USF Libraries
USF Digital Collections

Educational policy analysis archives

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Educational policy analysis archives
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Creator:
Arizona State University
University of South Florida
Publisher:
Arizona State University
University of South Florida.
Place of Publication:
Tempe, Ariz
Tampa, Fla
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education -- Research -- Periodicals   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - E11-00155
usfldc handle - e11.155
System ID:
SFS0024511:00155


This item is only available as the following downloads:


Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
mods:mods xmlns:mods http:www.loc.govmodsv3 xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govmodsv3mods-3-1.xsd
mods:relatedItem type host
mods:identifier issn 1068-2341mods:part
mods:detail volume mods:number 8issue 11series Year mods:caption 20002000Month February2Day 1414mods:originInfo mods:dateIssued iso8601 2000-02-14


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govstandardsmarcxmlschemaMARC21slim.xsd
leader nam a22 u 4500
controlfield tag 008 c20009999azu 000 0 spa d
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a E11-00155
0 245
Educational policy analysis archives.
n Vol. 8, no. 11 (February 14, 2000).
260
Tempe, Ariz. :
b Arizona State University ;
Tampa, Fla. :
University of South Florida.
c February 14, 2000
505
Globalizacin, integracin macroregional y polticas de internacionalizacin en el sistema Mexicano de educacin superior / Sylvie Didou Aupetit.
650
Education
x Research
v Periodicals.
2 710
Arizona State University.
University of South Florida.
1 773
t Education Policy Analysis Archives (EPAA)
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?e11.155



PAGE 1

1 of 4 Education Policy Analysis Archives Volume 8 Number 11febrero 14, 2000ISSN 1068-2341 A peer-reviewed scholarly electronic journal Editor: Gene V Glass, College of Education Arizona State University Associate Editor for Spanish Language Roberto Rodrguez Gmez Universidad Nacional Autnoma de Mxico Copyright 2000, the EDUCATION POLICY ANALYSIS ARCHIVES. Permission is hereby granted to copy any article if EPAA is credited and copies are not sold. Articles appearing in EPAA are abstracted in the Current Index to Journals in Education by the ERIC Clearinghouse on Assessment and Evaluation and are permanently archived in Resources in Education Globalizacin, Integracin Macroregional y Polticas de Internacionalizacin en el Sistema Mexicano de Educacin Superior Sylvie Didou Aupetit Centro de Investigacin y de Estudios Avanzados del Instituto Politcnico Nacional (Mxico) INTRODUCCION: GLOBALIZACI"N: ECONOMIA, SOCIEDAD, CU LTURA Y EDUCACI"N I. TLCAN Y EDUCACI"N SUPERIOR EN MXICO: LA CONSTRU CCION DE UNA RELACION II. CONCEPCION Y GESTION DE LA RELACION EDUCACION S UPERIOR Y GLOBALIZACI"N III. LA COOPERACI"N ACADMICA IV. LOS INTERCAMBIOS DE RECURSOS HUMANOS V. OFERTAS DE CARRERAS O INTERNACIONALIZACI"N DELCURRICULUM

PAGE 2

2 of 4 VI. GLOBALIZACION MACROREGIONAL Y TRANSFRONTERIZACI ON VII. ACREDITACI"N Y CERTIFICACI"N VIII. CONCLUSIONES. EL DIAGN"STICO Y LAS PROPUESTAS BIBLIOGRAFIA NOTAS Acerca del AutorSylvie Didou AupetitDepartamento de Investigaciones Educativas. Centro de Investigacin y de Estudios Avanzados del Instituto Politcnico Nacional. Mxic o. Email:didous@data.net.mx Copyright 2000 by the Education Policy Analysis ArchivesThe World Wide Web address for the Education Policy Analysis Archives is http://epaa.asu.edu General questions about appropriateness of topics o r particular articles may be addressed to the Editor, Gene V Glass, glass@asu.edu or reach him at College of Education, Arizona State University, Tempe, AZ 85287-0211. (602-965-96 44). The Book Review Editor is Walter E. Shepherd: shepherd@asu.edu The Commentary Editor is Casey D. Cobb: casey.cobb@unh.edu .EPAA Spanish Language Editorial BoardAssociate Editor for Spanish Language Roberto Rodrguez Gmez Universidad Nacional Autnoma de Mxico roberto@servidor.unam.mx Adrin Acosta (Mxico) Universidad de Guadalajaraaacosta@cucea.udg.mx J. Flix Angulo Rasco (Spain) Universidad de Cdizfelix.angulo@uca.es Teresa Bracho (Mxico) Centro de Investigacin y DocenciaEconmica-CIDEbracho dis1.cide.mx Alejandro Canales (Mxico) Universidad Nacional Autnoma deMxicocanalesa@servidor.unam.mx Ursula Casanova (U.S.A.) Arizona State Universitycasanova@asu.edu Jos Contreras Domingo Universitat de Barcelona Jose.Contreras@doe.d5.ub.es

PAGE 3

3 of 4 Erwin Epstein (U.S.A.) Loyola University of ChicagoEepstein@luc.edu Josu Gonzlez (U.S.A.) Arizona State Universityjosue@asu.edu Rollin Kent (Mxico)Departamento de InvestigacinEducativa-DIE/CINVESTAVrkent@gemtel.com.mx kentr@data.net.mxMara Beatriz Luce (Brazil)Universidad Federal de Rio Grande do Sul-UFRGSlucemb@orion.ufrgs.brJavier Mendoza Rojas (Mxico)Universidad Nacional Autnoma deMxicojaviermr@servidor.unam.mxMarcela Mollis (Argentina)Universidad de Buenos Airesmmollis@filo.uba.ar Humberto Muoz Garca (Mxico) Universidad Nacional Autnoma deMxicohumberto@servidor.unam.mxAngel Ignacio Prez Gmez (Spain)Universidad de Mlagaaiperez@uma.es Daniel Schugurensky (Argentina-Canad)OISE/UT, Canadadschugurensky@oise.utoronto.ca Simon Schwartzman (Brazil)Fundao Instituto Brasileiro e Geografiae Estatstica simon@openlink.com.br Jurjo Torres Santom (Spain)Universidad de A Coruajurjo@udc.es Carlos Alberto Torres (U.S.A.)University of California, Los Angelestorres@gseisucla.eduEPAA Editorial Board Michael W. Apple University of Wisconsin Greg Camilli Rutgers University John Covaleskie Northern Michigan University Andrew Coulson a_coulson@msn.com Alan Davis University of Colorado, Denver Sherman Dorn University of South Florida Mark E. Fetler California Commission on Teacher Credentialing Richard Garlikov hmwkhelp@scott.net Thomas F. Green Syracuse University Alison I. Griffith York University Arlen Gullickson Western Michigan University Ernest R. House University of Colorado Aimee Howley Ohio University Craig B. Howley Appalachia Educational Laboratory William Hunter University of Calgary Richard M. Jaeger University of North Carolina--Greensboro Daniel Kalls Ume University Benjamin Levin University of Manitoba Thomas Mauhs-Pugh Green Mountain College Dewayne Matthews Western Interstate Commission for Higher

PAGE 4

4 of 4 Education William McInerney Purdue University Mary McKeown-Moak MGT of America (Austin, TX) Les McLean University of Toronto Susan Bobbitt Nolen University of Washington Anne L. Pemberton apembert@pen.k12.va.us Hugh G. Petrie SUNY Buffalo Richard C. Richardson Arizona State University Anthony G. Rud Jr. Purdue University Dennis Sayers Ann Leavenworth Centerfor Accelerated Learning Jay D. Scribner University of Texas at Austin Michael Scriven scriven@aol.com Robert E. Stake University of Illinois--UC Robert Stonehill U.S. Department of Education Robert T. Stout Arizona State University David D. Williams Brigham Young University

PAGE 5

1 of 10 Education Policy Analysis Archives Globalizacin, Integracin Macroregional y Poltica s de Internacionalizacin en el Sistema Mexicano de Educacin Superior Sylvie Didou Aupetit Centro de Investigacin y de Estudios Avanzados del Instituto Politcnico Nacional (Mxico) INTRODUCCIONGLOBALIZACI"N: ECONOMIA, SOCIEDAD, CULTURA YEDUCACI"NLa globalizacin, como resultado de polticas de in tegracin econmica y comercial combinadas con un uso intensivo de las telecomunica ciones, la transmisin instantnea de la informacin y usos estratgicos de la misma, ha tenido efectos sobresalientes en los 80 y los 90. Estos han sido patentes dentro de sus mbitos directos de incidencia (flujos financieros e inversiones, sistemas productivo y la boral as como circulacin de mercancas) pero tambin en tanto eran procesos exp ansivos, en las esferas social, cultural y educativa.En lo econmico, el fenmeno ha sustentado una ree structuracin de los procesos de produccin y una nueva divisin del trabajo, bajo l os principios de la complementariedad y de la competitividad, en el int erior de los estados que han conformado bloques macroregionales. La emergencia d e pautas diferentes de especializacin productiva les ofreci oportunidade s desigualmente distribuidas de desarrollo segn su ubicacin en los escenarios eco nmicos mundiales y afect particularmente a los pases que estaban en proceso de desarrollo.(Nota 1) En cada sociedad, trastorn las jerarquas profesionales y la forma de pensar, realizar y vivir el trabajo. (Nota 2) Adems de producir una reducci n en el nmero de los empleos disponibles y, en el caso de Mxico, de causar una explosin del sector informal, favoreci el surgimiento de nuevas especializacione s laborales, orill a desarrollar esquemas de reactualizacin laboral recurrente y ll ev a valorar el dominio de habilidades simblicas.En lo poltico social, la globalizacin propici un a recomposicin de los gobiernos nacionales, que perdieron el control sobre sus fluj os de capitales y sobre sus polticas migratorias, de trabajo y de bienestar. Esta cris is fue concebida como un sntoma precursor del fin de las naciones y del derrumbe de la soberana o bien como la matriz de estados "globalitarios". (Nota 3) Fue tambin pensa da, en forma ms matizada, como un proceso de transicin que supona la redefinicin d el concepto de gobernabilidad simultneamente en trminos nacionales y en el marc o de los procesos macroregionales de integracin. (Nota 4) En ambas perspectivas, se apuntaron lo delicado de la

PAGE 6

2 of 10transicin, la desaparicin de la nocin societal de una "estabilidad integradora y abarcadora", tal y como fue construida despus de l a Segunda Guerra Mundial por los pases desarrollados as como la agravacin y la mu ltiplicacin de fracturas entre grupos definidos no slo con base en referentes socio e conmicos, sino demogrficos, religiosos, territoriales e incluso residenciales.Por lo tanto, mientras la globalizacin auspiciab a la difusin de una cultura mundo de enormes alcances, muy cercana a las representacione s de la sociedad de masas norteamericana, tambin se reconstruan o se fragme ntaban los referentes morales y existenciales de amplios sectores. A la par que se difundan masivamente, mediante el cine y la msica, valores culturales transversales, surgan movimientos de reinvindicacin de las idiosincrasias nacionales, s o pretexto de una defensa de las industrias culturales: esta reaccin inclusive invo lucr a los propios gobiernos nacionales cuando se plasm en movilizaciones impor tantes, sin distingos polticos, en torno a la defensa de la excepcin o de la exclusi n cultural en Canad primero y en Francia despus (Didou, 1997). Pero, en marcos naci onales debilitados por su mismo proceso de recomposicin, han despuntado otras id entidades en las escalas ms micro de lo local o de lo tribal, principalmente en los g rupos urbanos que no encontraban en las ideologas nacional o supra nacional, puntos d e referencia para sus identidades fragilizadas. (Nota 5) Finalmente, en un entorno de incertidumbre econmica, de diversidad creciente y de fuerte inquietud ante el futuro, ha reaparecido el temor al caos y por ende, intentos por erradicar ciertas formas d e alteridad. Mientras los organismos inter o supranacionales difundan los valores occid entales del orden emergente, crecan en paralelo la intolerancia a la diferencia, la xen ofobia y el racismo, principalmente en amplios sectores de las sociedades europeas, que po r su tradicin de asilo y sus niveles de desarrollo, reciban numerosos "refugiados", eco nmicos y polticos. Los cambios antes descritos han interpelado los si stemas educativos, principalmente los de educacin superior. Primero porque, desde finale s de los 80, la rpida contraccin en el volumen de los empleos asalariados y la necesid ad creciente de los trabajadores de mantenerse al tanto de los avances tecnolgicos han llevado a las universidades a ofrecer modalidades diversas de reentrenamiento laboral y a revisar sus procesos de formacin inicial, centrndolos en una preparacin bsica para el trabajo ms que para el empleo. (Nota 6) Conceptos como las sociedades del conocimi ento o el aprendizaje a lo largo de la vida, difundidos simultneamente en los 90 por l a Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmico (OCDE), el Banco Mundial, la UNESCO y la Unin Europea han as incidido directamente en la reestructuraci n de las misiones socialmente atribuidas a las universidades y asumidas por ellas Han alimentado una discusin todava inconclusa sobre los modelos deseables de i nstituciones de educacin superior y de investigacin (multiversidad versus universidad especializada). En paralelo, estas han sido confrontadas al repunte de la demanda de acces o ya que los esfuerzos gubernamentales han sido por lo general abocados a elevar los niveles de escolaridad de la poblacin y, simultneamente, a asegurar la cali dad de los procesos de enseanza e investigacin, conforme con la idea de que "distri buir mejor la inteligencia" era la mejor forma de garantizar el desarrollo nacional. (Nota 7) Segundo, la desaparicin anunciada, aunque no compr obada, de las naciones situ en una nueva encrucijada a las universidades; estas, por lo menos desde el siglo XIX, haban desempeado un papel importante en la promoc in de las ideologas nacionalistas y en la formacin de las lites nacio nales: aun cuando a lo largo del siglo

PAGE 7

3 of 10XX, se legitimaron cada vez ms en funcin de su do minio de un conocimiento universal, hacia los 70, siguieron definiendo sus responsabilidades a escala del pas, con excepcin de los establecimientos de mayor prestigi o. La creciente predominancia de unos pocos polos de produccin de los conocimientos principalmente cientficos, la inmediata difusin de la informacin y, a la vez, l a confidencialidad de los saberes de ndole estratgica, la horizontalidad de las princi pales polticas en materia de educacin superior as como el auge de procesos transnacional es de acreditacin de calidad han borrado esas fronteras tradicionales de la activida d institucional. Por tanto, para las universidades como para las empresas, los criterios de legitimidad acadmica y los escenarios de proyeccin son hoy tanto internaciona les como nacionales y regionales. Los establecimientos de educacin superior por se guir dependiendo estrechamente de sus entornos inmediatos de insercin territorial, e stn tensionados entre requerimientos internacionales, nacionales y regionales no siempre fciles de armonizar. De all, la aceptacin o el rechazo de los procesos de asegura miento de calidad e internacionalizacin y los esfuerzos, nulos o decid idos, por formar profesionales mviles y con las aptitudes, habilidades y conocimi entos necesarios para desempearse en sociedades ajenas, mestizas y no nacionales.Tercero, el malestar generalizado de amplios grupos sociales que ven sus expectativas individuales y colectivas desmentidas por los proc esos de integracin macroregional se ha traducido en la presente dcada en una profunda crisis de identidad, social y cultural. En la Unin Europea, los organismos comunitarios han asignado a los sistemas de educacin superior un papel relevante en la difusi n de los valores europeos y en su interiorizacin por parte de las lites en constr uccin. Han diseado para ello programas de educacin moral y cvica, fundamentado s en la promocin de una tica de tolerancia, solidaridad, respecto a la alteridad, p romocin de la democracia y preservacin del medio ambiente. No obstante, en cada uno de los procesos nacionales y macroregionales para lograr una reingeniera estabilizadora mediante intervenciones educativas, las prioridades han variado. Han variado porque los Tratados de integra cin econmica no siempre contemplaron la educacin y la cultura dentro de su s reas de inters. Han variado porque los organismos supranacionales especializado s en educacin disponan de medios econmicos y capacidades de convocatoria dif erentes. Han variado porque las naciones no disearon en la misma forma sus proyect os de desarrollo educativo. El Tratado de Libre Comercio con Amrica del Norte (TLCAN), por ejemplo, no ha considerado directamente la educacin como una de s us esferas de incidencias, a diferencia del Tratado de Maastricht en la Unin E uropea. Por su parte, la Fuerza Trilateral de Discusin en Educacin Superior (FTDE S), creada en 1992, cuando todava no concluan las negociaciones en torno al acuerdo comercial, reuni un haz de buenas voluntades pero no se hizo de recursos institucion ales y financieros que le permitiesen tener amplios radios de intervencin e instalar una estructura intermedia que le permitiera trabajar de manera constante en lo trila teral. Considerando lo anterior, en este documento, expond remos primero las caractersticas ms relevantes del proceso de integracin macrore gional y esbozaremos el contexto en relacin al cual las universidades han definido sus misiones. Tomando en cuenta los rasgos peculiares tanto de la integracin norteamer icana como del pas, analizaremos dos polticas que han tenido una visibilidad creci ente en los discursos pblicos a partir de los 90, a saber las de internacionalizacin y de aseguramiento de la calidad. Las

PAGE 8

4 of 10abordaremos a partir de los avances en materia de m ovilidad acadmica, cambios curriculares y acreditacin, tanto a escala del sis tema de educacin superior como de las instituciones. Para ello, nos abocaremos a: Identificar cules han sido los organismos que han impulsado a escala regional, nacional o bi nacional la promocin de las activid ades internacionales Detectar ofertas curriculares, articuladas sobre la gestin o administracin de lo internacional, sobre el dominio de herramientas esp ecficas de comunicacin (ingls o computacin) o sobre la adquisicin de co mpetencias interculturales Documentar la integracin de regiones educativas tr ansfronterizas entre el norte de Mxico y el sur de Estados Unidos o la creacin de organismos macroregionales, como el de gobernadores del Golfo de Mxico Evaluar los avances en las polticas de "aseguramie nto de la calidad". En vista de las fuertes diferencias que separaban por una parte Mxico y por la otra Canad y Estados Unidos en lo tocante a acreditacin y a cer tificacin profesional, organismos internacionales y luego trinacionales co mo la Fuerza Trilateral de Discusin en Educacin Superior sugirieron establ ecer procedimientos que permitiesen controlar y mejorar los desempeos ins titucionales, facilitando el reconocimiento mutuo de periodos de estudio y de gr ados. Nuestro anlisis de situacin se centrar en: La construccin de la relacin entre globalizacin y educacin superior en los discursos gubernamentales y especializados La evaluacin de los diferentes procesos de interna cionalizacin del sistema y de las instituciones de educacin superior La emergencia de nuevas jerarquizaciones interregio nales basadas en los diferentes grados de articulacin de los establecim ientos con organismos y instituciones de otros pases. Un seguimiento de estos aspectos, si bien limitado con respecto a las repercusiones mltiples, directas e indirectas de la globalizac in en las polticas y en los proyectos educativos, permite: Dar cuenta de los principales rubros de impacto d e un fenmeno econmico comercial en una configuracin educativa nacional caracterizada por un escaso grado de cosmopolitismo y por un acentuado carcte r domstico Rastrear procesos de progresiva adaptacin/apropi acin por parte de las instituciones de las polticas adoptadas por las lites universitarias en el marco de armonizacin con los socios de Amrica del Norte, Valorar, a partir de algunos puntos de entrada, en qu medida y hasta donde el escenario de la integracin representa un mbito de legitimacin de los quehaceres acadmicos para fines de cambio a escala nacional. I. TLCAN Y EDUCACI"N SUPERIOR EN MXICO: LACONSTRUCCION DE UNA RELACION

PAGE 9

5 of 101.1. El debate poltico y social sobre globalizaci n y TLCAN en Mxico El gabinete del presidente Carlos Salinas de Gortar i negoci el TLCAN con Canad y con Estados Unidos. Su principal objetivo era permi tir a Mxico comerciar en condiciones de reciprocidad en el interior del bloq ue. (Nota 8) El Acuerdo presentaba las siguientes ventajas, segn sus partidarios: Dentro del nuevo orden internacional, garantizaba a l pas el apoyo de economas ms desarrolladas Permita aprovechar racionalmente las ventajas comp arativas de las tres economas y realizar economas de escala El Sistema Generalizado de Preferencias abra un me rcado global de 360 millones de consumidores a los productos nacionales, (Nota 9 ) fortaleciendo su distribucin en el mercado estadounidense y propiciando su mayor penetracin en el canadiense, Facilitaba la remocin de estrategias proteccionist as arancelarias y no arancelarias impuestas por los productores norteamericanos a las mercancas mexicanas, fijando reglas claras y permanentes para los interc ambios comerciales y proporcionando mecanismos para resolver expeditamen te las controversias Estimulaba la inversin productiva, vinculando un n mero extenso de consumidores con los mercados Atraa la inversin extranjera en el pas y empres as de pases interesados en acceder al mercado norteamericano, gracias al princ ipio de las normas de origen Creaba empleos en sectores especializados de activ idad. A la par que se divulgaba esos beneficios potencial es, tambin crecan las preocupaciones: en los mbitos econmicos y financi eros; estas versaban sobre: La desigual distribucin de beneficios entre Mxico y sus socios, en lo que remite a volumen de exportaciones e importaciones, Los impactos negativos del TLCAN en las industrias textil y automotriz as como en la pesca y la agricultura La retraccin del nmero de empleos, debido a los p roblemas de las pequeas y medianas empresas, y la depresin de los sueldos La vulnerabilidad del sector financiero mexicano an te el ingreso en ste de compaas extranjeras y la volatilidad de los "cap itales golondrinas" La prdida de control de Mxico sobre sus recursos no renovables, en particular petrleo y energticos En otros mbitos tambin, aparecieron inquietudes: En lo referente a cultura, las preocupaciones tuvie ron que ver en lo general con la preservacin de la identidad nacional, concepto de por s cuestionado, ante la amenaza de un pensamiento hegemnico y nico; en lo particular, concernieron el trato otorgado a los productos y las industrias culturales as como la proteccin de los derechos de autor y de propiedad intelectual En relacin con la poltica, se consider que no ha ba sido conveniente excluir de las negociaciones asuntos que dificultaban permanen temente la relacin bilateral con Estados Unidos, como la migracin ilegal, las violaciones a los derechos

PAGE 10

6 of 10humanos y laborales de los indocumentados, (Nota 10 ) el combate a las drogas y, por ende, la certificacinCon respecto a la ecologa y el medio ambiente, se mencion la posibilidad de que industrias sucias y deshechos peligrosos sean ubica dos en territorio nacional, principalmente en la zona fronteriza, aprovechando que las regulaciones ambientales son menos drsticas en Mxico que en Es tados Unidos y en Canad y que los controles sobre el respecto a las normas t cnicas son limitados debido a la escasez de recursos humanos, econmicos y material es. Por el lado opuesto, se subray la adopcin apresurada de normas adicion ales en esta materia era susceptible de representar una carga exagerada para las pequeas y medianas empresas, orillndolas al quiebre. El debate sobre la globalizacin no result pues de un proceso de construccin intelectual propio sino de un contexto de apertura econmica y de transicin poltica: bajo el signo de la urgencia, devino un asunto de i nters pblico a principios de los 90, en una coyuntura en la cual el gobierno impulsaba deliberada y autoritariamente la integracin macroregional. Se refiri permanentemen te a un pasado de estrecha pero no siempre fcil vecindad con Estados Unidos y a una h istoria de gran lejana con respecto de Canad. De hecho, los puntos de friccin concern ieron ms la agenda bilateral entre los gobiernos de Mxico y de Estados Unidos que as untos trilaterales, centrndose en cuestiones como nacionalismo, modelos de desarrollo pobreza e identidad cultural. Permitieron a los partidos polticos involucrados e n el proceso de democratizacin, lento y dificultoso, que el pas viva despus de dcadas de hegemona del Partido Revolucionario Institucional, subrayar sus diferenc ias con respecto de ste. As, el TLCAN sirvi de pretexto a las principales corrientes de oposicin para hacer nfasis en el carcter vertical y excluyente del p royecto econmico gubernamental y para cuestionar su pertinencia en tanto ruta de sal ida a las crisis que, desde los 80, golpeaban recurrentemente el pas. Tambin revivi la confrontacin histrica entre los partidarios de preservar la soberana, ante las ame nazas expansionistas de su vecino del norte (Conchello, 1992) y los impulsores de una int egracin silenciosa que desde tiempo atrs, haba hecho de Estados Unidos el principal socio comercial de Mxico, tanto para exportaciones como importaciones. (Nota 11)1.2. TLCAN y educacin superior: un enfoque oficial en torno a la internacionalizacin y a la movilidadA diferencia de lo que ocurra en materia econmi ca y social, ms que polmicas en educacin superior, la perspectiva de un mercado no rteamericano despert inters, entre las autoridades educativas, gubernamentales e insti tucionales, de alto nivel. (Nota 12) En la reunin inicial de la Fuerza Trilateral de Di scusin en Educacin Superior, celebrada en Wingspread (Estados Unidos) participa ron representantes de las principales IES pblicas y privadas, de la Asociaci n nacional de Universidades e Instituciones de Educacin Superior (ANUIES) y del gobierno federal, de la Subsecretara de Educacin Superior e Investigacin Cientfica (SESIC) y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnologa (CONACYT). (Nota 1 3) Desde este momento, la integracin trinacional sirv i de escenario para simultneamente lanzar nuevas polticas (movilidad, acreditacin), reformular programas (internacionalizacin) y legitimar adicionalmente l as acciones referentes al

PAGE 11

7 of 10 mejoramiento de la calidad: el Programa de Moderni zacin Educativa 1989-1994 mencion que "la integracin mundial del desarroll o impone un reto al sistema educativo y exige la formacin de mexicanos que sep an aprovechar los avances cientficos y tecnolgicos e integrarlos a su cultu ra." (PME, 1989: 13). Desde inicios de los 90, las referencias a la globa lizacin y a sus repercusiones educativas, en su sentido de integracin macroregi onal, marcaron buena parte de las declaraciones oficiales e intelectuales: pero fuero n utilizadas retricamente para corroborar la pertinencia de una poltica de cambio cuya necesidad estribaba en diagnsticos propios de disfuncionamientos y no rep resentaron en s un escenario de cambio para la educacin superior. Por ende, la omn ipresencia del binomio globalizacin educacin superior en los discursos no implic que se disearn polticas ad hoc de grandes alcances. Aunque la ad opcin de medidas en materia de fomento a la calidad de los procesos de enseanza e investigacin y vinculacin con la sociedad (PME, op.cit : 130) y la seleccin de instrumentos (evaluacin nuevos criterios de financiamiento, seleccin acadmica de aspirantes, crecimiento planeado del sistema) fueron presentadas como resultados de u n intento de armonizacin con los socios de Amrica del Norte, fueron sobre todo el producto indirecto de la socializacin creciente de experiencias propia de l as sociedades de la informacin y de una reaccin directa ante una crisis nacional de fu ncionamiento, de proporciones catastrficas.En el siguiente programa sectorial (Programa de Des arrollo Educativa, 1995-2000), la indefinicin con respecto a los retos institucional es, formativos y laborales que planteaba la integracin de Mxico en el bloque nor teamericano y el enfoque casi exclusivo sobre el proceso de internacionalizacin patentes en el PME, se repitieron: el apartado correspondiente a educacin superior aludi a la globalizacin pero no precis, en funcin de sta, una agenda de polticas. Slo e nunci en trminos generales que "La educacin media superior y superior tiene hoy una g ran valor estratgico para impulsar las transformaciones que el desarrollo del pas exi ge para impulsar las transformaciones que el desarrollo del pas exige, en un mundo cada vez ms interdependiente, caracterizado por una acelerada transformacin cien tfica y tecnolgica" (PDE, op.cit:127). En ese contexto, la inversin gubernam ental en materia de internacionalizacin de la educacin superior y de la investigacin tampoco aument significativamente: las cifras reportadas por el Co nsejo Nacional de Ciencia y Tecnologa (CONACYT), concernientes al gasto direct o en el rubro de internacionalizacin, muestran primero una baja inv ersin (nunca mayor al 1.5% de los recursos totales ejercidos) y segundo un comportami ento errtico del gasto, que no obedece despus de 1994 a un patrn diferente al de l periodo anterior (cuadro 1). Cuadro 1 Apoyos por programa al Sistema Nacional de Ciencia y Tecnologa, administrados por CONACyT, 1991-1996 Coop.internac. Total%Coop/Tot Coop.internac. Total%Coop/Tot

PAGE 12

8 of 10 (miles de pesos a precios 1993) ( precios corrientes) 1991 58744036531.4646893222361.46 1992 62146919220.9056756319320.90 1993 112427542561.49112427542561.49 1994 96468531541.13104449237101.13 1995 81967401761.111223611050091.11 1996 89616657791.351762413093871.35 Total per. 5516141712741.326747751688541.31 Fuente: CONACyT: Indicadores de actividades cientf icas y tecnolgicas, 1996: 177.Globalizacin y educacin superior: el discurso de los investigadoresPor su parte, los investigadores se dedicaron a ana lizar las posibles repercusiones del TLCAN en las polticas nacionales de educacin supe rior y a documentar las diferencias estructurales entre los tres sistemas. Su enfoque s e diferenci claramente del de las autoridades oficiales: mientras las segundas tenan una perspectiva estrecha de la relacin, en el extremo opuesto, los primeros remit an prcticamente todas las decisiones de poltica educativa al TLCAN.En una primera fase, los especialistas produjeron s obre todo diagnsticos centrados sobre las asimetras de Mxico con respecto de sus socios: "Canad, Estados Unidos tienen un desarrollo educativo similar: el primero sobrepasa el segundo en varios indicadores, entre los que destaca la tasa bruta de escolarizacin en el nivel terciario. Mxico, por su parte, mantiene an una distancia co nsiderable respecto a esos pases en el conjunto de indicadores."(Latap,1994, p. 197). Mencionaron con frecuencia los siguientes rezagos: La insuficiente cobertura del SES nacional y su es tancamiento: la cobertura del grupo de edad oscila desde hace ms de una dcada e n torno a 14% aun cuando la matricula de educacin superior se ha casi triplica do entre 1974-75 y 1994-95. La baja proporcin de ingenieros y de cientficos e n relacin con la PEA La escasa legitimidad social de la investigacin y su alta dependencia de los fondos federales Los dficits relativos de escolaridad de la plantil la docente: pese a los diversos programas de formacin, implementados por la ANUIE S desde los 70, en 1990, el 72% de los profesores tenan slo el grado de licenciatura (2% no lo tena incluso), debido al reclutamiento de jvenes egresa dos de la licenciatura para responder en los 70 a la masificacin de la matrc ula (ANUIES, 1992) El insuficiente grado de consolidacin del posgrado sobre todo del doctorado: la matrcula de posgrado equivala en 1990 al 4.1% de la de licenciatura y en 1997 al 5.4%. El doctorado por su parte agrupaba slo 3% y 7% del total de los alumnos del nivel. Los sesgos en los niveles de equipamientos e infrae structuras entre las IES

PAGE 13

9 of 10mexicanas y las dems (Nota 14)Las diferencias en el gasto educativo, medido como porcentaje del PIB otorgado a la educacin en general y a la superior en particul ar y como gasto educativo per cpita Los bajos niveles de escolaridad de la PEA (Nota 15 ) en Mxico en relacin con los otros dos pases Las insatisfactorias habilidades lingsticas de l os estudiantes y acadmicos La insuficiente vinculacin de las IES y sus dificu ltades para responder a las demandas emergentes de los sectores productivos en materia de formacin o recalificacin de recursos humanos y a los requerim ientos especficos de los sectores productivos afectados por la globalizaci n. (Nota 16) En ese contexto, los especialistas subrayaron la ne cesidad de elevar la calidad de los procesos de enseanza e investigacin, fortalecer l a docencia, la investigacin y la extensin y reforzar los sistemas de evaluacin en el contexto nacional (Latap, op. cit: 204; Mungaray, 1994: 239). Emitieron recomendacione s consistentes en: Cambiar los modelos de financiamiento, identificand o fuentes alternas de recursos (Nota 17) y revisando los criterios de otorgamiento del presupuesto Agilizar la transferencia de crditos acadmicos (e n una escala nacional e internacional) Incrementar la cooperacin y reordenar los flujos d e intercambio entre los tres pases La comparacin entre la situacin nacional y la de los socios represent un enfoque novedoso para los acadmicos nacionales. No era en efecto costumbre cotejar lo propio con lo que ocurra en otros pases, ni hacer ejerci cios de educacin comparada. Los resultados obtenidos nutrieron la evaluacin crti ca que, en este mismo momento, se haca de los desempeos del SES nacional. La perti nencia de muchas propuestas que surgieron en este momento en el contexto nacional, como las relativas a formacin de acadmicos, recuperacin salarial, adopcin de crit erios competitivos para parte del financiamiento o fortalecimiento del posgrado, fue reforzada por la constatacin sempiterna de que los indicadores no arrojaban un b alance favorable a Mxico. Otras, como las relativas a ingreso, fueron descartadas, por su costo y su peso traumtico de la historia reciente de las universidades, de tal mane ra que los dficits de escolaridad de la poblacin y la escasa cobertura del sistema univers itario se quedaron como objetos de "no polticas".Los procesos de apertura comercial (Nota 18) y, en particular, el TLCAN as como el ingreso en 1994 del pas en la OCDE y la subsecuent e produccin de un reporte sobre Polticas de Educacin Superior por expertos de est e organismo contribuyeron pues a renovar los diagnsticos de situacin y a generar lneas de investigacin comparada; de manera menos lineal, justificaron ciertas priorida des de poltica, siempre y cuando estas correspondieran a proyectos nacionales, sirviendo l a comparacin macroregional como un parmetro importante y suplementario de legitima cin. 1.4. Globalizacin e internacionalizacin en el sis tema de educacin superior En Mxico, a diferencia de lo que ocurre en Canad y en Estados Unidos, los documentos marcos que definen las orientaciones y l as prioridades de las polticas

PAGE 14

10 of 10pblicas tienen una vigencia limitada, debido a qu e estn estrechamente ligados con la temporalidad presidencial. A consecuencia, cada sei s aos, los gabinetes entrantes establecen programas, en concordancia con las ori entaciones generales del Plan Nacional de Desarrollo vigente pero no obligatoriam ente con las polticas sectoriales anteriores. Las polticas pblicas estn, por tant o, inscritas en una vise de corto alcance, tienen un acendrado carcter sectorial y s e definen en trminos tanto de ruptura como de continuidad.En lo tocante a educacin superior, pese a la gnes is cclica de las directrices gubernamentales e institucionales, desde los 80, ex iste un consenso mnimo en torno a la necesidad de perseguir congruentemente el logro de objetivos generales, por ejemplo vincular las IES con los entornos sociales y plani ficar la consolidacin del SES; otros, en cambio, han aparecido ms recientemente: surgier on as el tpico del fomento a la calidad a finales de la dcada pasada y el de la in ternacionalizacin a principios de la presente. Estas aclaraciones sirven para dar cuenta de los d esfases cronolgicos entre los mbitos econmicos y educativos: aunque el proceso de aper tura comercial inici en Mxico en 1986 con la firma del Acuerdo General sobre Arancel es Aduaneros y Comercio (GATT, por sus siglas en ingls), fue slo en vsperas del TLCAN (Nota 19) cuando se empez a tomar conciencia de sus consecuencias para los sist emas de educacin superior y se impuls la internacionalizacin de las universidad es.

PAGE 15

1 of 6 Education Policy Analysis Archives II. CONCEPICON Y GESTION DE LA RELACION EDUCACIONSUPERIOR Y GLOBALIZACI"N2.1. Percepciones nacionales acerca de globalizaci n y educacin superior En las sociedades que han impulsado procesos de i ntegracin macroregional, las universidades han renovado sus polticas de interna cionalizacin y, frecuentemente, han revisado sus polticas de formacin de recursos hum anos. En efecto, quien dice globalizacin dice, siempre, integracin econmica de socios desiguales, supeditados o complementarios, y repercusiones en los aparatos pr oductivos nacionales, en los mercados de trabajo, en el volumen del empleo y en el perfil de los puestos disponibles. En Mxico, en los 80, los avances graduales del p roceso de apertura comercial obligaron un aparato productivo que haba sido extr emadamente protegido a realizar su actualizacin tecnolgica y a elevar sus niveles de competitividad a marchas forzadas. Los resultados son conocidos: sectorialmente, la eficientizacin y el abaratamiento de los procesos productivos supusieron costos desigu almente distribuidos para las empresas, por tamao, por rama de produccin y po r ubicacin geogrfica. Las empresas micro, chicas y medianas, con poco capit al, con un escaso acceso al crdito y con un uso intensivo de mano de obra, reunieron difcilmente las condiciones de su transformacin: muchas no pudieron disminuir sus co stos ni aumentar su productividad, lo que las oblig a cerrar, a pesar de que fueran g eneradoras de puestos de trabajo. Mientras, las empresas competitivas, que creaban po cos puestos de trabajo, requeran un nmero reducido pero creciente de recursos humanos con altos niveles de formacin. La apertura econmica ensanch entonces las brechas de calificaciones y de sueldos e hizo menguar las posibilidades de empleo formal par a los menos educados. Contribuy a agravar las de por s importantes desigualdades s ociales y situ en una situacin de marginalidad, difcil de revertir, el importante se ctor de la Poblacin Econmicamente Activa (PEA) con bajo nivel de escolaridad, escas as calificaciones reconocidas e insuficientes habitus (Nota 20) de recalificacin y actualizacin pr ofesionales. Sin embargo, a pesar de que los economistas y los socilogos del trabajo hayan advertido profusamente de la peligrosidad de esos e fectos y hayan recomendado estrategias de formacin inicial y permanente que p ermitiesen elevar los niveles de calificacin de la PEA, a la fecha, Mxico no estab leci objetivos y metas especficas para el sistema de educacin superior en materia de produccin de conocimientos y competencias, recalificacin y actualizacin perman ente. Tampoco precis, mediante planes sectoriales, cmo ste poda contribuir a acrecentar los rangos nacionales de competitividad y a facilitar los procesos de readec uacin del aparato productivo, para ubicarlo ventajosamente en los escenarios creados p or la integracin macroregional. Los programas gubernamentales correspondientes al perio do slo emitieron recomendaciones generales (por ejemplo, flexibiliza r los procesos de formacin y abrir espacios de entrenamiento profesional: PDE, 1995, p 150) sin que estas aparezcan justificadas en una referencia directa a los cambio s producidos, ni fuesen normadas

PAGE 16

2 of 6especficamente o financiadas por fondos ad hoc.De esa manera, a pesar de la globalizacin y, en pa rticular el TLCAN, hayan inducido transformaciones fundamentales en la economa mexic ana, en el mbito educativo slo tuvieron repercusiones o bien generales (en los tem as de discusin) o bien circunscritas y circunstanciales. Aunque la internacionalizacin fue un tema de las agendas gubernamental e institucionales, fue slo recient emente cuando se empez a considerar que poda ser un insumo importante en lo s procesos de revalorizacin cualitativa de los procesos de enseanza e investig acin. Por lo tanto, aunque el binomio "globalizacin-educacin superior" haya g anado relieve en los discursos, no ha tenido hasta fechas recientes repercusiones sign ificativas en los proyectos formativos relativos a educacin superior. Hasta mitades de lo s 90, su contribucin estratgica al mejoramiento de las funciones sustantivas de las in stituciones mexicanas no haba sido definida claramente (Nota 21); tampoco se haba ref lexionado sobre los cambios organizacionales necesarios si se pretenda transfo rmarla en un soporte para el fomento a la innovacin institucional. Los programas de i nternacionalizacin, muy visibles, eran prestigiados pero no por eso menos prescindibles en la vida cotidiana del establecimiento. Las reflexiones sobre internaciona lizacin del curriculum eran limitadas a una oferta de nuevas carreras y la movi lidad segua siendo circunscrita. Solamente, haban habido avance en las polticas de acreditacin de calidad, aunque en una ptica ms nacional que internacional y las d e reconocimiento de periodos de estudios fuera (PDE, 1995:158).2.2. Los nuevos organismos interventoresCuando la FTDES acord que era necesario levantar u n diagnstico trilateral de cooperacin, sali a la luz la falta de informaci n en la materia: los datos no permitan conocer lo que se haca ni cmo se haca en los mb itos de cooperacin y de movilidad. En esa situacin, a partir de 1992, la ANUIES y otr os organismos desarrollaron, de manera inconexa, investigaciones orientadas a docum entar situaciones desconocidas (Cules son los rubros principales de la cooperaci n?, Cules son sus resultados?, Cuntos estudiantes estn estudiando fuera del pa s? Cuntos extranjeros estn cursando alguna oferta curricular en las IES nacion ales?, Qu estudian?): con base en muestras, produjeron datos, para investigadores, to madores de decisin e interesados. Incursionaron tambin en la capacitacin de recur sos humanos especializados, buscando mejorar sus capacidades de gestin de lo i nternacional. Finalmente, empezaron una labor de difusin de oportunidades, t anto para los mexicanos como para estudiantes (Nota 22) y acadmicos extranjeros. Sin embargo, sus intervenciones no fueron sistemticas, ni articuladas: los datos prod ucidos slo fueron exploratorios y permitieron acercarse a situaciones desconocidas s lo de manera puntual. En una coyuntura en la cual prcticamente todo qu edaba por hacer, el TLCAN, al producir efectos de moda, abri sin embargo nicho s de legitimacin para el activismo de asociaciones civiles y consorcios especializados : estos promovieron y difundieron actividades de colaboracin trilateral. En funcin de su situacin territorial o de sus intereses temticos, organismos especializados en l a investigacin y/o en la promocin de lo internacional pero con una cobertura geogrfi ca mayor o menor encontraron en lo macroregional un espacio que les ayud a expandir s u membresa y a ganar presencia. El US Mexico Educationnal Interchange Project se transform oficialmente durante

PAGE 17

3 of 6una reunin el 2 de noviembre de 1997 en Guanajuato en el Consorcio para la Colaboracin en Educacin Superior en Amrica del N orte ( Consortium for North American Higher Education Collaboration CONAHEC), durante una reunin co-convocada por la Western Interstate Commission for Higher Education (WICHE ), la Asociacin Mexicana para la Educacin Internacional (AMPEI), la Universidad de Arizona, la Universidad Autnoma de Baja Califo rnia, la University of British Columbia y la California State University System. Inici sus actividades con la participacin de 15 organismos mexicanos (princip almente universidades pblicas y privadas de la frontera norte ms universidades a ctivas en las actividades internacionales como la Universidad Veracruzana, la UNAM, la de Guanajuato y el sistema de universidades tecnolgicas), 13 de Estad os Unidos (una mayora del sur del pas) y 5 de Canad. El CONACHEC se ubic en el esp acio trilateral sin dejar de atender su mbito tradicional, a saber el transfron terizo. Promovi, en estrecha ligazn con WICHE en Estados Unidos y con AMPEI en Mxico lneas de investigacin y de discusin, para consolidar en torno a estos ejes una comunidad acadmica interesada en la educacin en Amrica del Norte. Fue particularme nte activo en: Servir de medio de enlace y acercamiento entre los lderes de las instituciones de educacin superior con el propsito de propiciar nu evas colaboraciones, operando en particular un programa de Seminarios de Liderazg o Educativo Instalar una pagina Internet especializada, actua lmente accesible en la siguiente direccin: http://www.wiche.edu/elnet Encargar y difundir estudios comparados que ayuden a entender las diferencias y los retos comunes de los sistemas educativos nacion ales o regionales: estos han sido publicados en espaol y en ingls en la seri e "Entendiendo las diferencias / understanding the differences Propiciar cambios en la regin fronteriza Mxico – Estados Unidos en colaboracin con las IES de esta zona: desde 1997, 65 de estas han conformado la Red de Instituciones de Educacin Superior de la Fr ontera Organizar seminarios anuales de liderazgo educativo dos de los cuales fueron celebrados en Mxico en 1994 en Ensenada (Baja Ca lifornia) y en 1997 en Guanajuato (Marmolejo, 1998) Por su parte, la AMPEI, creada en julio de 1992, si rvi de mecanismo de intermediacin e interface entre diversos actores educativos e int rodujo en la discusin nacional temas de inters para la internacionalizacin. (Nota 23) De la misma manera que el CONAHEC, cuyo responsable est adscrito a la univer sidad de Arizona, la AMPEI realiz parte de sus actividades con fondos de fund aciones, principalmente norteamericanas como la Fundacin Ford. Levant c ensos de estudiantes extranjeros en Mxico y analiz las caractersticas de las oficina s de intercambio acadmico. Public guas para estudiantes extranjeros deseosos de inic iar una movilidad corta o larga, proporcionando informacin tanto sobre los cursos o rdinarios de licenciatura como de verano (AMPEI, 1995). Promovi en forma constante talleres sobre la administracin de asuntos internacionales. Finalmente, The Consortium of Unites States Research Programs for Mexico (PROFMEX) organismo creado en 1982, acrecent su pr esencia en el mercado

PAGE 18

4 of 6 acadmico y administrativo mexicano, mediante una c olaboracin estrecha con la ANUIES y con motivo del TLCAN. Con apoyos de la Fun dacin Ford, financi investigaciones sobre la regin fronteriza, contrib uyendo as a canalizar las discusiones sobre los impactos educativos del TLCAN. (Nota 24 ) Estos tres organismos debieron en parte su consolid acin al aprovechamiento adecuado de oportunidades, al centrar sus actividades en la macroregin de Amrica del Norte o en algunas de las subregiones transfronterizas. Des de Estados Unidos, PROFMEX y CONAHEC apoyaron la constitucin de redes binaciona les de investigadores mientras AMPEI desempeaba un papel de difusor y sensibiliza dor en el mbito nacional, sobre temas convergentes. En su conjunto, contribuyeron a llamar la atencin sobre la importancia que tenia lo macroregional para la educ acin superior y ofrecieron oportunidades especficas de financiamiento y/o dif usin para proyectos determinados. Sin embargo, cada uno de ellos realiz intervenci ones diferenciadas, aunque exista una tradicin de colaboracin entre por ejemplo el CONA HEC y la AMPEI. Adems, convocaron esencialmente tomadores de decisin, por lo que la internacionalizacin fue un proceso impulsado desde arriba y con una influen cia todava reducida en las comunidades acadmicas y estudiantiles. No lograr on extender sus actividades a un conjunto significativo de instituciones, siendo s u proyeccin fuerte geogrficamente en las universidades del centro y del norte del pas, importante sectorialmente en las universidades pblicas y privadas consolidadas y m s bi que trilateral (cuadro 2).Cuadro 2 Instituciones mexicanas participantes en redes u organismos bi o trilaterales en Amrica del Norte Red ACEANUIESCONAHECAMPEI _ANUIESCREPUQ Univ. Pb. BUAP SiS S CESUES Si CENIDET Si COLMEX Si ENAH Si INAOE Si IPN Si UA Aguasc S UABC Si S UABC sur Si UBJ Oaxaca Si UACampeche Si UACd Juarez S S UAChapingo Si S UAChiapas S UAChihuahua S

PAGE 19

5 of 6 UAM-I S UAM-X Si UANLen Si S S UAQueretaro Si S UASLPotos Si S UA Sinaloa Si UNISON SS UATamaulipas Si S S UA Yucatan S UAEMxico S S UAEMorelos SiS U Colima Si S U de Guad. Si S U. Guanaj. Si S S U. Veracruzana Si S S UNAM Si S UPN S Sist. Utecnol S ITR Apizaco Si Cd Juarez S Chihuahua II Si Coahuila S Colima Si La Laguna Si Los Mochis Si Minatitln Si Nogales Si Orizaba Si Pachuca Si Saltillo Si S SLPotos Si Sonora Si Tehuacan Si Zacatepec Si Zacatecas Si Universidades privadas U. La salle Si S S Univ. Occid. Sinaloa Si

PAGE 20

6 of 6 ITESM SiSiS S ITESO Si S ITAM S S CETYS SS S UIA S S UDLA S S UAGuadala S Univ. Monterrey S Univ. Olmeca S Univ. Simn Bolivar S Univ. ISEC S Centro de Estudios Univ en Monterrey S Univ. Anahuac S Univ. Panamericana S niv. Intercontinental S Uni. Valle de Mxico S Inst. Est. Sup. Tamaul. S Fuente: Elaboracin propia con base en listas de me mbresa de los organismos citados. En conclusin, ninguno de estos organismos se ha constituido como una fuerza articuladora de esfuerzos, legitima en todos los ca mpos cubiertos y agrupadora de una alta proporcin de establecimientos de educacin su perior. Predomina una extrema dispersin organizativa e institucional, independie ntemente del grado propio de coherencia de cada proyecto en s. Esto dificulta l a definicin de prioridades transversales, la racionalizacin de esfuerzos y la economa de medios, dndose frecuentemente duplicaciones de trabajos y consolid ndose proyectos paralelos ms que embonados. Sin rectora central y sin apoyos orga nizados, tanto lo internacional como lo trilateral fueron mbitos circunscritos de acci n en las universidades mexicanas, cuya promocin involucr por lo general a pequeos grupo s de estudiantes, de investigadores y de especialistas.

PAGE 21

1 of 7 Education Policy Analysis Archives III. LA COOPERACI"N ACADMICA3.1. Convenios de intercambio acadmico internacion al Cuando Canad, Estados Unidos y Mxico decidieron r egistrar los convenios de cooperacin existentes en la regin, ANUIES aprove ch el compromiso para conocer las relaciones de cooperacin existentes en las IES independientemente de la ubicacin geogrfica de la contraparte y levant tres censos. El formato diferente de recopilacin de datos y la plasticidad de los universos abarcad os dificultan la comparacin en sincrona. No obstante, las encuestas revelan algu nas tendencias generales: En 1992, la cooperacin internacional estaba poco d esarrollada y centrada en torno a unos cuantos polos institucionales (UNAM, ITESM, U niversidad de Guadalajara). Las IES mostraban poco inters en informar acerca de e sas actividades: de un total de 77 cuestionarios enviados a los establecimientos afil iados a ANUIES, slo 34 respondieron (44%). En 1995, el cuestionario aplicado a las 99 I ES miembros de ANUIES obtuvo una tasa de retorno mayor (74%). En este lapso, el n mero de convenios de cooperacin aument de 379 a 1368 aun cuando 16% de las IES q ue respondieron en esa segunda vuelta todava no report convenios. La diferencia entre el nmero de establecimientos y el de convenios censados en ambas fechas indica un activismo creciente de las instituciones, con base en una situacin de partida marcada por la inercia y la inactividad.El primer levantamiento arroj que 193 convenios de cooperacin (es decir el 51%del total) haban sido establecidos con Estados Unidos y slo 22 con Canad (5.8%)(ANUIES, 1993). En 1995, este patrn de distribuci n se repiti, pero contrariamente a lo que poda esperarse en un marco de cooperacin m acroregional, fue menos favorable a los socios del TLCAN: slo el 35% del total de co nvenios registrados lo fue con Estados Unidos y un 5% adicional con Canad (Palln et alt, 1995:27). Tal disminucin se debe en parte a la modificacin del universo de encuesta. Muestra tambin que no hubo un impacto causal inmediato entre el hecho de que se crease la FTDES, la entrada en vigor del TLCAN y el volumen y naturaleza de los intercambios de Mxico con esa regin.Los resultados obtenidos por la ANUIES en los dos l evantamientos indican que la internacionalizacin, ms patente, sigue siendo cir cunscrita a ciertos sectores de la educacin superior: mientras las IES pblicas autn omas concentran una elevada proporcin de los convenios, slo las universidades privadas de prestigio son activas. Los Institutos Tecnolgicos Regionales (ITR) mantie nen una actividad de bajo perfil, pese a que aumentan su participacin: concentran en 1995 el 29% de los convenios internacionales cuando eran casi ausentes del escen ario 3 aos antes. En este contexto, muestran una tendencia, como lo hacen tambin las u niversidades privadas, en establecer convenios sobre todo con Estados Unidos Las IES ms activas en la firma de convenios fueron el CINVESTAV, la UAM y la UNAM en la capital. Fuera de estas, las

PAGE 22

2 of 7 de la zona fronteriza lo fueron en lo que concerna los intercambios con Estados Unidos y, con un abanico ms amplio de intereses, las de l a Guadalajara, Guanajuato y Yucatn. El crecimiento rpido en el nmero de convenios no implic forzosamente que lo internacional se volviera parte de las actividades sustantivas de las IES. Estas se encontraron en una situacin de presin en el esce nario que surgi a raz de la firma del TLCAN y se vieron compelidas a suscribir un nmero creciente de convenios. Pero no forzosamente los operativizaron; de all que, "De la firma de un convenio de cooperacin internacional, se puede derivar la real izacin de un gran nmero de proyectos especficos de intercambio, o muy pocos, segn sean las condiciones e intereses de las instituciones" (Palln et alt, 199 6). En esas circunstancias, la multiplicacin de convenios no basta para afirmar tajantemente que el TLCAN desencaden una internacionalizacin de las activi dades institucionales ms relevantes. Primero, porque no todos los convenios se tradujero n en actividades acadmicas y de intercambio. Segundo, porque muchas veces lo intern acional sigui operando en un espacio institucional restringido, de auto consumo o de consumo excluyente. Tercero, porque al ser de reciente inters la promocin de a ctividades internacionales, los responsables no siempre tuvieron el perfil adecuado ni una experiencia acumulada en el campo que les permitieran difundir adecuadamente la s oportunidades de cooperacin de inters para la institucin y sus grupos estratgic os. Una encuesta de AMPEI sobre el perfil de los responsables de intercambio acadmico en 34 instituciones de educacin superior muestra un alto grado de diversificacin e n sus orgenes y sus procesos de profesionalizacin, antecedentes acadmicos diverso s en cuanto al grado de escolaridad y a la formacin disciplinaria y, por ende, requeri mientos importantes de capacitacin; en cuanto a las caractersticas de la dependencia, indica grandes variaciones en cuanto a ubicacin en el organigrama institucional, respons abilidades, tamao y recursos y un escaso grado de autonoma decisional y financiera ( Gacel y Rojas, 1998). Los avances de las IES en el campo de la cooperaci n internacional y, en particular, de la norteamericana han sido pues a la vez llamativos y frgiles. Han sido llamativos por su explosin cuantitativa. Pero son todava frgil es debido a que los proyectos estn promoviendo sobre todo intercambios estudiantiles y acadmicos bilaterales: estos estn siempre desequilibrados en favor de Estados Unidos que aparece, segn los datos de ANUIES, como el polo dominante de cooperacin (cuad ros 3 y 4). Una encuesta, realizada por el Instituto de Educacin internacion al en 1996, en una ptica de comparacin trinacional, (Nota 25) confirma ese des equilibrio. Cuadro 3 Participantes mexicanos en actividades de intercamb io acadmico con Estados Unidos y Canad, por sector de inscripcin acadmica en el pas de procedencia. 1994-1996. 1994-96/Nmeros absolutosPorcentajes Total TotalCanadEUUCanadEUUEUU+Canada Total393424120936.1353.2059.33 Fuente: Datos preliminares a diciembre de 1998 de l a Tercera Encuesta sobre Proyectos de Cooperacin e Intercambio Internacional. Clculo s hechos con base en datos proporcionados por la Dra. Rebecca Ambriz. ANUIES.

PAGE 23

3 of 7 Cuadro 4Participantes en actividades de intercambio acadmi co procedentes de Estados Unidos y Canad, por sector de inscripcin en Mxico, 1994-1996. 1994-96/Nmeros absolutosPorcentajes Total migracion TotalCanadEUUCanadEUUacadem. EUU+ Canad U.Pblicas 432722624275.2256.09 61.31 Tecnol-Pb. 180170.0094.44 94.44 Inst. Priv. 323816421855.0667.48 72.54 Total75833904629 5.1461.04 66.19 Fuente: Datos preliminares a diciembre de 1998 de l a Tercera Encuesta sobre Proyectos de Cooperacin e Intercambio Internacional. Clculo s hechos con base en datos proporcionados por la Dra. Rebecca Ambriz. ANUIES.Adems de estos sesgos, surgen otros problemas: pri mero, la gestin de los asuntos internacionales es de calidad variable dado la impr ovisacin de muchas oficinas especializadas, el escaso grado de profesionalizaci n de los responsables y la consolidacin de los avances en la materia depende en buena parte de la voluntad e intereses de las autoridades institucionales. Segun do, no hay institucionalizacin de la poltica macroregional de cooperacin, a pesar del inters que despert; por tanto, no hay, salvo excepciones, estrategias congruentes, qu e a partir de las oportunidades de cooperacin, afecten el conjunto de las actividades de docencia e investigacin ni un seguimiento adecuado de sus resultados. Una revisi n de algunos informes de actividades de los rectores indica que, salvo excep ciones, esta no articula transversalmente las actividades institucionales. Finalmente, tampoco hay una definicin clara de los niveles de inversin deseab les en funcin de las caractersticas de los proyectos de desarrollo institucional y de los beneficios esperados de la cooperacin internacional. En este sentido, la poltica de int ernacionalizacin, percibida o como objeto de un gasto suntuario o como obligacin o co mo actividad de prestigio, es tambin la que est considerada como de las ms pre scindibles en circunstancias de restricciones presupuestales. 3.2. La constitucin de redes: programas, instituci ones, centros y disciplinas En Mxico, si bien la firma de convenios de coopera cin es un punto de entrada conveniente para analizar los cambios producidos po r la integracin del pas en Amrica del Norte, otro importante es el de la cons titucin de redes. Adems de esfuerzos institucionales difciles de registrar en su diversidad y en su totalidad, el fomento de redes, principalmente para la investigac in, fue el objeto de diversos programas o acciones institucionales, con amplia co bertura. Entre los programas de apoyo ad hoc destaca el Fideicomiso para Estudios de la Regin Norteamericana: coordinado por El Colegio de Mxico A.C., con participacin del Centro de Investigacin y Docencia Econmica (CIDE) de El Colegio de la Frontera

PAGE 24

4 of 7Norte, de la Fundacin Universidad de las Amricas y el ITESM apoya desde 1994 proyectos de investigacin trilaterales en ciencias sociales, cuyos resultados pueden ser artculos, cuadernos o libros.Destaca asimismo la Red conformada por el American Council of Education (ACE) y la ANUIES, durante la reunin Mxico Estados Unidos de Rectores, Directores y Presidentes de Instituciones de Educacin Superior, realizada en San Luis Potos en julio de 1996. Dicha Red atribuy a las IES participantes la responsabilidad de trabajar en el desarrollo de proyectos especficos de colaboraci n, de designar un responsable que apoye los esfuerzos de colaboracin y de proveer re cursos para respaldar estas; la ANUIES se comprometi por su parte a promover la cr eacin de un fondo de financiamiento para el desarrollo de esfuerzos espe cficos de colaboracin, apoyar la formacin de profesores mexicanos en instituciones estadounidenses a travs del programa SUPERA (Nota 26) y fungir como contacto en tre las instituciones asociadas; ACE se hizo cargo de crear y mantener actualizada u na lista de participantes, convocar peridicamente a este grupo y colaborar en el inter cambio de la informacin pertinente. La Red ACEANUIES agrupaba en abril de 1997 a 45 universidades mexicanas, teniendo una membresa cuantitativamente mayor en Mxico que en Estados Unidos (25 miembros).En el mbito bilateral, fundaciones como la Fundac in Mxico Estados Unidos para la Ciencia y la Colaboracin en Amrica del Norte, baj o los auspicios de la National Academy of Science, apoyaron la realizacin de proyectos de investig acin, principalmente en las reas de salud, medio ambient e e impacto socio econmico de los procesos de integracin econmica; respaldaron asim ismo programas de formacin de recursos humanos y acciones de vinculacin con el sector productivo entre esos dos pases (Bueno Zirin, 1996).Las IES sustentaron por su parte actividades de col aboracin con establecimientos de Estados Unidos y/o de Canad, que no estn por lo g eneral exhaustivamente recopiladas. Han intervenido asimismo en programas conjuntos de intercambio o de investigacin, como es el caso de las instituciones mexicanas, est adounidenses y canadienses que participaron, a partir de 1994, en la alianza corpo rativa de la Universidad de Texas A&M. Han participado tambin en consorcios bi o tr ilaterales para promover los intercambios estudiantiles y acadmicos sobre la ba se de una reciprocidad de condiciones, como el que une la Universidad de Tren t (Ontario, Canad), la Universidad del oeste de Kentucky (Estados Unidos) y la Univers idad de Chapingo (Mxico), a partir de 1993 (Snchez, Claffey y Castaeda, 1996). Finalmente, algunas universidades han creado centro s especializados en la macroregin o bien en Canad o en Estados Unidos, sirviendo e stos de base para el conocimiento mutuo y el fortalecimiento de redes especializadas. En mayo de 1993, la UNAM transform el Centro de Investigaciones sobre Esta dos Unidos de Amrica en el Centro de Investigaciones sobre Amrica del Norte (CISAN) (Nota 27): dicho centro represent el pendiente de los centros, creados unos diez atr s por la UNAM, sobre Amrica Latina como el Centro Coordinador y Difusor de Estudios La tinoamericanos (CCDEL). Rpidamente, sin embargo, se defini como uno de lo s centros de investigacin en Humanidades con mayor dinamismo, consolidndose ms que el sobre Amrica Latina. En forma similar, otras universidades inauguraron c entros de estudios o programas sobre o bien Canad (Universidad Autnoma de Guadalajara) o de Estados Unidos, como es el caso de del Centro de Relaciones Internacionales de El Colegio de Mxico A.C. La

PAGE 25

5 of 7Universidad Autnoma de Ciudad Jurez, por su parte ofreci un programa de estudio sobre la cultura y la sociedad de las ciudades ubic adas en ambos lados de la frontera norte. 3.3. Bi, trilateralidad o internacionalizacin?El inicio o la consolidacin de centros/programas c entrados en la regin norteamericana, el dinamismo de organismos especializados, la reali zacin en Mxico de varios encuentros de la FDTES, la participacin de un nme ro creciente de IES en los convenios de cooperacin e intercambio, la ubicaci n de algunas de ellas como locomotoras de intercambio han propiciado que el fe nmeno tenga relieve ante la opinin pblica. Pero no implica que lo trilateral constituya ya un mbito de accin fortalecido en Mxico. 94% de los convenios reporta dos en 1995 a la ANUIES son bilaterales y los trilaterales, principalmente firm ados en Amrica del Norte, equivalen apenas al 3% de estos. El IIE apunta tambin una si tuacin similar al registrar 95 relaciones bilaterales con Canad (15%) y 487 con E stados Unidos (75%), 62 intercambios trilaterales (9%) y 1% de no respuestas ( http://www.iie.org.mx). La escasa tradicin de Mxico en materia de coopera cin universitaria internacional, sobre todo a escala institucional, el alto grado d e centralismo en el manejo de lo internacional en oficinas y organismos especializad os, las mayores dificultades que suponen el manejo y la administracin de relacione s trilaterales en trminos de establecimiento de lazos profesionales, de integrac in de grupos y de adaptacin mutua de los patrones de trabajo as como su elevado cost o explican porque se busc consolidar relaciones biantes que trilaterales, c onforme con un modelo progresivo e incremental. Por tanto, la cooperacin trilateral e n educacin superior en el marco de Amrica del Norte funciona todava a pequea escala casi experimental. Esto explica entonces las caractersticas organizac ionales de la cooperacin internacional de Mxico hacia Amrica del Norte: Es una cooperacin reciente y rpidamente ampliada: La intervencin de un nmero creciente de instituciones y de individuos en esos campos fue un cambio relevante, por lo menos formalmente: por tradicin en efecto, eran pocos los centros de investigacin y las IES que, por presti gio acadmico, situacin territorial o personalidad de los encargados de la s oficinas de intercambio haban desarrollado una labor significativa de cooperacin internacional Es una cooperacin bilateral, cuyos alcances numri cos siguen obedeciendo las pautas histricas de focalizacin sobre Estados Uni dos. Lo trilateral representa todava un mbito poco atractivo, por la falta de e xperiencia, por problemas de idiomas y por la escasez de oportunidades atractiva s que induzcan a trabajar en esta escala: en efecto, las oportunidades bilateral es, incluso subregionales, son ms numerosas y ms accesibles, haciendo falta ms y mejores esquemas de induccin al trabajo trilateral. Bi o trilateral, es una cooperacin sesgada y polar izada. Es sesgada con respecto a sus rubros y es polarizada, por parte de Mxico, c on relacin a las IES que involucra. Si bien son ms numerosas las universida des pblicas que reportaron a partir de los 90 actividades internacionales, las q ue intervienen activamente en los organismos ad hoc son pocas: se constata una presencia repetida de a lgunas cuantas (UNAM, ITESM, Universidad de Guadalajara, U niversidad de

PAGE 26

6 of 7Guanajuato, UDLA) y una participacin geogrficam ente localizada de las IES en la frontera Norte (Universidad de Sonora, Unive rsidad Autnoma de Tamaulipas, Centro de Enseanza Tcnica y Superior, Universidad Autnoma de Baja California). El campo de especializacin/legit imacin abierto por el TLCAN fue as ocupado, con base en criterios territoriale s o sectoriales de inters, por pocos establecimientos y el nmero de instituciones proactivas en el campo fue reducido en relacin con el de IES potencialmente s usceptibles de involucrarse. Las que son motores en los proyectos trilaterales s on las que haban logrado consolidar con anterioridad su cooperacin internac ional bilateral, aunque sta no se haya desplegado especficamente en el mbito de Amrica del Norte. La apertura de un espacio norteamericano para la ed ucacin superior ha jugado de dos maneras diferentes para las IES. Con respecto a las que incursionaron en la cooperacin en la coyuntura del TLCAN, sesg sus preferencias hacia Estados Unidos y Canad. En cambio, no modific sensiblemente las pautas ya est ablecidas de colaboracin cuando las IES tenan trabajo previo: ofreci oportunidade s adicionales a las que por tradicin, trabajaban con Estados Unidos y Canad pero no llev las que ocupaban preferentemente otros mbitos geogrficos a modific ar sus patrones. La UNAM por ejemplo, aunque particip siempre en lo trilateral, mantuvo siempre relaciones estrechas con sus contrapartes europeas y latinoamericanas: e n el primer semestre de 1998, por ejemplo, de los profesores extranjeros que visitaro n la UNAM, slo 3 de 14 venan del espacio norteamericano; de los 33 acadmicos de la institucin que realizaron una estancia fuera, 4 lo hicieron a Estados Unidos y 1 a Canad; de los 8 convenios firmados, 2 concernieron uno u otro. A la fecha, la colaboracin bi o trilateral ha teni do un impacto restringido en los cuerpos acadmicos, por falta de costumbre, escaso dominio del idioma, carencia de asesoras en la materia y financiamientos insuficientes. Sin emb argo, ha servido para romper el sedentarismo tradicional de los docentes, en peque os crculos. Al hacerlo, ha contribuido a recortar nuevas lites, basadas en su articulacin con programas de intercambio o con organismos activos en el mbito internacional, en su participacin en redes y en su intervencin en proyectos de investig acin bi o trinacionales. Finalmente, la ya citada encuesta trilateral coord inada por el IIE y aplicada por la SEP en Mxico indic que las 96 IES nacionales encuest adas tenan una visin diferente a la de sus contrapartes con relacin a las actividades sustentadas por la cooperacin: adems de otorgar un lugar preponderante a las de i ntercambio y movilidad, conferan mucha importancia a la organizacin de conferencia s. Reportaban ser lderes en proyectos trilaterales de cooperacin en mucho meno r medida que los canadienses y los estadounidenses y planean menos desarrollar interc ambios bi o trilaterales en los tres siguientes aos. Asimismo, eran menos activas en l o que refera a intercambio de estudiantes de posgrado y de acadmicos que sus hom ologas en los otros dos pases y no haban consolidado una movilidad estudiantil signif icativa a nivel licenciatura. Tampoco haban desarrollado en forma importante proyectos c onjuntos de investigacin, realizados por cada participante en su campus. Enli staban como las dos principales razones por las cuales establecan intercambios lo s contactos individuales y las iniciativas del rector, indicando todava un muy al to grado de personalizacin de las actividades internacionales. Finalmente, indicaron que las polticas de internacionalizacin dependan para obtener fondos de la institucin matriz, como en Canad y en Estados Unidos, pero tambin de los con venios con instituciones

PAGE 27

7 of 7extranjeras. (http://iie.org.mx ) Este diagnstico de situacin obliga a valorar lo b ilateral versus lo trilateral: en todos los rubros, lo trilateral es incipiente, habindose con solidado lo bilateral. Hemos de considerar esto como un paso previo a la constituc in de un espacio trilateral (norteamericano) para la educacin superior o bien interpretarlo como un vicio de forma y un obstculo para el establecimiento de re laciones trilaterales? (Nota 28) A nuestro parecer, el que algunas IES hayan fortalec ido sus relaciones bilaterales es importante para la sensibilizacin a lo internacion al, aun cuando dicha sensibilizacin se haya hecho conforme con representaciones convencion ales. Existe no obstante un serio riesgo de que lo trilateral, en ausencias de polti cas de induccin claramente establecidas (en lo relativo a umbrales financieros y a alcances ) quede cada vez ms relegado. Los programas trilaterales son pocos, tienen bajos nive les de financiamiento, rubros especficos de incidencia y utilizan modalidades de control burocrticas, poco adecuadas al trabajo acadmico. En contraste con su relativo estancamiento, los organismos bilaterales lograron estructurar oportunidades de trabajo, ms llamativas y menos constreidoras.En ese contexto, a casi un quinquenio de la firma del TLCAN y utilizando lo que se ha escrito sobre sus repercusiones en el SES qu bal ance es factible trazar para Mxico?. El proceso de integracin comercial llev a que la s universidades percibieran que la coyuntura era generadora de oportunidades (no de ob ligaciones, de compromisos y de inversiones sostenidas), en una ptica que todava quedaba marcada por los referentes de cooperacin asistencial en los cuales se haba movi do histricamente el pas. Pero no deton actividades complejas y horizontales, ni af ect la organizacin institucional, ni la calidad de la docencia, de la investigacin y d e la administracin, en forma significativa. En cambio, justific por parte de lo s tomadores de decisin la instalacin de procesos de internacionalizacin rpidos, a vec es publicitados pero en la mayora de los casos circunscritos en sus alcances. (Nota 29) En efecto no convergieron con las dems polticas de fomento a la calidad, ni sirvier on de soporte para mejorar los procesos de enseanza o investigacin a gran escala en el interior de las instituciones.

PAGE 28

1 of 9 Education Policy Analysis Archives IV. LOS INTERCAMBIOS DE RECURSOS HUMANOS4.1. Oportunidades bi o trilaterales en Amrica del Norte TLCAN, uno de los primeros avances sustanciales con sisti en generar esquemas adicionales para la movilidad de recursos humanos, bi o trilaterales o incluso transfronterizas, ayudando as al proceso de consti tucin de "lites circulatorias" tanto estudiantiles como acadmicas. Indirectamente, el A cuerdo trilateral llev en paralelo a que otros bloques macroregionales, principalmente l a Unin Europea o los pases que la componan, crearan programas especficos de interca mbio de recursos humanos con Mxico.En el espacio de Amrica del Norte, los principales programas para la movilidad acadmica y/o estudiantil fueron, en su fase piloto el Program for North American Mobility in Higher Education y el RAMP (Regional Academic Mobility Program por sus siglas en ingls) No tuvieron un impacto importante con respecto de las poblaciones potenciales: en la primera ronda de seleccin del Program for North American Mobility, solamente fueron aprobados 11 proyectos, debido pri ncipalmente a la dificultad por constituir equipos trinacionales ya funcionales par a competir en este mbito. Las IES participantes por parte de Mxico fueron pocas, con statndose una presencia repetida de algunas cuantas (UNAM, ITESM, Universidad de Guadal ajara, Universidad de Guanajuato) y una participacin puntual y geogrfic amente localizada de las IES de la frontera Norte (Universidad de Sonora (UNISON), Uni versidad Autnoma de Tamaulipas, Centro de Enseanza Tcnica y Superior (CETYS) de Mexicali, Universidad Autnoma de Baja California).En lo que refiere a acuerdos bilaterales, en el mis mo periodo en que RAMP fue lanzado, fue firmado (el 29 de septiembre de 1994) un conven io bilateral de movilidad estudiantil entre la ANUIES y la Confederacin de Rectores de Q uebec (CREPUQ). Este apoya la realizacin de periodos de estudios fuera, durante un lapso entre un semestre como mnimo y un ao como mximo. Abierto a todos los es tudiantes que hayan cursado por lo menos un ao de estudios de tiempo completo en l a carrera de inscripcin, plantea las bases para un reconocimiento de los crditos obteni dos en la institucin visitante por el establecimiento de procedencia. Hasta la fecha, el convenio CREPUQ-ANUIES ha sido utilizado con diferente intensidad por Mxico y por Quebec: mientras CREPUQ envi entre 1995 y 1997 a 19 estudiantes, Mxico mand a 114, siendo muy diferentes los grados de inters de cada contraparte as como el n mero de establecimientos involucrados. Aunque este convenio ha sido aprovech ado por un nmero reducido de instituciones que lo utilizaron intensivamente, los fenmenos de concentracin son mayores en el caso de los canadienses que vienen a Mxico, siendo solamente tres las instituciones que los reciben, la UNAM, el Institut o Tecnolgico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) y el Instituto Tecn olgico Autnomo de Mxico (ITAM). (Nota 30) En julio de 1997, el CONACYT susc ribi tambin un convenio bilateral de alcances regionales con los regentes d e la Universidad de California,

PAGE 29

2 of 9cubriendo tanto estancias de larga duracin para es tudiantes de posgrado como intercambio de acadmicos e investigadores, estanci as para estudiantes de posgrado sin obtencin de grado, colaboracin en programas de in vestigacin y promocin de programas conjuntos. Pese al escaso impacto cuantitativo de esos program as, han tenido consecuencias importantes en lo que refiere a: : Mxico tena una dbil tradicin en materia de in ternacionalizacin universitaria y un concepto instrumental de las polticas de coop eracin: hasta los 80, su principal actividad haba consistido en el envo de becarios al extranjero para la adquisicin de un posgrado, supliendo as la escase z de opciones en este nivel. Aunque esa situacin se fue paulatinamente subsanan do a lo largo de la dcada, principalmente en las maestras, el envo de becari os al extranjero por una larga duracin sigui representando la pauta dominante en la actividad del organismo a cargo, el CONACYT. Fue asimismo causa de un gasto f uerte en el rubro (cuadro 5). Con el inicio de programas trilaterales, arranc a una movilidad de corta duracin, de menor costo y con acciones afirmativas en cuanto a las reas disciplinarias cubiertas. El modelo anteriormente p redominante de movilidad, numricamente restringido, abierto a estudiantes de maestra y doctorado, de larga duracin, escolarizado y orientado a que sus benefi ciarios obtengan un grado o ttulo de posgrado dejo lugar a opciones ms divers ificadas. Los patrones estudiantiles de movilidad se diversifican y flexib ilizan y mejora la diseminacin de oportunidades La percepcin de Mxico como contraparte privilegia da de cooperacin: su insercin en el bloque de Amrica del Norte contrib uy a que se vuelva un espacio interesante para la cooperacin ofrecida por pases o bloques, como Francia, Espaa o Japn (Nota 31) y la Unin Europea (Aguina ga, 1993; Embajada de Japn 1996; Unin Europea, 1997). As, de las opcio nes propuestas por Francia (los programas CEFI-SFERE-CONACYT, los llamados Coo perativos Posgraduados -PCP, el Comit de evaluacin orient acin de la cooperacin cientfica -ECOS y el de jvenes dirigentes), slo la primera es anterior a 1990. La UE aprob en marzo de 1994 ALFA (acrnimo de Amric a Latina Formacin Acadmica) para proyectos de gestin institucional y de formacin cientfica y tecnolgica y en sus seis convocatorias, aprob 298 proyectos presentados por 188 universidades mexicanas, lo que equivale al 38% del total de proyectos apoyados. Probablemente para adelantarse a sesgos previsibles en la cooperacin, cre adems en 1993 un Instituto de Estudios de la Integ racin Europea, ubicado hasta 1998 en El Colegio de Mxico. Con vocacin macroreg ional, el Instituto ofreci un Diplomado sobre integracin Europea que permiti capacitar a 200 mexicanos y 80 latinoamericanos. Espaa instal por su parte los programas IBERCOMET e INTERCAMPUS para que jvenes profesionales de Amri ca Latina, con estudios universitarios completos, realicen prcticas o esta ncias en empresas y universidades espaolas (Didou, 1998). Cuadro 5 Costo promedio de las becas nacionales e internacio nales de CONACyT

PAGE 30

3 of 9 (miles de pesos constantes, base 1993)AoNacionalExtranjero% dif E/N1985 413965256326.98 1986 405786565161.79 1987 335105869575.16 1988 3601035290-2.00 1989 333814601237.84 1990 332024571437.68 1991 475256226031.00 1992 74090757172.20 1993 120163119240-0.77 1994 156627127957-18.30 1995 12445815866327.48 1996 16157018514614.59 1997 16717920306621.47 Fuente: CONACyT, Indicadores de actividadaes cient ficas y tecnolgicas, 1996 y 1997. 4.2. Pautas y oportunidades para la movilidad acad mica de los mexicanos en Canad y en Estados UnidosLa movilidad acadmica, en tanto flujo de docentes, profesores y estudiantes, ha constituido el mbito donde Mxico ha obtenido los resultados ms fehacientes, pese a que la FTDES haya definido en forma ms extensa las polticas necesarias para fortalecer una dimensin norteamericana de la educa cin superior. An en el caso de UNAM, con una experiencia acumulada en internaciona lizacin, fue este rubro el que ms se consolid (cuadro 6).Cuadro 6 Actividades internacionales de la UNAM1993199419951996 Proy.coop. int 175149203214 Acad. extranj. 130111164138 Acad.UNAM.Extanjero 868592111 Becas Interc.Internacional 346365532517 Fuente: www.estadistica.unam.mxLos datos disponibles son sin embargo insuficientes para analizar el fenmeno en todas sus dimensiones. En particular, se sabe poco sobre los intercambios de acadmicos, porque estos se realizan en buena parte gracias a c onvenios institucionales: a consecuencia, la informacin no est centralizada n i est presentada en forma desglosada o coherente. Son escasos los establecimientos que, como la UNAM, proporcionan datos sobre la movilidad de sus investigadores o docentes y sus destinos. Los flujos estn

PAGE 31

4 of 9 adems parcialmente disimulados porque, dado que el problema de la formacin de los profesores e investigadores en ejercicio no ha sido resuelto, los acadmicos en proceso de formacin que se benefician de una beca, sea del CONACYT sea de los nuevos programes como el Programa de Mejoramiento del Prof esorado, aparecen como estudiantes de posgrado. Los nicos datos disponibl es, con cierto grado de representatividad, son los arrojados por la ltima encuesta de ANUIES sobre los convenios internacionales de las IES en el periodo 1994-1996: esta indica, con base en datos preliminares sobre 55 instituciones, que los acadmicos representaron en 1994 el 44% de los individuos mviles (30% de docentes y 14 % de investigadores); en 1995 y en 1996, disminuy su movilidad siendo de 21% (15% y 6%) en el primer ao y de 23% (16% y 7% en el segundo) (ANUIES, 1998). Aunque no se dispongan pblicamente de datos cuanti tativos sobre su impacto institucional, tambin cabe indicar que, como en el caso de los intercambios estudiantiles, en el marco tri o bilateral creado e n Amrica del Norte, han sido firmados acuerdos intergubernamentales para impulsar la movi lidad acadmica: uno de ellos es, por ejemplo, el programa Banco de misiones entre M xico y Canad para el perodo 1995-97 con el fin de facilitar el intercambio de p ersonalidades de todos los sectores dentro de las reas culturales y acadmica.En contraste con lo anterior, los intercambios estu diantiles estn mejor documentados, aunque en forma diferente segn el nivel de estudio s y el tipo de movilidad considerada. El esquema de movilidad internacional mejor conocid o es el tradicional, el de larga duracin y de nivel posgrado dado que el CONACYT ce ntraliza buena parte de la oferta en este nivel. Desde los 80, el nmero de becas int ernacionales otorgadas con relacin a las nacionales ha variado considerablemente segn l os vaivenes de la poltica econmica y las prioridades de la educativa (cuadro 7), siend o notable la disminucin en el nmero global de becas y, por ende en el de becas para el extranjero: en efecto, entre 1996 y 1998, el nmero total de becas pas de 6 669 a 5 32 4, el de nacionales de 5 546 a 4 473 y el de internacionales de 1123 a 851, siendo inclu so la cada ms marcada en el caso de Estados Unidos y Canad que en promedio (cuadro 8). Asimismo, han variado los costos relativos de mantenimiento de los becarios nacional es e internacionales, tendiendo sin embargo a disminuir la diferencia entre unos y otro s as como los costos promedios de las becas para Estados Unidos y Canad (cuadro 9). Sin embargo, los flujos de becarios mexicanos han sido esencialmente dirigidos a Estado s Unidos y se mantienen dbiles, aunque en ligero repunte, hacia Canad (cuadro 10). En 1996 y en 1997, todava eran doce veces superiores en el primer caso (49% del n mero total de las becas internacionales) que en el segundo (4%). Las prefer encias institucionales de los becarios corroboran que dicho patrn esta fuertemente asenta do: en las 50 instituciones ms solicitadas por ellos, destacan 19 universidades es tadounidenses, todas ubicadas en las 30 primeras y 4 canadienses, ms abajo en el orden de preferencia y de idioma ingls en tres casos.Cuadro 7 Nmero de becas apoyadas por CONACyT, 1980-1997AoTotalAl extranjero %tot/extr 1980 4618156933.98

PAGE 32

5 of 9 1981 4340203146.80 1982 180197554.14 1983 254046818.43 1984 203342220.76 1985 260857622.09 1986 184337520.35 1987 222039817.93 1988 223544419.87 1989 167730918.43 1990 213547522.25 1991 5570138924.94 1992 6665156223.44 1993 9492250426.38 1994 11703336028.71 1995 16200336020.74 1996 18081374820.73 1997 18241383921.05 Fuente: CONACyT, Indicadores de actividadaes cient ficas y tecnolgicas 1997: 198.Cuadro 8 Distribucin de las becas CONACyT por destino nacio nal o internacional, 1996-1998TotalNacionalesInternac.% nac% intern. totaltotal 19966669 5546112383.1620.25 19975929 502590484.7517.99 1998*5324 4473851.0084.0219.03 Nota: Los datos de 1998 son preliminares.Fuente: Datos proporcionados por la Direccin Adjun ta de Asuntos Internacionales y Becas, CONACyT, diciembre de 1998.Cuadro 9 Costo promedio de las becas nacionales e internacio nales de CONACyT otorgadas en 1996-1998AoNacionalesEstadosCanadOtros Unidos (pesos)US DlaresIbid.Ibid. 1996 16083400936445880801129420 1997 2324062583674091750807270 1998* 2214135068385771565881175 Fuente: CONACyT, Direccin Adjunta de Asuntos Inter nacionales y Becas.

PAGE 33

6 of 9 Cuadro 10 Nmero de becas otorgadas por CONACyT a Estados Uni dos y Canad, 1996-1998Internac.EstadosCanad% EU/Tot%Can/Tot. Unidos 1996 11234794842.654.27 1997 9044285047.355.53 1998* 8514653954.644.58 Nota: Datos preliminaresFuente: Datos proporcionados por la Direccin Adjun ta de Asuntos Internacionales y Becas, CONACyT, diciembre de 1998.Esta movilidad de posgrado no ha sido entonces sens iblemente modificada en su volumen o en su direccin por la insercin de Mxic o en la macro regin de Amrica del Norte y sigue siendo sesgada a favor de Estados Uni dos. En cambio, la demanda potencial ha crecido, por lo que los requerimientos para la obtencin de la beca son cada vez ms selectivos. Esa movilidad se despliega en e l marco de acuerdos intergubernamentales, excluye a los jvenes inscrit os en licenciatura o en preparatoria. Por sus caractersticas, funge en una escala de esp ecializacin disciplinar, pero no respalda acciones de sensibilizacin cultural de co rta duracin pero de grandes alcances numricos. Las oportunidades de movilidad son escol arizadas, restringidas, orientadas a la especializacin disciplinar, suponen habilidades lingsticas previas y una inmersin vital en otra cultura de larga duracinA nivel licenciatura, la informacin no est centra lizada y los datos son slo exploratorios. La principal fuente de informacin s obre los estudiantes de licenciatura que salen afuera de Mxico es la encuesta antes cit ada de ANUIES: indica en forma general y sin precisar su lugar de envo que el nm ero de alumnos mviles en licenciatura fue el que ms aument. Estos represen taron el 37% de los intercambios institucionales en 1994, el 66% en 1995 y el 61% en 1996. En cambio, segn el IIE, el nmero de estudiantes mexicanos que estudiaban ingl es en Estados Unidos baj de 1559 a 1284 entre 1996-97 y 1997-98, probablemente a cau sa de la crisis econmica (en htpp://www.iie.org) y tal vez a la oferta de opciones ms numerosas y a ccesibles de aprendizaje lingstico en el pas, como los centro s de autoaprendizaje. Los datos recogidos por la ANUIES corroboran que ex iste una gran necesidad de consolidar los esquemas abiertos a los estudiantes de licenciatura o preparatoria. En esta perspectiva, el TLCAN no sirvi de soporte o de pre texto para regular y consolidar numricamente su movilidad en Amrica del Norte. En cambio, contribuy a que se diera un trnsito entre un modelo de movilidad prog ramtico administrativo, que selecciona con base en el perfil del aspirante, ind ividual y centralizado hacia un modelo que involucra en mayor grado a las instituciones y que se abre paulatinamente a estudiantes en los niveles bsicos de la educacin superior. Propici que las instituciones se preocuparan por ofrecer, todava de manera restr ingida, oportunidades de movilidad corta a los estudiantes de licenciatura. Es fenmen o fue particularmente claro en las universidades pblicas que haban acumulado atrasos con respecto de grandes

PAGE 34

7 of 9 establecimientos privados como la Universidad de La s Amricas (UDLA), el CETYS, el ITESM o la Universidad Lasalle.De hecho, estos establecimientos, principalmente el ITESM, renen todava mejores condiciones para una educacin internacional que la s pblicas, (Nota 32) conforme con una visin ms integral de la misma. El ITESM ofrec e a grupos importantes de estudiantes de la licenciatura la posibilidad de re alizar estancias de verano o invierno bimensuales o semestrales, con reconocimiento de cr ditos; involucra adems a los profesores en la administracin de las estancias fu era y en la tutora individualizada a estudiantes, brindndoles tambin oportunidades de movilidad. El CETYS tiene un programa de internacionalizacin basado en un uso d e los programas de intercambio a nivel macro como RAMP, CREPUQANUIES, PIANO y MEXU S, en la operacin de convenios individuales y en la oferta de oportunida des de intercambio estudiantil semestral para estudiantes de alto desempeo.La movilidad represent entonces por excelencia el escenario donde las instituciones concretaron en una fase inicial sus procesos de int ernacionalizacin. A mitades de los 90, se constata una ligera disminucin de la movili dad total hacia Estados Unidos (cuadro 11) (Nota 33) y un despunte de la movilidad hacia Canad. Las opciones, si bien han empezado a diversificarse, no son suficientes n i cuantitativani cualitativamente y el porcentaje de estudiantes atendidos es muy bajo. (N ota 34) Dado lo anterior, es probable que el universo de jvenes en situacin de movilida d corta este constituido en buena parte por los free movers ; en el grupo en el cual existe una regulacin inst itucional o por convenios, predominan alumnos inscritos en unas poc as universidades pblicas (Guadalajara, Yucatn, UNAM, Guanajuato) y las univ ersidades privadas de prestigio. Esto lleva evidentemente a plantear la cuestin de la equidad: en el marco de Amrica del Norte, si bien se ha recomendado tomar en cuent a las asimetras de situacin entre los socios, no se han fijado ni cuotas numricas ni acciones de discriminacin positiva que permitan un acceso democrtico de los estudiant es a las oportunidades, independientemente de su institucin de adscripcin y de sus recursos personales. Tampoco se han fijado umbrales mnimos de cobertura Siendo escasas y limitadas las oportunidades reguladas, dejan lugar o a estrategia s familiares o a ofertas institucionales especificas, planteando interrogantes acerca de si las polticas de movilidad representan insumos para la calidad de la educacin pblica o b ien un mecanismo ms de discriminacin sectorial para las instituciones e i ndividual para los estudiantes.Cuadro 11 Nmero de estudiantes de tercer grado matriculados en un pas extranjero, 1987 y 19941986-871993-94 Pas recepcinNum. estud.% totalNum. estud.% totalEstados Unidos617075.48802174.06Francia5807.096175.70Alemania*2503.062582.38Gran Bretaa23328.54193.87Fed. rusa 360.33 Japn570.69860.79

PAGE 35

8 of 9 Australia70.0890.08Canad2262.762572.37Blgica390.47470.43Suiza490.59620.57Austria470.57560.52China300.36130.12Italia 160.15 Espaa 4484.14 Vaticano3634.443833.54Pases Bajos140.17130.12Noruega 150.14 Bulgaria 20.02 Dinamarca40.04120.11Hungria20.0230.02Polonia270.3380.07Cuba280.34160.15N.Zelanda 150.14 Irlanda 50.05 Checoslovaquia10.0120.02Bielorusia 40.04 Finlandia 60.06 Corea20.0210.00Otros450.5500.00Total817410010830100.00 Fuente: UNESCO, Anuario Estadstico, 1989 y 1997.4.3. Oportunidades de estudio en Mxico para extran jeros Otro de los indicadores tiles para calificar en qu medida la movilidad acadmica y, principalmente, la estudiantil, afecta a un pas es el de los estudiantes que vienen desde fuera. Una de las dificultades con las cuales nos t opamos para realizar ese tipo de estudios consiste, una vez ms, en la dispersin de los datos. Cuando, a partir de 1992, creci la preocupacin en organismos como la ANUIES o la Secretara de Relaciones Exteriores, para atraer los estudiantes extranjeros mejoraron la informacin mediante la produccin y distribucin de folletos sobre los cur sos de idiomas y cultura. Pero no constituyeron una base de datos ni hicieron un segu imiento de resultados. Pese a ello, todo apunta a que Mxico sigue siendo un pas exportador ms que receptor, en ambos niveles de posgrado y de licenciatura. ANU IES, con base en los registros de las actividades soportadas por los convenios de int ercambio institucional, indica que en licecniatura, el nmero de estudiantes nacionales q ue van afuera es 40% ms alto que el de extranjeros que vienen a Mxico. (Nota 35) En lo s datos relativos a los estudiantes de primer ingreso a licenciatura, registra slo 1 459 estudiantes inscritos formalmente en ese nivel, es decir el 0.5% del total. Otros datos estadsticos sobre el posgrado mencionan a 951 alumnos extranjeros de un total de 64 754 en los tres niveles de

PAGE 36

9 of 9 especializacin, maestra y doctorado, es decir el 1.5% (cuadro 12). Lo anterior revela una baja capacidad de atractividad de Mxico, con r especto a educacin formal.Cuadro 12 Nmero de estudiantes extranjeros matriculados en p osgrado en Mxico, 1997.NivelTotalAlumnos% alumnosextranjeros Especializacin135191971.46Maestria490606311.29Doctorado31751233.87Total 657549511.45 Fuente: http://www.anuies.mx Aunque la informacin no permite ms que miradas pa rciales, las dificultades encontradas para levantar el primer censo de estudi antes extranjeros y la ausencia de una base estructurada de datos que cubra la mayor parte de las universidades y permita monitorear la oferta de cursos, identificar la dema nda y los comportamientos estudiantiles indican que este grupo no est percibido todava ni nacionaln i institucionalmente como un grupo generador de divis as o como una clientela objeto de un mercado internacional de la educacin. Se ignora por ejemplo cuntos recursos financieros aportan a las IES y al pas, no slo po r concepto de colegiatura (Nota 36) sino de derrame financiero general. (Nota 37) En fo rma ms general, se ignora tambin cul es el costo de la movilidad de los estudiantes mexicanos fuera o cul es el presupuesto de las oficinas de intercambio acadmic o y la composicin del gasto en materia de poltica de internacionalizacin. En una perspectiva ms cualitativa, no se sabe cules son las pautas de insercin de los estu diantes mviles en los establecimientos y las ciudades, ni se conocen sus interacciones con los estudiantes nacionales (aunque se pueda sospechar que estas son tenues en Mxico) ni el grado de cumplimiento de sus expectativas.

PAGE 37

1 of 16 Education Policy Analysis Archives V. OFERTAS DE CARRERAS O INTERNACIONALIZACI"N DELCURRICULUM 5.1. Las ofertas de cursos para estudiantes extranj eros Hasta mitades de los 90, muchas universidades mexic anas carecan de una oferta estructurada para los cursos de verano y de un esqu ema organizacional especfico para atender a los estudiantes extranjeros. De las 98 in stituciones publicas y privadas censadas en 1994 –95 por la AMPEI, slo 30 ofrecan los primeros y tres (la Universidad de Guadalajara, la de Quertaro y la Ve racruzana) los proponan a lo largo del ao. Las universidades que disponan de centros especializadas para la atencin de extranjeros eran pocas. Asimismo, la ubicacin y la posicin institucionales de los departamentos a cargo eran muy diversas, siendo ads critos a veces a dependencias como la Secretaria acadmica o la Direccin de Planeaci n y, en algunos casos, a oficinas especializadas (Centro de Estudios extranjeros en l a UNAM y en la Universidad de Guadalajara)(cuadro 13). Aunque una mayora de las ofertas proporcionaban cursos de civilizacin adicionalmente a los de idiomas, su en foque era esencialmente instrumental y, salvo excepciones, la adquisicin de habilidades multiculturales no era prioritaria.Cuadro 13 Oferta de cursos de verano para extranjeros en la I ES mexicanas, 1994-1996InstitucionesOrientacinDuracinCentroDireccin a c argo principal Espec. U.A. BajaCalifornia L+c4 sem.NoAsuntos acadmicos U.A. CampecheL+cDiversaS Centro de Enseanza deespaol para extranjeros U.A. del CarmenLNoNoDirector lenguage centerU. de ColimaL+c5 semanasNo Coordinacin general dedocencia UNAML+c6 semanasS Direccin general deintercambio acadmico Anhuac del SurEspecializada4 semanasNo Departamento de intercambio acadmico UDLA/Mxico DiversaNo Direccin de programasinternacionales

PAGE 38

2 of 16 U. Valle deMxico SiDiversaSi Direccin de programasinternacionales UIASi6 semanasNo Direccin deintercambio externo U. La SalleS5 semanasNo Center for International Education U. Juarez Durango No4/5/6 sem.No Direccin de Planeaciny Desarrollo Acadmico U. GuanajuatoSiDiversaNo Direccin deintercambio acadmico U. GuadalajaraSDiversaNo Departamento de intercambio acadmico U A GuadalajaraSDiversaNo Direccin de ProgramasInternacionales U. Valle de Atemajac S3 semanasNoIntercambio acadmico U. MichoacanaS2 mesesNoSecretaria acadmicaUAE MorelosS15 semanasSi Relaciones internacionales U.A NayaritS6 semanasNoSecretariado RectoraUANLNo No Coordinacin deintercambio acadmico ITESM MonterreyEspecializadaDiversaNo Oficina de Programas Internacionales ITESM Quretaro ITESM EdoMxico ITESM Mazatln ITESM Colima ITESMCuernavaca U. de MonterreyS8 semanasNo Departamento de admisiones UABJ OaxacaS anualc/ingreso mensual NoCentro de idiomas UA PueblaNo1 mesNo Direccin de Relacionesinternacionales UDLA PueblaVariable2 mesesNo Programas Internacionales

PAGE 39

3 of 16 UA QueretaroS2 mesesNo Direction of academicexchange programs UASinaloa/Mazatln No4 semanasNo Direccin deIntercambio yvinculacin acadmica UJA TabascoVariable4 semanasNoSecretaria acadmicaUA TamaulipasNo?No Direccin deIntercambio acadmico U. VeracruzanaEspecializado5 semanasNo Direccin general dePosgrado y vinculacin UA YucatnEspecializado?No Jefatura de intercambioacadmico Fuente: AMPEI, 1994-1995. Algunos establecimientos disearon cursos para extr anjeros ms ligados a una especializacin, sea en el marco de carreras de lic enciatura sea mediante diplomados. Las primeras se dieron principalmente en reas como la medicina, debido a los altos costos de la carrera y a la fuerte seleccin en el ingreso en Estados Unidos: en la Universidad Autnoma de Guadalajara, el porcentaje de estudiant es estadounidenses es tradicionalmente elevado: Por su parte, la Universi dad Autnoma de Ciudad Jurez ofrece tambin la carrera de medicina en ingls y e n espaol. Los diplomados o cursos especficos (tipo el de una semana de la Universida d Anahac del Sur sobre orientacin para negocios en Mxico) crecieron en reas ligados al derecho (Universidad de Guanajuato), a los negocios internacionales y a las finanzas (UDLA). 5.2. La apertura de carreras profesionalizantes par a los mexicanos En la presente dcada, las IES empezaron a modifica r su oferta de carreras e introdujeron materias, principalmente instrumentales, en los pla nes y programas de estudios. Varios establecimientos insertaron en todos los planes de estudios, en forma obligatoria e independientemente de los perfiles de especializaci n, las nuevas lingua franca (computacin e ingls).Repuntaron adems las carreras ligadas a la adminis tracin de las dimensiones internacionales y, en menor medida, a la adquisici n de habilidades lingsticas o computacionales en vista de un ejercicio profesiona l con componentes de movilidad, tanto en las universidades pblicas como en las pri vadas. A nivel licenciatura, aument el nmero de instituciones ofreciendo carreras del tip o relaciones o comercio internacionales, tanto en el sector universitario p blico como en el tecnolgico pero todava ms, en el de los establecimientos privados En el posgrado, creci el grupo de instituciones que proponan carreras especializadas en lo internacional, lo macroregional o lo transfronterizo pero la expansin ha sido ms reducida. En 1990, la poblacin inscrita en reas ligadas a lo internacional repres entaba 0.56% del total de matrcula de licenciatura y 1.28% del posgrado. En 1997, las pro porciones alcanzaron respectivamente 2.27 % y 1.38%. El numero de establecimientos invol ucrados pas de 22 a 151 para las carreras de licenciatura, cubriendo todo el pas y de 21 a 30 para el posgrado, siendo una oferta todava restringida territorialmente (cuadro s 14 y 15). Las reas del conocimiento

PAGE 40

4 of 16 ms afectadas por ese fenmeno fueron, como es cost umbre, las de administracin, derecho, turismo, ciencias sociales y humanidades.Cuadro 14 Porcentajes de matrcula inscrita en carreras con u n componente internacional a nivel de licenciatura y posgrado, 1 990 y 1997LicenciaturaLicenciaturaPosgradoPosgrado 1990199719901997 AguascalientesUniversidad Autnoma deAguascalientes 0135030 Baja CaliforniaUniversidad Autnoma de BajaCalifornia 18366810 Centro de enseanza tcnica ysuperior (CETYS) 417018 UIA plantel Tijuana301059Centro universitario de Tijuana222Escuela de Comercio Exterior deMexicali 68 Instituto bancario y comercial75Tecnologico de Baja California 765B aja California Sur Universidad Autnoma de BajaCalifornia Sur 195 CampecheUniversidad Autnoma deCampeche 000 18 Universidad Autnoma delCarmen 91 CoahuilaUniversidad Autnoma deCoahuila 0015

PAGE 41

5 of 16 Universidad Autnoma de LaLaguna AC 158015 Instituto de Estudios Superiores de Coahuila 32 ITESM Laguna200ITESM Saltillo78Universidad Autonoma de Piedras Negras 52 Universidad Autonoma del Noreste Saltillo 27 UIA Laguna367ColimaUniversidad de Colima0276013ITESM 0 ChiapasCentro de Estudios Profesionales F. Batolomeo 43 ITESM Chiapas6Universidad Autnoma de Chiapas256Universidad Valle del Grijalva25ChihuahuaUniversidad Autnoma deChihuahua 14547220 ITESM Chihuahua66ITESM Cd Juarez118Distrito FederalInstituto Politcnico Nacional200555829Instituto Tecnolgico Autnomode Mxico 03252962 Instituto Internacional de Estudios Superiores 6 Universidad Nacional Autnomade Mxico 1231183284 Universidad de las Amricas, A.C.Cd. de Mxico 22929711

PAGE 42

6 of 16 El Colegio de Mxico AC43512421Universidad Femenina de Mxico160Universidad Iberoamericana324481Inst.Ens. e Invest. superior en comercio internacional 740 Universidad Hispano mexicana95146Inst. de Enseanza Sup. Com. yAdmon. 58 Inst. Est. Sup Colegio Holandes133Instituto Superior Angloamericano164Instituto Superior de Interpretes ytraductores 80 ITESM 144 Universidad Americana37Universidad Anahuac del Sur167Universidad Chapultepec49Universidad del Valle de Mxico307Universidad Intercontinental296Universidad TecnolgicaAmericana 25 DurangoInst. Sup. Ciencia y Tec de la Laguna AC 110 Univ. Jurez Autnoma deDurango 131 GuanajuatoITESM Irapuato3704Universidad de Guanajuato157418Instituto Celayense37Universidad de Celaya42Universidad del Valle de MxicoSan Miguel deAllende 34 Universidad del Bajio340UIA Len 64 Universidad Lassallista Benavente112

PAGE 43

7 of 16 HidalgoITESM 1005 Universidad Autnoma de Hidalgo47JaliscoUniversidad de Guadalajara60703Universidad Autnoma deGuadalajara 42334083 Universidad del Valle de Atemajac317039ITESO 479 Universidad La Salle36MxicoEscuela Nacional de Estudios Profesionales 130712072155 Acatln de la UNAMUniversidad Autnoma del Estadode Mxico 51512428 Universidad Anahuc227019ENEP Aragon649830ITESM Edo mex.749ITESM Toluca252Univ. Acad. Prof. Valle de Mxico98Universidad del Valle de Mxico, plantel LomasVerd. 272 Universidad Hipano mexicana, plantel San Mateo 41 Universidad Mexicana46MichoacnUniversidad latina de Amrica135Universidad Vasco de Quiroga85MorelosInstituto Universitario Cuauhnahuac 92 Universidad Lasalle Cuernavaca61

PAGE 44

8 of 16 NayaritUniversidad del valle de Matatipac0Nuevo LenEscuela de Graduados de la Normal Superior del 300 Estado de Nuevo LenUniversidad de Monterrey255721450Universidad Autonoma de NuevoLen 720016 Universidad regiomontana 017 ITESM361451CEIYES Universidad Internacional117Universidad Ateneo de Monterrey23Universidad de Amrica45OaxacaUniversidad Autonoma Benito Juarez 273 Universidad Vasconcelos de Oaxaca 25 PueblaUniversidad de las Americas-Puebla 3413933532 UAP1364839Centro internacional Siglo XXI5Centro Universitario Irlandes85Escuela superior de Administracin y CienciasSociales 29 Instituto Anglo Americano de Puebla 107 Universidad Ango hispanoamericana 80 Universidad Euro Americana85Universidad Europea25UIA Golfo centro419Universidad Interamericana126

PAGE 45

9 of 16 Universidad Madero230Universidad Politcnica Hispanomexicana 58 Universidad popular autnoma del estado dePuebla 126 QueretaroUniversidad Autonoma de Queretaro 45 Centro de Estudios Superiores17Universidad del Valle de mxico,plantel Queretaro 93 Universidad Internacional deMxico en Queretaro 14 Quintana RooUniversidad de Quintana Roo326San Luis PotosITESM 138 UASLP 184 SinaloaUniversidad de Occidente 022 Universidad Femenina de Sinaloa21Centro de Estudios Superiores de Guanuchil 107 Instituto tecnolgico Superior deSinaloa 9 ITESM Sinaloa115Universidad Autonoma de Ainaloa209Universidad de Mazatln3Universidad Tecnolgica deSinaloa 13 SonoraUniversidad de Sonora 1453018ITESM Cd Obregon62ITESM Sonora Norte116

PAGE 46

10 of 16 Universidad Kino 314Universidad La Salle Noreste124TabascoUJA Tabasco889Universidad Olmeca99TamaulipasUAT5601752020ITESM Tampico 10500 UPN 030 Instituto internacional de estudios superiores 79 Universidad de Relaciones y estudios Internacionales 140 Universidad Interamericana del Norte 51 TlaxcalaUniversidad Autonoma de Tlaxcala 363 Escuela Superior Miguel AlemanValds 3 VeracruzUniversidad Veracruzana973018Universidad Tecnolgica delSureste 10 ITESM Cordoba44Centro universitario de Coatzacoalcos 21 YucatnInstituto Tecnolgico de Mrida2810Subtotal matrcula6011297765631040Total nacional matrcula107819113102294396575392

PAGE 47

11 of 16 % subtotal/total0.562.271.281.38 Fuente: ANUIES, Anuario Estadstico de Posgrado 199 0 y 1997 Cuadro 15Nmero de instituciones/ ciudades que ofrecen carre ras con un componente internacional a nivel de licenciatura y posgrado, 1990 y 1997LicenciaturaPosgrado1990199719901997 IES 231522130 Estados 11321017 Ciudades 14651423 Fuente: ANUIES, Anuario Estadstico de Posgrado 199 0 y 1997 En los 90, bajo los auspicios de la ANUIES, las ins tituciones iniciaron posgrados bi nacionales, con curriculum conjunto y/o movilidad a cadmico-estudiantil. Fueron estructurados tanto en el marco de Amrica del Nort e (doctorado en educacin internacional entre la Universidad Autnoma de Tama ulipas, la Universidad Simon Frazer en Canad y la Universidad de Arizona en Estados Un idos) (Nota 38) como de otros espacios geogrficos (programa SFERE entre Francia y Mxico). Tambin recibieron apoyos de organismos internacionales (doctorado en educacin internacional comparada en la Universidad Autnoma del Estado de Morelos, con la colaboracin de la Ctedra UNESCO en Mxico). Estos posgrados permitieron no s lo la adquisicin de conocimientos sino el fomento al trabajo dentro de equipos multinacionales. No obstante, la falta de informacin sobre sus costos y benefici os impide pronunciarse acerca de su eficacia como instrumento de formacin multicultura l, de amplios alcances. Uno de los problemas parece sin embargo consistir a su costo e levado debido a la movilidad de profesores y alumnos con respecto de los recursos h umanos beneficiados. En forma inversa, algunas IES iniciaron actividades de formacin especializada o de sensibilizacin a lo internacional para sus estudia ntes, tratando de atender in situ a los estudiantes no mviles. Dos vas fueron seleccionad as, una a partir de los sistemas de franquicias o grados asociados reconocidos mutuamen te por dos pases pero impartidos esencialmente en Mxico, otra a partir de una visi n domstica de lo internacional. El primer sistema fue desarrollado principalmente por las universidades privadas mientras las segundas lo eran como por las pblicas. Ilustran la primera opcin casos como la Universidad del Valle de Mxico que propuso una for macin en ingls en dos semestres en

PAGE 48

12 of 16asociacin con el Miami Dade Community College en las reas de arte, administracin de los negocios, informtica para los negocios, comuni cacin, computacin, economa, asuntos internacionales y sicologa; por su parte, la Universidad de las Amricas en Mxico cre un bachillerato bajo la frmula de la educaci n bilinge reconocido por la Secretara de Educacin Pblica (SEP) en Mxico y en Estados U nidos por la Southern Association of Colleges and Schools (SACS) (AMPEI/ CONACYT, 1994). Finalmente, el ITESM estableci en los 90 una serie de posgrados en asoc iacin con varias universidades extranjeras ( joint curriculum studies) : el grado est otorgado por el ITESM o por la institucin en el extranjero y los estudios compren den una estancia en la o una de las universidades asociadas. Estn funcionando, desde 1 990 el Doctorado en Administracin, entre el ITESM campus de Ciudad de Mxico y la U niversidad de Texas en Austin, y, a partir de 1994 una especializacin en finanzas deri vado del doctorado anterior y realizada en colaboracin con Austin y la Universidad Carnegi e Mellon: asimismo, esta unidad ofreci a partir de 1991 una maestra en economa c on especialidad en economa aplicada con profesores de la universidad de Pensylvania. El campus Estado de Mxico abri a partir de 1991 las maestras en biblioteconoma con la Universidad de Wisconsin, y en sistemas de manufactura con especialidad en robtic a con la Universidad de Texas en Austin. El campus Monterrey inici en 1991 un docto rado en Informtica con la intervencin de siete universidades (una escocesa y seis de Estados Unidos) y uno en Administracin, en donde participan dos institucion es francesas, dos inglesas, dos canadienses y ocho estadounidenses. En 1992, arranc un doctorado en ingeniera industrial, con tres universidades estadounidenses.Como ejemplo de lo segundo, destaca la Universidad Autnoma de Puebla. Esta reorganiz su tronco comn para todos los alumnos de licenciat ura en torno a la imparticin de cinco materias: de manera clsica, incorpor las de ingle s y computacin pero tambin, en forma ms novedosa, las de globalizacin, derechos hum anos y medio ambiente. El diagnstico de problemas que dio pblicamente a conocer la UAP el ao pasado y el esfuerzo en curso para reestructurar el curriculum de esas materias ( Nota 39) indic que los niveles de capacitacin de los profesores encargados de impart ir cada materia, independientemente de los compromisos individuales, eran heterogneos e i nsuficientes. Revel tambin una deficiente concepcin del tronco comn, atomizado e n materias que no daban cuenta ni de su lgica propia ni de sus relaciones internas. Otr os problemas ms consistan en la falta de materiales adecuados, tanto para el profesor com o para el alumno, en la dificultad para establecer claramente los objetivos de aprendizaje y las finalidades de cada materia (transmitir conocimientos o despertar inquietudes y reflexiones); se traducan en un desamparo individual y colectivo a la hora de evalu ar los desempeos, a pesar de que los docentes hayan conformado academias encargadas de c oordinar una reflexin permanente sobre cada materia.A consecuencia, en el interior de la institucin, s e produjo rpidamente una devaluacin del tronco comn y una desvalorizacin del personal inv olucrado en el experimento, con respecto de los profesores encargados de impartir l as materias de especializacin disciplinaria, tanto ante los ojos de los estudiant es como de los propios colegas. La decisin, reciente, de producir materiales de apoyo de insertar a los acadmicos en actividades de capacitacin, de inducirlos a una re flexin sobre su que hacer es decir de reincorporar las dimensiones temporal de la madurac in y organizativa del seguimiento en una poltica en sus orgenes vertical y voluntarist a abre la posibilidad (sin garantizarla) de rescatar una medida interesante como proyecto pero distorsionada en su realizacin y, por ende, poco til para mejorar el proceso de aprend izaje y ampliar el horizonte de reflexin

PAGE 49

13 of 16de los estudiantes.5.3. Un proceso inconcluso: la internacionalizacin de las instituciones Las experiencias anteriormente mencionadas indican que los procesos de internacionalizacin han sido fragmentados (Nota 40 ) y descoordinados en sus dimensiones, pese a que se volvieron una seal de l egitimidad en el escenario educativo. En una fase inicial de internacionalizacin rpida e i mprovisada, las IES pblicas implementaron pocas acciones para internacionaliz ar su curriculum, prefiriendo actuar en mbitos con mayor visibilidad y mayores posibilidad es de financiamiento. No promocionaron un proyecto de educacin global, esca lonado en sus tiempos, racional en sus objetivos y orientado a elevar la competitivida d internacional de los recursos humanos, independientemente de que se formen en el pas o fu era de l. Los esfuerzos en materia de internacionalizacin del curriculum se limitaron en tonces o a la introduccin de materias instrumentales bsicas cuya incorporacin es import ante pero no garantiza en s la adquisicin de los conocimientos valorados por las economas del conocimiento y las sociedades cognitivas o bien a la creacin de carre ras especializadas, articuladas con determinados ejercicios profesionales. Pero no dese mbocaron en una revisin a profundidad de los planes y programas, que permitie ra transmitir las habilidades simblicas que requieren los profesionistas del siglo XXI sino que consistieron en recargar contenidos sin modificar ni su lgica ni su sentido. (Nota 41)Al no estar ligados los procesos de reestructuraci n curricular con procesos de reentrenamiento docente, los acadmicos, acostumbra dos a un sistema de enseanza memorstico y autoritario, no flexibilizaron sus pr ocesos de enseanza, ni desarrollaron en sus educandos capacidades como las de autonoma o d e toma de decisiones. A consecuencia, los cambios curriculares formalmente establecidos no sustentaron una transformacin cualitativa de los procesos de trans misin de conocimientos y de aprendizaje ni sirvieron de base para proyectos esp ecficos de formacin o reentrenamiento docente.Tampoco contribuyeron a que se volviera a pensar or ganizacionalmente el lugar que ocupaban en el campus los estudiantes o los aca dmicos extranjeros. Estos no fueron involucrados directamente en la promocin de una ed ucacin internacional, destinada no solamente a abrir el espectro de conocimientos sino a promover la tolerancia hacia valores culturales diferentes. Los cambios curricul ares, aunque fueron realizados con base en los recursos disponibles en las instituciones, n o propiciaron nuevas interacciones de los profesores y estudiantes con sus homlogos de otros pases. Tuvieron repercusiones ms circunscritas y superficiales que las que derivan d e una internacionalizacin del curriculum tal y como est definida por la OCDE. A consecuencia, en la mayora de las IES pblicas el proceso de internacionalizacin es todava incipiente, de cortos alcances y se da c onforme con un modelo de crecimiento vertical por aadidura. Lo internacional no est pe rcibido ni por las comunidades acadmicas y estudiantiles ni por los sectores admi nistrativos como un eje transversal que articule el conjunto de las actividades institu cionales. Es uno ms de los mbitos de accin, que no se integra directa y visiblemente en los procesos de mejoramiento y aseguramiento de la calidad. La integracin de Mxi co en un bloque macroregional ha llevado indudablemente a buen numero de autoridades universitarias a promover la internacionalizacin de sus establecimientos Pero s i bien el nmero de actividades

PAGE 50

14 of 16internacionales se ha incrementado, lo ha hecho con forme con la tradicin (actividades de prestigio), no conforme con los retos de la comp etitividad internacional ni de las sociedades cognitivas. En contraste, en las grandes instituciones privadas de prestigio, se constatan mayores avances en materia de una poltic a integral de internacionalizacin (movilidad de los sectores acadmicos, estudiantile s y administrativos, internacionalizacin del curriculum para los estudi antes sedentarios, revisin de los procesos de enseanza /aprendizaje en funcin de la s materias instrumentales y de las habilidades simblicas), ms voluntad de experiment acin y menos burocratizacin del proceso. 5.4. Un proceso en ciernes o en crisis?La reduccin de lo global a lo internacional y su t ratamiento convencional explican en parte el carcter instrumental y reactivo de las po lticas de intercambio. En el marco de Amrica del Norte, las instituciones buscaron aprov echar las oportunidades adicionales de movilidad y financiamiento externo. Esa situaci n produjo el derrumbe rpido de las expectativas, que fueron desmedidas en relacin con las condiciones institucionales y desproporcionadas con respecto de los bajos nivel es de inversin en lo trinacional y del carcter piloto de los programas ensayados.Muchas conclusiones presentadas por el equipo trila teral de seguimiento en la reunin de Vancouver (Canad), en septiembre de 1998, apunta n a una situacin de crisis. Entre los factores que afectan negativamente la posibilidad d e consolidar una dimensin norteamericana en la educacin superior, sus integr antes destacan: La impopularidad del TLCAN, despus de la crisis de 1994, y la percepcin de la colaboracin trilateral como uno de sus efectos La incertidumbre relativa a la continuacin de los programas de movilidad estudiantil en la regin, por sus altos costos, La escasez de recursos financieros y la alta compet icin para su obtencin La percepcin de la cooperacin internacional como un gasto suntuario ms que como una inversin Su costo para Mxico, dado las tasas de cambio de s u moneda y las diferencias de ingreso/niveles de vida de su poblacin La inseguridad en cuanto a niveles de inversin y a mantenimiento de los compromisos por parte de las instancias gubernament ales La renuencia institucional por adoptar la visin de Amrica del Norte (Mallea, Malo y Pendergreist, 1998). Ese diagnstico corresponde con el de las propias i nstituciones: entre los obstculos a la cooperacin en Amrica del Norte que las universida des mexicanas han reportado frecuentemente, destacan los problemas financieros (39% de las respuestas), principalmente los producidos por la devaluacin de l peso y las restricciones presupuestarias (21%), las cuestiones logsticas y administrativas, en particular la reducida falta de informacin sobre oportunidades ( 23%), los problemas de comprensin

PAGE 51

15 of 16mutua acerca de las lgicas burocrticas (8), los d eficientes niveles de dominio del ingls (8%) y la carencia de parmetros comunes as como fallas de orden idiosincrsico en relacin con formas de trabajo y a confianza mut ua para el cumplimiento de obligaciones. Por esto, propusieron como estrategia s remediales promover oportunidades (52%), desarrollar convenios con el s ector privado, agencias y fundaciones (30%), reducir las restricciones en cua nto a certificacin (8%), multiplicar los programas de corto plazo, organizar conferencia s y reducir los trmites de obtencin de las visa (2% por cada uno). Asimismo, sugirieron transformar la integracin norteamericana en educacin superior en una accin de alta prioridad (74%) y dar ms publicidad a experimentos exitosos y a ofertas de c ooperacin (12%) (IIE, op. cit). Ante el balance matizado arrojado por las evaluacio nes trinacionales e institucionales de la cooperacin en Amrica del Norte y el hecho de q ue las oportunidades de internacionalizacin han crecido en general ms que especficamente en Amrica del Norte, Mxico habra de: Precisar y difundir los principios de la cooperaci n internacional y clarificar ventajas y obligaciones para las instituciones y lo s individuos Organizar, de manera continua y articulada de maner a interinstitucional, una capacitacin para el personal administrativo y los ncleos acadmicos susceptibles de involucrarse estratgicamente en la promocin de lo internacional, para ayudar a las IES a asumir compromisos realistas y tiles, a no desperdiciar oportunidades y a dotarse de los instrumentos tiles para manejar las adecuadamente. Asesorar a las IES que han incursionado en el campo sin experiencia previa y bajo la presin del TLCAN con el fin de que se incorpore n en l, en condiciones de menos desventajas posibles, Organizar sistemas centralizados de informacin y d e seguimiento segn criterios homogneos con el fin de establecer en qu medida l a cooperacin, internacional o macroregional, contribuye a resolver problemas de l establecimiento y a elevar su desempeo, en qu medida permite realizar economas de escala en la prestacin de los servicios educativos, en qu medida apoya un desarrollo endgeno y en qu medida contribuye a fomentar un entendimiento mutuo Disear estructuras que permitan dar una atencin c onveniente a los estudiantes mviles, en ambas direcciones, manteniendo una info rmacin actualizada sobre ellos Definir los compromisos financieros en los niveles y sectores pertinentes, en funcin de proyectos generales pero tambin de meta s cuantitativas que nunca han sido precisadas. La identificacin de los problemas existentes en lo s niveles de la poltica pblica y de las polticas institucionales confronta al sistema de e ducacin superior y a los establecimientos a una serie de reformas obligatori as: las principales conciernen la seleccin de prioridades, la programacin de compro misos en trminos macroregionales y la definicin de los techos de coparticipacin fi nanciera, (Nota 42) asegurando su continuidad y la estabilidad de los montos otorgado s. (Nota 43) En Europa como en Norteamrica, trnsito de un modelo basado en una ptica asistencial a otro fundado en

PAGE 52

16 of 16compromisos mutuos y en responsabilidades compartid as se ha traducido en la generalizacin de acuerdos de tipo contractual, que regularon la redistribucin de las responsabilidades monetarias entre todas las contra partes. En un pas como Mxico, agobiado por el pago de su deuda y por crisis finan cieras y cambiaras recurrentes que afectan su capacidad para invertir en actividades d e cooperacin acadmica, sera imprescindible definir polticas de cooperacin tri lateral realmente basadas en la equidad y en acciones de discriminacin positiva para reduc ir los desequilibrios en trminos de flujos o de costos de estudios; tambin sera impor tante garantizar la continuidad de los apoyos a las polticas nacionales e institucionales de internacionalizacin

PAGE 53

1 of 7 Education Policy Analysis Archives VI. GLOBALIZACION MACROREGIONAL YTRANSFRONTERIZACION 6.1. Globalizacin y regionesLas polticas de cooperacin macroregional por su n aturaleza y por el juego de fuerzas polticas y sociales que desencadenan en su pro o s u contra afectan la organizacin y la jerarqua de los sistemas universitarios as como d e los procesos de formacin de lites y masas. Propician que los establecimientos de educac in superior realicen reformas, principalmente en lo que toca a curriculum y a inte rcambio acadmico internacional; los conduce por razones de prestigio a justificar sus a cciones en los planos regional, nacional e internacional. En Mxico, los programas de cooperacin e intercambio no representaron solamente una opcin adicional de for macin, un plus que funcion en circuito cerrado. Por lo contrario, fungieron como mecanismos para la formacin de lites altamente calificadas, complementando pero t ambin sustituyendo las estructuras tradicionales de formacin de los grupos dirigentes ; al hacerlo, afectaron intereses, principalmente los de las instituciones histricame nte reconocidas como de prestigio, que estuvieron desplazadas por polos emergentes de calidad, cuya legitimidad en el campo acadmico descans en una oferta internaciona lmente reconocida y en su capacidad por sacar ventajas de las oportunidades d e desarrollo regional generadas por los procesos de integracin.Estos efectos no controlados (probablemente en part e incontrolables) provocaron reacomodos en las jerarquas inter regionales e int er institucionales. Sus resultados estn ya perceptibles en Mxico, aun cuando ni han sido a nalizados ni han sido objetos de medidas especficas. Tres ejemplos son especialment e significativos de la consolidacin de patrones de legitimacin, fundamentados en la di mensin de la integracin macroregional: a escala institucional, es el del IT ESM; a escala espacial, es el de las IES ubicadas en espacios estratgicos, sea de la fronte ra norte de Mxico, sea del Golfo. 6.2. Jerarquizaciones institucionales y espacialesLas IES mexicanas han reaccionado diferentemente an te la apertura de un espacio norteamericano para la educacin superior. Sin emba rgo, los cambios ms llamativos no son institucionales sino sistmico regionales. La firma del TLCAN aunada a la actividad de organismos como el CONAHEC ha centrado la atencin en torno a la regin fronteriza como objeto de estudios y como es pacio para experimentar proyectos compartidos de trabajo e intervencin en una zona u nida en torno a la resolucin de problemas comunes. Se ha documentado as los efecto s del TLCAN en los estados del norte tanto en lo que refiere a la organizacin de los SES (Ganster, 1994), al empleo de profesionistas (Ruiz, 1996) o a los retos y oportun idades para los SES y las IES (Marmolejo et alt, 1997; Snchez Soler, 1997). Las IES situadas en las ciudades gemelas, (Nota 44) sobre la base de la contigidad territorial, a pesar de las asimetras en

PAGE 54

2 of 7su estatuto institucional, (Nota 45) han establecid o modelos especficos de colaboracin transfronteriza: se ha difundido experimentos de es a naturaleza entre la facultad de Administracin de Tame en Laredo y la Universidad d e Coahuila, entre la Universidad de Texas en el Paso (UTEP) y de Alpine en Texas con las de Cd Juarez y/o Chihuahua (Dvila, Natalicio y Morgan en Green y Mungaray, 19 97). Otro ejemplo de insercin de las IES en la dimensi n subregional es el de la Red GOLFONET, constituida en el marco general del Acuer do del Golfo de Mxico, (Nota 46) firmado por los gobernadores. Durante la confer encia de Daytona Beach (Florida, Estados Unidos) en septiembre de 1995, la Comisin Educativa del Golfo de Mxico adopt prioridades de accin consistentes en crear un centro de informacin para cada estado, instalar programas de desarrollo educativo, instaurar un vnculo permanente entre las instituciones educativas y las empresas p ara reforzar la economa de la regin y fortalecer el aprendizaje a distancia. En la siguie nte reunin que tuvo lugar en Mobile (Alabama/Estados Unidos) en mayo de 1996, decidi i nstalar el programa Intergolfo con el propsito de normar e impulsar intercambios doce ntes, estudiantiles y de grupos culturales y acord estudiar la posibilidad de esta blecer un sistema educativo equitativo de colegiaturas en el cual los estudiantes del Golf o paguen en cualquier lugar de la regin las mismas colegiaturas que las del Estado d e donde proceden y estn inscritos. En septiembre de 1997, en Cancn (Quintana Roo, Mx ico), durante su tercera reunin, dio a conocer convenios de colaboracin acadmica e ntre el Daytona Beach Community College de Florida y las Universidades Autnoma del Carmen la Universidad Autnoma de Campeche, el Instituto Campechano y la Universidad de Quintana Roo, entre la Universidad Jurez Autnoma de Tabasco y l a de Quintana Roo con la Universidad Internacional de Florida, la Universida d Veracruzana y el St Clair College de Canad. Firm asimismo un convenio de colaboraci n con una organizacin de Community Colleges de Estados Unidos y Canad, integrada por 90 presi dentes de establecimientos mexicanos, con el fin de realizar 8 proyectos con financiamiento del Community Colleges for International Development (C CID). Aunque la informacin contenida en INTERNET sobre los avances de los acue rdos concierne ms los propsitos formales que el seguimiento de acciones, revela, en este caso como en el de la FTDES, la existencia de varios problemas: entre ell os, el del financiamiento de este organismo subregional, el de la falta de una inform acin fidedigna sobre los sistemas educativos estatales y en lo que concierne la movil idad, problemas no resueltos en materia de acreditacin, cuotas y colegiaturas.VII. ACREDITACI"N Y CERTIFICACI"N7.1. Acreditacin y TLCANA principios de los 90, expertos extranjeros propus ieron implantar un sistema de acreditacin. Philip H. Coombs en su "Estrategia pa ra incrementar la calidad de la educacin superior en Mxico" traz sus caracterst icas, partiendo de las graves carencias de informacin pblica sobre la calidad d e las opciones de educacin superior (Coombs, 1992:49-52). Sugiri crear un organismo in dependiente que desarrollara indicadores nacionales de calidad aplicables a toda s las IES, pblicas y privadas, universitarias y tecnolgicas, evaluara el desempe o de cada institucin, tomando en cuento las diferencias sectoriales y difundiera la informacin pertinente a los usuarios externos y a los tomadores de decisin. (Nota 47)

PAGE 55

3 of 7Esta propuesta fue rpidamente completada por otra, directamente surgida de la constatacin de que los mecanismos de reconocimient o y publicitacin de la calidad, asentados en Canad y en Estados Unidos, eran incip ientes en Mxico. La FDTES discuti constantemente el tpico del reconocimient o de crditos, refirindolo a la movilidad de estudiantes y profesionistas; lo hizo en Wingspread (septiembre de 1992), en Vancouver (septiembre 1993), en Guadalajara (abr il de 1996) y, de nueva cuenta, en Vancouver (septiembre de 1998). (Nota 48) La propue sta de desarrollar una acreditacin especializada de las carreras se legitim entonces tanto con referencia en la movilidad de profesionistas prevista por el TLCAN como en relaci n con la necesidad nacional de introducir controles de calidad en un sistema heter ogneo. Sali pblicamente a la luz con pretexto de la negociacin de los captulos XII y XVI del TLCAN relativos a Servicios Profesionales y a Entrada Temporal de Per sonas de Negocios. (Nota 49) Pero muy rpidamente, devino una de las herramientas ms importante a escala nacional para reestructurar el SES. En la primera fase de anlisi s, centrada en lo macroregional, se apunt que Mxico tena las siguientes caractersti cas: El reconocimiento del ttulo o grado para el ejerci cio profesional depende de la Direccin General de Profesiones, adscrita a la SES IC quien verifica la legalidad de los documentos requeridos para obtener una cdul a profesional: quien garantiza la calidad de la formacin es la institucin sin me diacin de los colegios profesionales y con base en sus criterios propios. Carece, salvo en contadas profesiones, de mecanismo s obligatorios de recapacitacin y actualizacin profesionales que ga ranticen a los usuarios la prestacin de servicios profesionales de calidad. (Nota 50) La acreditacin especializada o institucional de la s IES y de los programas de estudio no es comn: a principios de los 90, slo l a practicaban unas cuntas IES privadas, como el ITESM, recurriendo al organismo r egional de Estados Unidos encargado de Amrica Central, la Southern Association of Acreditation. Los requisitos acadmicos mnimos, considerados en el artculo 1602 del captulo XVI del TLCAN para el ejercicio de algunas profesio nes en Estados Unidos no eran compatibles con la duracin y con las caracter sticas de las carreras en la mayora de las IES mexicanas, tomando en cuenta que la colegiacin no es obligatoria y que los colegios tienen poca autonom a financiera, con el fin de que puedan servir de interlocutores a agencias similare s en Estados Unidos y Canad El reconocimiento de estas diferencias situ rpida mente las cuestiones de 1) la acreditacin de carreras 2) la transferencia de tt ulos y grados 3) la homologacin mutua de crditos y diplomas educativos y 4) la cer tificacin profesional, en el centro de las polticas de armonizacin de Mxico c on respecto de sus contrapartes. Llev a su vez a los investigadores a recomendar: Homogeneizar las legislaciones Fomentar acuerdos sobre puntos en discusin Revitalizar el papel de los colegios y asociaciones profesionales en Mxico

PAGE 56

4 of 7Avanzar en la armonizacin de las diferentes situac iones existentes en relacin a actualizacin y a recapacitacin profesional Crear organismos de acreditacin. Se produjo as una coincidencia parcial, temporal y programtica, entre los diagnsticos nacionales producidos por los investigadores con el fin de identificar los cambios estructurales necesarios en los mbitos nacional y macroregional (Nota 51) y los organismos trinacionales dedicados a promover la co nstitucin de un espacio educativo comn entre Canad, Estados Unidos y Mxico. Fueron identificados as aspectos problemticos en la perspectiva de la instalacin d e un sistema bi o trinacional de reconocimiento de instituciones, programas y ttulo s, siendo de particular relevancia el que no existiera mecanismos que permitiesen verific ar los contenidos de los procesos de aprendizaje realizados y certificados por cada IES y el que "el modo de ejercicio dominante de una profesin no es uniforme en todo e l territorio nacional" (Mndez Lugo, 1995). Por consiguiente, se instal en divers as etapas un sistema nacional de acreditacin, para complementar el sistema de evalu acin y contribuir a agilizar los avances en materia de certificacin profesional int ernacional. 7.2. Acreditacin, certificacin y reconocimiento m utuo: los avances Dicho sistema fue instalado prcticamente a partir de una situacin de acreditacin cero en los 90: abarc estrategias de acreditacin espec ializada de carreras, mediante la intervencin de los organismos profesionales en col aboracin con los Comits Interinstitucionales de Evaluacin de la Educacin Superior (CIEES), de homologacin de ttulos profesionales a travs de los colegios p rofesionales y de la Direccin General de Profesiones de la SEP y de reconocimiento mutuo de los crditos obtenidos durante estancias de estudios afuera. Con respecto de la acreditacin de carreras, en ago sto de 1993, el Secretariado Conjunto de la Comisin Nacional de Evaluacin de la Educaci n Superior (CONAEVA) recomend a los CIEES integrar una instancia que se haga cargo de los programas de ingeniera. Responda as a la preocupacin manifes tada en mayo de 1993 por la Asociacin Nacional de Facultades y Escuelas de Ing eniera (ANFEI) (CACEI, 1996: AG2). En respuesta, el 6 de julio de 1994, el Conse jo de Acreditacin de la Enseanza de la Ingeniera (CACEI) fue instalado como asociac in civil y fue integrado por profesionistas reconocidos como universitarios o pr ofesionales. Con el respaldo del Comit de Ciencia Agropecuarias de los CIEES, inici aron sus actividades el Consejo Nacional de Educacin de la Medicina Veterinaria y Zootecnia A. C. (CONEVET) en marzo de 1995 y, en julio del siguiente ao, el Con sejo de Acreditacin de la enseanza de la Contadura y la Administracin (CACECA).Estos consejos no slo califican los programas de licenciatura, con base en referentes disciplinarios susceptibles de ser compartidos hori zontalmente por instituciones tan diferentes entre ellas como los institutos tecnolg icos regionales, las universidades tecnolgicas, las pblicas autnomas y las privadas Contribuyen tambin a cambiar el modelo de regulacin del SES y, principalmente del sector universitario pblico. Su puesta en marcha permite vincular orgnicamente el campo laboral con el universitario, sometiendo las elecciones curriculares a miradas ex ternas, sea de pares o de expertos profesionales. Dichas miradas externas socavan, dis creta e indirectamente, algunos principios bsicos de funcionamiento y legitimidad de las universidades autnomas,

PAGE 57

5 of 7como el derecho a decidir los planes y programas de las carreras, definido por el artculo 3ero constitucional como uno de los componentes de la autonoma. Al producir informacin sobre la calidad de las carreras, asegu ran (validan y publicitan) la calidad en una ptica nacional.Por su parte, las polticas de reconocimiento mutuo de crditos se quedaron centradas en lo trilateral, dado que la diversificacin de las o pciones para estancias de estudios de corta duracin fuera de la institucin de inscripci n y del pas implicaba reconocer los crditos adquiridos por los estudiantes beneficiado s. Mxico, sin embargo, negoci criterios en cada programa y al caso por caso, sin impulsar iniciativas que sirvan para enmarcar estos esfuerzos en principios generales. L os procedimientos han sido establecidos en cada programa, operan a escala indi vidual y descansan, ms que en una participacin directa de los estudiantes y de los p rofesores como en el European Credit Transfer Scheme (ECTS), en un manejo burocrtico y en una interven cin de tipo administrativo. Adems de cuestiones financieras, e l que el reconocimiento de los crditos no sea del todo garantizado al iniciar la movilidad, ni sea objeto de acuerdos acadmicos globales explica porqu estos programas no han tenido los alcances previstos.En esta perspectiva, el proyecto de construir un es pacio educativo trinacional ha revelado el hecho de que las universidades pblicas definan autnomamente los contenidos de sus carreras obstaculiza la transfere ncia gil de crditos, nacionale-internacionalmente. Quizs por esta razn Mxico, en el marco trilateral, no ha negociado procedimientos de reconocimiento mutuo basados en el principio de la confianza mutua. Ha avanzado hacia la definicin de criterios enfocados a identificar similitudes de contenidos en curricula diferentes. Ha aceptado procedimientos de homologacin al caso por caso ms que de transferen cia, a partir del convencimiento de que su propia situacin no le permita asegurar una calidad homognea a escala nacional. En esta coyuntura, la acreditacin de carreras repr esenta un mecanismo susceptible de ayudar a resolver problemas de heterogeneidad impor tantes a escala nacional y trilateral, al identificar contenidos bsicos y garantizar nive les mnimos de calidad. Finalmente, en una circunstancia macroregional de i ntegracin en la cual es previsible un acrecentamiento de los flujos de recursos humano s altamente calificados, las modalidades de certificacin profesional tambin ha n sido cuestionadas. Nacionalmente, lo han sido porque el Centro Nacional para la Evalu acin de la Educacin Superior A.C. (CENEVAL) creado en febrero de 1994, aplic, en col aboracin con los Colegios de profesionistas, las Federaciones de Colegios, las A sociaciones de Facultades y Escuelas, los Exmenes Generales de Calidad Profesional (EGCP ), ahora denominados Exmenes Generales para el Egreso de la Licenciatura (EGEL). Los EGEL son cuestionarios de opcin mltiple cuyo propsito es verificar que los egresados de licenciatura dominan los conocimientos bsicos para iniciar adecuadament e su ejercicio profesional. Operan actualmente en 11 profesiones, contadura, administ racin, turismo y administracin de empresas tursticas, medicina, odontologa, enferme ra a nivel licenciatura y tcnico, enfermera, ciencias farmacuticas, medicina veteri naria y zootecnia, ingeniera civil, y por primera vez en noviembre de 1998, ingeniera el ctrica y electrnica. Diez EGEL adicionales se encuentran en proceso de elaboracin en psicologa, pedagoga, informtica, derecho, ingenieras mecnica, qumica industrial, agronmica, arquitectura y actuara.Estos exmenes estn definidos por el CENEVAL como "instrumentos de evaluacin

PAGE 58

6 of 7distintos y complementarios a los que utiliza cada institucin de educacin superior para efectuar la certificacin oficial de estudios que l e corresponde conforme a la legislacin vigente en nuestro pas" (CENEVAL,1998: 20). Aun cu ando, por lo pronto, cada institucin establece el uso que hace de los EGEL, su xito disciplinario y numrico es susceptible a mediano plazo de modificar profundame nte la relacin excluyente entre la Direccin General de Profesiones y las IES as como sus atribuciones respectivas: por ley, en efecto, la Direccin General de Profesiones reconoce burocrticamente el titulo expedido por las IES y otorga una cdula profesiona l, siendo el establecimiento educativo el nico responsable de garantizar la cal idad de la formacin, con base en sus criterios propios. Los EGEL sacan del mbito instit ucional los procesos para la formacin de egresados. De incorporarse su figura a los procedimientos para la habilitacin profesional, la certificacin pasara de ser un proceso bilateral y administrativo de validacin de documentos a ser un proceso trinitario y evaluativo de orden comparativo, volvindose inevitable una revis in de la Ley General de Profesionistas.En un mbito trinacional, en 1992, la Direccin Gen eral de Profesiones convoc los colegios y las asociaciones profesionales a elabora r diagnsticos y propuestas orientados a facilitar el mutuo reconocimiento de licencias y certificados. Constituy 12 grupos de trabajo, mismos que, en septiembre de 1994, dieron origen a los 12 Comits Mexicanos para la Prctica Internacional de la Profesin (COM PIs) en las reas de actuara, agronoma, arquitectura, contadura, derecho, enfer mera, farmacia, ingeniera, medicina, medicina veterinaria y zootecnia, odontologa y psi cologa. Estos coincidieron en advertir que las principales diferencias concernan los perfiles y los contenidos de formacin as como las condiciones para autorizar y recertificar el ejercicio profesional o para reconocer profesionalmente las actividades de actualizacin. Elaboraron cdigos de tica y realizaron actividades de acreditacin y ce rtificacin orientadas a asegurar la calidad, facilitar la movilidad profesional y resol ver problemas ligados a las cuestiones de trato nacional y de prctica profesional.No obstante los resultados en materia de diagnstic o y de aseguramiento de la calidad, garantizar que los profesionistas mexicanos ejerzan profesionalmente en Estados Unidos y Canad en condiciones de no discriminacin supond ra para el pas cambios de mayor magnitud que los que se han logrado hasta ahora: im plicara ampliar sus sistemas de control de la calidad relativos a los perfiles de f ormacin y a los requisitos de calidad profesional, inicial y permanente y atribuir funcio nes ms relevantes a organismos ad hoc. Estos cambios afectaran tanto las polticas d e evaluacin como las de certificacin y acreditacin y no seran fciles de manejar polt icamente. En 1996, la ANUIES propuso crear un Sistema Naciona l de Evaluacin y Acreditacin de la educacin superior, para ordenar, coordinar y articular los procesos ingentes, potenciar capacidades y resolver ms expeditamente problemas (ANUIES, 1997: 76-77). En la XXVIII sesin ordinaria de su Asamblea Genera l, en noviembre de 1997, sugiri instalar como organismo paraguas una asociacin civ il, autofinanciable a mediano plazo: sta fungira como instancia colegiada, plural, rep resentativa y autnoma, dotada de capacidades de decisin en lo acadmico y lo tcnic o. En septiembre de 1998, en la XI Sesin Ordinaria de la ANUIES, los rectores apoyaro n la reactivacin de la CONAEVA, la adopcin de exmenes estandarizados para evaluar el aprendizaje de los alumnos, la generalizacin de los EGEL, la consolidacin de los organismos acreditadores y la articulacin de los procedimientos de acreditacin de programas con los de certificacin

PAGE 59

7 of 7de profesionistas. Reconocieron que, si bien los av ances son muchos, en este mbito tambin, han sido descoordinados y, a veces, duplic ados. A lo largo de los ltimos meses, las IES aceptaron o rechazaron incorporar di chos exmenes a sus requisitos obligatorios de titulacin.La necesidad de fortalecer una poltica de aseguram iento de calidad fue inicialmente discutida en el mbito trinacional, en dnde Mxico segua mostrando un grado menor de desarrollo que los de sus socios. Hoy representa uno de los principales factores de cambio en el mbito nacional, pero los avances logr ados sirven para ayudar a que los organismos educativos puedan negociar con contrapar tes norteamericanas o de otra parte mecanismos de reconocimiento de grados, certificado s profesionales o crditos. Los avances rpidos que se han logrado son importantes; sin embargo, plantean preguntas que mereceran ser discutidas con ms detenimiento y apertura en el pas, principalmente en relacin a los contenidos evaluados, al reconoci miento de la heterogeneidad institucional y de las historias nacionales/regiona les y ms que nada, a las garantas reales de equidad en el ejercicio profesional, en u na situacin en la cual el mercado de los servicios profesionales se ampliar y se recons truir a escala multinacional. Hasta ahora, el cmo revalidar crditos o periodos de estudios ha sido un aspecto negociado en la mayor parte de los acuerdos celebra dos en los 90, debido a que su inadecuado tratamiento ese susceptible de inhibir l a movilidad: pero la ha sido al caso por caso, tanto en los acuerdos celebrados entre AN UIES y CREPUQ en Amrica del Norte como en el convenio firmado en octubre de 199 7 entre ANUIES y la Conferencia de Rectores de Escuelas Superiores de Alemania (Mui o-Kielman, 1998:19). En efecto, no se ha logrado crear marcos normativos macroregio nales en materia de acreditacin no en Amrica del Norte ni en Centroamrica, a pesar d el inters manifestado por los rectores participantes en la primera Reunin de Rec tores de Mxico y Centroamrica, celebrado en mayo de 1996. Con respecto de la certi ficacin profesional, los COMPIs lograron avances en materia de reconocimiento de t tulos. No obstante, cuestiones relativas a otros aspectos de discriminacin de fac to (experiencia profesional, dominio del idioma, actualizacin, etctera) y las mismas c ondiciones en las cuales se dan ese reconocimiento no han sido resueltas.

PAGE 60

1 of 4 Education Policy Analysis Archives BIBLIOGRAFIAAboites H. Vientos del Norte. TLC y privatizacin d e la Educacin Superior en Mxico Mxico, Plaza y Valds, agosto 1997: 429 p.Aguinaga J.F. Reflets de la coopration scientifiqu e, technique et ducative avec l'Amrique Latine en 1992. Francia, Ministre des A ffaires Etrangres/ Direction du dveloppement et de la Coopration Scientifique, Te chnique et Educative, 1993: 284 p. AMPEI/SEP. An International student guide to mexica n universities. .Mxico, AMPEI-SEP, 1994-95: 123 p.ANUIES. "Acuerdos y convenios entre instituciones d e educacin superior contrapartes de los Estados Unidos y Canad". Mxico, ANUIES, Re vista de la educacin superior, n.87, jul-sept 1993:139-188.ANUIES. "Evaluacin y acreditacin de la educacin superior en Mxico". Mxico, ANUIES, Revista de la Educacin Superior, n.101, en ero-marzo 1997: 57-92. ANUIES. Sistema Nacional de Evaluacin y acreditaci n de la educacin media superior y superior. Documento aprobado en la XXVII I Sesin Ordinaria de la Asamblea General de ANUIES, Oaxaca, 17 y 18 de noviembre de 1997. ANUIES. "Aprob la XXIX Asamblea General una estrat egia para seguir impulsando la consolidacin del Sistema Nacional de Evaluacin y Acreditacin". ANUIES, Mxico, Confluencia, ao 6, n.67, septiembre de 1998: 3-6.Arreola C. (comp.) Testimonios sobre el TLC. Mxico Porra,1994: 291p. Avila Daz A. "Canad, el otro socio". Mxico, Banc o Nacional de Comercio Exterior, Comercio Exterior, vol. 44, n.2, febrero 1994:142-1 47. Barrow C. Economic globalization and the new econom y: the United States of America. Mxico, draft proyecto de investigacin trinacional sobre Globa lizacin, TLCAN y educacin superior, El Colegio de Mxico A.C., 1998 Bourdieu P. "La esencia del neoliberalismo". Pars, Francia, Le Monde Diplomatique, marzo 1998.Bueno Zirin G. La fundacin Mxico Estados Unido s para la Ciencia y la Colaboracin en Amrica del Norte. Ponencia present ada en el panel "The Role of Foundations in North America Cooperation", Guadalaj ara, 28-30 abril de 1996: 4 p. CENEVAL. Acerca del CENEVAL y los exmenes generale s para el egreso de la licenciatura (EGEL). Mxico, CENEVAL, 1998:132 p.

PAGE 61

2 of 4Coombs P.H. A strategy to improve the Quality of Me xican Higher Education: a report to the Secretary of Education from the Internationa l Council for Educationnal Development. Mxico, FCE/SEP, 1992: 91 p.Consejo de Acreditacin de la Enseanza de la Ingen ieria A.C. (CACEI). Manual. Mxico, CACEI, 1996.CONACYT. Indicadores de actividades cientficas y t ecnolgicas, 1996 y 1997. Mxico, CONACYT, 1996 y 1997.Conchello J.A. TLC, un callejn sin salida. Mxico, Grijalbo,1992: 287 p. Didou S. "La acreditacin: enfoques internacionales ". Mxico, Universidad de Colima/SEP, 1999: 47 p.Didou S. "Las propuestas de cooperacin acadmica e uropea en Amrica Latina y Mxico". En R. Rodrguez Gmez (coord). La Integrac in latinoamericana y las universidades. Mxico, UDUAL n. 8, 1998: 237-268.Didou S (coord). Globalizacin: libro de textos par a estudiantes. Mxico, UAP, 1998: 276 p.Didou S. "La excepcin cultural". En J. Preciado Co ronado y A. Rocha Valencia. Amrica Latina: realidad, virtualidad y utopa de l a integracin. Mxico, U de G, 1997: 315-327.Gacel Avila J. Manual para la internacionalizacin de las universidades mexicanas. Mxico, AMPEI, 1998 (draft, noviembre).Gacel Avila J. y R. Rojas. Informe final sobre el p royecto "Censo de estudiantes extranjeros en Mxico". Mxico, AMPEI, 1998: 20 p ( draft). Gacel Avila J y R. Rojas. Informe final sobre el pr oyecto "Encuesta a instancias que participan en el intercambio acadmico y la coopera cin internacional". Mxico, AMPEI,1998: 31 p. (draft).Ganster P. The USMexico Border Region (draft). In The Border Pact Report, A region in Transition: The US Mexico Borderlands and The Role of Higher Education, CONAHEC, Working Paper n.6, August 1997: 7 p.Guevara Niebla G. y N. Garca Canclini (coord). La educacin y la cultura ante el Tratado de Libre Comercio. Mxico, Nexos/Nueva Imag en,1992: 398 p. INEGI. Encuesta Nacional de Educacin, Capacitacin y Empleo, 1995. Mxico, INEGI/ Secretaria del Trabajo y Previsin Social, 1996: 29 9 p. Latap P. "Asimetras educativas ante el TLC". Mxi co, Banco Nacional de Comercio Exterior, Comercio Exterior, vol.44, n.3, marzo 199 4: 199-204. Lpez G. J. "Mxico en la perspectiva del Tratado d e Libre Comercio". In Guevara Niebla y Garca Canclini, op. cit, 1992: 15-48.

PAGE 62

3 of 4Maffesoli M. "Sobre el tribalismo". Mxico, El Cole gio de Mxico, Estudios Sociolgicos, vol,XVI, n.46, enero-abril 1998: 17-2 4. Mallea J., S. Malo y D. Pendergrast. El Comunicado de Vancouver cinco aos despus: una evaluacin. Mxico/Estados Unidos, CONAHEC, Ser ie Entendiendo las diferencias, cuaderno n.8, 1998: 15 p.Mallea J. Globalization. NAFTA and Higher Education in Canada. Mxico, draft proyecto de investigacin trinacional sobre Globali zacin, TLCAN y educacin superior, El Colegio de Mxico A.C., 1998.Mallea J. "Education in a New International Setting ". Pases Bajos, La Haya, OCDE, Center for Educationnal Research and Innovation, Se minario sobre Internacionalizacin de la Educacin Superior, 30 nov-1ero dic 1994.Mallea J. "The internationalisation of higher educa tionStakeholders Views in North America" in OECD, op.cit, 1996:113-135.Malo S. "Vancouver five years later". Mexico, 29 de julio de 1998: 14 p. Marmolejo F. "Redes de colaboracin en Amrica del Norte: el caso del CONAHEC". Mxico, AMPEI, Educacin Global, n.2, 1998: 111-120 Marmolejo F y F. Len Garca. Higher Education in t he US Mexico Borderlands: a Profile. Mxico Estados Unidos, CONAHEC, agosto d e 1997:12 p. Mateo F. de. "El comercio transfronterizo y los ser vicios profesionales". Mxico, SEP/SESIC/Direccin General de Profesiones, Regulac in de las profesiones, situacin actual y prospectiva, Memoria, 1996: 25-28.Mndez Lugo B. "Homologacin, certificacin y acred itacin en el contexto del TLC: asimetras nacionales y vulnerabilidad del profesio nista mexicano". Venezuela, CRESALC-UNESCO, Revista Educacin Superior, vol. 6, n.2. 1995: 181-200. Muio Kielman J. "Una amplia red de convenios: las relaciones acadmicas y cientficas entre Mxico y Alemania". Alemania, Francfort, Desa rrollo y Cooperacin, n.1, enero-febrero 1998:19-20.Mungaray A et alt. "Retos y perspectivas de la educ acin superior de Mxico hacia finales del siglo". Mxico, Banco Nacional de Comer cio Exterior, Comercio Exterior, vol.44, n.3, marzo 1994: 21-241.Mungarray A. y M. Green. Colaboracin acadmica Mx icoEstados Unidos. Mxico, ANUIES,Col. Temas de hoy, n.23, 1997: 101 p.Ocegueda Hernndez J.M. Integracin econmica regio nal y educacin superior en Mxico. Mxico, ANUIES, Temas de hoy n.20, 1997: 14 0 p. Ojeda Gmez M. Documento sobre identidad y entendim iento mutuo en la regin de Norteamrica: la promocin de intercambio acadmico y la cooperacin entre socios desiguales. Estados Unidos, Racine, Conferencia de Wingspread, 12-15 de septiembre

PAGE 63

4 of 4de 1992: 19 p.OECD. Internacionalisation of higher education. Fra ncia, Pars, OCDE, 1996: 138 p. OECD. Education at a glance: OECD indicators 1997 Francia, Pars, 1997: 415 p. Ortega S. "El TLC de la zona norteamericana y el pr oceso de modernizacin de la educacin superior". Mxico, UAM-A, El Cotidiano, n .66 Palln C. et alt. El intercambio acadmico internac ional de Mxico. Mxico, ANUIES, 1996, Temas de hoy n.12:90 p.Prez Franco L y C. Cardenas Cabello. "La internaci onalizacin de los sistemas de educacin superior: un acercamiento al caso mexican o". Mxico, UAM-A, Sociolgica, ao 13, n. 36, enero-abril 1998: 253-278.Poder Ejecutivo Federal. Programa para la Moderniza cin Educativa, 1989-1994. Mxico, Poder Ejecutivo Federal, 1989: 165 p.Ramonet I. "Rgimes globalitaires". Francia, Pars, Le Monde diplomatique, enero 1997. Safa P. y E. Nivn. "La educacin y el Tratado de L ibre Comercio: de la crisis a las perspectivas". In Guevara Niebla y Garca Canclini, op. cit, 1992: 49-72. Snchez M.D, J. Claffey y M. Castaeda (coords). Vi nculacin entre los sectores acadmico y productivo en Mxico y Estados Unidos: catlogo de casos. Mxico, ANUIES, Biblioteca de la Educacin Superior, 1996:2 69 p. Snchez M.D. "Transformaciones educativas en la fro ntera durante los noventa" en A. Mungarray y Garca de Lon M.G. Desarrollo fronteri zo y globalizacin. Mxico, ANUIES/Universidad de Sonora, Biblioteca de la Educ acin Superior, 1997: 233-240. SESYC/ Direccin General de Profesiones/Direccin G eneral de profesiones (mayo 1997). Reporte ejecutivo de avances en las negociac iones internacionales de los servicios profesionales en el marco de TLCAN. Mxic o, policopiado:47 p Sistema Econmico Latinoamericano (SELA) / Secretar ia permanente. "Estrategia de desarrollo para una economa globalizada". SELA, Ve nezuela, Revista Captulos, n. 45, en INTERNET:http//:lanic.utexas.edu/sela/capitulos/ edit45.htm Throsby D" Progress report on Financing and effects of internationalised teaching and learning" in OECD, op. cit, 1996: 91-113.Urquidi V.L. "Mxico frente a los bloques regionale s". In Arreola, 1994: 2330. Vega Canovas G. "Hacia un acuerdo de Libre Comerci o?" In Arreola, 1994:31-38. Wende (van der) M. "Internationalising the curricul um in higher education" in OECD, op. cit, 1996:35-90.

PAGE 64

1 of 8 Education Policy Analysis Archives Notas"Los objetivos de desarrollo econmico y social no deberan estar nicamente centrados en lograr acelerados niveles de crecimien to sino ms bien en obtener niveles de crecimiento estable e integral, que pued an mantenerse en el mediano y largo plazo. Esto es particularmente importante si se reconoce la incertidumbre que est implcita en la globalizacin econmica y si se recuerda que existe una marcada diferencia entre las condiciones y posibili dades que tienen los pases industrializados y los pases en desarrollo para ap rovechar y manejar las oportunidades y los riesgos de la globalizacin. No solamente es inequitativa la distribucin geogrfica de los beneficios atribuido s a la globalizacin por razones estructurales sino que es muy variable segn las co yunturas." (SELA, 1996). 1. "Se instaura el reino absoluto de la flexibilidad c on los reclutamientos por contrato, con una duracin determinada de los "plan es sociales", en el seno de la empresa, la competencia entre filiales autnomas, e ntre equipos obligados a la polivalencia y, en fin, entre individuos, a travs de la individualizacin de la relacin salarial, el establecimiento de objetivos individuales; entrevistas individuales de evaluacin permanente; alzas indivi duales de salarios u otorgamiento de primas en funcin de la competencia y del mrito individuales; carreras individualizadas; estrategias de "responsa bilizacin" que tienden a garantizar la auto-explotacin de ciertos cuadros q ue al ser simples asalariados bajo una fuerte dependencia jerrquica, son al mism o tiempo responsables de sus ventas, de sus productos, de su sucursal, de su tie nda, etc., como "independientes"; exigencia de "autocontrol" que extiende la implicac in de los asalariados, segn la tcnica de la gestin participativa, ms all de lo s empleos de los cuadros. Tantas tcnicas de sujecin nacional que, al mismo tiempo que imponen una sobre inversin en el trabajo y no solamente en los puest os de responsabilidad y el trabajo en la urgencia contribuyen a debilitar o ab olir los indicadores y las solidaridades colectivas" (Bourdieu, 1998). 2. "Se les llamaba "regmenes totalitarios" a los reg menes que tenan un partido nico, que no admitan ninguna oposicin organizada que subordinaban los derechos de las personas a la razn del Estado, y e n los cuales el poder poltico diriga soberanamente la totalidad de las actividad es de la sociedad dominada .A este sistema le sucede, en este fin de siglo, otro tipo de totalitarismo, el de los regmenes globalitarios que descansan en los dogmas de la globalizacin y del pensamiento nico; stos no admiten ninguna otra po ltica econmica, subordinan los derechos sociales del ciudadano a la razn comp etitiva y abandonan a los mercados financieros la direccin total de las acti vidades de la sociedad dominada" (Ramonet, 1997) 3. "La globalizacin como fenmeno de mercado ha tenid o un impacto considerable sobre el funcionamiento de los mercados y la efecti vidad de las polticas pblicas nacionales. Sin embargo, las autoridades siguen dis poniendo de grados variables de autonoma expresados en diversos trade offs de p oltica."(SELA, 1996). 4. "La idea de la extensibilidad del yo ("un ego relat ivo y expandible") puede 5.

PAGE 65

2 of 8constituir uno de los recursos metodolgicos ms pe rtinentes para comprender el mundo contemporneo. Si bien la distincin pudo res umir la modernidad, ella resulta totalmente inadecuada para descubrir las di versas formas de agregacin social que surgen hoy da: el sexo, las apariencias e incluso la ideologa superan la simple lgica de la identidad" (Maffesoli, 1998) En la Encuesta Nacional de Educacin, Capacitacin y Empleo 1995, el Instituto Nacional de Estadstica, Geografa e Informacin in dica que, en Mxico, los principales demandantes de capacitacin son los pro fesionales: en promedio, el 21.7% de la poblacin ocupada haba asistido a curs os de capacitacin. Entre los profesionales, dicha proporcin alcanzaba el 59.3% (INEGI, 1996:156). 6. Clyde Barrow menciona que, en una situacin de cris is fiscal, las nuevas demandas dirigidas a las universidades han tenido l as siguientes repercusiones "Higher education could respond to a plethora of co mpeting political, economic and cultural demands with administrative strategies that relied on additive solutions or growth by accretion. Colleges and univ ersities merely added new courses, programs, major graduate degrees or non ac ademic services to satisfy insistent constituencies inside and outside the uni versity." (...). Ante la dispersin de funciones que implica el amplio set de demandas, seala la emergencia de un nuevo modelo de instituciones fundadas en la consol idacin de reas de excelencia: "There are also structural problems pec uliar to the multiversity that intensify the underlying "productivity problem" in higher education. First, Massy and Hulfactor (1993, p.27) and Massy and Zemsky (19 94) conclude that many colleges and universities have drifted away from th eir fundamental missions, because the multiversity strategy of response by ad dition allows divergent goals and objectives to be added incrementally to an inst itutions mission over time. Thus, a common theme in strategic master plans and restructuring proposals is the idea that individual institutions must sharpen thei r mission by concentrating on specialized of institutional strenght or on areas o f high market demand." (Barrow, 1998:22). 7. "Primero, (..) Mxico actu muy a tiempo para queda r incluido en uno de los grandes esquemas de asociacin comercial. Ms vale, en todo caso, estar dentro que fuera de uno de los esquemas de agrupaciones ec onmicas, como lo demuestra el ejemplo de muchos pases; y segundo, q ue el estar dentro de un marco comercial tambin tiene costos" (Ojeda, 1994: 21). 8. "De los productos que Mxico exporta a Canad, dest acan: vehculos para transporte de pasajeros; partes y accesorios para c arroceras de automviles; motores de encendido interno; computadoras; maquina ria elctrica; cables; petrleo crudo; pltanos, mangos, uvas; pimienta; p epino; jitomates; asientos para automviles de motor; parabrisas de vidrio templado ; hojas para resortes de fierro y montura para vehculos de motor." (Avila Connelly en Arreola, 1994:150). 9. "Resulta dolorosamente evidente que el gobierno de Estados Unidos s tiene propuestas. Estas tienen un rasgo comn: todas adop tan la perspectiva policaca que el gobierno de Estados Unidos utiliza consisten temente para enfrentar la inmigracin indocumentada (...). La persistencia de esta manera considerar la migracin desde Mxico fue lo que llev al gobierno de Estados Unidos a rechazar categricamente la idea de considerar la m igracin laboral dentro de las negociaciones del TLC." (Bustamante en Arreola, 199 4:104-105). 10. "Las opciones para un pas como Mxico no son mucha s: las exportaciones se han dirigido tradicionalmente alrededor de un 66% a Est ados Unidos, un 20% a Europa y desde 1980 a un 10% a Japn y el resto a o tros pases y regiones. 11.

PAGE 66

3 of 8Amrica Latina apenas de 3 a 4% de las exportacione s mexicanas. Dada la composicin actual de stas(...), el mercado de Est ados Unidos seguir siendo el predominante, con o sin acuerdo de libre comercio c on ese pas" (Urquidi, 1994:26). En el mismo orden de ideas, "La transcend encia de la decisin de negociar un acuerdo de libre comercio con Estados U nidos difcilmente puede exagerarse. Al igual que Canad, Mxico ha tenido a lo largo del presente siglo, una alta concentracin de su comercio exterior con Estados Unidos. (...).En lo que se refiere a las exportaciones, la participacin de Mxico en el mercado estadounidense aument del 57% en 1982 al 65% en 19 87; y las importaciones de productos estadounidenses a Mxico representaron ap roximadamente dos tercios del total en todos los aos del citado periodo." (V ega Canovas, 1994:32). Sin embargo, nunca hubo unanimidad absoluta entre l os investigadores como lo demuestra la temprana constitucin (en 1992) de una Coalicin Trilateral para la Defensa de la Educacin Pblica. 12. En la primera reunin del Grupo de trabajo de la FT DES y del Comit Coordinador, en Ixtapa (Mxico), en enero de 1993, fueron designados como coordinadores de los grupos de trabajo por parte de Mxico a Salvador Malo Alvarez, secretario administrativo de la UNAM, sobr e el tema de Movilidad, Fausto Alzati Director General del CONACYT sobre Alianzas estratgicas, Rafael Rangel Sostman, rector del sistema ITESM sob re Redes de informacin/telecomunicaciones, Carlos Palln Figue roa, Secretario General Ejecutivo de ANUIES sobre Desarrollo institucional y del personal acadmico y Jorge Bustamante, presidente del El Colegio de la F rontera Norte, sobre Generacin de recursos. 13. "With respect to libraries, the gap is even wider. The California University System accumulates a total of over 22 millons volumes in i ts different libraries; Harvard University over 11 millons; Yale over 9 millons, Il linois University over 7; and Columbia over 6. On their part Mexican Universities are as following: National University of Mexico (Biblioteca Nacional and Bibli oteca Central) 1.5 millons volumes; El Colegio de Mxico over 500 000; Iberoam ericana and Las Americas, over 250 000 each; Monterrey Technological Institut e at the Monterrey Campus, over 180 000; ITAM, over 150 000".(Ojeda Gmez,1992 ). 14. "Salta a la vista que la escolaridad de los trabaja dores mexicanos es mucho menor que la de los otros dos pases. El porcentaje en M xico de personas con primaria completa o menos es del 52.4% mientras en Estados U nidos es de 9.9% y en Canad 13.3%. En cambio, la poblacin con enseanza media completa y superior es en Mxico slo el 26.4%; en los otros dos pases 71.4% y 59.8% respectivamente. El promedio de escolaridad resulta :6.7 grados en Mxico, 12.6% en Estados Unidos y 11.7% en Canad" (Latap, op. c it.:201). 15. "Ante la pujanza globalizadora y la entrada en vigo r del TLC en Mxico, es imperioso afinar las formas de vinculacin para ate nder las nuevas demandas de personal calificado, conocimiento cientfico y desa rrollo, adaptacin y asimilacin de tecnologa. (...). (En el occidente de Mxico), no existen programas de licenciatura o de posgrado orientados a atender las demandas de los segmentos sociales que difcilmente se incorporarn al proces o de globalizacin, como los productores primarios con bajos rendimientos y las micro y pequeas empresas." (Ojeda Delgado, 1994:256-257). 16. "El nuevo escenario dibujado por el TLC ha venido h a a plantear la necesidad de redefinir la ubicacin de las IES en la sociedad. S in llegar a la privatizacin, se trata de inducir la intervencin de nuevos agentes en el ambiente universitario, 17.

PAGE 67

4 of 8donde los empresarios adquieran un papel ms releva nte" (Safa y Nivn 1992:67)..A partir de mitades de los 80, Mxico increment su participacin en organismos internacionales e inici un proceso de apertura com ercial. 18. El proyecto de Tratado de Libre Comercio de Amrica del Norte -TLCAN fue anunciado durante la reunin bilateral entre G. Bus ch y C. Salinas en Washington el 10 de junio de 1990; siguieron un proceso de con sulta nacional, las negociaciones del mismo (iniciadas el 12 de junio d e 1991), la firma (17 de diciembre de 1992), la ratificacin legislativa def initiva (noviembre 1993) y la entrada en vigor, el primero de enero de 1994. 19. Al utilizar el trmino habitus, se alude al escaso uso por los sectores con menores niveles de escolaridad, mayores niveles de desemple o y mayores necesidades objetivas de recalificacin de los programas de cap acitacin, tipo PROBECAT y CIMO implementados por la Secretaria del Trabajo, e n conjuncin con las autoridades educativas, en los 90. 20. En 1995, la OCDE subray que:"the nature of interna tionalization has changed dramatically in the last decade. It no longer empha sizes almost exclusively the specialized program for international student or th e exchange of students and instructional staff. As we made clear in the presen tations and the discussions, internationalization has moved into the maintream o f the curriculum and administrative structure at many universities and t his trend is expected to continue well into the next century" (Windham, 1996:7). 21. Ver ANUIES/Secretara de Relaciones Exteriores. Cur sos en Universidades mexicanas. El folleto fue publicado anualmente a pa rtir de 1992. 22. Por ejemplo, sobre procesos de internacionalizacin redes de colaboracin y acreditacin (ver Revista Educacin Global, n.1 y 2 1997 y 1998) 23. Ver por ejemplo Ortega Salazar S y D. Lorey (eds). Crisis y Cambio de la Educacin Superior en Mxico. Mxico, Lmusa/PROFMEX /UAM-A-1997, PROFMEX Topical Studies Series, vol. 10 o los conte nidos de la Conferencia Internacional PROFMEX-ANUIES en Morelia, (8-13 dic. 1997) sobre Mxico and the World, mesa sobre Challenges of Higher Educatio n in the Era of Globalization. 24. En las 96 IES, se encontraban 54 universidades pbl icas (57%), 28 universidades privadas, 6 ONGs, 4 agencias gubernamentales, tres centros de investigacin y 1 empresa (http://www. iie.org). 25. SUPERA fue un programa de formacin para los acadm icos pero ha sido subsumido en PROMEP a partir de 1997. 26. Su principal objetivo era: "1. Realizar investigaci ones multi e interdisciplinarias relativas al conocimiento de la regin norteamerica na, principalmente de Estados Unidos y Canad y la relacin de ambos con Mxico, a travs de una rica gama de enfoques y perspectivas con el fin de lograr una me jor comprensin de los distintos aspectos de la compleja realidad de esta regin" en http://132.248.39.200/dgesii/memoria93.html 27. "Those sharing the integrationistic view of collabo ration feel bilateral projects do not make much sense, since they represent "more of the same" that has been going on for years and do not contribute to creating a si ngle identity for higher education in the region. Those in favor of collaboration beli eve that what matters is making institutions cooperate,that since identify is not a common goal trilateralism can hinder rather than than foster cooperation" (Malo, 1998:10). 28. "La internacionalizacin es un proceso integral que pretende incorporar una 29.

PAGE 68

5 of 8dimensin y perspectiva internacionales en la misi n y en las funciones sustantivas de la institucin, de tal manera que se an inseparables de su identidad. Este proceso est compuesto por un conjunto de estr ategias organizacionales como la elaboracin de una poltica de internaciona lizacin; el establecimiento de una entidad administrativa central que coordine, pl ane, gestione, evale y de seguimiento a los esfuerzos de internacionalizacin ; y el desarrollo de programas y actividades internacionales dentro del marco de l a educacin, la cooperacin y el intercambio internacionales, procurando que todas e stas actividades. (....).No hay que confundir el hecho de tener actividades interna cionales con el de tener de una verdadera poltica de internacionalizacin. Tener m uchos estudiantes extranjeros o algunos cursos sobre temas internacionales no signi fica ser una institucin internacionalizada" (Gacel Avila, 1998:17 y 22).El elenco de IES seleccionadas por los estudiantes mexicanos es ms amplio, siendo las principales las de Concordia, Laval, Mc Gill. Quebec, Bishops y la escuela de Altos estudios Comerciales de Montreal. 30. Francia plante que Mxico era una contraparte estr atgica porque abra acceso al mercado de Amrica del Norte: "la situacin que con oce hoy Mxico en el plano econmico permite prever una mayor apertura en rela cin a Europa. La firma de un Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Canad y Mxico puede brindar adems oportunidades adicionales en relaci n a la cooperacin tcnica con perspectivas de apertura en direccin Francia desli nd Mxico de Amrica Latina, considerndolo como al mercado de Amrica del Norte (Aguinaga:108). 31. Segn Mallea, las condiciones para internacionaliza r las IES consisten en: incorporar materias para aprendizaje de idiomas y e lementos internacionales en el curriculum; ofrecer amplias oportunidades de movili dad estudiantiles, administrativas y acadmicas; tener un porcentaje d e estudiantes extranjeros en cada universidad; realizar actividades de investiga cin conjunta y reas de especializacin en asuntos y educacin internaciona les (Mallea, 1995). 32. La UNESCO no registra entre los pases con fuerte m ovilidad estudiantil a Mxico. En cambio, seala que histricamente, el de stino de una mayora de estudiantes es Estados Unidos, seguido por Francia, Espaa y Gran Bretaa, siendo los porcentajes respectivos de 75.48% en 198 7 y 74.08% en 1994. Datos de la OECD confirman la tendencia: en 1995, registraba n que 12075 estudiantes mexicanos estudiaban fuera de su pas: de ellos, 90 03 estaban matriculados en Estados Unidos y 783 en Canad, pas que sobrepasab a as pases tradicionales de recepcin como Francia (608) (OECD. Education at a glance, OECD indicators, 1997:184). 33. Segn la fuente de la OECD, en 1995, los estudiante s mviles en Mxico representaban el 0.85% del total de los estudiantes inscritos en el nivel superior. Dentro de Amrica del Norte, el porcentaje era medi ano, inferior al de Canad (1.53) y muy superior al de Estados Unidos (0.16%)( OECD,op.cit.:184). 34. Los desequilibrios son, en cambio, menos pronunciad os en lo que respeta a docentes (800 y 650), a investigadores (550 y 500) e incluso a estudiantes de posgrado (100 y 75). 35. En 1996, segn el folleto Summer Courses at mexican universities SEP/ANUIES/SRE, los precios de los cursos de verano oscilaban entre 250 USD por concepto de inscripcin y colegiatura hasta 192 5 USD por inscripcin, colegiatura, hospedaje, alimentos y excursiones. 36. El proyecto CERI OECD busc desde 1993 evaluar los impactos econmicos de la movilidad "The "financing and effects module o f the OECD/CERI project on 37.

PAGE 69

6 of 8Higher Education in a New International Setting has been evaluating the economic dimensions of internationalisation of teaching and learning using a broad cost-benefit approach. In the original paper on thi s matter discussed at the Paris meeting in November, 1993, three levels of analysis were identified: the institutionnal level, the system level and the nati onal level. At each level, four components of internationalisation programs were di stinguished:foriegn students programmes,academic staff movements, curriculum dev elopment and internationalisation of research" (Throsby in OECD, 1996:91) La Universidad Autnoma de Tamaulipas justific la creacin del Doctorado en Educacin Internacional, inscribiendo la oferta "de ntro de las acciones requeridas por Mxico para hacer frente a los nuevos desafos internacionales de la educacin" y plante como objetivos formar "persona l altamente calificado en el mbito de la gestin, con capacidades para la integ racin y la gestin de proyectos que hagan internacionalmente competitivos nuestros procesos educativos y en lo particular, la Universidad requiere de expertos que sean promotores de los cambios y procesos destinados a mejorar la calidad as como de expertos en la produccin y utilizacin de las nuevas tecnologas educativas" Conforme con ello, ofreci 7 lneas de investigacin centradas en su m ayora sobre la macroregin de Amrica del Norte: Intercambio acadmico en la regi n del TLCAN y la Unin Europea, internacionalizacin del curriculum, hacia el campus electrnico, actores universitarios en la regin del TLC y Latinoamrica eficiencia interna y mtodos para la gestin de la calidad, sistemas de educaci n superior polticas educativas e impacto en la calidad de la educacin latinoamerica na, el problema del empleo profesional en la regin del TLC y mercados de trab ajo emergentes. 38. En 1998, la UAP public Libros de textos para estud iantes sobre globalizacin, derechos humanos y ecologa "como parte de los proc esos de reforma y consolidacin de esta importante rea formativa de la licenciatura (...) Con la publicacin de estos libros, el rectorado de la Uni versidad Autnoma de Puebla quiere respaldar a los estudiantes, ofrecindoles m ateriales de alta calidad para su formacin; asimismo, apoyar el inters y la dedicac in denuestros maestros del TCU." (Didou S (coord), 1998, presentacin). 39. La internationalizacin es un proceso que consiste en: "Foreign language curriculum studies International elements in the cu rriculum Work/studies abroad opportunities The presence of international stueden ts Faculty7staff exchange or mobility programmes International development assit ance programmes Joint research projects with transnational partners Area studies Cross cultural training and Extra curricular activities and institutionnal services (Knight,1993:6) citado por Mallea, OECD, 1996:113. 40. La internacionalizacin del curriculum rebasa con m ucho los avances arriba descritos y se define en la siguiente forma: "Inter nationalisation of the curriculum is a process of educationnal change aimed to improv e the quality of higher education. Internationalising the curriculum, together with st udent mobility and staff mobility constitute the three central and interrela ted elements in the implementation phase of the process of internationa lisation Effects and outcomes of internationalising the curr iculum can be distinguished between short-term effects on student s, staff and educationnal content and long-term effects on profiles of gradua tes, labour market positions and the quality of education Internationalised curricula can be developed both i n a single national 41.

PAGE 70

7 of 8context or in collaboration with foreign partner in stitutions (joint curriculum development) and can be aimed at either professiona l training or social and intercultural integration.Content of currciula can be defined on the basis of the (international aspects of) the subject area itself, (the international asp ects of) the future job or the learner or target group." (Wende in OECD, op. cit, 1996:36).Lo anterior en cunto ms importante que el costo p romedio de las becas al extranjero vara considerablemente segn las instit uciones y los pases y el tipo de modalidades bajo las cuales estn negociadas: en 19 97, el costo promedio por becario sin convenio era de 24 000 dlares estadoun idenses, de 18 000 dlares en la Universidad de California,17 000 en la de Arizon a, 14 000 en el marco de la Fullbright -Garca Robles, 13 000 CEFI -SFERE, 12 000 British Columbia University y 6 000 Quebec (CONACYT en http://www.co nacyt.main). 42. Para los proyectos de investigacin bi o trilateral es, uno de los problemas ms preocupantes es el de la inestabilidad cambiara de la moneda nacional en relacin con el dlar. Entre 1997 y 1998, esta perdi ms de un 30% de su valor, siendo muy difcil llevar a cabo proyectos bi anuales cont ratados en 1997, con un presupuesto restringido, tanto el investigador mexi cano que va a Estados Unidos o Canad como para los estadounidense y canadiense qu e cuentan con muy escasos recursos para laborar all. 43. Calvo et alt (1997) mencionan las de San Diego/Tiju ana, Calexico/Mexicali, Nogales Arizona y Sonora, El Paso/Ciudad Juarez, Ea gle Pass/Piedras Negras, Laredo/Nuevo Laredo, Mac Allen/Reynosa, Brownsville /Matamoros. 44. "Also, even though the number of institutions serms high, there are border communities, especially in the contact zone, in wic h there are no higher education institutions, only extensions of other schools. Suc h is the case of Nogales, Arizona; Agua Prieta, Sonora; Piedras Negras, Coahu ila, Coahuila; and Eagle Pass, Texas; among others. Higher education options are very limited, especially on the mexican side, as is the case in Reynosa, Nue vo Laredo and Matamoros, in the State of Tamaulipas. Despite the fact that the two cities population is almost a million (INEGI, 1996), there are only three technol ogical institutes, small branch offices of the Autonomous University of Tamaulipas, and a few small private schools here. These institutions enroll a total of 7537 students (ANUIES, 1996), which represents only 0.78 percent of the total pop ulation. This case illustrates the imbalance in educational offerings as well as the e ducationnal deficiencies in some cities."(Marmolejo y Len Garcia, 1997:9). 45. "El Acuerdo del Golfo de Mxico involucra a 11 esta dos (cinco en los Estados Unidos, seis en Mxico).El Acuerdo est bajo los au spicios del tratado de Libre Comercio y fue endosado por el Presidente de Estado s Unidos y Mxico. El histrico documento que estableca el Acuerdo fue f irmado por los gobernadores, el 13 de mayo de 1995, en Campeche, Mxico" en Prim era Conferencia Educativa del Golfo de Mxico, 28-30 de septiembre de 1995, R esumen Ejecutivo. Agrupa en Mxico Campeche, Quintana Roo, Tabasco, Tamaulip as, Veracruz y Yucatn y, en Estados Unidos, Alabama, Florida, Louisiana, Mississipi y Texas. 46. "This suggested evaluation and accreditation system can make at least two important contributions in this direction. First, i t can make more visible the true diversity that actually exists within the system, s o that students can more readily find a suitable niche for themselves in a suitable institution and in a suitable part of that institution. For this to work in an optimal way requires, of course, much 47.

PAGE 71

8 of 8greater geographic mobility and student choice betw een instituions than there has been thus far.(..). Second, as time goes on the bas ic effects of this evaluation and accreditation system should be to progressively ele vate the levels of quality and effectiveness throughout the entire higher educatio n system, while still retaining its essential diversity." (Coombs, 1992:51-52).En el documento "El Comunicado de Vancouver cinco a os despus: una evaluacin", John Mallea, Salvador Malo y Dell Pend ergrast subrayan "La creacin de un mecanismo para facilitar un tratamie nto trilateral en lo relacionado con la concesin de certificados y formacin profes ional ha avanzado con lentitud, si se puede hablar de avance. Las diferencias en la s estructuras de certificacin en los tres pases han sido un obstculo importante en este proceso. Otro hecho es que las instituciones de acreditacin y evaluacin en Mxico son de reciente creacin o apenas se encuentran en vas de desarrol lo, lo que provoca el surgimiento de dudas acerca de su funcin y autorid ad en relacin con las propias autoridades educativas" (Mallea, Malo y Pendergrast 1998). 48. In line with Annex 1219.5 of NAFTA, member countrie s are expected to encourage "jurisdictions in their respective territ ories to develop mutually acceptable standards and criteria for licensing and certifying professional service providers and to provide recommendations on mutual recognition. Not only are professional associations and their respective accr editing bodies and related certification and licensure boards being prepared t o consider mutually acceptable standards with other countries, they now particular ly with passage of the General Agreement on Trade in Service of the World Trade Or ganization, are going to have to accept international applications (in the m ajority of cases they did not before)and consider the new world where higher educ ation, programs and professional graduates may seek multiple accredited certified and licensed statures" (Lenn, 1995:3 citado por Mallea, 1998:33) 49. "Hasta ahora, la Direccin de Profesiones de la SEP expide a todos los egresados su cdula profesional pero no existen mecanismo par a saber si los egresados estn calificados para ejercer una profesin y menos an un seguimiento del ejercicio profesional de los que cuentan con la cdula de man era de actualizar conocimientos y habilidades en una poca en la que existen cambios constantes significativos en la forma como se ejercen las prof esiones" (Mndez Lugo, 1995:190.) 50. "La integracin econmica regional plantea otro pro blema relevante: el de la acreditacin de estudios profesionales. A medida qu e se avance en este proceso se espera una intensificacin de la movilidad profesio nal a lo largo de la regin, por lo que la unificacin de criterios internacionales para evaluar la calidad de las instituciones y de los estudios que ofrecen, as co mo para la expedicin de ttulos profesionales se volver ms apremiante. La resoluc in de este problema tendr que contemplar un proceso de reconocimiento gradual de planes y programas de estudio y de sistemas organizativos universitarios, tendiente a reconocer las disparidades educativas" (Ocegueda, 1996:7) 51.