USF Libraries
USF Digital Collections

Educational policy analysis archives

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Educational policy analysis archives
Physical Description:
Serial
Language:
English
Creator:
Arizona State University
University of South Florida
Publisher:
Arizona State University
University of South Florida.
Place of Publication:
Tempe, Ariz
Tampa, Fla
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education -- Research -- Periodicals   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - E11-00430
usfldc handle - e11.430
System ID:
SFS0024511:00429


This item is only available as the following downloads:


Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
mods:mods xmlns:mods http:www.loc.govmodsv3 xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govmodsv3mods-3-1.xsd
mods:relatedItem type host
mods:identifier issn 1068-2341mods:part
mods:detail volume mods:number 13issue 8series Year mods:caption 20052005Month January1Day 2424mods:originInfo mods:dateIssued iso8601 2005-01-24



PAGE 1

A rchivos A nalticos de P olticas E ducativas Revista Acadmica evaluada por pares Editor: Sherman Dorn College of Education University of South Florida El Copyright es retenido por el autor (o primer coautor) quien otorga el derecho a la primera publicaci n a Archivos Analticos de Polticas Educativas Los artculos que aparecen en AAPE son indexados en el Directory of Open Access Journals (http://www.doaj.org). Editores Asociados para Espaol y Portugus Gustavo Fischman Arizona State University Pablo Gentili Laboratorio de Polticas Pblicas Universidade do Estado do Rio de Janeiro Volumen 13 Nmero 8 Enero 24 2005 ISSN 1068 2341 La Ley Federal de Educacin en la Argentina: Su A plicacin en la P rovincia de Buenos Aires Mara Fernanda Arias UADE/CONICET Citation: Arias, Mara Fernanda (2005, Enero 24 ) La Ley Federal de Educacin en la Argentina: Su aplicacin en la provincia de Buenos Aires. Archivos Analt icos de Polticas Educativas 13 (8) Retrieved [d ate] from http://epaa.asu.edu/epaa/v13n8. Resumen En el marco de la reforma educativa de la enseanza media impuesta en la Argentina a partir de la Ley Federal de Educacin (1993), se intenta describir los efectos que tuvo esta reforma en el mbito d el conurbano porteo de la provincia de Buenos Aires. Por esta razn, se utilizaron encuestas cuantitativas y cualitativas realizadas a las autoridades de establecimientos educativos pblicos y privados del nivel medio, actualmente, Polimodal. En trminos generales, la reaccin frente a la transformacin del sistema educativo en el mbito analizado se percibe negativa. Adems, en las respuestas dadas por las autoridades encuestadas, no se advierten diferencias notables. En todas se subraya la transformaci n en detrimento de la calidad educativa, lo que lleva a concluir que las razones del rechazo general obedecen principalmente a fundamentaciones de tipo pedaggicas.

PAGE 2

La Ley Federal de Educacin en la Argentina 2 Abstract: The present work seeks to analyze the results of the educational reform of the secondary school system in Argentina initiated by the Ley Federal de Educacin in 1993. This article has chosen Greater Buenos Aires, the biggest conurbation in the country as a case study . The methodology used is based on quantitative and qualitative surveys administered to the top authorities of state and private schools in the area. We conclude that the reaction s toward the reform are, in general, negative. Furthermore, there are no differen ces in attitudes between private and state schools. Both of them agree that the worst effect is the leveling down of the quality of education. In other words, the main cause of disagreement is mostly pedagogic. Introduccin El presente artculo se propone estudiar la aplicacin de la Ley Federal de Educacin en la provincia de Buenos Aires y, en especial, en el conurbano porteo 1 Este rea, conformada por veinticuatro partidos que rodean la Ciudad Autnoma de Buenos Aires, fue elegida como case study para conocer las opiniones de las autoridades de las escuel as frente a la reforma educativa. Estudiar cul es la visin de las autoridades respecto a la ley, en principio, significa preguntarse sobre sus beneficios y/o perjuicios respecto de la educacin de sus alumnos. En segundo lugar, diagnosticar la relacin entre las autoridades educativas de donde emanan las directivas y las escuelas. Por ltimo, reflexionar acerca de los intereses de las escuelas en cuanto al comportamiento del Estado provincial respecto de las escuelas medias. Consideramos que la opinin de las autoridades es relevante, ya que da cuenta de las dificultades prcticas que supone la aplicacin de una normativa novedosa en el lugar de trabajo de la educacin que es la escuela. Sin embargo, somos concientes que limitamos nuestra investigacin a las actitudes de los que gobiernan la escuela y exceptuamos en este anlisis las opiniones del resto de los actores educativos del mbito escolar: docentes, alumnos y padres. Hemos utilizado una metodologa cuanti cualitativa en la que se ha sondeado un a muestra significativa de las escuelas medias de la zona. La importancia del tema a desarrollar proviene del cambio sustancial que supuso la Ley Federal de Educacin No. 24.195 del ao 1993 al incorporar nuevas metodologas gerenciales y de contenido, y extender la obligatoriedad de los aos de enseanza. La nueva Ley supuso un cambio sustancial no slo en la estructura media. Tambin el nivel primario sufri alteraciones. Su espritu considera que el Estado nacional tiene la responsabilidad principal e indelegable de fijar y controlar el cumplimiento de la poltica educativa, tendiente a conformar una sociedad argentina justa y autnoma, a la vez que integrada a la regin, al continente y al mundo 2 Esta integracin supuso mejorar la calidad de la enseanza, despus de ms de un siglo en 1 Los partidos del Gran Buenos Aires (GBA) o rea Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) forman parte de la provincia de Buenos Aires. Poseen caracterstic as econmicas, sociales y polticas definidas, que se diferencian tanto de la Ciudad Autnoma de Buenos Aires, la capital de la Argentina, como del resto de la provincia de Buenos Aires. En primer lugar, su poblacin, de alrededor de 8.700.000, represe nta el 70% de la provincia de Buenos Aires y el 25% del total del pas. Desde el punto de vista poltico, tradicionalmente, ha votado al Partido Justicialista fundado por Juan Domingo Pern en los aos cuarenta. Finalmente, ms de un 50% de su poblacin constituida especialmente por migrantes internos e inmigrantes de pases limtrofes, vive por debajo de la lnea de pobreza. 2 Ley Federal de Educacin no. 24.195/93. Artculo 2.

PAGE 3

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 13 No. 8 3 que no se haba realizado ningn cambio importante e incorporar un mayor nmero de personas en el sistema educativo al extender la obligatoriedad de la enseanza de siete a diez aos 3 Hasta el ao 1993, la educaci n argentina se rega por la Ley de Enseanza Comn 1420 del ao 1884, que impuso por primera vez la obligatoriedad de la enseanza primaria. Al mismo tiempo, dispuso la obligacin del Estado argentino de proveer a la poblacin de educacin gratuita y lai ca. Hacia la dcada del 80 del siglo pasado, ms especficamente, durante la administracin del Presidente Ral Alfonsn, creci el inters de la opinin pblica por producir un cambio en el mbito educativo. El presidente, entonces, convoc un Congreso P edaggico en donde representantes de los diferentes sectores relacionados con la educacin debatieron sobre el tema. Como resultado, se concluy que se deba favorecer la descentralizacin regional, conceder mayor libertad a las escuelas para decidir sobre proyectos pedaggicos y fomentar una participacin ms activa de la familia, los sectores intermedios y los docentes en la configuracin de una nueva educacin. Sin embargo, recin en los aos noventa las nuevas ideas comenzaron a concretarse. La decisi n de transformar la educacin en los aos noventa respondi a una manifestacin del criterio modernista que el gobierno de Carlos Sal Menem (1989 1999), exponente del Partido Justicialista, quiso dar a la nueva administracin. Si bien Carlos Menem pe rteneca a un partido tradicionalmente nacionalista y conservador, su poltica de estado se diferenci claramente de la doctrina justicialista creada por el ex presidente Juan Domingo Pern. Pern haba dado impulso a las nacionalizaciones de empresas extr anjeras. Se defina como antimperialista y propona una tercera posicin que se distingua del Capitalismo y del Comunismo en una suerte de poltica propia de los pases en vas de desarrollo. Contrariamente, el Presidente Menem se presentaba como el ge nerador de una nueva poltica que incorporara al pas al mundo de los ricos pases capitalistas. Para efectivizar este deseo debi adoptar muchas de las innovaciones educativas que se haban implementado en lo que se dio en llamar en nuestras latitudes el primer mundo, en clara referencia a los pases desarrollados. Entre otras cosas, la nueva administracin modific, formalmente, la educacin en la Argentina basndose en uno de los primeros ensayos de participacin ciudadana directa como lo fue el Congreso Pedaggico de los aos ochenta. En otras oportunidades, hemos sealado la decisin del gobierno de Menem por reformar al estado y la sociedad (Arias: 2004). Esto lo llev a que inmediatamente a su asuncin enviara al Congreso un paquete de medida s que se traduciran en la Ley de Reforma del Estado y la Ley Emergencia Econmica. A travs de ellas, se puso en marcha una poltica de privatizacin de las empresas pblicas que eran consideradas ineficientes y deficitarias. Ms tarde, el gobierno se int eres por renovar la educacin del pas. Las autoridades disearon una reforma del sistema educativo que descentralizaba regionalmente la conduccin de la educacin, prolongaba el perodo de obligatoriedad y otorgaba mayor libertad a las escuelas para que llevaran a cabo su propio proyecto educativo. La descentralizacin de la educacin primaria y secundaria fue uno de los objetivos de la Ley. Esto signific que la administracin, la programacin y la financiacin de la educacin pasaran de manos del gobier no federal a los gobiernos provinciales. Lo que para algunos supona un adelanto para la educacin teniendo en cuenta que los gobiernos locales podran producir programas adecuados a sus necesidades, para otros fue un abandono del Estado a sus deberes soc iales. Ms an, algunos plantearon que ms que responder a una nueva visin de la poltica, estas ideas se adecuaban a los mandatos de los organismos econmicos 3 Anterior a la reforma del 93, la estructura de la educacin primaria y se cundaria era la siguiente: 7 aos obligatorios de educacin primaria y 5 aos de educacin secundaria no obligatoria. La Ley distribuye la Educacin General Bsica (EGB) obligatoria en tres ciclos de tres aos cada uno : primer ciclo (EGB1), segundo ciclo (EGB2) y tercer ciclo (EGB3). Con tal medida se extiende la obligatoriedad dos aos ms. Por otro lado, se forma el Polimodal con tres aos que no son obligatorios, el que reemplaza a la escuela secundaria. Si tenemos en cuenta que se incorpora el ao pree scolar como obligatorio, la extensin de la educacin compulsiva pasa de siete a diez aos.

PAGE 4

La Ley Federal de Educacin en la Argentina 4 internacionales que de esa manera imponan el ajuste en las cuentas nacionales ( Diputado Luis Zamora: 2003). La Ley Federal de Educacin fue consensuada por las provincias y la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires a travs del Pacto Federal Educativo del ao 1993. En el acuerdo, se estipularon ciertos cometidos que tendran que cumplir los o rganismos provinciales y el gobierno de la Capital Federal, como la erradicacin de las escuelas precarias y la extensin gradual de la obligatoriedad de la escolaridad. Sin embargo, no se impona necesariamente el nuevo sistema educativo. Como resultado d el Pacto, varias provincias iniciaron la reforma (Crdoba y Provincia de Buenos Aires) mientras otras decidieron no implantarla (Neuqun y Ciudad de Buenos Aires). La aplicacin de la reforma en la provincia de Buenos Aires La provincia de Buenos Aires f ue una de las primeras que puso su empeo en aplicar la nueva Ley Federal de Educacin, adoptando una poltica educativa sumamente centralizada e impuesta desde arriba hacia abajo, sin dar intervencin ni a los gremios ni a otros sectores sociales.( Gor ostiaga, Acedo y Senn: 2004) Para ello, dict una Ley de Educacin No. 11612/95 que vino a suplantar las antiguas normativas. Como puntos originales en relacin con la Ley Federal de Educacin, la norma declaraba abiertamente su creencia en la visin t rascendente de la vida y en la cosmovisin cristiana. En segundo lugar, en la letra se inclinaba hacia una mayor participacin ciudadana, teniendo en cuenta que dispona la eleccin de consejeros escolares a travs del voto de la totalidad del pueblo de l a provincia, es decir, se presentaban candidatos a consejeros escolares en las elecciones a intendente y miembros del parlamento provincial. Tales candidatos accedan a un Consejo de Educacin Provincial que tuvo como objetivo el asesoramiento de los di versos servicios educativos de la provincia. Finalmente, se dispuso la creacin del Consejo de Educacin Privada con una composicin parecida a la del Consejo de Educacin provincial. El Director General de Cultura y Educacin, junto con el Gobernador, ser an los ejecutores de las polticas educativas provinciales. La atencin concedida a la educacin puede ser parcialmente explicada dentro del marco de la lucha poltica entre el Presidente Menem y el gobernador Eduardo Duhalde. El gobernador haba formado parte de la frmula presidencial del Justicialismo junto con Carlos Menem en el ao 89. La importancia de Duhalde en el triunfo electoral fue innegable, ya que representaba al electorado de la provincia de Buenos Aires y especialmente del conurbano porte o donde tradicionalmente ganaba el Peronismo. Adems, la provincia de Buenos Aires es el distrito que ms representantes tiene dentro del congreso nacional partidario. Al comenzar la presidencia de Carlos Menem se suscitaron problemas. Eduardo Duhalde lev antaba las banderas tradicionales del Peronismo: la justicia social y la independencia econmica, mientras que Menem se aliaba con los sectores de poder econmico; alineaba su poltica con Estados Unidos y desdeaba notablemente su inters por la causa so cial. Duhalde tuvo la oportunidad de presentarse y ganar la gobernacin de la provincia en 1991. En ese momento, hizo fuertes crticas al gobierno nacional y tom una serie de medidas ms populistas, entre las cuales se hallaba la profundizacin de la refo rma educativa. Ms tarde, la Direccin General de Cultura y Educacin de la Provincia resolvi implementar el nivel Polimodal, en reemplazo a lo que antes se denominaba enseanza media. En los considerandos de la resolucin se mostraba una gran preocupaci n por los amplios sectores marginales que no podan ingresar a la escuela media. El nivel educativo resultaba una variable independiente que influa sobre el nivel de pobreza y tambin sobre el nivel de ocupacin. La preocupacin por la necesidad de artic ular educacin con trabajo promovi el cambio hacia el Polimodal, ya que supuestamente facilitaba la insercin del estudiante en el mundo laboral y en el mundo universitario. Por otra parte, promulgaba que el nivel de desarrollo del pas estaba ntimam ente relacionado con el nivel de conocimientos generales. La idea, generada durante la gobernacin de Duhalde, era

PAGE 5

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 13 No. 8 5 extender la obligatoriedad hasta la culminacin de este ciclo. ( Direccin General de Cultura y Educacin de la Provincia de Buenos Aires : 1 998) Datos Recurrimos a los datos escolares de la provincia de Buenos Aires y especialmente del Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) para conocer el universo donde bamos a aplicar las encuestas. Nos encontramos con una sorpresa en cuanto a la educac in media. En la constitucin del sistema educativo bonaerense y, en particular del conurbano, es muy importante el sector privado. Segn datos del Instituto Nacional de Estadstica y Censos (INDEC:2004) del Ministerio de Economa de la Nacin, mientras en el mbito nacional los establecimientos privados constituyen poco ms del 20%, en la provincia bonaerense se eleva a un 32,5%, y a un 46,6% en el conurbano porteo. Este guarismo es ms significativo en la educacin media. Mientras en la educacin pr imaria, la relacin de educacin pblica y privada es de 74% versus 26%, en el nivel medio se revierte: hay un 54 % de establecimientos de educacin media que son privados contra un 47% estatal. En los ltimos aos, se ha incrementado la inscripcin de al umnos en colegios privados en la provincia de Buenos Aires. Segn datos de 2001, la matrcula total de alumnos que asista a colegios privados en la provincia de Buenos Aires hace quince aos constituan poco ms del 23%, cifra que ascendi al 28% a comi enzos del ao 2000. Ms precisamente en el conurbano, llegaba en el 2001 a un 32%. (Diario El Da, La Plata : 2001) Aunque todava la proporcin de los estudiantes que concurren a escuelas medias pblicas son significativamente mayores que los que van a escuelas privadas, 70% vs. 30% (INDEC: 2004), no se puede pasar por alto el peso de los privados. Como el estudio se bas en las opiniones de las autoridades escolares medias, decidmos ponderar de manera equitativa tanto las opiniones de las autoridades p rivadas como las de las pblicas para representar el territorio educativo. Metodologa Se realiz una encuesta cuantitativa administrada a una muestra de 280 establecimientos pblicos y privados de educacin media y otra cualitativa realizada a 32 escuel as medias. Ms all de las noticias periodsticas, acadmicas o gremiales, se decidi priorizar la opinin de los que tienen en mano la ejecucin de las medidas educativas. Ahora bien, cmo llegamos a encuestar este nmero de establecimientos? De acuerdo con la informacin de la Direccin Nacional de Cultura y Educacin de la provincia de Buenos Aires, en el ao 1999 exista un total de 1192 escuelas medias, distribuidas en 440 escuelas pblicas (37%) y 752 escuelas privadas (63%). Fueron seleccionadas 93 8 escuelas descartando todas aquellas, cuya direccin y telfono no figuraban en la lista del sitio oficial de la Direccin Nacional de Cultura y Educacin de la provincia. Se envi va correo una encuesta estructurada a todas las escuelas. El primer resul tado fue negativo, ya que slo contestaron voluntariamente unas diez encuestas, lo que llev a continuar de manera telefnica. La encuesta telefnica fue del tipo no probabilstica. Se contactaron todas las autoridades (preferentemente directores o subdir ectores) de las unidades escolares de educacin media privadas y pblicas del conurbano. Se llam ms de una vez a cada escuela cuando el director no estaba, no poda atender o cuando daba ocupado o no contestaba. Pocos fueron los que se negaron a contest ar explcitamente, lo que no quiere decir que hayan sido pocos los que trataron de evadir las respuestas. Los argumentos de que estaban ocupados o que llamramos en otro momento pudieron responder a una negativa encubierta. Como resultado se obtuvo la opin in de 280 establecimientos, lo que representa casi un 25% del universo. Las encuestas correspondieron a un 24% de las escuelas pblicas y un 23% de las privadas. Las preguntas fueron diseadas para cubrir ciertos aspectos puntuales de la reforma educ ativa: la opinin de las autoridades escolares sobre los contenidos de la Ley; los eventuales problemas

PAGE 6

La Ley Federal de Educacin en la Argentina 6 financieros; la comunicacin entre el estado y las autoridades escolares, y su postura acerca de cul debera ser la intervencin ideal del Estado en l a educacin media. Debemos hacer las siguientes salvedades. En primer lugar, cundo se pregunt la opinin acerca de los resultados de la Ley, se parti de la base de que no necesariamente se la conoce de forma total sino algunas de sus aplicaciones, en especial, la conformacin de los tres ciclos y la extensin de la obligatoriedad. En el caso de las comunicaciones escuela autoridades provinciales, concretizamos la relacin en tres factores que se pueden contabilizar de la siguiente manera: la frecuen cia de las inspecciones, los pedidos de informes y las evaluaciones de los alumnos. Finalmente, hemos interrogado sobre cul sera el rol ideal del Estado como ente autnomo en la educacin porque quisimos medir si subsiste una actitud privatista de ciert os sectores sociales propia de los aos ochenta y noventa (Mora y Araujo: 1999), en manifiesta adhesin a la necesidad de la poca intervencin del Estado en la educacin del pas. Resultados cuantitativos Opinin acerca de los resultados de la ley Las a utoridades de las escuelas de educacin media privadas como pblicas, consideran mayoritariamente que la Ley tuvo un impacto negativo sobre el establecimiento que dirigen Cuadro I: Opinin sobre los resultados de la Ley (en porcentajes) Opciones Gener al Privadas Oficiales Positivo 17 24 7 Negativo 72 63 86 No hubo cambios 6 8 2 NS/NC 5 5 5 Fuente: Encuesta Resultados de la Ley Federal de Educacin, Centro de Estudios Avanzados, UADE, agosto septiembre, 2003. Como observamos en el Cuadro I, mientr as un 72% considera que la ley ha sido negativa, slo un 17% la valora positivamente. No hubo diferencias entre establecimientos pblicos y privados, en trminos generales. Sin embargo, estos ltimos, encontraron resultados ms positivos que los estableci mientos oficiales (24% vs.7%). Cuando se les pregunt cules eran las causas por las cuales el impacto haba sido negativo, tanto los establecimientos pblicos como privados contestaron mayoritariamente que era el menor aprendizaje y la peor evaluacin. Cuadro II : Causas de la opinin negativa acerca de la Ley (en porcentajes) Opciones General Privadas Oficiales Crecimiento de la desercin escolar 9 6 12 Disminucin de la inscripcin de alumnos 8 7 9 Menor aprendizaje, peor evaluacin de los alumnos 31 30 32 Empeoramiento de la calidad docente 13 11 15 Menor apoyo por parte de las autoridades educativas 9 9 10 Falta de aumento de participacin de la comunidad provincial en el diseo de las polticas educativas 10 14 5 Otra. Cul? 20 23 15 Fuente: Encuesta Resultados de la Ley Federal de Educacin, Centro de Estudios Avanzados, UADE, agosto septiembre, 2003.

PAGE 7

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 13 No. 8 7 En el Cuadro II, el 31% de la muestra revela dos cuestiones. La primera: que los alumnos aprendan menos y eran peor evaluados, no existiendo diferencias entre los establecimientos pblicos y privados. En segundo trmino, los encuestados en un 20% contestaron otras causas. Entre ellas, la que ms se ha mencionado es la primarizacin" de la enseanza, provocada por las fallas del tercer ciclo d e la Educacin General Bsica (50%). Volviendo al Cuadro I aunque la opinin positiva fue minoritaria (17%), quisimos saber cules eran las causas por las que los establecimientos se pronunciaban de esa manera. De acuerdo con el Cuadro III, cuando se pre gunt porqu motivos se consideraba que el impacto haba sido positivo, un 19% contest que haba mejorado la calidad docente y un 17% de la muestra coincidi en sealar en que haba mejorado el aprendizaje y la evaluacin de los alumnos. Esta cifra fue s eguida por los que respondieron que haba disminuido la desercin escolar (13%). Al distinguir entre las opiniones privadas y oficiales pudimos notar que los establecimientos pblicos son los que consideraron en mayor medida que haba mejorado el aprendiz aje (20% vs.16%) y que no haba diferencias entre ellos sobre el mejoramiento en la calidad docente. En cambio, fueron los establecimientos privados los que manifestaron una relativa mejor opinin de la Ley en cuanto a la disminucin de la desercin escol ar (14% vs.10%). Es importante sealar que las privadas prefirieron en un 25% sealar otras causas. La ms nombrada fue que la Ley haba beneficiado la libertad de la escuela al permitir crear espacios institucionales y contenidos propios (65%). Cuadro II I : Causas de la opinin positiva acerca de la Ley ( en porcentajes) Opciones General Privadas Oficiales Crecimiento de la inscripcin de alumnos 10 10 10 Disminucin de la desercin escolar 13 14 10 Mejor aprendizaje, mejor evaluacin de los alumnos 17 16 20 Mejora en la calidad docente 19 19 20 Mayor apoyo por parte de las autoridades educativas 8 8 10 Mayor participacin de la comunidad provincial en el diseo de las polticas educativas 9 8 15 Otra. Cul? 24 25 15 Fuente: Encuesta Resultados de la Ley Federal de Educacin, Centro de Estudios Avanzados, UADE, agosto septiembre, 2003. Relacin entre los establecimientos y las autoridades Cuadro IV : Opinin de los establecimientos educativos sobre ayuda financiera por parte del Estado (en porcen tajes) Opciones General Privadas Oficiales Muy pronto 4 5 3 Con demora 25 16 38 No responden 41 37 49 No sabe/ No contesta 30 42 10 Fuente: Encuesta Resultados de la Ley Federal de Educacin, Centro de Estudios Avanzados, UADE, agosto septiembre, 20 03.

PAGE 8

La Ley Federal de Educacin en la Argentina 8 Ayuda financiera Como podemos apreciar en el Cuadro IV aunque tres de cada diez encuestados sostienen no tener opinin o no desear contestar sobre todo en el sector privado (42%), un 41% afirm que las autoridades provinciales no haban respondido d e ninguna manera a las solicitudes de ayuda financiera; un 29% considera que s haban respondido, pero de este guarismo slo un 4% admiti que lo haban hecho muy pronto. Las cifras indican que son los establecimientos pblicos los ms beneficiados con la ayuda financiera estatal, caso contrario, as fue percibido. Si bien slo 3% de los establecimientos pblicos admitieron que las autoridades haban contestado con premura, son ellos los que han recibido ms ayuda financiera que los privados: un 41%. v s. 21 %, lo que puede ser explicado porque no todas las instituciones privadas reciben subvenciones del Estado. Cuando se refieren a los cambios producidos por la ley, tal como se advierte en el Cuadro V, las respuestas giraron en torno a las transformaci ones edilicias, administrativas y docentes. En cambio, el aspecto salarial casi ni se seala (4%). Cuadro V : Cambios producidos por la Ley (en porcentajes) Opciones General Privadas Oficiales Edilicios 23 20 26 Administrativos 21 21 21 En el mbito doc ente 25 28 19 En la remuneracin salarial de docentes y administrativos 4 3 7 No hubo cambios 15 15 16 No sabe/ No contesta 2 3 2 Otros. Cules? 10 10 9 Fuente: Encuesta Resultados de la Ley Federal de Educacin, Centro de Estudios Avanzados, UADE, a gosto septiembre, 2003. Fiscalizacin Una forma de cuantificar la relacin entre escuela y autoridades y definir cunta injerencia tienen las instituciones polticas sobre las educativas es a travs de las inspecciones distritales, las evaluaciones anuale s de los alumnos y los pedidos de informes. Cuadro VI: Frecuencia con que la escuela es visitada por la inspeccin provincial (en porcentajes) Opciones General Privadas Oficiales Muy frecuentemente 13 12 15 Frecuentemente 53 52 55 Poco frecuentemente 26 29 20 Nunca 7 6 8 No sabe/ No contesta 1 1 2 Fuente: Encuesta Resultados de la Ley Federal de Educacin, Centro de Estudios Avanzados, UADE, agosto septiembre, 2003. En cuanto al control que ejercen las autoridades de educacin provinciales, los es tablecimientos declararon una injerencia notoria. De acuerdo con el Cuadro VI un 53% de los establecimientos considera que la inspeccin distrital es frecuente y un 13%, muy frecuente. No se observan diferencias entre establecimientos pblicos y privados. Tambin en un 43% de los casos, los establecimientos afirman el deber de elevar informes sobre el desarrollo de la educacin con frecuencia y en 28% de los

PAGE 9

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 13 No. 8 9 casos, muy frecuentemente. En ms de un 60% de los casos, las autoridades evalan a los alumnos una vez por ao. La frecuencia en la evaluacin es mayor en el caso de las escuelas pblicas. El papel del Estado. Las anteriores opiniones sobre el grado de fiscalizacin del Estado llevara a pensar que las autoridades provinciales intervienen con much a frecuencia en los establecimientos requiriendo informes, evaluando a los alumnos y enviando inspectores. Cuadro VII : Actitud que deberan tener las autoridades de educacin (en porcentajes) Opciones General Privadas Oficiales Tener mayor presencia en los establecimientos 63 59 69 Tener menor presencia en los establecimientos 6 10 2 Mantenerse como han hecho hasta ahora 17 20 11 No sabe/ No contesta 14 11 18 Fuente: Encuesta Resultados de la Ley Federal de Educacin, Centro de Estudios Avanzados, U ADE, agosto septiembre, 2003. Sin embargo, de acuerdo con el Cuadro VII un 63% de los encuestados esta a favor de una mayor presencia del gobierno en las escuelas. Cuadro VIII : Razn de mayor presencia en los establecimientos (en porcentajes) Opciones General Privadas Oficiales Conocer la realidad 44 39 50 Brindar apoyo al proyecto educativo 22 30 12 Brindar apoyo financiero 8 4 14 Una mayor participacin por parte de las autoridades 24 27 21 No s. 2 0 3 Fuente: Encuesta Resultados de la Ley Fede ral de Educacin, Centro de Estudios Avanzados, UADE, agosto septiembre, 2003. Cuando se les pregunt porqu, argumentaron dos razones ( Cuadro VIII ). Una: la necesidad de conocer la realidad de las escuelas (44%). Y dos: brindar apoyo al proyecto educa tivo (22%). La diferencia entre pblicas y privadas radica en que fueron las privadas las que solicitaron, en mayor medida que las pblicas, apoyo al proyecto educativo (30% vs.12%), mientras que las pblicas afirmaron que las autoridades deberan conocer ms la realidad (50% vs.39%). Volviendo al Cuadro VII, son las privadas las que en mayor proporcin consideraron que las autoridades deberan mantenerse como estaban (20% vs.11%). Cuando se solicit que dijeran porqu, las privadas contestaron que la comu nicacin con las autoridades era buena (47%) y que las instituciones estaban contentas porque podan ejercer una mayor autonoma (44%). A pesar de que la fiscalizacin por parte de las autoridades provinciales pareciera ser constante, los establecimientos no estn satisfechos con ella. Por el contrario, piensan que deberan tener mayor conocimiento de la realidad y de los proyectos educativos. Respuestas en relacin con cantidad de alumnos Quisimos probar la hiptesis segn la cual la reforma benefici a los sectores medios y altos y perjudic a los bajos (Reimers: 1999). Una forma de saber si efectivamente las autoridades tienen esa

PAGE 10

La Ley Federal de Educacin en la Argentina 10 impresin era realizar un cruce de las respuestas con la cantidad de alumnos y porcentaje de subvenciones de los establecimi entos. En lneas generales, los establecimientos con menos alumnos corresponden a escuelas privadas, mientras que los que poseen ms de mil alumnos son escuelas pblicas. Al cruzar los resultados de las respuestas con cantidad de alumnos, no se percibiero n diferencias importantes. Cuadro IX: Impacto de la Ley sobre el establecimiento (en porcentajes) Opciones <100 A* 100 1000 A +1000A Positivo 28 17 8 Negativo 57 74 84 No hubo cambios 10 5 0 NS/NC 5 4 8 Fuente: Encuesta Resultados de la Ley Federal de Educacin, Centro de Estudios Avanzados, UADE agosto septiembre, 2003. *instituciones con menos de 100 alumnos. De acuerdo con el Cuadro IX, si bien en su mayora todas las autoridades de las escuelas manifiestan una opinin negativa acerca de la Le y, esta aumenta a medida que crece el nmero de estudiantes. Es decir, las escuelas con menos alumnos tienen una opinin un tanto ms positiva que las que tienen ms alumnos. Las causas por las cuales el 28% de las escuelas con menos de 100 alumnos consi deran que el efecto fue positivo, son los espacios institucionales y los contenidos a cargo de la escuela. Tambin se nota una diferencia con respecto a cmo consideran que tendra que actuar el Estado. Cuadro X: Intervencin del Estado en los establecim ientos educativos (en porcentajes) <100 A* 100 1000 A +1000A Tener mayor presencia en los establecimientos 45 68 59 Tener menor presencia en los establecimientos 18 5 0 Mantenerse como han hecho hasta ahora 25 16 11 No sabe/ No contesta 12 11 30 Fue nte: Encuesta Resultados de la Ley Federal de Educacin, Centro de Estudios Avanzados, UADE, agosto septiembre, 2003. *Menos de 100 alumnos De acuerdo al Cuadro X, mientras que la mayora de las escuelas cree que las autoridades deberan tener mayor pre sencia, casi un 20% de los establecimientos con menos alumnos consideran que deberan tener menor presencia y un 25% piensa igual que en la actualidad. Respuestas en relacin con el medio socioeconmico Para profundizar el tema de la presunta brecha so cial entre establecimientos privados y pblicos, confeccionamos un cuadro en donde se compara las respuestas de las escuelas ex carenciadas, quienes se encuentran en medios socioeconmicos de alto riesgo y escuelas sin subvencin que representan aquellas cuyo alumnado proviene de los sectores de mayores ingresos. De 172 establecimientos privados encuestados, uno de cada tres (31%) no recibe ningn tipo de subvencin del Estado. Se trata de escuelas que se sustentan slo con los ingresos generados por la cuota mensual que abonan sus alumnos. Si comparamos las opiniones de estas escuelas con las 108 escuelas oficiales que representan a las ms marginales (38%), las que en algn momento fueron carenciadas, llegamos a las siguientes conclusiones.

PAGE 11

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 13 No. 8 11 Cuadro XI : Impacto de la ley sobre los establecimientos (en porcentaje) Opciones Escuelas Ex carenciadas Escuelas con 0% Subv. Positivo 10 25 Negativo 85 58 No hubo cambios 0 11 NS/NC 5 6 Fuente: Encuesta Resultados de la Ley Federal de Educacin, Centro d e Estudios Avanzados, UADE, agosto septiembre, 2003 De acuerdo al Cuadro XI, tanto las escuelas ex carenciadas como las que no poseen ninguna subvencin han respondido que la Ley ha tenido un resultado negativo. Sin embargo, dos de cada 10 escuelas sin subvencin contestan positivamente contra uno de cada 10 escuelas ex carenciadas. Las escuelas sin subvencin que consideran a la nueva norma positiva doblan a aquellas escuelas ex carenciadas que tambin poseen la misma opinin. Cuadro XII : Actitud que deberan tener las autoridades de educacin (en porcentajes) Opciones Ex carenciadas 0% Subv. Tener mayor presencia en los establecimientos 71 57 Tener menor presencia en los establecimientos 0 13 Mantenerse como han hecho hasta ahora 10 21 No sabe/ No contesta 19 9 Fuente: Encuesta Resultados de la Ley Federal de Educacin, Centro de Estudios Avanzados, UADE, agosto septiembre, 2003. Ambos tipos de escuelas tambin creen que las autoridades de educacin deberan tener mayor presencia en los estab lecimientos ( Cuadro XII ). Pero las ex carenciadas superan en casi quince puntos porcentuales a las que no poseen subvencin, (71 %vs. 57%). Conclusiones de la encuesta cuantitativa No existen diferencias radicales entre establecimientos privados y pblic os. Ni la cantidad de alumnos ni la disparidad del entorno social son variables determinantes en la opinin negativa sobre la Ley, los diagnsticos sobre el control del Estado, las necesidades presupuestarias. Mayoritariamente, ambos tipos de educacin co inciden en la necesidad de una mayor intervencin por parte del Estado. Si bien, existe una tendencia a que la opinin negativa disminuya a medida que nos acercamos a colegios privados con menos estudiantado y carencia de subvencin, no se nota una diferen cia significativa entre las opiniones de las autoridades. Resultados cualitativos La encuesta cualitativa fue administrada a las autoridades educativas de 32 establecimientos pblicos y privados del conurbano porteo. La muestra se obtuvo eligiendo al azar un nmero representativo de los 280 casos de la muestra cuantitativa. Con ella se trat de profundizar algunas respuestas de la encuesta cuantitativa, sobre todo en aquellos temas ms destacados por las autoridades: la crtica generalizada a la Ley, la baja calidad del

PAGE 12

La Ley Federal de Educacin en la Argentina 12 aprendizaje, la omisin por parte del Estado de los problemas del aula y el masivo pronunciamiento por la mayor intervencin de las autoridades. Una vez obtenidas las respuestas se subrayaron los temas comunes, las posiciones encontrad as y los comentarios. Las respuestas se categorizan segn: Opinin sobre la Ley Federal de Educacin Ayuda econmica por parte de las autoridades provinciales Relacin escuela autoridades Intervencin del Estado en el sistema educativo Opinin sobre la Ley Federal de Educacin Si bien la mayora expres el impacto negativo de la Ley, hay puntos sobre los cuales las autoridades de las escuelas se explayaron ms y que deben precisarse. En primer lugar, han sealado el problema de la primarizacin de la educacin. Mientras en el antiguo sistema, el tercer ciclo de la Educacin General Bsica (EGB), es decir 7, 8 y 9 ao, perteneca a la escuela secundaria, por caractersticas de la ley provincial en Buenos Aires, se asimilan hoy a la escuela primaria. Slo el Polimodal, formado por los tres ltimos aos, es considerado secundario. Sin embargo, en la provincia de Buenos Aires existe lo que se llama EGB puros, en los que la asimilacin con la escuela primaria es total, y EGB articulados que si bie n dependen del director del EGB comparten las instalaciones con los alumnos secundarios. En el primer caso, el de EGB puros instalados sobre todo en las zonas donde vive la poblacin con menos recursos, las autoridades sostienen que los jvenes se compo rtan como alumnos primarios, ya que, no asumen las nuevas responsabilidades. Son bsicamente algunos colegios privados y pblicos ms cercanos a la Capital Federal, EGB articulados, los que pueden hacer edificios separados o distinguirlos de alguna man era. Un testimonio afirma que a partir del sptimo ao (primer ao del tercer ciclo de EGB) los alumnos cambian de uniforme y de sector. Sus aulas son las del piso superior y tambin pasan a depender de la direccin del Polimodal, (Instituto Privado de A lmirante Brown ). Pero, sto no pasa en la generalidad de los casos. Otra causa sealada por las autoridades para explicar el fenmeno de la primarizacin o la merma en la maduracin intelectual del estudiante medio es la inexistencia de un cuerpo docent e especializado para tantos cursos. En la mayora de los casos son los mismos maestros de la primaria quienes dictan cada materia, tal si fueran profesores secundarios. Por lo mismo, no slo tienen que adaptarse al nuevo sistema sino que deben prepararse especialmente en contenidos que no conocen con profundidad, porque no han pasado por el profesorado. Las clases de capacitacin no son suficientes. Finalmente, otra crtica realizada por los entrevistados es que al existir contenidos bsicos y no estrict os de cada materia, el dictado de la misma queda a criterio de cada profesor y de cada institucin educativa. Ello genera, de acuerdo a los entrevistados, un caos en la enseanza de las asignaturas. Otro problema al que hacen referencia reiteradamente e s el bajo nivel cualitativo del alumnado. Segn ellos, los chicos aprenden menos. Muchos encuestados califican a este problema de tipo poltico. Explican que las escuelas se ven presionadas por el gobierno provincial para evitar que los alumnos repitan y logren alcanzar ms aos de escolaridad. Por ello, las reglas disciplinarias y educativas se han flexibilizado. Un director de una escuela pblica manifest que la ley quiere retener al alumno a toda costa, an a pesar de la calidad del ttulo que pueda llegar a obtener (Escuela Pblica de Lomas de Zamora). Esta opinin es corroborada por escuelas privadas. Segn una directora, las autoridades presionan para que la permanencia en el sistema sea mayor y eso reduce la autoridad disciplinaria de las escuela s. En varios casos, ante los excesos de los alumnos, han llamado a los padres para advertirles que podran tomar medidas disciplinarias ms duras. Los padres, entonces, fueron a hablar con las

PAGE 13

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 13 No. 8 13 autoridades educativas a La Plata (Capital de la provincia de Buenos Aires) y stas dieron la orden de que los alumnos permanecieran en la institucin. La misma directora afirma tener la sensacin de que el gobierno argentino debe cumplir con los mandatos de los organismos internacionales entre los que figura aume ntar el grado de retencin de los alumnos en la escuela sin tener en cuenta su nivel de calidad ( Escuela Privada de Lomas de Zamora). Por otra parte, los entrevistados afirman que el grado de indefensin en el que se encuentra cierta parte del alumnad o de las escuelas de zonas marginales es grave. Como consecuencia, las escuelas se convierten en guarderas, lugares de contencin en donde se plantean serios problemas de abusos, violencia familiar, entre otros inconvenientes. Segn una autoridad de una escuela pblica de Lomas de Zamora las autoridades no tienen en cuenta las causas por las cuales los chicos se hallan impedidos para aprender lo que necesitan para manejarse en la vida. En este tipo de colegios, las autoridades no se presentan a examina r las escuelas para ver de cerca los problemas. As es como se fomenta la marginalidad y la diferencia entre las escuelas que imparten buena educacin y las que tienen una educacin mediocre (Escuela Pblica de Tres de Febrero). Para quienes el impacto ha sido positivo valoran la autonoma que les da el Estado y el hecho de que posean lo que se denomina espacios curriculares propios. Estos ltimos le permiten a los colegios desarrollar proyectos de estudio adecuados a la realidad de cada escuela. Lo que para estos establecimientos es una ventaja, para la mayora produce un estado de caos. En lneas generales, las autoridades de los establecimientos estn en desacuerdo. No saben cmo articular estos espacios con los contenidos mnimos y obligatorios que demandan las autoridades. Segn los encuestados, los chicos estudian todo en forma general y luego no se pueden adaptar a los espacios que surgen en el Polimodal, en donde se tratan problemas especficos. Como resultado, de acuerdo a los encuestados, ni ngn alumno recibe la misma formacin al terminar la escuela. Ayuda financiera. En lneas generales, todos las escuelas privadas consultadas reciben las subvenciones sin problema. Es ms, hay algunas escuelas privadas de zonas marginales donde el estado provincial se hace cargo de la cuota de los alumnos indigentes. En otro caso, la escuela admite que la subvencin llega puntualmente y sin problemas (Escuela Privada de Tres de Febrero) En cuanto a las escuelas pblicas, no se quejan de la falta de ayuda. Las partidas para sueldos docentes se efectan en la fecha estipulada. Algunas autoridades han manifestado abiertamente que el problema no es econmico sino pedaggico. Otras, se han quejado de los bajos sueldos por la conversin de escuelas rurales en urbanas (Escuela pblica de Lomas de Zamora ) Por otro lado, s lamentan que debido a la crisis econmica, las cooperadoras no cuentan con tanto dinero como antes para solventar necesidades edilicias. Relacin escuela autoridades De los elementos anal izados se desprende que la mayora de los encuestados se queja del contenido de los informes, que tratan siempre sobre estadsticas de aprobados, reprobados, de alumnos que repiten o alumnos que desertan. Las autoridades escolares consideran que con este tipo de papelero no se atiende la cuestin pedaggica de la educacin, sino que justamente, como ellos denuncian, el Estado valora ms la cantidad en detrimento de la calidad. Una escuela consider que el manejo de la poltica educativa en la provincia de Buenos Aires es bsicamente asistencialista y no pedaggico ( Escuela Privada de Hurlingham ). Hay muy pocas que consideran que la relacin con las autoridades es productiva porque se atienden los problemas de ndole pedaggico. Por otro lado, la mayora de las veces, los inspectores tienen muchas escuelas a su cargo por lo cual no pueden hacer un seguimiento ms completo (Escuela Privada de Avellaneda).

PAGE 14

La Ley Federal de Educacin en la Argentina 14 Intervencin del Estado. En general, bregan por una mayor intervencin del Estado. Consideran que es necesario que las autoridades conozcan la realidad: (los colegios) se vienen convirtiendo en guarderas o centros de colocacin de trabajo (Escuela privada de Lomas de Zamora). Las autoridades piden que el ministerio se acerque ms a la realidad. L as visitas de los inspectores no bastan. La reforma fue una decisin puramente poltica, hubo escasa preparacin para su implementacin y todo lo pedaggico qued en segundo plano. Hubo un vaciamiento general de contenido, no importa ya cmo llegar sino s lo llegar, que los chicos aprueben es el nico objetivo, no importa si no aprenden nada ( Escuela Pblica de Avellaneda). Otro directivo completa este pensamiento diciendo que todos los proyectos deberan salir de la escuela y no de las grandes instituc iones. Debera ser al revs. Salir de la escuela para arriba ( Escuela Privada de Morn ) De cualquier manera, una escuela privada sin ningn tipo de subvencin manifest que como discurso te dira que la escuela necesita que el Estado intervenga ms pero informalmente te digo que deberan tener menos presencia para que no nos hinchen (molesten en jerga argentina) (Escuela Privada de Avellaneda). Lo interesante de esta respuesta es que se dice formalmente una cosa porque es un discurso polticamente cor recto entre los colegas, pero subyace el pensamiento de que a mayor intromisin, mayor molestia y menos libertad. En el anlisis cualitativo se evidenci una crtica generalizada hacia la aplicacin de la Ley en la provincia. La gran mayora de los entrevi stados concluye en que el problema fundamental es la merma en el conocimiento del alumnado, su baja responsabilidad y maduracin educativa, lo que han calificado como primarizacin de la educacin. Cuando se indaga sobre las causas de esta situacin ell os indican dos fundamentales. Las autoridades no advierten los problemas que existen en la escuela; sobre todo, se indican los problemas socioeconmicos que dan un perfil diferente al alumno ms preocupado por recibir alimento o contencin psicolgica que calidad de educacin. Por otro lado, las autoridades han dejado librada la enseanza de los contenidos a las escuelas sin tener en cuenta la capacitacin de los maestros y haciendo catico el cumplimiento de las metas. Conclusiones Tanto las autoridade s de educacin media pblica como privada expresaron su disconformidad con la Ley Federal de Educacin, no necesariamente contra las disposiciones de la Ley, sino contra su aplicacin en la provincia. Los resultados no cuestionan ni la extensin de la obl igatoriedad, ni la mayor libertad de decidir en cuestiones pedaggicas, sino los mecanismos de implementacin. Los resultados demuestran la disconformidad con respecto a la calidad de la enseanza. Es ilustrativo que muy pocos docentes hayan tenido en cue nta, en primer lugar, los problemas salariales y la ausencia de ayuda financiera, que fueron los puntos principales de friccin entre las autoridades y los gremios docentes. 4 Por el contrario, los malestares versan sobre cuestiones estrictamente pedaggica s. Los problemas no son a simple vista ideolgicos (el deseo de una mayor escolaridad, la implementacin del polimodal y el nivel inicial), o econmicos (los bajos salarios o la baja inversin en educacin), sino prcticos. Las autoridades coinciden en sealar que si se deseaba incrementar la matrcula media, sto se ha producido a costo de la merma en el nivel de educacin. Confrontando los resultados del presente estudio con las mediciones cuantitativas de la aplicacin de la Ley en el territorio nac ional, debemos concluir que hasta hace algunos aos estos 4 En los aos 90, los movimientos de los gremios docentes fueron muy frecuentes. Incluso, alguno de ellos instal una carpa blanca frente al Congreso Nacional, en la que inclusive muchos docentes hicieron huelgas de hambre. Recin con la asuncin del Presidente De la Ra en el ao 1999, se levantaron las precarias instalaciones.

PAGE 15

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 13 No. 8 15 ltimos fueron positivos. Segn datos de la Direccin Nacional de Informacin y Evaluacin de la Calidad Educativa (DINIECE), desde el ao 1995 cuando se comienza a aplicar la Ley en algunas provin cias hasta el ao 2002, se produjo un incremento relativamente bajo de los alumnos que lograron comenzar el nivel medio (15.2% a 15.6%). Sin embargo, el porcentaje de aquellos que llegaron a completarlo ascendi de 17% a 18.7%. Esto se dio tanto en la pob lacin denominada pobre como en la no pobre Al contrario, mientras en la denominada poblacin pobre ascendi de 8.9% a 13.8%, o sea, cinco puntos porcentuales, en la no pobre fue de 18.9 a 22.3%, menos de 4 puntos porcentuales. En otras palabras, e n trminos cuantitativos y teniendo en cuenta que no todas las provincias aplicaron la Ley Federal, los resultados fueron satisfactorios, (Mirta Irene Jugengloben, Mara Ester Arrieta y Julin Falcone: 2003) 5 Las ltimas noticias periodsticas, sin embarg o, ponen en tela de juicio las mejoras cuantitativas de la educacin media. Subrayan que la desercin del nivel Polimodal ha sido de 100.000 estudiantes en el ao 2003 (Cornejo: 2004) Los resultados cualitativos indican que la calidad baj sustancialmente. En este sentido, las autoridades encuestadas en la muestra y las opiniones de especialistas en educacin coinciden con ese dato. Por un lado, es un hecho que existen severos problemas para ingresar a la universidad, especialmente, en algunas en donde se h an impuesto cupos. Un reciente estudio de la UNESCO demuestra que un 44% de los alumnos argentinos de quince aos no comprende textos simples, (Clarn: 2003). Esta situacin ha llevado a que se creen convenios entre universidades privadas y colegios secu ndarios y a que el mismo Ministro de Educacin, Daniel Filmus, haya declarado que las universidades nacionales debern trabajar en mayor conjuncin con los secundarios para que la preparacin sea ms adecuada (Filmus: 2004). La pregunta se impone: Realm ente, ha bajado la calidad de la enseanza? Son peores las evaluaciones de los alumnos en comparacin con aos anteriores? Y si as fuera, se debe necesariamente a la transformacin educativa? 6 Es difcil calcular el deterioro de la calidad, ya que l as evaluaciones anuales han tenido diferentes niveles de complejidad. Inclusive, algunos estudios, realizados a partir del ao 96 indican que mejor la calidad de los egresados del Polimodal, los alumnos que han finalizado la secundaria argentina. (Perusia Juan Cruz: 1999). 7 Tampoco es seguro que la baja calidad sea producto del cambio educativo. Otros factores podran ser ms determinantes. El deterioro del ambiente social y familiar necesario para que el alumno pueda estudiar, consecuencia del empobreci miento de la sociedad argentina debera tenerse presente. Ahora bien, el Estado est presente en la cantidad de informacin y papelero que debe enviarse al gobierno provincial. Tambin las inspecciones son bastante frecuentes y las evaluaciones son anu ales. Sin embargo, para las autoridades de las escuelas no es suficiente. Se quejan mucho de que esta informacin sirve, en otras palabras, para acallar conciencias, pero no para resolver problemas. A diferencia de las ideas desarrolladas en los congresos pedaggicos de los aos 80, hoy las autoridades desean una mayor intervencin del Estado. Sin embargo, esta concepcin ha variado ya que para ellos, la intervencin no significa necesariamente dictar ms leyes y reglamentos sino ver la realidad del aula y actuar en consecuencia. Tambin, apoyar el programa pedaggico que posee toda escuela. 5 Los autores realizan una distincin entre pobres y no pobres de acuerdo a dat os de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC. 6 Transformacin educativa es el trmino que se utiliza frecuentemente para designar al cambio educativo producido por la Ley Federal de Educacin. 7 El autor, especialista en educacin, aclara que es m uy difcil comparar los resultados de las evaluaciones anuales a los distintos niveles de enseanza debido a que las pruebas son diferentes y con distintos niveles de dificultad. De todas maneras, l ha utilizado una metodologa de equiparacin que ha dad o el resultado que expresamos.

PAGE 16

La Ley Federal de Educacin en la Argentina 16 No estn de acuerdo en que se enven normativas tcnicas desde arriba, que no pueden ser llevadas a cabo en la realidad concreta del aula, as como tampoco en deja r a su cargo la responsabilidad de las directrices de los programas. La posicin actual de las escuelas responde a una tendencia que se ha venido produciendo en los ltimos aos y que Mora y Araujo han definido como el nuevo estatismo( Mora y Araujo: 200 3) como la forma en que se manifiesta actualmente el pueblo argentino. Si bien no desean que las empresas vuelvan a ser estatales, demandan del Estado una mayor eficiencia e injerencia. Es decir, las autoridades deben entrar en las escuelas para conocer l o que existe. En otras palabras, resulta imperioso que el Estado se involucre en lo que se est haciendo en cada mbito educativo y participe en las polticas educativas. Son muy pocas las escuelas, excepto algunas privadas, que han manifestado su oposici n a que el Estado intervenga. Pero, an aquellas privadas, necesitan el apoyo del poder poltico. Mezcla de cultivadoras de una cultura paternalista que desea el visto bueno de los mayores, junto al sentimiento de impotencia ante la crisis social que les impide resolver los problemas por s mismas, las escuelas piden mayor colaboracin. Por costumbre, ideologa o por carecer de fundaciones o ONGs privadas suficientemente poderosas para resolver conflictos societarios, las autoridades todava solicitan la ayuda estatal. 8 8 Las organizaciones no gubernamentales (Ongs) dedicadas a la educacin en la Argentina son numricamente pocas. Algunas se dedican a la investigacin de temas educativos como Cippec y otras a propiciar la lectura como Fundac in Leer o a adiestrar a los alumnos en prcticas de emprendimiento societarios como la Fundacin Junior Achievement.

PAGE 17

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 13 No. 8 17 Bibliografa Arias Mara Fernanda (2004), Anlisis poltico de tarifas en telecomunicaciones, en Poltica y Gestin, Vol.7, Rosario: Homo Sapiens Ediciones. Clarn (2003) Un estudio de UNESCO confirma que empeora la calidad educa tiva, Buenos Aires, 1 de julio de 2003. Direccin General de Cultura y Educacin de la Provincia de Buenos Aires (1998), Resolucin no. 4625 98 Diputado Luis Zamora (P. Izquierda Unida) (1993), Diario de sesiones de la Cmara de Diputados de la Nacin A rgentina, abril, 1993, p. 6763. El Da (2001), La cantidad de alumnos se duplic en 15 aos, 9 de enero de 2001. Disponible en internet: www.eldia.com.ar ( Consultado el 8 de octubre de 2004) Filmus, Daniel (2004), en Reunin de la Comisin de Educ acin, Cultura, Ciencia y Tecnologa, Cmara de Senadores de La Nacin, 19 de mayo de 2004, versin taquigrfica. Gorostiaga, Jorge, Acedo, Clementina y Senn Gonzlez, Silvia (2004), Equidad y calidad en el Tercer Ciclo de la Educacin General Bsica? El caso de la Provincia de Buenos Aires en Revista Electrnica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educacin, vol 2, no.1 (Disponible en http://www.ice.deusto.e s/rinace/reice/vol2nl/Gorostiaga.pdf ). INDEC (2004), Distribucin porcentual de establecimientos y alumnos de todos los tipos de educacin por sector, segn provincia. Total del pas, ao 2002, disponible en www. indec.mecon.ar consultado en octubre, 2004. Jugengloben, Mirta Irene; Arrieta, Mara Ester y Falcone, Julin, Brechas educativas y sociales: un problema viejo y vigente Direccin Nacional de Informacin y Evaluacin Educativa, (DINIECE), Ministerio de Educacin, Ciencia y Tecnologa, mayo, 2003. Cornejo, Jess (2004), La desercin empieza en la escuela bsica, en La Nacin, 22 de octubre de 2004. Mora y Araujo Manuel y Montoya, Paula (1999), La agenda poltica argentina en Contribuciones Ao XVI, nmero 2 (62), abril junio, 1999. Mora y Araujo, Manuel (2003), IPSOS, Argentina, en Diario La voz del interior, Crdoba, 26 de octubre de 2003. Perusia, Juan Cruz, Evolucin de los resultados de los operativos de evaluacin de la calidad educativa 1995 1999. Puntuaciones equiparadas de las pruebas de lengua y matemtica, documento no. 13, Ministerio de Cultura y Educacin Reimers (1999), Educational opportunities for low income families in Latin America en Prospects, Vol. XXIX (4), pp. 535 49, c itado por Gorostiaga, Jorge op.cit. Acerca de la autora: Mara Fernanda Arias es Licenciada en Ciencias Polticas por la Universidad Catlica Argentina (1975). Master in Political Science with a concentration on Survey Research (Universidad de Connecti cut at Storrs) Doctorada en la Universidad Catlica Argentina (1985). Es investigadora adjunta del Consejo de Investigaciones Cientficas y Tcnicas de la Argentina (CONICET) y docente investigadora de la Universidad Argentina de la Empresa Actualmente es coordinadora del rea de sociales del Centro de Estudios Avanzados (CEAV), Directora del Doctorado en Sociologa del Trabajo y ms recientemente coordinadora del Observatorio de Opinin Pblica. Recibi becas para estudiar en Espaa y los Estados Unidos en tre las que se encuentran la del Ministerio del Trabajo de Espaa, de la Universidad de Connecticut at Storrs, la beca Fulbright para realizar estudios de investigacin en la Universidad de Texas at Austin y la Beca Tinker para realizar cursos de mtodo s cuantitativos en ciencias sociales en la Universidad de Michigan at Ann Arbour.Es autora de un libro: Carisma y Poder: el ascenso de Carlos Sal Menem a la Presidencia (1989 1999) y captulos de libros publicados en la Argentina y en los Estados Unidos. Asimismo, ha escrito diferentes artculos en revistas nacionales e internacionales.

PAGE 18

La Ley Federal de Educacin en la Argentina 18 AAPE Editorial Board Editores Asociados Gustavo E. Fischman & Pablo Gentili Arizona State University & Universidade do Estado do Rio de Janeiro Founding Associate Edito r for Spanish Language (1998 2003) Roberto Rodrguez Gmez Hugo Aboites Universidad Autnoma Metropolitana Xochimilco Adrin Acosta Universidad de Guadalajara Mxico Claudio Almonacid Avila Uni versidad Metropolitana de Ciencias de la Educacin, Chile Dalila Andrade de Oliveira Universidade Federal de Minas Gerais, Belo Horizonte, Brasil Alejandra Birgin Ministerio de Educacin, Argentina Teresa Bracho Centro de Investigacin y Docencia Econmica CIDE Alejandro Canales Universidad Nacional Autnoma de Mxico Ursula Casanova Arizona State University, Tempe, Arizona Sigfredo Chiroque Instituto de Pedagoga Popular, Per Erwin Epstein Loyola University, Chicago, Illinois Mariano Fernndez Enguita Universida d de Salamanca. Espaa Gaudncio Frigotto Universidade Estadual do Rio de Janeiro, Brasil Rollin Kent Universidad Autnoma de Puebla. Puebla, Mxico Walter Kohan Universidade Estadual do Rio de J aneiro, Brasil Roberto Leher Universidade Estadual do Rio de Janeiro, Brasil Daniel C. Levy University at Albany, SUNY, Albany, New York Nilma Limo Gomes Universidade Federal de Minas Gerais, Belo Horizonte Pia Lindquist Wong California State Universit y, Sacramento, California Mara Loreto Egaa Programa Interdisciplinario de Investigacin en Educacin, Chile Mariano Narodowski Universidad Torcuato Di Tella, Argentina Iolanda de Oliveira Universidade Federal Fluminense, Brasil Grover Pango Foro Lat inoamericano de Polticas Educativas, Per Vanilda Paiva Universidade Estadual do Rio de Janeiro, Brasil Miguel Pereira Catedratico Universidad de Granada, Espaa Angel Ignacio Prez Gmez Universidad de Mlaga Mnica Pini Universidad Nacional de San Martin, Argentina Romualdo Portella do Oliveira Universidade de So Paulo, Brasil Diana Rhoten Social Science Research Council, New York, New York Jos Gimeno Sacristn Universidad de Valencia, Espaa Daniel Schugurensky Ontario Institute for Studies in Education, Canada Susan Street Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropologia Social Occidente, Guadalajara, Mxico Nelly P. Stromquist University of Southern California, Los Angeles, California Daniel Suarez Laboratorio de Politicas Publicas Universidad de Buenos Aires, Argentina Antonio Teodoro Universidade Lusfona Lisboa, Carlos A. Torres University of Califo rnia, Los Angeles Jurjo Torres Santom Universidad de la Corua, Espaa Lilian do Valle Universidade Estadual do Rio de Janeiro, Brasil

PAGE 19

Archivos Analticos de Polticas Educativas Vol. 13 No. 8 19 EPAA Editorial Board Editor: Sherman Dorn University of South Florida Production Assistant: Chris Murrell, Arizona State University Michael W. Apple University of Wisconsin David C. Berlin er Arizona State University Greg Camilli Rutgers University Linda Darling Hammond Stanford University Mark E. Fetler California Commission on Teacher Credentialing Gustavo E. Fischman Arizona State Univeristy Richard Garlikov Birmingham, Alabama Gene V. Glass Arizona State Univeristy Thomas F. Green Syracuse University Aimee Howley Ohio University Craig B. Howley Appalachia Educational Laboratory William Hunter University of Ontario Institute of Technology Patricia Fey Jarvis Seattle, Washington Daniel Kalls Ume University Benj amin Levin University of Manitoba Thomas Mauhs Pugh Green Mountain College Les McLean University of Toronto Heinrich Mintrop University of California, Los Angeles Michele Moses Arizona State University Gary O rfield Harvard University Anthony G. Rud Jr. Purdue University Jay Paredes Scribner University of Missouri Michael Scriven University of Auckland Lorrie A. Shepard University of Colorado, Boulder Robert E. Stake University of Illinois UC Kevin Welner University of Colorado, Boulder Terrence G. Wiley Arizona State University John Willinsky University of British Columbia


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govstandardsmarcxmlschemaMARC21slim.xsd
leader nam a22 u 4500
controlfield tag 008 c20059999azu 000 0 eng d
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a E11-00430
0 245
Educational policy analysis archives.
n Vol. 13, no. 8 (January 24, 2005).
260
Tempe, Ariz. :
b Arizona State University ;
Tampa, Fla. :
University of South Florida.
c January 24, 2005
505
Ley federal de educacin en la Argentina : su aplicacin en la Provincia de Buenos Aires / Mara Fernanda Arias.
650
Education
x Research
v Periodicals.
2 710
Arizona State University.
University of South Florida.
1 773
t Education Policy Analysis Archives (EPAA)
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?e11.430