USF Libraries
USF Digital Collections

Pensar en La Habana

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Pensar en La Habana literatura, memoria y ciudad en el discurso de tres escritores cubanos
Physical Description:
Book
Language:
English
Creator:
Presas, Axel
Publisher:
University of South Florida
Place of Publication:
Tampa, Fla
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Cronotopo de la memoria
Metaforizaci‚àö‚â•n de la realidad
poesía y remembranza
representación de la geografía urbana
Dissertations, Academic -- World Language Education -- Masters -- USF   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Summary:
ABSTRACT: In my thesis I endeavor to examine the influence and impact of memory -the mental and psychological processes of recollection-on the writings of three Cuban authors of the twentieth century. I have chosen José Lezama Lima, Guillermo Cabrera Infante, and Eliseo Diego because of their particularly vast and evocative literatures about the city: la Ciudad de La Habana. One of the main objectives of this work is to suggest the cultural predisposition of a twentieth century Cuban Literature that is consequential on its authors' recollections and reminiscences about the city. But, does this mnemonic-literary tendency truly exist in contemporary Cuban Literature? To answer this question and to sustain my argument I endeavor in a socio-historic analysis on the aesthetics of the literary work of these afore mentioned authors.I examine Diego's book En la calzada de Jesús Del Monte, in his book the poet writes about his memories and experiences while living in a quinta alongside the calzada Del Monte. The poet writes his memoirs about the grandiose, mythic, and metaphoric essence of this postcolonial vicinity and the people that inhabited it. From Lezama Lima I have chosen his monumental novel Paradiso to examine his symbolic and distinctive method of writing about the life of José Cemí, young writer on his journey to become a full-grown philosophical poet. José Cemí is this writer's semi-autobiographical character. In Paradiso the effect of memory is fabulously intertwined with Lezama's employment of an exceptional language of fiction. Extraordinarily, this author associates his frequent representations of the city to expand the labyrinthical aspects of his novel.Finally, I have selected the prolific literary work of Guillermo Cabrera Infante -a Cuban writer on exile-to expand my analysis on the topic of writing a Literature about the city as the result of memory and recollection. I will mainly analyze Cabrera Infante's Tres tristes tigres, and I will make reference to other of his literary works to support the thesis of this essay. Tres tristes tigres is an important work because Infante's narrative unfolds his personal, nocturnal, and nightly erotic adventures in La Habana.
Thesis:
Thesis (M.A.)--University of South Florida, 2008.
Bibliography:
Includes bibliographical references.
System Details:
Mode of access: World Wide Web.
System Details:
System requirements: World Wide Web browser and PDF reader.
Statement of Responsibility:
by Axel Presas.
General Note:
Title from PDF of title page.
General Note:
Document formatted into pages; contains 63 pages.

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
aleph - 001994099
oclc - 317317430
usfldc doi - E14-SFE0002423
usfldc handle - e14.2423
System ID:
SFS0026741:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

Pensar en La Habana: literatura, memoria y ciudad en el discurso de tres escritores cubanos by Axel Presas A thesis submitted in partial fulfillment of the requirements for the degree of Master of Arts Department of World Languages College of Arts and Sciences University of South Florida Major Professor: Pablo Brescia, Ph.D. Madeline Cmara, Ph.D. Carlos Cano, Ph.D. Date of Approval: April 7, 2008 Keywords: cronotopo de la memoria, me taforizacin de la realidad, poesa y remembranza, representacin de la geograf a urbana, lenguaje mnmico de la urbe Copyright 2008 Axel Presas

PAGE 2

Agradecimientos Les agradezco a todos los profesores del departamento por haberme ayudado siempre y por confiar en mis opiniones duran te todo el proceso e ducativo que culmina con esta tesis. Le estoy especialmente agra decido al profesor Pablo Brescia por su tenacidad pedaggica y su instruccin consta nte. A la profesora Madeline Cmara le agradezco su confianza y sus til es y fructferos comentarios; al profesor Carlos Cano por sus observaciones y su cooperacin. Quisiera agradecer a mis amigas Beatriz Franco y Beatriz Marqus por su fidelidad, su sincera espontaneidad y sus cuidos para con mi persona. Y por ltimo a Maritza Chinea quien con su ayuda hizo posible mi completa dedicacin acadmica por estos dos aos.

PAGE 3

Dedicatoria Dedico esta tesis a mis ancestros, con ellos todo ha sido posible. A mi madre quien siempre ha estado muy cerca y quien inva riablemente me ampara an estando lejos. A mi bella Suzette: mi esposa, mi amiga, mi compaera. Principessa tu esencia es una memoria perdurable.

PAGE 4

i TABLE OF CONTENTS ABSTRACT ii INTRODUCCIN Catlogo de la memoria y la remembra nza en tres autores cubanos ................... 1 CAPTULO UNO Mtaforas de la memoria: Eliseo Diego y la remembranza potica .................... 12 CAPTULO DOS Guillermo Cabrera Infante: el escritor y la memoria irnica de la noche ............ 30 CAPTULO TRES Jos Lezama Lima y el Paradiso ha banero de la remembranza ........................... 44 CONCLUSIN REFERENCIAS

PAGE 5

ii Pensar en La Habana: literatura, memoria y ciudad en el discurso de tres escritores cubanos Axel Presas ABSTRACT In my thesis I endeavor to examine the influence and impact of memory the mental and psychological processes of recollectionon the writings of three Cuban authors of the twentieth century. I have chosen Jos Lezama Lima, Guillermo Cabrera Infante, and Eliseo Diego because of their particularly vast and evocative literatures about the city: la Ciudad de La Habana One of the main objectives of this work is to suggest the cultural predisposi tion of a twentieth century Cuban Literature that is consequential on its authors recollections and reminiscences about the city. But, does this mnemonic-literary tendency truly ex ist in contemporary Cuban Literature? To answer this question and to sustain my argument I endeavor in a socio-historic analysis on the aesthetics of the literary work of these afore mentioned authors. I examine Diegos book En la calzada de Jess Del Monte in his book the poet writes about his memories and experiences while living in a q uinta alongside the calzada Del Monte The poet writes his memoirs about the grandiose, mythic, and metaphoric essence of this postcolonial vicinity and the people that inhabited it.

PAGE 6

iii From Lezama Lima I have chosen his monumental novel Paradiso to examine his symbolic and distinctive method of writing about the life of Jos Cem, a young writer on his journey to become a full-grown philosophical poet. Jos Cem is this writers semiautobiographical character. In Paradiso the effect of memory is fabulously intertwined with Lezamas employment of an exceptional language of fiction. Extraordinarily, this author associates his frequent representations of the city to expand the labyrinthical aspects of his novel. Finally, I have selected the prolific lite rary work of Guillermo Cabrera Infante a Cuban writer on exileto expand my analysis on the topic of writing a Literature about the city as the result of memory and recoll ection. I will mainly analyze Cabrera Infantes Tres tristes tigres, and I will make reference to other of his literary works to support the thesis of this essay. Tres tristes tigres is an important work because Infantes narrative unfolds his personal, nocturnal, and nightly erotic adventures in La Habana.

PAGE 7

1 Introduccin: Catlogo de la memoria y la remembranza en tres autores cubanos y adentro las miradas no precisan fijarse en los objetos que ya estn cabalmente en la memoria. Jorge Luis Borges Llaneza Fervor de Buenos Aires (1923) La literatura como la consecucin de una serie de actos volitivos comprende una relacin de funciones cognitivas, espontneas, y reflexivas hacia la representacin de ideas, imgenes y smbolos que exteriorizan la sensibilidad perceptiva e intelectual de un autor. Uno de los preceptos fundamentales de la creacin literaria radica en el vnculo que la literatura tiene con el lenguaje y la memoria. Memoria, lenguaje y representacin son elementos esenciales en el proceso de la creacin esttico-literaria. La tesis de este trabajo analiza el surg imiento de una literatura producto de la memoria; la manifestacin de los procesos mnmicos en el recuento del cronotopo especfico de la ciudad 1 y la formacin de una identidad compartida por tres escritores cubanos de la segunda dcada del siglo ve inte. Analizo la relacin que ambas, ciudad y memoria, poseen en la conformacin de una identid ad que aparece en el discurso potico 1 Es importante mencionar que en el caso de los tres escritores analizados en este trabajo se examina sus diferentes interacciones con la ciudad de La Habana y las posteriores representaciones que surgen en sus literaturas acerca de esta ciudad. La nocin del cronotopo de Mijail Bajtn es muy til para examinar las ideas de este trabajo y ser empleada a totalidad en dicho anlisis.

PAGE 8

2 y novelstico de Eliseo Diego (1920 1994), Jos Lezama Lima (1910-1976) y Guillermo Cabrera Infante (1929-2005). He escogido a estos autore s por la confluencia del r ecuerdo y la nostalgia que aparece en sus escrituras sobre el tema de la ciudad. Por ejemplo, Eliseo Diego escribe desde el punto de vista de una cubana tr adicional que se apega a las costumbres familiares, Lezama Lima escribe desde un insilio que le precipita a contar sus memorias, e Infante escribe desde el exilio para no de jar de olvidar lo qu e histricamente le pertenece. En estos escritores la representa cin de la ciudad aparece como parte de una identidad cubana compartida por medio de la memoria. El rol de la identidad cubana, como tema de un discurso sumergido, va a aco mpaar mi anlisis sobre los efectos de la ciudad y la memoria en estos autores. Formativamente la representacin de la ciudad como espacio social y cultural deslinda una idiosincrasia comn, un punto de encuentro en las literaturas de Diego, Infante y Lezama. Histricamente en la literatura cuba na un gran nmero de sus escritores emprenden la gesta literaria de rememorar un pasado que estticamente se desdobla junto a la circunstancia de crea r un texto. Esencialmente, el escritor cuba no participa un recuento de su memoria acerca de la nacin, de sus ciudades, de sus paisajes, etc. Desde sus inicios, la literatura cubana se enca rga de describir una re alidad pasada y de incorporar a dicha realidad la ficcin mediante el tratamiento mnemnico de un determinado acontecimiento histrico. Con el brote y durante las justas independentistas, la guerra de los diez aos (1868-1878) y la guerra chiquita de (1895-1900) los autores y por supuesto patriotascubanos enfrentaron la crcel y el exilio. Su pasin compartida por la belleza natural, lo ge ogrfico y lo fastuoso de las ci udades de la isla los hace

PAGE 9

3 rememorar desde el destierro o las mazmorras la majestuosidad de la isla, de la patria. Los versos de la oda Nigara de Jos Mara Heredia que explcitamente convocan Este recuerdo a mi pesar me viene... y ms adelante Yace mi juventud; mi faz, marchita; / Y la profunda pena que me agita a la memoria de la patria y a nombrar la ausencia de las palmas cubanas en el paisaje norteamericano del Nigara. Heredia enfrenta el destierro con una gran pesadumbre, la afliccin de estar lejos de su entorno, de su nacin, de la atrayent e claridad de sus paisajes y sus ciudades. En dicho proceso ficcin, lenguaje, e imaginacin adornan la produccin de la remembranza de los autores cubanos para aportar una esttica que categricamente define lo trascendental de tan peculiar forma de hacer literatura. Contar una historia siempr e involucra una consecucin de eventos en un lugar y un tiempo determinados. La sentencias de Mijail Bajtn: We will give the name chronotope (literally time-space) to the intr insic connectedness of temporal and spatial relationships that are artistically expresse d in literature y The image of man is intrinsically chronotopic. (Baj tn, 84-85) notablemente definen la importancia del rol del tiempo y el espacio en la creacin literaria La nocin del cronotopo de Bajtn se utiliza en este trabajo para profundizar en la importancia de la ciudad y lo evidentemente de una geografa de lo urbano y sus espacios como elementos que conforman la representacin del relato, la novela, y lo potico en estos autores. Una de las caractersticas de la literatura cubana es la de estticamente representar lo simblico de la ciudad. Muchos de los au tores cubanos exploran lo geogrfico de la metrpoli para representar una historia o rela to que concierne a la utilizacin de los espacios, de lo tpicamente cultural, lo social y lo fantstico de sta. En el caso de Diego,

PAGE 10

4 Lezama e Infante, stos proponen una literatura comprometida con la memoria que utiliza el elemento de la ciudad para desdoblar una identidad exegtica de lo cubano. La seleccin de estos tres autores consolida el de sarrollo de las ideas en este ensayo, ya que la poesa de Diego, y las novelas de Infant e y de Lezama Lima estn particularmente relacionadas porque narran sus hi storias personales en relacin a la ciudad de La Habana. El fervor borgeano de la ciudad en estos tres autores insiste en participar una identidad cultural muy afn al propsito literario de stos; nombra r La Habana y repasar las respectivas historias que ocurren en los esp acios que ellos poseye ron por separado y una vez en el tiempo. Del poeta Eliseo Diego examino la obra En la calzada de Jess del Monte (1949) para introducir el estudio de los efectos de la memoria al contar una historia casi completamente autobiogrfica. En la calzada es un libro en el cual el poeta describe su infancia en la pomposidad de la avenida Jes s del Monte. En esta obra, Diego rememora y escribe acerca de sus experiencias pbe res, mticas, familiares en un pasado poscolonial de la barriada de Santos Surez. La poesa de Eliseo Diego es fundament al para desarrollar una nocin sobre los efectos de la memori a en la literatura. En la calzada, este poeta alude a la memoria como eslabn pertinente en el recuen to de su historia personal. Diego participa esa funcin social de la cual hace hincap i Michel Foucault al expresar que un autor es a particular source of expression who, in more or less finish ed forms, is manifested equally well and with similar validity, in a text, in letters, fr agments, drafts, and so forth (128). Para explicar este argumento del francs, es neces ario reparar en lo trascendental de la representacin potica de Diego. En la calzada revela la remembranza de un lugar muy

PAGE 11

5 afn a la cultura de un pueblo, de su ciudad, de su barrio. Al escribir sobre la calzada Diego se convierte en el autor, en el cronist a-escritor de una expresin esttico-criolla de un determinado espacio de la ciudad. El elemento esttico del libro de Diego poticamente simboliza la arquite ctura y el espacio que ocupa la calzada el barrio de Santos Surez; es a la vez crio lla, porque el poeta tambin de sdobla su manera de vivir la vida en asociacin a los habitant es de este espacio habanero. Mediante su escritura, Diego representa la cultura, lo notable y lo tpico, lo expresivo de este lugar. Fou cault plantea que mediante sus manuscritos el autor est en contacto con el medio social al que pertenece; ya que expone mediante su literatura, i.e. crnica, potica, testimonial, nove lstica, documental la visin cultural de su pueblo. Este pensador es de la opinin que este entorno cotidiano es evid ente y trascendental para la literatura de un autor. Consiguien temente, al ser un libro como En la calzada un testamento potico de un determinado esp acio geogrfico, examino la carga sensorial conque las metforas de la ciudad representan las imgenes de la memoria en la descripcin potica de Diego. En el caso de la novela Paradiso (1966) de Jos Lezama Lima, sta favorece una exploracin de los espacios de La Habana a tr avs del elemento metafrico en la prosa de este autor. Si bien Eliseo Diego plasma una potica de la ciudad asociada a un lugar y a un tiempo especficos, Lezama metaforiza la imagen de la ciudad que aparece fusionada en el inmenso laberinto sonoro, odoro, y rfico de Paradiso En el segundo captulo de este trabajo, se analiza la magi stral prosa de Lezama Lima. El elemento de la memoria en Lezama involucra un recuento autobiogrfico y a la vez artificioso de su niez y de su juventud en la ciudad de su formacin filosfica como poeta. Paradiso es la novela de

PAGE 12

6 Lezama por Lezama. Dicha novela es contada a travs de la accin de rememorar un pasado que une al autor y a la ciudad en una misma identidad metafrica. Lezama acude a un desdoblamiento entre lo real y la ficcin pa ra narrar el relato de Jos Cem; un joven aprendiz de poeta que se consagra como escritor al comienzo de su madurez como individuo. En la novela, lo real o lo posibl emente autobiogrfico, aparecen bajo la representacin de este autor de lo on rico, lo recreado, y lo metafrico. Lezama concibe la ciudad como el epicen tro de una estirpe, de una genealoga que corresponde a la historia narrada. Paradiso es importante porque despliega una representacin de la ciudad como espacio r eal y alegrico en la memoria; siendo la percepcin y los sentidos enfocados en la c onstante jornada de ot ear los recuerdos, los lenguajes, los olores, y las sensaciones tctiles que unen la infancia, el sueo, la imaginacin, y lo real a la historia que se cuenta. En el tercer captulo examino la aventura mnmica de Cabrera Infante sobre sus polmicas narraciones de la ciudad. Si en la prosa de Lezama la ciudad es recontada poticamente, en Cabrera Infante la ciudad es entregada en una narracin muy irnica y ldica de lo vulgar, lo ertico, lo trasnoc hado y lo escandalosamente sombro. De este autor analizo su novela Tres tristes tigres (1967) y hago referencia a Vista del amanecer en el trpico (1964), y Exorcismos de esti[l]o (1976) porque Infante involucra la memoria en stas. Si Eliseo Diego presenta una ciudad engalanada por elementos clsicos como la luz, el polvo, los espejos, el agua, y Lezama nos mezcla lo metafricamente insular y criollo de una ciudad que maravillosamente es origen y principio de su identidad potica, Cabrera Infante nos exhibe una ciudad que pareciera ms real a la nocin de urbe que existe en la memoria colectiva del pueblo cubano. La

PAGE 13

7 ciudad de La Habana en la memoria y en las historias contadas por Cabrera Infante aparece como una metrpoli cuyos lmites ab arcan asonancias perceptibles de lo que siempre ocurre en los espacios de la noche habanera. Al indagar en las memorias y las literatura s de estos tres autores procuro examinar y explicar la contemplacin de un punto en comn que existe en el oficio de contemplar metafricamente el pasado de una ciudad que existe en sus discursos literarios. Distintivamente, he escogido poesa y la na rrativa de estos autores para ampliar el espectro comparativo y crtico de los argum entos que este trabajo plantea. Recientemente muchos estudios literarios examinan la importancia del tema de la memoria como un recurso eficaz para no olvi dar jams el pasado de una nacin. Otras investigaciones concentran su anlisis en el rol que la ciudad posee como elemento cronotpico en la conformacin de una literatura tpicamente urbana. 2 Cul es la relacin que memoria y ciudad poseen? Cm o puede la memoria intervenir en la representacin formal de una historia o una narr ativa? Es necesario suscribir tal pregunta a la sentencia esttico-filosfica de Jorge Luis Borges la memoria que no precisa limitarse en lo visual. Las palabras de Borgessobre el ttulo introductorio de este trabajo en su poema Llaneza insinan un proceso mnmico que mentalmente no 2 No creo necesario pr ofundizar en estos temas ya que mi anlisis sobre la memoria est enfocado bajo la perspectiva del rememorar gratamente un pasado comn y cultural. Sin embargo, s debo sealar que existen crticos muy importantes, i.e. Nelly Richard, Karl Kohut et alfundamentalmente en el cono sur que enfocan sus estudios en el tema de la memoria y en el no desconocer el pasado. El anlisis de dichos escritores y crticos se enfoca fundamentalmente en el suceso histrico de las dictaduras. Sobre el tema de la ciudad como un referente literario-mnmico muchos escritores y crticos i.e. George Orwell, Michel Foucault, Guillermo Montezanti, Horacio Ca pel, et al. concentran su anlisis en el rol socio-cultural que la ciudad ejerce en el discurso de los escritores.

PAGE 14

8 requiere de una percepcin directa. El poe ta intenta detallar la memoria como un orgnulo lo suficientemente capaz como para poseer la facultad de recordar los objetos y las cosas sin apelar a una reflexin objetiva de stos. Segn la metfora borgeana, al tratar de concebir la repres entacin de un objeto, si se requi ere una percepci n directa de este entonces se elimina entonces la posib ilidad de aludir a imgenes mnmicas ms creativas y simblicas. He aqu que lo plan teado por Borges nos permita asociar que, en el caso de la literatura, lo estticamente cr eado y lo que aparece por medio de la memoria se reflejen como resultado del lenguaje. Al examinar qu constituye un autor, Michel Foucault expresa que una de las funciones de un autor is to characterize th e existence, circula tion, and operation of certain discourses within a society (Foucau lt, 124). Es necesario detenerse en este argumento para explorar la responsabilidad esttica y ontolgica que define dicho argumento. Por una parte, un autor expresa lo cotidiano, lo fidedi gno, lo autntico, lo socialmente sensible, lo privativo de su cu ltura; por otra, dicho autor representa un universo palpitante y muy propio, recreado, onric o, ficticio que se as ocia a la realidad cultural y existente de su entorno social. O s ea, dicha responsabilidad involucra relatar un sinnmero de acontecimientos metafri camente embellecidoshe aqu su responsabilidad estticaque ocurren y se de spliegan en un tiempo y lugar asociados a su existenciahe aqu su responsabilidad ontolgicaal rememorar un pasado que es ciertamente cultural y socialmente compartido. Una dete rminada historia personal reflejada en el discurso de un autor expone el irrefutable co mpromiso de representar un pasado muy comn a la cultura social a la que pertenece. Richard Terdiman escribe, What precedes us seems to constitute the fram e of our existence, the basis for our self

PAGE 15

9 understanding (Terdiman, 7). Cuando un escrito r decide representar un pasado habitual e ntimamente anlogo a la memoria colectiv a de un pueblo, simultneamente representa su pasado al pasado de su pueblo. La nocin de representar un relato, la ficcin, por medio de la memoria y del reconocimiento de un espacio social al que el autor pertenece, le hace reconocer que la historia que se cuentasu historiacorresponde a un contexto cultural recproco entre l y su pueblo. Terdiman aade, Memory stabilizes subjects and constitutes the present. It is the name we give to the faculty that sustains continuity in collective and in individual experience (8). Verdaderamente mediante el uso de la memoria se mantienen latentes la literatura y la historia de un entorno social especfico. Si el efecto de la memoria, como elem ento generador de la literatura, est asociado al lenguaje, entonces la memoria prec ipita el surgimiento de una literatura del recontar de un regreso al discurso por medio de la remembranzaconsecuencia esta de un proceso mental que manipula un lenguaje de recuerdos. En cierta medida la identidad y la cultura de una nacin estn relacionada s al uso cognitivo de frecuentar y repasar, mediante la experiencia del lenguaje, la memoria de lo arcaico, del pasado. Con el surgimiento de un lenguaje histrico-social que propiamente confiri un ordenamiento del pasado mediante el uso de lo evocado, lo fabulstico, lo mtico y lo real, la memoria de los pueblos se convierte en literatura. Con respecto a una nocin autntica de cultura, Bildung el filsofo alemn Hans-Georg Gadamer apunta, the nature of memory is not rightly understood if is re garded as merely a general ta lent or capacity. Keeping in mind, forgetting, and recalling belong to th e historical constitution of man and are themselves part of his history and Bildung (Gadamer, 15). Pero, qu implica esta definicin de Bildung?; pr ecisamente Gadamer describe esta nocin como una

PAGE 16

10 regeneracin personal, un proceso en el cu al el individuo autn tica y conscientemente participa la aptitud mental que capaz de concebir y razonar acerca de la esencia histrica del hombre. Bildung es hermenuticamente el cultivar una conciencia universal, una conciencia que no est ajena al otro; y es mediante el lenguaje, por supuesto, que se establece un contacto entre este principio autnomo y lo social. El filsofo argumenta, Thanks to the verbal nature of all inte rpretation, every interp retation includes the possibility of a relationship with others (397 ). Interpretar el pasado, en s mismo, es un proceso que contribuye a descri bir y a representar la histor ia comn entre los hombres. Por ejemplo, desde los albores de las primeras civilizaciones que se consagraron como eficientes relatoras de historias y fbulas, s ean estas narradas y/o escritas, (i. e. los babilonios, los egipcios, los griegos, y las cu lturas maya y azteca en Amrica) el vnculo social de la reivindicacin por lo didctico, por atesorar y consagrar una cultura autntica y propiamente resultante de la transmisi n de un lenguaje producto de la memoria, concibe que el uso del discurso hablado cohe sione la identidad propia de los pueblos. En su anlisis acerca del lenguaje como un proceso deontolgico John Searle escribe, In human languages we have the capacity, not only to represent reality, both how it is and how we want to make it be, but we have the capacity to create a new reality by representing that reality as existing. We create private property: money, property, government, marriage, and a thousand other such phenom ena by representing these phenomena as existing (Searle, 29).

PAGE 17

11 En cuanto a este pronunciamiento, Searle pretende demostrar la indiscutible jerarqua que el lenguaje posee como elemento universal de unidad y cohesin social. Es entonces que se puede divisar la asocia cin simblico-cognitiva entre lenguaje y memoria; puesto que una condicin lgica y elemen tal en la psicologa del ser social es la de preservar su pasado por razn del lenguaje En este caso, la propiedad deontolgica que el lenguaje posee es la de concebir socialmente nuevas realidades mediante la palabra, el dilogo, o el texto literario. La asociacin que existe en tre la memoria y el ejercicio de recontar una de terminada historia deviene en un vnculo hermenutico, pero tambin social. Intentar representar una hist oria involucra el hec ho de que quien narra una historia la participa. Al reflexionar s obre una literatura que es circunstancialmente autobiogrfica es necesario indagar hasta que punto la memoria del autor influye dicho proceso creativo. En este ensayo, mi estudio de categoras como memoria y ciudad pretende exponer como la existencia de un escritor en el espacio de la metrpoli asiste a la creacin de un discurso figura do. Es por supuesto el elemento autobiogrfico un recurso a considerar en cuanto a la creacin de dicho discurso. No obstante, la representacin mnmica de la ciudad en Lezama, Diego e Infa nte deviene en la creacin evidente de una literatura que no copia ni retrata explcitamente lo personal, sino que lo expande hacia lo artstico, lo imaginario, lo festivo, lo cultura lmente metafrico de la existencia. Es por eso que al hacer este estudio, se vincula la relacin cultural y esttica que existe entre el rememorar y el recuento en el di scurso de estos autores.

PAGE 18

12 Captulo Uno: Metforas de la memoria: Eliseo Diego y la remembranza potica En este captulo examino la representacin de la estructura potica del recuento y la memoria en la obra En la calzada de Jess del Monte de Eliseo Diego. Mi argumento reposa en la utilizacin qu e hace Diego de un recuento crnico y progresivo de sus memorias recogidas En la calzada. En mi anlisis, propongo que Diego despliega una representacin pico-metafrica de la ciudad y de su propia existencia ligada a dichos espacios. pica, porque Diego transcribe en el texto su historia personal, una crnica desde una perspectiva potica, i.e. el poeta mitolgicamente se describe a s mismo como un individuo en la gran isla que es la ciudad Metafrica, porque el poeta representa simblicamente el mundo de la calzada, i.e. las gentes, las calles, las casas, etc. Para introducir este tema u tilizo algunos estudios crtic os relacionados al manejo de la ciudad en la narrativa latinoamericana del siglo veinte y la nocin de cronotopo de Mijail Bajtn. Muy pocos estudios se concentran en el elemento de la ciudad como eje instigador de la memoria de un autor. Es la ciudad, un espacio importante para los poetas y escritores del siglo veinte. Como he ar gumentado en mi introduccin, el argumento de Bajtn facilita el anlisis de la utilizacin de lo geogrfico y espacial del tema de la ciudad en la literatura. La poesa de Diego es significativa por que desdobla lo que califico como una doble crnica de la memoriaindividual y urba naal representar la ciudad, sus espacios y sus historias. Al escribir En la calzada Diego ostenta una doble intencin i) recoger sus

PAGE 19

13 memorias personales y ii) representar lo sim blico de un espacio geogrfico de la ciudad. La nostalgia y la evocacin del pasado en el poeta favorecen esa doble intencin de la memoria presente en un libro como En la calzada La muy distintiva y contempornea tradici n de escritores latinoamericanos que usa el cronotopo de la ciudad en sus narrativas favorece definitivamente al desarrollo de una ficcin de la urbe en el continente. Sobre esta incipiente escritura de la ciudad Alicia Llerena escribe que, los narradores hispa noamericanos intensificaron los recursos espaciales al mismo tiempo que se alejaron del paisaje, y en ese trnsito se enfatiza tambin un nuevo escenario: imantados por una realidad urbana (Llerena, 48), dicho contexto urbano, segn Llerena, conforma una nueva manera de hacer literatura. El escritor latinoamericano contemporneo juega con numerosas posibilid ades narrativas al manipular la ciudad como epicentro generador de la historia que se cuenta. Al representar los entornos de la ciudad el escritor se convierte en una especie de gegrafo fabulativo de la urbe. Porque la representacin que un auto r hace de la ciudad es t afectada por el entorno social y cultural que lo rige. Es por eso que Bajtn escribe, A literary works artistic unity in relation to an actual reality is defined by its chronotope (243). Y aade, In literature and art itself, temporal and spatial determinations are inseparable from one another, and always colored by emotions a nd values (243). En Latinoamrica el escritor provee un desdoblamiento de la ciudad, y al hacer esto, tambin transmite los diversos lenguajes, los espacios fsico-mticos, y el desdoblamiento luz-sombra que concibe la urbe como una colosal y desemejante arqui tectura hecha para contar historias. La nueva crtica contempornea contribuye un anlisis formal de la utilizacin del cronotopo de la ciudad en la narrativa de l continente. Fernando Ainsa analiza

PAGE 20

14 histricamente el efecto de la ciudad en la literatura Latinoameri cana y escribe, el espacio urbano sigue siendo, pese a todo, el lugar metafrico y privilegiado de la fundacin por la palabra de los nuevos mundos del imaginario (Ainsa, 39). El crtico uruguayo examina las diversas narraciones que numerosos autores latinoamericanos aportan de la ciudad; sin embargo, slo dos poetas son citados por Ainsa, Jorge Luis Borges por su libro Fervor de Buenos Aires (1923) y Bernardo de Balbuena por su poema Grandeza Mexicana (1593). Ainsa contribuye con un eminente anlisis sobre el uso de la ciudad como recurso esp acial en los narradores lati noamericanos. Sin embargo, es necesario examinar lo que su mirada crtica no toma de la poesa contempornea, para profundizar en lo que considero una potica de la ciudad relacionada a estos temas contemporneos. En la calzada de Jess del Monte de Eliseo Diego es una obra que examina cuestiones tan importantes como ciudad, identidad y memoria y facilita el entendimiento de dichas manifestaciones dentro de un c ontexto ntegramente potico. Eliseo Diego publica En la calzada en el ao 1949 y es para en tonces un escritor consagrado e integrante ferviente del grupo Orgenes. En la calzada recupera temas personales sobre la infancia del poeta, su adolescencia, la familia la casona que ste habita con sus padres y la afluente arquitectura de la barriada de Santos Surez. En la calzada es un libro en el cual Diego frecuenta, mediante la memoria, la posibilidad de contar su historia en la gran isla que es la ciudad. El lenguaje empleado por Die go es un lenguaje tpicamente pico-social porque l quiere conservar la historia de Santos Surez desde una potica trascendental. Es precisamente la influencia del grupo Orgenes la que ejerce este precepto terico

PAGE 21

15 trascendentalista en la potica de Diego. En la segunda mitad del siglo veinte en Cuba el grupo Orgenes se propone hacer una poesa que se dirija mucho ms all de lo tradicional del lenguaje y las imgenes ante riormente empleadas por otros poetas. Por poesa trascendental, los integr antes del grupo aclaman que esta es una forma de expresar lo cubano, lo mtico-folclrico mediante la insercin de nuevas expresiones que abarcan la generalizacin de lo poticamente prof undo, de lo difcilmente esttico y de lo evidentemente cubanizante del paisaje, la ciudad, la na turaleza, y el lenguaje. Con respecto a este tpico Salvador Bueno explica que lo trascendentalista en la poesa insular es: llegar a lo cubano no a travs de las frmulas costumbristas y folklricas que empleaban habitualmente las generaciones anteriores, sino buscando la cubana en reductos mas recnditos y secretos (447). La es encia de la poesa tr ascendentalista est en socavar y remover lo propiamente esquemtico y evidentemente tradicional de las estticas anteriores. Eliseo Diego utiliza este precepto para crear un libro como En la calzada el cual enfatice ese estilo nuevo que establece una representacin simblica y heterognea de la realidad cubana. En su poema El primer discur so Diego escribe, En la calzada ms bien enorme de Jess del Monte donde la demasiada luz forma otras paredes con el polvo cansa mi principal costumbre de recordar un nombre, y ya voy figurndome que soy algn portn insomne que fijamente mira el ruido suave de las sombras alrededor de las columnas distra das y grandes en su calma.

PAGE 22

16 Cuanto abruman mi suerte, que barajan mis das estos dedos de piedra en el rincn oculto que or ea de prisa la nostalgia como un soplo que nombra el es pacio dichoso de la fiesta (11). En estos primeros tercetos de versos libres provocativamente el primer discursoel poeta directamente menciona la memoria de los das con palabras como recordar y nostalgia Curiosamente la principal costum bre del poeta es la de recordar un nombre. Sin lugar a dudas, esto se pres enta como un dispositivo simblico en el discurso de Diego, ya que siendo la primera pieza de un libro de cuarenta composiciones, ste revela una incitacin potica a la memoria y la remembranza como temas explcitos de En la calzada. Tambin Diego utiliza recursos i ndirectos como la personificacin del portn insomne que fijamente mira el ruido suave de las sombras para simblicamente fusionar la idea de la memoria c on la propiedad esttica de una puerta despierta que siempre observa y escucha el andante rumor de la noche Con esta doble imagen metafrica, Diego representa una especfica y re pasada secuencia tempor al al fusionar lo inmvil y arquitectnico de la puerta con lo subjetivo de escuchar a las sombras y los sonidos en la noche. Se presenta la imagen potica de una puerta que es centinela, que es parte de la estructura de la casona, y que no descansa a re parar en lo que las sombras y los ruidos le comunican en la noche. Median te este recurso el poeta muestra con su primer discurso una nueva manera de pensar en el tiempo. Un tiempo en el cual la sucesin de evento s reales mentalmente se confluye con la aparicin de la voz potica que crea el discurso de un tiempo pasado real y el de un

PAGE 23

17 pasado creado simblicamente. Diego escribe en un presente que evoca el tiempo, la secuencia de los das; con El primer discur so el poeta comienza su recorrido por la estacin permanente del rememorar su historia y la de los espacios En la calzada. La causalidad de los eventos reales conforma pa rte de una memoria imbricada al origen del discurso potico de Diego. Lo real de la exis tencia del poeta conciern e a la memoria de la familia, de la casona, de las calles que an existen; por otra parte la imaginacin de Diego metafricamente redefine los espacios, las formas y las apariencias del barrio y la calzada. Al argumentar de la relacin eminente entre tiempo y literatura Hans Meyerhoff argumenta, the logic of images or association is an attempt to show that, so far as the temporal sequences and order of events within the inner world of experience and memory are concerned, we must employ symbols of disorder that violate the strictly logical order and progression of events (23) [nfasis de Meyerhoff] La acotacin de Meyerhoff provee un ente ndimiento de la utilizacin del tiempo por Diego. En este caso, el poeta En la calzada rompe con la estructura preconcebida del tiempo como un elemento lineal. Diego interc ala el uso de una memoria circunstancial con una visin potica del tiempo que rompe con lo habitual de percibir la existencia. El uso de una memoria circunstanc ial le permite al autor de En la calzada fusionar diferentes eventos que no estn enlazados temporalmente. Desde El primer discurso En la calzada enfatiza la reestructuraci n del tiempo real por medio de la memoria y la palabra potica. Este es un recurso que Diego emplea para empezar a narrar su historia

PAGE 24

18 junto al relato potico que se va desdoblando En la calzada. Otras expresiones como que barajan mis das estos dedos de piedra en el rincn oculto que orea de prisa la nostalgia precipitan una existencia atascada y lenta en el presente, un presente que busca el ejercicio de crear nuevos designios mnmic os mediante el recurso de la poesa. Diego escribe en un presente sobre un pa sado que es comn a l y a su barriada. Para entender el poema El primer discurso, como el primer ejercicio potico resultante de la memoria, debe leerse seguidamente en el texto lo que Diego escribe en una pgina potica poema en prosasin ttulo y contigua al poema; Por la Calzada de Jess del Monte transcurri mi infancia, de la tiniebla hmeda que era el vien tre de mi campo al gran crneo ahumado de alucinaciones que es la ciudad (13). Desde el comienzo, Diego desdobla En la calzada su memoria ntima y propia de los das, en que siendo un muchacho, se sosegaba en la contemplacin del tiempo y los elementos arquitectnicos de la barriada de Santos Surez. Recontar un pasado, lo arcaico, lo aconteci do de nuestra existencia es muy comn en una ficcin y una literatura que reflexiona en lo temporal de la vida. Escritores de tradiciones europeas y norteamericanas como James Joyce, Virginia Woolf, Ernest Hemingway, Allen Ginsberg, T. S. Elliot, Marcel Proust, Albert Camus, Jean Paul Sartre y otros se encargan en los primeros aos del siglo veinte en desarrollar una ficcin anecdtica de lo existencial y efmero de la vida. Es sabido por ejemplo que Hemingway en The Sun Also Rises (1926) escribe sobre la existenc ia de una generacin perdida y atascada en el tiempo y de los problemas soci ales y personales que le toca afrontar. Por otra parte, LEtranger (1942) de Camus se enfoca en lo absurdo de la vida y en las remembranzas de Merseault el personaje protagnicoacerca del tiempo y la relacin

PAGE 25

19 con la madre, el estado, y la iglesia. Particularmente esta tendencia surge con la crisis social y cultural de las posguerras; escribir una ficcin del pa sado es una de las expectativas filosfico-literarias en los intelectuales del siglo veinte. El pasado es un sitio repasado por la memoria ya que es realmente inverosmil poseer cualquier recuerdo del futuro, como Meyerhoff plantea There is no memory of the future (20). Diego plantea dos objetivos, i) el escribir desde la repercusin de la memoria, ii) y el convertirse en un cronista pico del barr io y la calzada. Y es el lenguaje potico de Diego el ente que cumple c on la vieja sentencia romana verba volant scripta manent En este caso lo que permanece es su inte rpretacin mnmico-poticainscritapara representar la historia que el poeta cuenta. El lenguaje scripto escrito e inscrito por Diego transmite la fundamental asociacin entre la memoria de lo que aparece contado y la visin poetica del artista. En este caso, en cuanto al lenguaje como proceso de interpretacin social y univer sal Gadamer escribe, Language is not just one of mans possessions in the world; rather, on it depends th e fact that man has a world at all (443). Con esta nocin de un mundo verb al, But this world is ve rbal in nature (443), el filsofo alemn argumenta que precisamente es el lenguaje el medio que comunica una ontologa interpretativa hermenuticadel en torno al que pertenecemos. Son el habla y el lenguaje escrito los elementos primarios re veladores de nuestra condicin social. Es esto precisamente lo que hace la gestin potica de Diego; interpretar y comunicar, mediante el uso de la creatividad, del romp imiento lineal del tiempo y la memoria, el mundo habitado y mtico de la calzada de Jess del Monte. Al escribir sobre un submundo mnmico en la calzada el poeta revela una iden tidad popular. Una identidad que se conforma a la representacin de los espa cios y los sucesos de la infancia del poeta,

PAGE 26

20 de la arquitectura indeleble de las casas y las quintas, de los antiguos campos, de la mampostera sobrecogedora de las ruinas y de lo que fue la isla colonial de una barriada en la avenida de Jess del Monte. En la obra de Diego ambos memoria y lenguaje aparecen directamente asociados; dos recursos los que el autor esgrime ex profeso para revelar su pasado. Diego escr ibe en El segundo discurso: Aqu un momento, aquel fervor oscuro, aquella msica de mis huesos se pierde irrestaable, cuando todo es uno, el da y el recuerdo en el oficio de la lluvi a que pulsa las persianas, la mirada segura nos deshace (22) Muy importante es la connotacin meta frica que el poeta involucra constantemente en su persistente uso de pa labras como memoria, recuerdo, nostalgia, sueo, fantasma, das y sombra. Diego utili za toda la extensin semitica de estas palabras para darle carga emotiva a la consecucin del mensaje potico del libro, rememorar la infancia En la calzada Es importante destacar que Diego participa una simbologa de lo poticamente sugestivo de la existencia En la calzada, de las gentes que comparten este espacio, de la familia que lo ampara, de lo pictrico que sostiene su visin del mundo como adolescente. Todos estos elementos conforman una configuracin semitica en el texto de Diego ya que, como actantes, transforman el texto de memoria a discurso potico. En cuanto a la carga semi tica que el texto potico conforma, Michael Riffaterre explica que, Expansion integr ates the sign produci ng actualization of

PAGE 27

21 hypogramsand follow the pattern of descript ive systems (Riffaterre, 47). Y ms adelante aade, is the chief agent in the formation of textual signs and texts, and is therefore the principal genera tor of significance (47)[nf asis de Riffaterre]. Para Riffaterre la nocin de hypogram (hipograma) concierne a la organizacin de numerosas palabras claves (signos) que ap arecen superpuestas en la estr uctura gramatical de la obra. Estas palabras o signos devienen una mejor hermenutica del mensaje potico, es decir, la estructuracin del hipograma en la matriz de la obra potica contribuye a una mejor interpretacin del mensaje revela do por el autor en el texto. Para el francs la matriz es el ncleo de lo representa do en la obra; la idea central del texto potico. La matriz es lo trascendental que crea y define el texto; la idea e impresin que conforma lo potico, a mini mal and literal senten ce, into a longer, complex, and non literal periphras is (30). Sin embargo, para a dvertir la intencin potica que Eliseo Diego desdobla En la calzada es mucho ms importante esta nocin de expansin que el crtico francs plantea. Condici onalmente el poeta pretende hacer de un espacio, de una realidad como la calzada, un sistema consecutivo de signos poticos perceptibles. De ah la constante repeticin de semas para hacer posible dicha expansin de la historia poetizada. Para Diego la ca lzada es el punto de origen desde donde se desdobla su propia representacin mnmica y metafrica del espacio al que ste pertenece, el cronotopo del barrio, de la ci udad. Con cada alusin metafrica que Diego emplea en su libro, i.e. la descripcin de una esquina, del tranva que pasa por la avenida, del obrero, del barrio, de la muchacha, el poeta expande la configuracin simblica del mensaje representado en el texto. Es decir, me diante la insercin de imgenes comunes,

PAGE 28

22 al utilizar un lenguaje evidentemente me tafrico y figurado, el poeta significa y transforma lo habitualmente acostumbrado en poesa. En la calzada es una obra donde numerosos topoi concurren como un sistema organizado de signos mediante el uso de la memoria y la invencin literaria del poeta. Diego expande el mensaje potico al focalizar y congregar un sinnmero de imgenes alrededor de palabras claves como calzada, call es, columnas, portales, quinta, tranva, etc. Dicha expansin lingstica es resultan te del empleo por Diego de estos topoi en el texto. El uso de estos cronotopos evidentemente importantes contribuye a una semitica que reintroduce los espacios y la memoria de s tos en el texto. En cuanto a la memoria asociada a los espacios Paul Ricoeur escribe, It is on the surface of the habitable earth that we remember having traveled and visited memorable sites. In this way, the things remembered are intrinsically asociated with places (Ricoeur, 41) [nfasis de comillas por Ricoeur] Mucho ms importante es lo que el filsofo argumenta acerca del sitio que ocupamos en el mundo, Places inhabited ar e memorable par excel lence. Declarative memory enjoys evoking them and recounting them so attached to them is memory (42). Nuestra existencia, se haya asociada a recordar y a rememorar sobre este tan exclusivo espacio. Concientemente Diego despliega una memoria de su espacio vital E n la calzada. Es decir, al expresivamente rememorar el pasa do de su infancia y su adolescencia, de la casona, de la calzada y del barrio, el poeta construye mediante el uso de una destreza premeditada de los diferentes topoi en el texto. Esto facilita la interpretacin del lector, puesto que, es ste quien atestigua y da certidumbre a la metaforizacin que el poeta ejerce del espacio urbano en la calzada de Jess del Monte

PAGE 29

23 En cuanto a esta nocin de metaforizacin debo explicar que me refiero a la finalidad lingstica conque el poeta ejerce una descripcin figurada y simblica de la geografa de la avenida, del barrio, de la ciudad y sus espacios. Las metforas, las personificaciones, y lo metonmico del disc urso de Diego cumplen con la funcin de crear una representacin especfica que el lector citadino rec onoce como fidedigna mediante la interpretacin del texto potico. Al interpretar el text o potico de Diego, el lector visualiza la barriada de Jess del M onte desde una perspectiv a diferente porque el lector es capaz de entender lo poticamen te implcito en el entorno compartido por ambos. Es precisamente el lenguaje sencillo y popular empleado por Diego el ente que propicia que dicha metaforizacin de los espacios En la calzada de Jess del Monte se convierta en un smbolo mutuo ante el discer nimiento propio del lect or. Eva Feder Kittay plantea que el lenguaje metafrico forma parte del conocimiento popular. Sus ltimas investigaciones sobre el tema de la me tfora exponen que dicho tropo es un objeto eminentemente cultural en el dominio del lenguaje, Kittay expone que, ...metaphor provides the linguis tic realization by which a language speaker makes us e of one linguistically articulated domain to gain an understanding of another experiential or conceptual domain, and similarly, by which a hearer grasps such an unde rstanding (Feder Kittay, 14). La utilizacin por Diego de una simbolog a potica de los espacios de la ciudad, especficamente sobre aquello s espacios que representa En la calzada, permite una interpretacin de sus memorias una vez que estas son reveladas en el texto. El poeta

PAGE 30

24 rememora su infancia en el espacio de la calzada de Jess del Monte y a la vez personifica simblicamente mediante nuevos lenguajestodo el microcosmos social y urbano de este espacio propio que conforma la ciudad de La Habana. Las metforas que el poeta emplea evidencian la necesidad de recrear la calzada y los espacios urbanos inherentes a sta. Diego escribe en El paso de Agua Dulce, A veces el paso crepuscular de Agua Dulce ha despertado (donde nunca las aguas estn de sus cuerpos presentes) aquel olor anciano a medicinas escarchadas sobre madera tibia transformando la tierra (30) Este fragmento resume el incipiente gest o folclrico que asocia a la poesa de Diego con el relatar una historia de los espacios de la ciudad. El paso de agua Dulce es un poema a la concurrencia de ambas avenid as: la calzada de Jess del Monte y la calzada de Agua Dulce. Sin embargo el poeta se convierte en un cronista al rememorar la confluencia de ambas avenidas cuando escribe, Quedbame vaco, uno por uno perdiendo mis recuerdos (30) y a donde llegan esparciendo sus nieblas temblorosas / los trenes roncos en formidable plante, (30) y ms adelante, Porque de cierto un arroyuelo muy profundo pasaba / entre las casas blancas, las tapias, las dolidas tejas (31). El poeta accede a la operacin de la memoria para representar lo comn y lo distintivo de su barrio. Para lograr esto Diego emplea un lenguaje pico-crnico pero sencillo y popular a la vez pa ra genuinamente conservar la historia de su barriada. Diego ejerce una crnica del crecimiento re pentino de la ciudad y de los efectos de la rpida modernizacin en la presente y no tan apartada barriada de Santos Surez, la

PAGE 31

25 cual se une a la ciudad mediante la calzada de Jess del Monte. El poeta pretende dejar grabados el pasado de la calzada y el pasado de su juventud, al encontrarse afectados ambos, por la rpida y sucesiva modernizacin de la ciudad que vino con el final de la segunda guerra mundial. La crni ca de Diego involucra un r ecuento de sus nostalgias personales, de los espacios, de las ar quitecturas, y los motivos de la vida En la calzada Para entender la carga implcita que permite descifrar la influencia de la memoria en el discurso de Diego es necesar io visualizar la estructura de En la calzada. La estructura de un libro como ste pr esenta una potica del rememorar. Un poeta como Diego se encarga de cont ar una historia poticamente fidedigna y personal de la barriada y los espacios de la calzada. Diego concibe un libro de once inverosmiles captulos, los cuales estn divididos en las composiciones poticas cuarentaque conforman una interpretacin mnm ica de la realidad pasada que el poeta recuerda. Cada captulo marca una estancia tem poral en la existencia del poeta y en su percepcin e interpretacin de los espacios del barrio y la calzada. Los primeros captulos estn conformados por una secuencia introduct oria de la influencia familiar y de la calzada en la niez del poeta. Diego escribe por ejemplo, No podra decirles nunca: esto fu un sueo, y esto fue mi vida. Pero en un principio no fue as En un principio la mesa estuvo realmente puesta, y mi padre cruz las manos sobre el mantel realmente, y el agua san tific mi garganta. (25) Con el uso de estos poemas en prosa y sin ttulo el poeta va disponiendo de una temporalidad progresiva que manifiesta el de venir de un tiempo redispuesto por la poesa

PAGE 32

26 y la memoria. Un factor determinante del co mienzo progresivo de es te tipo de estructura en el libro es la resea que el poeta hace de los primeros recuerdos de su niez. Diego expresa la inmensidad de la casa, los jardin es, as como el peso familiar de los muertos los abuelos, los tos, su propio padrede su estirpe. Por otra pa rte, la utilizacin mayoritaria y exclusiva por Diego de los verbos en el pretrito y el imperfecto dan peso a la accin del recuento y la memoria en el discurso potico del libro. Es precisamente el uso de la conjugacin de los verbos en el imperfecto el que determina esa enumeracin documental y quasi -cinematogrfica del pasado en el texto de En la calzada. Ms que un testimonio, En la calzada est hecho para representar un sinnmero de imgenes textuales y metafricas de una realidad que reaparece por medio de la memoria y la poesa. Ricoeur seala, To put it bluntly, we have nothing better than memory to signify that something has taken place, has occurred, has happened before we declare that we remember it (21). En la calzada es un libro que determina una accin interpretativa de rememorar el pasado mediante la experien cia potica de un discurso constantemente evocando el pasado. La idea de la memoria co mo una crnica progresiva est implcita en el recuento de los espacios de En la calzada Es precisamente esa progresividad poticomnmica en el libro la que asigna un lugar a la estructura discursi va de la obra. Significativamente la estructura de En la calzada posee un intervalo muy revelador que acerca la poesa de Diego a es a nocin de dejar una crnica asentada del entorno cultural del barrio y las caracterst icas individuales de sus habitantes. Dicho intervalo en el libro est co mpuesto por una serie de ocho so netos (Mi rostro, El jugador, El pobre, El retrato de Carlos Manuel de C spedes, El desconocido, El mnibus oscuro y el tranva, El comerciante, El negro de las imgenes) y cuatro composiciones libres

PAGE 33

27 (Francisco, La muchacha, Esta mujer, La te la) que enfatizan un alejamiento momentneo del poeta de lo arquitectnico y los espacios para folclricamente humanizar el discurso del texto. Estos poemas representan lo humano y lo habitual de los habitantes de la calzada. El poeta escribe, Esta mujer que reclinada junto a la borda inmvil de su casa soporta con las manos arrugadas el peso dcil de su tedio, slo escuchando el tiempo que le pasa sin gracia ni remedio. Esta mujer, desde la borda blanca de su balcn, que el patio encierra, mira correr, ansiosa y sorda, la estela irrest aable de la tierra (60). En el poema Esta mujer mediante la descripcin simblica del personaje femenino el poeta humaniza los espacios de la calzada. De esta manera, Diego no slo representa una simbologa exclusiva de lo ar quitectnico sino de lo caractersticamente personal del barrio. A esta crni ca subjetiva se suma una desc ripcin de lo tpicamente sensible, de lo colectivamente habitado por otras personas En la calzada Diego entrelaza su historia personal con lo bullente e ilustrati vo de los espacios del barrio. Al insertar poemas como este en la estruc tura general de la obra el poeta concibe una pausa a su nostalgia personal y repasa la distintiva procesin cultural y folclrica que acenta la

PAGE 34

28 rememoracin de los lugares y las edificacion es descritos en el texto. Mediante este recurso Diego profundiza en su rela cin personal con la ciudad. Al examinar un texto como En la calzada el lector se encuentra con la reproduccin de la memoria y el recuerdo para concebir una historia particular de la ciudad y sus espacios. Aunque la narrativa latinoamericana se apropia fervientemente del cronotopo de la ciudad para desdoblar un sinnmer o de historias asociadas al espacio y al tiempo de la urbe, la poesa de los autores cubanos igualmente representa un conjunto de descripciones y simbologas pertinentes de la ciudad, su topografa y sus espacios. Bajtn escribe que toda representacin humana es evidentemente cronotpica. La descripcin literaria de la ciudad como espacio topos necesariamente involucra la reciprocidad temporal cronos de un sinnmero de episodios que en carnan nuestra naturaleza humana. Dicha asociacin, cronotopo necesariamente involucra la imagen discursiva de un espacio y un tiempo determinados en la lite ratura. Descubrir poticamente el cronotopo de la ciudad, mediante el uso de la memoria, es precisamente lo que Eliseo Diego concibe al escribir En la calzada de Jess del Monte Este texto no se limita a meramente simbolizar la presencia del poeta como epicen tro individual y orgni co en su discurso, sino que repetidamente representa una crni ca excepcional e inclusiva de los varios submundos que ocupan el espacio un iversal de la calzada. Evidentemente Diego desdobla lo mnmic o de escribir desde un presente que evoca y rememora a la infancia, los espacios, la gente, y los divers os gneros que ocupan un lugar en la memoria del poeta. En la calzada es un libro hecho desde la memoria. El eminente estmulo de rememorar conduce al mismo Diego a concluir el texto cuando seala,

PAGE 35

29 Oigamos, calle ma, el golpe de tu abrazo fuerte, mi sueo y la memoria, el corazn y la pobreza (95). La inauguradora sentencia del verso final de Diego involucra el ncleo incitativo, la matriz del texto: regresar a la memoria es fecundar simblicamente las pocas horas que en este presente nos perturban.

PAGE 36

30 Captulo Dos: Guillermo Cabrera Infa nte: el escritor y la memoria irnica de la noche Al reflexionar sobre el tema de las novelas, los escritos, las vietas de Guillermo Cabrera Infante el lector-cr tico distingue el desdoblamiento de un discurso geogrfico que refleja la identidad de la ciudad desde la memoria. La literatura de Infante despliega una semiosis de la identidad cubana representada en la esencia de los submundos de La Habana y de la cultura de la ciudad como epicentros de las diversas ficciones que se narran. Metafricamente, Infante representa a La Habana en sus escritos como el ncleo universal y simblico de su historia personal. La urbe y la utilizac in literaria de sus espacios conllevan a una multiplicacin de las diversas narraciones en el texto de este autor cubano. Para Infante el gran relato de la ciudad se convierte en una narracin de diversas historias que progresa para manifestar la identidad de su pueblo. Dos elementos privativos en el corpus literario de Guillermo Cabrera Infante son ciudad y memoria. Sin embargo, la memoria de este autor est asociada a exteriorizar la funcin expansiva de la ciudad, sus espacios y lo evidentemente oral del lenguaje popular cubano. Rememorar, para Cabrera Infante, es la funcin que hace operable el discurso literario. A travs de un lenguaje burlesco, vernculo, vulgar e irnico este escritor representa, recrea y concibe la identidad de un pueblo. Infante escribe, cuenta una historia y esboza una identidad cubana que germina de la propia ficcin que ste representa en sus diversas literaturas. Con su condicin de escritor exiliado, el tema de la identidad en el discurso literario de Cabrera Infante redu ce dicho argumento al anlisis de un tiempo y

PAGE 37

31 un espacio determinados. La narrativa de In fante pertenece a lo que podra denominarse como un desdoblamiento de la memoria desde el exilio. El motivo de este captulo no es pret ender hacer un anlisis estrictamente documental sobre la literatura de Cabrera In fante, pienso que ya existen demasiadas opiniones crticas en relacin a este tipo de interpretacin de su obra. 3 Mi intencin es revelar el vnculo cronotpic oal escribir sobre la ciudad, la isla, el lenguaje como fenmeno, lo cubanoque hace posible que en el desdoblamiento literario [discursoexilio] de Cabrera Infante emerja la potenci al dualidad de contar la identidad como historia y la historia como identidad. Convendra retomar la nocin de Bajtn que estticamente define al cronotopo como the intrinsic connectedness of tem poral and spatial relationships that are artistically expressed in litera ture (84). La literatura de Cabrera Infante representa la cualidad temporal y espacial de un pasado que corresponde a lo arcaico, lo tpico y lo cotidiano de la remembranza. Para Infante la memoria literaria est atada los espacios de la ciudad y en la noche. El rememorar cumple la funcin de un dispositivo diegtico que emerge en sus literaturas para representa r la ficcin contada. Infante escribe, Esta imagen me asalta ahora con violencia, casi sin provocacin y pienso que mejor que la memoria involuntaria para atrapar el tiempo perdido, es la memoria violenta, incoercible, que no necesita ni madelenitas en el t ni fragancias del pasado ni un tropezn idntico a s mismo, sino que viene abrupta, alevosa y nocturna y nos 3 Vase Emir Rodrguez Monegal, "Cabrera Infa nte: la novela como autobiografa total, Revista Iberoamericana XLVII (1981). 265-71

PAGE 38

32 fractura la ventana del pres ente con un recuerdo ladrn (323) [nfasis mo]. La irona de Infante, al satri camente mencionar el episodio de les madeleines de la recherche du temps perdu (1913) de Marcel Prous t (1871-1922), demuestra un concepto de memoria nico que mentalmente em erge sin necesidad de recursos objetivos o perceptivamente forneos. Para Infante la memoria brota desde lo existencialmente humano. Rememorar, para el escritor c ubano, es una incidencia lgica de lo circunstancial de la existencia. Es en parte, pensar como Borges, en la memoria que no precisa limitarse en lo visual en lo perceptivo. Infante no restringe la memoria a una determinada imagen o a un recurso ideal como el mojar las madelenitas en el t Al escribir simblicamente Cabrera Infante des dobla la significacin de una memoria que no se restringe a la personalizaci n propia de sta. Para el escritor cubano la memoria forma parte de la identidad y los espacios, de los orgenes comunes a un pueblo, a una ciudad, a una muchedumbre, al propio lenguaje. Ricoeur escribe, It is, therefore, not with the single hypothesis of the polarity between individual memory and collective memory that we enter into the field of history, but with the hypothesis of the threefold attribution of memory : to one self, to ones close relations, and to others (132). [nfasis mo] Analticamente, Ricoeur sita su argumento en el entrecruzamiento epistemolgico que existe entre memoria colectiva y memoria individual. La interpretacin del filsofo s obre este fenmeno involucra la historia recontada como un producto del lenguaje mnmico. Para Ricoeur ambas: la historia develada en la

PAGE 39

33 literaturaconcebida como ficciny la Historia concebida como la ciencia de recolectar hechos histricosmanejan a la memoria como elemento cardinal en sus narrativas. En su anlisis hermenutico sobre la jerarqua de la me moria en el lenguaje histricamente escrito y en la literatura, el francs incluye las categoras de memoria colectiva e individual co mo confluencias del ciclo narrativo de la historia contada. Caractersticamente, uno de los componentes de la identidad cubana es la de repasar el pasado de forma persistente. No justifico c on este argumento el restringir la identidad cubana a una interpretacin existencial del pasado. Creo conveniente mencionar que instigar mentalmente una memoria del pasado es simplemente una circunstancia de la condicin cubana No existen, curiosamente, estudios socio-psicolgicos, filosficos, o antropolgicos que analicen el penetrante in flujo del pasado en la cultura cubana. Sin embargo es nuestra literatura una de las vert ientes ms expresivas de este fenmeno. En Cuba mirar al pasado, rememorar y buscar en lo arcaico, es momentneamente dimitir del presente. Cabrera Infante en su condicin de exiliado rememora y recrea un pasado que pertenece a su memoria y a la de su patr ia. Y esta memoria se sita literal y simblicamente en la ciudad, sus espacios y en lo aprovechadamente geogrfico de las imgenes de la isla pa ra narrar una historia. Al jugar con el desdoblamiento de la memoria, Infante emplea estratgicamente una digesis del instaurar una in sondable barrera entre lo real y lo ficticio. En este caso, Michael Riffaterre escribe al introducir el tema de la verosimilitud de la ficcin literaria, whatever symbolic truth fiction may have that truth results from a rhetorical transformation of the narrative into figurative discourse or from situational analogies between the writers inventions and represen tations of recognized reality (Rifaterre, 1-

PAGE 40

34 2). Este argumento sirve para entender la mezcla de lo aparentemente real y lo simblico en el discurso literario de Infante, ya que este autor anticipa la consecucin de una fabulstica de la memoria en sus relatos. En este caso, lo fabulstico es representado diegticamente mediante el uso de la ficcin en el texto, por otra pa rte, lo aparentemente real aparece manifestado como resultado de una memoria que cumple con la funcin de esparcir esta dualidad implcita de ficcin y verosimilitud en su discurso. Con este argumento sugiero que la memoria de Infante no calca la realidad sino que la enriquece y este efecto contingentemente coopera con la ficcin represen tada desde una circunstancia original en sus literaturas. El uso de la memo ria en Infante determina el itinerario de una realidad que aparece entremezclada con su propia fabulacin literaria. Para Infante escribir desde la memoria es recrear; re staurar las diversas historias que hacen evidentemente verosmil la dualidad ficcin-rea lidad en sus literaturas. En sus relatos, Cabrera Infante constantemente interpone divers as historias a la prop ia historia original que es contada. Lo significativo de esta interposicin es que metonmicamente, los espacios, la ciudad, el lenguaje y la temporalidad influyen en la multiplicacin de la historias. Infante escribe en Ella cantaba boleros (uno de los captulos de Tres Tristes Tigres), La busqu en el Bar Celeste, en tre la gente que coma, en el Escondite de Hernando, como un ciego sin bastn blanco (porque sera intil, porque ni siquiera un bastn blanco se vera all), ciego de veras al sa lir por el farol de la esquina de Humboldt y Pe, en el MiTo en su aire libre donde todas las bebidas saben a tubo de escape, en Las Vegas evitando

PAGE 41

35 encontrar a Irenita o a la otra o a la otra y en el bar de Humboldt, y ya cansado me fu i hasta Infanta y San Lzaro y no la encontr all tampoco pero cuando regresaba, pas de nuevo por el Celeste y en el fondo conversando animadamente con la pared estaba ella, completamente borracha y sola (128). El uso de la memoria en Infante determina el curso de una realidad que aparece entremezclada con su propia fabulacin discur siva. Para Infante, escribir desde la memoria es recrear, restaurar las diversas historias que hacen verosmil la dualidad ficcin-verosimilitud en sus obras. La utilizac in de los espacios y los lugares de la ciudad permiten que lo narrado, como ficcin mnm ico-creativa, es decir lo caracterstico de la memoria del autor se asocie con lo topogrficamente colectivo, la remembranza geogrfica de la ciudad. La utiliz acin de los diversos espacios en el texto, i.e. los bares, los clubes, determina un recuento de la ciudad con su respectiva descripcin irnica; este recurso asiste a la expansin del tiempo y el relato narrado. El lector se percata de cada lugar visitado como una estancia temporal descrita en el episodio de la novela y a su vez concibe el universo nocturno producto de la memoria del autor En sus escritos, Cabrera Infante constantem ente interpone diversas historias a la ficcin original que ste cuenta. Lo significati vo es que esta interposicin funciona como una metonimia de la ciudad e interviene en la propagacin de las ficciones que Infante desdobla. Con respecto a la nocin de la met onimia como incorporaci n y substitucin de diversos elementos literarios en el texto Riffaterre escribe al relacionar sta con su concepto de subtexto Any narrative recounts the progress or the decay of a situational

PAGE 42

36 given (26). Con este planteamiento Riffate rre especula sobre la incorporacin de elementos literarios subtextosen la novela concibindola as a expandirse metonmicamente. Para el francs toda obra literaria est compue sta de dispositivos semiticos que interfieren con la prolongacin de la trama en la historia que se cuenta. En cuanto a esto argumenta, These symbols thus translate into poetic discourse, within the narrower compass of the subtext, the significance that requires the full length of the novel to develop into narrative discourse. This mirrori ng of the whole into one of its parts, this key to the texts way of making its point, is in turn, made apparent in the most blatant sign of fictionality (27). En Tres Tristes Tigres Cabrera infante utiliza ese re juego semitico de interponer varios subtextos al tema general de la novela; de esta manera se representan los espacios de la ciudad, los diversos le nguajes y aparece la identidad c ubana convertida en historia. Usando el argumento de Riffaterre, se podra expresar que en la digesis de Cabrera Infante lo evidentemente personal se trastoca en una metonimia de la ficcin. Por ejemplo Infante escribe, Nac, precisamente, en lo que en tiempos colombinos fue un gran asiento indio. Una vieja leyenda tana que o de nio tiene que ver con la maraca o maruga (121). El carcter cronotpico del recuerdo en Cabrera Infante funciona para representar simblicamente la identidad c ubana. El recuerdo y la memoria desdoblan y representan una ficcin muy afn a la realidad aparente y biogrfica del escritor. Lo rememorado por Infante enfatiza la cultura popular cubana: Gibara su ciudad natal,

PAGE 43

37 antiguo asentamiento indio precolo mbino, palabras tanas como maraca y maruga que aportan sonoridad a lo representado, la s onoridad musical que siempre acompaa los textos de Infante. En este caso a lo anteri ormente expuesto, la memoria de su pueblo natal Gibara, las calles, el malecn, y por sobre t odo La Habana le conceden, en general, al discurso de Cabrera Infante un efecto expansivo en el cual memoria y creatividad hacen literatura. Mientras distingue entre metfora y metonimia Roman Jakobson argumenta, Prose, on the contrary, is forwarded esse ntially by metonymy (Jakobson 133). El uso de este efecto de continuidad metonmica en el discurso de Infante permite que sus recuerdos renueven la ficcin literaria. Este proceso precipita una multiplicacin de los espacios, de las imgenes y de los diversos lenguajes en el texto. Para Infante rememorar es representar iconogrficamente a su natal C uba. La cronotopa literaria de la memoria en el discurso de Cabrera Infante repr esenta innumerables eventos mnemnicopsicolgicos delimitados por los espacios de la isla y en pa rticular de la Habana. La accin discursiva de representar la circunstanc ia del pasado nos entrega una identidad que por antonomasia constituye la imagen de la cultura de un pueblo. Cabrera Infante escribe, EN QU OTRO PAS DEL MUNDO hay una provincia llamada Matanzas? (23). Y en otra de oportunidad aade, Qu COLOR tiene el recuerdo? Conserva los colores de la realidad mediata y por tanto fantstica, hecha realidad por la distancia, cambia de color con el tiempo? (110). Para Cabrera Infante el tiempo es important e, pero ms importante es el recuerdo; con su condicin de escritor exiliado olvid ar es un mecanismo fatal que elimina la propia literatura, el discurso narrativo. En las historias de Cabrera Infante la memoria es

PAGE 44

38 importante porque, mediante el uso de sta la identidad universal de un pueblo es representada y propagada por razn del prop io lenguaje. Este particular efecto de la memoria entrecruzada en el lenguaje literario de Cabrera Infante oste nta el efecto de un rizoma segn la nocin de Deluze y Guatari, A rhizome ceaselessly establishes connections between semiotic chains, organizations of power, and circumstances relative to the arts, scienc es, and social struggles. A semiotic chain is like a tube r agglomerating very diverse acts, not only linguistic, but also perceptive, mimetic, gestural, and cognitive: there is no language in itself, nor are there any linguistic universal s, only a throng of dialects, patois, slangs, and speci alized languages (6-7). En este cada recurso cronotpico [i. e. un bar, un baile, el caminar por la ciudad, la voz de una cantante de boler os en un club de mala muerte] transmite la posibilidad de interpretar nuevas voces, nuevos escenarios representativos de las gentes y de la idiosincrasia cubana. En la obra de Infante la identidad existe como un reflejo del lenguaje y viceversa. Infante conoce este v nculo y lo explota al mximo cuando por ejemplo escribe, Ssal se muere as envuetto en su sbana que paeso selva tambin, y luego viene Malo Brando que nuase de malo sino de bueno pero que se te quiaselel malo pa que no lo maten (37). La memoria cinema togrfica de Infante, al rememorar Julius Caesar (1953), aparece trocada en literatura y de una vez, la ficcin del autor recrea la infinidad de los lenguajes, los gestos, y los m itos de una isla al hacer evidentemente oral este pasaje. Cabrera atina a exacerbar el lenguaje popular cubano como uno de los

PAGE 45

39 elementos distintivos de la isla. Como l mismo escribe, Ah est la isla todava surgiendo de entre el ocano y el golfo: ah es t (15). El efecto de la isla no escapa del pensamiento de Cabrera Infante, la isla configura un espacio en la existencia para este escritor como aparece en el discurso de otros como Virgilio Piera y Jos Lezama Lima (e incluso forneos como el influyente James Joyce 4 ). En el discurso novelstico de Cabrera In fante la ficcin representada emerge con una predileccin simblica a transgredir el carcter formal del tiempo: el pasado se trasmuta en un presente representado como una imagen fotogrfica de la memoria; como Meyerhoff argumenta, Creative imagination is creative recall (48). Cabrera Infante escribe desde el pasado. Los temas de lo irnic o, la noche, la ciudad y el erotismo en las novelas de Cabrera Infante precipitan este juego con lo acontecido de una identidad cubana que es evidentemente compartida por el lector. Las ficciones de Infante recuperan un espacio en el tiempo, de una idiosincrasi a afn al otro. Con sus narraciones literarias, este autor revela la inconfundible relacin tiempo-es pacio en la historia comn de la nacin cubana. Ricoeur escribe, Indi vidual and community are constituted in their identity by taking up the narratives that become for them their actual history (247).Y ms adelante aade, narrative identity is the poetic resolution of the hermeneutic circle (248). La literatura de Infante est definida por re scatar una temporalidad que pertenece a una idiosincrasia musical, lingstica, ertica y literaria de una generacin cubana pasada. Cabrera infante no pretende me ramente describir una secuencia histrica; sino representar una ficcin de la memoria, del pasado de una isla que rpidamente 4 El tema de la isla, es evidente en la literatura de Joyce (vase la novela Ulises), siendo este nativo de Irlanda y ser por supuesto testigo viviente del efecto separador y autntico que la isla ejerce en sus habitantes.

PAGE 46

40 cambia a partir de la dcada de los aos se senta mediante una nueva transicin polticasocial. Necesariamente lo histrico aflora en el discurso de Infante, pero no porque ste pretenda escribir una epopeya o una p ica de la ciudad y la isla. Pienso que aunque la crtica especializad a presenta un criterio evaluativo de la narrativa de Cabrera Infante como testimonial dicho criterio no debe ser considerado desde una perspectiva irrefutable. Es necesario entender, i. e. como Bajtn presenta, The image of man is always intrinsically chronot opic (85) que Infante usa el pasado como una circunstancia espacio-temporal que le pe rmite crear sus ficciones. Infante escoge la imagen del pasado porque le es afn a su condicin de exiliado. El uso de esta temporalidad es parte de un rejuego con el tiem po muy bien concebido por el autor. En el pr logo de Guilty of Dancing the Chachach (2000) Cabrera Infante escribe, The three stories you are about to read should comprise a reader.They seem to convert because they actually share the same space and the sa me time: an impossibility in physics but not in fiction. Two are set in a Cuban restaurant at the end of the fi fties (11). Cuando Infante escribe, representa y la vez rememora la identidad plural de un pueblo que est atascada ante las permutaciones de la Historia. El uso de este recurs o por Cabrera Infante, ms que contar por medio del testimonio, es una estrategia que aparece para contar otras historias (ficciones) como consecuencia de la idiosincrasia de un pueblo. El rizoma literario de Cabrera Infante juega e intenta conceder imgenes que involucren lenguajes, smbolos, episodios erticos, y aventuras errabundas sobre los espacios de un pasado histricamente muy cubano. Al leer a Infante sabemos que este nos traslada a un perodo de la Cuba de los aos cincuenta, pero dicho perodo est sujeto a un espacio impuesto por la condicin de

PAGE 47

41 una memoria de la nocturnidad como representa cin de lo ldico y ertico de la ciudad. Esta imagen de la nocturnidad se despliega en el empleo cronotpico de la ciudad como antro y confluencia de voces, lenguajes, ritos, rutinas, y visicitudes que revelan la expresin de una forma de cultura. El us o del lenguaje como condicin simblica y espontnea de la mentalidad de un pueblo acomoda al lector-crtico en un espacio representativo y costumbrista de la Cuba de la segunda mitad del siglo veinte. Cabrera Infante escribe, Como te iba diciendo esa hija tulla se ha vuelto bue na perla aqu en la Habana que es una ciud pern iciosa para la jente joven y sin experiencia (29). Y ms adelante aade, Livia que tu cres que me limpie la cara con la crema astringenterrefrescante de Lisab Tarden o con la vachincrn de Pons (162) La imagen rizomtica del discurso de Cabrera Infante muestra un espacio y un tiempo cmplices de una identidad paradigmtica de la cultura y el pensamiento popular cubanos. Con referencia al us o de un lenguaje propio por lo s escritores cubanos Gustavo Prez Firmat escribe The fate of the Cuba n writer, the feat of the Cuban writer, has always been to speak in other words. Cuban voces : other voices. In translation, the Cuban writer finds, and keeps, his word (Prez Firmat 157). En el caso de Cabrera Infante el lenguaje es un pretexto para el juego, es una burla ante las convenciones acadmicas, sociales, colectivas. Cabrera Infante apue sta a representar un lenguaje popular que pertenece histrica y socialmente a la identidad y la cultura de Cuba. Si otros autores cubanos como Emilio Ballagas y Nicols Guilln aportan la expresin y la simbologa negra del lenguaje en la literatura c ubana, Cabrera Infante manifiesta la expresin lingstica univ ersal de su nacin. Infante revela las voces que

PAGE 48

42 an permanecen ocultas a una representacin fide digna de la cultura y la identidad de la isla. La razn de burlar el lenguaje en Cabrera Infante conduce al propio cuestionamiento de este autor por los signos de puntuacin. Infante escribe para ser escuchado, no para ser ledo. Este autor empl ea el recurso de obviar muchas veces los signos de puntuacin para hacer ms factible la sonoridad, lo oral del habla cubana. El filsofo alemn Hans-Georg Gadamer argumenta, Like orthography, punctuation be longs to the conventions of writing. Every author e xperiences a show when he discovers that he has chosen an expression or form of punctuation that the style manua ls expressly forbid. In the area of these conventions, it is always th e rules that triumph (Gadamer 132). Contrario a lo que Gadamer escribe, al na rrar muchos de los pasajes de sus obras sin signos de puntuacin, Infante participa un ju ego: la nocin de the re is no language in itself referida por Deleuze y Guatari. Para Infante la broma consiste en representar fidedignamente el habla coloqui al de un pueblo, lo oral de la expresin popular cubana. Al obviar la posibilidad de la pausa acadmi camente obligada, la au tntica identidad del lenguaje popular aparece en el texto. Tal parece que Cabrer a Infante sigue la sentencia Language is a place de Elias Canetti para representar la extensa c onfluencia de las voces de la isla que an llegan c on la operacin de la memoria. La voz, escrita sin puntuacin, es una voz para ser leda, es una escritura cmplice de un discurso que revela la

PAGE 49

43 propiedad lingstica de un puebl o. En la primera pgina de Tres tristes tigres Cabrera Infante advierte, El libro est en cubano. Es decir, escrito en los diferentes dialectos del espaol que se hablan en Cuba y la escritura no es ms que un intento de at rapar la voz humana al vuelo, como aquel que dice., y luego aade algunas pginas se deben or mejor que se leen, y no sera mala idea leerlas en voz alta (SP). El lugar del lenguaje en el discurso de Cabrera Infante est en la nocturnidad recontada y en la experiencia rememorada de las lenguas escuchadas en las calles de La Habana. En la escritura de Infante muchas veces las comas y los puntos se obvian para dejar aparecer la jerga popular constantemente variable y percibida a travs de la memoria. El rizoma lingstico en Cabrera In fante se extiende para ser escuchado, para ser odo y entendido como la voz pere nne de la identidad de un pueblo. En el caso de Cabrera Infante la memori a aparece para representar un sentido de auto-pertenencia, una identidad que asoma a trav s de la digesis en su literatura. El lenguaje, como fermento del recuerdo y la cultura, propicia que en el discurso de Cabrera Infante se materialice la identidad cubana co mo una forma ms de expresin literaria. La accin de la memoria y el recuento descubren un cronotopo especfico que se expande para dar curso a un sinnmero de imgenes representativas de la cultura cubana. Literalmente, la historia es trastocada en novela, en vieta, en relato y en la literatura de un habla popular. Lo que queda despus de leer dicha fbula es la infinita emancipacin de las voces que una vez que son escuchadas abandonan el texto para contarlo.

PAGE 50

44 Captulo Tres: Jos Lezama Lima y el Paradiso habanero de la remembranza En Paradiso la novela de Jos Lezama Lima el cronotopo de la ciudad y el efecto de la memoria aparecen como representa ciones causalmente circunstanciales en la narracin. Son estas dos represen taciones causales porque: i) la memoria evoca a recontar un pasado histrico-familiar y existencial, una genealoga que aparece enriquecida por la ficcin; ii) la ciudad aparece como el espaci o o punto de ensanchamiento de dichas historias. En Paradiso la ciudad es un personaje secunda rio porque cada captulo, con el uso de la conjuncin bajtiniana espacio-tiempo, desdobla una elaborada historia personal y genealgica que el autor narra. Lezama Lima utiliza la ciudad como propsito geogrfico para representar un sinnmero de acontecimientos evidentes y metafricos que aparecen concentrados en la digesis de Paradiso. En consecuencia, la memoria de la historia narradaparte ficcin, parte autobiogrficaaparece en confluencia a la utilizacin de lo evidentemente urbano en la novela. Pues para leer la novela de Lezama, es necesario entender que en ella este auto r cubano entrecruza una representacin de su propio pasado con la ficcin que narra. En la digesis de una novela como Paradiso el elemento de la memoria aparece para representar una genealoga simblica de la estirpe del escritor. Lezama recuenta la historia de su familia y de su vida a travs de la evidente sucesin mnmica que influye en la ficcionalizacin de dichos relatos en la novela. Cada oracin, en cada captulo en Paradiso comienza con la evocacin de un es pacio geogrfico determinado y su

PAGE 51

45 correspondiente relacin a lo genealgico y familiar representado por Lezama. Aunque Paradiso puede interpretarse como una novela de ci erto modo autobiogrfica, la digesis de esta novela implementa lo que podra denominarse como una metaforizacin de la realidad. Con este criterio de metaforizacin de la realidad sugiero que el autor de Paradiso mediante un lenguaje agudamente figura do, enriquece lo aparentemente real y a su vez ensancha lo simblico, la ficcin en la novela. Aunque Lezama escribe acerca de sucesos muy reales y apegados a su existe ncia, todos estos acontecimientos aparecen ataviados en una representacin potico-sim blica de la realidad; ya que este autor disfrazadamente representa una parte de su existencia. Por otra parte, lo metafrico y lo simblico aparecen en la novela para destacar la metamorfosis potica que toma lugar en el pers onaje de Jos Cem. Es te es el personaje de Lezama, el joven que confronta y experi menta un cambio, una transicin personal que lo convierte de iniciado en las artes literarias a poeta y escritor consumado. Una novela como Paradiso despliega un sinnmero de historias que aparecen sucedidas y compenetradas con la historia familiar y pers onal de Cem. Durante esta transformacin el personaje principal repasa el pasado de su familia y recuerda su existencia desde los primeros das de la infancia. Jos Cem es la memoria de un pasado metaforizado en novela. Al examinar Paradiso Bernardo Teuber plantea, en Paradiso el efecto autobiogrfico no se debe a la presunta si nceridad del narrador sino a un lapsus del sujeto hablante que se manifiesta en la hec hura misma del texto (Teuber, 323). El crtico plantea que en la novela de Lezama dicho laps us ocurre por la confluencia lezamiana de dos narradores: un narrador autodiegtico y uno heterodiegtico. Teuber reconoce que el

PAGE 52

46 recuento de la historia personal por Lezama en Paradiso es evidente mediante la incorporacin y el uso casual de ambos narradores en la novela. A su vez el crtico plantea que la utilizacin por Lezama de este artificio desdobla el ca rcter autobiogrfico que aparece en su novela. Sin directamente cuestionar dicho planteamiento, se podra argumentar que la memoria de Lezama sobre el pasado familiar y sobre su propia existencia incita a contar, a narr ar una novela que le pertenece. El uso de la remembranza en Paradiso desdobla la aparicin de elementos naturales, i.e. sucesos, espacios, pasajes, pais ajes, recuerdos de la vi da del autor y de la genealoga descrita que ste emplea para erigir dicha novela. En la novela de Lezama ambos, memoria y ciudad permiten el des doblamiento de una narracin genealgicosimblica de la existencia y la historia personal del poeta. Por una parte la memoria contribuye a recontar y recrear la historia y por otra los espacios de la ciudad aparecen para exponer los acontecimientos, los discurso s, los relatos que se concentran en la narracin de la novela. Lezama escribe, Al inaugurarse la maana, Upsaln ya haba encendido su trfago temprano. Arreglos de tarjetas, modificaciones de horarios, listas con nombres equivocados, cambios de aula a ltima hora para la clase de profesores bienquistos, todas esas minucias que atormentan a la burocracia los das de trabajo excepcional, haban comenzado a rodar (205). En este prrafo Lezama alude al comienzo de las clases universitarias. Con suma destreza el escritor representa la cotidianeidad del furor e ducacional y burocrtico en los primeros das en que Cem se incorpora a la vida estudiantil. Lezama utiliza un cronotopo

PAGE 53

47 conocido, la universidad de La Habana a la que metafricamente llama Upsaln como la universidad sueca, para reparar en lo que orig ina una escritura del relato de Cem junto a un suceso histrico. Estas oraciones son el in icio del captulo IX en el cual Lezama inaugura la narracin con las famo sas protestas estudiantiles de los aos treinta, en las cuales l modestamente participa. En este caso, la memoria de lo evidentemente personal y lo histrico se cruzan para originar una ficcin que se de sdobla desde la utilizacin del espacio urbano. En Paradiso Lezama utiliza un discurso de lo imaginativo, lo creado, lo rememorado, y lo histrico para escribir su novela. Al escribir sobre el rol del discurso histrico Michel de Certeau escribe, What we initially call history is nothing more than a narrative (Certeau, 288). La historia que Lezama representa en la novela desdobla la posibilidad de percibir un entrelazamiento, entre lo propiamente real y la ficcin que e xpande lo que precisa ser narrado. Uno de los tantos valores de una obra como Paradiso es precisamente el de enredar cndida y genuinamente categoras como: realidad, ge nealoga, historia, ficcin, simbolismo y representacin en una profunda narrativa de las tradiciones familiares. En este caso la historia es enriquecida por la prosa potica y la implementacin de una ficcin caracterstica del autor de Paradiso El lenguaje en la novela se encarga de diseminar lo eminentemente genealgico, la ficcin represen tada en los espacios de la ciudad y lo evidentemente rememorado. La ciudad y la memoria aparecen congregadas para desarrollar el lenguaje narrativo que concibe una novela como Paradiso Es ciertamente el rol que cumple la ciudad de La Habana uno de gran importancia pu esto que para este autor La Habana es el epicentro distintivo y creativo que rige su vida como poeta y sujeto. Es necesario juzgar

PAGE 54

48 que durante su vida este auto r no abandona La Habana, salvo en dos breves ocasiones en que viaja, una a Mxico y otra a Jamaica. En Paradiso, bajo la perspectiva de Lezama, La Habana es el espacio circunstancial que recr ea la narrativa de su novela. En la obra slo se abandona el espacio geogrfico de la ciudad insular para narrar dos historias familiares y simblicas; una sobre el exilio invernal de Jacksonville y la otra sobre la muerte del padre de Cem en Pensacola. El resto de la narracin en Paradiso involucra una representacin intencionada del cronotopo de la ciudad de La Habana como ente ejecutor de la historia contada. Es por supuesto la memoria el otro eje favorecedor de la narracin en la novela. Lezama escribe, La casa de Pr ado, donde Rialta segua llorando al coronel, se expresaba por las dos entradas de su prtico (Lezama, 146). En esta oracin el entrelazamiento realidad-ficcin desdobla la posibilidad de como Certeau afirma recontar la historia mediante el uso evidente de una peculiar narrativa. Es por supuesto la narracin de Lezama lo que dispone la propa gacin de lo eminentemente novelstico en Paradiso La ubicacin de la casa de Prado en la oracin de Lezama invoca a entender el cronotopo que vincula a la ciudad con la existencia de Jos Cem. Dicho cronotopo aparece representado mediante la memoria de la casona de la avenid a del Prado en donde Lezama ocupa la mayor parte de su infancia. La memoria de la antigua casa, la memo ria del padre repentinamente muerto, la ficcin de recomponer una historia real, mediante la asociacin diegtica y simblica del personaje de Jos Cem, conforman la estructu ra entrelazada de los sucesos narrados en la novela. Por otra parte, la expresin verbal segua llorando involucra una asociacin temporal atada al recuerdo, a la memoria de recordar una imagen perdida con la muerte repentina del coronel. Lezama escribe esta frase con el uso del componente temporal

PAGE 55

49 progresivo que acompaa al imperfecto para realzar la presencia del elemento mnmico en la imagen representada. Esta oracin intr oduce la secuencia narrativa del captulo VII de Paradiso en el cual la muerte repentina del padre de Cem preci pita la evolucin personal de ste hacia la adulte z. Con la muerte de su padr e, el personaje de Cem se transforma en hombre y se hace poeta. La ab rupta separacin de la figura paterna lo reconcilian con su inminente des tino en la novela. Es necesario mencionar que en las primeras lneas de cada captulo de Paradiso el cronotopo de la ciudad emerge para expandir un entrecruzamiento en la digesis entre realidad y ficcin. Aunque, como hemos visto anteriormente, Teuber sugiere y expone un lapsus casual entre lo caractersticamente heterodiegtico y lo homodiegtico del narrador en la novela; sugiero que la distincin fundamental de Paradiso es la de causalmente apelar a la memoria y a los espacios para revelar una c onfluencia entre lo real y la ficcin en la novela. Lezama escribe, Cem se fue hundiendo de nuevo por la extensin de la calle San Lzaro. Era la unidad de extensin de sus caminatas, salir de la unive rsidad, detenerse en algunas esquinas con bodegas grandes a la espaola, muy acudidas por todas las menudencias de la vecinera. Siempre haba un tipo de excepcin, el que se apartaba de la necesidad menor, el anrquico escapado de la cofrada de los lupulares, el guaguero rezagado que hace esperas de turno o se desorienta en unas vacaciones, el amante de la

PAGE 56

50 comadrona, el billetero que guard a el azar en el bolsillo de la guayabera (284) Con este ejemplo se observa la utilizacin de lo geogrfico, la calle San Lzaro descrita tambin por Cabrera Infante en Tres tristes tigres un espacio de la ciudad que es reflejado para representar lo cubano, lo inminente y lo popular del barrio que Cem habita: la popular arquitectura de las bodegas que al estar ubic adas en las esquinas invitan a una contemplacin de su interior por cualquie ra de las dos entradas que la bisecan, los acostumbrados marchantes, los usuales transe ntes bebedores de cerveza, el guaguero, el amante oscuro, la comadrona, el billetero y el azar de la lotera en la descripcin general de este lugar tan pblico de La Habana. La perspectiva de esta imagen descrita sita al lector en una particular temporalidad e id iosincracia del pasado que es producto de la memoria; puesto que es el narrador quien re vela una secuencia temporal y acostumbrada en la vida de Cem. En este caso, la funcin del narrador heterodiegtico se expande hacia una funcin testimonial y equisciente ya que median te la narracin de ste nos percatamos de esta rutina cotidiana en la vida del prota gonista de la novela y de sus sentimientos y estados de nimo. Mediante la voz testimoni al del narrador se descubre la implicacin mnmica que existe en la novela al introducir el tema del testimonio como un elemento emancipador del discurso. Con la voz de un narrador que testimonia sobre los sucesos representados en la novela, el lector se pe rcata de una intervencin heterodiegtica que sintetiza un pasado rememorado. Especficam ente un pasado que est atado a los sentimientos del personaje y que el narra dor conoce profundamente. Reiteradamente, en este prrafo, el uso del imperfecto denota la progresin del recuerdo y de la accin de

PAGE 57

51 rememorar el pasado. En esta introduccin al captulo X se aprecia la repercusin que memoria y ciudad tienen como mecanismos que interfieren en el curso de la novela. Como ya he planteado memoria y ciudad en Paradiso aparecen para desdoblar una historia familiar y ciertamente genealg ica. En su novela, Lezama aprovecha ambas para ficcionalizar su visin esttica de su fa milia y de su existencia. Son por supuesto, las tres categoras memoria, tiempo y espacio la s implicadas en proporcionar un recuento de tal historia. En cuanto a la accin de reme morar asociada a exteriorizar el carcter genealgico de nuestra existe ncia, Paul Ricoeur seala, T he concept of generation is assuredly among those best suit ed to provide concrete density to the more general concept of transmition, even of heritage (R icoueur, 378). Lezama Lima despliega en su novela una transmisin ficcionalizada de la hi storia familiar a la que pertenece desde su nacimiento hasta su consagracin como joven poeta. Est claro que dicha transmisin en la narracin del autor cuba no precipita el entrecruzamie nto de lo real con lo creativamente representado por la ficcin de l autor. No solo lo aparentemente real aparece en Paradiso sino que tambin emergen la metfora y el lenguaje figurado de Lezama. El autor cubano escribe, Pareca esa muerte completar las navidades sombras de Jacksonville, cuando Andrs Olaya tuvo que emigrar. No haba sido suficiente el recu erdo de esa tristeza, era una nueva exigencia ms terrible.Pero Olaya haba regresado con su diabetes, con las mortifi caciones de su hijo Alberto, para morir a los cuarenta y cu atro aos de edad, en el recuerdo de su hijo Andresit o, salido de la bruma con su

PAGE 58

52 pequeo violn, bajo la escar cha que enrojece de nuevo sus mejillas, a brindar su Chaikovsky a la tmbola de los emigrados. Pero el abeto norteo exiga de esa familia nuevas ofrendas funerales. La tris teza de los aos finales de Andrs Olaya, haba sido contra stada por la sangre del hijo del Vasco, que vena a constituirse en el centro de aquellas dos familias por su enl ace con Rialta (144). En este extenso pero esclare cedor prrafo el lector de Paradiso se percata de la finalidad genealgica que Lezama extiende y re presenta en su narracin. Es ste uno de los prrafos ms importantes de la novela, puesto que contrapone dos muertes tempranas en el extranjero, la de Andresito, uno de los hermanos de Rialta, la madre de Jos Cem y la de su propio padre. Lezama usa a Rialta como el puente que une a las dos familias sugestivamente Lezama metaforiza el nombre de la madre de Cem al utilizar el simbolismo majestuoso del puente Rialto en Venecia 5 La historia de la genealoga en la novela de Lezama forma parte de una utilizacin simblica de los acontecimientos reales que unen a las dos familias. Ricoeur argumenta que Genealogy is the institution that makes life human life. In this sense, it is a component of standing for, constitutive of historical intentionality ( 379). La finalidad narrativa de Lezama penetra en la consecucin y el recuento de hechos que permitenuna vez que son extrados de la memoria del pasadola creacin de una semiosis que empalma a lo real con lo ficticio. 5 En su introduccin a la edicin de Letras Cubanas de 1991 Cin tio Vitier hace un comentario sobre la relacin de Rialta como puente entre las dos familias y la utilizacin de la metfora lezamiana al utilizar el smbolo del Rialto en Venecia.

PAGE 59

53 En dicha representacin, los elemento s narrativos empleados por el autor enriquecen y enfatizan lo metafrico, lo est ticamente representado. Nuevamente, en este prrafo, la utilizacin de un na rrador testimonial y equisciente permite al lector entender el efecto mnmico y emocional en los personajes descritos. Lezama apunta a conmensurar con una simbologa acertada la representacin de lo real y lo ficticio; su intencin es la de entremezclar ambos elem entos para no reparar en lo totalmente autobiogrfico y sugestivamente personal. Es por eso que metafricamente Lezama inserta en la digesis sucesos esencialment e simblicos para engrandecer el proceso narrativo de la novela. Mediante el uso de tal maniobra semitica, el escritor rescata el carcter simblico y experimental de su prosa barroca, i.e. la incitacin a la sangre como elemento de prdida y anunciacin de la muerte, la metfora del abeto norteo para simbolizar el lugar extranjero en que mueren estos dos personajes. En Paradiso el uso de la memoria es c mplice de un proceso narrativo que involucra una historia cuyo epi centro es la ciudad de La Haba na. Dicha historia concierne a la proliferacin de los relatos familiares que circunscriben la digesis de la obra. Sin embargo, la inclusin esttica de un lenguaje que sublimiza la realidad aparente de los relatos extiende lo simblico, lo metaf rico en la novela. Lezama escribe, Al mirarme no pude precisar cmo eran sus ojos, digo que me mir, porque dirigi su cara hacia la ma. Extrajo de la media lo que facilitaba la entrada y la salida de la aguja. Entre su ndice y el pulgar estaba lo que daba peso a la madera y seguridad a las puntadas que daba el hombre vestido de carmelita. Era un pequeo cuerpo de una gran

PAGE 60

54 semejanza lunar. Me lo ense y o claramente lo que me dijo, su acento era el de un extranjero que hablaba con mucha correccin nuestro idioma, o el de un cubano que hubiese estado mucho tiempo por ex traas tierras. Me dijo: es un huevo de marfil (352) [nfasis de Lezama] Este fragmento pertenece al captulo XII de Paradiso donde Lezama rompe con la finalidad genealgica de los primeros captulos de la novela y comienza a describir el crecimiento potico de Jos Cem. Asimismo, la habilidad lezamiana en la narracin se expande al simultneamente relatar cuatro dife rentes historias entrecruzadas en el mismo captulo; i) una acerca de Atrio Flaminio, un general romano que muere en campaa, ii) la segunda acerca de la temporalidad y la exis tencia al relatar la historia de un crtico musical que pretende burlar el tiempo, iii) una tercera acerca de la soledad de una casa habitada por un personaje que recorre la ciudad, iv) y la cuarta sobre un nio que espera a sus padres junto a la abuela. El prrafo insertado en esta parte del ensayo pertenece al relato del caminador nocturno de la ciudad. Prec isamente lo he escogido para analizar la importancia de lo simblico del lenguaje en una novela como Paradiso Este extracto es substancial para percibir el elemento barroco incorporado por Lezama en la novela, donde lo onrico del lenguaje, la representa cin de la soledad, lo rebuscado de las imgenes, la utilizacin de las sombras, el huevo de madera sacado de la media y transfigurado en marfil ante los ojos del tejedor luntic o devienen en una simbologa que rompe con la estructura lineal y temporal de la novela. Lezama reta al lector a entender el camino que Cem representa como aprendiz de po eta, como escritor que reta a la realidad, a lo evidentemente objetivo del linaje que lo acompaa en los primeros captulos.

PAGE 61

55 El personaje de Cem marca una diferencia con respecto a la de la familia en la novela, convertirse en un bur lador de lo evidente, del tiempo, de lo aparentemente objetivo de la existencia. Lezama incorpora la metfora de lo onrico en este captulo para separar a Cem de lo ordinario y lo habitual de la vida. Al incorporar cuatro relatos entrelazados Lezama participa una semiosis que burla las leyes establecidas del tiempo, algo absurdo desde una interpre tacin estrictamente natural, pero muy viable en la literatura. En este prrafo, un narrador homodi egtico describe lo acontecido al caminar en la noche y encontrarse al tejedor luntico a quien la maniobra de zurcir una media en la oscuridad y con un acento forneo lo convi erte en un ente mitolgico. No se puede olvidar que estos cuatros relatos entrelazados involucran el tema de la muerte, la anticipacin del tiempo, y la voz directa de un narrador que testifi ca en primera persona lo acontecido en este relato. El tema de lo onrico, la ensoacin, lo velado por los sueos ocupa gran parte de la novela de Lezama, pero por sobre todo en los ltimos captulos de Paradiso Es necesario entender que los sueos estn definitivamente ligados a la memoria, y Lezama utiliza esta estratagema para desarrollar el elemento metafrico encubridor de un escenario familiar. Definitivamente es este un elemento que le permite desarrollar una metaforizacin de la realidad en la novela. El tema de la memoria y los espacios en Paradiso origina y favorece a multiplicar la historia entretejida en lo genealgico de la obra. Lo revelador de la historia de Cem comienza con el principio, la gnesis simbolizada del origen de la familia. La memoria, el cronotopo de la ciudad, lo geogrfico de lo s espacios determina la asociacin de numerosos relatos con una finalidad nica, revelar la intensidad de la existencia de un personaje que se embarca en la aventura de c onvertirse en poeta, en escritor consagrado.

PAGE 62

56 En la novela de Lezama lo premeditadame nte representado de una genealoga no pertenece al mero relato autobiogrfico sino a la consecucin de una historia filosfica que germina del origen de una estirpe. En Paradiso lo genealgico es transcendido por la memoria, el tiempo, el espacio y por la me tfora imprevisible de un personaje que alcanza a conquistar lo que su ejecutor ya ha ba antes conquistado con los iniciales trazos de su existencia.

PAGE 63

57 Conclusin Memoria y literatura son dos categoras importantes al examinar el proceso esttico-cognitivo de contar una historia. Ya se a esta historia repres entada por medio de la prosa literaria, o la mani festacin potica de un autor, el recurso de rememorar el pasado interviene en la expansin del discurso literario. Autores como Eliseo Diego, Jos Lezama Lima, y Guillermo Cabrera Infante ma nifiestan el manejo de este recurso mnmico para representar metafricamente sus existencias en relacin a un tiempo y un espacio determinados por la ciudad de La Ha bana. En sus obras, estos autores exhiben un desdoblamiento del rememorar la ciudad como elemento geogrfico y urbano, y a su vez develar una historia implicada con la ficci n y lo aparentemente fehaciente de sus memorias. En este trabajo se ha examinado los efect os de las categoras memoria y ciudad en las obras de Diego, Infante y Lezama. En el cas o del poeta Eliseo Diego, el recurso de la memoria aparece implcito en su libro En la calzada de Jess del Monte para representar los aos de la infancia, la adolescencia, y la juventud del poeta en es te particular espacio de La Habana. Diego apela a la memoria para conceder metafricamente un discurso que refleja la consecucin de un tiempo atado a su existencia y a la extensin urbana de la calzada. El poeta representa una potica novelad a de su vida, las arquitecturas, los espacios, los mitos, el barrio y la familia. Con un libro como En la calzada Diego apela a la necesidad de la memoria para mostrar y representar un cronotopo que le pertenece al

PAGE 64

58 ocupar un determinado espacio de la ciudad. En su libro Diego revela un encadenamiento de cambios subjetivos y aparentes en su relacin personal con la calzada. El pasado del poeta es personalmente r econtado mediante la utilizacin de un lenguaje potico que manifiesta lo autntico e idiosincrsico del es pacio que se ocupa. La calzada aparece como el cronotopo que manifiesta y extiende la implicacin de la memoria, de un recuerdo que se esfuerza por representar lo potico del espacio urbano al cual este autor pertenece. Al examinar la prosa de Cabrera Infante muchos crticos literarios examinan la posibilidad de que los textos de este autor nos aproximen a la visin de un panorama urbano, social, y ertico de la Cuba de la segunda mitad del siglo veinte. Sin embargo, Cabrera Infante entreteje la personalidad de sus personajes con los ambientes y submundos de La Habana. En este trabajo se ha explorado la posibilidad de que, categricamente, ciudad y memoria son dos dispositivos caractersticos en la obra de Cabrera Infante. Al examinar la obra de este autor se distingue el desdoblamiento de un discurso urbano que refleja una identidad cubana de la ciuda d contada desde la memoria. El discurso literario de este autor cubano repr esenta la circunstancia espacio-temporal de un pasado que corresponde a una identidad ha banera; a una idiosincrasia de la ciudad desde lo caracterstico de la remembranza. Mi acercamiento a la obra de Cabrera Infante me permite explicar que su obra deslinda una narrativa sugerente. Una ficcin que desdobla la potencial dualidad de contar la identidad de sde el punto de vista de la historia; y a su vez, la propi a historia contada a travs de una identidad que ejerce su propia voz en el texto. Esta identidad tan dis tintiva se revela en los textos de Cabrera

PAGE 65

59 Infante desde el momento en que su condicin de escritor exiliado le hace adentrarse en sus reminiscencias y en su pa sado en la isla de Cuba. En la novela de Lezama Lima la ciudad emerge como un dispositivo que precipita la aparicin de un discurso ge nealgico, existencial, y metaforizado de la historia que se narra. La digesis de Paradiso revela el recurso de la memoria para representar una genealoga familiar, la estirpe del escritor, medi ante la ficcin que encarna la vida de Jos Cem. Lezama recuenta la historia de su fam ilia y de su vida a travs de la evidente sucesin mnmica que influye en la ficcionalizac in de los relatos de Cem en la novela. La Habana aparece representada en Paradiso como un elemento, abierto, explcito, y prdigo que permite la incorporacin de la hi storia mediante el recurso creativo de la prosa lezamiana y la intencin de la memoria. El cronotopo de la ciudad en Paradiso es un espejo que refleja la ficcin de Cem y lo real-autobiogrfico de la vida de Lezama. Paradiso es una novela que se ajusta, que depende de la emancipacin de la memoria y a una representacin formal de la ciudad, sus es pacios, y lo evidentemente geogrfico de la urbe. Si en la obra de Eliseo Diego la ciuda d aparece restringida al recuerdo de un particular cronotopo; en Infant e la ciudad es representada como un laberinto nocturno, ertico, y extenso para aglomerar lo popularmente distintivo, las voces, la msica, los escenarios, y lo oral de una memoria de la identidad cubana. En el caso de Paradiso el cronotopo de la ciudad aparece como testigo, como epicentro de una manifestacin real y ficcionalizada de lo genealgico, de lo fa miliar, y lo caracterstico del recuento existencial de Jos Lezama Lima en su histor ia. Memoria y ciudad influyen en la obra de estos autores porque contribuyen a la expans in de un discurso personal y esttico que

PAGE 66

60 representa el logro creativo de sus literaturas. Escribir s obre la ciudad, manipular la ciudad como elemento cronotpico, involucra la concentracin mnmica de rememorar los puntos de encuentro, las avenidas, los l ugares visitados, lo evidentemente aorado que une al ser con los espacios de la metrpoli. Una extensa literatura contempornea enfila su discurso hacia el recuento de la historia hacia la bsqueda del recuerdo, al empleo de reconquistar el pasado desde el entrecruzamiento de la ficcin y lo rememorado. Es sin duda la obra de estos autores cubanos un arsena l esttico en el cual sus armas apuntan a la majestad simblica de hacer una litera tura de la ciudad y la memoria desde lo espontneo del lenguaje lit erario.

PAGE 67

61 Referencias Ainsa, Fernando. Espacio mtico o utopa degradada? Notas para una geopotica de la ciudad en la narrativa latinoamericana. La ciudad imaginaria Ed. por Javier de Navascus. Iberoamericana. Madrid. 2007. Bakhtin, Mikhail M. Forms of Time and Chronotope in the Novel in The Dialogic Imagination Ed. by Holquist, Michael. Trans. by Emerson, Caryl and Holquist, M. Austin. U.T.P. 1990. pp. 85-258. Bueno, Salvador. Historia de la Literatura Cubana 3ra ed., Ed. Ministerio de Educacin. Cuba. 1963. Cabrera Infante, Guillermo. Guilty of Dancing the Chachach Welcome Rain Publishers. N.Y. 2001. Cabrera Infante, Guillermo. Exorcismos de Esti(l)o Seix Barral. Barcelona. 1976. Cabrera Infante, Guillermo. Tres tristes tigres. 7ma Ed. Seix Barral. Barcelona. 1998. Cabrera Infante, Guillermo. Vista del amanecer en el trpico Plaza & Jans. Barcelona. 1984. Certeau, de Michel. The Writing of History C.U.P. New York.1988. Deleuze, Gilles. Guattari, Felix. A Thousand Plateaus: Capitalism and Schizophrenia University of Minnesota Press. Minneapolis. 8 Ed. 2000. th Diego, Eliseo. En la calzada de Jess del Monte Editorial Letras Cubanas. La Habana. 2da Ed. 1989.

PAGE 68

62 Gadamer, Hans-Georg. Literature and Philosophy in Dialogue, Essays in German Literary Theory. Trans. by Paslick, R. H., N.Y. S.U. N.Y.P. 1994. ----------, Truth and Method. Trans. by Weinsheimer, J. and Marshall, D. G. 2 nd Ed. Crossroad. New York. 1989. Jakobson, Roman. On Language Ed. by Waugh, L R. and Monville-Burston. Monique, Cambridge: Harvard Univerity Press. 1990. Kittay, Eva Feder. Metaphor Its Cognitive force and Linguistic Structure. Clarendon Press. Oxford. 1987. Llarena. Alicia. Espacio y li teratura en Hispanoamrica De Arcadia a Babel Naturaleza y ciudad en la literatura hispanoamericana. Ed. por Javier de Navascus. Iberoamericana. Madrid. 2007. Meyerhoff. Hans. Time in Literature. U.C.P. L.A. 1960. Perez Firmat, Gustavo, The Cuban Condition Translation and identity in modern Cuban literature. Cambridge. C.U.P. Great Britain. 1989. Ricoeur, Paul. Memory, History, Forgetting. Transl. by Blamey, K. and Pellauer, D. U.C.P. Chicago. 1985. ----------, Time and Narrative Vol. 2 Transl. by McLaughlin, K. and Pellauer, D. U.C.P. Chicago. 1985. ----------, Time and Narrative Vol. 3 Transl. by McLaughlin, K. and Pellauer, D. U.C.P. Chicago. 1985. Riffaterre, Michael. Fictional Truth J.H.U.P. Baltimore. 1990. ----------, Semiotics of Poetry I.U.P. Indiana. 1978.

PAGE 69

63 Teuber, Bernardo. O Felix Lapsus! Autobi ografa, crtica gen tica y genealoga del sujeto en Paradiso de Jos Lezama Lima MLN Vol. 108, No.2, Hispanic Issue.1993. pp. 314-330.


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govstandardsmarcxmlschemaMARC21slim.xsd
leader nam Ka
controlfield tag 001 001994099
003 fts
005 20090327165306.0
006 m||||e|||d||||||||
007 cr mnu|||uuuuu
008 090327s2008 flu s 000 0 eng d
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a E14-SFE0002423
035
(OCoLC)317317430
040
FHM
c FHM
049
FHMM
090
PQ6032 (Online)
1 100
Presas, Axel.
0 245
Pensar en La Habana :
b literatura, memoria y ciudad en el discurso de tres escritores cubanos
h [electronic resource] /
by Axel Presas.
260
[Tampa, Fla] :
University of South Florida,
2008.
500
Title from PDF of title page.
Document formatted into pages; contains 63 pages.
502
Thesis (M.A.)--University of South Florida, 2008.
504
Includes bibliographical references.
516
Text (Electronic thesis) in PDF format.
520
ABSTRACT: In my thesis I endeavor to examine the influence and impact of memory -the mental and psychological processes of recollection-on the writings of three Cuban authors of the twentieth century. I have chosen Jos Lezama Lima, Guillermo Cabrera Infante, and Eliseo Diego because of their particularly vast and evocative literatures about the city: la Ciudad de La Habana. One of the main objectives of this work is to suggest the cultural predisposition of a twentieth century Cuban Literature that is consequential on its authors' recollections and reminiscences about the city. But, does this mnemonic-literary tendency truly exist in contemporary Cuban Literature? To answer this question and to sustain my argument I endeavor in a socio-historic analysis on the aesthetics of the literary work of these afore mentioned authors.I examine Diego's book En la calzada de Jess Del Monte, in his book the poet writes about his memories and experiences while living in a quinta alongside the calzada Del Monte. The poet writes his memoirs about the grandiose, mythic, and metaphoric essence of this postcolonial vicinity and the people that inhabited it. From Lezama Lima I have chosen his monumental novel Paradiso to examine his symbolic and distinctive method of writing about the life of Jos Cem, young writer on his journey to become a full-grown philosophical poet. Jos Cem is this writer's semi-autobiographical character. In Paradiso the effect of memory is fabulously intertwined with Lezama's employment of an exceptional language of fiction. Extraordinarily, this author associates his frequent representations of the city to expand the labyrinthical aspects of his novel.Finally, I have selected the prolific literary work of Guillermo Cabrera Infante -a Cuban writer on exile-to expand my analysis on the topic of writing a Literature about the city as the result of memory and recollection. I will mainly analyze Cabrera Infante's Tres tristes tigres, and I will make reference to other of his literary works to support the thesis of this essay. Tres tristes tigres is an important work because Infante's narrative unfolds his personal, nocturnal, and nightly erotic adventures in La Habana.
538
Mode of access: World Wide Web.
System requirements: World Wide Web browser and PDF reader.
590
Advisor: Pablo Brescia, Ph.D.
653
Cronotopo de la memoria
Metaforizacin de la realidad
poesa y remembranza
representacin de la geografa urbana
690
Dissertations, Academic
z USF
x World Language Education
Masters.
773
t USF Electronic Theses and Dissertations.
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?e14.2423