USF Libraries
USF Digital Collections

Educational policy analysis archives

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Educational policy analysis archives
Physical Description:
Serial
Language:
English
Creator:
Arizona State University
University of South Florida
Publisher:
Arizona State University
University of South Florida.
Place of Publication:
Tempe, Ariz
Tampa, Fla
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education -- Research -- Periodicals   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - E11-00344
usfldc handle - e11.344
System ID:
SFS0024511:00344


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1 of 16 Revista Acadmica evaluada por pares Editor: Gene V Glass College of Education Arizona State University El Copyright es retenido por el autor (o primer coa utor) quien otorga el derecho a la primera publicacin a Archivos Analticos de Polticas Educativas AAPE es un proyecto de Education Policy Studies Laboratory. Los artculos que aparecen en AAPE son indexados en el Current Index to Journals in Education por ERIC Clearinghouse on Assessment and Evaluation y son archivados permanen temente en Resources in Education Volumen 11 Numero 46 Diciembre 9, 2003ISSN 1068-2341 Editores Asociados para Espaol y Portugus Gustavo Fischman Arizona State University Pablo Gentili Laboratorio de Polticas Pblicas Universidade do Estado do Rio de Janeiro Las Tecnologas de la Informacin y la Comunicacin y los Indicadores de Evaluacin Universitaria en Espaa Antonio Cardona Rodrguez Miren Barrenetxea Ayesta Universidad del Pas Vasco Euskal Herriko Unibertsitatea Bilbao, EspaaCitation: Cardona Rodrguez, A. & Barrenetxea Ayest a, M. (2003, Diciembre 7). Las tecnologas de la informacin y la comunicacin y los indicador es de evaluacin universitaria en Espaa. Education Policy Analysis Archives, 11 (46).Retrieved [Date] from http://epaa.asu.edu/epaa/v11n46/.

PAGE 2

2 of 16 ResumenDesde todas las instituciones se proclama la import ancia de las Tecnologas de la Informacin y la Comunicacin (TI C) en la educacin, pero se tiene esto en cuenta a la hora de evaluar las universidades?, se recoge en los indicadores de ev aluacin? En Espaa, al igual que en el resto de pases de su en torno, las universidades estn inmersas en un proceso de evalu acin institucional. El catlogo de indicadores es parte fundamental del proceso evaluador. En este trabajo hacemos un breve anlisis del catlogo de indicadores propuesto por el Consejo de Coordinacin Universitaria en relacin con su capacidad para medir la incorporacin de las TIC en las universida des. IntroduccinEn los œltimos aos, el tema de la evaluacin unive rsitaria est presente en las agendas de todas las administraciones de los pases occidentales. Estas evaluaciones son a su vez parte de un proceso ms a mplio y ambicioso que es el de la mejora continua. La calidad como objetivo es algo en lo que nuestras instituciones, no slo las educativas, estn totalm ente inmersas. Dentro de la consecucin de la calidad es un factor importante l a innovacin, y en particular la incorporacin de las Tecnologas de la Informaci n y la Comunicacin (TIC). Cualquier institucin que se precie presumir de "e star a la œltima" en el uso de las TIC. Las universidades presentan sus Campus Virtuales como escaparate ante los potenciales alumnos y ante las instituciones encargadas de evaluar, y en muchos casos financiar, las universid ades. En un mundo globalizado y en entornos cada vez ms cambiantes y competitivos, esos escaparates adquieren cada vez ms importancia. Cua lquier alumno potencial puede acceder a informacin sobre cualquier univers idad, no ya de su pas, sino del mundo, y las universidades pelean por cons eguir a unos alumnos, que hasta hace muy pocos aos slo aspiraban, en su may ora, a tener un centro universitario cerca de su casa.TIC y calidad aparecen continuamente asociadas; al alumno se le ofrecen disponibilidad de ordenadores, conexin a Internet, cuentas de correo electrnico, actividades multimedia, ... Y no son s lo los alumnos, sino que muchos docentes e investigadores tambin juzgan a s u institucin por el nivel de uso de las TIC que en ella hay. Para cualquier p rofesor es ya hoy en da necesario disponer de un mnimo de tecnologa y de esa ventana abierta al mundo que es Internet.Tecnologas de la Informacin y la ComunicacinAunque las instituciones educativas son muy distint as entre s, con ideas distintas sobre sus fines y sobre lo que han de ofr ecer a los alumnos y a la sociedad; todas se han puesto de acuerdo en algo, a l menos en las manifestaciones pœblicas: la necesidad de incorpora r las TIC a la educacin. Pero no slo desde las instituciones educativas, si no desde la propia Unin Europea; as, leemos entre los objetivos del Plan de Accin eLearning : "Impartir una formacin adecuada a todos los profesores; adap tar los programas de

PAGE 3

3 of 16 formacin de los profesores y prever medidas de inc entivacin para que los profesores utilicen realmente las tecnologas digit ales en su enseanza, de aqu a finales de 2002." (Comisin Europea 2001b, p 4). La verdad es que ya acaba el 2003 y estamos muy lejos de conseguir esa utilizacin real en el aula. La Comisin para el Desarrollo de la Sociedad de la In formacin en Espaa, en su Informe Final de abril del presente ao, seala que "la Universi dad (...) debe ser el nœcleo embrionario de la vanguardia de las n uevas tecnologas en la sociedad. Es necesario asegurar que las nuevas tecn ologas tengan su puerta de entrada en la sociedad a travs de la Universida d." (CDSI, 2003, p. 27). De forma generalizada, se defiende la conveniencia de utilizar las TIC como instrumento para la mejora del proceso de enseanza aprendizaje. Son muchas las voces que defienden que las TIC favorece n mejores resultados acadmicos; pero tampoco faltan voces crticas sobr e el estado actual de la cuestin: "todas las indicaciones que tenemos apunt an al hecho de que, en la educacin, los esfuerzos bastante parciales y dubit ativos para integrar educacin y TIC, a pesar de ser muy caros no han te nido xito" (Aviram 2002, p. 2).Una buena parte del problema se debe a una falta de reflexin sobre el cmo y para qu introducir las TIC en la enseanza. Se est n introduciendo como herramientas nuevas con viejos mtodos y sin detene rse a pensar y realizar una apuesta clara para reformar los objetivos de la educacin y el papel del profesor y el alumno en la misma. Las TIC han apare cido tan de repente y se han extendido tan rpido que nos han pillado despre venidos. El sistema educativo en general y la universidad en particular, estn fallando en uno de los objetivos principales de la educacin en la Sociedad de la Informacin : capacitar a los alumnos con unas habilidades bsi cas como son la bœsqueda y seleccin de informacin, el anlisis cr tico y el autoaprendizaje para aprovechar las enormes potencialidades que ofr ecen los productos digitales. Con lo cual no es extrao leer que "la u nin entre las TIC y la educacin aœn no ha dado ni siquiera los modestos r esultados que se prevean (mejorar el rendimiento de los estudiantes o su habilidad para aprender activamente)" (Aviram 2002, p. 4).Centrndonos en el sistema universitario pœblico es paol, en los informes anuales del Consejo de Universidades (desde finales de 2003 sustituido por el Consejo de Coordinacin Universitaria ) se constata la necesidad de potenciar el uso de las nuevas tecnologas de la informacin como vehculo de formacin, como apoyo en la orientacin y asesorami ento de los estudiantes, en el acceso a la bibliografa y en la participaci n en la vida universitaria. Pese a lo que a veces se quiere hacer ver, nuestras universidades son instituciones conservadoras, que se mueven despacio habitualmente de forma reactiva, sin anticiparse a las demandas y necesida des sociales, sino, si acaso, presionadas por las mismas. Hay una "poderosa fuerz a de la inercia de los sistemas de educacin y formacin, que con frecuenc ia han absorbido algunas innovaciones tecnolgicas en el pasado sin cambiar substancialmente su modo de trabajar" (Dondi 2002, p. 6).

PAGE 4

4 of 16 Llevamos ya unos aos debatiendo el problema de las TIC en la educacin y se hace necesaria una reflexin sobre en qu punto nos encontramos y hacia dnde queremos ir. Y es aqu donde la evaluacin in stitucional puede tener un papel fundamental, facilitndonos una foto fija de la situacin de las universidades en la incorporacin de las TIC a la d ocencia, ms aœn cuando ya se empiezan a or propuestas para relacionar la financiacin de las universidades con la incorporacin de las TIC a las mismas, como la de "Promover que el proceso de asignacin de presupues tos para las Universidades incorpore criterios variables en func in de programas de incorporacin de TIC, entre los que deber evaluars e el despliegue de infraestructuras y la 'internetizacin' del entorno de gestin." (CDSI 2003, p. 43).Evaluacin de las Universidades EspaolasLa universidad pœblica espaola est bastante buroc ratizada, sometida a una detallada regulacin estatal, con profesorado funci onario pœblico y caracterizada por su escasa transparencia. Sin emba rgo, los mecanismos reguladores han hecho que no haya grandes diferenci as aparentes de calidad entre las distintas universidades. Como efecto nega tivo, las universidades "tienen poco desarrollados los mecanismos de rendic in de cuentas, los sistemas para ofrecer informacin a los ciudadanos, o los mecanismos para atraer 'clientes' (Mora 2002, p. 3).El marco jurdico para el desarrollo de la autonom a universitaria en Espaa empez a elaborarse a partir de los aos ochenta. S e entenda esa autonoma como un instrumento decisivo para la consecucin de la calidad educativa. Esa autonoma tiene como contrapartida la exigencia, po r parte de la Administracin, de una rendicin de cuentas. La soc iedad est cada da menos dispuesta a admitir que las universidades sean temp los de saber aislados, en los que se realizan actividades, sin dar cuenta de ello a los miembros de la sociedad externos a ellas. La sociedad desea saber cules son esas actividades, por qu y para qu se realizan, cules son los fines, cules los medios y en qu medida contribuyen a la mejora gene ral de la comunidad. Y no olvidemos la financiacin. El Consejo de Coordinacin Universitaria seala entre los factores que justifican la necesidad de d esarrollar procesos de evaluacin: las restricciones presupuestarias, un a umento de los costes, el derecho de los usuarios a conocer datos sobre la ca lidad ofrecida por su universidad, y cierta exigencia social hacia las un iversidades para que realicen una mayor aportacin al desarrollo nacional."La evaluacin de las universidades ha de permitir que conozcamos mejor la realidad de dichas instituciones y su funcionamient o, lo que son; y, tambin, facilitar un juicio de valor desde la perspectiva d e lo que deberan ser. En estos dos mbitos, la evaluacin ha de ser formativa, es decir, debe permitir aprender a conocer los objetivos y el funcionamiento efectiv o de las instituciones y, as, favorecer la mejora." (Prez 1998, p. 114). Pero no hemos de olvidar que "la evaluacin no es una actividad neutral, ni pretendi damente 'objetiva', siempre deberemos pensar a quin sirve" (Benedito, Ferrer y Ferreres 1995, p. 199).

PAGE 5

5 of 16 Es a principios de los noventa cuando comienzan en Espaa, las actividades de evaluacin institucional para la mejora. En un i nicial Programa Experimental de Evaluacin de la Calidad del Sistema Universitar io (1992-1994) se ensay la metodologa tpica de evaluacin. Le sigui el Proyecto Piloto Europeo para la Evaluacin de la Enseanza (1994-1995) Esas experiencias confirmaron la idoneidad de la metodologa utilizada, y establecie ron el I Plan de Evaluacin de la Calidad de las Universidades PNECU (1995-2000 ) En abril de 2001 se puso en marcha el II Plan de Calidad de las Universidades PCU (2001-2 006) Ese enfoque evaluativo est basado fundamentalmente en el modelo CIPP (contexto, input, proceso, producto) propuesto por Stufflebeam en la dcada de los sesenta que se encuadra en los modelos "que con sideran el proceso de evaluacin al servicio de las instancias que deben tomar decisiones" (Escudero 2003, p. 9).Entre las recomendaciones que ms recientemente vie ne ofreciendo Stufflebeam para llevar a cabo evaluaciones que ayu den a mejorar el sistema educativo, mencionamos algunas que son relevantes p ara que el uso de las TIC en la docencia universitaria sea mejorado: Los estudios de evaluacin deben proporcionar direc ciones para la mejora.Se debe promover la autoevaluacin.Los estudios de evaluacin se deben apoyar en la co municacin efectiva y en la inclusin de los implicados.(Stufflebeam 2002). Si estas recomendaciones son importantes para cualq uier proceso de evaluacin, lo son ms aœn en el caso de las TIC, e n las que se tiene menos informacin, si cabe, sobre su nivel de uso en el a ula (cualitativo y cuantitativo) y sobre la forma en la que se puede mejorar el mism o. Entre los objetivos del PCU se establece: "Implantar un sistema de informacin a las universidades, a las administraciones pœblica s y a la sociedad, basado en la evaluacin por resultados y apoyado en un cat logo de indicadores, que pueda servir de base para la toma de decisiones en el mbito de sus respectivas competencias." (Consejo de Coordinacin Universitaria 2002a, p. 6). En la actualidad existe un Borrador del Catlogo de Indicadores del Sistema Universitario Pœblico Espaol (Consejo de Coordinacin Universitaria 2003) que es en el que nos hemos basado para este trabajo Anlisis del Borrador del Catlogo de IndicadoresEl diseo y uso de indicadores son slo una parte d el proceso evaluador, pero una parte importante, como seala Escudero: "no bas ta con ofrecer informacin, del tipo que sea, sobre la calidad ins titucional; es preciso contar con referentes para su contraste. Se necesitan crit erios para poder decir si la informacin que se nos ofrece demuestra que la univ ersidad que se juzga es

PAGE 6

6 of 16 mejor o peor que lo que era en el pasado, es mejor o peor que otras instituciones similares y si ha cumplido o no tales o cuales objetivos que se haba propuesto como meta." (Escudero 2002, p. 179) Un rasgo comœn a las definiciones de indicadores qu e aparecen en la literatura es la de considerarlos como herramientas que presentan la informacin de tal forma que permiten identificar l os aspectos relevantes para la toma de decisiones. Aunque no debemos olvidar la s visiones crticas, como la de Stake (2001), que seala que la utilizacin i ndiscriminada de indicadores est ocultando la necesidad de conocer los mecanism os operacionales de cualquier proceso. O el punto de vista de Harvey (1 999) que muestra la dificultad para saber el tipo de informacin que no s aportan los indicadores y si sta est relacionada con la calidad de la educaci n. Los indicadores tienen entre sus principales objeti vos servir para el diagnstico y ayudar en las decisiones para mejorar, pero en ni ngœn caso pueden suplantar el papel del evaluador. "Los indicadores de rendimiento deben ser interpretados como seales o guas. Ello implica qu e pueden servir de gran ayuda a la hora de emitir un juicio pero nunca pued en ser considerados como sustitutos del mismo." (Dochy, Segers y Wijnen 1991 p. 320); ms aœn teniendo en cuenta que no est claro el significado real de los indicadores de rendimiento: si uno recoge, por ejemplo, que la tas a de rendimiento acadmico sube, significa que estamos mejorando la calidad, o que estamos rebajando el nivel?Las universidades estn realizando grandes inversio nes en recursos informticos y tecnolgicos y creemos que estamos e n un momento en el que se ha de reflexionar sobre la finalidad y el nivel de utilizacin de las mismas en la docencia.Es aqu donde surgen las preguntas: recoge el cat logo de indicadores para la evaluacin de las universidades propuesto por el Consejo de Coordinacin Universitaria la incidencia de las TIC en la educacin superior? nos proporciona una visin de la situacin de las TIC e n la enseanza universitaria? El catlogo de indicadores del sistema universitario p œblico espaol recoge un total de 45 indicadores organizados en siete bloque s: Oferta universitaria. Demanda universitaria. Recursos humanos. Recursos financieros. Recursos fsicos. Proceso. Resultados. (Consejo de Coordinacin Universitaria 2003).En lo que sigue, recogemos algunos elementos para e l anlisis del catlogo de indicadores, en relacin con su capacidad para medi r la incorporacin de las TIC. Para ello tomamos, de forma ordenada siguiendo los mismos bloques de indicadores que establece el catlogo, analizando l a informacin que ofrecen y

PAGE 7

7 of 16 su capacidad o relevancia para ayudar en la toma de decisiones en relacin a las TIC en la docencia.I. OFERTA UNIVERSITARIALos indicadores son: Distribucin interna de la oferta de titulaciones. 1. Distribucin porcentual de la oferta de titulacione s. 2. Adecuacin de la oferta de estudios con relacin al entorno. 3. Estos indicadores son poco relevantes para la toma de decisiones sobre el uso de las TIC. Una informacin que s es relevante es la oferta de titulaciones virtuales, es decir diferenciar entre titulaciones ofrecidas de forma presencial y las virtuales. Una propuesta de indicador es la pro porcin de plazas ofertadas en titulaciones virtuales sobre el total de la ofer ta docente. La ventaja de separar de esta forma la informacin es que nos per mite ver cul es la prioridad de las distintas universidades y si stas estn hac iendo una apuesta por las posibilidades que ofrecen las TIC. Tambin nos perm ite ver qu tipo de estudios son los punteros en este campo. Adems est a informacin est fcilmente disponible en las universidades.II. DEMANDA UNIVERSITARIALos indicadores son: 1. Preinscritos en 1 opcin sobre la oferta de pla zas. 2. Nuevo ingreso en 1 opcin sobre el total de nue vo ingreso. 3.1. Nota media de acceso del 20% superior. 3.2. Nota media de acceso. 4. Movilidad interautonmica de alumnos. 5. Movilidad Internacional de alumnos. En cuanto a la movilidad, las TIC tienen, de entrad a, una funcin informativa, de facilitar el contacto y tambin de permitir al a lumno, en algunos casos, seguir los estudios en caso de desplazamientos.Un indicador complementario conveniente sera uno q ue recogiera la captacin de alumnos virtuales provenientes de otras comunida des autnomas o pases. Esta informacin se puede obtener desagregando los indicadores 4 y 5 por titulaciones y separando entre presenciales y virtu ales. A medida que se vayan extendiendo las titulaciones virtuales, este nuevo indicador nos dara informacin valiosa sobre cules son las universida des que ofrecen una formacin virtual de calidad, ya que a diferencia d e la movilidad presencial, la virtualidad no supone costes de desplazamiento aad idos para el alumno. Todo lo dicho es aplicable tanto a la movilidad int erautonmica como a la internacional, pero en esta œltima, las distancias y los costes de desplazamiento sern, por lo general, mayores.III. RECURSOS HUMANOS (P.D.I. y P.A.S.).

PAGE 8

8 of 16 Los indicadores son: 1. P.D.I. a tiempo completo. 2. P.D.I. doctores 3. P.D.I. funcionario. 4.1. P.A.S./P.D.I. 4.2. P.A.S./P.D. I. a tiempo completo. El desglose, tan habitual, segœn categoras y dedic acin, no aporta ninguna informacin para nuestro tema.Sera conveniente disponer de informacin adicional sobre el PDI y el PAS dedicado a las TIC. Por ejemplo, a travs de indica dores que recogiesen el PAS dedicado a apoyo tcnico a la utilizacin de la s TIC en la docencia y el dedicado a apoyo pedaggico a la utilizacin de las TIC en la docencia. Una de las ventajas de estos indicadores complementarios e s indicar de forma ms clara si las universidades se estn tomando en seri o el uso de las TIC en la docencia plantendose mtodos innovadores. Tambin nos facilitaran el saber si se trata slo de un inters meramente de uso com o herramienta tcnica o con un soporte pedaggico.Con respecto al profesorado, es conveniente un indi cador que recoja la proporcin de crditos de docencia virtual del PDI sobre el total de crditos docentes. Junto con otros indicadores puede servir para precisar el perfil innovador docente de la institucin en el uso de la s TIC. IV. RECURSOS FINANCIEROSLos indicadores son: 1. Transferencias corrientes de las Administracione s Pœblicas sobre el total de ingresos corrientes. 2. Precios pœblicos de enseanzas de grado sobre el total de ingresos corrientes.3.1. Ingresos generados por prestacin de servicios sobre el total de ingresos corrientes. 3.2. Ingresos generados por la actividad investigad ora sobre el total de ingresos no financieros. 4. Gastos de personal sobre el total de gastos corr ientes. 5. Gastos de mantenimiento y conservacin sobre el total de gastos corrientes. 6.1. Gasto corriente por alumno matriculado. 6.2. Gasto corriente por alumno matriculado corregi do por la experimentalidad. Una propuesta es dar mayor relevancia a la financia cin que las universidades dedican a proyectos de innovacin docente y elevarl o a la categora de indicador. Estos datos ya se recogen en las tablas que han de rellenar los centros para la evaluacin de la titulacin, as qu e no generara una dificultad aadida para la recogida de datos. Sencillamente se ra una forma ms de introducir en los indicadores el inters que se mue stra por la docencia.

PAGE 9

9 of 16 Vemos ms œtil obtener informacin sobre la financi acin para las TIC, por ejemplo, recogiendo los gastos en servicios relacio nados con las TIC por estudiante: aulas de informtica, servidores de apo yo a la docencia, etc. y el gasto de PAS de apoyo tcnico y pedaggico al uso d e las TIC en docencia sobre gasto de personal total. Tambin sera deseab le construir un indicador similar para el PDI, pero tendra problemas de cuan tificacin y de sesgo. V. RECURSOS FESICOSLos indicadores son: 1. Puestos en aulas. 2. Puestos en laboratorios. 3. Puestos en bibliotecas. 4. Puestos de ordenadores. Estos indicadores no ofrecen informacin directa so bre el uso de las TIC. Sera interesante diferenciar entre aulas con conexiones a Internet y aquellas que no la tienen, recogiendo la proporcin de puestos con conexin sobre el total de puestos en aulas. Lo mismo habra que hacer con los puestos en aulas con infraestructura multimedia. La ventaja de recoger e sta diferenciacin es que nos indica el tipo de adaptacin a los requisitos d e la Sociedad de la Informacin y el ritmo al que las universidades lo estn hacie ndo. El indicador sobre puestos de bibliotecas se puede complementar con otro en el que se recojan los puntos de conexin a la red y /o ordenadores de consulta para acceder al catlogo de la biblioteca y a otras bases de datos, sobre el total de puestos en biblioteca. Creemos que es necesario ver la biblioteca como espacio de consulta e investigacin, y en este aspe cto, las TIC tienen muchsimo que ofrecer.En cuanto a los puestos de ordenadores, vemos neces aria la introduccin de varios indicadores complementarios que nos permitan conocer la situacin real de las universidades:Diferenciar entre aulas de informtica o puestos en la sala de ordenadores dedicados œnica y exclusivamente a la docencia de l as que estn a libre disposicin de los alumnos. Para medir esto œltimo proponemos un indicador que recoja la proporcin de alumnos matriculados po r puesto de libre acceso. Los centros disponen de esta informacin en la plan ificacin del centro y en la asignacin de aulas, por lo que no sera difcil ob tener los datos. Recoger el nœmero de ordenadores conectados y las h oras de uso del ordenador por estudiante y semana, tal y como se pr opuso para el seguimiento del Plan eEurope 2002 (Consejo de la Unin Europea 2000). La ventaja de estos dos indicadores es que nos dan una visin ms clara de la situacin de los centros; el inconveniente, sobre todo del segun do de ellos, es que los centros tendran que establecer mecanismos de contr ol de los terminales de acceso usados por los alumnos de forma libre.El propio Consejo de Universidades seala que "todava se hace escaso uso

PAGE 10

10 of 16 de las tecnologas de la informacin como recurso d e apoyo a la docencia. (...) es preciso que las titulaciones planifiquen las nec esidades de prcticas con nuevas tecnologas y que stas tengan prioridad fre nte a otros usos de las aulas informticas" (Consejo de Universidades 2002, p. 20). Sera interesante ver si hay diferencias entre las universidades al r especto y tomar como modelos aquellas prcticas o experiencias ms adecu adas. VI. PROCESOLos indicadores son: 1. Dedicacin lectiva del alumnado en Crditos. 2. Prcticas requeridas. 3.1 Optatividad requerida de la titulacin. 3.2 Oferta de Optatividad de la titulacin. 4. Prcticas en empresa del plan de estudios.< 5.1. Grupos grandes de teora. 5.2. Grupos pequeos de teora. 6. Dedicacin del Profesorado doctor funcionario al 1 curso del 1 Ciclo. 7. Estudiantes por profesor. La dedicacin del alumno en crditos se puede desgl osar entre crditos en cursos virtuales y crditos en cursos presenciales. El indicador propuesto es proporcin de crditos virtuales sobre el total de crditos. Este indicador nos da una informacin distinta al propuesto en el bloque de la oferta, ya que aqul slo haca referencia a las titulaciones totalmente virtuales, mientras que ste recoge tambin los crditos virtuales en carreras p resenciales. En el caso de las prcticas de laboratorio, si exis ten prcticas virtuales, un indicador debe recoger la proporcin de stas sobre el total, medido en crditos.El uso de las TIC puede relacionarse con el tamao de los grupos: si lo cruzamos con otros indicadores sobre las TIC nos pe rmitira ver si stas se usan en grupos pequeos, o permiten mejorar la doce ncia en grupos grandes. Parece claro que un adecuado uso de las TIC exige q ue existan grupos no muy grandes. Aunque por otra parte, esas mismas TIC pue den atenuar algunas de las desventajas de los grupos grandes: el correo el ectrnico, las listas, o el uso de pginas web puede facilitar la comunicacin; el hecho de tener la informacin disponible facilita la labor del profes or, es ms fcil la formacin de equipos, lo que permite reducir el nœmero de interl ocutores directos con el profesor.Existe la percepcin de que la existencia de grupos pequeos favorece el uso de mtodos innovadores, en particular, un mejor apr ovechamiento de las TIC; para recoger esa informacin se necesita un indicad or adicional que recoja el "porcentaje de docentes que utilizan peridicamente Internet con fines de enseanza, salvo la de la informtica" (Consejo de la Unin Europea 2000, p. 7), aunque este indicador sera difcil de calcular en la universidad; una aproximacin operativa puede ser recoger el uso del aula de informtica para la

PAGE 11

11 of 16 imparticin de las clases, distintas de las directa mente relacionadas con la informtica.El nœmero de estudiantes por profesor, junto con el indicador propuesto anteriormente, es interesante para medir la posibil idad de uso innovador de las TIC, pasando el papel del profesor de transmisor de conocimientos a orientador y tutor, con lo que ello supone de atencin persona lizada al alumno y de tiempo dedicado a dicha funcin.VII. RESULTADOSLos indicadores son: 1. Tasa de abandono (interrupcin de estudios). 2. Tasa de rendimiento. 3. Tasa de xito. 4. Tasa de graduacin. 5.1. Duracin media de los estudios. 5.2. Tasa de progreso normalizado. 6. Satisfaccin con los estudios. 7. Satisfaccin con el empleo. 8. Tasa de participacin en proyectos de investigac in. 9. Proporcin de sexenios. 10. Produccin de doctores. Estos indicadores no nos dan informacin sobre el u so de las TIC. Sin embargo, parece claro que la incorporacin de nuevo s mtodos puede influir en los resultados si se hace de forma adecuada. El an lisis del efecto de la introduccin de las TIC en los resultados exige la realizacin de estudios ms completos que los realizados hasta ahora. Aunque ex isten estudios parciales, no existe un estudio general, ya que habra que ana lizar temas como el tamao de los grupos, tipo de evaluacin, optatividad u ob ligatoriedad del sistema (tanto por parte de alumno como de profesores). Y p or supuesto no podemos comparar universidades o estudios presenciales, con estudios puramente virtuales.En principio, aunque estos indicadores de resultado s no dan informacin sobre TIC, podran desglosarse en el caso de que existier an estudios virtuales. Esto permitira comparar estudios virtuales con estudios presenciales. S que resultaran œtiles estos indicadores en comb inacin con otros, como los que hemos mencionado en otros apartados, que recogi eran el uso de las TIC, para comparar y tratar de deducir la influencia de las TIC en los resultados. Es decir, ayudaran a encontrar la respuesta a pregunt as del tipo de mejoran las TIC los resultados?, en qu condiciones es relevan te el uso de las TIC en los resultados?Reflexiones FinalesSe habla mucho de la necesidad de usar las TIC en l a docencia universitaria pero no se impulsa la recogida de datos para medir ese uso. Esa falta de informacin homognea sobre el uso de las TIC impid e estudiar sus efectos

PAGE 12

12 of 16 reales en los resultados.Los indicadores reflejan las metas que se quieren c onseguir, en este sentido, el actual catlogo de indicadores no recoge un inters objetivo en torno al uso de las TIC en la docencia universitaria (el por qu y el para qu). La mejora de la docencia mediante el uso de las TIC no se indica co mo una meta institucional de forma explcita.La simple lectura de los valores de los indicadores actuales no nos permite ver la evolucin o el ritmo de adaptacin a las TIC de una universidad, ni comparar la situacin de distintas universidades en cuanto a l uso de las TIC en educacin. Una universidad puntera en TIC no vera esto recogido con los actuales indicadores. Referencias Apodaca, P. M. (2001). Calidad y evaluacin de la e ducacin superior: Situacin actual y prospectiva. Revista de Investigacin Educativa 19 (2), 367-382.Aviram, R. (2002). Conseguir la educacin domesticar a las TIC?. Ponencia presentada en el II Congreso Europeo de Tecnologas de la Informacin en la Educacin y la Ciudadana: Una Visin Crtica, Barc elona 26, 27, 28 de junio de 2002. En http://web.udg.es/tiec/ponencies/pon1.pdfBenedito, V., Ferrer, V. & Ferreres, V. (1995). La formacin Universitaria a debate Barcelona: Universitat de Barcelona. Cardona, A. & Barrenetxea, M. (2002). Caminando hacia la Sociedad de la Informacin. Una visin crtica. Comunicacin presentada en el II Congreso Europeo de Tecnologas de la Informacin en la Educ acin y la Ciudadana: Una Visin Crtica, Barcelona 26, 27, 28 de junio d e 2002. En http://web.udg.es/tiec/orals/c62.pdfCDSI (Comisin Especial de Estudio para el Desarrol lo de la Sociedad de la Informacin) (2003). Aprovechar la Oportunidad de la Sociedad de la Informacin en Espaa. Recomendaciones de la Comisin Especial de Estudio para el Desarrollo de la Sociedad de la Informacin En Comisin Europea (2000). eEurope 2002 Una sociedad de la informacin para todos. Plan de accin preparado por el Consejo y la Comisin Europea para el Consejo Europeo de Feira 19-20 de junio de 2000 En Comisin Europea (2001a). eEurope2002. Impacto y prioridades Comunicacin al Consejo Europeo de primavera de Estocolmo del 23 y 24 de marzo de 2001 EnComisin Europea (2001b). Comunicacin de la Comisin. Plan de accin eLearning. Concebir la educacin del futuro En Comisin Europea (2002a). Informe de evaluacin comparativa de la accin eEurope En

PAGE 13

13 of 16 Consejo de Coordinacin Universitaria (2002a). El II Plan de Calidad de las Universidades Madrid: Consejo de Universidades. Secretara Gene ral. Ministerio de Educacin, Cultura y Deportes.Consejo de Coordinacin Universitaria (2002b). La evaluacin institucional: Concepto y mtodo En Consejo de Coordinacin Universitaria (2003). Borrador del catlogo de indicadores del sistema universitario pœblico espa ol En Consejo de la Unin Europea (2000). Liste des indicateurs d'etalonnage pour le plan d'action eEurope En Consejo de Universidades (2000). Plan Nacional de evaluacin de la Calidad de las Universidades. Informe Anual de la Segunda C onvocatoria Madrid: Consejo de Universidades. Secretara General. Minis terio de Educacin, Cultura y Deportes.Consejo de Universidades (2001). Plan de Calidad de las Universidades. Gua de evaluacin de la Titulacin. Madrid: Consejo de Universidades. Secretara General. Ministerio de Educacin, Cultura y Deporte s. Consejo de Universidades (2002). Plan Nacional de evaluacin de la Calidad de las Universidades. Informe Anual de la Tercera C onvocatoria Madrid: Consejo de Universidades. Secretara General. Minis terio de Educacin, Cultura y Deportes.Dochy, F.J.R.C., Segers M.S.R. & Wijnen, W.H.F.W. ( 1991). Seleccin de indicadores de rendimiento. Una propuesta como resu ltado de una investigacin. En M. de Miguel, J.G. Mora & S. Rodr guez (Eds.), La evaluacin de las instituciones universitarias. Madrid: Consejo de Universidades. Secretara General. Ministerio de Educacin, Cultur a y Deportes. Dondi, C. (2002). El desarrollo del individuo, el trabajador, el ciud adano: los objetivos de la educacin en la sociedad de la info rmacin: cmo pueden ayudar las TIC a la innovacin?. Ponencia presentada en el II Congreso Europeo de Tecnologas de la Informacin en la Educ acin y la Ciudadana: Una Visin Crtica, Barcelona 26, 27, 28 de junio d e 2002. En http://web.udg.es/tiec/ponencies/pon2.pdfEmbid, A. & Michavila, F. (2001). Hacia una nueva Universidad.Apuntes para un debate Madrid: Tecnos. Escudero, T. (2002). Indicadores: Informacin estra tgica para el sistema universitario espaol. En CRUE, La Universidad Espaola en cifras (2002). Consultado el (poner fecha)enhttp://www.ull.es/infor_general/gap/Crue/indicadore s.pdf Escudero, T. (2003). Desde los tests hasta la inves tigacin evaluativa actual. Un siglo, el XX, de intenso desarrollo de la evalua cin en educacin. Revista ELectrnica de Investigacin y Evaluacin Educativa 9 1. Consultado el

PAGE 14

14 of 16 (poner fecha) en http://www.uv.es/RELIEVE/v9n1/RELI EVEv9n1_1.htm. Harvey, L. (1999). Quality in higher education Ponencia presentada en la Swedish Quality Conference, Gšteborg, noviembre de 1999. En http://www.uce.ac.uk/crq/publications/goteborg.pdfDe Miguel, M. (2001). Modelos acadmicos de evaluac in y mejora en la enseanza superior. Revista de Investigacin Educativa 19 (2), 397-400. Michavila, F. (2001). La salida del laberinto. Crtica urgente de la Univ ersidad Madrid: Editorial Complutense.Mora, J. G. (2002). La evaluacin y la acreditacin de programas acadm icos en Espaa y en la Unin Europea Ponencia presentada en el Seminario Internacional: Educacin Superior, Calidad y Acredi tacin, Cartagena de Indias, 10-12 de Julio de 2002.Prez Garca, F. (1998). Causas y consecuencias de la evaluacin de las universidades. Revista de Educacin 315 109-124. Quintanilla, M. A. (1999). Evaluacin de la docencia en la universidad. Ideas para una reflexin crtica. En Rodrguez Espinar, S. (2001). Algunas cuestiones an te nuevas iniciativas evaluadoras. Revista de Investigacin Educativa 19 (2), 401-409. Stake, R. E. (2001). A problematic heading. American Journal of Evaluation, 22 (3), 349-354. Stufflebeam, D. (2002). Institutionalizing evaluati on. In Kellaghan, T. & Stufflebeam, D. L. (Eds.) International Handbook of Educational Evaluation Kluwer.Copyright 2003 by the Education Policy Analysis ArchivesLa direccin de Archivos Analticos de Polticas Educativas en la World Wide Web es http://epaa.asu.edu.Preguntas generales acerca de la pertinencia temti ca o sobre artculos especficos pueden ser enviadas al Editor, Gene V G lass, glass@asu.edu. Por carta a: Gene V. Glass College Education, Arizona S tate University, Tempe, AZ 85287-0211. (602-965-2692). Editores Asociados para Espaol y PortugusGustavo Fischman Arizona State University Pablo Gentili Laboratorio de Polticas Pblicas

PAGE 15

15 of 16 Universidade do Estado do Rio de JaneiroAAPE Comit Editorial Espaol y Portugus Adrin Acosta (Mxico) Universidad de Guadalajaraaacosta@cucea.udg.mx J. Flix Angulo Rasco (Spain) Universidad de Cdizfelix.angulo@uca.es Teresa Bracho (Mxico) Centro de Investigacin y DocenciaEconmica-CIDEbracho dis1.cide.mx Alejandro Canales (Mxico) Universidad Nacional Autnoma deMxicocanalesa@servidor.unam.mx Ursula Casanova (U.S.A.) Arizona State Universitycasanova@asu.edu Jos Contreras Domingo Universitat de Barcelona Jose.Contreras@doe.d5.ub.es Erwin Epstein (U.S.A.) Loyola University of ChicagoEepstein@luc.edu Josu Gonzlez (U.S.A.) Arizona State Universityjosue@asu.edu Rollin Kent (Mxico)Universidad Autnoma de Puebla rkent@puebla.megared.net.mxMara Beatriz Luce (Brazil)Universidad Federal de Rio Grande do Sul-UFRGSlucemb@orion.ufrgs.brJavier Mendoza Rojas (Mxico)Universidad Nacional Autnoma deMxicojaviermr@servidor.unam.mxMarcela Mollis (Argentina)Universidad de Buenos Airesmmollis@filo.uba.ar Humberto Muoz Garca (Mxico) Universidad Nacional Autnoma deMxicohumberto@servidor.unam.mxAngel Ignacio Prez Gmez(Spain)Universidad de Mlagaaiperez@uma.es Daniel Schugurensky (Argentina-Canad)OISE/UT, Canadadschugurensky@oise.utoronto.ca Simon Schwartzman (Brazil)American Institutes forResesarch–Brazil (AIRBrasil) simon@sman.com.br Jurjo Torres Santom (Spain)Universidad de A Coruajurjo@udc.es Carlos Alberto Torres (U.S.A.)University of California, Los Angelestorres@gseisucla.edu EPAA Editorial Board Editor: Gene V Glass Arizona State University Michael W. Apple University of Wisconsin David C. Berliner Arizona State University Greg Camilli Rutgers University Linda Darling-Hammond Stanford University

PAGE 16

16 of 16 Sherman Dorn University of South Florida Mark E. Fetler California Commission on TeacherCredentialing Gustavo E. Fischman California State Univeristy–LosAngeles Richard Garlikov Birmingham, Alabama Thomas F. Green Syracuse University Aimee Howley Ohio University Craig B. Howley Appalachia Educational Laboratory William Hunter University of Ontario Institute ofTechnology Patricia Fey Jarvis Seattle, Washington Daniel Kalls Ume University Benjamin Levin University of Manitoba Thomas Mauhs-Pugh Green Mountain College Les McLean University of Toronto Heinrich Mintrop University of California, Los Angeles Michele Moses Arizona State University Gary Orfield Harvard University Anthony G. Rud Jr. Purdue University Jay Paredes Scribner University of Missouri Michael Scriven University of Auckland Lorrie A. Shepard University of Colorado, Boulder Robert E. Stake University of Illinois—UC Kevin Welner University of Colorado, Boulder Terrence G. Wiley Arizona State University John Willinsky University of British Columbia


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govstandardsmarcxmlschemaMARC21slim.xsd
leader nam a22 u 4500
controlfield tag 008 c20039999azu 000 0 eng d
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a E11-00344
0 245
Educational policy analysis archives.
n Vol. 11, no. 46 (December 09, 2003).
260
Tempe, Ariz. :
b Arizona State University ;
Tampa, Fla. :
University of South Florida.
c December 09, 2003
505
Tecnologas de la informacin y la comunicacin y los indicadores de evaluacin universitaria en Espaa / Antonio Cardona Rodrguez [and] Miren Barrenetxea Ayesta.
650
Education
x Research
v Periodicals.
2 710
Arizona State University.
University of South Florida.
1 773
t Education Policy Analysis Archives (EPAA)
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?e11.344


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
mods:mods xmlns:mods http:www.loc.govmodsv3 xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govmodsv3mods-3-1.xsd
mods:relatedItem type host
mods:identifier issn 1068-2341mods:part
mods:detail volume mods:number 11issue 46series Year mods:caption 20032003Month December12Day 99mods:originInfo mods:dateIssued iso8601 2003-12-09