USF Libraries
USF Digital Collections

Educational policy analysis archives

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Educational policy analysis archives
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Creator:
Arizona State University
University of South Florida
Publisher:
Arizona State University
University of South Florida.
Place of Publication:
Tempe, Ariz
Tampa, Fla
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education -- Research -- Periodicals   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - E11-00165
usfldc handle - e11.165
System ID:
SFS0024511:00165


This item is only available as the following downloads:


Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govstandardsmarcxmlschemaMARC21slim.xsd
leader nam a22 u 4500
controlfield tag 008 c20009999azu 000 0 spa d
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a E11-00165
0 245
Educational policy analysis archives.
n Vol. 8, no. 21 (May 01, 2000).
260
Tempe, Ariz. :
b Arizona State University ;
Tampa, Fla. :
University of South Florida.
c May 01, 2000
505
Sistema de seleccin de alumnos de las Universidades Chilenas : discusin de sus fundamentos, resultados y perspectivas / Sebastin Donoso [and] Gustavo Hawes.
650
Education
x Research
v Periodicals.
2 710
Arizona State University.
University of South Florida.
1 773
t Education Policy Analysis Archives (EPAA)
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?e11.165



PAGE 1

1 of 22 Education Policy Analysis Archives Volume 8 Number 21mayo 1, 2000ISSN 1068-2341 A peer-reviewed scholarly electronic journal Editor: Gene V Glass, College of Education Arizona State University Associate Editor for Spanish Language Roberto Rodrguez Gmez Universidad Nacional Autnoma de Mxico Copyright 2000, the EDUCATION POLICY ANALYSIS ARCHIVES. Permission is hereby granted to copy any article if EPAA is credited and copies are not sold. Articles appearing in EPAA are abstracted in the Current Index to Journals in Education by the ERIC Clearinghouse on Assessment and Evaluation and are permanently archived in Resources in Education El Sistema de Seleccin de Alumnos de las Universid ades Chilenas: Discusin de sus Fundamentos, Resultados y Perspect ivas Sebastin Donoso Gustavo Hawes Instituto de Investigacin y Desarrollo Educacional Universidad de Talca ChileResumenChile posee la particularidad de disponer de un sis tema centralizado de seleccin de alumnos de pregrado de las universidad es de mayor tradicin, representadas en el Consejo de Rectores. Este proceso tiene ms de treinta aos de vigencia continua en sus pri ncipales instrumentos y procedimientos as como de sus fundamentos. En la actualidad se encuentran en revisin los contenidos de las distin tas pruebas que se aplican, aunque todo parece indicar que el sistema continuar siendo el mismo. La propuesta de cambios proviene de las nuev as condiciones creadas en la educacin superior chilena a partir d e la Reforma del ao 1981, que introdujo modificaciones significativas e n la constitucin de los planteles, su organizacin y financiamiento. Se abri de manera sbita el sistema universitario, hasta entonces bas ado exclusivamente en

PAGE 2

2 of 22ocho universidades, a un conjunto que en la actuali dad suma mas de sesenta y cinco. Paralelamente se ha generaron nuev as condiciones y demandas sociales, profesionales y tcnicas que han repercutido en el sistema de educacin superior en su conjunto y en e l proceso de seleccin de alumnos, las que presionan por cambios ms profundos en el sistema de seleccin que se analiza en este art culo. El texto incluye una descripcin del proceso de seleccin acadmica vigente para el ingreso al sistema universitario chileno. A continu acin se presenta y analiza la Prueba de Aptitud Acadmica (PAA), princ ipal instrumento de dicha seleccin. Finalmente se analiza y critica la PAA desde dos puntos de vista: su pertinencia psicomtrica y el modelo d e inteligencia implcito. AbstractChile has a peculiar centralised system for the sel ection of students to undergraduate programs; this is the case for the mo re traditional universities associated in the Council of Rectors. This process has been in operation for over thirty years, and its major i nstruments and procedures, as well as its foundations, are still i n force. The contents of the different tests are currently under review; how ever, the system will continue to be the same in the future. Changes come from the new conditions created by the 1981 reform of the Chilea n higher education system. Important modifications were introduced in the constitution, organization and financing of universities. The uni versity system was suddenly opened; from the original eight universiti es, the system expanded to sixty-five. New conditions and social, professional and technical demands are having an impact on the highe r education system as a whole and, specifically, on the student select ion processes. This article includes a description of the process of ac ademic selection for entrance into the Chilean university system. Next w e analyze the Test of Academic Performance (PAA), the main instrument of this selection. Finally the PAA is analyzed and criticized from two points of view: its psychometric relevance and its implicit model of in telligence. 1. Cambios e inconsistencias en el Sistema Universi tario ChilenoLa reforma de la educacin superior chilena del ao 1981 es un detonante de cambios que comprenden tanto su estructura como, en otro ni vel, la concepcin misma de lo que se entiende y concibe por educacin superior. Al re specto, se crean nuevos planteles universitarios a partir de las universidades ms an tiguas (Nota 2) que configuraron un escenario diferente. De un sistema que hasta 1980 e staba basado en ocho universidades con Sedes a lo largo del pas, se pasa en 1999 a un o que rene sesenta y seis universidades, dentro de las cuales se encuentran l as ocho iniciales, ms otras creadas a partir de las sedes que las universidades antiguas tenan en regiones, las que en conjunto con las anteriores conforman el Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas con un total de veinticinco instituciones, y un tercer grupo compuesto por las universidades generadas directamente a partir de la legislacin d e la Reforma sealada.

PAGE 3

3 of 22A su vez la Reforma en comento implic definir un c onjunto de carreras reservadas exclusivamente para las universidades. Esto se trad ujo inmediatamente en la generacin de un sistema estratificado que inicialmente consid er doce carreras y en la actualidad incluye diecisiete (Nota 3).Por otra parte, la Reforma tambin dio lugar a la a plicacin de criterios diferentes de financiamiento para la educacin superior en Chile. Se pas de un sistema de financiamiento de la oferta a uno basado en la dema nda. Entre las implicaciones ms importantes que trajo consigo este cambio, est que relacion directamente los puntajes de los alumnos en la Prueba de Aptitud Acadmica, q ue es la prueba principal del sistema de seleccin, con el financiamiento de las instituciones, lo que finalmente deriv, tal como se analiza en el trabajo, en disto rsiones de los criterios de admisin. De esta forma, el sistema universitario chileno tra nsit en una dcada desde una estructura cerrada a un mercado abierto, liberaliza do en su sentido ms lato y sujeto a los controles de los mismos agentes. Sin embargo este p roceso mantiene pendiente algunas discusiones derivadas del enfrentamiento de proyect os distintos en un escenario que soporta altas simultaneidades, algunas de estas dis onancias tienen directa relacin con el tema en anlisis.Una de las principales desavenencias conceptuales h asta hoy en discusin proviene de la concepcin ideolgica del Estado Docente, que perme a los patrones culturales de la representacin del Estado como el proveedor de todo s los servicios para la poblacin y hace cargar sobre el aparato estatal la obligacin de mantenerlos funcionando en un buen nivel de eficiencia y eficacia. En Chile, el elevad o y a veces sobredimensionado valor del impacto de la educacin como determinante del e mpleo y de los ingresos econmicos, genera mayor demanda de la poblacin ju venil por ingresar al sistema Universitario. Al detectarse que los establecimient os municipales (que perciben financiamiento estatal), de la cual egresan aproxim adamente el 65% de la poblacin del pas, tienen rendimientos notoriamente inferiores c omparados con los colegios particulares subvencionados por el Estado o pagados directamente, la mirada nuevamente se vuelve hacia el Estado al que se hace garante, aval y responsable de la equidad o derecho para todos los jvenes chilenos a recibir una educacin media de la mejor calidad, que les permita competir en pie de i gualdad. Sin embargo las orientaciones polticas que han ins pirado y conducido los procesos de transformacin del sistema educacional tienden a un a direccin inversa. El Estado se ha desposedo de la educacin bsica y media a travs del proceso de "municipalizacin" y de privatizacin de la enseanza; el cual en la edu cacin superior ha sido mucho ms fuerte y radical, privilegiando la dinmica del lib re mercado como eje articulador y auto-regulador del sistema de educacin superior (N ota 4). Una prueba de ello es que la oferta de matrculas para primer ao pas en un pla zo de 18 aos, de una asimetra de ms de tres postulantes por vacantes a una relacin prcticamente igual respecto de la demanda, correspondiendo a las universidades privad as el mayor crecimiento. De esta forma puede sealarse que el sistema de seleccin q ue se analiza tiene una relacin de identidad directa entre aquellos que finalmente est n en condiciones de postular efectivamente a la Universidad con las vacantes que este segmento de universidades dispone. Otra disonancia proviene del rol de articu lacin que se espera que debiera existir entre la educacin media y la universitaria y de la consistencia del sistema de seleccin como predictor de los rendimientos futuro s. Al hablarse del sistema de

PAGE 4

4 of 22seleccin a las universidades (cuyo sinnimo es tam bin "Prueba de Aptitud Acadmica" o PAA) se insiste sobre la necesaria y o bligada articulacin (inmediata) entre la enseanza media y la superior, asignando a l sistema de seleccin el papel de nexo evaluador de aqulla, lo que es asumido por la construccin de las pruebas). Esta situacin deriva en una confusin aceptada socialme nte, que se observa en los medios de comunicacin, en los padres y estudiantes y, partic ularmente, en los mismos establecimientos educacionales, tiene importancia, toda vez que stos son calificados como buenos, regulares o malos segn los resultados de sus egresados sobre un conjunto de pruebas que miden slo un aspecto de los logros educacionales, con las consiguientes consecuencias positivas o negativas que tiene sobre la demanda por matrcula y los niveles de holgura financiera del establecimiento.Otra importante fuente de ambigedad est represent ada por el mercado de las vacantes. El actual sistema de seleccin de estudiantes surgi como iniciativa de la Universidad de Chile, a la que se sumaron las restantes universida des del pas, pasando a ser un proceso nacional (Nota 5). Sin embargo, las condiciones de aquella poca eran claramente diferentes: junto a una oferta de vacantes reducida se encontraba una enseanza media tambin reducida. La reforma educacional de la ense anza bsica y media del ao 1965 signific una explosin demogrfica en la enseanza secundaria y, por consiguiente, en el nmero de egresados que demandaban educacin ter ciaria, a la que el sistema universitario respondi con un pequeo aumento en l as vacantes ofrecidas. En la actualidad, sin embargo, la desregulacin del sistema de educacin superior chileno, generado a partir de la legislacin de 198 1, no ha sido capaz de establecer una auto regulacin en cuanto a la explosin carreras y de ttulos profesionales ni al aumento de la oferta de vacantes. Este fenmeno es complejo pues hoy en da se estima superada la etapa de asumir el mercado como una fuente ilimi tada de postulantes, ya que desde hace cinco aos a la fecha ste se ha estabilizado, sin embargo siguen aumentando los competidores institucionales. La seleccin, entendi da en cuanto tal, se hace cada vez ms difcil dado que hay ofertas similares de otras universidades no adscritas la Consejo de Rectores (es decir creadas con posterioridad a 1 980), que no requieren pasar estos complejos procesos de seleccin de estudiantes.Pese a lo expuesto el mbito de la seleccin de alu mnos a la educacin superior podra ser visto como un tema parcial, tcnico y rido, de stinado en lo medular a revisar slo una parte pequea, como son las pruebas de selecci n, de un gran asunto como es la Universidad. Sin embargo, no es menos cierto que tr as el proceso de seleccin y admisin convergen una serie de elementos important es de revisar, algunos de los cuales se refieren a que: (i) la seleccin no es un acto n eutro, sino que se realiza en referencia a determinados criterios y valores; (ii) la seleccin significa, en el caso de los postulantes, la posibilidad de acceder a una profesin, y por en de a una serie de consecuencias para el resto de su existencia; (iii) los procesos de selec cin conllevan explcitamente consecuencias sobre el financiamiento de las divers as instituciones de educacin superior; y (iv) de manera indirecta, las pruebas s ustentan un juicio sobre la calidad de la enseanza en los diferentes establecimientos de ens eanza media y a la pertinencia del sistema educacional medio.De esta manera el anlisis del problema del sistema de seleccin y admisin de postulantes a la Universidad es una materia que nec esariamente congrega criterios tcnicos, polticas sociales y efectos personales. Ello la hace de suyo un rea de gran relevancia tanto para los actores individuales, com o para los sociales, entendindose por

PAGE 5

5 of 22stos ltimos a las instituciones universitarias, e l mundo laboral y la sociedad como tal, pues generarn consecuencias sobre tales dimensione s.2. Del bachillerato a la Prueba de Aptitud Acadmic aHasta el ao 1966 las universidades chilenas selecc ionaban sus estudiantes mediante un conjunto de pruebas conocido como "Bachillerato" (N ota 6) y la combinacin de sus puntajes con otros como las calificaciones de ense anza media y las pruebas especiales, que algunas carreras las incorporaban como requisit o. Las pruebas propias del Bachillerato comprendan una parte comn que abarca ba las reas de Comprensin y Redaccin, Historia de Chile e Idiomas, y una parte especfica que meda conocimientos en las reas de Letras, Matemticas o Biologa, que eran elegidas por el futuro postulante.El sistema de seleccin entonces vigente haba sido diseado hacia 1930 para una masa estudiantil pequea y para un sistema educacional m uy reducido. La expansin de la demanda por crecimiento demogrfico del estudiantad o de educacin media, como tambin el aumento en nmero de universidades y de programas acadmicos ofrecidos, provoc que ste adquiriera una complejidad que sup er la racionalidad inicial del sistema de seleccin, colapsando en su operatividad En otra direccin, estudios estadsticos revelaron la baja capacidad predictiva del bachillerato o de las combinaciones con otros punta jes y que las modificaciones que fueron introducindose al bachillerato en su ltima dcada le redujeron sustancialmente su capacidad predictiva (Grassau, 1956). Los proble mas derivados del sistema de correccin por medio de examinadores, y del azar en la seleccin de temas por parte de los alumnos, contribuyeron notoriamente al agravami ento de los problemas anteriores. La Universidad de Chile formul un proyecto (Grassa u, 1966) tendiente a superar las deficiencias de las pruebas anteriores y que, junto con mejorar sustancialmente los aspectos tericos, tcnicos y administrativos de la s pruebas, permitiera su aplicacin a contextos ya masificados y con presencia en todo el pas, a raz del desarrollo de universidades y la creacin de los Colegios Univers itarios regionales. Junto con el mejoramiento de las cualidades mtrica s de los instrumentos, el gran ordenador para desarrollar el actual Sistema de Sel eccin y Admisin fue que todos los egresados de enseanza secundaria tuviesen similare s oportunidades frente a una oferta relativamente reducida de vacantes. A partir de est e principio de "igualdad de oportunidades" clave en la comprensin y operacin de la poltica de Estado, se examinan otros dos supuestos centrales del sistema de seleccin de estudiantes, que tiene una dimensin ms tcnica: la normalidad e in dependencia de la distribucin de las aptitudes, y su estabilidad.La postulacin se realiza a partir de la ponderaci n de los resultados (estandarizados) de las siguientes pruebas o antecedentes que tienen ca rcter de obligatorias (los valores en cada una se expresan entre los 300 y 800 puntos, ma yor puntaje significa mejor resultado), estas son: calificacin promedio de la educacin media; resultados en la prueba de aptitud verbal, de la prueba de aptitud m atemtica y de la prueba de Historia de Chile; a stos se pueden agregar, los resultados de pruebas de conocimientos especficos de algunas disciplinas. La ponderacin (porcentual) que tiene cada una de stas para cada carrera segn universidad se inform a a comienzos del perodo, de manera

PAGE 6

6 of 22que al momento de inscribirse en el proceso, los es tudiantes saben las exigencias que deben cumplir al respecto.2.1. Caractersticas y etapas operativas del sistem a PAA Existen tres caractersticas operativas importantes para comprender el Sistema de Seleccin de Alumnos. Primero, se trata de un proce so que se realiza anualmente, cuyos resultados slo tienen validez en ese contexto, en razn de las propiedades tcnicas de las pruebas y forma de calcular los puntajes, es de cir son independientes entre s. La segunda caracterstica es su centralizacin. Tras r endir las pruebas, el alumno realiza una sola postulacin marcando hasta doce opciones de ca rreras debidamente jerarquizadas. En funcin de los resultados obtenidos en las varia bles de seleccin y requisitos establecidos para las carreras, el sistema: (a) le selecciona en una de ellas, o (b) le deja en "lista de espera" mientras se producen vacantes o, (c) es rechazado, porque otros con mejores puntajes coparon las vacantes.La tercera caracterstica es que la selectividad qu e opera fundamentalmentede parte de las Universidades. Rasgo diferente de la mayor p arte de los sistemas similares en los cuales el postulante tiene opciones de aceptacin p ara s, independientes unas de otras, abrigndose realmente la eleccin entre stas. En e ste sistema el participante tiene esa posibilidad slo en el momento de estructurar su po stulacin, pero no en la aceptacin. Una vez que es asignado a una carrera, como se indi c, no contina en el proceso. Esta hace que sea la Universidad la que, selecciona al p ostulante. Dejndole a ste slo la opcin de matricularse.Este proceso de seleccin consta de varias etapas, las que han permanecido idnticas desde su diseo inicial. La primera es la inscripci n anual para rendir las pruebas, a la que pueden concurrir quienes egresan ese ao de la enseanza media (grupo identificado como "de la promocin") que conforman el 60% de los participantes anuales, o quienes lo han realizado aos anteriores (conocidos como "r ezagados"), que corresponden al 40% de los participantes. Se inscriben anualmente a proximadamente 150.000 personas. La segunda etapa del proceso es de carcter absolut amente obligatorio para cualquier carrera de este conjunto de universidades y consist e en rendir tres pruebas: una de aptitud verbal, otra matemtica y una prueba de His toria de Chile. Del total de inscritos, un 5% no se presenta a rendir las pruebas quedando inmediatamente marginado del proceso, reducindose el grupo a algo ms de 140.00 0 participantes. De este grupo a lo menos un 110 a 12% no rinde las tres pruebas obliga torias reducindose el grupo inicial a unos 125.000 participantes.Existe una tercera etapa (que est inmediatamente c ontigua a la anterior, que corresponde a la rendicin de pruebas de conocimien tos especficos). Estas son opcionales como requisito para algunas carreras de distintas universidades, pudiendo cada universidad determinar si va solicitar pruebas de este tipo o no y luego estableciendo cules y en que proporcin o porcenta je participan de la ecuacin final. Para poder postular a la Universidad se requiere al canzar un puntaje ponderado mnimo de 450 puntos, obtenido de la relacin de ambas sec ciones de la PAA. A partir de ese puntaje se puede continuar participando de la sigui ente etapa. De los 1250.000 participantes son eliminados por no alcanzar el pun taje mnimo para postular aproximadamente el 45% del grupo, en consecuencia u n nmero cercano a los 60.000

PAGE 7

7 of 22est en condiciones reales de realizar su postulaci n definitiva a las universidades. De este grupo no todos continan, esta vez porque s u opcin de ingreso es muy baja o por otros motivos, reducindose la masa real de pos tulantes a unos 50.000 candidatos, los que finalmente la hacen efectiva. Este proceso culmina con la seleccin definitiva en las carreras, quedando la opcin posterior de matri cularse en lo que qued seleccionado o postular nuevamente el ao subsiguiente, reinicia ndo todas estas etapas descritas. Como se seal, las universidades fijan de antemano sus cupos, en consecuencia, completan sus vacantes de acuerdo con el puntaje de los postulantes. Esto implica que aquellas carreras y universidades ms prestigiosas llenan sus vacantes con puntajes mejores que otras carreras. En el grupo ms selecto de carreras se encuentra Medicina, Ingeniera Civil, Odontologa, Derecho Arquitectura Economa., que suelen tener ms de 5 postulantes por vacantes, dependiendo de la un iversidad que se trate, en las ms prestigiosas puede alcanzar a ms de 10 postulantes por vacante. El sistema ha operado de esta manera desde hace ms de treinta aos, ordenando a los postulantes segn los puntajes alcanzados, lo que d ebiera entenderse como un equivalente del potencial acadmico que stos tiene n. 2.2. El supuesto de "igualdad de oportunidades"La capacidad acadmica de los egresados de la educa cin media se pretende medir con un instrumental que representa una muestra de los r espectivos dominios de conductas que el sujeto elicita en situaciones de prueba. Las preguntas o reactivos han sido elaboradas y seleccionadas especialmente, de forma de obtener los mejores estimadores acerca de la capacidad de aprender en los dominios conductuales examinados. De esta manera, los sujetos se enfrentan a conjuntos de pre guntas, algunas de las cuales son (supuestamente) igualmente familiares o bien igualm ente inusitadas. El punto importante es que la prueba busca ser igual para to dos, tanto en sus reactivos como en los procedimientos para su administracin.Este supuesto no slo se ubica en la teora y en la instrumentacin de las pruebas de aptitud, sino que trasciende al plano de la poltic a con una especial connotacin. En efecto, el carcter "igualitario" asegurara la igu aldad de oportunidades a los egresados de la enseanza media. Este no deja de ser un argum ento insuficiente, toda vez que se amplifica el hecho de que se trata de la misma nic a medicin, llevando inapropiadamente a la conclusin de que los proceso s educacionales en la enseanza media se han desenvuelto con homogneas caracterst icas. Es as como, el supuesto debe ser considerado cuida dosamente desde el punto de vista del contenido de los tests, toda vez que las prueba s y especialmente sus resultados no son independientes de los factores sociales y cultu rales. De hecho, el mismo concepto de inteligencia es propio de una cultura determinada. Adems este afn igualitarista, creemos, confunde igualdad de medicin con una igua ldad de procesos. Al ser la Prueba de Aptitud Acadmica un procedimiento estandarizado en sus resultados se reproducen las diferencias del proceso educativo y sus condici onantes. En contraposicin, tampoco puede afirmarse que las exacerba: tan slo refleja crudamente un sistema educacional desigual. Ms an, en su diseo la Prueba de Aptitu d Acadmica considera la atenuacin de los efectos de factores externos sobre las habil idades bsicas de los sujetos, tratando de anular en lo posible los condicionamientos conte xtuales o idiosincrsicos. Por ello, se

PAGE 8

8 of 22centra especialmente en las habilidades ms que en los contenidos tanto verbales como no verbales. As, "la Prueba de Aptitud Acadmica no es directamente dependiente del nivel socioeconmico de los candidatos" (Daz et al., 1988: 316). La falacia asumida en ese razonamiento reside en ha cer sinnimo "los mejores" en rendimiento con "los mejores" en las condiciones en que cursaron la enseanza media, igualando resultados en la prueba, con condiciones. Esto conduce a la conclusin que las caractersticas del medio educativo en que se desen volvieron residen estructuralmente en los sujetos, lo que significa un determinismo que y a no cabe en el discurso pedaggico. En efecto, podra pensarse que mejorando las condic iones de los sujetos desmedrados, se lograran resultados iguales o equivalentes. Esto e s confirmado por el efecto de igualacin que se produce al nivel del segundo ao de la educacin superior, si bien debe considerarse el impacto atenuador del efecto seleccin", por cuanto no hay representacin de todo el conjunto de los egresados de la enseanza media, sino de un segmento de ellos.2.3. Normalidad e independencia de la distribucin de las aptitudes. Este supuesto constituye la base del modelo factori al de inteligencia (desarrollado por Guilford) que se adopt en las pruebas. En efecto, los procedimientos utilizados, como el clculo de correlacin producto-momento y la ort ogonalizacin de ejes por rotacin en la construccin de factores, no pueden sino ente nderse en trminos de la normalidad estadstica.En las pruebas se asume que la poblacin de aptitud es se distribuye normalmente (Nota 7) y se la considera independiente de otras variabl es como sexo, edad, nivel socioeconmico y cultural, entrenamiento, maduraci n. La posibilidad de generar factores ortogonales permite modelar el concepto de aptitud de tal forma que sus componentes aparezcan en un estado de separacin y relativa autonoma uno respecto del otro. As, siguiendo el criterio de la aditivid ad de la varianza, podra pensarse que una aptitud determinada es la combinacin especfic a que toman diferentes variables que se organizan factorialmente para ello.Las pruebas estn diseadas para que, dentro de lo posible, la medicin sea indiferente a los factores contextuales que podran estar interfi riendo el desempeo de los sujetos y, por ello, introduciendo error de medicin en los pu ntajes (Daz, Himmel y Maltes, 1990, 316). Esta suerte de "indiferencia" responde perfec tamente al ideal de la integralidad del ser humano, toda vez que no desconoce la interrelac in estrecha de las diferentes dimensiones de la persona. El anlisis distingue, s epara y relaciona para proponer finalmente una sntesis que permita la accin sobre la realidad. Pero a la vez buscar hacerlo independiente de los factores culturales es una pretensin sin destino: la indiferencia cultural relega al ser humano a una ab straccin. 2.4. Estabilidad de las aptitudesCuando la teora psicolgica asevera y luego sostie ne que la aptitud es un rasgo estable (Nota 8), puede desprenderse entonces que sta pued e ser evaluada mediante una nica medicin. Esa es la propuesta del respaldo terico del modelo de la Prueba de Aptitud Acadmica: que las habilidades verbal y matemtica segn las mide la Prueba de Aptitud Acadmica son de lento desenvolvimiento, po r lo cual los factores que

PAGE 9

9 of 22determinan la capacidad general de una persona no d eberan experimentar modificaciones notorias en un perodo relativamente breve. Este argumento de la estabilidad es el que permite hacer juicios predict ivos a partir de los puntajes. Una definicin de aptitud es la propuesta por Bingh man, a saber, "condicin o conjunto de caractersticas que se consideran sintomticas d e la capacidad de un individuo para adquirir, a travs de un cierto entrenamiento, un c onocimiento, habilidad o conjunto de respuestas (generalmente especificados) como, por e jemplo, la capacidad de hablar un idioma, de interpretar msica, etc" (ap. Avila, 1980). Esta concepcin es la que se asume para la Prueba d e Aptitud Acadmica, y sobre ella se basa la predictibilidad de sus resultados. En efect o, "la Prueba de Aptitud Acadmica cumple el propsito de entregar informacin que per mita estimar el desempeo futuro de los sujetos a partir de su comportamiento frente a estmulos representativos de las habilidades consideradas necesarias para cursar con buen xito estudios superiores" (Avila, 1991, I, 10).Algunos resultados obtenidos tras la aplicacin de las pruebas por ms de un cuarto de siglo permiten relativizar el concepto de estabilid ad. Los resultados indican que cuando se rinden por segunda vez las pruebas, se evidencia n cambios positivos (relativos) en los puntajes obtenidos (Donoso, 1988; 1989). Esto muest ra la influencia de otros factores como entrenamiento, en especial, experiencia, efect o de instrumentacin y maduracin. La estabilidad de las aptitudes no es materia direc ta de cuestionamiento, pero hay cambios en los puntajes obtenidos en aplicaciones c onsecutivas. Una ampliacin terica del campo de la aptitud perm ite perfilar ms claramente lo que se est midiendo. Snow (1988) distingue dos dimensi ones de la inteligencia: inteligencia cristalizada e inteligencia fluida, siendo "las dos clases de inteligencia (...) independientes durante la adolescencia y la edad ad ulta" (p. 828). La inteligencia cristalizada se refiere a la formalizacin de estru cturas del pensamiento para diversas finalidades, de forma de conseguir instrumentos ti les de pensamiento y posterior aprendizaje; la transferencia se refiere no slo al conocimiento especfico sino a las estrategias organizadas como procedimientos (habili dades acadmicas de aprendizaje). El producto se expresa en el desempeo en pruebas d e capacidad escolar o acadmica y de rendimiento. Por su parte, la inteligencia fluid a representa los nuevos o re-novados ensamblajes o acoplamientos flexibles para adaptaci ones ms extremas en situaciones nuevas. Con relacin a las medidas de la inteligenc ia o aptitud para el rendimiento escolar, Snow seala que, para el caso del SAT como el ACT norteamericanos (Nota 9), ambos pueden interpretarse en una gran parte como m edidas de la inteligencia cristalizada, aunque de hecho ninguno representa ex clusivamente a este nico constructo.3. La racionalidad del sistema de seleccinPara discurrir la racionalidad del actual sistema d e seleccin es importante comprender que todo proceso de admisin requiere de criterios de seleccin. Estos sern mayormente importantes cuando la demanda de postulantes supere la oferta de vacantes, ya sea por un problema de costo/oportunidad o simplemente de c alidad, en determinadas universidades o para carreras especficas. A partir de ello las formas de clasificacin de la demanda se traducirn en los criterios de selecc in de los postulantes.

PAGE 10

10 of 22El sistema de seleccin en anlisis considera dentr o de sus partes las pruebas de admisin, que son el conjunto de instrumentos que l e permiten clasificar y ordenar a los postulantes. Las pruebas obligatorias que se aplica n son: de Aptitud Acadmica, parte verbal y matemtica, Prueba de Historia y Geografa de Chile. Las opcionales son: de Conocimientos Especficos en Biologa, Qumica, Fs ica, Ciencias Sociales y Matemtica. Tambin incluye el promedio notas o cal ificaciones finales de la educacin media (4 aos). Para algunas carreras se administra n pruebas especiales (arquitectura, arte, psicologa)La finalidad de las pruebas es estimar el desenvolv imiento futuro de un individuo partiendo de la informacin contenida en las respue stas a los estmulos que se consideran representativos de las habilidades que s e desea medir (Avila, 1978), lo que revela un claro propsito predictictivo. Una creenc ia muy arraigada en nuestro medio nacional asume que la universidad debe seleccionar a los mejores alumnos de acuerdo a ciertos criterios (como son las aptitudes verbal y matemtica), estableciendo que con ello se mejoran las probabilidades de xito de los estud iantes. Seala Aranda (1985) que "las universidades se han interesado por admitir en sus aulas a aquellos alumnos que puedan enfrentar con xito las exigencias acadmica s... esta aspiracin, vlida tanto ayer como hoy, hace necesaria la existencia de un s istema de seleccin" (p. 20). Lo anterior significa fundamentar el derecho que as iste a una institucin de educacin superior para seleccionar los candidatos que postul an a ser alumno, de acuerdo a criterios originados en las caractersticas propias de cada carrera, de los niveles de exigencia planteados, de la capacidad para atender a un nmero determinado de alumnos, entre otros.Adicionalmente se argumenta que es preciso disponer de un mecanismo que regule y ordene la demanda para una oferta menor en nmero ( vacantes). El sistema es apropiado y funcional cuando hay una oferta cerrada de vacant es y carreras, frente a una demanda que la excede y cuando se impide la existencia de o fertas alternativas. Sin embargo pierde funcionalidad global cuando la demanda por v acantes iguala la oferta, salvo para algunas carreras muy definidas en donde la selecci n se rige por criterios absolutos de calidad (como podra ser medicina).Esta situacin experimenta cambios a partir de la r eforma de la educacin superior de 1981. La oferta de vacantes en variedad y cantidad se ha equilibrado con la demanda. Consecuentemente, el mercado de postulantes no es u n mercado cerrado, de donde el concepto de "seleccin de alumnos" se hace ms flui do y relativo, toda vez que no siempre las instituciones de educacin superior rea lmente seleccionan alumnos, sino que ha habido una transferencia tal que ahora el alumno puede hacer con mayores recursos la seleccin de la universidad o carrera a que desea i ngresar (Nota 10). Coherente con la concepcin del Estado Docente, st e busca un equilibrio entre la "igualdad de oportunidades" y el uso de los recurso s, como financiador de la educacin superior y como responsable superior del desenvolvi miento social y cultural de la nacin. La gratuidad de los estudios universitarios hasta la dcada de los 80 llev a que la inversin en el nivel tuviera caractersticas de regresividad. La reforma del sistema de 1981, busc revertir esta caractersticas por inter medio de la privatizacin de la educacin superior y la disminucin del aporte fisc al directo.

PAGE 11

11 of 224. Discusin del modelo terico de inteligencia sus tentado por el sistemaExisten diversas maneras de enfocar el constructo inteligencia" dado que no se trata de un concepto unvoco, adems del hecho de que es un concepto sesgado culturalmente. Adicionalmente, no se dispone de un referente fcti co delimitable operacionalmente por un conjunto de indicadores, sobre el cual haya cons enso. Se encuentra que "inteligencia" es propiamente un constructo, para el cual coexiste n diversas teoras: evolutiva como la de Piaget, fisiolgica (Hebb), del aprendizaje como la de Ferguson, estadsticas como Thurstone y Guilford (Reese y Lipsitt, 1980), de pr ocesos, que es la que propone Sternberg (Sternberg y Powell, 1982) y de reas com o Gardner (1995) El modelo terico sobre el que se sustenta la Prueb a de Aptitud Acadmica es la teora de la estructura del intelecto, desarrollada por J. P. Guilford y que corresponde a una nocin fundamentalmente estadstica (Guilford, 1959 1982). A partir de los enfoques factoriales de L.L. Thurstone, Guilford desarrolla un modelo de inteligencia tridimensional y de estructura cbica, formado por unos ciento veinte factores. En este modelo no se encuentra ningn factor comn o genera l. Estos factores independientes se encuentran formados por el cruzamiento de las forma s en que pensamos (las operaciones), lo ideado (contenidos) y los resultad os de la aplicacin de una determinada operacin a un determinado contenido (productos).Un importante planteamiento terico alternativo es en nuestros das el propuesto por Sternberg y asociados (Sternberg, Conway, Ketron y Bernstein, 1981; Sternberg y Powell, 1987) y tambin por H. Gardner (1995). En e l caso de Sternberg, el enfoque procede a partir del anlisis factorial de un conju nto de respuestas emitidas por expertos, y que asla tres factores, a saber: Inteligencia Ve rbal, Solucin de Problemas e Inteligencia Prctica. En todo caso, el hecho de pr oceder de las respuestas de un conjunto de expertos no implica necesariamente que las opiniones "factorizadas" de stos sean coincidentes con la realidad. Sin embarg o, este es un conflicto aparentemente insuperable por el momento. Por su parte Gardner (1 995) en la teora de las inteligencias mltiples habla de siete reas de desarrollo, que f orman parte del espectro de inteligencia que las personas poseen, con distintos niveles de desarrollo y complejidad. El modelo de inteligencia de la Prueba de Aptitud A cadmica considera, sin embargo, slo dos factores, a saber la inteligencia verbal y la inteligencia matemtica, ya que son "un perfil general que es indispensable para proseg uir cualquier estudio de nivel superior. Hoy en da la habilidad para razonar es l a condicin sine qua non del concepto de inteligencia, pues "razonar implica las capacida des para deducir, abstraer, conceptualizar e inferir" (DAPAA, 1994: 3); esto ta mbin es expresado en Daz, Himmel y Maltes (1988: 315).5. Estructura de las pruebas y sus caractersticasLas pruebas del sistema de seleccin han sido confe ccionadas considerando los aspectos tcnicos relevantes de la teora de la medicin, es pecialmente las caractersticas de confiabilidad y validez que son propias de este tip o de instrumentos. Adems, se las administra bajo condiciones de estandarizacin, lo que colabora a minimizar el error de la medicin.Bajo otra ptica, puede pensarse no slo en trmino s de lo que revela sino tambin de lo

PAGE 12

12 of 22que oculta un sistema de seleccin como el actual. Asociado a ello, se encuentra la caracterstica de gran credibilidad social del sist ema de seleccin y ciertamente de las pruebas que forman parte del mismo.5.1. Pruebas de aptitud y pruebas de conocimientosSe consideran dos grupos de pruebas, de aptitud y d e conocimientos especficos. Tcnicamente, se refieren a distintas cuestiones, c on implicancias para los fines de la seleccin y prediccin del desempeo acadmico de l os futuros estudiantes universitarios.Existen diferencias entre aptitud y conocimiento es pecfico, las que se expresan en caractersticas de las pruebas y de sus mediciones. El trmino aptitud est referido principalmente a rasgos estables a partir de los cu ales pueden hacerse predicciones en desempeos futuros de los sujetos; asimismo, se ent iende que las aptitudes no son entrenables en el corto plazo, si bien hay estudios sobre los rendimientos de los rezagados que arrojan conclusiones no siempre coinc identes (Rojas, 1985; Rojas et al. 1988; Donoso, 1988, 1989).Por su parte, una prueba de conocimientos est refe rida a un muestreo de conductas que se ejercen sobre unidades de informacin en un domi nio disciplinario determinado. A diferencia de las pruebas de aptitud, las pruebas d e conocimientos no se caracterizan por la estabilidad de los resultados; su principal apor te proviene de la informacin que proporcionan acerca del grado de conocimiento acerc a de una materia con que un postulante pretende ingresar a la universidad.En el caso propio de las pruebas de conocimientos d el sistema de seleccin, sus contenidos han sido muestreados a partir del currc ulo oficial de la enseanza media, teniendo a la vista las necesidades del sistema de educacin superior; es decir, aquellos contenidos que son ms significativos para los prog ramas de las carreras que la requieren.5.2. Medicin: caractersticas y propiedadesEl concepto de la medicin en psicometra, como es sabido, est definido tericamente en trminos de confiabilidad y validez. Operacional mente, el acto de medir se concibe como el registro de respuestas (marcas hechas de ma nera estndar e invariable) cuyos cmputos proporcionarn los mejores estimadores pos ibles para determinar el grado de dominio o destreza de un sujeto sobre cada una de l as dimensiones bajo examen (Nota 11).La teora psicomtrica distingue tres tipos de conf iabilidad: de formas paralelas, como estabilidad, y como consistencia interna. Las prueb as de aptitud acadmica han sido estudiadas acuciosamente en cuanto a su consisten cia interna, a partir del nmero de temes, la varianza de cada uno de los mismos, y la varianza total de la distribucin (Nota 12). Los resultados obtenidos indican que la confiabilidad en la parte verbal de la Prueba de Aptitud Acadmica es muy alta, mantenind ose alrededor de 0.94. En cuando a la parte matemtica, el ndice de consistencia in terna es an mayor, alcanzando a 0.97 (Daz et al. 1990) (Nota 13).

PAGE 13

13 of 22Por su parte se distinguen cuatro tipos de validez: de contenido, concurrente, predictiva y de constructo. Estas dimensiones han sido examina das en distintos trabajos, de forma que slo se expondrn los casos de validez predicti va y de constructo. En el caso de la validez predictiva, los anlisis a cerca del potencial predictor de las pruebas de aptitud arrojan resultados que se ubican dentro de los estndares internacionales, con especial relevancia del peso d e las notas de enseanza media y la parte matemtica de la Prueba de Aptitud Acadmica. La capacidad predictiva se extiende de manera importante a los dos primeros se mestres de los estudios universitarios.La validez de constructo se refiere a la calidad o "bondad" conque la prueba mide el constructo hipottico. Un trabajo de Daz et al. (1 987) realiza esta evaluacin, concluyendo que existe una apropiada y correcta art iculacin entre los conceptos o constructos y sus correspondientes referentes empr icos, a saber, las preguntas de las pruebas. Concluyen diciendo que "se puede afirmar q ue las dimensiones evaluadas por la Prueba de Aptitud Acadmica representan de maner a adecuada y tcnicamente vlida los principales procesos cognitivos necesarios para el logro de los objetivos propuestos en los planes y programas de las carreras impartida s por las Corporaciones de Educacin Superior" (p. 34). Esta afirmacin debe entenderse en la perspectiva de que se da por sentado un concepto de aptitud e inteligencia, cues tin discutida en secciones anteriores. Tambin es importante considerar este sesgo, por cu anto la docencia universitaria no escapa al modelo general transmisivo de la enseanz a. La estandarizacin de una prueba se entiende en tr minos de los procedimientos que deben seguirse en la administracin de la misma, de forma de asegurar el control de cualquier variante que pudiese contaminar los resul tados. En este sentido, la aplicacin de las pruebas de seleccin y, especficamente, las Pruebas de Aptitud Acadmica se caracterizan por ser rigurosas en este sentido.Los eventuales errores que pudiese haber en los pun tajes individuales entre el "puntaje real" del sujeto y su "puntaje de prueba", por lo t anto, encontrarn su origen en cuestiones completamente dependientes del sujeto mi smo (como tensin de prueba o fatiga). Este es un argumento ms a favor de la igu aldad de oportunidades que estaran siendo garantizadas.El trmino dificultad implica que las pruebas contienen determinados por centajes de temes fciles, medianos y difciles, a fin de logr ar una mxima discriminacin dentro del grupo. Se combinan temes de diferente grado de dificultad procurando asignarles una dificultad media del 50%, que es el grado ideal para obtener esa buena discriminacin (Avila, 1991, I, 19)5.3. Lo que ocultan las pruebasPor su propia estructura, las pruebas de aptitud re velan ciertas dimensiones de los sujetos en cuanto aspectos medidos, aunque no revel an otras. Bajo las series de puntajes, estadsticamente exentas hasta lo posible de error, estn presentes dimensiones que, para el paradigma de inteligencia culturalmente dominant e, son estructurales y no coyunturales, las que afectan a los estudiantes y s us rendimientos. Bajo esta concepcin,

PAGE 14

14 of 22las fuentes de error no seran atribuibles a las pr uebas de aptitud en ninguno de sus aspectos (Nota 14) sino a los propios sujetos, conc lusin que ciertamente puede discutirse.En primer lugar, el que las pruebas de inteligencia y aptitud exijan a los examinandos que produzcan respuestas pero no que produzcan preg untas oculta una parte importante del intelecto de los sujetos. De esta manera, "estas pruebas carecen de una mitad vital de la inteligencia, preguntar" (Sternberg, 1987c: 11). Agrega el autor que es ext rao que las pruebas de inteligencia slo exijan responder p reguntas, en vez de pedir hacerlas tanto como responderlas. Agrega que de esta manera se trata con slo la mitad de lo que est implicado en la relacin de la inteligencia co n las preguntas, y esa mitad que es razonablemente la menos importante.Una segunda dimensin oculta es que los resultados de la Prueba de Aptitud Acadmica reflejan crudamente un sistema educacional desigual y tambin reflejan la baja calidad de la educacin media nacional. En efecto, los punt ajes estandarizados de las pruebas de aptitud como de seleccin ocultan los reales proble mas de formacin de los estudiantes de la enseanza media. Por ejemplo, el hecho de que entre las partes matemtica y verbal de la Prueba de Aptitud Acadmica, sea la ma temtica el mejor predictor tiene que ver seguramente con la baja capacidad lingsti ca de los estudiantes egresados de la educacin media.En la parte matemtica, es notoria la falla en cuan to a procesos superiores de pensamiento formal; ello puede obedecer, como sugie ren Daz et al. (1990, 326), a la estructura jerrquica no slo de la disciplina sino del currculo, tal que los procesos superiores no pueden ser logrados sino sobre la bas e de los que les anteceden, lo que no siempre se logra cubrir por completo en el curso de la enseanza media. Esto implicara, desde un punto de vista de la epistemologa gentic a, que los estudiantes que egresan de la enseanza media en promedio no han alcanzado la fase de las operaciones formales. Por otra parte, considerando los puntajes brutos, l os bajos puntajes alcanzados en las pruebas especficas no indican otra cosa sino el fr acaso de la educacin media en el logro de los objetivos que le han sido fijados por el currculo oficial. La serie coordinada por Avila (1991, Tomos I a VII) evidencia las diferencias estructurales que muestran los resultados de los es tudiantes, dependiendo del tipo de colegio de proveniencia. As, hallamos como norma r esultados notablemente superiores en los colegios particulares pagados, seguidos por los particulares subvencionados y los liceos municipales en ltimo lugar. Tambin debe co nsiderarse, para una apreciacin ms justa, que mientras los colegios pagados repres entan cerca del 7% de la matrcula de la enseanza media, los municipalizados alcanzan a cerca del 80% (cfr. MINEDUC, 1990).6. Las calificaciones de enseanza mediaLas calificaciones de enseanza media tienen dos di mensiones en este anlisis: por una parte, resumen en un nico valor las apreciaciones evaluativas hechas al alumno durante su enseanza media; por otra, son un componente imp ortante dentro del sistema de seleccin y en su caracterstica ms notable que es la capacidad predictiva. Es parte del saber comn en el campo educativo que las calificaciones que ponen los

PAGE 15

15 of 22profesores a los estudiantes son, tcnicamente habl ando, dbiles, careciendo de calidad de muestreo significativo del dominio de contenidos construidas sin respaldo tcnico, con exigencias taxonmicas de bajo nivel (generalme nte conocimiento simple y aplicacin mecnica). Todo ello hace que una califi cacin no sea considerada confiable ni vlida tanto del punto de vista psicomtrico com o del edumtrico. Sin embargo, al considerarse el total de calificaciones obtenidas p or un sujeto durante el curso de cuatro aos se obtiene un promedio final que se funda en v arios cientos de registros. La combinacin del nmero de registros a pesar del est recho rango de puntuacin que se les puede asignar, hacen que estas apreciaciones finalm ente redunden en un promedio que es un buen estimador parametral.Desde los inicios se ha notado una progresiva reduc cin del rango de las calificaciones por elevacin de los valores inferiores, lo que ha impactado en la capacidad predictiva de las Notas de Enseanza Media.La capacidad predictiva de las calificaciones de En seanza Media ha sido apreciada desde los inicios del sistema de seleccin vigente. En 1985, Cristina Rodrguez expresaba que "las calificaciones de Enseanza Media son buenos p redictores del rendimiento en la universidad, constituyendo en la mayora de los casos el antecedente que ms aporta a su explicacin" (Rodrguez, 1985: 47). Estudios posteriores, sin embargo, han hallado que junto con un decrecimiento de los ndices de rendimiento en el logro de los objetivos de las diferentes asignat uras de la enseanza media, se encuentra una tendencia cada vez mayor a hacer subi r artificialmente las calificaciones de los estudiantes, sin que ello represente un mejo ramiento sustancial de la calidad de los aprendizajes (Daz, Himmel y Maltes, 1990). La reduccin del rango o recorrido de los promedios implica una disminucin de la varianz a, con los consiguientes efectos sobre la capacidad predictiva que pueda tener la va riable. La reduccin de la capacidad predictiva de las Nota s de Enseanza Media, sin embargo podra ser paliada por la consideracin de una vari able adicional que se refiere al lugar que ocupa el estudiante entre los alumnos de su col egio de origen. Himmel y Maltes (1985) informan que este elemento se usa con frecue ncia en otros pases y "con resultados excelentes como elemento de seleccin."Por otra parte existen opiniones relativas a que la s calificaciones de la enseanza media representan mucho ms de lo que se supone y menos d e lo que se espera. En lo primero, se puede pensar que las calificaciones representan, por ejemplo, el esfuerzo invertido por el estudiante en el logro del aprendizaje, o la int eligencia propia del mismo, los componentes socioeconmicos y culturales que lo pon en en ventaja o desventaja, la calidad de la educacin que imparte el establecimie nto, y otras. En cuanto a lo segundo, ya la constatacin de la re duccin del rango de las calificaciones, en especial por el alza del lmite inferior, indica que las mejores calificaciones no implican mejores aprendizajes. Es to es ms grave cuando se compara con los rangos de variacin de las calificaciones e n el primer ao de la educacin superior, en que los lmites inferiores que llegan al cero de la escala.7. Discusin final7.1. Respecto del sistema de seleccin

PAGE 16

16 of 22Las nuevas condiciones bajo las cuales se estructur a la demanda por vacantes de pregrado en las universidades chilenas hace que est e sea un tema abierto, posible de reordenarse bajo mltiples factores, siendo el fina nciero uno de los ms importantes. El tema del ingreso a la universidad en Chile ha pe rdido parte importante de su carga dramtica que tuvo hasta fines de los aos 90. En l a actualidad existen muchas otras opciones universitarias que se van consolidando fue rtemente y que pone efectivamente en tela de juicio el sistema de seleccin va PAA c omo se le llama. Sin embargo mientras exista financiamiento ligado a puntajes en estas pruebas (o en otros instrumentos similares) van a ser factores a consid erar dentro del proceso de seleccin. Con todo, tendencial y persistentemente el tema sel eccin en su conjunto ha perdido gravitacin dentro del mbito cada vez ms presente de mejorar los procesos de produccin del conocimiento o de calidad de la doce ncia (entendida sta en su sentido ms amplio). Es decir es muy posible que el acento futuro est cada vez ms presente sobre los procesos de produccin, traspaso y recrea cin del conocimiento que realizan los estudiantes, ms que en la garanta inicial de un determinado puntaje entregado por un conjunto de pruebas que miden parcialmente un co njunto reducido de habilidades y aptitudes.De todas formas el fenmeno del sistema de selecci n va PAA forma parte de la cultura universitaria y es empleado como clasificador de mu chas otras dimensiones del hacer de la universidad en el plano docente, en el reconocim iento social como centro de calidad, as como tambin lo es para los establecimientos y los entes formadores, como finalmente lo es tambin para quienes obtienen buen os puntajes. Todo ello concurre hacia un marco que rectificar o cambiar radicalment e se torna complejo, por el conjunto de interrelaciones que presenta y la cantidad de em presas sociales asociadas al fenmeno analizado.7.2 Respecto de las pruebasDesde el punto de vista del modelo de inteligencia sobre el que se construye y bajo los principios de la teora psicomtrica, la Prueba de Aptitud Acadmica es consistente. En efecto, su rango de medicin abarca conductas de lo s dominios que configuran operacionalmente su modelo de inteligencia, y cumpl e cabalmente los requisitos de confiabilidad y validez que seala la psicometra.Si bien esta consistencia es muy alta en la Prueba de Aptitud Acadmica, es preciso entenderla bajo la ptica de que el modelo de intel igencia (verbal y matemtica) que le subyace es el modelo culturalmente dominante, supue sto para el cual no parece haber evidencia definitiva.Bajo estas condiciones, se entiende que el modelo s e autopronostique: hipotticamente no podra sino cumplirse porque se observan las var iables del modelo y no otras, lo que lo ubica en una dimensin de profeca autocumplida, "la prediccin que asegura su propio cumplimiento" (Gould, 1988: 151). Por ello e s que no debera producir admiracin que los puntajes de las pruebas predigan las calificaciones de los estudiante, al menos en el primer ao universitario, ya que tan to los puntajes como las calificaciones se basan en un esquema que consiste en preguntas y respuestas bien estructuradas, definidas y preseleccionadas. Es por ello que "tampoco hay que asombrarse que los

PAGE 17

17 of 22puntajes de tests predigan mucho menos en relacin a situaciones no acadmicas que a situaciones acadmicas" (Sternberg, 1987c: 13). La discusin se hace ms compleja por cuanto la psi cometra otorga un viso de objetividad y certeza a sus afirmaciones, hacindol as extensibles al resto de la realidad social y cultural. La psicometra, sin embargo, no est libre de su condicionamiento histrico cultural, aparte de los propiamente cie ntficos. Sera interesante revisar los orgenes de la teora y la medicin de la inteligen cia. Si, adems, la Prueba de Aptitud Acadmica mide int eligencia cristalizada, de acuerdo a Snow (1988)-, queda la pregunta por la medicin de la inteligencia fluida, sus efectos sobre el mejoramiento de la prediccin, la medicin de potencial, y la rentabilidad social de la seleccin.Lo anterior es especialmente importante si se consi dera que la inteligencia, culturalmente entendida, es inteligencia en un cont exto o ecosistema dado, de los muchos en los que se mueven los sujetos (cfr. Brofe nbrenner, 1990). Siendo la educacin superior un ambiente altamente diferente al Liceo, si se miden apropiadamente los logros, esto es, la inteligencia cristalizada, podra suceder que esta inteligencia fuese parcialmente disfuncional a la e ducacin superior, disfuncionalidad que podra ser compensada por la consideracin de l a inteligencia fluida. Asumiendo el criterio de que una teora se justific a si sirve como modelo explicativo del fenmeno objeto de la misma, podra pensarse en la necesidad o conveniencia de que se incorporaran tanto a la teora como al diseo de la Prueba de Aptitud Acadmica o de la batera de seleccin, otras dimensiones de la intel igencia como ha sido sugerida por diferentes tericos, como es la inteligencia fluida la inteligencia como procesos, la dimensin ecolgica del desempeo, etc.Una dimensin sobre la cual an no se conoce sufici entemente es la del carcter ordenador de numerosas dimensiones de la vida que s e ha dado a la Prueba de Aptitud Acadmica, tema sobre el que parece conveniente lle var a cabo mayor investigacinNotasCon el aporte de Direccin de Investigacin de la U niversidad de Talca (Proyecto 463-10) 1. Por universidades antiguas se entiende a la Univers idad de Chile, Pontificia Universidad Catlica de Chile, de Concepcin, Tc nica del Estado (que pas a denominarse Universidad de Santiago de Chile), Cat lica de Valparaso, Tcnica Federico Santa Mara, del Norte (en la actualidad U niversidad Catlica del Norte) y Austral de Chile. 2. Las doce profesiones de carcter exclusivamente uni versitario son: Leyes, Psicologa, Bioqumica, Ingeniero Agrnomo, Ingenie ro Forestal, Ingeniero Civil (y sus menciones). Mdico Cirujano, Cirujano Dentis ta, Economista, Mdico Veterinario, Qumico Farmacutico, Arquitecto. Desp us se agregaron: Periodista y Profesor de Educacin Bsica, Media, y de Prvulo s, educacin especial y Diferencial, incorporadas como modificaciones a la Ley Orgnica Constitucional de Enseanza. 3. Slo la educacin parvularia o preescolar est cont rolada en parte importante por instancias ligadas directa o indirectamente al Mini sterio de Educacin. 4.

PAGE 18

18 of 22El Consejo de la Universidad de Chile, en 1966, aco rd poner a disposicin de las universidades del pas la Prueba de Aptitud Acadmi ca. El da 11 de Enero de 1967 se aplic por primera vez a nivel nacional 5. Se hace referencia al Bachillerato de la Universida d de Chile (fue el ms importante). Existi tambin el de la ex Universida d Tcnica del Estado, el de la Universidad Catlica de Chile y de la Universidad C atlica de Valparaso. 6. Por "normalidad" se entiende el concepto estadstic o en el sentido propio de la distribucin probabilstica de las medias muestrale s, atendiendo adems a que cada factor, aptitud o habilidad puede comprenderse como un dominio de conductas. 7. "Estabilidad" es la presencia invariante en el tiem po de un rasgo en un sujeto. Operacionalmente, significa que las diferencias de puntajes obtenidos en distintas y sucesivas aplicaciones de una prueba que mida ese rasgo sern mnimas. Este concepto se encuentra ligado a la medicin. En los hechos, lo que se tienen son pruebas que miden establemente. 8. El SAT, Scholastic Aptitude Test, y el ACT, America n College Testing Program, son pruebas utilizadas para seleccin de alumnos a los estudios superiores en los Estados Unidos. La Prueba de Aptitud Acadmica sigu e el patrn del SAT. 9. Hasta la admisin 1997 las universidades de Chile y Catlica de Chile, concentraban aproximadamente el 65% de los "mejores puntajes" y, por ello, los recursos provenientes del Aporte Fiscal Indirecto ( DFL 4, 1981). Las veintitrs universidades restantes alcanzan, en conjunto, algo ms del 30%. 10. La precisin del concepto, posterga otras dimension es que no pueden (por ahora) ser recogidas y registradas de las maneras que fija n los instrumentos disponibles. 11. Un indicador frecuente para estimar la consistencia interna es la frmula desarrollada por Kuder y Richardson, conocida como KR-20 y el coeficiente alfa de Crombch 12. Los datos corresponden a 1989, estudios parciales r ealizados aos siguientes por las distintas universidades confirman estos datos. 13. Podra sin embargo, aludirse al tema del sesgo cult ural que implica tanto la forma de los reactivos (temes de seleccin mltiple) com o los trminos usados y sus cargas semnticas. 14.Referencias Aranda, Fernando (1985). "Ingreso a la Educacin Su perior. El Sistema Nacional", Cuadernos del Consejo de Rectores de las Universida des Chilenas. No. 24, enero-junio de 1985, pp. 1-23Avila, Emilio (Coord.) (1991). Informe de los Resul tados de las Pruebas de Admisin a la Educacin Superior. Santiago: Universidad de Chi le, Depto. de Administracin de la Prueba de Aptitud Acadmica, Unidad de Estudios, 19 91. Ashwort, A. Harvey, R. (1994) Assessing Quality in Further and Higher Education. Jessica Kingsley Publishers. London.Brunner, Jos Joaqun (1993). "La Reforma de 1980 d iez aos despus", En: F.E.S. (1993), op. cit, pp. 229 -238CONSEJO DE RECTORES (1985). "Editorial", Cuadernos del Consejo de Rectores de

PAGE 19

19 of 22las Universidades Chilenas. N? 24, Enero-Junio de 1 985. CONSEJO DE RECTORES (1992). Informe de la Comisin de Estudio sobre la Prueba de Aptitud Acadmica. Santiago, Octubre de 1992.Diaz, Eliana; Himmel, Erika. Maltes, Sergio (1990). "Evolucin Histrica del Sistema de Seleccin a las Universidades Chilenas, 1967-198 9." En Lemaitre, Mara Jos (ed), 1990.Diaz, Eliana; Himmel, Erika; Donoso, Graciela y Mal tes, Sergio (1987), Validez de Constructo de la Prueba de Aptitud Acadmica. Santi ago: Universidad de Chile, Direccin General Acadmica y Estudiantil; Pontific a Universidad Catlica de Chile, Vicerrectora Acadmica.Donoso, Sebastin (1988). "La relacin entre los re zagados y los alumnos de la promocin en el proceso de admisin a la educacin superior: lecciones para el sistema educacional", Estudios Pedaggicos, No. 14, pp. 4157. Valdivia, Universidad Austral de Chile.Donoso, Sebastin (1989). "Admisin a la Educacin Superior: magnitud de diferencias entre los postulantes de la promocin y rezagados", Estudios Pedaggicos, No. 15, pp. 15-32. Valdivia, Universidad Austral de Chile.Gardner, Howard (1995) Inteligencias mltiples. La teora en la prctica. Editorial Paids Ibrica, Barcelona.Grassau, Erika (1956). Anlisis estadstico de las pruebas del Bachillerato de la Universidad de Chile. Santiago: Universidad de Chil e. Grassau, Erika (1966). Los exmenes de Admisin a l a Universidad. Universidad de Chile: Instituto de Investigaciones Estadsticas.Himmel, Erika y Maltes Sergio (1978), "Anlisis de la seleccin y de la prediccin del rendimiento acadmico 1977 en la Pontificia Univers idad Catlica de Chile", Vicerrectora Acadmica, Informe No. 5.Himmel, Erika y Maltes Sergio (1978a) "Modelos de a nlisis del rendimiento acadmico universitario. Pontificia Universidad Catlica de C hile", Vicerrectora Acadmica, Informe No. 6.Himmel, Erika y Maltes Sergio (1979) Estabilidad de la capacidad predictiva de los factores de seleccin en la Pontificia Universidad Catlica de Chile. Vicerrectora Acadmica, Informe No. 7.Himmel, Erika y Maltes Sergio (1985) "Sistemas Alte rnativos de seleccin universitaria", Revista del Consejo de Rectores. Santiago. Vol. 25. Himmel, Erika y Maltes Sergio (1986) "El Sistema de Seleccin a las Universidades Chilenas", En Lavados, H; E. Hill; V. Apablaza (Eds ) El Sistema Educacional Chileno. Santiago: Corporacin de Promocin Universitaria, p p. 317-360 Lehman, Carla. Editora (1990), Financiamiento de la Educacin Superior: Antecedentes

PAGE 20

20 of 22 y Desafos. Santiago, Centro de Estudios Pblicos, Coleccin Foro de la Educacin Superior.Lemaitre, Ma. Jos. Ed. (1990). La Educacin Superi or en Chile: un Sistema en Transicin. Santiago: Corporacin de Promocin Univ ersitaria -CPU, Coleccin Foro de la Educacin Superior.Rodriguez, Cristina (1985), "Resultados de la Aplic acin del Sistema en Chile", Cuadernos del Consejo de Rectores de las Universida des Chilenas. No. 24, Enero-Junio de 1985, pp. 24-58Rojas, R. Bocchieri, M.A. Schublin, A. Cisternas, L .1988). Estabilidad de los Resultados de la Prueba de Aptitud Acadmica y de l as Pruebas de Conocimientos Especficos. Santiago, Universidad de Chile, Direcc in General Acadmica, 1988. Snow, Richard (1987), "Educacin e Inteligencia", E n: Sternberg, R. op cit. 1988, 791-920Sternberg, Robert J. (1987a). Inteligencia Humana, I. La naturaleza de la intelig encia y su medicin. Buenos Aires: Paids,Acerca de los AutoresSebastin Donoso P.O.Box 747 Talca. Chile Phone: 5671 -200251 E-Mail: sdonoso@pehuenche.utalca.clProfesor Asociado del Instituto de Investigacin y Desarrollo Educacional Universidad de Talca, Chile.Profesor de Diseo de Polticas Educacionales, auto r de artculos y libros acerca de las caractersticas y resultados del Sistema de Selecci n de alumnos a las Universidades. Gustavo HawesProfesor Asociado y Director del Instituto de Inves tigacin y Desarrollo Educacional Universidad de Talca, Chile.P.O.Box 747 TalcaChile Phone: 5671 -200255 E-Mail: ghawes@pehuenche.utalca.clProfesor de Evaluacin de Polticas Educacionales, autor de artculos y libros acerca de las caractersticas y resultados del Sistema de Sel eccin de alumnos a las Universidades.Copyright 2000 by the Education Policy Analysis Archives

PAGE 21

21 of 22The World Wide Web address for the Education Policy Analysis Archives is http://epaa.asu.edu General questions about appropriateness of topics o r particular articles may be addressed to the Editor, Gene V Glass, glass@asu.edu or reach him at College of Education, Arizona State University, Tempe, AZ 85287-0211. (602-965-96 44). The Book Review Editor is Walter E. Shepherd: shepherd@asu.edu The Commentary Editor is Casey D. Cobb: casey.cobb@unh.edu .EPAA Spanish Language Editorial BoardAssociate Editor for Spanish Language Roberto Rodrguez Gmez Universidad Nacional Autnoma de Mxico roberto@servidor.unam.mx Adrin Acosta (Mxico) Universidad de Guadalajaraaacosta@cucea.udg.mx J. Flix Angulo Rasco (Spain) Universidad de Cdizfelix.angulo@uca.es Teresa Bracho (Mxico) Centro de Investigacin y DocenciaEconmica-CIDEbracho dis1.cide.mx Alejandro Canales (Mxico) Universidad Nacional Autnoma deMxicocanalesa@servidor.unam.mx Ursula Casanova (U.S.A.) Arizona State Universitycasanova@asu.edu Jos Contreras Domingo Universitat de Barcelona Jose.Contreras@doe.d5.ub.es Erwin Epstein (U.S.A.) Loyola University of ChicagoEepstein@luc.edu Josu Gonzlez (U.S.A.) Arizona State Universityjosue@asu.edu Rollin Kent (Mxico)Departamento de InvestigacinEducativa-DIE/CINVESTAVrkent@gemtel.com.mx kentr@data.net.mxMara Beatriz Luce (Brazil)Universidad Federal de Rio Grande do Sul-UFRGSlucemb@orion.ufrgs.brJavier Mendoza Rojas (Mxico)Universidad Nacional Autnoma deMxicojaviermr@servidor.unam.mxMarcela Mollis (Argentina)Universidad de Buenos Airesmmollis@filo.uba.ar Humberto Muoz Garca (Mxico) Universidad Nacional Autnoma deMxicohumberto@servidor.unam.mxAngel Ignacio Prez Gmez (Spain)Universidad de Mlagaaiperez@uma.es Daniel Schugurensky (Argentina-Canad)OISE/UT, Canadadschugurensky@oise.utoronto.ca Simon Schwartzman (Brazil)Fundao Instituto Brasileiro e Geografiae Estatstica simon@openlink.com.br

PAGE 22

22 of 22 Jurjo Torres Santom (Spain)Universidad de A Coruajurjo@udc.es Carlos Alberto Torres (U.S.A.)University of California, Los Angelestorres@gseisucla.eduEPAA Editorial Board Michael W. Apple University of Wisconsin Greg Camilli Rutgers University John Covaleskie Northern Michigan University Andrew Coulson a_coulson@msn.com Alan Davis University of Colorado, Denver Sherman Dorn University of South Florida Mark E. Fetler California Commission on Teacher Credentialing Richard Garlikov hmwkhelp@scott.net Thomas F. Green Syracuse University Alison I. Griffith York University Arlen Gullickson Western Michigan University Ernest R. House University of Colorado Aimee Howley Ohio University Craig B. Howley Appalachia Educational Laboratory William Hunter University of Calgary Richard M. Jaeger University of NorthCarolina--Greensboro Daniel Kalls Ume University Benjamin Levin University of Manitoba Thomas Mauhs-Pugh Green Mountain College Dewayne Matthews Western Interstate Commission for HigherEducation William McInerney Purdue University Mary McKeown-Moak MGT of America (Austin, TX) Les McLean University of Toronto Susan Bobbitt Nolen University of Washington Anne L. Pemberton apembert@pen.k12.va.us Hugh G. Petrie SUNY Buffalo Richard C. Richardson Arizona State University Anthony G. Rud Jr. Purdue University Dennis Sayers Ann Leavenworth Centerfor Accelerated Learning Jay D. Scribner University of Texas at Austin Michael Scriven scriven@aol.com Robert E. Stake University of Illinois--UC Robert Stonehill U.S. Department of Education Robert T. Stout Arizona State University David D. Williams Brigham Young University


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
mods:mods xmlns:mods http:www.loc.govmodsv3 xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govmodsv3mods-3-1.xsd
mods:relatedItem type host
mods:identifier issn 1068-2341mods:part
mods:detail volume mods:number 8issue 21series Year mods:caption 20002000Month May5Day 11mods:originInfo mods:dateIssued iso8601 2000-05-01