USF Libraries
USF Digital Collections

Palabra inédita

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Palabra inédita género, raza, e identidad : estrategias de la memoria cultural en la poesía de Georgina Herrera, Nancy Morejón, y Excilia Saldaña
Physical Description:
Book
Language:
English
Spanish
Creator:
Corsa, Lissette
Publisher:
University of South Florida
Place of Publication:
Tampa, Fla.
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Caribbean studies
Literature
Feminism
Post-revolutionary Cuban poetry
Dissertations, Academic -- Spanish -- Masters -- USF   ( lcsh )
Genre:
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Summary:
ABSTRACT: In this thesis I analize the overlapping discourses of gender and race in the poetry of three Afro-Cuban women. In the years following the Cuban Revolution, Georgina Herrera, Nancy Morejón, and Excilia Saldaña appropriated issues of gender and race from a historically patriarchal paradigm and redefined said concepts in the process of revising the master narratives of national identity. By emphasizing their own artistic agency as black women, all three poets have founded their poetic voices in what Flora González Mandri and Catherine Davies have termed cultural memory. My intention is to demonstrate how, through the written word, Herrera, Morejón, and Saldaña have subverted a historically binary discourse that has served to reaffirm the double subjugation of gender and race.I also explore the strategies of self-configuration and the mythical-cultural imaginary through the act of remembrance that each poet projects in her poetry as a way of dismantling western hierarchies of inequality. Far from offering a comprehensive analysis of each poet's body of work, my objective is to identify the cultural complexities surrounding the literary production of each woman. Furthermore I've taken into account the social-historical context in which their discourse is rooted in charting the space they have claimed for Afro-Cuban women in the production and reproduction of culture. Although I do not approach the discourses of race and gender by way of a strictly theoretical prism, certain theories are employed as points of reference into the poetic insights of each woman's contribution. When necessary I've based my analysis on specific feminist, poststructuralist, and postcolonial arguments.However, above all else, my intention is to offer a reading that is founded on literary analyses. In certain poems I apply traces of bell hook's feminist theories, Oyèrónké Oyĕwùmi's counter-discourse to western feminism, Michel Foucault's theories on the power of language and discourse domination, and Homi Bhaba's postcolonial position concerning the dialectics of otherness, alternative spaces, and mimicry. Through the process of self-awareness and legitimization of the Afro-feminine past, Herrera, Morejón, y Saldaña take ownership of their personal and collective histories by way of the artistic agency they exercise as both subjects and creators.By using the themes of memory, homage to their feminine ancestors, a reconstructing of the link with Africa as matrix, the reclaiming of the afro-feminine image in the master narratives of national identity, and the reverence of the maternal, said poets deconstruct afro-feminine stereotypes in order to project a rehabilitated self and image of otherness within a framework of resistance. In the urgent dismantling of paternalistic codes, disarticulating and reconstructing the past to redefine Afro-Cuban women's identity in the present, Herrera, Morejón, and Saldaña's body of work transcends the misogynous parameters of negrismo. Through the act of self-inscription in poetry, these women situate themselves at the forefront of creation yielding the poetic word with the power to construct and alter reality.In their struggle to create a lyrical subject that is representative of the Afro-feminine experience in Cuba, one that remains embedded in the cultural sub-conscience, Herrera, Morejón, and Saldaña have emerged as the most influential voices of post-revolutionary poetry in Cuba.
Thesis:
Thesis (M.A.)--University of South Florida, 2007.
Bibliography:
Includes bibliographical references.
System Details:
System requirements: World Wide Web browser and PDF reader.
System Details:
Mode of access: World Wide Web.
General Note:
Title from PDF of title page.
General Note:
Document formatted into pages; contains 92 pages.

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
aleph - 001916923
oclc - 181159863
usfldc doi - E14-SFE0002016
usfldc handle - e14.2016
System ID:
SFS0026334:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

Palabra Indita Gnero, Raza, E Identidad: Estrategias De La Memoria Cultural En La Poesa De Georgina Herrera, Nancy Morejn, Y Excilia Saldaa by Lissette Corsa A thesis submitted in partial fulfillment of the requirements for the degree of Master of Arts Department of World Languages College of Arts and Sciences University of South Florida Major Professor: Madeline Cmara, Ph.D. Co-Major Professor: Adriana Novoa, Ph.D. Co-Major Professor: Sonia Labrador, Ph.D. Date of Approval: February 1, 2007 Keywords: caribbean studies, literature, fe minism, post-revolutionary cuban poetry Copyright 2007 Lissette Corsa

PAGE 2

i Table of Contents Abstract ii Introduccin: 1 Captulo Uno: Proceso histrico 6 Captulo Dos: Mujer y revolucin: gner o, raza, fusin sujeto/nacin, identidad y memoria cultural 23 Captulo Tres: Georgina Herrera: maternidad, Africa e identidad tras la reconstruccin del pasado 33 Captulo Cuatro: Nancy Morejn 48 Captulo Cinco: Excilia Saldaa 62 Captulo Seis: Conclusin 79 Bibliografa 88

PAGE 3

ii Palabra Indita Gender, Race, And Identity: St rategies of Cultural Memory In The Poetry of Georgina Herrera, Nancy Morejn, Y Excilia Saldaa Lissette Corsa ABSTRACT In this thesis I analize the overlapping discourses of gender and race in the poetry of three Afro-Cuban women. In the years following the Cuban Revolution, Georgina Herrera, Nancy Morejn, and Excilia Saldaa1 appropriated issues of gender and race from a historically patriarcha l paradigm and redefined said concepts in the process of revising the master narratives of national identity. By emphasizing their own artistic agency as black women, all three poets have founded their poetic voices in what Flora Gonzlez Mandri and Catherine Davies have termed cultural memory. 1 Georgina Herrera (Jovellanos, Matanzas, 1936): Besides poetry, Herrera has experimented with other literary genres, including prose and script writing fo r radio, television, and theater. Her poetry books published in Cuba include GH (1962), Gentes y cosas (1974), Granos de sol y luna (1978), Grande es el tiempo (1989) and y Gustadas sensaciones (1996). Nancy Morejn (La Habana, 1944): A specialist in th e work of Nicols Guilln, she is also an essayist, researcher, and critic. Morejns voice is considered one of the most relevant in social discourse and poetry. Her published works include more than twelve titles, among them Richard trajo su flauta y otros poemas (1999) and La quinta de las moinas (2000). Morejn is currently th e director of Casa de la Amricas Center for Caribbean Studies. Excilia Saldaa (La Habana, 1946-1999): Also a well-known author of children stories. From her extensive body of work Cantos para un Mayito y una paloma, Kele Kele La noche and Mi nombre ( Antielega familiar ) (My name: a Family Anti-elegy ) are exceptional examples of how Saldaa easily transitions back and forth between the world of adults and children.

PAGE 4

iii My intention is to demonstrate how, th rough the written word, Herrera, Morejn, and Saldaa have subverted a historically binary discourse that has se rved to reaffirm the double subjugation of gender and race. I also ex plore the strategies of self-configuration and the mythical-cultural imaginary through the act of remembrance that each poet projects in her poetry as a way of dism antling western hierarchies of inequality. Far from offering a comprehensive analys is of each poets body of work, my objective is to identify the cultural complexities surroundi ng the literary production of each woman. Furthermore Ive taken into acc ount the social-histori cal context in which their discourse is rooted in charting the space they have claimed for Afro-Cuban women in the production and reproduction of culture. Although I do not approach the discourses of race and gender by way of a strictly theoretical prism, certain theories are empl oyed as points of reference into the poetic insights of each womans contribution. When necessary Ive based my analysis on specific feminist, poststructuralist, and postc olonial arguments. However, above all else, my intention is to offer a reading that is founded on literary analyses In certain poems I apply traces of bell hooks fe minist theories, Oyrnk Oy wmis counter-discourse to western feminism, Michel Foucaults theori es on the power of language and discourse domination, and Homi Bhaba s postcolonial position concerning the dialectics of otherness, alternative spaces, and mimicry. Through the process of self-awareness a nd legitimization of the Afro-feminine past, Herrera, Morejn, y Saldaa take ow nership of their pe rsonal and collective histories by way of the artistic agency they exercise as both subjects and creators. By

PAGE 5

iv using the themes of memory, homage to their feminine ancestors, a reconstructing of the link with Africa as matrix, th e reclaiming of the afro-femin ine image in the master narratives of national identity, and the reverence of the mate rnal, said poets deconstruct afro-feminine stereotypes in or der to project a rehabilitated self and image of otherness within a framework of resistance. In the urgent dismantling of paternalistic codes, disarticulating and reconstructing the past to redefine Afro-Cuban womens iden tity in the present, Herrera, Morejn, and Saldaas body of work transcends the misogynous parameters of negrismo.2 Through the act of self-inscr iption in poetry, thes e women situate themselves at the forefront of creation yielding the poetic word with the power to construct and alter reality. In their struggle to create a lyrical subject that is repres entative of the Afrofeminine experience in Cuba, one that remain s embedded in the cultural sub-conscience, Herrera, Morejn, and Saldaa have emerged as the most influential voices of postrevolutionary poetry in Cuba. 2 Negrismo: Negrismo as an artistic style that emphasizes the exotic and primitive characteristics of panAfrican culture, becomes popular in the avant-garde movements of Europe at the turn of the XX century. This fleeting fad in European artistic circles, nonethel ess inspires the process of racial legitimization in Cuba among the countrys own intelligentsia. Afro-Cuban expressions become affiliated with the currents of economic and cultural sovereignty from Cubas northern neighbor. Yet in Cuba negrismo began incubating from the moment the first African slaves were brought onto the island and is rooted in the countrys rich anonymous popular poetry, African oral tradition, and ritual songs from the African-derived religions. The essence of negrismo in Cuba implies a profound search for a national identity and not a passing novelty that is more interested in escapism than in confronting the past.

PAGE 6

v Palabra Indita Gnero, Raza, E Identidad: Estrategias De La Memoria Cultural En La Poesa De Georgina Herrera, Nancy Morejn, Y Excilia Saldaa Lissette Corsa ABSTRACT En esta tesis analizar en la poesa de Georgina Herrera, Nancy Morejn y Excilia Saldaa1 los conceptos de gnero y raza y c mo han sido apropiados del esquema patriarcal y redefinidos en la elaboracin de identidad y nacin a travs de lo que Flora Gonzlez Mandri y Catherine Davies han llamado la memoria cultural. Mi propsito es demostrar como dichas poetas han subvertido, a travs de la palabra, un discurso historicamente maniquesta que ha servido para reafirmar la doble subyugacin de raza y gnero, como tambin expl oro los resortes de auto-inscripcin y el imaginario mtico-cultural que cada poeta em plea en su poesa para desmantelar el paradigma patriarcal. 1 Georgina Herrera (Jovellanos, Ma tanzas, 1936): Adems de ser poeta, Herrera ha incursionado en la novela, el cuento, y se ha destacado como guillonista de programas de radio, televisin, y teatro. Tiene publicado entre otros, los poemarios GH (1962), Gentes y cosas (1974), Granos de sol y luna (1978), Grande es el tiempo (1989), y Gustadas sensaciones (1996). Nancy Morejn (La Habana, 1944): Estudiosa de la obra de Nicols Guilln, ensayista, investigadora, y crtica. Se le considera una de las voces ms releva ntes de la poesa actual cubana. Su obra publicada incluye ms de doce ttulos, entre ellos Richard trajo su flauta y otros poemas (1999) y La quinta de las moinas (2000). Actualmente es directora del Centro de Estudios del Caribe de la Casa de las Amricas. Excilia Saldaa (La Habana, 1946-1999): Poeta y na rradora. De su extensa obra publicada sobresalen Cantos para un Mayito y una paloma Kele Kele La noche y su poemario pstumo, Mi nombre

PAGE 7

vi Lejos de ofrecer un anlisis exhaustivo de la obra de cada escritora, mi objetivo es ms bien deslindar las complejidades cultura les que enmarca la produccin literaria de cada una. He tomando en cuenta el contex to sociohistrico de donde surgen para comprender el lugar que han reclamado en la produccin y reproduccin cultural. Aunque no abordo los discursos de raza y gne ro mediante un filtro estrictamente terico, ms bien utilizo cier tas teoras como pticas en el vislumbrar potico de la aportacin de cada poeta, me he apoyado cuando necesario en algunos postulados feministas, postestructuralistas, y postcoloniales. No obstante mi intencin es ante todo ofrecer una lectura que se fundamenta en el anlisis literario. En ciertos poemas aplico algunos aspectos de la teora feminista de bell hooks, la contrapropuesta que ofrece Oyrnk Oy wmi ante el discurso feminista occidental, el planteamie nto sobre el poder del lenguaje y la dominacin del discurso de Mi chel Foucault, y la teora postcolonial de Homi Bhaba sobre el tercer espacio y la mmica. Herrera, Morejn, y Saldaa se aduean de sus historias y reivindican las de sus ancestros femeninos mediante el protagonismo que ejercen como creadora/sujetos. Utilizando los temas de la memoria, la reconstruccin de la identidad, el homenaje a los antepasados femeninos, la recreac in del vnculo con f rica como matriz, el rescate de la imagen de la mujer en el proyecto de identida d nacional, y la exalta cin de la maternidad, dichas poetas deconstruyen lo s estereotipos afro-femeninos para despus reconstruir y proyectar la imagen de la mujer dentro de un marco de resistencia. En su afn de desmontar los cdi gos establecidos, desarticulando y reconstruyendo el pasado para redefinir la id entidad de la mujer afrocubana de manera

PAGE 8

vii protagnica en el presente, la obra de Morejn, Herrrera, y Saldaa rompe y transciende los parametros vanguardistas del negrismo2 misgino de la primera mitad del siglo XX. Tras su auto-inscripcin dent ro de la poesa, la mujer afrocubana se plantea como creadora y portadora de la palabra constructora En su lucha por crear un sujeto lrico que la represente y quede impreso en el subconsciente imaginario cultural, emerge como la voz ms influyente de la poesa cubana post-revolucionaria. 2 Negrismo: El negrismo surge en la Europa vanguardista de los aos treinta como una moda de lo extico y primitivo. Indudablemente esta mirada fugaz hacia A frica tuvo una influencia legitimizadora en Cuba en cuanto a la reinvindicacin de las expresiones afrocubanas. Sin embarg o en Cuba el negrismo se vena incubando desde el momento en que los primeros africa nos fueron trados como esclavos a la isla y se remonta a la poesa popular annima, la tradicin or al trada de Africa, y los cantos rituales de las religiones africanas. La esencia del negrismo en Cuba, lejos de ser una modalidad novedosa con tendencias hacia el escapismo, se plantea desde lo popular hast a llegar a sumirse en la bsqueda de la identidad nacional.

PAGE 9

1 Introduccin En mi anlisis de la poesa de Geor gina Herrera, Nancy Morejn y Excilia Saldaa exploro la manera particularizada en que cada poeta ha asum ido y dignificado la voz subalterna de la mujer afrocubana a travs de los que Catherine Davies y Flora Gonzlez Mandri han llamado la memoria cult ural. Mi propsito, tras una lectura feminista, es demostrar como dichas poetas han utilizado la palabr a para subvertir los discursos historicamente maniquestas de g nero y raza y la literatura cannica que han estado al servicio de la dobl e subyugacin de la mujer negra La produccin potica de la mujer afrocuba na a partir de la Revolucin se ha fundamentado en el rescate de la memori a cultural como principal caracterstica unificadora. Segn Davies y Gonzlez Mandri la memoria cultural, cdigo sagrado entre las poetas afrocubanas de las ltimas dcadas del siglo XX, abarca todo un proceso de articulacin y enunciacin continua de narra tivas afro-femeninas que entrelazan lo mtico con lo histrico. Se trata de una reescritura de la historia y la reconstruccin de un pasado irresuelto que informa la auto-inscripcin de la mujer, creadora/sujeto, en el presente. En este dilogo identitario, la memoria cultural es un elemento raigal en la composicin de identidades afro-femeninas que responden a la interpelacin del pasado. Estas transacciones surgen dentro de un co mplejo y dinmico imaginario cultural rehabilitado que abarca dicotomas entre pa sado y presente, la hi storia individual y colectiva, espacios abiertos y privados, recuerdo y olvido, hegemona y marginalizacin, historia y mito, trauma y redencin.

PAGE 10

2 la mmica. En mi lectura de ciertos poemas aplico algunos aspectos de la teora feminista de bell hooks1, la contrapropuesta que ofrece Oyrnk Oy wmi2 ante el discurso feminista occidental, el plan teamiento sobre el poder del lenguaje y la dominacin del discurso de Michel Foucault3, y la teora postcolonial de Homi Bhaba4 sobre el tercer espacio y En el primer captulo hago un recorrido hi strico cuyo objetivo es deslindar el complejo cultural que antecede a las tres poetas estudiadas. En el segundo captulo exploro el contexto sociohistrico de donde surgen, mediante un filtro feminista, para comprender el lugar que han reclamado en la produccin y reproduccin cultural. En dicho captulo me apoyo en los estudios sobre gnero y raza de be ll hooks e incorporo su propuesta dentro del marco esclavista cuba no para profundizar sobre las implicaciones socioeconmicas que surgen a partir de la relacin ilcita entre amo y esclava. Arraigada en la tercera ola posicionista de la dcada de los ochenta, la feminista negra estadounidense, propone que el racismo y el sexismo son sistemas interconectados que se sustentan simbioticamente. Segn hooks, en los Estados Unidos, los conceptos de 1 bell hooks ( Kentucky, 1952): Bell hooks se distingue entre feministas estadounidenses por su teora sobre las relaciones entre gnero, clase, y raza en la pe rpetuacin de la dominacin y opresin dentro de las estructuras de poder. Con ms de treinta libros a su nombre y multiples artculos publicados en revistas acadmicas y populares, hooks parte desde su priopia expr eriencia en su condicin de mujer negra en la elaboracin de una perspetiv a afro-feminista. 2 Oyrnk Oy wmi: Feminista nigeriana, autora de The Invention of Women: Making and African Sense of Western Gender Discourse 3 Michel Foucault (Poitiers, France 1926-1984): Reconocido por sus estudios tericos, posestructuralistas sobre las instituciones sociales que rigen en los llamados pases desarrollados y por su trabajo sobre la sexualidad, el poder, y las relaciones entre el poder y el conocimiento, como tambin sobre el discurso. 4 Homi Bhabha: Autor de Nation and Narration y The Location of Culture, entre otros libros. Segn Bhabha, lo hbrido y la po lifona lingstica tienen el poder de dece ntralizar el proceso de colonizacin a travs de la reinterpretacin de l discurso politico prevalecente.

PAGE 11

3 gnero y raza se han desarrollado como disc ursos entretejidos desde la poca de la esclavitud. En el tercer captulo subrayo la importan cia de lo maternal en la potica de Georgina Herrera como elemento gyno-Afro centric, empleando el trmino de Davies (Writing the African Subject: The Work of Two Cuban Women Poets 41). Concuerdo con Davies en que la poeta insc ribe la experiencia mstica-ma ternal dentro de un discurso relacionado metonimicamente a frica (40) En mi anlisis propongo, mediante la aplicacin de la teora de Oy wmi, que Herrera articula su potica desde una perspectiva que necesariamente est totalmente desvincu lada del feminismo occidental debido a su profunda identificacin con frica. En el cuarto captulo, basndome en las id eas de Foucault sobre el lenguaje como unidad discursiva de control y negociacin de privilegios, propongo que la potica politizada de Morejn se somete a las reglas de exclusin y prohi bicin de coordenadas marxistas que constituyen otro tipo de paradi gma patriarcal. Sin de jar de reconocer la labor imprescindible de Morejn en su acto de socavar espacios para el debate etnosocial y la inclusin de voces perifricas, encuentro que hay momentos paralizantes en su poesa cuando su voz lrica se encuentra subordinada bajo un ideologa que tiende a homogeneizar el discurso. Finalmente encuentro en la poesa de Saldaa (captulo 5) elementos que se prestan a un anlisis postcolonial. En lo que Homi Bhabha ha denominada el tercer espacio de enunciacin propone que el valor transformador de l discurso desarticulado se encuentra en la rearticulacin de elementos hbr idos de resistencia que reflejan el fracaso del proyecto colonial de la mmica ( A Readers Guide to Contemporary Literary Theory

PAGE 12

4 229). En Saldaa la recreacin de un espaci o alternativo, descanonizador, facilita un paradigma disonante propicio para ramificacin de la sujetividad afro-femenina, no en su otredad fragmentada, sino en su mulitplicidad y complejidad ntegra. Debo sealar que lejos de ofrecer un anlis is exhaustivo de la obra de cada poeta he seleccionado algunos poemas representati vos del dilogo descanonizador que cada una a iniciado a su manera. Por otra parte, mi a bordaje sobre los discursos de raza y gnero no ostentan ser rigurosos planteamientos ter icos. En ese aspecto este trabajo es una primera incursin que an se est definiendo. No obstante utilizo la s teoras feministas, postestructuralistas, y postcoloniales como pticas en el vislumbrar potico de la aportacin de cada poeta, apoyndome cuando neces ario en dichos postulados en lo que es ante todo un anlisis literario. Tambin quisiera aclarar que utilizo el concepto de mestizaje desde un paradigma estrecho afro-antillano que no est atado al discurso continental latinoamericanista con races en la cultura indigna. El mestizaje al cual yo me refiero dentro del contexto cubano se encuentra sumergido en el imagin ario cultural aportado por los negros en Cuba, especificamente su cosmovisin, sus m itos, religiones, y tcnicas narrativas trasmitidas oralmente. Concluyo con el sexto captulo atando cabos y subrayando las caractersticas propias de cada poeta. Por otra parte destaco los elementos que reunen las tres mediante sus manifestaciones poticas. Herrera, Morejn, y Saldaa han encauzado la problemtica de los conceptos de gnero y raza, emancipndolos del esquema patriarcal, en un reajuste con miras hacia la elaboracin de una literatura verdaderamente nacional. Han utilizado la memoria cultural como recu rso que facilita la reconstruccin de la

PAGE 13

5 identidad afrocubana mediante el homenaje a los ancestros femeninos, la recreacin del vnculo con frica como matriz, el rescate de la imagen de la mujer en el proyecto de identidad nacional, y la exaltacin de la ma ternidad. Como resultado se han adueado de sus historias y han reivindicado las de sus antepasados mediante el protagonismo que ejercen como creadoras/sujetos. Quisiera dedicar este tr abajo a la memoria de mi abuelo, Eloy Edmundo Gonzlez, quien siempre estuvo orgulloso de cada uno de mis logros y quien era un gran cultivador de la palabra oral, sin duda un tale nto que aprendio en las calles del Cerro, barrio habanero de su juventud. Gracias a Guillermo y Raquel Corsa, mis padres, por su apoyo incondicional, y a mis hijos pequeos Inti y Solange por hacerme ver lo importante que es vivir con intensidad cada minuto de nuestras vidas. Finalmente expreso mi agradecimiento con la Dra. Madeline Cmara por dar me animo para seguir adelante con este trabajo que en muchos moment os pens que no iba ser posible.

PAGE 14

6 de If.3 Captulo Uno: Proceso histrico Siempre que se plantea aquella pregunta inmemorial sobre las races de las mltiples expresiones populares africanas en Cuba surge el resquebrajamiento insoslayable de la historia traumtica de la tr ata transatlntica en el acto de resucitar los vestigios remotos del legado de orgenes que fueron transmitidos dentro del contexto criollo por va oral. Y es que la reconstruccin histrica a trav s de la transmisin oral antecede la transplantacin de los esclavos africanos en Cuba. Los yoruba, por ejemplo, oriundos de la regin del suroeste de Nige ria, se han nutrido de una larga tradicin de literatura sin escritura. Bolanle Awe (Praise Poems As Historical Data: The Example of the Yoruba Orki) seala que la literatura oral del pue blo yoruba se ha desarrollado en prosa, a travs de fbulas, mitos, y leyendas, y dentro del gnero de la poe sa religiosa y social tales como los cantos ijl1de los cazadores hijos de Ogn, la poesa es2 de los Egngn, y los patakes, narraciones poticas sagradas asociadas con los od que forman parte del corpus 1 Ijl: Unos de los estilos tradicionales de la poesa oral entre los yoruba. Hasta el da de hoy el ijl es utilizada por los cazadores para apaciguar a Ogn, el dios del hierro y la guerra. 2 Es: Poema ritualstico utilizado por los miembros del culto de mscaras Egngn en honor a los ancestros. 3 Corpus de If: El orculo de If es un sistema de adivinacin compuesto por 256 signos, llamados odus, que guardan cientos de versos e historias en forma de parbolas, conocidas como patakes. Estas son utilizadas por el babalao o la iyanif, ahora que la muje r est permitada iniciarse en If en algunos crculos, para aconsejar a la persona que pres enta un problema a solucionar.

PAGE 15

7 Afirma Awe que de todas estas formas expresivas la poesa juega el papel ms importante en la vida social de los yoruba: puesto que ca si cada aspecto de la vida yoruba encuentra expresin en la poesa, y la poesa es la forma de literatura ms popular para marcar ocasiones importantes bodas, nacimientos, funerals, ceremonias de nombramiento, festivals, etc. en la vida yorbua, (331). Las primeras manifestaciones poticas ne gras y mulatas en Cuba tuvieron sus orgenes en la poesa popular annima que fue esbozada y transmitada oralmente en el bozal de los esclavos, una es pecie de dialecto pidginiza do, resultado de la fusin entre varios lenguajes africanos (yor uba, ewe, bant) y el espaol criollo hablado por la clase burguesa. Segn Nancy Morejn este mejunje mest izo es hijo primero de los cantos de trabajo, las congas callejeras, y los cantos l itrgicos de los negros africanos llevados a Cuba. ( Nacin y Mestizaje en Nicols Guilln 124) En Cuba, la importacin de esclavos af ricanos se llev acabo dur ante tres siglos y medio. En el siglo XIX, ya pr ohibida la trata, continu flor eciendo el comercio a travs del contrabando clandestino de humanos. Seala n Jorge e Isabel Castellanos en su libro Cultura afrocubana 1: el negro en Cuba, 1492-1844 que la tarea de calcular el nmero total de esclavos que fueron importados a Cuba se torna dificil dada las circunstancias turbias asociadas a dichas tr ansacciones (25). No obstante afirman los autores que, sin temor a equivocacin alguna en Cuba entr aron no menos de 850,000 africanos desde la llegada de Velzquez hasta la abolicin de la esclavit ud, la mayor parte de ellos (alrededor de un 85 por ciento ) despus de 1800. (25) Los primeros negros que llegaban a Cuba venan como parte del dote de los primeros peninsulares de Espaa, que en aque lla poca se encontraba cundida de esclavos

PAGE 16

8 guineos y congos. Despus directamente del continente africano, en su mayora de Nigeria, el influjo continu dur ante casi cuatro siglos. Los nuevos trasplantados trajeron con ellos sus diversas culturas, desde las ms primitivas hasta las ms avanzadas que ostentaban de complejas estructuras so ciales. Los mandingas, yolofes, hausas, dahomeyanos y yorubas, por ejemplo, pr ovenian de sociededes con gobiernos centralizados, agriculturas desarrolladas, mer cados establecidos, y comercios afianzados. Tenan moneda, haban desarrollado el arte de esculturas en metal, pero an no haban creado un mtodo de escritura, tal vez por su gr an sentido del intercam bio oral dentro de un contexto colectivo. En fin, los negros desarraigados y traspl antados contra su voluntad provenan de multiples culturas, hablaban distintos lenguajes y pertenecan a diferentes clases sociales. Sin embargo hombres, mujeres, nios, y anci anos fueron amontonada os y desclasificados en los barcos de esclavos y despus mezclados en los barracones del ingenio, todos igualados y estigmatizados en su nueva condicin de esclavos. Observa Fernando Ortiz en Los factores humanos de la cubanidad que: fueron aglomerados como bestias en jaula, siempre en rabia impotente, siempr e en ansia de fuga, de emancipacin, de mudanza, y siempre en trance definitivo de in hibicin, de disimulo y de aculturacin a un nuevo mundo. (179-180) Como bien sealan Jorge e Isabel Cast ellanos, la creacin de los cabildos de negros en Cuba alrededor del siglo XVIII fue es encial en la conservacin de la cultura africana y despus en su propagacin dent ro del proceso transc ulturativo. Una vez extrado de su contorno social y trado al Nuevo Mundo va el puente martimo de la nefasta trata transatlntica escl avista, el negro africano se af erra lo mejor que puede a su

PAGE 17

9 cultura ancestral y re scata aquellos elementos ms valo rados religin, msica y danza sin los cuales no hubiera podido sobrevivir su cultura. De este mecanismo de defensa cultural surgen los cabildos, las sociedades secretas, los cultos afrocubanos, las comparsas de carnaval y otras mil formas de aculturacin y transculturacin. (Castellanos y Castellanos 56) Es dificil precisar de dnde surge el concepto del cabildo como ncleo aglomerador de etnias o naciones africanas, ya que es posible que esta institucin pueda trazar su origen en otras parecidas que existieron en Espaa mucho antes del descubrimiento de Amrica. De hecho, en Sevi lla haba cabildos de negros. Por otro lado tambin es factible que el cabildo afrocubano haya surgido de las reuniones que se les permitan a los negros bozales en los das festivos. (Castellanos y Castellanos 110) Los cabildos eran esencialmente depositorios culturales que fomentaban la cultura afrocubana a travs de la pres ervacin del legado africano: Los negros desclanizados, destribalizados y desprovistos de sus anteriores vnculos familiares, lingsticos, religiosos, econmicos y polticos encontraban en el cabildo un nuevo centro de gravitacin cultural, capaz de dotar a su triste existencia siquiera en parte de un nuevo sentido y una nueva identidad colectivaaquella que fundie ndo la tradicin trada de Africa con las costumbres impuestas en Cuba, haba creado una entidad original, comprensible y compensadora, donde Ochn no chocaba sino que se indentificaba sincreticamente con la Virgen de la Caridad y donde el rey perdido era reencontrado con otro nombre y otras f unciones, pero todava dotado de la autoridad y el sentido jerrquico a que el negro estaba acostumbrado. (Castellanos y Castellanos 112) Ms an, los cabildos devinieron ncleos im portantes de resistencia cultural en cuyo seno los negros lograron rescatar los residuos de su lengua nativa y literatura oral, fragmentos de su religin, y parte de su msi ca, baile y arte. Eventualmente, estos centros dinmicos de beneficiencia so cial y divulgacin cultural se convirtieron en una sola e

PAGE 18

10 inmensa cazuela inter-racial, tnica, y cultural donde se comenzaba a cuajar el ajiaco de una nueva sociedad sincrtica. Afirman Cast ellanos y Castellanos que el cabildo es la primera semilla de donde comienza a brotar la sntesis afrocuba na que poco a poco formara parte vital de la identidad nacional ya terminada la poca colonial: Los bailes y la msica que se conserva ron tras las puertas de los cabildos, originariamente tenan un carcter religioso y ritual, pero poco a poco salieron a la plaza pblica y se mezclaron con la msica y la danza de origen europeo para producir la msica cubana y los bailes c ubanos, que no son ni blancos ni negros, ni africanos ni europeos, sino afro-hispa nos, mulatos. (Castellanos y Catellanos 114) La unin de estos dos elementos para form ar uno solo es evidente desde el primer poema de la literatura cubana, Espejo de paciencia (1608), en el cual el poeta Silvestre de Balboa elogia la camaradera entre blancos y negros en una batalla en que ambas razas participan para contrarrestar un ataque de la isla por piratas franceses. Afirma Rosa Valdes-Cruz en su artculo The Black Ma ns Contribution to C uban Culture que la presencia de lo negro es c onstante en la poesa. (250) En el siglo XIX Gabriel de la Conc epcin Valds (1809-1844), mejor conocido como Plcido, encarna la dicotoma inter-racial en la que se debata el pas. Kurt Grotsch lo describe como uno de los primeros auto res cubanos que percibe el problema de la aculturacin y que destaca dentro de los lmites de una socied ad antagnica la africanidad de Cuba (El destino entre esclavitud, liter atura e identidad cubanas: Plcido y Martn Mora Delgado 246). Jorge e Isabel Castel lanos concuerdan con Grotsch en que el pardo libre descubri la clave del futuro cuba no: Para l la frmul a resultaba evidente: unin, en vez de separacin; integracin, en vez de expulsin; sutura y no ciruga extirpadora. Culturalmente Cuba no poda ser otra co sa que mulata. (270)

PAGE 19

11 Hijo de una bailarina blanca y un peluquero mulato, Plcido representaba lo mximo a que podra aspirar un pardo libre de la poca colonial. Aunque su poesa imita mucho de los vuelos romnticos y clsicos de su generacin, su condicin de marginado lo oblig a adoptar una posicin, por disfrazada que haya sido, ante la tirana colonial y las injusticias sociales y raciales de la poca. Tal vez por consecu encia de su popularidad y verdadero desafo, fue acusado de estar involucrado en la llamada Conspiracin de la Escalera y finalmente condenado a muerte. Grotsch propone que debajo del lirismo antolgico de la obra de Plcido existe una poesa subversiva, un Romanticismo revol ucionario, que denuncia la hipocreca de una institucin moralmente corrupta. Aunque Plcido intente esconder sus ideas re volucionarias tras la referencia a lejanos pases o a acontecimientos de la antigedad clsica o a la Suiza de Europa (La muerte de Gessler), de cualquier forma, el lector cubano est familiarizado con esas metforas y a la censura no le re sulta dificil interpre tarlas. Precisamente son la franqueza literaria y la perseverancia de Plcido las que hacen de l en la actual historiografa cubana la primera figura mediadora entre las razas blanca y negra. (242) En El Juramento, por ejemplo, Plci do se ve forzado a utilizar fbulas, metforas, y alegoras en lo que es esencialmente un llamamiento a la resistencia contra todo tipo de opresin. Grotsc h observa que en sus te xtos ambiguos Plcido: no slo demuestra el grado de erudicin, que va desde la lectura de los clsicos griegos hasta los escritores alemanes casi contemporaneos como Goethe, sino que se vale de un lenguaje que puede ser comprendido por sus coetneos. Tambin las autoridades espaolas tenan que darse cuenta de que la poesa sobre la Polonia tiranizada por los Zares que se libera de sus cadenas, era una alusin directa a Cuba y a la Espaa de Fernando VII e Isabel II. (246) Por otra parte, el negro esclavo manumitido, Juan Francisco Manzano (17971854), es el nico negro en formar parte del modesto boom de literatura antiesclavista

PAGE 20

12 del siglo XIX: Petrona y Rosala (1825) de Flix Tanco y Bosmeniel, Una Pascua de San Marcos (1830) de Ramn de Palma, Cecilia Valds (1832) de Cirilo Villaverde, Francisco (1839) de Anselmo Surez y Romero, y Sab (1842) de Gertrudis Gmez de Avellaneda, entre otras. Pero como observa R oberto Zurbano en su ar tculo El tringulo invisible del siglo XX cubano: raza, literatura y nacin en la novela abolicionista, ms que un sentimiento anti-esclavista, hay una intencin anti-tratista. (112) En 1839 Manzano escribi su Autobiografa de un esclavo y un poema que denunciaba la esclavitud a peticin de su pr otector, el intelect ual Domingo Delmonte, y bajo el auspicio de Richard Robert Madden, un lder abolicionista ingl s residente en La Habana que coleccionaba textos antiesclavistas. Madden tradujo la obra de Manzano al i ngls y la public en Inglaterra bajo un seudnimo para proteger al autor. La autobiog rafa, de gran valor testimonial, no apareci en espaol hasta despus de casi un siglo. Come ntan Castellanos y Castellanos que lo que ms sobresale en la autobiografa de Manza no es su vigoroso sabor antiesclavista. Mientras que su poema revela un ma duro espritu nacionalista. (214) Plcido y Manzano ejemplifican la csp ide de la produccin literaria para hombres de su raza y clase, dadas las restricc iones propias de la poca. No obstante su incursin en el mundo letrado esclavista del siglo XIX, segn Zurbano constituye una hereja que pagan con la marginacin, el silenc io, y en el caso de Plcido, hasta con la muerte (112). En cuanto a la mujer afroc ubana del perodo colonial no se puede hablar de las existencia de equivalentes afro-fem eninos de Plcido y Manzano en el mbito literario. Cabe sealar, sin embargo, que la voz potica, afro-femenina, se escucha por primera vez a fines del siglo XVIII en la pers ona de una profesora mulata llamada Juana

PAGE 21

13 Pastor. Tal vez simbolicamente, Pastor es considerada la primera poeta cubana. Tristemente la mayor parte de su obra se ha perdido. Entre 1835 y 1922, segn se ve reflejado en la antologa de reseas y poemas Florilegio de escritoras cubanas (Havana 1910-19) de Antonio Gonzlez Curquejo, ms de 120 mujeres escribieron y publicaron. Dich as mujeres eran casi exclusivamente blancas que pertenecan a la lite criolla de las capas sociales ms privilegiadas. Con la llegada del nuevo siglo y el surg imiento de una clase media urbana, las escritoras cubanas de las primeras dos d cadas del siglo XX eran representativas del nuevo espritu de la repblica incipiente. Much as de ellas eran politicamente conscientes y extremadamente patriticas. Segn Cath erine Davies el perodo de 1902, cuando termin la ocupacin militar americana en Cuba, a 1924, cuando Gerardo Machado tom el poder presidencial, se caracteriza por la participacin activa de la mujer en la modernizacin y el mpetu de quere r construir una nacin soberana. ( A Place In the Sun 13) Pioneras tales como Dulce Mara Borre ro de Lujn (1883-1945), comenzaron a crear la base para una escritura feminist a. Borrero de Lujn fue una de las ms importantes autoras de los primeros aos de l siglo. La poeta modernista que luego se convirti en la directora de cultura para el Ministerio de Educacin fue una de las primeras feministas en escribir sobre el pape l que deba jugar la mu jer en la sociedad. Cuba was emerging as a nation and women, who had recently taken a major part in the Wars of Independence (1895-1898) ex pected to participate actively in the national programme. The mambisa s (women who fought for Cuban independence) embodied maternal nati onalism: the warrior-mother who was both brave and vulnerable became a powerful icon symbolizing national independence, the struggle for soci al justice and womens rights. ( A Place In the Sun 14)

PAGE 22

14 Aunque la mujeres de la primera gene racin de la repblica neocolonial no mostraran inters por la s tradiciones africanas, concentrando sus esfuerzos en inscribir en su literatura una relacin ambivalente con la metropoli, segn Davies (12-13), dcadas despus, las mujeres que trab ajaran hacia un nuevo ideal en la Cuba post-revolucionaria tendran mucho en comn con las de los prim eros aos de la re pblica. Estas ltimas, como se ver ms adelante, completaran ese proyecto nacional que las primeras avizoraron. Al feminismo, el poder de la intuicin materna, y la soberana, las escritoras post-revolucionarias aadiran el elemento africano que representaba la clave para concluir el proyecto de la identidad nacional. A finales de la dcada del veinte hasta el incio del cuarenta, la moda europea de lo negro despierta el inters en la herencia africana en Cuba en tre la intelligentsia que beba de la fuente vanguardista de Europa. Es la poca entre guerras de los ismos ( dadasmo cubismo, surrealismo futurismo etc) caracterizada por un es pritu de experimentacin con nuevas formas estticas que conduce a los artistas por el laberi nto de lo desconocido. Se rechaza y se deconstruye todas las formas establecidas para crear un arte nuevo que rescata lo nativo y extico. Este estmulo del exterior coincidi en C uba con la fomentacin de un sentido de nacionalismo cultural, el deseo de romp er con el intervencionismo econmiconeocolonial de los Estados Unidos en la isla, y la necesidad de crear espacios alternativos y autnomos. Propone Vera M. Kutzinski en Sugars Secrets: Race and the Erotics of Cuban Nationalism que en vez de considerar al afro-cubanismo, o negrismo, como un

PAGE 23

15 movimiento literario, ms bien debera ser interpretado como una expresin de cubana4 en un momento especfico de la historia en el cual peligraba la soberana cultural. For many of the mostly white members of the Cuban intelligentsia, Afro-Cuban culture was a talismanic presence that would someho w avert or transcend the dangers posed by Wall Street and the central , (143). El resultado fue una mirada hacia adentr o y la exploracin e integracin del elemento popular africano en trabajos de diversos gneros que iban desde lo antropolgico hasta lo crea tivo. Acierta Kutzinski que durante este perodo la antropologa y la literatura se unieron en la tarea de amalgamar el nacionalismo y la cultura dentro de un discurso etnogrfico, despolitizado, cuyo efecto era el de rescatar y asimilar la poblacin afro-cubana a travs de su folklore (145). N ot unlike nineteenthcentury costumbrismo in the service of refo rmist abolitionism, Afro-Cubanism had all the makings of a folkloric spectac le whose political effect was to displace and obfuscate actual social problems and conflicts, especially racial ones, (145). Esta simbiosis entre lo primitivo y lo moderno supona una concientizacin sobre los derechos de los negros y encontraba a poyo tanto en los trabajos antroplgicos de Fernando Ortiz como en la la pintura surrealis ta de Wifredo Lam. Ta mbin el escritor y acadmico Jorge Maach, el escritor y activista poltico Juan Marinello, el poeta Nicols Guilln, el novelista y musiclogo Alejo Carpen tier, y el msico Amadeo Roldn jugaron un papel central en resucitar el legado ancestral de frica que se manifestaba de manera multifactica. 4 Cubana: Fernando Ortiz usa este trmino para distingu ir la condicin espiritual, de conciencia y voluntad, que encierra la cubana de la las caractersticas de la cubanidad que se definen mediante un sentido ms genrico que implica geografa y su cultura inherente.

PAGE 24

16 Mientras que el negrismo fue propagado desde una ptica masculina, reduciendo el cuerpo mestizo femenino dentro de un pa radigma potico distorcionado, fue una mujer blanca, Lydia Cabrera, quien se impuso la ta rea de combatir el racismo inherente de la fijacin eurocntrica. Cabrera ut iliz la labor etno grfica como herramienta para adaptar el concepto continental de mestizaje a las particularidades expresivas de la cultura afrocubana. A travs de su fusin entnogrfica-literaria, Cabrera tran scendi la realidad objetiva al incorparar el mundo mgico de los yoruba en su obra, y revel las estrategias narrativas, arraigadas en la pol ifona, los rituales, y la au to-preservacin mediante la simulacin de inautenticidad (Gonzlez Mandri 62), presentes en la cultura afrocubana. Cabrera fundi la antropologa con la cr eatividad literaria, narrando tras la voces de sus sujetos, y de esa manera asegurndoles un papel protagnico en el contar de sus propias historias en las cual es no haba distincin entre la realidad cotidiana y los elementos sobrenaturales de la cosmovisi n africana. La bsqueda perpetua de la identidad se manifest de manera muy distin ta en la poesa mulata. Al representar el cuerpo mestizo de la mulata como terreno erot izado por la fijacin masculina, el sujeto sufre una fragmentacin ya que es reclamad a como smbolo nacional en su condicin subalterna. En Cabrera la antropologa y literatura constituan la plataforma natural que captara el mestizaje cultural de Cuba. La autora cre un espacio alternativo que desestabiliz el discurso an tropolgico tradicional del hombre europeo al borrar los lmites impuestos entre inve stigador y sujeto. Segn E dna M. Rodriguez-Mangual ( Lydia Cabrera and the Construction of an Afro-Cuban Identity ) la autora utiliz este discurso implicitamente transgresor para abordar el tema de la identidad cubana. (4, 20, 104)

PAGE 25

17 Rodrguez-Mangual propone que Cabrera inau gura un espacio subalterno situado between Cuban cultural hegemony and the marg ins of the silenced voice of the Other: the in-between space, as described by Homi Bh abha when he related the articulation of cultural difference to the process by which the excess of the community is relegated to a marginal space and collectively transformed, (107). Acierta la investigadora que Cabrera logra articular una voz de resistencia, esen cial para llevar acabo la reconstruccin de identidad que le haba sido arrebatada al negro desconectado de su herencia. En el mbito de la poesa Nicols Guill n (1902-1989) se convierti en el mximo exponente lrico de la cultura afrocubana. Segn Morejn el poeta mulato aspiraba a un color cubano, transculturado, y abogaba por la participacin de todas las clases populares en la gestaci n de la nacin (Nacin y mestizaje en Nicols Guilln 29). En su primer poemario, Motivos de son (1930), Guilln recoje el ha bla popular de los negros habaneros en ocho poemas ligeros y policromist as en la superficie que escribi cuando tena 28 aos. El lenguaje utilizado por Guill n en sus poemas constituye un vnculo con el pasado ancestral, la recupera cin de una identidad enterrada por siglos de colonizacin, y en el contexto neocolonial en el qu e fueron escritos, una afirmacin de la independencia cultural. Afirma Morejn que: Desde esta posicin, se aniquila el cont exto que haba sedimentado la expresin posmodernista; por lo que Motivos de son propone una vanguardia literaria que escapa los lmites de una definicin a cadmica del trmino. Ms que el hallazgo de o la eleccin de un lenguaje Motivos de son supone el aniquilamiento de toda la parafernalia verbal del modernismo y sus secuelas. (163) Los poemas tambin se nutren de la musi calidad africana tras la versificacin rtmica, ya que son palpables los rasgos que provienen de letras de guarachas, pregones

PAGE 26

18 callejeros, comparsas, rumbas, y claro, la cadencia del son. En su artculo Aproximaciones a la santeria ca ribea y la poesia negrista Rafael Ocasio hace hincapi en el elemento onomatopyico de la poesa ne gra oral en la canci ones de las comparsas lucum de siglo XVIII. Seala Ocasio que en 1965 el poeta y novelista Jos Lezama Lima (1910-1976) haba reproducido una colecci n de poemas negros annimos del siglo XVIII en los cuales era evidente el uso del recurso onomatopyico para recrear el sonido del tambor en el argot popular del negro caribeo (86). El uso de la jitanjfora como recurso potico en la obra de Guilln se asemeja al poema annimo del siglo XVIII que Ocasio utiliza como referencia. Tras la conquista formal de la introduccin del son como ritmo potico en la tradicin occidental escrita, Guilln inicia el proceso de descolonizacin cultural. Acierta Morejn que Motivos es esencialmente una construccin mestiza, ya que se conjugaron dos tradiciones: la oral y la es crita, la culta y la popular; una se integr a la otra. (46) Con Sngoro Cosongo (1931), Guilln comenz a solidificar su compromiso social mientras que continu insistiendo en la esencia cultural mulata de Cuba. En "La cancin del bong" se ve reali zado el ideal hbrido de Guilln, ya que el poema es estructuralmente un romance que funciona como son, segn Dellita L. Martin (West African and Hispanic Elements in Ni cols Guillns La cancin del bongo 47). Dicho poema, afirma Martin, anticipates the poets subsequent efforts to deepen and broaden his perspective of the problem of combining ar t with social protest. Thus La cancin del bong contains the seeds of the hombre-poeta or polemicist-lyricist, a stance that Guilln would first assume in the collection West Indies Ltd. (1934). (52)

PAGE 27

19 Ciertamente la integracin prosigue en West Indies Ltd., aunque el giro hacia el problema econmico de los marginados aparece de manera mucho ms acentuada y universal. En la "Balada de los dos abuelo s" los hombres, uno bl anco, el otro negro, acaban abrazados, una expresin metafrica de esa fusin racial. Pero no todo es armona. En West Indies Ltd Guilln denuncia la situac in precaria del trabajador cubano, en muchas ocasiones sin apelacin a la raza, and expone la crueldad de la explotacin a nivel internacional. El tema social en la poesa no se limit a la obra de Nicols Guilln, sin embargo. No hay que olvidar que Regino Pedroso (1896-1983), antes de que la moda del negrismo estuviera en auge, ya se hab a destacado por su poesa profunda y casi ex clusivamente social. El poeta blanco Emilio Ballagas ( 1908-1954) supo plasmar en su poesa todo el dolor y sufrimiento que encarn el negro a trav s del maltrato y la explotacin. Por otra parte Marcelino Arozarena (1912-1996) abord los temas sociales de ms envergadura dentro del negrismo con un sello progresist a. En la obra de Arozarena no existe una separacin entre la exaltacin de la cultura af ricana y su ideologa revolucionaria. Seala Miriam DeCosta-Willis (Marecelino Aro zarenas Journey to his Roots) que a diferencia de Guilln, la poesa de Arozaren a era radical y profundamente poltica desde el comienzo de su tr ayectoria potica. (16) Sin dudas el movimiento de la negritud e afro-antillano y la vanguardia europea repercutieron en el panorama intelectual cu bano hasta el punto de que se hayan includo en el canon a escritores negros y la esttica negra que estaba en boga No obstante, como bien seala Catherine Davies ( A Place in the Sun? Woman Writers of 20th Century Cuba) an no se poda hablar de una tradic in de escritura negra femenina.

PAGE 28

20 Enrique Noble en su artculo Ethnic and Social Aspects of Negro Poetry of Latin America identifica cuatro etapas en la evoluc in de la mulata como sujeto en la poesa negrista. En la primera se destaca la desc ripcin hiperblica de su belleza fsica y un concepto de dimensiones casi mticas de su sensualidad y adiestramiento sexual. Despus, segn Noble, la exaltacin de la mulata se hace desde un encapsulamiento rtmico y colorido. En esta etapa la mujer afrocubana es plasticidad esttica, una expresin casi caricaturesca del baile marcado por el comps del tambor. En su tercera etapa el poeta masculino sati riza a la mulata de manera sarcstica mientras que destaca las diferencias fsicas, sicolgicas, y sociolgicas entre la mujer mulata y la negra. Finalmente Noble seala que en la cuarta estapa hay un cambio positivo que beneficia a la imagen, especi ficamente, de la mulata, quien llega a representar la sntesis de las diferentes transculturaci ones sociales que se estaban cuajando en mpetu solidificador: The mula tto woman was more than a pure literary theme; she was seen as something more than a regional type It was this moment that she became a symbol, a profile, a mark, an integration of ecological phenomena, (396). Ms all de las cuatro etapas evol utivas de Noble, yo propongo en esta investigacin que existe un quint o perodo en el cual la muje r se plantea como creadora y duea de la palabra constructora que queda impresa en el subconsciente imaginario cultural. Como todo visionario socio-cultural, Guilln se anticip al resplandor que emitira la mujer afrocubana al llegar a la cima de la montaa de su identidad en un poema apropiadamente titulado Mujer Nueva. ( Sngoro cosongo 1931)

PAGE 29

21 Con el crculo ecuatorial ceido a la cintura como a un pequeo mundo la negra, mujer nueva, avanza en su ligera bata de serpiente. Coronada de palmas, como una diosa recin llegada, ella trae la palabra indita, el anca fuerte, la voz, el diente, la maana y el salto. Chorro de sangre joven bajo un pedazo de piel fresca, y el pie incansable para la pista profunda del tambor. (15) Aunque en este poema siguen abundando las referencias sexuales, musicales, y de animales asociadas con la mujer afrocubana, ha y en el un buen vaticinio, ya que la mujer surge triunfante e inmortal, armada con la palabra indita, o sea con la verdad. As sucede en la quinta etapa de su evolucin. Con el cambio en el orden social a raz de la Revolucin cubana, la mujer toma las rie ndas de la poesa negra, eventualmente convirtindose en creadora y apropiandose de su historia. Es de hecho, tal como lo implica el ttulo del poema de Guilln, una mujer nueva o tal vez la de siempre que nunca fue reconocida y que ahora rompe la cscara del molde impuesto.

PAGE 30

22 Los trabajos de mujeres negras y mulatas no formaran parte de las Grandes Narrativas de la literatura cubana hasta despus de la Revolucin. Segn Davies, en la etapa inicial post-revolucionaria surgieron ms oportunidades que nunca para que la mujer antes marginada publicara poesa. Much as de ellas, jvenes, sin experiencia literaria, pobres, negras y mula tas, expresaban, no solamente sentimientos ntimos, sino tambin sus percepciones sobre la comunidad que les rodeaba, la ciudad, y el panorama social a nivel nacional e in ternacional: They wrote about the Cuban missile crisis, the literacy campaign, Cubas involvement in Afri ca, and other historical and revolutionary events. In this sense they were continuing the long tr adition in which Cuban women wrote about the nation, (137). La dcada de los setenta, momento en el que un cambio en las percepciones culturales identifican a la literatura cubana con las tradiciones caribeas y tercer mundistas (139), sealar a el momento preciso pa ra que la nueva voz resonara con ms fuerza.

PAGE 31

23 Captulo Dos: Mujer y revolucin: gner o, raza, fusin del sujeto/nacin, identidad, y memoria cultural Antes del triunfo de la revolucin la mujer afrocubana se encontraba relegada a los estratos ms subalternos de la socieda d. A partir de 1959, la escritora afrocubana comenz lentamente a establecer una reputacin literaria dentro de la tradicin caribea, cosa que ironicamente no haba podido hacer durante el auge del negrismo en las dcadas anteriores de la vanguardia. Sin embargo se ala Davies, que aunque la revolucin haba cedido un espacio para que la mujer afrocubana estrechara sus alas en el mundo de la palabra escrita, la realidad no se igual a las espectativas (125). El hecho de que en Cuba no haba estallado un boom generalizado de l iteratura producida por mujeres de todas las razas y en todos los gneros hasta mediados de los aos ochenta, signific, para la escritora que cargaba con el doble peso de raza y gnero, que su campo de batalla aun estaba por definirse. Apoyandose de datos demogrfcios en su libro Cuba: Between Reform and Revolution Louis A. Prez, Jr. concluye que an tes y despus de la abolicin de la esclavitud las ideologas de raza y gnero confabularon en contra de la mujer negra y mulata al establecer lmites inquebrantables que estrangularan cualqui er posibilidad para su superacin econmica/social. Mientras que la mujer representaba un 51 por ciento de la poblacin total de pardos libres entre 1817 y 1862 (87), la pe rsistencia de la estigmatizacin de la esclavitud continuaba ejerciendo su poder opresivo sobre la mujer afrocubana. (210)

PAGE 32

24 Un ejemplo de ello era la concentracin la boral de dichas mujeres en la industria de servicios domsticos y la agrcultura, am bos derivados de la poca colonial. Segn Prez, para el comienzo de la repblica las mujeres afrocubanas constituan un 90 por ciento de los trabajadores en dichos sectores (210). El otro ejemplo, y el ms dificil de rectificar puesto que qued profundamente codificado dentro del imaginario cultural del pas, es la construccin de la mujer afroc ubana como objeto sexual que se llev acabo a travs de la mirada del colonizador y que fue perpetuada principalmente mediante una literatura patriarcal. En este captulo utilizar los conceptos de la identidad bifurcada y el lugar de invisibilidad que emplea Flora Gonzlez Mandri ( Guarding Cultural Memory ) en relacin a la mulata tras su anlisis de Cecila Valds (1882). Como bien acierta Gonzlez Mandri, la novela abolicionista de Cirilo Villaverde se escr ibi dentro de un contexto histrico que favoreca al discur so antiesclavista como parte de la agenda independentista (17). Yo dira que era la herramienta polti ca ms poderosa, por su fuerza cohesiva, que la burguesa criolla, inspirada por el modelo estadounidense, poda utilizar en contra de la colonia en declive. Pero esto no significa que el discurso anties clavista que utiliz Villaverde como teln de fondo en su saga de amor frustrado, haya dejado de representar los intereses de la lite blanca, que como bien demuestra la novela, se vea amenzada por la mulata. Cecilia, la protagonista mulata de Vill averde, paga un precio por la transgresin de querer casarse con un hombre blanco de la burguesa que est so cialmente fuera de su alcance. Su final de mujer enloquecida, encerrada en un manicomio viene siendo una reafirmacin del lugar ambiguo y en ocaciones invisible, cuando se aserca demasiado al

PAGE 33

25 mundo blanco, al cual se deba limitar la mula ta, tal como dicta su composicin racial hbrida. Social y racialmente, Cecilia habita un lugar entre espacios ya que su padre, Cndido Gamboa, es un terrateniente blanco quien la mantiene economicamente, pero al margen, sin que ella lo sepa Propone Gonzlez Mandri que: In the character of Cecilia, then, Villav erde both describes the colonial social arrangement between white men and women of color prevalent in nineteenthcentury Cuba and betrays his classs ambi valence about a true mixing of the races at the social level. This ambivalence app ears predominantly in the fact that even though the novel bears the name of the fema le protagonist, it relegates the figure of the mulatta to a sense of split identity and a place of invisibility. (18) Segn Gonzlez Mandri, Cecilia emerge co mo una figura popular que, a pesar de su mulatez, encapsula un racismo internaliz ado, definido por la mirada del colonizador (19). La mulata es fragmentada por la cont radiccin de ser deseada sexualmente pero rechazada a nivel social. A la vez es multip licada, reproducida infinitamente como cono nacional del mestizaje. Es esta dualidad/m ultiplicidad y negacin trgica de smbolo nacional y cuerpo erotizado, que es simulta neamente cancelado por su invisibilidad social, sobre el cual varias acadmicas han comentado: In the case of the mulata, high symbolic or cultural visibility contrasts sharpl y with social invisibili ty, escribe Kutzinski (7). En su anlisis de Cecilia Valdes Gonzlez Mandri concluye que Ultimately, the novelist defines the mulatta as a colonized su bject, as someone incapable of inhabiting multiple spaces in society or of creati ng her own consciousness through questioning, (23). Madeline Cmara Betancourt actualiza el discurso al post ularse una serie de preguntas sobre el legado de Cecilia en una sociedad donde la mulata aun utiliza su cuerpo para tener acceso a mundos de privilegio: In spite of the centuries that have passed, we coul d still ask ourselves what remains in the sensual body of the mulatt a that is exhibited for the pleasure of

PAGE 34

26 men, from the marquillas of cigar boxes to the show s of the Tropicana cabaret; of the black mother who gave her life; of the black culture inscribed in her ancestors? With what voice would the C ecilia of our days (she who hustles a Spanish tourist in the small Plaza del A ngel) tell us her story? (101) Tras su personificacin del ideal nacional, la mulata carga con el peso de lo que Gonzlez Mandri llama el fracaso del proyect o nacional. Cmara Betancourt elabora sobre la problemtica de proyectar el ideal armonioso sincrtico de la nacin cubana desde la alteridad: the mulatta has a story in which th e psychological connotation conspires against the legitimacy and efficacy that coul d be granted to her as a stable symbol representative of the syncretism of the Cuban nation. If we take into consideration that the mulatta emerges from the carna l union of the white Spaniard and the black African woman, we cannot dismiss that such union is the result of force and power: rape, lustful seduction, or unnatural incestuous acts between white fathers and their illegitimate mulatta daughters or white brothers and their bastard halfsisters. From a feminist psychoanalytic perspective, the historical process of interracial mestizaje the presence of the black woman was repressed becoming silent, invisible, threatening as it does not find its true space of identity within the new symbol that does not assimilate he r. The raped body and soul negated the spirituality and traditions of the black mother, because the mulatta had to function under the law of the father, to incorporate herself in to a society that opened other spaces for her self-fulfillment as sh e whitened her skin color and as slavery was gradually abolished in Cuba. (110, 111) Relegada a la sombra perifrica de un a visin masculina y contradictoria que haba devenido dominante en la elaboracin del ideal sincrtico que constituira el concepto de nacin, la mujer afrocubana ocupaba un espacio demarcado dentro del esquema discursivo patriarcal que estaba an clado en representaciones positivistas. Escritores como Eduardo Ez ponda y Francisco de Paula Gelabert plasmaban a la mujer afrocubana en el papel esttico y subalt erno de musa. La mulata en especial era el sujeto lrico convertido en objeto ert ico e hiper sexual, siguiendo el modelo etnocntrico, occidental que ge neralmente proyectaba al afri cano dentro de la categora

PAGE 35

27 subhumana del primitivismo. Por otra parte la imagen de la mujer mulata como smbolo de la sensualidad tambin se podra interpre tar como una exaltacin de la forma de ser intuitiva e instintiva del africano en contrast e con el pragmatismo de la idiosincracia del hombre occidental. No obstante, en su funcin esttica-libidi nosa de deleitar e incitar a travs del baile y su belleza extica, la musa mula ta se encontraba lim itada por la doble subyugacin que la reduca a la sexualidad cruda. En su ensayo La mulata: estudio fisiolgico, social y jurdico, publicdado en 1878, Ezponda circuns cribe a la mulata dentro del espacio reducido y erotizado del pe rfomance: Donde la mulata desenvuelve la omnipotencia de la sensualidad es en el bail e Su temperamento exige la lubricidad de la danza cubana. Es el nctar que la extass es la creacin genuina de la mulata, es su idioma inarticulado, es su idiosincracia La mulata dice: vivir es gozar, gozar es bailar. (14-16) Pareciera que siguiendo las pautas de Ezponda, Gelabert escribe La mulata de rumbo un cuento corto de corte costumbrista en el que su protagonist a, Leocadia es el estereotipo que comenzaba a forjarse dent ro del poder aglomerador de las Grandes Narrativas que encausaran a la mulata dentro de lo carnal. Leocadia es una mulata codiciosa, materialista, caprichosa y sandungue ra. Ella misma declara: Yo me llamo Leocadia Bergamonta y Zampalln; soy m uy Buena, mientras no me pinchan, y no pienso ms que en divertirme, que es lo nico que se saca de este pcaro mundo, (437). En una escena de baile Gelabert deshumani za a Leocadia en el acto de la danza: Leocadia, bailando desenfrenadamente con Camil o, rea, gritaba, se retorca como una serpiente. (440)

PAGE 36

28 En la poesa folklrica transmitida por v a oral la figura popular de la mulata no se desvi de la estampa del costumbrismo tradicional. Encontramos un ejemplo de dicha tendencia en el poeta Bartolom Jos Cr espo, ms conocido por su pseudnimo Creto Gang. Considerado por Jos Lezama Lima un precursor de la poesa negra, en el siglo XIX Gang continu difundiendo una imagen este reotipada de la mulata. La mulata de Gang, reiteran Isabel y Jorge Castellanos en el cuarto tomo de Cultura Afrocubana : Letras, Msica, Arte no es nada ms y nada menos que sandunga y lubricidad, contoneos de cadereas, pura sexualidad elemen tal, (147). Gang se arm de las tradicionales metforas licntropas para transformar a la mulata en un animal salvaje dominado por impulsos naturales. En su poema La mulata (1847), el poeta metamorfosea a su subjeto de las siguientes maneras: cantrida que da vida unas veces, y otras mata. maj que ondulante sigue con velocidad su presa; paloma de cola alzada que alegre se pavonea; En su acercamiento a los concepto s de gnero y raza la terica feminista estadounidense bell hooks identifica acertadamente la objetivizacin que naca del sexismo y el racismo que eran simientes s obre las que se eregan los sistemas de dominacin socioeconmica y cultural que ejerc a el hombre blanco sobre la mujer negra Segn hooks gnero y raza se han desarrollado como discursos interconectados desde la poca de la esclavitud. En aquel entonces el cuerpo de la mujer negra constitua un

PAGE 37

29 terreno discursivo, un campo de juegos donde convergan el racismo y la sexualidad. (57) Histricamente la mujer afrocuba na ha estado desprovista de su autodeterminacin no slo por el patriarcado colonial sino que tambin por el hombre negro o mulato. Este ltimo intentaba dese speradamente rescatar la poca autonoma expresiva que le era otorgada sin tomar en cuenta el poder de la agencia femenina. Afirma hooks: El discurso de la resistan cia negra casi siempre se ha basado en la libertad del hombre Al aceptar estas metfora s sexuales se forjaba un vnculo entre el hombre negro oprimido y el opr esor blanco. Ellos compartan el pensamiento patriarcal de que la lucha revolucionaria estaba ligada al falo erecto, la capacidad del hombre de establecer el dominio politico que podra corresponder al dominio sexual. (58) Dando un salto al siglo XX es evidente que, con la excepcin de uno que otro ejemplo notable, en su gran mayora los poe tas negristas del per odo de la entreguerra (1919-1939) fueron incapaces de subvertir la representacin unidimensional de la mujer afrocubana a pesar de la reevaluacin y valo rizacin de la cultura negra a nivel mundial por los movimientos artsticos de las vanguardias europeas. Por lo general los poetas del negrismo continuaban tirndole lea al fuego de prejuicios sexuales y tnicos que hundan a la mujer en las llamas devastadoras de los clichs. As por ejemplo Jos Ant onio Portuondo en su poema titulado Mari Sabel la mulata no se libera del estigma de hembra lu juriosa que se encuentra atrapada por la mirada masculina del deseo: Mari Sabel te desalmate,

PAGE 38

30 Mari Sabel le dite tanto trajn a tu cadera, mulata, que ayel se rompi el resolte de tu sandunga, Mari Sabel. La rumba puso en tu cuerpo el ritmo de tu epilepsia; se encendieron de lujuria tus ojazos, y en tus piernas se enredaron las culebras de la miradas negras. Ya ests desnuda, mulata, tu carne fresca y dorada Mira a Andr mira a Andr, cmo avienta la nar! Rafaela Chacn Nardi (1926), la nica poeta mulata en dejar alguna huella afrofemenina, fu incapaz de cuestionar el estatu s quo y de ofrecer otra visin de la mujer

PAGE 39

31 afrocubana. En lugar de enfatiz ar la experiencia de la mu jer afrocubana Nardi opt por incursionar en el simbolismo frances al publicar una coleccin de sonetos titulada Viaje al sueo (1948). De particular interes Chacn Nardi expresa una obsesin por el color blanco que equivale a la pureza y que se nutre de la ausencia conspicua de elementos afrocaribeos. (Davies 29) Emilio Ballagas se salva de este grupo al escribir su Elega de Mara Belen Chacn, considerado uno de los momentos ms alto s de la lrica criolla, en el cual la mulata alcanza el lugar ms digno que jamas se le fue concedido a lo largo del desarrollo de la poesa negra en Cuba hasta ese momento. Confirma Davies en su artculo Writi ng the African Subject: The Work of Two Cuban Women Poets que la voz que prevalec a en la poesa afrocubana era masculina: As elsewhere in the Americas, the inner conflict voiced was the prerogative of the mulatto man; the black woman incarnated unbri dled sexuality as aesthetic form, (34). Sin embargo a raiz del desmantelamiento so cio-cultural que implic a toda revolucin, el terreno se estaba abonando para que la muje r emergiera como la nueva voz de la poesa afrocubana. La imagen de la mujer afrocubana fu finalmente rescatada y redefinida por las poetas que salen a la luz despus de la revol ucin. Con la Revolucin cubana se imponen nuevas coordenadas sociales que afectan la pr oducin cultural y in tellectual (Zurabano 114). Es la poesa el gnero literario que predomina en el panorama editorial cubano de los sesenta. Nancy Morejn pertenece a la nueva generacin de poe tas que afirman con sus versos las nuevas transformaciones social es. Con ella la poeta postrevolucionaria comienza a retomar el cauce de su identidad con amplitud y madurez, sin embargo, no es

PAGE 40

32 sorpresa que el reconocimiento y la valori zacin del aporte colectivo femenino haya llegado tardo. En 1970, once aos despus del tr iunfo de la revolucin, Ildefonso Pereda Valdez publica un estudio sobre la poesa afro cubana en donde el nico trabajo de una mujer que se menciona es el de Morejn. Davies identifica dos acontecimientos que tuvieron un impacto en la poesa afrocubana en general y que fueron catalizador es en aquella generada por mujeres. El Ao Intenacional de la Mujer en 1975 y las campaas militares cubanas en Angola (1975-76) y Etiopa (1977-1978) tuvieron un doble impacto en el mbito artstico. Por una parte hubo un despertar feminista y por ot ro lado una reafirmacin de la identidad africana mediante la soli daridad poltica. (35) Engarzando estas corrientes, la mujer af rocubana logra transcender los patrones de la poesa afrocubana y desa fa los cdigos prevalentes a travs de la desarticulizacin del pasado y reconstruccin del presente pa ra redefinir la identidad de la mujer afrocubana de manera protagnica. Las tres poetas que se destacan en esta labor son Nancy Morejn, Georgina Herrera (1936), y Excilia Saldaa (1946-1999).

PAGE 41

33 Captulo Tres: Georgina Herrera: maternida d, Africa e identidad tras la reconstruccin del pasado En la novela testimonio Golpeando la memoria, el Yo narrador de la poeta afrocubana Georgina Herrera cobra vitalidad desde las primeras pginas. Tras una declaracin irrebatible, que luego puntua liza con una ancdota sobre los espacios dominados por el hombre, cuenta como de nia se atreva a cruzar fronteras que le eran prohibidas. Nac transgresora. Mira, las nias del barrio no participaban en los juegos considerados de varones y a m me gustaba jugar a la pelo ta con ellos. Me encantaba ocupar el campo corto, porque el short stop es arte puro. Por esa posicin no se debe dejar pasar ninguna pe lota para los jardines. Era feliz cuando coga el bate y la mascota y me iba a jugar. Te puedes imaginar lo que pasaba cuando mi papa enfilaba por la esquin a; yo soltaba bate y guante y a correr. Cuando l llegaba, lo que me caa encima era una lluvia de golpes. Deca que si no entenda con palabras, entonces entender a con golpes. Aquella violencia de mi padre me marc. Me dej hue llas irreversibles. (27) El recuerdo de niez, aparentemente se ncillo, contiente una serie de elementos que Herrera destacar en su obra posterior. El lugar que ocupa la mujer en la potica de Herrera es de gran relevancia en relacin a la historia y la memoria colectiva de las genealogas afro-femeninas, cosa que se avizora mediante el simbolismo que encierra la posicin pelotera del shortstop El lugar en que Herrera se auto-inscribe y que reclama para la mujer afrocubana es comparable a la posicin que abarca el shortstop No es coincidencia que de nia He rrera haya sentido una afinid ad por esa posicin esencial entre espacios. Para aquellos que no sabe n apreciar la magia del beisbol, el shortstop, tal como narra Herrera, es arte puro. Es una posicin multifactica que abarca un amplio

PAGE 42

34 terreno de accin y exige del jugador la preparacin para cubrir otras posiciones; por ejemplo, el shortstop suele ser buen lanzador. Igual que la imagen de la mujer afrocubana que proyectan Herrera y las otra s dos poetas que analizar, el shortstop es la fuerza unificadora que muestra flexibilidad y multiplici dad en su capacidad de actuar, y si es necesario de acomodarse, ante la accin que se impone. Ante todo el shortstop se mantiene firme al defender el jardin. Un buen shortstop nunca deja que la bola penetre ms alla del espacio que se ha ganado. Herre ra reclama un espacio parecido para la mujer afrocubana, autnomo y singular. Georgina Herrera naci en Jovellan os, Matanzas, en 1936. A pesar que el negrismo haba iniciado un concientizacin sobre la importancia de la herencia africana en Cuba, la realidad social segua siendo la misma para lo s negros pobres. Herrera lleg a una sociedad que haba forjado su historia en base de contradicciones que an est por reconciliar: abr los ojos a un mundo lleno de prejuici os, de tabes, de contraposicin entre lo bueno y lo malo: la escasez y la ab undancia, lo negro y lo blanco. All comenc, tambin, a apreciar la significacin social de ser pobre y sobre todo negra, porque despus de tomar conciencia de mi condicin de clase cuando tena que asistir a la escuela con los zapatos rotos, vino la de mi identidad de raza. (25) Adems de tener afinidad por el beisbol Herrera amaba la escuela, as tuviera que ir con los zapatos rotos, y a las maestras que la alentaban a escribir poesa. Otro grupo de mujeres que dejaron una huella profunda en sus aos formativos eran las viejas negras de la famila y del barrio, tanto que escrib i su primer cuento, estando en la escuela primaria, inspirada en los relatos que circulaban entre ellas. Ya desde nia Herrera incursiona en el mundo mgico de sus antepasados afro-femeninos, a travs de la transmisin oral, que como ya hemos visto, constitua un pilar en la vida social de los

PAGE 43

35 ria (95). yoruba y una mtodo de perpetuar la memoria colectiva. A temprana edad Herrera se sintoniza a la frecuencia transportadora del r ecordar y recontar de la negras, unidas en hermandad por sus experiencias y sabidura, y rescata sus historias del anonimato y el olvido con el acto de inscribirlas mediante la palabra escrita. me trasladaban que s yo adonde, e iba y vena en medio de lo que escuchaba, dndome un gusto que an hoy me llena la memoria y el corazn, porque ellas tenan otra manera de decir y con much a ms variedad y una riqueza sin lmites Las negras viejas y yo tenamos mucha afinidad y empata; cuando pasaban por mi lado me ponan la mano en la cabeza y me decan: T son lucumisa. Aquello era como una distincin solo desp us de mucho tiempo pude entender su significacin. (76, 82) Herrera se fue a vivir a la Habana en 1956, huyendo de la miseria rural de su pequeo pueblo natal, y comenz a estudiar en una escuela pblica mientras trabajaba de domstica. Durante todo ese tiempo segu a escribiendo poemas, algunos de los cuales fueron publicados, a cambio de nada, en el peridico Exclsior. En 1960 Herrera se hizo colaboradora de Prensa Libre Dos aos despus, tras haber hecho contactos en la editorial El Puente1 por medio del dramatrugo argentino Samuel Fedman, Herrera publica su primer poemario GH. Ni siquiera lo titul, pues so lo faltaba la cubierta y yo no me decida, y entonces me dijeron: L e vamos a poner las iniciales de tu nombre, porque no podemos esperar ms, cuenta Herrera en Golpeando la memo Afirma Nancy Morejn, quien tambin pert eneca al grupo de escritores negros El Puente, en el eplogo de Golpeando la memoria que Nadie se atreva a negar a aquel talento; casi todos convenan en que haba aparecido una personalidad pero aquella 1 El Puente: Editorial fundada por un grupo pequeo de escritores afrocubanos en los aos sesenta, entre ellos Jos Mario Rodrguez, Ana Mara Sim, y Gera rdo Fulleda Len. Se planteo en aquel momento como una alternativa a la revista Lunes de revolucin Ediciones El Puente public los primeros dos poemarios de Nancy Morejn. Sin embargo en 1965 la editorial cay bajo la acusaciones del gobierno por lo que consideraban una esttica contra-r evolucionaria and cerr sus puertas.

PAGE 44

36 recepcin de sus primeros poemas estaba le jos de comprender la importancia que los conceptos de gnero y raza iban a tener en es ta obra para perfilarla y darle su razn ms legtima (183). Herrera publica su primer poemario en un pe rodo de transicin social y grandes cambios que afectara la produ ccin literaria y artstica a ni vel de contendio y difusin. Aunque la reestructuracin de la industria editorial signific un acceso ms amplio para la produccin literaria de mujeres, la nuevas imposiciones del paradigma marxista aadieron una serie de nuevas implicaciones para la artista y escritora afrocubana. Esta ya se encontraba en desventaja por las c ondiciones que han conspirado para borrarlas, adems deban, al igual que todos, redefinirse constantemente bajo las exigencias de la revolucin castrista. Seala Gonzlez Ma ndri que los primeros quince aos de la revolucin eran aos de depuracin intellectual: Examples are the censorship of Orlando Jimnez Leals film P.M. about the nightlife of Afro-Cubans, and the closing of the El Puente publishing house and group to which Morejn belonged Finall y, these years were marked by the famous Padilla Affair in which Herber to Padilla was jailed in 1971 for his controversial collection of poems Fuera del Juego published in 1968, (66). No obstante Herrera se incorpor y con tinu su evolucin potica. En 1963 entra a trabajar en Radio Progreso como copista y eventualmente comienza a escribir novelas para la radio. Hasta en su trabajo de guionist a Herrera senta un gran deseo por inscribir a la mujer en general y a la mujer negra en particular en pape les protagnicos: Los temas que ms me han gustado trabajar son los relacionados con las mujeres. Dentro de los espacios histricos era maravilloso descubrirlas, hacerlas visibles, poner en evidencia lo que para otros y otra s pasaba inadvertido, sacar a travs de los dilogos, todo el esplendor que lleva ban adentro. Despus trat de que las mujeres negras se sintieran representa das en las novelas por algn personaje protagnico. Como eso no pudo ser, y haba un programa histrico llamado Grandes Momentos de la Historia, ah las pona. A veces, leyendo sobre lo que

PAGE 45

37 iba a escribir para ese programa, llegaba la inspiracin para un poema, as surgi Canto de amor y respeto para doa Ana de Souza, Tambin escrib sobre Fermina Lucum, la esclava dirigenta de la primera subleavacin organizada que hubo durante el perodo colonial, porque es as mujeres merecen ser enfocadas, reconocidas y recordadas. En mis narraciones quise romper esquemas, dar una imagen de la mujer de los nuevos tiempos y empece a introducir lo que tena en mi mente. (106) En 1974 publica otro libro de poesa Gentes y cosas, seguido cuatro aos despus por Granos de sol y luna (1978). Grande es el tiempo sali en 1989, seguido por Gustadas sensacionoes en 1996 y Gritos en 2003. A partir de Gentes y cosas el tema de la maternidad ocupa un lugar central en la obra de Herrera. Los poemas son profundamente maternales, siete de los cual es estn dedicados a sus hijos Ignacio e Anaisa, quien despus muri tragicamente en un accidente de trnsito. En lo que Catherine Davies llama una hermenetica de la maternidad la obra de Herrera brota de adentro, desde la intimidad de sus experiencias de mujer negra, madre, y heredera de las historias de sus antepasados femeninos que la poeta rescata de la desmemoria. En muchos de sus poemas Herrera exalta su maternidad de una manera tan intuitiva e ntima que se torn a universal. En estos poemas Herrera cancela el estereotipo de la raza de manera que tr ansciende la piel. Tal vez si n proponrselo, reconstruye la imagen de la mujer afrocubana, devolvindole el espacio vital que c onstituye la matriz reproductiva y transmisora de cdigos esenci ales de la humanidad. En Anaisa la descripcin del nacimiento de la hija es una escena que transciende tiempo y espacio: Aos (dos) atrs a esta hora, recin

PAGE 46

38 nacida eras. Yo recien dichosa cuando aprend tu llanto y vi tu cuerpo -verdico jugueteluchando entusiasmado por separarse de mi vida. Se repiti el asunto antiguo y cotidiano de la hoja sacudida y llevada por el viento. (10) En el siglo XIX las representaciones altamente erotizadas de la mujer afrocubana haban funcionado para, entre otra s cosas, arrebatarles su poder procreativo. Especificamente en el caso de la mulata, Kutzinski afirma que su funcin era proveer sexualidad sin complicaciones reproductivas: Her womb is a tomb, (31). Mandri seala que el poder reproductivo de la mujer afrocubana es visto en el siglo XIX como una amenaza ante la pureza racial de la familia blanca y la perpetuacin econmica de privilegio y rango social. (18, 20) Al autoinscribirse como una fuente de ternura materna inagotable, Herrera implicitamente desmantela los paradigmas de objetizacin y deshumanizacin donde la mujer afrocubana exista y se reproduca unicamente en la es ttica del placer. Lejos de ofrecer paradigmas simplificados genealgicas que encasillan a la mujer dentro de un matriarcado limitante y unilateral, Herrera e xplora la riqueza de la mujer afrocubana

PAGE 47

39 desde una perspectiva gino-afrocntrica y matr ilineal, empleando los trminos de Davies, que est constantemente regresando al centro para despus ramificarse y entrecruzarse en el flujo y reflujo perpetuo de lo que Flora Gonzlez Mandri llama the art of recovering lost truths, (92). La africana latente de lo maternal en He rrera es lo suficientemente personal para tener un impacto social. La feminista nigeriana Oyeronke Oyewumi seala en African Women and Feminism: Reflecting on the Politics of Sisterhood que la maternidad, dentro del esquema social africano, es la fuente ms importante y fundametal en la creacin de coaliciones para la acc in poltica. (13) En Preguntas que solo ella puede res ponder Herrera inscribe la experiencia maternal dentro de un plano mtico cuyo discur so se relaciona metonimicamente a Africa. Seala Davies que la relacin madre e hija se expresa a travs de Africa y vice versa, creando de esta manera una dimensin espi ritual que deviene imprescindible en la recuperacin de la identida d afro-antillana (182). The subject thus constitutes her identity in terms of (fem ale) ethnicity, maternity a nd nurturing, (182). Herrera transmite ternura y privilegia a lo familiar mediante objetos sagrados africanos, el mar, que simboliza el puente migratorio entre frica y el nuevo mundo, y sobre todo los ojos de etope que aluden a rasgos he redados de lejanas tierras. Un escrutinio ms profundo de los poemas de Herrera muestra que la poeta se aleja del discurso feminista occidental. En The Invention of Women Oyewumi se hace la siguiente pregunta sobre la universalizacin de la fijaci n biolgica que determina las categoras sociales de occidente: On what basis are Western conceptual categories exportable or transferable to other cultures th at have a different cu ltural logic? (11)

PAGE 48

40 Oyewumi concluye que el feminismo occidental aplica la construccin social de gnero indiscriminadamente y de esa manera contin a perpetuando ciertos mitos sobre culturas que no forman parte de occidente, inscribindolas mediante un prisma totalizador: Consequently, in cross-cultural gender stud ies, theorists impose Western categories on non-Western cultures and then project su ch categories as natural, (11). Ciertamente la confluencia de razas, etnias, y culturas dentro del contexto colonial y neo-colonial cre en Cuba un ambiante que facilit la insercin de tales categoras maniquestas. En la obra de Herrera la legi timizacin de la figura femenina africana se lleva a cabo mediante un determinismo propio que no subscribe a imposiciones occidentales. Herrera recurre a frica en bs queda de una figura femenina que no se somete y rebasa toda fijacin binaria sexual. Seala Davies que He rrera looks to Africa rather than Cuba for the legitimization of a revolutionary (syncretic) feminist heritage, (180). Canto de amor y respeto para doa Ana de Souza ( Granos de sol y luna 1978) es un poema panegrico sobre la reina Nzinga de Angola. Hist oricamente Nzinga pact y form alianzas con los holandeses en el tr fico de esclavos. En el poema Herrera modifica los hechos histricos y ofrece una ve rsin subalterna de Nzinga. Representada como una figura mtica inscrita a travs de la dualidad sincrti ca Ana de Souza/Madre Yinga Mbandi, Herrera crea una figura transgresora y exuberante que simultaneamente personifica la resistencia y ma leabilidad femenina a nivel universal. Afirma Davies que The double-named, double-voiced Ana de Souza/Mother Yinga Mbandi is inscribed as a uniquely syncretic Amazon-like figure: Afri can, Catholic, mother, saint, lady, warriorqueen and liberator, (179). Pero ms que una legitimizacin de la resistencia feminista

PAGE 49

41 africana Herrera reconstruye la historia de una mujer creando de esa manera un vnculo con el pasado que abre un espacio para que la mujer afro-cubana se inserte de manera protagnica en el presente: Usted, doa Ana, con ese nombre occidental, tomado por estrategia, usado slo en documentos. Madre Yinga Mbandi para su pueblo. Vencida a veces, nunca prisionera, siempre emergiendo entre sus hombres, sin ms armas, que en los ojos, prendiendo como llama furiosa, el deseo de acorralar al enemigo, junto al mar tremendo de donde vino. Yinga, seora, agua limpia donde quiero verme reflejada. (10-12) En Grande es el tiempo (1989) Herrera vuelve a colocar a la mujer negra en un lugar protagnico de la hist oria. En Fermina Lucum le da nombre a la figura subvertiva de una esclava y la inserta de primer instancia dentro de una fecha especfica de un acontecimiento real: El cinco de noviembre

PAGE 50

42 de 1843, Fermina, cuando todos los bocabajos fueron pocos para tumbar su nimo Luego, tras la recuperacin de su historia, viene el rescate de la memoria. Al igual que en Canto de amor y respeto para doa Ana de Souza sin ms armas,/que en los ojos,/prendiendo como llama furiosa,/ el deseo/de acorralar al enemigo, junto/al mar tremendo de donde vinoel poder feme nino est asociado con la naturaleza: Qu amor puso la astucia en su cerebro, la furia entre sus manos? Qu recuerdo trado desde su tierra en que era libre como la luz y el trueno dio la fuerza a su brazo? Vlida es la nostalgia que hacemos poderosa la mano de una mujer hasta decapitar a su enemigo. [] Lstima que no no exista una foto de sus ojos. Habrn brillado tanto. (17) En Retrato de Victoria ( Gritos 2003) la bisabuela de la poeta encarna el triunfo femenino en la larga lucha por la libertad. En este poema, como seala Davies, Herrera se

PAGE 51

43 auto-inscribe en la imagen de su antepasado, cosa que le permite reconectarse con el cabo perdido que la una al pasado: Qu bisabuela ma esa Victoria Cimarronendose y en bocabajos Pas la vida. Dicen que me parezco a ella. (4) Segn Davies: The link with the past and the sense of cultural family heritage informs the poets discursive image or verbal reconstruction of he r self, (Writing the African Subject: The Work of Two Cuban Wome n Poets 41). Al igual que en Fermina Lucum la voz lrica recalca la importancia de esbozar el nombre, que viene siendo un acto de inmortalizacin. Y es que segn Herrera rendirle homenaje a los ancestros mediante la palabra es central en su obra. Lo que yo tengo de mis an cestros, porque no hay fotos, es a travs de lo oral. Los ancestros tienen una cosa m uy importante que ver con nosotros; no podemos dejarlos a un lado, afirm Herrera mientras se meca en un silln durante una entrevista informal que me concedi en La Habana en agosto 2005. Estos poemas de Herrera articula n, segn Davies, una perspectiva gynoAfrocentric a travs de paradigmas rela ting to kinship and history, to matrilineage and woman-centered social formations, (41). La poeta emprende una bsqueda continua y reveladora que conecta a la voz lrica c on un pasado ms all de las experiencias vividas, de esa manera dndole un sentido hist rico atemporal y a la vez muy ntimo a su obra.

PAGE 52

44 En su artculo (Re)Constructing the Past, (Re)interpreting the Present, (Re)Inventing Self: History in Selected Poem s of Georgina Herrera, Paulette Ramsay demuestra de que manera la voz lrica de Herrera enlaza elementos del pasado con el presente a travs de una juxtaposicin consci ente que cuestiona e interpreta los discursos oficiales sobre la historia de la mujer. Herrera escribe sobre sus propias experiencias para confrontar y deconstruir aquello s cdigos internos que ha here dado la mujer africana a lo largo de una geneologa femenina dom inada por paradigmas occidentales. Herrera rechaza el discurso masculino que relega a la mujer a ocupar un espacio perifrico en la historia. De igual manera su obra no abraza a la ideologia feminista occidental que intenta imponer la construccin mujer que se encuentra emergida en la filosofia corporal-social del determismo biolgico como nica alternativa. Segn Oyeronk Oyewum en su The Invention of Women prior to the infusion of Western notions into Yoruba culture, the body was not the basis of social ro les, inclusions, or exclusions; it was not the foundation of social thought and identity. Por lo tanto: The woman question is a Western-de rived issue It is an im ported problem, and it is not indigenous to the Yoruba, (iv). He demostrado algunas de las estrategias que emplea Herrera para rescatar y apropiarse de la identidad femenina median te los tropos de la maternidad y la autoinscripcin en las historias perdidas de mujeras africanas y afro-cubanas del pasado. El tercer tropo se relaciona directamente a f rica como smbolo de una bsqueda raigal y proclamacin de identidad. La afirmacin oral, el uso de la metfora del espejo reflector, y la relacin ntima entre mujer y naturaleza son constantes en la potica de Herrera. En

PAGE 53

45 el poema frica ( Gritos 2003) Herrera logra reunir todos esos elementos para llegar a un momento sublime de total claridad y consciencia espiritual: Cuando yo te mencione o siempre que seas nombrada en mi presencia ser para elogiarte. Yo te cuido, junto a ti permanezco, como al pie del ms grande rbol. Pienso en las aguas de tus ros y quedan mis ojos lavados. Este rostro, hecho de tus races, vulvese espejo para que en l te veas. En mi mueca vas como una pulsa de oro -tanto brillas-; suenas como escogidos caures para que nadie olvide que ests viva. Todo sitio al que me dirijo a ti me lleva: Mi sed, mis hijos, la tibia ol eada que al amor me arrastra

PAGE 54

46 tienen que ver contigo. Esta delicia de si el viento suena o cae la lluvia o me doblan los relmpagos, igual. Amo esos dioses con historias as, como las mas: yendo y viniendo de la Guerra al amor o lo contrario. Puedes cerrar tr anquila en el descanso los ojos, tenderte en paz. Yo te cuido. (6) frica es un smbolo mtico-imaginario en el cual Herrera se ve reflejada y vice versa mediante la proyeccin colectiva que la poeta realiza en su obra y articula en este poema. Segn Davies, Herrera es la personificacin femenina de frica: Her face is a self-reflecting mirror in which Africa (the poet) can see herself. Her body (face) represents the female body subsumed in the collective body politic. Sh e carries Africas sights and sounds with her as ritual objects; Africa const itutes her desire, maternal feelings and pleasure; it is th e source of her spiritual life, her jouissance, her desitiny, (185). Utilizando los temas de la memoria, la reconstruccin de la identidad, el homenaje a los antepasados femeninos, la recr eacin del vnculo con Africa como matriz,

PAGE 55

47 el rescate de la imagen de la mujer de la fijacin maniquesta del determinismo biolgico, y la exaltacin de la maternidad, Herrera de smantela los estereotipos afro-femeninos y los subvierte al insertarse en el proces o reconstructivo para finalmente proyectar imgenes de la mujer dentro de un marco de resistencia matrilin eal. Por otro lado la potica de Herrera no se subs cribe explicitamente a ningn movimiento feminista, no existe en Herrera un discurso de confrontac in poltica, ni hay agendas que promover. Sencillamente su poesa se nutre de una fuer za interior inquebrantabl e que viene de lejos y cobra vitalidad renovadora en la voz lri ca de una mujer que siente una coneccin especial con el pasado. Herrera no es una feminista de agenda; no obstante nutre un porvenir de ms conciencia de los conflictos de identidad racial y sexual que a la vez activan una perspectiva femini sta de dichas relaciones.

PAGE 56

48 Captulo Cuatro: Nancy Morejn Qu podr decir sobre la obra potica de Nancy Morejn que ya no se ha recalcado en los diversos anlisis que han realizado acadmicos de la literatura AfroHispana? Qu granito de arena podr contribu ir al cuerpo totalizador de trabajos que ya existe sobre esta principal exponente de la poesa afrocubana pos t-revolucionaria? Son preguntas que me hice cuando me encontr entr e las mltiples voces de la crtica literaria que han examinado cada ngulo de cada estrofa de los poemas de Morejn con la comparable minuciosidad de cientficos trabaj ando en laboratorios. A pesar de este gran reto, part firme en la conviccin de que de scubrira algn vericueto sin explorar, por estrecho que fuera, sobre el cual podra aportar alguna perspectiva reveladora. No obstante, este captulo se nutre de la recopil acin de fuentes crticas en la reafirmacin de los elementos que sustentan la esencia del di scurso potico revoluciona rio de Morejn. Me baso en la premisa que comparten Lorna V. Williams, Linda S. Howe, C. RoseGreen Williams y Dellita L. Martn-Oguns ola. Todas concuerdan en que los temas de raza y gnero en la potica de Morejn estn subordinados a un discurso ideolgico. Segn dichas estudiosas de la obra de la poe ta, la proyeccin revisionista de la mujer afrocubana, la toma de conciencia feminista, y la africanidad incipiente operan y toman vuelo en la voz lrica de Morejn bajo un imperativo dominante: la ideologa revolucionaria. Morejn nos ofrece una vi sin politizada que sigue las reglas de exclusin y prohibicin, segn la teora de Michel Foucault sobre la dominacin discursiva. ( The Discourse on Language, 1970)

PAGE 57

49 Para el propsito de este trabajo anali zar los dos poemas ms citados de Morejn que reflejan la problemtica central de su potica. En Mujer negra y Amo a mi amo, ambos poemas pertenecientes a Parajes de una poca Morejn deconstruye la historia oficial del pasado, subvierte las Grandes Narra tivas tras un filtro afro-femenino, y ofrece una imagen alternativa de la mujer afrocuba na como agente activa que participa en su propio destino y en la elaboracin del concep to de identidad nacional. Sin embargo la transgresin de Morejn est restringida a los parmetros ya mencionados. Propongo que el cuadro marxista que dicta lo que es aceptado y acceptable viene siendo otro tipo de patriarcado que vuelve a encasilla r a la mujer afrocubana, en esta ocasin como vehculo para la difusin ideolgica. Nancy Morejn (1944-) ha public ado ms de diez libros de poesa desde los aos sesenta. Ensayista y especialista en la obra de Nicols Guilln, su trabajo es el ms traducido y antologizado entre las mujeres escritoras de su gene racin. Como ya he sealado escribe a travs de un filtro afro -femenino, no abiertamente feminista, que promueve una agenda nacionalista y socialis ta. Morejn prefiere utilizar el trmino womanism creado por la feminista afro-americana Alice Walker1, que se plantea como alternativa ante el feminismo occident al arraigado en discursos europeos. Al igual que Nicolas Guilln (1902-1989), Morejn rechaza la etiqueta de lo afrocubano y cree en la existencia de una sola identidad cubana que no puede ser comprendida sin tomar en cuenta la influencia de la cultura negra. 1 Alice Walker: La ganadora del premio Pulitzer por su novela The Color Purple presenta por primera vez el concepto de womanism en su libro In Search of Our Mothers Gardens Dentro del contexto de Walker, el trmino implica el rescate del legado de los antepasados afro-femeninos. El womanism de Walker subraya las contribuciones afro-americanas en el mbito cultural y cons idera el paradigma sociohistrico de la especificidad racial como elemento esencial en el anlisis de gnero.

PAGE 58

50 Su primer poemario, Mutismo se publica en 1962, segui do dos aos despus por Amor, ciudad atribuda Ambos libros fueron publicados por la casa editorial privada Ediciones El Puente y pertenecen a un perodo de plurarismo cultural pasajero, ya que el panorama social estaba en aras de cambios represivos. En Mutismo Morejn no hace mencin de la revolucin, sin embargo ya co mienza a perfilar su preocupacin por temas raciales. En 1964, un ao des pus de la publicacin de Amor, ciudad atribuda, El Puente se vio obligado a cerrar sus puertas al caer ba jo el escrutinio del estado. Sus miembros fueron acusados por el gobierno de no repres entar los ideales revol ucionarios y como consecuencia muchos de ellos fueron manda dos a campos de rehabilitacin social llamados UMAP (Unidad Militar de Ayuda a la Produccin). Explica William Luis en Race, Poetry, and Revolution in the Works of Nancy Morejn que el nuevo terreno cultural deba acatar las rgidas expectativas revolucionarias y el papel que j ugara el intelectual y el artist a en la nueva orden social se estaba redefiniendo (50). The closing of El Puente, along with other events confirmed that it was not enough for writers to support th e revolution, Castros revolution, they had to glorify it in their works, (50). En 1967 Morejn public su tercer poemario, Richard trajo su flauta, una coleccin madura que denota un marcado cam bio temtico y estilstico en Morejn. Mientras que sus trabajos iniciales fueron ca racterizados por desp liegues abstractos y metforas ornamentales, Richard trajo su flauta proyecta un timbre popular que identificara a Morejn a lo largo de su tray ectoria. En este poemario Morejn ofrece una variedad de temas, los ms sobresalientes reflejan su conciencia racial y muestran su compromiso a una potica revolucionaria que es taba ausente en sus trabajos previos.

PAGE 59

51 El tema negro en Morejn reflejaba el sentimiento de orgullo racial entre intelectuales negros en Cuba dentro de un es curridizo ambiente ideolgico que reconoca al negro dentro del utilitari o cuerpo poltico solo cuando era desmantelado de todos sus atavos mgico-religiosos. Por un lado Fidel Castro haba proclamado que Cuba era una democracia racial y el movimiento de der echos civiles en los Estados Unidos haba recibido atencin y promocin nacional. Por otra parte la posicin ofic ial en cuanto a las reglas afrocubanas era una de rechazo y prohibicin. Un ao despus de haber publicado Richard trajo su flauta Morejn estuvo bajo sospecha de participar en re uniones con otros intelectuales negros prominentes, entre ellos Sara Gmez, Walterio Carbonell, y Rogelio Martnez Fur, en la s cuales escribieron un manifiesto sobre los temas de raza y la cultura en Cuba para presentarlo en el Congreso Mundial de Cultura en enero 1968. Lo s participantes fueron acusados de acutar de manera sediciosa y les dieron a todos la oportunidad de rehabilitarse. A finales de los sesenta y los setenta la poltica cubana en el exterior se caracteriz por su apoyo a los diferentes m ovimientos de liberacin en el continente africano. Pero dentro del pas aumentaban las re presalias en contra de las agrupaciones de negros intelectuales. Segn Alejandro de la Fuente (A Nation for All: Race, Inequality, and Politics in Twen tieth Century Cuba ): the revolution had made Africa a central concern of its foreign policy. From the visi t of Guineas president Skou Tour to Cuba in 1960, to Che Guevaras fighting in the Congo in 1965, to Castros own visit to Guinea, Sierra Leone, and Algeria in 1972, Cuba had supported the anticolonial struggle in Africa since the 1960s, (300).

PAGE 60

52 Naturalmente para militantes y activistas afroamericanos como Robert F. Williams, Miriam Makeba, y Angela Davis, entre otros que visitaron y vivieron en la isla durante las dcadas del sesenta y setenta, C uba no era solamente un punto de referencia a un pasado ancestral africano y un modelo, a prim era vista, para la armona racial, sino que representaba la legitimidad ideological y por ende la platafor ma internacional ms importante para la causa del movimiento Black Power (de la Fuente 300). De manera recproca la p oblacin afrocubana acogi a dichas personalidades con entusiasmo ya que para ellos los extranje ros de procedencia africana representaban un vnculo con la dispora y la identificacin con una expe riencia negra universal. Un interesente contrapunteo entre la mirada hacia adentro y la mirada hacia afuera. A pesar del episodio con el El Puente, los encuentros sirvieron para seguir nutriendo el espritu del movimiento Black Power en Cuba que el gobierno no haba podido erradicar. Jvenes afrocubanos se reunan espontaneamente para formar grupos de estudios pero pronto fueron suprimidos y fue creciendo la desilusi n de los activistas afroamericanos viviendo en la isla. As representatives of black power, these militants were in many cases adament about the need for black s to mobilize separately a notion that contradicted the integrationism of the Cuban revolution Thus many of these African American militants grew increasingly impatient and critical of the Cuban government (De la Fuente 300, 301). Morejn no volvi a publicar otro libro de poesa hasta 1979 y durante su perodo de silencio trabaj arduosame nte para volver a ganarse la confianza del gobierno. Seala Howe que Morejn did not affiliate with separatist pro-Afro-Cuban or womens groups; instead she became involved in nationa list revolutionary activities. She engaged

PAGE 61

53 in revolutionary projects for several years, particularly when official institutions would not publish her poetry, (162). Con Parajes de una poca Morejn internaliza las palabr as de Fidel Castro en su discurso de 1961 dirigido a lo s intelectuales del pas: Dentro de la revolucin, todo, contra la revolucin, nin gun derecho. Los poemas de Parajes de una poca representan una afirmacin pblica de la alianza entre po eta y revolucin. Los poemas son elogas de los hroes que se inmolieron por la caus a revolucionaria, desde aquellos que no sobrevivieron el ataque a Moncada hasta los cados de Playa Gir n. Morejn le dedica Mitologas a Camilo Cienfuegos, otro protag onizador carismtico de la revolucin que, segn la versin oficial, desapereci en un accidente de avioneta. En Parajes de una poca la voz lrica denuncia las injusticias mundiales en poemas como En el pas de Vietnam, Un manzano de Oakland, y Farew ell. Afirma Luis que en esta etapa, despus de doce aos de silencio, Morej n accepts the challe nge of developing a political voice (55). No obstante, Morejn no abandona los te mas personales y la temtica afrocubana. Durante esta etapa la poeta se inicia como mediadora cultural que est en constante negociacin entre su herencia afro-femenina y el mandato revolucionario que restringe los espacios para el deba te de temas raciales. A lo largo de la dcada de los oche nta Morejn continu publicando libros que destacaban su compromiso ideolgico. Octubre imprescindible (1982) y Cuaderno de Granada (XX) sellan la alianza oficialmente y Morejn se convierte en la portavoz intelectual de la revolucin. Seala Luis que despus de Cuaderno de Granada Morejn was hailed as a revolutionary poe t, received the support of the government,

PAGE 62

54 traveled abroad frequently, her internati onal reputation spread rapidly, and she earned much deserved support both in and outside of the island, ( ). Ya confirmada su lealtad hacia la revolucin, sus subse quentes incursiones poticas retoman los temas de raza y gnero casi exclusivamente. Basndome en la teora postestucturalista de Foucault, defino el marxismo como un sistema de control sobre la produccin de l discurso que determina las condiciones bajo las cuales puede ser empleado. Como resultado, dicho mecanismo de dominacin, aplicando el pensamiento de Foucault, impone ciertas reglas sobre aquellos individuos que reunen los requisitos que les permite ne gociar en unidades discursivas. El acceso discursivo es privilegiado bajo las instituci ones marxistas. This amounts to a rarefaction among speaking subjects: none may enter into discourse on a specific subject unless he has satisfied certain conditions or if he is not, from the outse t, qualified to do so, (238). Seala Howe que especificamente en los poemas Mujer negra y Amo a mi amo, Morejn se apropia de los paradigmas misginos de la narrativa esclavista del siglo XIX y la poesa negrista del siglo XX y en su lugar introduce un enfoque revisionista del lugar que ocupa la mujer afrocubana (164). Rose-Green-Williams tambin alude al tratamiento revisionista de Morejn en Mujer negra y afirma que la poeta reivindica la imagen de la esclava de una manera muy particular. Beginning with the Middle Passage journey, the speaker de-e mphasizes the often cited trauma of the diasporic experience. She records her responses through the use of a markedly nonemotive discourse, thus separating this poem fr om the tradition of anti-slavery literature, exemplified by nineteenth-century Cuban novels, (190-91).

PAGE 63

55 Sin embargo, Morejn desmonta los cdigos establecidos del pasado dentro de los parametros marxistas rgidamente defini dos del presente. El resultado es lo que yo llamo una subversin truncada. Como demostra r tras un anlisis de Mujer negra y Amo a mi amo, la realizacin y el exito del acto subversivo de la protagonista afrocubana sucede slo cuando, en el caso de l ltimo poema citado, el acto es imaginado por la narradora, o en el caso del primer poema, ocurre mediante una transaccin y subsequente transmutacin ideolgica. En Mujer negra dicha acomodacin im plica favorecer una nueva identidad criolla sobre la identificacin nostlgi ca con un pasado africano remoto. Explica RoseGreen-Williams: Although the poem places the Afro-Cuban womans origins in Africa, it also makes an explicit effort to avoid the putativ ely atavistic ethos of affirmation of an African identity Morejns protagonist not only declares her separation from this past but also demythifies the belief in a single African homeland to which all Caribbean Blacks belong or can return, when she asks, Era a Guinea? A Benn? Era a Madagascar? O a Cabo Verde?. (192-93) Y es que, segn afirma Williams, las expresi ones de africanidad en la poesa de Morejn se disuelven en la categora socia lista del proletariado. Morejns questions mark the dissolution of all social identity before the birth of the socialist self the signs of African specificity dissolve into the soci alist category of the proletarian worker, (142). Una vez establecido el dominio de la clase proletariada, Williams afirma que Morejn extiende una invitacin implcita tras su poesa a qu e todos los africanos en la dispora participen en un proyecto so cialista internacion al: In upholding the internationalist stance of the revolutionar y government, Morejn implicitly establishes a link between Cubas fate and that of Blacks in the international ar ena. The conventional

PAGE 64

56 Marxist view subsumes ethnicity and race unde r the economic domain in the belief that class is the only legitimate social category of difference, (141). RoseGeen-Williams tambin observa que la transgresin que proyecta la poeta, al estar atada al marxismo, se encuentra limitada. En Mujer negra la mujer afrocubana es protagonista en todas las estapa s decisivas de la historia de Cuba. La resistencia toma el lugar de la subyugacin es su reaccin ante la opresin de tres siglos que Morejn encapsula de manera pica en un slo poema. La herona de Morejn es inscrita, no como vctima de la colonizacin patria rcal, sino como actora poltica y social en la construccin de la nacin cubana. No obstante el precio que paga para llegar a la identidad realizada es a travs de una alianza con el comunismo. En ese moment o en el poema es evidente el esfuerzo adaptativo que emplea Morejn y ocurre una fisura palpable que la colo ca al servicio de intereses especficos. Al final de Mujer ne gra el sujeto resistente se convierte en portadora incondicional de dicha ideologa. Afirma RoseGreen-Williams que el sujeto acepta las promesas de igualdad racial sin cuestionarlas: the will to use the Black woman as the spokesperson for pro-revolutionary ideology is what leads to the sp eakers unquestioning acceptance of the assumption of the Castro regime that the problems of Cuban Blacks have been resolved in the new social order. In Mujer negra the persona views the Revolution as her absolute panacea: it is the means through which she has finally attained an identity (Ahora soy), an iden tity which, it is implied, is socially and politically constituted, without specific re gard to race; it is not only the remedy for her earlier material deprivation, but al so the source of liber ation of her creative energies (solo hoy tenemos y creamos). In this case the use of the verb crear is very pointed, for it alludes to the Marxis t ideal of non-alienate d (creative) labor, achievable under socialism And so accord ing to this version of Cuban history, the Revolution marks both the culminati on and the successful conclusion of the struggles of the Black woman. (198)

PAGE 65

57 En lo que Martn-Ogunsola llama la dialcti ca de la ambivalencia en la potica de Morejn, propone que la relacin africanidad /revolucin es una paradoja que est reflejada claramente en Mujer negra. Segn Martn-Ogunsola siempre ha existido una oposicin maniquesta en cuanto al tema negro. Antes expresada como una tensin entre la superficialidad caricaturesca y una comprensin profunda del ser mgico/mstico/social africano, en la actual etapa el contrapunt eo se define y manifiesta dentro de un marco ideolgico. Los temas de gnero y raza, por ejemplo, se encuentran rehabilitados mediante un paradigma marxista que a su vez predica la in existencia de la desigualdad racial y la igualdad entre sexos en Cuba tras la promocin de una iden tidad social homognea El hombre nuevo/La mujer nueva. Dichas cons trucciones sociales, plasmadas por el poeta/mediador en la proyeccin de una poesa nacional, popular, y totalizadora, son basicamente anuladas dentro del contexto marxista. Afirma Mart n-Ogunsola: Mujer negra is the epitome of the dialectics of ambivalence represented by the Africanity/revolution paradox, for although Africa is the point of departure for the reconstruction of the Black womans histor y, ethno-racial memory is overshadowed by the experience of New World slav ery and Marxist ideology, (234). Que Morejn haya optado por una postura potica que siga una lnea oficial, subraya una de dos cosas, segn Martn-Ogunsol a. Perhaps her dispassion stems from a conviction that to be consciously Black and to write out of such awareness is to be revolutionary or perhaps it comes from the dile mma of being a public figure who is also a private person and who has to survive under a left-wing dictatorship, (237).

PAGE 66

58 Slo Morejn sabe si parte de un lugar de acomodacin a travs de la transaccin ideolgica. Lo cierto es que la mujer afroc ubana sigue cargando con el peso de un cuerpo utilitario, o lo que bell hooks llama el terreno discursivo del cuerpo de la mujer negra (57), ya que en su poesa el sujeto afro-f emenino se destaca como protagonista social slo cuando es receptculo y subsequente porta voz de ciertos ideales. Morejn elimina la funcin ertica/sexual de la mujer afrocubana, pe ro en su lugar inscribe a otra en la cual el marxismo vierte todo su mpetu de homogeneidad. Particularmente en Mujer negra Martn-Ogunsola afirma que no se resuelve la tensin que existe entre la herona afro cubana y el cuerpo negro estereotipado: whether the latter is sex objec t or worker, because it is ha rdly possible to reconcile the differences created by 500 years of conflictive histories in Cuba (as elsewhere) in 36 short years, (238). Finalmente Martin-Ogunsol a concluye que el us o de Mujer negra como vehculo promocional de la retrica co munista, no es una invitacin como sugiere Williams a que la dispora se suma al proyecto marxista liberador sino ms bien representa una subestimacin de la autenticidad de la experienci a negra universal: In short, an Afrocentricity that is colored by a Eurocentric (Marxist ) ideology undermines the history of African-Americans in the diaspora (239). Mujer negra y Amo a mi amo son ejemplos de una narrativa de liberacin centrada en la imagen de la mujer afrocubana Mujer negra es una respuesta ante la Mujer nueva de Guilln, ya que la versin de Morejn repr esenta la prxima evolucin tras un recuento cronolgico sobre la resistencia de una mujer, que en realidad son muchas, al enfrentarse ante los diversos si stemas de explotacin. Al igual que Mujer

PAGE 67

59 negra la esclava protagonizadora de Amo a mi amo encapsula el espritu del deseo de libertad. En ambos poemas la voz lrica se despliega mediante la primera persona y a travs de verbos activos que son indicativos de actos concientes de acomodacin y resistencia. En Amo a mi am o, por ejemplo, la esclava sub yugada que es tomada por su amo como objeto sexual, despierta ante su condicin de concubina y sufre una transformacin que representa, segn Williams the desire to erase the signs of oppression that the master has inscribed upon her body, (136). Segn hooks el acto de violacin sexual representaba una norma cultura l, derecho y rito, para el hombre blanco dominante (57). Morejn invierte los papeles en la relacin esclava/amo y el colonizador es proyectado como ser colonizado. La poeta subvierte la pasividad que expresa la esclava en la primera estrofa y la convierte en cuestionamiento, rechazo, desafo. No obstante el acto final de tr ansgresin violenta, es un acto imaginado por la voz lrica. finalmente violencia imaginada. Como resu ltado propongo que la verdadera libertad, no llega a realizarse; es un acto de fantasia sin consecuencia. todas la noches, cuando atravieso la vereda florida hacia el caaveral donde a hurtadillas hemos hecho el amor, me veo cuchillo en mano, desollndolo como a una res sin culpa. (146) De igual manera en Mujer negra el reco rrido generacional de las diversas etapas histricas culmina en una pasividad implcita al aceptar el triunfo de la revolucin como un triunfo para la mujer negra sin cuestionamientos.

PAGE 68

60 Es cierto que en ambos poemas Morejn toma los pasos iniciales para subvertir el privilegio patriarcal. Sin duda rechaza la imagen unidimensional que reduce a la mujer afrocubana a un paradigma de emociones. En ambos poemas Morejn deconstruye los estereotipos afro-femeninos para despus reconstruir y proyectar la imagen de la mujer dentro de un marco de resi stencia. En esencia ofrece un cono alternativo. Sin embargo, aunque la doble subyugacin de gnero y raza haya sido apropiada del esquema patriarcal antiguo, Morejn responde ante las exigenci as de otro mecanismo dominante. En Guarding Cultural Memory Gonzlez Mandri propone que Morejn trabaja dentro de los parametros polticos establecidos para promover con mayor eficacia su temtica: within her fervent support of the revolution and need to gain status in its context, [Morejn] finds numerous if subtle ways to discuss race and to celebrate her African and female heritage, (65). Pero al colocar los temas de raza y gnero al servicio de un discurso socialista que obedece reglas impuesta s Morejn participa en la elaboracin de una poesa utilitaria que sirv e como brazo politico-intelectual. Como resultado, la poeta est condicionada en su capacidad de moverse libremente entre espacios y cede su autonoma al servicio de una doctrina. Explica Foucault cuales son las limitaciones doctrinales: Doctrinal adherence involves both speaker and the spoken, the one through the other Doctrine links indi viduals to certain types of utterance while consequently barring them from all others. Do ctrine effects a dual s ubjection, that of the speaking subjects to discourse, and that of di scourse to the group, at least virtually, of speakers, (239). La potica de Morejn subraya con urgenc ia la importancia de lo que

PAGE 69

61 Catherine Davies y Flora Gonzlez Mandri han llamado la memoria cultural (177). Segn Gonzlez Mandri, en Morejn hay un punto de contacto entre la imag en artstica y la palabra potica en el proceso de rescate de la memoria cultural (28). Adems de esto su apropiacin del concepto de womanism de Walker, aplicado a la experiencia de la mujer afrocubana dentro de un marco pos t-revolucionario, es un ejemplo de como Morejn est en constante negociacin terica en la redefinicin continua de un espacio que enarbola raza y gnero. Su capacidad de acomodacin le ha proveido una licencia que Morejn ha utilizado para avanzar los temas que ms impacta a la mujer afrocubana. En las ltimas dos dcadas, una nueva et apa potica afro-femenina se ha estado perfilando dentro de un paradigma postmoderno muy particular a Cuba. Segn Davies en su artculo Surviving (on) the Soup of Signs: Postmodernism, Politics, and Culture in Cuba post modern expression in Cuba is that which not only challenges Marxist modernity (thus functioning as a neo-avant-gard e) but at the same time mocks those very challenges, thus parodying the forms that critiques of Marxism have taken, (105). A partir de la Cuba del perodo especial donde hubo una desligitimizacin del ideal marxista, una nueva generacin de poetas afrocubanas, se destacan Caridad Atencio y Soleidad Ros, se plantea desde un esp acio lrico que sigue siendo ambiguo aunque totalmente alejado del discurso institucionalizad o. Al incorporar elementos de la esttica postmoderna, la deconstruccin, la parodia, el pastiche, y la ir ona, se ha creado un discuro conciente de la confluencia de ciertas presupociones y un espa cio abierto a lo que Davies llama the free play of meaning, (108). Excilia Saldaa da comienzo a estos juegos que constituyen el elemento esencial para el complejo entretejido de memorias.

PAGE 70

62 Captulo Cinco: Excilia Saldaa De las dos poetas afrocubanas que he analizado coloco a Excilia Saldaa dentro de un universo mgico donde se entrecruza su autobiografa con cdigos, metforas, y smbolos afro-antillanos, genealogas femenina s, y intertextualidades derivadas de las Grandes Narrativas. Saldaa evoca el misterio y la magia que impregna cada faceta de la cultura africana en Cuba dentro de una po tica compleja compuesta de capas lricas de significado. Ha sido capaz de elaborar lo que Mo rejn llama la voz histrica de la mujer cubana. ( In the Vortex of the Cyclon x) La poesa de Saldaa irradi a una carga palpable ertica y mstica que proyecta la imagen femenina dentro de un espacio elevado, casi mtico. Todo esto sucede dentro de un mundo atemporal donde la eternidad de lo sa grado y la domesticidad efmera de lo cotidiano se encuentran en un baile infinito. Dicha voz se multiplica a travs de la vocacin confesional de la poeta, quien logra plasmarse utilizando las estrategas de la auto-configuracin potica mediante la memoria a veces traumtica de su autobiogr afa, la colectividad de experiencias femeninas ancladas en la figura de la abuela maternal, madre de todas las madres, y la intertextualidad que implica una bsqueda de identidad nacional. Su poesa es mulata como la de Guill n, ya que enlaza las tradiciones formales ibricas de rima y mtrica con la riqueza oral narrativa provenientes de las culturas yoruba y bant. No obstante, como acierta Gonzlez Mandri, el universo potico de Saldaa transciende el paisaje prolfico de li teratura hispana. Su vastedad y pluralidad

PAGE 71

63 dimensional residen en su capacidad de entrar en dilogos, no solamente con Juana Ins de la Cruz, Vicente Huidobro, Jose Mart, y Ruben Daro, entre algunos de los mayores exponentes de literatura lati noamericana, sino que, como antropfaga de letras, se nutre de los discursos de otros clsic os de la literatura mundial. Es cribe Gonzlez Mandri en la introduccin de In the Vortex of the Cyclone que Saldaa se apropia del canon literario mundial y lo metamorfosea desde el lugar espe cfico que habita: In all these instances, Saldaa transforms existing artistic tradit ions by placing herself as a woman of the African diaspora at the center of her poetic-self-identification Saldaa alludes to an allencompassing poetic tradition, from Shak espeare to Garca Lorca, (5). Saldaa es tambin multifactica en su re sistencia de ser encasillada dentro de gneros, sub-gneros, etiquetas, movimientos, y generaciones, y multiple en el exceso de sus despliegues temticos. Morejn considera que Saldaa es una mujer juglar y griot, portadora del verso libre carib eo que viene siendo una espe cie de epopeya tropical histrica: Busc por fuera una herencia de opresin y la puso ante el espejo para revelarnos cuan endeudados estamos todos con ese pasado de despojo y depredacin nacido en las plantaciones no slo cubanas sino de todo el Caribe y de las Amricas negras Incuestionablemente, esa experiencia histrica, estoy segura, molde el tema del cuerpo humano en la poesa de Excilia Saldaa. De ese holocausto histrico naci su conciencia del cuerpo; esa co nciencia suministra a su escritura una gracia que la reafirma como una de las fundadoras del imaginario femenino cubano. ( In the Vortex of the Cyclone x) Excilia Saldaa (1946-1999) es ms reconocida en Cuba por su literatura para nios. Naci y se desarroll en La Habana, hi ja nica de una familia negra de media clase aunque disfuncional. Su madre era una mujer sumisa y su padre estaba practicamente ausente del ncleo familiar. Saldaa, por lo tanto, fue criada en casa de sus abuelos. En

PAGE 72

64 especial, su abuela Ana Excilia Bregante, fue un a gran influencia en la vida de la poeta. Su figura matriarcal aparece en el libro de nios La noche y en su poema autobiogrfico Mi nombre: Antielega familiar En el poema De nuevo, abuela, en tu regazo, la abuela es la figura eterna a quien la poeta si empre regresa para desahogar sus penas: De nuevo, abuela, en tu regazo. De nuevo comadre parlanchina, sayal de flores y miga cruda: De nuevo atormentada en el silln que se hace tarde y amenaza convertirse en otra Antigua madrugada de ayer temblor a la puerta de tu ceo, y cerrojo y candado tal vez maana. Recomienzo, as, en mi simiente tu espectro, dolido por mi retraso: cita ardiente donde me cobijo. Todo se repite: Pero acostmbrate que ya va siendo hora. Soy mi propio hijo. Me salva. Monteo el cordero adolescente de mis culpas. (81) En 1967, a los diecinueve aos de edad, el primer poemario de Saldaa, Enllor recibi una mencin honorable del premio prestigioso Casa de las Amricas. Sin embargo en aquel momento la poeta se ne g a que fuera publicado porque consideraba

PAGE 73

65 que era una coleccin demasiada prematura. Tres aos despus Saldaa se cas con Mario Ernesto Romero y tuvo un hijo del matr imonio que slo dur cinco aos. La obra de Saldaa est compuesta de varios libros para nios, una coleccin de aforismos, una carta ertica, la cual analizar en este tr abajo, tres largos poemas autobiogrficos, y el poemario pstumo, Mi nombre A lo largo de su vida, Saldaa sufra de ataques asmticos severos, condicin que finalmente caus su muerte. En este captulo analizar cuatro trabaj os que en mi opinion reunen los elementos claves del universo potico de Saldaa. En Mi nombre: Antielega familiar y Monlogo de la esposa explorar los conceptos de in tertextualidad, la auto-configuracin tras la elaboracin de un ser potic o, y la continuidad de geneologas afro-femeninas encapsulada en la figura mtica de la abuela herona y baluarte de la memoria cultural. En el poema Okn Iy analizar como Sald aa rescata la herencia afro-caribea que antecede la creacin del imaginario mtico-cultu ral. Finalmente en su trabajo epistolar Mi fiel, demostrar que Saldaa invierte los papeles en la dicotoma ertica/sexual de la relacin entre la mujer negra y el hombre blanco, permitiendo que la voz lrica afrofemenina se apropie de su propio cuer po, rescatndolo del esquema patriarcal. Segn Gonzlez Mandri Mi nombre: Antielega familiar y Monlogo de la esposa proyectan la memoria de la poeta y la imagen de la abuela como figura mtica afrocubana. Monlogo de la esposa, publicado por primera vez en 1985 en la revista cubana Casa de las Amricas formaba parte del poemario Mi nombre publicado originalmente en Mxico y subsequentemente destrudo debido a multiples errores mecanogrficos. En 1991, una de las secciones de dicho poemario, Mi nombre. Antielega familiar, fue publiada en La Habana por Ediciones Unin.

PAGE 74

66 Segn Catherine Davies Monlogo de la esposa es una psico-biografa confesional que inscribe lo que algunos cr ticos han llamado la conciencia doble del escritor caribeo (A Place in the Sun? 188). Ciertamente Saldaa crea paralalismos entre el incesto y la violacin que sufre a manos del padre y el pasado colonial del Caribe. Seala Gonzlez Mandri que Saldaa incorpora su experiencia como vctima del incesto al pasado comn de la cultura caribea (6). El acto de auto-inscr ipcin se lleva a cabo mediante la pluralidad de discursos e intert extualidades. Esto perm ite la recreacin de un espacio alternativo que facilita un paradigm a disonante del cual la sujetividad afrofemenina puede emerger, no en su otredad fr agmentada, sino entera en todo el esplendor de su multiplicidad. En lo que Homi Bhabha ha llamado un Tercer Espacio de enunciacin el valor transformador del disc urso desarticulado se encuentra en la rearticulacin de elementos hbridos de resi stencia que reflejan el fracaso del proyecto colonial de la mmica. ( A Readers Guide to Contemporary Literary Theory 229) En el poema la voz lrica se debate en su papel de Novia y/o Esposa, una catergora social impuesta, mientras que se proyecta poderosa desde un lugar mgicoreligioso y cotidiano en su funcin de sacerdotisa/ama de casa: Visto rpidame nte mis hbitos de sacerdotisa. Debo abrir: Pasen ahora y deje sus ofrendas votives, cumplan sus promesas: Papayas y ciruelas y caimitos y conchas y panecillos calientes y jcaras: mis smbolos en oro y metales bastardos.

PAGE 75

67 Toquen la punta de mi delantal, besen mis chancletas rotas de plstico. corten mis callos como reliquia, enciendan las escobas y los trapeadores, capa y cetro de plumero y bayeta, cornenme con dedales, acaricien las agujas de mi costado. Esperen el milagro. Desde el templo que me erijo, permanezco en el ara de mi costumbre, vestal inextinguible de la llama del fogn: leo alcohol, keroseno, o gas no faltar a terapeutas y frustrados, locos y cobardes, pregoneros y borrachos, impotentes y poetas. (14, 16)

PAGE 76

68 Simultaneamente virgen y santera, diosa (Soy la diosa tutelar de la Avenida de los Dolores) (16) y ama de casa, la voz l rica femenina preserva la llama sagrada que continua viva en su cocina-templo (Davie s 188). La casa-templo, que en el poema se reduce a los parametros de la cocina, ese espa cio caribeo de transmis in oral de historias entre mujeres, es la versin cubana del ille-o cha yoruba. Mediante la juxtaposicin de lo profano esencial (la cocina) con lo sagrado (templo/ille-o cha) Saldaa logra crear ese tercer espacio donde lo cotid iano y lo mgico-religioso c onviven simbioticamente sin deliniaciones. La Novia/Esposa se auto inscribe desde un marco de resistencia. Desde este lugar propio, creado de su propio imag inario-cultural, completamente desvinculado de cualquier paradigma ajeno, reune todos su s poderes y los desata contra el padre violador con la furia de quie n vive y siente el palpitar de la vida con intensidad: Entonces se acercan monjes De extraos ritos, se acercan juglares y msicos, se acercan mujeres gordas y jvenes entecos a preguntar la formula mgica de mi vientos. Hermanos, no hay receta, es que soy en la vida: canto mi minuto en la gran fiesta csmica. El vuelo del pjaro en busca del aire

PAGE 77

69 es la expresin de mi libertad; la sumisin de la bestia es el dibujo de mi podero; la vileza de la serpiente reafirma mi nobleza. Yo estoy en la vida saboreando cado uno de sus tiempos como estar en la muerte solazndome de la eternidad. Me niego a estar en los umbrales. (12, 14) La continuidad de las geneologas femeninas se hace evidente cuando la voz lrica se postula preguntas que parecen no tener respuestas. Davies seala que la llave heredada representa la nica posibilidad de decifrar el enigma de por qu las manos de la Novia/Esposa estn manchadas de sangre: The Bride solves the enigma with her old rusty key, a syncretic key inherited from her female ancestors, (189). Segn Davies la llave tambin revela la negacin de la mulata de su propia sexualidad hbrida a causa del trauma sufrido (la violacin del padre) : Discovering the repressed trauma and responding to it enables the decentered subject to reconstruct the sexualized self, (190). La llave es la clave de los misterios guardados, el eslabn que une historias y experiencias femeninas, y la posibilidad de sanar y recuperar parte de la identidad perdida. Es Ella la nica que puede decirme quin le manch la manos de sangre en este aquelarre de soledad y veneno.

PAGE 78

70 Pero yo soy la Esposa y slo tengo preguntas abiertas y una llave de plomo La us mi abuela, y mi madre y las abuelas de abuela --la frgil carabal de la tersa piel morena y la adusta castellana, rosa fiel, flor marfilea En la recmara de piedra y cristo y en la choza de engorde y selva, la misma llave, la misma, que no puede ya cerrar ninguna reja. Mi vieja llave herrumbrosa en algn rincn que se queja, en algn rincn de cristal, en algn rincn de fetiche y cuentos en algn rincn de barro, en algn rincn de oracin y velas, en algn rincn de la sangre donde hay cientos de manos carcomidas y muertas. (32, 34)

PAGE 79

71 En Monlogo de la esposa Saldaa se apropia del canon literario de tres culturas imperialista poderosas: la griega, es paola y britnica (Davies 190). El poema hace numerosas alusiones a consagrados escritores hispnicos, entre ellos, Cervantes, Garca Lorca, Jos Mart, y Ruben Daro. Pero los textos que sirven de trasfondo provienen de dos tragedias clsicas: el Macbeth de William Shakespeare y Oresteia de Aeschylus. De particular impor tancia, segn seala Davies, es el papel que juegan la protagonistas respec tivas de cada obra: Lady Macbeth y Clytemnestra. Davies se pregunta: What, then do Lady Macbeth and Cl ytemnestra share and how do they relate to the Cuban Bride? (191). Los personajes de Lady Macbeth y Clytem nestra comparten un crimen en comn, que dentro de las Grandes Narrativas, es una advertencia al hombre de la verdadera amenaza que representa la mujer con poder. Ambas mujeres asesinan al rey/padre/esposo de sus narrativas respectivas. Plantea Davies que dichas tragedias domsticas surgen de subcontextos politicos: The two women, queens in effect, are noble in status, cunning in statecraft and ambitious for power. They ar e not merely wives but decisive power brokers in the public sphere, (192). Saldaa utiliza estos grandes del canon literario como intertextos que le permiten usar la violacin de la hija como metfora de un crimen que rebasa el ncleo familiar. Afirma Davies que The Brides Monologue, then, is about killing the father on both a local and inerstatal scale (in Macbeth Scotland and England; in the Oresteia Argos and Troy) and at a postcolonial level. Furtherm ore, the King of Scotland and the King of Argos represent not only the patriarch but also the Imperial King and the White King

PAGE 80

72 who in Saldaas poem, reading between the lines, is killed off by the black, female, subaltern subject, (193). Otro ejemplo de como Saldaa desartic ula la literatura cannica para autoinscribirse dentro de un nuevo paradigma afro-f emenino se ve reflejado en la siguiente estrofa que alude a la Sonatina de Rubn Daro: Todo mujer ama lo que mata, Ay, mis muertos, la pobre mulatica bizca, centro de la burla del colegjio, que quiso ser princesa de un extico reino que custodian cien blancos con sus cien alabardas, un sij que no duerme y un ot colossal es ahora la re ina viuda de tanto empeos. (24) Aqu Saldaa desestabiliza las formulas de l modernismo y su culto a la belleza al sustituir a la princesa blanca, de ojos azules de Daro con su propia imagen de nia bizca, mulata. Mientras que la princesa idealizada de ensueo de Daro (visin adorada de oro, rosa y marfil!) ( Voces de hispanoamric a antologa literaria 262) se encuentra bajo la custioda de cien negros con sus cien alabardas/un lebrel que no duerme y un dragn colosal, (262) la nia mulata desfi gurada disfruta de la proteccin de igual cantidad de hombres blancos, un sij cubano y el ot (piedra sagrad a) que encierra los poderes mgico-religiosos de los orishas. Sa ldaa invierte el c ontrapunteo binario y privilegia al sujeto antes subalterno, acentu ado por la simbologa propia del contexto

PAGE 81

73 afro-caribeo: This marked re versal of Western aesthetic pa radigms and the insertion of a black Cuban identity into a canonical poem which epitomizes Spanish American modernismo (the cultural movement whic h emulated the conque st culture of the Western cosmopolitan elites) is undermined by the black, female, subject who refuses to be sub-altern, under another, (Davies, 194). Al igual que Monlogo de la esposa Saldaa se auto-inscribe dentro de un contexto traumtico en Mi nombre. En dicho poema la voz lrica oscila entre el anhelo de querer divulgar la memoria, personificad a en las imgenes de nios anciosos por revelar el conocimiento, y el ser potico que acude al hermetismo de no ser expuesta. Segn Gonzlez Mandri la dicotom a entre la realidad hostil de la poeta y su imaginacin creativa se plasma en la bsqueda de la iden tidad potica femenina evocada en la figura de la abuela y en el pronunciamiento repetido de su nombre, nombre que ambas comparten y que permite la realizacin de la continuidad y fusin generacional de mujeres. En el acto de auto-inscribirse mediante la evocacin persistente del nombre compartido dentro del espacio caribeo, Saldaa se apropia de su contorno y utiliza flora y fauna, smbolos, e imgenes nativos en la creacin de su propio imaginario cultural: Veo mi nombre naciendo en ro salvaje, en trino, en cielo. Mi nombre de verde bosque.

PAGE 82

74 Y de Llano. Y de Sierra. (98) Seala Gonzlez Mandri que la conciencia potica se encuentra arraigada en la genealoga femenina que da origen la abuela quien simblicamente nace en el momento ilusorio de la supuesta independencia nacional (7) y el gesto de nombrar se lleva a cabo mediante la figura transce ndental de la matriarca: Excilia, t, siempre Excilia: nombre de mi nombre: nieta, guardiana: compaera. (104) El rechazo del nombre paterno implica la ruptura con el orden social antiguo y la alianza con los ideales revolucionarios. When Saldaa separates herself from her paternal name, she also reject s her status as a bourgeois me mber of society in favor of revolutionary zeal. (Gonzlez Mandri, 136). La poesa de Saldaa se distingue por su cruce de mundos mgi cos: Recuerdos de familia, destellos infantiles, y una exaltacin de sus antepasados negros son elementos dispersos que va dejando en el camino para despus enlazarlos en su gran concierto existencial. Okn Iy es uno de esos poemas de Salda a en los cuales la poeta rescata la vitalidad imaginaria afro -caribea para crear rico s matices de un mundo mtico

PAGE 83

75 suspendido en el tiempo y el espacio. Especialmente en Okan Iy Africa es el fondo bullente del mestizaje cubano. El regreso a casa simboliza el retorno al vientre de la madre, a los orgenes, es volver a la vitalidad del primer da, al comienzo, a la raz: Yo habito una casa larga y verde larga y verde casa frutecida: sus paredes son racimos de viento al viento, via de la transparencia, vino invisible que se escance en el cielo --techo o copa o vientre de la dicha. Si te vence la fatiga, llgate haste mi casa: entre el polvo y la blancura vive y se alza. Yo soy la meta. Llegar a m es comenzar la jornada. Pero si has decidido andar haciendo caminos, siempre adelante est mi

PAGE 84

76 casa. Yo soy la ruta insoslayable Y necesaria. No te extraviars : Sigue la fragancia del humo del tabaco, del enigma oloroso de la albahaca. No hay prdida posible: Busca los fuegos fatuos del casabe, el ritmo monocorde el tasajo aporreado. Aprate: Secuestra una cometa azul o hazte de un barquito de papel con remos de palotes y una sola vela, bien recortada y blanca: Yo vivo en el cliz de la rosa natica, farera insomne de tu llegada. No cobro aranceles. Pago con moneda fuerte la estancia. Cinco zunzunes estiban en los muellas.

PAGE 85

77 Y una abeja de oro. Y dos palmas jimaguas. Vuelo, fuerza y dulcura son mi lema, los smbolos de mi escudo de armas: La oculta herldica de mis mayores, El abolengo de este mundo de arcabuces, esquifacin y lgrimas; porque hacia el lado opues to de las isles que visit Odiseo, te espera mi casa. (57, 58) Apunta Virgilio Lpez Lemus en el eplogo del poemario pstumo de Saldaa Mi nombre que la poeta alcanz la grandeza desde la cotidianidad, siempre consciente de su lugar como mujer en el mundo que le rodeaba. Saldaa, segn Lpez Lemus observaba atentamente la situacin de la mu jer en su circunstancia, sin alistarse en bandos feministas Sin embargo, en su carta ertica Mi fiel, Saldaa ofrece una reivindicacin feminista del cuerpo trunco de la mulata. Al subvertir la imagen subalterna de la mulata en relacin al hombre blanco, la transforma en agente activa en la relacin ertica-sensual que tradicionalmente privilegia al hombre blanco. Para lograr la inversin de papeles en el acto sexual el sujeto afro-femenino se introduce en la relacin como

PAGE 86

78 conquistadora de un acto primordial donde no ex isten lazos sentimentales ni la memoria determinante de quien est predispuesta: se del olvido generoso de la vanida d salvadora, que confunde rechazos con vitores, derrotas con liberacin. Entro de scubriendo lo conocido. Sin odios. Sin culpas. Calmadamente, sin entusiasmos ni indiferencias. Sin recuerdos en el recuerdo. Sin nostalgia. (58) En este poema escrito en prosa, el hombre blanco es el obejeto deseado y pasivo que es definido a travs de la fijacin afro-femenina. El hombre proporciona placer segn la voluntad de la mulata y a la vez es el receptor incondicional de sus antojos. Propone Gonzlez Mandri que en efecto lo que hace Saldaa es crear un nuevo paradigma que deconstruye los papeles de amo/esclava. (151) El complejo tejido de significados y relaci ones que se entrecruzan en la potica de Saldaa da testimonio a la dimensin transcendental que la mujer afro-cubana es capaz de transmitir a travez de la creacin literar ia. Es ese sentido de lo ms profundo del yo, impregnado en su obra, lo que hace que Saldaa habite un espacio nico desde donde se lanza en la bsqueda perpetua de la expres in vital contenida en la imagen precisa que encapsula lo personal con lo histrico, mtico, mgico, y cotidiano.

PAGE 87

79 Captulo Seis: Conclusin Llego al final de este trabajo de investigacin atando cabos y reflexionando sobre el gran deseo de cada poeta analizada por recl amar una identidad abortada por siglos de subordinacin a raz de una raza y un gnero que han sido histricamente desfavorecidos y me viene a la mente la labor imprescindi ble de Lydia Cabrera (1899-1991). Las tres poetas estudiades tienen una gran deuda con es ta pionera que se traz la ardua tarea de rescatar la memoria y las hist orias que bullan en lo ms profundo de la idiosincracia cubana. La recopiladora de los mitos, el folk lore, la magia, los testimonios, y ritos religiosos afro-cubanos que eran y siguen si endo transmitidos oralmente, supo redefinir los parmetros de la etnografa; estableci el marco de investigacin necesario para reflejar la multiplicidad, las estrategias narrativas, y los sistemas interpretativos que empleaban los africanos transplantados y sus descendientes afro-cubanos en la preservacin de la memoria colectiva. Al borrar los lmites impuestos entre investigador y sujeto e insertarse como colaboradora dentro de un paradigma creativo implcito, Cabrera cre un espacio alternat ivo. Desestabiliz el discurso antropolgico tradicional y articul el concepto de mestizaje, form ulando sin proponrselo el ideal de identidad nacional. En la obra de Cabrera hay un interesant e contrapunteo entr e su metodologa de colocar a sus informantes al centro de la la bor etnogrfica y una tendencia a insertar su sujetividad creativa como trasfondo im pulsador. Esta dico toma entre auto-

PAGE 88

80 inscripcin/configuracin y apropiacin de las historias de otros es un recurso que comparten Herrera, Morejn, y Saldaa. Pienso que Cabrer a abon el terreno para la creacin literaria de la mujer afrocubana e insisto en que un trabajo sobre la poesa afrofemenina en Cuba no estara completo sin rec onocer la importancia de esta precursora. Dicho esto quisiera destacar tres elementos que en mi opinin reunen las poetas citadas y que a la vez actan como puntos de contacto y reafirmacin de ideas claves base constituyente de un movimiento literar io si hemos identifi car la produccin potica de dichas mujeres como tal. Estos temas recurrentes de interconeccin son la autoinscripcin/configuracin del ser potico mediante el acto de escribir la subversin de la construccin de gnero segui do por la articulacin de un paradigma propio, y el rescate de genealogas femeninas como recurso para preservar la memoria cultural. Antes de hacer hincapi sobre las caractersticas uni ficadoras, debo de brevemente subrayar aquellas particularidades que distinguen a cada poeta con el sello personalizado de su obra. El orden en que he colocado a cada una de las poetas analizadas no ha sido una presentacin arbi traria. Todo lo contrario, fue una decisin premeditada. El propsito, antes que nada, era el de enfatizar la profundidad psicolgica de la mujer afro-cubana a travs de cier tos componentes que cada una de las poetas representa y destaca en su obra. Colectivam ente la poetas proyectan una imagen de la mujer afro-cubana que rompe con el estigma del cono fragmentado de la mulata. Comenz el anlisis con Herrera porque es la poeta/Madre y la madre antecede todo. Su poesa brota de adentr o con la fuerza inquebrantable de quien escribe desde un lugar ntimo, de pureza acutica de manantial. La poesa de Herrera te acoje y te sacude, te incita a viajar, mediante su voz lrica sincera, de retor no a las razes. Herrera escribe

PAGE 89

81 porque siente y vive. La poes a nace de ella, Herrera pare sus poemas, poemas que son extenciones de lo ms profundo de su ser potico. A Herrera le sigue Morejn, cuya expr esin potica ubico en un lugar entre espacios. Morejn es la poeta ut ilitaria que trabaja dentro de los parametros oficiales para avanzar su causa. Su poesa est subord inada a una idealoga integracionista con tendencias a homogeneizar el discurso. Mo rejn enfatiza la colectividad hbrida favorecida por el paradigma ma rxista y trata de no apoyar discursos que privilegian los temas de raza y gnero por encima de los c onceptos de mestizaje. La potica de Morejn es una poesa condicionada y ambigua, por la tanto la coloco de ntro de una tensin espacial en mi trabajo. La poeta se auto-i nscribe en su labor potica, subvierte el concepto de gnero y rescata las voces s ilenciadas afro-femeninas siempre y cuando no implique desestabilizar el es quema revolucionario imperante. Finalmente llegamos a Saldaa quien representa lo etereo, mstico-mtico-mgico y transcendental. Saldaa es el exceso que se desborda mediante diversos recursos que incluyen y no se limitan a: el uso de in tertextualidades, su autobiografa, y la multiplicidad de capas de significacin cuya estructura est informada por el estilo narrativo-oral afro-cubano, o lo que Gonzlez Mandri lla ma Afro-Cuban modes of signification (121). En este ltimo punto vale la pena hacer una breve digresin sobre el paralelismo que existe entre la obra potica de Saldaa y El monte de Cabrera. Segn Gonzlez Mandri, El monte libro cumbre en la labor etnogrf ica de Cabrera, articula las formas afro-cubanas de significacin que son incor poradas por Saldaa en su potica como recurso en la reiteracin de la memoria. At the opening of each poem, personal

PAGE 90

82 definition through the traumatic ev ent of incest is transferred or rather, transfigured into a metaphor of memory that must be cajoled in to releasing its past truths for judgment, (Gonzlez Mandri, 122). Al igual que los informantes de Cabrera, Saldaa utiliza la resistencia y evasin como filtros para la eventual y lenta divulga cin de la verdad. Dichas estrategias poticas incitan al lector a buscar ms all de la supe rficie para llegar a la verdad escondida que nunca se revela en su totalidad: This resistance is consistent with Afro-C uban modes of signification and includes repetition as a strategy within a religious structure in which all signs and symbols reiterate a primordi al act According to Cabrera the narratives of informants who wished her to reach an understanding of Afro-Cuban culture always divulged a resistance to cultural disclosure. This resistance was made evident to her through their use of digression, contradiction, and dramatic simulation of inauthenticity. These strategies were meant to test the listener regarding her respectful interest in their culture. Narrative structures thus im plied a dialogic mode based on the listeners real interest. In order to illustrate the signification process, one of Cabreras informants offered the following strategy: Walk along a long road to go on amassing the truth piece by piece, which is scattered everywhere (Cabrera, 137). Walk al ong a long road necessarily implies repetition of fragments of cultural secret s and events before real disclosure may ensue. (Gonzlez Mandri, 121) Herrera, Morejn, y Saldaa hacen uso de r ecursos claves en sus obras en lo que es esencialmente un esfuerzo en comn por insert ar a la mujer afrocubana en el meollo de la memoria histrica. En lo que Gonzlez Mandr i llama the art of recovering lost truths los hilos conductores de la historia, lo personal, y lo mtico son entretejidos en la creacin de un paradigma alternativo. (92) El primer elemento de interconeccin que desarrollar es el acto conciente de auto-inscripcin/configuracin del ser potico me diante la creacin l rica. En Herrera el momento de toma de conciencia de su iden tidad se cristaliza en dos poemas titulados

PAGE 91

83 Primera vez ante un retrato y Segunda vez an te un espejo. En el primero la poeta se enfrenta a la imagen que ve reflejada en el espejo con curiosidad y va recorriendo cada rasgo de su cara africana. La cara le pert enece a Herrera y a la colectividad de la genealoga afro-femenina: soy yo, mil aos antes o m s;/ reclamo ese derecho. En el segundo poema el cuerpo entero sirve de recuerdo inmemorial: Me asusto, ya despus me acepto./ Intacto/ est en mi cuerpo un tiempo/ de lejano esplendor/ Donde hubo gloria En ambos poemas el espejo es una metfora que conecta a Herrera con el pasado remoto de sus ancestros africanos. De igual manera Saldaa utiliza la llave heredada en Monlogo de la esposa para decifrar un enigma del pasado. La llave ab re toda una serie de posibilidades hacia la recuperacin de la memoria: es la clave de los misterios guardados, el vnculo que enlaza historias femeninas, y el antdoto para poder sanar y recuperar parte de la identidad perdida. Saldaa inscribe su auto-biografa a trav s de intertextualidades que incorporan discursos feministas y postcoloniales dentro de un contexto sacro-mgico caribeo. En Vieja trova sobre soporte CD ROM la poeta declara: Hace falta la transfiguracin del monte. La palabra monte implica la simbolog a, el folklore, los mitos, y ritos mgicos y sagrados que provienen de la religin yoruba Es el lugar donde residen los orishas y donde transcurre la comunicacin/comunion en tre las deidades afro-cubanas y sus hijos en la tierra. Al referirse al monte, Saldaa en marca su potica dentro de la tradicin oral afro-cubana. Adems lo hace con conciencia de cuerpo y raza. La transfiguracin del monte en los poemas autobiogrficos de Saldaa implica una transformacin, segn Gonzlez Mandri, de lo personal a lo mtico ( 115). Seala la crtica literaria que en

PAGE 92

84 Monlogo de la esposa Saldaa nos presenta con su auto-retrato, colocndolo en la interseccin de discursos opue stos: by situating Afro-Cub an oral traditions on a par with Modernismos efforts to displace the center of Hispanic poetic production from Spain to Latin America, Saldaa exposes the silences of Latin Amer ican literary history in failing to valorize traditional aesthetics as paradigmatic rather than exotic, (130). En Mi nombre Saldaa rechaza el apel lido del padre y con ello la tradicin potica patriarcal: Instead, she relies on a metaphoric multip licity of names that relate her feminine concept of being with the elements and aspects of the sacred wilderness ( el monte) most directly related to the seven powers of the Afro-Cuban pantheon. Examples of th ese are: Mi nombre/de caldera y trueno, referring to Chang, and Mi nombre/de ro y miel, referring to Ochn. (Gonzlez Mandri, 142-43) Para ambas poetas la memoria del pasa do suele ser dolorosa. En el caso de Saldaa el trauma sufrido es la violacin y el incesto, mientras que para Herrera es un sentido de soledad y la falta de amor en el seno familiar. Ambas poetas usan el hogar como espacio metafrico que esconde secretos y viejas heridas. En El patio de mi casa ( Grande es el tiempo 1989) Herrera reclama el lugar de sus juegos de niez y la enajenacin de su contorno para entender de donde viene su tristeza infinita. Seala Paulette Ramsay en su artculo (Re)constr ucting the Past, (Re)Inte rpreting the Present, (Re)Inventing Self: History In Selected Po ems of Georgina Herre ra que la recreacin potica de la historia personal es el inicio hacia el entendimiento de los fantasmas que invaden a la poeta: It is onl y by reconstructing this peri od in the personas personal history that the haunting pain of the present can be redressed so that the intimacy which

PAGE 93

85 was denied can now be understood for its ro le in creating the loneliness by which the persona is plagued, (156). En Monlogo de la esposa la casa de Saldaa es como una tumba que guarda silencio en la noche: Los crespos de la noche cuelgan del cielo/ Se esparcen por los hombros de la casa las guedejas/ de silencio / Yo las peino/ Suavemente yo las peino:/ Soy la annima alisadora de las ondas del sueo/ tambin soy una nia acutica/ trenzando y destrenzndome/ la cabellera del recuerdo ( In the Vortex of the Cyclone 12, 13). La casa es el espacio domstico del dolor y los crespos representan la memoria ondulante y el silencio que aparece como un su eo remoto. Saldaa se auto-inscribe en su niez mediante la metfora del mar hondo y vol uble que tambin encierra secretos y cuyo oleaje est en constante movimiento. Dentro de este abismo onrico se reconstruye para despus volver a desmantelar el trauma su frido: the gestur e of braiding and unbraiding displays the action of a troubled self doing and undoing a task that connotes the soothing of an injured memor y, (Gonzlez Mandri, 123). La desarticulacin del gnero femenino de l esquema historicamente binario que encasilla a la mujer dentro de la otredad y la rehabilitacin del cuerpo de la mujer negra encuentran sus ms altas expresiones en un poema de Morejn y una narrativa epistolar de Saldaa. En Amo a mi amo y Mi fiel Morejn y Saldaa i nvierten la relacin entre esclava y amo para privile giar al sujeto subalterno. En Mi fiel Saldaa activamente constr uye un sujeto afro-femenino erotizado con agencia, mientras que en Amo a mi amo Morejn le da poder a la esclava sobre su cuerpo subyugado cuando esta lo convierte en arma subversiva. En ambos discursos la mujer afro-cubana es agente en el encuentro sexual y el hombre es reducido a vctima y

PAGE 94

86 objeto de placer, es el otro que est a la me rced del sujeto afro-femenino. En Amo a mi amo la mujer negra mata al amo que la es claviza sexualmente da y noche; en Mi fiel el hombre blanco es ahora el esclavo sexual, que le proporciona pl acer a la mujer a su antojo. En ambas escenas la mujer se ap ropia del acto sexual aunque desde polos opuestos: la muerte y el placer. Siguiendo el mismo tema de la s ubversin del gnero, Herrera ofrece un paradigma revisionista de la historia bblica de como fue creada la mujer. En su poema Eva (Gustadas sensaciones 1996), Herrera deconstruye es ta primera historia que subyuga a la mujer y crea un discurso dis onante sobre la creacin al proyectar una imagen de la mujer con agencia. Segn Ramsay la poeta desmantela el discurso maniquesta que privilegia al hombre y crea otra versin sobre los comienzos de la mujer (150). En el poema, Eva es plasmada mediante el uso del verbo de la accin intencional, recurso que utiliza Morejn en Mujer negra, mientras que Adn es un ser pasivo y sin direccin: The sarcastic t one with which the poem ends, underpins the image of a woman who is confident, in charge, not depe ndent on Adam for direction or focus: is fully assured that she is a distinct being not an adjunct or pa rt of Adam, (152). Eva es un poema que cancela el privilegio masculi no y reposiciona a la mujer como agente activa del papel que juega en la historia. A partir de esta reorga nizacin esencial la genealogas femeninas en la continuidad histrica cobran un matiz revitalizado. Las tres poetas rescatan las historias afro-femeninas del pa sado para asegurar un marco de referencia desde donde la mujer afro cubana se pueda proyectar en su totalidad histrica. En Saldaa la abuela es el ser m tico que engendra al ser potico y representa la

PAGE 95

87 eternidad y fuerza de la imagen afro-femenin a en el mbito domstico. En Herrera las genealogas se despliegan a travs de la herenc ia africana, en los lazos de familia, y en las historias transmitadas oralmente por las viejas negras de su barrio. Morejn reconstruye genealogas menos ntimas desde un paradigma intelectua l de mujeres picas que activamente participan en la el aboracin de una identidad nacional. Segn Davies, Homi Bhabha define el tercer espacio no en trminos de fusin y acumulacin sino como un lugar donde conviven las diferencias y co-existen lecturas multiples expresadas a travs de intertextualidades, el pastiche, la irona, inferencias sujetivas, connotacines sujestivas, y asoc iacines a veces dispersas. Translation negotiates the disjunctio ns between cultures and, in the pr ocess, creates new possibilities of meaning, (Davies, 187). Dicho esto pienso que Herrera, Morejn, y Saldaa conforman un tringulo potico que lanza un sistema de interconeccin para la negociacin y realizacin de una identidad personal, nacional, y cultural afro-f emenina. No obstante cada una es una isla rodeada por sus propias aguas de experiencias singulares. Pero como la marea va y viene, estas aguas se mezclan y entremezclan. Las corrientes traen y llevan memorias, son testigos y portadoras antiguas que le susurran al viento los secretos que entrelazan a las poetas y que las hacen cmplices de las muje res inmemoriales que siguen viviendo en sus palabras.

PAGE 96

88 Bibliografa Ajuwon, Bade. r: The Yoruba Folktale Poetic Puzzle. Ife: Annals of the Institute of Cultural Studies, University of Ife, Nigeria (1986): 56-69. Anim-Addo, Joan, ed. "Filial Resentment and Maternal Desire : Reading Poems by Georgina Herrera." Centre of Remembrance: Memory and Caribbean Women's Literature. London: Mango, 2002, 215-34. Anim-Addo, Joan, ed. Patterns of Resita nce in Afro-Cuban Women's Writing: Nancy Morejn's 'Amo a mi amo'." Framing the Word : Gender and Genre in Caribbean Women's Writing London: Whiting and Birch, 1996, 159-68. Awe, Bolanle. Praise Poems As Historical Data: The Example of The Yoruba Orki. Africa: Journal of the Inte rnational African Institute (1974): 331-349. Babalola, Adeboye. Ijala (A Form of Oral Poetry In Nigeria). Federal Ministry of Information Lagos 1963. Yoruba Collection of William and Berta Bascom 98 (1993): card 1. Ballagas, Emilio, ed. Mapa de la poesa negra Americana Buenos Aires: Editorial Pleamar, 1946. Cabrera, Lydia. Cuentos Negros de Cuba Miami: Ediciones Universal, 2002. Cabrera, Lydia. El monte La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1993. Cmara Betancourt, Madeline. Between Myth and Stereotype: The Image of the Mulatta in Cuban Culture in the Nineteenth Cent ury, a Truncated Symbol of Nationality. Cuba, the Elusive Nation Ed. Damin J. Fernndez and Madeline Cmara Betancourt. Gainsville: U of Florida P, 2000. 100-115. Captain-Hidalgo, Yvonne. The Poetics of the Quotidian in the Works of Nancy Morejon. Callaloo 33 (1987): 596-604. Carpio, Campio. Emocin Universal de la Poesa Negra. Journal of Inter-American Studies 6 (1964): 105-110. Castellanos, Jorge, and Isabel Castellanos. Cultura Afrocubana El negro en Cuba: 14921844 1. Miami: Ediciones Universal, 1988.

PAGE 97

89 Castellanos, Jorge, and Isabel Castellanos. Cultura Afrocubana Las religions y las lenguas 3. Miami: Ediciones Universal, 1992. Castellanos, Jorge, and Isabel Castellanos. Cultura Afrocubana Letras, Msica, Arte 4. Miami: Ediciones Universal, 1994. Castillo, Daisy Rubiera, and Georgina Herrera. Golpeando la memoria La Habana: Edicones Union, 2005. Davies, Catherine. Writing the African S ubject: The Work of Two Cuban Women Poets. Women 4 (1993): 32-48. Davies, Catherine. A Place in the Sun?: Women Writ ers in Twentieth Century Cuba. London and New Jersey: Zed Books Ltd, 1997. Davies, Cahterine. Surviving (on) the Soup of Signs: Postmodernism, Politics, and Culture in Cuba. Latin American Perspectives 4 (July, 2000): 103-121. DeCosta-Willis, Miriam. Marcelino Ar ozarenas Journey to his Roots. Afro-Hispanic Review 17 (1998): 12-18. De la Fuente, Alejandro. A Nation for All: Race, Inequalit y, and Politics In Twentieth Century Cuba Chapel Hill and London: University of North Carolina Press, 2001 Flores-Pea, Ysamur M. The Tongue is the Whip of the Body: Identity and Appropriation Through Narrative in Lucum Religious Culture Diss. University of California, Los Angeles, 1998. Ann Arbor: UMI, 1998. ATT 9905561. Godoy, Elena. A cultura negra e a poesia cubana. Revista Letras 35 (1986): 84-89. Gonzalez, Jos Luis, and Mnica Mansour, eds. Poesa negra de amrica Mxico: Biblioteca Era, 1976. Gonzlez Mandri, Flora. Guarding Cultural Memory. Afro -Cuban Women in Literature and the Arts Charlottesville and London: University of Virginia Press, 2006. Guilln, Nicols. Sngoro cosongo y otras poemas Madrid: Alianza Editorial, 2003. Gutierrez, Mariela A. Nancy Morejns Avenging Resistence in Black Woman and I Love My Master: Examples of a Black Slaves Womans Path to Freedom. Singular Like A Bird: The Art of Nancy Morejn Ed. Miriam DeCosta-Willis. Washington, DC: Howard UP, 1999. 209-19.

PAGE 98

90 Hampton, Janet J. Black Woman Empowered : Portraits of the Black Woman in the Poetry of Nancy Morejn. Singular Like A Bird: The Art of Nancy Morejn Ed. Miriam DeCosta-Willis. Washington, DC: Howard UP, 1999. 169-85. Herrera, Georgina. Gritos Miami: Ediciones Itinerantes Paradiso, 2003. Herrera, Georgina. Granos de sol y luna Habana: Ediciones Unin, 1978. Herrera, Georgina. Gentes y cosas. Habana: Cuadernos, 1974. Hooks, Bell. Yearning: Race, Gender, and Cultural Politcs Boston: South End Press, 1990. Howe, Linda S. Nancy Morejns Womanism. Singular Like A Bird: The Art of Nancy Morejn Ed. Miriam DeCosta-Willis. Washington, DC: Howard UP, 1999. 153 -68. Jackson, Richard. Nancy Morejn, the New Woman in Cuba, and the First Generation of Black Writers of the Revolution. Singular Like A Bird: The Art of Nancy Morejn Ed. Miriam DeCosta-Willis. Washington, DC: Howard UP, 1999. 103 -13 James, Conrad. Georgina Herrera and the Pleasures of Maternity." Bulletin of Latin American Research: Journal of the Society for Latin American Studies 22:4 (2003): 465-483. Kutzinski, Vera M. Sugars Secrets. Raca and the Erotics of Cuban Nationalism Charlottesville and London: Univ ersity Press of Virgina, 1993. Luis, William. Race, Poetry, and Revolut ion in the Works of Nancy Morejn. Singular Like A Bird: The Art of Nancy Morejn Ed. Miriam DeCosta-Willis. Washington, DC: Howard UP, 1999. 45-67. Martin, Dellita L. West African and Hispan ic Elements in Nicolas Guillens La cancin del bong. South Atlantic Bulletin 45 (1980): 47-53. Martin-Ogunsola, Dellita L. Africanity a nd Revolution: The Dialectics of Ambivalence in the Poetry of Nancy Morejn. Singular Like A Bird: The Art of Nancy Morejn Ed. Miriam DeCosta-Willis.Washington, DC: Howard UP, 1999. 22343. Morejn, Nancy. Nacin y mestizaje en Nicols Guilln La Habana: Ediciones Unin, 2005.

PAGE 99

91 Mullen, Edward. The Emergence of Afro-Hispanic Poet ry: Some Notes on Canon Formation. Hispanic Review 56 (1988): 435-453. Noble, Enrique. Ethnic and Social Aspect s of Negro Poetry of Latin America. The Phylon Quaterly 18 (1957): 391-401. Ocasio, Rafael. Aproximaciones a la santer ia caribea y la poesa negrista. Discurso; revista de estudios iberamericanos (1995): 81-90. Ocasio, Rafael. Babalu Aye; Santeria and Contemporary Cuban Literature. Journal of Caribbean Studies (1992-1993): 29-40. Oyewumi, Oyeronke. Introductio n: Feminism, Sisterhood, and Other Foreign Relations. African Women and Femisnism: Reflecting on the Politics of Sisterhood. Ed. Oyeronke Oyewumi. NJ: Africa World Press, Inc., 2003. Oyewumi, Oyeronke. The White Wo mans Burden: African Women. African Women and Femisnism: Reflecting on the Politics of Sisterhood Ed. Oyeronke Oyewumi. NJ: Africa World Press, Inc., 2003. Pereda Valdez, Ildefonso, ed. Lo negro y lo mulatto en la poesa cubana Uruguay: Ediciones Ciudadela, 1970. Prez Jr., Louis A. Cuba: Between Reform and Revolution New York: Oxford UP, 1988. Prez Sarduy, Pedro. Poetry, Prostitution, and Gender Esteem; Georgina Herrera. AfroCuban Voices: On Race and Identity in Contemporary Cuba Ed. Pedro Prez Sarduy and Jean Stubbs.Gai nsville: University Pr ess of Florida, 2000. 118-125. Ramsay, Paulette. (Re)Constructing the Past, (Re)Interpreting the Present, (Re)Inventing Self: History In Selected Poems of Georgina Herrera. Horizontes (2001): 145167. RoseGreen-Williams, C. Re-writing the Hi story of the Afro-Cuban Woman: Nancy Morejns Mujer Negra. Singular Like A Bird: The Art of Nancy Morejn Ed. Miriam DeCosta-Willis. Washington, DC: Howard UP, 1999. 187-200. Saldaa, Excilia. Mi nombre. La Habana: Ediciones Unin, 2003. Saldaa, Excilia. In the Vortex of the Cyclone Ed. and trans. Flora Gonzlez Mandri and Rosamond Rosenmeier. Gainsville: UP of Florida, 2002. Schons, Dorothy. Negro Poetry in the Americas. Hispania 25 (1942): 309-319.

PAGE 100

92 Valdes-Cruz, Rosa. The Black Man s Contribution to Cuban Culture. The Americas 34 (1977): 244-251. Williams, Lorna V. The Revolutionary Feminism of Nancy Morejn. Singular Like A Bird: The Art of Nancy Morejn Ed. Miriam DeCosta-Willis. Washington, DC: Howard UP, 1999. 131-52. Zurbano, Roberto. El tringulo invisible del si glo XX cubano: raza, literatura y nacin. Temas 46 (2006): 111-123.


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govstandardsmarcxmlschemaMARC21slim.xsd
leader nam 2200385Ka 4500
controlfield tag 001 001916923
005 20071114121519.0
007 cr bnu uuuuu
008 071114s2007 flu sbm 000 0 eng d
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a E14-SFE0002016
035
(OCoLC)181159863
040
FHM
c FHM
0 041
spa
049
FHMM
090
PQ6032 (ONLINE)
1 100
Corsa, Lissette.
245
Palabra indita :
b gnero, raza, e identidad : estrategias de la memoria cultural en la poesa de Georgina Herrera, Nancy Morejn, y Excilia Saldaa
h [electronic resource] / by Lissette Corsa.
260
[Tampa, Fla.] :
University of South Florida,
2007.
520
ABSTRACT: In this thesis I analize the overlapping discourses of gender and race in the poetry of three Afro-Cuban women. In the years following the Cuban Revolution, Georgina Herrera, Nancy Morejn, and Excilia Saldaa appropriated issues of gender and race from a historically patriarchal paradigm and redefined said concepts in the process of revising the master narratives of national identity. By emphasizing their own artistic agency as black women, all three poets have founded their poetic voices in what Flora Gonzlez Mandri and Catherine Davies have termed cultural memory. My intention is to demonstrate how, through the written word, Herrera, Morejn, and Saldaa have subverted a historically binary discourse that has served to reaffirm the double subjugation of gender and race.I also explore the strategies of self-configuration and the mythical-cultural imaginary through the act of remembrance that each poet projects in her poetry as a way of dismantling western hierarchies of inequality. Far from offering a comprehensive analysis of each poet's body of work, my objective is to identify the cultural complexities surrounding the literary production of each woman. Furthermore I've taken into account the social-historical context in which their discourse is rooted in charting the space they have claimed for Afro-Cuban women in the production and reproduction of culture. Although I do not approach the discourses of race and gender by way of a strictly theoretical prism, certain theories are employed as points of reference into the poetic insights of each woman's contribution. When necessary I've based my analysis on specific feminist, poststructuralist, and postcolonial arguments.However, above all else, my intention is to offer a reading that is founded on literary analyses. In certain poems I apply traces of bell hook's feminist theories, Oyrnk Oywmi's counter-discourse to western feminism, Michel Foucault's theories on the power of language and discourse domination, and Homi Bhaba's postcolonial position concerning the dialectics of otherness, alternative spaces, and mimicry. Through the process of self-awareness and legitimization of the Afro-feminine past, Herrera, Morejn, y Saldaa take ownership of their personal and collective histories by way of the artistic agency they exercise as both subjects and creators.By using the themes of memory, homage to their feminine ancestors, a reconstructing of the link with Africa as matrix, the reclaiming of the afro-feminine image in the master narratives of national identity, and the reverence of the maternal, said poets deconstruct afro-feminine stereotypes in order to project a rehabilitated self and image of otherness within a framework of resistance. In the urgent dismantling of paternalistic codes, disarticulating and reconstructing the past to redefine Afro-Cuban women's identity in the present, Herrera, Morejn, and Saldaa's body of work transcends the misogynous parameters of negrismo. Through the act of self-inscription in poetry, these women situate themselves at the forefront of creation yielding the poetic word with the power to construct and alter reality.In their struggle to create a lyrical subject that is representative of the Afro-feminine experience in Cuba, one that remains embedded in the cultural sub-conscience, Herrera, Morejn, and Saldaa have emerged as the most influential voices of post-revolutionary poetry in Cuba.
502
Thesis (M.A.)--University of South Florida, 2007.
504
Includes bibliographical references.
516
Text (Electronic thesis) in PDF format.
538
System requirements: World Wide Web browser and PDF reader.
Mode of access: World Wide Web.
500
Title from PDF of title page.
Document formatted into pages; contains 92 pages.
590
Advisor: Madeline Cmara, Ph.D.
653
Caribbean studies.
Literature.
Feminism.
Post-revolutionary Cuban poetry.
690
Dissertations, Academic
z USF
x Spanish
Masters.
773
t USF Electronic Theses and Dissertations.
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?e14.2016