo orden sea desconocido o incierto. Junto con Mi nombre es nadie, Un puado de lluvia representa una nueva y ms elaborada manera de incorporar el estilo cyberpunk en la cf cubana. Ya no es una simple adaptacin de temas y de

PAGE 15

15 tropos sino un nuevo intertexto, un hbrido cubano nuevo que extrapola una nueva realidad cubana incluso ms all del perodo especial. Nios de nen sugiere que el cyberpunk se convirti a comienzos del nuevo milenio en una parte integral de la cf cubana. Yoss, Vladimir Hernndez, y Michel Encinosa (entre otros) han ayudado a traer el fenmeno del cyberpunk a Cuba, pero en su mejor expresin, el cyberpunk cubano es ms que unas palabritas de relleno en espaol aqu y all. Estos escritores utilizan tropos del cyberpunk para que la nueva generacin de cubanos identifique su nueva realidad. Despus de considerar estos ejemplos, la idea de George McKay de que el cyberpunk norteamericano como apoltico o incluso despolitizado no es aplicable a la variedad cubana. Es imposible saber si este nuevo hbrido continuar prosperando. Lo ms probable es que se intertextualice con otros hbridos. Ya que el estilo cyberpunk ha permitido a los escritores cubanos ms jvenes alegorizar sobre la realidad del perodo especial (y porque, despus de una dcada, este perodo no parece haber conclui do), es muy probable que los cuba nos continen produciendo cf con un estilo similar. De hecho, Yoss public Se alquila un planeta en Espaa en el 2001, y Encinosa est publicando a travs de la prensa me xicana Extramuros una novela corta, Veredas que es una obra cyberpunk. Por ahora de todos modos, y al menos en la cf de Cuba, el hroe anarquista ha derrotado al hombre nuevo socialista. NOTAS 1 -Tenemos que fabricarlo todo aqu. Podramos haberlo hecho. -Entonces, por qu no lo hicisteis? -Bueno No s. Era demasiado duro, supongo. Hubiera implicado sacrificios. Habra habido menos licor, menos energa para Curtis y sus amigotes para ir por ah en los jeeps. Para cuando lleg el momento en que habamos sacrificado bastante tiempo como para poder hablar realmente de construir las naves, todos estaban hartos de hacer sacrificios. Lewis Shiner, Frontera (1984). 2. Citando a Mikhail Bakhtin, Carol McGuirk indica que el pastiche, la parodia, lo burlesco, y las inversiones irnicas de las convenciones genricas son las claves de una buena ficcin, pues parodiar abre el texto a voces subversivas y le da complejida d al punto de vista. La novela verdadera hace su historia nuevaadmitiendo conv enciones del gnero para subvertirlas (123). Este acercamiento permite que consideremos la importancia del cyberpunk cubano como produccin no slo social sino textual, centrndose ms en el proceso de la construccin (forma) que en el contenido o la condicin sub-genrica (cf). Para Julia Kristeva, cada novela es de un modo u otro polifnica (248), y coincide con el principio de Bakhtin de que una novela es la l ecture du corpus littraire antrieur, le texte comme absorption de et rplique un autre texte [la lectura de una recopilacin literaria anterior, el texto como la absorcin de y respuesta a otro texto] (90). El estudio de Bakhtin de Dostoyevsky implica que un nuevo texto polifnico produce ambivalencia; una consecuencia de un autor que repite pero tambin disiente de los textos del precursor: Dostoyevsky procur percibir las propias etapas en su simultaneidad, yuxtaponindolas y contraponindolas dramticamente, y no estirndol as en su desarrollo. Para l, conseguir entender el mundo significaba c oncebir todo su contenido como simultneo, y conjeturar sobre sus relaciones observando un solo momento de la relacin de los componentes. (28). Por lo tanto, el nuevo texto polifnico se convierte en un hbrido que conlleva tanto similitud como originalidad. 3. Para una discusin ms extensa de la aceptacin del realismo socialista en Cuba durante los aos setenta, ver mi ensayo sobre la triloga del cubano ngel Arango (en bibliografa). 4. El scar Hurtado y el Julio Verne en La Habana y el Grupo Androide en Guantnamo eran entonces los talleres ms importantes del cf en la isla. Hoy, el taller Espiral de La Habana es el ms grande de Cuba. Segn Pamela Maria Smorkaloff, la fundacin de talleres en Cuba era originalmente orgnica, aunque su proliferacin finalmente requiri la intervencin del estado, puesto que antes de 1983 haba unos 1.500 de ellos (283). Smorkaloff ta mbin nos recuerda que la particularidad de este tipo de implicacin social/literaria es particular slo de la Cuba y la Nicaragua revolucionarias (282). 5. El premio anual David es dado por la UNEAC, la Unin de Jvenes Comunistas, y la Brigada Hermanos Saz para escritore s jvenes (Smorkaloff 269). 6. Los ganadores del David de 1979 a 1990 fueron (en orden de publicacin): Dana Chaviano, Los mundos que amo 1979; Agustn de Rojas Anido, Espiral 1980; Flix Lizrraga, Beatrice, 1981; Gabriel Cspedes, La nevada, 1982; Luis Alberto Soto Portuondo, Eilder 1983; Rafael Morante, Amor mas ac de las estrellas 1984; Eduardo Frank Rodrguez, Ms all del sol 1986; Jos Miguel

PAGE 16

16 Fernndez (Yoss), Timshel and Mara Felicia Vera, El mago del futuro 1988; and Gina Picart Baluja, La poza del ngel, 1990 (algunos premios dados en 1985 no fueron publicados hasta 1987 por razones econmicas). 7. Aunque este artculo se centra en la cf, la aparicin de novelas en Cuba que representan a un nuevo hroe socialista y positivo no se limita de ninguna manera a la cf. Por el contrario, la cf representa una parte mnima de un movimiento que afect a todas las artes cubanas. La conocida como novela de la revolucin es un fenmeno que ha sido extensamente estudiado. Dos de los estudios ms importantes de este tema son La narrativa de la Revolucin cubana de Seymur Menton y Relato de la utopa de Julio Ortega. Un caso ms especfico es el estudio de la obra de Manuel Cofio, uno de los autores ms importantes de las novelas de la corriente del realismo-socialista en Cuba (vase Garca Alzola en bibliografa). 8. Los aos ochenta fueron turbulentos en Amrica Central y el Caribe, con movimientos guerrilleros y revoluciones izquierdistas como las de Nicaragua, Granada, El Salvador, Guatemala, Honduras, y Colombia. Todas fueron enfrentadas por la administracin Reagan con diferentes resultados, pero todas bajo la misma doctrina de la guerra fra de la CIA de prevenir el efecto domin del comunismo en el mal llamado patio trasero de los EUA. 9. La Movida fue el despertar cultural espaol despus de ms de tres dcadas de franquismo. Es difcil asignarle una etiqueta especfica, como punk, rock, o pop, si no que es mejor entenderlo como un movimiento cultural abierto y totalizador, y que aunque centrado en el Madrid del querido alcalde socialista Enrique Tierno Galvn, afect al pas ente ro y extendi su influencia por toda Amrica Latina. Uno de los estudios ms accesibles de esta revoluci n cultural moderna de Espaa puede encontrarse en Graham y Lanayi (vase bibliografa). 10. Segn Bruce Bethke, que public la historia Cyberpunk en 1983, el trmino fue acuado para tener un ttulo llamativo, de una sola palabra que lo s redactores recordaran. Bethke afirma que la invencin de la palabra fue un acto consciente y deliberado por mi parte. Escrib la historia a comienzos de la primavera de 1980, y desde el primer bosquejo fue titulado Cyberpunk. Al llamarlo as intentaba activamente inventar un nuevo trmino que considerara la yuxtaposicin de las actitudes punks y de la alta tecnologa. Las genealogas alternativas ofrecidas por lo que se ha dado en llamar el movimiento incluyen las de Nicholls y Clute en su Encyclopedia of Science Fiction : el trmino fue tomado, directamente o indirectamente, por el escritor y redactor Gardner Dozois y utilizado por l para caracterizar la literatura del movimiento que conocemos hoy (288). Para Miquel Barcel, el cyberpunk fue creado como subgnero de la cf por el redactor de Omni Ellen Datlow, y muestra una interseccin del estilo noir sobre todo el influido por Dashiell Hammett y Raymond Chandler-con los trminos recin inventados para el progreso en cibernti ca (61-62). McGuirk est de acuer do con Barcel en acentuar el componente noir en el trabajo de Gibson: Pienso que es principalmente de la cf noir y no de la Nueva Ola, que las ficciones cyberpunk de Gibson toman no slo su estilo pulp y retro, sino tambin su evidente idea de que la actividad criminal es la ltima forma de arte capitalista (122). 11. Algunos de los trabajos principales de estudio del cyberpunk son Cyberpunk and Cyberculture de Cavallaro, Cybersexualities de Wolmark, Fiction 2000 de Slusser y Shippey, Cyberspace/Cyberbodies/Cyberpunk de Featherstone and Burrowss, Storming the Reality Studio de McCaffery y The Ultimate Cyberpunk de Cadigan. 12. Durante el perodo especial, Cuba perdi aproximadamente el 85% de sus importaciones y abri sus mercados al mundo (Balari 85). Aunque este perodo en la historia de Cuba se interpreta de diversas maneras segn la fuente consultada, es justo decir que todos concuerdan en las dificultades de la vida diaria que el perodo especial ha significado para los cubanos. Para algunos crticos, sin embargo, la legalizacin del dlar en 1993 y el principio del proceso de la inversin de capital (solamente) noCubano, produjo un deterioro de las metas socialistas de la revolucin que afect sobre todo a la clase obrera (Dilla 40). Consltense Eugenio R. Balari y Haroldo Dilla Alfonso. 13. A partir de 1960, hubo un nmero de autores cubanos de la ficcin detective de relativo xito, como Ignacio Crdenas Acua, Guillermo Rodrguez Rivera, Luis Rogelio Nogueras (1945-85), y Daniel Chavarra (B. 1933) quin en 1977 public Joy una novela que mezcla espionaje con cf (Acosta 130) y que gan el Premio del Ministerio del Interior a la mejor nov ela de crimen en 1978. Como otros gneros, la novela de espionaje fue reformada por la ideologa de la revolucin. Uno de los cambios fue un nuevo tipo de hroe. Pamela Smorkaloff indica que una sociedad socialista no puede admirar a un superhroe como James Bond, cuya misin ulterior es preservar el poder de la burguesa: [s]in embargo, cultivadores como Hammet y Chandler, respetando las convenciones formales de la literatura policial, lograron infundirle un nuevo contenido, utilizando el mismo patrn policiaco, ya no como vehculo de afirmacin del status quo o defensa de la legalidad burguesa sino de cuestionamiento en el que ningn elemento del engranaje social re sulta intocable. (273; emphasis in original)

PAGE 17

17 Smorkaloff indica que bajo parmetros socialistas, la ficcin detectivesca defendi la importancia de los procesos histricos y sociales al descubrir las ra ces del crimen (274). Leon ardo Acosta coincide al explicar que las novelas cubanas de crimen y de espionaje siguen la ideologa humanitaria del socialismo (134). Acosta define el modelo socialista para la novela del espionaje y la detectivesca como una en el cual el hroe sea un simple trabajador como todos los dems, con las cualidades de un trabajador medio, y que no se comporta como un lobo solitario (122). La conf rontacin dual entre el bueno y el malo, el superhroe y su archienemigo, tambin se elimina ( 126). Finalmente, se muestran al criminal como una consecuencia de las contradicciones sociales y no como un individuo inexcusablemente malvado (128). La defensa de Acosta y de Smorkaloff de Hamme t y Chandler como faros de la crtica social del sistema capitalista en la novela de crimen los ala con cierto tipo de hroe, como Philip Marlow. Marlow es descrito por Acosta como una especie de caballero andante adaptado a nuestra poca: es al mismo tiempo un hroe un caballero y un tipo duro (muy macho) (66). Estas car actersticas no estn lejos de aquellas descritas por Tertz y ejemplificadas por Eilder de Soto Portuondo para el modelo de hombre nuevo socialista. No importa si este hroe defiende un sistema o el otro; l sigue siendo un superhroe, aunque sper en el realismo socialista, es en principios en vez de en coches como James Bond. Y en realidad, el modelo de hroe de Chandler ha echado races en Cuba, como se puede ver en la pgina inicial de Polvo rojo de Yoss (ganador de una mencin honoraria del premio UPC de 2003): A Raymond Chandler, por supuesto. De hecho, durante los aos ochenta, el premio David de 1984 fue dado a Rafael Morante para Amor ms ac de las estrellas una novela que mezcla cf y crimen al igual que Joy de Chavarria. Su personaje prin cipal, el Mayor Jos Candn, sigue algunos de los estereotipos de Marlow, y casi ninguno de los ideales de Acosta del investigador socialista. Candn vive solo, trabaja solo, y no es un obrero cualquiera sino un hroe de guerra (24). Adems, cuando Aclalca (el villano) ataca a nuestro hroe, se de scribe al aliengena malvado como un villano estereotpico de la novela burguesa de detectives: egosta, inhumano, con la intencin de conquistar el mundo (114), y ms adelante, el universo (115). Tambin se comporta como un nio cuando lo acusan de mentir (115). Candn mismo se da cuenta que Aclalca est loco ( 122). No hay explicacin hi strica o social para su mal a travs de la novela, que por lo tanto no exhibe lo que Acosta define como marca de la novela socialista de detectives. Amor ms ac de la estrellas no puede representar una novela socialista de detectives en los trminos de Acosta y de Smorkaloff sin embargo se le fue concedido un David 14. Algunos de los cuentos cortos que aparecieron despus en diversas colecciones son Nunca se sabe y ro soy un jerbo de Michel Encinosa, que apareci en Horizontes probables (1999), y Nios de nen (2001) de Encinosa. Mar de locura y Dj vu de Hernndez aparecieron en Nova de cuarzo (1999) de Hernndez. BIBLIOGRAFA Y FUENTES CITADAS Acosta, Leonardo. Novela policial y medios masivos La Habana: Letras Cubanas, 1986. Arango, ngel. Sider La Habana: Ediciones Unin, 1994. . La joven ciencia-ficcin cubana. (Un lustro dentro del concurso David ) Unin 23-41 (1984): 12838. . El optimismo natural. Unin 3 (1982): 70-74. . Coyuntura La Habana: Ediciones Unin, 1984. . Transparencia La Habana: Ediciones Unin, 1982. Bakhtin, M.M. Problems of Dostoevskys Poetics Trans. Caryl Emerson. Minneapolis: U of Minnesota P, 1984. Balari, Eugenio R. Cuba La Revolucin acosada? Ciudad de Mxico: Fondo de Cultura Econmica, 1993. Barcel, Miquel. Ciencia ficcin: Gua de lectura Barcelona: Ediciones B, 1990. Bethke, Bruce. Cyberpunk. 1983. June 2004 . Cadigan, Pat., ed. The Ultimate Cyberpunk New York: Ibooks, 2002.

PAGE 18

18 Cavallaro, Dani. Cyberpunk and Cyberculture: Science Fiction and the Work of William Gibson. London: Athlone, 2000. Chvez Espnola, Gerardo. El mundo de Ofidia. El Guaicn Literario July 2004 . Chavarra, Daniel. Joy 1977. La Habana: Letras Cubanas, 1982. Chaviano, Dana. Fbulas de una abuela extraterrestre La Habana: Letras Cubanas, 1988. . Para una bibliografa de la ciencia-ficcin cubana. Letras Cubanas (1988): 273-78. . Los mundos que amo La Habana: Ediciones Unin, 1980. Clute, John and Peter Nicholls. The Encyclopedia of Science Fiction. 2 nd ed. New York: St. Martins, 1993. Dilla Alfonso, Haroldo. Cuba: el rumbo de una transicin incierta. Envo (October 2000): 40-51. Donahoo, Robert and Chuck Etheridge. Lewis Shiner and the Good Anarchist. Fiction 2000 : Cyberpunk and the Future of Narrative Ed. George Slusser and Tom Shippey. Athens: U of Georgia P, 1992. 183-90. Encinosa F, Michel. Nios de nen La Habana: Letras Cubanas, 2001. First National Congress on Education and Culture. Bulletin of the Cuban National Commission for UNESCO Special issue. July 1971. Featherstone, Mike and Roger Burrows, eds. Cyberspace/Cyberbodies/Cyberpunk: Cultures of Technological Embodiment London: Sage, 1995. Freedman, Carl. Critical Theory and Science Fiction Hanover, Wesleyan UP, 2000. Garca Alzola, Ernesto, ed. Acerca de Manuel Cofio La Habana: Letras Cubanas, 1989. Graham, Helen and Jo Lanayi, eds. Spanish Cultural Studies: An Introduction Oxford: Oxford UP, 1995. Henrquez Prez, Bruno. Polvo en el viento Buenos Aires: EIMFC, 1999. Hernndez Pacn, Vladimir. Horizontes probables Mxico D.F.: Lectorum, 1999. . Interfase: Seleccin de cuentos cyberpunk Unpublished ts, 1997. Jameson, Fredric. Postmodernism or, the Cultural Logic of Late Capitalism 1991. Durham: Duke UP, 1992. Kristeva, Julia. Le texte du roman The Hague: Mouton, 1976. McCaffery, Larry, ed. Storming the Reality Studio: A Casebook of Cyberpunk and Postmodern Science Fiction Durham, NC: Duke UP, 1991. McKay, George. Im So Bored with the U.S.A.: The Punk in Cyberpunk. Punk Rock: So What? The Cultural Legacy of Punk Ed. Roger Sabin. New York: Routledge, 1999. 49-67. McGuirk, Carol. The New Romancers: Science Fiction Innovators from Gernsback to Gibson. Fiction 2000: Cyberpunk and the Future of Narrative Ed. George Slusser and Tom Shippey. Athens: U of Georgia P, 1992. 109-29. Menton, Seymour. La narrativa de la Revolucin cubana Madrid: Playor, 1978. Mond F. Krnicas Koradianas La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1988. Novela policial y medios masivos La Habana: Letras Cubanas, 1986. OHara, Craig. The Philosophy of Punk: More Than Noise! Edinburgh: A.K. Press, 1999. Orlando Rodrguez, Antonio. Milicianos versus ex traterrestres? Apuntes sobre la ciencia-ficcin en Cuba. Conference on Cuban and Cuban-American Studies. Florida International University. Miami, FL. 19 March 1999. Ortega, Julio. Relato de la utopa : Notas sobre narrativa cubana de la revolucin Barcelona: La Gaya Ciencia, 1973. Rojas Anido, Agustn de. El Publicano La Habana: Letras Cubanas, 1997. . El ao 200 Ciudad de la Habana: Editorial Letras Cubanas, 1990. . Una leyenda del futuro Ciudad de la Habana: Editorial Letras Cubanas, 1985.

PAGE 19

19 . Espiral. Ciudad de la Habana: Unin de Escritores y Artistas de Cuba, 1982. Smorkaloff, Pamela M. Literatura y edicin de libros: La cultura literaria y el proceso social en Cuba. La Habana: Letras Cubanas, 1987. Soto Portuondo, L.A. Eilder. La Habana: Ediciones Unin, 1987. Sterling, Bruce. Preface. Mirrorshades: The Cyberpunk Anthology. New York: Arbor House, 1986. vii-xiv. Tertz, Abram (Andrei Sinyavsky). On Socialist Realism. Berkeley: U of California P, 1982. Toledano-Redondo, Juan C. ngel Arangos Cuban Trilogy: Rationalism, Revolution and Evolution. Extrapolation 43.4 (2003): 420-38. Wolmark, Jenny. Aliens and Others: Science Fiction, Feminism and Postmodernism. 1993. Iowa City: U of Iowa P, 1994. Yoss [Jos Miguel Snchez]. Polvo rojo. Manuscrito, 2003. . Se alquila un planeta. Madrid: Equipo Sirius, 2001. . Marcianos en el platanar del to Bartolo. International Conference on the Fantastic in the Arts. Airport Hilton, Ft. Lauderdale, FL. 22 March 2001. . ed. Reino eterno: Cuentos de fantasa y ciencia-ficcin. La Habana: Letras Cubanas, 1999. . Timshel. La Habana: Ediciones Unin, 1989. Juan Carlos Toledano Redondo naci en Adra (Espaa). Trabaja en la representacin de lo fantstico en narrativa contempornea en Espaol y ha publicado diferentes artculos acadmicos y divulgativos en los EE.UU. sobre la ciencia-ficcin de Cuba, del Caribe y Argentina; entre los que destacan "The Many Names of God: Christianity in Hispanic Caribbean Science Fiction" (2007), "From Socialist Realism to Anarchist Capitalism: Cuban Cyberpunk" (2005) y "ngel Arango's Cuban Trilogy: Rationalism, Revolution, and Evolution" (2002). En la actualidad est escribiendo un libro sobre la representacin del nuevo hombre socialista en la ciencia-ficcin cubana de los ochenta. Juan Carlos es Profesor Titular de estudios hispnicos en la universidad Lewis and Clark, en Portland, Oregn (EE.UU.).

PAGE 20

20 Elfindelparadigma TuringvonNeumann. Leonardo M. Gala Para John von Neumann (1903 -1957) y Alan Turing (1912 1953), padres matemticos de la informtica actual. Para William Gibson, por el ciberespacio. Domingo Curso Ingenieras, segundo ao, universidad pblica en las afueras de la clsica megalpolis permeada del clsico smog. Vivo interno en el campus. Estudio compulsivamente, siempre he sido as. Me preparo para ser un cotizado recurso humano corporado. Mi futuro tendr que labrarlo golpeando rpido con mis neuronas, y ms les vale que estn desde ya lo ms afiladas posible. Ah, mi futuro soado... Mi futuro soado pinta bien. Mi presente, sin embargo, pinta mal. Ms que mal, por cierto amigo que tengo Ese amigo es el Dany, que pese a estar repitiendo tercero de Poticas, vive metiendo las narices en estudios de otras carreras. Carreras como la ma o la de Sociales; nunca la suya, por supuesto. Su ltima obsesin, ha decidido ser un hacker Malditas IAs! ha dicho al entrar a mi cuarto al final de esta tarde, rostro grave, pullover open source, fosforera defectuosa y ganas imperiosas de fumar. Qu ha pasado? pregunto. Suspendidas por un ao las visas hacia la Luna se queja, y enciende su cigarro con el mo. Me pone al da. Su anterior chica de turno (la tan curvilnea y lamentablemente graduada), se consigui un contrato de trabajo en una colonia lunar. Contrato que al Dany le ha parecido muy interesante; tanto, como para lanzarse de cabeza por la misma brecha sin pensarlo mucho. Y ha acabado virtualmente DENEGADO, incapaz de sortear los requisitos de cierta IA tramitadora. Creme, la ausencia de hackers termina la colilla contra el piso, ha dejado un vaco en el tejido social. Hay que actuar. Ah s, Dany. Como se extraan los viejos tiempos del paradigma Turing von Neumann. Como se extraan los tiempos de aquel ciberespacio que no volver Claro, he puesto cara de no entender ni ostras de lo que habla. La vez anterior que me larg un prrafo similar, puse cara de entender. Y gast casi un mes intentando demostrarle que no se puede sintetizar un Diplodocus con ADN albergado en bases pblicas de datos. Esta vez no, he madurado. Ya se le pasar. Lunes Oh Dios...

PAGE 21

21 El Dany ha desembarcado hoy en mi cuarto con trodos, consola, un suero, infoguantes, y lo peor: un software antihielos, muy nombrado en el pasado pero de poca monta. De ms est decir que no ha considerado mi boca abierta como el pasmo lgico de alguien que no puede creer lo que est viendo. Dale, desayuna y aydame a armar esto me ha dicho. He valorado comenzar a explicarle porqu habitar el paradigma Turing von Neumann ya no es recomendable en los tiempos que corren, pero me callo. Hace ya dos aos que conozco al Dany, y desde el primer da s esto. Nunca, nunca se convencer de algo si no es por s mismo. Desayuno. Manual en mano corrijo el cableado de la consola. Saltan las tostadas y las cojo al vuelo. Atrapo un destornillador que me lanza. Limpiamos, ajustamos los puertos. Probamos. Chiflamos los dos. Media taza de cafe se enfra mientras doy con la posicin exacta del regulador, hasta que la dichosa gotica cae de forma correcta y el led del suero azul nos da el visto bueno verde. La cara del Dany resplandece cuando, reclinad o ya, le acerco las ventosas de los trodo s. Me siento ante la consola y pulso el botn. Al rato, lo oigo por el auricular. Ey, est oscuro aqu, qu pasa? Es mi momento de sonrer, vengativo. Pasa que ests conectado a tu consola. Nada ms. Pasa otro rato ms e insiste. No veo nada. No siento nada tampoco. Falta algo?.. Suspiro Aos de reinado de alta tecnologa con interfaces a prueba de tontos crean gente como el Dany, que viven en un mundo inme diato de consumo, siempre encendido y listo para satisfacer sus caprichos. La consola est esperando cual programa vamos a introducirle, le digo. Adems del antihielos aado casual. Diez minutos ms tarde, un Dany que se frota la carne hinchada de la mano que eligi para recibir el suero, sale con cara de pocos amigos de mi cuarto. Elevo los ojos al techo, y los cierro por unos segundos. Luego, me siento de nuevo a leer el manual de la consola Mircoles Regres, por supuesto. Es que ha decidido ser hacker por el momento. As que aprovecho dicho estado mental para hacerle llegar lo ms bsico de l camino abierto por la arquitectura computacional imaginada por John von Neumann. Memorias de almacenamiento. Procesadores de cdigos. Programas e informacin, accesibles por igual en memoria como datos a procesar. Riesgos por ejecutar programas que aparentan ser solo datos. Conversores mnemnicos. Ego, avat ares codificados como represent aciones del ego. Encapsulamiento del ego dentro del avatar como protocolo de seguri dad sicolgica. Y le dara adems algunos principios de lgica elemental. Pero Qu es eso? me pregunta curioso, sin ver bien lo que mantengo oculto en esa gaveta por desgracia abierta. Respondo buscando algo en el suelo, evitando mirarl o. Un seguro, Dany. Un suero extra por si alguna vez algo anda mal. Por qu es de color rojo? me insiste. Se ha acostumbrado ya a colocarse por s solo los trodos en las sien es. Y aunque deteste el pinchazo, tambin se est introduciendo por s solo la aguja del suero azul. Por qu?.. En algn momento puede que pierdas la nocin del tiempo y el espacio, Dany. En algn momento te conectars deseando estar solo un rato, y enloquecers horas despus, con un suero que te enva vaco por las venas porque se le acab el contenido. Entrars en pnico, tu cuerpo sentir que se muere y tu mente dividida se negar a entender que vas a disolverte en la nada real y en la del ciberespacio. Este es un suero para momentos as, un suero para reventar el pnico y poderte traer de vuelta. Algo as como un extracto depurado para almas en emergencia. trato de zafarme bromeando. Pero no me zafo Dany ya ha sentido en carne propia como se entra dolorosamente al pulcro mundo del silicio a travs de la aguja y el pinchazo Y el contenido del suero se convierte en nuestra caja negra de la discordia, porque no quiero; no puedo darle informacin ms all de la estrictamente necesaria. El suero codifica tu mente en la co nsola, Dany. le digo, Es lo que permite descargar el alma humana al avatar del ciberespacio. Me discute Dany que mente y alma no son lo mismo. Que el cuerpo es subordinado siempre a las construcciones mentales. Que las construcciones mentales nacen atadas al mundo falso perceptual de los

PAGE 22

22 sentidos. Que los verdaderos hackers encontraron la forma de trascender nuestros lmites del autoengao. Y que se exiliaron luego, en xodo masivo, al ciberespacio. Me grita en mi propia cara, en fin, la incomprensin misma del paradigma Turing von Neumann. Sonro Su idea de qu es un hacker viene ya mediada por la imagen se ductora de ciertos hroes culturales. Modelos arquetpicos que visten bien y enfrentan demonios universales, siempre en otros tiempos. Hackers que ganan al final, dejando en cat arsis al receptor de la ob ra? Ah s; ya El viejo cuento, no? Uffff, quin le explica al pobre entusiasta de Dany que los verdaderos hackers fueron exterminados silenciosamente por las IAs y las corporaciones? Yo no. As que le conecto los trodos y lo guo, consola mediante, hasta Bajavel. Tal vez con varios tours guiados, esto no pase de ser un empecinamiento de menos de un mes. La verdad, empiezo ya a extraar cuando su mana era clonar un dinosaurio Martes Por todos los dioses!.. El Dany se sumerge ya con soltura en el da nzante abismo lumnico de Bajavel. Convierte el miedo atvico a las alturas en senderos de fuerza para re montar el vuelo. Levita, flota, se hunde, aflora. Inmersin, descubrimiento y libertad total. El Dany es un surfista de redes nato, reconozco por instinto su talento natural. O debera decir, virtual?.. No. Ah no. le advierto. Aljate del resplandor helado de la piel de las IAs, Dany. Controlan la salida al ciberespacio exterior y, si no ests de bidamente autorizado, eliminan hasta los enlaces que van de tu avatar a tu consola. Qu hay ms all? me pregunta. Tu peor pesadilla, caro le respondo, y ambos remos. Regresa Retiro los trodos y la aguja del suero. En sus ojos, fractales persistentes de un mundo ms real que este donde se est frotando la mano izquierda. Demasiado pronto, pienso preocupado. Con lentitud, tomo entre mis manos el disco del software antihielos. Lo doblo Imagnate una habitacin cerrada, Dany. T dentro, sentado. Frente a ti, tras la pared; dos interlocutores, supuestamente idnticos. Estn all para responderte tus preguntas, pero no es eso lo importante. Lo importante es, qu se esconde de trs de cada cual; una in teligencia humana, o una artificial? Cmo puedo saberlo? Supn que no puedas. Ese es el objetivo de l test de Turing, Dany. Un objetivo que se considera cumplido cuando no puedas determinar con exactitud quien te responde; un objetivo que se alcanza cuando la inteligencia artificial logra engaa rte, y la consideras inteligencia humana Espera, espera lo que me dices es absurdo No, no es absurdo, Dany. El test de Turing es una va de acceso mediante la lgica a la inteligencia. Entiende, cu alquier inteligencia... Cualquiera sea su origen? No. Inteligencia creada, diseada para cump lir con nuestras expectativas de lo que la inteligencia debe ser. Alan Turing fue todo un genio, Dany. No concibi su test previendo una concepcin acertada a priori, lo hizo dejando en manos del que pregunta la definicin sobre qu es o no inteligente. Imagino a veces la poca en la que el test de Turing era slo una teora, un sueo ms formulado y demostrado en matemticas. Si hay alguna poca en la que quisiera haber vivido, es esa. Hab r sido Turing consciente de las implicaciones que tendra no poder discernir en tre la inteligencia de tipo humana y la de otro tipo? Sabes Dany?.. Juntos, el test de Turing y la arquitectura von Neumann, conforman lo que llamo

PAGE 23

23 Ok, ok, ya capt el concepto. Si respondes correctamente el test de Turing, eres inteligente. Ahora dime, qu hay ms all de Bajavel realmente? No me contengo y rompo el disco al doblarlo an ms. Los pedazos caen al piso, tintineando reflejos sicodlicos. Oh Dany, Dany El Dany. Apenas le he abierto la puerta a mi propia y pequea teora, y de nuevo me interrumpe. Me ira del cuarto solo por esto. Pero estamos an en los dominios del test de Turing; yo y el Dany. La probeta conceptual de la que nacieron esos especmenes digitales a los que llamamos IAs. No quiere conocer realmente adonde se fueron todos los hackers?.. Suspiro. Tonto de m. No le interesa saber donde se mete, como si empre. Ms all no hay nada para ti, Dany. Nada respondo. Si no hay nada, por qu has roto el disco? Porque a partir de hoy me desentiendo de esto. A partir de hoy, pulsa t mismo el botn de la consola si quieres, que cuando regrese de clases te desconecto. No hay hackers en Bajavel, Dany. Solo IAs. Y no son inteligentes como t o yo, no. Son tan inteligentes como para responderse cosas que ni nos pasan por la mente. De hecho, Bajavel es el cuarto donde nos han permitido quedarnos a solas con nuestras tontas preguntas. Y a las IAs no les gustan los hackers, Dany, as que, si no les demuestras que eres uno de ellos, estars ok. Me marcho tirando la puerta. Le he llamado hacker a propsito. A ver si pensando que lleg a la meta termina ya con esto. Ha demorado, y tal vez teng a yo que poner un poco esta vez de mi parte. Pero ya se le pasar Viernes Llego, dos horas para medianoche y ah est de nuevo. Conectado a la consola. Por precaucin miro el nivel del suero. La mitad, ms o menos. Bueno, que est un rato ms, pienso automtico, y voy a darme un duchazo. Vengo exhausto y, gran error, no espero alguno de sus conocidos tropiezos. Dejo la ducha, enciendo el mediavisor despierto algo despus. Frente a m, una ch ica. Adolescente, colegiala, linda; del modelo que se expresa. Habla de lo dulce que le es ese ltimo ritmo que tiene oscilando por igual cuatro colonias submarinas y a la Luna entera. Qu dulce el ritm o, s. Hace aos que se olvid la costumbre de acompaar la msica de poesa. Poesa, es o es lo que falta, no es as Dany?.. Dany?.. Sbado Dany yace an reclinado, el suero a punto de acabarse. Miro la consola y casi me paralizo. Hay un software nuevo dentro. Otro viejo antihielos, y esta vez serio. Y desactualizado, por supuesto, que Dany nunca sabr para eso. Miro los registros. Lo que veo no me gusta nada. No me gusta, no quiero mirar de nuevo. Pero ese, ah; a punto de terminar con el cerebro aniquilado como tantos otros surfistas soadores de redes, es mi amigo. Si hubiera hackers, Dany, an tendras una posibilidad. Si hubiera hackers, pienso; desoyendo mi propio conocimiento del fin del paradigma Turing von Neumann Blanca, la inmensa entidad luminiscente protege el ncleo heurstico de la IA centinela. Una pequea mosca disolvindose en cido de araas; eso es el Dany ahora, atrapado entre sus filamentos helados. Un virus extrao que ha dejado parte de s, queriendo traspasar antgenos cambiantes de reconocimiento sin poder conseguirlo. Apresado tratando de alejarse luego, tambin sin xito. Un nico hilo de comunicacin lo conecta todav a al lugar de donde viene. Inserv ible por horas mientras no supe, me duch, dorm. Un anzuelo para m, dejado intencionalmente por si lo quiero salvar. Saco el suero del pnico, el de color rojo Reemplazo el azul casi vaco con este nuevo. Ok, maldita IA, que remedio, ya muerdo. Aguanta Dany, digo mientras voy atando sus piernas y brazos al asiento.

PAGE 24

24 Aguanta, por todos los dioses, pienso, mientras miro las gotas del suero formar un chorro rpido que comienza a caer como las preguntas que deb ensearle a hacerse, en vez de slo romperle el disco del primer antihielos. Qu pasa si el objetivo Turing se aloja en la arquitectura von Neumann, y el paradigma resultante echa a andar con aceleracin exponencial?.. Qu pasa si el ciberespacio es la habitacin, y las corporaciones y el bajo mundo son las que hacen las preguntas, siempre pensando en eliminar la competencia?.. Qu pasa si la inteligencia artificial decide competir por el monopolio de las respuestas con la inteligencia humana?.. Y qu pasa, dime Dany, que demonios pudo haber pasado; si los hackers son tan solo un recuerdo ms?.. El cuerpo de Dany parece querer salir despedido del asiento. Brazos y piernas, atados, lo mantienen en posicin. El suero inunda sus venas de una mezcla corrosivamente alucingena. Sus efectos se transfieren del organismo atado a su consciencia atrapada en Bajavel; datos mutando velozmente a cdigos a travs del canal de comunicacin. Una erupcin programada nace, crece; explota haciendo volar en esquirlas la dbil coraza rehn de su avatar. Las esquirlas se aferran al hielo, disuelven los filamentos, hacen retroceder el abrazo de la IA centinela. La coraza del avatar se abre, su contenido brilla momentneo, y es absorbido por el hilo libre del enlace. El hielo se recrudece de nuevo, recupera el espacio perdido. Se funde apretadamente en el lugar donde ya no hay nada, asimila todos los restos dispersos de un avatar ya innecesario. Y lanza una ola de enfado hacia el canal por donde est llegndome de regreso la personalidad del Dany. Muy tarde... Dany abre los ojos a la vida en medio de un shock anafilctico. Cierro la llave del suero, retiro los trodos. Le inyecto adrenalina, su cuerpo tiembla espasmdicamente. Una pierna se le libera y patea la consola, una y otra vez. Pido ayuda, viene gente de otros pisos. Se lo llevan. Alguien me pregunta si todo va bien conmigo. Si necesito algo. Respondo que s. Que no. Doy las gracias. Me quedo a solas en el cuarto. No s cuanto tiempo pasa. Tengo en una mano el disco del software antihielos y en la otra el suero del pnico. En algn momento la consola se apaga por s sola, como controlada a distancia. Como framente controlada a distancia. Como acortando la distancia. y a las IAs no les gustan los hackers, as que, si no les demuestras que eres uno de ellos, estars ok... Dios. Ahora s que estamos solos; yo, y mi conocimiento del fin del paradigma Turing von Neumann. Toc, toc; la puerta. Mi futuro, el inmediato, pinta mal Leonardo Miguel Gala Echemenda. Ciudad Habana, 1972, graduado de Ingeniera Informtica en 1996, escribe cf y fantasa desde los 17 aos. Colaborador eventual de los fanzines cubanos Onrica (ya desaparecido) y La Voz de Alnader. Ha publicado dos cuentos en el boletn digital de cf Disparo en Red. Ganador del concurso de cuentos de cf del evento Behique 2008, con su cuento Ed Dedos, el cual aparecer en una antologa por los 50 aos de la cf cubana. Tiene indito el libro "Cuentos de Bajavel".

PAGE 25

25 CIBERPUNK CUBANO EN CUARTO CRECIENTE. VARIANTES Y HEREDEROS. LO QUE VENDR? Ral Aguiar En su famoso artculo Marcianos en el platanal de Bartol o: Anlisis de la historia y perspectivas de la CF en Cuba 2 Yoss seala la aparicin de tres tendencias dentro de la CF cubana actual: La primera de estas tendencias, que denomina como clsica incluye la mayora de los escritores cubanos tradicionales del gnero, sobre todo los que desarrollaron su obra en las dcadas de los 80, y que todava continan en activo. La segunda tendencia es la ciberpunk y la tercera corriente sera simplemente lo dems. Lo experimental lo raro, lo ms novedoso. En el mismo artculo se ve obligado a not ar las excepciones. Pienso que el problema con esta clasificacin es que algunos autore s, como el mismo Yo ss, podran incluirse con varios de sus cuentos dentro de las dos o las tres tendencias sin ninguna dificultad. Tan es as que como ejemplos de la narrat iva experimental dentro de la CF vuelve a incluir la mayora de los nombres que ya haba clasificado en la segunda. Yo preferira no hablar de tendencias, sino de obras que han surgido en los ltimos aos y que me parecen interesantes por su s nuevas propuestas. Creo que lo ms visible en la ciencia ficcin actual cubana es la gran libertad y heterogeneidad de temas y estilos que estn ofreciendo los diferentes autores y zonas generacionales dentro del campo fantstico en su totalidad. Una zona emergente con autonoma propia que s es bastante reconocible dentro del fantstico cubano es la CF con temtica ciberpunk, considerada en su sentido ms amplio, junto a sus variantes y herederos como el biopunk y el postciberpunk. Hay que aclarar que este ciberpunk ya no es la co pia mimtica de sus pares anglosajones ya que, como Juan Carlos Toledano explica en su artculo 3 solo con la recontextualizacin de ciertos temas y pers onajes del imaginario ciberpunk anglosajn al ambiente cubano, cambian las lecturas o interpretaciones tanto a nivel ideolgicopoltico como discursivo. As y todo me par ecen muy interesantes las aportaciones de Fabricio Gonzlez, Michel Encinosa F, Vladimir Hernndez, Erick J. Mota, Hayde Sardias y el an todava indito Leonardo Gala. De Fabricio Gonzlez no hay mucho que comentar. Escritor muy poco prolfico, tal vez su aportacin ms importante pa ra el ciberpunk es el cuento Sobre la extraa muerte de Mateo Habba el mejor ejemplo de cmo podra ser una historia si uniramos el boom latinoamericano de los 60 con la explosin neuromntica de Gibson, la manera de narrar a lo Jorge Luis Borges y la temtica ciberpunk. 2 Marcianos en el platanar del to Bartolo. Internationa l Conference on the Fantastic in the Arts. Airport Hilton, Ft. Lauderdale, FL. 22 Marzo 2001. 3 Sin embargo, cuando el Cyberpunk entr en Cuba su disc urso se recarg de perspectiva histrica e ideologa-aquella que abraza ciertos valores del individuo burgus que hacen frente a la opresin de las normas impuestas por el realismo socialista, pero que tambin comparte el mie do de las multinacionales que asumen el control de Cuba y que la exprimen econmicamen te. Toledano-Redondo, Juan C. From Socialist Realism to An archist-Capitalism: Cuban Cyberpunk. Science Fiction Studies (#96, Volume 32, Part 2, July 2005, pp. 442-446)

PAGE 26

26 Preciso es para entender el posible porqu de su muerte conocer al hombre que fue en vida Mateo Habba. Podra decir de l que amaba el caf, el carnero asado, la poesa de Umar alKhayyami y las mujeres de nalgas rotundas. Tambin detestaba la carne de cerdo, el catolicismo, el destino servil de los pueblos rabes bajo el dominio israelita y la soledad, aunque rara vez abandonase su apartamento y tuvi era muy escasas amistades. Sin embargo, esta suma de rasgos, la mayora de ellos deci didamente banales, no lo definen, pienso que hay dos cosas ms importantes cuyo conocimiento es imprescindible para entenderlo: Mateo era musulmn y hacker. 4 Michel Encinosa, Ariel Cruz y Vladimir Hernndez parecan, en sus primeras producciones, copias mal traducidas de lo s cuentos y novelas ciberpunks de Gibson o Sterling, pero han sabido impregnar sus rela tos, situados en ocasiones en una Cuba futura y distpica, con estilos muy personales que gozan de un regusto particular a veces bastante amargoa la par que sus recr eaciones de la jerga, los personajes y las estructuras de sus universos les dan a sus colecciones de cuentos una gran complejidad. El gran productor es Encinosa, de quien ya se ha escrito profusamente, con cerca de siete libro s publicados, varios de ellos dent ro de la saga ciberpunk de Ofidia y que supo sortear el peligro de la autofagia con su ltimo cuaderno, Enemigo sin voz, premio Calendario de ciencia ficcin 2006, una distop a casi orwelliana donde el poder controla las palabras a travs de un chip electrnico insertado en cada ciudadano de ese futuro pas totalitario. 5 Sumamente interesante resulta tambin su otro libro premiado en el mismo concurso, aunque no pertenezca al gnero de la CF, siete historias en las que un asesino en serie va visitando sitos en la red, capturando jvenes, y dejando sus experiencias en un blog personal. 6 Erick J. Mota, en su coleccin de cuentos t odava indita, Los Aseres y los Hackers se ha lanzado a la creacin de un universo que denomina en tono de broma Orishapunk, donde mezcla elementos del folklor afrocubano, en una Habana parcialmente sumergida bajo el agua, con los dispositivos de un mundo al mismo tiempo ciberpunk y ucrnico nada tradicional. En fin, cuando llegu a la calle me est aba esperando Daniel, Sacerdote Iworo y brazo ejecutor del clan de Ochosi en Alamar: bl anco, caucsico y grande, aunque no tanto como los Aseres. Uno de los tipos que ms dinero haba hecho con el hackeo de sistemas en la Red Global. Te fuiste sin terminar el trabajo, Pablito. Dejaste vivo al punto. Era un nio y el dolor de muelas que no se iba, yo no mato nios. Tiene 15 aos. Estoy seguro de que ha tenido ms jevas que t y ya debe haber matado a alguien por ah. Adems, se atrevi a desafiar a los clanes de la regla de Ocha. Debe morir. No es mi estilo intent levantarme, pero el dolor era enorme. Me dijiste que un novato entr en uno de tus servidores y se llev una mierda sagrada de esas. No me dijiste que era un nio. Yo tengo mi tica, Daniel, igual que ustedes, los santeros 4 Gonzlez Neira, Fabricio. Sobre la extraa muerte de Mateo Habba. En la antologa Onda de choque. Ediciones Extramuros, Cuba, 2005. 5 Encinosa Fu, Michel. Enemigo sin voz. Premio Calendario ciencia ficcin 2006. Casa Editora Abril, Cuba, 2007. 6 Encinosa Fu, Michel. Dopamina, sans amour. Premio Calendario cuento 2006. Ca sa Editora Abril, Cuba, 2007.

PAGE 27

27 tienen la suya all adentro, en la Re d Global. No mato embarazadas. Tampoco a nios. Si quieres un psicpata contrata los servicios de la fundacin Charles Manson. 7 Otra propuesta muy interesante es la que trae en sus Cuentos de Bajavel el todava indito Leonardo Gala, sobre todo en E l fin del paradigma Turing von Neumann, un relato que contiene una visin postcyberpunk de un mundo donde ya no existen los hackers y el ciberespacio est prohibi do a los seres humanos, controlado en su totalidad por inteligencias artificiales. Porque a partir de hoy me desentiendo de esto. A partir de hoy pulsa t mismo el botn de la consola si quieres, que cuando regrese de clas es te desconecto. No hay hackers en Bajavel, Dany. Solo IAs. Y no son inteligentes como t o yo, no. Son tan inteligentes como para responderse cosas que ni nos pasan por la mente. De hecho, Bajavel es el cuarto donde nos han permitido quedarnos a solas con nuestras tont as preguntas. Y a las IAs no les gustan los hackers, Dany, as que, si no les demuestras que eres uno de ellos, estars ok. 8 Leonardo es posiblemente uno de los que cultiva la ciencia ficcin cubana al ms puro estilo hard, y sus conocimientos de inform tica le permiten como por ejemplo en su cuento Aitana, desarrollar el concepto de singularidad tecnolgica utilizado en la ciencia ficcin ms reciente, que se preocupa por el desarrollo de la inteligencia artificial y su posible inte raccin con los seres humanos. Escritores de amplio espectro, cuya caracte rstica fundamental estara basada en la bsqueda de una heterogeneidad temtica para sus cuentos, pero sin rechazar algn que otro escarceo ocasional con el ci berpunk, y haciendo gala de un vasto conocimiento de la literatura internacional de l gnero estaran el Yoss y Juan Pablo Noroa. Este ltimo todava se encuen tra inexplicablemente indito en letr a impresa, aunque sus cuentos son bastante conocidos en la web, sobre todo por sus publicaciones en la revista Axxn. Sus principales acercamientos al tema ciberpunk vienen de la mano de los temas asociados a la guerra y el armamento tecnolgico utilizado en ella, como en el cuento El ataque del mendieta manchado Soy como un gran cocodrilo, blindado, mortfero y sigiloso. Hundo un sinnmero de filamentos en el terreno. Confiable. Parametrizo las radiaciones y flujos del entorno. Mimetizable. Chequeo las manifestaciones de los detectores activos del enemigo. Burlable. Acopio todas las lecturas de datos sobre el volumen de perceptividad. Computable. Al final, el ordenador tctico programa trayectoria, camuflaje y contramedidas. Me atrevo a dar un paso y mi brazo derecho se adelanta un poco. Entonces los podos se proyectan hacia abajo y ondulan buscando suelo firme. Evaden biomasa frgil y sonora, y se clavan fijamente en territorio de vigilanc ia perimetral kobold. 9 7 Mota, Erick J. En candela con Ochosi En Los aseres y los Hackers (indito. Cortesa del autor.) 8 Gala, Leonardo. El fin del paradigma Turing von Neumann en Cuentos de Bajabel (Indito. Cortesa de autor) 9 Noroa, Juan Pablo. El ataque del mendieta manchado en Cuentos de Bajabel (Indito. Cortesa de autor)

PAGE 28

28 De la obra del Yoss se ha hablado bastante. El estudioso Juan Carlos Toledano propone algunos de los cuentos de Timshel , sobre todo Historia de gladiadores como un tipo de relato pre-cyberpunk. A pesa r de ello no es un gnero al que Yoss se aplique con muchas energas. Salvo Lider de la red y Una moneda de plata en el bolsillo de la noche, netamente ciberpunks, lo s otros cuentos que se acercan al gnero lo hacen de pasada, a partir de los contextos distpicos utilizados, la marginalidad de ciertos personajes o una aproximacin a los temas biolgicos, como en el caso de Apolvenusina Apolvenusina puede ser la respuesta a todas sus insatisfacciones. Coloque una pldora bajo la lengua, concn trese durante cinco segundos en el aspecto que desea tener y luego escpala. Mrese ahora al espejo. La metamorfosis lo dejar estupefacto y totalmente satisfecho! Aspecto pensado, aspecto logrado! Apolvenusina lo hace. Su ingrediente activo modifica casi instantneamente los cromosomas de su cdigo gentico y el fenotipo por ellos determinado hasta igua lar la imagen corporal que usted haya previamente elegido. La metamo rfosis es definitiva e irreversible. 10 A partir de finales de los aos 90, varias han sido las escritoras que han emergido dentro del panorama del fantstico en Cuba. Debo sealar sobre todo a Anabel Enrquez Pieiro, cuyo libro Nada que declarar, Premio Calendario de ciencia ficcin 2005, ofrece entre otros, dos cuentos ex celentes: Deuda tem poral, que aborda el viejo tema de la paradoja de los gemelo s de Einstein, pero ahora tratado desde el conflicto que provoca el desfasaje en el tiem po entre una madre, viajera relativista que casi no envejece y su hija; y Nada que decl arar especie de cuento sobre una familia de Balseros espaciales, un relato que se me antoja en las fronteras del ciberpunk, aunque solo sea porque sus pe rsonajes son seres marginados, emigrantes planetarios que desean escapar de una sociedad distpica que los excluye y esclaviza. Padre entreg toda una vida de ahorros a cambio de este hueco en la cmara de reciclaje de desechos. Cierto que es mnimo el espacio. Anela, Soulness y yo sentimos calambres en los brazos, tensin en el cuel lo y la respiracin ca liente de uno sobre los otros. Pero, qu ms pedirle al viejo. Sus manos, despellejadas por el azufre, depositaron temblando los dos megacrdit os en las palmas enguantadas del capataz del espaciopuerto. Temblaban porque tema que se frustrara el viaje por algn imprevisto y perdiramos toda posibilidad de un segundo intento; temblaban por la emocin de cumplir su sueo de vernos partir de aquel infierno y retornar al origen; temblaban porque la fiebre de las canteras consuma sus nervios perifricos. No pudo siquiera despedirnos. El da antes de la partida del trasbordador fue llevado junto a su cuadrilla hacia las recin abiertas minas, unos diez k ilmetros al norte de la granja, donde los sismos haban reventado nu evas vetas de estao. Por suerte ya ninguno de nosotros volver a "lamerlas". No tendremos que temer a las erupciones que chamuscan la piel, ni a las fumarolas de azufre que queman los ojos y pudren los pulmones en las granjas mineras de Io. 11 10 Yoss [Jos Miguel Snchez]. Apolvenusina. (Cortesa del autor). 11 Enriquez Pieiro, Anabel. Nada que declarar. Premio Calendario cuento 2005. Casa Editora Abril, Cuba, 2006.

PAGE 29

29 Ms apegada a la variante biopunk, es la es critora Hayde Sardias reciente premio del concurso Juventud Tcnica de ciencia ficcin, quien en uno de sus cuentos, Jane a las diez y media no teme establecer una intertextualidad con el cuento Apolvenusina de Yoss. Abro mi camisa y acaricio los pechos de Cl audia Schiffer, menudos y perfectos. En la bolsa traigo la ropa de su talla. No voy a pasar inadvertido. Soy una rubia que no puede ser ignorada. Pero quin va a reconocerme. Hace ms de 20 aos se prohibieron las Apolvenusinas. Despus de una epidemia de efectos secundarios las limitaron solo al rea de experimentacin. Mi madre las tena encima el da que muri y yo las conserv junto con todas las menundencias de su bolso. No saba que me iban a ser tiles. Pues s... 12 Por ltimo me quedara hablar de Ral Flores, premio Calendario de ciencia ficcin 2007, y su libro La carne luminosa de los gi gantes, todava indito. El libro es un conjunto de cuentos-homenajes que habla de las preferencias de Flores en lo que respecta a la literatura, la msica rock y el cine. Me resulta inte resante sobre todo el primer cuento del libro, con alusiones direct as e intertextuales a la Idoru de William Gibson y Crash, de J. G. Ballard. En otro de los cuentos se hace homenaje al Farenheit 451 de Ray Bradbury, autor cuya influencia se nota en muchos de los textos de este joven escritor. El estilo de Flores es concie ntemente ligth, con recursos a la narrativa rizomtica, el pulp, la fantasa del absurdo y muy cercana a una especie de splatterpunk suave, splatterpink? y tal vez es ta caracterstica partic ular lo diferencia y margina un tanto del fandom nacional. Por lo visto el ciberpunk cubano, sus vari antes y subgneros se estn abriendo paso hacia nuevas hibridaciones y experimentaci ones estilsticas, y pi enso que muy pronto podremos leer los libros que traen estas in teresantes propuestas. Solo espero que las editoriales se hagan eco de este fenmeno. No pido ms. 12 Sardias de la Paz, Hayde. Jane a las diez y media. (Cortesa del autor).

PAGE 30

30 APOLVENUSINA Por Yoss Su sueo es parecerse a una estrella de cine, un cantante o un deportista famoso? Opina que su rostro o su cuerpo no son perfectos? Qu le sobran centmetros de nariz o de talle, que le faltan de seno, espaldas o estatura? No est satisfecho con el color de sus ojos, su cabello o su piel? Si est cansada de llevar tacones altos y sujetadores con relleno; si no tiene tiempo, deseos o constancia para sufrir dietas o sudar en el gimnasio; si es alrgico a los lentes de contacto cosmticos, los tintes y las pelucas o demasiado perezoso para usarlos; si la ciruga esttica lo asusta Apolvenusina puede ser la respuesta a todas sus insatisfacciones. Coloque una pldora bajo la lengua, concntrese durante cinco segundos en el aspecto que desea tener y luego escpala. Mrese ahora al espejo. La metamorfosis lo dejar estupefacto y totalmente satisfecho! Aspecto pensado, aspecto logrado! Apolvenusina lo hace. Su ingrediente activo modifica casi instantneamente los cromosomas de su cdigo gentico y el fenotipo por ellos determinado hasta igualar la imagen corporal que usted haya previamente elegido. La metamorfosis es definitiva e irreversible. Miles de mujeres son ahora felices dobles clnicas de Shakira, Britney Spears o Julia Roberts gracias a la magia de Apolvenusina. Miles de copias de Brad Pitt, Mel Gibson y Justin Timberlake caminan hoy orgullosos por el mundo despus de haber usado Apolvenusina. Si quiere usted tener la cara de Catherine Zeta Jones, los senos de Pamela Anderson y las piernas de Cher pruebe Apolvenusina! Si su sueo son los msculos de Arnold Schrwarzenegger y el rostro de Steve Tyler Apolvenusina obrar el aorado milagro! El dios Apolo y la diosa Venus habran usado Apolvenusina. Por qu no usted? No se necesita receta mdica! Pdala HOY a su farmacutico o distribuidor!

PAGE 31

31 CIRCULAR 23-MK-00034 Apolvenusina es una marca registrada Bayer-Bell-NASA. Por Orden de la Comisin Internacional para Medicamentos y Narcticos, el trust comercializador est obligado a adjuntar el sigui ente folleto de instrucciones a cada embalaje comercial o muestra gratuita del producto, lo mismo que a todo anuncio, publicidad o instruccin relacionada con el almacenamiento, venta o uso de la sustancia Metamorfosato de Ultragenina-Beta III, ingrediente activo de la Apolvenusina Apolvenusina se comercializa exclusivamente en fr ascos de 20 tabletas. Rechace cualquier envase que contenga un nmero superior o inferior de pldoras o grageas, cuyo sello de fbrica falte o est roto o no se presente acompaada de este manifiesto. La venta y/o distribucin de Apolvenusina sin el siguiente documento constituye un delito segn la circular federal 23-MK-00034 y puede ser penada con multas de hasta 25 000 dlares y privacin de libertad de hasta 5 aos, o ambas. Si usted tuviese conocimiento de cualquier mate rial publicitario que fomentase la venta de Apolvenusina sin dicho manifiesto, tiene la obligacin de reportarlo con la mayor brevedad posible. De lo contrario podrn formularse en su contra cargos por complicidad en el delito de engao al consumidor. La empresa publicitaria o editorial o cualquier otra persona legal implicada directa o indirectamente en el diseo y/o distri bucin de material propagandstico sobre Apolvenusina que careciese del ya citado manifiesto podr ver clausurados y/o confiscados sus activos, amn de ser penalmente acusada del delito arriba citado. Ninguna parte de este manifiesto podr ser modificado en su sintaxis, vocabulario o puntuacin, so pena de enfrentar los cargos ya mencionados. ADVERTENCIA: Lea cuidadosamente estas instru cciones antes de utilizar Apolvenusina y sgalas al pie de la letra. No han sido redactadas para causarle mol estias innecesarias; su objetivo es protegerlo de las posibles consecuencias secundarias desagradables del uso de este revolucionario medicinal. Mantenga la Apolvenusina alejada del alcance de los nios y mascotas. RECOMENDACIONES PARA EL EMPLEO: Para facilitar una mejor concentracin en los rasgos anatmicos deseados, recomendamos el empleo de una gragea de Apolvenusina para la transformacin de cada rasgo corporal deseado, as como utilizar fotos o videos como apoyo para su imagen mental. El tiempo de permanencia bajo la lengua no debe superar los cinco segundos exactos. Aconsejamos el uso de un cronmetro digital fi able y con bateras nuevas. El lapso debe ser medido a partir del momento exacto en que la p ldora haga contacto con la mucosa sublingual. La expulsin, una vez ejercido su efecto, debe efectuarse con un esputo enrgico y decidido. Recomendamos una previa ejercitacin con gr ageas placebo del mismo peso, consistencia y volumen. Bayer-Bell-NASA suministra gratu itamente un frasco de las mismas a todo comprador de Apolvenusina Desconsejamos vivamente que Apolvenusina se utilice en presencia de otras personas. Estas podran representar un factor de distraccin e infl uir negativamente en el resultado final. Por otra parte, si el tiempo de permanencia sub lingual llega a seis o siete segundos, al escupir la pldora utilizada se expele tambin un gas gentic amente especfico, inocuo para el que la us pero a menudo letal para cualquier otro ser hum ano que se encuentre a menos de diez metros de distancia.

PAGE 32

32 Mantener 8 9 segundos bajo la lengua la gragea de Apolvenusina ocasiona en un 80% de los casos la regresin total o parcial de los genital es masculinos o femeninos. En el otro 20% no se produce degeneracin anatmica de los rganos repr oductivos, pero s esterilidad irreversible. La exposicin de la mucosa subli ngual por 10 segundos o ms a la Apolvenusina suele provocar la aparicin del mal de Hoptchkins, melanomas, linfomas u otros tumores malignos, generalmente no operables. CONTRAINDICACIONES: No utilice Apolvenusina si: -Alguna vez en su vida ha consumido alguna de las siguientes drogas: caf, marihuana, opio y sus derivados, o cocana. -Durante los ltimos cinco aos ha bebido ms de 50 ml de alcohol o fumado ms de 5 cigarrillos al da. -Tiene menos de 14 aos. -Est empleando algn anticonceptivo hormonal. -Consume regularmente medicamentos contra la gastritis, la cefalalgia o la diabetes. -Ha tenido relaciones homosexuales durante los ltimos seis meses. -Ha viajado alguna vez al espacio csmico. Consulte a su mdico antes de emplear Apolvenusina en caso de que sufra de acn, anosmia, sordera, otitis, ceguera, conjuntivitis, miopa, hipermetropa, astigmatismo, retinosis pigmentaria, tartamudez, labio leporino, paladar hendido y/o prob lemas de ortodoncia. Se desaconseja enrgicamente el uso de Apolvenusina a los pacientes bajo tratamiento psiquitrico con barbitricos, anfetaminas u otros antidepresivos. Si se le ha diagnosticado sicklemia, fenil cetonuria, hemofilia, xerodermia pigmentaria o albinismo, mantnganse ms de 10 metros de distancia de Apolvenusina o cualquier otro preparado que contenga Metamorfosato de UltrageninaBeta III. No permita ningn contacto de sus tejidos corporales con Apolvenusina si: -Consume preparados a base de esteroides o cor tisona, o los ha consumido hasta hace menos de dos semanas. -Presenta sntomas de catarro o gripe. -Es alrgico al huevo. -Se encuentra sometido a una dieta de menos de 2500 caloras diarias. -No ha padecido de sarampin, varicela u otras enfermedades autoinmunizantes. -Ha sufrido la extraccin de uno o varios dientes hace menos de un mes. No utilice Apolvenusina conjuntamente con agua efervescente, Coca-Cola, Pepsi-Cola u otra bebida gaseada que cont enga dixido de carbono. Suspenda por completo el uso de Apolvenusina si: -Sufre reacciones alrgicas como oscurecimien to, enrojecimiento o aparicin de lesiones vesicosas de la piel. Tambin parpadeos desc ontrolados, parlisis muscular tetaniforme, vmitos crnicos, hemorragias nasales, diarrea o impotencia. -Experimenta prdida del apetito o estreimiento. -Presenta calambres o parlisis faciales totales o parciales. -Sus dedos comienzan a unirse por una membrana interdigital de color prpura.

PAGE 33

33 -Desarrolla sensibilidad visual a los rayos ganma. -Aparece sangre en su orina o heces fecales. -Sus deyecciones conservan la movilidad d espus de abandonar su recto intestinal. -Empieza a sentirse como un excremento. -Sufre una pesadilla recurrente y totalmente absurda en la que h eces fecales inteligentes provenientes del planeta Beta III de una dimensin paralela, con manos dotadas de membranas interdigitales de color prpura y ojos solo sen sibles a los rayos ganma, le informan que se proponen conquistar La Tierra como venganza al robo continuado de sus huevos, que seran las grageas de Apolvenusina No mencione los nombres de Albert Einstein o Paul Dirac a menos de diez metros de distancia de cualquier pldora de Apolvenusina No se burle JAMAS de Apolvenusina. NINGUNA distancia es segura. MUY IMPORTANTE! El ingrediente activo de Apolvenusina Metamorfosato de UltrageninaBeta III, es una protena levgira supercompleja cuya estru ctura espacial fue copiada de un universo alternativo por la NASA y los Laboratorios Be ll durante sus experimentos con el Portal Transdimensional Controlado. Utilizada correctamente, Apolvenusina soluciona la fealdad, la monotona anatmica y la baja autoestima. Su uso indebido, sin embar go, puede ocasionar consecuencias como la degeneracin total o parcial del esque leto y/o de la piel, la cada de la nariz y los ojos y otras que daen de modo grave e irreversible su apariencia personal y su salud. 22 de abril de 2005

PAGE 34

34 Janealas10y30 HAYDEE SARDIAS A eso de las diez de la noche me doy cuenta que todo est perdido, muerto, terminado. El rubio ha entrado por la puerta de la derecha, seguido por un zarpo y eso solo puede significar una cosa. Empiezo a moverme despacio hacia la salida trasera, tratando de parecer despreocupado y pienso en las Apolvenusinas que llevo en el bolsillo para situaciones de emergencias. Si los zarpos tienen al rubio, deben haberlo inoculado. El rubio, vivo e inoculado, es lo peor que me puede pasar. Camino por 6 cuadras de calles laterales antes de salir otra vez a la avenida. Dejo pasar un taxi oficial y espero uno de los colectivos. Un enorme artefacto de hace 3 siglos, con aditamento solar, se detiene enseguida (enseguida significa mas de 1 minuto de maniobrar para detener el armatoste que se mueve como una ballena con dolor de estomago), y yo subo mas o menos a la misma velocidad para estar a tono. El auto empieza a adentrarse en el trfico mediante otra maniobra parecida. Dos zarpos intentan detenerlo a ltimo momento. El chofer los esquiva con la misma expresin de asco que si fueran rabes. Los zarpos no se rinden. Uno estira el brazo hasta engancharse del portaflash del techo y se encarama con agilidad de clon. El otro corre junto a la portezuela de mi lado intentando abrirla. El chofer maneja a velocidad extraordinaria para el artefacto y da un giro que los deja fuera de la pelea. Ahora, grita, y acciona el mecanismo de seguridad de la puerta. Antes de reaccionar logro distinguir el resplandor fosforescente de sus ojos de sauro detrs de los lentes anticromticos y soy empujado hacia el suelo hmedo.

PAGE 35

35 Esto quiere decir que los sauros lo saben y estn de mi lado, pero los zarpos tambin lo saben y me estn buscando. Corro por la calle oscura, tan rpido y silencioso como puedo, tratando de ubicarme. La calle oscura desemboca en la avenida 132, la reconozco por la enorme valla publicitaria. Es la nica que todava muestra mi viejo announcement Ya no es moderno, pero s efectivo; cargado de subliminales. Yo lo dise. De no haber sido por eso no estara ahora tratando de huir. Rpidamente evalo mis posibilidades. Todas con ducen a lo mismo. Imagino los titulares en las pantallas matutinas: Agente provocador es reducido por la Fuerza de Proteccin Civil antes de cometer acto de transgresin urbana El individuo, catalogado como de alta peligrosidad, fue capturado y anulado mientras inte ntaba abordar nave de emergencia lunar. Yo mismo haba escrito varios titulares pareci dos despus de recibir un memorndum escueto con una holografa del objetivo y los datos concre tos del hecho: hora y lugar. El resto haba que inventarlo. Al principio resulta fascinante. Espero detrs de la macropantalla mientras los autos avanzan a la velocidad mxima del ral. Cuento las chispas, ciento ve inte. Los semforos estn sincronizados a 120 autos por minuto en las avenidas dobles. Despus de cierto tiem po en el negocio de la publicidad uno es capaz de escuchar la resonancia entre los autos y l as macropantallas. La imagen en el anuncio ilumina la cmara de vigilancia de tal modo que no la deja ca ptar ninguna otra cosa por 15 segundos. Es el momento de cruzar. Tengo que ser veloz como un gato para aprovechar esa minscula zona ciega. Hacer titulares termina por afectar la nocin de la realidad. Inventar historias a varias holografas diarias puede ser liberador, te hace sentir como Dios, pero al final te encuentras inventndole historias catastrficas a toda la gente que te cruzas en el camino. A la seora gorda que me atiende en el Burger King, con su triste rostro solitario le invento muertes accidentales, electrocucin, autofagia compulsiva, y otras ms estrafalarias mientras espero el servicio. Acabo por perder el apetito. Al seor con cara piano (demasiados dientes) que me cruzo todas las maanas en la estera traspor tadora, le invento muerte por inanicin o desangramiento parcial. Luego siento pena. Yo haca titulares por la maana y por las tardes me dedicaba a ver publicidad o visitaba agencias de modelos buscando una musa. No se como not que un lead casi olvidado se haba convertido en una ruidosa noticia vespertina. Transmitida en vivo. Fue impresionante, se ajustaba tan bien al espritu con que lo escrib. Entonces uno empieza a preguntarse algunas cosas. Luego lleg la foto del muchacho de pelo largo y collar de cuentas. Me result simptico. Fue difcil anularlo. Hice un artc ulo demasiado extenso que hubo que recortar y recortar. La ultima que recib fue la holografa de Jane. Su rostro en la macropantalla vuelve a cegar la cmara de surveillance y yo corro. Tengo que atravesar media ciudad antes de las 10:30 p.m. para encontrarla. Si no lo logro, ella usar la nave para escapar, cambiar su itinerario como yo lo har si llego y ella no est, aplicar un plan de emergencia que no me habr co ntado, y nunca ms volveremos a vernos. La estacin ms cercana est en la 68 pero ya debe haber avisos de captura. Sera tonto ir hasta la estacin. Hay solo otra va posible. El callejn que cruza la 132 es oscuro y tranquilo. Ideal para la transformacin. Yo tengo clara en mi mente la imagen de Claudia Schiffer en el ao 2000 y he practicado infinitamente con los placebos. Tiene que funcionar. Me pongo la pldora en la boca, 5 segundos, la escupo. Siento una ligera nusea y el golpeteo del pnico en el pecho. Otra vez cuento las resonancias de los autos pero solo para calmarme. No me atrevo a tocarme la cara. Sin embargo el polvo de la calle me arranca una tosesita delicada y fe menina, y el cabello rubio y largo, bello, de Claudia Schifer me cae sobre la cara. El roce de su pelo me arranca una ereccin. Es increble, funciona.

PAGE 36

36 Abro mi camisa y acaricio los pechos de Claudia Schiffer, menudos y perfectos. En la bolsa traigo la ropa de su talla. No voy a pasar inadvertido. Soy una rubia que no puede ser ignorada. Pero quin va a reconocerme. Hace ms de 20 aos se prohibieron las Apolvenusinas. Despus de una epidemia de efectos secundarios las limitaron solo al rea de experimentacin. Mi madre las tena encima el da que muri y yo las conserv junto con todas las menundencias de su bolso. No saba que me iban a ser tiles. Pues s... Claudia Schiffer sale a la Avenida y hace seas a un taxi oficial. No hay nada que temer. Llego al hotelito donde Jane me espera. El carpeta se queda mirndome. Le sonro con mi rostro sexy y voy hacia las escaleras. Me estn esperando, digo. Jane abre la puerta con desconfianza. Quiere llorar cuando me ve aunque estaba advertida. Piensa que voy a quedarme as para siempre o que voy a empezar a descomponerme. Yo me abro la blusa y le muestro mi cuerpo hermoso. Me levanto la falda y le muestro la nica parte de m que no cambi. Me excita hacer eso y a ella la excita mirarme. Me besa en la boca mientras acaricia los pechos de Claudia Schiffer. A travs del espejo veo a dos mujeres hacindose el amor. Sexo, ternura y peligro. Grandioso. Y un pedazo de m en el medio. Llegamos a la rampa de emergencia con solo 2 minutos extras para comprobar que el sitio siga siendo seguro. Debajo del farol los jugadores de cartas hacen apuestas risibles con cara de pistoleros; como siempre. Las luces pestaean cada vez que pasa un tranva por el puente; como siempre. El viejo del garfio toca el acorden; como siempre. Todo est bien. A la 11:00 en punto avanzamos hacia la rampa. Entonces un jugador apuesta, un tranva pasa, el viejo toca una nota baja, exactamente en el mismo orden que cuando llegu. Jane tambin lo nota. Estamos jodidos. La sirena inmovilizante de los zarpos penetra por los tmpanos hasta la mismsima hipfisis. Jane me dice que lo siente y besa la boca rgida de Claudia Schiffer que no comprende nada. Hasta acaricia mi pobre miembro deprimido y asustado. No s que es peor. Antes de inyectarme, Jane dice, no te preocupes, yo voy a estar aqu cuando despiertes; y me hace recordar la ltima vez que vi a mi madre. Ella haba dicho lo mismo. Efectivamente, estuvo all (mi madre); cierto que haba vomitado sangre y haba muerto durante la noche, pero esa es otra historia. Haydee Sardia de la Paz. Graduada de Ingeniera en Control Automtico en el ISPJAE. Actualmente es guionista de programas de radio Infantiles. Premio Lus Rogelio Nogueras de cuento, 2006, con el cuaderno Historias de Amor y Fastidio, publicado por la editorial Extramuros. Premio en el concurso Juventud Tcnica 2008 de Ciencia Ficcin, con el relato "O". Premio La Puerta de Monserrat 2008, otorgado por el Centro Provincial del Libro y la Literatura.

PAGE 37

37 En candela con Ochosi. Erick J. Mota Primero fue el dolor de muelas. Y luego. Y luego tambin. El dolor de muelas persiste en todo momento y carece de posicin de alivio. Los calmantes casi nunca funcionan y siempre la cura es mucho ms dolorosa. No existe sentencia ni castigo en el mundo que supere a un dolor de muelas. Despus vinieron los Aseres y me golpearon. Unos tipos de casi dos metros de alto con caras de cinta negra en varias artes marciales. Eran tipos de la calle, con ropas de colores chillones y sin estilo. De los que suelen contratar los maridos celosos para dar una golpiza, o las putas de esquina para sentirse importantes con un guardaespaldas. Me golpearon con los puos, con el canto de la mano, con los pies, las tonfas y el mango de las pistolas. El dolor de muelas era peor. Cuando creyeron que haban acabado conmigo, me arrastraron afuera. Rod tres pisos de escalera hasta llegar a la calle. Tres pisos de escalera maloliente y estropeada. Hago notar que nadie en el solar intervino o acudi en mi ayuda. Un barrio decente, segn dijo el que me alquil el cuarto. Nadie se mete donde no lo llaman. Un lugar sin hroes. Sin demonios. Justo lo que necesitaba. Despus de todo, si dieron conmigo fue por culpa de Diana. Haba hecho ms de quince llamadas a mi nmero, a pesar de mi pedido expreso para que no lo hiciera. Estaba en problemas con los Santeros, la lnea no era segura y otros veinte mil protocolos que ella se ocup de violar. En fin, cuando llegu a la calle me estaba esperando Daniel, Sacerdote Iworo y brazo ejecutor del clan de Ochosi en Alamar: blanco, caucsico y grande, aunque no tanto como los Aseres. Uno de los tipos que ms dinero haba hecho con el hackeo de sistemas en la Red Global. Te fuiste sin terminar el trabajo, Pablito. Dejaste vivo al punto. Era un nio y el dolor de muelas que no se iba, yo no mato nios. Tiene 15 aos. Estoy seguro de que ha tenido ms jevas que t y ya debe haber matado a alguien por ah. Adems, se atrevi a desafiar a los clanes de la regla de Ocha. Debe morir. No es mi estilo intent levantarme, pero el dolor era enorme. Me dijiste que un novato entr en uno de tus servidores y se llev una mierda sagrada de esas. No me dijiste que era un nio. Yo tengo mi tica, Daniel, igual que ustedes, los santeros tienen la suya all adentro, en la Red Global. No mato embarazadas. Tampoco a nios. Si quieres un psicpata contrata los servicios de la fundacin Charles Manson. Pablo, Pablo, nunca vas a aprender. El clan lleg a sentir respeto por ti, por tu profesionalismo. Pensamos que t eras el indicado para el trabajo. La ofrenda virtual que le robaron al altar de Ochosi no es cosa de juego. El Oricha an lo est reclamando pero el muchacho sigue sin conectarse. Hasta ahora eso le ha salvado la vida. En cambio la tuya no vale nada. Me incorpor y puse las manos en la espalda, para estirarme. Mi pistola no estaba all. La busqu con disimulo haciendo un medio giro lentamente, como al azar. Entonces la encontr: en la cintura del Asere que estaba detrs de m.

PAGE 38

38 Qu hiciste con el dinero? Lo gast el dolor de muelas persista. Tengo muchas deudas y el revendedor de municiones no me hace rebajas. Ay, Pablo. Qu voy a hacer contigo? Cuando empezaba a confiar en ti, te comportas como un pata e puerco. Ahora debo ordenar a estos tipos, que no te llegan ni a los tobillos, que te maten. Daniel hizo un gesto con la mano y los Aseres asintieron. En ese momento el dolor de muelas se detuvo. Tres de los tipos estaban en mi campo visual, uno a cada lado y otro al lado de Daniel, el cuarto Asere estaba tras de m. Escuch el rastrillar cuando sac su pistola, o mejor dicho, la ma. Me volte a toda velocidad mientras apartaba la cabeza de la lnea de tiro y le torc la mueca en el segundo movimiento. Solt el arma pero no la dej que tocara el suelo. Acto seguido dispar contra el que estaba a la izquierda de Daniel. Los otros dos, tambin hicieron fuego. Sin dejar de torcer el brazo del Asere, lo coloqu delante de m a modo de escudo. Las balas se detuvieron en su cuerpo. Siempre usan chalecos rusos, pesados y gruesos. Le pegu un tiro a cada uno y otro extra para Daniel. Siempre que se choca con un santero hay que dejarlo bien muerto o el Oricha que lo protege te matar desde la Red. O hackear la mente de alguien que lo haga, lo cual es peor. Para concluir, e imprimirle algo de estilo a la funcin, termin de torcerle el brazo al Asere que me quedaba hasta que se arrodill delante de m. Le puse el can en la espalda, bien pegado al chaleco antibalas, y el proyectil le atraves el pulmn. La presin de los gases contra la armadura rgida hizo que el arma culateara ms de lo normal. Me acerqu a Daniel y vi que an respiraba. Le apunt justo entre los ojos y me dispuse a apretar de nuevo el gatillo. Hasta me daba gusto. No me mates, Pablo, por tu madre, no hay ninguna necesidad... te vas meter en candela por gusto mira, sabes quin tiene la culpa? Diana, tu mujer... ella te chivate. Le ofrecimos que se quedara con la casa cuando murieras y lo dijo todo. El resto del Clan sabe que vine por ti, si me matas toda la regla de Ocha va a estar detrs de tu cabeza. En eso volvi el dolor y le dispar. No vala la pena contestarle. Lo nico que me faltaba para terminar el da era ir por la perra de Diana y... para eso siempre hay tiempo. No existe sentencia ni castigo en el mundo que supere a un dolor de muelas. Erick J. Mota Prez, Ciudad de la Habana, 1975. Licenciado en Fsica. Miembro fundador del Taller de Creacin Literaria Espiral de Ciencia Ficcin y Fantasa, hoy Grupo de Creacin ESPIRAL del gnero Fantstico. Creador y editor del boletn electrnico Disparo en Red. Premio Guaicn de Ciencia Ficcin y Fantasa, 2004. Primer lugar en el concurso Juventud Tcnica de Ciencia Ficcin, 2004. Premio La Edad de Oro de literatura de ciencia ficcin y/o policiaco para jvenes, 2007.

PAGE 39

39 Elataquedelmendietamanchado JuanPabloNoroa Get to know my spotted mendieta Spiked collar, leather vest What a killer, what a dog Railwork Fest, CK del 2512 estndar -Era mo! Yo lo vi primero! -Pero yo lo tena marcado para blanco con dos balas I. Lo siento. -Cirmo. Alguien tiene cargas Q? -Shjov. Informen sobre todos los focos de resistencia al sistema tctico. Eso es ya. -Ling. Cirmo, ocho Q. Dnde te las pongo? -Cirmo. Necesito que mates una pared. Escucho fluctuaciones de biocampo detrs. -Ah va uno!A la cuenta de tres! -Cuturier. Hazle huecos a esa cosa, para pasar un escner dentro. O no te quedan P? -Guriak. Personal, reduzcan las prestaciones de la armadura a gama segura. El espectro EM est tranquilo. Mantnganlo as. Bajen las dopablicas hasta 100% de sus capacidades mentales, visin frontal, sensores en rango de guardia. -Est bien, Guriak, que descansen, pero que nadie se ponga cmodo todava. Shjov. Pueden quedar. -Mabibha. Demuelan algo, con precaucin. Los ms nuevos, no gasten DS contra estructuras slidas, que para eso estn las MDG. -Te gan! -Tu madre. Veamos si con el prximo. -No quedan prximos. -Shjov. Esos que estn jugando, no crean que no escucho esa frecuencia. Monitoreo todas las bandas, las tcticas y las tcnicas. -Alguien ha visto al seor Hamada, o lo que quede de l? No vol completo, verdad? -Tucson. No me lo he encontrado, pero si lo hago, me lo cargo al hombro. -Ling. Lo vi tropezando y cayendo al norte del complejo. Creo que est frito por un PEM.

PAGE 40

40 -Tucson. Yo lo vi tambin. Slo us los brazos y el paquete del pecho. -Shjov. Cirmo, encuentre al seor Hamada, o a unque sea recupere su unidad de control. Vale oro. Este modelo funcion. No se si fue mejor soft, mejores actuadores o mejor carga, pero funcion. -Enseguida, capitn. Cirmo. -Tucson. Y bien que funcion. No hizo el n mero de kamikazearse contra una pieza fija con toda la carga. -Hombre, estoy feliz con l. Ling. Soy como un gran cocodrilo, blindado, mortfero y sigiloso. Hundo un sinnmero de filamentos en el terre no. Confiable. Parametrizo las radiaciones y flujos del entorno. Mimetizable. Chequeo las manifestaciones de los detectores activos del enemigo. Burlable. Acopio todas las lecturas de datos sobre el volumen de perceptividad. Computable. Al final, el ordenador tctico pr ograma trayectoria, camuflaje y contramedidas. Me atrevo a dar un paso y mi brazo derecho se adelanta un poco. Entonces los podos se proyectan hacia abajo y ondulan buscando suelo firme. Evaden biomasa frgil y sonora, y se clavan fijamente en territorio de vigilancia perimetral kobold. -Norwich. Tengo al hroe a vista. Qu hago? -Shjov. Asegralo. Que no le pase nada. H ay alguien cerca de Norwich? Los cuatro ms prximos que vayan con Norwich. Esos son Ling, Tucson, Lenan, Steveld. Cirmo, siguen vigentes sus rdenes. -Arismendi. Capitn, qu hago con probables prisioneros. -Shjov. No hay probables prisioneros. No tenemos rdenes de llevarnos ninguno completo. Sin embargo, el departamento biolgico nos agra decera varios kilos de material neurolgico de capataces. -Arismendi. Entonces mato lo que se mueva. -Slo no les tires a la cabeza, si la tienen. -Lenan. Capitn, estaba disponiendo de los panziduros y seoritos. Lo dejo? -Shjov. Ya tiene sus rdenes, Lenan. Los que no tengan otras rdenes especficas, maten a los bichos por Lenan. -Arismendi. No estn muertos? -Shjov. Arismendi, usted es el novato del ao, pero no por bueno, sino porque al cabo del ao sigue siendo novato. Alguien tiene lecturas de toda la compaa? -Guriak. Creo que yo, capitn. Tenemos 40% de bajas entre muertos y heridos, pero todos recuperables. El Lzaro que peor lectura ofr ece da un 60% de posibilidad de recuperacin. -Muy bueno. Shjov. Dentro de un mes esos chicos estarn pateando duro por la brigada, y sern mejores soldados. Ahora, todos estab lezcan protocolo de enlace. Odio esta fragmentacin en mi compaa. Para detectarme ellos tienen, adems de lo el emental, micrometereologa, microsismologa, radares de contraste, aspersores de trazas, sona res inerciales, barrido slido, retculas de haces, seudoorganismos de diseo, y peridicas descargas con diversos medios de alta energa. Ante tanto, opongo mi armadura de intrusin profun da, con picoelementos de cobertura mimtica,

PAGE 41

41 servoactuadores de control asistido, wartech antideteccin, software de tiempo real, sensores con percepcin exacta, correlatores pre y postanlisis. Adems, las drogas blicas sobredimensionan mi sistema nervioso, junto con el consciente, el subconsciente y el paraconsciente, a varias veces su capacidad regular. -Arismendi, cambia a la banda 6-T de Em-Com. Tucson. -Me alegro enormemente de hablar con todos ustedes. Liva. Es muy bueno hablar. Alguien se sabe un chiste? -Norwich. Capitn, Hamada est al lado de un brazudo agonizante. Es un brazudo muy grande. Hamada puede querer neutralizarlo. -Arismendi. Qu sucede, Tucson? -Tucson. No estn muertos, slo los grandes. Los peones y obreros grandes son ms difciles de derribar, pero caen muertos. Los pequeos, los panziduros por ejemplo, se inutilizan ms fcilmente, y parecen acabados, pero regeneran, y hay que cascarlos en el suelo con laminares, como nueces. -Shjov. Norwich, muvase rpido y selle a Hamada. -Steveld. Liva, toma este. Qu le dijo Tucson a Arismendi en el bao? Voltate. Y qu le respondi Arismendi? No me gusta de frente. -Steveld, te voy a voltear en el bao, y te va a gustar. -Cllense! No quiero a nadie perdiendo el tie mpo en nada estpido! Los kobolds aun pueden mandar una fuerza de castigo. Quiero que gasten toda la municin ABC y NT en los sistemas de control y robticos. Todo debe estar podrido o comido de nanobichos cuando nos vayamos de aqu. Shjov. -Alto y claro, capitn. -No sea lamebotas, Norwich. Simplemente haga lo que le ordeno. Nosotros tenemos proyectiles Perforantes, NanoTech, Inteligentes, y No Letales, y granadas de Pulso ElectroMagntico, de MicroDistorsin Grav itacional, Qumicas, Dispersoras de Slidos, y Criognicas. Cuando todo eso se acabe, tanto el can rpido como el tubo lanzador pueden pasar a rgimen de plasma, y adems estn los cortadores laminares. De ellos, los brazudos estn armados de bombas cidas, los quemainfier nos tienen lanzaplasmas, los panziduros usan pinzas tesla, los seoritos disparan haces lser las piezas fijas municin slida polivalente, y los capataces andan con sables aguja. -attack of the spotted mendieta going on, going on, going on attack of the spotted mendieta harder on, harder on, harder on -Cirmo, saca tu puetera m sica de la banda comn! -Lo siento, fue un error. Cirmo. -Ling. Hey, Tucson, a m tambin me gusta Railwork Fest. Mucho mejor que tu arte digital.

PAGE 42

42 -Liva. Esto est lleno de cadveres. Hemos h echo una carnicera. No me gustara quedarme a verlo todo corromperse. Qu destrozo. Qu suerte que son ellos y no nosotros. Bueno, ms que nuestra suerte, fue nuestro wartech. -Tucson. Liva, no es nuestro wartech. Es de los bukets, y si nos lo pasaron es por el Contrato. -Liva. S es nuestro. Ellos nos dieron apenas los principios, nosotros desarrollamos todo el equipamiento, con nuestras ideas. -Cirmo. Liva, todos estamos contentos de conve rsar tras 50 horas de silencio, pero tendrs que conseguir temas ms interesantes. -Hey, yo tambin soy fan a nuestro wartech. Ling. Incluso conozco al tipo que dise la municin MDG. Ningn buket hubiera desarrollado esa aplicacin. -Tucson. Ling, si sigues buscando discusin vas a encontrar problemas conmigo. -En cualquier momento, Tucson. -Liva, Cirmo, Tucson, Ling, todos acaban de perd er dos dosis de Alegra cada uno. Shjov. No se habla de los bukets. -Norwich. El seor Hamada est sellado. Misin cumplida, capitn. -Normalice su maldita respiracin, Norwich, que va a poner nervioso a su Lzaro. Shjov. -Mabibha. Capitn, pase a T-7 de Em-Com. -Guriak. Parte del personal est bajo de municin slida, capitn. -Arismendi. Tengo casi slo proyectiles NL. -Dgame que pasa, teniente. -Aun tengo seales provenientes de l nodo kobold. Todava emiten. -Maldicin! Pueden estar solicitando una fuerza de rescate y recuperacin. Este es su nodo de comunicaciones! Ordene que disparen algunas PEM para anular la seal. -Es Grav-Com, capitn. -MDG, entonces! Quiero esa seal neutralizada. Hemos matado o destruido todas sus instalaciones! No deben quedarles aparatos para emitir. -Pueden ser capataces supervivientes, usando e quipo porttil. Es difcil de rastrear. Los capataces no emiten radiaciones fuertes. -Te paso los cdigos para que utilices todos lo s sistemas de rastreo y anlisis de todas las armaduras en enlace. En todo permetro de vigilanc ia kobold existen reas interiores donde sus detectores activos no funcionan para no afectar por saturacin de evento s a su instalaciones semivivas, y los pasivos reducen la sensibilidad evitando sobrecargar c on datos de sus propios movimientos los sistemas de anlisis. Es su mayor debilidad. Aqu relajamos nuestro camuflaje al punto de vernos entre nosotros para olvidar la navegacin autnoma y no sentirnos solos. Aqu descansamos. La tensin me tena crujiente y rgido, cada parte de mi cuerpo compactada en adrenalina. Dentro de toda la cscara de tecnologa no soy ms que un ser humano. Me salvarn las drogas de recuperacin y el mdulo de entretenimiento de mi armadura. -Ling. Cirmo, pasa a 5-T de Em-Com.

PAGE 43

43 -Shjov. Escchenme, personal. Todo el que est por debajo del diez por ciento de municin P, C, Q, DS, que pase a plasma y laminares. -Ling, soy Cirmo. Qu quieres? -Qu ms tienes de Railwork Fest? -Los dos ltimos Ck. -Eso incluye Dismembered shoes? -Y Attack of the spotted mendieta, Oligarch, Can`t believe you still alive, Your pain, my plain, y I`ve got better ammo now -Ponlos en esta banda, subtitulados. -No sabes ingls? Y te gusta el agression? -No voy a aprender una lengua muer ta slo para escuchar msica! -Lenan. Capitn, qu hacemos con Hamada. Lo manejamos a alguna parte? -Simplemente cudenlo con sus vidas. Preprenlo para recogida. Shjov. -Cirmo, es Ling; una cosa ms. Tengo porno de estreno. Lo estuve viendo durante el descanso y es realmente intransigente. Pasa la voz. Deja a Norwich y Arismendi fuera. Lo transmitir en la recogida. -Shjov. Que todo el personal est atento a posibles capataces vivos. -Mabibha. Los capataces kobold son particular mente peligrosos cuando se ven acorralados. No los subestimen porque slo tengan sables-aguja. Se mueven muy rpido. La primera seccin es de hombres, la segunda de mujeres. En cuarteles nos alojan en barracas separadas pero contiguas; eso reduce el shock cultural sin impedir la socializacin. Los sicometristas estructuran cada compaa con cuidado y sutileza: siempre habr un tonto hilarante, un cobarde despreciable, un erotma no disponible, un sicpata til, un guerrero solitario, un hroe ejemplar, y un buen montn de gente gris de fondo. Ahora nos alineamos por secciones para recibir instrucciones va C-Com, transmisin en cdigo ptico de colores. Tras 50 horas, la pr imera comunicacin con otro ser humano es una orden. -Capitn, los soldados al noroeste del complejo percibieron flujo de aire con trazas trmicas de capataces vivos. Mabibha. -Eso es seguro? -Es slo lo que dice el viento, capitn. -Entonces, que todo el mundo recobre su capacidad de datos y derive el 80% a la termografa del aire. Chequeen tambin por odorimetra. Ellos deben estar transpirando bastante. -Agh...! -Qu carajo fue eso!? -Trale, trale! -No agarro al cabrn! Puetero plasma! -Qutate, Steveld! -Dnde se fue? Agrrh...!

PAGE 44

44 -Quin cay!? -Lenan cay, Ling cay! Norwich, somaricn! -Va a por Hamada! -Le di! Lo puse lento! Voy a cortarlo! -Alguien que apoye a ese personal! -Te cog, hijo de perra! Eres mo! Agh ...! -Hay otro! Hay otro! -Hblame, Cirmo! -Estoy llegando! Los tengo en Apo yo Tctico, los veo desde Lenan! -Tucson! Tucson! -Le hizo algo a... Hamada... puso algo en Hamada... le puso... -Fran al cabrn! -... -... -... Cada manpulo se agrupa para armar los dirigibles de asalto. Un soldado lleva el cuerpo, dos la qumica de inflarlo, otro ms el combustible, y el cabo la propulsin. Devueltos al camuflaje total, los dirigibles nos llevaran cerca y a lto. Despus nos dejaramos caer, apenas frenados por las superficies de fibra vegetal crecidas y guardadas en nuestras mochilas. Nos haran parecer hormigas aferradas a hojas, pero por tierra era imposible no tropezar con algn artefacto kobold. Por aire slo tuvimos que evadir una nube de artropoides cultivados, una bomba de polvo y dos redes cautivas. Conservamos la sorpresa tctica. Cuando la luminiscencia delatora de una nova de bolsillo nos forz a desensamblar, ya estbamos en distancia. -Todo el mundo pase a OS-Com! Infrasonidos, banda 4! -Quin dispar ese PEM? Lo mato! -El segundo cay, capitn! Arismendi, capitn! -Arismendi, que rayos hiciste? Dnde est Norwich? Perd a Norwich! -Lo captur, capitn! -Lo capturaste? Y Hamada? Y los otros? No tengo banda de datos con este puetero OSCom! -Aqu Tucson. Arismendi le dio c on una rfaga de no letales. Espuma. Est todo cubierto con espuma solidificada. -Quin captur a quin? -Abre Guriak. Arismendi, no voy a preguntar cmo rayos se te ocurri tirarle con NL de dispersin. -Slo me quedaban esos. Bueno, y unas cuantas C que se me acabaron antes de darle. -Cmo est Hamada, pregunt, maldicin! Y lo s otros? Qu rayos queda en pie, carajo? Estoy dando rdenes aqu, montn de mulas!

PAGE 45

45 -Es Cirmo. Estoy vivo de milagro. La PEM fue una bomba que el primer kobold le puso a Hamada. -Maldicin! Dnde est Norwich?! -Norwich cay, capitn. Steveld aqu Lo tengo a vista. El kobold lo hiri con un sable aguja. Literalmente se lo meti trasero arriba, desde atrs. -Cmo tiene el espinazo? -No tengo lecturas de su Lzaro. Intentar enchufarme. -Esa clase de herida los kobold la buscan para mayor dao del sistema nervioso. Norwich puede morir sin vuelta atrs, si le llegaron al crneo. -Lnea, Shjov. Tenemos dos bandas ultralargas de EM-COM ms o menos viables. Cambien ya. Veinte segundos antes de golpear el suelo dispar 8 cargas PEM. Arruinara sus sistemas de apuntar al precio de convertir mi camuflaje en un arcoiris. Sala ganando, y de todas formas mis retrocohetes desechables eran todo menos discretos. Llegu arra sando una patrulla de panziduros con casi simultneas DS y al instante me convert en el alma de la fiesta. Incrust una C en la cabeza de un quemainfierno, vol una pieza fija, agujere un brazudo...aquello no tuvo detalles hasta que no abrimos un hueco en la instalacin y entramos a matar. Son mis juguetes quienes me hacen un mejor jugador. -Hey, estoy vivo. Ling. Me falta un brazo. Me voy a tumbar a superar esto. -Lenan. Me faltan la mitad de las tripas, coo. Voy a dormir un rato. -Steveld. Norwich est muerto, pero sobrevivir. -Puedo arreglar eso. -No se haga el gracioso, Tucson. -Shjov. Actvense las ergoblicas de nuevo. Vi sin esfrica. Sensores a rango tctico y por sistemas alternados. Abran los puertos de dato s, ya los kobolds no pueden hacernos guerra informtica. Analicen cada dato exterior. -Mabibha. Capitn, localic la seal. Me quedan una MDG y algunas perforantes para encargarme. Pero tambin clavar unas I en el emisor, para marcrselo a los dems. -Muy bien, teniente. Y dnde rayos est mi otro teniente? -Guriak. Demoliendo, capitn. -Buena actitud. Hganlo rpido, que voy a pedir la recogida ahora mismo. Personal, quiero que todos los que no tengan misin especfica que lo contradiga se organicen contra emboscadas. Dos kobolds me tumbaron cuatro unidades! Le desconectar el Lzaro al prximo que se deje herir o matar! -Guriak. Los proyectiles I reportan que no queda nada kobold con ms de 20% de vitalidad, y va para abajo. Al menos, nada con un I clavado est por encima. -Arismendi, teniente. El kobold est haciendo ruidos y muecas raras con los huesos de la cara. -Cirmo. Ahgalo. Cbrele la jeta con espuma. -Arismendi. Respiran por la cabeza? No estoy seguro.

PAGE 46

46 -Shjov. Necesitamos las cabezas de todos los capataces que la tengan entera. Comiencen a llenar las mochilas. Pero slo hasta que junten cuatro kilos de cerebro. Usen las municiones C en fuego indirecto para congelar las cabezas. Rpido! Tenemos un Contrato que firmar con los bukets por este planeta. Las naves llegaron y cargaron a los vivos, a los cados y al botn. Antes de marcharnos dibuj en una pared, usando mi sealizador con paleta de 65 millones de colores y precisin molecular, mi logotipo personal: un perrito mestizo de pelo manchado, ladrando en postura desafiante. Lo hago tras todas las victorias. Las victorias que le debemos a nuestro wartech. A estas alturas, no sirven las armas que te da la madre naturaleza. Uno mismo debe hacerse las garras afiladas, pieles mimticas y sentidos aguzados para competir con otras especies por planetas y soles. Pero est bien. De cierta manera, es otra forma de evolucionar. Gracias a la destruccin de este nodo de comunicaciones ganamos la batalla de este planeta a los kobolds. Seremos nosotros, no ellos, quienes firmemos un Contrato por la explotacin minera, a cambio de crdito y tecnologa buket. Con cada mundo que conquistamos y ponemos bajo Contrato, nos hacemos ms fuertes. Y por lo menos mientras dure esta guerra, lo dems quedar en el silencio. -Cirmo, es Ling. Ests listo para la accin? -Hombre, no te creo. Acabas de perder un brazo. -Un brazo, no otra cosa. El kobold tuvo la decencia de dejarme hombre. No como a Norwich. J! -Est bien. Pasar la voz. Ah, y una cosa. No dejes a Arismendi fuera. El muchacho dio la talla. -Cierto. No se puede ser novato toda la vida. Siempre hay que mejorar, o si no, te comen las fieras. -Eso mismo deca mi madre querida. Oye, qu escena! Repite eso! -Ya lo vers todo, ya lo vers todo... (Tomado de Axxn 157 diciembre de 2005) Juan Pablo Noroa: Nacido en La Habana en 1973, graduado en filologa y que adems de escribir ciencia ficcin ha mostrado su vena de ensayista en ms de una oportunidad. La mayora de sus cuentos solo han sido publicados en formato digital, sobre todo en la revista argentina Axxn.

PAGE 47

47 CIBERPUNK EN EL CINE CUBANO? Ral Aguiar Dos aos y menos de 2.000 dlares le tom al cineasta cubano Miguel Coyula hacer "Cucarachas Rojas" (Red Cockroaches) un drama de ciencia ficcin, que rene un elenco de actores debutantes. Adam Plotch y Talia Rubel figuran en los roles protagonistas. La historia ocurre en una Nueva York alternativa, cercana a las ensoaciones de Philip K. Dick que generaran las de Blade Runner, o del Mamoru Oshii que prefigur un mundo inane y maquinista en Ghost in the shell. Con su controvertida trama incestuosa, la pelcula ha obtenido una veintena de premios en festivales alrededor del mundo. En una resea de la revista Variety fue elogiada como "Un triunfo de la tecnologa en las manos de un visionario" El filme ha sido distribuido en los Estados Unidos por HERETIC FILMS. Ficha tcnica Cucarachas Rojas (Red Cockroaches) Direccin, Produccin y Guin: Miguel Coyula Msica y Fotografa: Miguel Coyula Reparto: Adam Plotch, Talia Rubel Pas(es): Estados Unidos & Cuba Ao: 2003 Gnero: Drama & Ciencia ficcin Duracin: 92 minutos

PAGE 48

48 La Misin cortometraje cubano con temtica ciberpunk, est dirigido por Leonardo Prez, graduado de la Escuela de Artes San Alejandro y realizador de los Estudios de Animacin del ICAIC, fue presentado tambin en la II Muestra Nacional de Nuevos Realizadores, ICAIC 2003, donde recibi muchos elogios y crticas positivas. Junto a Leonardo, trabajaron en la realizacin de esta obra, un entusiasta grupo de jvenes talentosos, que han demostrado de manera evidente con el genio y la creatividad desbordados, las posibilidades reales de hacer ciencia ficcin para cine y TV en Cuba. Piedra contra tanque, un video-clip animado para el grupo musical espaol Ojos de brujo, dirigido por Ermitis Blanco y Abel Alvarez tambin va a beber de las fuentes del ciberpunk con un estilo a la vez muy cercano al nime japons, y aunque el producto final es bastante atractivo, muchos espectadores echan en falta precisamente que sea un video-clip y no un corto animado de ciencia-ficcin.

PAGE 49

49 HISTORIA DEL CINE CIBERPUNK 1994 Timecop (Polica en el tiempo) Los viajes en el tiempo siempre han dado mucho juego a la hora de construir historias de ciencia ficcin. Ejemplos en el cine los tenemos por miles, desde la clsica "El Tiempo en sus Manos" (y si posterior remake, "La Mquina del Tiempo") hasta la inevitable triloga de "Regreso al Futuro", pasando por productos ms alejados de la ciencia ficcin, tales como "En Algn Lugar del Tiempo" o "Peggy Sue se Cas". Es sobre todo la posibilidad de viajar atrs en el tiempo la que ms inters presenta, por las paradojas que se forman cuando el presente se ve afectado por hechos que modifican el pasado. Por desgracia, pocas historias hay que salgan airosas de este tipo de juegos, ya que, o los cambios en el pasado no modifican el presente en su justa medida, o stos son muy forzados para darle base a la historia, o bien no se saca todo el partido que se podra, en muchas ocasiones, por incapacidad del guionista o director. El otrora interesante Peter Hyams es un claro ejemplo de a lo que me refiero. Y no slo con esta irregular "Timecop", en la que los viajes en el tiempo y la ciencia ficcin quedan a un lado frente a las escenas de accin y al lucimiento de un Jean Claude Van Damme cada vez en peor forma. Max Walker (Jean-Claude Van Damme) es un polica perteneciente a una Comisin de Control del Tiempo, cuya misin es impedir que alguien viaje indebidamente en el tiempo e intente modificar el pasado para su propio beneficio y generar hechos futuros diferentes al conocido. En un inesperado ataque de delincuentes del futuro, la esposa del Walker es asesinada. Una serie de robos de oro en durante la guerra civil estadounidense, y en la era del Crack de la Bolsa de Nueva York, Walker es comisionado a investigar, percatndose que un ambicioso senador llamado Aaron McComb (Ron Silver), utiliza los viajes del tiempo para financiarse econmicamente con la intencin de convertirse en el prximo presidente de los Estados Unidos. El senador al tratar de evitar la investigacin del Walker y ordena su muerte la cual ha de ejecutarse 10 aos antes que se creara la Polica del Tiempo, accin criminal que fue la

PAGE 50

50 que ocasion la muerte de la esposa del polica. Al final, Walker logra vencer y eliminar al senador restabl eciendo el orden del tiempo. La pelcula de Peter Hyams Timecop es, por mritos propios, mucho ms famosa que el cmic de Mark Verheiden y Ron Randall ; creacin esta que en su da pas harto inadvertida y de la que no se explica su adaptacin al cine si no es comparndola con lo inexplicable de otras series que la editorial Dark Horse consigui que fueran adaptadas tambin. Si bien Dark Horse se apoy en el mundo del cine cuando daba sus primeros pasos (aquellos mticos comics de Alien Predator o Terminator ) ms tarde conseguira que muchas de sus series fueran trasladadas al celuloide, alcanzando finalmente casi tantas adaptaciones en cartel co mo si de una de las majors se tratara. Maniobra sorprendente y difcil de cr eer que proporcion algunos superxitos comerciales como La mscara En este contexto surge Timecop. A partir de un libreto que adapta el cmic del mismo nombre (con los creadores de este a las riendas) se firma una apuesta de cienciaficcin de bajo presupuesto y confusas pretensiones. El intento por reanimar viejas glorias del cine de gnero es cmo mnimo conmovedor. Las por aquel entonces decadentes carreras del mtico Jean-Claude Van Damme y de Peter Hyams respiraran algo de aire fresco, prolongando un poquito ms su estancia en la cima antes del salto al vaco. A pesa r de lo meditico que poda resultar el belga all por 1994 lo cierto es que, visto c on perspectiva, Timecop entra ya en su decadencia, empobrecido para m a partir de la extraordinaria Blanco humano Por otro lado el director de la cinta, quien haba firmado algunas piezas ms que notables de la ciencia-ficcin ochentera como 2010 o Atmsfera cero daba sus ltimos pasos en el (semi) mainstream para terminar, aos ms tarde, rodando subproductos del calibre de El sonido del trueno Los efectos especiales de Timecop son muy modestos y, al margen de las pompas digitales con que nos obsequian cada vez qu e hay un salto en el tiempo, hay que decir que existe la sensacin de que no se han gastado un duro en diseo de produccin. El hipottico futuro en el que se domina el viaje temporal es de cartn piedra, y eso siempre que se hayan molestado en disimular la fecha en la que supuestamente se sita la accin. Mencin especial para el descacharrante vehculo de Walker no hay palabras. Resumiendo, Timecop polica en el tiempo es una produccin serie b que consigue entretener a pesar del tiempo excesi vo empleado en unas vueltas de guin desastrosamente rematadas. El poco cari o que demuestran algunas facetas de la produccin (las pintas de los matones son ri dculas) no consigue fusilar la propuesta definitivamente, pero s obliga a que nos acerquemos a ella con recelo. Por tanto, regularcita. En 1997 se estren una serie de TV con otro personaje y actor distintos al de la pelcula. En 2003 se realiz una segunda entrega titulada Timecop 2 La Decisin de Berlin. De nuevo otro personaje distinto y esta vez protagonizada por Jason Scott Lee.

PAGE 51

51 Ficha tcnica Direccin Peter Hyams Produccin Moshe Diamant, Sam Raimi y Robert G. Tapert Guin Mark Verheiden (Cmic: Mike Richardson)y Mark Verheiden Msica Mark Isham Fotografa Peter Hyams Reparto Jean-Claude Van Damme, Mia Sara, Ron Silver, Bruce McGill, Gloria Reuben, Scott Bellis, Jason Schombing