USF Libraries
USF Digital Collections

Educational policy analysis archives

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Educational policy analysis archives
Physical Description:
Serial
Language:
English
Creator:
Arizona State University
University of South Florida
Publisher:
Arizona State University
University of South Florida.
Place of Publication:
Tempe, Ariz
Tampa, Fla
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education -- Research -- Periodicals   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - E11-00426
usfldc handle - e11.426
System ID:
SFS0024511:00425


This item is only available as the following downloads:


Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govstandardsmarcxmlschemaMARC21slim.xsd
leader nam a22 u 4500
controlfield tag 008 c20059999azu 000 0 eng d
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a E11-00426
0 245
Educational policy analysis archives.
n Vol. 13, no. 4 (January 12, 2005).
260
Tempe, Ariz. :
b Arizona State University ;
Tampa, Fla. :
University of South Florida.
c January 12, 2005
505
Reflexiones a partir de un estudio sobre Educacin Intercultural y Participacin en Comunidades Mapuche en la Novena Regin de La Araucana, Chile / Guillermo Williamson C., Jill Pinkney Pastrana [and] Patricia Gmez R..
650
Education
x Research
v Periodicals.
2 710
Arizona State University.
University of South Florida.
1 773
t Education Policy Analysis Archives (EPAA)
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?e11.426


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
mods:mods xmlns:mods http:www.loc.govmodsv3 xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govmodsv3mods-3-1.xsd
mods:relatedItem type host
mods:identifier issn 1068-2341mods:part
mods:detail volume mods:number 13issue 4series Year mods:caption 20052005Month January1Day 1212mods:originInfo mods:dateIssued iso8601 2005-01-12



PAGE 1

A rchivos A nalticos de P olticas E ducativas Revista Acadmica evaluada por pares Editor: Sherman Dorn College of Education University of South Florida El Copyright es retenido por el autor (o primer coautor) quien otorga el derecho a la primera publicac in a Archivos Analticos de Polticas Educativas Los artculos que aparecen en AAPE son indexados en el Directory of Open Access Journals (http://www.doaj.org). Volumen 1 3 Numero 4 Enero 12 2005 ISSN 10 68 2341 Editores Asociados para Espaol y Portugus Gustavo Fischman Arizona State University Pablo Gentili Laboratorio de Polticas Pblicas Universidade do Estado do Rio de Janeiro Reflexiones a partir de un estudio sobre Educacin Intercultural y P articipacin en Comunidades Mapuche en la Novena Regin de La Araucana, Chile Guillermo Williamson C. Universidad de La Frontera, Temuco, Chile Jill Pinkney Pastrana California State University, Long Beach Patricia Gmez R. Coordinadora Tcnica del Proye cto Gestin Participativa en Educacin Kelluwn Citation: Williamson Guillermo C. ; Pinkney Pastrana Jill ; Gmez Patricia R. (2005, January 12 ) Reflexiones a partir de un estudio sobre Educacin Intercultural y Participacin en Comunidades Mapuche e n la Novena Regin de La Araucana, Chile. Archivos Analticos de Polticas Educativas 13 ( 4 ). Retrieved [date] fro m http://epaa.asu.edu/epaa/ v13 n 4 /.

PAGE 2

Educacin Intercultural 2 Resumen El artculo analiza una dimensin particular de la cuestin indgena en Chile: la de la P articipacin Social en los procesos educacionales, particularmente en el contexto de la Reforma Educacional. A partir de los aprendizajes y descubrimientos del Proyecto de Investigacin & Desarrollo, Gestin Participativa en Educacin Kelluwn, analiza las posibilidades y lmites a la participacin, en el marco de la institucionalidad heredada del rgimen militar, de las caractersticas de la Reforma Educacional, de los contextos de conflicto indgena por territorio y derechos polticos. El Proyecto Kelluw n, segn principios de Paulo Freire, desarroll, a travs de Investigaciones Accin Participativas, diversas experiencias orientadas a aumentar la capacidad de accin, de interlocucin, de reflexin crtica y el poder social de las comunidades frente al Go bierno Local buscando que su cultura, lengua y cosmovisin se integrara al curriculum, pedagoga, gestin y cultura escolar. A partir de los aprendizajes generados en este proceso se plantean interrogantes frente a la posibilidad real de que en el contexto actual, pueda efectivamente incrementarse la participacin para alcanzar los objetivos de calidad y equidad que busca la Reforma Educacional y los de ampliacin de derechos culturales que busca el pueblo mapuche. Abstract This analysis focuses on a speci fic dimension of the indigenous question in Chile: that of social participation in educational processes, specifically within the context of the current national education reform. Beginning with new understandings based on the work of the Proyecto de In vestigacin & Desarrollo, Gestin Participativa en Educacin Kelluwn this paper analizes the posibilities and limites of participation, considering the particular framework of institutional structures inherited from the Military Regime, characteristics o f the Education Reform, and the context of current indigenous conflicts for territorial and political rights. The Proyecto Kelluwn using methods of Action Research and based on the principals of Paulo Freire, developed diverse experiences oriented to th e augmentation of action, dialogue, critical reflection and elevating the social power of the community as an actor able to confront the local Government. The aim being the integration of Mapuche culture, language and cosmovision into the curriculum, peda gogy, organization and culture of local schools. Through the understandings generated in the process of engaged research, we interrogate the real possibilities of increasing effective participation in actual contexts. Participation, social engagement ai med at attaining the objectives of the quality and equity sought by the current educational reform as well as the expansion of community rights sought by the Mapuche in Chile. Chile est viviendo un proceso de desarrollo capitalista neoliberal, marcado p or un conjunto de contradicciones en los diversos mbitos de su situacin poltica, social, cultural y econmica. En este artculo, no intentaremos analizar la complejidad de estas relaciones, sino ms bien nos centraremos en la importancia y relevancia en trminos de su impacto en el potencial social de uno de los pueblos originarios que habitan Chile: el pueblo Mapuche. Nuestro trabajo se refiere especficamente a la cuestin indgena y como se desarrolla en la IX Regin de la Araucana, a partir de los aprendizajes

PAGE 3

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 1 3 No. 5 3 de un Proyecto Educativo de investigacin y desarrollo: Gestin Participativa en Educacin Kelluwn. 1 Este Proyecto est contextualizado histricamente en Chile, en el marco de la poltica dirigida hacia las comunidades indgenas desde el Estado; tambin, dentro del potencial abierto por reformas recientes en Educacin, la Reforma Educacional, limitada, aunque activa y por la movilizacin democrtica de las comunidades que reividican reconocimientos histricos y derechos actuales. En aos recientes una fuerte movilizacin social indgena ha despertado en Chile, particularmente en las comunidades Mapuche. Esta movilizacin exige que el Estado chileno junto a demandas polticas reconozca la identidad cultural Mapuche y el avance en grados de autonoma como ciudadanos con una identidad especfica. Una parte importante de estas demandas, incluye la cuestin de la tierra. Los Mapuche demandan y exigen la devolucin de sus territorios, diferenciando grados de autonoma y auto organizacin. Esto s son territorios que tradicionalmente pertenecieron a las comunidades y que, a lo largo de la historia de Chile, han sido usurpados a travs de diversos mecanismos por los intereses del Estado y del sector privado. Este despojo de tierra, la exclusi n general en que han vivido y que ha provocado altos grados de pobreza, ha obligado a las comunidades Mapuche a vivir en grupos de familias organizadas como minifundistas, en condiciones insuficientes para su desarrollo autnomo (Vitale, 1999). Este des pertar se ha expresado con fuerza en la IX Regin de la Araucana, en el Sur de Chile, donde vive la mayora de la poblacin rural Mapuche. En esta regin, aspectos importantes de identidad originaria, se mantienen y prosperan. Especficamente, los element os que enlazan las comunidades a su identidad indgena, estn marcados por el mantenimiento de la lengua, cultura, y costumbres sociales y la resistencia a la sociedad huinca (no mapuche) La gente de estas comunidades constituye la poblacin ms pobre en la regin. Ellos son tambin la poblacin ms pobre en Chile, comparada con otras zonas rurales dentro del pas que han sido histricamente marginadas e ignoradas. La pregunta sobre educacin de calidad para las poblaciones indgenas que sobreviven, ha sido un tema marcado por contradicciones de teora y prctica; permanece como uno de los ejes principales dentro de las demandas Mapuche por la autonoma. Las Escuelas rurales que contienen un porcentaje alto de nios indgenas son las que presentan los niveles ms bajos de logros de aprendizaje en el pas. Pruebas estandarizadas (SIMCE) 2 muestran resultados totalmente lejanos a los altos logros de los sectores urbanos; estos resultados son incluso ms dramticos cuando son comparados con los nios que as isten a escuelas de situacin socioeconmica media alta del pas (MINEDUC, 1998, OCDE, 2004). La injusticia dentro del sistema educativo Chileno, encuentra su expresin mxima en escuelas rurales donde asisten nios Mapuche. Esta problemtica est marcada por la descontextualizada naturaleza funcional del currculo tradicional y la falta de reconocimiento del saber de las comunidades, su gente en particular, de los estudiantes Otras prcticas educativas buscan la asimilacin a las propuestas del sistema educativo cuya finalidad ltima ha sido la desaparicin progresiva de los indgenas de este pas. 3 La educacin mantiene y, a menudo, se define por vestigios de autoritarismo, verticalismo, y una concepcin jerrquica del poder. Estos elementos, constit uyen factores que atentan contra la calidad de la educacin y su potencial para fortalecer el desarrollo de los indgenas. En un intento por mejorar la condicin del sistema educativo en Chile, el gobierno nacional comenz en 1991 y formaliz en 1997, un esfuerzo por una slida Reforma Educacional. Los tres principios que la guiaron fueron: equidad, calidad y participacin. (Ministerio de Educacin/ MINEDUC, 1996). Aunque esta Reforma entra en contraste marcado con las reformas institucionales que cambiaro n el sistema educativo en Chile durante la Dictadura Militar (1973 1990), no realiza 1 Proyecto Gestin Participativa en Educacin Kelluwn. Impulsado por el Departamento de Educacin de la Universidad de La Frontera, Temuco, IX Regin de La Araucana. Cont con el apoyo de la Fundacin W.K.Kellogg en el marco de la Iniciativa Latinoameri cana Comunidad de Aprendizaje. Proyecto DID 00/116. 2 SIMCE: Sistema de Evaluacin de la Calidad de la Educacin. 3 De hecho durante el siglo XX desaparecieron las lenguas Lican Antay, Colla, Kawaskar, Yagn, junto a sus culturas y en los dos ltimos caso s, prcticamente los pueblos.

PAGE 4

Educacin Intercultural 4 ningn aporte significativo para resolver el desafo de la problemtica estructural en que contina el sistema de enseanza en el pas. Sin embargo, el principio de eq uidad que sustenta, ha favorecido la apertura de un espacio legtimo para un discurso educativo ms democrtico (la idea de equidad era considerada representativa de compasiones socialistas y as fue evitada por ms de 17 aos, durante la dictadura). Qui zs el elemento ms potencialmente progresista que se encuentra dentro de la reforma actual, podra ser el nfasis en la idea de participacin. E1 legado de la dictadura en Chile, es la ausencia virtual de costumbres civiles democrticas participacin entre la poblacin. Esta ausencia golpea, especialmente, a las poblaciones dentro de instituciones (escuelas, universidades, cuerpos de gobierno y en el mbito laboral). An en a actualidad, la desconfianza y el temor marcan a muchas interacciones socia les. El Proyecto Kelluwn demostr las dificultades de la poblacin para enfrentar los desafos de la participacin social una necesidad latente que despierta ante la primera oportunidad dadas las caractersticas de las estructuras institucionales de pod er local y pedaggico: la estructura del poder mantiene su carcter de dominacin en la medida en que hace depender un conjunto de derechos o beneficios, en el modo discrecional de su distribucin, sean stos, por ejemplo, los subsidios de cesanta, los re cursos para las organizaciones, ciertos beneficios o las calificaciones de los alumnos en el caso de las escuelas. An existe una importante cantidad de personas que sienten temor al circuito de poder local, lo que los mantiene subordinados y dependientes de l, en consecuencia, sin constituirse en ciudadanos sujetos de derecho. La cultura escolar y los tipos de relaciones comnmente observadas entre profesores y estudiantes, profesores y administradores, y padres y profesores, son ejemplos claros de tal au toritarismo y tendencias no democrticas. Estas caractersticas se agudizan si consideramos la relacin escuela y comunidad local e indgena, donde es posible reconocer discriminaciones de clase y tnico culturales. En este contexto, la Universidad de La Frontera, a travs del Departamento de Educacin y desde fines de 1999, ha estado desarrollando el Proyecto Gestin Participativa en Educacin Kelluwn en la Novena Regin de Chile, la Regin de La Araucana. Este Proyecto est situado en un rea de alt a poblacin Mapuche, la Comuna de Ercilla. Su rol y objetivo primario es aumentar la participacin social de las comunidades en educacin. Se ha organizado a partir de las metodologas basadas en Investigacin Accin Participativa, Investigacin Accin ( Strauss, y Corbin, 1990; Thomas, 1993) y con un carcter Pedaggico Liberador / Emancipatorio, especficamente influido por el trabajo de Paulo Freire (Freire, 1970). Esta metodologa aproxima a la contextualizacin de la educacin y a la importancia del a prender y ensear slo a partir de las realidades de los estudiantes, pero tambin, como en este caso, dentro del contexto institucional en el que se trabaja en las escuelas. Este Proyecto tiene varias partes. Una de las principales, abarca el trabajo que se ha hecho con estudiantes de Pedagoga en Educacin de la Universidad de La Frontera, que contempla la Educacin Intercultural Bilinge (EIB) en su formacin inicial. Otro aspecto importante de este trabajo, es promover una cultura democrtica y organ izada en Educacin dentro de las escuelas mismas y dentro del sistema municipal de educacin en la regin. Este artculo no tiene el deseo de realizar una descripcin de la experiencia del Proyecto, ms que nada pretende reflejar en algo lo que nosotros, como educadores e investigadores, hemos aprendido de esta experiencia. Estas lecciones ilustran algunas de las acciones que actualmente se desarrollan en la investigacin. Primero, presentaremos el contexto en que se est trabajando y luego lo analizaremo s con mayor detalle, as como tambin describiremos la situacin de la gente Mapuche en la regin. Tambin discutiremos someramente algunas de las lecciones y reflexiones de la experiencia, aunque este es todava un proceso de desarrollo en curso. Contex to Regional de La Araucana y la poblacin Mapuche. La IX Regin de La Araucana es la que tiene mayor pobreza en el pas (34,9 %, 2000), alta ruralidad (33,42 %, 2001), alta poblacin indgena (23,5%, 2000), menores aos de estudio de la

PAGE 5

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 1 3 No. 5 3 Poblacin Econm icamente Activa (7,5 aos, 2001). La situacin de los nios y nias muestra las serias consecuencias de esta realidad. UNICEF y el Ministerio de Planificacin y Cooperacin elaboraron un Indice de la Infancia que considera Educacin; Ingresos; Habitabili dad; Salud (Rangos: 0,000 1,000). Su posicin en un ranking nacional de regiones, la ubica entre las de menores indicadores satisfactorios. El ndice de Infancia coloca a la IX Regin como la ms baja del pas: 0,491 en referencia al nacional: 0,619. El n dice segn indicadores muestra la posicin de la Regin en el pas: Educacin = 11; Ingresos = 13; Habitabilidad = 13; Salud = 12. 4 Las condiciones de desarrollo de la infancia y la adolescencia en la Regin ms pobre, con mayor ruralidad y poblacin ind gena, son las peores. A nivel nacional, las Comunas que tienen 50% o menos de poblacin rural (176) un 93,6% tienen condiciones satisfactorias de desarrollo para sus nios; por el contrario, aquellas que tienen ms de un 50% de ruralidad (143), slo en u n 6,4% las condiciones son satisfactorias. Es decir, en las Comunas con mayor ruralidad las condiciones son deficientes. Al comparar las Comunas con Mejores y Peores condiciones verificamos que, en los cuatro indicadores, las Comunas de la regin de La Ara ucana presentan los peores indicadores del pas y todas tienen alta poblacin rural y mapuche: Habitabilidad: Las Condes (RM) 1,000 Puerto Saavedra (IX) 0,094; Educacin: Vitacura (RM)1,000 Ercilla (IX) 0,188; Salud: Futaleuf (XI) 1,000 Puerto Sa avedra (IX)0,186; Ingresos: Vitacura (RM) 0,998 Puerto Saavedra (IX) 0,000. Estos datos muestran, con toda su crudeza, las desigualdades de la sociedad nacional y las dimensiones en que se manifiestan la discriminacin y exclusin de nios y nias, en p articular, rurales y mapuche. Evidentemente, hay rangos intermedios que atenan las diferencias; sin embargo, los datos expresan una realidad que describe la injusticia social instalada en el sistema social democrtico y econmico capitalista del pas. Mie ntras Las Condes y Vitacura, Comunas de la Regin Metropolitana, concentran los mximos en todas las dimensiones (en Salud alcanzaban un poco menos que Futaleuf), en la Regin de La Araucana existen Comunas con indicadores extremadamente distantes de ell as, incluso en ingresos, sin alcanzar siquiera el mnimo. Las diferencias en habitabilidad, salud, educacin e ingresos de un nio o nia que vive en Comunas de Santiago, donde se concentran altos ingresos familiares, son enormes respecto de aquellas comun as que estn en regiones con poblacin rural e indgena y bajos ingresos. 5 Las diferencias de clase, territorio, regin y tnicas se expresan en su mayor gravedad, en casos como el de Ercilla, la Comuna donde se desarrolla el Proyecto. Segn datos del l timo Censo de Poblacin (2002) en Chile hay 692.192 personas que se identifican como indgenas, lo que constituye un 4,6 % de la poblacin total. La IX Regin de La Araucana tiene una poblacin de 869.535 personas, de las cuales aproximadamente un 34 % h abita en zonas rurales. El pueblo indgena mayoritario es el mapuche que representa en Chile 604.349 personas, de las cuales 203.221 viven en La Araucana (donde se desarroll el Proyecto), lo que representa un 33,7 % de todos los mapuche del pas y un 23, 5 % del total de poblacin regional. En el nivel nacional, el 69,5 % de los indgenas es menor de 39 aos; tienen un promedio de escolaridad de 8,5 aos, sin embargo la desercin, particularmente entre los mapuche, es alta entre la educacin bsica y la me dia: un 30,4%. El desarrollo productivo de la Regin de La Araucana, est asociado directamente con su economa rural que genera diversas modalidades econmicas (tradicionales, industrial, artesanal, modernizada): cultivos tradicionales e incipientemente algunos de exportacin, pesca artesanal, turismo, forestacin, agro industria, comercio, servicios, e inversin pblica. La participacin del sector silvo agropecuario en el desarrollo econmico es de un 19,0% (Enero, 2004) y en el empleo regional de un 29,6 % (2004) 6 Ms de un 30% de la tierra, es mantenida actualmente por pequeas posesiones de indgenas minifundistas. Otro porcentaje similar de la tierra en esta regin, es mantenido por pequeos agricultores no Mapuche. Estos campesinos utilizan est rategias de produccin basadas en la economa familiar, disponen de bajos recursos productivos, sus tierras son marginales a propiedades mayores y, en general, presentan un alto grado de erosin. Este sector est marcado, tambin, por un acceso 4 Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF & Ministerio de Planificacin y Cooperacin, MIDEPLAN (2003). 5 Williamson, G. (2004) 6 Datos Gobierno Regional de La Araucana, 2004.

PAGE 6

Educacin Intercultural 6 limitado a la tecnologa moderna y por un bajo nivel de organizacin con poder social efectivo. Segn datos del Ministerio de Agricultura para la Regin (1998), la tierra total destinada a la agricultura comprende 2,430,000 hectreas, organizadas en 45,000 explotac iones agrcolas. En cuanto a niveles de operaciones, 21,000 explotaciones (47%) corresponden a cultivos de subsistencia; 9,000 (20%) pertenecen a pequeos propietarios a los cuales les falta la cantidad de tierra necesaria para generar una slida explotac in econmica agrcola (habitantes rurales); y 15,000 (33%) se encuentran en manos de Agricultores con Condiciones Estructurales para Conectarse Al Mercado y Capacidad de Acumulacin de Capital, de acuerdo a las categoras del Instituto Nacional de Desa rrollo Agropecuario (INDAP). De estas explotaciones, 21,000 participan como beneficiarios del INDAP (46.6%); de ellas, slo 8,000, estn en condiciones para integrarse al sistema y 13,000 permanecen en condiciones econmicas de subsistencia. Otras 24,000 explotaciones no participan directamente en estos programas de gobierno, aunque se integran a travs de la participacin en programas sociales. Dentro estos ltimos dos grupos se encuentran los productores Mapuche, en otras palabras, el sector agrcola en que los Mapuche se encuentran, es excluido significativamente de la asistencia tcnica moderna ofrecida por el Estado. Los niveles econmicos asociados son bajos, especialmente entre los Mapuche que dependne de una economa de subsistencia, de acuerdo a la s condiciones de competencia nacional e internacional y a la insercin regional en los diversos mercados de productos agrcolas. Esta situacin es uno de los factores limitantes del desarrollo e integracin econmica Mapuche. La pobreza en la IX Regin de La Araucana, es la ms alta del pas e incluso ha crecido en algn momento (34% en 1994 y 36.6% en 1996); se concentra en las zonas rurales donde uno de cada dos nios (48.9%; 1996) vive bajo la lnea de pobreza, mientras que en Chile la estadstica es de uno a tres (aunque en 1990 la cifra era prxima a 60%). Sin embargo, la proporcin de poblacin cesante, desempleada, era slo del 4.5% (Enero, 2004) debido a la estructura productiva basada en empresas medianas, pequeas y micro (produccin familiar de la pequea agricultura e industria urbana). De las 31 Comunas de la Regin, 15 son consideradas en condiciones de Extrema Pobreza. Las Comunas que muestran el grado ms alto de pobreza extrema son: Nueva Imperial, Padre Las Casas, Carahue, Lumaco, G alvarino, Saavedra y Ercilla, todas con significativa poblacin indgena y ruralidad. El ndice de Desarrollo Humano del PNUD (IDH, 2000), muestra una grave situacin de inequidad y discriminacin al comparar indicadores para mapuche y no mapuche en cuatr o regiones del pas. 7 El IDH promedio es de 0.642 para los Mapuche (M) y 0.736 para los no mapuche (NM); en ingresos la diferencia es de M=0.524 y NM= 0.657; en Educacin es M=0722 y los NM de 0.806; en Salud es de M=0680 y NM de 0745. 8 La desigualdad seg n pertenencia tnica un pueblo como el mapuche es grave. Al revisar los promedios por regiones el IDH de los Mapuche es: Regin Metropolitana (0.708), Bio Bio (0.682), Los Lagos (0.615) y Araucana (0.582). Una comparacin interregiones, muestra que en las regiones ms pobres, con mayor ruralidad, con mayor proporcin de poblacin mapuche, donde hay ms hablantes vernculos, la diferencia es mayor. Al desglosar las dimensiones entre dos regiones, como las del Bio Bio (RBB) y de La Araucana (RLA) se verifi can tambin diferencias: en Educacin la RBB tiene un IDH de 0.019 y RLA de 0.130; en Salud es de 0.005 (RBB) y de 0.054 (RLA); en Ingresos es de 0.048 (RBB) y 0.170 (RLA). 9 Al revisar por Comunas de La Araucana, se detectan diferencias al interior de las regiones, negativas en el caso de comunas de fuerte presencia mapuche como Puerto Saavedra que tiene un IDH de 0.480, Lumaco con un 0.482 o Ercilla con 0.512, todas comunas pobres, rurales, con alta densidad indgena, economas tradicionales, zonas de ex pansin forestal y en las que se desarrolla el conflicto o movilizacin mapuche con mayor intensidad. (PNUD/UFRO/MIDEPLAN, 2003) 10 Otro ejemplo de exclusin del desarrollo, es la peor situacin de calidad de vida y salud de la poblacin mapuche, si bien ha ido mejorando desde el inicio de los procesos de transicin 7 PNUD/UFRO/MIDEPLAN (2003). Con info rmacin de la Encuesta CASEN 2000; considera las Regiones Metropolitana (RM), del Bio Bio (VIII), de La Araucana (IX) y de Los Lagos (X). 8 Id.ant.:15 9 Id.ant.17 19 10 Id.ant.:27

PAGE 7

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 1 3 No. 5 3 democrtica, posteriores al fin de la dictadura militar (1989). En el caso de la Regin de La Araucana, los indicadores son peores que el promedio nacional. Un estudio de las comunidades indgen as en la IX Regin, realizado en 1999 (Amigo, et.al. 2001), revela que a fines de los aos noventa, la proporcin de mortalidad infantil era aproximadamente el doble del promedio nacional (15 por 1000 nacimientos vivos contra 9 en el promedio nacional). Es te estudio tambin ha indicado que en trminos de crecimiento, nutricin y salud, las condiciones ms desfavorables se encuentran en reas donde la mayora de la poblacin Mapuche habla el mapudungun (Lumaco, Puerto Saavedra, Curarrehue, Ercilla, Lonquimay y Los Sauces). Otro ejemplo de las consecuencias de vivir en un medio de condiciones empobrecidas, es la baja estatura. El dficit de estatura es ms alto en las reas pobres, con una incidencia alta en reas Mapuche donde el 50% de nios que entran a la escuela estn bajo las normas para su grupo de edad. Este resultado no es consecuencia de la gentica sino una clara consecuencia de pobreza y los efectos de las condiciones en que viven las mujeres embarazadas y los nios. Todos estos factores de salud y tambin, el econmico, expresan otro componente de la exclusin y discriminacin que ha sido histricamente dirigida contra la poblacin Mapuche: la oferta educativa y cultural hegemnica. Estas constituyen desfavorables factores para las condiciones de vida de los nios y nias rurales e indgenas y, desde la perspectiva del desarrollo, con los nios Mapuche, muestra como opera la injusticia y desigualdad dentro de la sociedad regional y nacional chilena. La Cultura originaria encuentra su matriz Mapuche (tierra y lenguaje) en las zonas rurales de la IX Regin y sus comunidades. La lengua mapudungun se mantiene en mayor grado en las comunidades rurales y constituye uno de los referentes bsicos que definen la Regin (y el pas) como multi cultural, multi linge y multi tnica. Sin embargo, la coexistencia cultural se encuentra definida, en gran medida, por las desiguales relaciones de poder establecidas histricamente desde la ocupacin de La Araucana (1881), generando discriminacin y racismo, principalm ente desde la cultura dominante hacia la mapuche, aunque, tambin, con una reaccin inversa desde importantes sectores mapuche (Gmez, P.; 2004). El sector agrario, Mapuche y no Mapuche, es altamente influyente en la bsqueda, construccin y permanencia d e diversos significados y costumbres culturales que se manifiestan en las ciudades as como en lo local rural y en contextos semi urbanos. El mundo agrario rural, minifundista y campesino, as como el mediano agrcola, Mapuche y no Mapuche, es una fuente o riginal desde la que ha sido construida la identidad regional contribuyendo a la cultura nacional. La Ley Indgena (N 19.253; 1993) no permite la venta de la tierra Mapuche a quien no es Mapuche. Esta tierra que no es incorporada dentro del mercado capi talista de tierras y representa una cantidad importante de la superficie total agrcola de varias regiones, actualmente permanece en manos indgenas en los casos donde la Ley fue respetada. En este contexto legal e institucional, va creciendo la resistenc ia a las presiones de grandes empresas nacionales y multinacionales, especialmente forestales y otras empresas capitalistas de los sectores agrcolas, turismo y pesquero, que representan el dominio ambiental y econmico en territorios tradicionalmente pert enecientes a las comunidades que han sido usurpados, de modos muy diversos, a lo largo de la historia de las relaciones entre el pueblo Mapuche y el Estado. La Corporacin Nacional de Desarrollo Indgena (CONADI), como organismo especializado del Estado pa ra los pueblos indgenas, ha estado regulando el ordenamiento legal de la tierra para ampliar y consolidar la propiedad indgena. Existe una presin fuerte sobre las propiedades indgenas desde dos grupos: las Empresas Forestales y las de Turismo, que mi ran con ansias la tierra de los Mapuche y no Mapuche ms pobres, lo que ha provocado la expulsin de mucha gente desde el campo a las ciudades, aumentando el precio de la tierra. Sin embargo, estas presiones han sido enfrentadas por un creciente y fuert e movimiento social de resistencia indgena, combatiendo los intereses de los negocios capitalistas. Desde finales del ltimo decenio, muchas comunidades y organizaciones se han insertado y movilizado activa y directamente dentro de este conflicto con el E stado e intereses privados, en intentos de reconstruir sus comunidades originales. Otros han buscado provocar cambios a travs de la negociacin poltica, integrndose dentro de los procesos legales establecidos por el gobierno para re distribuir la tierra a travs de variados mecanismos. En ambos caminos, el objetivo es el mismo: recuperacin de la tierra considerada propiedad histrica de las comunidades indgenas. En estas tierras, el proyecto es re establecer las condiciones de existencia, reproduccin y resistencia de la gente Mapuche, en orden a

PAGE 8

Educacin Intercultural 8 constituir, con o sin continuidad geogrfica, un territorio en que los Mapuche tengan autonoma cultural y mayores grados de autodeterminacin a travs de diversas formas y grados de auto gobierno. Al mismo ti empo, la crisis econmica desde fines de la dcada del noventa, ha generado un movimiento de retorno indgena, desde las ciudades, principalmente desde Santiago, la capital del pas, a las comunidades rurales de origen. Esta emigracin ha generado una nuev a dinmica demogrfica, y un fenmeno de encuentro cultural y reencuentro entre el Mapuche rural y el urbano. Ha creado una situacin de mayor presin sobre la tierra, especialmente debido a que los retornados generaron un aumento del ncleo familiar en la s limitadas propiedades rurales y bajo las mismas condiciones precarias encaradas por aquellas familias que han permanecido en la tierra. Educacin Los indicadores de Educacin muestran injusticias serias en el sistema educativo y en la calidad de la in struccin. Segn el Censo de 1992, 11 5.4% de la poblacin Mapuche nunca ha asistido a una escuela; 47.1% dicen haber tenido alguna educacin bsica, 37% dicen haber asistido a la educacin secundaria y slo 10.5% dicen tener algn nivel de educacin superi or. En zonas rurales, 14.7% dicen nunca haber asistido a la escuela. 69.2% dicen haber tenido alguna enseanza primaria y menos del 17% dicen haber asistido educacin secundaria y superior. El promedio de aos en la escuela de la poblacin de 15 aos o m s, en 1990 (cuando se institucionaliza la re democratizacin de la educacin) era de 7.8 aos; en 1998 ste haba aumentado a 8.7 aos. Es decir, en ocho aos el pas ha sido exitoso obteniendo que la mayora de nios ingresen al menos a la educacin me dia y de haya cumplido en promedio la obligatoriedad legal de los 8 12 Aunque la calidad de enseanza permanece baja, especialmente en los establecimientos de comunidades pequeas con una gran poblacin Mapuche educada segn los sistemas anteriores a las polticas y programas actuales. Un ejemplo de calidad baja e injusticia alta en educacin, es expresado, en el caso de la educacin media, en los Liceos, que no ofrecen posibilidades para que el estudiante pueda ingresar a la educacin superior, para i r a una Universidad. Esto claramente demuestra un abandono de estos establecimientos por el sistema. Una Tesis desarrollada en el Liceo de Ercilla, en el marco del Proyecto Kelluwn, ilustra el abandono del joven mayoritariamente Mapuche en la educac in media. Se tomaron los casos de estudiantes del liceo, de los cuales solamente uno haba entrado a la universidad y 5 sobre 40, haban continuado sus estudios superiores (dos en instituciones tcnicas, dos en Institutos Profesionales, y uno en una i nstitucin militar). Ninguno de los cinco que se incorporaron a la educacin superior, eran mapuche. Los estudiantes que permanecieron en la comuna trabajan por un salario bajo, no reciben capacitacin formal, o slo viven con sus familias y comunidades.( Romero Romero, 2002) A estos hechos se suma la problemtica de contextualizar el curriculum para reconocer la cultura y el conocimiento locales que son el producto de socializaciones de los nios dentro de sus comunidades de origen. Las prcticas pedag gicas y el diseo de la enseanza en torno al valor social y tradicional de los modos de relacin de las comunidades, no se consideran en la formacin de los estudiantes. No se valora el conocimiento que estos nios traen con ellos a la escuela, ni se cons ideran las caractersticas cognitivas dentro de los procesos de aprender generados en las costumbres sociales y tradicionales de la cultura. El lenguaje del discurso pedaggico corresponde al de la cultura dominante. Los textos y contextos presentados en l as escuelas como conocimiento oficial, no reconocen la capacidad productiva de la cultura de los estudiantes, ni de sus familias y comunidades. En otras palabras, la realidad educativa actual excluye aspectos epistemolgicos que definen el diario vivir de los estudiantes en sus comunidades. En este sentido, la funcin histrica de asimilacin y aculturacin que 11 Al momento de redactar este artculo, an no se encuentran desagregados to dos los resultados del Censo 2002, por tanto se utilizan datos del Censo anterior. 12 El ao 2004 se aprob la obligatoriedad constitucional de 12 aos de estudio.

PAGE 9

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 1 3 No. 5 3 la escuela ha jugado permanece intacta, a pesar de esfuerzos recientes para cambiar esta realidad y crear escuelas eficaces que respeten la cultura y las necesidades de los indgenas. La comuna en que se desarroll la investigacin: Ercilla. Ercilla es una comuna eminentemente rural, con alta poblacin indgena, pobreza e indigencia, vinculada a la economa agrcola tradicional, bajo ndice de desarr ollo humano y bajos resultados de aprendizaje y calidad de la educacin. Segn el Censo 2002, tiene una poblacin de 9.041 habitantes, de los cuales el 64,19% es rural y que junto al 35,81 % urbano, comparten 500 Kms2 de territorio. Entre el Censo del ao 1992 y el del 2002 la poblacin creci en un 2,3% y un 36,85 % tiene entre 0 y 17 aos; 4.202 personas son mapuche (46,48%), principalmente, rurales. Un 30,41 % de los habitantes, se encuentra en estado de pobreza (promedio pas: 14,89%; promedio Regin: 34,9 %) y un 22,46% de indigencia (promedio pas: 5,73 %; promedio Regin: 13,6 %). Respecto del Ranking nacional del Indice de Desarrollo Humano (sobre 1,000; 2002), Ercilla ocupa, entre las Comunas, las posiciones 205 en Salud (0,682), 294 en Educacin (0,681), 255 en Ingresos (0,579). En lo educacional tiene una tasa de alfabetizacin de 84,17% (Pas: 94,37%), con una escolaridad promedio de 5,64 aos (Pas: 7,42) (2002); los ndices de calidad de la educacin del SIMCE son de los ms bajos del pas y la Comuna ocupa el penltimo lugar en los resultados de la Regin (SIMCE 2003: Matemtica:202; Lenguaje y Comunicacin: 218); los resultados de la Prueba de Seleccin Universitaria (PSU 2003 para ingreso 2004), muestran que la Regin de La Araucana alcanz promedios de 488,08 puntos en Matemtica (promedio nacional: 499,94; posicin regional en el Pas, entre 13 Regiones: 11), 490,28 puntos en Lenguaje y Comunicacin (promedio nacional: 500,69; posicin regional en el Pas: 8). Las posiciones en la prueba de Historia y Ciencias Sociales, fue la 9; en la de Ciencias Biologa y en Ciencias Qumica, la 3 y en Ciencias Fsica, la 6. Ercilla tuvo como promedios de los varones 362,81 puntos y en las mujeres 374,58 puntos, es decir, muy por debajo de los prome dios nacionales y regionales, a pesar de que los alumnos del sector municipal obtuvieron resultados superiores a los de los particulares subvencionados: 399,30 y 297,08, respectivamente. Es una comuna donde histricamente el movimiento mapuche, tanto por s u carcter tnico como campesino, ha tenido gran actividad y donde actualmente el conflicto indgena, centrado en las demandas polticas y por tierra, ha alcanzado mayor grado de movilizacin reivindicativa, pero tambin de violencia, social y estatal. 13 Se mantienen fuertes rasgos culturales tradicionales en las relaciones sociales, econmicas, polticas de las comunidades, sin embargo se ha ido perdiendo la prctica de rituales y tradiciones, as como el uso habitual del mapudungun. El Proyecto Gestin Pa rticipativa en Educacin Kelluwn. El Proyecto Gestin Participativa en Educacin Kelluwn se ha desarrollado, desde 1999, con el objetivo de establecer una colaboracin de la Universidad con los Municipios, Escuelas y Comunidades indgenas, respondiendo al sentido de la palabra Kelluwn en Mapudungun, cuya traduccin ms acertada es: cooperacin, colaboracin (el significando que, a menudo, entendemos como solidaridad). El proyecto, de carcter educativo crtico e intercultural, se ha orientado a tres dim ensiones de accin: Fomentar la Participacin Social en los procesos educativos de los Territorios en que actuaba (lof o comunidades y Comuna); promover la Educacin Intercultural Bilinge en el sistema educativo municipal e incentivar una gestin y cultur a democrtica en las escuelas. Este Proyecto ha generado espacios de conversacin y dilogo entre los diversos agentes implicados en el tema de enlazar comunidades y escuela, en encontrar respuestas a las diversas necesidades y esperanzas de las comunida des. Parte de este trabajo incluye la presencia de monitores de la comunidad local. Estos monitores son capacitados en conjunto con el equipo educativo del Proyecto en los procesos y metodologas asociadas con Investigacin Accin Participativa aplicados a contextos educativos interculturales (Williamson, 2002). Esta asociacin ha inspirado un gran inters en 13 De hecho los dos primeros condenados por el sistema judicial, vinculados al conflicto mapuc he, pertenecen a comunidades de esta Comuna.

PAGE 10

Educacin Intercultural 10 las personas y sus comunidades, como mtodos y medios de participacin en contextos educativos formales e informales. Desde este punto de vista, los xitos obtenidos en estos procesos an son parciales; en realidad ms que buscar xitos se procuran aprendizajes respecto de la participacin. Las comunidades se han visto implicadas con alto grado de compromiso, lo que ha permitido la participacin en temas que son pertinentes a sus necesidades e intereses. Un elemento que expresa la aceptacin del trabajo del Proyecto Kelluwn en el rea, respecto a la incorporacin de la idea y a la apropiacin de la prctica de participacin por parte de la comun idad, se debe a que la necesita activamente en los procesos educativos. Los siguientes cinco temas representan la visin que tienen los participantes en el marco del Proyecto Kelluwn. Estos temas, en el marco de la participacin escuela comunidad (e in stituciones) Proyecto Kelluwn, representan reas en que el dilogo es significativo y transformativo, en contextos de cambio. La auto evaluacin recoge y sistematiza crticamente los principales resultados del Proyecto y fundamenta estas temticas (Willia mson, G. & Gmez, P., 2004). 1) Produccin de conocimiento a travs del enlace con la educacin sobre temas de desarrollo local y conocimiento local, particularmente incluyendo la participacin social y educacin de los indgenas. Esto implica una reflexin y metacognicin de los procesos de aprender, conceptos, metodologas y experiencias, realizada por la gente implicada en el Proyecto (equipo central, Jefe Municipal del Departamento de Educacin (DEM) de Ercilla, y profesores, dirigentes indgenas y miemb ros de las comunidades). El concepto de la produccin participativa del conocimiento es un tema que pocas veces ha sido considerada en la educacin en Chile. Esta es la esperanza del Proyecto: que las ideas y conceptos en las propuestas generadas por su praxis, as como sus metodologas, sean compartidas libre y exigentemente en el debate educativo actual del pas. Estas ideas estn generando mucha crtica y discusin, por lo que se espera que contribuirn a la reorganizacin o reconceptualizacin de cie rtos conocimientos duros y omisiones diversas, que ahora se encuentran dentro la actual Reforma Educacional (MINEDUC, 1998; Pinkney Pastrana, 2000). Al mismo tiempo, se espera contribuir con nuevos conceptos, categoras, y propuestas metodolgicas que r espondan a las necesidades e intereses indgenas (como los que requieren los movimientos sociales en las poblaciones excluidas). Estos conceptos y estrategias prcticas pueden actuar como herramientas para servir al movimiento popular e indgena y, en tal carcter, ellos pueden contribuir a que en el proceso de construccin de una sociedad ms democrtica, los indgenas mapuche construyan un discurso pedaggico comn, como interlocutores frente al Estado y sociedad. El primer desafo con respecto a los as pectos institucionales, ha sido el generar una institucionalidad, privada y pblica, democrtica, slida y creativa, articulando los diversos brazos y acciones del Proyecto. El propsito es mejorar la calidad de la educacin en toda su expresin, particu larmente, respecto a la actual Reforma Educacional, y contribuir al ejercicio del derecho a una educacin pertinente a la cultura y lengua de los estudiantes mapuche. Construir Comunidades de Aprendizaje y sus prcticas de cooperacin, es una idea que h a sido lenta y progresivamente desarrollada en el nivel nacional y local. Es un concepto que implica una prctica pedaggica potencialmente progresista que pueda ser colocada dentro de la llamada participacin mayor en educacin, en los requisitos de la r eforma educativa actual. Por ello se trabaj con una doble acepcin de comunidad: educativa (la escuela y sus miembros) y local (indgena, no indgena y la escuela), sta ltima concebida territorialmente. Implic establecer redes de colaboracin bi direcc ionales; de hecho, instituciones formales, como la Universidad y Agencias de Gobierno (Secretara Regional Ministerial de Educacin y Corporacin Nacional de Desarrollo Indgena), han recibido aportes a sus polticas desde el Proyecto Kelluwn. 14 Otro aspe cto valioso del Proyecto es que ha sido capaz de generar un programa de perfeccionamiento de profesores, terico prctico, transformador de las comprensiones, ideologas y 14 De hecho el Director del Proyecto asumi como Coordinador Nacional de Educacin Intercultural Bilinge del Ministerio de Educacin y pudo llevar ideas, metodologas, aprendizajes diversos a la poltica educaci onal (2002 2003).

PAGE 11

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 1 3 No. 5 3 prcticas docentes 15 que ha permitido contar con educadores capacitados en Educacin Intercultural Bilinge. Se colabor con la formacin inicial de profesores en la Universidad a travs de cursos electivos, proyectos de investigacin y de tesis, apoyo a proyectos didcticos, prcticas profesionales, trabajo de voluntariado, en que los es tudiantes participan por igual y fundamentan sus estudios en el Proyecto. 16 A ello se agrega la formacin de 30 Monitores comunitarios que con el tiempo se han desempeado como asesores culturales en las escuelas, asumiendo o fortaleciendo la direccin de o rganizaciones indgenas, postulando a elecciones para cargos en el gobierno municipal. Adems, en ese campo, se agrega la formacin sobre EIB, cultura e historia mapuche, de varios cientos de miembros de comunidades indgenas. 2) Metodologa y desarrollo de la Investigacin Accin Participativa (IAP) Metodolgicamente, la Investigacin Accin Participativa, como es expresada en este Proyecto, ha mostrado su potencial para movilizar comunidades locales, especialmente en trminos de reflexin social en torno a un problema de inters colectivo. En el caso del Proyecto Kelluwn, el principal ha sido la educacin en las comunidades. La prctica ha demostrado la necesidad de ajustar su perfil original a cada uno de los cuatro contextos en que se desarroll: uno u rbano (la pequea ciudad de Ercilla), y 3 rurales Aunque cada contexto es considerado sobre una poblacin similar (indgenas mapuche / no indgenas), ninguno de stos contextos son iguales o semejantes por sus diversas dinmicas organizacionales y cultura les que muestran la importancia de llevar a cabo acciones socio pedaggicas y de aprender contextualizadamente, con principios metodolgicos comunes y diseos de investigacin diversificados. Este Proyecto ha permitido que el tema educativo sea insertado en una variedad de organizaciones e instituciones que hacen que la sociedad civil y el gobierno local de la Comuna mejoren su consideracin respecto de la educacin 17 Ha ayudado aunque con restricciones producto del clientelismo del poder y su lejana de la ciudadana a las autoridades locales para volverse ms conscientes de los caminos para generar y promover prcticas democrticas, desde el nivel de Alcalde a los niveles representativos y proveedores de servicios del gobierno local. Este proyecto ha p ermitido la participacin de la gente en la Comuna. A travs del proceso de libre reflexin sobre temas educativos, el proyecto ha ayudado a reactivar a las organizaciones de la comunidad que se han motivado respecto de los temas educativos, transformando sus discursos educacionales y sociales, tornndolos ms contextualizados y cimentados en las realidades, necesidades e intereses de los movimientos sociales locales. Organizaciones locales han empezado a pensar en trminos de expandir la legitimizacin d e la voz de comunidades ms all del contexto local. mpetu nuevo ha tenido la crtica y los actos encausados en caminos considerados institucionalmente legtimos formalmente, por escrito y pblicamente afectando un rea geogrfica ms amplia. Estas a cciones tienen una lgica de desarrollo de la comunidad para prolongar ms all las negociaciones inmediatas sobre el agua, infraestructura, salud, y vivienda. 3) Conflicto social y desarrollo de participacin colaboracin La existencia de comunidades rur ales en conflicto, est marcada por divisiones internas que, en algn grado, reflejan las caractersticas y dificultades del proceso que opone al Estado con las comunidades indgenas. Simultneamente, los conflictos de la comunidad de Temucuicui con la Com paa Forestal Mininco y sus posesiones en el Fundo Alaska han resultado en situaciones de conflicto violento. 18 Escuelas que participan en el Proyecto han sido ocupadas por personas que demandan sus tierras durante conflictos con empresas o propietarios privados de tierra. Estas situaciones demuestran el grado de complejidad encarada en el desarrollo de este Proyecto, que 15 Para 40 docentes municipales, de escuelas rurales y urbanas; el curso tena 200 horas y era terico prctico. 16 Cerca de 45 estudiantes de formacin inicial docente y de otras disciplinas, participaron en actividades directas en el Proy ecto y ms de 500 a travs de la docencia. 17 Nos referimos a Comunidades Indgenas, Escuelas, Centro Radiofnico, Grupos Juveniles, Comits de Tercera Edad y otras. 18 La comunidad Temucuicui recibi posteriormente, por parte de CONADI, la propiedad de las 2.000 hs. de este predio en disputa.

PAGE 12

Educacin Intercultural 12 constituyen dificultades duras de superar; pero que, al mismo tiempo, reflejan las exigencias de las metodologas de investigacin par ticipativa: la imposibilidad de sustraerse a los cambios en los contextos y lo inevitable de ser afectadas directamente por stos. Sin embargo, las comunidades participaron de igual manera, a pesar de estas condiciones, lo que abre la posibilidad a espacio s reales para la expresin educativa anhelada y las aspiraciones culturales indgenas. Esta participacin ha significado avanzar en las formas de colaboracin entre la comunidad y las instituciones de esta regin y del nivel nacional, en el marco de la Ed ucacin Intercultural Bilinge. Este substancial hecho, se ha vuelto un contribuyente positivo para discutir y generar nuevas relaciones entre Escuela y Comunidad. A travs del intercambio de opiniones e ideas a menudo contradictorias y exigentes enfo cando el trabajo en escuelas locales, el proyecto ha facilitado un mayor entendimiento entre los profesores en esta rea y las comunidades en que ellas trabajan, con algunas excepciones donde por efecto del conflicto se produjo un quiebre entre ambas. Toda s las personas implicadas con estas escuelas locales, han reflexionado juntas sobre sus responsabilidades, incluyendo el anlisis de proyectos desarrollados con el objetivo de mejorar el proceso educativo y las condiciones de vida de la comunidad. 19 4) La pra xis de los derechos fundamentales de la gente. La invitacin a que los sectores diversos que constituyen la comunidad educativa y la comunidad local, avancen en el ejercicio del derecho de participacin en las comunidades rurales de Ercilla, ha sido un log ro. Una contribucin interesante del Proyecto, especialmente en los contextos urbanos y rurales, ha sido el consultar la intencin de las comunidades rurales Mapuche que, organizadas, demandan una educacin mejor, de acuerdo a sus necesidades, y los medios posibles para realizar esta tarea en sus escuelas. Particularmente importante fue el proceso de recuperacin cultural local, en comunidades donde los rituales y actos culturales ya no se realizaban o estaban en riesgo de desaparecer, contribuyendo a reest ructurar las relaciones internas en torno a la identidad mapuche y a la generacin de condiciones para su expresin. 20 Esta es informacin valiosa para un sistema que se destaca por ser formal, tradicional, con prejuicios, estereotipos y poca apertura hacia el entendimiento de las necesidades y experiencias de los sectores marginales dentro del mbito de sus prcticas. 5) Interculturalidad vs. Educacin multicultural en Chile. En Chile, el uso de los conceptos de Multiculturalismo e Interculturalismo ha g enerado una discusin que intenta definir el trabajo de los educadores con relacin a estos trminos y a su aplicacin. A continuacin, presentaremos cmo los entiende y define su trabajo el Proyecto Kelluwn. Multiculturalidad es concebido como un trmin o descriptivo que refiere a un pluralismo cultural en la sociedad. La idea de Multiculturalidad, como un multiculturalismo crtico que afirma una radical transformacin en cuanto a la posicin poltica, es una teora que se construye an y que es trabajada por una minora de educadores y acadmicos en Chile. En general, para la mayora de acadmicos, educadores, e intelectuales chilenos, dentro del actual contexto de globalizacin y re democratizacin, este trmino refiere a la existencia de visiones mltip les del mundo que coexisten dentro una misma sociedad. En contraste, Interculturalidad refiere al carcter del parentesco entre culturas, especficamente la interseccin entre indgenas sociedad global/cultura Chilena. Cuando se enlaza a la idea de b ilingismo, como en Educacin Intercultural Bilinge, el concepto es asociado con la educacin para/con los indgenas, en el contexto histrico que integra, progresivamente, la lengua 19 Las principales demandas de las comunidades, organizadas y jerarquizadas por ellas mismas, fueron presentadas y discutidas en los Cabildos Comunales de Educacin, que se realizaron durante dos aos consecutivos; po steriormente se publicaron en el Boletn Kelluwn distribuido a las autoridades, comunidades y familiares de Ercilla. 20 Se apoyaron proyectos generados desde la IAP y que se referan a Talleres de formacin en cosmovisin indgena, a reinstalacin de rewe s perdidos (centros ceremoniales), realizacin de rituales tradicionales como el Wetripantu (celebracin del ao nuevo mapuche en el solsticio de invierno) o nguillatn (ceremonia religiosa de agradecimiento por las cosechas o por los logros de la vida comunitaria); y tambin al mejoramiento de condiciones para la conversacin, como sedes o espacios fsicos donde se pudieran reunir los comuneros o incentivadoras del trabajo de cooperacin (proyectos productivos asociativos de mujeres o entrega de equipa miento para proyectos comunitarios en desarrollo).

PAGE 13

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 1 3 No. 5 3 originaria en el currculo. En este sentido, el concepto de Intercultu ralidad tiene una mayor connotacin poltica. Este trmino es empleado por el Estado en sus polticas educativas con respecto a los indgenas; tambin, es usado en la Ley Indgena, como resultado de las demandas de los pueblos indgenas por la educacin pe rtinente, ya que stos utilizan este concepto para expresar sus demandas histricas por una educacin adecuada al conjunto de sus reivindicaciones. En Amrica Latina, la Educacin Intercultural Bilinge es el concepto ms usado para referirse a las propues tas educativas para el rea indgena e implica el contexto histrico que define las relaciones actuales con la sociedad global. Es importante aclarar esta distincin. En el caso del concepto de Educacin Intercultural Bilinge, referido para Latinoamrica y Chile, los temas educativos son contextualizados dentro de las relaciones entre cultura/sociedad global hegemnica y dominante, y la culturas original o tradicional, cultura subordinada pero resistente de los indgenas. Desde una perspectiva Latinoameri cana, la Educacin Multicultural an no captura la complejidad de las dinmicas interacciones humanas en cuanto a lo histrico, social, poltico y cultural. Esto es especialmente vlido considerando que el contexto de difusin y propuesta del discurso Mu lticultural en Latinoamrica, se comenz a dar desde la lgica de dominacin y asimilacin; su discusin se origina en los Estados Unidos, lugar donde se acumula el poder mundial. Es por este motivo, que la Educacin Multicultural Bilinge, an no puede reemplazar a la Educacin Intercultural Bilinge. Ni el trmino Multicultural reemplazar al de Intercultural que, por otra parte, es tambin distinto al trmino Bicultural. El concepto intercultural en s mismo, implica y es integrado dentro del contex to educativo que, a su vez, se integra a las demandas de reivindicaciones polticas, sociales, culturales y territoriales de los pueblos indgenas. Este Proyecto ha confirmado que se necesita una aproximacin cultural, dentro del curriculum y en la organi zacin de una pedagoga adecuada, que sea sensible a las necesidades de los estudiantes de Ercilla. Estas aproximaciones pueden ser traducidas dentro de la prctica aplicada, a travs de muchas vas: proyectos de clase, innovaciones didcticas, reformulac in de unidades curriculares, cambios metodolgicos, incorporacin de elementos idiomticos en el currculo (mapudungun), escuelas para padres, etc. 21 Estos proyectos y prcticas crearan posibles espacios en los que ni el tema, ni el contenido central, se deban atar necesariamente a la ideologa representada por las autoridades educativas, sino que adquieran un status lingstico y contenidos culturales propios. Es ms, estos espacios responderan a las exigencias generadas desde la reflexin de las socie dades indgenas y no indgenas. Participacin en Educacin, La Reforma Educacional Chilena y el Proyecto Kelluwn Como se ha mencionado antes, el ideal de abrir a las comunidades educativa a una mayor participacin, es una idea que representa a los elem entos ms radicales dentro de la actual reforma de la educacin chilena. Participacin implica la posibilidad de auto gestionar, lo que implica afirmar que nosotros podemos hacer historia desde las condiciones histricas en que nosotros nos encontramos (Marx, 1977). Participacin sugiere que las comunidades viven unidas y juntan fuerzas alrededor de intereses comunes para realizar y crear formaciones sociales nuevas. El concepto de participacin, lgicamente, tiene que ver con los dictados del curriculu m reformado, como se ha expresado en muchos proyectos apuntados hacia la renovacin del curriculum (MINEDUC, 1998). Principalmente, las reformas educativas actuales cuentan con herramientas que son integradas en paradigmas constructivistas, que apuntan a l a naturaleza socialmente construida para aprender y a la importancia de las comunidades de aprendizaje en el proceso educativo. 21 De hecho, asociado al perfeccionamiento de los profesores de Ercilla, y como hemos sealado, se llevaron a cabo mltiples proyectos didcticos asociados a la interculturalidad, tales como investigaciones culturales en las comunidades por los nios, diseo de materiales y textos bilinges, encuentros con ancianos y sabios para escuchar la historia de las comunidades y convertir su discurso en contenidos y materiales de aprendizaje, estrategias de recuperac in lingstica, recopilacin de historias orales tradicionales, realizacin de eventos culturales en las comunidades.

PAGE 14

Educacin Intercultural 14 Es imposible, por definicin, constituir una comunidad sin que sus miembros sean considerados como participantes. En este con tradictorio suceso chileno de una reforma educacional, el concepto de participacin aparece atrapado entre dos diferentes visiones ideolgicas. La primera, la progresista, (como reaccin de las prcticas sociales ms tempranas despus de la dictadura aut oritaria que insista en una ausencia de participacin popular y ejerca una decisin centralizada) es primariamente una visin funcional en que los educadores vuelven activamente a ser participantes en las respuestas tcnicas a las necesidades del educand o. Est visin se sita dentro de un armazn de participacin en el cual la mayora de los proyectos de desarrollo, estn orientados por profesores y administradores que se preparan y capacitan para emprender los proyectos de la reforma (Pinkney Pastrana 2000). Este concepto de participacin, busca facultar a las comunidades hacia una autonoma escolar dentro la estructura descentralizada del sistema de educacin chileno. Asume que la propuesta presentada por el Ministerio de Educacin es ideal para el m ejor inters de Chile y no invita a que esa participacin sea ampliada para incluir discusiones sobre los aspectos problemticos de la Reforma (Colegio de Profesores, 1999). La segunda interpretacin posible de participacin, es la ms radical a causa de su sugerencia de implicacin de la comunidad amplia, que es incluida y acogida como un socio igual en definiciones, decisiones, acciones y diseos fundacionales. Incluye implicacin en lo social, cultural, en el proceso poltico de ensear y promueve e l potencial de gestin existente. En trminos del potencial radical de ensear, este tipo de participacin invita a que la situacin de clasesea transformada dentro de un espacio pedaggico hbrido donde el poder de los estudiantes no niega el deseo de n arrar sus identidades propias fuera de las identidades comunes de mercado y la poltica de consumismo, un espacio de identidades donde los individuos encuentran un significado en la expresin colectiva y la solidaridad con otras culturas, donde se mimetiza n. El tiempo eurocntrico retrocede dentro del momento histrico vivido de luchas contemporneas para la identidad. Aqu, los imperativos de la cultura de consumidor y las hegemonas de identidades de mercado, son desafiados por narrativas de identidad que estn adscritas a una negociacin para la liberacin y la justicia social. (McLaren, 1996, Pg.105; traduccin nuestra). Prolongando esta posibilidad de liberacin, de participacin de la comunidad ms amplia, se pueden crear espacios a ser explorados, d onde la decisin compartida genere en las escuelas un inters por centrar actividades de la cultura, tradicin, historia y luchas de la comunidad. Esta participacin se basa en relaciones de solidaridad y pueden incluir conversaciones referidas al propsit o de la educacin y las prcticas pedaggicas. Este tipo de participacin invade espacios ms all de la inmediata sala de clases o la escuela y proporciona acceso para transformar potencialmente la accin social y poltica a travs de la epistemologa de las condiciones reales vividas por los miembros de comunidades. Esta profunda conceptualizacin de participacin, representa un cambio desde el punto tcnico, al nivel operacional de los smbolos de la participacin, al nivel ms significativo y poderos o de participacin radical. En ste sentido, nos aproximamos a la educacin como la conceba Paulo Freire (1970; tambin, McLaren, 2000): la educacin es a la vez poltica, creativa y educativa, y no puede ser realizada en la ausencia de solidaridad, de comunidad y activismo ontolgico. Este es el nivel pedaggico, leyendo la palabra y el mundo, transformando el analfabetismo en discurso vivo, en praxis socio poltica pedaggica. El hecho de que las comunidades educativas en Chile, tomen ventaja complet a de la gran cantidad de beneficios materiales de la Reforma, facilita la participacin de muchos actores dentro de la comunidad de educacin a la cual pertenecen. Por ejemplo, en los Programas MECE media o en otros proyectos, como los de Mejoramiento Educ ativos (PMEs), Programa Montegrande y otros, se invierten grandes sumas de dinero y otorgan una cantidad considerable de prestigio a profesores y escuelas. Estos incentivos de mercado, han proporcionado la base para justificar una nueva reforma de educaci n liberal. El sentido comn ve que la competencia crea un producto mejor, como es afirmado por muchos y vigorosamente promocionado en el nivel internacional, si bien han crecido las discusiones sobre sus consecuencias (Fiske y Ladd, 2000; McLaren, 2000; Puiggrs, 1996). En trminos de educacin rural, particularmente de la educacin de los indgenas, stos constituyen el resto, en el abismo que subsiste al interior del sistema, en trminos del ideal asumido por la Reforma de alcanzar la

PAGE 15

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 1 3 No. 5 3 igualdad de opor tunidades. Se requiere, tambin, que los logros de la Reforma no sean medidos slo a travs de funciones basadas en el capital cultural de los integrantes de la cultura dominante; si tal es el caso, estas escuelas rurales en contextos interculturales, van directas al fracaso. Aun democratizando incentivos, necesariamente, stos chocan con las tradiciones de exclusin y favoritismo; los llamados a la participacin, ante la ausencia de un proyecto emancipatorio, se pueden truncar por accin de las ideolog as opresivas. Desafortunadamente, muy a menudo, se puede observar al potencial surgido de la llamada participacin domesticada, como un producto que soporta a las actuales lgicas neo liberales, que terminan conduciendo a la reproduccin social de las relaciones capitalistas de poder dentro de las escuelas y la sociedad. Considerando el potencial radical para la participacin, contenido en la reforma de educacin chilena, vemos un concepto democrtico coartado por la funcional necesidad del mercado, que conduce el hacer de las escuelas hacia la centralizacin de la gestin y la ideologizacin, en vez de afirmar grados mayores de independencia y autonoma cultural. Otra vez, la participacin en este nivel, promover el mecanismo de entrenamiento para la carrera que significa el paso por la organizacin escolar; pero, no desafa los supuestos sociales del Darwinismo. Privilegia una posicin que afirma la competencia y supervivencia de los ms fuertes supuestos de la lgica de mercado, aplicados al sis tema educativo y que ve los objetivos de desarrollo econmico a travs de la educacin basada en teoras de la pragmtica humana, ms que en conceptos democrticos de educacin resultantes de la voluntad de los pases que desean articularse, en forma sobe rana, en el mundo global. Desde la perspectiva de la participacin sustentada en la solidaridad entre comunidades y escuelas, sobre la base de una tica y un compromiso con la educacin, como un derecho humano necesario para la democracia, el proyecto pa ra transformar la educacin dentro de una praxis emancipadora, implica la participacin de un sector popular amplio que aporte el potencial radical de su discurso, ideales y prcticas sociales. Esta visin ideal de la educacin, difcilmente pueda ser vi abilizada por la Reforma Educacional, ya que la misma, al no promover el desarrollo de actores sociales autnomos en las escuelas, permite que se pierda el potencial radical para contrariar los cambios sociales hegemnicos y favorecer los democrticos tr ansformadores. El Proyecto Kelluwn genera un contraste dramtico frente a la limitada interpretacin de participacin que en gran parte define la reforma de educacin chilena. Kelluwn representa un modelo de prctica emancipatoria. Est asentado firme mente en la praxis de transformaciones pedaggicas y orientado a no resistir o coartar, la redefinicin y anti domesticacin de las diversas epistemologas y posiciones ontolgicas de los participantes en el Proyecto. El Proyecto es dialogal y las mucha s ramificaciones de estas praxis no pueden girar, necesariamente, en torno a su condicin de ser mensurables a travs de logros y prcticas estandarizables, empapadas en las lgicas opresivas, positivistas y capitalistas. Evaluaciones estrechamente defini das, nunca sern capaces de capturar las mltiples expresiones de prcticas dialcticas. El Proyecto tiene y construye esperanzas para mejorar las mediciones tradicionales, para acompaar lo inmensurable, prestando as un grado oficial a la legitimacin del trabajo pedaggico liberador. El desafo en curso, es caminar junto a la gente de Ercilla en la lucha por su autodeterminacin y construir las maneras en que educadores no Mapuche, representantes de las culturas institucionales dominantes y las comunid ades, sean capaces de negociar alternativas sociales y pedaggicas democrticas que incluyan la pluralidad de prcticas que reconocen la dignidad de todas las personas en el territorio nacional. La Historia es nuestra, y la hacen los pueblos Salvador Allende, Sept. 11, 1973

PAGE 16

Educacin Intercultural 16 Referencias Amigo, H., Bustos, P. and Erazo, M. (2001). Nios mapuches. Crecimiento, Nutricin y Salud. Universidad de Chile, Santiago. Colegio de Profesores de Chile A.G. (July, 1999). Propuesta Educacional del Magisterio. A la ciudadana y a los candidatos a la Presidencia de la Repblica. Santiago, Chile. Fiske E., and Ladd H. (2000). When Schools Compete: a Cautionary Tale. Washington, D.C.: Brookings Institution Press. Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, UNICE F & Ministerio de Planificacin y Cooperacin, MIDEPLAN (2003) ndice de Infancia, una mirada Comunal y Regional, Chile 2002. UNICEF/MIDEPLAN. Santiago. Freire, P. (1970). Pedagogy of the Oppressed, New York: Seabury. Freire, P., and Macedo, D. (1987). Lit eracy: Reading the Word and the World. New York: Bergin and Garvey. Gmez, P. (2004) Gestin Participativa en Educacin Kelluwun. Breve anlisis sobre una experiencia de Educacin Intercultural Bilinge en la IX Regin de La Araucana, Temuco, Chile. In: H ernaiz, Ignacio (organizador) (2004) Educacin en la Diversidad. Experiencias y Desafos en la Educacin Intercultural Bilinge. IIPE UNESCO Sede Regional Buenos Aires. Buenos Aires. Serie de Publicaciones sobre la Iniciativa Comunidad de Aprendizaje Funda cin W.K.Kellogg. Pp. 227 237. McLaren, P. (1996). "Critical pedagogy in the age of global capitalism: Some challenges for the future." Pedagoga, Revista de la Facultad de Educacin de la Universidad de Puerto Rico 30: 68 95. McLaren, P. (2000). Che Gue vara, Paulo Freire, and the Pedagogy of Revolution. Rowman and Littlefield: Lanham. Ministerio de Educacin (1996). Objetivos Fundamentales y Contenidos Mnimos Obligatorios de la Educacin Bsica Chilena. Revista de Educacin, January. Santiago de Chil e. Ministerio de Educacin (1996a). Jornada Escolar Completa Diurna. Material de apoyo para la formulacin del proyecto. Republica de Chile, Santiago. Ministerio de Educacin (1996b). La Reforma en Marcha, Jornada Completa Diurna para todos, 1997 2002. Republica de Chile, Santiago. Ministerio de Educacin, Divisin de planificacin y presupuesto. (1996). Compendio de Informacin Estadstica, 1995. Santiago, Chile Ministerio de Educacin, Divisin de planificacin y presupuesto. (1997). Compendio de Informacin Estadstica, 1995. Santiago, Chile Ministerio de Educacin (1998). Buena Educacin para Todos. Republica de Chile, Santiago Ministerio de Educacin, Divisin de planificacin y presupuesto. (1998). Compendio de Informacin Estadstica, 1997. Santiago, Chile Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmicos OCDE/ Ministerio de Educacin (2004). Revisin de polticas nacionales de educacin Chile. Chile. PNUD/UFRO/MIDEPLAN (2003). El ndice de Desarrollo Humano en la Poblacin Mapuch e de la Regin de La Araucana. Una aproximacin a la equidad intertnica e intratnica. PNUD/MIDEPLAN/UFRO. Temuco. Puiggrs, A. (1996). "World Bank education policy: Market liberalism meets ideological conservatism." NACLA Report on the Americas XXIX (No 6,May/June): 26 31. Pinkney Pastrana. J. (2000). Subtle Tortures of the Neoliberal Age: Globalization and Education Reform in Chile, A Case Study. Unpublished Doctoral Dissertation. University of California, Los Angeles. Romero, Romero, J. M. (2000). Si tuacin actual de hombres y mujeres, mapuche y no mapuche, egresados del Liceo H C Alonso de Ercilla de la Comuna de Ercilla, IX Regin. (Cohortes generacionales 1997 y 1999). Unpublished thesis for Licenciado en Educacin. UFRO/FEH/DE. Temuco. Strauss, A ., and Corbin, J. (1990) Basics of Qualitative Research: Grounded Theory Procedures and Techniques. California: Sage.

PAGE 17

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 1 3 No. 5 3 Thomas, J. (1993). Doing Critical Ethnography. Qualitative Research Methods, V. 26. Newbury Park: Sage Williamson, G. (2002) Investigaci n Accin Participativa Intercultural en Comunidades Educativas y locales. Universidad de La Frontera/Proyecto Kelluwn, Temuco. Williamson, G. (2004) Condiciones de Educacin para los nios y nias: a propsito del ndice de la Infancia MIDEPLAN/UNICEF. In : www.sociedadcivil.cl/nuevodiario/default.asp Williamson, G. (2004) Reflexin poltico pedaggica sobre la diversidad y la educacin intercultural bilinge. In: Hernaiz, Ignacio (organizador) (2004) Educacin en la Diversidad. Experiencias y Desafos en l a Educacin Intercultural Bilinge. IIPE UNESCO Sede Regional Buenos Aires. Buenos Aires. Serie de Publicaciones sobre la Iniciativa Comunidad de Aprendizaje Fundacin W.K.Kellogg. Pp. 153 184. Williamson, G. & Gmez, P. (2004) Gestin Participativa en Edu cacin Kelluwn. In. Neirotti, Nerio & Poggi, Margarita (2004) Evaluacin de Proyectos de Desarrollo Educativo Local. Aprendiendo juntos en el proceso de autoevaluacin. IIPE UNESCO Sede Regional Buenos Aires. Buenos Aires. Serie de Publicaciones sobre la Iniciativa Comunidad de Aprendizaje Fundacin W.K.Kellogg. Pp.254 278. Vitale, L. (1999). Medio milenio de discriminacin al Pueblo Mapuche. Ensayo. Premio Alerce Oreste Plath 1999. Sociedad de Escritores de Chile. Santiago, Impresos LOM Ediciones Ltda. Acerca de los autores Guillermo Williamson C. Doctor en Educacin. Acadmico del Departamento de Educacin e Investigador del Instituto de Desarrollo Local y Regional de la Universidad de La Frontera, Temuco, Chile. Director General del Proyecto Gestin Participativa en Educacin Kelluwn. Ha sido Coordinador Nacional del Programa de Educacin Intercultural Bilinge, de Capacitacin en Educacin Rural del Ministerio de Educacin y Secretario Regional Ministerial de Educacin. Especialista en Educacin y D esarrollo, Educacin Rural e Intercultural. Jill Pinkney Pastrana, Assistant Professor, California State University, Long Beach. Social y Multicultural Foundations of Education. Investigadora etnogrfica con enfoque en temas de las polticas educacionale s en contextos neo liberales. Directora de investigacin de la Programa de Innovacin a la Formacin de Profesores, de la Universidad de la Frontera y el Ministerio de Educacin de Chile, 1998 1999. Colaboradora externa con el Instituto de Desarrollo Regi onal y Local, Universidad de la Frontera. Fuentes de investigacin: pedagoga crtica, tranformacin de educacin, participacin popular en contextos marginalizados. Patricia Gmez R Magster en Educacin. Coordinadora Tcnica del Proyecto Gestin Part icipativa en Educacin Kelluwn e Investigadora del Instituto de Desarrollo Local y Regional de la Universidad de La Frontera. Docente de las Universidades Diego Portales y de Las Amricas. Especialista en Gestin y Curriculum educacional.

PAGE 18

Educacin Intercultural 18 AAPE Editorial Board Associate Editors Gustavo E. Fischman & Pablo Gentili Arizona State University & Universidade do Estado do Rio de Janeiro Founding Associate Editor for Spanish Language (1998 2003) Roberto Rodrguez Gmez Hugo Aboites Universidad Autnoma Metropo litana Xochimilco Adrin Acosta Universidad de Guadalajara Mxico Claudio Almonacid Avila Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educacin, Chile Dalila Andrade de Oliveira Universidade Fe deral de Minas Gerais, Belo Horizonte, Brasil Alejandra Birgin Ministerio de Educacin, Argentina Teresa Bracho Centro de Investigacin y Docencia Econmica CIDE Alejandro Canales Universidad Nacional Autnoma de Mxico Ursula Casanova Arizona State University, Tempe, Arizona Sigfredo Chiroque Instituto de Pedagoga Popular, Per Erwin Epstein Loyola University, Chicago, Illinois Mariano Fernndez Enguita Universidad de Salamanca. Espaa Gaudncio Frigotto Universidade Estadual do Rio de Janeiro, Brasil Rollin Kent Universidad Autnoma de Puebla. Puebla, Mxico Walter Kohan Universidade Estadual do Rio de Janeiro, Brasil Roberto Leher Universidade Estadual do Rio de Janeiro, Brasil Daniel C. Levy Univers ity at Albany, SUNY, Albany, New York Nilma Limo Gomes Universidade Federal de Minas Gerais, Belo Horizonte Pia Lindquist Wong California State University, Sacramento, California Mara Loreto Egaa Programa Interdisciplinario de Investigacin en Educaci n, Chile Mariano Narodowski Universidad Torcuato Di Tella, Argentina Iolanda de Oliveira Universidade Federal Fluminense, Brasil Grover Pango Foro Latinoamericano de Polticas Educativas, Per Vanilda Paiva Universidade Estadual do Rio de Janeiro, Bra sil Miguel Pereira Catedratico Universidad de Granada, Espaa Angel Ignacio Prez Gmez Universidad de Mlaga Mnica Pini Universidad Nacional de San Martin, Argentina Romualdo Portella do Oliveira Universidade de So Paulo, Brasil Diana Rhoten Social Science Research Council, New York, New York Jos Gimeno Sacristn Universidad de Valencia, Espaa Daniel Schugurensky Ontario Institute for Studies in Education, Canada Susan Street Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropologia Social Occidente, Guadalajara, Mxico Nelly P. Stromquist University of Southern California, Los Angeles, California Daniel Suarez Laboratorio de Politicas Publicas Universidad de Buenos Aires, Arge ntina Antonio Teodoro Universidade Lusfona Lisboa, Carlos A. Torres University of California, Los Angeles Jurjo Torres Santom Uni versidad de la Corua, Espaa Lilian do Valle Universidade Estadual do Rio de Janeiro, Brasil

PAGE 19

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 1 3 No. 5 3 EPAA Editorial Board Editor: Sherman Dorn University of South Florida Production Assistant: Chris Murrell, Arizona State University Michael W. Apple University of Wisconsin David C. Berliner Arizona State University Greg Cami lli Rutgers University Linda Darling Hammond Stanford University Mark E. Fetler California Commission on Teacher Credentiali ng Gustavo E. Fischman Arizona State Univeristy Richard Garlikov Birmingham, Alabama Gene V Glass Arizona State University Thomas F. Green Syracuse University Aimee Howley Ohio University Craig B. Howley Appalachia Educational Laboratory William Hunter University of Ontario Institute of Technology Patricia Fey Jarvis Seattle, Washingto n Daniel Kalls Ume University Benjamin Levin University of Manitoba Thomas M auhs Pugh Green Mountain College Les McLean University of Toronto Heinrich Mintrop University of California, Los Angeles Michele Moses Arizona State University Gary Orfield Harvard University Anthony G. Rud J r. Purdue University Jay Paredes Scribner University of Missouri Michael Scriven University of Auckland Lorrie A. Shepard University of Colorado, Boulder Robert E. Stake University of Illinois UC Kevin W elner University of Colorado, Boulder Terrence G. Wiley Arizona State University John Willinsky University of British Columbia