USF Libraries
USF Digital Collections

Qubit

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Qubit
Physical Description:
Serial
Language:
English
Publisher:
Cubit
Place of Publication:
Havana, Cuba
Publication Date:
Frequency:
monthly
three times a year
regular

Subjects

Subjects / Keywords:
Science fiction, Latin American -- Periodicals   ( lcsh )
Science fiction -- History and criticism -- Periodicals   ( lcsh )
Science fiction -- Periodicals   ( lcsh )
Genre:
periodical   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - Q01-00042-n42-2009-01
usfldc handle - q1.42
System ID:
SFS0024302:00042


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1

PAGE 2

ndice: La literatura de ciencia ficcin en Guatemala. El hombre que pareca un caballo. Rafael Arvalo Martnez. Hola Dolly! Y qu me decas t de la ciencia ficcin? Rosina Cazali Clonacin. (Poesa) Cristina Camacho Fahsen. La conciencia, la ltima frontera. Estuardo Prado. LEHD-9. / Mundos apartes (Poesa) Cristina Camacho Fahsen.. Cuando en la ficcin no hay ciencia. Javier Payeras Megadroide Morfo-99 contra el Samuray Maldito. Julio Calvo Drago El estado de la ciencia ficcin no tiene lmites: as lo demuestran los creadores chapines de cortometrajes. Luca Herrera Historia del cine ciberpunk. 1995. Aeon Flux. La serie animada para tv. Para descargar nmeros anteriores de Qubit, visitar http://www.eldiletante.co.nr Para subscribirte a la revista, escribir a qubit@centro-onelio.cult.cu 2

PAGE 3

La literatura de ciencia ficcin en Guatemala La historia comienza con Rafael Arvalo Martnez, Escritor guatemalteco, cultiv la narrativa y la poesa lrica. Iniciado bajo la influencia del modernismo, deriv despus hacia otras tendencias. Aunque con un estilo muy personal, se le ha situado como novelista de ciencia ficcin y como uno de los antecesores del llamado realismo mgico. Algunos crticos relacionan sus relatos con el mundo angustioso y alucinado de Franz Kafka. En narrativa public Una vida (1914), El hombre que pareca un caballo (su obra ms notoria, 1914), El trovador colombiano (1920), El seor Monitot (1922), La oficina de paz de Orolandia (1925), El mundo de los maharachas (1938) y Viaje a Ipanda (1939). 3 En 1963 Cristina Camacho Fahsen publica su primer poemario Siderales. Tanto la temtica de su poesa como de su pintura ha sido el espacio estelar y las profundidades de las galaxias en los confines del Universo. Por su singular percepcin potica es considerada por la crtica literaria, exponente fiel de la ecopoesa. Aparte de Siderales, ha publicado Espacio (1979), Cosmoalma (1985), Dimensin futura (1990), Poesa sideral (1996) y Meridianos de luz (1996), entre otros. Cristina es de los pocos guatemaltecos que cultivan simultneamente con xito dos ramas artsticas: Pintura y potica. Adems de aficionada a la Astronoma, es periodista y promotora cultural de la Municipalidad de la ciudad de Guatemala. Su poesa ha sido editada en Antologas, revistas y peridicos literarios de Guatemala, Mxico, Reino Unido, Brasil y Japn. Es considerada como una de las poetisas ms sobresalientes de la Guatemala del siglo XX.

PAGE 4

En 1969, Carlos Ren Garca Escobar (1948) antroplogo y novelista, publica su primer cuento Todos se fueron a la luna en la revista Gua Comercial Zona 19. Este cuento estaba inspirado en el ttulo de una cancin norteamericana popular de la poca. Lo escribi 19 veces a mano, hasta quedar satisfecho. En 1975, ya como director de la misma revista, publicara otro cuento del gnero, La hora perdida. En el 2000 publica El ltimo Katn, una coleccin de todos sus cuentos. El cuento que le da nombre al libro, es una narracin que ofrece una solucin al tan estudiado y nunca bien aclarado asunto de la desaparicin de la civilizacin Maya. Crcel de rboles de Rodrigo Rey Sosa es, junto a La invencin de Morel, uno de los relatos de ciencia ficcin ms afortunados de Latinoamrica. Es una cruel stira sobre los excesos del poder en Guatemala y una reflexin sobre la escritura. Ese texto est disfrazado como el diario de una persona que escribe para recordar, porque unos cientficos lo han operado de manera que su cerebro no pueda almacenar memoria. Crcel de rboles, publicada en 1992, toca la convergencia entre el lenguaje, el pensamiento y el placer, una ficcin desconcertante sobre las capacidades del hombre para entender el mundo a travs de palabras y por ende sufrirlo o disfrutarlo. Una Doctora, una apuesta por anular el pensamiento cortando la lengua, interviniendo el cerebro, la relacin entre palabra y placer, eliminando los lazos cerebrales de la memoria, convierte a hombres en mquinas de perfecta obediencia. Pero no cuenta con la escritura, los signos que construyen un mundo que las operaciones no logran borrar. Megadroide Morfo-99 contra Samuray Maldito de Julio Calvo Drago se public por Editorial Cultura, casi diez aos despus de que resultara ganador el desaparecido premio de cuento Bancaf-elPeridico en 1998. Se trata de un relato gil, trepidante, ldico que, mientras describe una batalla virtual de un juego electrnico, ofrece una serie de estampas realistas acerca de la violencia cotidiana en Guatemala. Aparte de ser el mejor cuidado en la historia de Editorial Cultura, el libro es objeto de coleccin por su singularidad narrativa y despliegue grfico. 4

PAGE 5

El hombre que pareca un caballo Rafael Arvalo Martnez En el momento en que nos presentaron, estaba en un extremo de la habitacin, con la cabeza ladeada, como acostumbraban a estar los caballos, y con aire de no fijarse en lo que pasaba a su alrededor. Tena los miembros duros, largos y enjutos, extraamente recogidos, tal como los de uno de los protagonistas en una ilustracin inglesa del libro de Gulliver. Pero mi impresin de que aquel hombre se asemejaba por misterioso modo a un caballo no fue obtenida entonces sino de una manera subconsciente, que acaso nunca surgiese a la vida plena del conocimiento, si mi anormal contacto con el hroe de esta historia no se hubiese prolongado. 5 En esa misma prstina escena de nuestra presentacin, empez el seor de Aretal a desprenderse, para obsequiarnos, de los traslcidos collares de palos, de amatistas, de esmeraldas y de carbunclos, que constituan su ntimo tesoro. En un principio de deslumbramiento, yo me tend todo, yo me extend todo, como una gran sbana blanca, para hacer mayor mi superficie de contacto con el generoso donante. Las antenas de mi alma se dilataban, lo palpaban y volvan trmulas y conmovidas y regocijadas a darme la buena nueva: "ste es el hombre que esperabas; ste es el hombre por el que te asomabas a todas las almas desconocidas, porque ya tu intuicin te haba afirmado que un da seras enriquecido por el advenimiento de un ser nico. La avidez con que tomaste, percibiste y arrojaste tantas almas que se hicieron desear y defraudaron tu esperanza, hoy ser ampliamente satisfecha: inclnate y bebe de esta agua." Y cuando se levant para marcharse, lo segu, aherrojado y preso como el cordero que la zagala at con lazos de rosas. Ya en el cuarto de habitacin de mi nuevo amigo, ste, apenas traspuestos los umbrales que le daban paso a un medio propicio y habitual, se encendi todo l. Se volvi deslumbrador y escnico como el caballo de un emperador en una parada militar. Las solapas de su levita tenan vaga semejanza con la tnica interior de un corcel de la Edad Media,

PAGE 6

enjaezado para un torneo. Le caan bajo las nalgas enjutas, acariciando los remos finos y elegantes. Y empez su actuacin teatral. Despus de un ritual de preparacin cuidadosamente observado, caballero iniciado de un antiqusimo culto, cuando ya nuestras almas se haban vuelto cncavas, sac el cartapacio de sus versos con la misma mesura unciosa con que se acerca el sacerdote al ara. Estaba tan grave que impona respeto. Una risa hubiera sido acuchillada en el instante de nacer. Sac su primer collar de topacios o, mejor dicho, su primera serie de collares de topacios, traslcidos y brillantes. Sus manos se alzaron con tanta cadencia que el ritmo se extendi a tres mundos. Por el poder del ritmo, nuestra estancia se conmovi toda en el segundo piso, como un globo prisionero, hasta desasirse de sus lazos terrenos y llevarnos en un silencioso viaje areo. Pero a m no me conmovieron sus versos, porque eran versos inorgnicos. Eran el alma traslcida y radiante de los minerales; eran el alma simtrica y dura de los minerales. Y entonces el oficiante de las cosas minerales sac su segundo collar. Oh esmeraldas, divinas esmeraldas! Y sac el tercero. Oh diamantes, claros diamantes! Y sac el cuarto y el quinto, que fueron de nuevo topacios, con gotas de luz, con acumulamientos de sol, con partes opacamente radiosas. Y luego el sptimo: sus carbunclos. Sus carbunclos eran casi tibios; casi me conmovieron como granos de granada o como sangre de hroes; pero los toqu y los sent duros. De todas maneras, el alma de los minerales me invada; aquella aristocracia inorgnica me seduca raramente, sin comprenderla por completo. Tan fue esto as, que no pude traducir las palabras de mi Seor interno, que estaba confuso y haca un vano esfuerzo por volverse duro y simtrico y limitado y brillante, y permanec mudo. Y entonces, en imprevista explosin de dignidad ofendida, creyndose engaado, el Oficiante me quit su collar de carbunclos, con movimiento tan lleno de violencia, pero tan justo, que me qued ms perplejo que dolorido. Si hubiera sido el Oficiante de las Rosas, no hubiera procedido as. Y entonces, como a la rotura de un conjuro, por aquel acto de violencia, se deshizo el encanto del ritmo; y la blanca navecilla en que volramos por el azul del cielo, se encontr slidamente aferrada al primer piso de una casa. Despus, nuestro comn presentante, el seor de Aretal y yo, almorzamos en los bajos del hotel. Y yo, en aquellos instantes, me asom al pozo del alma del Seor de los Topacios. Vi reflejadas muchas cosas. Al asomarme, instintivamente, haba formado mi cola de pavo real; pero la haba formado sin ninguna sensualidad interior, simplemente solicitado por tanta belleza percibida y deseando mostrar mi mejor aspecto, para ponerme a tono con ella. Oh, las cosas que vi en aquel pozo! Ese pozo fue para m el pozo mismo del misterio. Asomarse a un alma humana, tan abierta como un pozo, que es un ojo de la sierra, es lo mismo que asomarse a Dios. Nunca podemos ver el fondo. Pero nos saturamos de la humedad del agua, el gran vehculo del amor; y nos deslumbramos de luz reflejada. 6 Este pozo reflejaba el mltiple aspecto exterior en la personal manera del seor de Aretal. Algunas figuras estaban ms vivas en la superficie del agua: se reflejaban los clsicos, ese tesoro de ternura y de sabidura de los clsicos; pero sobre todo se reflejaba la imagen de un amigo ausente, con tal pureza de lneas y tan exacto colorido, que no fue uno de los menos interesantes atractivos que tuvo pare mi el alma del seor de Aretal, este paralelo darme el conocimiento del alma del seor de la Rosa, el ausente amigo tan admirado y tan amado. Por

PAGE 7

encima de todo se reflejaba Dios. Dios, de quien nunca estuve menos lejos. La gran alma que a veces se enfoca temporalmente. Yo comprend, asomndome al pozo del seor de Aretal, que ste era un mensajero divino. Traa un mensaje a la humanidad: el mensaje humano, que es el ms valioso de todos. Pero era un mensajero inconsciente. Prodigaba el bien y no lo tena consigo. Pronto interes sobremanera a mi noble husped. Me asomaba con tanta avidez al agua clara de su espritu, que pudo tener una imagen exacta de m. Me haba aproximado lo suficiente, y adems, yo tambin era una cosa clara que no interceptaba la luz. Acaso lo ofusqu tanto como l a m. Es una cualidad de las cosas alucinadas el ser a su vez alucinadoras. Esta mutua atraccin nos llev al acercamiento y estrechez de relaciones. Frecuent el divino templo de aquella alma hermosa. Y a su contacto empec a encenderme. El seor de Aretal era una lmpara encendida y yo era una cosa combustible. Nuestras almas se comunicaban. Yo tena las manos extendidas y el alma de cada uno de mis diez dedos era una antena por la que reciba el conocimiento del alma del seor de Aretal. As supe de muchas cosas antes no conocidas. Por races areas, qu otra cosa son los dedos?, u hojas aterciopeladas, qu otra cosa que races areas son las hojas?, yo reciba de aquel hombre algo que me haba faltado antes. Haba sido un arbusto desmedrado que prolonga sus filamentos hasta encontrar el humus necesario en una tierra nueva. Y cmo me nutra! Me nutra con la beatitud con que las hojas trmulas de clorofila se extienden al sol; con la beatitud con que una raz encuentra un cadver en descomposicin; con la beatitud con que los convalecientes dan sus pasos vacilantes en las maanas de primavera, baadas de luz; con la beatitud con que el nio se pega al seno nutricio y despus, ya lleno, sonre en sueos a la visin de una ubre nvea. Bah! Todas las cosas que se completan tienen beatitud as. Dios, un da, no ser otra cosa que un alimento pare nosotros: algo necesario pare nuestra vida. As sonren los nios y los jvenes, cuando se sienten beneficiados por la nutricin. Adems me encend. La nutricin es una combustin. Quin sabe qu nio divino reg en mi espritu un reguero de plvora, de nafta, de algo fcilmente inflamable, y el seor de Aretal, que haba sabido aproximarse hasta m, le haba dado fuego. Yo tuve el placer de arder; es decir, de llenar mi destino. Comprend que era una cosa esencialmente inflamable. Oh padre fuego, bendito seis! Mi destino es arder. El fuego es tambin un mensaje. Qu otras almas arderan por m? A quin comunicara mi llama? Bah! Quin puede predecir el porvenir de una chispa? Yo ard y el seor de Aretal me vio arder. En una maravillosa armona, nuestros dos tomos de hidrgeno y de oxgeno haban llegado tan cerca, que prolongndose, emanando porciones de s, casi llegaron a juntarse en alguna cosa viva. A veces revolaban como dos mariposas que se buscan y tejen maravillosos lazos sobre el ro y en el aire. Otras se elevaban por la virtud de su propio ritmo y de su armoniosa consonancia, como se elevan las dos alas de un dstico. Una estaba fecundando a la otra. Hasta que... 7 Habis odo de esos carmbanos de hielo que, arrastrados a aguas tibias por una corriente submarina, se desintegran en su base, hasta que perdido un maravilloso equilibrio, giran sobre s mismos en una apocalptica vuelta, rpidos, inesperados, presentando a la fe del sol lo que antes estaba oculto entre las aguas? As, invertidos, parecen inconscientes de los navos que, al hundirse su parte superior, hicieron descender al abismo. Inconscientes de la prdida de los nidos que ya se haban formado en su parte vuelta hasta entonces a la luz, en la relativa estabilidad de esas dos cosas frgiles: los huevos y los hielos. As de pronto, en el ngel transparente del seor de Aretal, empez a formarse una casi inconsciente nubecilla obscura. Era la sombra proyectada por el caballo que se acercaba.

PAGE 8

Quin podra expresar mi dolor cuando en el ngel del seor de Aretal apareci aquella cosa obscura, vaga e inconsistente? Haba mi noble amigo bajado a la cantina del hotel en que habitaba. Quin pasaba? Bah! Un obscuro ser, poseedor de unas horribles narices aplastadas y de unos labios delgados. Comprendis? Si la lnea de su nariz hubiese sido recta, tambin en su alma se hubiese enderezado algo. Si sus labios hubiesen sido gruesos, tambin su sinceridad se hubiese acrecentado. Pero no. El seor de Aretal le haba hecho un llamamiento. Ah estaba... Y mi alma, que en aquel instante tena el poder de discernir, comprendi claramente que aquel homecillo, a quien hasta entonces haba credo un hombre, porque un da vi arrebolarse sus mejillas de vergenza, no era sino un homnculo. Con aquellas narices no se poda ser sincero. Invitados por el seor de los topacios, nos sentamos a una mesa. Nos sirvieron coac y refrescos, a eleccin. Y aqu se rompi la armona. La rompi el alcohol. Yo no tom. Pero tom l. Pero estuvo el alcohol prximo a m, sobre la mesa de mrmol blanco. Y medi entre nosotros y nos intercept las almas. Adems, el alma del seor de Aretal ya no era azul como la ma. Era roja y chata como la del compaero que nos separaba. Entonces comprend que lo que yo haba amado ms en el seor de Aretal era mi propio azul. Pronto el alma chata del seor de Aretal empez a hablar de cosas bajas. Todos sus pensamientos tuvieron la nariz torcida. Todos sus pensamientos beban alcohol y se materializaban groseramente. Nos cont de una legin de negras de Jamaica, lbricas y semidesnudas, corriendo tras l en la oferta de su odiosa mercanca por cinco centavos. Me haca dao su palabra y pronto me hizo dao su voluntad. Me pidi insistentemente que bebiera alcohol. Ced. Pero apenas consumado mi sacrificio sent claramente que algo se rompa entre nosotros. Que nuestros seores internos se alejaban y que vena abajo, en silencio, un divino equilibrio de cristales. Y se lo dije: -Seor de Aretal, usted ha roto nuestras divinas relaciones en este mismo instante. Maana usted ver en m llegar a su aposento slo un hombre y yo slo encontrar un hombre en usted. En este mismo instante usted me ha teido de rojo. El da siguiente, en efecto, no s qu hicimos el seor de Aretal y yo. Creo que marchamos por la calle en va de cierto negocio. El iba de nuevo encendido. Yo marchaba a su vera apagado y lejos de l! Iba pensando en que jams el misterio me haba abierto tan ancha rasgadura para asomarme, como en mis relaciones con mi extrao acompaante. Jams haba sentido tan bien las posibilidades del hombre; jams haba entendido tanto al dios ntimo como en mis relaciones con el seor de Aretal. 8 Llegamos a su cuarto. Nos esperaban sus formas de pensamiento. Y yo siempre me senta lejos del seor de Aretal. Me sent lejos muchos das, en muchas sucesivas visitas. Iba a obedeciendo leyes inexorables. Porque era preciso aquel contacto pare quemar una parte en m, hasta entonces tan seca, como que se estaba preparando para arder mejor. Todo el dolor de mi sequedad hasta entonces, ahora se regocijaba de arder; todo el dolor de mi vaco hasta entonces, ahora se regocijaba de plenitud. Sal de la noche de mi alma en una aurora encendida. Bien est. Bien est. Seamos valientes. Cuanto ms secos estemos arderemos mejor. Y as iba a aquel hombre y nuestros seores se regocijaban. Ah! Pero el encanto de los primeros das, en dnde estaba? Cuando me resign a encontrar un hombre en el seor de Aretal, volvi de nuevo el encanto de su maravillosa presencia. Amaba a mi amigo. Pero me era imposible desechar la melancola del dios ido. Traslcidas, diamantinas alas perdidas! Cmo encontraros los dos y volver a donde estuvimos?

PAGE 9

Un da el seor de Aretal encontr propicio el medio. Eramos varios sus oyentes; en el cuarto encantado por sus creaciones habituales, se recitaron versos. Y de pronto, ante unos ms hermosos que los dems, como ante una clarinada, se levant nuestro noble husped, piafante y elstico. Y all, y entonces, tuve la primera visin: el seor de Aretal estiraba el cuello como un caballo. Le llam la atencin: -Excelso husped, os suplico que adoptis esta y esta actitud. S, era cierto: estiraba el cuello como un caballo. Despus, la segunda visin; el mismo da. Salimos a andar. Y de pronto percib, lo percib: el seor de Aretal caa como un caballo. Le faltaba de pronto el pie izquierdo y entonces sus ancas casi tocaban tierra, como un caballo claudicante. Se ergua luego con rapidez; pero ya me haba dejado la sensacin. Habis visto caer a un caballo? Luego la tercera visin, a los pocos das. Accionaba el seor de Aretal sentado frente a sus monedas de oro, y de pronto lo vi mover los brazos como mueven las manos los caballos de pura sangre sacando las extremidades de sus miembros delanteros hacia los lados, en esa bella serie de movimientos que tantas veces habris observado cuando un jinete hbil, en un paseo concurrido, reprime el paso de un corcel caracoleante y esplndido. Despus, otra visin: el seor de Aretal vea como un caballo. Cuando lo embriagaba su propia palabra, como embriaga al corcel noble su propia sangre generosa, trmulo como una hoja, trmulo como un corcel montado y reprimido, trmulo como todas esas formas vivas de raigambres nerviosas y finas, inclinaba la cabeza, ladeaba la cabeza, y as veia, mientras sus brazos desataban algo en el aire, como las manos de un caballo.-Qu cosa ms hermosa es un caballo! Casi se est sobre dos pies!-Y entonces yo senta que lo cabalgaba el espritu. Y luego cien visiones ms. El seor de Aretal se acercaba a las mujeres como un caballo. En las salas suntuosas no se poda estar quieto. Se acercaba a la hermosa seora recin presentada, con movimientos fciles y elsticos, baja y ladeada la cabeza, y daba una vuelta en torno de ella y daba una vuelta en torno de la sala. Vea as de lado. Pude observar que sus ojos se mantenan inyectados de sangre. Un da se rompi uno de los vasillos que los coloreaban con trama sutil; se rompi el vasillo y una manchita roja haba coloreado su rnea. Se lo hice observer. -"Bah-me dijo -, es cosa vieja. Hace tres das que sufro de ello. Pero no tengo tiempo para ver a un doctor." 9 March al espejo y se qued mirando fijamente. Cuando al da siguiente volv, encontr que una virtud ms lo ennobleca. Le pregunt: "Qu lo embellece en esta hora?" Y l respondi: "Un matiz." Y me cont que se haba puesto una corbata roja pare que armonizara con su ojo rojo. Y entonces yo comprend que en su espritu haba una tercera coloracin roja y que estas tres rojeces juntas eran las que me haban llamado la atencin al saludarlo. Porque el espritu de cristales del seor de Aretal se tea de las cosas ambientes. Y eso eran sus versos: una maravillosa cristalera teida de las cosas ambientes: esmeraldas, rubes, palos... Pero esto era triste a veces porque a veces las cosas ambientes eran obscuras o de colores mancillados: verdes de estercolero, palideces verdes de plantas enfermas. Llegu a deplorar el

PAGE 10

encontrarlo acompaado, y cuando esto suceda, me separaba con cualquier pretexto del seor de Aretal, si su acompaante no era una persona de colores claros. Porque indefectiblemente el seor de Aretal reflejaba el espritu de su acompaante. Un da lo encontr, a l, el noble corcel!, enano y meloso. Y como en un espejo, vi en la estancia a una persona enana y melosa. En efecto, all estaba; me la present. Era una mujer como de cuarenta aos, chata, gorda y baja. Su espritu tambin era una cosa baja. Algo rastreante y humilde; pero inofensivo y deseoso de agradar. Aquella persona era el espritu de la adulacin. Y Aretal tambin senta en aquellos momentos una pequea alma servil y obsequiosa. Qu espejo cncavo ha hecho esta horrorosa transmutacin?, me pregunt yo, aterrorizado. Y de pronto todo el aire transparente de la estancia me pareci un transparente vidrio cncavo que deformaba los objetos. Qu chatas eran las sillas...! Todo invitaba a sentarse sobre ello. Aretal era un caballo de alquiler ms. Otra ocasin, y a la mesa de un bullanguero grupo que rea y beba, Aretal fue un ser humano ms, uno ms del montn. Me acerqu a l y lo vi catalogado y con precio fijo. Haca chistes y los blanda como armas defensivas. Era un caballo de circo. Todos en aquel grupo se exhiban. Otra vez fue un jayn. Se enred en palabras ofensivas con un hombre brutal. Pareca una vendedora de verduras. Me hubiera dado asco; pero lo amaba tanto que me dio tristeza. Era un caballo que daba coces. Y entonces, al fin, apareci en el plano fsico una pregunta que haca tiempo formulaba: Cul es el verdadero espritu del seor de Aretal? Y la respond pronto. El seor de Aretal, que tena una elevada mentalidad, no tena espritu: era amoral. Era amoral como un caballo y se dejaba montar por cualquier espritu. A veces sus jinetes tenan miedo o eran mezquinos y entonces el seor de Aretal los arrojaba lejos de s, con un soberbio bote. Aquel vaco moral de su ser se llenaba, como todos los vacos, con facilidad. Tenda a llenarse. Propuse el problema a la elevadsima mente de mi amigo y sta lo acept en el acto. Me hizo una confesin: -S, es cierto. Yo, a usted que me ama, le muestro la mejor parte de m mismo. Le muestro a mi dios interno. Pero, es doloroso decirlo, entre dos seres humanos que me rodean, yo tiendo a colorearme del color del ms bajo. Huya de m cuando est en una mala compaa. Sobre la base de esta percepcin, me intern ms en su espritu. Me confes un da, dolorido, que ninguna mujer lo haba amado. Y sangraba todo l al decir esto. Yo le expliqu que ninguna mujer lo poda amar, porque l no era un hombre, y la unin hubiera sido monstruosa. El seor de Aretal no conoca el pudor, y era indelicado en sus relaciones con las damas; como un animal. Y l: -Pero yo las colmo de dinero. -Tambin se lo da una valiosa finca en arrendamiento. Y l: -Pero yo las acaricio con pasin. 10 -Tambin las lamen las manos sus perritos de lanas. Y l: -Pero yo las soy fiel y generoso; yo las soy humilde; yo las soy abnegado. -Bien: el hombre es ms que eso. Pero las ama usted?

PAGE 11

-S, las amo. -Pero las ama usted como un hombre? No, amigo, no. Usted rompe en esos delicados y divinos seres mil hilos tenues que constituyen toda una vida. Esa ltima ramera que le ha negado su amor y ha desdeado su dinero, defendi su nica parte inviolada: su seor interno; lo que no se vende. Usted no tiene pudor. Y ahora oiga mi profeca: una mujer lo redimir. Usted, obsequioso y humilde hasta la bajeza con las damas; usted, orgulloso de llevar sobre sus lomos una mujer bella, con el orgullo de la hacanea favorita, que se complace en su preciosa carga, cuando esta mujer bella lo ame, se redimir: conquistar el pudor. Y otra hora propicia a las confidencias: -Yo no he tenido nunca un amigo-y sangraba todo l al decir esto. Yo le expliqu que ningn hombre le podra dar su amistad, porque l no era un hombre, y la amistad hubiese sido monstruosa. El seor de Aretal no conoca la amistad y era indelicado en sus relaciones con los hombres como un animal. Conoca slo el camaraderismo. Galopaba alegre y generoso en los llanos, con sus compaeros; gustaba de ir en manadas con ellos; galopaba primitivo y matinal, sintiendo arder su sangre generosa que lo incitaba a la accin, embriagndose de aire, y de verde, y de sol; pero luego se separaba indiferente de su compaero de una hora lo mismo que de su compaero de un ao. El caballo, su hermano, muerto a su lado, se descompona bajo el dombo del cielo, sin hacer asomar una lgrima a sus ojos... Y el seor de Aretal, cuando conclu de expresar mi ltimo concepto, radiante: -sta es la gloria de la naturaleza. La materia inmortal no muere. Por qu llorar a un caballo cuando queda una rosa? Por qu llorar a una rosa cuando queda un ave? Por qu lamentar a un amigo cuando queda un prado? Yo siento la radiante luz del sol que nos posee a todos, que nos redime a todos. Llorar es pecar contra el sol. Los hombres, cobardes, miserables y bajos, pecan contra la Naturaleza, que es Dios. Y yo, reverente, de rodillas ante aquella hermosa alma animal, que me llenaba de la uncin de Dios: -S, es cierto; pero el hombre es una parte de la naturaleza; es la naturaleza evolucionada. Respeto a la evolucin! Hay fuerza y hay materia: respeto a las dos! Todo no es ms que uno. -Yo estoy ms all de la moral. -Usted est ms ac de la moral: usted est bajo la moral. Pero el caballo y el ngel se tocan, y por eso usted a veces me parece divino. San Francisco de Ass amaba a todos los seres y a todas las cosas, como usted; pero adems, las amaba de un modo diferente; pero las amaba despus del crculo, no antes del crculo, como usted. Y l entonces: -Soy generoso con mis amigos, los cubro de oro. 11 -Tambin se lo da una valiosa finca en arrendamiento, o un pozo de petrleo, o una mina en explotacin. Y l:

PAGE 12

-Pero yo les presto mil pequeos cuidados. Yo he sido enfermero del amigo enfermo y buen compaero de orga del amigo sano. Y yo: -El hombre es ms que eso: el hombre es la solidaridad. Usted ama a sus amigos, pero los ama con amor hu mano? No, usted ofende en nosotros mil cosas impalpables. Yo, que soy el primer hombre que ha amado a usted, he sembrado los grmenes de su redencin. Ese amigo egosta que se separ, al separarse de usted, de un bienhechor, no se sinti unido a usted por ningn lazo humano. Usted no tiene solidaridad con los hombres. -............. -Usted no tiene pudor con las mujeres, ni solidaridad con los hombres, ni respeto a la fe. Usted miente, y encuentra en su elevada mentalidad, excusa para su mentira, aunque es por naturaleza verdico como un caballo. Usted adula y engaa y encuentra en su elevada mentalidad, excusa para su adulacin y su engao, aunque es por naturaleza noble como un caballo. Nunca he amado tanto a los caballos como al amarlos en usted. Comprendo la nobleza del caballo: es casi humano. Usted ha llevado siempre sobre el lomo una carga humana: una mujer, un amigo... Qu hubiera sido de esa mujer y de ese amigo en los pasos difciles sin usted, el noble, el fuerte, que los llev sobre s, con una generosidad que ser su redencin! El que lleva una carga, ms pronto hace el camino. Pero usted las ha llevado como un caballo. Fiel a su naturaleza, empiece a llevarlas como un hombre. Me separ del seor de los topacios, y a los pocos das fue el hecho final de nuestras relaciones. Sinti de pronto el seor de Aretal que mi mano era poco firme, que llegaba a l mezquino y cobarde, y su nobleza de bruto se sublev. De un bote rpido me lanz lejos de s. Sent sus cascos en mi frente. Luego un veloz galope rtmico y marcial, aventando las arenas del desierto. Volv los ojos hacia donde estaba la Esfinge en su eterno reposo de misterio, y ya no la vi. La Esfinge era el seor de Aretal que me haba revelado su secreto, que era el mismo del Centauro! Era el seor de Aretal que se alejaba en su veloz galope, con rostro humano y cuerpo de bestia. Guatemala, octubre de 1914 12 Rafael Arvalo Martnez naci en Guatemala (1884-1975). Estudi hasta el bachillerato en el Colegio de Infantes. Poeta, narrador, ensayista y dramaturgo. Es uno de los escritores guatemaltecos ms destacados de la Generacin de 1910, tambin llamada la Generacin del Cometa, por el cometa Halley. Fue colaborador de los peridicos El Imparcial, Diario de Guatemala, redactor en jefe de La Repblica y Nuestro Diario; public el diario Juan Chapn; dirigi la revista Centro Amrica. Presidente del Ateneo Guatemalteco, director de la Biblioteca Nacional de Guatemala durante 18 aos y de la Biblioteca Mexicana en Guatemala. En 1945, durante el gobierno democrtico de Juan Jos Arvalo, fue nombrado embajador especial de su pas en Washington. Lleg a ser miembro de nmero de la Academia Guatemalteca de la Lengua. Conocido internacionalmente por su obra El hombre que pareca un caballo (1915), breve relato, con el que se inicia la Psico-zoologa como forma literaria. En sus novelas encontramos una denuncia temprana en contra del imperialismo norteamericano. Su ensayo Ecce Pericles! es fundamental para conocer la dictadura de Estrada Cabrera.

PAGE 13

Hola, Dolly! Y qu me decas t de la ciencia ficcin? Rosina Cazali En el ao de 1997, cuando corri la noticia de los ltimos avances de la ciencia de la clonacin, que hacan posible la creacin de una oveja a partir de la glndula mamaria de otra, hubo ms de un desvelado que rememor ese futuro dibujado de tantas maneras, en diferentes tiempos, a travs de la literatura, el cine y los relatos de la ms variada narrativa de ciencia ficcin, donde la rplica humana o de seres artificiales era la meta casi imposible. El referente por excelencia fue "Un mundo feliz", de Aldous Huxley, donde se narran las peripecias de un marginado en una sociedad futura altamente tecnificada, en la que los seres humanos son creados en serie y pertenecen a distintas castas segn su funcin. Para el cine tampoco faltaron los noctmbulos que discurrieron entre los espritus premonitorios de pelculas como "Los nios del Brasil", del director Franklin J. Schaffner, un escalofriante relato que lleva a descubrir cmo un cientfico nazi, tras haber conseguido y mantenido vivas clulas arias, las inyecta en mujeres para crear decenas de pequeos monstruos. De manera ms amable, el tema de los clones apareci en "Sleeper" ("El Dormiln"), donde Woody Allen se enfrenta al lder de un mundo futurista quien ha preservado su nariz con el propsito de ser clonado. 13 El tema tambin abarca producciones esperpnticas tipo Hollywood, como aqulla donde Michael Keaton, un atareado trabajador de clase media, alivia sus tareas y atencin familiar al dejarse clonar, aunque la cosa se le vaya de las manos. Cmo no mencionar las pelculas de culto "Blade Runner", de Ridley Scott, y una de las producciones ms preciosas de los ltimos tiempos, "Gattaca", del director Andrew Niccol, donde la reflexin ms profunda -"no existe un gen para reproducir el espritu humano"danza entre diseos extraordinarios de sets e imgenes de seres perfeccionados a travs de una tecnologa gentica de claras intenciones hedonistas e incluso fascistas.

PAGE 14

Por aos, la literatura como el cine han incurrido en ese intento de sacar a luz versiones distintas de un futuro poblado por clones, "cyborgs", replicantes o morfos. Estas vertientes creativas registran deseos de perfeccin en mundos idealizados y controlados por mquinas o convierten verdaderas ansiedades colectivas en amenazas palpables. Una de las peores: esa pesadilla recurrente, donde tanto experimento altera los patrones de la naturaleza que se han repetido por millones de aos y desembocan en mutaciones pervertidas. Sin embargo, y a pesar de esos miedos colectivos expresados con antelacin por la ciencia ficcin, es un hecho que la ingeniera gentica sucede hoy todo el tiempo en reas fuera de la especie humana y dentro de la misma. Y, con ello, estos relatos ficticios y futuristas se acercan cada vez ms a convertirse en certezas. Si alguna vez Mary Sheeley, la escritora inglesa que a los 18 aos de edad public "Frankenstein" (1816), hubiera sabido que la visin de tantos creadores posteriores a ella trascendera a su monstruo de buhardilla con mitos cinematogrficos como el "cyborg" T-800 de "Terminator 2", o provenientes de la realidad como la oveja Dolly, tal vez su novela no habra sido una simple produccin animada por un crculo de escritores -dentro del cual se encontraban Lord Byrrony que peda a cada integrante escribir un relato de fantasmas y hechos espeluznantes. S, la narracin de Sheeley cautiv a ms de un seguidor de las teoras darwinianas por su visin fascinante sobre individuos creados en laboratorios, sin la asistencia de un dios, pero es hoy slo uno de los miles de antecedentes que la tecnologa actual cuestiona como ideas antiguas sobre el cuerpo. No obstante, por relatos como el de Sheeley no es extrao que "Frankenstein" sea hoy la metfora perfecta que se aplica a las intenciones que animan complejas investigaciones que abarcan la ingeniera de la clonacin o la descodificacin del llamado genoma humano, y, por ello, sean acompaadas por acaloradas discusiones ticas, religiosas, morales, etc. que se han extendido en todo territorio del saber humano. Asimismo, que podamos reconocer entre nosotros variantes de "Frankensteins", morfos pasados por el bistur del cirujano plstico en nombre de un estndar genrico de belleza, reinventados y lo ms lejos posible de su identidad original. O que nuestros abuelos sean lo ms parecido a los "cyborgs" al aceptar implantes de dispositivos artificiales como marcapasos, articulaciones de acero o lentes intraoculares que reemplazan partes gastadas de sus cuerpos. Y, ms all, que fuerzas diferentes amenacen con despedazar nuestros cuerpos en nombre de un comercio de rganos bajo el disfraz de la investigacin mdica y la industria cosmtica. 14 En los ltimos aos pareciera que nadie duda que la creacin ha jugado un papel imprescindible en la configuracin del futuro, como un umbral de informacin que se adelant a mencionar los caminos que tomara la ciencia o sencillamente un medio que recrea todo ese bagaje de informacin que ha saltado de los prticos de los laboratorios o las teoras de la cibercultura para formar parte de nuestro diario vivir. Hasta hace poco se le relegaba, como pura retrica fantasiosa, a un juego de habilidades literarias creativas para el deleite de los aficionados, quienes piden empujar cada vez ms los bordes de lo permisible, para recrear su fantasa y desbordarse en un futuro lo menos parecido a la actualidad. Incluso, hasta hace poco, las pelculas de ciencia ficcin ficcin fueron catalogadas como "tpicas", con un formato tan predecible como el de un "western" o cargadas de mensajes que se refieren al uso adecuado, o humano, de la ciencia contra su uso demente y obsesivo, como indic Susan Sontag en su ensayo "La imaginacin del desastre".

PAGE 15

Ha pasado el tiempo. El acucioso ensayo fue escrito por la crtica estadounidense en 1965, y sus observaciones han dejado de tener efecto sobre lo que en realidad sucede. Muchos temen (y unos cuantos radicales esperan que ocurra) que la ciencia ficcin se transforme en una realidad palpable, donde la ficcin sea cada vez menos ficcin. "Un mundo de clonalizacin nos vigila!" podra ser la consigna para pasar, sin advertirlo, al proyecto del mundo feliz a lo Huxley, perfecto, ordenado, dirigido, o a aquellas visiones envueltas en vientos apocalpticos, ciudades derruidas donde pululan enfermedades dispersas por guerras bacteriolgicas y, como nmadas fantasmales, son transitadas por seres posthumanos. Tal vez durante muchos aos de creacin de ciencia ficcin, tanto en la literatura como en el cine, el mensaje en la botella futurista no ha sido el intento de bsqueda de una leccin moral o de poner en la balanza la razn versus el conocimiento en manos de un puado de cientficos locos. Tal vez su intencionalidad se reduce a dos cosas: la necesidad humana de dibujar respuestas a su dolorosa existencia actual, comparndola con esas versiones futuristas, o la posibilidad de ir preparndonos silenciosamente hacia lo ineludible. Hacia la catstrofe? CLONACIN Cristina Camacho Fahsen Clonaciones en serie, descontroladas, formando vidas iguales. Ejrcitos enteros de robots que no disciernen. A esto hemos llegado crepitando con el viento... Qu curiosa misin urgente tiene el hombre de crear y destruir al mismo tiempo! Materia y antimateria, energa contra inercia, luz contra tiniebla. Qu mecanismo misterioso utiliza el Universo en su evolucin eterna! Qu curiosa sensacin de soledad y niebla! Tomado del libro DIMENSION FUTURA febrero 1990 15

PAGE 16

Laconciencia,laultimafrontera EstuardoPrado EstossonlosviajesdeMasterdrogo,sumisin:eldescubrirnuevosestadosalteradosdelaconciencia,encontrandorealidadesalternasenlaestructuradeluniverso.Parallegaradondeningnotrodrogohallegadoantes. Ta TaTaTa TaTaTa 1 16 (BeammyupScooty,dijocapitnKirkponindoselapipadecrackenlaboca). Somepeoplenevergocrazybuttrulyborringlivestheymustlead. WASP

PAGE 17

Ayermedetuvolapolicaporhaberleprendidofuegoalasplantasdeunparqueenelcentro,cuandoenrealidadellosdeberanporqueeseessudeberdeayudarmeaincendiartodoslosparques,pueslamisintantodeellos,comolamaesladeserviralacomunidad.Aunquepensndolobien,lamaesmayoraun.Yoluchoporlasobrevivenciadetodalarazahumanaquemandoarriates. Nosecuandofuemeparecequehanpasadovariasvidasya,desdeesaprimeravezquetrascendlarealidadaparentedelcosmoselvelodeMayayencontrelseresencial,elEidoKosmos,talcomolollamaraelavatarPhilipK.Dick,quedichoseadepasofuelaultimaencarnacindelBodhisatbadeBudaenlatierra,antesdelfinaldelKaliYugaenpreparacindelprincipiodelaeradeacuario.Perobuenoeseesotrotrip.Llevabaungranratodeestarfumandospeedballsontherocks. 2 Nosecuantosdashabaestadohaciendoestotanslomerecuerdoqueenvariasoportunidadesviquesehaciadedaydenoche. Estabasentadofrentealtelevisor,nomirandonadaenespecialmegustaverfigurasoimgenessueltasquedisparenunsinnmeroderecuerdosalmacenadosenmiinconsciente,sobreelpasado,elpresenteyporsupuestotambinelfuturolocualesposibleporquetodaslasmentesestninmersasenloqueJungllamoinconscientecolectivo,yDeChardinlanoosferaconformadeungrancerebroectoplsmicosobretodoelplanetaaunqueparasersinceroyoyalovienunviajeastral,ynotieneformadecerebro,sinomsbientienelaformadeunhuevo,estoesporquelanoosferadelatierraesunodelostestculosdeluniverso,unportalcsmicoalgermenprimigeniodondeelespritudeDiosvuelasobrelasaguas.Queporquevuelasobrelatierra?simpleporquesinosotrossomoselhuevofecundado,lapalomatienequeestarcercaesobviono,oporlomenosparauniluminadocomoyoquesehadespertadoelchacratntricoconlaayudadelaenergakundaliniquelasprostitutasdelasegundaavenidamehanhechofluir,sonfeasygordas,perocobranbaratoyaniveldeiluminacinoavivamientodelauracorporalnoeslacalidad,sinolacantidadlaquecuenta. 17 Putayasemefuelaondaotravezdeltemacentral.Lacosaesqueestabafrentealtelevisor,carguelapipaconmediapiedradecrackyuncanutodeheronanegra,yalestaraguantandoelhumoenlospulmonesademsdeladormecimientoplacenteroquesubeporlanucaatodalacabezadelaparteposteriorhacialostemporales,tuveunavisin,talvezcausadaporunataqueepilpticoenellbulotemporalizquierdo.Deprimerocomencaverfigurasgeomtricasrombos,tringulosycrculosquesecambiabandeunaformaaotraibanapareciendoenelairetejiendounaestructurasimtricaenelespacio,coloresvividosquecambiabandelazulalrojo,pasandoportodaslastonalidadesdelespectrodelaluz.Parecaqueestabateniendounepisodiosinestsico,oqueV.A.L.I.S.meestabatratandodecontactar,lanzndomeinformacinnoenunlenguajesimblicoverbal;sinoatravsdesonidosquesehacanimgenes,paradespusvolversesensacionestctilesyolfatorias,

PAGE 18

cambiandodeunestimulosensorialaotros,enunasinfonacaticaendondetodosmissentidosestabansiendoimpresionadosdeunaformanuncapercibidaporotroserhumano.PorlafuertecantidaddedrogashabaexpandidoelumbralsensorialqueMaxWeberhabadescubierto,permitindomepercibirmsalldelacotidianidadquesepresentaatodaslaspersonas. DespusdehaberpasadoalgntiempoviendopinturasdeKandiskyenelaire,percibquemeestabaacercandoalencuentroconlaSantaSophia,aligualqueDavidBowmanalacercarsealmonolitoen2001:Unaodiseaespacial,estabainmersoeneltneldeluz,eluniversoenteroseibaaabrirantem.Deprontotodoseacaboquedndomeencompletaoscuridad.EnmiloquerapensePuta!Yamecortaronelcableporfaltadepago,puesnosabaenesemomentobienniquepisadosestabaviendo.Delcentrodelastinieblasungranojoseabri.Eraelgranojocsmico,Cuzcooelombligodeluniverso,elcualestabatodocoloradocomosisehubierafumadounpito,locualconfirmolaprimerateoraquetuvealtrepanarmeelcrneoparaquemicerebropulsaraalmismoritmoqueloslatidosdelcorazn,expandiendoaslaconciencia:queeluniversoenteroestahechodemolculasdehumodemarihuana. Elojoseconvirtienlatierraydeellasalierongrandesgusanosquedestrozabanlasciudadesyloscampos,paradespuscurvearseenelaireyvolverseaensartarconsusgrandesfauceshambrientasigualqueenelultimovdeodePearlJamenlasmasasdepersonasquecorrandeunlugaraotrosinencontrarrefugioendondeescondersedelosvoracesasesinos.Contempledetenidamenteaunodelosquecorranyviqueerayomismo,losgusanosmeatacarontirndomealsueloysalieronmilesymilesdeellosdeunacloacaqueestabacercadellugarenelcallejnendondehabacado,elcualeraunadelasescenasdelnivel8deDoom2,introducindosemelosgusanosenelcuerpoportodoslosorificiosqueencontraban,sentacomolasmasasdeanimalesrepugnantessememetanporlosodos,porlanariz,porloslagrimales,porelanoyporlapuntadelaverga.Misgritosdedesesperacinfueroncalladosconloscientosycientosdegusanosqueseadentrabanenmiboca;ypudesentircomodevorabanmisentraas,prosiguiendoconlapielcuandoyanohabanadaquecomer,nodejandomsquehuesosqueparecanalbndigasenunplatodeespaguetivivoyputrefacto,queeranlosmanojosdegusanosqueseenroscabanunossobreotros. 18 Yvisobreunedificioaunagranlombrizquechillabadeunamanerahorrorosa,mientraslasbabasseleescurransobresugordoysebosocuerpoporlosobrealimentadaqueestaba,mientrasescuchabaE5150deBlackSabbathdemsicadefondo.Dealgunamanerasupequeeseaullidodelahorriblebestiaeraelgritodeluchaquedirigalaturbadegusanosqueatacabanaloshumanos,comindoselosatodos(lamsicacambioenesemomentoaTheMobRules,vinindomealamentealgunasescenasdeHeavyMetal).Elfindelhombrehaballegadoydeprontosupealmetermetelepticamenteenla

PAGE 19

mentedelgusanolder,puesaprendestodeScannersqueyaelloshabanexterminadoalosantiguospobladoresdelatierra,antesdelhombreconlosdinosauriosyantesconlosanimalesdelperiodocambriaticoyasenunalistadedevastacionesunatrasotra,llegandoaanimalesdepocastanremotasenlatierra,einclusiveenotrosplanetasqueniloscientficosmodernoshandescubiertoentodassusespeculacionesimaginariasmsaventuradas.EstaeralaverdaderaplagadeInvasionofthebodysnatchesyyoeraKarenAllen. Despusdelaultimavisinapocalpticadelfindelarazahumana,mevidenuevosentadofrentealtelevisor,quedndomevariashorasenunaposicinhiertica,comounaestatuababilnica,mientrasasimilabalavisinquemehabasidoreveladayvolvaatenercontrolsobremicuerpo. S!despusdehaberestudiadodurantetantosaosfilosofasorientales,losdiscursosdeTimothyLeary,loslibrosdeTerenceMackennaylasobrasdeJhonnLilly,alconjuntarloconelconocimientoapodpticoquemehasidoreveladoenlasvisionesalucingenasquehellegadoatener;porfinllegueadescubrirlarespuestaalosenigmascentralesdelahumanidad:queeselhombre?ycualessufin?Lasrespuestaserantanobvias,quenadielashabadescubierto.Nosomosmsqueunamanada,unrebaodeganadoparaproveerledealimentoalosverdaderosseressuperioresenestemundo Enalgnlugardebajodelatierradebenestarcuidandoquesualimentosesigamultiplicando,paraquelasociedaddelosgusanosdelacarroasigasuexistencia.Seguramentedebajodeledificiodelasnacionesunidashayuntonelenterrado,endondegusanostelepticamentecontrolanlasdecisionesglobalesparaquesusrebaosnodecrezcan,siendoverdaderamenteelloslosquedominanalmundo.Poresoesporloquelaecologasehapuestodemodasalveunrbol,salveunbosque,puesclaro,siallesdondelosgusanossecongreganesperandoaquecaigamosmuertosparabrincarnosencimaycomernos.Poresohayquematardeunladrillazoatodoslosecologistas,ascomoprohibirlascaricaturasdelosPlanetarios,puesestasperviertenlamentedelosnios.Tambinesporesoporloquealfumarmuchocracksevengusanosportodaspartesblancos,fosforescentesynegros,sobreelcuerpo,entrandoentrelapiel,lloviendodeltecho,volandoenelaireymetindosenosenlospulmonesalrespirar.Todoscreenqueestassonalucinaciones,perono,sonlavisindelaexactarealidad,lacualespropiciadaporlaexpansindelasfacultadesmentalesdelhombre,atravsdelaingestindedrogas. 19 Seguramentesontanavanzadosquedecidieron,hacemillonesdeaos,cruzarvariosgenesdegusanosconlosdecualquieranimal,uncerdo,unperro,otalvezunmonoimbcil;paraqueaspiensequesufinenlatierraescrecerymultiplicarse(dealllacitabblica,quenoeralavozdeDios,sinodelsupremoysoberanoGusano);assobrepoblaronalmundoytienentantacomidaenabundanciaquepuedenhacerfestntrasfestnenunaorgaperpetuadedespojosputrefactosPoresoesquenonosquedamsquepisotearlas

PAGE 20

jardinerasenlascasas,romperlasmacetas,quemarlosbosques,destruirtodacapadesuelofrtilendondelosgusanossepuedanrefugiaryporultimoprenderlefuegoanuestroshogaresconnosotrosynuestrasfamiliasadentro,paraquetodoelmundoardaylatiranaironadelosgusanosseacabe. *** Unhombreestuvounavezquitndosebichosdesupelo.Eldoctorledijoquenotenaningnbichoenelpelo.Despuslpasoochohorasbajoelaguacalientedelaregadera,sufriendoeldolorquelecausaban,saliysesecoperotodavatenabichosenelpelo;enrealidad,tenabichossobretodosucuerpo.Unmesdespuslosbichosestabanensuspulmones. PhilipK.Dick 1.Nota:(msicadefondo) 2.Nota:unamezcladeheronaycrack Estuardo Prado (Guatemala, 1971) Licenciado en Filosofa y Letras. Actualmente cursando una Maestra en Literatura Hispanoamericana. Ha publicado "Esttica del Dolor" (1998), "Vicio-nes del Exceso" (1999) y "el libro negro" (2000); todos en la rama de cuento. Particip en la revista "ANOMIA" (1996-1998) y fund la Editorial X en 1998. 20

PAGE 21

LEDH 9 I Bajo la curva dorada del Sol veo tu silueta que crece y se agiganta volvindose infinita. Eres todo y lo llenas todo, tu mente gobierna materia y vaco, se extiende donde ya no hay nada. Eres energa centellante aumentada por el paso de los siglos, fuerza viva que ha estado all desde que comenz el tiempo. Nuevos sistemas de mundos han surgido, miles de generaciones han pasado pero tu sigues imperturbable bajo la curva dorada del sol llenando todo lo existente, magnetizando al Universo, altivo, poderoso, inalterable. II Inalterable ante el dolor y ante la muerte, ante el grito de angustia, ante el por qu de la existencia. No son doctos tus Sacerdotes al decir que estamos solos en el firmamento, que estamos libres en este planeta-crcel en el que llevamos aunque no lo quieran nuestro ancestro de simios a cuestas. 21 Inalterable, siempre inalterable, ante si mismo, ante todo. Eres anti-materia? Anti-vacio? Es qu no existes y nuestro pensamiento

PAGE 22

no tiene eco en tu energia? III Se que soy parte de Ti y me conmuevo ante lo pequeo, ante el dolor, ante lo inconmensurable, por tanto, la respuesta nace en mi, crece, grita, se agiganta bajo la curva dorada del Sol; se vuelve fuerza que perdura con la tuya y la de todo ser viviente. Sea que eres como eres: Altivo, poderoso, inalterable, vives en mi con toda tu potencia total, con lo ms pequeo de cada tomo y si es que el secreto de existir se descubre despus de la muerte, acepto tu dominio incomprensible y creo en Ti global y matemticamente. Cristina Camacho Fahsen del libro POESIA SIDERAL marzo 1996 22

PAGE 23

MUNDOS APARTES A travs del cristal tus ojos deslumbran atrayentes, tus ojos me llaman. Descubro secretos en sus pupilas, secretos de fuego. Hemos soado un amor imposible, diferente y etreo, a travs dedimensiones paralelas, a travs de mundos apartes, a travs de un cristal. antenas que preguntan, que despiertan y atardecen, antenas de soledad... Cristina Camacho Fahsen del libro MERIDIANOS DE LUZ noviembre 1996 23 Cristina Camacho Fahsen ha publicado hasta la fecha seis libros que abarcan el tiempo de cuatro dcadas: 1996 Meridianos de Luz. 1996 Poesa Sideral. 1990 Dimensin Futura. 1985, Cosmoalma. 1979 Espacio. 1963 Siderales.

PAGE 24

Cuando en la ficcin no hay ciencia Javier Payeras Seores de Marte. Queridos hombrecitos verdes. No tengo gente a mi alrededor, todos se han ido y me dejaron en mi planeta. La Tierra. Camino todo el da en calles donde no hay nadie. Entro por las puertas de todas las casas. Las carreteras son lneas nada ms, no pasan carros, no se ve una sola alma. Las tiendas han sido abandonadas. Los edificios son cadveres de polvo. Todo est tan solo y es tan basto. El mundo es enorme desde que se qued sin gente. Se fueron por la noche y no me dijeron nada. Construyeron sus naves en secreto. Me ocultaron muy bien su plan de abandonarme. No tengo nada qu hacer si en esta soledad solamente quedaron las cosas. Se llevaron todos los animales, algunos rboles, algunos libros, fotos... Todo lo que alguna vez fue mi vida, viaja ahora por el espacio. All van mis padres, mi esposa, mi hijo; la seora que vende el pan, tambin mis compaeros de trabajo, todos mis vecinos. 24 Me dejaron sus monstruos. Una huella de combustible. El surco de nubes en el cielo. Invierno en tenazas. Dos langostas gigantes. El beb Godzilla. Algunas lombrices de respiracin brutal. Una mquina con tetas. Una catedral de cohetes. Las calles se quedan poco a poco sin luces y la lluvia est encharcando en todos lados. Ya no es tarde, ya no puede ser tarde, ya nunca ser temprano ni nunca volver a ser

PAGE 25

nunca. Se acabaron las promesas. Tambin las contradicciones. Se fugo la depresin con potentes turbinas. Slo queda tiempo intil para invertirlo intilmente. Cada quien sabe que al dejarlo todo siempre se corre el peligro de estar muerto. Sin embargo no pareci importarles. Se lanzaron con arrebato hacia otro mundo, otro sitio que ni siquiera imaginaron. Estn por todo el cielo. Ahora saben a ciencia cierta que la ciencia no es cierta. Se estarn riendo de tantas mentiras y de tanta lgica. No exista la ciencia ficcin, slo el miedo al futuro, este futuro solitario. Con Jorge Teillier: Cuando todos se vayan a otros planetas Yo quedar en la ciudad abandonada Bebiendo un ltimo vaso de cerveza Cada locura imagina de distinto modo lo que vendr. A veces son mquinas, a veces plantas, simios, nios, ancianos, antimateria, clones. Nadie se imagina la soledad. Seores extraterrestres, qu saben ellos? Yo puedo decirles lo que es quedarse en la vida, remota y perdida, de este satlite de la luna. http://www.revistarecrearte.com/modules.php?name=News&file=article&sid=175 Javier Payeras (Ciudad de Guatemala, 1974), es escritor, artista conceptual y tiene estudios en Filosofa y Letras. En la actualidad es uno de los ms destacados escritores jvenes de su pas. Ha sido coorganizador del Festival Octubre Azul, director del Centro de Arte Contemporneo Colloquia, ha asistido a eventos internacionales como el de narradores en Colombia y el Festival Internacional de Poesa de El Salvador. Actualmente trabaja en Editorial Cultura. Ha publicado varios libros de poesa, entre los que se cuentan La ausencia es 1/4 vaco, Ediciones Mundo Bizarro, 1998; La hora de la rabia, Editorial x 2000; Artificial, Ediciones Mundo Bizarro, 2000 y Soledadbrother, Editorial Cultura. El libro de narraciones (...) y once relatos breves, Editorial x, 2000; y la novela Ruido de Fondo, Magnaterra, 2003. Tambin ha hecho libros objeto y publicaciones experimentales como Terrorismo moral y tico, Ediciones Mundo Bizarro, 1997. Automtica 9 mm, Colloquia y El lenguaje es la superficie de otro lenguaje. 25

PAGE 26

Megadroide Morfo-99 contra el Samuray Maldito (Electro-Satn ciberno-yo postechnomodern hypersimulative dub style mix) Julio Calvo Drago . Yo = no Samuray Maldito. Yo = Samuray Maldito. Pero no. Ya que estoy de pie, mejor corro hacia el arma. En ella reside todo tu poder. El androide se acerca a la espada, la toma en sus manos e intenta extraerla de la roca, pero no puede. La katana irradia un aura de un dorado sofocante que lo deslumbra y le

PAGE 27

carboniza las manos de metal. En medio del AAAAARGHH! dolorido del androide, la espada abandona la piedra, levita en el aire y vuela a la mano de su dueo. No tan rpido, rey Arturo de pacotilla. Jams tendrs tu Exclibur, re el guerrero de la sombra. Necesitars mucho ms que una espada voladora para vencerme, Samuray Maldito, replica el Megadroide, quien luego baja la cabeza, como quien hace una reverencia, pero slo para que en sta, POM! POM! POM!, se abran tres compuertas. El Samuray apenas est terminando de ponerse de pie cuando FFFFFFFFHHH! PAW!, un proyectil le traspasa el pecho y BUUUUUUMMMMMM!, miles de esquirlas y pedazos de carne caen desparramados por todo el paraje. se habra sido el fin del Samuray Maldito si no es porque, de las clulas SilicOrg Biotronik HgGolem Serie B2 que lo componen, surge CyBorgia, infoespritu regente del Cyber-Infraspace, para asistir a su fiel esbirro con un efectivo . Los pedazos de carne, sin perder su color, adquieren textura metlica y empiezan a desplazarse unos en busca de otros. Mercurio rojo. Gotas en desplazamiento. La materia no se crea ni se destruye, slo se aglutina. Lo anterior es un pensamiento del Megadroide o una afirmacin del Samuray? Lo cierto es que la sentencia, verbalizada o slo una imagen mental, es seguida por una risa macabra, y las gotas de mercurio rojo ya se han fusionado para configurar de nuevo el cuerpo del guerrero nigromante. La paranoia es el mximo estado de alerta. Burroughs. El asombro es prdida de alerta. Cuando el Megadroide regresa de su asombro, un sablazo ya rasg su abdomen de acero, una patada lateral con media vuelta le sacudi la cara, y otra lateral con salto, clavada en la quijada, lo levant en el aire para luego aventarlo al suelo. Al robot le hierve la sangre (y su rabia le concede literalidad a la metfora). Ryu enciende sus micropropulsores invisibles, despega los pies de la tierra y queda flotando en el aire. Luego extiende los brazos, tira la cabeza atrs y profiere a todo pulmn: CONEXIOOOOOOOOOOOON AHORAAAAAAAAA!. HyperSorcerer, motor operativo de la EtreaNet, despus de responderle con un fro pero emptico: Vaya. Por fin algo de accin. Esto ya pareca caricatura japonesa para nios, procesa el input en microsegundos/ /< Cdigo de acceso: //011010111010110110110111111000000010101000111011> /processing/processing/processing/connection_succeeded/waiting_for_reply/waiting_for_reply/waiting_for_reply/satelliteLink=F8/ De modo que Ryu, ya conectado, grita esta vez: MORFO-38C: TRANSFORMAAAAAAAAAAAAAR!. 27 Suspendido en el aire, el Megadroide adopta la posicin fetal, cruza los brazos, se lleva las palmas a los hombros para darle campo de accin a su eje centro-horizontal y comienza a transformarse: los omplatos se desplazan hacia fuera, la espalda cervical se corre hacia abajo,

PAGE 28

las aletas se doblan hacia dentro, motor compresiona con freno, pectorales giran noventa grados, timn vira a la derecha, contensores axiales emergen, freno se hunde hasta el fondo, bus se parquea, ayudante cobra los pasajes, servidos los de Paln! El bus para. Baja ms gente que la que sube y, por fin, por un momento, la sardinera le da un poco de respiro a la ley fsica aquella de que dos (o ms) cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio. Gracias a Dios, porque ya de Paln en adelante comienza el calor. Y el tramo hasta Escuintla va a seguir siendo lento hasta el da que inauguren la nueva carretera. Buenas tardes, amables personas que nos acompaan en esta unidad de transporte extraurbano. Mi nombre es >>>CHAYANNE<<< Y esta tarde me acompaa >>>LUCERITO<<< Ah, puchis. Cmo as, vos?, contesta el otro payaso, mientras los pasajeros del bus se atoran de la risa. Ay perdn! Me confund. Vos ests muy feo para ser Lucerito. Y yo pues no ser Chayanne, pero una cosa s te digo: tengo un M. P. A. increble. Qu es eso de M. P. A., vos? Malas Pulgas Ambulantes?. Sonrisas del pblico. Cmo sos de mula, vos! M. P. A. quiere decir Maldito Pegue Asesino. Quiere decir que tengo pegue, pues. Pero con las moscas. De nuevo la risa de los pasajeros. Nombre! Te voy a contar a vos y a todas las damas, caballeros y etcteras que abordan este bus. El otro da iba yo caminando por la calle, y estaba esperando a que el semforo me diera va porque quera pasarme a la otra banqueta. Y se nota que lo lograste, interrumpe el compaero a la vez que hace gestos afeminados, con lo que provoca las carcajadas del pblico. 28 Va, no ses payaso pues. Te estaba contando que iba a cruzar la calle, cuando en eso se me para. Eso s es milagro, ve!, vuelve a interrumpir el compaero. Ms carcajadas de la gente. Qu?. Nada. Decas que en eso se te para.

PAGE 29

S, que en eso se me para a la par un Ferrari Testarossa rojo ltimo modelo con vidrios paralizados, digo polarizados. Yo slo veo que bajan el vidrio elctrico. Cuando miro para adentro, lo vena manejando una mamata as tipo mi amorcito Ana Brbara: canchita, ojitos claros, blanquita y con una minifalda que en lugar de pijazos tena morongazos, porque se le miraba hasta el alma. Y no mirs pues que la canchita me dice subite. Subite me deca. Y yo que me hago el difcil y le digo uy-no-seorita-usted-me-est-confundiendo-yo-no-soy-de-esos-yo-soy-un-payaso-decente-y-cuando-lo-hago-lo-hago-por-amor. Subite me segua diciendo. Subite. Y ya me haba convencido. Ya estaba por abrir la puerta del deportivo, cuando termina de decirme subite a la banqueta, animal, que te vua pasar tirando a la mircoles jueves viernes sbado y domingo. Todos se matan de la risa otra vez. Los payasos siguen contando chistes. Ya de ltimo, cuando agarran confianza, se echan uno de Pepito bien malcriado, pero buensimo. Si hasta el piloto (que no s por qu los pilotos se van haciendo siempre los serios) viene exorcizando demonios a travs de la risa, cuando Muchas gracias, estimados pasajeros de esta unidad de bus. Mi nombre es >>>CUCHILLITO<<<. Y cuchilln es el que se saca de la camisa el infeliz. Y yo soy >>>PISTOLN<<<, dice el otro, sacndose tamaa escuadra del pantaln. Y esto es un asalto!, dicen los dos payasos a coro. La gente se calla por un momento. Luego, todos ren tmidamente, queriendo creer que lo del asalto es otra de las payasadas de aquellos dos. Pero Pistoln deshace pronto el mito cuando alza el can al techo y deja ir el gran morongazo. Mujeres y nios gritan casi al comps del disparo. El piloto pega tal frenazo, que por poco se va en la cuneta. Hasta los payasos se ahuevan. No te detengs, hijuelagramputa, le grita Pistoln al piloto. Y este, casi encunetado, se ve obligado a reanudar la marcha. El mismo payaso dice, dirigindose ahora a los pasajeros, ensordecidos por el disparo: Bueno, pisados. Que ninguno se me vaya a poner al brinco porque se va horrible. 29 Pistoln se queda a la par del conductor. De ese modo controla mejor todo el bus y est listo para quebrarle el culo a cualquier cerote que se las quiera llevar de Ultra Seven. O de Megadroide Morfo-99. Mientras tanto, Cuchillito pasa por todos los asientos, pone el filo de su arma en las gargantas de los pasajeros y les da as una punzocortante motivacin para que entreguen toda pertenencia de valor. De ese modo, conforme pasa el payaso, cada seor, cada seora, cada seorita, cada joven se quita el anillo, suelta la pulsera, saca su billetera, entrega el bolso,

PAGE 30

despliega la coraza, pasa el monedero, extiende el escudo, entrega el efectivo, ajusta los brazos, desdobla las manos, extrae la katana lser de su funda y KIAAAAA!, de un sablazo le parte un cachete en dos al Samuray, YAAAAAA!, le abre el abdomen de otro sablazo, HUUUUUU!, le clava una lateral en la frente, UAAAAAAH!, le encaja una trescientos sesenta voladora en la sien con tal fuerza, que lo hace dar un vueltegato en el aire y pegar boca abajo contra el suelo, AAAAAAAAHHH! Cuando el Samuray levanta la cara, su vista se topa con una jovencita en kata de tigre parada enfrente de l. Se trata de la nueva transformacin del Megadroide Morfo-99: Miyuki, la geisha asesina, su verdadera identidad. Eres una caja de Pandora, Megadroide. Veo que te has convertido en una perra, jadea el Samuray Maldito. Te voy a ensear a tratar bien a las mujeres, horrenda abominacin del ms all. Todo indica que el apelativo de perra no le agrada nada a Miyuki. Por aquel insulto, el Samuray ya no tiene chance ni de ponerse de pie, mucho menos de evitar que la androide lo tome de las axilas con ambas manos, lo levante, le meta un rodillazo en los genitales, le d un cabezazo en la nariz y luego lo lance hacia arriba, slo para dejarlo caer y, camino al suelo, recibirlo con una sauda patada frontal bien propinada en el esternn. De nuevo hay un estruendoso impacto del Samuray contra la tierra. Pero all no acaba la saa. Miyuki no le permite siquiera levantar la cabeza. Una patada en el crneo hace que el guerrero de la sombra entierre la cara en el lodo. Y slo entonces Miyuki apacigua su furia. Parada a la par del Samuray, respira profundo, vuelve a desenvainar la espada, la toma con las dos manos, la levanta lo ms alto que puede (sus manos y la espada tiemblan) y Ishiro! Ishiro!. InfraGothik! Aydame!. Ishiro! El dolor es una punzante ilusin!. InfraGothik, aydame por favor, grita el Samuray con desesperacin. Ay!. 30 Ishiro! Escchame! El dolor es una punzante ilusin. Claro!, comprende al fin el guerrero de la oscuridad.
PAGE 31

ta_file_is_open/connecting_with_[_megadroideMorfo99,_microCPU]/creating_hologram/creating_hologram/creating_hologram/hologram_done>. Justo en el momento en que va a dejar caer el filo de su katana sobre el cuerpo del Samuray, nuestra herona siente una fuerte punzada en la pierna derecha. El dolor es tal, que no puede evitar soltar la espada, doblar la pierna y caer. El Samuray se incorpora en un dos por tres. Invertidos ahora los papeles, Miyuki, desde el suelo, ve a su enemigo de pie. Se da cuenta de cmo en la mano del Samuray se ha materializado, en forma de holograma, una mueca igual a ella con un alfiler de luz lser atravesndole la pierna derecha. Y el vud virtual no acaba all. Con la otra mano, el Samuray materializa un nuevo alfiler, que luego inserta en el brazo izquierdo de la mueca. El dolor no se hace esperar. AAAAY, malditos hombres! Creen que porque nos penetran son ms poderosos que nosotras, protesta la Megadroide. Es que me gustas cuando mueres porque ests como ausente, responde el Samuray con el mayor de los sarcasmos. Y mientras altera el verso de Neruda, clava un tercer alfiler en el odo derecho de la mueca. Ya inserto, lo empuja lentamente hacia dentro a la vez que va diciendo: Encuentro fascinante cmo a las mujeres todo les entra por un odo y les sale por el otro. La aguja sale por el odo izquierdo. Otro grito de dolor. Voy a crucificar tu cibercerebro, nia tonta, dice esta vez el guerrero de la sombra, y se dispone a atravesarle un cuarto alfiler por la frente para que le salga por la parte trasera del crneo. De ese modo, con dos alfileres cruzados, destruye la fuente de poder y hasta nunca, Megadroide! Pero Miyuki saca fuerzas de flaqueza para levitar en el aire, extender los brazos y pronunciar el ciberconjuro: CONEXIOOOOOOOOOOOON AHORAAAAAAAAA!. Desde el satlite, HyperSorcerer hace su trabajo/ < Cdigo de conexin: //922309YL44f3939223AFUFG282986407 6AXKYL09987484FHF>/< Cdigo de acceso: //011010111010110110110111111000000010101000111011> /processing/processing/processing/connection_succeeded/waiting_for_reply/waiting_for_reply/waiting_for_reply/satelliteLink=F8/ Todos los hombres son iguales, querida. No confes en ellos, aconseja HyperSorcerer mientras le da la conexin. Miyuki, sin contestarle nada, adopta la posicin de una persona corriendo para darle campo de accin a su eje centro-vertical y termina la frmula de conversin con: MORFO-24G: TRANSFORMAAAAAAAAAAAAAR!. Los antebrazos se despliegan hacia fuera, 31 los dedos se insertan en las manos, la coraza se pliega al pecho, las piernas se doblan hacia atrs,

PAGE 32

la suspensin hidrulica gira a la derecha, los pies se despliegan hacia arriba, el motor compresiona, el auto se detiene, las manos se estrechan, las ltimas palabras son dichas, se cierra el negocio. Muy bien, ingeniero. Cuente conmigo. Djeme preparar los materiales y yo le estoy dando una llamadita el prximo jueves para confirmarle cundo puedo empezar a dar los cursos de capacitacin. Entonces espero su llamada, licenciado. Cmo no. Va con prisa o entra a la casa a tomarse un cafecito?. Fjese que s voy algo preciso. Por eso ni apago el carro. Gracias de todos modos. Bueno, no le quito ms su tiempo. Gracias por traerme a la casa. De nada, licenciado. Me saluda a su esposa. Dentro del lujoso automvil, los profesionales vuelven a darse la mano en la acostumbrada sobredespedida. Tocan otro punto del asunto. Vuelven a despedirse. Tocan otro punto del asunto. Vuelven a despedirse. En ese pase-feliz-tarde-ah-se-me-olvidaba-preguntarle estn, cuando un picop Dodge Ram del ao se estaciona en la casa de enfrente. Se abre la portezuela y sale un tipo panzn, casi calvo, de cincuenta y tantos aos de edad y con sus buenos traguitos encima. El seorn camina con decisin de Terminator hacia el Mercedes del ingeniero. Cuando est a unos tres metros de distancia de ste, sin dejar de avanzar, saca su lethal weapon (una escuadra nueve milmetros), extrae un cargador de su bolsillo, lo inserta en la empuadura de la pistola, quita el seguro, levanta el can a la altura de su pecho y llega a la portezuela. Slo entonces los despreocupados profesionales voltean a ver para que sus ojos se topen nada ms y nada menos que con >>>RAMBO LPEZ<<< ***EL JUSTICIERO DE LA MUERTE*** Perfil: Nacido en algn pueblo del interior. Estudiante de promedio regular en algn internado catlico del pas. 32 Vctima de acoso psicolgico por parte de sus compaeros de estudios, que solan molestarlo con motes como indio, sapo y otros que aludan a su estatura baja, complexin llena y piel morena. Filosofa: o Chafa y cura, comida segura. o El comunismo es el demonio.

PAGE 33

o Este pas slo con mano dura se compone. o Pisto en mano. o El tamao es lo que importa. Militar graduado con honores. Estuvo en la montaa echando reata contra la guerrilla. Duerme con una pistola bajo la almohada, se despierta a medianoche baado en sudor fro y dispara un cargador entero contra el techo de su habitacin. Director de un par de dependencias estatales en tiempos de Kjell y Lucas. Dueo de una casa grande en colonia de clase media baja y de tres o cuatro carros ltimo modelo. Ahora militar retirado. Principales temas de conversacin: o Armas. o Carros. o Culos. Preferencias cinematogrficas: o Cualquiera de vergazos y balazos. Preferencias musicales: o Cualquiera de Chente. Invita las rondas de guaro en los puteros ms caros de la ciudad. Escoge a la patoja ms bonita de la casa, paga una hora con ella, se la lleva al cuarto y, ya que estn solos, se acuesta boca abajo y le pide a la puta que por favor le meta un banano en el culo. Despus se incorpora y, con la fruta colgndole del chiquito, comienza a moverse todo sensual, como imitando la danza de una bailarina extica, y es as como se satisface sexualmente. Luego le da ms dinero a la chava para que vaya y les diga a sus amigos que qu polvo ms rico el que se echaron, que qu grande la tiene y que qu de a huevo coge. Narcos hijos de la gran puta! Malditos! Vyanse de mi casa o les quiebro el culo!, grita Rambo, mostrndoles el can del arma. Pero seor, no me reconoce? Soy yo, su vecino de enfrente, dice el licenciado, extraado por la confusin paranoica de su vecino, mientras el ingeniero palidece, pues es el ms cercano al can. 33 Sho, hijo de sesenta mil putas! A m no me vengs con pajas! Vyanse a la mierda o les quiebro el culo!. Pero si yo vivo aqu, seor! Tranquilcese. Para qu le dijo que se tranquilizara. A m nadie me va a decir que me tranquilice, contesta Rambo y POOM!, golpea la mano del ingeniero con la empuadura de la pistola. El ingeniero,

PAGE 34

contenindose el AAY!, rpidamente quita la mano de la portezuela en un movimiento reflejo. El licenciado, temiendo que al salir del vehculo le metan un plomazo, voltea a ver al polica en la garita de la entrada al residencial, como queriendo pedirle ayuda por telepata. Para su sorpresa, el polica est observando toda la escena, pero no se atreve a hacer nada. Cuando el licenciado regresa la vista a su vecino, el hijo adolescente de ste ya sali de la casa y se interpuso entre el carro y su pap. Papa, djelos. l es el vecino, trata de explicar el muchacho. Andate para dentro, patojo cerote. No, papa. Vmonos para la casa. Usted ya viene muy tomado. Sho, patojo cerote!. Y de un violento empujn quita a su hijo de en medio. Sabe qu, licenciado. Mejor vmonos de aqu, se apresura a proponer el ingeniero. Est bien, ya nos vamos, dice despus, dirigindose a Rambo para que se calme. Luego mete primera y maneja el carro dos o tres cuadras adentro del multirresidencial. Ya lejos de la presencia de Rambo, el licenciado le ofrece disculpas al ingeniero por todo lo sucedido, se baja del auto y se despide. Regresa a pie a su casa y, camino all, se da cuenta de que sus manos tiemblan. No sabe exactamente si por miedo o por ira. A ver si el ingeniero quiere trabajar conmigo despus de esto. Necesito cerrar el negocio o mi situacin econmica va a seguir jodida, piensa. Y aunque duda que el vecino tenga madre, no deja de mentrsela. Llega a casa, le cuenta a su esposa lo ocurrido y los dos se preocupan. Nada les quita la idea de que tienen como vecino a un asesino en potencia. Ya de noche, el licenciado no puede dormir. Suea que Urko (el gorila blico y medio idiota de El planeta de los simios), vestido con una guayabera color yema de huevo rancio y un pantaln de vestir color caca, digo caqui, se le acerca, le apunta con una pistola, dispara y AAAAAHHH!, el licenciado despierta de madrugada gritando y sintindose impotente. Y lo de impotente lase tambin con cierta connotacin sexual, pues siente que no hay manera de meterle la verga a su vecino. Sin embargo, ya de madrugada es vencido por el cansancio y el efecto de un par de pldoras para dormir. Se tranquiliza por fin y siente la suave distensin de todos sus msculos, hasta el momento agarrotados por el miedo. Ya relajado, recuesta la cabeza en la almohada, cierra los ojos y suea que TIMA HORA NOTICIA DE LTIMA HORA NOTICIA DE LTIMA HORA N Ex militar ametrallado en su casa 34 (KARMANOTICIAS/INFERNEWS). Individuo no identificado, presunto miembro de un escuadrn vengador que se dedica a dar muerte a individuos prepotentes, abusivos y faltos de madre, se introduce a altas horas de la noche en la residencia del seor Rambo Lpez, ubicada en la colonia X de la zona Y de esta capital, y descarga una

PAGE 35

rfaga de ametralladora AK-47 sobre Lpez hasta provocarle la obvia, esperada y por todos deseada muerte. A eso de las tres de la maana, el asesino salta la verja, rompe la ventana, fuerza la chapa, abre la puerta, carga el arma, quita el seguro, dispara los vibrocontensores, jala el gatillo, reconfigura el escudo, despliega las garras binicas, pega un zarpazo y el Samuray sale disparado como cinco o seis metros atrs, slo para ir a somatar la espalda contra el suelo. Cuando trata de ponerse de pie, siente en su estmago un retortijn que lo hace vomitar sangre. Se sienta entonces y mira su abdomen. Las rasgaduras en la piel son tan profundas, que reconoce algunas de sus entraas. Quiere lamentarse por el dolor, pero un GRRRRRRRR! extremadamente cercano lo ensordece. Cuando levanta la cara, su vista se topa con dos hileras de colmillos babeantes y afilados, cada uno tan grande como un fmur humano. Conque ahora te volviste un animal, eh Megadroide?, dice el Samuray con mordacidad. La ciberbestia, con el tamao de cinco osos, ojos de lobo, dientes de piraa y garras de tigre, slo emite un fuerte rugido en respuesta. Se trata de la nueva transformacin del Megadroide Morfo-99: Hiperfuria, la bestia carnicera, su verdadera identidad. Como ya no puedes usar la cabeza, prefieres usar la fuerza bruta, verdad, Megadroide?. Muy bien, Ishiro. T ganas. Voy a usar la cabeza, contesta Hiperfuria, cuya voz tiene la gravedad de un long play de vinilo sonando a bajas revoluciones. Y mientras contesta aquello, retrocede y retrocede, como toro preparndose para embestir al torero. Embestir piensa el Samuray? Pero ya lo intuye demasiado tarde. Cuando Ishiro apenas empieza a agarrotarse llevando codos y rodillas al rostro, la bestia ya se dej venir contra l. ZZZZUUUUUUUUMM! POWN! 35 AAAAAAAHHHHHHHHHH!, grita el guerrero de la sombra mientras cae de espaldas al precipicio. Hiperfuria, en su instinto predador, posedo por la rabia y un hambre natural de vsceras, lo sigue hasta el fondo (no hay Lucifer que se resista a caer cuando en el abismo lo espera la carne). Las piedras no lo detienen. Avanza. Sus colmillos, hmedos a causa de la baba apestosa, vibran con el rugido bestial. Llega al fondo del barranco, busca al Samuray, lo encuentra, se le acerca, lo huele, emite otro

PAGE 36

rugido, escupe saliva, abre las fauces, acerca el hocico La situacin se pone aqu tan tensa, que es mejor ir a un corte comercial. Despus de ver la casa de nuestros sueos en Prados del Alto (precio), descargar manualmente nuestra libido con el generationsex de las Spice Girls y descubrir que las mujeres de no s qu tribu africana se atavan con colmillos de elefante incrustados en las mejillas para alejar malos espritus y exploradores pervertidos, segn se puede leer en el nuevo nmero de la International Pornographic, regresamos a la accin. Como recordarn, el Samuray Maldito cay al fondo del abismo, y el Megadroide, transformado en Hiperfuria, descendi a la sima para devorarlo. Los colmillos del animal buscan el cuello del Samuray. Una vez ensartados, nada los hace retraerse. Penetran profundo y desgarran tendones. La sangre fluye a borbotones y anega los gritos de dolor del Samuray. Muere. Muere, maldito. Desngrate y muere mil muertes antes de morir. Y no te olvides de ir dejando tu rastro de sangre cuando vayas camino al infierno, que hasta all he de seguirte para continuar matndote, murindote, desentrandote (literalmente). Yo muerte. Yo tnatos. Cierra ya los ojos, maldito Samuray Maldito, y trgate el veneno de la oscuridad!, grita Hiperfuria, con su voz cavernosa, mientras devora al guerrero de la sombra. JA JA JA JA! De acuerdo, Megadroide. T ganas, dice esta vez el Samuray, con todo el sarcasmo que el dolor y el desangramiento le permiten. Ahora vas a pelear contra la oscuridad. JA JA JA JA!. A continuacin, el guerrero de la sombra cierra los ojos y . Y de pronto, oscuridad. Plena, total, extendida hacia cualquier punto al que se dirija la vista. Un inmenso techo negro, de miles y miles de metros cuadrados de extensin, se materializa en microsegundos para tapar el cielo y volverlo todo oscuro. El oxgeno apenas circula y, poco a poco, la asfixia y el pnico empiezan a invadir el alma bestial de Hiperfuria. Cuando las pupilas del ciberanimal se dilatan al mximo, ste ve a lo lejos entradas de luz, salidas de tnel por las que se cuelan fulgores de luz blanca y difana, trinos de pjaros, aleteos de mariposas e imgenes de bellas muchachas, vestidas nicamente con tnicas blancas transparentes, llamando al animal apenas con una sonrisa y un suave gesto manual. El Samuray sabe ser macabro: goza con darle vanas esperanzas a la fiera. 36 Hiperfuria siente que el respiro lo abandona, por lo que corre hacia las entradas de luz. Pero el Samuray, que se ha vuelto invisible dentro de toda aquella oscuridad, no lo deja huir. Lo patea, le mete zancadillas, le abre la piel a sablazos y se burla de l. Quieres luz?, le dice, para luego prenderle un fsforo en los ojos. Hiperfuria, como todo buen animal, no puede evitar temerle al fuego y sale corriendo en direccin opuesta a la llama. No obstante, en algn momento de reflexin, el zoorrobot se detiene y pronuncia las palabras cibermgicas. CONEXIOOOOOOOOOOOON AHORAAAAAAAAAAAA!. HyperSorcerer rpidamente procesa el input/

PAGE 37

/< Cdigo de acceso: //011010111010110110110111111000000010101000111011>/ invalid_code/ ? CONEXIOOOOOOOOOOOON AHORAAAAAAAAA!/ / / invalid_code/ ? CONEXIOOOOOOOOOOOON AHORAAAAAAAAA!/ /< Cdigo de acceso: //0110101110101101 10110111111000000010101000111011>/ you_are_fucked!/you_are_fucked!/you_are_fucked!/ Me temo que ya no podrs transformarte, Megadroide, dice HyperSorcerer en un tono grave y resignado. Qu sucede, HyperSorcerer? 37 Error terminal del sistema, contesta el motor operativo de la EtreaNet. InfoZombie, ltimo integrante con CyBorgia e InfraGothik de la terna maldita que rige el Cyber-InfraSpace, logr inyectarme un virus letal, por lo que ya no podr asistirte ms. El info-ente atraves mis barreras antivirus y se infiltr en mi programa. Justo en este momento est destruyendo todos mis comandos y muy pronto comenzar a desvariar. Lo siento, Megadroide, realmente hubiera querido ayudarte pero no tengo por qu ms que s porque s no ya vers que la prxima reencarnacin ir al mar por la mar que s misma y no transitar por cervantes que caf escribamos vanidad o furia muchos enterrar de no podr para yo peleo t peleas todos peleamosupercalifragilsticoespirialidosoperahouse telerecontraradiotransmi sin insurg distant a lo cercan por cuatro igual a 63.98888Ce-000 1 0043 djlls ooe399f '96slk o kdkdd000 e3da{oe54n v'ab+{an 445 0 0s a059fciwe'abj'abp'87pw9envc wa9ejmpnm'ab{kl 8000 lsdkr oaq oweur co3 01 dfllks jdjkl30890 j0we21 j'96aspwieur/)().... JA JA JA JA!, re el Samuray mientras presencia la muerte de HyperSorcerer.

PAGE 38

...oiduf0q9834 r02938jh s09w s09whhodskhdlal lskjse oasppdh9 a|s480 'ab'969 kao9c 32oonnow jfap pifp p98w8e pqwd{jhrlkl kajdl liu p88 08difkljlk lsiuerb cd928... / connection_succeeded/ connection_succeeded/ connection_succeeded/ Ests conectado, Megadroide. Ya puedes transformarte, dice una voz desconocida, pero amigable. HyperSorcerer, requiescat in pace, te enva un saludo desde el cibercielo. Desde ahora, yo soy tu nuevo ngel de la guarda, WizardBot 1.0 a tu servicio. Y te digo una cosa: los virus de InfoZombie son mi especialidad. Y despus de que Hiperfuria termina la frmula con MORFO-89Z: TRANSFORMAAAAAAAAAAAAAR!, WizardBot encapsula el virus, modifica el programa de ste, se conecta con el CPU bioelectrnico del Samuray Maldito y le revira el virus al guerrero de la sombra. De pronto el guerrero deja de rerse cuando un abrupto dolor (el dolor de la separacin, de la despedida, de las cosas que estn unidas a la fuerza y no pueden seguir as por lo que actan en consecuencia lo quiera uno o no) comienza a invadir y desconfigurar sus clulas de mercurio. Mientras tanto el Megadroide, luego de adoptar la posicin de Cristo crucificado para darle campo de accin a su eje centro-transversal, esconde los antebrazos, abre el pecho hacia fuera, dispara los vibrocontensores, reconfigura el escudo, repliega la coraza, despliega las garras binicas, pega un zarpazo y el Samuray sale disparado como cinco o seis metros atrs, slo para ir a somatar la espalda contra el suelo. Cuando trata de ponerse de pie, siente en su estmago un retortijn que lo hace vomitar sangre. Se sienta entonces y mira su abdomen. Las rasgaduras en la piel son tan profundas, que reconoce algunas de sus entraas. Quiere lamentarse por el dolor, pero un GRRRRRRRR! extremadamente cercano lo ensordece. Cuando levanta la cara, su vista se topa con dos hileras de colmillos babeantes y afilados, cada uno tan grande como un fmur humano. Conque ahora te volviste un animal, eh Megadroide?, dice el Samuray con mordacidad. 38 La ciberbestia, con el tamao de cinco osos, ojos de lobo, dientes de piraa y garras de tigre, slo emite un fuerte rugido en respuesta. Se trata de la nueva transformacin del Megadroide Morfo-99: Hiperfuria, la bestia carnicera, su verdadera iden/ Este captulo ya lo vi! ZAP! /cinos molestos vapulean, linchan y le prenden fuego a presunto delincuen/ ZAP!

PAGE 39

/yeccin letal tiene tres compuestos: el primero anestesia al condenado a muerte, de modo que este pierda el conocimien/ ZAP! /gan con las manos en alto! Los tenemos rodea/ ZAP! /blemas extremos requieren soluciones extre/ No hay nada en la tele!/OFF> El nio vuelve a prender el televisor, lo apaga, vuelve a prenderlo, ZAP, ZAP, ZAP, y lo apaga. Conecta el Nintendo en un impulso casi animal (o infantil en este caso, lo cual explica todo) pero, qu va a jugar ahora? Lo invade un hasto cuando lee los ttulos de los videocasetes, ya jugados al hartazgo. Mortal Kombat (I, II, III, IV) Street Fighter. War Gods. Superdoom. Killing Gore. Superultramegahyperdeath. Tira los casetes a la cama y sale corriendo del cuarto como un energmeno desesperado. Qu aburrido estar castigado y no poder salir de casa. Pero eso s, nunca ms vuelve a sacar malas notas en el colegio. Se hace la promesa por diezmillonsima vez. Va al cuarto de su hermano mayor. ste y sus amigos estn all encerrados. El nio pega el odo a la puerta para escuchar de qu hablan. El hermano sorprende a sus amigos con el tpico relato ese de que el-otro-da-me-ech-verga-con-fulanito-ni-un-solo-trancazo-me-pudo-meter-porque-cabal-cuando-me-tir-una-manada-yo-me-alej-y-le-pegu-una-patada-lateral-en-la-mera-cara-entonces-l-me-tir-una-manada-y-yo-me-agach-y-le-di-una-patada-en-los-huevos. El nio se aburre y se va. La verdadera accin est en el cuarto de los paps, donde tambin la puerta est cerrada. Mam le pide explicaciones al desgraciado borracho mujeriego de pap, y pap le deshace la cara a vergazos a mam en respuesta. Mam le vuelve a pedir explicaciones. Pap le vuelve a meter sus cachimbazos. Nada que el nio no haya visto (ni odo) antes. As que se aburre y se va. Del cuarto de sus paps se va a la cocina, de la cocina se va a la sala, de la sala regresa a la cocina, de la cocina pasa al comedor, del comedor se va saltando a la sala, sube, baja, sube, baja las gradas al segundo nivel haciendo ruidos de nave espacial, se va al jardn, encuentra tirada su honda, la recoge, comienza a estirarla, da vueltas, y vueltas, y vueltas. En eso ve al gato de la vecindad pasendose por la pared divisoria de las dos casas. Recoge piedritas del jardn. Nave rebelde a base! Nave rebelde a base! Tengo un caza imperial en la mira! Necesito refuerzos!, dice el nio mientras estira el hule de la honda para despus soltarlo y dejarle ir un cachimbazo al misho. No logra meterle la pedrada, aunque s un buen susto. El gato sale corriendo, y el nio detrs de l. 39 Falcon a Laserbeam! Falcon a Laserbeam! Cuidado! Caza imperial a las cuatro! Caza imperial a las cuatro! Voy detrs de ti! Ya lo tengo en la mira! Voy a disparar!. Y le deja ir otro guamazo que le pasa rozando la cola. El gato sube por la verja, se va a la calle y se salva as de la ira de Junior Skywalker, caballero Jedi. En eso (y hablando de Star Wars), el nio ve tirada en la grama su espada de luz (de plstico). Tira la honda, recoge la espada, la alza por encima de su cabeza y comienza a blandirla. El sonido del aire cortado alimenta la hiperactividad del nio, que no deja de espadear contra quin sabe qu constructo de su imaginacin con pantalla de 36 pulgadas full color. En eso se queda quieto.

PAGE 40

Vas a morir, Godzilla. Te lleg tu hora, dice. Y se deja ir contra la flor de Pascua que su mam tiene sembrada en un rincn del jardn. Toma! Toma! Toma tu merecido, monstruo maldito!, le dice a la pobre planta, que slo recibe los golpes. Tallos se quiebran, hojas caen al suelo, ptalos rojos se desprenden de las flores demolidas. De repente, la planta ya no soporta el castigo, se ladea y cae al suelo. Queda toda baada en su savia lechosa y blanca, que no para de borbotear de su interior. El nio mismo tiene la cara llena de salpicaduras de sangre blanca, pero en la euforia de su juego no siente ardor alguno y sigue dndole y dndole a la Pascua. Por fin, en un respiro que le da ms a la planta que a s mismo, ve al Kiser echa-do a un lado de la puerta. El pobre pastor alemn se echa fcil fcil sus trece o catorce aos de edad, est enfermo y ya no tarda en pasar a mejor vida. Por supuesto que el nio no hace ninguna de estas consideraciones. Sin la ms mnima gana de sosegarse, se le queda viendo al perro y le dice: Hasta aqu llegaron tus atrocidades, Samuray Maldito! Preprate para recibir tu merecido!. El Kiser ni se da por enterado de la amenaza. Tampoco se fija que el nio va corriendo por su rifle de balines. El nio regresa como al minuto y, como todo buen combatiente, comienza con su rito de preparacin para la batalla. Nuestra pequea mquina de hacer la guerra se amarra la cinta camuflada en la cabeza, se coloca el cincho de municiones en la espalda, se mete la pistola en el pantaln, se pinta rayas negras en la cara, toma algunos cartuchos, carga el rifle, apunta el arma, extiende los codos, jala el gatillo, retrae la quijada, esconde las orejas, activa los retropropulsores, desenvaina la katana y HUAZZZZ! El samuray, sin desembarazarse an del virus, pierde su mano de un sablazo: la 40 mano de su propia katana. Fatality! Finish him! Los chorros intermitentes de sangre le hacen saber, sin embargo, que su corazn an late. Not finished. Yet. Justo cuando est por voltear la cara para ver la nueva transformacin del Megadroide, POWNNNNN!, un puetazo le hunde un ojo al fondo del crneo, PAWNNNN!, un talonazo en la nuca lo hace escupir sangre y FUAZZZZZZZZ!, la punta de la espada le abre una mejilla y parte de la nariz.

PAGE 41

La vida no es un ensayo, aunque tratemos muchas cosas, profiere el Megadroide sin mucha filosofa (considera que las palabras de la cita pondrn a reflexionar por s solas), mientras TAZZZZZZ!, ensarta su taln en los genitales, estmago y dientes del Samuray en una poderosa frontal triple. Combo: 237 333 puntos. no es un cuento, aunque inventemos muchas cosas. FUIZZZZZ! PUM-PUM-PUM-POWWWWWN! Trescientos sesenta voladora contra la cabeza con seguidilla cudruple de puos en el abdomen y la cara. Supercombo: 456 789 puntos. no es un poema, aunque soemos muchas cosas. POWN! POWN! POWN! JUAZZZ! FUIZZZZZZ! Tres voladoras circulares en el rostro, una barrida quebrando rodillas y un sablazo en el estmago. Supercombo triple: 8 465 387 puntos. el ensayo del cuento del poema de la vida es un movimiento perpetuo. PUMMM! PUMMM! Puetazos simultneos en el rostro y abdomen botan al suelo al guerrero de la sombra. Flawless victory! Finish him! Y justo cuando el Samuray ya termin de incorporarse: eso es: un movimiento perpetuo. Augusto Monterroso. La katana del Megadroide atraviesa el vientre de Ishiro, el Samuray Maldito, para salir ensangrentada por la espalda. ste, sin fuerzas para sostenerse de pie, cae sobre sus rodillas y hasta entonces puede ver cara a cara a su rival. PUMMMM! El asombro lo golpea ms duro. Su vista se topa con un guerrero imperial de katana, pelo negro en cola de caballo, kimono de mangas largas y hakama flojo. Toda la vestimenta es negra. Quiere creer que se trata de una alucinacin, de un holograma o, a lo sumo, de una alegora de esta narracin, pero no. Se trata de la nueva transformacin del Megadroide Morfo-99: Ishiro, el Samuray Maldito, su verdadera identidad. Con la fuerza del asombro, el Samuray (el verdadero) se incorpora, extrae la espada de su cuerpo, la tira al suelo, termina de vencer el vrtigo del virus, neutraliza ste, se ve a s mismo (al Megadroide) a los ojos y dice: De acuerdo. Lo admito. De tus cuatro transformaciones, sta es la nica con la que verdaderamente has logrado impresionarme, Megadroide Morfo-99. Espera a ver entonces las otras 95, le contesta el Megadroide quien, ante los ojos estupefactos de Ishiro, activa la frmula de transformacin con: CONEXIOOOOOOOOOOOON AHORAAAAAAAAA!. WizardBot acude a dar el protocolo de conexin, de modo que el multitransformer slo termina con MORFO-78F: TRANSFORMAAAAAAAAAAAAAR!, para luego levitar en el aire, extender los brazos y adoptar la posicin de/ OFF> 41

PAGE 42

Julio Calvo Drago. Ciudad de Guatemala, Guatemala, 1969. Ha publicado El retorno del cangrejo parte cuatro (coleccin de textos breves, Editorial X, Guatemala, 2001); Megadroide Morfo-99 contra el Samuray Maldito (relato acompaado de contenidos grficos, Editorial Cultura, Guatemala, 2008). Recibi el Premio nacional de relato y cuento Bancaf-elPeridico 1998, segunda edicin, por el relato Megadroide Morfo-99 contra el Samuray Maldito. Ha publicado en diferentes antologas como Historias de la pequea biblioteca (antologa de microficciones de autores guatemaltecos, Centro Pen Guatemala y Centro Toluqueo de Escritores, Mxico, 2007); Una imagen en mil palabras (seleccin de cuentos participantes en el concurso del mismo nombre, Asociacin Cultural Ars Creatio, Espaa, 2007). Varios cuentos y artculos en distintos peridicos, revistas y otras publicaciones. 42

PAGE 43

El estado de la ciencia ficcin La imaginacin no tiene lmites: as lo demuestran los creadores chapines de cortometrajes. Luca Herrera 43 La ciencia ficcin es un gnero narrativo literario que encontrara un fuerte aliado en la cinematografa. En l se plantean hechos surrealistas o inexplicables, una fusin entre lo real y lo imaginario. Lo que ms se conoce del gnero son las obras en las que se anticipan hechos del futuro, como las novelas Viaje al Centro de la Tierra o Veinte mil leguas de viaje submarino, de Julio Verne, que en su poca aliment las fantasas de millones de lectores alrededor del mundo. La mayora de estas historias llegaran posteriormente a la pantalla grande. De hecho, el cine de ciencia ficcin comienza en 1902 con la pelcula Viaje a la Luna, realizada por el francs George Mlies. Escena del largometraje dirigido por Rafael Lanuza. Al frente, Claudio Lanuza (con sombrero) y Luigi Lanuza, el nio del espacio. Luego, en 1910 se realiz la primera adaptacin de la novela Frankenstein. En 1926, apareci la cinta futurista Metrpoli. En la dcada de 1950 proliferan las historias de extraterrestres, monstruos y viajes espaciales, entre las que se encuentran Enigma de otro mundo y Plan 9 del espacio exterior. En los 60, pelculas de Alfred Hitchcock, como Los pjaros o 2001:Una odisea en el espacio, de Stanley Kubrick, marcaran poca. Legado guatemalteco En Guatemala, la ciencia ficcin se inici en la dcada 1970 con la pelcula Superzn y el nio del espacio, dirigida por Rafael Lanuza. Esta cinta fue grabada en Amatitln y el parque Kaminal Juy. Es la historia de un nio extraterrestre que aterriza en Guatemala y se dedica a expandir el amor y la comprensin, pero un cientfico demente trata de apoderarse del mundo por medio de los poderes que el nio posee. Dos indgenas guatemaltecos junto con Superzn, personaje de lucha libre, son los encargados de rescatar al nio. Lanuza tambin grab El triunfo de los campeones justicieros, La mansin de las siete momias e Historias macabras de la colonia, todas dentro del gnero de ciencia ficcin. Lanuza haba comenzado a hacer cine desde 1952, pero fue en 1972 cuando, influenciado por las pelculas mexicanas de Alfredo Crevenna, Gigantes planetarios y El

PAGE 44

planeta de las mujeres invasoras, y las pelculas de lucha libre de El Santo, empieza a pensar en el cine fantstico. Ao 2004: el renacimiento? Recientemente se llev a cabo un festival de cine de ciencia ficcin denominado Crnicas Marcianas, en el cual se presentaron seis cortometrajes clase B, caracterizados por su bajo presupuesto. El festival se realiz en el Centro Cultural de Espaa, por iniciativa del guatemalteco Julio Hernndez, estudiante de cine en Mxico, quien convoc a 15 productoras de vdeo y cine. De ellas recibi respuesta de seis, que trabajaron rpidamente sus propuestas para presentarlas ante el pblico, una oportunidad que no se tiene a menudo, segn coincidieron en sealar los participantes. El motivo para organizar el festival es que el gnero ficcin cuenta con muchos seguidores alrededor del mundo, por ser muy conocido dentro de la cultura popular. En Guatemala era un gnero que estaba perdido, nicamente se consuma de otros pases, y era tiempo de hacer algo nuestro, declar Hernndez. Todos llevamos algo de la ciencia ficcin en la memoria, debido a la televisin, el cine, los libros e imgenes. Es parte de la cultura, por lo se me hizo interesante como ejercicio creativo para ver cmo los guatemaltecos se reflejan en este gnero, agreg. Para darse una idea de la variedad de argumentos presentados, basta echar una ojeada a los ttulos de los cortometrajes: Los hombres voladores del espacio interior, realizado por Frobeg Ochaeta (4:20 minutos.); El jardn del Edn, dirigido por Carlos del Valle y Rodolfo Espinoza (14:20 minutos.) y Klat, el nio que vino del espacio, dirigido por Luis Pedro Abascal y Alfonso Campins (8 minutos). Tambin se presentaron El incorruptible, de Julio Hernndez (5 minutos.); Bluktar Ukgut, de lvaro Snchez (6 minutos) y el documental Panorama Paranormal, de Eduardo Spligler (28 min). Para la produccin se utilizaron materiales econmicos como plasticina, un robot plstico y tres muequitos, una puerta vieja y hasta un helado como micrfono. El resto de la historia se complementa con ingenio, cmara y edicin. Carlos Valle, uno de los productores participantes dijo: mientras ms festivales como ste se realicen, tendremos ms oportunidad de realizar mejores trabajos. Historia Rafael Lanuza realiz los primeros cortometrajes de ciencia ficcin en nuestro pas, en 1972. Hoy da, an existen seguidores de dicho gnero, aunque suelen trabajar en formato de video digital. El triunfo de los campeones justicieros 44 Largometraje escrito y dirigido por Rafael Lanuza en 1975. Es la historia de unos luchadores que salvan al mundo de unos extraterrestres que toman su poder en la Torre del Reformador. Esta pelcula fue grabada en el circo Rex, y en los alrededores de dicho monumento.

PAGE 45

Los hombres voladores del espacio interior Cortometraje dirigido y producido por Frobeg Ochaeta, ao 2004. Un cientfico quiere destruir al mundo con ayuda de un robot gigante, hasta que aparecen tres super hroes que rescatan al mundo. Bluktar Ukgut Cortometraje realizado por lvaro Snchez, ao 2004, donde a un monstruo pequeo lo desprecian y se va con el diablo para que le d poderes. Luego, regresa gigante y se come a quienes lo despreciaron. El jardn del Edn Cortometraje dirigido y producido por Carlos del Valle y Rodolfo Espinoza. Es la historia de un joven que es tragado por una computadora y llega a una playa en donde encuentra a otros chapines, cada uno con su propia visin de la vida. En medio de la playa hay una puerta que logran abrir entre todos. Aparecen frente a Dios, quien les indica que regresarn a su vida normal hasta que alguien toque un botn de la computadora. Tomado del Semanario de Prensa Libre No. 05 08 de Agosto de 2004 http://www.prensalibre.com/pl/domingo/archivo/revistad/2004/agosto04/080804/dcultura.shtml 45

PAGE 46

HISTORIADELCINECIBERPUNK (1995) on Flux Aeon Flux, es una vanguardista herona de ficcin protagonista de una serie animada de ciencia ficcin que comenz a emitirse en la MTV en el ao 1991 hasta 1995 y fue vagamente adaptada al cine en 2005. La pelcula tiene lugar 408 aos despus de un futuro post-apocalptico, despus de que un virus eliminara el 99% de la poblacin de la Tierra en el ao 2011. Los supervivientes habitan Bregna, una ciudad amurallada, que est gobernada por un congreso de cientficos. La serie Creada por el coreano Peter Chung, la serie animada Aeon Flux dio sus primeros pasos en 1991 con un episodio piloto de 12 minutos dividido en seis partes, dentro del espacio Liquid Television en MTV. En 1992 se produjeron cinco cortos independientes de escasa duracin. Posteriormente por un tiempo Locomotion antes de volverse Animax emiti la serie en 1995. La serie estaba enfocada al pblico adulto joven amante del anime y de la ficcin cientfica. Aquella contundente mezcla de violencia, sexo y humor negro, en un marco de complicadas tramas, la convirtieron muy pronto en una exitosa serie de culto. 46 Su repercusin fue tal que los responsables de la cadena norteamericana decidieron adaptarla a un formato televisivo ms convencional y estable. Aeon Flux se vio transformada entonces en una serie de 10 captulos de 30 minutos de duracin, con dilogos, que profundizaban en los personajes y sus relaciones en detrimento de la accin.

PAGE 47

L 47 a pelcula rodujo una adaptacin cinematogrfica ligeramente basada en las series animadas. Ningn miembro del equipo creador de la serie original tuvo un papel nfluxCategora:AnimacinradasisodiosTrevorGoodchildtidadecuero,AeonFlux(agenteecreto,saboteadora)estinmersaenunralynListadodeEpisodios2Thanatophobia.io.co.o. En 2005 se p importante en esta produccin en la que la actriz Charlize Theron personifica a Aeon Flux. Entre las desviaciones respecto a la serie original destaca la personalidad de la protagonista: una hedonista, aguda y moralmente ambigua Aeon se convierte en ingenua, bonachona y fraternal. La aparicin de personajes claramente buenos y malos en esta versin cambia la premisa original de Peter Chung, mostrada desde el piloto, de que la misma situacin puede ser interpretada desde muy diferentes puntos de vista. Es una pelcula con gran clase tanto desde el punto de vista de efectos especiales, como de su misma trama. FICHA TCNICA Titulooriginal:Aeo Pas:EstadosUnidosAo:19911995Temporadas:3TempoEpisodios:17EpDuracin:30MinutosLaEmiti:MTV Personajes:AeonFlux, Sinopsis:Letalyvessinterminableconflictoconsunmesis/amor,TrevorGoodchild.Yloquelefaltademocalidezlocompensaconcrecesconsumuniciysusreflejosfelinos. 01UtopaoDeuteranopa?003Unaltimavezparatodo.04Teoradelter.05LaPurga.06ElImpulsoMed07ItsmoCrti08Reraizure.09Chronophasia.10FinSiniestr


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim
leader 00000nas 2200000Ka 4500
controlfield tag 008 000000c19749999pautr p s 0 0eng d
datafield ind1 ind2 040
subfield code a FHM
c FHM
8 024
Q01-00042-n42-2009-01
FHM
FHM
049
FHM
0 245
Qubit.
n No. 42 (January 2009)
260
[Havana, Cuba] :
b Cubit
January 2009
310
Monthly
650
Science fiction, Latin American
v Periodicals
Science fiction
x History and criticism
Periodicals
Science fiction
Periodicals
1 773
t Qubit.
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?q1.42


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
mods:mods xmlns:mods http:www.loc.govmodsv3 xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govmodsv3mods-3-1.xsd
mods:relatedItem type host
mods:identifier issn 0000-0000mods:part
mods:detail volume mods:number issue 42series Year mods:caption 20092009Month January1Day 11mods:originInfo mods:dateIssued iso8601 2009-01-01