USF Libraries
USF Digital Collections

Literatura, lenguaje y "realidad"

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Literatura, lenguaje y "realidad" la relacion entre la literatura y sus referentes socio-historicos segun Rayuela y Tres tristes tigres
Physical Description:
Book
Language:
Spanish
Creator:
Laureano, Erin N
Publisher:
University of South Florida
Place of Publication:
Tampa, Fla
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Literature in revolution
Poststructuralism
Julio Cort√°zar
Guillermo Cabrera Infante
Dissertations, Academic -- Spanish -- Masters -- USF   ( lcsh )
Genre:
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Abstract:
ABSTRACT: The purpose of the present study is to examine the theme of literature in Rayuela (Julio Cort√°zar, 1963) and Tres tristes tigres (Guillermo Cabrera Infante, 1967), taking into account the importance of this theme within the socio-historical and intellectual context of 1960's Latin America, an era characterized not only by the triumph of the Cuban Revolution in the political field, but also the height of poststructuralist literary theory, which arrives in Latin America via Europe. As we will see, the convergence of these two historical and literary moments implies the co-existence in Latin America of a call for a politicized literature that supports revolutionary efforts, and a crisis in terms of our ideas about language and its possibilities of representation with great implications for any critical debate regarding literature and its relation to extra-literary "reality". We will first present an overview of the critical debates regarding the "role" of literature and its ^relationship with extra-literary "reality" in the context of revolutionary Latin America, focusing on specific criticism of Rayuela and Tres tristes tigres. We will see that in spite of the fact that some revolutionary criticism has accused these texts of nihilism and escapism due to their playful, open structures, a reconsideration of Rayuela and Tres tristes tigres in light of the Poststructuralist theories of Michel Foucault and Roland Barthes--which maintain that language does not "reflect" a pre-existing reality, but rather "signifies" or "creates" the "reality" that we perceive as real within the discourse of our society--demonstrates that the true ethical value of these texts resides in their challenge of the discursive violence that dominates in our extra-literary space, and their constant deconstruction and "re-writing" of "reality" in order to suggest new ways to see and live. Subsequently, we will examine the use of literary parody in these texts to highlight the historicity of all language, and consider how these texts define literature as a vital, existential attitude: we should live as literature, treating our reality like a "text" that can constantly be deconstructed and re-written so that no lie can gain status as an irrefutable truth.
Thesis:
Thesis (M.A.)--University of South Florida, 2007.
Bibliography:
Includes bibliographical references.
System Details:
System requirements: World Wide Web browser and PDF reader.
System Details:
Mode of access: World Wide Web.
Language:
Spanish.
Statement of Responsibility:
by Erin N. Laureano.
General Note:
Title from PDF of title page.
General Note:
Document formatted into pages; contains 99 pages.

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
aleph - 001913828
oclc - 174511601
usfldc doi - E14-SFE0001955
usfldc handle - e14.1955
System ID:
SFS0026273:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

Literatura, lenguaje y realidad: La relacin entre la litera tura y sus referentes sociohistricos segn Rayuela y Tres tristes tigres by Erin N. Laureano A thesis submitted in partial fulfillment of the requirements for the degree of Master of Arts Department of World Languages College of Arts and Sciences University of South Florida Major Professor: Pablo Brescia, Ph.D. Madeline Cmara, Ph.D. Carlos Cano, Ph.D. Date of Approval: April 11, 2007 Keywords: Literature in Revolution, Poststructuralism, Julio Cortzar, Guillermo Cabrera Infante Copyright 2007, Erin Laureano

PAGE 2

Agradecimientos Primero, quiero agradecerle al Dr. Pablo Br escia no slo su ayuda con el presente trabajo, sino tambin todo el apoyo, tiempo y direccin que me ha dado durante los ltimos cuatro aos; tambin quisiera decirl e gracias por ser un profesor muy dedicado a la formacin intelectual y xito acadmico de sus estudiantes, quien no me permiti nunca entregar nada menos que mi mejor trab ajo; sobre todo, quisiera agradecerle su generosidad con su tiempo y los consejos profesionales que me ha dado y que podr llevar conmigo cuando contine mis estudios graduados. Tambin quiero decirle gracias a la Dra. Madeline Cmara, cuyas clases me han ayudado a manejar varios conceptos tericos y aprender a balan cearlos y enriquecerlos con mis propias ideas. Asmismo, quiero agradecerle su entusiasmo y ayuda muy generosa con mis proyectos acadm icos fuera del saln de clase. Al Dr. Carlos Cano quiero decirle gracias por todo lo que me ha enseado sobre la historia, cultura y litera tura cubanas durante los ltimos cu atro aos y por ensear la clase que me permiti conocer la obra de Guillermo Cabrera Infante y me inspir a incluirla en el presente trabajo. Tambin quiero decirles gracias a los varios estudiantes graduados que han enriquecido mi experiencia en USF, en espe cial, a Roberto Jimnez, por su apoyo moral y por siempre estar dispuesto a llevar nuestra s discusiones fuera del saln de clase. Por ltimo, quiero agradecerle a mi familia todo su amor y apoyo y a mi esposo, Leury, su sentido de humor, y sobre todo, su paciencia durante los ltimos aos.

PAGE 3

i Indice Abstract ii Captulo I: Introduccin 1 Captulo II: Una literatura comp rometida o el compromismo de la 7 realidad? La llamada por una lite ratura comprometida en el contexto latinoamericano revolucionario 9 Crtica de Rayuela y Tres tristes tigres : nihilismo? escapismo? 14 Una reconsideracin de Rayuela y Tres tristes tigres a la luz de la teora bajtiniana y postestructuralista 22 Captulo III: La parodia literaria y la deconstruccin del le nguaje literario en Rayuela y Tres tristes tigres 44 Por qu la parodia? 45 El captulo 34 de Rayuela : una lengua hecha de frases preacuadas para transmitir ideas archipodridas 47 La muerte de Trotsky referida por varios escrit ores cubanos, aos despuso antes 55 Captulo IV: De la deconstruccin a la reconstruccin del univer so literario: La teora del texto en Rayuela y Tres tristes tigres 68 El texto y la escritur a: La literatura como un juego muy serio 70 La muerte del autor y el nacimiento del lector cmplice 81 La metafi ccin y la auto-reflexividad 86 Conclusiones: Del ser al verbo, no del verbo al ser: Vivir como literatura 91 Referencias 95

PAGE 4

ii Literatura, lenguaje y realidad: La relacin entre la litera tura y sus referentes sociohistricos segn Rayuela y Tres tristes tigres Erin Laureano ABSTRACT The purpose of the present study is to examine the theme of literature in Rayuela (Julio Cortzar, 1963) and Tres tristes tigres (Guillermo Cabrera Infante, 1967), taking into account the importance of this theme within the soci o-historical and intellectual context of 1960s Latin America, an era ch aracterized not only by the triumph of the Cuban Revolution in the political field, but al so the height of posts tructuralist literary theory, which arrives in Latin America via Europe. As we will see, the convergence of these two historical and literary moments imp lies the co-existence in Latin America of a call for a politicized literature that supports revolutionary effort s, and a crisis in terms of our ideas about language and its possibilities of representation with great implications for any critical debate regardi ng literature and its relation to extra-literary reality. We will first present an overview of th e critical debates regarding the role of literature and its relationship with extra-litera ry reality in the cont ext of revolutionary Latin America, focusing on specific criticism of Rayuela and Tres tristes tigres. We will see that in spite of the fact that some re volutionary criticism has accused these texts of nihilism and escapism due to their playful, open structures, a reconsideration of Rayuela and Tres tristes tigres in light of the Poststructuralis t theories of Michel Foucault and

PAGE 5

iii Roland Barthes--which maintain that language does not reflect a pre-existing reality, but rather signifies or crea tes the reality that we pe rceive as real within the discourse of our society--demonstr ates that the true ethical va lue of these texts resides in their challenge of the discursive violence that dominates in our extr a-literary space, and their constant deconstruction a nd re-writing of reality in order to suggest new ways to see and live. Subsequently, we will examine the use of literary parody in these texts to highlight the historicity of all language, and consider how these texts de fine literature as a vital, existential at titude: we should live as literature, treating our re ality like a text that can constantly be deconstructed and re-writt en so that no lie can gain status as an irrefutable truth.

PAGE 6

1 CAPITULO I: Introduccin ...intentan una obra que pued e parecer ajena o antagnica a su tiempo y a su historia circundantes, y que sin embargo los incluye ( Rayuela 116, p. 659) En el siglo XIX, la novela realista trataba de valerse del lenguaje para reflejar una realidad hegemnica supuestamente pre-exis tente, y algunos tenan tanta fe en su empresa objetivista que se crean capaces no slo de diagnosticar los males de su sociedad, sino tambin de proponer solu ciones en nombre del progreso.1 Sin embargo, ya es un lugar comn reconocer que con la segunda mitad del siglo XX, una poca caracterizada por las reacciones a la destruccin de la Se gunda Guerra Mundial y la creciente duda con respeto a la s ciencias positivistas, no slo se ponen en tela de juicio las nociones de razn, objetividad y pr ogreso, sino que los mismos conceptos del lenguaje y sus posibilidades de representacin en tran en crisis. Es decir, segn la crtica postestructuralista, la mmesis en la literatu ra resulta imposible debido a la naturaleza inestable del signo, y por ende, del lenguaje y el discurso. Pensadores como Michel Foucault reconocen que el lenguaje no reflej a una realidad pre-existente, sino que crea la que nosotros percibimos como real, aunque siempre dentro de las limitaciones de las estructuras discursivas vigentes de nuestra sociedad. Foucau lt explica en The Discourse on Language que: ...a particular discourse cannot be resolv ed by a prior system of significations...we should not imagine that the world presents us with a legible face, leaving us 1 Pensamos en novelas como Doa Perfecta (1876) de Benito Prez Galds.

PAGE 7

2 merely to decipher it; it does not work ha nd in glove with what we already know; there is no prediscursive fate disposing the word in our favour We must conceive discourse as a viol ence that we do to things, or, at all events, as a practice we impose upon them... (229, subrayado nuestro). De la misma manera, Roland Barthes observa que los discursos de la clase media (el destinario de la novela realista burguesa) m itifican la realidad, manipulando el contexto dentro del cual utilizan su lenguaje de ma nera que se extraiga de la verdadera complejidad del mundo una sola realidad homog nea que representa sus valores y que se propone como la verdadera, sin reconocer su carcter ideolgico ( Myth Today). Es cierto que el reconocimiento de la maleabilid ad del discurso es uno de eventos de la poca de la posguerra que ha puesto nuestra concepcin de la realidad en crisis. Rayuela (Julio Cortzar, 1963) y Tres tristes tigres (Guillermo Cabrera Infante, 1967) reconocen la violencia discursiva operante en sus sociedades (sea la mitificacin burguesa cotidiana que reduce todo a diospatria yhogar o el resultado de varios tipos de dictadura, como las de Batista y Castro en Cuba) y ofrecen sus propias novelas como discursos contestatarios. Por eso, lejos de emprender una representacin mimtica, estos textos se valen de la experimentacin ling stica y la exploracin de las posibilidades sugerentes del significante en su recreacin co nstante de los espacios de Pars, Buenos Aires y La Habana de los aos cincuenta. Adems, el tema de la literatura ocupa el primer plano en estas novelas donde las tertulias, parodias y citas literarias establecen dilogos intertextuales y dest acan la plurivocal idad celebrada por estos textos. De manera ms relevante, sus estructuras abiertas in vitan al lector (literal mente en el caso de

PAGE 8

3 Rayuela ) a ayudar en su proceso de significacin, es decir, en la creacin del universo literario. Sin embargo, no podemos apreciar estos text os slo desde la perspectiva de la tradicin literaria europea, sino que tenemos que situarlos en el contexto socio-histrico e intelectual de los aos sesenta en Latinoam rica, una poca marcada principalmente por el triunfo de la revolucin cubana. Es cierto que en el ambiente intelectual latinoamericano, la influencia de las nuevas teoras postestru cturalistas que llegan desde Europa coinciden y, hasta cierto punto, entr an en conflicto con la llamada por una literatura comprometida de un solo mensaje un ificado por parte de la crtica marxista revolucionaria. Por eso, no nos sorprende que crticos como Mario Benedetti, Hernn Vidal y Oscar Collazos hayan tachado los textos abiertos y ldicos de Julio Cortzar y Guillermo Cabrera Infante de escapistas, nihilistas y aun peligrosas (vase el captulo II del presente estudio) ya que se niegan a participar en la pr ogagacin de una sola realidad mitificada como la nica o la verdadera. Adem s, es cierto que los protagonistas de estas novelas hablan mucho de la metafsica y quisieran en algunos momentos valerse del arte o el lenguaje para tratar de elevarse sobre su realidad inmediata para conseguir su kibbutz del deseo (en Rayuela ) o sencillamente evadir una verdad doliente que amenaza desde afuera (en Tres tristes tigres). Pero si Horacio, Cu, Silvestre, Cdac y Erib fracasan en sus intenciones metafsicas, es precisamente porque estos te xtos reconocen que no es posible negar al mundo e ignorar la realidad. Es verdad que tenemos que desafiar la violencia discursiva, pero es necesario combatirla desde la misma realidad y desde el mismo discurso. Es decir, para combatir la viol encia discursiva, es necesario desmitificar el

PAGE 9

4 lenguaje y jugar con sus posibilidades sugestivas para crear algo nuevo con l y subrayar la plasticidad del discurso y las posibilidades mltiples de nuestra realidad. Santiago Cols describe este proceso como invencin o sea, la reconfiguracin de los elementos de nuestra realidad ya dada [ given ] con la finalidad tica de desafiar las dicotomas rgidas que estructuran la sociedad (5). En otras palabras, es necesario tratar la realidad como un texto que puede ser ledo de varias maneras para sugerir sus infinitas posibles configuraciones. Por eso, Rayuela y Tres tristes tigres no nos ofrecen una representacin mimtica de la realidad burguesa, y precisame nte por eso sus juegos son lejos de ser gratuitos o anti-sociales. Carlos Fu entes resume bien la intencin de Rayuela cuando dice que Cortzar no pretende comprometer a la sociedad si ante s no ha comprometido a la realidad (67) y nosotros somos del parecer que es precisamente el carcter abierto de los textos que los hace tan subversivos frente a los discursos monolticos que dominan en el espacio extraliterario. Esta investigacin propone demostrar que Rayuela y Tres tristes tigres s mantienen una relacin estrecha con sus refere ntes socio-histricos especficamente, con la Argentina, Cuba y todo el mundo occident al de los aos cincuenta y sesenta, un ambiente definido por la crisis existencial de la posguerra y las primeras consecuencias de la revolucin cubana. Insistimos que a pesar de las quejas de los intelectuales posrevolucionarios que abogaban por una literatura socialista que proyectara un solo mensaje, estas dos novelas pueden tener ms que ver con la realidad que cualquier narracin realista mimtica. De hecho, cu alquier esfuerzo por proyectar una sola realidad de las mltiples posibles sera incurrir en la misma violencia discursiva que estos textos tanto critican, y aqu veremos cmo los protagonistas se preocupan por las

PAGE 10

5 limitaciones del lenguaje y la vi olencia discursiva (segn la describe Foucault) operante en sus sociedades, y la parodian, en algunos casos de una manera tan absurda que llevan la mana occidental de clasificarlo todo hasta sus ltimas consecuencias. Primero, en el captulo II, esbozaremos los debates crticos acerca del papel de la literatura y las posibilidades de represen tacin del lenguaje dentro del contexto latinoamericano revolucionario de los aos sesenta. Esperamos demostrar que las caractersticas ldicas y abiertas de Rayuela y Tres tristes tigres no nacen de un deseo de escaparse de la realidad circundante, sino de una concepcin mucho ms rica y radical del lenguaje y la realidad por parte de Julio Cortzar y Guillermo Cabrera Infante y el deseo de estos escritores de combatir la viol encia discursiva que predomina en el espacio extraliterario. Despus, veremos cul es el papel de la literatura en este desafo a la violencia discursiva y qu tipo de texto literario pued e ayudar a desafiar nuestra pasividad frente a las realidades parciales y mitificadas en las que vivimos. En el captulo III, examinaremos cmo estos text os se burlan de text os monolgicos cerrados que pretenden una especie de objetividad o atemporalidad y cmo la parodia literaria sirve como un medio eficaz de subrayar la hist oricidad del lenguaje y el discurso ya que implica la transcontextualizacin de un te xto para producir un efecto irnico, muchas veces, pero no siempre, humorstico (Hutcheon 93-94). Para nosotros, la nocin de transcontextualizacin es clave ya que la comi cidad o irona que resulta del traslado de un discurso de un contexto a otro destaca la imposibilidad de un lenguaje o medio de representacin universal o mimtica ya que un discurso que antes se reciba como natural parece nada apropiado en el nuevo c ontexto socio-histrico o cultural. Pero no obstante su afn de atacar y burlarse de la literatura monolgica, no estamos en un

PAGE 11

6 ambiente totalmente destructivo ya que Rayuela y Tres tristes tigres tambin celebran la literatura como productividad ya que represen ta la posibilidad de reconfigurar los significantes que componen nuestra realidad pa ra sugerir otras maneras de ver y vivir. Como veremos en el captulo IV las nociones del texto y la criture de Roland Barthes son claves para entender esta pr oductividad. Asmismo, consideraremos las implicaciones ticas de la criture en estos textos, que radi can principalmente en la manera en que permiten que el lector entre en su proceso de significa cin. Es cierto que Rayuela y Tres tristes tigres no quedan en la deconstruccin del universo literario; si no llevan a cabo su reconstruccin, es precisamente porque quieren que el lector lo haga, para que llegue a formarse una percepcin m s activa tanto en su acercamiento al texto literario como en su acercamiento al texto qu e tambin es su realidad extraliteraria. En nuestras conclusiones, observamos que al definir la literatura como una reescritura constante de nuestro mundo, la literatura aparece en estas obras como una actitud vital y un proceso existencial: debemos vivir como la literatu ra, deconstruyendo y reconstruyendo nuestra realidad con frecuen cia para que la mentira nunca llegue a instalarse como una verdad irrefutable. Verdadero ejemplo del mito de Ssifo, la literatura tal vez nunca descubra la verdadera naturaleza de nuestro mundo, pero, como insiste Horacio Oliveira: nos queda la amable posibilidad de vivir y de obrar como si eligiendo hiptesis de trabajo, atacando como Morelli lo que nos parece ms falso en nombre de alguna oscura sensacin de certidumbre, que probablemente ser tan incierta como el resto, pero que nos hace levantar la cabeza... (99, p. 622). La literatura no debe pretender una representacin mimtica de la realidad; al contra rio, debemos tratar nuestra realidad como literatura.

PAGE 12

7 CAPITULO II: Una literatura comprometida o el compromiso de la realidad? al mismo tiempo que se presenta el nihilismo total de la obra, una intuicin ms demorada poda sospechar que no era sa la intencin de Morelli ( Rayuela 141, p. 717) Como qued establecido en la introducci n, el objetivo del pres ente estudio es un examen del tema de la literatura en Rayuela y Tres tristes tigres. Pero antes de entrar en nuestro estudio, es necesario sealar que estos dos textos aparecen durante una poca singular en la historia de la literatura latinoamericana: la dcada de los sesenta, una dcada que no slo sigue el triunfo de la re volucin cubana en el campo poltico, sino que tambin representa el apogeo de la teora postestructuralista, que llega a Latinoamrica desde Europa. Esto implica la co-existencia en el campo literario latinoamericano de una llamada por una literatura comprometida polticamente, y una crisis en cuanto a nuestras ideas sobre el lenguaje y sus posibilid ades de representaci n que tendra grandes implicaciones para cualquier debate sobre la literatura y su relacin con la realidad extraliteraria. Cabe notar, antes de seguir nuestra discusin, que a unque nosotros tenemos el beneficio de la historia y hemos podido c onocer la verdadera actitud intolerante del gobierno castrista, especialmente hacia la produ ccin artstica de sus disidentes (algo que se hizo evidente con la persecu cin de Heberto Padilla en 1971)2 es verdad que la revolucin cubana, con su desafo abierto al capitalismo e imperialismo norteamericanos, 2 Gerald Martin cita Castros declaration that he was a Communist, the USSR connection, the guerrilla struggles on the mainland, the Cabrera Infante and Pa dilla affairs como ejemplos de los acontecimientos que sirvieron para debilitar el apoyo de algunos intelectuales para el rgimen castrista (192).

PAGE 13

8 ofreca en sus principios la esperanz a de verdadera autonoma poltica para Latinoamrica y cre un ambiente de optimismo que sirvi para uni r a intelectuales de todo el continente. Este apoyo inicial por pa rte de muchos intelectuales es fcil de entender cuando consideramos la importancia que la misma revolucin otorgaba a los estudios culturales, evidenciada, por ejemplo por la fundacin de la revista y los premios de Casa de las Amricas (vase King 59 y Swanson 84). Es verdad que las implicaciones de la revolucin cubana en los aos sesent a se extendan mucho ms all de la isla antillana, lo cual implica que un buen entendi miento de este perodo histrico es clave para discutir la obra no slo de autores cubanos como Guillermo Cabrera Infante, sino tambin la de todos los grandes escritores la tinoamericanos de la poca, entre ellos, el argentino Julio Cortzar. Debido a la importancia de este perodo histrico en las letras latinoamericanas, dedicaremos el primer captulo de nuestro es tudio a un esbozo de las ideas sobre el papel de la literatura y las posibilidades de representacin del lenguaje en el ambiente latinoamericano revolucionari o para mejor situar a Rayuela y Tres tristes tigres en su contexto histrico. Primero, examinaremos la llamada por una literatura comprometida por parte de varios escritores y crticos marxistas en el co ntexto poltico revolucionario y despus veremos cmo una aplicacin de su criterio a Rayuela y Tres tristes tigres puede hacer que los textos parezcan nihilistas o escapistas a primera vista. Sin embargo, esperamos que nuestra reconsideracin de estos textos a la luz de las teoras bajtinianas y postestructuralistas demuestre que muchos de los aspectos de esto s textos que parecen gratuitos o alejados de la realidad dentro de la crtica revoluc ionaria son ms bien indicativos de un primer rechazo de una realid ad parcial y mitificada y representativos de

PAGE 14

9 una concepcin mucho ms rica y radical del lenguaje, el espacio de la novela y la realidad por parte de Cortzar y Cabrera Infant e. Despus de poner en tela de juicio los conceptos del lenguaje, la novela y la realid ad en este captulo, estaremos listos para entrar en nuestra reconsideracin del pa pel de la literatura en estos textos. I. La llamada por una literatura comprometida en el contexto latinoamericano revolucionario Es comn que los lderes de regmenes autoritarios traten de controlar la produccin literaria de sus pases, as que no nos sorprende la sigui ente declaracin de Castro en sus famosas Palabra s a los intelectuales: [d] entro de la revolucin, todo; contra la revolucin, nada (citado en Benede tti 29). Sin embargo, varios escritores prominentes, entre ellos Mario Benedetti, Alejo Carpentier, Oscar Collazos y Ambrosio Fornet, tambin se sentan obligados a manife star pblicamente sus ideas en cuanto al papel del escritor y la literatura en el contexto revolucionario.3 Segn ellos, la escritura no era una actividad libre, sino que deba servir fines que avanzaran el espritu de esta revolucin que en sus principios representaba la esperanza de verdadera autonoma poltica y cambio social para todo el continente; Fornet explica que hoy damos por sentada la responsabilidad po ltica del escritor en el acto mismo de reconocer su responsabilidad artstica: nos parecen dos car as de las misma moneda (34) o, como lo dice Carpentier, el compromiso es inevitabl e (165). Oscar Collazos, por su parte, insiste que en una revolucin se es escritor, pero tambin se es revolucionario. En una revolucin se es intelectual, y tiene que serse necesariamente poltico (37). Hay tres puntos principales del argumento de estos escritores comprometidos que son de inters 3 Los artculos de estos escritores que examinaremos a qu se publicaron durante los aos 1970 y 1971, o sea, una dcada despus de la revolucin.

PAGE 15

10 particular para nuestra discusin: la idea que la literatura de be arraigarse en la realidad inmediata, la idea que la literatura debe servir fines colectivos y la filosofa positivista detrs de estos postulados. Para varios escritores en el contexto revolucionario, el compromiso de un autor parece radicar en la manera en que su obra responde claramente o no a los problemas sociales o polticos que caracterizan la rea lidad inmediata. Mari o Benedetti critica la ambigedad y angustia que percibe en la obra de un autor cubano, Heberto Padilla, insistiendo que un intelectual debe ser realista, y en base a ese mismo realismo juzgar los acontecimientos (30), mientras lamenta que un intelectual talentoso y sensible, no se enfrente a la revolucin en una actit ud ms comprensiva (28-29). De la misma manera, Oscar Collazos lamenta el olvido de la realidad que pe rcibe en la obra de escritores como Julio Cortzar (16) y el deseo de autonoma verbal (10), o sea, la creacin por medio del lenguaje de otra real idad supuestamente alejada de la nuestra, prevalente, segn l, en la pr oduccin literaria de la re gin del Plata (7). Esta preocupacin parece responder a la inme diatez y urgencia que caracteriza toda revolucin, las cuales hacen que varios es critores rechacen toda preocupacin que no responda directamente a las luchas sociopolticas en las que es pueblo se encuentra involucrado. Como explica Fornet, un paso ms y las viejas preocupaciones metafsicas sern sepultadas por las dramticas ex igencias del combate diario (36). La percepcin de la urgencia e importan cia de las luchas so cio-polticas de un pueblo da lugar a la segunda caracterstica que hemos sealado en el argumento en favor de una literatura comprometida de estos es critoresla necesidad de que la literatura sirva fines colectivos (a difere ncia de fines individuales, su pongamos). Esta exigencia se

PAGE 16

11 manifiesta de varias maneras en las declaracion es pblicas de diferent es escritores. Para Alejo Carpentier, el escritor es un individuo que ha sido dotado de talentos especiales que le permiten captar el espritu y mensaje de su pueblo y servir como una especie de portavoz de l: En verdad, el escritor o el novelista generalicemosse engaa bastante poco, porque tienen una relacin particular, nicamente posible en su condicin de espectadores...de su poca y la vida de su poca. Ellos comprenden el lenguaje de las masas de hombres de su poca. Estn pues en capacidad de comprender ese lenguaje, de interpretarlo, de darle una formasobre todo esto, darle una formaejerciendo una suerte de shamanismo....recibir el mensaje de los movimientos humanos, comprobar su presenci a, definir, describir, su actividad colectiva....creo que en esto, en esta co mprobacin de la presencia, en este sealamiento de la actividad, se encuentr a en nuestra poca el papel del escritor (166).4 Mientras Carpentier subraya la importancia de l escritor como intrprete y portavoz de su poca, Benedetti enfatiza su papel de inspira dor del pblico, lo cual lo lleva a criticar la obra angustiante de Heberto Padilla ya que vie ne en los hechos a desarticular, as sea mnimamente...ese estado de nimo colectivo qu e tantas fatigas ha co stado crear (31). No nos olvidemos de la posicin de escr itores ms radicales, para quienes la responsabilidad social del escritor va mucho ms all de la pgina escrita; es claro que Ambrosio Fornet tambin asigna responsabilid ades extraliterarias a los escritores cuando insiste que [c]omo intelectuales de su pas subdesarrollado en revol ucin, alfabetizar, 4 Veremos en el captulo IV cmo Julio Cortzar y Guillermo Cabrera Infante niegan la eminencia del escritor y pasan el papel de intrprete (o constructor) de la realidad al lector de sus textos.

PAGE 17

12 aprender el manejo de las armas, cortar caa ya forman parte de nuestros deberes elementales (34). Hay un tercer aspecto del argumento en favor de una literatura comprometida que nos parece interesantela filosofa positiv ista detrs de sus postulados. Aunque es verdad que la fe en las teora s positivistas y las ideas sobre el progreso o la perpetua evolucin de la humanidad normalmente se asocian con el siglo XIX y la novela realista en el campo literario ya que la Segunda Guerra Mundial provoca una crisis, como mantiene Lyotard, al demostrar que la ci encia y la razn humanas tambin pueden conducir al hombre a la destruccin (vase Selden, Widdowson y Brooker 205), es comprensible que las filosofas progresistas y evolucionistas se mant engan vigentes en el contexto latinoamericano, en espe cial el cubano, ya que se ma ntiene la fe en una de las grandes narrativas5 de la civilizacin modernael socialismo marxista que conduce a la armona social. Tal vez por esto Carpenti er todava cita a figuras representativas del realismo decimonnico como Emile Zol en su lista de hombres que [e]ran seores de su mundo y dominaban el lenguaje de su poca (160) y quiere reco rdarnos que desde hace tiempo, la novela es considerada en funcin de utilidad, como materia excelente para estudiar las caractersticas de ciertas p ocas y ciertas sociedades (168), insistiendo que [o]cuparse de este mundo, de ese pe queo mundo, de ese grandsimo mundo, es la tarea del novelista actual... ( 169). Aunque es fcil reconocer las buenas intenciones del autor de El reino de este mundo quien quiere usar la novela como una herramienta para diagnosticar y mejorar su sociedad ya que se gn l, [e]l gran trab ajo del hombre sobre 5 Lyotard utiliza este trmino para referirse a los dife rentes proyectos totalizadores de la Ilustracin, que prometan llevar al hombre en el camino del progreso perpetuo (vase Selden, Widdowson y Brooker 200; 204-205).

PAGE 18

13 esta tierra consiste en querer mejorar lo que es (169), en otros casos el afn de tratar la novelstica como un instrumento cientfico, c on un vocabulario normalmente asociado con la teora darwinista nos parece excesivo, por ejemplo, cuando Ambrosio Fornet ataca las corrientes literarias vanguardistas (les e menos realistas) c on un vocabulario que recuerda mucho al cientfico ingls: Si en poltica hemos rechazado los dogmatismos y las frmulas caducas, en arte debemos poner a prueba las frmulas que nos llegan con la etiqueta de la vanguardia. No se trata de suprimir, si no de incorporar c on sentido crtico y desechar naturalmente lo que no resulte asimilable. Es lo que hace un organismo sano en desarrollo (36, subrayado nuestro). Como veremos, la filosofa positivista y raciona lista es uno de los blancos de la crtica de Rayuela y Tres tristes tigres donde Cdac, por ejemplo, se burla de sus amigos, quienes hablaban como en el libro de Carpentier, discutiendo de msica como si fuera de razas... (p. 83). Sin embargo, como veremos a continuacin, los argumentos de Benedetti, Carpentier, Collazos, Fornet y otros crticos marxistas a veces se basan en algunas nociones preconcebidas que nos parecen al go problemticas, especficamente, algunas nociones en cuanto a lo que constituye la novela y, de manera ms relevante, una concepcin muy limitada en cuanto a lo que co nstituye la realidad. Volveremos sobre estos puntos antes de entrar en los textos de Cortzar y Cabrera Infante, pero primero, cabe notar cules son las acusaciones que se han lanzado especficamente en contra de estos autores y sus textos.

PAGE 19

14 II. Crtica de Rayuela y Tres tristes tigres: nihilismo? escapismo? Hemos visto la importancia que varios escritores latinoamericanos otorgaban al tratamiento de la realidad socio-poltica, las resonancias colectivistas y la visin progresista de la historia basada en la filoso fa positivista en la literatura del contexto revolucionario, as que no nos sorprende que la crtica negativa en torno a la obra de Cortzar y Cabrera Infante, y en especial Rayuela y Tres tristes tigres, radique sobre los puntos siguientes: su nfasis en el in dividuo y supuesto enfoque reducido en la problemtica social de sus sociedades respec tivas, sus races nihili stas que segn algunos crticos entran en conflicto con una visin progresista de la hi storia y su supuesto escapismo de la realidad inmediata, especial mente la latinoamericana. Como veremos al resumir sus posiciones, muchas de las observa ciones de estos crticos son vlidas, pero como intentamos demostrar antes de cerrar es te captulo, una recons ideracin del espacio de la novela y la naturaleza pl stica de la realidad hace que muchos de los aspectos de estos textos que antes parecan nihilistas o escapistas, puedan ser interpretados como un primer rechazo de una realidad parcial o mitificada en favor de otra ms completa. Es cierto que una de las races de las opiniones conf lictivas que los textos han suscitado es el supuesto nfasis en el individuo en vez de la so ciedad en estas obras. Para empezar, el crtico marxista Hernn Vidal ve una contradiccin en la figura y obra de Julio Cortzar ya que el autor se declara en favor del socialismo en el campo poltico, y, sin embargo, se vale de influencias surrea listas e individualistas para comprender el materialismo dialctico, intentando as acer carse irracionalmente a una filosofa y una

PAGE 20

15 ciencia de la accin humana que por su propia naturaleza rechaza todo irracionalismo (Julio Cortzar y la Nueva Izquierda 45).6 Vidal ve como herencia del surrealismo la tendencia en los personajes de Cortzar de echarle la culpa a la civ ilizacin occidental de haber reprimido los instintos naturales del individuo, lo cual los lleva a rechazar la ciencia y la razn humanas en su valoracin de los instintos del individuo ( Julio Cortzar y la Nueva Izquierda 50). Es verdad que Horacio Oliveira se burla de la gente que se da citas precisas y necesita papel rayado para escribirse o que aprieta desde abajo el tubo dentfrico (1, p. 120) y admite que est celoso de la Maga porque puede vivir felizmente por impulsos e intuicin: [h]ay ros metafsicos, ella los nada como esa golondr ina est nadando en el aire, girando alucinada en torno al campanario, dejndose caer para levantarse mejor con el impulso. Yo describo y defino y deseo esos r os, ella los nada (21, p. 234). Por estas razones, Vidal concluye que Rayuela es una obra irracionalista que se enfoca en la transformacin tica del individuo ; el Club de la Serpiente emprende una empresa metafsica de recuperacin de la capacidad de percepcin irracional de la identidad, espacialidad y temporalidad de los entes del mundo (Juli o Cortzar y la Nueva Izquierda 55) y el rechazo de las estructuras sociales raciona les y homogneas lleva a los personajes de Cortzar a dejar preocupaciones sociales al lado para celebrar la descarga del libido y la valoracin de los instintos del individuo en: 6 Vidal se basa en la siguiente declaracin de Cort zar (vase la Carta a Fernndez Retamar 8-9 para la cita original): Comprend que el socialismo que hasta entonces me haba parecido una corriente histrica aceptable e incluso necesaria, era la nica corriente de los tiempos modernos que se basaba en el hecho humano esencial.Ms all no era capaz de ir, porque como te lo he dicho y probado tantas veces, lo ignoro todo de la filosofa poltica y no llegu a sentirme un escritor de izquierda a consecuencia de un proceso intelectual sino por el mismo mecanismo que me hace escribir como escribo o vivir como vivo, un estado en el que la intuicin, la participacin al modo mgico en el ritmo de los hombres y las cosas, decide mi camino sin dar ni pedir explicaciones (citado en Vidal 46-47).

PAGE 21

16 incidentes lgidos en la accin narrativa consciente y gradualmente elaborados por los personajes, con sentido ceremonial, en que se da una fuerte descarga de energa emocional hasta convertirse de manera repentina y, aparentemente, espontnea en un smbolo que sintetiza im pulsos ldricos, posturas histrinicas e inquisiciones metafsicas para terminar con una definicin existencial de los participantes (En torno a Julio Cortzar 74). Presumiblemente, el episodio de los tablone s, en el que Horacio, Traveler y Talita construyen un puente peligroso entre sus apartame ntos slo para pasar clavos y mate de un lado a otro (captulo 41) sera un ejemplo de esta especie de ejercicio o prueba ceremonial y existencial de las fuerzas fsicas y mentales del individuo sin ningn aparente propsito o finalidad func ional, social o siquiera lgica. Para Vidal, el rechazo de la razn y la sociedad en la litera tura es peligroso, ya que la disciplina, el popularismo y un alto nivel de organizacin social han sido responsables de los xitos reci entes del continente, que pa ra Vidal (quien escribe su crtica en 1980) incluyen la victoria de los sandinistas en Nicaragua y la creciente influencia de la oposicin poltica dentro de las dictaduras en Brasil y Chile, y su visin de la literatura como portavoz de ideologas extraliterari as (vase p. 23 del presente estudio) lo lleva a tachar la obra de Cortzar de caduca en favor de otras formas literarias ms vigentes (En torno a Julio Cortzar 75-76). De la misma manera, Jean Franco ve una contradiccin ideolgica en Rayuela ya que la obra se en foca en la exploracin individual para responder a in justicias sociales (The Crisis of the Liberal Imagination

PAGE 22

17 17)7, y ve en Cortzar el mismo problema de no poder convertir la transformacin individual en una prctica soci al efectiva (The Crisis of th e Liberal Imagination 22). Es verdad que tampoco encontramos muc hos motivos de solida ridad colectiva en Tres tristes tigres. De hecho, la falta de comunicacin se ha sealado como un tema principal del texto (Jimnez 75) y el mism o lenguaje, ese instrumento de comunicacin por excelencia, ya no sirve para unir los pe rsonajes de la obra sino que se vuelve un juego, muchas veces escapista, por ejemplo, en Bachata donde los juegos verbales de Silvestre y Cu y el poema improvisado de ste (Si te llamaras Babel y no Beba Martnez)8 slo sirven para enajenar a su comp aa femenina y evitar una conversacin seria sobre un tema doloroso (el hecho de que Silvestre piensa casarse con la mujer a quien su amigo ama). Una crtica describe la novela de Cabrera Infa nte como un trabajo sobre el signficante con el efecto de narcisismo total (Sk odowska 72), y es verdad que el masturhablar como el afn de hablar por uno mismo se de signa en la crtica (Peavler 135; Rodrguez Monega l) es un verdadero leitmotivo de la obra de Cabrera Infante, y para algunos crticos, un sntoma de la incapacidad del autor de enfrentarse con su mundo. Para Terry Peavler, el masturhablar reveals the degree to which he [Cabrera Infante] has turned inward, with his back to the world. He writes, as he has repeatedly said, only for himself (135). John Updike seal el supuesto escapismo de la sociedad cubana en Tres tristes tigres cuando dijo en su resea en The New Yorker que los 7 there are structural incompatibilities between individual exploration and the oppressive social order.revolutionary action is still conceived on an individual basis. The club de serpientesare individuals bound by friendship not by the social practice of the workplace; and revolution is the combination of a series of individual decisions (The Crisis of the Liberal Imagination 17). 8 El poema insensato de Cu empieza: A / Ah / Ah, si solamente t dijeras, / Si con tu boca tu dijeras / Contraria contrariirs curantur, / Que parece tan fcil de decir a los que somos alopticos. / Si tu dijeras, Lesbia, con tu acento, / O fortunatos nimium, sua si bona norint, Agricolas (p. 408).

PAGE 23

18 personajes de la obra make little signif icant contact with the nonverbal world around them,9 y aunque Mario Benedetti no es muy esp ecfico en su crtica dura de Guillermo Cabrera Infante, presumiblemente este supuest o escape de la problem tica social de la colectividad cubana es lo que lo llev a incluir al autor en su lista de desertores de la novela cubana (24). El mismo afn de destruccin que vemos al nivel del lenguaje en Tres tristes tigres nos lleva a otro blanco de la crtica lanzada en contra de este tipo de novelasus supuestas tendencias nihilistas que entran en conflicto con una nocin progresista de la humanidad. Es verdad que Hernn Vidal ve como problemtico en todo el movimiento de la Nueva Izquierda el afn de destruccin sin un plan de reconstruccin de la sociedad, citando la revuelta estudiantil fr ancesa de 1968 como un ejemplo en el campo poltico y la obra de Julio Cortzar como ejem plo en el campo literario (dos campos para l inseparables) (Julio Cortzar y la Nueva Izquierda 52-55). Es natural que los textos de Cortzar y Cabrera Infante se presten a tales interpretacion es; en algunos momentos, el retiro de Horacio Oliveira de la sociedad occidental es tal que hasta niega valores humanos como el amor y la compasin (lo cual explica su frialdad consciente hacia la muerte de Rocamadour) para terminar arrinconado en un cuarto de manicomio, detrs de una especie de telaraa que l mismo acaba de fabricar, junto a la ventana y listo para tomar el salto final. De la misma manera, la destruccin que observamos al nivel del lenguaje en Tres tristes tigres refuerza el ambiente de hedonismo y de struccin de todo el texto (Jimnez 9 Como veremos a continuacin, la crtica postestructuralis ta niega la existencia de este nonverbal world ya que ven el mundo como un texto y nuestra realidad como una construccin del lenguaje.

PAGE 24

19 98) y es de notar que el mismo Cabrera Infant e admiti en una entrevista que escogi el ttulo de su texto, un trabalenguas juvenil, precisamente porque no significaba nada: Lo utilic porque quera que el libro tuviera desde la cubierta las menos connotaciones literarias-que son siempre las ms extra literariasposibles, que sugiriera prcticamente nada acerca de su contenido y este fue el ttulo ms prximo a un ttulo abstracto puesto que el nmero tres, el adjetivo triste y el nombre comn tigre se renen nada m s que en funcin de dificultar la pronunciacin y era una frase hecha, que s on las frases menos hechas porque han perdido su significado en la repeticin in sensata....Me gustaba adems la justicia sin duda potica del didactismo un da met dico del trabalenguas que termin en puro juego sin sentido ... (Guibert 542, subrayado nuestro). Adems, aunque pensamos demostrar en los si guientes captulos que es tos textos, lejos de ser nihilistas, proponen la dec onstruccin de la realidad como un primer paso hacia la reconstruccin y reconfiguracin de la sociedad con la fina lidad tica de sugerir nuevas maneras de ver y vivir, es verdad que a prim era vista estos textos parecen ofrecer poco en trminos de una visin progresista de la realidad, como la propuesta por los varios proyectos sociales de la modernidad, entre ellos el socialismo. De hecho, la nocin moderna del mtico progreso humano es uno de los blancos principales de la burla y desdn de estos textos: Oliveira demuestr a su escepticismo ante la nocin del progreso en un debate con el Club de la Serpiente: a h est el gran problema, saber si lo que llams la especie ha caminado hacia delante o si, como le pareca a Klages, creo, en un momento dado agarr por una va falsa (28, p. 311) y ms tarde, lamenta que justamente cuando se siente al punto de entrar en un es tado de existencia ms real y completa, la

PAGE 25

20 civilizacin (aqu, el territori o) se impone y entonces cinc o mil aos de genes echados a perder me tiran para atrs y recaigo en el territorio... (56, p. 506). En un giro humorstico (pero no menos serio) de la crt ica hacia cualquier noci n progresista de la humanidad, Cdac explica en Rompecabeza qu e acompaa a sus amigos en sus juegos frenticos de deconstruccin del lenguaje demostrando que el hombre asciende hasta el mono... (p. 231). La aparente prdida de fe en las posibilidades de la civilizacin y razn humanas a veces lleva a los personajes de Cortzar y Cabr era Infante al deseo de ir ms all de su realidad inmediata en busca de una existencia autnoma o totalitaria ms completa, y las bsquedas metafsicas de estos personajes a veces hacen que los textos sean acusados de escapismo, o sea, una evasin de la rea lidad, en especial, la latinoamericana. No negamos aqu el hecho de que la metafsica tiene un papel significante en estos textos, donde, por ejemplo, Horacio Oliveira se integra en la vida bohemia de Pars con [u]na sospecha de paraso recobrable (18, p. 208) y nunca deja de perseguir su vagamente definido kibbutz del deseo (36, p. 354). De la misma manera, los personajes artistas de Tres tristes tigres tambin quisieran en algunos momentos conseguir una especie de xtasis o experiencia existencial autnoma o totalitaria, como explica Silvestre: pens [que la intencin de Cu] era pare ja a mi pretensin de recordarlo todo o a la tentacin de Cdac deseando que todas las mujeres tuvieran una sola vagina...o de Erib erigindose en el sonido que cam ina o el difunto Bustrfedon que quiso ser el lenguaje. ramos totalitarios: queramos la sabidura total, la felicidad, ser inmortales al unir el fin con el principio (p. 345-346, subrayado nuestro).

PAGE 26

21 Es interesante tambin que muchos de los protagonistas artistas de estos textos se valgan del arte para tratar de llegar a este estado extasiado totalitario, por ejemplo, Morelli, quien escribe ayudado no por pens amiento racional, sino por un ritmo que siente: por la escritura bajo al volc n, me acerco a las madres, me conecto con el Centrosea lo que sea. Escribir es dibuj ar mi mandala y a la vez recorrerlo (82, p. 564). Algunos personajes hasta admiten que se valen del arte no para acercarse a su realidad inmediata y comprenderla mejor, como propone Carpentier, sino precisamente para alejarse de ella. Erib explica en Tres tristes tigres que el acto de tocar los tambores le permite volar...permite vola r bajo y ver las casas y la gente o volar alto y ver las nubes y estar entre el cielo y la tierra, suspe ndido, sin dimensin...tan fuera de la soledad y de la compaa del mundo: en la msica. Volando (p. 119-120). Para la crtica marxista en el c ontexto latinoamericano revolucionario, tal escapismo de la realidad socio-poltica inmediata es imperdonable, as que no nos sorprende que las caractersticas metafsicas de los dos textos han atrado la crtica ms dura. Oscar Collazos, en un ensayo dirigido pr incipalmente en contra de la figura de Julio Cortzar, denuncia la peligrosa act itud de mistificacin...que motiva a muchos escritores jvenes a plantearse la literatu ra en trminos absolutos de autonoma, a descubrir en el hecho creador otra realidad, tirnica, arbitr aria... (9) y hasta acusa a autores como Cortzar de un complejo de in ferioridad frente a la vida intelectual europea que los hace alejarse de la realidad americana para poder pertenecer a un lite intelectual (22-23).10 Por su parte, Mario Benedetti no slo incluye a Guillermo Cabrera 10 Cabe notar que una denuncia similar a la figura e Cortzar como intelectual cosmopolita se encuentra en la famosa polmica de 1969 entre el escritor argentino y Jos Mara Arguedas, un escritor peruano indigenista que denunciaba el Boom como una traicin de Latinoamrica debido a su cosmopolitismo y

PAGE 27

22 Infante en su lista de desertores de la novela cubana (24), sino que tambin describe a nuestro autor como un personaje...que en sus procederes y afinidades ya apareca como un gusano, y no precisamente de seda, quien supuestamente produjo su autodesenmascaramiento con la publicacin de Tres tristes tigres (30). Cabe notar que la crtica norteamericana de Tres tristes tigres no era necesariamente ms simptica que la crtica marxista revoluciona ria; John Updike tambin cr itica el supuesto escapismo de la obra, afirmando en The New Yorker que [a]n American reader, especially now that Cuba is remoter than China, longs for a more anatomical portrait of this Havana that has vanished (91) y lamenta, al hablar de los la rgos recorridos por la ciudad en convertible y la frecuente experimentacin ve rbal, que we blearily realiz e that, whatever happened in Havana in 1958, this book is nt going to tell us (92), aadiendo despectivamente que Guillermo Cabrera Infante y sus traductores can t keep the gobbets of Esperanglish and the liquorish 4 a.m. foolery from pulling loose from any reality we care to recognize or consent to care about (93). III. Una reconsideracin de Rayuela y Tres tristes tigres a la luz de la teora bajtiniana y postestructuralista Los crticos arriba citado s tienen razn al percibir un nfasis en el individuo, motivos de deconstruccin lingstica e in stancias de bsqueda metafsica en Rayuela y Tres tristes tigres, pero es injusto, como queremos demostrar, sugerir que por estos motivos estos textos son escapista s, nihilistas o de cualquier otra manera alejados de la su supuesto abandono de la realidad latinoamericana provi ncial. Arguedas ataca principalmente a la figura de Cortzar cuando dice que el mero escribir novela s y poesa no constituye una profesin y seala como ridcula la afirmacin de Cort zar en su carta publicada en Casa de las Amricas que el escritor lleg a comprender la importancia del socialmismo y la revolucin cubana desde su auto-exilio en Pars. Segn Arguedas, no era posible comprender la realidad la tinoamericana marginada desde la perspectiva supranacional de su residencia europea (vase King 77-78 y Martin 194-195 para una discusin de la polmica y Cortzar, Carta, para los comentarios del escritor argentino que provo caron la respuesta de Arguedas).

PAGE 28

23 realidad. Para nosotros, los juicios de estos crticos a veces se basan en nociones preconcebidas no slo en cuanto a lo que constituye la novela y su papel con respecto al mundo extraliterario, sino tambi n en cuanto a lo que constituye nuestra realidad. Por medio de una reconsideraci n del espacio de la nove la y la realidad a la luz de la teora postestructuralista, espera mos demostrar que el verdadero valor tico de estos textos radica en su nueva visin de la realidad como una construccin del lenguaje, su rechazo de la violencia discursiva y mitificacin burguesa de la realidad operantes en el espacio extraliterario y su carcter abierto y plurivocal que incita al lector a tomar un papel ms activo tanto en su acercamiento al texto literario como en su acercamiento al texto de su mundo. Una reconsideracin del espacio de la novela Para empezar, algunos de los crticos c itados arriba presumen una equivalencia entre el espacio de la novela y el espaci o del mundo extraliterario. Recordemos que segn Hernn Vidal y Jean Franco, la obra de Ju lio Cortzar es contra dictoria ya que el autor apoya el socialismo en el campo poltic o pero se enfoca en las experiencias y el desarrollo del individuo en Rayuela Segn estos crticos, ya que un alto nivel de organizacin social y actividad racional es ne cesario para conseguir cambio social en el campo extraliterario, debemos encontrar clar as propuestas para cambio social en la novelstica de un autor. Vida l explica el punto de vista de la crtica marxista: Puesto que el literato es uno de los divers os tipos de intelectuales cuya funcin es producir representaciones ideolgicas de la sociedad de acuerdo con su origen o adhesin de clase, es posible postular que la obra de un escritor es vigente y se mantiene en la vanguardia de su cultura en tanto ella y la prctica social de su

PAGE 29

24 autor responden a la esencia de los pr ocesos histricos que dinamizan su sociedad, y en tanto esa literatura articule y refuerce una prctica social efectiva (En torno a Julio Cortzar 71, subrayado nuestro). Por su parte, Mario Benedetti destaca una visin de la novela como un espacio coherente, organizado y sereno que pr opaga una visin clara de su poca cuando dice que la poesa expresa mejor que la novela una re volucin en sus principios ya que: el escritor, y en especial el novelista, requieren po r lo comn una distancia temporal que les otorgue la suficiente pe rspectiva para as convertir la agitada realidad en cantera imaginativa, la condi cin de desgarrado protagonista en la de testigo sereno. Por algo la mejor expresin de la revolucin aparece en la poesa, ya que sta constituye un gnero que su ele nutrirse ms de desgarramientos que de serenidades (10, subrayado nuestro). En esta declaracin es claro que el crtico concibe la novela como una totalidad cerrada que resume una poca, transformando sus c onflictos en una visin coherente y unificada de la sociedad. Sin embargo, esta visin de la novela no es aceptada universalmente; de hecho, otros crticos prominentes encuentran el va lor de la novela precisa mente en su carcter abierto y el hecho de que puede servir como un espacio libre para desarrollar los conflictos de una sociedad y posibilitar en cuentros experimentales entre gentes de diversas cosmovisiones (Bakhtin 291-292).11 De hecho, para Ba khtin, la novela se 11 Poetry depersonalizes days in language, while pr ose, as we shall see, often deliberately intensifies difference between them, gives them embodied representation and dialogically opposes them to one another in unresolvable dialogues (Bakhtin 291).

PAGE 30

25 distingue de otros gneros literarios (en otras palabras, se define), precisamente por la diversidad de las diferentes voces (o heteroglossia) que componen sus totalidad.12 Adems, aunque crticos como Franco y Vidal quisieran encontrar un plan concreto de cambio social en la novela, es im portante recordar la admonicin de Cortzar a Oscar Collazos que [l]a sociedad tal como la concibe el socialismo...no puede anular al individuo as entendido (Lite ratura en la revolucin 64) y no hay duda de que el aspecto de bildungsroman, o la educacin personal del prot agonista (una caracterstica de la novela moderna dialgica segn Bakhtin, 392), puede ser igua lmente significativo socialmente en trminos de la relacin entre el individuo y su sociedad y en los conflictos ideolgicos por los que pasan personajes co mo Horacio Oliveira en un esfuerzo para conocer mejor a su mundo y a s mismo. Adem s, como veremos en el captulo IV, la formacin de una percepcin activa y una act itud crtica ante el mundo (el lector cmplice de nuestros textos) es indispensable para desafiar la mitificacin de la realidad, que discutiremos abajo. Una concepcin alternativa de la novela como un espacio para destacar los conflictos de una sociedad y el proceso de transformacin de conciencia por el que pasa el individuo en conflicto c on su mundo nos permite apreciar las bsquedas de escape metafsico en Rayuela y Tres tristes tigres como parte del aspecto de bildungsroman de los textos; es verdad que la pos ibilidad del escape metafsico es presentada en estos textos no como una verdadera solucin al problema del individuo en una realidad doliente, sino como el primer paso en su rechazo de una realidad parcial mitificada (vase abajo) y los personajes de nuestros textos eventualmente se dan cuenta de la futilidad de tal esfuerzo. 12 Diversity of voices and heteroglossia enter the novel and organize themselves within it into a structured artistic system. This constitutes the distinguishing feature of the novel as a genre (Bakhtin 300).

PAGE 31

26 En Rayuela Traveler y Talita hacen que Horacio v ea el error de su auto-retiro de la sociedad al presentar la compasin, la amis tad y el amor humanos como una solucin al problema de la existencia del hombre concie nte de su residencia en un mundo falseado. Cuando Horacio observa a sus amigos preocupa dos por l a travs de la ventana del manicomio: vio que Traveler estaba al lado de Talita y que le haba pasa do el brazo por la cintura. Despus de lo que acababa de hacer Traveler,13 todo era como un maravilloso sentimiento de concilia cin y no se poda violar esa armona insensata pero vvida y presente, ya no se la poda falsear, en el fondo Traveler era lo que l hubiera debido ser con un poco menos de maldita imaginacin, era el hombre del territorio, el in curable error de la especie descaminada, pero cunta hermosura en el error y en los cinco m il aos de territorio falso y precario... (56, p. 507-508, subrayado nuestro). Podramos decir que Horacio y Traveler re presentan una versin actualizada del Don Quijote y Sancho Panza transformados que encont ramos al final de la novela dialgica de Cervantes en la manera en que el segundo lle ga a sintetizar los valores idealistas del primero con un pragmatismo que le permite criticar a su sociedad efectivamente sin retirarse de su realidad inmediata. En t odo caso, varios otros crticos han reconocido que Rayuela no es una obra escapista, si no que el resultado final del proceso de la bsqueda de conocimiento de Horacio que se presenta es efectivamente su reconciliacin con el mundo: Ana Mara Barrenechea observa que la obra no termina por ser nihilista precisamente porque no quiere perder su dimensin humana (680); Santiago Cols 13 Traveler ignora el hecho de que Horacio acaba de atacarlo para demostrar compasin y defender a su amigo de los oficiales del manicomio.

PAGE 32

27 coincide en que la compasin que Traveler de muestra para con Horacio al final le ensea a ste que tiene que tratar de mejorar su r ealidad desde ella mism a, al re-inventarla, o sea, reconfigurar los elementos que la com ponen (9-10) y Ciaran Cosgrove insiste que Rayuela is nothing if not the fail ure of metaphysics (72). Aunque posiblemente haya menos motivos de transformacin en la conciencia de los personajes de Tres tristes tigres quienes tambin estn en conflicto con su sociedad, el texto subraya de la misma manera la imposibilidad y fracaso inherente en cualquier esfuerzo para escaparse de la realidad en la que se vive. Es evidente que la transgresin nocturna de las normas de la sociedad habanera que se efecta en Tres tristes tigres (debido, en gran parte, a la borrachera de los personajes, ese medio de escape por excelencia) sigue el modelo del carnaval ta l como lo describe Bakhtin, no slo en su transgresin de las normas sexuales, sino ta mbin en su ruptura con las jerarquas sociales vigentes durante el da, que perm ite, por ejemplo, el coqueteo nocturno entre el msico mulato Erib y la quinceaera de country club Vivian Smith Corona (vase Pearce para un esbozo del carnaval en Bakhtin ). Sin embargo, como observa Stephanie Merrim, la noche no puede durar y la realidad se reafirma inevitablemente al final, cuando los personajes deciden tomar accin (pos itiva, segn Merrim); Silvestre declara su intencin de casarse con Laur a, la ex-novia de Cu, y ste declara la suya de unirse a la revolucin de Fidel (111). Es cierto que segn el mismo modelo de Bakhtin, el carnaval slo puede ser una transgresin tem poral de las normas de la sociedad (Pearce 231) y, como afirma Merrim, [ a] feast of dialog ical language, Bachata celebrates the nightworld on all levels, affi rming it one final time in the face of ever-encroaching reality (111). Por eso, podemo s inferir que segn el texto de Cabrera Infante, cualquier

PAGE 33

28 esfuerzo para cambiar la realidad circundante tendra que efectuarse de otra manera, es decir, que la bsqueda de escape carnavalesco o metafsico slo aparece en el texto para indicar el conflicto entre los personajes y su sociedad, y no como una solucin plausible a este conflicto. Una reconsideracin de la realidad No obstante, queremos demostrar que a unque el escape total de la realidad circundante s se presenta como imposible (en Tres tristes tigres ) o por lo menos equvoco (en Rayuela ) no lo son los principios que lleva ron a los personajes a intentarlo en el primer lugar, especficamente, su rechazo de una realidad parcial mitificada. Esto nos lleva a nuestra segunda respuest a a la crtica negativa en torno a Rayuela y Tres tristes tigres : que los juicios de muchos de los cr ticos citados arriba se basan en una concepcin limitada en cuanto a lo que cons tituye nuestra realidad debido a su nfasis en las circunstancias socio-econmicas que la constituyen, o como resultado de una visin de nuestra realidad circ undante como algo pre-existente en vez de una creacin del lenguaje y discurso humanos, como mantie ne la teora poste structuralista. Es cierto que muchos crticos reducen sus discusiones de la realidad a las circunstancias socio-econmicas de un determ inado perodo histrico. Hernn Vidal, como muchos crticos marxistas, ve la lu cha de clases como la base de toda la problemtica de nuestra sociedad, lo cual lo lleva a criticar la obra de los escritores que se enfocan principalmente en las sobre-estr ucturas culturales: [d]esconocer la universalidad de la lucha de cl ases como motor de la historia capitalista lleva a excesos en la apreciacin de sus hechos culturales que distan muy poco de lo teolgico (Julio Cortzar y la Nueva Izquierda 64). scar Collazos tambin parece utilizar el trmino

PAGE 34

29 realidad como sinnimo de las circunstancia s socio-polticas en las que uno vive, por ejemplo, cuando lamenta el olvido de la real idad y el desprecio de toda referencia concreta en la escritura de algunos escritores como Julio Co rtzar (14) a la misma vez que insiste que [n]os debemos a un mo mento socio-cultural y poltico que el refinamiento de algunos escritores lati noamericanos, volcados hacia Europa, quiere desvirtuar (36). Esta equiva lencia entre los trminos rea lidad y circunstancias sociopolticas tal vez est ms clara en la siguiente declaracin, donde Collazos parece denunciar la expermentacin verbal en la literatura como escap ista, mientras se proclama en favor de una literatura que refleje la s circunstancias polticas de un determinado perodo histrico: la bsqueda de la novelstica latinoamerican a, los pasos hacia la conformacin de literaturas nacionales, tiene ms perspectiva en las imperfecciones que registran ciertas obras que quieren afrontar la realidad con una nueva ptica, desintimizarla, darle cauce a un perodo histrico que est en plena movilidad Tiene ms perspectiva este tipo de propue stas que aquel que busca llegar a un momento final en una explosin apoca lptica del lenguaje o del instrumento verbal que se agotar por falta de rel acin con la realidad que lo produce (24-25, subrayado nuestro).14 Las circunstancias socio-polticas en las que uno vive son importantes, y cabe notar antes de continuar nuestra discusin que no faltan referencias a la realidad sociopoltica en Rayuela y Tres tristes tigres. Es verdad que los mismos autores han admitido 14 En esta cita, Collazos parece ignorar el hecho de que la realidad es una construccin del lenguaje (como veremos a continuacin) y que la experimentacin verbal puede considerarse una experimentacin con las mltiples maneras posibles de configurar nuestra realidad.

PAGE 35

30 que acontecimientos histricos extraliterari os han influido sus textos; Cortzar reconoce en una carta a Roberto Fernndez Retamar la influencia de la re volucin cubana y la guerra de Argelia en su pensamiento (Carta 8) y de la misma manera, Guillermo Cabrera Infante ha citado la censura de la pelcula P.M. por el gobierno revolucionario cubano15 como una de las motivaciones detrs de Tres tristes tigres (entrevista con Rodrguez Monegal citada en Chiguluri 251). Pero los problemas socio-polticos tambin aparecen en los mismos textos. En Rayuela encontramos la simpata de los personajes para la causa argelina en Francia (90, p. 581) junta con la preocupacin de Oliveira por las posibles consecuencias negativas del popular ismo peronista en la Argentina de los aos cincuenta (28, p. 293). Asmismo, en Tres tristes tigres (un texto ubicado en la Cuba de Batista pero escrito despus de la revolucin) Silvestre y Cu son testigos del gangsterismo que caracterizaba la poca de Batista cuando el primero presencia un asesinato en la calle (p. 43 -44) y el segundo oye disparos cuando visita a un socio del general (p. 59). Asmismo, Cdac, un fotgr afo que trabaja para un peridico habanero, tiene la responsabilidad de sacarle fotos a los revolucionarios muer tos, de manera que me paso la vida retratando detenidos y bomb as y petardos y muertos que dejan por ah para escarmiento... (p. 303). Terry Peavler tambin cita los ejemplos del racismo hacia los negros y mulatos y los sueos de varios personajes con nubes atmicas que prefiguran la crisis de los misles ya experimentada por el autor como evidencia de que La Habana de Tres tristes tigres, is not a carefree city of continua l barhopping, it is a world perched on the edge of the abyss... (131). 15 Vase nuestra discusin del caso de P.M. en la pgina 40 del presente estudio.

PAGE 36

31 Obviamente no hay ninguna intencin o deseo de ignorar la realidad sociopoltica en Rayuela y Tres tristes tigres, aunque es cierto que su s textos no se dedican exclusivamente al tratamiento de ella. Pero como insinuamos arriba, el problema que encontramos con parte de la crtica de estos te xto es su esfuerzo para limitar su nocin de la realidad a las circunstancias polticas en las que se vivede esta manera, la realidad de la que hablan es una realidad parcial Como explica Cortzar en su respuesta a scar Collazos, hay otros aspectos importantes de la realidad ms all de los econmicos o polticos, y los escritores deben perman ecer libres para tratarlos tambin: La autntica realidad es mucho ms que el contexto socio-histrico y poltico, la realidad soy yo y setecientos millones de chinos, un dentista peruano y toda la poblacin latinoamericana, scar Collazos y Australia, es decir el hombre y los hombres, cada hombre y todos los hombres, el hombre agonista, el hombre en la espiral histrica, el homo sapiens y el homo faber y el homo ludens el erotismo y la responsabilidad social, el trabajo fecundo y el ocio fecundo; y por eso una literatura que merezca su nombre es aquell a que incide en el hombre desde todos los ngulos (y no por pertenecer al tercer mundo, solamente o principalmente en el ngulo socio-poltic o)... (Literatura en la revolucin 65). Es verdad que entre los otros temas humanos que le dan valor a Rayuela y Tres tristes tigres cuentan el amor, la amistad, el sexo, el miedo y la muerte, para nombrar slo algunos de ellos. Adems, segn nuestros autores, parte del valor de la literatura radica en la posibilidad que ofrece para una bsqueda de otras facetas de nuestra realidad, no menos reales o posibles, slo desconocidas para nosotros hasta ahora. Guillermo Cabrera

PAGE 37

32 Infante, cuyo rechazo de una literatura co mprometida polticamente es an ms radical que la de Cortzar ([n]o cr eo que el escritor sea un misi onero, ni siquiera creo que el escritor tiene deberes como tal, Guibert 537).16 enfatiza el papel de la literatura en el ejercicio de la imaginacin: [p]ara m la literatura es un juego, un juego complicado, mental y concreto a la vez, que acta sobr e un plano fsico, la p gina, y los diversos planos mentales de la memoria, la imag inacin, el pensamiento... (Guibert 537-538). Aunque tal declaracin tal vez pa rezca escapista a primera vista, esta concepcin de la pgina en blanco como un espacio de experimentacin no est tan lejos de la valoracin de Cortzar de una literatura que se dedique a la bsqueda de lo desconocido o sea, otras facetas de la realidad ms profunda s, como vemos cuando se pregunta: hasta qu punto se busca tambin otra cosa en la literatura de ficcin; no un escapismo fcil ni un entretenimiento banal, sino esa terra incognita ....Leemos novelas para saciar nuestra sed de extra amiento, y lo que les agradecemos es que nos abran, sin traicionar la realidad prof unda, otras capas y otras facetas de la realidad que jams descubriramos en lo co tidiano (Literatura en la revolucin 66).17 Adems, es evidente que nuestros auto res no slo ven en la literatura la posibilidad de la exploracin de otras facet as de nuestra realidad ms all de las circunstancias histricas o po lticas inmediatas, sino que su s textos tampoco privilegian ninguna manera de acercarse a un mejor entendi miento de la realidad sobra otra, ni 16 Como veremos a continuacin, este rechazo de Guillermo Cabrera Infante se debe en parte a la relacin problmatica que tuvo con el gobierno castrista. 17 Veremos en el captulo IV cmo el carcter abierto de los textos deja que el lector busque o se invente estas otras posibilidades.

PAGE 38

33 mucho menos el aporte marxista o empri co, como vemos cuando Horacio Oliveira declara ante el Club de la Serpiente que: La idea es que la realidad, aceptes la de la Santa Sede, la de Ren Char o la de Oppenheimer, es siempre una realidad convencional, incompleta y parcelada La admiracin de algunos tipos frente a un microscopio electrnico no me parece ms fecunda que la de las por teras por los milagros de Lourdes. Creer en lo que llaman materia, creer en lo que llaman espritu, vivir en Emmanuele o seguir cursos de Zen, plantearse el destino humano como un problema econmico o como un puro absurdo, la lista es larga, la eleccin mltiple (99, p. 617-618, subrayado nuestro). De la misma manera, Arsenio Cu expresa su escepticismo ante la idea de que cualquier manera de acercarse a la realidad, inclusive la artstica o creativa, sea mejor que cualquier otra cuando dice que [e]l arte (como la religin o como la cien cia o como la filosofa) es otro intento de imponer la luz del orden a la tiniebla del caos. Feliz t, Silvestre, que puedes o crees que puedes hacerl o por el verbo (p. 363). Es tal actitud abierta poco crtica, escapista o sntoma de una apata general hacia el mundo, como podra parecer a primera vista? Para nosotros no slo no lo es, sino que la negacin de estos autores de privilegiar un discurso sobre otro en su acercamiento a la realidad (por ejemplo, el marxista, el religios o, el emprico, etc.) tiene sus races en otro aspecto de su concepcin de la realidad, tal vez la ms importante y la que los diferencia ms que nada de los crticos que han atacado sus textos, es decir, su concepcin de la realidad no necesariamente como algo pre-ex istente, capaz de ser reflejada por el lenguaje, sino como algo plstico que se cr ea o se construye dentro del discurso de

PAGE 39

34 una sociedad, de manera que la realidad que percibimos es slo una de un sinnmero de posibles configuraciones. La idea que el lenguaje no refleja la realidad, sino que es la base de toda construccin de ella subraya nue stros textos, y en este sentido Rayuela y Tres tristes tigres parecen compartir el espritu del postestru cturalismo, una de las escuelas tericas predominantes en los aos sesenta. El postestructuralismo, al igual que el estructuralismo, postula el mundo como una composicin de signos lingsticos, pero su concepcin ms radical del lenguaje destaca la naturaleza inestable del signo al insistir que un significante no corresponde necesaria mente a un solo significado (Selden, Widdowson y Brooker 145).18 Es decir, un significant e puede tener diferentes significados en diferentes cont extos (culturales, histricos, sintcticos, etc.), lo cual implica que el individuo o la sociedad, al manipul ar el contexto dentro del cual utiliza el lenguaje, puede significar o construir su realidad de diferentes maneras (vase Roland Barthes, Myth Today, para un estudio de la manipulacin del contexto para la naturalizacin y reproduccin de ideologas burguesas en el mundo occidental). Esta concepcin radical de l lenguaje tiene importantes implicaciones para el tratamiento de la realidad en la literatura Primero, si reconocemos que el lenguaje no es una herramienta de la cual se sirve el escr itor para estudiar su realidad (como lo haba postulado Carpentier), sino precisamente la ba se de toda construc cin de ella, tenemos que reconocer que cualquier esfuerzo para emprender una representacin mimtica o 18 Esto explica el desdn hacia lo s diccionarios que encontramos en Rayuela y Tres tristes tigres donde Horacio, Traveler y Talita denominan sus juegos verbales juegos en el cementerio (40, p. 386; 41, p. 407) ya que los diccionarios matan el potencial creativo de las palabras al fijar los significados, y Bustrfedon mantiene que los diccionarios creaba n ms suspenso que una pelcula de Hitchcock ya que el significado esperado de una palabra no siempre apareca y lament aba que los diccionarios to dos admitieran tan pocas palabras (p. 233-234).

PAGE 40

35 realista de nuestro mundo en la literatura est destinado al fracaso ya que podemos valernos del lenguaje slo para significar una sola realidad mitif icada de las mltiples realidades posibles (vase el captulo III para nuestro estudio de la deconstruccin de la literatura mimtica realista en nuestros text os). Adems, la idea de que el mundo es una gran serie de significantes que se puede n conectar de infinitas maneras y que la realidad que percibimos es una construcci n lingstica equivale ms o menos a ver la materia que compone nuestro mundo como una especie de tabla rasa (o pgina en blanco!) lista para las infinitas maneras posibles de organizar y estructurar nuestras sociedades. Adems, es necesario tomar en cuenta el carcter histrico del lenguaje y discurso humanos y reconocer que ninguna manera de organizar y estr ucturar la realidad es necesariamente natural, sino que nace de las estructuras sociales vigentes de una poca. Es cierto que Michel Foucault nieg a la posibilidad del le nguaje de reflejar nuestra realidad y que concib e de cualquier discurso, o sea, cualquier manera de organizar y estructurar nuestras sociedades como una violencia que le hacemos a la realidad, ya que nuestros disc ursos son construcciones humanas histricas (o eventos) que nacen de las condiciones sociales externas de cada poca y por lo tanto, no corresponden necesariamente a ninguna realidad pre-existente:19 a particular discourse cannot be resolved by a prior system of significations...we should not imagine that the world presents us with a legible face, leaving us 19 Es importante notar aqu que Foucault no niega que hay materia (es decir, una realidad) pre-existente al discurso humano, sino que niega la posibilidad de ste de reflejarla transparentemente ya que nace de condiciones histricas y culturales especficas que restri ngen nuestra percepcin de lo que es real. Sara Mills nos recuerda que Foucault is not denying that there are physical objects in the world and he is not suggesting that there is nothing but discourse, but what he is stating is that we can only think about and experience material objects and the world as a whole through discourse and strutures it imposes on our thinking. In the process of thinking about the worl d, we categorize and interpret experience and events according to the structures available to us and in the process of interpreting, we lend these structures a solidity and a normaility which it is often difficult to question (56).

PAGE 41

36 merely to decipher it; it does not work ha nd in glove with what we already know; there is no prediscursive fate disposing the word in our favor We must conceive discourse as a violence that we do to thi ngs, or, at all events, as a practice we impose upon them... (229, subrayado nuestro). Curiosamente, la manera en que Cabrera Infante describe el acto de es cribir y las infinitas posibilidades que conllevan las palabras sobre la pgina en blanco es muy similar a la descripcin de la violen cia discursiva de Foucault: [p] rimero est la tortura inmediata de la pgina Melvilleanamente blanca, terrible en su blancura de posibilidades y despus la mediata tortura de la pgina llena de smbolos que pueden significar todo o nada, pero que siempre estn sujetos a innnumerables [sic ], infinitas variaciones (Guibert 538). Esta cita de Cabrera Infante sugiere una analog a entre la pgina lite raria y el espacio de nuestro mundo, una relacin que, como veremos despus, tiene importantes implicaciones para la concepcin de la re lacin entre la litera tura y su realidad extraliteraria en nuestros autores y la nocin de la lectura activa (o criture) como una manera de acercarnos no slo al texto literario, sino tambin al texto de nuestro mundo (vase el captulo IV del pres ente estudio). Nuestros textos ldicos no dejan de divertirse con la idea de que hay infinitas maneras posibles de estructurar nuestra realidad ms all de las que caracterizan nuestras sociedades occidentales que solemos aceptar pasivamente como naturales y ahistricas. Horacio Oliveira ni siquiera se asombra ante el tratado loco de Ceferino Priz, con su Sociedad de Naciones modelo dividida en seis razas que cuenta, por ejemplo, con un ejrcito dividido por los signos zodiacales de los hombres (captulos 129 y 133), pues, Por qu no? Al fin y al cabo aqu el jueves es el da de moda, el domingo no se

PAGE 42

37 trabaja... (88, p. 577) es decir, ninguna manera de organizar la realidad tiene necesariamente ms sentido que otra, especialme nte si consideramos la falta de lgica detrs de algunas costumbres nuestras; tal pa rece el sentido del sin sentido detrs del planteamiento de Bustrfedon, quien dijo que algn da se descubrira que todo el sistema de ordenacin postal er a errneo, que lo lgico ser a enumerar las calles y darle un nombre a cada casa y declar que la idea era paralela a su sistema de nuevo bautizo de hermanos en que todos tendran diferentes apellidos pero el mismo nombre (p. 235). Pero como todos sabemos, la estructu racin de una sociedad es un juego muy serio, con grandes implicaciones para los que buscan mantenerse en el poder, y Foucault no deja de recordarnos del aspecto instituciona l del discurso y la manera en que las instituciones vigentes controla n los sistemas que determinan lo que se puede considerar como una verdad dentro del discurso de una sociedad a la misma vez que se empean en excluir a cualquier discurso disidente, gene ralmente sin que la sociedad se d cuenta: But this will to truth, like other systems of exclusion, relies on institutional support: it is both reinforced and accompanied by whole st rata of practices such as pedagogynaturallythe book-system, publishing, libraries, such as the learned societies in the past, and laborato ries today.I believe that this will to knowledge, thus reliant on institutional support and distribution, tends to exercise a sort of pressure, a power of constr aint upon other forms of discourseI am speaking of our own society.Thus, only one truth appears before our eyes: wealth, fertility and sweet st rength in all its insidious uni versality. In contrast, we are unaware of the prodigious machinery of the will to truth, with its vocation of exclusion (Foucault 219-220)

PAGE 43

38 Es aqu, en este deseo de excluir ideas y formas de conocimiento disidentes y pasar una sola versin de la verdad o la realidad como la nica o la verdadera d onde el peligro potencial en todo discurso se hace evidente y aunque este control o manipulacin del discurso de una sociedad tal vez est ms obvio en el ejemplo de gobiernos totalitarios, Roland Barthes tambin nos recuerda del proceso de mitificacin que ocurre al nivel de toda la sociedad occidental burguesa. Barthes explica en M yth Today la manera en que nuestras sociedades burguesas tambin manipulan el contexto dentro del cual se utiliza el lenguaje para ignorar los orgenes histricos de nuestras cos tumbres en un esfuerzo para presentar nuestra manera de vivir como algo na tural que siempre ha sido as (121-122; 129-130).20 De esta manera, segn Barthes, se sa ca de la verdadera heterogeneidad del mundo una sola realidad que se propaga como la verdadera o la natural, sin reconocer su carcter ideolgico (Myth Today 140-141). Esta nocin de la mitificacin burguesa de la realidad cotidiana no est lejos de la denuncia en Rayuela de las mentiras colectivas de la cultura de la clase media argentina (3, p. 140) y la observacin de Horacio Oliveira de cmo el lenguaje se manipula para propagar arbitrariamente una sola realidad (aqu uni dad) como la verdadera, sin cuestionar sus principios: haba comprobado con (primero) sorpresa y (despus) irona, que montones de tipos se instalaban confortablemente en una supuesta unidad de la persona que no pasaba de una unidad lingstica y un prematuro esclerosamiento del carcter. Esas gentes se montaban un sistem a de principios jams refrendados 20 We reach here the very principle of myth: it tran sforms history into nature.what causes mythical speech to be uttered is perfectly explicit, but it is immediately frozen into something natural; it is not read as motive, but as a reason (Barthes, Myth Today 129)

PAGE 44

39 entrabablemente, y que no eran ms que una cesin a la pa labra, a la nocin verbal de fuerzas, repulsas y atraccio nes avasalladoramente desalojadas y sustituidas por su correlato verbal. Y as el deber, lo moral, lo inmoral y lo amoral, la justicia, la caridad, lo europeo y lo americano, el da y la noche, las esposas, las novias y las amigas...pasa ban a ser como dientes o pelos, algo aceptado y fatalmente incorporado, al go que no se vive ni se analiza porque es as (19, p. 215-216, ltimo subrayado de Cortzar). En todo caso, tanto la mitificacin burguesa de la realidad cotidiana como el control y manipulacin del discurso por parte de las instituciones de una sociedad pueden ser igualmente peligrosos ya que los dos fenmenos exigen una aceptacin pasiva de sus discursos (es decir, sus versi ones de la realidad) por parte de la sociedad. Cortzar y Cabrera Infante estn concientes de esta mitif icacin de la realidad y del principio de exclusin del cual habla Foucault, y por eso el tratamiento de la vi olencia discursiva en sus textos a veces toma un tono ms serio, po r ejemplo, cuando se trata de desafar o deconstruir discursos occidentales burgue ses que solemos aceptar pasivamente como verdades irrefutables. No se puede negar la crtica implcita detrs de la contraposicin en Rayuela de los captulos 14 y 114 en que el pr imero narra el asombro del Club de la Serpiente ante las fotos de tortura china de Wong y el segundo presenta un recorte de prensa de la Associated Press con una descripcin detallada de una ejecucin en la crcel californiana San Quintn; es obvio que Cortza r quiere deconstruir la oposicin binaria oriental/occidental que deja que nuestra sociedad burguesa le d la e tiqueta de tortura a la ejecucin que lleva a cabo el otro orie ntal mientras acepta pasivamente la segunda como castigo, aunque los dos casos son poco dife rentes (vase tambin la nota al pie de

PAGE 45

40 Amors, p. 656). Es obvio que la mitificacin burguesa de la realidad cotidiana es la preocupacin principal de Rayuela pero aunque su protagonista suele denunciar la hipocresa de siempre de l que se pona un traje azul, se peinaba las sienes plateadas y entraba en las exposiciones de pintura con un aire de estar de vuelta, un ingreso cadencioso en la madurez, en el matrimonio, en el sermn paterno a la hora del asado... (48, p. 449-450), no deja de reconocer que todo es tan ridculo y gregario poda ser peor todava en otros planos... las palabras que falsean las instituciones ... (48, p. 450, subrayado nuestro). Esta crtica de la manipulacin del discurso institucionalizado est muy clara en Tres tristes tigres y no es difcil reconocer la crtica del autoritarianismo en el texto cuando Cu ignora el contenido de un letrero de un plan de obras del presidente (dictador) Batista para sumar las fechas indi cadas y darles una inte rpretacin cabalstica o pitagrica; cuando Silvestre le pregunta T crees verdaderamente en los nmeros?, la respuesta de Cu es muy significativa: [ e]s casi en lo nico que creo (p. 339). El reparo de los autores de Rayuela y Tres tristes tigres ante cualquier discurso autoritario y el peligro que representa para la libertad artstica e intelectual probablemente explica su decisin de negarse a tomar pa rte en la produccin de una literatura comprometida tal como la describe scar Collazos o Mario Benedetti, porque aunque los pensadores postestructuralistas atacan prin cipalmente a la sociedad burguesa (vase Roland Barthes, Myth Today), el socia lismo poltico no deja de ser un discurso institucionalizado y una sola manera de or ganizar la sociedad ante infinitas otras posibilidades y, en el caso cubano, un discurso autoritario poco di spuesto a dialogar o admitir las ideas de sus disidentes u otras pe rcepciones de la realidad, como lo supo harto bien Cabrera Infante. Sabemos que duran te su tiempo como editor de la revista Lunes de

PAGE 46

41 revolucin un suplemento literario que no favoreca ningn estilo literario sobre otro y se esforzaba para estar en la vanguardia de la s nuevas corrientes est ticas (Luis 20-21) el ICAIC, una institucin cultural del gobi erno castrista, censur la pelcula P.M. producida por su hermano Sab Cabrera Infante y auspiciada por Lunes Esta pelcula, que document al estilo free cinema la vida cultural noc turna habanera (como Tres tristes tigres ), present una parte de la realidad c ubana que algunos revoluc ionarios quisieran tachar de irresponsable y no sigui el es tilo neo-realista preferido por el gobierno castrista. (Luis 24-31). En 1961, unos meses despus del caso P.M. Lunes fue cerrada (Castro pronunci sus famosas Palabras a los intelectuales en la ltima reunin) y Guillermo Cabrera Infante se exili para siempre poco despus (Luis 35). Aunque es cierto que la disidencia ab ierta de Guillermo Cabrera Infante del autoritarianismo del gobierno cubano revoluc ionario contrasta totalmente con el apoyo abierto de Julio Cortzar del proyecto revolucionario y su frecuente colaboracin en la revista cultural cubana Casa de las Amricas ,21 el escritor argenti no tambin expres su preocupacin por la libertad en vida intelectual dentro de la revolucin en su respuesta a Collazos donde indic su temor ante la posib ilidad de una insistencia en el realismo socialista, un problema que segn Cortzar ha sido y me temo que seguir siendo uno de los escollos mayores con que tropieza el socialismo a lo largo de su edificacin...mientras no se alcance una conciencia mucho ms revolucionaria de la que suelen tener los revolucionarios del mecanismo intelectual y vivencial que desemboca en la creacin literaria (Literatu ra en la revolucin 51-52). La insistencia en un solo 21 Cabe notar que Cortzar apoya ms bien el espritu del socialismo, y no el discurso institucionalizado autoritario del gobierno, como vemos en las declar aciones del autor en su carta a Roberto Fernndez Retamar (vase la nota al pie 6 del presente estudio).

PAGE 47

42 estilo artstico o el tratamiento de una temtica limitada (como vimos en el conflicto entre el suplemento literario de Guillermo Cabrer a Infante y el ICAIC) es una forma de violencia discursiva en el campo literario que slo sirve para reforzar la violencia discursiva ejercida por regmenes totalitarios en el campo poltico. Entonces, la negacin de Julio Cortzar y Guillermo Cabrera Infante de presentar y apoyar una sola versin de la realidad en sus textos no conlleva una decisin de ignorar su mundo circundante. Al contra rio, es precisamente en el carcter abierto y plurivocal de sus textos que radica su valor tico y su re lacin con sus referentes socio-histricos, es decir, con su realidad ya que estos autore s se niegan a participar en la violencia discursiva que perciben en el mundo ex traliterario, sea la mitificacin burguesa y banalizacin de la realidad cotidiana (en Rayuela ) o las manipulaciones de discursos autoritarios como los de los gobiernos de Batis ta y Castro en la C uba de Cabrera Infante (en Tres tristes tigres ) para presentar una realidad m s compleja y experimentar con diferentes maneras de ver y vivir. Coinci dimos con crticos como Rodrguez Coronel, quien insiste que la importancia de Rayuela se debe a su carcter transgresor desautomatizador de una percepcin acostumbr ada... (94-95) y Siemens, quien mantiene que Tres tristes tigres s es un libro sumamente poltic o en su presentacin de una plurivocalidad que se opone a cualquier voz autoritari a, como la del gobierno revolucionario en Cuba (107; 113). Habiendo puesto en tela de juicio los con ceptos de la novela y la realidad en este captulo, entraremos ahora en nuestro estudio del tema de la literatura en Rayuela y Tres tristes tigres. Veremos en el prximo captulo c mo estos textos se valen de la parodia literaria para deconstruir el lenguaje literario convencional y las pretensiones de

PAGE 48

43 mmesis de ciertos autores (en Rayuela ) o la insistencia en un solo estilo canonizado o totalizador (en Tres tristes tigres) debido al hecho de que el lenguaje no refleja una realidad pre-existente, sino que puede significa rla de diferentes maneras y debe renovarse constantemente para que nuestra realidad se transforme tambin. Adems, veremos en el captulo IV de nuestro est udio que estos dos textos no se quedan en la deconstruccin del lenguaje literario, la violencia discursiva y la mitificacin de la realidad; si parece que sus estructuras ldicas y abiertas no s ugieren ningn plan de reconstruccin de la sociedad, es precisamente porque Cortzar y Cabrera Infant e quieren que sus lectores lleven a cabo la reconfiguracin de su mundo literario, para que formen una actitud ms crtica y activa hacia el texto de su realidad tambin.

PAGE 49

44 CAPITULO III: La parodia literaria y la deconstruccin del lenguaje literario en Rayuela y Tres tristes tigres En el captulo II vimos que a pesar de la insistencia de la crtica marxista revolucionaria en que el texto literario se ocupe del tratamiento de la realidad sociopoltica circundante, Rayuela y Tres tristes tigres se niegan a tomar parte en la propagacin de una sola realidad parcial o mitificada ya que estos textos estn concientes de la violencia di scursiva operante en todos lo s niveles de la sociedad. Asmismo, una visin ms radical del lengua je, segn la cual ste no refleja ninguna realidad pre-existente sino que significa la que percibimos como real dentro del discurso de nuestra sociedad, lleva a Julio Cortzar y a Guillermo Cabrera Infante a negar la posibilidad del uso del lengua je literario como una he rramienta para estudiar objetivamente a la sociedad o emprender una representacin mimtica realista de ella ya que conciben el lenguaje como una red de significantes que se pueden conectar de infinitas maneras distintas para significar o crear diferent es realidades en diferentes contextos. En este captulo entraremos en nue stro estudio del tema de la literatura en Rayuela y Tres tristes tigres al examinar cmo Cortzar y Cabrera Infante se valen de la parodia literaria para deconstr uir las pretensiones de mmesis y objetividad en el lenguaje literario (en Rayuela ) y la insistencia en ciertos temas y estilos literarios (en Tres tristes tigres ), como vemos dentro de la crtica en el contexto cubano revolucionario. Aunque veremos que las parodias literarias que aparecen en los dos textos son sumamente distintas, tanto la parodia de Galds en el captulo 34 de Rayuela como la parodia de siete

PAGE 50

45 autores canonizados cubanos en Tres tristes tigres ayudan a destacar la historicidad (o sea, no universalidad) de todo lenguaje y sugieren que slo por medio de la constante renovacin del lenguaje podemos co nseguir que nuestra realidad se transforme tambin. I. Por qu la parodia? Antes de entrar en nuestro estudio de la parodia literaria y la deconstruccin de la literatura monolgica en Rayuela y Tres tristes tigres, cabe preguntar primero qu constituye una parodia y por qu pued e ser un medio eficaz para desafiar la mitificacin de la realidad y las pretensione s de objetividad en el lenguaje literario. Exactamente lo que constituye una parodia puede ser difcil de precisar a primera vista. Se ha demostrado que los us os y definiciones de la parodia han cambiado varias veces desde sus orgenes clsicos (vase Hutcheon 91 y Sk odowska 1-8) y es obvio al repasar estudios tan respetados co mo los de Bakhtin, Hutcheon, Morson, Rose y Sk odowska que la parodia todava constituye algo diferente para diferentes crticos en nuestra poca moderna. Por ejemplo, Bakhtin mantiene que la pa rodia es una crtica negativa dirigida en contra del discurso par odiado (364) y Morson defiende este punto de vista cuando insiste que debe quedar claro que el autor de la parodia no est de acuerdo con el texto original que inco rpora (67); Linda Hutcheon, por otra parte, insiste que la parodia puede servir muchos fines diferentes, desde lo juguetn hasta lo ridiculizante (87) y aade que la contraposicin de lo nuevo y lo viejo no siempre sirv e para destruir al texto original, sino que puede servir para criticar o burla rse de costumbres modernas tambin (92). En otro debate crtico, Margaret Rose slo define como parodia postmoderna la de carcter metaficcional y cmico (282-283) mientras Hutcheon insiste que la parodia no es sinnimo de la auto-reflex ividad (102) y Morson advierte

PAGE 51

46 que el resultado final no es siempre humorstico (69). (Vase el primer captulo del estudio de Sk odowska para un resumen de los debates crticos actuales). Sin embargo, hay una caracterstica que t odas las definiciones modernas de la parodia comparten y que tambin es la m s importante para nuestro estudio: la importancia del cambio de contexto inherente en toda parodia. De hecho, Linda Hutcheon (cuya definicin de la parodia nos parece una de las ms abiertas) define la parodia como la transcontex tualizacin irnica de un texto (94) que muchas veces sirve para sealar diferencias entre dos cdigos: it is a stylistic co nfrontation, a modern recoding which establishes differe nce at the heart of similarit y. No integration into a new context can avoid altering meaning, and perhap s even value (90). Si es verdad, como dice Barthes, que la mitificacin de la realidad es el resultado de un esfuerzo para ignorar el contexto original (o discurso) en el que se utili za el lenguaje con la finalidad de pasar una sola realidad como la natura l o la verdadera, es obvio entonces que la parodia puede ser un medio eficaz para deconstruir esta mitificacin y subrayar la verdadera historicidad y mate rialidad del lenguaje porque lo que la parodia hace, al trasladar un lenguaje de un cont exto a otro, es hacer que algo que antes nos pareca normal o natural se vuelva irnico, humorstico o poco apropiado en su nuevo contexto discursivo. Morson est de acuerdo en que la nocin del contexto es clave para entender la funcin comprometedora de la parodia, y aade que son precisamente los textos que pretenden ser unive rsales (o usar un lenguaje objetivo o universal) los que son los ms vulnerables a la parodia ya que sta los devuelve a su contexto histrico original: [i]n short, denial of history is invitation to parody (79).

PAGE 52

47 Habiendo reconocido las posibilidades tran sgresoras inherentes en toda parodia, veamos ahora cmo Benito Prez Galds, uno de los escritores realis tas por excelencia, invita a Cortzar a parodiar su lengua je convencional en el captulo 34 de Rayuela II. El captulo 34 de Rayuela: una lengua hecha de frases preacuadas para transmitir ideas archipodridas Si Gary Saul Morson tiene razn al afir mar que parody is most readily invited by an utterance that claims transhistorical authority (78) nos parece natural que Julio Cortzar haya escogido un texto de Benito Prez Galds, smbolo del realismo decimonnico que surge de la filosofa postiti vista de su poca y se caracteriza por sus pretensiones de objetividad, como el blanco de sus intenciones par dicas en el captulo 34 de Rayuela Aqu, Horacio Oliveira se encuentr a solo en su apartamento tras su separacin con la Maga y al revisar los efectos personales de ella, encuentra una novela de Galds, Lo prohibido y se pone a leerla. Este cap tulo, donde las lneas impares reproducen las primeras pginas de la novela de Galds y la s pares, las reflexiones de Horacio al leerla (de manera que el texto de Galds y los comentar ios que suscita se nos presentan simultneamente) constituye para nosotros una parodia muy original y un ejemplo de double-voiced discourse ya que la s palabras de Galds le sirven a Corzar como punto de partida para que ste expres e sus propias opinione s distintas (vase Bakhtin 324-325). Elzbieta Sk odowska tambin nos recuerda (basndose en Gonzalo Navajas) que la parodia pue de aparecer como una forma de intertextualidad que exige dos lecturas por un lado, una lectura horizontal ev ocadora del modelo y, por el otro, una interpretacin imaginativa que se aparta del original (10); podramos decir que en el

PAGE 53

48 captulo 34 de Rayuela tanto esta doble-lectura par dica como el double-voicing bajtiniano se visualizan en la pgina escrita. Tambin es importante recordar, al referirnos a este captulo como una parodia, que el texto parodiado puede reproducirse ntegro, sin que se la haga ningn tipo de cambio (como vemos en este caso) ya que lo importante de una parodia no es el cambio del texto, sino el cambio del contexto en el que aparece (Morson 70) y sabemos muy bien que el mismo significante puede tene r diferentes significados en diferentes contextos, como nos seal el bigrafo de Pierre Menard en el clebre cuento de Borges. Por fin, recordemos que el resultado de la transcontextualizacin pardica no es necesariamente cmico, pues definitivamente se trata aqu de un captulo muy serio y triste tras la muerte de Ro camadour, la separacin de Hor acio y la Maga y el posible suicidio de ella en un ro parisiano. Lo que este captulo s constituye, como demostraremos a continuacin, es una tran scontextualizacin ir nica que destaca la artificialidad del lenguaje lit erario realista convenciona l (al contraponer el lenguaje literario de Galds con el lenguaje coloquial de Horacio Oliveira) y la necesidad de deshacerse de formas convencionales de lengua je y comportamiento para poder vivir de otra manera. Esta deconstruccin de la oposicin entre lenguaje literario y lenguaje humano nace de una visin del lenguaje como una parte inseparable de nuestra realidad, que debe renovarse para que la realidad se transforme tambin. Para empezar, recordemos que la novela europea del siglo XIX presupone la equivalencia entre el si gno y su reflejo (Sk odowska 27), lo cual lleva a escritores realistas como Galds a creer en la posibilidad de emplear el lenguaje como una herramienta para estudiar objetivamente a la sociedad, lo cual, nos parece, equivale ms o

PAGE 54

49 menos a concebir el lenguaje como un inst rumento ahistrico, y algo separado de la realidad. Esta concepcin de l lenguaje contrasta totalmente con la de Cortzar y otros escritores, quienes lo ven como la base de la construccin de la realid ad misma, es decir, como una parte integral de ella. La parodi a subraya la diferente concepcin del lenguaje de los escritores primero al nivel de la gram tica; el lenguaje de Ga lds se destaca como algo alejado de la realidad de la que quie re hablar ya que su texto est lleno de convenciones lingsticas que no tienen nada que ver con el habla de su sociedad, por ejemplo, la afijacin de los complementos di rectos e indirectos al final del verbo conjugado, algo que solo aparece en el lenguaje literario escrito: [c]ausbanme asombro la hermosura y amplitud de las nuevas barriadas... (34, p. 342). Este lenguaje convencional sirve como punto de contraste para que Horacio Oliveira exponga en este mism o captulo sus ideas en cuanto a la necesidad de que el lenguaje sea algo vivo que nazca de la misma realidad de la que forma parte y pueda ayudar a re-crearla imaginativamente. Su d econstruccin de la dis tincin entre lenguaje literario y lenguaje humano no slo se manifies ta en su propio uso del lenguaje coloquial argentino en este captulo (che, vos), sino tambin en la sigui ente declaracin a la Maga, donde se vale de un lengua je tradicionalmente reserva do para la potica para recrear imaginativamente su realidad: vos temblabas, pura y libre como una llama, como un ro de mercurio, como el primer canto de un pjaro cuando rompe el alba, y es dulce decrtelo con las palabras que te fasc inaban porque no creas que existieran fuera de los poemas, y que tuviramos derecho a emplearlas (34, p. 346, subrayado nuestro). Por qu se critica el uso de un lenguaj e convencional, supuestamente ahistrico y objetivo, en la literatu ra? En primer lugar, el uso de un lenguaje convenc ional objetivista

PAGE 55

50 para describir emociones humanas subjetivas por su naturaleza resu lta en descripciones que carecen de autenticidad (aunque stas supuestamente son el fuerte de la novela realista). El protagonista de Lo prohibido irnicamente habla del calor de la familia con un lenguaje muy fro, explicando que decidi vivir cerca de su to para gozar del calor de la familia cuando lo hubiese menester (34, p. 341) y su descripcin clnica de su to lacrimoso se destaca por su artificialidad: [n]o s si apuntar como defecto fsico su irritacin crnica de l aparato lacrimal ... (34, p. 346, subrayado nue stro). Reforzando la superficialidad que caracteriza esta descripci n es el hecho de que se vuelve un pretexto para ostentar una vez ms el lujo familiar: [n]o he conocido hombre que tuviera mayor ni ms rico surtido de pauelos de hilo, quien tena la costumbr e de ostentar a cada instante el blanco lienzo en la mano derecha (34, p. 342). Por otra parte, la Maga, un personaje ms autntico, no llora en este cap tulo para ostentar ri cos pauelos (smbolo en este captulo de la superficialidad que caracteriza el lenguaje mitificado que encubre una realidad ms rica ), sino por verdadera emocin y Ho racio le recuerda que siempre que la encontraba llorando, me abrazabas con toda tu fuerza (34, p. 342). Adems, el convencionalismo que caracteri za todo este texto de Galds, no slo se manifiesta al nivel del lenguaje que se usa para re-crear y propagar su realidad burguesa, sino tambin en el carcter de su s personajes, quienes sin duda manejan con excelencia las complejas reglas de comportamiento del discurso de su sociedad, como vemos en otra descripcin del to madrileo: su finura y jovialidad, so stenidos en el fiel de la balanza, jams caan del lado de la fam iliaridad impertinente ni de la petulancia... (34, p. 345). Pero esta propagacin de los valores y convenciones de la realidad burguesa en la literatura es pr ecisamente lo que Cortzar y su prot agonista quieren destruir, con la

PAGE 56

51 esperanza de poder llegar a crear algo nuevo, y por eso, Horacio le regaa a la Maga ausente por haber consumido esta sopa fra (34, p. 342) o sea, las mismas mentiras de siempre: [c]untas horas leyendo estas cosa s, probablemente convencida de que eran la vida, y tenas razn, son la vida [es decir, nuestra realidad mitificada], por eso, habra que acabar con ellas (34, p. 342). Pero cmo acabar con ellas? Como se alamos antes, Horacio ve el lenguaje como algo vivo, que debe renovarse para que la realidad se transforme tambin (ya que la realidad es una construccin del lenguaje, como vimos en el captulo anterior). Recordemos tambin que el mismo Cortzar ha insistido que para efectuar cambios sociales, la revolucin no slo es necesaria en el campo socio-poltico, sino tambin en la novela misma (Literatura en la revolucin 51-52) y por eso, su pr otagonista no entiende cmo un lenguaje convencional, que transmite las mismas ideas heredadas de generacin a generacin, puede llegar alguna vez a crea r algo nuevo, realmente revolucionario. Es verdad que mientras el protagonista de Gal ds utiliza su lenguaje convencional como una herramienta objetiva para estudiar su soci edad y diagnostica progreso en la capital espaola al observar la evidente mejora en el cariz de los edificios, de las calles y aun de las personas (p. 343), Horacio Oliveira nieg a el uso de una lengua hecha de frases preacuadas para transmitir ideas archipodridas , y se burla de la idea del progreso moderno, o sea, la evolucin de la humanidad en una sola direccin, siempre partiendo del mismo lenguaje y las mismas ideas: las monedas de mano en mano, de generacin degeneracin (34, p. 341, subrayado nuestro). Es posible que esta parodia, al estr ucturarse de manera que los dos textos conflictivos aparezcan uno al lado del otro, al estilo punto/contrapunto, tal vez suene

PAGE 57

52 demasiado a tesis a primera vista, o sea, el mismo tipo de anlisis basado en oposiciones binarias caracterstico de la novela realista burguesa que Cortzar tanto critica (recordemos la oposicin binaria ci udad/campo, progreso cientfico/religin que caracteriza novelas como Doa Perfecta ). Pero cabe notar los dos textos contrapuestos no son antitticos y que la novela realista burguesa y su representante principal, Galds, no son los nicos blancos de la crtica de es ta parodia, sino que la parodia tambin sirve para criticar al mismo Horacio Oliveira. Recordemos que segn algunos crticos, la parodia no necesariamente sirve slo para critic ar al texto original, y que el autor de la parodia puede referirse a un texto pre-existent e para criticar a un personaje o costumbres modernas tambin (Hutcheon 87-88, 92) y pare ce que la contraposicin del texto de Galds y el texto de Cortzar no slo sirve pa ra sealar diferencias entre los lenguajes de cada escritor, sino tambin para sealar y criticar las similitudes entre el convencionalismo del protagonista burgus de Galds y el de Horacio Oliveira. Julie Jones ha observado que Horacio y el joven protagon ista de Galds comparten casi la misma experiencia ya que los dos emprenden un viaje a la capital motivado por un deseo de experimentar algo nuevo (224), y aade que Horacio Oliveira forma parte de la misma burguesa a la que ta nto critica (225). Pero las similitudes no terminan all, y vemos en el captulo 34 que Horacio todava tiene que deshacerse de algunos de sus prejuicios burgueses si quiere llegar algun a vez a experimentar otra manera de ver y vivir. Es verdad que Horacio explica al principio de este captulo que no quera llevar a la Maga al Louvre porque ella no comparta su refinada cultura intelectual y le resultaba un estorbo: no te lo deca porque eras una car ga en el Louvre, no se poda andar con vos al lado, tu ignorancia era de las que estropeaban todo goce, pobrecita...

PAGE 58

53 (34, p. 343). Nosotros los lectores, en cam bio, nos preguntamos si la Maga tal vez hubiera podido ofrecerle a Horacio una perspe ctiva nueva y refrescante. Adems, aunque el punto de contraste principa l entre los lenguajes que comp onen esta parodia es la oposicin entre el lenguaje oral de Horacio Oliveira y el lengua je literario artificial de Galds, nuestro protagonista, producto del ambiente intelectual cosmopolita de la Argentina de los aos cuarenta (la de Borges, etc.), con su mana muy rioplatense de la cita prestigiosa (Rodrguez Monegal) y tende ncia general a lo culto y sofisticado, no deja de caer ocasionalmente en la misma ret rica literaria a la que supuestamente critica, como vemos en la siguiente descripcin de la Maga: [p]ero qu hermosa estabas en la ventana, con el gris del cielo posado en una mejilla, las manos teni endo el libro, la boca siempre un poco vida, los ojos dudosos (p. 345-346).22 Por cierto, Horacio es el que inicialmente cae en el error de ver la obra de Galds como una anttesis a su propia experiencia, lo cual lo lleva a despreciarla al principio: ya ves, Maga, ya ves, ahora estos ojos se arrastran irnicos por donde vos andabas emocionada, convencida de que te estabas cu ltivando una barbaridad porque leas a un novelista espaol con foto en la contratapa...vos estabas convencida de que esas lecturas te permitiran comprender el micro y el m acrocosmo... (34, p. 343). Pero, no tiene el viaje estereotpico a la cap ital francesa que Horacio emprende la misma finalidad de tratar de conseguir una especia de existenc ia y conocimiento totalitarios? Julie Jones 22 Es interesante que el crtico argentino Sal Yurkievich vea en la fi gura de Cortzar y en Rayuela la misma tensin entre un deseo de reinvindicar la cultura oral popular, y una at raccin inevitable hacia la literatura culta y prestigiosa debido a la formacin literari a del escritor, miembro de la burguesa argentina: por supuesto, por ms que lo magistral sea contrarrestado por la bullanga callejera...la cultura ilustre y la literatura literaria guardan la regencia del texto porqu e al fin, mal que te pese, escritor argentino sos, hipersofisticado e hiperculto, por ms ascesis brb aras, por ms arrasamientos surrealistas, por ms desnudeces y descensos que te propongs (22). Pero Yurkievich no deja de observar que a pesar de la atraccin de Cortzar hacia lo culto, t odo ser dicho en argentino (22).

PAGE 59

54 observa que en Pars, Horacio cambia su vida convencional burguesa por una vida bohemia igualmente estereotpica y convenci onal porque se vuelve uno de los bohemios al uso a los que antes criticaba (225) Sin em bargo, al la par que Ho racio lee el texto de Galds, empieza a darse cuenta de su propia c onvencionalidad y la necesidad de ser algo nuevo para poder crearse una experiencia nueva : Mir si soy monstruoso, qu tengo yo para jactarme, ni a vos te tengo ya....me dejaba caer en el imbcil orgullo del intelectual....Maga, el molde hueco era yo, vos temblabas, pura y libre como una llama... (34, p. 345-346). Para Peter Standish, la ambi gedad de este captulo y la relacin entre Horacio Oliveira y el texto de Galds se re fuerzan en los momentos cuando los dos textos parecen converger (110)23 y podramos decir que esta conve rgencia significa el hecho de que Horacio todava forma parte del mundo burgus (todava no constituye un texto separado). En este sentido, la parodia que forma el captulo 34 de Rayuela parece tener por los menos dos fines y significados important es; primero, demuestra la necesidad de deconstruir el lenguaje literario realista y supuestamente obj etivo para ver el lenguaje como una parte de la realidad misma, que debe renovarse para que la realidad se transforme tambin; segundo, forma una parte importante del aspecto de bildungsroman de Rayuela es decir, la educacin pe rsonal del protagonista Horacio Oliveira, ya que su lectura del texto de Galds en el contexto de su propia experiencia fracasada en Pars lo ayuda a darse cuenta de su propio carcter convencional y su necesidad de deshacerse de sus prejuicios burgueses para tr atar de vivir de otra manera Veremos en el captulo IV 23 A veces las lneas pares e impares del texto parecen converger, normalmente de una manera cmica ya que forman una oracin gramticamen te correcta, pero que carece de sentido, por ejemplo, realic los crditos que pude, arrend los pr edios, traspas / esta sopa fra y desabrida (p. 341).

PAGE 60

55 qu tipo de renovacin y reconfi guracin de la realidad se propone en los textos, pero primero, veamos cmo la misma deconstruccin pardica del lenguaje literario se lleva a cabo en Tres tristes tigres III. La muerte de Trotsky referida por var ios escritores cubanos, aos despuso antes A diferencia de la parodia de Galds que encontramos en Rayuela las siete parodias que constituyen L a muerte de Trotsky en Tres tristes tigres no incorporan los textos originales de Mart, Lezama Lima, Pie ra, Cabrera, Novs, Carpentier y Guilln, sino que son estilizaciones pardicas de los mi smos, es decir, son textos originales de Guillermo Cabrera Infante que imitan los est ilos de cada uno de estos siete escritores, condensando y exagerando sus rasgos ms significativos (Sk odowska 74). Adems, el efecto de la transcontextualizacin de estos estilos literarios generalmente es cmico. Sin embargo, a pesar de que Guillermo Ca brera Infante utiliza la parodia de una manera muy distinta a la de Julio Cortza r, el resultado del tr aslado del lenguaje parodiado de un contexto a otro es igual, es decir, que sirve para destacar la plasticidad e historicidad del lenguaje y dec onstruir la nocin de un lenguaje o estilo literario objetivo o universal. Adems, ya que la idea que el lenguaje no refleja la realidad sino que la crea o significa tiene varias implicacione s para el tratamiento de la realidad extraliteraria en la literatura, las siete par odias de La muerte de Trotsky tienen varios significados (que varan a veces segn las parodias se leen en conjunto o como textos individuales). Primero, cuando leemos las parodias en conjunto vemos que hay una crtica a la exigencia de que la literatura responda a la real idad socio-histrica inmediata ya que los hechos histricos referidos en cada parodia son esencialmente iguales, pero

PAGE 61

56 los diferentes lenguajes o estilos de cada escr itor hacen que la realidad socio-histrica sea significada en cada una de ellas de una manera distinta. Adems, las parodias conllevan una crtica a la insistencia en cier tos estilos literarios y la idea de que es posible aprehender la realidad en su totalidad por medio del lenguaje, como vemos en la parodia del lenguaje de Alejo Carpentier. Veremos tambin que hay una crtica implcita a la insistencia en una temtica limitada dent ro del contexto revolucionario ya que los textos de autores sin duda excepcionales como Jos Mart y Lydia Cabrera terminan por ser ridculos cuando se les impone la responsabilidad (o limitacin) de tratar el tema de su realidad poltica circundante. Ya que las parodias pueden tener di ferentes significados al leerse individualmente o en conjunto, nos enfocaremos primero en algunos de los posibles significados de las siet e parodias ledas en conjunto, para despus enfocarnos en tres de las parodias especficas (las de Al ejo Carpentier, Jos Mart y Lydia Cabrera). Vimos en el captulo anterior de este estudio que varios in telectuales en el contexto latinoamericano revolucionario insista n en que la literatura comprometida se ocupara de la realidad sociopoltica circundante. En La mu erte de Trotsky, los hechos que constituyen el argumento de cada par odia son basados en una supuesta realidad socio-histrica (la muerte de Len Trotsky en 1940 a manos de un agente de Stalin) y son esencialmente iguales en cada parodia: la visita del agente estalinista Ramn Mercader (pseudnimo Mornard) a la casa de Len Trotsky en Mxico ba jo el pretexto de pedirle que revise algunos de sus escritos, su uso de una alabarda para matar a Trotsky a espaldas mientras lee y la siguiente detencin de Mercader en la crcel de Lecumberri. Sin embargo, el lenguaje (o estilo) de cada te xto es diferente, lo cual produce siete versiones distintas de esta misma realidad socio-histrica y destaca el hecho de que el

PAGE 62

57 lenguaje no puede considerarse como una he rramienta para reflejar o estudiar objetivamente la realidad circundante, sino como algo que puede crear o significar la realidad de muchas maneras diferentes. Por ejemplo, la oratoria romntica de Jos Mart (que hasta incluye un poco de rima asonante) convierte a Trotsky en un mrtir y describe su muerte como un sacrificio heroico: [c]uarenta y ocho horas de ve la y esperanzas dura la formidable agona del noble jefe, que muer e luchando, como haba vivido. Ya no eran suyas la vida y el trajn poltico, ahora le pert enecen la gloria y la eternidad histrica (p. 246). Por otra parte, el supuesto texto de Pi era, que est escrito en primera persona y lleno de reflexiones personales, ni le da impor tancia al evento, ya que el asesinato de Trotsky slo forma una parte de todo el cicl o de violencia que para Piera define la humanidad: [e]l asesino no er a, como pasa con los epgonos, un original. l tiene sus antecedentes histricos, claro y la historia de este valle de lgrimas est llena de violencia....detesto con toda la fuerza de mi alma lo violento. Que parece ser la fuerza motriz de este pequeo mundo en que vivimos (p. 249). De la misma manera, el cambio de perspectiva en cada parodia tambin ayuda a resaltar la subjetividad inhe rente en toda percepcin de la realidad, primero en las diferentes posiciones discursivas desde las cuales habla cada na rrador: Novs Calvo narra desde el punto de vista de Trotsky despus de ser atacado, Carpentier describe desde el punto de vista de Mornard/Mercader la llegada a la casa de Trotsky en Mxico y Guilln presenta esta escena como un dilogo hipottico entre el maestro y su discpulo traidor que ocurre despus de la muerte de aquel y parodia la cena entre Tenorio y su suegro en El convidado de piedra.24 De manera ms relevante, la imagen de 24 Mornard: no ests en la carretera / sino en casa de Tenorio / donde hay ya su buen jolgorio / celebrando

PAGE 63

58 Mornard/Mercader se crea de una manera diferente en cada text o; para Mart el estudiante estalinista es un traidor malvolo (en el aire hueco y como de negra noche que llevaba el protervo a la iz quierda del pecho, se anidaba, siniestro, lento, tenaz el feto de la traicin ms innoble..., p. 245); para Novs Calvo, en cambio, es slo un alfil que se deja mandar por rdenes superiores, y act a como un cobarde (aunque haya cometido un acto de mujer, una traicin y le haya puesto adornos en la cabeza al otro hombre, al viejo, al que lea los manuscritos. Y eso, de espaldas, p. 260); Piera, por su parte, en un giro humorstico, se refiere a Mornard co mo un nio y muchacho, cuyos padres probablemente lo han regaado por su indisc recin: qu maldito este muchacho! Mire usted, hacer esta travesura de matar a Trotsky!... (p. 253). Si diferentes lenguajes y perspectivas s ignifican la realid ad de diferentes maneras, es obvio entonces que ningn estilo literario puede cons iderarse objetivo o universal, aunque algunos han manifestado su preferencia por un estilo sobre otro (en particular, el realista, como vimo s en el caso de la censura de P.M. por el ICAIC). Tal vez por eso Guillermo Cabrera Infante ha mani festado pblicamente su disgusto por los estilos literarios, que ignoran que la re alidad que significan es siempre parcial: [p]orque la belleza de la frase, de la escritura, eso que se llama estilo confusin de la parte con el todo ya que estilo y pluma tienen el mismo origen etimolgicotiene que ver menos con la literatura que con la orator ia... (Guibert 545, subrayado nuestro). En otras palabras, todo lenguaje es metonmico en el sentido de que slo puede crear una tu velorio / con un juego de abalorios Trotsky: Merto yo? Ay, que imbroglio! / Y no hay vida en la otra vida? / Mira que no he completado / de Stalin la biografida (p. 276).

PAGE 64

59 sola realidad de las infini tas combinaciones de realidad es posibles, y sin embargo, algunos piensan que pueden vale rse del lenguaje o un cierto estilo literario para aprehender la realidad en su to talidad, y representarla en la p gina escrita. Si tanto el lenguaje de un escritor como su posicionalidad discursiva inevitablemente crean slo una representacin subjetiva y parcia l de su realidad, es natura l que la crtica ms dura de Guillermo Cabrera Infante se reserve para el escritor pretensioso que s parece creerse capaz de aprehender la realidad en su totalidad. Aunque veremos a continuacin que no todas las parodias de La muerte de Trots ky critican a los autores que parodian, nos parece que Cabrera Infante s ha reservado su crtica ms dura para la figura de Alejo Carpentier. El hecho de que la parodia de Carpentier constituye una notable excepcin es evidente en el hecho de que no slo es la parodia ms larga (tan larga que tiene que ser interrumpida al final), sino tambin la nica dond e nuestro autor se inserta para criticar las pretensiones totalizadoras y las muestras de erudicin del lenguaje neo-barroco. Como todas las parodias de La muerte de Trotsky, la parodia de Carpentier exagera los rasgos tpicos del estilo literario de este autor, por ejemplo, su gusto por lo cclico, que se refleja en el t tulo de la parodia, El ocaso, su afrancesamiento, que se destaca en su nota al pie a su traductor en francs, y las largas descripciones arquitectnicas, como la siguiente descripcin de la casa de Trotsky (que cortaremos debido al hecho de que ocupa ms de una pgina): [v]io fachadas que mezclaban en delirio los estilos, en que Bramante y Vitrubio disputaban primacas a Herrera y Churri guera y donde muestras de plateresco temprano se fundan en alardes de barroco tardo y si el frontn pareca triangular

PAGE 65

60 clsico, griego o aguzado era un juego adivinatorio ocios o, ya que el remate del prtico no era en modo alguno triangulado... (p. 265-266). Estas largas descripciones arquitectni cas tal vez parezcan innocuas (si no fastidiosas), pero parece que el desdn de Cabrera Infante va dirigida en contra de la pretensin totalizadora del barroquismo literario que se esfuerza por incorporar todas las facetas de la realidad en su expresin esttica, una pretensin que Cabrera Infante aparentemente observa en la escritura de Alejo Carpentier, y por eso, las descripciones barrocas se extienden en su parodia a los de talles ms insignificantes, por ejemplo, los zapatos que Mornard/Mercader vio llegar mi entras esperaba su cita: los crey borcegues, luego adelant hasta pensar en huaraches y ahora vio que eran zapatos corrientes, compuestos de suela, forro, plant illa, vira, cambrilln llamado cambrera en el pas, tacn, taln, pala y lengeta, tambin conocida como oreja o guataca en estos andurriales americanos (p. 269-270). La parodia de Carpentier tambin se destaca por ser la nica en la cual el copiador de la parodia (o sea, la persona que la transcribe, aqu Cu, pero tambin Guillermo Cabrera Infante) se inserta en el texto para criticar su lenguaje, como vemos en la siguiente observacin de Mornard, quien vio que lo saludaban no solamente mano y hombre, sino: mueca, eminencia hipotenaria palma, meique, anular, medio, ndice, pulgar y eminencia ternaria, sin hablar de tarso, metatarso y dedos, huesos diversos (mierda!), tendones, msculos y dermis prot ectora (p. 270). Bakhtin nos recuerda que en el double-voicing pardico, no es necesario que la puntuacin gramatical indique la presencia de dos hablantes distintos (304-305) y es obvio aqu que la exclamacin dentro de la cita no le pertenece a Carpentier, sino a su crtico. Asmismo, la parodia de

PAGE 66

61 Carpentier es la nica que tiene que cortarse an tes del final, debido a su increble largo y el copiador del text o resume los ltimos cincuenta captulos de obser vaciones fastidiosas en un solo prrafo entre parntesis: (Despus de pasar revista y subsiguiente inventario a la habitacin y todos sus enseres y pertenencias, Jaques Mornard muestra a Lev Davidovich Trotsky las octavillas discipularias, como dice Alejo Carpentier, y con el Maestro entretenido en la lectura, logra extraer la azuela asesinano sin antes enumerar cada una de las individualidades anat micas, sartoriales, idiosincrticas, personales y polticas del muerto grande, por que el magnicida (o el autor) padece lo que se conoce en preceptiva francesa como Syndrome dHonor) (p. 273-274). Es interesante aqu la equivalencia entre lo s trminos autor y magni cida, que nos recuerda a la observacin de Foucault de que todo discur so es una violencia que le hacemos a la realidad (vase el captulo anterior) en especi al, nos parece, si ese discurso (aqu estilo literario) pretende ser exhaustivo y totaliza dor, cuando esto obviamente es imposible. Adems, cabe notar que Stephanie Merrim ha observado un paralelo entre el tema de un conflicto generacional en La muerte de Trotsky (Trotsky v. Stalin) y la manera en que Guillermo Cabrera Infante se vale de la parodia para matar simblicamente a sus precursores (109) y este parale lo est ms claro en la parodia de Carpentier, donde las muestras de erudicin y preten siones insoportables del maestr o de la generacin anterior (Trotsky/Carpentier) muevan a Mercader y a Cabrera Infant e a actuar: [t]engo un santo horror a los dilogos, dijo otra vez el an ciano, en ruso ahora, pero pensando cmo sonara en alemn. Fue esta frase en rito rnillo lo que le movi a golpear (p. 264).

PAGE 67

62 Pero es la actitud de Guillermo Cabrer a Infante hacia los escritores que parodia siempre negativa? Es importante tener en mente que aunque por una parte la parodia sirve para que Cabrera Infante mate a sus precu rsores al igual que Mornard lo mata a su maestro Trotsky, la parodia de un autor irni camente ayuda a manten er vivo al discurso parodiado (Hutcheon 100) y en este sentido hasta puede considerarse un homenaje. Adems, como sealamos antes, (y la parodia de Carpentier constituye una importante excepcin) en la mayora de los casos, parece qu e la parodia no va dirigida en contra de los escritores especficos, sino en contra de los que quisieran imponerl es tareas literarias especficas. En el caso de las parodias de Jos Mart y Lydia Cabrera, tituladas respectivamente Los hachacitos de Rosa y El indisime bebe la moskuba que lo consagra bolchevikua, el lenguaje o estilo de cada autor queda ridiculizado cuando se traslada al presente de Cabrera Infante para tratar un tema poltico contemporneo, pero como veremos despus de examinar sus parodi as, esto no es necesariamente la culpa de los dos autores. La musicalidad y cromatismo que caracterizan el verso modernista se encuentran en la supuesta descripcin de la muerte de Tr otsky de Jos Mart, como vemos en su uso de la aliteracin y una imagen de bronce para describir al maestro marxista como el hebreo grande, de apellido de piedra broncn ea, y a quien parece que enoblecan la faz fulgores de rabino rebelde (p. 245). Su bella comparacin del corazn de Trotsky con el de su traidor tambin se destaca por su musicalidad (ms aliteracin) y nfasis en imgenes sensoriales, tanto visuales como de tacto (helado, fuego, negra noche): Pronto fueron maestro y discpulo, y mientr as el anfitrn noble olvidaba sus cuitas

PAGE 68

63 y cautelas y dejaba que el afecto abriera una trocha de fuego de amor hasta su corazn antao helado de rese rvas, en el aire hueco y como de negra noche que llevaba el protervo a la izqui erda del pecho, se anidaba, siniestro, lento, tenaz el feto de la traicin ms innobleo de taimada venganza... (p. 245). Por cierto, no es casual que el adjetivo noble, que caracteriza el lenguaje modernista, aparezca en stos y muchos otros fragmentos de la parodia de Ma rt para describir a Trotsky. Sin embargo, la adjetivizacin preciosista m odernista de Los zapaticos de rosa, el cuento en verso infantil al que el ttulo de la parodia nos remite, no parece nada apropiada para la descripcin de un asesin ato horrorfico y sangr iento ejercido con el golpe de un hacha en el crne o, que sin embargo se describe en el texto como el momento en que la acerada alabarda fue a clavarse en la nevada testa ennoblecida (p. 246, subrayado nuestro). Elzbieta Sklodowska ta mbin observa la falta de decoro en el texto de esta parodia (74), y es verdad que el nfasis en la creacin de bellas imgenes cromticas y nobles (acerada, nevada) parece ms importante aqu que la comunicacin del horror de la traicin de Mercader. Por su parte, Lydia Cabrera es una escritora cubana contempornea de Guillermo Cabrera Infante, pero cuya obra se destaca por su rescate del folklore africano y su extenso trabajo etnogrfico al cual se debe la inclusin al final de su parodia de un glosario de palabras de lenguas africanas. Por eso, el uso de su lenguaje literario para relatar la muerte de Trotsky ms que implicar un cambio de contexto temporal, implica un cambio de contexto cultural, y por eso, el resultado de la parodi a es un texto an ms humorstico y ridculo que el supuesto texto de Mart. La iron a cultural se subraya el la

PAGE 69

64 descripcin de cmo la madre del agente comunista visita a un santero para que le bendiga a su hijo durante su misin y en la si guiente descripcin de la muerte de Simba Trotsky: [e]l hombre blanco ( Moln mundele ) lleg, vio y mat a Len ( Simba) Trotsky. Le clav la gumpara en el coc o y lo mand para su In-Kamba finda ntoto (tumba fra). Para asestar el golpe final, los orishas siempre fueron consultados de antemano (p. 257). El cambio de contexto cultural tambin viola el horizonte de expectativas del lector de Cabrera, po r ejemplo, cuando ste descubre que el noble santero Bar se niega a dejars e retratar por Mercader (un af icionado de la fotografa o fotu-fotu fan segn el texto) no porque se consid era una profanacin o posible hechizo, sino porque al sagrado babalosha le parece cuestionable la ca lidad de la cmara, como explica en un espaol humorsticamente a fricanizado: Aparato mgico quatrapa image pomedio dimpresi e reflejo luminoso npapel sensibilisao ej una Asahi Pentax Spotmatic, con fotmetro Cds, abertura f: 2.8. Viejo y noble Bar quedal siempre mumal nesa fotoj! (p. 256-257). Es verdad que los estilos literarios de Mart y Cabrera quedan ridiculizados en estas dos parodias, pero tambin nos parece obvio que los dos autores no son los culpables aqu, ya que estas dos parodias parecen demostrar lo que pasara si se les impusiera a estos dos autores el mismo tipo de limitacin (o responsabilidad) que los crticos revolucionarios les quieren imponer a Cabrera Infant e y otros en el contexto literario revolucionario, especfi camente, la de tratar una s la temtica relacionada con la realidad socio-poltica inmediata. Stepha nie Merrim tambin concluye que un posible significado de las parodias como conjunto es demostrar cmo varios escritores cubanos se hubieran adaptado a la llamada por una l iteratura socialista (109). Por eso, nos

PAGE 70

65 parece que La muerte de Trotsky no slo quiere prevenir contra la insistencia en un solo estilo o lenguaje literario, sino tambin contra la insistencia en una sla temtica, porque pocos negaran que los textos de Jo s Mart y Lydia Cabrera constituyen una contribucin indispensable a los estudios cu lturales cubanos, y sin embargo, vemos que sus textos hubieran resulta do ridculos segn el estndar de la crtica literaria revolucionaria contempornea. Cabe recordar tambin que tanto Jos Mart como Lydia Cabrera s se valan de su lenguaje lite rario para responder a su realidad social extraliteraria; el trabajo de Cabrera le dio por primera vez una voz a un sector importante pero marginado de la sociedad cubana, y es bien conocido que Mart escribi dentro de un contexto revolucionario tambin, para anim ar a su pueblo. Aun Los zapaticos de rosa, el cuento en verso infantil del cual Cabr era Infante saca el ttulo de su parodia, con su preciosismo modernista (Hay sol bueno y mar de espuma, / y arena fina, y Pilar / quiere salir a estrenar / su sombrerito de pluma) es un texto subrayado por resonancias colectivistas (si no socialistas) ya que la nia rica se olvida de los regaos de su madre de no manchar sus zapaticos de rosa para regalarl os a una nia pobre, quien los aprecia no por su belleza esttica sino por su utilidad. Aunque vemos que no hay necesariamente una crtica especfica hacia figuras como Jos Mart y Lydia Cabrera en La muerte de Trotsky, es igualmente importante reconocer que sus estilos literarios no son uni versales, como vemos en el humor y irona que resulta de la transcontextualizacin de su lenguaje a otro contexto temporal (en Mart) o cultural (en Cabrera).25 Por eso, nos parece que otra tendencia que se critica en 25 Cabe notar que por lo menos una crtica, Sharon Ma gnarelli, difiere con la opinin de nosotros ya que opina que las parodias ejemplifican el hecho de que los estilos literarios duran ms all de la muerte de un autor: the revolutionist and the individual authors have died or will die, but their styles survive and can be

PAGE 71

66 La muerte de Trotsky es la instituciona lizacin o canonizacin de ciertas formas literarias sobre otras. El mismo Silvestre deconstruye la oposicin entre cultura seria y popular en Tres tristes tigres cuando afirma que [e]n un tiempo admir mucho a Jos Mart, pero luego hubo tanta bobera y tal af n de hacerlo un santo y cada cabrn convirtindolo en su estandarte que me disgustaba el mero sonido de la palabra martiano. Eara preferible el de marciano (p. 438). Asmismo, Bustrfedon, el autor de las parodias dentro del texto observa, despus de matar a si ete vacas sagradas de la literatura cubana, que la literatura no tiene ms importancia que la conversacin y que ninguna de las dos tiene mayor importancia y que ser escritor es lo mismo que ser vendedor de peridicos...y que no hay por qu darse aires/seria, despus de todo o antes que nada, aadiendo que hay que escribirla [literatura] en el ai re, queriendo decir que haba que hacerla hablando... (p. 281). Obviamente el texto de Cabrera Infant e no quiere sugerir que la tarea literaria debe abandonarse, pero si toda escritura es una violencia que hacemos a la realidad, ya que el escritor toma slo unas cuantas partes de la vida en movimiento (es decir, unos cuantos significantes de todo el contexto de la realidad) para fijar sus significados en la pgina escrita (de manera que toda realidad que se construya es una realidad subjetiva y parcial) no debemos darle ms importancia a al gunos estilos literarios sobre otros (de ah a la crtica de las muestras pretensiosas de erudicin en el lenguaje literario de un Carpentier, aparentemente insoportable pa ra un escritor postmoderno como Cabrera Infante). Asmismo, podemos celebrar ciertos logros literarios, pero no debemos dejar de imitated (327). Sin embargo, nos parece obvio que las parodias de La muerte de Trotsky son ridculas y humorsticas precisamente porque los estilos literarios pa rodiados ya no son apropiados en el contexto temporal y cultural de Cabrera Infante y la revolucin cubana.

PAGE 72

67 renovar el lenguaje constantemente para h acer la literatura hablando o recrear constantemente nuestra realidad, al igual que lo hace Bustrfedon (siete veces!) en La muerte de Trotsky, para suge rir otras realidades posibles. En este captulo, hemos visto que tanto Julio Cortzar como Guillermo Cabrera Infante quieren destruir el convencionalismo en el lenguaje literario, especialmente cuando este lenguaje quiere pasarse errneamen te como universal o totalizador. Ya que el lenguaje puede significar diferentes realidades en diferentes contextos, nunca debemos dejar de renovar nuestras formas literari as, para que la literatura nunca deje de experimentar con otras visione s y construcciones posibles de nuestra realidad. Pero qu tipo de literatura puede ayudar a crear percepciones nue vas sin caer en la misma tendencia de presentar una sola versin parcial de la realidad? Este ser el tema del prximo captulo de nuestro estudio.

PAGE 73

68 CAPITULO IV: De la deconstruccin a la reconstruccin del universo literario: La teora del texto en Rayuela y Tres tristes tigres En el ltimo captulo, vimos cmo Julio Cortzar y Guillermo Cabrera Infante se valen de la parodia literaria para dec onstruir las pretensiones de universalidad, objetividad y totalidad en el lenguaje literari o. Es verdad, como vimos en el captulo II, que estos autores reconocen que cualquier rea lidad construida por el lenguaje es slo una de un infinito nmero de realidades posib les, y por eso, es irresponsable presentar una sola realidad parcial y mitificada como la nica o la verdadera, sin reconocer su carcter material y la importanc ia del contexto discursivo en el que se construye. Como explica Horacio Oliveira, quien habla a propsito de Morelli, el posible alter-ego de Cortzar: est bien claro que Morelli condena en el lenguaje el reflejo de una ptica y de un organum falsos o incompletos, que nos enmascaran la realidad, la humanidad... (99, p. 609). Pero, qu tipo de literatura puede tratar la realidad sin ca er en la violencia discursiva que Cortzar y Cabr era Infante tanto denuncian? Es posible combatir la violencia discursiva desde el mismo discurso? La contradicc in inherente en la idea de criticar las limitaciones del lenguaje desd e el lenguaje mismo se subraya en Rayuela y Tres tristes tigres; en el texto de Cortzar, Oliveira lamenta [l]a violacin del hombre por la palabra y el hecho de que se ve forzado a valerse de l propio enemigo para abrirse paso hasta un punto en que quiz pudiera lic enciarlo y seguir, deseando y dudando a la misma vez la posibilidad de [s]in palabras llegar a la palabra (19, p. 216). Asmismo,

PAGE 74

69 Etienne observa que segn Morelli, no se puede denunciar nada si se lo hace dentro del sistema al que pertenece lo denunciado (99, p. 619) y los dos amigos se preguntan por qu odiaba Morelli la literatura y por qu la odiaba desde la literatura misma... (141, p. 716). En Tres tristes tigres, Arsenio Cu incluye la literatu ra en su lista de discursos parciales incapaces de aprehender la realidad en su totalidad, insistiendo a su amigo que [e]l arte (como la religin o como la cienci a o como la filosofa) es otro intento de imponer la luz del orden a la tiniebla del caos. Feliz t, Silvestre, que puedes o crees que puedes hacerlo por el verbo (p. 363). De h echo, para Cu, la manipulacin del discurso es inevitable, es decir, una caracterstica i nherente de l: T crees tambin que la retrica es culpable de la mala literatura? Es como achacarle a la fsica la cada de los cuerpos (p. 454). En este captulo, veremos cmo los textos de Cortzar y Cabrera Infante tratan de superar esta contradiccin; especficamente, examinaremos cmo las teoras del texto y la criture (definidos formalmente ms tarde por Roland Barthes, vase abajo) permiten que Cortzar y Cabrera Infante postule n la literatura como un juego, en el que entra el lector, quien escribe el texto a la par que lo lee. Despus, consideraremos algunas de las implicaciones ticas del texto l iterario propuesto por estos escritores. Es cierto que una de las implicaciones ticas de mayor importancia es su incitacin al lector a participar activamente en el proceso de significacin, formando as una percepcin ms activa no slo en su acercamiento al texto lit erario, sino tambin en su acercamiento al texto de su realidad. Antes de cerrar es te captulo, examinaremos las caractersticas metaficcionales de Rayuela y Tres tristes tigres y cmo ayudan a Cortzar y a Cabrera Infante a evitar la presentacin de una sola realidad parcial en su literatura.

PAGE 75

70 I. El texto y la escritura: La literatura como un juego muy serio Recordemos que la violencia discursi va resulta de la fijacin de ciertos significados a los significantes que co mponen nuestra realidad para instaurar un orden simblico en la estructuracin de nuestras sociedades. Aunque algunas obras literarias sirven para reforzar los discursos y estructuras so ciales imperantes en el mundo extraliterario (vase nuestro an lisis en el captulo anterior del lenguaje de Galds y su apoyo de la sociedad burguesa en la literatura realista) la literatura propuesta por Julio Cortzar y Guillermo Cabrera Infante es ms radical; especficamente, estos autores proponen una literatura en la cual no se fijan los significados, es decir, una literatura que se presenta como una gran red de signif icantesen otras palabras, un texto abierto postulado como un juego que permite la rec onfiguracin constante del mundo literario ya que los significantes pueden inte rconectarse de muchas manera s posibles, y as posibilitar la construccin de una variedad de distintas re alidades, sin insistir en una sola como la nica verdadera o posible. En otras pala bras, en la litera tura propuesta por Rayuela y Tres tristes tigres, no se cierra el proceso de significacinde hecho, el nfasis est en el mismo proceso que permite la reconfiguracin consta nte del texto. En este sentido, la literatura propuesta por Rayuela y Tres tristes tigres comparte el espritu del postestructuralismo ya que anticipa con ceptos claves como el texto y la criture o escritura de Roland Barthes.26 Aqu esbozaremos estas teoras y veremos cmo los conceptos del texto y la criture se manifiestan en Rayuela y Tres tristes tigres 26 Decimos que Rayuela y Tres tristes tigres comparten el espritu del postestructuralismo y que anticipan sus conceptos claves ya que los ensayos tericos que examinaremos a continuacin, The Death of the Author y From Work to Text, apar ecen en 1968 y 1971 resp ectivamente, o sea, despus de los textos de Cortzar y Cabrera Infante. Sin embargo, como reco noce el mismo Barthes, las ideas resumidas en sus ensayos ya estaban en circulacin en el campo intelectual (From Work to Text 1475).

PAGE 76

71 Despus, consideraremos las posibles implicaciones ticas del texto y la criture y su importancia en el debate s obre la relacin entre la liter atura y sus referentes sociohistricos y una comprensin mejor del tipo de literatura propuest o por estos textos. En From Work to Text, Barthes distingue entre la obra literaria, que representa un producto cerrado, termina do y reificado destinado a ser ingerido pasivamente por el lector, y el texto literario, un tejido de significantes (1472) en el que no se fijan los significados, que perman ece abierto para que el lector haga las conexiones, o sea, escrib a el texto a su manera27: The Text can be approached, experience d, in reaction to the sign. The work closes on a signified....The Text, on the cont rary, practices the infinite deferment of the signified, is dilatory; its field is that of the signifier and the signifier must not be conceived of as the first stage of meaning, its material vestibule, but, in complete opposition to this, as its deferred action Similarly, the infinity of the signifier refers not to some idea of the ineffable (the unnameable signified) but to that of a playing ... (From Work to Text 1472). Asmismo, en The Death of the Author, Ba rthes define el texto no como una fila de palabras o signos fijos, sino un tejido de significantes que pueden mezclarse de muchas maneras distintas: We know now that a text is not a line of words releasing a single theological meaning (the message of the Author-God) but a multi-dimensional space in which a variety of writings, none of them original, blend and clash. The text is a 27 Veremos en la prxima seccin de este captulo la importancia del lector en la escritura de Rayuela y Tres tristes tigres

PAGE 77

72 tissue of quotations drawn from the innumerable centres of culture (The Death of the Author 1468). Ya que el texto implica la posible construc cin de infinitos signi ficados distintos, la escritura o criture propuesta por Barthes se refier e no al momento en el que un autor se sienta a redactar un texto, sino al proceso de significacin en el que el texto se construye a la par que el l ector lo lee, haciendo las conexiones entre los varios significantes para escribir el texto a su manera. Es cier to que Barthes considera el escribir un performativo28 (The Death of the Author 1468) e insiste que el texto abole o disminuye la distancia entre el leer y el escribir (From Work to Text 1474) y por eso, considera la lectur a del texto y su escritura como dos actos simultneos: The temporality is different. The Author, when believed in, is always conceived of as the past of his own book: book a nd author stand automatically on a single line divided into a before and an after The Author is thought to nourish the book, which is to say that he exists before it, thinks, suffers, lives for it, is in the same relation of antecedence to his work as a fath er to his child. In complete contrast, the modern scriptor is born simultaneous ly with the text, is in no way equipped with a being preceding or exceeding the writing, is not the subject with the book as predicate; there is no ot her time than that of the e nunciation and every text is eternally written here and now (The Death of the Author 1468).29 28 Enunciacin donde el acto o proceso de enun ciarla es ms importante que su contenido. 29 Cabe notar que la nocin de Umberto Eco de una obr a abierta inacabada que invita al lector a entrar en su proceso de significacin no slo es contempornea (1962), sino tambin similiar a los conceptos del texto y la criture de Barthes: las obra s abiertas en cuanto en movimiento se caracterizan por la invitacin a hacer la obra con el autor... toda obra de arte, aunque se produzca siguiendo una explcita o implcita potica de la necesidad, est sustancialmente ab ierta a una serie virtualmente infinita de lecturas

PAGE 78

73 Tambin encontramos las teoras del texto y la escritura detrs de los postulados de los personajes de Rayuela y Tres tristes tigres en sus mltiples conversaciones acerca de la literatura. Por cier to, el concepto de una escritura del texto que posibilita ms creatividad y posibilidades en el proceso de significacin equivale ms o menos a la idea de Bustrfedon en Tres tristes tigres de hacer la lite ratura hablando ya que insiste de la misma manera en la necesidad de una lectura y escritura simultneas en vez de la clausura del pr oceso de significacin por un autor, y manifiesta un deseo de evitar el orden simblico (muchas veces autori tario) representado por la palabra escrita (es importante notar que las teoras de Bust rfedon aparecen inmediatamente despus de sus parodias de siete autores consagrados de la literatura cubana). Bustrfedon les explica a los otros personajes que, la otra literatura hay que escr ibirla en el aire, queriendo decir que haba que hacerla hablando (p. 281) y es verdad que hay un fuerte nfasis en la creacin artstica (en vez de la recepcin pasiva) a lo largo del texto. De hecho, en Tres tristes tigres no slo la literatura se hace hablando, sino tambin la msica; la Estrella siempre canta sin msica (es decir, sin nada para regir la creacin libre de su voz) y al observarla, Cdac obser va que era Noche de ronda y pens, Agustn no has inventado nada, no has compuesto nada, esta mujer te est inventando tu cancin ahora.... Noche de ronda est naciendo esta noche (p. 73, subrayado nuestro). Por cierto, la misma equivalencia entre los actos de leer y escribir aparece en Rayuela donde el mundo se postula como una figura que nosotros dibujamos (o escribimos) a la par que pasamos por l. Se observa en el captulo 73 (el que abre la lectura del tablero) que [n]uest ra verdad posible tiene que ser invencin es decir posibles, cada una de las cuales lleva a la obra a revivir segn una perspectiva, un gusto, una ejecucin personal (Eco 98).

PAGE 79

74 escritura, literatura (p. 545) y Morelli insi ste en una morelliana que el mundo ideal no existe, hay que crearlo como el fnix....D igamos que el mundo es una figura, hay que leerla. Por leerla entendamos generarla (71, p. 540). De la misma manera, el concepto del mundo como una figura que recorremos y dibujamos parece implicar la ausencia de un centro o punto de origen particular en el texto de nuestra realidad, como vemos cuando Horacio le explica a la Maga ausente que ellos dos, con sus di ferentes recorridos por Pars, dibujan una figura ilgica y or iginal sobre la ciudad, algo especialmente significativo si consideramos que Pars trad icionalmente representa el orden de la civilizacin occidental cuya eminencia tanto Horacio como Cortzar rechazan. Horacio describe la figura que estos personajes descentrados dibujan o escriben: Maga, vamos componiendo una figura absurda, dibujamos con nuestros movimientos una figura idnitca a la que dibujan las moscas cuando vuelan en una plaza, de aqu para all, bruscamente dan media vuelta, de all para aqu...frenando en seco y arrancando en el mismo instante en otra direccin, y todo eso va tejiendo un dibujo, una figura, algo inexistente como vos y como yo, como los dos puntos perdidos en Pars que van de aqu para all, de all para aqu, haciendo su dibujo, danzando para nadie, ni siquiera para ellos mismos, una interminable figura sin sentido (34, p. 347). Aunque Cortzar insiste en su entrevista c on Luis Harss que las figuras que nosotros dibujamos tambin forman parte de una fi gura (o constelacin) ms grande, cuyas interrelaciones y verdadera na turaleza desconocemos (278),30 la idea de que nosotros 30 Cortzar describe la nocin de las figuras como el sentimientoque muchos tenemos, sin duda, pero que yo sufro de una manera muy intensade que aparte de nuestros destinos individuales somos parte de figuras que desconocemos. Pienso que todos nosotros componemos figuras.Siento continuamente la

PAGE 80

75 dibujamos nuestra propia figura original a la par que pasamos por el mundo parece anticipar el concepto de la criture de Barthes con su insistencia en el proceso de la lectura y re-creacin simultneas del texto (aqu, el texto de la ciudad) y establece un importante correlato entre la re-escritura creat iva del texto literario, y la re-escritura del texto de nuestro mundo, un correlato cuyas im plicaciones ticas exploraremos antes de cerrar este captulo. Recordemos que en From Work to Text, Barthes relaciona la infinidad del significante, es decir, sus mltiples significados posibiles, con la idea del juego: the infinity of the signifier refers not to some idea of the ineffable (the unnameable signified) but to that of a playing ... (1472). Por eso, no nos sorpre nde que estos textos abiertos tambin se hayan destacado por su aspecto ldico. El mismo Cabrera Infante define la literatura como un juego (en el que entran el autor y sus lectores) en su entrevista con Rita Guibert: Para m la literatura es un juego, un jue go complicado, mental y concreto a la vez, que acta sobre un plano fsic o, la pgina, y los diversos planos mentales de la memoria, la imaginacin, el pensamient o....Siempre escribo para divertirme y despus, si hay lectores que pueden leer lo que escribo y dive rtirse conmigo, junto a m, me regocija que compartamos, a posteriori, esa dive rsin (537-538). El aspecto ldico se destaca en estos textos por ejemplo, en la experimentacin verbal que llevan a cabo los personajes, con la in tencin de jugar con las posibilidades sugerentes del significante o fono para tr atar de crear algo nuevo. Anthony Percival cuenta entre los ejemplos del desescribir en Rayuela (o sea, la experimentacin verbal posibilidad de ligazones, de circuitos que se cierran y que nos interrelacionan al margen de toda explicacin racional y de toda relacin humana (en Harss 278).

PAGE 81

76 que nace de un deseo de ir ms all de formas literarias convencionales) los juegos fonticos y ortogrficos ( por ejemplo en el Renovigo o Peridiko Rebolusionario Bilinge, captulo 49), el fa lso dilogo entre espaoles que imita las convenciones del habla de los peninsulares ( captulo 41), las citas litera rias, letras de canciones y jitanjforas intercaladas a lo la rgo de todo el texto y las mezclas de diferentes idiomas en un solo enunciado (a rose is a rose is a rose April is the cruelest month, cada cosa en su lugar y un lugar para cada ro sa..., captulo 18, p. 209), la incorporacin del lenguaje coloquial argentino o lunfardo y los pasajes escritos en glglico, un lenguaje inventado por la Maga (vase Percival 253). El glglico tal vez ejemplifique mejor la tendencia en Rayuela de experimentar con otros modos de significacin ms all de lo convencional, como vemos en el captulo 68, donde Cortzar juega con las propiedades sugerentes del fono o significante (aunque stas todava se encuen tran regidas por una sintaxis convencional y gramatical) para cr ear una imagen sugere nte y convincente de un encuentro sexual sin recurrir a un lxico tradicional, de manera que el lector pueda imaginarlo a su manera al leer o escribir el fragmento: Apenas l le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clmiso y caan en hidromurias, en salvajes ambonios, en su stalos exasperantes....Y sin embargo era apenas el principio, porque en un moment o dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que l aproximara suavemente sus orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio lo s encrestoriaba, los extrayuxtaba y

PAGE 82

77 paramova, de pronto era el clinn, la es terfurosa convulcante de las mtricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio... (68, p. 533).31 De la misma manera, los personajes de Tres tristes tigres distinguen entre la obra cerrada (aqu literatura) y el texto abierto o juego, insist iendo en su preferencia por el segundo, como vemos en el siguiente dilogo entre Cu y Silvestre: Jugando con la literatura. Y qu tiene de malo eso? La literatura, por supuesto. Menos mal. Por un momento, tem que pudieras decir, el jue go. Seguimos? (p. 452). Es verdad que Tres tristes tigres destaca no slo los resultados sino tambin el proceso de esta experimentacin lingstica (o juego), por ejemplo, cua ndo Bustrfedon, quien parte de la obra maestra de Lewis Carroll, se puso a recrea r, a regalar: Alicia en el mar de villas, Alicia en el Pas que Ms Brilla, Alicia en el Cine Maravillas, Avaric ia en el Pas de las Malavillas, Malavidas, Mavaricia... (p. 227 )32 y entre las propuestas ms ldicas y radicales de los personajes de Tres tristes tigres es la idea de hacer la literatura al azar, 31 Cabe notar que esta experimentacin verbal colo ca a Cortzar como vanguardista en trminos estticos, y es verdad que algunos de los juegos ling sticos del escritor argentino se asemejan a primera vista a la poesa creacionista de Vicente Huidobro, y que los dos escritores rechazan la mmesis de una realidad objetiva en el arte. Comparemos el principio del captulo 52 de Rayuela con los bien conocidos versos del Altazor de Huidobro: Porque en realidad l no le poda contar nada a Traveler. Si empezaba a tirar del ovillo iba a salir una hebra de lana, metros de lana, lanada, lanagnrisis, la natrner, lannapurna, lanatoma, lanata, la natalidad, la nacionalidad, la naturalidad, la lana hasta la nusea pero nunca el ovillo (52, p. 467). Ya viene viene la golondrina / Ya viene viene la golonfina / Ya viene la golontrina / Ya viene la golonchina... (Altazor citado en Forster 760). Sin embargo, es importante recordar que mien tras Huidobro postula la poesa como la creacin de un mundo autnomo separado totalmente de la realidad ex traliteraria del poeta, la experimentacin verbal en Cortzar representa ms bien la reconfiguracin de los significantes que componen el mundo en el que vivimos con la finalidad tica de postular otras ma neras de estructurarla (la finalidad tica de la criture se discutir a continuacin). 32 Vea la nota anterior. Aunque la obra de Guillermo Cabrera Infante aparece demasiado tarde para considerarse parte del vanguardismo literario, sus juegos verbales y gusto por el neologismo tambin recuerdan mucho a la obra de Vicente Huidobro.

PAGE 83

78 tirando dados a una gran lista de palabras (p. 360). Cabe not ar que en otros ejemplos de la experimentacin lingstica, el juego no parece tan azaroso, y hasta se carga de connotaciones polticas, por ejemplo, en la si guiente recreacin de Los zapaticos de Rosa de Jos Mart: Vyal e fia di Via / deifel Fader fidel fiasco / falla mim psicocastro / alf mar sef ms phinas (p. 228). Esto nos lleva a un punto muy importante en nuestro anlisis del aspecto abierto de los textos Rayuela y Tres tristes tigres, porque aunque hemos insistido hasta ahora en el aspecto ldico de la li teratura propuesta por Cortzar y Cabrera Infante, cabe insistir que la nocin de la l iteratura como un juego no implica frivolidad o escapismo. Al contrario, el juego literario propuesto por Cortzar y Cabr era Infante es un juego con implicaciones ticas muy serias, y el potenci al revolucionario detrs de la idea que el texto literario puede escribirse de mu chas maneras diferentes se hace evidente cuando extendemos la reconfiguracin libre del texto literario al tratamiento del texto que tambin es nuestra realidad (recordemos, como vimos en el captulo II, que toda realidad es una construccin del lenguaje, o sea, algo plstico). En otras palabras, la reescritura constante de nuestro mundo equivale a una re-evaluacin c onstante de l y el reconocimiento de que nuestra realidad es al go plstico que puede estructurarse de otras maneras, algo en s muy revolucionario. Reco rdemos tambin que la lectura de un texto y su escritura son actos simultneos que destacan la importancia del proceso de la reconstruccin de la realidad en vez del produ cto reificado que result a si se cierra el proceso de significacin (en es te sentido la obra litera ria equivale a la violencia discursiva e insistencia en una sola realidad mitificada).

PAGE 84

79 Guillermo Cabrera Infante, al hablar sobre las posibilidades de las palabras, que pueden organizarse de infinitas maneras dis tintas sobre la pgina en blanco (lese mundo prediscursivo) dest aca la importancia del proceso de la escritura y correccin eterna del texto, y manifiesta su disgusto por la obra terminada, que por extensin representa una realidad autoritaria que ha de jado de custionarse. Cuando Rita Guibert le pregunta si se corrige mucho, el autor responde: Eternamente, la tarea de correccin no term ina para m ni siquiera cuando un libro est impreso. No comprendo a esos escrit ores que hablan de cuando un libro est terminado, queriendo decir escrito, pasado en limpio o impreso, segn los casos, entonces deciden olvidarse de l. Esa es otra ficcin propagada por el siglo XIX, siglo nefasto en todas sus expresiones pblicas porque estaban teidas de tanta ficcin y tanta mistificacin presenadas [sic] como ciencias. Para m un libro siempre es factible de correccin y de mejora porque la perfeccin no es un estado sino una meta (p. 538, subrayado nuestro). De la misma manera, Santiago Cols observa un leitmotivo de invencin que subraya toda la produccin literaria de Julio Cortzar, o sea, una re configuracin constante de los elementos de nuestra realidad ya dada para sugerir otras posibles c onstrucciones de ella (2-5), ejemplificada en Rayuela segn Cols, por la metfo ra del caleidoscopio siempre cambiable que aparece en el captulo 36 (Cols 9). El mismo Barthes reconoce en The Death of the Author el correla to entre el texto literario y el texto de nuestro mundo (life never does more than imitate the book 1469) y el poder revoluc ionario detrs del concepto del texto y la escritura:

PAGE 85

80 literature (it would be be tter from now on to say writing ), by refusing to assign a secret, an ultimate meaning, to the text (and to the worl d as text), liberates what may be called an anti-theological activity, an activity that is truly revolutionary since to refuse to fix meaning is, in the end, to refuse God and his hypostases reason, science, law (The Death of the Author 1469).33 Los conceptos del texto y la escritur a tambin ayudan a destacar la falacia de los argumentos de crticos como Oscar Collazos, quien vea en la experimentacin lingstica de escritores como Cortzar una explosin apocalptica del lenguaje o del instrumento verbal que se agotar por falta de relacin con la r ealidad que lo produce (25) sin reconocer que la revol ucin lingstica y literaria lle vada a cabo en textos como Rayuela significaba no la creacin de un m undo autnomo, sino la deconstruccin y reconstruccin revolucionaria de la realidad mitificada. Por eso, aunque Cabrera Infante insiste que [n]o puede haber libro ms apol tico en la historia de la literatura latinoamericana que Tres tristes tigres no le sorprende que el texto haya sido prohibido en la Cuba fidelista, porque [n]o hay tam poco libro ms libre y, como explica el autor, toda libertad es subversiva. Los regme nes totalitarios temen ms a la libertad individual que los vampiros a la cruz (Gui bert 544). Por cierto, una visin del mundo como un texto capaz de ser ledo (o ms bien, escrito) de di ferentes maneras no concuerda con los fines homogeneizantes de regmenes y discursos autoritarios. 33 Barthes tambin reconoce en From Work to Text que the text participates in its own way in a social utopia; before History (supposing the latter does not opt for barbarism), the Text achieves, if not the transparence of social relations, that at least of language relations: the Text is that space where no language has hold over any other, where languages circulate (1475).

PAGE 86

81 II. La muerte del autor y el nacimiento del lector cmplice En nuestra discusin de los conceptos de l texto y la escritura y su importancia para una comprensin mejor del tipo de literatura propuesto por Rayuela y Tres tristes tigres nos hemos enfocado hasta ahora en la manera en que los mismos autores y personajes como Morelli y Bustrfedon llevan a cabo una deconstruccin del mundo literario. Sin embargo, aun ms importante que la deconstruccin de la realidad y experimentacin lingstica llev adas a cabo por los autores y sus personajes dentro de sus textos, es su incitacin al lector para que ste lleve a cabo la reconstruccin y reconfiguracin del texto literario a su manera. Para nosotros, es en esta incitacin al lector en que radica gran parte del valor tico de Rayuela y Tres tristes tigres y el tipo de literatura que proponen ya que esto s textos, al otorgarle al le ctor la responsabilidad de reconstruir su mundo literario, lo ayudan a formar una percepcin ms activa no slo en su acercamiento al texto literario, sino tambi n en su acercamiento al texto de su mundo o realidad. Aunque la participacin del lector en la escritura de l texto literario tal vez sea obvia para el lector contemporneo, cabe notar que en el contexto histrico en el que escribieron Cortzar y Cabrera Infante (o sea, el contexto latinoamericano revolucionario) el lector fue relegado al papel del receptor pasivo del texto literario, y autores como Mario Benedetti, Oscar Collazo s y Alejo Carpentier no slo preferan que el lector aceptara pasivamente su versin de la realidad, sino que tambin parecan desconfiar en la capacidad de su lector de pa rticipar activamente en la reconstruccin de su sociedad y aportar ideas nuevas productivas. Recordemos que segn Carpentier, el escritor ha sido dotado del tale nto especial de interpretar a su pueblo y darle una forma

PAGE 87

82 a su mensaje (166). Como veremos a conti nuacin, Cortzar y Cabr era Infante son ms modestos ya que dejan que el lector sea libre para interpretar y dar forma a su realidad. Mario Benedetti manifiesta una curiosa falta de fe en las capacidades crticas e intelectuales de sus lectores (quienes aparen temente deben ser protegidos por el autor) cuando regaa a Heberto Padilla por haber rebajado ese estado de nimo colectivo que tantas fatigas ha costado crear (31). A n ms preocupante es la posicin de Oscar Collazos, quien desconfa en la tarea literaria deconstruccionista (por bien intencionada que sea) en una sociedad en vas de construccin (como la sociedad cubana posrevolucionaria) porque aparentemente teme que el lector no sea capaz de entender bien las intenciones del autor: Los esquemas liberales del escritor en plan perenne de subversin seguramente son vlidas frente a un mundo en descom posicin. Pero la palabra subversin trasladada a otro contexto, a otro tipo de sociedad, pierde su significacin; la pierde frente al socialismo....Es que, en trminos generales, se puede ser disolvente, subversivo, peligrosamente combativo en una sociedad en descomposicin. Cuando una sociedad est en vas de construccin (enfrentada a todas las amenazas de un enemigo real...) el significado de las palabras se hace equvoco los esquemas se destrozan, la buena fe y los actos sentimentales se resienten....En una revolucin cada carta barajada es una carta clara. Las palabras, cuando el lenguaje est rees tructurndose, con el tono de una nueva conducta y de un nuevo tipo de relaciones culturales y sociales, se vuelven rigurosamente significantes (36-37, subrayado nuestro).

PAGE 88

83 A diferencia de lo que piensan Benedett i, Carpentier y Collazos, Julio Cortzar y Guillermo Cabrera Infante no slo tienen ms fe en sus lectores, sino que la antigua idea de la eminencia del autor les parece risible y queda totalmente destruida en sus textos, como vemos en la parodia constante de los nombres propios de autores consagrados en Tres tristes tigres.34 De hecho, para Cortzar y Cabrera Infante, el lector no slo puede participar en la construccin del texto literario, sino que debe hacerlo, para que llegue a formarse una percepcin ms activa no slo en su acercamiento al texto literario, sino tambin en su acercamiento al te xto extraliterario, es decir, su realidad. Es verdad que en el captulo 79 de Rayuela Morelli habla de la necesid ad de incitar a un lector cmplice que escriba el texto al mismo tiempo que el autor (aqu Cortzar parece anticipar el concepto de la escritura de Bart hes): [p]osibilidad ter cera: la de hacer un cmplice, una camarada de camino. Simultane izarlo, puesto que la lectura abolir el tiempo del lector y lo trasladar al del autor. As el lector podra lle gar a ser copartcipe y copadeciente de la experienci a por la que pasa el novelista, en el mismo momento y en la misma forma (79, p. 560), pues lamenta que la nove la [c]omo todas las criaturas de eleccin del Occidente...se contenta con un orden cerrado (79, p. 559) y aparentemente no quiere que el lector caiga en el mismo esta do de pasividad que el lector de la novela tradicional (su mal-definido lector-hembra) ya que este tipo de novela malogra la bsqueda al limitar al lector a su mbito, m s definido cuanto mejor sea el novelista (79, p. 559). Para Morelli (al igual que Cortzar y Cabrera Infante), t oda percepcin de la realidad es parcial y por eso, concibe de la realidad no como cine, sino fotografa ya 34 El texto de Cabrera Infante describe como mamuts de la pedancia que se han extinguido el MoCideno Jaimes Joiyce y Eesra Pounk (p. 241) e incluye a Ortega und Gasset y Unmonos en su lista de Filsofos ms Ilustrados (p. 292).

PAGE 89

84 que no podemos aprehender la accin sino tan slo sus fragmentos eleticamente recortados (109, p. 646), y por es o, insiste en que la literatura tambin sea fragmentaria, como una serie de fotos inconexas, cuyos puentes o interconexiones deben ser inventadas por el lector (109, p. 647). Por cierto, hay pocas narraciones ms fragmentarias que Rayuela un texto dividido en 155 captulo s que se pueden organizar de varias maneras (presumiblemente ms que las dos indicadas por el Tablero de direccin), lo cual obliga al lect or a ser ms activo en su lectura. Adems, como observa Santiago Juan Navarro, Rayuela es un texto tan abierto que el lector ni siquiera sabe el destino de sus dos protagonis tas principales, es decir, si Horacio y la Maga se han suicidado o no (238) Asmismo, Juan Navarro insiste que la importancia de la bsqueda de otras real idades posibles y la indagacin activa del mundo es un aspecto fundamental de Rayuela tanto al nivel de su forma como su contenido ya que el lector cmplice, al igual que Horacio, participa en una bsqueda constante de otras perspectivas de la rea lidad (236). Asmismo, los huecos o gaps que existen en la narracin (por ejemplo, lo que pas entre la detencin de Horacio y la clocharde en Pars y el regreso del primero a Buenos Aires) provocan la imaginacin activa del lector, lo cual ha lleva do a algunos crticos a relacionar Rayuela con las teoras del Reader Response de Iser (vase Juan Navarro 241242 y Percival 241). De hecho, segn Percival, la propuesta de Rayuela es aun ms radical, ya que no slo se encuentran en el texto huecos en la narracin, sino tambin huecos espaciales ya que el lector, al ir de captulo en captulo, se libra constantemente de la pgina escrit a (pues los captulos no se publican en orden) lo cual excita aun ms su imaginacin.

PAGE 90

85 Cabe notar que la presentacin fragmentaria de Rayuela no implica la ausencia total de su autor (su muerte, como dir a Barthes) y no podemos negar el didactismo detrs de la contraposici n de ciertos captulos, por ejemplo, los captulos 14 y 114, ledos consecutivamente segn el orden indica do por el tablero. Como indicamos en el segundo captulo del presente estudio, la contra posicin de las fotos de tortura china de Wong y un recorte de prensa sobre una ejecucin en la carcel de San Quintn tiene la finalidad muy didctica de deconstruir la oposicin binaria orient al/occidental que nos permite denunciar las fotos como tortura y aceptar pasivamente la ejecucin estadounidense como castigo. Sin embargo, a pesar de este didactismo, es obvio que Rayuela por medio de este tipo de contrapos icin, quiere por lo menos demostrar qu tipo de conexiones el lector activo debe hacer con respecto a su mundo, aunque no sea siempre provocado explcitamente, como en este caso. La teora del lector cmplice no se hace tan explcita en Tres tristes tigres como en el caso de Rayuela (no existe un Morelli teori zante, sino un Bustrfedon ms juguetn), sin embargo, el texto de Cabrera Infante es un texto igualmente abierto que involucra al lector de la misma manera. El bieta Sk odowska insiste que Tres tristes tigres de Cabrera Infante simbolizajunto a Rayuelael apogeo de la hora del lector,... (70) y Reynaldo Jim nez opina que el ataque al lenguaje literario tradicional y su carcter monolgico (que nos otros examinamos en el cap tulo anterior) tambin se extiende en el texto de Cabrera Infante al lector pa sivo, lo cual lleva al autor a presentarlo con una narracin fragmentaria para impulsarl o a ser ms activo (116). Por cierto, el lector tiene que mantenerse muy despierto pa ra darse cuenta que el Mr. Campbell que se presenta en la Tropicana en la pgina 17 es el mismo que na rra su viaje a Cuba en la

PAGE 91

86 pgina 185, o que el joven humilde Arsenio y la concubina que se encuentran en la casa de un general de Batista en la pgina 60 son el mismo Arsenio Cu y Magalena de Bachata, el captulo final. Adems, Sharon Magnarelli define Tres tristes tigres como un texto escribible o writerly en el ttulo de su artculo ya que el texto cuenta con catorce voces en primera persona. Segn Magnarelli, el yo tradici onalmente aporta unidad al texto (sabemos, por ejemplo, que en el caso de la novela picar esca puede ser la nica unidad que se le otorga), pero en este caso, el lector tiene que ser activo pa ra poder distingui r entre tantas voces dispersas (322) especialmente si tomamo s en cuenta el hec ho de que estas voces muy pocas veces se identifican explcitamente. Es interesante que la propuesta de Morelli en Rayuela de un texto abierto en el que de jara en blanco el nombre de los personajes, para que en cada caso esa supuest a abstraccin se resolviera obligadamente en una atribuicin hipottica (115, p. 657) se lleva a la prctica en Tres tristes tigres donde los dilogos entre los personajes pueden extenderse po r varias pginas sin que ninguno de ellos se identifique. Por esta y otra s razones, la literatura aparece como un ejercicio en estos textos, que entrena al lector a ser ms activo en su acercamiento y desafo al texto extraliter ario que es su realidad.35 III. La metaficcin y auto-reflexividad En este captulo hemos visto cmo Ju lio Cortzar y Guillermo Cabrera Infante proponen la literatura como un text o abierto (o tejido de sign ificantes) en el que entra un lector cmplice para hacer las conexiones en tre los significantes y escribir el texto a 35 Asmismo, Umberto Eco habla de la forma arts tica como una metfora epistemolgica que se relaciona con la manera en que una cultura ve su rea lidad (88-89). En este sentido, podramos decir que Rayuela y Tres tristes tigres no slo son obras abiertas sino tambin metforas epistemolgicas para una nueva manera de ver el mundo como un texto que se pu ede deconstruir y reconstruir de diferentes maneras.

PAGE 92

87 su manera, tomando as un papel ms activo en su acercamiento al texto literario, lo cual puede traducirse a una percepci n y actitud ms activas frente al texto que tambin es su realidad extraliteraria, para que reconozca y combata la vi olencia discursiva operante en ella. Pero antes de entr ar en nuestras conclusiones, que remos esbozar brevemente otra caracterstica de los textos de Cortzar y Cabrera Infa nte que tal vez nos ayude a comprender mejor su visin de la literatura y su relacin con sus referentes sociohistricos. Especficamente, examinaremos las caractersticas metaficcionales de estos textos. La presencia de la metaficcin en Rayuela y Tres tristes tigres es significativa porque las narrativas metaficcionales se caracterizan por definicin por su autoreflexividad y el hecho de que estn concientes de su propio carcter textual, o sea, de construccin; es decir, est n concientes de que no existen como una unidad autnoma, sino que slo constituyen una sola de la multitud de posibles construcciones, al igual que nuestra realidad. Ya que admiten su car cter textual y no trat an de presentar su realidad como algo pre-existente o incues tionable, las metaficciones son otro medio eficaz para combatir la violencia disc ursiva y mitificacin de la realidad. La metaficcin est presente en Rayuela no slo en el tablero de direccin que indica desde el principio las diferentes maneras de leer el texto, sino tambin en el personaje de Morelli, un autor experimental estudiado por el Club de la Serpiente y posible alter-ego de Cortzar. Es verdad que muchas de las teoras de la novela expuestas por Morelli, quien reflexiona sobre el lenguaje y el papel de la literatura dentro del texto, se llevan a la prctica en Rayuela Al igual que Morelli postula la literatura como una serie de fotos inconexas cuyos puentes...debera presumir los o inventarlos el

PAGE 93

88 lector (109, p. 647), la fragmentacin de la narracin de Rayuela en 155 captulos le exige al lector que ayude a reconstruir el texto activamente como acabamos de demostrar. Asmismo, la filosofa detrs de la observac in de Morelli que [m]i libro se puede leer como a uno le d la gana (154, p. 737) es de cir, que los captulos se pueden leer en cualquier orden de manera que se permita la libre reconfiguracin de los elementos (o significantes) que componen el texto, tambin es aparente en la filosofa detrs del tablero de direccin que Cortzar incorpora a su texto. Por fin, el captulo 60, en el que se observa que Morelli elimin una lista de acknowledgements (o influencias) de su texto ya que todos parecan demasiado obvios (60, p. 519) explica el motivo detrs de la libre incorporacin de citas literarias y letras de cancion es a lo largo de Rayuela pues indica que Cortzar, al igual que Morelli (y Borges, quien los precede) est conciente del hecho de que el texto o tejido de significante s con que el trabaja no es un texto original y que slo forma parte del gran texto que es nuestra realidad, que a su vez ya ha sido tratado por varios otros es critores anteriormente. De la misma manera, la presencia de la metaficcin o auto-reflexividad lingstica en Tres tristes tigres destaca la materialidad del lenguaje y la manipulacin detrs de toda recreacin de la realidad por medio del lenguaje, especialmente en la seccin del texto titulada Los visitantes en la que un tal Mr. Campbell describe su viaje a Cuba y todo lo que encuentra all desde su lim itada perspectiva de un norteam ericano etnocentrista. Este cuento, que es realmente el producto artstico de un profes or de Espaol norteamericano, se nos presenta en cuatro versiones distinta s, que incluyen los reparos de la Sra. Campbell (otro personaje ficticio) y las traducciones al espaol de Rine y Silvestre. Las cuatro versiones distintas ayudan a resaltar la materialidad del discurso literario y cmo

PAGE 94

89 el lenguaje manipula toda re-creacin de la realidad ya que resaltan el proceso de la construccin de la r ealidad por el lenguaje; las prim eras versiones todava se nos presentan con algunos fragmentos tachados con una lnea negra, y algunas traducciones del ingls poco apropiadas que tendran que ser revisadas despus (por ejemplo, tiburn del prestamista para loan shark p. 216). Segn Stephanie Merrim, la traduccin presenta otro problema en la traicin de la realidad por el lenguaje, especialmente cuando consideramos que las diferentes traduc ciones de Rine y S ilvestre nos presentan con dos posibilidadesuna traduccin que fluye bien en el segundo idioma pero sin seguir el texto original al pie de la letra, y otra, ms litera l, pero que resulta ms extraa en el espaol (Merrim 106-107). Para Cabrer a Infante, es importante que el lector cmplice est conciente de la imposibilidad de reflejar una sola realidad por medio del lenguaje ya que la realidad es una construccin del lenguaje. Como observa Juan Mestas, mientras escritores realistas como Galds se esconden detrs de un narrador objetivo para que todo lo que presentan parezca ms r eal, en el caso de escritores como Cabrera Infante vemos los hilos, las luces, la tram oya (63-64) (la nota que le pide la segunda traduccin a Silvestre aun est firmada por un tal GCI). Por eso, no nos sorprende que El bieta Sk odowska haya observado la inexistencia de la autoparodia (una forma de metaficcin y auto-reflexividad) en la narra tiva de la revolucin cubana (30), pues sta resalta el hecho de que ningn discurso se pue de arrogar autoridad ya que es slo una construccin del lenguaje. En conclusin, nuestros textos abiertos y metaficcionales no slo se niegan a participar en la presentacin de una sola ve rsin parcial de la realidad, sino que tambin dejan que el lector entre en su proceso de significacin. Aunque Rayuela y Tres tristes

PAGE 95

90 tigres son narraciones ldicas y fr agmentarias, es importante reconocer que no quedan en la deconstruccinsi no llevan a cabo la reconstruccin de su universo literario, es slo porque insisten en que su lector lo ha ga, para que llegue a formar una percepcin ms activa no slo en su acercamiento al texto literario, sino tambin en su acercamiento al texto de su realidad. Segn Rayuela y Tres tristes tigres debemos tratar nuestro mundo (es decir, nuestro texto extraliterario) como literatura tambin, deconstruyndolo y reconstruyndolo constantemente para desa fiar la violencia discursiva y la mitificacin de la realidad imperantes en l.

PAGE 96

91 CONCLUSIONES: Del ser al verbo, no del verbo al ser: Vivir como la literatura Lenguaje quiere decir resi dencia en una realidad.... Aunque sea cierto que el lenguaje que usamos nos traiciona....Hay que re-vivirlo, no reanimarlo. ( Rayuela 99, p. 613-614) En esta tesis hemos examinado el papel de la literatura y su relacin con sus referentes socio-histricos, es deci r, su realidad extraliteraria, segn Rayuela y Tres tristes tigres Ahora resumiremos brevemente algunas de nuestras conclusiones para tratar de contestar la pregunta cmo aparece la literatura en estos textos? En el captulo II, vimos que a pesar de una llamada por una literatura comprometida polticamente en el contexto latinoamericano revoluc ionario de los aos sesenta, Julio Cortzar y Guillermo Cabrera Infante se niegan a participar en la presentacin de una sola realidad parcial mitificada como la nica o la verdadera, ya que estn concientes de la violencia discursiva y mitificacin de la realidad que existen en el espacio extraliterario. Como demostramos, sus textos abiertos y ldicos no nacen de un escapismo o nihilismo, sino de una concepcin ms rica y radical del lenguaje, segn la cual ste no refleja una realidad pr e-existente, sino que crea o significa la que percibimos como real dentro de las estruc turas discursivas vigent es de la sociedad. Su visin de la realidad como una construc cin del lenguaje compar te el espritu del postestructuralismo y las ideas de pensador es como Michel Foucault y Roland Barthes. En el captulo III, vimos cmo una visin de la realidad como algo plstico y el lenguaje como una parte inseparable de ella lleva a Cortzar y a Cabrera Infante a parodiar las pretensiones de m mesis, universalidad, objetividad y totalidad en el lenguaje

PAGE 97

92 literario. Sus parodias de Galds y siete autores consagrados del cnon cubano sirven para destacar la historicidad y materialidad del lenguaje ya que los lenguajes de estos autores, que antes nos parecan naturales, ahora resultan irnicos o humorsticos en los nuevos contextos discursivos aportados por Cortzar y Cabrera Infante. De la misma manera, las siete recreaciones de La muerte de Trotsky de Guillermo Cabrera Infante subrayan el hecho de que di ferentes lenguajes pueden cr ear o significar diferentes realidades en diferentes contextos. En el captulo IV, vimos que las propuestas de Cortzar y Cabrera Infante no quedan en la deconstruccin de la realidad y la obra literaria. Si estos textos metaficcionales, abiertos y ldicos no llevan a cabo la reconstruccin o reconfiguracin del universo literario, es porque insisten en que su lector lo haga, haciendo las conexiones entre los diferentes fr agmentos y significante s para escribir el texto a su manera, formando as una percepci n ms activa en su acercamiento al texto literario que puede traducirse a una percep cin ms activa en su acercamiento al texto que tambin es su realidad. Para nosotros, es en esta incitacin al lector a tratar su realidad como un texto y no aceptar pasivamente la realidad parcial que se le presenta donde se encuentra la mayor parte del valor tico de estos textos y su propio carcter comprometido. Podemos concluir de todo esto que en Rayuela y Tres tristes tigres, la literatura aparece como una actitud vital existencial: debemos vivir como la literatura, tratando nuestra realidad como un texto, deconstr uyndolo y reconstruyndolo constantemente para que ningn lenguaje pueda instalarse como un discurso autoritario que ha dejado de cuestionarse. Aunque es cierto que esta propuesta de una deconstruccin y

PAGE 98

93 reconstruccin constante de la realidad puede parecer utpica,36 o aun peligrosa a primera vista, ya que seguramente es necesario toma r posiciones ms concretas para conseguir cambios sociales y polticos duraderos, cabe notar que nuestros textos no niegan la necesidad de vivir y obrar desde un discur so, pero, como enfatiza Horacio Oliveira, nuestros planes y propuestas nunca deben dejar de cuestionarse y re-evaluarse, es decir, nunca deben convertirse en mitos o discursos autoritarios. Para Oliveira, tenemos que obrar tentativamente, tomando posiciones, pero sin insistir en ellas como la nica posibilidad: nos queda la amable posibilidad de vivir y de obrar como si eligiendo hiptesis de trabajo, atacando como Morelli lo que nos parece ms falso en nombre de alguna oscura sensacin de certidumbre... (99, p. 622). De la misma manera, es aparente al final de Tres tristes tigres cuando regresa el da y el reino del discurso y el orden social, que es igualmente peligroso vi vir totalmente fuera del discurso de una sociedad ya que esto slo resulta en una impotencia, como vemos en el desesperado monlogo de la loca que constituye el ep logo del texto, y, segn Stephanie Merrim, draws the fine line between anti-language and the language of madness (115); es decir, segn Tres tristes tigres hay una gran distancia entre la reconfiguracin del discurso de la sociedad y el escape total de l. Entonces, es obvio que estos textos no proponen ningn escapismo, sino que mantienen que cualquier cambio social tiene que efectuarse partiendo de esta realidad, en la forma de una reconfiguracin de sus elem entos ya dados, como ejemplifica bien la 36 Segn Jean Franco, quien admira la obra de Cortza r pero opina que su literatura no logra convertir la transformacin tica del individuo en una prctica social viable: [u]to pia and everyday life are then the complementary aspects of Cortzars writing.it is possibl e to consider his writing as a serious, if flawed, attempt to constitute a new and more adequate rapport between literature and reality, by transforming both into practice (Julio Cortzar: Utopia and Everyday Life 111).

PAGE 99

94 hermosa metfora del calidoscopio en Rayuela como observa Santiago Cols (9). Asmismo, Horacio Oliveira explica (valindose de la metfora de la rayuela) que el camino al cielo, o una vida mejor, est en la misma tierra en la que vivimos: no ya subir al Cielo (subir, palabra hipcrita, cielo, flat us vocis), sino caminar con pasos de hombre por una tierra de hombres hacia el kibbutz all lejos pero en el mismo plano, como el Cielo estaba en el mismo plano que la Tierra en la acera roosa de los juegos, y un da quiz se entrara en el mundo donde decir Cielo no sera un repasador manchado de grasa, y un da alguien vera la verdadera figura del mundo, patterns pretty as can be, y tal vez, empujando la piedra, acabara por entrar en el kibbutz (36, p. 369, subrayado nuestro). Aunque tal vez no podamos llegar a conocer la verdadera figura del mundo de la que habla Horacio (si es que una sola figura existe) todava podemos indagar sobre el carcter de nuestra realidad constantemente para aprender ms sobre nuestra existencia y sugerir nuevas maneras de ver y vivir, sin descartar nunca ningn otro lenguaje o ninguna posibilidad. En fin, el papel de la literatura ta l como aparece en Rayuela y Tres tristes tigres no es el de presentar una sola versin mitificada de la realidad. Al contrario, nosotros los lectores debemos tratar nuestra realidad como literatura.

PAGE 100

95 REFERENCIAS Amors, Andrs. Introduccin. Rayuela Por Julio Cortzar. Madrid: Ctedra, 2005. Bakhtin, M. M. Discourse in the Novel. The Dialogic Imagination: Four Essays Ed. Michael Holquist. Austin, TX: U of Texas P, 1981. 259-422. Barrenechea, Ana Mara. Rayuela una bsqueda a partir de cero. En Rayuela Coord. Julio Ortega y Sal Yu rkievich. Espaa: Archivos, 1991. 677-680. Barthes, Roland. From Work to Text. The Norton Anthology of Theory and Criticism Ed. Vincent B. Leitch. New York: W.W. Norton and Company, 2001. 14701475. ---. Myth Today. Mythologies Nueva York: Hill and Wang, 1972. 109-159. ---. The Death of the Author. En The Norton Anthology of Theory and Criticism Ed. Vincent B. Leitch. New York: W.W. Norton and Company, 2001. 14661470. Benedetti, Mario. Situacin actual de la cultura cubana. En Literatura y arte nuevo en Cuba Barcelona: Editorial Estela, 1971. 7-32. Cabrera Infante, Guillermo. Tres tristes tigres. Barcelona: Seix Barral, 2005. Carpentier, Alejo. Papel social del novelista. En Literatura y arte nuevo en Cuba Barcelona: Editorial Estela, 1971. 153-169. Chiguluri, Rachel Roth. The Politics of Discourse and the Discourse of Politics in Tres Tristes tigres . Revista de Estudios Hispnicos 37 (2003): 249-269.

PAGE 101

96 Cols, Santiago. Inventing Autonomies: Meditations on Julio Cortzar and the Politics of Our Time. CR: The New Centennial Review 5 (2005): 1-34. Collazos, Oscar. La encruc ijada del lenguaje. En Literatura en la revolucin y revolucin en la literatura Mxico: Siglo Veintiuno Editores, 1970. 7-37. Cortzar, Julio. Carta. Casa de las Amricas 8.45 (1967): 5-12. ---. Literatura en la revolucin y revolucin en la literatura: Algunos malentendidos a liquidar. En Literatura en la revolucin y revolucin en la literatura. Mxico: Siglo Veintiuno Editores, 1970. 38-77. ---. Rayuela Madrid: Ctedra, 2005. Cosgrove, Ciaran. Discursive Anarchy or Crea tive Pluralism?: The Cases of Cortzar and Puig. Modern Language Review 90 (1995): 71-82. Eco, Umberto. Obra abierta Barcelona: Planeta, 1992. Fornet, Ambrosio. El intelectual en la revolucin. En Literatura y arte nuevo en Cuba Barcelona: Estela, 1971. 33-37. Forster, Merlin H. Vicente Huidobro. En Latin American Writers Eds. Carlos A. Sol y Maria Isabel Abreu. New York: Scribners, 1989. 755-764. Foucault, Michel. The Discourse on Language. The Archaeology of Knowledge and The Discourse on Language New York: Pantheon/Tavistock, 1972. 215-237. Franco, Jean. Julio Cortzar: Utopia and Everyday Life. Inti 10-11 (1979-1980): 108-118. ---. The Crisis of the Liberal Imagination and the Utopia of Writing. Ideologies and Literature 1 (1976-1977): 5-24.

PAGE 102

97 Fuentes, Carlos. Rayuela : la novela como caja de Pandora. Mundo Nuevo 9 (1967): 67-69. Guibert, Rita. Guillermo Cabr era Infante: Conversacin sobre Tres Tristes Tigres. Revista Iberoamericana 37 (1971): 537-554. Harss, Luis. Los nuestros. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1969. Hutcheon, Linda. Modern Parody and Bakhtin. Rethinking Bakhtin: Extensions and Challenges. Ed. Gary Saul Morson y Caryl Emerson. Evanston, Illinois: Northwestern UP, 1989. 87-103. Jimnez, Reynaldo L. Guillermo Cabrera Infante y Tres tristes tigres Miami: Ediciones Universal, 1977. Jones, Julie. The City as Text: Reading Paris in Rayuela . Revista Canadiense de Estudios Hispnicos. 15 (1992): 223-234. Juan-Navarro, Santiago. Un tal Morelli: Teora y prctica de la lectura en Rayuela de Julio Cortzar. Revista Canadiense de Estudios Hispnicos 16 (1992): 235-252. King, John. The Boom of the Latin American novel. The Cambridge Companion to the Latin American Novel Ed. Efran Kristal. Un ited Kingdom: Cambridge UP, 2005. 59-80. Luis, William. Lunes de Revolucin : Literature and Culture in the First Years of the Cuban Revolution. Guillermo Cabrera Infante: Assays, Essays, and Other Arts Ed. Ardis L. Nelson. New York: Twayne, 1999. 16-38. Magnarelli, Sharon. The Writerly in Tres tristes tigres . The Analysis of Hispanic Texts: Current Trends in Methodology: Second York Colloquium Ed. Lisa E. Davis e Isabel C. Tarn. New York: Bilingual Press, 1976. 321-335.

PAGE 103

98 Martin, Gerald. Narrative since c. 1920. A Cultural History of Latin America: Literature, Music and the Visual Arts in the 19th and 20th Centuries Ed. Leslie Bethell. United Kingdom: Cambridge UP, 1998. 133-225. Merrim, Stephanie. A Secret Idiom: The Grammar and Role of Language in Tres Tristes Tigres . Latin American Literary Review 8 (1980): 96-117. Mestas, Juan E. Realidad, Lenguaje; Literatura: Tres tr istes tigres. Sin Nombre 5 (1974): 62-70. Mills, Sara. Michel Foucault. London: Routledge, 2003. Morson, Gary Saul. Parody, History, and Metaparody. Rethinking Bakhtin: Extensions and Challenges. Ed. Gary Saul Morson y Caryl Emerson. Evanston, Illinois: Northwestern UP, 1989. 63-86. Pearce, Lynne. Bakhtin and the dialogic principle. Literary Theory and Criticism: An Oxford Guide Ed. Patricia Waugh. New York: Oxford UP, 2006. 223-232. Peavler, Terry J. Cabre ra Infantes Undertow. Structures of Power: Essays on Twentieth-Century Spanish American Fiction Ed. Terry J. Peavler y Peter Standish. Albany: Stat e University of New York Press, 1996. 125-143. Percival, Anthony. Reader and Rayuela . Revista Canadiense de Estudios Hispnicos 6 (1982): 239-255. Rodrguez Coronel, Rogelio. Una re-visin ideolgica de Rayuela . Inti 22-23 (1985-1986): 91-99. Rodrguez Monegal, Emir. Estructura y significaciones de Tres tristes tigres . Sur 320 (1969): 38-51. 25 April 2006 .

PAGE 104

99 Rose, Margaret A. Summary of past theories and uses of parody. Parody: Ancient, Modern and Postmodern Cambridge: Cambridge UP, 1993. 279-283. Selden, Ramon, Widdowson, Peter y Brooker, Peter. A Readers Guide to Contemporary Literary Theory United Kingdom: Pearson, 2005. Siemens, William L. Guillermo Cabrera In fante and the Divergence of Revolutions: Political Versus Textual. Literature and Revolution. Ed. David Bevan. Atlanta: Rodopi, 1989. 107-119. Sk odowska, El bieta. La parodia en la nueva no vela hispanoamericana (1960-1985) Philadelphia: John Benjamins Publishing, 1991. Standish, Peter. Understanding Julio Cortzar Columbia, SC: U of South Carolina P, 2001. Swanson, Phillip. The Post-Boom novel. The Cambridge Companion to the Latin American Novel Ed. Efran Kristal. United Kingdom: Cambridge UP, 2005. 81101. Updike, John. Infante Terrible. The New Yorker 29 January 1972: 91-94. Vidal, Hernn. En torno a Ju lio Cortzar: Problemtica sobr e la vigencia histrica de las formas culturales. Inti 10-11 (1979-1980): 69-77. ---. Julio Cortzar y la Nueva Izquierda. Ideologies and Literature 2 (1978): 45-67. Yurkievich, Sal. Mate, tango y metafsica. Inti 22-23 (1985-1986): 17-27.


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govstandardsmarcxmlschemaMARC21slim.xsd
leader nam Ka
controlfield tag 001 001913828
003 fts
005 20071017103355.0
006 m||||e|||d||||||||
007 cr mnu|||uuuuu
008 071017s2007 flu sbm 000 0 spa d
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a E14-SFE0001955
035
(OCoLC)174511601
040
FHM
c FHM
0 041
spa
049
FHMM
090
PQ6032 (ONLINE)
1 100
Laureano, Erin N.
245
Literatura, lenguaje y "realidad" :
b la relacion entre la literatura y sus referentes socio-historicos segun Rayuela y Tres tristes tigres
h [electronic resource] /
by Erin N. Laureano.
260
[Tampa, Fla] :
University of South Florida,
2007.
3 520
ABSTRACT: The purpose of the present study is to examine the theme of literature in Rayuela (Julio Cortzar, 1963) and Tres tristes tigres (Guillermo Cabrera Infante, 1967), taking into account the importance of this theme within the socio-historical and intellectual context of 1960's Latin America, an era characterized not only by the triumph of the Cuban Revolution in the political field, but also the height of poststructuralist literary theory, which arrives in Latin America via Europe. As we will see, the convergence of these two historical and literary moments implies the co-existence in Latin America of a call for a politicized literature that supports revolutionary efforts, and a crisis in terms of our ideas about language and its possibilities of representation with great implications for any critical debate regarding literature and its relation to extra-literary "reality". We will first present an overview of the critical debates regarding the "role" of literature and its ^relationship with extra-literary "reality" in the context of revolutionary Latin America, focusing on specific criticism of Rayuela and Tres tristes tigres. We will see that in spite of the fact that some revolutionary criticism has accused these texts of nihilism and escapism due to their playful, open structures, a reconsideration of Rayuela and Tres tristes tigres in light of the Poststructuralist theories of Michel Foucault and Roland Barthes--which maintain that language does not "reflect" a pre-existing reality, but rather "signifies" or "creates" the "reality" that we perceive as real within the discourse of our society--demonstrates that the true ethical value of these texts resides in their challenge of the discursive violence that dominates in our extra-literary space, and their constant deconstruction and "re-writing" of "reality" in order to suggest new ways to see and live. Subsequently, we will examine the use of literary parody in these texts to highlight the historicity of all language, and consider how these texts define literature as a vital, existential attitude: we should live as literature, treating our reality like a "text" that can constantly be deconstructed and re-written so that no lie can gain status as an irrefutable truth.
546
Spanish.
502
Thesis (M.A.)--University of South Florida, 2007.
504
Includes bibliographical references.
516
Text (Electronic thesis) in PDF format.
538
System requirements: World Wide Web browser and PDF reader.
Mode of access: World Wide Web.
500
Title from PDF of title page.
Document formatted into pages; contains 99 pages.
590
Advisor: Pablo Brescia, Ph.D.
653
Literature in revolution.
Poststructuralism.
Julio Cortzar.
Guillermo Cabrera Infante.
690
Dissertations, Academic
z USF
x Spanish
Masters.
773
t USF Electronic Theses and Dissertations.
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?e14.1955