USF Libraries
USF Digital Collections

Educational policy analysis archives

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Educational policy analysis archives
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Creator:
Arizona State University
University of South Florida
Publisher:
Arizona State University
University of South Florida.
Place of Publication:
Tempe, Ariz
Tampa, Fla
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education -- Research -- Periodicals   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - E11-00127
usfldc handle - e11.127
System ID:
SFS0024511:00127


This item is only available as the following downloads:


Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
mods:mods xmlns:mods http:www.loc.govmodsv3 xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govmodsv3mods-3-1.xsd
mods:relatedItem type host
mods:identifier issn 1068-2341mods:part
mods:detail volume mods:number 7issue 15series Year mods:caption 19991999Month April4Day 1313mods:originInfo mods:dateIssued iso8601 1999-04-13



PAGE 1

1 of 23 Education Policy Analysis Archives Volume 7 Number 15Avril 13, 1999ISSN 1068-2341 A peer-reviewed scholarly electronic journal Editor: Gene V Glass, College of Education Arizona State University Associate Editor for Spanish Language Roberto Rodrguez Gmez Universidad Nacional Autnoma de Mxico Copyright 1999, the EDUCATION POLICY ANALYSIS ARCHIVES. Permission is hereby granted to copy any article if EPAA is credited and copies are not sold. Articles appearing in EPAA are abstracted in the Current Index to Journals in Education by the ERIC Clearinghouse on Assessment and Evaluation and are permanently archived in Resources in Education Eleccin Educacional Entre Escuela Pblica y Escuela Privada en Galicia: Un anlisis comparativo del gasto de los hogares en las escuelas pblicas y privadas Prof. Dr. Mara Jess Freire Departamento de Anlisis Econmico Universidad de La Corua (Espaa) Prof. Dr. Jos Venancio Salcines Departamento de Anlisis Econmico Universidad de La Corua (Espaa)Resumen Este trabajo tiene como objeto analizar la eleccin educativa entre escuela pblica y escuela privada para los siguient es niveles educativos: infantil, primaria y secundaria en el contexto de l os hogares de Galicia (Espaa). Este artculo tambin analiza en que medi da est relacionado el tipo de centro educativo al que asisten los nio s con la renta familiar y, la educacin recibida por los padres; de esta fo rma, esperamos aprender algo mas acerca de la desigualdad que exis te entre los dos

PAGE 2

2 of 23sistemas educativos.AbstractThe goal of the current work is to analyze educatio nal choice between public and private schools at the pre-primary, prim ary and secondary levels in Galicia, Spain. We also analyze the relat ionship between the type of educational institution the children attend and the family income and parents' educational level. The overarching pur pose of this work is to learn more about how social inequalities are mediat ed by public and private educational systems.1. INTRODUCCI"NEl anlisis de la distribucin de estudiantes de ac uerdo al tipo de centro (pblico-privado) y los distintos gastos convencion ales que esto conlleva para los hogares suscita actualmente un gran inters, no sl o entre los investigadores de la economa de la educacin, sino tambin entre la cla se poltica. La eleccin educativa es un tema ampliame nte discutido para tratar los problemas de la educacin primaria y secundaria, pero los deb ates sobre la eleccin de mercado en la educacin han estado limitados ms a los aspecto s tericos que a la evidencia emprica (Levin, 1992). Las propuestas de eleccin educativa no implican una reduccin en el papel del gobierno por lo que respecta a la f inanciacin, pero, sin embargo, reducen su actuacin en lo que respecta a la provisin (Lam din & Mintrom, 1997). Lo que realmente es objeto de controversia es un increment o en la provisin privada que permita una mayor eleccin tanto para los colegios como para los padres y los estudiantes. Los argumentos a favor de la eleccin educativa se basan en las consecuencias favorables de la competencia. La prov isin privada de educacin sera un incentivo para aumentar la calidad y cantidad de ed ucacin, al disponer los estudiantes de la opcin de elegir (James, 1993). La educacin, no tiene las caracterstica s de un bien pblico (Levin, 1991), el trmino utilizado es de bien preferente (merit good ), es decir, aquel que la sociedad estima como esencial para todos los individuos. Baj o estas circunstancias, la educacin se mantiene, por lo tanto, entre dos grupos de dere chos que compiten. El primer derecho, es el de los padres a elegir el tipo de colegio que desean para sus hijos. El segundo, es el derecho en una sociedad democrtica de usar el sist ema educativo como un medio de conseguir una mayor cohesin social. Mientras que la intervencin pblica en l a educacin obligatoria en los niveles de primaria y secundaria es un tema que no suscita nin guna controversia, el debate reciente esta motivado por dos aspectos claves, nos referimo s al sistema de financiacin de los centros escolares y a la eleccin educativa por par te de los estudiantes o sus padres. Las principales propuestas que se han rea lizado sobre los aspectos de financiacin de la educacin son: Milton Friedman (1962) en "Cap italism and fredom" realiza la primera propuesta sobre vouchers, aceptando la nece sidad de la educacin obligatoria y gratuita, el autor argumenta que la educacin produ ce externalidades, pero esto no implica que la educacin publica deba impartirse en centros pblicos. Aboga por dar a los padres vouchers canjeables por una cantidad mx ima de gasto por alumno en centros educativos autorizados. La propuesta de Friedman era extremadamen te simple y ha sido en general valorada por sus incentivos a mejorar la eficiencia en el sistema educativo. Sin embargo,

PAGE 3

3 of 23al permitir a los padres complementar con recursos propios los vouchers ha estado sujeta a una gran controversia. Posteriormente han surgido nuevas propuestas de vouchers con algunas particularidades respecto a la inicial de F riedman. West (1970), propone dar a los padres vou chers canjeables por una cantidad de gasto por alumno que sera idntica, y los padres n o podran aportar financiacin adicional. Jencks (1970), plantea que los vouchers s ean de mayor valor para los estudiantes de menor nivel socioeconmico. Su propuesta sirvi de base al experimento de Alum Rock en la dcada de los setenta. Peacock (1983), propone unos vouchers com pensatorios que estaran sujetos al impuesto sobre la renta, y tendran menor valor par a las familias de mayor renta. El aspecto del debate actual sobre la ele ccin educativa se basa en que el sistema educativo no produce los resultados deseados. Chubb & Moe (1990,a), sealan que la burocracia existente en los colegios pblicos los h ace ineficientes, esta situacin se ha generado porque los directores de los colegios util izan la mayor parte de su tiempo de trabajo en atender las necesidades burocrticas en lugar de dedicarlo a mejorar la calidad de la docencia. Los autores, sealan que, para mejo rar la situacin actual es necesario que se elimine la burocracia centralizada, y que lo s colegios dispongan de ms autonoma. Su trabajo, tanto en lo que se refiere a los supuestos tericos como al anlisis emprico ha recibido muchas crticas (Henig, 1994). Numeroso autores manifiestan que el problema de la educacin pblica americana ha si do exagerado (Berliner & Biddle, 1995) y muestran serias dudas sobre la informacin disponible, respecto al incremento en el gasto pblico en educacin. En el anlisis sobre el debate de la elec cin educativa es necesario distinguir dos tipos de evidencia: la directa y la indirecta. Al hablar de la evidencia directa se hace referencia a programas de eleccin educativa que se han puesto en marcha en determinad os distritos educativos o entre ciertos colectivos de estudiantes, nos referimos a los experimentos con vouchers que se llevaron a cabo en Estados Unidos de Amrica en los aos setenta en el distrito de Alum Rock (California), y desde 1990 en Milwaukee (Wisco nsin), y en el Reino Unido desde 1981, donde opera el programa "Assisted Places Sche me". Los experimentos con vouchers tratan de introducir la competencia en el sistema educativo entre los centros pblicos y privados, y acabar con la asignacin aut omtica de los estudiantes a las escuelas de acuerdo con su zona de residencia. En la literatura sobre la eleccin educat iva, la evidencia indirecta compara la escuela pblica y privada y presenta un abanico muy amplio de temas de discusin. Estos anlisis son de inters por muchas razones. A lgunos trabajos analizan los resultados obtenidos en las escuelas privadas respe cto a las pblicas. Otros trabajos, examinan los efectos que generara la competencia e n el sector educativo. Por ltimo, tambin se estudia la eleccin educativa entre escu ela pblica y privada teniendo en cuenta una serie de variables relevantes. El objetivo de nuestro artculo es determ inar y clasificar las diferencias en los gastos educacionales de los hogares gallegos para l os siguientes niveles educativos: infantil, primaria y secundaria considerando dos ti pos de escuelas (pblica y privada) del sistema educativo existente en Espaa. Este artcul o tambin incorpora como variables independientes la renta familiar disponible; los ni veles educativos de los padres y el origen familiar. Estas variables se consideran fund amentales para estudiar la distribucin de alumnos por tipo de centro, sin embargo, tambin podran ser analizadas otras variables relevantes como la habilidad. La fuente u tilizada para la obtencin de los datos ha sido la Encuesta de Presupuestos Familiares 90/9 1 (EPF) (Nota 1) realizada por el

PAGE 4

4 of 23Instituto Nacional de Estadstica de Espaa. Esta e ncuesta recoge los gastos y las caractersticas mas relevantes de 21.155 hogares es paoles que para el objetivo de nuestro trabajo en Galicia (Espaa) quedan reducido s a 1.763. Los datos sobre el nmero de alumnos en los distintos niveles educativos han sido facilitados por la "Oficina de Educacin del Gobierno de Galicia", y corresponden al curso acadmico 1995/96. El gasto anual por estudiante ha sido tipificado en ga stos convencionales y gastos comunes. Los niveles educativos considerados son: infantil ( de 3 a 5 aos), primaria (de 6 a 11 aos) y secundaria (de 12 a 13 aos) (Nota 2). Los gastos convencionales comprenden: a) Matrcula y pagos por inscripcin, b) Pagos en c oncepto de mensualidad. Los gastos comunes comprenden: a) Pagos complementarios o extr a-escolares, b) Gastos en libros y fichas, c) Gastos en material escolar, d) Seguro es colar y revisiones realizadas exclusivamente en los centros de enseanza, e) Come dor escolar, f) Asociacin de padres de alumnos, y g) Transporte escolar.2. LAS ECONOMAS DEL BIENESTAR DE LA EDUCACI"NLa intervencin pblica en el sector educativo para financiar una educacin bsica y obligatoria, apenas es discutible. Sin embargo, el tipo de intervencin suscita un gran debate poltico. Los atributos de externalidades de la edu cacin son utilizados frecuentemente para defender la intervencin estatal en la educacin, y a que los beneficios privados que obtiene el estudiante son menores que los beneficio s sociales. Por otra parte, el problema de informaci n imperfecta, por parte de los demandantes, conducen a la obtencin de resultados subptimos en los mercados privados. Los demandantes (estudiantes y padres) no aprecian el valor de la educacin para el futuro y la cantidad demandada sera menor que con informacin perfecta, bajo esta perspectiva, la actuacin del sector pblico, trata de incrementar la demanda educativa. Pero, la provisin pblica puede conduci r a unos gastos educativos excesivos, ya que existen otros mtodos de provisin ms efici entes. Los fallos de mercado, mencionados anteri ormente, no conducen de forma racional a una intervencin del sector pblico en l a provisin y financiacin de la educacin, sin embargo, el principio de equidad jus tifica la actuacin del gobierno en lo que respecta a la financiacin de la educacin bsi ca. Sin financiacin pblica, los estudiantes procedentes de familias de rentas bajas no podran acceder a los beneficios que genera la educacin, y la poltica educativa al mejorar la equidad podra ser un instrumento muy eficaz de redistribucin de renta ( Glomm & Ravikumar, 1992). Pero, incluso teniendo en cuenta el principio de equidad, la intervencin del sector pblico se ceira a la financiacin de la educacin y no a la provisin. Las razones que avalan la intervencin p blica en el sector educativo no generan acuerdo en la literatura econmica. Para justificar la educacin obligatoria y gratuita (en Espaa, a partir de la LOGSE, 1990, se extiende has ta los 16 aos) algunos autores (Friedman, 1962) destacan los efectos externos que la educacin de un individuo tiene sobre la sociedad democrtica y estable. Otros auto res (Stiglitz, 1988) argumentan que la educacin genera importantes beneficios privados, p ero la intervencin pblica tambin esta justificada por objetivos distributivos, y ase gura una distribucin de oportunidades educativas socialmente deseable. El hecho de que existan imperfecciones en el mercado de capitales que no permitan a los jvenes financiar las inversiones en capital humano tiene consecuencias tanto para la eficiencia como para la distribucin. Por otra parte, la falta de informacin por parte de los estudiantes y las familias les pod ran conducir a adquirir menos

PAGE 5

5 of 23 educacin de la que en el mercado de trabajo, en un futuro, van a necesitar. Sern por tanto los principios de equidad y eficiencia los que marquen las actuaciones de poltica educativa. Estos han sido e studiados habitualmente como principios en conflicto. Se dice que un incremento en la equidad lleva a una prdida de eficiencia e impone costes superiores (Nota 3). El medio para poder clasificar la posible configuracin de la educacin se apoya en la cuanti ficacin de los gasto de los hogares gallegos, tanto en la escuela pblica como en la es cuela privada. Dado el objetivo de nuestro trabajo, el p rimer paso consiste en conocer la distribucin de estudiantes por tipo de centro, ya que esto nos permitir obtener la demanda agregada de plazas escolares. La situacin actual en Galicia, en los niveles educativos considerados y por tipo de centro es la siguiente: infantil (61.729 alumnos), primaria (173.468 alumnos) y secundaria (78.023 alu mnos). La poblacin en edad escolar referidas a estos niveles educativos, ascie nde a 313.220 alumnos. Un anlisis pormenorizado de la distribucin de alumnos por tip o de centro se puede ver en la tabla 1, y nos muestra que alrededor del 70% de los estud iantes realizan sus estudios en centros pblicos. Tabla 1.Distribucin (%) de estudiantes por tipos de escuela en Galicia Nivel Educativo PblicaPrivada Infantil 72%28%Primaria 7129Secundaria7228Media7129 Estos datos que muestran la relevancia de los centros pblicos, estn justificados por la diseminacin de la poblacin, y el important e peso del entorno rural. En este trabajo intentaremos cuantificar el gasto anual por estudiante de acuerdo al tipo de escuela (pblica o privada) a la que asisten los jo venes. Tabla 2. Gasto anual por estudiante de los hogares gallegos en escuela privada por nivel educativo (US dollars) Nivel Educativo N deEstudiantes Gastos Convencionales Gastos Comunes Gasto Total Infantil 17.370699109808Primaria 50.613425205629Secundaria22.132495157652Total90.115495174669 Tabla 3. Gasto anual por estudiante de los hogares gallegos en escuela pblica por nivel educativo (US dollars)

PAGE 6

6 of 23 Nivel Educativo N de Estudiantes Gastos Convencionales Gastos Comunes Gasto Total Infantil 44.35930110140Primaria 122.8550205205Secundaria55.8910157157Total223.1056174180 Las tablas 2 y 3 resumen el gasto anual p or estudiante para los hogares de Galicia en las escuelas pblica y privada. Los datos muestr an que los gastos de enseanza para los hogares con miembros en las escuelas privadas s on mas altos que en las escuelas publicas (el mas alto corresponde a educacin infan til (US$ 808) (Nota 4), seguido de los gastos en educacin secundaria (US$ 652) y en prima ria (US$ 629)). El siguiente paso consiste en analizar la hiptesis de que los hogares gallegos tuviesen que financiar todos los gastos relacionado s con la educacin de sus hijos, y la incidencia que esta situacin hipottica tendra so bre los ingresos de los hogares. Ante esta hiptesis la cuestin no es tanto que tipo de escuela eligen las familias (pblica o privada) sino la que pueden elegir teniendo en cuen ta sus ingresos disponibles. Para ello, es necesario contrastar el gas to anual por estudiante con los datos de renta (Nota 5) de los hogares gallegos por decilas de ingreso o renta (Nota 6). En el siguiente paso analizamos la reduccin en los ingre sos disponibles de los hogares (clasificados por decilas de ingreso). La tabla 4 (Nota 7) muestra como la intro duccin de un nuevo sistema de financiacin de la educacin en los niveles de escu ela infantil, escuela primaria y escuela secundaria, donde los hogares gallegos soportasen e l gasto anual por estudiante tendra un fuerte carcter regresivo, penalizando a los hogare s con las rentas mas bajas, especialmente al 20% de los hogares de menos ingres os. Tabla 4. Incidencia del gasto anual, por estudiante y nivel educativo, sobre la renta de los hogares gallegos (US dollars) Decilas renta Renta (US dollars) Incidencia (%) infantil Incidencia (%) primaria Incidencia (%) secundaria 1 decila5.26413892 decila9.9177453 decila13.4695344 decila16.8654335 decila20.1283226 decila24.1183227 decila29.0882128 decila35.3052119 decila44.751111

PAGE 7

7 of 23 10 decila69.891111 Este carcter regresivo es mas pronunciad o en aquellos hogares que se encuentran en la primera decila, donde los ingresos familiares caeran un 13%. En los hogares que se encuentren en la segunda decila se observa que la r educcin en el ingreso alcanzara un 7%, cuando nos referimos a la financiacin de la ed ucacin infantil. La cada en los ingresos en las siguientes decilas sera menor del 5% en todos los dems casos. Si no existiesen transferencias pblicas, una cantidad de educacin menor que la ptima sera adquirida por algunos hogares (Nota 8) y la sociedad como un todo sufrira las consecuencias. Como ha quedado expuesto anterio rmente, la provisin de educacin pblica, reduce el coste privado para muchas famili as y aumenta el tipo de rendimiento marginal privado hasta igualarlo con el tipo de ren dimiento marginal social. No obstante, la evidencia muestra que el argumento de los benefi cios externos para la financiacin pblica de la educacin en estos niveles educativos puede ser entendido como una mejora de la ciudadana. La justificacin utilizada con ma yor frecuencia para la financiacin pblica de la educacin es que muchos hogares no se ran capaces de soportar con sus ingresos el gasto educacional de sus hijos y tampoc o lo consideraran una prioridad (Nota 9) la educacin pblica viene a llenar este v aco.3. RELACI"N ENTRE LAS CARACTERSTICAS DEL PADRE Y E L NIVEL EDUCATIVO DE LOS J"VENES Se analizan las caractersticas socioecon micas y socioprofesionales y el nivel de estudios alcanzado por el sustentador principal (pa dre), (Nota 10) y la distribucin de estudiantes con respecto a los niveles educativos c onsiderados en este trabajo. Para este propsito se adopta como punto de partida la teora del capital humano, que concibe la educacin como una forma especfica de capital. El hecho de que este tipo de capital sea inseparable de la persona, explica que se le denomi ne capital humano. As, la demanda de educacin constituye una demanda de inversin cuya caracterstica bsica es que incrementa la produccin potencial de los individuo s. La demanda de educacin se acrecienta de generacin en generacin con el cambio en las aptitudes de la sociedad y con la conviccin generalizada de que la educacin constituye un va segura para el acceso a mejores o portunidades futuras tanto monetarias como no monetarias. Los deseos de las familias de a dquirir mayor educacin para sus hijos, ha acrecentado las ayudas estatales en todos los niveles educativos. Esto ha permitido superar las restricciones presupuestarias a todos los segmentos sociales, convirtiendo los deseos en demanda efectiva de plaz as educativas. El anlisis de la condicin socioprofesio nal (SC) (Nota 11) del padre se ha realizado utilizando la clasificacin metodolgica de la EPF (Nota 12) La observacin de la distribucin de alumnos en los diferentes niv eles educativos teniendo en cuenta la SC (ver tabla 5), muestra que la mayora de los alu mnos (educacin infantil, primaria y secundaria) pertenecen a hogares donde el padre des empea su profesin como trabajador por cuenta ajena en los sectores secundario y terci ario (categoras 1 y 2). La distincin dentro de la SC entre trabajadores manuales y no ma nuales nos muestra que los estudiantes se distribuyen por igual entre estas do s categoras. Esta afirmacin no es extensiva al nivel educativo de secundaria, donde l os sustentadores principales (padres), pertenecientes al grupo de trabajadores manuales en los sectores de la industria y servicios (30.77%) es superior al grupo de trabajad ores no manuales en estos mismos sectores (22.76%).

PAGE 8

8 of 23 Tabla 5. Distribucin (%) de estudiantes por nivele s educativos teniendo en cuenta la condicin socioprofesional de el padre (SC) SC InfantilPrimariaSecundaria 133.6229.4330.77231.9029.6922.76318.9717.1921.1544.317.817.6950.861.824.17610.3414.0613.46Total 100.00100.00100.00 Los datos obtenidos para las categoras s ocioprofesionales de la EPF son similares a los datos del mercado de trabajo publicados en la encuesta de poblacin activa (Nota 13) para Galicia (EPA). Sin embargo, la mayor aprox imacin se observa en la distribucin sectorial de los trabajadores en las p rovincias gallegas con menor peso en la agricultura. En los datos de la tabla 5 es necesario r esaltar el escaso peso de alumnos en educacin infantil para la categora 4—trabajadores de la agricultura—adems, los padres dedicados a la agricultura tienen el nivel de estud ios mas bajo. Esta situacin provoca la tarda incorporacin de los nios del entorno rural a la vida escolar, ya bien por el aislamiento geogrfico o por la distancia a la escu ela. Tabla 6. Distribucin (%) de estudiantes por nivele s educativos teniendo en cuenta la condicin socioeconmica del padre (SE C) SEC InfantilPrimariaSecundaria 10.884.934.4826.144.384.14319.3018.9023.79414.0410.684.83520.1826.3023.45636.8432.8836.5570.880.822.0781.751.100.69 Total 100.00100.00100.00

PAGE 9

9 of 23 La condicin socioeconmica (SEC) (Nota 1 4) del padre tambin debe ser estudiada (Nota 15) Al analizar la distribucin d e los alumnos en los distintos niveles educativos teniendo en cuenta el SEC, (ver tabla 6) se observa la aglutinacin de los estudiantes en cuatro categoras. En los tres nivel es educativos destacan los hogares donde el padre tiene la categora de contramaestre, operario cualificado o miembro de cooperativas no agrarias. Esta situacin se justifi ca porque de todas las categoras socioeconmicas analizadas, (ver tabla 7), la categ ora 6, mencionada anteriormente, es la que aglutina el mayor nmero de hijos estudiando (7 2.64%). A esto habra que aadir que en esta categora se concentra el mayor nmero de h ogares (29.53%). La siguiente categora en importancia es el resto de personal de administracin y servicios y profesionales de las fuerzas armadas. Tabla 7.Hogares con hijos estudiando, acorde con la condicin socioeconmica del padre (SEC) SEC 12345678Media % de hijos39.251.270.457.466.772.663.647.464.4 Un dato que a priori podra llamar la ate ncin es la prdida paulatina de importancia de aquellos estudiantes pertenecientes a los hogares donde la categora socioprofesional del padre es la 4, que se corresp onde con directores profesionales o jefes administrativos por cuenta ajena. Otra caracterstica que, en trminos de l a teora del capital humano, puede considerarse como relevante es el nivel de estudios alcanzado por los padres. Parece evidente que el nivel educativo de los padres, a tr avs de la transmisin de conocimientos a sus hijos y la existencia de un mayor o menor amb iente cultural en el hogar, constituye un factor importante para la futura formacin de su s hijos. En esta seccin como en las anteriores, se ha utilizado la codificacin de la E PF (Nota 16) Cuando tratamos de interpretar los resultados de la distribucin de es tudiantes de acuerdo con el nivel de estudios del padre (Nota 17) (ver tabla 8), se pu ede observar que los padres con nivel de estudios primarios y secundarios constituyen los gr upos con el mayor nmero de estudiantes; esta situacin se mantiene para todos los niveles educativos analizados. El rasgo caracterstico de los recursos humanos de Gal icia, donde el nivel de estudios de la poblacin adulta se concentra en estudios primarios y secundarios, es similar a lo que ocurre al nivel de Espaa. (Nota 18) La evolucin de los aos de escolarizaci n de la poblacin espaola, en las tres ltimas dcadas, ha tenido una espectacular mejora educativa, casi se han duplicado los aos medios de escolarizacin de la poblacin adult a. En nuestro trabajo, tabla 8, se observa como los padres de ms edad que no han disf rutado de los beneficios de la educacin gratuita, y tienen a sus hijos cursando e l nivel de educacin secundaria, el 61,2% de esta poblacin adulta tiene como mximo ni vel de estudios primarios. Sin embargo, los padres ms jvenes, que tienen a sus h ijos en el nivel de estudios de educacin infantil, tan slo el 33,8% tienen como m ximo nivel de estudios primarios (ver tabla 8). Tabla 8. Distribucin de estudiantes (%) acorde al nivel de estudios del padre

PAGE 10

10 of 23 Nivel de estudios del padre 0123456789Total Infantil0.92.630.326.79.58.65.16.95.24.3100Primaria0.86.841.419.89.62.94.92.37.34.1100Secundaria1.312.847.121.53.81.02.54.14.51.3100 En la tabla 9, presentamos el gasto de lo s hogares gallegos en educacin infantil condicionado al nivel de estudios del padre y la di stribucin de alumnos en centros pblicos y privados. Un primer aspecto a destacar e s, la diferencia entre el nivel de estudios conseguido por el padre y el tipo de centr o al que acuden los hijos. A medida que aumenta el nivel de estudios del padre se incre menta la demanda de educacin para los hijos en centros privados. Al enfocar las carac tersticas especificas de cada grupo, cabe sealar que los padres con nivel de estudios 1 y 2 tienen porcentajes similares dentro de la distribucin de alumnos por tipo de centro. E s decir, los padres sin estudios y con estudios de primaria mantienen el mismo peso relati vo sin grandes diferencias entre centros pblicos y privados. Los padres que han alc anzado el nivel de estudios de primaria que representan el 38,3% de los padres con hijos estudiando en Galicia. Este grupo de padres son los ms representativos en la d istribucin de alumnos por tipo de centro, y esta situacin, lgicamente, se traslada al cuadro de gasto de los hogares en educacin, donde representan el grupo con mayor gas to realizado. Tabla 9. Gasto de los hogares gallegos en educacin infantil condicionada al nivel de estudios del padre (US dollars) Distribucin de estudiantes (%)Gasto de los hogares (US dollars) Nivel de estudios PblicaPrivadaPblicaPrivada 01076.4660123152.932400.975230311.835.1794.410.722331171.911.6452.405.8484911535.2601.603.8995113688.192400.975656305.864801.9497511305.8641.603.899856305.864801.9499111764.6661.603.899 Total1001006.193.72814.034.115 En la tabla 10, analizamos el gasto de lo s hogares gallegos en educacin primaria. Los datos obtenidos se presentan muy similares a lo s observados en educacin infantil. No obstante, existen caractersticas propias que me recen ser comentadas. En primer

PAGE 11

11 of 23 lugar, en la distribucin de alumnos en las escuela s privadas son poco representativos los padres con nivel de estudios primarios, en segundo lugar, hay un incremento en los centros privados del porcentaje de alumnos cuyos pa dres han completado los estudios de bachiller y de nivel medio universitario (carrera u niversitaria de tres aos: diplomatura, ingeniera tcnica, arquitectura tcnica). Tambin se observa, un incremento del porcentaje de alumnos con padres que tienen nivel d e estudios universitarios de grado superior (carrera universitaria de cinco aos: lice nciatura, ingeniera superior, arquitectura superior). Tabla 10. Gasto de los hogares gallegos en educaci n primaria condicionada al nivel de estudios del padre (US dollars) Distribucin de estudiantes (%) Gasto de los hogares (US dollars) Nivel de estudios PblicaPrivadaPblicaPrivada 010264.40401912.203.372321.7632472611.721.9398.365.856321165.288.0935.148.21947161.850.8325.148.219524616.9441.287.0546551.233.8881.608.818723528.809965.29185141.233.8884.504.6919114176.2664.504.691 Total 10010025.118.44131.854.607 Tabla 11. Gasto de los hogares gallegos en educaci n secundaria condicionada al nivel de estudios del padre (US dollars) Distribucin de estudiantes (%) Gasto de los hogares (US dollars) Nivel de estudios PblicaPrivadaPblicaPrivada 020143.403011541.326.482636.283252314.517.2094.453.985319311.649.1404.453.985

PAGE 12

12 of 23 4210179.2541.484.661510107.5520624179.254636.2837210215.1051.484.661846358.508848.37891371.701424.189 Total 1001008.747.61214.422.429 Cuando nos remitimos al gasto de los hoga res gallegos en educacin secundaria, (ver tabla 11), entramos obviamente, en una situaci n donde el padre o sustentador tiene una edad media ms alta; esto implica un mayor peso de padres con nivel de estudios 1,2 y 3. Esta situacin ocurre por igual en ambos tipos de escuelas (pblicas y privadas). No obstante, los estudiantes que acuden a centros priv ados tienden a vivir en hogares donde el padre ha alcanzado un mayor nivel de estudios.4. EFICIENCIA VERSUS EQUIDAD Los economistas de la educacin, Blaug (1 985), ya no creen que el concepto de demanda privada de educacin proporcione una base s uficientemente slida como para permitir una planificacin cuantitativa (dentro del sistema pblico) y, se plantean volver a examinar los modelos de financiacin dominantes; in cluso el anlisis de las tasas de rendimiento no se consideran fundamentales para la elaboracin de polticas pblicas. La opcin ms defendida es que, la educacin alcanzada afecta tanto a la distribucin de la renta como al nivel acadmico alcanzado por la pobl acin y que segn como se financie la educacin puede aumentar las desigualdades obser vadas en los ingresos de los individuos. La relacin positiva entre mayores nivele s de renta y niveles de educacin, constituye uno de los descubrimientos ms sorprende ntes de la ciencia social moderna (Nota 19) Sin embargo, se observa una excepcin en la educacin profesional, Psacharopoulos (1980). Este nivel educativo, formac in profesional, genera, segn se demuestra en la investigacin anteriormente citada, menores tasas de rendimiento monetario para los estudiantes y ofrece una probabi lidad menor de encontrar empleo, y una mayor probabilidad de que sus ingresos sean men os elevados. El carcter regresivo que conllevara par a los hogares gallegos financiar con recursos propios la educacin de sus miembros, vuln era por si mismo el principio de equidad, y tambin anula el carcter redistributivo que sobre la renta se observa en la trayectoria de ingresos de ciclo vital, Conlisk (19 71). Analizando la tabla de contingencia del n ivel de estudios del padre por decilas de renta, (ver tabla 12), se obtiene la relacin entre las variables nivel de estudios del padre y la renta por decilas. Los datos obtenidos permiten constatar que el 57,7% de los hogares gallegos que tienen el cabeza de familia analfabeto (nivel de estudios=0) se sitan en la primera decila de renta; de hecho, la inmensa mayor a de los padres analfabetos, 73,1%, estn ubicados en las tres decilas ms bajas de ren ta. Esta relacin causal entre nivel de estudios del padre y nivel de renta no es sorprende nte para el investigador. Ha sido terica y empricamente demostrada en la literatura de la economa de la educacin, la existencia de esta relacin, pero las diferencias c ulturales, econmicas y sociales de los distintos pases siguen exigiendo la realizacin de contrastaciones.

PAGE 13

13 of 23 Si analizamos la situacin de los padres con estudios universitarios en Galicia observamos una situacin opuesta a la anteriormente descrita. La inmensa mayora de estos padres, 65,6%, estn agrupados en las tres l timas decilas de renta. La senda que se recorre desde el nivel de estudios=0 hasta nivel de estudios=9 es coherente y esta en consonancia con los desarrollos tericos existentes en la economa de la educacin. En la tabla 12, se puede observar los incrementos paralel os entre el nivel de estudios alcanzado por el padre y el nivel de renta. Tabla 12. Distribucin (%) del nivel de estudios po r decilas de renta.Fila %Colum.% Decila0123456789 117,2 57,7 51,119,2 23,6 6,2 2,92,4 0,61,2 1,15,4 0,62,4 1,15,3 1,12,3 0,61,6 21,7 5,8 40,815,3 42,011,0 5,74,8 2,96,0 1,78,1 1,77,3 0,00,0 2,34,5 1,13,3 32,9 9,6 33,912,7 41,410,8 10,3 8,6 2,96,0 0,00,0 2,39,8 1,77,9 3,46,8 1,13,3 41,7 5,8 28,210,6 37,9 9,9 19,516,3 4,69,6 1,78,1 1,14,9 1,77,9 2,95,7 0,61,6 50,6 1,9 25,9 9,7 44,311,6 10,9 9,1 5,2 10,8 5,2 24,3 1,14,9 4,6 21,1 1,12,3 1,13,3 60,6 1,9 20,1 7,5 45,411,9 12,610,5 8,6 18,1 1,15,4 2,39,8 1,77,9 4,69,1 2,98,2 70,6 1,9 17,8 6,7 44,311,6 16,113,4 3,47,2 4,6 21,6 2,9 12,2 2,3 10,5 3,46,8 4,6 13,1 82,3 7,7 18,4 6,9 40,210,5 17,214,4 4,69,6 1,78,1 2,9 12,2 2,9 13,2 4,08,0 5,7 16,4

PAGE 14

14 of 23 91,7 5,8 16,7 6,3 35,6 9,3 12,110,0 8,0 16,9 1,15,4 4,0 17,1 4,6 21,1 9,2 18,2 6,9 19,7 100,6 1,9 13,9 5,2 28,3 7,4 12,710,5 6,9 14,5 2,9 13,5 4,6 19,5 1,25,3 18,536,4 10,429,55. UN ANALISIS DE COMPONENTES PRINCIPALES La matriz de informacin hace referencia al gasto de los hogares gallegos en educacin, recogidos en la Encuesta de Presupuestos Familiares. Se han seleccionado los hogares con hijos estudiando en los niveles educati vos analizados en este trabajo. Las variables analizadas son las descritas a continuaci n: Preesct: Gastos totales en educacin infantil por h ogar. Ged: Gasto acumulado del hogar en educacin. Egbimt: Gasto total del hogar en educacin primaria Egbst: Gastos totales del hogar en secundaria. Apas: Gastos totales del hogar en asociaciones de p adres. Comedor: Gastos totales del hogar en comedor. Egbim2: Gastos totales del hogar en centros privado s de educacin primaria. Egbs2: Gastos totales del hogar en centros privados de educacin secundaria. Trin: Gastos totales del hogar en transporte interu rbano. Trur: Gastos totales del hogar en transporte urbano Preesc1: Gastos totales del hogar en centros pblic os de educacin infantil. Preesc2: Gastos totales del hogar en centros de edu cacin privados de educacin infantil. Tabla 13. Initial Statistics Variable Communality*FactorEigenvaluePct of VarCum Pct PREESCT1,00000*13,62311 30,230,2GED1,00000*21,86731 15,645,8EGBIMT1,00000*31,61962 13,559,3EGBST1,00000*41,01716 8,567,7APAS1,00000*51,00248 8,476,1COMEDOR1,00000*6,93199 7,883,8EGBIM21,00000*7,67845 5,789,5EGBS21,00000*8,65227 5,494,9TRIN1,00000*9,28851 2,497,3

PAGE 15

15 of 23 TRUR1,00000*10,19057 1,698,9PREESC11,00000*11,09020 ,899,7PREESC21,00000*12,03833 ,3100,0 La tabla anterior muestra las comunalidad es iniciales y autovalores de la matriz de correlaciones. Dado que la variabilidad total del f ichero de datos puede explicarse a partir de los 12 componentes expuestos en el cuadro anteri or, tenemos como consecuencia que las comunalidades iniciales son iguales a 1 para to das las variables objeto de estudio. Se puede observar igualmente en el cuadro anterior que tenemos 5 autovalores con valores superiores a la unidad. Este dato ser de importanc ia posterior, ya que nicamente hemos considerado componentes principales a aquellos fact ores con un autovalor superior a la unidad. El primer factor de la tabla anterior nos muestra un valor de 3,62311, y el slo es capaz de explicar el 30,2% de la variabilidad del f ichero. Los dos siguientes factores presentan valores parejos, 1,86 y 1,62, y son capac es de explicar respectivamente el 15,6% y el 13,55% de la variabilidad total del sistema. E l cuarto y el quinto factor presentan igualmente valores superiores a la unidad, 1,0716 y el 1,00248, y pueden explicar el 8,5% y el 8,4% restante de la variabilidad del sistema. Estos cinco factores explican el 76,1% de la variabilidad de la muestra definida anteriormente. El resto de factores, desde el sexto hasta el duodcimo, presentan valores inferiores a la unidad y, por tanto, no sern consi derados componentes principales. Tabla 14. Factor Matrix Factor 1Factor 2Factor 3Factor 4Factor 5 PREESCT.68800-.28179.64429-.00459.00334GED.89550.22038.07339.02365.03742EGBIMT.78229.02030-.52436.04567.06258EGBST.06237.91099.22890.00673.01398APAS.21369.13235-.21355-.34383-.02389COMEDOR.67522-.04170-.22802.13838.03743EGBIM2.68231.03643-.45121-.04512.02482EGBS2.03022.89055.23516-.07085.02989TRIN-.00185.10645-.01363.92958.03643TRUR.63623.05424-.05273-.05551-.05166PREESC1.00574-.09026.14545-.05272.98165PREESC2.59925-.27010.70084-.00646-.16079 Estas puntuaciones factoriales tambin pu eden ser consideradas como los

PAGE 16

16 of 23 coeficientes de correlacin lineal de Pearson entre el factor y la variable implicada. Por tanto, consideraremos las puntuaciones factoriales como coeficientes de correlacin entre variables y factores. La primera variable muestra una mayor cor relacin con los factores 1 y 3, caso similar se da para el gasto de los hogares gallegos en educacin infantil impartida en centros privados. Este hecho esta relacionado con e l importante peso que tiene la variable preesc2 dentro de preesct. Esta correlacin entre l os factores 1 y 3 no se presenta en la variable preesc1, que muestra la puntuacin factori al ms alta de toda la matriz factorial con la componente principal que menor porcentaje de variabilidad explica, el factor 5. La variable gasto de los hogares en educa cin primaria tanto si se hace referencia a los totales por hogar como a los correspondientes a centros privados presentan un importante grado de correlacin con el factor 1. La s variables del factor 1, comedor y trur, obtienen valores relevantes. No obstante, las mayor es puntuaciones factoriales observables en toda la matriz factorial se dan para las variabl es egbs2 y el factor 2 (puntuacin factorial=0,89055), egbst y el factor 2 (puntuacin factorial= 0,91099) y la variable preesc1 y el factor 5 (puntuacin factorial=0,98615 ). En la siguiente tabla se muestran las comunalidades finales, explicadas por las component es seleccionadas. Tabla 15. Final Statistics Variable Communality*FactorEigenvaluePct of VarCum Pct PREESCT.96789*13.6231130.230.2GED.85783*21.8673115.645.8EGBIMT.89335*3.6196213.559.3EGBST.88642*41.017168.567.7APAS.22758*51.002488.476.1COMEDOR.53020* EGBIM2.67311* EGBS2.85520* TRIN.87697* TRUR.41626* PREESC1.99575* PREESC2.94912* Estas estadsticas explican la mayor prop orcin de variabilidad en las siguientes variables: 0,96789 en la variable preesct; 0,99575 en preesc1; 0,94912 en la variable preesc2; 0,899335 en egbimt: 0,87697 en trin; 0,857 83 en ged y 0,85520 en egbs2.6. CONCLUSIONES

PAGE 17

17 of 23 La eleccin educativa (escuela pblica ve rsus escuela privada) en Espaa es un tema de gran inters tanto para la clase poltica como p ara los investigadores de la economa de la educacin desde hace dos dcadas. Sin embargo, l os estudiosos del tema consideran necesario continuar investigando con nuevos program as alternativos de eleccin educativa (un sistema combinado de centros pblicos y privado s). En teora el sistema de vouchers es el qu e dara mayores posibilidades de eleccin a padres y estudiantes. Permitira mejorar la calidad de la educacin al introducir competencia en el sector. El sistema de eleccin educativa existent e podra decirse que es perverso, debido, entre otros motivos, a la importancia que se conced e a la zona de residencia familiar, y a la escasa informacin disponible sobre la calidad de l os centros educativos. El sistema de financiacin de la enseanz a obligatoria, aprobado en Espaa desde 1985 trata de garantizar el derecho de los padres d e poder optar entre los centros que reciben financiacin pblica. En este trabajo se analiz el gasto anual por estudiante para ambos tipos de centro, y los resultados obtenidos permiten concluir que las escuelas privadas son ms caras para las familias que los centros pblicos. Si todos los hog ares gallegos tuvieran que soportar el gasto anual de la educacin de sus hijos, se podra llegar a expulsar del sistema educativo a aquellos alumnos pertenecientes a los hogares de rentas ms bajas. Otra conclusin que se puede extraer de e ste anlisis es la importancia/necesidad de mantener el actual sistema de financiacin pblico, pero impulsando la investigacin para disponer de ms referencias respecto a la provisin privada, con el fin de alcanzar una mayor competencia que conduzca a un marco de menore s costes y mayor eleccin. Un sistema educativo compuesto exclusivamente por cent ro privados, donde las familias tuviesen que financiar todos los gastos educativos, perjudicara enormemente a los hogares de menor renta. Las diferencias en capital humano del pad re, tomadas en su conjunto, son el principal determinante del tipo de centro al que en van a sus hijos. Un incremento en el coste de la educacin afectara principalmente a lo s hogares que tiene un mayor dficit educativo. Por ltimo, cabe destacar que al aplicar el anlisis de componentes principales se observa que, las variaciones en el gasto en educaci n de los hogares gallegos est influenciado por el precio de estos bienes o servic ios, y esto conllevara a una variacin en el comportamiento del gasto de los hogares. En consecuencia, los criterios de equidad son los ms poderosos para justificar la financiacin pblica en los niveles de educacin an alizados.NotasEPF, Encuesta de Presupuestos Familiares, Instituto Nacional de Estadstica. Este trabajo ha sido realizado utilizando esta encuesta en su formato magntico o cinta. Los datos expuestos en este trabajo y que no son re ferenciados por ninguna fuente provienen de esta encuesta. La EPF utilizada en est e trabajo fue realizada en el periodo Marzo 1990Abril 1991. 1. La estructura educacional considerada en este traba jo es la fijada por la Ley Espaola General de Educacin (LGE) 14/1970. 4 de a gosto. 2. El conflicto entre la eficiencia y la equidad apare ce cuando se alcanza la eficiencia paretiana; para ms informacin ver Blaug M y Moren o, J.L. (1984). 3. Nosotros consideramos el valor dollar/Pts usando el PPPs de 1996. 4. La renta se define como el gasto monetario total de la familia. 5.

PAGE 18

18 of 23Al igual que otros trabajos espaoles que han utili zado la EPF, ver por ejemplo: Medel et al. (1990), hemos considerado que lo ms a decuado es utilizar el gasto medio anual de los hogares como medida de la renta disponible. 6. Esta tabla, al igual que las siguientes son de elab oracin propia a partir de la EPF90/91 en formato cinta magntica. 7. Se ha supuesto que los hogares tienen tan slo un h ijo estudiando en cada uno de los niveles. 8. Dentro de la estructura educativa considerada en es te trabajo es necesario establecer una distincin entre la educacin infantil y el res to de los niveles educativos analizados. El gasto de la educacin infantil no ca be la posibilidad de ser financiado en su totalidad por el sector pblico por no estar acogido a la enseanza obligatoria cuando el alumno tiene menos de cuatro aos. 9. Por sustentador principal denotamos el cabeza de fa milia que aporta la mayor contribucin econmica. Desde ahora nosotros consid eraremos como padre al sustentador principal. 10. Se denota la condicin socioprofesional del padre p or SC. 11. La categora designada como 1 corresponde con los t rabajadores manuales de la industria y los servicios; la categora 2 correspon de con los trabajadores no manuales en la industria y los servicios; el 3 con los trabajadores autnomos en la industria y los servicios; el 4 con los trabajadore s de la agricultura; el 5 con los retirados; y la categora 6 con otras situaciones p rofesionales no contempladas en las categoras anteriores. 12. EPA, Encuesta de Poblacin Activa, Instituto Nacion al de Estadstica de Espaa. Esta encuesta esta considerada como el principal pu nto de referencia dentro del estado espaol a la hora de analizar la poblacin a ctiva y sus caractersticas. 13. La condicin socioeconmica del padre se denota por SEC. 14. La codificacin de la EPF ha sido redefinida del si guiente modo: cdigo 1, empresarios agrcolas y directores; cdigo 2, resto de trabajadores agrarios y miembros de cooperativas agrarias; cdigo 3, empres arios y profesionales no agrcolas y trabajadores por cuenta propia no agrar ios; cdigo 4, directores, profesionales y jefes administrativos: cdigo 5, re sto de personal de servicios y de las fuerzas armadas; cdigo 6, artesanos, trabajado res cualificados y miembros de cooperativas no agrarias; cdigo 7, trabajadores no cualificados no agrarios; cdigo 8, trabajadores no clasificables en los cdigos ant eriores. 15. Corresponde el cdigo 0: analfabetos, cdigo 1: sin estudios, cdigo 2: educacin primaria, cdigo 3: educacin secundaria o equivale nte, cdigo 4: educacin secundaria superior o equivalente, cdigo 5: curso de curso de acceso a la universidad, cdigo 6: formacin profesional 1 gra do, cdigo 7: formacin profesional 2 grado, cdigo 8: educacin universit aria de ciclo corto o equivalente, cdigo 9: educacin universitaria superior o equiva lente. 16. Al referirnos al nivel de estudios del padre estamo s considerando el nivel de estudios conseguido o finalizado. 17. Para ms informacin sobre el nivel de estudios con seguido o finalizado se puede consultar: Palafox, J. Default, J. Y Prez, F. (199 5). 18. Existe una gran cantidad de literatura econmica en la que se intenta caracterizar la senda vital de ingresos en funcin del nivel educat ivo y de los aos de experiencia en el mercado laboral. Para ms informacin ver: Ga ry Becker (1962): "Investment in Capital Human: A Theorical Analysis".Journal o f Political Economy 70, pp 9-49, Gary Becker (1975): "Human Capital".-Universi ty Press, New York. Ben Porath (1967): "The Production of Human Capital and the life Cycle of Earnings".19.

PAGE 19

19 of 23Journal of Political Economy 75, pp 352-365. and Ja cob Mincer (1974) : "Schooling, Experience and Earnings" .New York: N ational Bureau of Economic Research. Estos autores han demostrado, dentro de l as trayectorias de ingresos de ciclo vital, entre otras conclusiones, que las gana ncias de los individuos con mayor formacin acadmica son superiores a los que poseen una formacin menor.REFERENCIASAmbler, J (1994) "Who benefits from educational cho ice? Some evidence from Europe" Journal of Policy Analysis and Management 13, 454-476. Barnett, W. (1994) "Obstacles and opportunities: sa me simple economics of school finance reform". Educational Policy 8, 436-452. Becker, G. (1960) "Underinvestment in college educa tion ?". American Economic Review 50, 346-354.Becker, G. (1962) "Investment in Capital Human: A T heorical Analysis". Journal of Political Economy 70, 9-49, Becker, G. (1975) "Human Capital" .University Press, New York. Becker, G. (1985) "Human Capital, Effort, and the S exual Division of Labor". Journal of Labor Economics 3, S33S58. Blair, J. & Stanley, S. (1995) "Quality competition and public shools: further evidence". Economics of Education Review 14, 193-198. Blaug, M. & Moreno, J.L.(1984 ) "Financiacin de la Educacin Superior en Europa y Espaa" Siglo XXI. Madrid. Blaug, M. (1974) "An economic analysis of personal earnings in Thailand". Economic Development and Cultural Change 23, 1-31. Blaug, M. (1985) "Where are we now in the Economics Education ?" Economics of Education Review 4, 17-28 Borland, M. & Howsen, R. (1992) "Studente academic achievement and the degree of market concentration in education". Economics of Education Review 11, 31-39. Chubb, J. & Moe, T. (1990a) "Politics, markets and Americans schools" Washington. The brookings institution.Chubb, J. & Moe, T. (1990b) "Americas public schoo ls: choice is a panacea, The Brookings Review 8, 4-14. Coleman, J. & Hoffer, T. (1987) "Public and private schools: The impact of communities" New York. Basic Books. Conlisk, J. (1971) "A bit of evidence on the income -education-ability interrelation" Journal of Human Resources 6, 358-362

PAGE 20

20 of 23Couch, J. Shugart, W. and Williams, A. (1993) "Priv ate schools enrollment and public school performance". Public Choice 76, 301-312 Cummings, W. & Riddell, A. (Eds.) (1994) "Alternati ve policies for the finance, control, and delivery of basic education". International Journal of Educational Research 21, 749-828.Freire, M. J. & Salcines, J.V. (1995) "La equidad en la educacin: un anlisis de la educacin post-obligatoria en la Comunidad Autnoma Gallega" Cuadernos de Economa 67, 463-491Freire, M. J. & Salcines, J.V. (1998) "Empleo y Oc upacin: Un anlisis de las estructuras ocupacionales de Galicia y Espaa" Documento de Trabajo 1998/7 . Facultad de CC. Econmicas. Universidad de La Corua.Friedman, M. (1962) "Capitalism and freedom" Chicag o, IL, University of Chicago Press. Fuchs, V. (1988) "Women’s Quest for Equality". Harvard University Press. Cambridge Glomm, G & Ravikumar, B (1992) "Public versus priva te investment in human capital: endogenous growth and income inequality". Journal of Political Economy 100, 818-834 Goldhaber, D. (1996) "Public and private high schoo ls: is school choice and answer to the productivity problem?". Economics of Education Review 15, 93-109. Hanushek,E.(1996) "A more complete picture of schoo l resource policies". Review of Educational Research 66, 397-409. Henig, J (1994) "Rethinking school choice: limits of the market met aphor ". Pricenton University Press.Hoxby, C. (1996) "Are efficiency and equity in scho ol finance substitutes or complement ?". Journal of Economic Perpectives 10, 55-72. James, E. (1993) "Why do different countries choose a different public-private mix of educational services?" Journal of Human Resources 28, 571-592 Jencks, C. (1970) "Educational vouchers" Center for the study of public policy. Cambridge. Kingdon, G. (1996) "The quality and efficiency of p rivate and public education: a case-study of urban India". Oxford Bulletin of Economics and Statistics 58, 57-82. Lamdin, D. & Mintrom, M. (1977) "School choice in t heory and practice: Taking stock and looking ahead". Education Economics 5, 211-244 Lankford, R. & Wyckoff, J. (1992) "Primary and seco ndary school choice among public and religious alternatives". Economics of Education Review 11, 317-339. Lankford, R., Lee, E. and Wyckoff, J. (1995) "An an alysis of elementary and secondary school choice". Journal of Urban Economics 38, 236-251. Levin, H. (1992) "Market approaches to education: v ouchers and social choices",

PAGE 21

21 of 23 Economics of Education Review 11, 279285. Long,J.& Toma, E.(1988) "The determinants of privat e school attendance ". The Review of Economics and Statistics 70, 351-357. Medel et al. (1990) "La distribucin del gasto del estado en educacin en Espaa 1981" Investigaciones Econmicas XIV, 127-148. Mincer, J. (1974) "Schooling, Experience and Earnings" .New York: National Bureau of Economic Research.Mincer, J. and Polachek, S. (1974) : "Family invest ments in Human Capital; Earnings of Women". Journal of Political Economy 82, S76-S108. Palafox J, Default J, and Prez, F.(1995) "Human Capital, Education and Employment" Fundacin Bancaixa. Valencia. Spain.Peacock, A. (1983) "Education voucher schemes". Eco nomic Affairs, 3 Picus,L.(1994) "Achieving program equity: are marke ts the answer? Educational Policy 8, 568-581.Porath, B. (1967): "The Production of Human Capital and the life Cycle of Earnings".Journal of Political Economy, 75, 352-365. Psacharopoulos, G. (1980) "Higher Education in Developing Countries : A Cost Benefit Analysis" World Bank, Washington D.C. Smith, K. & Meier, K. (1995) "Public choice in educ ation: Markets and demand for quality education". Political Research Quaterly 48, 461-478. Stiglitz, J. (1974) "The demand for education in pu blic and private school systems" Journal of Public Economics 3, 349 -385. Stiglitz, J. (1988) "La economa del sector pblico Ed. Bosch. Barcelona West, E. (1991) "Public schools and excess burdens" Economics of Education Review 10, 159-169.Witte, J. (1992) "Private school versus public scho ol achievement: are there findings that should affects the educational choice debate?". Economics of Education Review 11, 371-394.AutoresLos autores son miembros del Departamento de Anlis is Econmico de la Universidad de La Corua (Espaa ). Direccin: Facultad de Econmi cas. Campus da Zapateira, s/n. 15071 La Corua. Espaa. e-mail: maje@udc.es (Dra. Freire) y jvsc@udc.es (Dr. Salcines)Copyright 1999 by the Education Policy Analysis Archives

PAGE 22

22 of 23The World Wide Web address for the Education Policy Analysis Archives is http://epaa.asu.edu General questions about appropriateness of topics o r particular articles may be addressed to the Editor, Gene V Glass, glass@asu.edu or reach him at College of Education, Arizona State University, Tempe, AZ 85287-0211. (602-965-96 44). The Book Review Editor is Walter E. Shepherd: shepherd@asu.edu The Commentary Editor is Casey D. Cobb: casey.cobb@unh.edu .EPAA Spanish Language Editorial BoardAssociate Editor for Spanish Language Roberto Rodrguez Gmez Universidad Nacional Autnoma de Mxico roberto@servidor.unam.mx Adrin Acosta (Mxico) Universidad de Guadalajaraadrianacosta@compuserve.com J. Flix Angulo Rasco (Spain) Universidad de Cdizfelix.angulo@uca.es Teresa Bracho (Mxico) Centro de Investigacin y DocenciaEconmica-CIDEbracho dis1.cide.mx Alejandro Canales (Mxico) Universidad Nacional Autnoma deMxicocanalesa@servidor.unam.mx Ursula Casanova (U.S.A.) Arizona State Universitycasanova@asu.edu Jos Contreras Domingo Universitat de Barcelona Jose.Contreras@doe.d5.ub.es Erwin Epstein (U.S.A.) Loyola University of ChicagoEepstein@luc.edu Josu Gonzlez (U.S.A.) Arizona State Universityjosue@asu.edu Rollin Kent (Mxico)Departamento de InvestigacinEducativa-DIE/CINVESTAVrkent@gemtel.com.mx kentr@data.net.mxMara Beatriz Luce (Brazil)Universidad Federal de Rio Grande do Sul-UFRGSlucemb@orion.ufrgs.brJavier Mendoza Rojas (Mxico)Universidad Nacional Autnoma deMxicojaviermr@servidor.unam.mxMarcela Mollis (Argentina)Universidad de Buenos Airesmmollis@filo.uba.ar Humberto Muoz Garca (Mxico) Universidad Nacional Autnoma deMxicohumberto@servidor.unam.mxAngel Ignacio Prez Gmez (Spain)Universidad de Mlagaaiperez@uma.es Daniel Schugurensky (Argentina-Canad)OISE/UT, Canadadschugurensky@oise.utoronto.ca Simon Schwartzman (Brazil)Fundao Instituto Brasileiro e Geografiae Estatstica simon@openlink.com.br

PAGE 23

23 of 23 Jurjo Torres Santom (Spain)Universidad de A Coruajurjo@udc.es Carlos Alberto Torres (U.S.A.)University of California, Los Angelestorres@gseisucla.eduEPAA Editorial Board Michael W. Apple University of Wisconsin Greg Camilli Rutgers University John Covaleskie Northern Michigan University Andrew Coulson a_coulson@msn.com Alan Davis University of Colorado, Denver Sherman Dorn University of South Florida Mark E. Fetler California Commission on Teacher Credentialing Richard Garlikov hmwkhelp@scott.net Thomas F. Green Syracuse University Alison I. Griffith York University Arlen Gullickson Western Michigan University Ernest R. House University of Colorado Aimee Howley Ohio University Craig B. Howley Appalachia Educational Laboratory William Hunter University of Calgary Richard M. Jaeger University of North Carolina--Greensboro Daniel Kalls Ume University Benjamin Levin University of Manitoba Thomas Mauhs-Pugh Green Mountain College Dewayne Matthews Western Interstate Commission for Higher Education William McInerney Purdue University Mary McKeown-Moak MGT of America (Austin, TX) Les McLean University of Toronto Susan Bobbitt Nolen University of Washington Anne L. Pemberton apembert@pen.k12.va.us Hugh G. Petrie SUNY Buffalo Richard C. Richardson Arizona State University Anthony G. Rud Jr. Purdue University Dennis Sayers Ann Leavenworth Centerfor Accelerated Learning Jay D. Scribner University of Texas at Austin Michael Scriven scriven@aol.com Robert E. Stake University of Illinois--UC Robert Stonehill U.S. Department of Education Robert T. Stout Arizona State University David D. Williams Brigham Young University


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govstandardsmarcxmlschemaMARC21slim.xsd
leader nam a22 u 4500
controlfield tag 008 c19999999azu 000 0 spa d
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a E11-00127
0 245
Educational policy analysis archives.
n Vol. 7, no. 15 (April 13, 1999).
260
Tempe, Ariz. :
b Arizona State University ;
Tampa, Fla. :
University of South Florida.
c April 13, 1999
505
Eleccin Educacional entre Escuela Pblica y Escuela Privada en Galicia: un anlisis comparativo del gasto de los hogares en las escuelas pblicas y privadas / Mara Jess Freire [and] Jos Venancio Salcines.
650
Education
x Research
v Periodicals.
2 710
Arizona State University.
University of South Florida.
1 773
t Education Policy Analysis Archives (EPAA)
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?e11.127