USF Libraries

¿ Femenino o Feminista?

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
¿ Femenino o Feminista? Mensajes para el presente de tres escritoras hispanas del siglo XIX
Physical Description:
Book
Language:
English
Creator:
Muller-Marqués, Beatriz
Publisher:
University of South Florida
Place of Publication:
Tampa, Fla
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Mensaje literario humano
Feminismo
Ginocrítica
Clase social
Escritura femenina
Dissertations, Academic -- Spanish -- Masters -- USF   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Abstract:
ABSTRACT: This thesis is a comparative study of Spanish and Latin-American women writers of the 19th century. This work shows how these writers, even though distanced by geographical and/or generational gaps, as well as cultural differences, share, not only the Spanish language but also common interests, themes and discursive characteristics. The investigation focuses on the work of three renowned writers: Cecilia Böhl de Faber from Spain, and Gertrudis Gómez de Avellaneda and Clorinda Matto de Turner, from Latin-America. The three of them revolutionized in different ways the feminine perception in the nineteenth century. The introductory chapter provides a general overview of different feminist perspectives of the 20th century and their usefulness in the analysis and application of these perspectives to the works of Hispanic women writers. It also comprises a general comparative study of the female literary situation from both sides of the Atlantic in the later portion of the 19th century. In addition, we also include a general overview of Hispanic literary development in feminine writing from both continents throughout the last few centuries. The following chapters address each writer, their individuality and their human messages to both the audience at that time and that of today. The conclusion establishes their collectiveness as writers who worried and worked for the betterment of woman's lives. It deals with what unites them together in the creation of particular human literary messages that can be seen on both sides of the spectrum. The bibliography included in our investigation will be useful for further study in this subject and will help to develop new ideas for additional research.
Thesis:
Thesis (M.A.)--University of South Florida, 2008.
Bibliography:
Includes bibliographical references.
System Details:
Mode of access: World Wide Web.
System Details:
System requirements: World Wide Web browser and PDF reader.
General Note:
Title from PDF of title page.
General Note:
Document formatted into pages; contains 154 pages.
Statement of Responsibility:
by Beatriz Muller-Marqués.

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
aleph - 001994106
oclc - 317396462
usfldc doi - E14-SFE0002424
usfldc handle - e14.2424
System ID:
SFS0026742:00001


This item has the following downloads:


Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govstandardsmarcxmlschemaMARC21slim.xsd
leader nam 2200385Ka 4500
controlfield tag 001 001994106
005 20100920160953.0
007 cr bnu|||uuuuu
008 090330s2008 flu s 000 0 eng d
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a E14-SFE0002424
035
(OCoLC)317396462
040
FHM
c FHM
049
FHMM
090
PQ6032 (Online)
1 100
Muller-Marqus, Beatriz.
0 245
Femenino o Feminista? :
b Mensajes para el presente de tres escritoras hispanas del siglo XIX
h [electronic resource] /
by Beatriz Muller-Marqus.
260
[Tampa, Fla] :
University of South Florida,
2008.
500
Title from PDF of title page.
Document formatted into pages; contains 154 pages.
502
Thesis (M.A.)--University of South Florida, 2008.
504
Includes bibliographical references.
516
Text (Electronic thesis) in PDF format.
3 520
ABSTRACT: This thesis is a comparative study of Spanish and Latin-American women writers of the 19th century. This work shows how these writers, even though distanced by geographical and/or generational gaps, as well as cultural differences, share, not only the Spanish language but also common interests, themes and discursive characteristics. The investigation focuses on the work of three renowned writers: Cecilia Bhl de Faber from Spain, and Gertrudis Gmez de Avellaneda and Clorinda Matto de Turner, from Latin-America. The three of them revolutionized in different ways the feminine perception in the nineteenth century. The introductory chapter provides a general overview of different feminist perspectives of the 20th century and their usefulness in the analysis and application of these perspectives to the works of Hispanic women writers. It also comprises a general comparative study of the female literary situation from both sides of the Atlantic in the later portion of the 19th century. In addition, we also include a general overview of Hispanic literary development in feminine writing from both continents throughout the last few centuries. The following chapters address each writer, their individuality and their human messages to both the audience at that time and that of today. The conclusion establishes their collectiveness as writers who worried and worked for the betterment of woman's lives. It deals with what unites them together in the creation of particular human literary messages that can be seen on both sides of the spectrum. The bibliography included in our investigation will be useful for further study in this subject and will help to develop new ideas for additional research.
538
Mode of access: World Wide Web.
System requirements: World Wide Web browser and PDF reader.
590
Advisor: Mara Esformes, Ph.D.
653
Mensaje literario humano
Feminismo
Ginocrtica
Clase social
Escritura femenina
690
Dissertations, Academic
z USF
x Spanish
Masters.
773
t USF Electronic Theses and Dissertations.
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?e14.2424



PAGE 1

Femenino o Feminista? Mensajes para el presente de tres escritor as hispanas del siglo XIX by Beatriz Muller-Marqus A thesis submitted in partial fulfillment of the requirements for the degree of Master of Arts Department of World Languages College of Arts and Sciences University of South Florida Major Professor: Mara Esformes, Ph.D. Committee Members: Madeline Cmara, Ph.D. Carlos Cano, Ph.D. Date of Approval: April 7, 2008 Keywords: mensaje literario humano, feminism o, ginocrtica, clase social, escritura femenina Copyright 2008, Beatriz Muller-Marqus

PAGE 2

DEDICATORIA Quisiera dedicarles este trabajo a mis pa dres y a mi hermano por su confianza incondicional en que ‘algo tena que sa lir’ de mi fascinacin por los libros, -papi ya no soy diletante sin causa. Sin ustedes, hoy no estara aqu. A mi querido esposo, Pete. Tu voz me has a yudado a escuchar y encontrarme a mi misma en el caos ‘estudiantil’ que hemos vivido esto s ltimos dos aos. Mil gracias, mi amor, por escucharme y apoyarme en todos los sentidos, cuando ms lo necesitaba. T mereces este trabajo tanto como yo. A ustedes siempre.

PAGE 3

AGRADECIMIENTOS Vayan siempre mis infinitas gracias a mis queridos amigos y colegas Bea, Axel y Maritza Chinea-Thornberry quienes pasaron co nmigo momentos sinc eramente difciles de este proceso. A los profesores que ayuda ron en la concepcin de esta tarea, en especial a la Dra. Mara Esformes por su resp aldo indiscutible y sus palabras de consejo y de aliento en cada paso de esta investig acin. Gracias por proporcionarme el tiempo, el esfuerzo, y la paciencia necesaria para dejar que esta investigacin tomara vida propia. Asimismo, gracias tambin a la Dra. Madeli ne Cmara, quien inspir las semillas que conformaron esta obra.; por sus crticas c onstructivas y por abrir un nuevo mundo a las ideas femeninas / feministas que conformaron este trabajo. Mis sincero agradecimiento al Dr. Carlos Cano por su apoyo y su tiempo que no ha faltado a lo largo de estos dos aos. Gracias, eternamente gracias, a todos.

PAGE 4

i NDICE Abstracto…………………………………………………………………………..............ii Introduccin Aspectos generales de la narrativa femenina hispana……………………………..1 Panormica general de la principales figuras y el desarrollo de la literatura escrita por mujeres en Espaa y Latinoamrica…………………………………..……..13 Escritura femenina: una diferencia?………………….........................................36 Captulo uno Cecilia Bhl de Faber: Voz del ngel espaol……………...……………….....50 Captulo dos Emplazada entre dos mundos: Gertrudis Gm ez de Avellaneda y su voz cubano espaola……………………………………………....…………………………..75 Captulo tres Clorinda Matto de Turner: Vo z defensora desde el Cuzco………………......…103 Conclusin……...………………………………………………………….…...............130 Bibliografa..……………………………………………………………………………144

PAGE 5

ii Femenino o Feminista? Mensajes para el presente de tres escritoras hispanas del siglo XIX Beatriz Muller-Marqus ABSTRACT This thesis is a comparative study of Spanish and Latin-American women writers of the 19th century. This work shows how th ese writers, even though distanced by geographical and/or generational gaps, as well as cultural differences, share, not only the Spanish language but also comm on interests, themes and disc ursive characteristics. The investigation focuses on the work of three renowned writers: Cecilia Bhl de Faber from Spain, and Gertrudis Gmez de Avellaneda an d Clorinda Matto de Turner, from LatinAmerica. The three of them revolutionized in different ways the fe minine perception in the nineteenth century. The introductory chapter pr ovides a general overview of different feminist perspectives of the 20th century and their usefulness in the analysis and application of these perspectives to the works of Hispanic women writers. It also comprises a general comparative study of the female literary situat ion from both sides of the Atlantic in the later portion of the 19th century. In addition, we also include a general overview of Hispanic literary development in feminine writing from both con tinents throughout the last few centuries. The following chapters address each writer, their individuality and their human messages to both the audien ce at that time and that of today.

PAGE 6

iii The conclusion establishes their collectiveness as writers who worried and worked for the betterment of woman’s lives. It deals with what uni tes them together in the creation of particular human literary messages that can be seen on both sides of the spectrum. The bibliography included in our investig ation will be useful for further study in this subject and will help to develop new ideas for additional research.

PAGE 7

1 INTRODUCCI"N ASPECTOS GENERALES DE LA NARRATIVA FEMENINA HISPANA La importancia de los lazos y las distinciones entre la literatura femenina peninsular y su prolfica “hija”, la litera tura femenina latinoamericana, an hoy no ha jugado su parte protagnica en el establecim iento de verdaderas id entidades literarias desde ambos lados del Atlntico. No obstante este voluntario olvido, los lazos literarios entre ambos mundos, aunque se han centrado ma yormente en la literatura masculina, constituyen un segmento importa nte en la creacin de los espejos literarios femeninos que se han creado entre las diferentes gene raciones y a travs de dismiles espacios geogrficos, de los cuales nos hablan las te ricas Sylvia Molloy, Beatriz Sarlo y Sara Castro-Klarn en su importante libr o Women’s Writing in Latin America 1 (1991). El estudio de las letras femeninas an no se ha igualado cunticamente a los siglos de historia y literatura masculina. La labor de las escritoras y las tericas de hoy es fundamental en este rescate propuesto por la expansin igualitaria femenina feminista de nuestro siglo. El lector que desee informacin sobre escritoras contemporneas de Espaa y Latinoamrica no tendr ningn problem a en encontrar una gran abundancia de 1En esta antologa se trata mayormente “the emer gence of women”. Las mujeres ‘escogidas’ para la antologa escriben bajo su propio signo lo que las difere ncia y las unifica a la vez. Al agruparlas se trata de explorar “the constitution of a map of the self in lan guage”, en nuestro caso la mujer misma en su escritura. Se plantea que no se puede entender toda escritura feme nina a travs de las categoras desarrolladas por los estudios anglosajones literarios o sociales ms recien tes; sin embargo, estas escritoras proponen que se pueden detectar siete posiciones entre la escritora y la escritura de las escritoras latinoamericanas. Segn Castro Klarn, una de estas posiciones se refiere a la bsqueda de estas escritoras de una genealoga femenina de donde provienen. Las escritoras se buscan reflejadas en un espejo precursor, buscando otras que vinieron antes, para demostrar los hilos que las unen (5-9).

PAGE 8

2 bibliografa al respecto. El in ters por el estudio de la muje r y el auge del feminismo en las ltimas dcadas del siglo XX mayormente, han originado una vasta proliferacin de libros, artculos y tesis doctorales sobre las escritoras de este siglo fundamentalmente. Sin embargo, al adntrarnos en el est udio de este campo dos aspectos un tanto problemticos, llaman la atencin en esta multiplicacin investigativa desde los inicios. El primero es la falta de ese mismo m petu de estudio en comparacin con las escritoras del siglo XIX, en Espaa con excepcin de la condesa Emilia Pardo Bazn muchas han cado al olvido y no se les ha dado el lugar literario que les corresponde en la historia de las letras. Por otra parte, Latinoamrica ha pe rpetuado la misma contrariedad pues muchas de las escritoras del siglo XI X como Salom Urea, la gran poetisa dominicana, han quedado prcticamente en el olvido. Este aspecto nos muestra la desigual distribucin de estudi os respecto a muchas de esta s escritoras de ambos lados del Atlntico. Como ha asegur ado la crtica feminista Elai ne Showalter en su libro A Literature of Their Own: “para que una mujer escritora se destaque es necesario que transcurra el movimiento de una ola; la cr esta, con su blanca espuma, es lo nico que podemos percibir, pero por debajo puja un m ovimiento profundo y soterrado que es quien la hace visible” (cit. en Cmara 4). Algunas ha n acaparado todo el inters de la crtica y los lectores, y otras han quedado relegadas a ser desenterradas poco a poco por alguna pluma bondadosa que emprenda esa tarea. Sin duda, la opinin y el gusto personal de los crticos, los directores de casa de imprentas y el mismo pblico tienen que ver en este proceso electivo y difusivo de la literatura feme nina al igual que el ta lento de la escritora (Ferrero-Pino 1-3).

PAGE 9

3 En segundo lugar, es una necesidad traer a colacin la ausencia, casi inexistencia, de estudios comparativos entre escritoras de Espaa y Latinoamrica. Todo estudiante o lector que quiera investigar este tema encuentra una falta de conocimiento al respecto y una merma considerable en el establecimiento de redes conectoras en tre las escritoras del “lado de ac” y las del “lado de all ”. Desde nuestros diversos procesos independentistas, la avidez por separar y es tablecer identidades autctonas e individuales nos ha llevado a querer distanciar del mismo modo la lite ratura entre ambos continentes. En las ltimas dcadas el deseo por parte de lo s investigadores de es pecializarse y separar la literatura peninsular de la literatura latinoamericana ha producido un desconocimiento para poder establecer ciertas pautas que nos unan sin dejar de ser particulares. Muchos de los estudios que se han empr endido en los ltimos tiempos se basan meramente en darnos un bosquejo muy genera lizador de la literatura femenina por separado. La escritora Luca F ox-Lockert, como ejemplo de esta tendencia separatista, en su libro Women Novelists in Spain and Spanish America (1979), se restringe a breves estudios individuales de cada escritora por separado. Este estudio hace hincapi en diversas escritoras de los dos continentes y concentra a las escritoras espaolas por un lado y a las escritoras latinoamericanas por otro sin intencin de unificarlas en ningn momento. Utilizamos este ejemplo para expresar el criterio que ha dominado el estudio entre estos dos mundos en que la informacin bibliogrfica, encicl opdica y sobre todo aislada de las escritoras pe rtinentes a ambos lados del Atlntico son los aspectos primordiales. De igual manera, no podemos obvi ar que al menos este inters es un paso de avance en el descubrimiento de la impor tancia de los lazos entre la escritura de mujeres de ambos lados.

PAGE 10

4 Nuestra investigacin no ambiciona establ ecer una visin totalizadora, labor que requerira mucho ms que slo un libro o una investigacin de tesis, de las redes que podemos tender entre la literatura espaola femenina y la latinoamericana, sino que tratamos de empezar a entrelazar los hilos r ecprocos entre tres novelistas de Espaa y Latinoamrica. Nuestra mirada se concentrar en la reciprocidad y aportacin literaria entre ambos continentes con el cual se sust ent fundamentalmente el establecimiento de un concepto literario mutuo del cual se nutrieron ambas culturas y la literatura decimonnica escrita por mujeres. In the history of the Atlantic Worl d, colonial encounters between Europe, the Americas and Africa have often b een theorized as uni directional, with the European powers imposing their cu lture institutions, ideologies, and value systems on passive silent victims while remaining unaffected themselves. It is undeniable, however that the impact of Africa and the Americas upon Europe has had effects just as long-lasting and radical as those of Europe upon the other populations it encountered (Castillo cit. en Kaufman & Slettedahl xiii). Estas redes bilaterales a las cuales nos referimos se centraran en el mensaje literario humano que estas escritoras queran promulgar y para eso haremos uso de las relaciones familiares y sociales que promueven una inte raccin femenina propia en la poca del diecinueve apoyndonos fundamentalme nte en la ginocrtica. El uso de la palabra humano es un tanto problemtic o desde una perspectiva feminista radical debido a la carga genrica que el mismo conlleva. Sin embargo, para el propsito de este trabajo nos apoyamos en la mane ra en que lo usa y lo valoriza la crtica

PAGE 11

5 Celia Amors. Comprendemos lo humano como una categora que va ms all de la definicin de gnero o incluso de conceptos tericos o sociales. Son posibles varias concepciones de una tica feminista. Una de ellas consistira en legitimas y magnificar el orden de los sentimientos morales que le vendran, con mayor o menor fundamento in re adjudicadas al genrico femenino esencialmente concebido en cualquiera de sus variantes. (…). Sin embargo, si es que se acepta la existencia de un sistema de dominacin patriarcal, las adjudicaciones caen bajo la sospecha de ser interesadas y las reapropiaciones de las mismas bajo la de ser mistificadoras. (…). Este tipo de propuestas no suele interesarse demasiado por la universalidad si es que no la impugnan con el curioso con el curioso argumento de que es ella la que, en cuanto definida por los otros y hecha a medida de los otros, nos ha excluido a nosotras. Es tentador impugnar la universalidad porque se diga lo que se diga, es una operacin ms fcil que impugnar nuestra exclusin de ella (Amors 85). Nuestra intencin es universalizar el mensaje sin delimitarlo solamente a ser o femenino o feminista, sino verlo como una palabra que resignifica y redime a la mujer escritora como individuo no slo como mujer. De acuerdo a Amors no podemos solamente rechazar el lenguaje que se nos ‘ha dado’ por el Otro opresor y patriarcal sino que a travs del mismo podemos hacernos de las herramientas que necesitamos para establecer nuestra propia individualidad como mujeres y como un grupo que genricamente puede ser denominado “h etero-designado”. “La opcin por la universalidad es opcin de buena fe porque ab re a la libertad posib ilidades difciles y

PAGE 12

6 duras, pero reales. (…) No me ahorra el trab ajoso camino de ser individuo y a la vez reconstituir (…) mi genrico” (Amors 86) Las mujeres decimonnicas que proponemos en este estudio no tenan las herramientas si coanalticas o incluso lingsticas necesarias que las libertades del siglo XX acarrearon para las escritoras y las feministas. No obstante, con el lenguaje del ‘otro’ se encargaron de valo rizar sus propias agencias femeninas – feministas de manera tal que cier tamente revolucionaron la literatura escrita por mujeres en su poca y en sus respectivos pases. Es por esa razn que nos damos la libertad de utilizar la palabra humano para su mensaje, no recurrimos a la carga de gnero masculino sino que le otorgamos una autonoma al trmino evitando el forzoso encasillamiento dentro de la tica femi nista que vendra en el siglo XX. No es tarea cmoda agrupar escritoras incluso dentro de un propio pas. Las condiciones materiales, sociales y polticas, particularidades re ligiosas, etc. hacen que la tarea de aglomerar escritores/as en conjunt os similares sea un poco escabrosa y que hay que acometer con gran cuidado. De acuerdo a la Dra. Madeline Cmara de la universidad del Sur de la Florida existen di ficultades al tratar de agrupa rlas pues: “estos dos mundos, conectados por un idioma comn, se conforman de sociedades y culturas bien diferentes, que marcan, como es obvio, lo que escriben sus mujeres, aun protagonistas annimas de la Historia en las dos orillas del Atlntico” (1). Dos de los problemas ms controversiales se derivan del origen mencionado por Cmara y stos son: la conformacin de la tradicin literaria y el peso del multiculturalismo (1). Es complejo el tratar de aglutinar escritoras incluso en el continente latinoamericano pues aunque el uso del idio ma espaol funciona como un factor aglomerante: “la heterogeneidad cultural de la regin ha sido considerada y estudiada

PAGE 13

7 como una impronta de inmediatez temtica en la literatura de las mujeres” (Cmara 1). Aunque no es el propsito de esta investigaci n adentrarnos en un estudio las variaciones lingsticas entre los diferentes “espaoles” s es importante destacar la diferenciacin entre el espaol ‘peruano’ uti lizado por Clorinda Matto de Tu rner que el espaol ‘cubano – espaol’ empleado por Gertrudis Gmez de Avellaneda. De acuerdo a Cmara existe un tercer aspecto que se debera tomar en cuen ta en el establecimiento de esta mirada conectora y es la representacin de las luchas sociales en la creacin literaria femenina en Espaa y Amrica Latina. Si seguimos a Charles Fourier en pensar que el nivel de desarrollo de una sociedad puede medirse por el grado de emancipacin que en ella alcanzan las mujeres, entonces Espaa y La tinoamrica no estaran tan distantes como sus respectivas funciones histr icas de metrpoli (Espaa) y colonia (Latinoamrica) parecen dictar. Ambas tienen en comn ser sociedades de escaso desarrollo industrial, con una fuerte ascendencia de la Iglesia Catlica sobre el Estado, lo que determina la imposicin de ciertos patrones de conducta a travs de la educacin y la legislacin (Cmara 12). Por otra parte, en el caso de las escr itoras peninsulares tambin es delicado establecer similitudes entre ellas mismas y el resto de las escritoras europeas coetneas. De acuerdo a Palmer existen diferencias funda mentales que se pueden apreciar en la manera de vivir, las ideas recurrentes e imperantes y por consiguiente el modo de expresarse de las espaolas (476-8). En Espaa al menos podemos establecer ciertas caractersticas culturales y geogrficas que unen a sus escritoras en particular. Sin

PAGE 14

8 embargo, es obvio que al hablar de la literat ura en Latinoamrica habremos de reducirnos an ms a la narrativa especfica de las individualidades de los respectivos pases de estas novelistas. La variedad latinoa mericana no permite aglutinar a todas las escritoras, tratar de hacerlo sera un violacin, bajo un mismo canon o etiqueta literaria. Tratando de evitar el establecimiento de otro catlogo de literatas por separadas esta tarea que nos hemos propuesto, se centr a en la bsqueda de un mensaje literario humano, comn y/o diferente, que podamos esclar ecer a partir de las respectivas voces de estas intelectuales. Las tres creadoras que trat aremos en el transcurso de este estudio son: la espaola Cecilia Bhl de Faber, ms conoc ida bajo el seudnimo de Fernn Caballero, la cubana Gertrudis Gmez de Avellaneda y la peruana Clorinda Matto de Turner. Esta respectiva seleccin se debi en gran parte a cuestiones del momento histrico en que las tres escribieron y publicaron sus obras ms im portantes al igual que nuestro deseo de investigar a cada una de la s escritoras desde una pers pectiva geogrfica un tanto diferente. Cecilia Bhl de Faber como es critora espaola fundamentalmente, Clorinda Matto de Turner como exponente latinoame ricano y Gertrudis Gmez de Avellaneda como una escritora emplazada entre los dos mund os: Espaa y Cuba. En particular, tanto las novelas espaolas como las latinoam ericanas que sern cuerpo de nuestra investigacin fueron escritas y publicadas a mediados o fines del siglo XIX y rpidamente les ofrecieron a las referidas auto ras una notoriedad extraordinaria. A su vez hay que destacar que estas tres creadoras lite rarias son de las pocas mujeres que pudieron “compartir y competir” con los escritores masculinos a la hora de establecer cierto nombre y fama dentro de sus propios pas es y respectivos est ilos literarios que defendieron (Ferrero-Pino 3-5).

PAGE 15

9 Un dato curioso a destacar es que las escr itoras del siglo diecinueve tomaron la iniciativa de hurgar en temas que en ocas iones los mismos homb res no se atrevan a mencionar por miedo a incurrir en el desconten to pblico. Podemos pensar en la condesa Pardo Bazn que introdujo la escabrosidad de l naturalismo en Espaa y en Gertrudis Gmez de Avellaneda que escribi su novela Sab (1939) mucho antes que las novelas antiesclavistas tomaran cualquier tipo de auge y aos antes de la publicacin La cabaa del to Tom de la escritora abolicionista estadoun idense Harriet Beecher Stowe en 1852. Las grandes novelistas, quienes tambin incu rrieron en la poesa, el teatro y la ensaystica, que nos proponemos estudiar en este trabajo se opusieron de una manera u otra al canon existente impuesto por los hombr es y por ende la sociedad solamente desde el momento en que se atrevieron a esgrimir la pluma y comenzar a escribir. Estas escritoras se sobrepusieron a las barreras y establecieron sus propios discursos, unas veces como doble discurso o mediado a travs de otro tipos discursivos, para apoyar las agencias femeninas que le interesaban prom ulgar. A travs de muchas tendencias creativas y reveladoras las mujeres del sigl o diecinueve nos legaron a nosotros, los lectores de hoy, un fiel retrato de la vida femenina decimonnica. De la misma manera, la disputa que estas escritoras emprendan con los escritores contemporneos para encontrar un lugar literario apropiado no dejaba de existir aunque muchas de ellas fueran reconocidas pbli camente. El caso ms relevante de esta diferenciacin lo podemos ver con la negativa al puesto de la Real Academia Espaola a la escritora Gertrudis Gmez de Avellaneda cuando a base de mritos solamente, estaba plenamente calificada para el lo. Las mujeres no lograban el reconocimiento merecido y Elizabeth Ordez, en su libro Voices of their Own (1991), nos hace recordar que la

PAGE 16

10 escritura de estas mujeres se desarrollaba bajo la autorizaci n y el consentimiento de las voces masculinas: “They are categorized as a subspecies of the contemporary novel (presumably as authored and authorized by the universal [male] writer and reader)” (17). Como bien nos indica Ferrero-Pino esto imp lica que la literatura femenina, por mucho xito que pueda acarrear a nivel de ventas o de publicidad, se v ea considerada por los crticos y los hombres literatos cannicos co mo una voz ‘patrocinada’ por el discurso masculino. A su vez este elemento de patroc inio puede otorgarle a la escritura femenina (y por lo tanto tambin puede quitarle) la posibilidad de su propia autora (4). La llegada del siglo XX incit una apertura de nuevas lecturas de las escritoras femeninas, incluyendo una vasta literatura desde un punto de vist a feminista. La contraposicin entre la marginalizacin y la apertura femenina estimul a las organizadoras del Congreso Internacional de Literatura Femenina Latinoamericana, el cual se desarroll en Chile en 1987, ha titula r la compilacin de sus ponencias Escribir en los bordes Eugenia Brito en su introduccin a esas ponencias nos dice: “Conocido de todos es que la historia de la mujer escritora es una historia de lent a ganancia, lo que ha marcado a menudo en forma trgica la existencia de la mujer que escribe” (7). Por consiguiente, la escritura usualmente a manos de los hombres, ha sido siempre un espacio sumamente difcil y cerrado para la escritura de la mujer. La crtica Luca Guerra de Cunningham en ese mismo congreso nos resume de modo relevante la exclusin de las mujeres al mbito de la litera tura de la manera siguiente: Las escritoras latinoamericanas han sido siempre una sombra, personajes no oficialmente invitados a participar en el oficio de las letras. Designadas como seoras que escr iben, ellas son sinnimo de la

PAGE 17

11 excentricidad […]. Pero la excentr icidad de la mujer que escribe va mucho ms all de los lmites impuest os por una moral burguesa y sexista. Como sujeto productor de la escritura, ella tambin esta fuera del centro, ubicado en el desfase bsico de la as imetra proporcionada por la escritura patriarcal (18). En el caso de la narrativa femenina en esp ecfico el logro de estos ltimos aos se puede vislumbrar en la difusi n crtica y masiva de muchas de las autoras que estaban destinadas al abandono por parte del pblico y los investigadores. En la cuestin de Espaa en primer lugar, un elemento que apoya esta ignorancia es el caso de que la nica bibliografa de escritoras, la Biblioteca de Serrano y Sanz no contina ms all de 1830, por lo cual, salvo las esca sas figuras que fueron aadidas consecutivamente en las antologas generales, el resto de las escr itoras qued en la omisin. No obstante, podemos observar un deseo de deja r constancia de la literatura escrita por mujeres en el trabajo de la escritora cubana Domitila Garca Coronado quien public en 1872 un lbum potico-fotogrfico de las escritoras cu banas: dedicado a la Sra. Da. Gertrudis Gmez de Avellaneda. Otros pases como Francia2 establecieron un gran inters en apreciar sus representantes literarios sin importar el sexo a que pertenecieran (Palmer 476). Un aspecto sorprendente al estudiar la l iteratura escrita por mujeres en Espaa es la colocacin de las mismas autoras y sus obras pues nos encontramos con que hay muchas que con la pluma dejaron el testimonio de su existencia3. 2 El ao 1882 el lbum del bello sexo sealaba cmo en Francia existan entonces 1200 novelistas, 400 traductoras, 300 poetisas y 100 periodistas (cit. en Palmer 476-7). 3 Ver Mara del Carmen Simn Palmer, “La mujer en el siglo XIX: notas bibliogrficas”, en Cuadernos Bibliogrficos XXXI (1974): 141-98; XXXII (1975): 109-50; XXXVII (1978): 44.

PAGE 18

12 En Latinoamrica por otro lado muchas es critoras a su vez padecieron esta misma negligencia literaria y crtica. Escritoras de primera cate gora como la mexicana Sor Juana Ins de la Cruz, la cubana Luisa Prez de Zambrana y la antes mencionada dominicana Salom Urea por slo menci onar algunos ejemplos, no recibieron nunca el mismo reconocimiento que sus coetneos varones. Estas escritoras fueron partcipes de una manera u otra de los movimientos liter arios ms importantes de sus pocas, y de varias maneras revolucionaron la funcin de la mujer en los crculos literarios y sociales en que se desenvolvan. Sin embargo, aun hoy da sorprende el abandono de escritoras de su calibre por parte de la crtica y los lectores. Segn la escritora Eugenia Brito la escritura de muchas de las escritoras la tinoamericanas asimismo ha tenido que enfrentarse, no solamente al poder masc ulino patriarcal, sino tambin a una “reconquista[r] [d]el propio cuerpo y la propia historia” (Bordes 8). No obstante las dificultades emprendida s y retadas por las mujeres escritoras desde ambos lados del Atlntico, la escritura femenina ha figurado en los anales de la historia con un lugar especial. Sin haber sido canonizada y en ocas iones ni tan siquiera reconocida en su debida calidad, las mujere s cuestionaron el canon que en el pasado se haba considerado intensamen te ciego y cerrado para todo aquel que no fuera hombre. Asimismo, se encarg de abrir las puertas a una posibilidad infin ita de dilogo y ayuda entre escritores y escritoras de toda clase so cial, posicin ideolgica, raza, cultura, etc., a su vez abriendo una voz suma entre las mismas escritoras. De eso se trata en este trabajo, de descubrir y ahondar en esa voz unificadora entre Espaa y Latinoamrica que decidieron desbordar sus espera nzas en algo ms all que slo una lengua en comn.

PAGE 19

13 PANORMICA GENERAL DE LAS PRINCIPALES FIGURAS Y EL DESARROLLO DE LA LITERATURA ES CRITA POR MUJERES EN ESPAA Y LATINOAMRICA “No puedo sufrir con paciencia el ridculo papel que generalmente hacemos las mujeres en el mundo, unas veces idolatradas como de idades y otras despreciadas aun de hombres que tienen fama de sabios. Somos que ridas, aborrecidas, alabadas, vituperadas, celebradas, respetadas, despreciadas y censuradas” (Joyes y Blake 177). Es irnico que la literatura en s, a travs de los si glos, revele un pensamiento marcadamente masculino, bien sea por la in suficiencia de obras escritas por mujeres o por la poca difusin de estas mismas obras en la distribucin pa ra el pblico. El “ yo ” masculino del cual nos habla la eminente francesa Simone de Beauvoir permea una extensa cuanta de la literatu ra ‘aceptada y difundida’, decl arando el lenguaje a seguir, los temas elegidos, los valores sociales y morale s que quieren perpetuar y la misma imagen de lo femenino desde sus ojos varoniles que se pretende establecer. A la par, a propsito de esta ideologa patriarcal nos comenta la te rica crtica Luca Guerra que la escritura de las mujeres se desarrollar en el espacio de lo privado durante sigl os (cartas, diarios, poesa, cuadernos de apuntes, libros de familia ), pues era el lugar destinado a la mujer. Esta literatura femenina en realidad no poda tener grandes repercusiones en la tradicin cultural cannica que por siglos se haba resistido a aceptar la produccin literaria femenina. Sin embargo, lo impor tante es comprender que desde tiempos inmemorables la escritura femenina ha logrado sobrepasar estos impedimentos y establecer claras seas de su existencia y su calidad. A pesar de la irona de la falta de voces femeninas en la literatura cannica, Espaa e Hispanoamrica presentan un rasgo

PAGE 20

14 sumamente original. En Espaa la primera ma nifestacin literaria es tablecida actualmente son las jarchas, y las cuales son cantadas por mujeres; y en Hispanoamrica las mujeres tambin fueron de las primeras en arribar a las costas del Nuevo Mundo y a travs de cartas y diarios ayudaron en la formacin de la idea de las nuevas tierras para los espaoles. La historia de la literatura femenina espaola ha evolucionado desde que la pennsula ibrica fue colonia ro mana y el latn se convirti en su lengua oficial, desde esos tiempos las mujeres han venido co mponiendo canciones y poemas que no se han consumido completamente en el olvido. Al gunos de esos nombres de los cuales no tenemos muchos datos pero que al menos han resistido el embate del abandono y han llegado hasta nuestros das son: Pola Argent aria, alabada por su contemporneo Marcial (40-104 d. c.?) y siglos despus por Lope de Vega; la poeta y filsofa Tefila, y tambin Serena, apasionada lectora de Homero y Virgilio (Flores y Flores xv). El desplome del imperio romano y las inva siones que le sobrevinieron a Espaa dieron lugar a una mezcla de culturas particul armente cristianas, rabes y hebreas que hizo de la pennsula ibrica una cuna de in fluencias mixtas, elemento nico en el mundo occidental. La influencia entre las lenguas de cada una de estas culturas dio pie a la creacin de las antes mencionadas jarchas4, la ms antigua expresin lrica en lengua espaola. Las jarchas en su mayora eran can tadas por mujeres, y por esa razn tambin se le han llamado “canciones de mujeres”, en e llas se expresan pasiones, dolores frente a 4 Las jarchas son dos, tres o cuatro lneas en espaol que se aadan a los poemas rabes conocidos como moaxajas. Eran pequeas unidades po ticas, recitadas o cantadas por un personaje, que por lo general es una joven que aparece en la estrofa inicial, dirigindose a su admirador, ya sea quejndose de su osada, sugiriendo una cita o anhelando que no la abandone, o bien a su madre o hermana para alabar la apostura del amado o lamentar su ausencia

PAGE 21

15 la infidelidad o disminucin por parte de los hombres. A su vez muchas se lamentaban por las costumbres opresoras de la poca, h aciendo nfasis en el matrimonio forzado y desde temprana edad, el aislamiento en los conventos de monjas, y en particular la posicin social de la mujer (Mujica, Espaola 3). Estas influencias populares del mi smo modo produjeron cambios en la aristocracia ibrica la cual a su vez orig in sus propios poetas, incluyendo a varias mujeres, pues tener una disposicin musica l y potica era considerado como admisible para ellas. Algunas de estas figuras histricas y literarias que hemo s podido rescatar son: Bertranda de Forcadels, Guillema de Sales, Catalina Manrique, Marina Manuel, la reina Ana, Vayona (se piensa que fue llamada as por haber nacido en Bayona, Francia), Beatriz Galindo, Florencia Pinar y Luisa Sige a, llamada la Toledana. De estas tres ltimas mujeres nos ha llegado un poco ms de informacin que de las otras. La ilustre seora Galindo (14751514) se en carg de ensear latn a la re ina Isabel, fue una filosofa y lingista renombrada y fund en Madrid, el llamado “Hospital de la Latina” dedicado a los estudios filosficos clsicos que tanto le interesaban. Por otra pa rte, Florencia (fines del siglo XV) fue una de las primeras mujere s poetas de habla espaola que firm con su propio nombre sus composiciones; asimismo, la seora Sigea (15301560) cuando tena diecisis aos, escribi una car ta al papa Pablo III en lat n, griego, rabe y siraco con lo cual comenz a ganar el respeto de sus contemporneos5. La Edad de Oro espaola, la cual alcanz los siglos XVI y XVII se caracteriz por una generalizada actitud antifeminista al igual que en la Edad Media en la sociedad en general. Sin embargo, escritores de la ta lla de Miguel de Cervantes (1547-1616), Lope 5 Vase la detallada introduccin compilada y editada por ngel Flores y Kate Flores en su libro The Defiant Muse: Hispanic Feminist Poems from the Middle Ages to the Present para ms informacin acerca de los primeros siglos de literatura femenina, las influencias y las ideas que nos legaron.

PAGE 22

16 de Vega (1562-1635) y el mismo Caldern de la Barca (1600-1681), ta n influyente en el establecimiento del concepto del honor espaol tomaron en cuenta personajes femeninos fuertes, heroicos y llenos de virtudes. Ahora bien, desde el plpito femenino no pudiramos pasar por alto a la mstica Sant a Teresa de vila ( 1515-1582), quien ha sido comparada con los msticos ms grandes de la historia universal y es junto a nuestra querida sor Juana Ins una de las poetas re ligiosas ms ilustres de todos los tiempos. Igualmente, en esta poca del siglo XVI podemo s encontrar la obra de Catalina de Erauso (1592-1650), conocida como la “Monja Alfrez” quien viaj por el Per y diversas regiones de Amrica y Europa vestida de hom bre. Se le han atribuido unas memorias tituladas Historia de la Monja Alf rez, doa…, escrita por ella misma las cuales no fueron publicadas hasta el ao 1829 en Pa rs; no obstante, sus andanzas como comerciante, soldado, monja y fundamentalment e su pasin por las mujeres, rodearon a la obra con una fama escandalizadora que ha sta los hombres no podan dejar de estar asombrados o al menos impactados (O viedo 214). De este siglo una figura importantsima en el avance literario feme nino fue Mara de Zaya s (15901660), primera mujer novelista de Espaa y de las primeras “feministas”6. En Espaa durante los siglos XVII, XVIII y XIX el analfabetismo se materializa como la norma comn entre las clases marg inadas y principalmente las mujeres; an cuando en la primera mitad del siglo XVIII, bajo Felipe V (1701-1746) nieto de Luis XIV de Francia, Espaa pasa por un cierto perodo de ‘renacimiento’ que conlleva a un incremento comercial e industrial, as como literario y artstico. Este perodo borbnico 6En los prefacios a sus Novelas amorosas ejemplares (1637, 1647), condena la doble norma, aconseja a las mujeres que sientan el orgullo de su sexo y exige “igualdad de derechos”. Las mujeres estn lejos de ser estpidas, sino qu, “en empezando a tener discurso las nias, pnenlas a bordar y hacer vainicas... Si nos dieran libros y preceptores, furamos tan aptas para los puestos y las ctedras como los hombres y quizs ms agudas”.

PAGE 23

17 de “reconstruccin e ilustracin” ocup los reinados de Fernando VI (1746-1759) y de Carlos III (1759-1788) fundamentalmente. Ca rlos III fue un ferviente admirador del padre Benito Feijoo7 (1676-1764), filsofo y enciclopedista gallego quien fue uno de los primeros defensores de la mujer en Espaa. Carlos III se esforz por atraer a las mujeres a sus planes y consigui que fuera aceptada Mara Isidra de Guzmn (1768-1805) en la Real Sociedad Econmica, des pus de un trrido debate. Durante esta poca muchos de las clases altas no compartan la misma opinin del monarca y criticaban esta “aper tura” hacia las mujeres. No ob stante, en 1784 la seora de Guzmn y de la Cerda, primera mujer doctora por la Universidad de Alcal, fue admitida como acadmica honoraria en la Real A cademia Espaola y, aunque pronunci su discurso de agradecimiento, no volvi a comp arecer ms. Fue probablemente la primera mujer acadmica del mundo, y no volvi a habe r otra mujer hasta la eleccin como acadmicas de Carmen Conde en 1978, de Elena Quiroga en 1983 y de Ana Mara Matute en 1996. Siguiendo estas mismas pautas, la escr itora Josefa Amar y Borbn (1749-1833) fue una de las pocas mujeres que logr adentrarse en el mundo pblico masculino, establecindose como miembro de la Real Sociedad Econmica de Zaragoza y en la Junta de Damas de la Sociedad econmica de Madrid. Amar y Borbn escribe dos tratados Discurso sobre el talento de la mujeres, y de su aptitud para el gobierno, y otros cargos en que se emplean los hombres (1786) y Discurso sobre la educacin fsica y 7 En 1796 el padre Feijoo publica su “Defensa de las mujeres” en la enciclopd ica coleccin de ensayos Teatro crtico universal Esta coleccin fue muy popular en los estudiosos que siguieron la ilustracin a partir de la segunda mitad del siglo XVIII. En su Defensa el padre Feijoo ataca la visin tradicional y los prejuicios existentes contra las mujeres en la sociedad y en la Iglesia, proclamando la igualdad intelectual entre hombres y mujeres (Franklin Lewis 24-5). Pa ra un estudio ms extenso y profundo acerca de las ideas progresistas del padre Feijoo y su influencia en las discusiones subsecuentes de la mujer y su lugar en la sociedad vase los libros de Mnica Bolufer Mujeres e ilustracin y Amor, matrimonio y familia el cual escribi conjuntamente con Isabel Morant Deusa.

PAGE 24

18 moral de la mujeres (1790) en los cuales anima a las mujeres a actuar para su beneficio tomando decisiones como la educacin y el bienestar propio y de su familia seis aos antes de la aparicin del di scurso de la escritora i nglesa Mary Wollstonecraft, “Vindication of th e Rights of Women”8. En 1787, Amar y Borbn pronuncia la “Oraci n gratulatoria” diri gida a la Junta de Damas de Madrid, la cual haba sido cread a por Carlos III, y en ella seala los 34 puntos que concretaron para toda su genera cin la capacidad e incluso la aptitud de las mujeres para manifestar un cargo pblico o cu alquier otro. A pesar de su vasta coleccin literaria en 1790 publica una obra fundament al La educacin fsica y moral de las mujeres que es el nico libro completo que se ha podido conservar de la autora (Franklin Lewis 24-56). Haciendo uso de las palabras de Elisabeth Franklin Lewis en su libro Women Writers in the Spanish Enlightenment : “Amar y Borbn not only voiced the concerns of a generation, but more impor tantly actually laid the groundwork for Enlightenment feminism (24). De igual manera, durante este siglo una gran defensora de las mujeres fue Margarita Hickey (1740-1793), quien se inicia en el campo de la traduccin del teatro clsico francs mayormente. Ella misma tambin fue poeta y en 1789 publica Poesas varias sagradas, morales y profanas o amorosas donde sola afirmar que las mujeres, si se lo proponan, podan sobrepasar a los hombres ta nto en las ciencias como en las artes. (McNerney 74). Otras escrit oras como Josefa Jovella nos (1745-1807), Mara Rosa Glvez (1768-1806) y Francisca Ruiz de Larrea (1775-1838), de extraccin burguesa o 8 Esta obra ha sido vital en el desarrollo de las vari adas teoras feministas, las cuales toman la vindicacin de Wollstonecraft como uno de los puntos de partida de la evolucin y el cambio en las mujeres y la sociedad.

PAGE 25

19 hidalga, se desenvolvieron en otros crcul os y buscaron otras formas de reconocimiento tambin (Bolufar 1-10). Por otro lado, en 1798 aparece la traduccin de una novela titulada El prncipe de Abisinia del ingls Samuel Johnson acompaado con La Apologa de las mujeres por parte de una importante mujer del siglo XVIII que hasta nuestros das ha estado prcticamente desconocida: Ins Joyes y Blake9. Segn la profesora valenciana Mnica Bolufar: Esta mujer de escasa o inexistente vida pblica tom en 1798 (o quiz aos antes) la ms pblica de las deci siones: dar a la imprenta un atrevido ensayo, y hacerlo con su propio nom bre, a modo de legado moral e intelectual. (…) La Apologa es un ensayo de tono vehemente que tiene como ideas centrales la profunda conviccin en la capacidad moral e intelectual de las mujeres y la denuncia del carcter desigual que tienen las normas y los valores sociales pa ra uno y otro sexo (2). A pesar de estas voces que lograron ser odas de alguna manera, la represin contra la voz femenina continu a lo largo de l siglo XVIII y XIX. No es hasta fines del siglo XIX que comienzan las mujeres a deja r sus hogares para aden trarse al mbito pblico. Sin embargo, esta insercin en la econom a y la sociedad no pasa de ser parcial pues las mujeres se adentran en industrias y talleres para ser inhu manamente explotadas con jornadas interminables, sa larios ms limitados que los de los hombres y todo tipo de 9 Ha sido identificada como Ins Blak e y Joyes, nacida en 1773 en Vlez-Mlaga y hermana del clebre general de la guerra de Independencia y fundador del Estado Mayor del Ejrcito Joaqun Blake (Kitts, 1995; Bolufer, 2003). Sin embargo, tras la laboriosa indagacin realizada en archivos, fundamentalmente en Madrid, Mlaga y Vlez-Mlaga, pero tambin en Cdiz y Segovia, los indici os parecen confirmar la hiptesis (apuntada por Pajares, 2000) de que la autora de la Apologa fue su madre, Ins Joyes (y Blake por el apellido de su difunto marido), en 1798 una viuda de 67 aos, nacida en Madrid y vecina de VlezMlaga (Bofufer 1).

PAGE 26

20 malos tratos. Durante este siglo muchas mujeres espaolas comienzan a proclamar su individualidad, su identidad, su derecho a participar en los asuntos polticos y exigen de varias maneras la educacin pa ra s mismas. “No es el caso las mujeres que en el siglo XIX tomaron la pluma como espada. La literat ura fue el espacio mental desde el cual pudieron luchar pacficamente por su autonoma (Caball 12). El siglo XIX es decisivo en la evolucin de la literatura: “el retrato de este siglo en el que la mujer se levant a hacedora de su destino, de su vida y de su muerte” (Prado 15). Algunas de estas ideas progr esistas de la lucha femenina aparecen no slo a travs de poemas, cartas y ensayos sino tambin en la esfera del teatro y la novela, las cuales haban sido territorios marcadamente mascu linos. Segn la profesor a Mara Prado de la Universidad Complutense de Madrid: “el ac to de rebelin que protagonizaron algunas mujeres, y en este caso las escritoras del si glo XIX, contra una naturaleza impuesta, no slo cambi su destino, sino el de las otras mujeres y el de todos los hombres” (17). Es una tarea harta difcil tratar de mencionar a todas las escritoras de l siglo XIX, no obstante queremos mencionar a algunas de las ms sobresalientes. La escritora gallega Concepcin Arenal ( 1820-1893) ha sido un nombre ilustre en el campo literario y social de la sociedad espaola. En su juventud complet su educacin en la Universidad de Madrid disfrazada de hombre para as poder asistir. Obtuvo una gran fama de sociloga y crtica implacable del brutal sistema penal espaol. Del mismo modo, escribi numerosos libros sobre la condici n de la mujer, entre los que se destacan La mujer espaola La mujer de su casa La condicin social de la mujer en Espaa y La mujer del porvenir. Igualmente, en 1863 se convierte adems en la primera mujer que recibe el ttulo de Visitadora de C rceles de Mujeres, cargo que ocup hasta 1865.

PAGE 27

21 Consecutivamente public libros de poesa y ensayo como Cartas a los delincuentes (1865), Oda a la esclavitud (1866), El reo, el pueblo y el verdugo o La ejecucin de la pena de muerte (1867). Algunos especia listas como Rosario Cambria han coincidido en que con Concepcin Arenal nace el feminismo en Espaa, pues desde joven luch por romper los cnones establecidos para la mu jer, rebelndose contra la tradicional marginacin del sexo femenino, y reivindicando la igualdad en todas las esferas sociales para la mujer. Otra gran escritora de la poca fue la poetisa Rosala de Castro (1837-1885) quien expres su aficin por el abrumado campe sinado gallego y por la condicin de sus mujeres, quienes sobrellevaban con mayor rigor la horrible carga de la pobreza de esta clase social. Su voz se convirti en un mito y a la vez, en la voz del pueblo gallego que prcticamente an no haba comenzado a ente nder su propia lengua y su propia palabra. Publica extensamente y desarrolla su obra a tr avs de la ensaystica, la novelstica y fundamentalmente la poesa. Su pr imer libro de poesas La flor (1857) contiene una combinacin de la potica amorosa tradici onal y algunos destellos de feminidad que Castro revelara posteriorment e en muchas de sus obras. Aos ms tarde, Castro da a luz un po emario ms extenso titulado Cantares gallegos (1863) donde por primera vez emplea el lenguaje de los campesinos gallegos para expresar las tradiciones y la realidad de su provincial natal. Su ltima coleccin de poemas En las orillas del Sar (1884) es tambin una vuelta a su s races gallegas pero con un matiz un tanto ms oscuro y triste. Igualmen te, escribi cinco novela s tituladas La hija del mar (1859), Flavio (1861), Ruinas (1866), El caballero de las botas azules (1867), y El primer loco (1881), las cuales contienen elemen tos de una fantasa romntica

PAGE 28

22 mezcladas con una determinada crtica social y algunos brotes de un feminismo que an estaba incipiente. Durante su evolucin literar ia y su vida esta es critora se identific profundamente con aquellas mujeres que batalla ban por ser escritoras en una poca en que el dominio masculino en el mbito litera rio daba poca o casi inexistente cabida a la literatura de mujeres (Caball 464 -9). “Rosala de Castro supo expresar en sus versos las fuertes contradicciones entre el ideal de mujer musa que la sociedad de la poca le exiga ser y la mujer que era realmente” (Caball 463). De igual manera, la escritora Emilia Pardo Bazn (1851-1921) es uno de los nombres ms reconocidos universalmente quien figur prominentemente como una partcipe vital en la introduccin y desarro llo del naturalismo, realismo, romanticismo, etc. en la literatura espaola. Segn la escr itora Carmen Bravo-Villasante, una estudiosa importante de la vida y obra de la condesa, sta escribi aproximadamente una suma de unos cincuenta libros de poesa, muchos de fi ccin y otros tantos de crtica literaria. Su obra en tres volmenes, La re volucin y la novela en Rusia (1887), cambi el curso de la novela realista en Espaa y mo str a todos su inters por t odo aquello referente al mundo fuera de Espaa. Obtuvo notoriedad por su defensa del naturalismo, movimiento que muchos de sus contemporneos haban rebatido por considerarlo msero e inmoral, pero que ella cultiv para exhibir e xplcitamente la violencia y la corrupcin que prevalecan en Galicia y en el resto de Espaa. A trav s de la utilizacin del naturalismo, Pardo Bazn tambin dio lugar a una denuncia femini sta de la injusticia a la que estaban sometidas las mujeres de su poca y de toda clase social y no hay mejor ejemplo que su obra maestra, Los pazos de Ulloa (Bravo-Villasante 21-45). En 1916 se cre para ella una ctedra de literatura comparada contem pornea en la Universidad de Madrid, que

PAGE 29

23 ocup hasta su muerte. Aunque nunca perdi las esperanzas de ser admitida en la Real Academia Espaola, en la que por sigl os se haba excluido a las mujeres. Otra gran luminaria del siglo XIX fue la escritora Cecilia Bhl de Faber (17961877) ms conocida bajo su seudnimo Fernn Ca ballero. De esta escritora discutiremos con ms detenimiento a medida que transcur ra el desarrollo de este trabajo pero no podemos dejar de mencionar su importancia como precursora del realismo espaol. A fines del siglo XIX y principios del XX, en Espaa las ‘feministas’ eran despreciadas e insultadas y en ocasiones an encarceladas y a pesar del impulso liberal de la generacin de 1898, el feminismo como movimiento agrupador, se desarrollaba muy lentamente. De acuerdo a la escritora Anja Louis en su libro Women and the Law: Carmen de Burgos, an Early Feminist no fue hasta 1907 cuando Carmen de Burgos plante al parlamento espaol el sufragio femenino, y no slo los conservadores sino tambin muchos republicanos y socialistas votar on en su contra. No sera hasta el triunfo de la breve repblica de 1931 en que las muje res ganaron el derecho al voto que las mujeres tomaron un lugar un tanto ms decisivo en la poltica y la sociedad de Espaa. Sin embargo, con la victoria del general Franco10, lo poco que haba ganado las mujeres en cuanto a libertad y autonoma durante la Repblica pareci perdido, aunque algunas mujeres prosiguieron la lucha en la clan destinidad. Durantes estos cuarenta aos de cierre cultural y social es paol, dos de las voces femeninas ms importantes del exilio espaol fueron Mara Zambrano (1904-1991) y Rosa Chacel (18981994). A partir del 10 Francisco Franco 1882-1975, fue un militar y dictador espaol, Jefe de Estado de Espaa desde 1936 hasta su muerte en 1975. Franco tuvo una exitosa carrera militar y al canz la graduacin de General y logr la victoria durante la Guerra Civil (1936-39).Franco estableci un rgimen inspirado en el nacionalismo y la insistencia en los valores tradicionales como la religin, familia, propiedad, autoridad, entre otros. Desde 1947 y hasta su muerte fue de facto regente del pas. Despus de su muerte, Espaa inici un proceso de transicin hacia la democracia que se mantiene vigente hoy.

PAGE 30

24 fin de la dictadura en 1975 el progreso en Espaa ha sido inmenso pues un buen nmero de mujeres entran en las universidades, ocupan puestos en el gobierno, en la industria, en las casas editoras y en las libreras, y en t odas las profesiones en general. Sin embargo, como observa Lidia Falcn en Mujer y sociedad (1969), el feminismo an es una palabra vaca en la mente de los espaoles. No obstante estas limitaciones en cuanto al desarrollo del ‘feminismo’ en la pennsula ibrica muchas escritoras espaol as han encontrada una gran aceptacin y difusin de innumerables obras. Algunos de esos nombres que han sobresalido son: Ana Mara Matute (1926) una de las primeras mu jeres en ingresar en la Real Academia Espaola y que ha obtenido innumerables premio s que la han inmortalizado como una de las voces ms importantes de la literatura espaola. Otra destacada escritora fue la catalana Carmen Laforet (1926-2004), quien sa lt a la vanguardia de la literatura espaola cuando en 1944 gan el primer Premio Nadal con su novela Nada la cual ha sido una novela clsica de la bsqueda de iden tidad de la juventud, principalmente de la mujer. Igualmente, debemos mencionar a Carmen Martn Gaite (1925-2000) otra eminente catalana quien centr su obra en el anlisis de la s relaciones entre individuo y colectividad y fundamentalmente, la mujer y el mundo que la r odea. A su vez, otra voz conocida de estas ltimas dcadas ha sido la periodista / novelista Rosa Montero (1951) quien ha establecida una combinacin entre pe riodismo, historia y ficcin en sus obras que la ha puesto en primera plano de la literatura femenina espaola. En estos ltimos aos, la escritura fe menina espaola ha conseguido un lugar prominente en la literatura universal tratando de mantenerse alejada de distinciones de gnero. La pluma femenina por supuesto no ha dejado de escribir, y esperamos siga su

PAGE 31

25 curso buscando cada una de las peculiaridade s de cada autor/a sin que tengamos que distinguir o recurrir a quien escribe, para quien lo escrib e y desde donde lo escribe. Adentrndonos ahora al lado de ac del Atlntico, nos enfocamos mayormente en la escritura femenina que se inici despu s del encuentro entre lo s dos mundos, el viejo, Espaa y el nuevo, las Amricas. Es controversia l el tratar de establ ecer los inicios de una escritura femenina americana per se antes de la inigualable sor Juana Ins de la Cruz. Durante muchos aos se consider que el est udio de la literatura hispanoamericana deba comenzar con los textos escritos despus de las independencias de las colonias con respecto a Espaa. El libro El periquillo sarniento (1816) del mexicano Jos Joaqun Fernndez de Lizardi (1776-1827) ha sido considerado como la primera novela hispanoamericana. No obstante, los estudi osos luego concluyeron que estos lmites no eran aptos y se comenz a incluir los textos de los autores hispanoamericanos del perodo colonial a partir del encuen tro en 1492 hasta finales del siglo XVII aproximadamente y de los llamados Cronistas de I ndias –los escribanos de la vida colonial. Los nombres ms conocidos de este perodo fueron el Inca Ga rcilaso de la Vega (1539-1616), Alonso de Ercilla y Ziga (1533-1594) y por supuesto Sor Juana Ins de la Cruz (1651?-1695) y por el lado espaol, el mismo ‘d escubridor’ de Amrica, Cristbal Coln, Hernn Corts, Fray Bartolom de las Casas y Bernal Daz del Castillo (G arganigo 12). Actualmente, sin embargo, despus de re pensar el proceso de descubrimiento/ encuentro11, se ha considerado ineludible incluir la obras llamadas prehispnicas, aquellas literaturas indgenas que por si glos estuvieron relegadas en su mayora a la perpetuacin oral por parte de la literatur a tradicional. La problemtica de clasificar este tipo de 11 Vase ms informacin en este debate acerca de ‘d escubrimiento’ o ‘encuentro’ entre ambos mundos, en el escritor mexicano Carlos Fuentes quien dio a luz a una extensa obra llamada El espejo enterrado a raz de la celebracin de los quinientos aos del encuen tro entre el Viejo Mundo y el Nuevo Mundo.

PAGE 32

26 ‘literatura indgena’ queda vastamente argumen tada en la Historia de la literatura hispanoamericana de Jos Miguel Oviedo, en el cual nos percatamos de la dificultad de integrar muestras literarias en lenguas distinta s al espaol. Estas lite raturas indgenas, las cuales fueron rescatadas a travs de inve stigadores como ngel Mara Garibay, Miguel Len Portilla, Adrin Recinos y Jess Lara por slo mencionar algunos, son de vital importancia para una comprensin verdadera de la literatura hispanoamericana y de muchos de los escritores/as latinoamericanos/a s de nuestros das. “E stas literaturas son parte de las expresiones culturales – arte arquitectura, msica, danza, etc.que constituyen nuestra ‘anti gedad’” (Oviedo 32). De esta etapa prehispnica apenas po demos vislumbrar algn nombre femenino, en realidad los pocos vestigios que nos han llegado hasta nuestros das estn agrupados en libros de Chilam Balam, el Popol Vuh, la obra de teatro conocida como Rabinal-Ach, las poesas de Yaocucatl, Icnocucatl, entre ot ros, los cuales han sido traducidos de los escritos dejados por los sacerdotes espaoles que intentaron rescatar ese caudal inmenso de arte nativo. Sin embargo, nos ha ll egado hasta nuestros das un poema annimo “Canto de las mujeres de Chula” reco pilado en la Visin de los vencidos el cual celebra la voz femenina y el erotismo de las mismas Igualmente, hay que ser cuidadosos cuando hablamos de literatura precolombina o lit eratura prehispnica pues esta combinacin entre las voces indgenas y las traduccione s al castellano del mismo modo estaban mediadas por las voces de los traductores/ copistas. “Varios documentos escritos en nhuatl o en quechua no son fuentes de in spiracin exclusivamente “indgena” sino testimonios literarios o histricos que documen tan el choque de dos culturas: constituyen la otra literatura de la conquist a” (Oviedo 37).

PAGE 33

27 Asimismo, el perodo colonial hispanoamericano enfrent una disyuntiva significativa que produjo caracter sticas peculiares en el tratamiento hacia la mujer que no se encontraba en Espaa. El Nuevo Mundo estaba siendo c onquistado y doblegado; por tanto, las mujeres eran asimismo parte de este botn obtenido, lo cual condujo a una dicotoma estereotipad a entre el papel masculino, conqui stador y guerrero contrastante con el reflejo de la mujer pasiva y amante de la paz. Los primeros escritos que nos han llegado hasta hoy son casi en su totalidad es critos por hombres, qui enes justificaban muchas de sus acciones bajo la divisa de la evangelizacin y el desarrollo que traan al Nuevo Mundo. Estos conquistadores estaban destin ados por Dios para cuidar y a salvar a las mujeres indgenas de estos “salvajes” con que vivan. Con la conquista y la colonizacin las mujeres indge nas no tenan ni tan siquier a la importancia que se les daban por las alianzas matrimoniales que provean a la comunidad en muchas de las culturas precolombinas (Snchez y Navarro 5-15). Al comienzo de la colonia haba una escas ez significativa de mujeres, no es hasta el ao 1509 que un grupo relativamente grande desembarca en la Hispaniola. En los viajes anteriores de Coln la reina Isabel y el rey Ferna ndo haban dado permiso para que viajaran algunas mujeres pero estas no hab an querido pues el miedo a lo desconocido an imperaba en Espaa. Entre el ao 1509 y 1539 las mujeres europeas representaban un 5 o 6% del total de los inmigrantes en el Nuevo Mundo y no fue hasta entre 1540 y 1559 que la proporcin femenina tuvo un incremento de 16.4%, y luego 28% en 1570 (Snchez y Navarro 21-22). Conjuntamente, a medida que esto pasaba la poblacin indgena declinaba gravemente; muchas mujeres moran por las enfermedades, por los abusos sexuales a las que eran sometidas y por las horrendas condici ones de trabajo que

PAGE 34

28 tenan que soportar. Los negros esclavos comenzaron a llegar en 1505, con un primer barco a la isla de la Hispaniola. Se manejan nmeros de entre 10 a 15 millones de negros africanos. Sin embargo, muchos de estos negr os eran esclavos hombres pues les daba ms productividad a los trafican tes y los vendan ms caros ya que eran ms fuertes para trabajar en las plantaciones. De toda es ta mezcla interracial y cultural nacieron los criollos, los mestizos y los mulatos, los cuales formaran la llamada raza csmica que el filsofo mexicano Jos Vasconcelos propuso en 1925. Las mujeres de esta poca de la conquista y de la colonia van a tener diversos roles en el de sarrollo socio-cultural de estos nuevos territorios; muchas van a ser esclav as, monjas, campesinas, otras maestras, prostitutas, sirvientas, esposas, soldaderas, y algunas escritoras e i ndependentistas. Unas van a formar parte de los conquistad ores y otras de los conquistados. “Material primario de mitos ancestrales, pr otagonista oculta y subalterna de las heroicas gestas de resistencia americana, os curo objeto del deseo y de las proyecciones imaginarias de los conquistadores, habitante callado pero no mudo de los espacios cortesanos, monacales y domsticos de la Colonia y luego, poco a poco, presencia subversiva en los contradictorios escenarios protonacionales” (Moraa 8): he aqu a la mujer latinoamericana. Segn las escritoras Ma rysa Navarro y Virginia Snchez Korrol en su libro Women in Latin Amrica and the Caribbean el papel femenino a travs de la historia y de la literatura, enfrent ma yormente tres graves dificultades al ser representadas caractersticamente como criatu ras exticas, vctimas o discordantes. Uno de los primeros nombres femeninos que han llegado a nuestros das es el de la Malinche, la cual puede ser encontrada en la literatura como Malintzint, Malinali Tenepal, Martina, Marina de Jaramillo, Ma linche o Doa Marina el nombre catlico dado

PAGE 35

29 por los espaoles (Henderson & Henderson 4). La primera descripcin un poco extensa de Doa Marina es encontrada en La verdadera historia de la conquista de la Nueva Espaa de Bernal Daz del Castillo. A pesar de que no tenemos ningn tipo de prenda literaria por parte de esta i ndgena, no podemos pasarla por alto pues en su calidad de intrprete Malinche12 se convirti en el primer puent e lingstico y cultural entre los dos mundos. “Without her, [Corts] would ha ve been like a deaf-mute, unable to communicate or understand anything but th e grossest gestures and expressions” (Henderson & Henderson 11). Una de las mujeres que fue una de las prim eras en dejarnos ser testigos de la conquista fue doa Isabel de Guevara. Con la escritura epistolar podemos vislumbrar un tanto el proceso de la co nquista a travs de unos ojos femeninos, los esfuerzos y desgracias por las cuales tuvieron que pasar para lograr el fin deseado, el Nuevo Mundo. Esta seora form parte de una expedicin, j unto a otras veinte mujeres que acompaaron a la tropa del gobernador Don Pedro de Mendoza en 1535 por el Ro de la Plata. Su carta a la princesa-gobernadora Juana (La Loca) del 2 de Julio de 1556: “es el primer texto que relata la conquista y la coloni zacin de los territorios del Ro de la Plata desde el punto de vista femenino” (Marrero Fente 1). Isabel de Guevara hace uso de la misma tcnica que emplearon los conquistadores y los cronistas al relatar lo que acontece con la autoridad de 12 Octavio Paz dedica un captulo en su libro El laberinto de la soledad a la Malinche. “Los hijos de la chingada”, en el cual interpreta la psicologa y cultura mexicana a travs de los diferentes modismos del lenguaje y como esto se vislumbra en la interpre tacin de la Malinche como la mujer “abierta” o “chingada” que le ofreci el Nuevo Mundo a los espaoles “Si la Chingada es una representacin de la madre violada, no me parece forzado asociarlo a la Co nquista, que fue tambin una violacin, no solamente en el sentido histrico, sino en la carne misma de la s indias. El smbolo de la entrega es doa Malinche, la amante de Corts” (El laberinto de la soledad ). La propia palabra "malinchismo” que se utiliza para describir las acciones en detrimento de la propia cultura, o la preferencia por lo extranjero por el hecho de serlo, seguramente no fue algo que se desarroll en los vencidos de la conquista sino que fue un sentimiento que floreci posteriormente.

PAGE 36

30 ser testigo ocular de los hechos. Mientras estaban en camino a la ciudad de Buenos Aires escribi lo siguiente: “Los hombres estaban tan dbiles que todas la s tares recaan sobre nosotras, lavbamos la ropa a la vez que los cuidbamos, le preparbamos la poca comida que haba (…) porque en aquel momento, como nosotras las mujeres podemos sobrevivir con poco, no habamos cado vctimas de la de bilidad de los hombre s” (cit. en Navarro 24). Segn Jos Miguel Oviedo en su antes mencionada antologa, la Carta : “es sin duda, el primer documento americano escrito en defensa de las mujeres como protagonistas histricas” (149). Ya hemos mencionado la posicin de la mujer en este mundo colonial, sin embargo, a pesar de que las universidades y ot ros espacios pblicos estaban vedados para la presencia femenina, al menos “la corte, el convento y las academias literarias les permitan acercarse al mundo de los libros y la vida intelect ual (Oviedo 178). Algunas de las primeras manifestaciones literarias femeni nas pueden ser encontradas a travs de la autora annima del “Discurso en loor de la poesa” a principi os del siglo XVII que aparece publicado en la primera parte de l Parnaso Antrtico de obras amatorias del poeta andaluz Diego Mexa de Fernangil (1565?1620). En ste se nos indica que: “Y aun yo conozco en el Pir tres damas que han dado en la poesa heroicas muestras (cit. en Oviedo 178). Los estudiosos han arriesgado por dcadas que una de esas escritoras fue la ‘Amarilis’, seudnimo utilizado por una poetisa que escribi la Epstola a Belardo la cual envi al ilustre dramaturgo espaol Flix Lope de Vega (15621635) quien a su vez la public y la contest con una car ta suya como parte de su poema La Filomena Segn Jos Miguel Oviedo esta hiptesis y el atribuirle a la misma autora la autora de ambos

PAGE 37

31 poemas han sido desechados por ser infundados. Sin embargo, la cuesti n de la identidad de ‘Amarilis’ ha llevado a los crticos a i nvestigar las huellas que se han dejado en los textos. En nuestros das, el historiador Lohmann Villena despus de una exhaustiva investigacin estableci que con toda probabilidad la autora de esta obra era Mara de Rojas y Garay (1594?1622) (Oviedo 179-80). Otros nombres que se han manejado a la hora de establecer la autora del Discurso han sido Francisca de Briviesca, la esposa del escritor Dvalos y Figueroa y el nombre litera rio de ‘Clarinda’. Al remontarnos al siglo en el cual esta manifestacin literaria se dio a luz podemos comprender las razones por las cuales la autora, quien quiera que fuese, querra escudarse tras el anonimato; sin embargo, un dato curioso es su empeo en utilizar un nombre femenino y no un seudnimo masculino como sabemos se popul ariz en los siglos posteriores. Despus de un proceso literario mar cadamente masculino, nace una voz en Mxico que es la ltima gran figura de la Ed ad de Oro, sor Juana Ins de la Cruz (16511695). Sor Juana ha pasado a los anales de la historia como el gran fnix de Amrica. Desde su niez prodigiosa, en gran medida autodidacta, hasta su enclaustro en el convento de San Jernimo con la esperanza de proseguir sus estudios, nos muestran la peregrinacin de la monja en encontrar un lugar donde pudiera desarrollar su afn por conocer. Escribi una vasta cantidad de obras incursionando en varios gneros como el drama, la poesa, teatro, prosa, ensaystica, etc. Su elocuente Respuesta a sor Filotea de la Cruz (1693), en que defiende su derecho al conocimiento, es uno de los documentos primordiales de la lu cha por la soberana intelectual fe menina. “Los ltimos aos de sor Juana son particularmente intensos: es el dr ama de una mujer sola luchando contra los prejuicios de una sociedad dogmtica, intolera nte y que vea en el gesto de independencia

PAGE 38

32 de una religiosa algo nefando e inaceptable” (Oviedo 237). La penetr ante conciencia que tena sor Juana acerca de las forzadas restricci ones impuestas a la mujer por la sociedad y los hombres, hace de ella la primera protof eminista del Nuevo Mundo. Durante el siglo XVII la brillante voz de sor Juana fue la nica que pudiese ser contrapuesta e incluso pudiese sobrepasar la de innum erables autores masculinos. Despus de unos siglos en que slo algunas voces femeninas haban podido traspasar las barreras masculinas llegamos al siglo XIX en Hispanoamrica. Durante este siglo en especfico, las mujeres comienzan a adentrarse en el mundo pblico donde trabajaban como tabaqueras, textileras, costur eras, y aquellas de clase media se dedicaban a los problemas sociales y polt icos de sus respectivos pases En Buenos Aires, Lima y Santiago de Chile se comienzan a impartir c onferencias, a fundar sociedades y peridicos orientados esencialmente a la educacin de la mujer. A pesar de que la idea imperante an seguira siendo por varias dcadas que a las mujeres no les haca falta ni leer ni escribir, sino dedicarse a las labores del hogar, muchas mujeres comenzaron a ocupar posiciones literarias y social es de diversas ndoles. La chilena Rosario Orrego de Uribe (18341879) considerada la primera novelista, periodista y acadmica de Chile escrib i un largo poema, “La instruccin de la mujer”, que exiga la solucin de esta probl emtica (Flores & Flores 25). Igualmente en este siglo, vemos algunas de las mujeres que forjaron el camino para todas las voces que se recrearon en el siglo XX. La peruana Clorinda Matto de Turner (1852-1909) y la cubana Gertrudis Gmez de Avellaneda (1814 1873) van a ser detalladamente estudiadas en este proyecto pero hay que mencionar su importancia en el desarrollo literaria femenino. De la misma manera, la compatriota y amiga de Matto de Turner, la

PAGE 39

33 novelista Mercedes Cabello de Carbone ra (13491909), cultiv mayormente el naturalismo y el realismo; en su novela Blanca sol (1886) la autora nos indica desde el prlogo su intencin renovadora: “Siempre he credo que la novela social es de tanta o mayor importancia que la novela pasional. Estudiar y manife star las imperfecciones, los defectos y vicios que en sociedad son admiti dos, sancionados, y con frecuencia objeto de admiracin y de estima, ser sin duda mucho m s benfico que estudi ar las pasiones y sus consecuencias” (2). Cabello de Carbonera fue muy poco comprendida en su poca lo cual la hizo el blanco de fuertes crticas de los crticos masculinos e incluso de aquellas mujeres que la haban respaldado en un momento como su maestra Juana Manuela Gorriti (18181896) quien a su vez tambin fue una gran propulsora de las letras femeninas a travs de sus tertulias literarias. Otra gran escritora de este perodo es la bolivia na Adela Zamudio (1854-1928), escritora, pensadora, pintora, directora y profesora de la primera escuela laica en Bolivia quien describi adems con irritacin y a la vez compasin, la suerte de la mujer en el mundo masculino que le haba sido dado vivir. Por otro la do, la poetisa dominicana Salom Urea, poeta y pedagoga, hoy da es considerada como la figura central de la poesa lrica dominicana de medi ados del siglo XIX y de i gual forma, como una figura central en la innovacin de la e ducacin femenina en su pas. De la ltima dcada del siglo XIX al fi nal de la primera guerra mundial en 1918 se ve en Hispanoamrica en resurgimie nto de la poesa, ms conocido como modernismo13, y por primera vez en la historia, la madre patria se vea sobrepasada literariamente. A medida que esta explosin potica se hac a famosa a travs de poetas 13 Tradicionalmente se ha venido asociando el inic io del movimiento modern ista, a la publicacin, en 1888, de Azul de Rubn Daro, debido a la importancia del mismo en las literaturas hispanoamericanas.

PAGE 40

34 del calibre de Rubn Daro, tambin las muje res inundaron las prensas con sus poemas, y entre estas mujeres se destac an la chilena Gabriela Mi stral (1889-1957), la argentina Alfonsina Storni (1892-1938) y dos uruguayas, Delmira Agustini (1886-1914) y Juana de Ibarbourou (1895-1979). Todas ella s creadoras de una lrica profundamente personal que defenda su individualidad y que se rebelaba en contra de la sumisi n tradicional de la mujer. Despus de la primera guerra mundial en que el mundo queda sumido por primera vez en un estado de desolacin y desesperanza frente a aquello de lo que ramos capaces, la siguiente generacin de mujeres escritor as se ve obligada a adoptar una actitud ms realista ante la gravedad de la realidad circundante reflejado en la primera guerra mundial, la revolucin rusa, el fascismo, la guerra ci vil espaola, segunda guerra mundial. Una importantsima voz femenina fue la mexicana Rosario Castellanos (19251974) quien trato de combinar una perspectiv a filosfica con una mirada histrica bien fundada, tanto en sus novelas como en sus poe mas. Castellanos, se estableci como una estudiosa ntegra de la problemtica feme nina y en “Meditacin en el umbral” por ejemplo sugiere que no se ha encontrado la so lucin an para equiparar a los hombres y a las mujeres y que requerimos: “otro modo de se r humano y libre / otro modo de ser” (23). Otros nombres en la actualidad que tamb in son necesarios a destacar son la chilena Raquel Jodorowsky (1937), quien ha escrito sobre la guerra nuclear y la contaminacin del planeta como seal amenazante particularmente para mujeres y nios. Muchas poetas modernas piensan que los pr oblemas de la mujer deben verse en un contexto sociopoltico ms amplio, como por ejemplo la nicaragense Gioconda Belli (1948), quien fue combatient e de la revolucin sandinista de Nicaragua y se mantiene

PAGE 41

35 hoy da profundamente vinculada a la polti ca de su pas. Al mismo tiempo, otras escritoras importantes que han logrado trasgredir ciertos tipos de cnones masculinos a travs de su escritura son la escritora Elena Poniatowska ( 1932), la colombiana Laura Restrepo (1950), la chilena Isabel Allende (1942), la puertorr iquea Rosario Ferr (1938), la cubana Nancy Morejn ( 1944-), por tan slo mencionar algunos de los nombres ms conocidos de nuestros das. En los ltimos aos la literatura de mu jeres ha florecido intensamente tanto en Espaa como en Hispanoamrica. Infinidad de libreras, publicaciones y revistas de mujeres y para mujeres se han encarg ado de difundir y de sarrollar la obra femenina/feminista de ambos continentes. El camino que se ha recorrido desde las primeras poetisas espaolas y las primeras voces annimas de Hispanoamrica hasta el estallido de nuestros das, nos de ja bien ilustrado que a pesar de que los problemas de la mujer han cambiado radicalmente desde los inicios literarios femeninos hasta hoy, la mujer escritora no ha dejado de plasmar su pr otesta y ha dejado en el pasado, en muchas partes del mundo, el matrimonio forzoso y duran te la minora de edad, el confinamiento en los conventos, la negativa de educacin y voto, y se han adjudicada una posicin vital en cada uno de sus respectivos pases en cuanto a la literatura y a la so ciedad en general.

PAGE 42

36 ESCRITURA FEMENINA: UNA DIFERENCIA? Recently gender studies, and feminist criticism have focused on ‘reading for difference’, meaning the difference between female writers and male writers. Unique gender-based literary qualities are unquest ionable evident in the work of women of Spai n (as elsewhere) (Brown 21). Tenemos que partir del postulado de que la escritura femenina ha existido siempre desde que las mujeres comenzaron a escribir, si bien no es hasta el siglo XIX que la crtica comienza a ocuparse consecuentement e de ella. Este fenmeno se origina mayormente con la incursin masiva de las escr itoras en el orbe de la cultura y con la consagracin de stas por parte de la crtica. En la literatura espaola los nombres de Rosala de Castro, Emilia Pardo Bazn y Carolina Coronado, por slo nombrar algunas de las ms celebradas y en Latinoamrica Cl orinda Matto de Turner, Salom Urea y Gertrudis Gmez de Avellaneda toman un matiz crucial en el desarrollo de las letras femeninas. De todos modos el siglo XIX es el momento en el que las escritoras conquistan un lugar importante lo cual coincidi con el cam bio de una sociedad cultural de lite a una sociedad de masas. La crisis del papel del intelectual y la presencia de un pblico popular, en el que abundan tambin las mujeres, son las principales causas de la presencia masiva de escritoras en gneros importantes de la literatura. De esta popularizacin que alcanza la produccin femenina en Espaa y Latinoamrica pudiramos establecer una correlacin entre las relaciones que las escr itoras establecen con el pblico femenino, el cual se haba convertido en por cin imprescindible de los lector es/as. Las escritoras se encargan de temas propios que haban vivido personalmente como es el caso del divorcio

PAGE 43

37 por ejemplo, y logran representar de mejo r manera que los escritores hombres, las emociones y los afanes de las clases popul ares, fundamentalmente el pblico femenino. En este sentido las escritoras de ambos lados del Atlntico se iden tifican con una nueva literatura que trata de crear nuevos gneros li terarios, como la novela por entregas, y la novela de denuncia, tanto de la condicin feme nina como la de otros grupos sociales marginados, como es el caso de Aves sin nido la escritora peruan a Clorinda Matto de Turner. A partir de todos estos cambios que comienzan a ocurrir mayormente en el diecinueve se evidencia una necesidad de una lectura diferente a la tradicional que hemos tenido por dcadas de la literatura escrita por mujeres. El debate que se ha generado, principalmente en las ltimas dcadas del pasado siglo, acerca de la existencia o no de una escritura innatamente femenina, ha sido el emental en el establecimiento de algunas pautas importantes en el desa rrollo de teoras femeninas y/o feministas de estudio de los textos escritos por mujeres. A pesar de que los crticos/as no est n todos de acuerdo en esto, s parece haber un consenso extenso en que las mujeres parecen revelar una marcada diferencia con respecto al hombre en cuanto a la eleccin de los temas y la forma en que desarrollan a sus person ajes psicolgicamente (Brown 21). No obstante, segn Carmen Ferrero-Pino al reconocer que existe una ‘diferencia’ no podemos caer en el esencialismo tradiciona l que designaba a las mujeres con actitudes inherentes ante su propia vida y su forma arts tica de expresarlas (7). A partir de esta necesidad de proclamar una distincin o qui zs tan slo un lugar importante para la mujer, naci el movimiento feminista fundame ntalmente en el sigl o XX. El feminismo nace a partir de la conciencia que comi enzan a tomar las mujeres acerca de las

PAGE 44

38 desigualdades sociales, econmicas, polti cas y tambin culturales causadas por los sistemas imperantes patriarcales. Las te oras feministas – las cuales no pueden ser agrupadas bajo el monto de una sola teora cuestionan la relaci n entre sexo, sexualidad, y el poder social, poltico y econmico. “La di versidad de puntos de vista sobre el significado tanto de la palabr a Crtica, como del vocablo feminista, ha contribuido a obstaculizar el hallazgo de una definicin acepta ble para todas las posiciones” (Mora 2). De acuerdo a la Dra. Madeline Cmara de la Universidad del Sur de la Florida, al hablar de feminismo y crtica feminista, de bemos prestar cuidadosa atencin a la hora de establecer una diferenciacin entre la crtica social feminista, la cual es la ideologa y la poltica, y la prctica de la cr tica literaria feminista, que atiende a cmo estas ideologas y prcticas modelan los textos literarios. La base de la conciencia que tienen ambos sexos acerca de la discriminacin social y co mo ellos “deben” comportarse de acuerdo a las normas establecidas por el or den patriarcal, forma parte de la propia identidad que nos hemos forjado a travs de los si glos como mujeres y hombres. El feminismo ha sido una de las te oras recientes de mayor poder de transformacin en todos los campos del saber, y muy especialmente en las Humanidades. La perspectiva de g nero ha afectado profundamente la teorizacin del psicoanlisis, la historia, la filosofa, el lenguaje y las artes, paralelamente a la (lenta y difcil) revolucin social que el feminismo ha supuesto en las sociedades en que se desarrolla (CarreraSurez 1). La historia de lucha por la consolidac in de una identidad no ha sido una tarea nada fcil en el entorno poltic o, y a la vez ha traspasado al m bito literario a travs de la pluma de muchas escritoras. A pesar de ca si nunca se menciona la presencia de la

PAGE 45

39 novelista espaola Mara de Za yas (15901660) sta fue la primera mujer novelista de Espaa y adems fue de las primeras en expresar claras ideas feministas14. Sin embargo, el movimiento feminista reclama como uno de los primeros testimonios de la voz pblica de la mujer a Olympe de Gouges en 1791 con su “Declaracin de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana”, donde expresa clar amente el derecho de la mujer como ciudadana. Igualmente, el trabajo de Mary Wollstonecraft Vindicacin de los derechos de la mujer es uno de los pocos escritos ante s del siglo XIX que puede ser llamado feminista sin temor a una ambigedad.15 Del mismo modo, durante principios del siglo XX encontramos a dos escritoras que marcaron el devenir del feminismo per se La primera es Virginia Woolf (1882-1941), quien escribi A Room of One’s One (Una habitacin propia ) en 1929 y su frase clebre de “a woman must have money and a room of her own if she is to write fiction” de j huellas en las escritoras que vendran posteriormente a labrar sobre sus cimientos. De manera similar otra personalidad suma mente primordial de este perodo fue Simone de Beauvoir (1908-1986) quien re volucion el mundo femenino y tambin masculino con la publicacin de su libro El segundo sexo en 1949. Simone de Beauvoir propuso en su libro que muchas de las caract ersticas que presentaban las mujeres no les venan dadas de su gentica, sino de cmo haban sido educadas y socializadas, su famosa frase “no se nace mujer, se llega a se rlo”, abri el camino a muchas de las teoras 14En los prefacios a sus Novelas amorosas ejemplares (1637, 1647), condena la doble norma, aconseja a las mujeres que sientan el orgullo de su sexo y exige “igualdad de derechos”. Las mujeres estn lejos de ser estpidas, sino qu, “en empezando a tener discurso las nias, pnenlas a bordar y hacer vainicas... Si nos dieran libros y preceptores, furamos tan aptas para los puestos y las ctedras como los hombres y quizs ms agudas”. 15Este trabajo presentaba, bajo estndares modernos, un a metfora de la mujer como nobleza, lite de la sociedad, mimada, frgil y tendiente a la pereza intel ectual y moral, que a grandes rasgos podra sonar como un argumento masculino. Sin embargo, Wollstonecraft crea que ambos sexos haban contribuido a esta situacin y tomaba por sentado que la mujer tena poder considerable sobre el hombre.

PAGE 46

40 feministas que vendran despu s. Las escritoras que nos ocupan en este trabajo de diversas maneras se encargaron de apoyar y ci mentar estas ideas femeninas / feministas en sus respectivos momentos y pases, sin dejar de lado sus aspiraciones personales de triunfar en un medio mar cadamente patriarcal. Las teoras feministas se agrupan bsi camente en tres grandes grupos que a amplios rasgos, tratan de reunir algunos objet ivos y directrices en comn. El primer grupo se enfoca sobre todo en las teoras que tienen un eje existenc ialista, las cuales incluyen las teoras sicoanaltica y el femi nismo francs. Un segundo grupo se encarga de definir o establecer cierto canon de literatura femenina, sea buscando una reinterpretacin o una revisin de la literatura patriarcal en este enfoque tenemos mayormente al feminismo liberal y la ginocrtica. El lti mo grupo rene las teoras que de una manera u otra se enfocan en las dife rencias sexuales entre los sexos y la poltica sexual que acontece en el mundo, en este terc er grupo podemos incluir a las teoras que se encargan de estudios de gnero, estudios lesbianos, feminismo cultural, feminismo radical, y feminismo materialista o socialista (Selden 132-6). La estudiosa Gabriela Mora, en su artc ulo “Crtica feminista: Apuntes sobre definiciones y problemas” nos propone cmo: “las feministas luchan por construir un sistema que reconozca ‘el estatus diferencial, pero no jerarquizante’ de la oposicin que presentan los sexos” (4). Mora a su vez, trat a acerca de la preferencia de las mujeres por ciertos temas como el matrimonio desgraciado, el suicidio femenino y el encierro forzoso que formaban parte de la vida real de muchas de estas mujeres. Sin embargo, estos temas no debemos verlos solamente como parte del esencialismo que rodeaba a la mujer, el que le tocaba ‘por naturaleza’, si no a la manera en que la socied ad patriarcal enfocaba y rega

PAGE 47

41 la ‘vida’ femenina. “La temtica en las obr as de las escritoras es herramienta para desconstruir la visin simplista y dual que el hombre casi siempre ha dado de la mujer (Ferrero-Pino 8-9). Las mujeres escritoras, no por ser natura l sino por ser el mundo al cual estaban destinadas, obviamente se interesan por e xpresar las preocupaci ones y ambiciones que iban ms all de la tradicin patriarcal im puestas desde las cuatro paredes a las cuales estaban relegadas. De aqu nace especfi camente ese deseo de liberacin y desahogo que hemos podido observar abunda en la literatura femenina. Desde las primeras voces que pudieran ser consideras como protofeministas de la sin par Sor Juana Ins de la Cruz en el siglo XVII hasta nuestros das la mujer se ha encargado de plasmar su descontento y su anhelo por algo superior. Las mujeres, cuando escriben sobre mujeres, suelen utilizar la forma epistolar, la autobiografa o las memorias; a travs de estos gneros se centran en un tema y un contexto que se hagan idneos para expresar todo aquello qu e quieren decir. Hoy da los estudiosos coinciden en que las obras de muje res se distinguen por su autenticidad a la hora de tratar la identidad, aunque esto sea hecho a travs de un di scurso mediado. La terica estadounidense Elaine Showalter (1941), una de la s figuras ms importantes en el debate de la diferencia femenina, nos propone el estudio de diversos modelos tericos feministas que se esgriman para examinar la diferencia en la escritura de la mujer y no caer en la reduccin obligatoria de ciertas corr ientes crticas. Segn Showalter hay cuatro modelos de diferencia en la actualidad cuando hablamos de las teoras sobre la escritura femenina; stos son: biolgico, li ngstico, sicoanaltico y cultural16. 16 biolgica : anatoma es textualidad –biocrtica feminista. Relacionado con las maneras en que las mujeres conceptualizan sus cuerpos y sus funciones sexuales y reproductivas respecto a la escritura.

PAGE 48

42 Al tratar de referirnos al estilo de la escritura, es sumamente debatible que exista una forma de escribir innatamente “femenin a”. A pesar de que la obra de Gilbert y Gubar con su famoso The Madwoman in the Attic (1979) puede parecer a algunos crticos como anticuado y un poco restrictivo, es importante destacar que muchas de sus proposiciones son bsicamente correctas en cu anto a las mujeres del siglo XIX a las que ellas se refieren. Las dos au toras ilustran que la escritora ha tenido que reprimir su voz durante siglos y que al decidirs e a “hablar” a travs de la pluma, se ha visto obligada a permitir que el discurso convencional medie su propia voz. Al hablar de ‘madwoman” encerradas en un tico, ellas exploran la rest ricciones impuestas a las mujeres por parte de los hombres y de una sociedad que restringa sus roles privados y profesionales. En la reexaminacin de estas escritoras anglos ajonas, ellas argumentan que la “locura” utilizada por las autoras y por la sociedad se convirti en un recurso metafrico para indicar represin de la rebelda femenina y la rabia haciendo uso del trmino de Nelly Richard. Por lo tanto, a travs de todo este jue go de la mujer escritora por encontrar su propio espacio y su voz, se cr ean varios niveles de signifi cado que puede ser concretado en cualquier discurso femenino. Como lectores se nos da la tarea de saber dialogar con la doble voz que las mujeres han tenido que uti lizar para adaptarse y adentrase en las expectativas sociales y masculinas. Sin embargo, con una lectura cuidadosa, nos lingstica : diferencias entre el lenguaje del hombre y la mujer; dentro de la academia o algn otro que rompa el establecido para tener uno propio. sicoanaltico : ubica la diferencia de la escritura femenina en la psique de la autora y en la relacin del gnero con el proceso creativo. Influencias de Lacan y Freud con conceptos de la envidia del pene, el complejo de castracin y la fase edpica que define n “la falta” asociada generalmente con lo femenino. cultural : incorpora ideas acerca del cuerpo de la mujer, del lenguaje y psique, pero las interpreta en relacin con los contextos sociales en que ocurren. (ms completa). La teora de la cultura femenina reconoce que hay diferencias entre las mujeres escritora sclase social, raza, nacionalidad, e historia que pueden ser tan determinantes como el gnero.

PAGE 49

43 percatamos que a travs de esta doble voz, la escritora a su vez esta subvirtiendo ese mismo discurso. No obstante no podemos reduc ir esa doble voz a solamente las mujeres pues a travs de los aos hemos reflexionado ace rca de la existencia de la misma en todos los grupos que de una manera u otra ha n sido marginados y discriminados, siendo hombres o mujeres por igual. Por siglos ha sido cierto que las mujeres han tenido que enfrentarse a ms prejuicios sociales y cu lturales que los hombres, pero tambin los hombres han hecho uso de aquello que G ilbert y Gubar usaron, llamado palimpsestos17, para trasmitir sus ideas de manera indire cta cuando han sido oprimidos por medio de un gobierno o un impedimento cultural o social. Por dcadas ha existido una falta de un sistema lo suficientemente coherente como para poder aplicarlo a la narrativa fe menina hispnica en general, sobre todo cuando nos referimos al estilo de las escritoras que tratamos de concentrar en este grupo. Al tratar de entender la literatura hispana nos damos cuenta que es absurdo tratar de agrupar a las escritoras bajo una misma etique ta o tratar de evalua rlas a travs de una misma medida terica. A pesar de que toda s las escritoras comparten fundamentalmente el mismo idioma castellano, cada una de ella s responde a un lugar, momento, clase social y raza determinada que las determinan como individuos con particularidades muy bien definidas y diferentes. Las dismiles corrientes y escuelas femini stas han propuestos va riadas estrategias a la hora de analizar el discurso femenino. La terica Toril Moi en su libro Teora 17 Hacemos uso del trmino palimpsesto en el sentido que le es dado por Sandra Gilbert y Susan Gubar del estudio de la escritura femenina en The Madwoman in the Attic. Nos referimos a la tcnica de superponer un mensaje a otro de manera que el ms evidente esconde al menos evidente, el cual es fcilmente reconocible por aquellos que saben algo de asunto en referencia. Este trmino es usado comnmente en la crtica feminista pero tambin es asociado con todo tip o de literatura producida por escritores que forman parte de las clases marginadas.

PAGE 50

44 literaria feminista brinda un buen sumario de las dos corr ientes principales de la “teora” feminista: la anglosajona y la francesa. Aunque ambas son divididas para un mejor alcance, existen diferencias entre las mismas exponentes de cada una y entre las dos directrices a la hora de acerca rse al estudio de la escritur a femenina. Por otro lado, la meta comn que agrupa a todas estas gran de fensoras feministas y/ o feministas es la necesidad y el deseo de otorgarle a la escritu ra femenina el lugar que se merece dentro del canon literario. Por un lado, las francesas, entendindose las ms cruciales Simone de Beauvoir, Julia Kristeva, Hlne Cixous y Luce Irigaray, es tn ms inclinadas hacia el psicoanlisis y la relacin textual con el cuerpo de la mujer. Distintamente, las angloamericanas, incluyendo en este grupo a las voces ms pblicas Kate Millett (1934 ), Sandra M. Gilbert y Susan Gubar, prefieren: “un rescate de la literatura femenina oculta bajo una tradicin masculina dominante, es decir, escrib ir la historia en fe menino” (Ferrero-Pino 12). A partir de todo este debate acerca de la literatura por parte de las mujeres femenina han nacidos ciertos conceptos o r ubricas tericas que pueden ayudar en el estudio de la literatura de mujeres. Del la do francs uno de las ms conocidas es Hlne Cixous quien acu su concepto de “criture f minine”, lo cual si gnifica literalmente escritura femenina, la cual promueve la expe riencia femenina y sus propios sentimientos hasta el punto de fortalecer su trabajo, en es te caso su escritura. “Woman must write her self: must write about women and bring wo men to writing, from which they have been driven away as violently as from their bodies. criture fminine places experience before language, and privileges the anti-linear, cyclical writing so often frowned upon by

PAGE 51

45 patriarchal society” (cit. Moi 160). Asimismo, otra de las grandes del feminismo francs Luce Irigaray desarrolla una crtica que se opone a la “lgica de lo mismo”o phallogocentrism lo cual es un concepto que expresa cmo la divisin usada por la sociedad en dos categoras, hombre y mujer, son en realidad una sola: hombre pues l es el que se convierte en un referente (lo que es denotado por una palabra o smbolo) universal. Su objetivo principal es crear dos trminos que sean igualmente positivos y autctonos y que reconozcan los dos sexos no solamente uno. Igualmente, es importante mencionar el trab ajo de la terica Julia Kristeva quien enfoca su inters en los efectos subversivos de l lenguaje: “it is probabl y necessary to be a woman (ultimate guarantee of sociality beyond the wreckage of the paternal symbolic function, as well as the inexhaus tible generator of its renewal, of its expansion) not to renounce theoretical reason but to compel it to increase its power by giving it an object beyond its limits” 18(146). La semitica de Kristeva tiene elementos interesantes que la resaltan en el mundo masculino estructuralis ta imperante. Ella trata de producir un discurso que confronta lo establecido y que por lo tant o siempre est en proceso cambiante. De igual modo, cree que en vez de aceptar la ideologa que se nos es dada, tenemos que adoptar una posicin de crtica analtica “el lengu aje es, pues, para ella, un complejo proceso significativo, ms que un sistema monoltico” (Moi 60). Por otro lado, una de las vertientes ms importantes para nuestro trabajo perteneciente al mundo anglos ajn se deriva del trabajo de Elaine Showalter y su concepto de la ginocrtica. Pa ra la terica estadounidense el gran problema que encuentra es la falta de una tradicin lit eraria femenina del cual las mujeres escritoras puedan hacer 18 Kristeva, Julia. “From One Identity to Another” Desire in Language: A Semiotic Approach to Literature and Art

PAGE 52

46 uso. Por esta razn, las nuevas generaciones de escritoras se enfrentan a una falta de identidad colectiva pues es interrumpida por la carencia de historia que las una. En su libro A Literature of their Own: British Women Novelists from Bront to Lessing trata de revivir una tradicin de la literatura inglesa, estableciendo una divisin de la literatura fraccionada, pero a la vez conectada. La di visin propuesta por Showalter enmarca tres etapas principales: la primera etapa ha sido llamada ‘imitacin’19, y est centrada mayormente en los aspectos femeninos; la segunda de ‘protesta’20, fundamentalmente feminista y la tercer a ‘autodescubrimiento’21 centrado en la mujer per se A partir de este estudio de la literatura inglesa la terica estadounidense define dos modalidades para las crticas feministas: la mujer como lectora y la mujer como escritora La primera modalidad es ideolgica y of rece lecturas feministas de textos que analizan las maneras en que la mujer ha sido re presentada en la literatura, las omisiones y los falsos conceptos acerca de la mujer en la crtica. Este encuentro con la literatura ha sido llamado ‘lectura feminista’ o ‘crtica fe minista’ y es un modo de interpretacin que se puede aplicar a cualquier te xto. Esta modalidad en especial se ocupa de la literatura escrita por hombres, un tipo de crtica que “es una investigacin f undada histricamente que examina las presunciones ideolgicas de los fenmenos literarios” (Showalter, Towards 25). Por otro lado, la mujer como escritora plantea que la crtica feminista paulatinamente ha trasladado su centro de lecturas revisionistas a una investigacin 19Segn Showalter la fase femenina se extiende fundamentalmente desde 1840 hasta 1880. Este perodo se caracteriza por la imitacin de las caractersticas principales de la tradicin dominante. 20La segunda fase, fase feminista, ocupa desde 1880 hasta 1920 y la lucha principal femenina se relaciona con la obtencin al derecho al voto, lo cual les permite rechazar la comodidad de escudarse tras la feminidad que las rodea y que la sociedad les adjudica. 21 Fase de la mujer y comprende los aos de 1920 en adelante. En este perodo en particular las mujeres rechazan y protestan las formas de dependencia y se enfocan en la experiencia femenina como una fuente de un arte autnomo, extendiendo el anlisis feminista de la cultura a las formas y tcnicas de la literatura.

PAGE 53

47 mantenida por la literatura de mujeres. Al trat ar a la mujer desde su posicin de escritora y no slo de lectora ha tenido que subrayarse la falta de un trmino adecuado para este estudio por lo cual, Showalter propone el trmino ‘ ginocrtica ’. En el estudio de la ginocrtica como teora literari a figuran: “la historia, temas, gneros y estructuras de la literatura escrita por mujeres; as como de la psicodinmica de la creatividad de la mujer” (Showalter, Towards 25). La ginocrtica ha abierto la posibilidad a nuevas interpretaciones y nuevas lecturas de la escritu ra hecha por mujeres, el ver la obra de las mujeres como un sujeto primario, fuerza a un nuevo punto de vista conceptual y redefine la naturaleza del problema te rico. En las mismas palabras de la terica: “(…) the program of gynocritics is to construct a fema le framework for the analysis of women’s literature, to develop new models based on the study of female experience, rather than to adapt male models and theories” ( New 131). El objetivo de la gi nocrtica es entender la especificidad de la escritura femenina no como el producto del sexismo, sino como un aspecto fundamental de la realidad femenina. Esta teora trata de reconocer que hay grandes diferencias entre las mujeres escritoras como raza, nacionalidad, clase so cial y su propia vida, y que no pueden ser solamente agrupadas en un mismo cuerpo, pe ro a la vez Showalter nos indica que: “women’s culture forms a coll ective experience within the cu ltural whole, an experience that binds women writers to each other over time and space” ( New 260). Para analizar la obra desde el punto de la mujer como escrit ora, entonces tenemos que ahondar en sus races, su nacimiento, su clase social, su vida, etc., para asomarnos un tanto a la especificidad de su obra.

PAGE 54

48 Al tratar todas estas teoras femi nistas, tenemos que tomar un segundo y preguntarnos hasta que punto podemos aplicar teoras fran cesas y anglosajonas a las obras de las escritoras hispanas. Tenemo s que tener en cuenta que las teoras desarrolladas por mujeres de pases como Fran cia, Inglaterra y Esta dos Unidos no tiene el mismo marco psicolgico, econmico y poltic o que aquellas mujeres escritoras de Espaa y Latinoamrica que nos ocupan en es te trabajo. Segn Debra Castillo: “(…) it would be a grave mistake to appropriate Woolf (and implicitly, we might add, de Beauvoir or Julia Kristeva or Helene Cixous or Showa lter or any other theorist) uncritically for a Latin American (o espaola) critical practice”. La razn por la cual no podemos hacerlo de acuerdo a Castillo, es que: “…her theories and her conclusions derive from specific conditions that may not be duplicated in Latin America, where circumstances of race, gender, class, and cultural relationships exist which may not obtain in the Anglo-Fren ch sphere” (Talking Back xvii). Si atendemos a esta problemtica y cont extualizamos estas propuestas tericas, pensamos que podemos aplicarlas a la literatura escrita por mujeres de l siglo diecinueve. No obstante, a pesar del cuidado que debemos tener al hacer uso de las teoras feministas en un estudio de escritoras espaolas y lati noamericanas del siglo diecinueve cuando an la palabra feminismo estaba slo en semillas nacientes, no podemos dejar de enfatizar su utilidad a la hora de enmarcar las problem ticas contra las cuales se unieron estas escritoras y las caractersticas propias que las diferencian unas c on otras. Las novelas que nos interesan en este estudio presentan la actitud de cada una de estas escritoras frente a los temas que les interesaban y con los cuales tenan que lidiar. Muchos de estos escritos revolucionaron la escritura femenina sea de forma directa o haciendo uso de un

PAGE 55

49 doble discurso, para retratar la situacin de la mujer de cimnica en cada uno de los respectivos pases que nos incumben. Cada una de las teoras feministas puede ser de gran utilidad, siempre y cuando sepamos aplicarlas con una conciencia de las idiosincrasias respectivas de las narradoras hispanas y sus pertinentes contextos socioculturales. Dentro de las diferencias que obviamente podemos encontrar entre las escritoras hispanas y las de otros pases, no podemos borrar las indiscutibles similitudes que nos permiten aplicar estudios tericos desarrollados por otras mujeres a los textos escritos por mujeres de cualquier pas o cualquier poca. La intencin de este trabajo es traer a colacin esos rasgos comunes que proponemos los cuales son: los temas que comparten sus novelas, los recursos retricos utilizados por las tres intelectuales, la mirada autobiogrfica que permea sus escritos, la re invidicacin de los personajes femeninos y masculinos en ciertos casos y entre Gmez de Avellaneda y Matto de Turner, la doble colonizacin a que se enfrentan en contraste a la literatura de la es critora espaola Fernn Caballero. Estos ejes comparativos unen a Cecili a Bhl de Faber, Gertrudis Gmez de Avellaneda y Clorinda Matto de Turner, quienes por razones de clase, pas de origen e incluso la propia existencia que llevaron, tambin nos permiten ver cuan diferentes fueron sus experiencias y su maneras de expr esarlas a travs de la pluma. Desde una ptica actual y con un acceso mucho mayor que antes a los escritos de estas cruciales mujeres, nos atrevemos a darles una perspe ctiva comn y una mirada femenina a sus retoos literarios.

PAGE 56

50 “No, Fernn: nadie ha pintado con tanto aci erto la vida ntima, las escenas del hogar domstico, las costumbres populares. Nadi e ha comprendido tan bien como Vd. el mrito de acciones que pasan desapercibidas, la razn de ciertas prct icas, la filosofa de ciertos dichos vulgares. Cua ndo nos pinta Vd. una escena terri ble, ¡qu ms terrible que sus descripciones!... (…) En medio de estas escenas viene a sorprendernos un pensamiento de alta esfera, lleno de filosof a de profunda moral y de l puro espritu del Evangelio. Y ese pensamiento es tan natural y se deduce tan lgicamente, y estaba tan cerca de nosotros, y nosotros ¡ciegos!, no lo ve amos... Pero Vd. lo descubri con su vista de guila y del caos brot la luz y de la piedra rida salt un raudal...” (Antonio Cavanilles, Prlogo a Lgrimas: novela de costumbres contemporneas (1862)

PAGE 57

51 CECILIA BHL DE FABER: VOZ DEL NGEL ESPAOL Cecilia Bhl de Faber (Suiza, 17961877), jug un papel clave en la narrativa hispnica decimnica. Durante el pasado sigl o fue considerada como la impulsora de la renovacin de la novela espaola, la cual hab a perdido parte del brillo que la haba hecho resaltar durante la Edad de Oro espaola. Doa Cecilia es una escritora ms conocida bajo el seudnimo de ‘Fernn Caballero’ bajo el cual dio a luz a la mayora de sus obras. La vida de la escritora, sus relaciones familiares, su tres matrimonios y su gran amor, su labor como ‘escritora profesional’, etc., son elementos cruciales a la hora de adentrarnos en un estudio sustancial de su obra literaria. “(…) De cuanto s temas de historia hispnica moderna conozco, ninguno tan arduo como el estudio de Fernn Caballero: figura inquietante y elusiva si las hubo, nunca ha permit ido ni una biografa satisfactoria (…) ni menos un estudio claro que permita inscribir sus ciertos logros en el mbito de la poca” (Montesinos viii). Cecilia Bhl fue la hija de Juan Ni cols Bhl, un hispanfilo alemn que mantuvo una posicin de cnsul hansetico en Cdiz. La influencia paterna ha sido estudiada profundamente por mltiples crticos pu es la voz de Nicols se ha podido sentir a travs de los personajes y la misma vida de Caballero. La escritora Luca FoxLockert argumenta: “although her father was an intell ectual, he thought that his daughter’s interest were foolish and that they took away time that C ecilia could use in sewing and other pursuits” (Heinermann cit. Fox-Lockert 36 ). Sin embargo, otros investigadores de la vida y obra de Bhl de Faber, como Javier Herrero, han visto en esta misma proposicin el deseo de Juan Ni cols de “evitar que su hija se convierta en una mocita

PAGE 58

52 sabionda y pedante” (102). Herrero discute que esta preocupacin paternal se limita principalmente a los primeros aos de Ceci lia pues dcadas ms tarde el mismo Juan Nicols tratar de publicar vari as obras de su hija y se da r a la tarea de recopilar y conservar muchos de sus escritos. De igual manera, la influenc ia de su madre, doa Frasqui ta Larrea, quien traduca a Byron y a Mary Wollstonecraft, an hoy sigue siendo estudiada con un afn de entender si Bhl acept o rechaz estas ideas maternales en cuanto a la literatura y la posicin de la mujer en la sociedad. Este argumento pr ecisamente sobresale a raz de la separacin entre madre e hija ya que la madre no puede s oportar la vida en Alemania y se marcha a Cdiz dejando a Cecilia con su padre. Es ta dura separacin materna dej marcadas huellas en la nia Cecilia que se ven posteriormente grabadas en su vida privada y en su obra literaria (Herrero 40-56). El mundo de la escritora se debati ra siempre entre las ideas progresistas de la madre y aqullas conservadoras del padr e: “Fernn Caballero crece entre los entusiasmos medio histricos de su madre y la hostilidad inicial de su padre, poco tolerante de la bachillera femenina, actitud que segn parece, se fue dulcificando con los aos” (Montesinos 5). Debido a la ocupacin del padre, la familia Bhl viaj por innumerables ciudades de Espaa y otros pases europeos, y esto se puede apreciar indudablemente en las numerables descripciones geogrficas y aut ctonas que hace Cecilia en infinidad de obras. En la misma medida en que estas ansias viajeras marcaron su obra, la aficin a las letras que gozaba el matrimonio Bhl-Larr ea tambin era compartida con sus hijos lo cual estamp sellos distintivos en la escrit ora y lo que posteriormente veramos en su escritura. Este incesante viajar adems acarre problemas con el lenguaje pues la

PAGE 59

53 escritora tardara muchos aos en domina r los idiomas con los cuales escriba sus composiciones: “Ni su dominio del espaol pa rece que fuera en un principio muy seguro. Cierto es que lo mismo le ocurra con las otras lenguas de que hubo de valerse” (Montesinos 3). Por otro lado, la vida romntica de Cec ilia no fue de las ms afortunadas, puesto que atraves vastas dificultades econmicas y sentimentales con sus tres matrimonios y con su familia. Su primer casamiento se ll eva a cabo cuando la escritora apenas contaba con veinte aos al regresar la familia a Cdiz para instalarse all nuevamente. Es aqu donde conoce al capitn Antonio Planels Baja rd quien: “parece ha ber sido un perfecto ejemplar del tipo de oficial vano, soez y tarambana que en alguna ocasin produce la vida de guarnicin” (Herrero 86). Despus de tratarse por slo ocho das contraen matrimonio y la joven Cecilia tiene que abandonar Espaa para acompaarlo a Puerto Rico. Durante su estada en la isla Bhl de Faber comienza a coleccionar cuentos y tradiciones populares puertorriq ueas, lo cual se convertir a en una aficin que no la abandonara jams y que se puede apreciar a os ms tarde en obras como Cuadros de costumbres populares andaluzas (1852). De esta poca es conocido que Cecilia sufri graves amarguras y fue muy desgraciada pues el misterioso, casi desc onocido esposo, se dedicaba a jugar con el dinero familiar y a maltratarla todo lo posible (Herrero 86). Al mo rir su primer esposo regresa a Espaa y all reanuda las relaci ones que haba mantenido con Don Francisco Ruiz del Arco, marqus de Arco-Hermos o, quien sera su segundo marido. Estas segundas nupcias le proporcionan: “un perodo de completo xito y gran felicidad (…) como fruto de su contacto con un mundo nue vo, el mundo del campo andaluz y la alta

PAGE 60

54 sociedad Sevillana, (…) [donde] se va gesta ndo su obra literaria” (Herrero 148). Esta etapa con Arco-Hermoso es trascendental en el proceso y establecimiento de Cecilia como escritora y como mujer; en los ltimos aos con el marqus vemos como sta se debate contra las enfermedades de su marido y como a la muerte de ste, despus de trece aos juntos, la escritora se ve sumida en la ms absoluta ruina (Herrero 1889). Despus de la muerte del marqus de Arco-H ermoso, los expertos de la vida de la escritora no coinciden unnimemente en lo oc urrido. Unos piensan que la escritora se haba encerrado en su casa abrumada por el dolor, otros corroboran la existencia de un viaje a Inglaterra, Irlanda y Escocia para alejarse de los problemas familiares y econmicos contrados a la muerte de su es poso (Herrero 190). Asimismo, el escritor Theodor Heinermann, el escritor que ha co mpilado el mejor y ms completo estudio biogrfico acerca de la escritora, slo se limita a presentar la discordancia sin tomar partido en una direccin u otra. El estudioso Javier Herrero por su parte, arguye: “no slo que tal viaje se efectu, sino tambin su itinerar io y la importancia que tiene (…)” (190). Este viaje presenta aspectos sumamente signific ativos en la vida sentimental y literaria de Bhl de Faber pues durante el recorrido sucede “el episodio Cuthbert”, el cual marca un momento crucial en la vida amorosa de la escritora; asimismo, las cartas que Cecilia escribe durante viaje, las cuales haban si do guardadas por su ma dre, sern publicadas aos ms tarde como artculos indicadores de las descripciones de estas regiones. En este viaje conocido o desconocido, justamente durante su estancia en Inglaterra, Cecilia conoce al joven Federico Cuthbert quien se convierte en un amigo y luego en su ms grande amor. Segn Herrero slo se conservan cinco cartas que le escribi Cecilia a Cuthbert dur ante esta tormentosa relacin, pues aparentemente las de l

PAGE 61

55 han desaparecido completamente (203). A tr avs de estas prueba s epistolares somos testigos de la manera en que este amor evolucion, desde la s muestras incipientes de una atraccin hasta la despedida abrupta con que se marcha la escritora y su reaccin ante lo que ella considera ha sido un desatino y casi una prdida de su digni dad y su valor. En 1837, Cecilia contrae matrimonio por ltima vez con un pintor llamado Antonio Arrom de Ayala, con quien tampoco ve ra realizada una felicidad duradera. Este tercer matrimonio ha sido debatido vastamente por sus circunstancias extraordinarias. La diferencia de edades entre Cecilia y Antonio era de diecisiete aos y aparentemente el motivo principal de esta unin por parte de la escritora fue la compasin que senta por el joven, quien haba jurado que morira sino se casaba con la marquesa (Heinermann 44-5). Durante estos aos se convierte en “mad re y esposa” del joven Arrom y hace todo lo posible por establecerlo debidamente en la sociedad en que se desenvuelven. Se trasladan a numerosos lugares, y entre las tormentas cotidianas logra establecer una relativa armona con sus familiares, amigos y su mismo esposo. Sin embargo, la vida le deparaba an un golpe cruel, pues el catorce de marzo de 185 9 Arrom se dispara un tiro en Blenhein Park (Herrero 270). Este doloros o embate de la vida da lugar a la ltima etapa de la vida de Cecilia, un lapso lleno de dolor y aceptacin de su destino pero a la vez de un entraable estado de armona consigo misma y con la sociedad que ya la reconoca como una verdadera escritora. La escritora muere, admirada y tranquila, en 1877. La carrera literaria de Cecilia se inicia muy lentamente y con escaso reconocimiento por parte de ella misma que en los inicios slo ve en la circunstancia de ser escritora, una posibilidad de salir de las dificultades econmicas en las que con

PAGE 62

56 frecuencia se ha encontrado. Igualmente, el de seo de escribir se convierte en una manera de concretar las memorias y los momentos arduos de su vida, transfigurndose en su manera de lidiar con la soledad y la trist eza de sus momentos ms crticos. Por otro lado, podemos decir que con Cecilia Bhl de Fabe r, renace la novela espaola moderna, hacindose bautizar como el primer eslabn de la novela realista que conectara su obra con otras obras de significativa notabilidad. Segn Jos Mara Asencio en su prlogo a la novela La familia de Alvareda Cecilia es la creadora de la novela costumbrista en Espaa y su mxima siempre fue: “una novela no se inventa, se observa” (3). La obra narrativa de la escritora est n timamente conectada con su propia vida y este aspecto se puede ver fundamentalmente en todos esos elementos autobiogrficos en los cuales haremos hincapi en el transcurso de este estudio. En sus obras de ficcin, sus novelas, cuentos y algunas poesas Cecilia tr ata de defender ciertas ideas tradicionales que respondan a sus directrices morales y espirituales. “La digr esin y el sermoneo interrumpen a menudo la ilusin novelesca, nos vuelven a arrancar a la atmsfera en que nos habamos adentrado” (Montesinos 94-5) De este modo, sus obras y su propsito didctico-moral ha dado lugar a una aguda crtica debido a ese intenso deseo de aleccionar en sus obras y de defender lo trad icional espaol. Segn el estudioso espaol Castro Calvo en el estudio preliminar a las obras completas de Bhl de Faber, es una: “lstima que el continuo sermoneo en muc hos momentos enmascarase y desfigurase hechos y cosas palmarias. (…). Hubiera ganado mucho, aligerada de este peso de doctrina, a veces pueril y oo, dejando escuet o el perfil de la accin, sin ms poesa que los trazos realistas tan bien realizados (9). No obstante este deseo moralizante, una de las pautas ms importantes del trabajo de Cecilia co mo intelectual fue el rescate folclrico de

PAGE 63

57 muchas de esas mismas tradiciones que ella vea en desaparicin debido al empuje del progreso y de los extranjerismos a los cual es estaba expuesta Espaa en el siglo diecinueve. Con la publicacin de La Gaviota en el ao 1849, su novela ms conocida, comienza en Espaa un ciclo narrativo que abrir el paso a la gran novela de la segunda mitad del siglo XIX. Segn Guillermo A. Sherwell en un discurso pronunciado en el Ateneo Hispanoamericano de Washington, D.C. en abril de 1919, la literatura espaola fue sacudida gracias a las obras de Fernn Caballero: “Espaa despert, y ¡que despertar! seores. Fernn Caballero abri los ojos de su alma y dej que por el los se le entrara al fondo de su ser toda la belleza que Dios ha regado en el mundo para deleite de los hombres” (20). Por otro lado, algunas de sus obras ms importantes Clemencia (1852) y La familia de Alvareda (1856) tambin representan el nuevo camino que estaba tomando la novela espaola ya que las tres obras estn elaboradas a base de caracteres, tradiciones y ambientes autctonos y vigentes, sin tener que recurrir a rescat es del pasado de oro espaol o a lugares exticos y lejanos. Las novelas de Cecilia exhiben un ciclo de escenas urdidas a tr avs de un estilo que combina elementos romnticos y a la vez realistas. Sin embargo, la manera de la escritora de revelarnos sus hist orias est plenamente mediada por la tradicin espaola de mezcla entre lo nuevo y lo tradicional. “En sus obras Cecilia habla con harta frecuencia al lector de un modo tan inmediato y penetrante que ste tiene la im presin de que le da una palabra una leccin o le hace un serm n. Se percibe – casi quisiramos decir materialmente – toda su alma” (Heinerma nn 11). Su pensamiento fue evolucionando paulatinamente hacia un extremo ms conserva dor, lo cual no sera muy descabellado

PAGE 64

58 contraponer a la realidad de su propia vida y los pesares por los cuales tiene que atravesar la escritora una y otra vez. Una de sus grandes peculiaridades fue el didactismo con el cual entreteji sus historias con las vi rtudes y los defectos del pueblo espaol, no obstante, este deseo de ensear no le impidi relatar con una prosa sencilla y natural que hacia de sus obras en lectura am ena e interesante para cualquier tipo de lector. En cuanto a los personajes, no podemos dejar de mencionar como en sus novelas preponderan hroes o anti-hroes arquetp icos: ejemplos de buenos y malos catlicos, de personas fieles o infieles, de ricos o pobres, con el fin de ensear a la audiencia lectora. En La Gaviota la autora cita expresamente a la primera coleccin costumbrista espaola como eslabn de vnculo de su nove la lo cual demuestra claramente su correlacin con el costumbrismo y la re alidad que la rodeaba. La Gaviota se publica por entregas en El Heraldo en 1849 e inmediatamente se co mienza a considerar a la obra como digna de Walter Scott, pues haba sido escrita originalmente en francs. La misma Cecilia escribi la novela como una reacc in contra los folletines escandalosos muy populares en los peridicos del momento y co mo una salida econmica a su vez. Del mismo modo, encontramos un intento profundo de la autora de mostrar una visin real de lo acaecido durante la juventud mayormente a travs de los campos de Espaa. Adentrmonos seguidamente a vislumbrar el mensaje literario humano un poco ambiguo que podemos determinar en las dos obras escogidas de Bhl de Faber. Es este mensaje meramente costumbrista o existe acaso cierta propuesta femenina? Acaso Cecilia Bhl nos propone una actitud de re signacin y obediencia para poder relucir como verdaderos “ngeles del hogar”? Estas pr eguntas sern analizadas a travs de las diferentes voces personificadas de los pers onajes principales con que nos encontramos en

PAGE 65

59 la narrativa de Bhl de Faber. Asimismo, v eamos la posicin de la misma escritora desde ese “cuarto oscuro” desde donde escriba sola mente para ella pero que concibi obras literarias que han pasado a la posteridad espao la de las letras femeninas y masculinas. De acuerdo a Theodor Heinermann los escritos de Cecilia a pesar de estar resguardados por el seudnimo masculino de Fernn Caballero dejaban traslucir la ‘feminidad’ de la escritora. “Tambin se ha dicho con razn que Cecilia era, en sus escritos ms mujer que escritora. Cuando public sus primeras obr as, bajo un seudnimo masculino, muchos lectores observaron pronto que el verdadero autor tena que ser mujer: tal es la intensidad con que plasma en aquellas una sensibilidad femenina” (9). Este aspecto nos lleva a preguntarnos, entonces el ser mujer nos delimita a escribir de manera inherentemen te diferente? Esta polmica de la esencia de la mujer en la escritura an se mantiene vigente en nuestros das, y nos parece que parte de esa aspiracin de Bhl de Faber de escudarse tr as un nombre masculino y aventurero quizs se deba a su deseo de no ver su obra reducida a ser evaluada como escrita por una mujer. La manera de criticar y valorar la escritu ra femenina era sumamente para una mujer decimonnica; esta situacin injusta se pr opona como algo insostenible y la mujer escritora se vea obligada a dialogar con lo s dictmenes sociales que le permitieran adentrarse en el mundo patriarcal. El a poyo masculino evidentemente era necesario en estos casos para que las muje res pudieran escribir y lo m s importante, publicar sus escritos. La diferenciacin entre lo masculino y lo femenino llev a la escritora a por un lado, escribir cartas a sus amigos como Cecilia en las cuales adems hacia referencia a Fernn Caballero como otra persona. Por otro lado, distinguimos a Fernn Caballero

PAGE 66

60 escribiendo las obras literarias que se daran a la luz pub licitaria. Esta dualidad sicolgico y literaria conllev a graves problem as con el desdoblamiento entre su persona y su ego literario, lo cual refl ejo a su vez el fraccionamiento que senta la autora en su propia vida entre las opini ones defendidas por su pa dre y por su madre. The refusal to drop the fiction of the otherness of her id entity as writer signals the depth of Cecilia Bohl’s anxiety about tr ansgressing the boundaries that her culture imposed on feminine activity. Unable to give up her vocation as a writer despite her social disapproval, she resorted to self-estrangement: to deny having st epped over the boundary, she severed herself in two (Kirkpatrick 247). Este acto de ampararse tras un seudnimo masculino no fue patrimonio exclusivo de Cecilia Bhl sino que muchas otras escritoras de la poca lo hicieron a su vez como es el caso de George Elliot y Ac ton Bell. De igual manera, aos ms tarde cuando su verdadero nombre comienza a circular en ciertos crculos literarios, siempre mantiene su nombre con “de Faber” demostrando su ‘pertenencia’ a su familia, especialmente el respeto a su padre. Durante el siglo diecinueve las escritoras espaolas, y Cecilia no es excepcin, s tratan de igualarse con otras mujeres escrit oras de Europa; sin embargo, siempre tienden a justificar ese deseo o ‘debilidad’ que tiene n por la escritura. No podemos olvidar la historia religiosa y la influenc ia en la manera en que era vi sta la mujer como un ngel de Dios en la Tierra. La mujer espaola, in cluso en mayor medida que sus contemporneas de otros pases, se siente ‘pecadora’ pues es t trasgrediendo muchas de las normas que le han sido impuestas por la Iglesia y por la soci edad en general. Un mecanismo revelador

PAGE 67

61 en esta posicin de rebelda / acatamiento en la obra de Cecilia es su deseo de ilustrar a la mujer ‘obediente y sumisa’ que no descuida ni por un instante las tareas familiares y que se siente completamente dependiente del ma rido. “La pluma, como la espada, se hizo para la fuerte mano del hombre” (Heinerm ann 134). Sin embargo, el mero hecho de escribir y reflejar a esas mu jeres estaba haciendo que Cecili a trasgrediera los roles que aparentemente quera instruir. A pesar de que la misma escritora siempre trat de adentrarse en la sociedad de su poca con el respaldo de su familia o al menos con un hombre a sus espaldas, lo cual demuestran sus reiterados matrimonios, podemos observar cmo fue ella en realidad quien le hizo fr ente econmicamente a todos los problemas que tuvieron sus esposos en cada momento de su vida. Del mismo modo, a pesar de sus repetidos casamientos no tuvo mucha suerte pue s en varias ocasiones su familia poltica la abandona y la deja a las puert as de la ruina econmica. En dos de sus obras ms importantes, La gaviota y Clemencia la autora nos muestra la importancia de la familia en cuestiones de las mismas opciones que les eran dadas a las mujeres y a los pr opios hombres en el momento dado que les ha tocado vivir. Las protagonistas principales de La gaviota y Clemencia son dos jvenes, Clemencia y Marisalada, que son hurfanas, lo cual nos da a ver un elemento sumamente influyente en estas escritoras y es la ausencia de una ma dre y la suplencia de la misma por otras mujeres que en realidad slo pretenden apr ovecharse o doblegar a es tas jvenes heronas. Ambas muchachas, Clemencia y Marisalada, tiene n grandes sueos de vivir una vida a la cual no han sido destinadas. De una manera u otra ambas tratan de rebelarse contra todo aquello que ha sido ya predispuesto pa ra que ellas solamente lo acaten.

PAGE 68

62 Segn Susan Kirkpatrick la vida misma de Cecilia Bhl fue un continuo debatirse entre las normas a las cuales ella misma quer a adherirse fervientemente pero a la vez las trasgreda desde el momento mismo en que se sala de su espacio privado y escriba y publicaba sus obras. Kirkpatric k asegura que para Bhl existe un: “(…) belief in an ideology that consigned women to a strictly domestic sphere [lo cual] seems to be based on an idea of “natural” sexual difference” ( 245). Sin embargo, Ki rkpatrick llega a la conclusin de que la postura de Bhl es ba sada mayormente en un asunto de experiencia propia y no de principios absolu tos pues para ella Cecilia cr ea que: “in such a situation22 no sensible woman world risk her domestic p eace for the equivocal benefits of literary fame” (245). Es quizs por eso que muchos de los personajes de Caballero se debaten entre el mundo pblico, destinado a los hombr es y el espacio del hogar, marcadamente femenino. En la novela Clemencia a todas luces la ms aut obiogrfica de todas, nos encontramos con una protagonista que difier e considerablemente de Marisalada, la protagonista de La gaviota A partir de la manera en que han sido criadas, las familias que las han acogido y tambin el lugar donde ha n vivido hasta llegar a la juventud cuando se nos son presentadas. Todos estos aspectos dismiles se traslucen plenamente en el carcter particular que ambas van a desarroll ar en la medida en que se desenvuelven dentro de la obra. Clemencia ha sido criada en un convento y eso se traspasa a su propio espritu, su manera de actuar y ver la vida de forma tmida, desdichada y muy religiosa. El principio de la novela es un cuento de hadas de cenicient a espaolizado; la Marquesa de Cortegana, quien es la ta de Clemencia, quiere encontrar esposos para sus hijas y la 22 Al hacer referencia a esta ‘situacin’ Kirkpatric k alude a la sociedad dominante y marcadamente patriarcal que rodeaba a Cecilia Bhl, en la cual como ya hemos mencionado no haba mucho espacio para mujeres escritoras.

PAGE 69

63 presencia de una sobrina hermosa no la ayuda en realidad a realizar sus planes. “¡Cmo si no tuviese yo bastante con dos hijas, me manda Dios esa sobr ina! Una sobrina..., ¡la cosa ms intil del mundo!” (Caballero, V. II 11). El cambio de una madre por una ta es importante pues permite ver en su cruda rea lidad la comercializacin de los matrimonios y la poca o nula potestad que gozaba una joven a la hora de elegir pareja. El abandono de los sentimientos maternos de la relacin, lo cual es claro en Clem encia y la Gaviota pues ambas son hurfanas, somos testigos de la necesaria opcin a que se enfrentaban las familias de buscar a un hombre que mantuvier a a la mujer y le diera otra casa que no fuera la suya propia, muchas veces por meras razones econmicas en que la familia “venda” a las hijas ms hermosas para salir de los apuros econmicos en que se vean. Este aspecto es crucial en un estudio ginocrtico de la s obras de Caballero para poder entender a profundidad esta insercin de la vida real en la ficcin. He aqu precisamente donde vemos concretamente uno de lo primeros datos biogrficos de la misma Cecilia entremezclado con su creacin l iteraria. A Clemencia la casan con el primer postor que pide su mano quien abusa de ella, y muere poco despus. A grandes rasgos es ms o menos lo mismo que le pasa a Cecilia en su juventud con su primer esposo Antonio Planels Bajard. Muchos han sido los crticos, como por ejemplo Herrero a quien mencionamos anteriormente, que se ha n preguntado la sabidura de esta decisin de los padres de Cecilia. En los momentos por los que estaba atravesando la familia Bhl de Faber parece ser que las razones econmicas jugaron un papel fundamental. A partir de esta decisin la pregunta que se ha establec ido es s esta podra ser una de las razones por las cuales en su generalidad, la autora pr efiere dejar a sus heronas como hurfanas de

PAGE 70

64 madre y muchas veces con padres dbiles qu e no apoyan o ensean a las jvenes y slo imponen su voluntad. En la novela nos encontramos personajes ar quetpicos de la sociedad espaola de la poca, comenzando con la marquesa de Cortesana y los familiares polticos de Clemencia. La ta marquesa, quien ya desde su nombre nos est infiriendo un sentido de alguien que slo se interesa por “ganar corte”, por mejorar y escalar esas escaleras sociales tan “necesitadas” y a la vez sobreval oradas; la marquesa es la representante aristocrtica de la ciudad per excellence y es quien vive a travs del que dirn y las apariencias ms que por lo que sus propias h ijas quieren y necesitan. Por otro lado, los suegros de Clemencia son los representantes de la aristocracia rural. El suegro de Clemencia, Don Martn, es un prototipo del hombre de la poca que Cecilia gustaba de reproducir, es un hombre bueno y amable que la acoge bajo su proteccin. Sin embargo, esta proteccin no deja de tener rasgos de e go masculino pues se si ente halagado de tener a una joven hermosa y maleable bajo su tutela lo cual le permite ejercer su posicin de patriarca de la familia y de la sociedad. La suegra de Clemencia por otro lado, tampoco ofrece ningn tipo de apoyo para la joven mujer, pues ella representa a una mujer que solamente est, estoicamente, esperando la muerte de su marido para entrar en un convento y vivir sus ltimos aos en paz en la casa de Dios. Del mismo modo, un elemento importante en esta representacin familiar que rodea a Clemencia que es imposible obviar es a sus dos primas, las hijas de la marquesa, Constancia y Alegra. Constancia, aunque en menor grado que Alegra, tambin es considerada por su madre como una joven ‘r ara’ pues es imposible para la marquesa entender las ideas de su hija y su deseo de en ajenarse de todo y de t odos. Por otro lado, a

PAGE 71

65 pesar de que Alegra no cuenta con su madre para la mayora de sus decisiones al menos a los ojos de la marquesa se casa con un noble, el Marqus de Valdemar, lo cual regocija a la marquesa enormemente. Ambas jvenes s representan, de una manera u otra, la incipiente rebelda que se est apoderando de muchas de estas mujeres decimonnicas que quieren decidir acerca de su futuro. Las dos jvenes tienen amores que su madre desconoce y no la toman en cuenta pues es lo que ellas quieren. Ambas jvenes, conjuntamente con Clemencia incorporan elem entos diferentes de la juventud femenina que rodeaba a la escritora. Esta ilustr acin femenina es una de las razones ms importantes por las cuales no podemos catal ogar a Caballero como una escritora que pretenda perpetuar los roles predestinados socialmente sino que con su poder de observacin trataba de mostrarnos los cambi os que estaban acaeciendo en su propia poca. Hagamos una pausa para hacer hincapi en el uso de los nombres que Cecilia emplea en los cuales podemos ver su importanc ia en cuanto a las caractersticas que la escritora quiere resaltar en cada una de sus cr eaciones literarias. Clemencia es aquella que genera una muestra viva de compas in y misericordia en los lectores, descubrindonos a travs de sus ojos, un mundo injusto que no le permite ms salida que las de acatamiento a lo impuesto por la soci edad. Por otro lado, Constancia, indica en realidad el empeo de esta joven por encont rar algo mejor a la misma vez que muestra su perseverancia en la confianza de su propio destino. De la misma manera, Alegra es quizs el personaje ms rebelde y ms fuera de lugar respecto a los moldes predispuestos por la madre y la sociedad. A esta joven en realidad no le interesa la opinin de su madre

PAGE 72

66 y de la sociedad sino que quiere vivir y es coger a su gusto aquel con quien se propone pasar el resto de sus das. A travs de todos estos personajes vemos co mo uno de los persona jes vitales en la novela, el abad que conoce Clemencia cuando va a vivir con sus familiares polticos, se encarga de mostrarle las armas que puede uti lizar para sobreponerse a una sociedad que no la considera en absoluto; si endo el cura el nico en toda la novela que la trata con respeto y la educa como una mujer de su poca. El abad se convierte en un alma gemela para Clemencia y quizs ah es donde vemos el espritu del padre de la propia Cecilia quien les daba los consejos que le permitan formar parte de una sociedad en la cual haba que ser cuidadosos a la hora de manifestar ciertas predilecciones a la literatura o a la emancipacin femenina: Como mujer, tienes que considerar tus conocimientos no como un objeto, una necesidad o una base de carrera, sino como un pulimento, un perfeccionamiento, es decir, cosa que serte debe ser ms agradable que til (…) no hay nada en el mundo que se de ba que se deba disimular mas que una superioridad, pues es lo que menos se perdonan los hombres; y sobre todo no perdonan las superioridades adqui ridas, y hostilizan a las erguidas. (…) gozar de ella (la superioridad) y disimularla con vehemencia y no con desdn, es la gran sabidura de la mujer (Caballero, V. II 63). En la otra novela que queremos hacer hincapi, La gaviota la familia toma proporciones cruciales en el desenvolvimiento de la obra. Comenzamos con la ausencia de la madre para la protagoni sta y el desenfrenado amor del padre hacia ella, y vemos como esta particular situacin hace de Ma risalada una protagonista un tanto rechazada

PAGE 73

67 por nosotros mismos los lectores en varias ocasiones. Esta posicin de ‘libertad desenfrenada” en que vive la joven es una propuesta de Cecilia acerca de lo que las mujeres pueden ser capaces de hacer si no ti enen ciertos lmites que ayuden en su comportamiento social. Desde los inicios nos encontramos con una protagonista que no cree en nada ni nadie ms all que s mism a y esto es un indicio del horrible final que vamos a descubrir paulatinamente le depara la escritora a Marisala da. La joven va a tomar de la naturaleza su indomable espritu y sus infinitas ansias de vivir como dice Stein en la novela “bella hija de la naturaleza”, y de la so ciedad las normas que la limitan y la guan a ser mejor. Un elemento sumament e controversial de esta novela es la posible contradiccin entre la libertad y las restricc iones impuestas por las normas sociales; en esta reclamacin, necesaria pa ra poder sobrevivir en ese mundo patriarcal, vemos a la gaviota como un ser que se rebela pero que a la vez es torturado y llega a ser una “perdida”. El mismo instrumento que libera a la Gavi ota, su voz, es el que un poco despus la condena a una vida oscura y sin razn que le est destinada por sus “pecados”. Marisalada es un personaje que ha sido discutido y celebrado por ser la antitesis de la propia Cecilia. La protagonist a se convierte en una artist a muy celebrada y famosa, al igual que Bhl despus de la publicacin de La gaviota ; sin embargo la escritora no deja de mostrarnos el verdadero “yo” que ella qu iere perpetuar pues el final de Marisalada, despus de haber condenado y retado cada una de las normas patriarcales que se le trataron de imponer, es regresar al hogar sola, pobre y aband onada. “In a moral fable, the transgressor must be punished (… ) Maria’s refusal to subordinate herself to the males to whom she is socially bound brings them, sym bolically, death in plac e or nurturance: her

PAGE 74

68 father, her husband, and her lover die as a more or less direct consequence of her behavior” (Kirkpatrick 266). Igualmente, algunas de las voces femenina s principales de la novela, la ta Mara y Dolores son vivos retratos de las diferentes posturas que adoptaban las mujeres del siglo diecinueve. Por un lado, la ta Mara se resguarda en su papel de matrona de la casa y de ah parte su “autoridad” la cual emplea para reproduc ir los cnones impuestos a las mujeres sumisas y dulces. La influencia de es te personaje sobre la joven protagonista es bien sentida en La gaviota La ta es una buena mujer que sencillamente est guiada por los dictmenes socales y religiosos de la poca que la llevan a proponer un casamiento desigual en cuanto a intereses comunes, ed ad, preparacin sicol gica etc., logrando as una de las manifestaciones sociales ms rec onocidas: el casamiento como una necesidad imperiosa para el desarrollo pleno femenino. “Llena de gozo, la ta Mara aconsej a Stein que se aprovechase del ascendiente que iba tomando con la muchacha, para inducirla a que se ensease a emplear bien su tiempo aprendiendo la ley de Dios y a trabajar, para hacerse buena cristiana y muje r de razn, nacida para ser madre de familia y mujer de casa23” (Caballero, V. I 42). Dolores tambin representa plenamente a la mujer sufrida que acata la voluntad que le ha sido impuesta casi con agradecimiento al tener un hombre que la resguarde y la mantenga en un mundo donde la mujer indepe ndiente no tiene cabida. Asimismo, la condesa es un personaje muy interesante pues en ella se ven rasgos de la misma Cecilia cuando abra sus puertas a la sociedad y a las artes sin olvidar su lugar femenino. “Adorada por su marido, que, no gustando de la sociedad, le daba, sin embargo, una 23 El subrayado es del autor de este trabajo para enfatizar la posicin defendida por las mujeres mayores en la novela.

PAGE 75

69 libertad sin lmites, (…) gracias a su excelen te carcter, no abusaba de los privilegios de tal” (Caballero, V. I 66). En la condesa volvemos a encontrarnos con el consejo del padre Abad en Clemencia y que a todas luces parece ser la ideologa que defenda la escritora misma. Por otro lado, la mayora de los pers onajes masculinos que tenemos en La gaviota al igual que en Clemencia, responden de una manera u otra a los modelos que se podan esperar de una obra basada en la re alidad decimnica. El hermano Gabriel, un religioso inmerso en sus propias debilidades humanas en realidad no aporta mucho a la narrativa sino como apoyo incondicional de la ta Mara. Este es un aspecto revelador pues la escritora manifestaba una ferviente re ligiosidad y en esta obra en especfico, evade este elemento y se presenta de manera ambigua en cuanto al papel de la religin en la ayuda y el soporte a la mujer. Del mi smo modo, tenemos a Manuel y a Momo, quienes representan las ideas ms mach istas del vulgo rural: “en prim er lugar, a la mujer y al perro, el pan en una mano y el palo en la otra” (Caballero, V. I 57). En la misma medida tenemos que menciona r la representacin de la aristocracia urbana a travs de personajes como el general Santa Mara y el duque de Almansa quienes ilustran en todo su vigor la vida de la aristocracia ur bana, los crculos selectos a los cuales solo unos pocos eran admitidos y la supuesta superioridad masculina frente a las mujeres de la familia. Estos son los hombres con los cuales trataba de codearse la escritora y que sus esposos fueran parte de esa vida. A travs de la s voces masculinas de ms autoridad vemos como la mujer era vist a como un objeto de adorno, que deba ser bello, dulce y silencioso. En este mundo vemos sobresalir la opinin que defienden acerca del verdadero ngel del hogar, la duquesa de Almansa.

PAGE 76

70 Hija afectuosa y sumisa, amiga ge nerosa y segura, madre tierna y abnegada, esposa exclusivamente cons agrada a su marido, la duquesa de Almansa era el tipo de mujer que Dios ama, que la poesa dibuja en sus cantos, que la sociedad venera y ad mira, y en cuyo lugar se quieren hoy ensalzar esas amazonas, que han pe rdido el bello y suave instinto femenino (Caballero, V. I 106). Por ltimo, debemos sealar a un personaje ambivalente en la novela quien es el Dr. Stein, una mezcla entre lo mejor de un hombre y de una mujer. Este manejo de un ‘extranjero’, principalmente alemn, donde Ceci lia haba pasado gran parte de niez, no puede ser solamente accidental. Dr. Stein repr esenta al hombre culto, amable, con fe en las personas y en la sociedad y con deseos de hacer bien a todo el mundo: “tena un corazn tierno y suave, y en su temple una propensin a la confianza que rayaba en ceguedad” (Caballero 45). Stei n es una fusin de las ideas pr ogresistas de la poca que la misma Cecilia no puede pretender ignorar. El deseo del doctor de apoyar a su mujer, su confianza en ella, sus ansias de ensearl a a cantar y de ser fe liz, divulgan al hombre moderno que an no era el arquetipo a seguir. Creemos que en esta creacin masculina es precisamente donde quizs est el mayor acierto de la novela La gaviota en cuanto a un mensaje un tanto feminista y no slo feme nino. Lo mismo ocurre en Clemencia con el personaje de Pablo, quien respeta y quiere a la protagonista ms all de sus propios deseos: ¡Pobre Clemencia! (…) ¡ngel que se sacrifica con una sonrisa a un deseo que respeta; y llora sin ms testigos que sus flores, que se marchitan al verla llorar! No ser yo el que abuse de tu condescendencia, porque eres

PAGE 77

71 sumisa; que oprima tu voluntad porque eres dcil ni avasalle tu libre albedro porque eres dbil. ¡No! Siem pre tendrs en m quien te defienda con firmeza, aunque sea contra mi corazn (Caballero, V. II 89). Al regresar a las preguntas que nos pr opusimos al principio de este captulo podemos ver que el mensaje literario humano de Bhl de Faber no es tan claro como quisiramos. En estas dos novelas en las cuales nos hemos centrado podemos observar, con el mismo detenimiento que marcaban los ojos de Bhl de Fabe r cuando escriba, la disyuntiva en que se encont raba la escritora. El mensaje literario humano de sus escritos es tan ambivalente o quizs incluso un poco ms, que la propuesta personal que quera dejar grabada en cada una de sus cartas o escritos como Cecilia Bhl de Fabe r o Fernn Caballero. Algunos investigadores han considerado como fundamental una re signacin femenina que Fernn Caballero planteaba como nica respuesta a la vida fe menina. Esta “resignacin” haba formado parte intrnseca de la obra y de la vida de la autora. Es evidente que todas estas novelas se resuelven, desde el punto de vista ideolgico, de forma clara, en cons onancia con el peculiar talante de Fernn Caballero La apologa de la virtud y la condenacin del vicio en cualquiera de sus manifestaciones, in cluido el progreso material, cuando acta en menoscabo del espritu, ser n los rasgos esenciales de sus novelas, al igual que la resignacin cristiana y la caridad (Rubio Cremades 1) (nfasis mo). A medida que se transcurri la investigacin de este trabajo, llegamo s a la conclusin que esa llamada resignacin no es tal resignaci n sino una manera muy peculiar de

PAGE 78

72 ‘rebelarse’. Desde adentro de los propios pr eceptos masculinos, y con las mismas armas del canon literario patriarcal, Bhl de Faber se convirti en una de las primeras escritoras profesionales que poda vivir de sus publicaci ones. Al mismo tiempo que tuvo que lidiar con la dicotoma que se autoimpona ella mi sma al no poder reconci liar las dos mitades que la componan, Fernn Caballero, escritor pblico y valiente y la privada y sumisa Cecilia Bhl de Faber. Es cierto que a travs de cada una de las voces de sus personajes, la escritora nos proporcion un cuadro costumbrista de la Es paa decimnica pero tambin nos leg las semillas de algunas de las mujeres que tomaran sus destinos en sus propias manos desde adentro del mismo engranaje pa triarcal que las trataba de doblegar y silenciar. En el personaje de Clemencia, la joven que parece ser el vivo retrato de una joven Cecilia, encontramos la mezcla de las virtudes que la autora encarecidamente pregonaba abiertamente para la felicidad y el regoc ijo femenino. Del mismo modo, en La gaviota Marisalada simboliza los elementos antagnico s de esas mismas virtudes que se estn tratando de propagar. Cada uno de los finale s de las obras en particular responde a esa ideologa que la escritora ambicionaba resaltar. En Clemencia tenemos un final fundamentalmente feliz en que la protagonista r ecibe un amor verdadero y se inserta en la vida tranquila donde ella misma puede escoger su destino. “Clemencia is a completely traditional woman who has two qualities that are very much a part of today’s world: she needs to be loved for herself and not as a doll, (…); and she wants to base her selection of a husband on thought and not on emotiona l impulse” (Fox-Lockert 48). Por otro lado, Marisalada, ha sido considerada por muchos crticos, entre ellos Kirkpatrick, como el smbolo de la dicotoma que enfrentaba la mism a Bhl de Faber con

PAGE 79

73 su alterego literario Fernn Caballero. “The opposing side s of Maria, like the opposing value system implied in the conventions that characterized her, reflect the unresolved conflict between Cecilia Bohl’s socially defi ned identity and the desires or ambitions it proscribed” (Kirkpatrick 272). De todos esto s personajes, que de una manera u otra retratan la vida espaola del diecinueve, las protagonistas femeninas simbolizan los arquetipos femeninos de la poca, la mujer su misa y la mujer rebelde. En los ltimos aos la Bhl de Faber ha mermado consider ablemente. Pese a ello, no podemos negar la importancia que tiene la autora en la gran novela espaola de la segunda mitad del siglo XIX. Su discurso femenino y realista renov el panorama de la narrativa espaola inmerso en temas histricos, o sentimentalismos romnticos que carecan de una realidad social. Jos F. Montesinos en su Ensayo de justificacin no ‘justifica’, por decirlo de alguna manera, la manera misteriosa y controve rsial con que se condujo la autora toda su vida pero s nos exhorta a comp render el importe de la pluma de Cecilia Bhl de Faber. Con todos sus defectos, con todas sus limitaciones, con sus manas, a menudo irritantes, que hubieron de se r sentidas ms hondamente por sus contemporneos, Fernn Caballero les daba un ejemplo de lo que se poda conseguir orientando la novela por otros caminos menos trillados; les enseaba, apenas salidos de los delir ios caballerescos, e inmersos en los delirios folletinescos, el valor de la realidad espaola de todos los das, como todas las realidades, susceptibl e de convertirse en materia novelesca (Montesinos 138). Tal vez la intencin de Bhl de Faber no fue la de transgredir las normas sociales pero sin lugar a dudas al ser fiel a su sociedad y a su deseo de observacin no pudo dejar

PAGE 80

74 de mostrarnos las mujeres a su alrededor que se rebelaban contra los dictmenes patriarcales que estaban comenzando a tembla r. Segn Fox-Lockert, Cecilia Bhl “no es una feminista, mas como observadora fiel de su sociedad, captura a varias rebeldes y combativas mujeres” 24(37). La paradoja final en la obra de Bhl de Faber es que a pesar de que ella pretenda un reforzamiento de los roles tradicionales fe meninos en los cuales ella “crea”, la arbitrariedad de su mensaje literario humano y de la manera con que lo haca, se originaba de la misma fragmentacin como mujer que senta la autora. Podemos proponer que desde cierto punto de vista, pr oclamar una “obediencia y sumisin” al patriarcado empuando la pluma para hacerlo, es en s misma, una denuncia femenina y una rebelda incipiente feminista. 24 Traduccin de la autora de este trabajo.

PAGE 81

75 “Soy libre, y lo eres t; libres debemos ser ambos siempre, y el hombre que adquiere un derecho para humillar a una mujer, el hombre que abusa de su poder, arranca a la mujer esa preciosa libertad: porque no es ya libre qui en reconoce un dueo” (Diario de amor ).

PAGE 82

76 EMPLAZADA ENTRE DOS MUNDO S: GERTRUDIS G"MEZ DE AVELLANEDA Y SU VOZ CUBANO ESPAOLA El mundo literario no saba cmo clasifi car o llamar a la escritora Gertrudis Gmez de Avellaneda (1814 1873). Una magn itud de adjetivos fueron usados en su poca para describir a la gran poetisa. Su obra asombraba a los lectores y a la sociedad que la circundaba; y sus temas retaban las ideas preconcebidas acerca de la escritura de la mujer. Como bien qued expuesto en el Si mposio conmemorativo del primer centenario de la muerte de la clebre escritora por los destacados acadmicos que se dieron cita en New York, 1973: “su vida entera estuvo dedicada a la labor l iteraria y a su lucha contra las limitaciones del ambiente y fue precursora de las ms avanzadas ideas sobre la posicin de la mujer en la sociedad” (Cabrera y Zaldvar 7). A raz de sus primeras publicaciones mu chos de sus contemporneos comenzaron a adjudicarle cualidades masculinas pues era inconcebible comp render que una mujer pudiera escribir “tan bien”. La Avellaneda indiscutiblemente, rompa con la imagen estereotipada del ngel del hogar y de la mu jer dcil y privada entregada solamente a las faenas del hogar. Una de las descripci ones ms populares de la escritora la podemos encontrar en las afamadas palabras del h roe nacional de Cuba, Jos Mart: “No hay mujer en Gertrudis Gmez de Avellaneda: todo anunciaba en ella un nimo potente y viril; era su cuerpo alto y robus to, como su poesa ruda y en rgica; (…) era algo as como una nube amenazante. (…) Ms: la Avellaneda no sinti el dolor humano: era ms alta y ms fuerte que l; su pesar era una roca...” (cit. Pastor 2).

PAGE 83

77 A pesar de haber sido comparada con los es critores masculinos, o precisamente quizs debido a esto, otros letrados de su poca se dieron a la tarea de rescatar su feminidad e idealizarla como un smbolo extraordinario de mu jer. Sin lugar a dudas, la gran escritora cubana / espa ola Gertrudis Gmez de Avellaneda representa un ejemplo extraordinario de alguien que se proclam como un bastin impresci ndible de la defensa femenina an cuando sta no era la ms aceptada. Evidentemente, al tratar de profundizar en la vida de esta poetisa no podemos obviar las palabras que ella mi sma escribi a su amado Cepeda en su epistolario. Estas cartas son un testimonio de la representacin que la Avellaneda se ha ba provisto a travs de sus propios ojos. No sabemos hasta que punto la escritora pr etenda dejarnos una versin propia, ficcionalizada o no de su vi da; sin embargo, nadie mejor que ella misma para adentrarnos en sus momentos de desvel o y de vulnerabilidad con la intencin de llegar a conocerla. La confesin, que la supersticiosa y tmida conciencia arranca a un alma arrepentida a los pies de un ministro del cielo, no fue nunca ms sincera, ms franca, que la que yo estoy dispue sta a hacer a usted. Despus de leer este cuadernillo me conocer usted tan bien o acaso mejor que a s mismo. Pero exijo dos cosas. Primera: que el fuego devore este papel inmediatamente que sea ledo. Segunda: que nadie ms que usted en el mundo tenga noticias de que ha ex istido (Avellaneda, Autobiografa 41). La vida de la Avellaneda transcurre en medio de grandes emociones, momentos dolorosos en que pierde a seres amados y pe rodos maravillosos en que su fama literaria

PAGE 84

78 lleva a coronarla como la musa de Cuba. La escritora nace en el antiguo Puerto Prncipe, Cuba, llamado hoy da Camagey el 23 de marzo de 181425 y reside en Cuba hasta 1836. Sus padres, Manuel Gmez de Avellaneda, un comandante de Marina destinado en Cuba y Francisca de Arteaga y Betancourt, una joven perteneciente a una familia ilustre de Cuba, gozaban de cierta solvencia econmi ca y la Avellaneda y sus hermanos pudieron disfrutar de unos primeros aos idlicos. Su niez pasa plcidamente hasta que la muerte de su padre cuando slo contaba con menos de nueve aos la despierta bruscamente. “(…) De cinco hermanos que ramos solo quedbamos a su muerte dos: Manuel y yo; as es que ramos tiernamente queridos (…). Acas o por esto, y por ser mayor que l cerca de tres aos, mi dolor en la mu erte de mi pap fue ms vi vo que el de mi hermano. Sin embargo, ¡cun lejos estaba entonces de c onocer toda la extensin de mi prdida!” (Avellaneda, Autobiografa 43). Este hecho marcara profundamente a la poetisa ya que seguidamente tras la muerte de su padre en 1823, su madre vuelve a casarse con otro oficial llamado Gaspar de Escalada y Lpez de la Pea. Segn Jos Servera la poetisa no tena una gran afinidad por su padrastro y conc ientemente se hizo de dos imgenes acerca de su padre y aquel que haba venido a ocupar su lugar que la acompaaran toda su vida (12). La misma Gertrudis no deja de ser su mamente clara cuando se refiere a esos aos en Cuba bajo el poder de su padrastro: “A fortunadamente slo un ao estuvimos con mi padrastro, pues, aunque una Real orden inic ua y arbitraria nos obligaba a permanecer bajo su tutela, la suerte nos separ” (Avellaneda, Diario 10). 25 Jos Servera comenta en su introduccin a la novela Sab las divergencias que existen entre las fechas de nacimiento de la autora entre los estudiosos de la poetisa (Servera 11).

PAGE 85

79 En 1836 la Avellaneda parte rumbo a Es paa, donde se establece por un tiempo con la familia de su padrastro en La Cor ua. “El ambiente familiar, conservador, y la marcha al extranjero de su hermano Manue l, (…) la ha sumido en una existencia provinciana un tanto aburrida” (Servera 14). Despus de veinte meses con la familia de su padrastro, donde las desavenencias se suced en diariamente, se marcha con su hermano Manuel y viajan por numerosos pueblos hasta establecerse en Sevilla (Arrufat XV). Es precisamente aqu, donde en 1839 conoce a I gnacio de Cepeda y Alcalde (1816 – 1906) con quien vive una angustiosa relacin amoros a. Este amor por Cepeda le dejara una huella excepcional que dio fr uto a una obra literaria incalculable que hemos podido apreciar fundamentalmente con sus cartas (S ervera 224). Las cartas a Cepeda fueron dadas a la luz a la muerte de ste por su esposa y publicadas en 1907 por Lorenzo Cruz de Fuentes. Segn este ltimo, estas cartas fueron ‘lo mejor de su poesa’ y an no sabemos en realidad cual era la intencin verd adera de Avellaneda al escribir las mismas. Haciendo uso de sus propias palabras: “Respect o a lo que me consultas sobre mis cartas, slo puedo responderte que no recuerdo exactamen te lo que contienen. Ignoro si hay en esas cartas confidenciales cosas que pueda n interesar al publico, o si las hay de tal naturaleza, que deban ser reservadas” (Diario 146). Esta recopilacin comprende aproximadamente 40 cartas a Cepeda y un cuader no autobiogrfico en el cual Avellaneda nos da sus impresiones al salir de Cuba y ad entrarse en el mundo real y literario. La correspondencia con Cepeda se mantuvo a lo largo de varias aos, mayormente desde 1839 hasta 1854 cuando l se casa con otra mujer (Pastor 28-30).

PAGE 86

80 A pesar de su desdicha amorosa con Cepe da, tal vez debido a la imposibilidad de esta relacin, la poetisa conoce en 1844 a Gabriel Garca Tassara, un poeta con quien tiene una relacin tumultuosa ba sada en amor, celos y orgu llo que le proporciona una hija. Este es uno de los episodios ms triste s en la vida de la poetisa pues en abril de 1845 cuando da a luz a su hija Mara26, la nia nace enferma y muere al poco tiempo con siete meses de edad (Fernndez 116). En es tos momentos de desesperacin le escribe nuevamente a Cepeda: “Envejecida a los treinta aos, siento que me cabr la suerte de sobrevivirme a m propia, si en un momento de absoluto fastidio no salgo de sbito de este mundo tan pequeo, tan insignificante para dar felicidad, y tan grande y tan fecundo para llenarse y verter amar guras” (Avellaneda, Autobiografa 148). De igual manera, durante este perodo le escribe tambin a Tassara27 para pedirle que vea a su hija antes de morir; ste nunca le responde y la nia morir a sin conocer a su padre (Servera 27-9). Es relevante destacar que este ev ento no se repite literalme nte en ningn episodio de sus escritos hasta donde hemos podido comprobar hoy da; sin embargo, la crtica ha sido quien lo ha estudiado considerablemente en busca de aspectos que pueden alumbrar la maternidad reprimida que el dolor de perder a su hija le debe de haber proporcionado a Gmez de Avellaneda. Despus de este intenso episodio, Doa Gertrudis se casa con Pedro Sabatar en 1846 y al poco tiempo ste enferma y muere. En marzo de 1856, vuelve la Avellaneda a casarse, esta vez con Domingo Verdugo un po ltico de gran impor tancia con quien 26 El nombre de la nia aparece en la literatura de varias maneras, Mara, Brenhilde o Bringilda siendo algunos de los ms conocidos. 27 Esta carta fue publicada por Menndez Bejerano inicialmente y luego fue reproducida por varios estudiosos de la vida de la poetisa. Vase ms informacin en la introduccin a Sab de Jos Servera, especficamente pg. 28.

PAGE 87

81 regresa a Cuba despus de veintitrs aos de ausencia (Arrufat XI X-X). Este viaje de regreso promovi intensamente una polmica acerca de la cubanidad y la espaolidad de la Avellaneda debido a los aos pasados fuera de la tierra natal y su identificacin con el pas adoptivo. Ya en 1947, intelectuales impor tantes de Cuba como Antonio Martnez Bello se encargaban de discutir la controve rsial cubanidad de la eminente escritora. Argumentaban como Espaa reclamaba sin prembulos a la poetis a para sus anales literarios sin reconocer la gran importancia de los primeros y entraables aos de la escritora en la isla. Para Martnez Bello no se puede dividir negar el amor ni a Espaa ni a Cuba: “porque Espaa y Cuba fueron en el alto espritu de Tula no trminos de anttesis sino factores de armoniosa y fecunda sntesis” (2). Durante su estada en la isla recibi innu merables homenajes de parte de unos a la misma vez que mltiples crticas por parte de otros no se hicieron de esperar. Su situacin en Cuba es grata e ingr ata a la vez al homenaje se une el reproche, y su doble aspecto de cuba na y espaola es equivoco. (…) se siente hija de Cuba y de Espaa a la vez, y cuando intentan dejarla fuera de una antologa de poetas cubanas se siente ofendida, aunque no renuncia tampoco a su gloria de pertenecer a la literatura espaola (BravoVillasante, Una vida romntica: la Avellaneda 195, cit. Servera 38). Es imposible concebir que la Avellaneda co mpartiera las ideas li terarias, polticas y sociales de los grupos literari os de ambos pases a la vez sin dejarse influenciar por los aos vividos en uno y las nostalgias sobrelle vadas del otro. En los aos en que la Avellaneda est de visita en Cuba, muc hos de los grandes pensadores del momento

PAGE 88

82 estaban en peno apogeo independentista. Se gn Raimundo Lazo: “sobre firmes bases se levanta, la conviccin de que su espaolismo era convencional tanto como su cubana y su rebelda eran ntimas. Esa es precisamente la necesaria y diafanizable diferenciacin que no pudieron ver los fiscales incomprensivos que la acusar on de falta de amor a Cuba” (11). La imposibilidad de pertenecer plenamente a uno u otro pas, acometera a Gertrudis toda su vida hasta el punto de considerarse ella misma como una peregrina sin tierra firme. Como bien argumenta Brgid a M. Pastor en su introduccin al libro Fashioning Feminism in Cuba and Beyond al examinar la vida de Avellaneda podemos ver cmo algunas instituciones y convenciones sociales de ambos pases, Cuba y Espaa dieron forma al desarrollo de sus ideas (1). Mientras pasa este tiempo en Cuba, Verdugo empeora de salud y fallece de un ataque de apopleja. Gertrudis Gmez de Ave llaneda se ve nuevamente viuda, en un pas en el cual ya no se senta como hija y sin nadie a quien acudir (Arrufat XXII-III). Exhortada por su hermano principalmente, la poetisa regresa a Espaa donde pasa sus ltimos aos sumida en un aislamiento mstico y religioso, apartada de las funciones mundanales del mundo exterior. Muere a los cincuenta y nueve aos de edad en 1867. En el mundo literario Gmez de Avella neda mantuvo una reputacin de escritora talentosa, mujer excepcional y ‘peregrina’ famosa, dados propiamente por su deambular personal y su estilo excepcional. Su pr imera obra fue estrenada en Madrid en 1840 llamada Munio Alfonso y la inici en el mbito de la fama como una dramaturga de peso. A raz de su arribo a la Espaa ro mntica: “Tula llega y conquista: entusiasma, embruja – belleza y talento fundidos – y rein a soberana” (Alzga 39). Muchas de sus

PAGE 89

83 obras traspasaron las barreras de lo ‘acep tado’ por la sociedad patriarcal, llegando a examinar cuestiones tan significativas como la esclavitud del ser humano, su mayor exponente la novela antiesclavista Sab (1839) y la desigualdad entre el gnero femenino y el masculino lo cual se ve reflejado ya en Sab pero a ms profundidad en su novela sus Dos mujeres (1941). A partir de estas ideas lib erales y emancipadoras, lo mismo de gnero, de raza o de posicin social, la Avel laneda sufri tambin los embates de sus contemporneos masculinos y la sociedad que la rodeaba y no lograba someterla a sus reglas (Servera 11-40). La mayora de sus obras refleja a personajes femeninos intensamente enrgicos en actitudes poco conve ncionales y tremendamente progresistas. “Avellaneda’s personal desire for independe nce encouraged her to defy conventional society by voicing emancipatory ideas on ma rriage, divorce and traditional views of women in her fictional work” (Pastor 2). Su primera novela, Sab, ha sido considerada una de sus mejores, y para su tiempo, fuertemente escandalosa pues trataba el tema de la esclavitud cuando todava este tpico no haba cobrado la fuerza que tomara dcadas ms tardes en Hispanoamrica. La fama de esta novela lleg a ser tal que fue prohibi da su entrada a Cuba por varias dcadas debido a su defensa antiesclavista28. La prxima novela de Avellaneda Dos mujeres critica al matrimonio y a las instituciones so ciales en general que delimitan el desarrollo de hombres y mujeres por igual. El sugesti vo tratamiento otorgado al tema del adulterio no deja de asombrar en una mujer escr ibiendo en el siglo XIX en un pas tan 28 En el verano de 1844 el censor real de la imprenta de Cuba, el licenciado Hilario de Cisneros Saco prohbe la entrada de Sab y Dos mujeres a la isla, por reflejar doctrinas antiesclavistas e inmorales. (Rosell Selimov 233)

PAGE 90

84 acentuadamente catlico como Espaa. La notoriedad de la Avellaneda se vio hondamente marcada por estas dos novelas; el carcter abolicionista de una y la crtica matrimonial de la otra hicieron que su no mbre fuese asociado con controversia y originalidad. Igualmente, la reaccin que estas dos sorprendentes novelas provocaron entre los intelectuales y el pblico en general fue sorprendente. Como bien argumenta Kirkpatrick: “Gmez de Avellaneda broke new ground by constituting herself as a writing subject whose gender was female. While she used the basic paradigms of the self that had emerged during the romantic peri od, she contextualized them in new ways, associating centered consciousness with a posit ion that of a womanmarginalized by social authority” (133-4). La tarea que emprenderemos a continuacin es buscar el mensaje literario humano que sobresale en las novelas de la Avella neda a travs de sus personajes y las relaciones familiares y sociales que los hacen interactuar y representar a la misma autora. Un elemento crucial en esta representacin es la construccin de la autora misma como un sujeto de la escritura y esto lo veremos sustancialmente a travs de las estructuras tripartitas protagnicas que conforman estas dos novelas. Acaso podemos decir que el mensaje de la Avellaneda es meramente fe menino? O quizs feminista? Sin lugar a duda, cada una de las voces de los persona jes de Avellaneda tiene una intencin especfica, sean femeninos o masculinos. S ugestivamente, detrs de esas voces podemos encontrar el mensaje, unas veces escondido y ot ras veces claramente mostrado, de la vida femenina del diecinueve.

PAGE 91

85 Comencemos con la primera novela, Sab la cual se caracteriza por una complejidad tcnica y social que ha llevado a la crtica a sealar diversas opiniones en cuanto al verdadero mensaje de Avellaneda en la misma (Torres-Pou, “La ambigedad” 55). La terica Luca Guerra Cunningham seala que la estructura del relato es un palimpsesto, lo cual logra ofrecer al lector activo ms de una l ectura de la obra a travs de diferentes planos de contenido. En una prim era ojeada tenemos el mensaje antiesclavista y en un segundo plano una defensa femenina excel ente (“Estrategias” 709). A partir de esa segunda lectura, o doble le ctura, es que otros crticos han declarado que, Sab es un manifiesto feminista pues la defensa penetrante que hace de la ‘esclavitud’ de la mujer es en realidad ms importante que la del esclavo (Torres-Pou 56). En esta novela existen varios niveles de cl ase social, de gnero, entre las familias, y entre las mismas posturas que indica la autora. Comenzando con las relaciones familiares entre unos y otros, no slo tenemos mujeres dominadas por los hombres sino que tenemos diferencias entre las mujeres con di nero y belleza y aquellas sin dinero y no tan bellas; adems hallamos contrastes entr e los hijos legtimos y los ilegtimos, oposiciones de fe, entre catlicos y protesta ntes y por ultimo, la posicin entre los hombres libres y los esclavos. El mensaje literario humano de la Avellaneda se desdobla en estas oposiciones para darnos varias pers pectivas de una misma verdad: la mujer es un objeto dominado por presiones sociales y familiares al igual que un esclavo. En 1839, cuando Gmez de Avellaneda escribe Sab nos topamos con un intento de liberacin femenina por su parte ciertame nte progresista. Esta novela antiesclavista, racial y de gnero, es la primera que escribe desde su partida de Cuba y desde las

PAGE 92

86 primeras pginas vemos la parte ntima del am or y la idealizacin que siente Avellaneda por el pas que ha tenido que abandonar. Cuba29 se presenta como un escenario ideal para una novela con elementos abolicionistas y an tiesclavistas, estableciendo una combinacin entre sus memorias que la han acompaado en su viaje y el estilo romntico que est conociendo y asimilando en Espaa. El pas como tal, se convierte en un personaje ms en la trama de Sab El llamado a la belleza de la na turaleza es vital en el Romanticismo30 pero en el caso de Avellaneda este asp ecto toma proporciones indispensables pues la escritora ve la maravilla de los campos de C uba no slo como escenario para su obra sino para reflejar la realidad de la isla y la nostalgia por su propia vida pasada. Las largas descripciones con sus detalles melanclicos, que son reflejos de los personajes y del paisaje cubano, nos introducen ciertamente a la aoranza de aquello que perdimos y que ahora idealizamos. “El sol (…) se acercaba a su ocaso entre ondeantes nubes de prpura y de plata, y sus ltimos ra yos, ya tibios y plidos, vestan de un color melanclico los campos vrgenes de aquella joven naturaleza, cuya vigorosa y lozana vegetacin pareca acoger con regocijo la bris a apacible de la tarde (…) (Avellaneda, Sab 102). A travs de la naturaleza vemos no slo a una Avellaneda romntica, sino tambin a una mujer que busca en la naturaleza los es pacios libres y abiertos en los que no tiene 29 Con el libre cambio y el auge del cultivo azucarero, Cuba se convierte, desde finales del XVIII, en una colonia prspera que atrae a la emigr acin y a los barcos de la trata. En las primeras dcadas del XIX, miles de esclavos negros y mulatos trabajan duramente en lo s ingenios, en la zafra. En la dcada 1830-1840, se agudiza la tensin del problema y surgen las crticas contra los hacendados criollos. 30El Romanticismo es un movimiento cultural y poltico originado en el Reino Unido y Alemania a finales del siglo XVIII como una reaccin revolucionaria contra el racionalismo de la Ilustracin y el Neoclasicismo, haciendo hincapi en el sentimiento y el nacionalismo. Se extendi a lo largo del siglo XIX y Gmez de Avellaneda es una exponente importante.

PAGE 93

87 que estar tan subyugada. Las grandes escenas pasionales de la novela se realizan en campo abierto, y los testigos del odio y el amor de Sab, la melancola de Carlota y la valenta de Teresa son las tormentas, la noche y el cielo de los campos cubanos. Anteriormente hemos hecho hincapi en la vida de la Avellaneda debido a su importancia crucial en la creac in de sus personajes en las ob ras. Esta lectura ginocrtica ha sido crucial a la hora de entender a la Avellaneda como escritora y como mujer. Cuando la Avellaneda comienza a escribir Sab estamos atravesando la misma poca en que conoce a Ignacio de Cepeda, el gran y tumultuoso amor de su vida. En cada uno de los personajes masculinos de la novela podemos encontrar rasgos del mismo Cepeda, acaso Enrique Otway o quizs Sab no tienen part es del poeta? Enrique se debate entre las presiones sociales que su padre le impone y sus deseos de ‘querer’ a Carlota. Por otro lado, Sab no deja de sucumbir a las imposici ones de su esclavitud y de su amor, por lo cual termina de igual forma con un amor frustrado. Ambos se quedan sin ser amados por las mujeres que amaron, al igual que la imposibilidad amorosa entre Cepeda y Avellaneda. Segn Luca Guerra: “el tema de la bsque da del amor constituye en la novela femenina algo ms significativo que la simple auscultacin en las frustraciones y los anhelos de una mujer. A travs de l, se entrega una visin del mundo claramente femenina y muy distinta a aquella observada en la novela creada por los escritores (…)” (“La mujer”, 18). En este caso, Sab maneja el tema del amor no como una novela folletinesca o meramente romntica; sino que va ms all y le da una profundidad infinita y sicolgica a cada uno de los personajes que padecen y viven por amor. Esta pasin es

PAGE 94

88 el eptome del ideal romntico en que todos sufren y mueren por amor; sin embargo, lo extraordinario del trato de este aspecto amoros o al estilo de la Ave llaneda es que vulnera y a la vez salva a aquellas almas que son escl avas por la sociedad mas no por naturaleza. “Hay almas superiores sobre la tierra, privil egiadas por el sentimie nto y desconocidas de las almas vulgares: almas ricas de afectos, ricas de emociones…para las cuales estn reservadas las pasiones terribles, las gr andes virtudes, los inmensos pesares…” (Avellaneda, Sab 133). Esta manera de desdoblar un tema como el amor en varias tonalidades nos descubre uno de los motivos ms trascendentales del mensaje de la autora, el amor y la sublimacin del mismo. La voz de doa Gertrudis, quien se despli ega a travs de Carlota, Teresa y Sab, se oye a travs del carcter social y racial de sus propias ideas. Veamos como en los tres personajes principales de esta obra nos enfren tamos a una lectura crt ica de la esclavitud, de la espiritualidad y de la feminidad. Vari os estudiosos de la au tora han coincidido en que al hacer uso de los tres personajes, la autora establece un tringulo de s misma, extendiendo as su ideologa y vivencias prop ias. Susan Kirkpatrick nos indica que estos tres personajes: “(…) form a grouping unified not by rivalry for a love object, as in the conventional triangle, but rather by shar ed values and a common experience of powerlessness within the social structure. They constitute the subject’s novel as a king of trinity (…)” (117). Coincidimos con esta divisin tripartita que propone Kirkpatrick, pues no nos parece incoherente establecer un paralelo entre doa Gertrudis y sus creaciones, lo cual logra la es critora al desdoblar su voz en varias perspectivas. Cada uno de esos personajes refleja una idea personal de la autora. La heron a principal, Carlota

PAGE 95

89 personifica la idealizacin y la pasin ci ega que hemos llegado a conocer senta la escritora por Cepeda, y que trataba de encubr ir en esa imagen externa que se estaba autocreando la escritora. De igual manera, Ca rlota lee, adora a su padre y es hurfana de madre, lo cual no podemos decir es la vida real de la Avellaneda en su totalidad pero s en mltiples referencias. Por otro lado, Teresa, uno de los vrt ices de este tringulo ficcional, es un personaje intensamente complejo y penetrante quien se convierte en una protagonista desplazada, sea por su orfandad, su pobreza ec onmica o su ‘fealdad’. Teresa ve la realidad, a partir de su posicin marginada, con ms crudeza y autenticidad que Carlota, quien ha sido cuidada y protegida por todos a su alrededor. Sin embargo, a travs de esta representacin, algunos han visto un deseo de re stitucin por parte de la escritora: “The lesson that Teresa teaches, then, is that of compassion and love, the shared subjectivity of the oppressed, provide the only consolation in a hard, mercenary world, the only antidote to solitary despair” (Kirkpatrick, Las romnticas 152). Entre estos dos caracteres femeninos en que se apoya la novela vemos una mezcla de las experiencias de la joven existencia de la autora, transmitida a travs de ambas voces y fragmentos de un retrato autntic o del arquetipo de la mujer decimonnica. Como bien comenta Torres-Pou, a pesar de que Teresa: “percibe aspectos de la condicin femenina, el consejo que da Carlota reafirma la actitud romntica de su amiga: “Los hombres son malos, Carlota, pero no debes a borrecerlos ni desalentarte en tu camino. Es til conocerlos y no pedirles ms que aquello s que puedan dar’” (“La ambigedad” 59). Esta postura indica otra de las caras de la mujer decimonnica, una mujer que refleja a

PAGE 96

90 plenitud a la misma Avellaneda, una escritor a que quiso mostrar realmente el escenario femenino innegable de su momento. La tercera parte de este tringulo protagnico culmina con Sab y nos complementa las ideas que hemos venido siguien do a travs de lo ot ros dos personajes. La autora continu la tradicin literaria eu ropea, en concreto, la del mito del buen salvaje31 pero en este caso con el negro noble. El debate que ha generado el mismo nombre del personaje central, Sab, ha si do generoso pues la vaguedad del mismo ha llevado a muchos a cuestionar el inters de la autora y por ende el mensaje implicado en la obra. El estudioso Torres-Pou nos come nta lo comn que era la utilizacin de un nombre propio para titular nove las romnticas o indigenistas Sin embargo, esos nombres eran mayormente ciertamente indicativos del hroe protagnic o que se intentaba presentar. En el caso de Sab, desde los inicios hay un enigma patronmico, pues lo mismo nos podemos estar refiriendo a un ser ma sculino o femenino: “Sab puede ser un hombre, una mujer, un animal, una finca, en definitiva, cualquier cosa” (Torres-Pou, “La ambigedad” 56). Desde esta perspectiva ne utra que vemos en la autora desde los inicios, estudiosos como Mildred V. Boyer han apoyado la postura de una encarnacin en Sab de las experiencias sentimentales de la autora (299) y otros indican que el mulato exhibe claras caractersticas fe meninas (Kirkpatrick, Las romnticas 143). Es innegable que la intencin de la au tora no era solamente la de hacer una denuncia de la esclavitud raci al, sino ir ms all y establece r un paralelismo de la misma 31 Como bien sabemos el mito del buen salvaje se expa ndi a travs de Europa desde las primeras cartas de Cristbal Colon en que describa a los indgenas como seres dciles y fciles de dominar y evangelizar. Aos ms tarde esta idea se afianz an ms a travs de la defensa del padre Bartolom de las Casas de los indios y la denuncia de las explotaciones y los horrores a los que estaba siendo sometidos esos pobres indgenas.

PAGE 97

91 con la esclavitud patriarcal a la que estaba sometida la mujer. Este elemento original empleado por la escritora, apoya la idea de que al utilizar un calif icativo ambiguo varios grupos marginados se pueden identificar con el/la protagonista. “U n cierto sector del publico (todos los que se sienten margina dos y concretamente las mujeres) habr advertido ciertas afinidades entre sus respec tivos dramas personales y el del protagonista y a travs de la neutralidad de su figura, habr hecho suya la tragedia del esclavo” (Torres-Pou, “La ambigedad” 57). Luca Fox-Lockert se pregunta el por qu de esta eleccin por parte de la autora de un esclavo como protagonista de la histor ia. “His color represents an inescapable condition, even as does being a man or a woma n. Being a slave signi fies being a victim of the whims of men who judge by a person’s color” (132). Como lectores desde una perspectiva contempornea y progresista podemos ver como a travs de Sab indudablemente se representa al hroe romntico per excellence y percibimos un detalle caracterstico del mensaje lite rario humano de la Avellaneda en esta “protagnizacin” del esclavo Este hroe vacilante transmite todo una profusin de sentimientos, desde los ms nobles como su amor ilimitado por Carlot a, su compasin y cario por Martina hasta las emociones ms vergonzosas como la envidi a, los celos y el odio inconmensurable que siente por Enrique Otway. Internamente en esa alma pura y bella que se nos concede en Sab, del mismo modo distinguimos una profusin de emociones en conflicto perpetuo, en un estado de subyugacin y control; en el alma de l mulato, al igual que en el alma de una mujer, existe una capacidad inusitada para vivir y sentir las gra ndes pasiones. “(…) Sombro y siniestro, como los fuegos de la tempestad, era el brillo que despedan en

PAGE 98

92 aquel momento sus pupilas de azabache, y sin el ruido de los vientos y de los truenos hubiranse odo los latidos de su corazn” (Avellaneda, Sab 136). Un siguiente elemento a analizar en Sab importante en el establecimiento de un mensaje literario humano progresista en la autora, es el abandono de este mundo de la divisin tripartita protagnica que hemos establecido anterior mente a travs de los tres personajes principales. “El dramtico destino de los personajes subr aya, sin presentar un censurable enfrentamiento con la moral burguesa y catlica imperante en el momento, la falta de esperanza en un futuro mejor para la mujer (…)” (Torres-Pou, “La ambigedad” 62). Penosamente, de una manera u otra, los tres personajes dejan de “existir”. Sab expira a causa de su amor tan fuerte co mo desgarrador, Carlota se marcha y nos quedamos con el sabor de una gran desilusin y Teresa se recluye en un mundo donde las puertas han sido cerradas a todo lo concerniente al mbito exterior. Cada uno de los personajes muere, Sab y Teresa muere lite ralmente abandonando un mundo que les hizo imposible la realizacin de su amor. Por ot ro lado, Carlota abandona la isla que tanto amor y sufrimiento le ha acaecido; como lect ores nos quedamos en espera, sin saber en realidad el fin de la joven que tanto am y que tanto fue amada. En cada una de estas despedidas poticas de la novela vemos la mano de doa Gertrudis y los fragmentos de su propia vida que va desperdigando a medida que transcurre la novela. Las tres escapatoria s tienen una significaci n especial para la escritora pues en uno vemos el uso de una carta, lo cual es primordial para el gran amor epistolar de Avellaneda y Cepeda; en Carlot a reconocemos a la pere grina que se marcha en busca de algo mejor sin abandonar la certeza de lo experimentado y lo aprendido en su

PAGE 99

93 propia vida; y en Teresa vemos una posibili dad muy contemplada por Avellaneda ya que es conocido que al menos dos veces en su vida especficamente despus de la muerte de cada uno de sus esposos, la autora jug con la id ea del retiro religioso como su evasiva de los agobios de este mundo. En ltimo lugar, llegando a un dominio esencial en el mensaje de la Avellaneda podemos afirmar que la intencin de la escr itora puede o no haber sido un tanto ambigua a la hora de establecer una novela feminista, femenina, abolicionista o romntica. No obstante, es imposible negar que la Avellane da se enmarca en un espacio de denuncia y rebelda, entregndonos un mensaje con au tnticos destellos de una imputacin femenino/feminista y antiesclavista revestida ba jo el manto de una novela romntica. Al hacer uso del tema de la esclavitud como tema principal, perspicazmente la autora puede permanecer tcticamente, dentro de un mundo de “obediencia y normas sociales” en el cual no le permitiran escribir de la condicin femenina de la manera que lo ha hecho sino lo revistiera bajo la problem tica de la condicin esclava. ¡Las mujeres! ¡Pobre y ciegas vctimas Como los esclavos, ellas arrastran pacientemente su cadena y bajan la cabeza bajo el yugo de las leyes humanas. Sin otra gua que su cora zn ignorante y cr dulo, eligen a un dueo para toda la vida. El esclavo, al menos, puede cambiar de amo, (…) pero la mujer, cuando levanta sus manos enflaquecidas y su frente ultrajada para pedir libertad, oye al monstruo de voz sepulcral que les grita: <> (Sab 271) (nfasis mo).

PAGE 100

94 Este sobresaliente fragmento evidencia la apasionada inquietud por la condicin femenina que hemos venido apreciando paulatinam ente en la escritora. Sin embargo, es relevante el matiz de resignacin o dolor fr ente a la imposibilidad de la mujer de rebelarse a esas condiciones sociales que hacen de la mujer un objeto. La tristeza que se desprende de este pasaje va ms all de una simple denuncia social solamente para las mujeres, o para los esclavos sino que es el punto lgido de toda la novela y es el momento ms intenso y desgarrador de reinvindicacin feminista. Pasando de la primera novela importante de la Avellaneda a otra de sus mejores obras y quizs una de las ms ol vidadas, incluso por la prop ia autora, enfrasqumonos en Dos mujeres escrita dos aos despus. Desde sus in icios, ya en el prlogo la Avellaneda subraya: “que ningn objeto moral ni social se ha propuesto al escribirlas” puesto que “no se cree en la precisin de profesar una doctrin a, ni reconoce en s la capacidad necesaria para encargarse de ninguna misin, de cualqu ier gnero que sea (4). Nos atrevemos a discrepar con estas palabras de la escritora pues parece que desde el mismo prlogo est usando una de las estrategias di scursivas que tan necesarias son para la publicacin de la obra. Escudndose tras una posicin de hum ildad y de justificacin a su obra vemos como la novela trata temas tan delicados como : “el hombre y su entorno, el individuo y la comunidad, el derecho natural y el derecho so cial, y finalmente entre la mujer de la naturaleza y la mujer de la sociedad” (R osell 216). Esta novela es todo un cuestionamiento de la validez de los precep tos morales impuestos por la sociedad, especficamente, la rebelin femenina frente a estos cdigos imperantes.

PAGE 101

95 El argumento de la novela es simple, como en Sab un tringulo amoroso en que dos mujeres, Catalina y Luisa rivalizan por un hombre, Carlos. Sin embargo, la maestra de la obra no est en el argumento de la misma sino en la profundidad sicolgica que le otorga la escritora a este infeliz y tormentoso tringulo amoroso. Segn Kirkpatrick, la Avellaneda proclama en esta novela la tesis que solo haba sugerido en Sab: “the moral and psychological critique of the institution of marriage and of the restricting social codes of feminine behavior” (161). No obstante, en esta novela la Avellaneda no slo presenta nuevamente la problemtica de la “esclavitud” de la mujer sino que va ms all y despliega el argumento de uno de los instrume ntos ms elementales en la implementacin de esta esclavitud moral y social: el ma trimonio. Lo que habamos visto en Sab de manera un tanto incipiente, es claramente de splegado a partir de este momento a travs de una fuerte crtica a esta institucin que restringa a las mujeres en posiciones de subordinacin y obediencia al marido. “He jurado no casarme nunca, no amar nunca; y an me propongo ya abjurar tambin todo empe o, an los ms senc illos y pasajeros” (Avellaneda Poesas 177 cit. Servera 16). Siguiendo estas lneas, al pe nsar en el prlogo de Ave llaneda, no puede dejar de saltar a luz la problemtica en que la escritor a viva y con la cual tena que batallar cada da: su posicin de desafo y defensa al querer ser admitida en la sociedad pero bajo sus propias condiciones. Esta tar ea nada fcil se ve claramente reflejada en la protagonista de Dos mujeres la condesa de S, Catalina: “la sociedad es para m un mal necesario: yo no puedo aceptar su cdigo y no me rebelo contra l, porque soy un ser fuerte y dbil a la vez, que ni puede ajustar su talla a esa medi da estrecha de la hipocresa social, ni tiene

PAGE 102

96 bastante rico el corazn para privarse del goce aturdidor de sus placeres” (Avellaneda, Dos mujeres 139). De igual manera, podemos establecer un fuer te paralelismo entre la protagonista Catalina y la escritora. Esta relacin problemtica entre la escritora y su poca y la sociedad que la rodeaba es prec isamente expuesta en las palabras de la condesa de S. La Avellaneda tambin se haba rebelado cont ra su familia al no querer casarse con los pretendientes ‘aceptados’ por sus parientes pr otestando adems contra la sociedad al establecer su puesto de escritora dentro de una sociedad que no aceptaba ‘fminas’ talentosas. Por otra parte, es ta relacin de amor y odio que la Avellaneda asuma con la sociedad estableca una dicotoma en el compor tamiento de la escritora, en su escritura y en la manera en que desdoblaba a sus personajes y en la autorepresentacin de s misma. Este desafo social parta del deseo de la Avellaneda de pertenecer a un mundo al cual le era quasi imposible de aceptar; sin embargo, las adulaciones de los enamorados, el poder econmico y literario que gana con su fama de escritora le otorga n esa ‘libertad’ que tanto anhelaba, aunque nunca sin dejar de pa gar altos precios por su independencia. Similarmente a la trama de Sab en esta novela nos volvemos a encontrar con un tringulo amoroso, pero en este caso no se superponen tringulos como entre los protagonistas de Sab sino que se manifiesta la divi sin sentimental a travs de tres personajes protagnicos. Segn Alexande r Rosell: “el asunto de Dos mujeres presenta el conflicto interior de Carlos, desgarrado por su pasin por la c ondesa Catalina y el sentimiento del deber hacia su esposa Luis a” (234). Sin embargo, para el estudioso Antn Arrufat en su introduccin a la edicin de Dos Mujeres que se ha utilizado en este

PAGE 103

97 trabajo, lo fundamental en esta novela es la dicotoma principal ex istente entre las dos protagonistas que se manifiesta de manera arquetpica pero a la vez conflictiva (XLIV). Ambas mujeres reflejan las caractersticas prot otpicas de las novela s de la poca puesto que una es morena y la otra rubia, una extica y subversiva y la otra apacible y tradicional. Dentro de la simbologa arquetpica, la morena es el magna pasional, altiva, orgullosa, primigenia, y casi siempre extranjera o que ha residido largamente en el extranjero. Es afn a algo prohibido, co mo el adulterio o el incesto. (…) Por el contrario, o en contraposicin, la rubia, cercana al esplendor ureo, es tierna, modesta, difana, ordenada, angelical y algo fra, fiel guardiana de las tradiciona les virtudes hogareas y de la ley (Arrufat XLIV). Un elemento que no podemos obviar, es que esta representacin, aparentemente acostumbrada de los modelos romnticos de la poca, no es sola mente tradicional sino que la Avellaneda altera esos estndares para presentarnos un pensamiento y un final mucho ms subversivo. Haciendo hincapi en los pe rsonajes, una de las prota gonistas Catalina, refleja fracciones de la Avellaneda: sus ansias de libertad, su bsqueda de conocimiento, sus deseos de establecer un lugar en el mundo por s sola; en la misma medida tambin su incapacidad de encontrar amor, un amor pleno que la satisfaga y la colme a plenitud. Catalina de S. es de igual forma ‘la extr anjera y la morena’ y como bien sabemos Avellaneda siempre se consider parte fo rastera en ambas tierras y muchas de sus

PAGE 104

98 particularidades fsicas, su esbe ltez, el ser morena y su belleza extica, la hicieron realzar a los ojos de muchos de los hombres espaoles Por otro lado, la representacin de Luisa no es tan sumisa como se nos quisiera hacer creer en una primera lectura. Este smbolo del ngel del hogar se nos es presentado con destellos de una ideologa naciente no tan resignada como la anterior. La docilidad de Lu isa proviene de su amor y de su certeza de su posicin en el nivel social que le corre sponde; seguidamente, cuando este territorio comienza a temblar y la joven confronta que est perdiendo todo lo que la establece como mujer, hija y esposa, se rebela y proclama su voz. Cada una de las dos mujeres tiene su propia concepcin del amor, que un momento pue den ser vistas como reconciliables o meramente antagnicas; lo original de la Avel laneda en este caso es que nos aproxima a las dos, mostrndonos que son solamente dos maneras distintas de amar, ambas tan vlidas y profundas como cualquier otra. Este amor, o ambas maneras de amar es el elemento que salva a la novela a pesar de que sus personajes se pierden en el transcurso de la misma. No hay final feliz en la novela, mas, cmo puede haber un final feliz cuando la sociedad re stringe a sus hijos a normas que les imposibilitan la felicidad? La Avellaneda nos muestra claramente su posicin frente a estas restricc iones sociales en los cuestionamientos de Catalina: “Qu es el amor? No es la ms involuntaria y la ms bella de las pasiones del hombre? El adulterio, dicen, es un crimen, pero no hay adul terio para el corazn. El hombre puede ser responsable de sus acciones mas no de su s sentimientos” (Avellaneda, Dos mujeres 127). El final de la novela no responde a los cnone s romnticos estableci dos ni a la renovacin de la felicidad sino que se re staura el orden social a costa de los sentimientos de los

PAGE 105

99 protagonistas. “Triunfa as el orden social po r encima de los sentimientos, pero aunque, Carlos y Luisa siguen juntos, nun ca recuperan el amor que los una al casarse y el suyo se convierte en un matrimonio de convenien cia” (Torres-Pou, “Dos mujeres” 25). En la bsqueda que nos hemos propuest o del mensaje literario humano en la Avellaneda no podemos pasar por alto un momento inolvidable en la novela: la conversacin nocturna entre Carlos y Catalina en que esta ltima le describe paso a paso, una vida que bien pudiera ser la de cualquier mujer decimonnica o una que apelara a ser algo ms. Durante esta larga noche, la conde sa de S. le expone a Carlos que no ha podido amar pues su vida se ha confinado a una bsqueda de un alma ‘superior” que la haga respetar y admirar. La superioridad a la cual se est refirie ndo Catalina, y por ende la voz autorial de la Avellaneda, no se basa en una superioridad social, racial o de gneros sino que examina un ideal efmero en que los sentimientos superponen a ciertos seres en este mundo. Esta ideologa ya haba sido presentada en Sab y ahora se desplaya an ms en Dos mujeres a travs de la magistralidad c on que la autora nos presenta un argumento indomable: no hay dominio de sexos ni de razas, slo los sentimientos cuentan en la pesquisa de la felicidad. En las mentes femeninas de esta novela vuelca doa Gertrudi s sus ideales y sus pesares y se identifica de tal manera que ni ella misma poda saber hasta que punto la ficcin se acercara a la realidad y cuan progr esista llegara a ser su mensaje feminista. Hacia el final de la novela cons ta una referencia reveladora y perspicaz: el suicidio de la protagonista Catalina. A raz de esta de spedida trgica, que como ya hemos expuesto anteriormente son peculiares en la prosstica de la Avellaneda, la condesa de S. no se

PAGE 106

100 abandona a una suerte deparada por la sociedad y su amante sino que toma las riendas de su propio destino, doloroso y asfixiante, ta n opresor cmo las rgidas normas que la llevan morir. De igual modo, un dato sugesti vo de esta muerte es que Catalina est embarazada, y se lo expresa a Carlos quien la abandona sin reconocer la magnitud de las consecuencias de este hecho. “Ahora, mrame an una vez con tu mirada de amor. Dame tambin tu bendicin, para mi y tu desventura do hijo (311). Nos preguntamos aqu: es posible que en este suic ido – aborto est la propia muer te de su hija Brenilde? Sera sumamente interesante emprender otra lnea de estudio en una investigacin que se basara en la bsqueda de ciertos “demonios escondidos” que nuestra s escritoras tuvieron que reprimir dentro de una sociedad tan cl austrofbica como la decimonnica. Este elemento toma proporciones titnicas a la hora de estable cer la trascendencia del mensaje que nos quiso legar la Avella neda. Los resplandores feministas que abordamos poco a poco en Sab se ven totalmente resplandecientes en Dos mujeres El carcter subversivo de la intenc in de la autora al ofrecernos a Catalina en una toma de conciencia de su propio cuerpo, lo cual es inconcebible para la poca, que la lleva a abortar despunta una ideologa plenamente feminista del siglo XX. La protagonista asume su ‘culpabilidad’ y aborta, y nos deja debatindonos en la di syuntiva acerca, qu es ms importante, el amor o la libertad misma? Esta ltima despedida de Catalina, nuevamente a travs de una carta, arranca l grimas al lector frente a esta sublime redencin por amor: “El designio de la prov idencia se ha cumplido. El amor salva mi alma, y mi muerte expa mi amor” (320) y nos preguntamos, hasta qu punto nos est

PAGE 107

101 exponiendo Avellaneda que es mejor morir por amor, que vivir enjaul ada entre prejuicios y normas que no dejan a la muje r ni tan siquiera existir? Muchos estudiosos han visto el mensaje de la Avellaneda como una declaracin saturada de imprecisiones y contradicciones; sin em bargo, a medida que hemos profundizado en este trabajo nos hemos percatado de que el mensaje literario humano de la Avellaneda se centraba en que la naturaleza femenina no se delimitaba necesariamente a convertirse en un ser restringido por una poc a en que las cualidad es ‘superiores’ eran solamente atribuibles a los hombres. La rebeld a y las convenciones, el amor y la pasin de sus protagonistas, el dolor y la sociedad, todos repres entan los elementos de una pintura conmovedora de la vida de la muje r decimonnica. Cada una de las creaciones literarias de la poetisa nos ha permitido ser te stigos de un desgarramiento silencioso de una mujer extraordinaria que sin lugar a duda s despleg sus alas y logr volar. Haciendo uso de las palabras de Joan Torres-Pou: “aunque la novela [extendindolo a la generalidad de su prosstica] pr esenta rasgos tpicos de la pr osa romntica como es el uso de la fatalidad y el idealismo de algunos de los personajes, lo cierto es que va ms all de los parmetros del romanticismo e inclus o de la moral imperante en la poca (“Dos mujeres”, el subrayado es mo 26). Si tuvisemos que establecer una seal defi nitiva de la obra, slo nos resta decir que a travs de su pluma doa Gertrudis se c onvirti en la reinvindi cacin de los anhelos y las tristezas del alma femenina que como bien indic Menndez y Pelayo: La Avellaneda era mujer y muy mujer (…) lo femenino eterno es lo que ella ha expresado, y es lo caracterstico de su arte, y lo que la hace

PAGE 108

102 inmortal, no slo en la poesa lrica es paola, sino en la de cualquier otro pas y tiempo, es la expresin, ya indmita y soberbia, ya mansa y resignada, ya ardiente e impetuosa, ya mstica y profunda de todos los anhelos, tristezas, pasiones, desencanto s, tormentos y naufragios del alma femenina. Lo femenino eterno es lo que ella ha expresado y es lo caracterstico de su arte (XL). Manifiestamente Gertrudis Gmez de Avellane da figur como lo fe menino eterno en el amplio sentido de la palabra femenino que ha sido resignificado por la crtica feminista actual. Creemos que la intenci n de Gmez de Avellaneda no fue slo de reflejar el ser “mujer y muy mujer” sino de tomar su pape l femenino y reescribirlo y revolucionarlo. De igual modo, no hay dudas de que esta gran escritora simboliz mucho ms que el cliz femenino llegando a establecerse como uno de los baluartes literarios de esperanza y rebelda para todas las generaciones de mujeres escritoras que la sucedieron.

PAGE 109

103 Para el triunfo definitivo de nuestras ideas no necesitamos de lucha ni de predicacin impositiva; lo nico que anhelamos es luz, mucha luz para que disipadas las tin ieblas, vean claro las que tienen ojos y encuentren todas las bellezas que encierra para el gnero humano la ilustracin de su bella mita d y los bienes que la familia, la patria, el universo, en fin, repor tan de que la mujer sea persona consciente y no cosa irresponsable. El camino luminoso que actualmente recorre la mujer va hacia la perfeccin social. (Clorinda Matto, “El camino luminoso de la mujer”)

PAGE 110

104 CLORINDA MATTO DE TURNER: VOZ DEFENSORA DESDE EL CUZCO Las mujeres decimonnicas de Hispanoam rica no slo se convirtieron en altos exponentes de la lucha femenina / feminista, sino que se establecieron como semillas de la nueva mujer latinoamericana. La defensa de la mujer, sus derechos y su posicin vocalizada en la sociedad es personificada en la postura que toma la eminente escritora peruana Clorinda Matto de Turner (1852 – 1909) ante los roles sexuales del hombre y la mujer, ante la explotacin de los oprimidos y ante las soluciones que ofrece en el proceso de erradicacin de esta marginalizacin racial, cultural y de gnero. “Constituye preocupacin propia de los ltimos aos la de colocar en su justo nivel a aquellos escritores de la segunda mitad del siglo que entonces mostraron su inconformidad y disentimiento con lo establecido. (…) existen entre ellos nombres preclaros de mujeres intelectuales, perseguidas y sacrificadas por sus ideales y por adelantadas a su poca, (…) como Clorinda Matto de Turn er (…)” (Nez 5). Tenemos que tener en cuenta que a pesar de no poder clasificar a Matto de Turner como una mujer femini sta, en el sentido feminista del siglo XX, los modelos que nos pres enta la escritora en muchas de sus obras, siendo femeninos o incluso masculinos, nos i ndican unas claras influencias feministas y progresistas bien adelantadas pa ra la poca, a la misma vez que logran enmarcarse en un cuadro femenino que no deja de pl asmar al ngel del hogar femenino. Como veremos a continuacin con ms de tenimiento, la vida de esta gran escritora sufri mltiples adversidades; sin embargo los frutos que logr con sus novelas y con sus publicaciones sobrepasaron estas fata lidades y la establecieron como una de las escritoras ms importantes del Per. Clori nda Matto estamp su huella como la primera

PAGE 111

105 mujer en Latinoamrica que edit un peridic o que se imprima diariamente. De la misma manera, sus ensayos acerca de la problemtica de los marginados, fuesen indios, esclavos o mujeres desarrollaban temas a fa vor del progreso y la educacin de esos mismos grupos ‘alejados’ de la socieda d. Su primera gran novela, Aves sin nido (1889), presenta una profunda denuncia del abuso de l poder por parte de los estratos ms influyentes del poder, incluyendo a la alta burguesa, el ejr cito y principalmente la iglesia catlica. Despus de ms de cien a os sta es una de las novelas ms ledas en clases de literatura hispanoamericana y en c rculos intelectuales en general debido a su inmenso atractivo y su incuestionable vigenc ia en un Per que an hoy se mantiene en pugna con la injusticia y la discrimi nacin de sus grupos ms “dbiles”. La vida de la escritora peruana transcurre entre la ciudad imperial de los Incas, la cual manifiesta un espacio citadino enorme mente espaol y los campos donde conoce a aquellos que an mantienen vivas las tradiciones de sus antepa sados indgenas. Clorinda Matto nace el once de noviembre de 1852 en la provincia de Calca, en Cuzco, Per bajo los nombres de Grimanesa Martina Matto Usandivaras, aunque ms tarde ella misma usara el nombre de “Clorinda”, con el cual fu e conocida a lo largo de su vida (Schneider 7). Sus padres fueron Ramn Matto y Torres y Grimanesa Usandivaras, dueos de una pequea hacienda llamada Paullo Chico, donde Matto y sus hermanos pasaron la mayor parte de su infancia. “Desde nia apre ndi a amar el Cuzco, su campia que sola recorrer y sus monumentos arqueolgicos que visitaba con frecuencia” (Carrillo 6). De su niez recogi los frutos de su apasionado amor por la tierra, su conocimiento de la

PAGE 112

106 lengua quechua y su comprensin de los ind genas, aspectos que la acompaaran a lo largo de su vida y que se ven reflej ados en sus obras ms clebres. Varios estudiosos, como por ejemplo Fran cisco Carrillo, se han dado a la tarea de investigar varias cartas y manuscritos de los pr imeros aos de la es critora y la conclusin fundamental que se ha establecido acerca de este perodo formativo y sus consecuencias en el carcter de Clorinda es que: “de un lado la pintan dominante y varonil, cuando jugaba con sus hermanos menores (…). Por otro, la recuerdan amable y tierna con los indiecillos que se acercaban a jugar y cuya lengua hablaba tan bien como ellos” (6). En 1862, cuando an no contaba diez aos pierde a su madre y tambin ingresa en el Colegio de Nuestra Seora de las Mercedes en la ciudad del Cuzco, donde cursa sus estudios primarios. Algunos crticos han coincidido en que durante esta poca es cuando nace su vocacin literaria aunque apenas se han recop ilado pruebas literarias concretas acerca de la veracidad de esta sugerencia (Schneider 8-9). A ra z de la muerte de su madre, la nia se hizo cargo de sus hermanos menores y de las tareas del hogar aunque siempre trat de no descuidar sus estudios. Cuando slo contaba catorce aos de edad le pidi a su padre irse a los Estados Unidos a estudiar la carrera de Medicina, pero por diversas razones su padre no lo permiti (Carrillo 7). A partir de este deseo de irse a los Estados Unidos la escritora comienza a aprender el idioma ingls y a pesar de que es te viaje no se logra, en 1871 conoce al ingls Jos Turner32 y se casan. Sus primeros aos de vida casada pasan en el pueblo andino de 32 Apenas existen datos personales acerca del esposo de Matto de Turner; segn Lus Mario Schneider, el nico crtico que menciona algo acerca del mismo, es el mexicano Francisco Sosa en su estudio acerca de Clorinda Matto publicado en Escritores y poetas sudamericanos donde cuenta cmo la escritora padeci una enfermedad de los ojos y la atendi el mdico ingls quien se enamor de ella (8).

PAGE 113

107 Tinta, en la provincia de Ca nchis. Este lugar demuestra una importancia suprema en la novelstica de Matto de Turner pues sirve de escenario geogrfico y ambiental para la representacin del pueblo de K illac, el pueblo de su ms encumbrada novela Aves sin nido Del mismo modo, el pueblo de Tinta ta mbin deja ver un patrimonio histrico considerable pues fue all donde ocurri la muerte del lder indgena Tpac Amaru33 y de sus compaeros de rebelin, lo cual es uti lizado por la escritor a en varias de sus tradiciones y su ni ca obra de teatro Hima Sumac (Schneider 8-9). Numerosos estudiosos coincide n en ver un florecimiento in telectual en la escritora durante su estada en Tinta. A partir de su relacin con Turner, quien la consideraba mucho, la admiraba y la apoyaba en sus tareas literarias, Matto de Tu rner se dedica a la escritura y la extensa publicaci n que la caracterizarn en su vida. “(…) ser en Tinta donde su espritu creativo encuentra la verd adera vocacin literaria a la vez que las direcciones definitivas que se observan en t oda su produccin; la reinvindicacin de la mujer en el mundo moderno y el tema indgena de protesta so cial” (Schneider 9). Desde esta localidad comienza a enviar varias colaboraciones a mltiples revistas como El Heraldo El Ferrocarril y El Eco de los Andes firmando bajo diferentes seudnimos como Lucrecia, Mary y Rosario. De esta poca la mayora de los escritos que se conservan hasta hoy son de descripciones de la naturaleza cuzquea y de ambientes indgenas o coloniales; ya aqu empezaramos a notar la influencia extraordinaria que ejerci Ricardo Palma en la literatura de Matt o de Turner. Inclusive, en la novela Aves 33 Tpac Amaru (? – Cuzco 1572) fue el ltimo lder indgena del Imperio Inca en el Per. Tambin, en el siglo dieciocho nos encontramos con otro lder, Jos Gabriel Condorcanqui Noguera, ms conocido como Tpac Amaru II (Tinta, Per 1742 – Cuzco 1781) quien se piensa fue descendiente del primer Tpac Amaru. Se convirti en un cabecilla quechua que encabez la primera y mayor rebelin independentista que se haba visto hasta el momento en el virreinato del Per.

PAGE 114

108 sin nido advertimos una sugerencia intertextual a las tradiciones del maestro a travs de los personajes: “Bien, yo gozar con las “Tradiciones” de Palma; son relatos muy peruanos y me encantan” (Matto 202). A finales de la dcada de los setenta, Clor inda nuevamente se traslada al Cuzco y comienza su actividad como escritora, periodis ta, editora y directora de varias revistas literarias importantes del pas. En esta po ca se gana el respeto y la admiracin de sus coetneos y logra una posici n envidiable para una mujer. Particularmente en 1877, participa en una de las tert ulias de Juana Manuela Gorriti34, en esta famosa ‘velada literaria’ la escritora es coronada literalmen te con “(…) una guirnalda de laureles de filgrana (…) ¡Qu bien simbolizados la corona del talento y el instrumento de oro de la palabra humana!” (Joaqun Lemoine cit. Sc hneider 10). Aos ms tarde, Clorinda tambin apoyara y difundira las nuevas ideas lite rarias en boga en sus propias tertulias. Mientras su fama literaria se acrecentaba rpidamente su vida personal resisti difciles reveses ya que tan s lo despus de diez aos, su esposo Don Jos Turner muere en 1881. Seguidamente la joven viuda se ver enfrentada a una grave situacin econmica que la hace abandonar el Cuzco y re gresar a Tinta a reor ganizar su patrimonio y su vida. De esta poca notamos cmo tiene que trasladarse a vivi r a Arequipa en busca de trabajo, lo cual gracias a su reputacin imp ecable le es fcil obtener (Carrillo 10-5). A raz de su forzada autonoma la escritora a pa rtir de ahora se adentrar plenamente en el espacio pblico de los hombres y se convertir en una de la s trabajadoras ms arduas del periodismo peruano. Algunos de sus puestos m s importantes son el de redactora en jefe 34 Escritora argentina famosa e importante defensora de las letras que apoyaba y difunda a los nuevos y ms destacados exponentes de la intelectualidad.

PAGE 115

109 del diario La Bolsa (1884-85), y la jefatura de redaccin de El Per Ilustrado en Lima, casi al mismo tiempo que apareca su primera novela, Aves sin nido Igualmente, unos aos despus funda, junto con su herma no el Dr. David Matto, la imprenta La Equitativa en Lima, lugar en el cual solamente trab ajaban mujeres y se editaba el peridico Los Andes (Schneider 18-25). A raz de su colaboracin con el gobierno de Andrs A. Cceres, en 1895 las tropas del presidente Nicols de Pierola ocuparon Lima, y destr uyen la casa y la imprenta de los hermanos Matto. A partir de cierta s publicaciones en abierto antagonismo con la alta sociedad del pas y especficamente la de un relato sacrlego del escritor brasileo Coelho Netto en El Per Ilustrado la Iglesia Catlica inicia una campaa totalmente en contra de Clorinda: El arzobispo de Lima, bajo amenaza de pecado mortal, prohibi que se leyera, vendiera o hablara de la revi sta. Se acus a la revista y luego tambin a Aves sin nido de haber difamado a la Iglesia. La controversia fue creciendo. El arzobispo excomulg a Matto, empezaron las demostraciones pblicas a su favor y en su contra, en Cuzco y Arequipa fue quemada su efigie, y Aves sin nido qued incluido en la lista de libros prohibidos por la Iglesi a catlica (Berg 2). En el mbito literario, la eminente pe ruana publica varias novelas entre 1889 y 1895, una de las cuales fue Aves sin nido en 1889. Esta novela origin una gran polmica pues la trama principal oscila entre dos vertientes distintas que se entrelazan: dos jvenes, uno blanco y una muchacha ind gena que se aman y luego nos percatamos

PAGE 116

110 son hermanos y por otro lado la polmica indi genista. En el primer tema, mayormente romntico, se revela la temtica incestuosa, la cual se problematiza an ms cuando el padre que comparten es el sacerdote del puebl o. Otras de sus obras ms importantes son Tradiciones cuzqueas (1886), ndole (1891), Herencia (1895), tambin tradujo al quechua el Evangelio de San Lucas y los Hech os de los Apstoles, en 1901 y Viaje de Recreo el cual fue publicado pstumamente en 1910. En abril de 1895, Matto de Turner tiene que abandonar su pas y marcharse al exilio, lo cual marc profundamente su futura produccin literaria. Culmina radicando en Buenos Aires desde donde se gana la vida impartiendo clases en la Escuela Normal, al igual que en la Escuela Comerc ial de Mujeres, y trabajando co mo periodista. Sus ltimos aos los dedica a viajar a travs de varios pa ses como Espaa, Franci a, Inglaterra, Italia, Alemania y Suiza; lugares donde fue profundamente homenajeada por varias organizaciones periodsticas y sociales. Post eriormente a su regreso, la escritora muere en Buenos Aires, el 25 de octubre de 1909, c on tan slo cincuenta si ete aos de edad a causa de una neumona (Schneider 45). En 1924, por ley expresa del Congreso peruano, sus restos mortales son repatriados a Per. Haciendo uso de las palabras de Lus Mario Schneider, la vuelta de Clori nda Matto de Turner a Lima signific: “el acto al que contribuyeron las ms sobresalie ntes organizaciones cultur ales y polticas del Per, signific el reconocimiento pblico nacional a la escritora, a la periodista, a la ideloga, a la educadora” (46). Nuestra intencin en este trabajo es continuar con el establecimiento de un mensaje literario humano en la ltima escritora que hemos determinado para este estudio.

PAGE 117

111 Haciendo uso de la novela Aves sin nido y dos de las publicaciones de Matto de sus ltimos aos intentamos encontrar el propsito tr as la literatura de esta gran intelectual peruana. Las denuncias y los discursos progr esistas que veremos anunciadas a travs de las mltiples voces personificadas en los protagonistas principales que nos depara Matto de Turner se encargan de mostrar las ideas de una mujer avanzada para su poca pero que fue a la vez “femenina”. Mltiples aspectos que sobresalen en la obra literaria de Matto pueden ser vistos especialmente a travs de las relaciones culturales, familiares y sociales que determinan a los grupos sociales del Per y mediante estas relaci ones intratextuales en la obra buscaremos el razonamiento huma no detrs del mensaje feminista / femenino o indianista / indigenista que ha caract erizado a las obras de Matto. Clorinda Matto de Turner ha sido categor izada como una escritora que se debati entre una mezcla del realismo, el naturalismo y la ficcin; lo cual aos despus habra de identificar a la novela latinoamericana. Sus orgenes son fundamentalmente costumbristas con algunos destellos del Roman ticismo de principios de siglo haciendo que la obra: “partcip[e] de una ntima fusin de la moral con el costumbrismo” (Schneider 22). La misma Matto de Turner se encarga de mostrarnos sus objetivos principales al escribir la novela en el proemio con el cual la pu blic: “Si la historia es el espejo donde las generaciones por venir han de contemplar la imagen de la generaciones que fueron, la novela tiene que se r la fotografa que estereot ipe los vicios y las virtudes de un pueblo, con la consiguiente moraleja correctiva para aqullos y el homenaje y admiracin para stas (Aves 51).

PAGE 118

112 A partir de estas primeras pginas logram os conocer su intencin realista en el mero uso de palabras ‘fotografa’, ‘observa r atentamente’ y ‘copia’, por slo mencionar algunas. De igual manera, el propsito de de nuncia es tan evidente cmo su aspiracin didctica para educar y mejorar: “repito que al someter mi obra al fallo del lector, hgalo con la esperanza de que ese fallo sea la idea de mejorar la condici n de los pueblo chicos del Per; (…) recordando que en el pas existen hermanos qu e sufren, explotados en la noche de la ignorancia (…)” (Matto, Aves 52). La novela a continuacin no se adhiere a los patrones clsicos de la nove la de crtica social; no obsta nte, vemos un palpable brote de la conciencia de un realismo que ms tarde dara paso a la novela indigenista e indianista latinoamericana. “Matto de Turner anticipa la novela indigenista moderna, tratando al indgena ameri cano no como materia de roma nce, sino como una entidad social real” (Gargani go et al 214). Tomemos un momento para enfatizar los contrastes entre ambas corrientes literarias. A grandes rasgos la novela indigenista se diferencia de los proyectos romnticos indianistas que se haban desarro llado mayormente en Br asil a mitad de siglo en cuanto a la representacin ms realista de la vida indgena es tableciendo una crtica social y poltica ms que la representacin ideal y artificial de los ‘indios’ que alcanzbamos observar en la indianista Estas dos posturas o conceptos han sido vastamente criticados por los intelectuales y muchas de sus limitaciones se materializan en ambas debido a una visin maternal o patern al de los pobres indios por parte de los escritores. De igual modo, los escritores que comenzaron a desarrollar estas tendencias se caracterizaban por pertenecer a la raza blanca y a la alta bu rguesa. Lo interesante, y

PAGE 119

113 controversial a la vez de Aves sin nido es que se combinan elementos, tanto de la novela indianista como de la indige nista; el mensaje social es transparente pero tambin la actitud solcita de la autora para con los infortunados indgenas que no “conocen nada mejor” y hay que proteger y cuidar. Era preciso ver de cerca aquellas desher edadas criaturas, y escuchar de sus labios, en su expresivo idioma, el rela to de su actualidad, para explicarse la simpata que brota sin sentirlo en los corazones nobles y como se llega a ser parte en el dolor, an cuando slo el inters del estudio motive la observacin de las costumbres que la mayora de los peruanos ignoran y que lamenta un reducido nmero de personas (Matto, Aves 55). De todos modos, numerosos especialistas como Ada Cometta Manzini y Concha Melndez, quienes fueron las primeras en estu diar y valorar con seriedad el movimiento indigenista e indianista en Hispanoamrica, sitan a Matto de Turner en un lugar significativo como iniciadora del indigenismo moderno en nuestro hemisferio americano (Carrillo 42-3). No obstante, ambas difieren en cuanto al papel jugado por la escritora en cada una de las tendencias que hemos determ inado. Cometta Manzini asegura que Aves sin nido : “mereca ser salvad a del olvido, y de las polillas, no por su calidad esttica o por su contenido esttico, sino por ser la primera novela que textualizaba el sufrimiento indgena “con toda crudeza’” (c it. en Peluffo 12). Por otra parte, Melndez en su famoso libro La novela indianista en Hispanoamrica (1832 – 1889) afirmaba que la novela jugaba un papel fundamental en la novela in dianista ya que: “la idealizacin romntica del referente indgena eclipsa ba su carcter denunciatorio ” (cit. en Peluffo 13).

PAGE 120

114 Nos parece un tanto ambiguo afirmar este sistema de diferenciacin tan radical entre el indigenismo y el indianismo ya que ambos trminos a su vez son un tanto arbitrarios. Desde el momento que asocia mos ‘indianismo’ con compasin y caridad, e ‘indigenismo’ con una protesta social, nos adentramos en un campo en el que dividimos intensamente la poltica y el sentimentalismo, especulando que ambos no pueden coincidir o al menos coexistir. Coinci dimos con Ana Peluffo cuando nos indica que: “estas categoras no son excluyentes entre s y que el sentimentalismo, entendido como un deseo de hacerle derramar lgrimas al lector por la suerte del Otrotnico en peligro, es un ingrediente fundamental de la visin poltica que tiene Ma tto de Turner de la novela como rgano de reforma socia-cultural” (13). Esta marcada distincin que se ha he cho de la lectura de Aves sin nido trae a colacin la problemtica con que se enfrentaba la autora en el mome nto de su concepcin literaria. Por un lado, la influe ncia romntica idealizadora de un hroe, en este caso un hroe colectivo indgena a travs de las fa milias Yupanqui y Champi y por otro, el deseo de evidenciar un cambio en la sociedad, y por en de la cultura y la pol tica, a travs de sus retratos ‘realistas y costumbrista s’. Esta es una de las razone s por las cuales la prosstica de Matto puede ser leda y enmarcada desde varias perspectivas y movimientos literarios pero a la vez tambin puede ser reprocha da por no adherirse a una manifestacin o movimiento en especfico. “Aunque algunos crticos han clasificado a Aves sin nido como una novela romntica por su sentimen talismo hiperblico, otros han subrayado los elementos realistas” (Mujica 375). Sin lugar a dudas, Aves sin nido es una pieza literaria que necesitaba de una mezcla de estilos para poder combinar una historia romntica de

PAGE 121

115 amor con la cruda realidad de la miseria y la corrupcin de un pueblo del interior peruano en que los indgenas y los ‘bla ncos’ batallaban cada da. En ocasiones, el mensaje de Matto de Turner puede parecer confuso; el tema principal de la novela es un tanto difcil de determinar pues como bien nos comenta Schneider los amores de Manuel y Margarita se pierden un poco en: “la intencin del cuadro costumbrista y la orientacin mora l-sicolgica” (23). No obstante, otros estudiosos como Fox-Lockett, en realidad ven una doble tram a; por un lado a travs de las dos parejas indgenas que sobresalen en la novela y por otro, nuevamente dos parejas, en este caso blancas (138). Mediante es tas representaciones correspondientes nos adentramos en ambos mundos, el indgena con todas sus lim itaciones y el orbe blanco asimismo con su degradacin. Los personaje s en la obra se manifiestan de manera arquetpica pues Matto los fr acciona en grupos de buenos y malos, principalmente indgenas, mujeres y clase media progresista del lado positivo y el poder eclesistico y civil del lado negativo. “¡Fernando, Ferna ndo mo! ¡Nosotros no podemos vivir aqu! Y si t insistes, viviremos librando la sangrient a batalla de los buenos contra los malos” (Matto 73). La perspectiva de gnero dentro de la novela se centra fundamentalmente en las protagonistas femeninas, principalmente Lu ca, Petronila, Marcela y Margarita. FoxLockett va ms all y establece ciertos pa ralelismos entre los indios marginados y explotados y: “the denouncement of the sexua l exploitation of women” (138). Dentro de esta representacin de la mujer se ha podi do observar la fuerte denuncia de Matto de Turner de los horrores que sufran las mujeres, no solamente las indgenas. El profesor

PAGE 122

116 Joan Torres-Pou nos comenta en su artculo “Clorinda Matto de Tu rner y el ngel del hogar” cmo: la cuestin femenina y la imagen de la mujer en el texto, ha sido uno de los [aspectos] ms desatendidos (3). Este carcter femenino nos revela una mujer estereotipada, pero tratada desde una variante de l estereotipo de ‘mujer en el pedestal’, lo cual ha pasado a ser conocido con el trmi no de ngel del hogar (Torres-Pou 3). Igualmente, ingresada en esta directriz femenina dentro de la novela de la caracterizacin de la mujer, quizs uno de lo s aspectos ms significativos del mensaje de Matto de Turner es la dicotoma tan evidente e incuestionable entre el hombre y la mujer dentro de los parmetros establecidos por la so ciedad patriarcal. Este elemento es lo que segn Luca Guerra se denomina la dicotoma esencial en la subordinacin de la mujer. Guerra aade como esta fragmentacin se origin a travs de: “la divisin del trabajo (…): mientras al hombre se le asignar on las funciones productivas, la mujer fue confinada a las labores domsticas, pape l que a su vez, produjo una posicin subordinada” (Guerra 14). Esta disposicin discriminatoria afect grandemente como los hombres y las mujeres participaran en la soci edad, los hombres destinados para la vida pblica, convirtindose en la autoridad absolu ta mientras que la mujeres: “en su papel primario de madre y esposa, fue relegada al espacio privado y domstico del hogar llevando una existencia intran scendental en las reas publicas” (Guerra 14). Dialogando con lo antes expuesto entre Torres-Pou y Luca Guerra, podemos distinguir que mediante esta dicotoma entre la vida femenina y la masculina se produce una incuestionable posicin de subordinacin de la mujer en el cual las mujeres se ven encasilladas como ‘ngeles del hogar’ con su dominio limitado a la casa y con la

PAGE 123

117 constante figura masculina que las protega. Este es el caso de las protagonistas femeninas de Aves sin nido como Luca, Petronila y Marg arita que necesitan de los hombres para llevar a cabo aquello que desean y que reflejan a una buena mujer, madre y esposa; sin embargo, del mismo modo, son la s mujeres, quienes estremecen los pilares sociales patriarcales y dan pie a que los hechos se desencadenen en la obra. Por lo tanto por un lado tenemos a Luca Marn, abogando por la justicia humana pero mantenindose firme en su valoracin bondadosa y angelical “Luca, que naci y creci en un lugar cristiano, cuando visti la blanca tnica de desposada, acept para ella el nuevo hogar con los encantos ofrecidos por el cario y las turbulencias de la vida (…)” (Matto, Aves 181). El personaje de Luca es la personifi cacin ms acercada a la misma escritora. La manera en que esta protagonista es incorpor ada a la obra, es extr anjera del pueblo, nos permite una perspectiva “desde afuera” que nos muestra ms objetivamente la realidad de los oprimidos. Esta es la mujer que defiende Matto de Turner ya que a travs de ella se simboliza la personalidad de una mujer compasiva, que puede ser madre y esposa sin competer con el ser educada e inteligente. “ Luca no era una mujer vulgar Haba recibido bastante educacin, y la perspicacia de su inteligen cia alcanzaba la luz de la verdad estableciendo comparaciones” (Matto, Aves 59). A pesar de esta manifiesta aceptacin de la posicin femenina, en la vida real nuestra escritora, a diferencia de otras mujeres de la po ca, no fue el referido ‘ngel del hogar’ ni se escud tras un ho mbre cuando qued viuda sino que asumi su precaria situacin y no se cas nunca ms. Es inte resante observar las discrepancias entre las protagonistas de la novela que no se atreven a adentrarse en rea lidad en el mbito

PAGE 124

118 masculino y la propia Matto de Turner que se aventura plenamente en el espacio pblico reservado a los hombres y se ve expuesta a la discriminacin y al rechazo por parte de la sociedad. No hay dudas de que Clorinda Matto de Tu rner ve a la mujer como una clase o grupo social y culturalmente marginado: “¡P obre mujeres, debes de cir, Manuelito! Por felices que parezcamos, para nosotras no falta un gusano que roa nuestra alma” (Matto, Aves 149). Sin embargo, aquello que no le perm ite a Matto traspasar plenamente la diferencia femenina es que ella misma se en carga de perpetuar y enclaustrar a la mujer dentro de esta segregacin pues distingue a la ‘educacin’ de la mujer como el camino para encontrar un buen esposo y para ser una buena madre. De este modo, vemos como la ley consuetudinaria juega un papel significativo al recrear el romanticismo esencialista de la mujer como ser superior y como madre. Dentro de estas pa utas el matrimonio se convierte en un smbolo fundamental en la novela de Matto, y se ve perfectamente reflejado en la manera en que las nias Ma rgarita y Rosala estn siendo moldeadas para conformarse a lo que se espera de ellas por ser mujeres: “Olv idad, pobres mujeres, vuestros sueos de emancipacin y de liberta d. Estas son teoras de cabezas enfermas, que jams se podrn practicar porque la muje r ha nacido para poetisar la casa” (Matto, Aves 182). En igual medida en que la represen tacin femenina devela un mensaje denunciador tambin observamos a travs de es ta mirada ciertos destellos de esperanza para las mujeres y los indgenas mediante la educacin y el progreso En el caso de

PAGE 125

119 Matto de Turner, la obtencin del conocim iento juega un rol imprescindible en el desarrollo de todos aquellos oprimidos por la sociedad siendo mujeres o indgenas. Juzgamos que slo es variante de aquel salvajismo lo que ocurre en Kllac como en todos los pueblos del interior del Per, donde la carencia de escuelas, la falta de buena fe en los prrocos y la depravacin manifiesta de los pocos que comercian con la ignorancia y la consiguiente sumisin de las masas, alejan, cada da ms, a aquellos pueblos de la verdadera civilizacin que cimentada, agregara al pas secciones importantes con elementos tendentes a su mayor engrandecimiento35 (Matto 75). La escritora cuzquea advierte en la ense anza el mejoramiento de la mayora de los males que opriman a la sociedad peruana co mo la pobreza, la desigualdad y el atraso econmico-social en el cual estaba sumergido su pas en este perodo. Dentro de esta corriente progresista Aves sin nido se convierte en un sant uario al positivismo de influencia de Augusto Comte36 ya que: “refleja las actitudes positivistas de su generacin, con su nfasis en la educacin, la libertad y el progreso” (Mujica 375). La manera en que Matto de Turner se apropia de cierta influencia positivista es a travs de su mentor Manuel Gonzles Prada37 quien filtra el positivismo eu ropeo y la ayuda en la aplicacin 35 El subrayado es del autor de este trabajo para en fatizar la crtica de Matto de Turner a las entidades sociales que suman al pas en la miseria y el atraso. 36 Se le considera creador del positivismo y de la disciplina de la sociologa aunque esto ltimo ha sido materia de debate por muchos aos en diversos crc ulos acadmicos. Sus caractersticas principales se basaron en un enfoque cientfico al mundo humano y natural. 37 Manuel Gonzlez Prada (1844-1918) importante escritor peruano precursor de las ideas de Jos Carlos Maritegui otro gran pensador peruano. Gonzles Prad a nace en la aristocracia limea y se aparta de ella

PAGE 126

120 del mismo en la sociedad peruana de la poca. No obstante, dentro de esta influencia tenemos que tener en cuenta lo que Gloria Hintze de Molinari arguye acerca de la dificultad que: (…) el avance del materialismo y del cientificismo en las investigaciones, que reforzaban el sentido de inferioridad sexual de las mujeres, siempre culpables por su naturaleza de las aberraciones que pintaban las novelas naturalistas, fue resistido por las es critoras quienes, contrariamente, exaltaban la espiritualidad. El uso de teoras biolgicas para legitimar las desigualdades sociales entre clase y gnero, coloc a la mujer en una posicin de subordinacin y permiti definir como naturales, hechos que eran de suyo sociales (157-8). Es notable que la manera que Matto de Turn er esgrimi en su trabajo literario fue la de glorificar a sus mujeres protagonistas con el propsito de abogar a la misma vez por su enseanza y su aceptacin en un mundo tan masculino. Las jvenes de Aves sin nido disfrutan la esperanza de ser conducidas a la ciudad de la s luces: Lima. Como muchos escritores de su poca Matto de Turner en cuentra en lo urbano las respuestas a la ignorancia y a la crueldad de los campos. Coincidimos con Cornejo Polar en que este aspecto dicotmico manifiesta otro de lo s binarismos en que se basa la novela estableciendo la contraposicin entre la ci udad como fuente de educacin y progreso y Killac, el pueblo atrasado y brbaro que neces ita prosperar. “What is truly important is para acercarse a la clase obrera. A su vez, propone una literatura basada en la ciencia y orientada de esa manera hacia el futuro. En sus ensayos, divulga las ideas positivistas de Auguste Comte. Sin embargo, termina convirtindose en partidario del anarquismo, el elemento social ms criticado por el filsofo francs. Para ms informacin vase el libro de Ant onio Cornejo Polar Formacin de la tradicin literaria en el Per

PAGE 127

121 that this dual position of integration a nd isolation permits, through the former, the adaptation of the specific details of Killac to a type, (…) small Andean towns, and through the latter, the creation of an ideal perspective on the coastal space and its paradigm of civilization, (… ) Lima” (Cornejo xxvii). El debate sobre el progreso y la civili zacin en la Latinoamrica del siglo XIX ha dado lugar a revisiones crti cas, innumerables libros e in tensas polmicas que han preocupado a grandes pensadores de nuestra literatura. El tema de la vida urbana vs. La vida rural aporta elementos tiles para entender no slo el conflicto entre barbarie y civilizacin, sino tambin el progresismo y el liberalismo. En este sentido Aves sin nido tambin se adentra en este gran debate y retoma este tema, evidentemente determinndolo desde un contexto perua no y con sus propias particularidades. Igualmente, Matto de Turner asimila alguna s de las pautas defe ndidas por Domingo F. Sarmiento38 en su famoso libro Fac undo: civilizacin y barbarie (1845). Hay una clara y concisa agenda ideolgica progres ista de trasfondo en el deseo de la autora de presentar a la ciudad como el lugar al que deben ir para educar a las nias y salir de la barbarie de los campos. Sin embargo, Matto no ve en los indios la identificacin de la barbarie sino que este ‘salvajismo’ es producido por la discriminacin y la ex plotacin a la cuales estn 38 Gran pensador, escritor y poltico argentino que pensaba que el gran problema de la Argentina era el atraso que se resuma a la dicotoma de “civilizacin y la barbarie”. Como muchos pensadores de su poca, entenda que la civilizacin se identif icaba con la ciudad que deba estar en contacto con lo europeo lo cual representaba el progreso. La barbarie, por el contrari o, era el campo, lo rural, el atraso, el indio y el gaucho. La obra literaria de Sarmiento estuvo marcada por su actuacin poltica que alcanz un punto lgido en 1845 cuando public Facundo : “¡Sombra terrible de Facundo, voy a evocarte, para que, sacudiendo el ensangrentado polvo qu e cubre tus cenizas, te levantes a explicarnos la vida secreta y las convulsiones internas que desgarran las entraas de un noble pueblo! (...) Facundo no ha muerto ¡Vive an! ; est vivo en las tradiciones populares, en la polti ca y las revoluciones argentinas; en Rosas, su heredero, su complemento. (...) Facundo, provinc iano, brbaro, valiente, audaz, fue reemplazado por Rosa s, hijo de la culta Buenos Aires, sin serlo l, (...) tirano sin rival hoy en la tierra”.

PAGE 128

122 siendo sometidos los indgenas del Per. Esto es un elemento importante que la separa del positivismo determinista de Sarmiento. “Ese indio es inocente, no lo dudes. Yo? Jams lo he dudado, s que cuando hace algo malo el infeliz indio peruano es obligado por la opresin, desesperado por los abusos” (Matto, Aves 197). Esta explotacin no slo perpeta a los indgenas en condiciones de in ferioridad sino que los lleva a portarse como animales salvajes, como la sociedad los ha adiestrado tienen que hacerlo. Del mismo modo que Matto de Turner acusa a la sociedad por la discriminacin a las mujeres y a los indios va ms all y denunc ia las atrocidades cometidas por el clero y las autoridades polticas de su pas. Las clases sociales ms marginadas quedaban a la merced del despotismo patriarcal, entre la s mentiras sacerdotales como el voto de castidad, el implemento de la mita que deshonr aba a las mujeres y las autoridades con la desmedida ambicin y atropello que no respetaban para nada el derecho del indio y de la mujer. Uno de los smbolos dspotas ms impor tantes de la novela es el coronel Paredes, quien quiere arrebatar a la joven Teodora a quien vea como a un objeto sexual y no como sujeto humano y no tiene en cuenta ningn tipo de consecuencia social que le pueda suceder: “A la obra pues amiguitos; y al que me traiga la nia (…) ¡Canalla de viejo! s, seor, a presentrseme en estos momentos lo fusilo sin formar consejo de guerra. Para algo es uno autoridad” (Matto, Aves 163). Cada uno de estos elementos juega un rol de terminante en el mensaje de la autora pues propone reformas sociales y religiosas o al menos muestra el barbarismo de estos escenarios. “Para m no se ha extinguido en el Per esa raza con principios de rectitud y nobleza, que caracteriz a los fundadores del imperio conquistado por Pizarro. Otra cosa

PAGE 129

123 es que todos lo de la calaa de los notables de aqu hayan puesto al indio en la misma esfera de las bestias productoras” (Matto, Aves 104). La esperanza de Matto de Turner es que el error no es de las masas populares de Per sino de las altas clases de la sociedad que se han ido hundiendo en la avaricia y la explotacin de los dems. “De Aves sin nido (…) emana una voz narrativa que intenta, median te el ejemplo, rectificar el curso de la nacin en tanto que entidad moral, econmica, social y religiosa” (Arambel Guiaz y Martin 180). Esta crtica a su vez se extiend e a los sectores eclesisticos que corrompen a las jvenes y denigran a la buena religi n; sin embargo, es im portante destacar que Clorinda no se representa a s misma en cont ra de la religin sino de aqullos que abusan del poder que sta les concede. “No, no; ese hombre insulta al sacerdocio catlico; yo he visto en la ciudad a seres superi ores llevando la cabeza cubierta de canas ir en silencio en medio del misterio, a buscar la pobreza y la orfandad para socorrerla y consolarla; (…) le he visto tomar el nico pan de su mesa y alargarlo al pobre (…)” (Matto, Aves 63). Este aspecto reformista en la obra de Matto de Turner se convirti en un elemento comn propio del protofeminismo que se desarroll durante el perodo de la Ilustracin. Al mismo tiempo, dentro de este co ntexto ‘brbaro’ en que estamos los personajes se encargan de revelarnos un aspect o negativo, dado por es ta corrupta y bestial vida en que estn limitados los pueblos del inte rior, que nos ilustra el final de la novela: el tema del incesto. Nuevamente este tpico sale a colacin en la literatura hispanoamericana, ya lo hemos visto un tanto en la novela romntica Mara del colombiano Jorge Isaacs y la novela Sab de la escritora Gertrudis Gmez de Avellaneda que ya hemos discutido en este trabajo. No obs tante, el incesto en es ta novela es tratado

PAGE 130

124 de manera un tanto peculiar pues los enamorados estn en completo desconocimiento acerca de su origen. Como bien dice el personaje de Fernando en la novela: “¡no culpemos a Dios, culpemos a las leyes inhumanas de los hombres que quitan el padre al hijo, el nido al ave, el tallo a la flor!...” (Aves 219). El sentido de culpabilidad recae primordialmente en una sociedad que esconde los horrores que la conforman y un rgano religi oso que les prohbe a sus sacerdotes tener familias o al menos reconocer sus errores. Asimismo, la prctica de tener a las jvenes indias trabajando en casas sacerdotales (mita) es ferozmente amonestada por parte de la escritora. Esta denuncia a los desvaros sexuales de los poderosos que conllevan al elemento incestuoso queda inmortaliza do en el mismo ttulo de la novela, aves sin nido que evidentemente se refiere a estos dos jvenes que no tienen un nido en el cual ampararse. Sin embargo, como nos recuerda Fox-Lockett, la palabra nido no puede referirse al hogar de Margarita y Manuel ya que ambos provienen de “well-established homes” (143). Al usar este trmino Matto de Turner est enfatizando que estos jvenes viven en la ignorancia de no conocer a su padre y en un mundo donde la rigidez de las normas enclaustran a curas y a hijos en nor mas que son imposibles de acatar. ¡Hay cosas que anonadan en la vida … ¡valor, joven!... ¡infortunado joven! ... Marcela, en los bordes del se pulcro, confi a Luc a el secreto del nacimiento de Margarita, quien no es hija del indio Yupanqui, sino…del obispo Claro. – ¡Mi hermana! – ¡Mi hermano!

PAGE 131

125 Dijeron a una voz Manuel y Margarit a, cayendo sta en los brazos de su madrina, cuyos sollozos acompaaban el dolor de aquellas tiernas AVES SIN NIDO (Matto, Aves 220). Dado que los recursos discursivos utilizad os en la novelstica y la ensaystica de estas escritoras pueden tener mucho en com n, en el lenguaje directo en cuanto al mensaje que es pertinente aqu, pasamos de Aves sin nido a dos ejemplos de la obra ensaystica de Matto de Turner, en los cu ales nos queremos basar en dos textos que relacionan a la mujer y a la ciencia: “El camino luminoso de la mujer” (1897) y “La mujer y la ciencia” (1898) publicados en la re vista que la autora f unda en Buenos Aires: El Bcaro Americano Al hacer este cambio de su novela ms celebre a dos de sus ensayos observamos una evolucin que descubr e una escritora ms liberal y tambin ms atrevida y convencida de los presupuestos fe meninos que quiere exponer. Este peridico continu con la tradicin femenina que car acterizaba a Matto de Turner y se propuso favorecer la contribucin de las mujeres en toda s las esferas sociales el mbito pblico. De acuerdo a Gloria Hintze de Molinari, es ta revista se encargaba de postular: “una educacin basada en h bitos de higiene tendiente a la formacin de ciudadanas que contribuyan a formar una retrica no exclusiva de lo masculino. Los artculos revalorizan la individualidad femenina en perodos de difcil reconocimiento de los nuevos actores sociales (organizaciones obreras, feminism o, etc.)” (157). Durante este perodo la escritora desarroll muchas propuestas que rede finan los roles sociales entre el hombre y la mujer; sin embargo, no delimit sus publicaciones y sus preocupaciones a la mujer y su lugar en la estratificacin social.

PAGE 132

126 Por ms diques que ponga el hombre egosta, conservador de la esclavitud y del oscurantismo, la causa de la regeneracin de la mujer por la instruccin, como el agua se in filtra por el primer resquicio que encuentra y terminar por romper los diques si ellos no ceden a la razn y al derecho, derrumbando los carcomidos muros fabricados por el dueo del feudo ilcitamente posedo. Sin que le cueste a la humanidad sacrificios cruent os, ni que la fuerza de las armas guerreras haya tenido que medi rse en lid sangrienta, la causa del ennoblecimiento moral de la mujer avanza como el caudal manado en la roca, sin detenerse un segundo, aumentando su caudal e infiltrndose en las sociedades donde la equidad y la justicia son hermosa presea del hombre (Matto, “El camino” cit. en Hintze de Molinari 159). A medida que Matto de Turner aboga m s y ms por el mejoramiento de las condiciones de la mujer, las obreras, las madr es, las esposa, etc., tambin se encarga de no apartar a la mujer del hogar sino de ayuda rla en su calidad de madre, esposa y trabajadora. Una vez ms vemos su preoc upacin por integrar los adelantos de la enseanza y el progreso a la vida femenina, tratando de no confrontar fuertemente a los preceptos que ella crea eran simblicos del ser femenino. “La reforma en la educacin deba favorecer, por sobre todas las cosas, la posibilidad de dotar a la mujer de las herramientas necesarias para c onvertirla en sujeto social activo” (Hintze de Molinari 158). A pesar de su respeto por la esencia fe menina a partir de estos artculos, mucho ms que en Aves sin nido distinguimos una honda actitud que pudiese ser vista desde un

PAGE 133

127 punto de vista feminista pues Matto de Turn er ataca reciamente a todos aquellos que condicionan y enclaustran a la mujer como so lamente un ser destinado a la maternidad y a la procreacin de la especie. “Loco intento sera el de quien pretendiese sustraer la luz cuando el sol se encuentra en el cenit; as, tan vano resulta el empeo de los pobres de espritu que claman por conservar a la mujer slo el derecho de dar hijos a la humanidad” (Matto, “La mujer” cit. Hintze de Molinari 161). Esta concepcin de un sujeto social acti vo que vaya ms all que la fecundacin marca una pauta vital en el tratamiento social y cultural de la mujer en el espacio pblico de la sociedad; este elemento es imposible no relacionarlo con la realidad de su momento en que era prcticamente imposible para las mujeres granjearse un lugar igualitario al masculino. Estas preocupacione s por la cuestin de la inse rcin femenina en el mundo masculino, era recurrente en Matto de Turner y en sus publicaciones y discursos. Este argumento, no se aleja en gran medida de la problemtica a la cual nos hemos enfrentado las mujeres del siglo XX y XXI estableciendo una bsqueda por la igualdad social. La percepcin del ngel de hogar est tambalendos e, y frente a nuestros ojos vemos a una escritora que ha pasado desde una ptica idea lizada de la mujer a una ms realista y mucho ms liberal. Matto de Turner escribe estos artculos en los umbrales del siglo XX y ya vemos germinando las ideas feministas que ms tarde daran lugar a las sufragistas, a las poetas posmodernistas hispanoamericanas y a las grandes exponentes de la lucha femenina de nuestro siglo. Retomando una idea expuesta por Luca Guerra en su artculo “La mujer latinoamericana y la tradicin literaria” que: “si la funcin de la novela era, para los

PAGE 134

128 escritores, una denuncia a la decadencia, una contribucin al proceso de reafirmacin de la identidad nacional (…) para las escritoras (…) la novela tena como objetivo presentar las frustraciones de la existe ncia femenina alejada de compromisos nacionales, polticos o econmicos” (17). Nos tenemos que preguntar acaso la obra de Clorinda Matto de Turner puede ser caracterizada como una lite ratura nacida de la frustracin? O acaso, podemos decir que es una obra sin preocupaci n nacional? acaso no vemos un intento de bsqueda de identidad? Estas preguntas son claramente contestadas con las obras y los discursos mattianos en los que la preocupaci n por los oprimidos y la identidad peruana establecen a la autora como una de las gr andes intelectuales d ecimonnicas del Per. Indudablemente, Matto de Turner nos le g un mensaje que puede ser ledo desde una perspectiva femenina y en ocasiones feminist as al igual que indianista e indigenistas. Todas estas variadas lecturas de una manera u otra re tan los cnones patriarcales aceptados por la sociedad del momento y nos obligan a encarar una realidad que los cercaba y oprima. No podemos coincidir con Gu erra en que la mujer escriba desde un lugar de frustracin personal solamente pues Ma tto de Turner se adentr ms all de su experiencia y critic la sociedad y la religi n afrontando todos los ag ravios que esto le acarre. Esta escritora no hubiese querido, ni podido, ser considerada como una feminista, en el sentido estricto de la palabr a. No obstante, su mensaje y su propia vida no pueden representar nada menos que los indicios de un feminismo naciente en nuestro hemisferio y los albores de la novela indigenista / indianista que ms tarde se convertira en parte de las tendencias de la novela de realismo social.

PAGE 135

129 “Criticada desde ciertas facciones del indi genismo por la forma sentimental en que representa al indgena o idealizada desde el feminismo por la manera en que politiza las alianzas entre mujeres, la obra de Matto de Turner rara vez es leda con indiferencia (Peluffo 32). Al pensar en el legado mattia no nos preguntamos al igual que la autora: “Quin sabe s despus de doblar la ltim a pgina de este libro se conocer la importancia de observar atentamente el person al de las autoridades (…) que vayan a regir los destinos de los que viven en Per? Qui n sabe si se reconocer la necesidad del matrimonio de los curas como una exigencia social?” (Aves 51). Es cierto que sus obras estn escritas desde el punto de vista feme nino y cmo mujer nos representa el rol frustrado y subordinado del cual habla Luca Guerra; no obstante, tambin es cierto que la huella ms profunda de Matto de Turner es la posicin, tan ni ca y personal, que se haba encontrado para satisfacer lo que a s misma se exiga como mujer y como ser humano; abrindole las puertas a toda una pltora de escrito res que vendran despus con el camino ya un tanto ms transitado.

PAGE 136

130 CONCLUSIONES En el momento en que decidimos esta se leccin literaria con fines comparativos no fue fcil centrarnos solamente en tres es critoras decimonnicas, ya que la existencia de una vasta cantidad de mujeres, tan merecedor as como las seleccionadas, que valan la atencin de ms de una investigacin hizo que nuestra labor fuese emprendida con un sentido de responsabilidad y admiracin a esta s tres grandes fminas de la escritura. Cada una de estas escritoras hispanas elegidas para este trabajo proviene de diferentes espacios geogrficos y sociales, tuvieron dive rsas experiencias pers onales y las obras que las llevaron a la cima literaria fueron publicadas en distintas dcadas del siglo diecinueve. Por ende hay diferencias marcadas en la manera en que van a tratar los temas que les interesan; asimismo, se diferencian en la manera cmo los van a presentar y tambin difieren en cuan ‘atrevidas’ se van a mostra r con la temtica a defender. En el momento de la concepcin de su escritura, ellas util izaron diversos gneros y modelos literarios como el artculo periodstico, fundamental en Clorinda Matto de Turner; la carta privada, el diario, la memoria, la poes a, cruciales en Gmez de Avellaneda y el cuento, el drama, y la novela necesarios para Bhl de Faber. A travs de estos estilos cada una de ellas cuestion su exclusin del discurso patriarc al dominante y logr insertarse en la discursiva narrativa predominante. No obstante las diferencias que las sepa ran, creemos que nuestra investigacin ha demostrado fundamentalmente las coincidenc ias que nos permitieron entender que la poca, la geografa, el idioma y la vida mi sma no eran los nicos determinantes en la literatura escrita por mujeres en el siglo diecinueve. De esta manera logramos vislumbrar

PAGE 137

131 que el mensaje literario humano a la vez que presenta caractersticas propias en cada una de las escritoras, comparte una preocupacin comn: el ser femenino y su lugar en el mundo. La bsqueda de la voz propia en la escritura femenina latinoamericana [pudiramos extenderlo a la voz femeni na en general] implica superar las barreras de la censura, (…). Las mujeres tienen que franquear los obstculos del silencio prescrito, de la s restricciones morales y polticas y buscar sus propios cdigos ms all de los roles pasivos que les han sido asignados (Medeiros-Lichem 34). (nfasis mo). A fines de los aos ochenta la cuestin de la voz femenina y la especificidad de la escritura femenina canalizaron una discusin crtico-literari a que an en nuestros das no se ha resuelto. La investigadora Janet Todd compil mltiples puntos de vistas en su libro Women and Literature (1980) acerca de un estilo ca racterstico femenino, en tono y contenido. Gracias a ello, una de las declaraciones ms interesantes provino de un artculo titulado “Is There a Female Voice? Joyce Carol Oates Replies” en que la autora manifiesta que el arte sobrepasa las categoras de gnero ya que las vivencias especiales y especficas de las mujeres forman parte de la materia prima del texto (11). “If there is a distinctly “female” voice—if there is a distinctly “male” voice—surely this is symptomatic of inferior art?” (Oates 10). Seamos o no partidarios de una escritura inherentemente femenina lo cierto es que la literatura de mujeres, principalmente de los siglos diecinueve y principios del veinte, interviene en polmicas de cuestione s vitales para la sociedad y que por ende afectan a la mujer. Las mujeres se encargar on de nutrir sus obras c on las vivencias, las

PAGE 138

132 aventuras, las pasiones y los dolores femeni nos que les acontecan diariamente. Sin embargo, nos tenemos que preguntar y por qu no? La temtica fundamental no delimita el arte femenino si no que le da una profundidad que quizs quede fuera del alcance de los escritores masculinos. La mujer escritora no debera ser juzgada solamente por los temas que escribe sino tambin por el cmo los escribe, y desde que posicin enunciativa los escribe. Tal vez la nica manera de definir realmente lo femenino vs. lo masculino es calificar la es critura tomando en cuenta cada uno de estos factores y no solamente el g nero sexual del creador/a. La temtica, la intencin, el deseo de pers pectivismo que la puede llevar a escribir como ‘hombre’ o como ‘mujer’, el inters por tpicos que no son aceptados como propios de la escritura femenina, todos son pe culiaridades de la luch a que ha llevado la mujer escritora por establecer un lugar propio en el mundo de la s artes y en general en el mundo social. Incluso desde una perspectiv a del siglo veinte vemos cmo an esta problemtica nos inquieta a todas las muje res que estamos de una manera u otra insertadas en el mbito pblico patriarcal; J oyce Carol Oates lo sint etiza admirablemente: Then again how am I to feel when discussed in the Harvard Guide to Contemporary American Literature under the great lump “Women Writers”, the only works of mine analyzed being those that deal explicitly with women's problems—the rest of my books (in fact, the great majority of my books) ignored, as if they had never been written? What should a serious woman writer feel? In sult… hurt … anger …frustration… indifference … amusement? Or gratit ude for having been recognized at all, even if it is only as a “woman writer” (and I stress the only, though not

PAGE 139

133 with much reproach). Attempting to rise out of categor ies (and there are many besides that of “women”), the writer is thrown back, by critics frequently as well-intentioned as not. No response is adequate, or feels genuine. Of course the serious artistic voice is one of individual style, and it is sexless; but perhaps to have a se x, determined voice, or to be believed to have one, is, after all, better th an to have no voice at all (11). La exploracin que nos propusimos a travs de las obras literarias de Bhl de Faber, Gmez de Avellaneda y Matto de Turn er dentro de la so ciedad decimonnica nos demuestra como el encontrar esa voz fue una tarea ardua en la cual en ocasiones las mismas escritoras parecan desanimarse. Una mirada superficial puede aparentar como las tres intelectuales defienden la posicin ‘ subordinada y angelical ’ en que la mujer decimonnica haba sido encasillada. Cecili a Bhl de Faber ms an que Gmez de Avellaneda y Matto de Turner pues su filo sofa personal a todas luces favoreca una predileccin por la mujer como madre y esposa. No obstante, al trat ar de deconstruir las novelas, analizar los personajes, las relacione s interfamiliares y sociales que revelan y el trasfondo social, poltico y cultu ral en que se enmarcan, nos percatamos que cada una de estas obras tiene ms de una lectura, y ha y que examinarlas desd e una perspectiva sino feminista al menos femenina y liberal. En las obras analizadas detectamos un afn por grabar la realidad objetiva, dado lo cual escribieron cuadros de costumbres y tradiciones que reflejab an la vida de sus respectivas comunidades en un momento da do; a travs de esta ‘objetividad’ influenciaron nuevas tendencias artsticas y propusieron nuevas maneras de mirar a la mujer decimonnica para sus contemporneo s y para la posteridad. Ya hemos

PAGE 140

134 mencionado anteriormente que Bhl de Faber introdujo la novela real ista en Espaa y desde este momento, an auque su intencin no fuera la de denunciar los males de la sociedad, al ‘retratar’ el ambiente d ecimonnico con todas sus moralidades y corrupciones est siendo de una manera u ot ra progresista. En ocasiones La Gaviota ha sido considerada pre-realista pues la autora moraliza en su novela, alterando un poco la realidad de la historia para defender las lecciones reforma doras que intenta ensear. Algunos crticos han debatido que no existe en s una descripcin obje tiva de la realidad y que Bhl de Faber recrea una serie de ajus tes que responden a una realidad ideal para ella, lo cual no deja de estar in fluenciado por el Romanticismo. A partir de ah, vemos como algo similar oc urre en la narrativa de la Avellaneda, quien se enmarca en el movimiento romntic o en la mayora de su produccin literaria pero no deja de mostrarnos destellos de lo cu al sera, dcadas ms ta rde el realismo. Las dos novelas que discutimos, por slo mencionar las de este trabajo, no dejan de protestar la mercantilizacin y el materialismo que est caracterizando a su poca, en Espaa y en Cuba dndonos un esbozo bien aproximado a la r ealidad. En la misma medida, en el caso de Clorinda Matto de Turner, a pesar de la di syuntiva con la cual se enfrentan los crticos a la hora de clasificar su obr a, en indigenista, indianista romntica o realista, tambin vemos una intencin realista a la hora de pl asmar el ambiente peruano decimonnico. En Aves sin nido y sus ensayos, la autora se atrevi a demandar justicia para las clases ms marginadas de la sociedad peruana, los indgenas, estableciendo as una de las ms intensas imputaciones contra el clero y la alta sociedad que se haban expresado en el Per del diecinueve.

PAGE 141

135 A medida que progresamos en el estudio de las obras reflexionamos acerca de la recreacin de temas similares aunque propuestos de diversas maneras. Mantenindonos al margen del esencialismo con que se trat a de clasificar a las mujeres y su ‘mundo’ podemos decir que algunos temas recurrentes son: la imposibilidad de la mujer de abrirse paso en un mundo tan patriarcalmente marcado lo cual vemos en todas las mujeres que tratan de rebelarse como por ejemplo Clemencia y Teresa en el mundo ficticio de las narraciones y las mismas escr itoras Avellaneda y Matto de Turner en el plano real que les toc vivir. Una caractersti ca que sobresali en las obras en general, es el manejo de las pasiones humanas el amor, el dolor, la muerte, la maternidad. Las pasiones que guan los argumentos narrativos Dr. Stein y Marisalada, Clemencia y Pablo, Enrique y Carlota, Teresa y Enrique, Sab y Carlota, Luca y Fernando y Manuel y Margarita enmarcan la narrativa femenina pe ro no se queda solamente en ello. Los problemas que enfrentan los personajes son dados por el momento en que estn viviendo pero tambin pueden ser comprendidos por un le ctor/a contemporneo/a de nuestros das. Por otro lado, siendo fieles a la objetividad narrativa que se proponen, las escritoras captan los anti-valores que tambin forman parte del mundo en el que viven: la corrupcin de las altas clases, el abus o hacia aquellos inocentes que no pueden defenderse; la inmoralidad y la injusticia, la hipocresa de los domi nantes, entre otros. Asimismo, observamos cmo a travs de stas percibimos todo un universo decimonnico que no slo se interesa por sus mujeres sino tambin por aquellos hombres que estn en los mrgenes Algunos de los caracteres masculinos nos muestran la responsabilidad literaria que sentan estas escritora s al no encasillarse solamente en personajes que reflejaran a las mujeres sino a toda una nueva sociedad ms

PAGE 142

136 igualitaria. Los hombres que nos inspiran re speto en estas novelas se ven imposibilitados por una sociedad que les obliga a portarse como patriarcas y a la vez lidian con el pensamiento liberal incipiente de la poca que esta comenzando a valorar ms a la mujer. Algunos ejemplos de estos hombres son: Dr. Stein de La gaviota y Pablo de Clemencia en el caso de Bhl de Faber, Carlos en Dos mujeres y un poco de Sab en Gmez de Avellaneda y por otro lado Fern ando y Manuel de Aves sin nido con Matto de Turner. Este ltimo elemento nos da la idea de que estos son los hombres que las escritoras queran en sus propias vidas, hombres que las entendieran y las valoraran por sus cualidades como personas no como muecas be llas y ornamentales para un hogar. A travs del lenguaje, las descripciones de los lugares, costumbres e idiosincrasias las escritoras dieron vida a sus novelas y a sus pe rsonajes con entera sencillez, el lector se siente compenetrado con el argumento de lo s personajes e incluso puede llegar a sentir que se establece un dilogo entre personajes, autora y uno mismo. En las tres escritoras vemos un inters por el habla especfica de la zona incorporando regionalismos del habla popular para darle ms veracidad a sus creaciones. En el caso de La gaviota vemos el deseo de Bhl de Fa ber de reflejar el ambiente costero, el mundo en que se debate su protagonista, como el aislamiento de estas part es remotas espaolas tambin juegan un papel fundamental en la ‘ruina’ de la Gaviota pues esta no tiene las armas necesarias tampoco para enfrentarse al am biente citadino con las sutilezas y la inteligencia requerida en una mujer para poder obtener la ‘aceptaci n’ necesaria dentro del sistema patriarcal. En el caso de Avellaneda, el ambiente ti ene un papel primordial en su novela Sab mas no tanto en Dos mujeres Los campos de Cuba se recuer dan con especial nostalgia en

PAGE 143

137 la primera, estableciendo as el fondo histric o cultural necesario para protestar contra la esclavitud no slo de los esclavos sino de las mujeres. Por otro lado, Dos mujeres no necesita del sistema esclavista para denunciar la opresin femenina y Avellaneda va ms all de un palimpsesto y claramente acusa al patriarcado por sus imposiciones morales y sociales. En la misma medida, Matto de Tu rner a su vez hace uso del ambiente de los remotos pueblos peruanos, sus tradiciones y el pasado indgena que no se puede obviar, para reclamar los derechos de las razas marginadas y nosotros iramos ms all y diramos del gnero marginado. El respeto y la responsabilidad por los grupos oprimidos simbolizan la denuncia de las normas impuestas que no permiten mejoras para los grupos marginados. Una peculiaridad significativa en la obra y la vida de estas tres mujeres estudiadas es la posicin marginal de “las afueras” que sin lugar a dudas les provee una mejor perspectiva en cuanto a las opresiones a que son sometidos los grupos degradados por la sociedad. Haciendo hincapi por un moment o en la posicin desde dnde estas mujeres escriban vemos como las tres coinciden en encontrarse en un estado de “extranjeras” y por ende desde afuera. Cecilia Bhl de Fa ber fue una escritora que siempre se debati entre su identidad espaola y una identidad un tanto europeizada debido a su continua educacin fuera de Espaa, mayormente en Alemania. Inclusive sus primeras novelas fueron escritas en francs pues no senta que do minaba el espaol en su totalidad, algunos crticos concuerdan en que esta mirada ex tranjerizante le permiti mostrar una pintura ms realista y objetiva de Espaa que si hubi era vivido toda su vi da en el pas. De similar manera, nos encontramos con el enfoque nico de Gertrudis Gmez de Avellaneda, varada entre dos mundos. Como ya hemos mencionado anteriormente la

PAGE 144

138 situacin de Gmez de Avellaneda tambin se mantuvo en la oscilacin entre aquellos cubanos que la consideraban espaola y aquell os espaoles que la consideraban cubana. Su situacin de ‘peregrina’, como ella mi sma se denominaba, le permite observar las faltas y las virtudes de ambas naciones quizs mejor que muchos otros escritores de la poca. Igualmente, esta dualidad geogrfica le aport graves dificult ades pues al criticar las estructuras imperantes de un pas u otro se abra a los fuertes ataques que se le hacan por ambas sociedades. Por otro lado, Matto de Turner, quien a pesar de no tener la disyuntiva geogrfico / social de la Avellaneda ni la problemtica si colgica de Bhl de Faber de sentirse extranjera, tambin tuvo que ausentarse de su pas por muchos aos debido a mltiples razones. La mirada citadina y extranjerizante que encontramos en Luca frente a la profundidad emblemtica que encontramos en Killac, smbolo de los pueblos olvidados del Per, nos demuestr a cmo la autora se independiza de sus lealtades peruanas para demostrar todo lo ma lo que acontece en estos mundo olvidados. Una significacin primordial entre las tres autoras es la mirada autobiogrfica con que podemos adentrarnos a cada una de sus obras. Haciendo uso de los trminos propuestos por Elaine Showalter acerca de la mujer como lectora y como escritora, nos apropiamos de la Ginocrtica para relevar la significacin de las vidas personales en el proceso creativo literario. En cada una de la s obras que analizamos la vida real de las autoras traspas a la ficcin y se ajust a muchas de las escenas de las protagonistas literarias. La identificacin entre la autora y la protagonista fue suficientemente explicada en el transcurso de los resp ectivos captulos y pudimos observar cmo los amores, los desengaos, la posicin social etc. jugaron un rol fundamental en la intensidad y la complejidad de las mujeres heronas. La significacin de entender la vida

PAGE 145

139 de las autoras permite hacernos una idea de la situacin de la mujer en ese momento y en ese lugar. Cada una de las protagonistas s on mujeres fuertes, decididas a encontrar su propio camino y a defenderlo, incluso aquell as que terminan perdindolo todo como Marisalada. Haciendo una pauta para mencionar un uso nominativo interesante podemos llamar la atencin a la asociacin de cada uno de los nombres de nuestras escritoras con la preposicin “de”. Esto indicaba una ‘per tenencia’ al esposo; sin embargo, el uso de de Faber de Avellaneda y de Turner en vez de doblegar a estas mujeres, las resguardaban un poco de la sociedad en la que estaban tr atando de irrumpir y les permita cierta trasgresin que de otro m odo no hubiesen podido implemen tar. Durante esta poca tambin era comn que las mujeres escritoras usaran pseudnimos masculinos, por los cual creemos Cecilia Bhl se resguard tras Fernn Caballero y poder negociar con s misma la rebelda que estaba llevando con su escritura. Asimismo, la Avellaneda y Matto de Turner no se escudan detrs de un seudnimo masculi no sino que dialogan valientemente con los patrones masculinos li terarios que las llevan a una posicin, sino de igualdad, al menos de paridad co n sus contemporneos masculinos. Dejando a un lado la mirada hermanada con que hemos estudiado a estas escritoras fundamentalmente, tenemos que preguntarnos: Qu pasa con la mujer latinoamericana? Acaso es muy diferente de la mujer del Viejo Mundo? Ha quedado claramente sealado que la mayora de las escr itoras a travs de los tiempos, los espacios geogrficos, las clases sociales, etc. han desa fiado la autoridad patr iarcal que les impeda su entrada. No obstante, lo peculiar de la mujer latinoamericana es que ha sido ms ‘dominada’ que la mujer europea. En el Nuevo Mundo la mujer tuvo que enfrentarse a

PAGE 146

140 una doble posicin de marginalizacin, la clas ificacin inmemorial del sexo dbil y por consecuente, inferior y dominado; y por otro lado, la simbolizacin de mujer “conquistada”, de igual manera que la tierra reflejando as la ideologa patriarcal espaola que se desarroll durante La Conquista. La doblecolonizacin del sujeto femenino en las Amricas ha sido un fenmeno innegabl e y sumamente controversial para las defensoras feministas del siglo XX. La mujer latinoamericana ha tenido que batallar fuertemente por establecer un lugar prominente, o al menos reconocible, dentro de la sociedad y especficamente en los c rculos literarios; lucha esta, proveniente fundamentalmente del proceso de conquista y co lonizacin por el cual atraves nuestro hemisferio. En Amrica “la analoga entre la mujer y la nacin fue poltica y culturalmente importante en la invencin de las nuevas naciones latinoamericanas y se articul tanto en el discurso pblico e institucional oficial como en el discurso cultural y literario” (Gonzles-Ortega 220). Esta analog a con la nacin nos muestra cmo el mensaje propuesto por ambas escritoras latin oamericanas tiene una fuerte obligacin social en comparacin con el mensaje de Bhl de Faber. Es indispensable entender que la escritura latinoamericana, incluso ms en el caso de la femenina por su posicin subordinada, ha tenido que lidiar con los problem as de identidad propia frente a la Madre Patria y luego frente a los Estados Unidos. A la hora de separar a nuestras escr itoras para comprender sus contrastes distintivos tenemos que tomar en cuenta que Gmez de Avellaneda y Matto de Turner no podan dejar de ser mujeres latinoamericanas y por ende se enfren taron al discurso dominante de manera ms radical de lo que hara Bhl de Faber. Ambas latinoamericanas denunciaron la marginalidad de los oprimidos a travs de sus dismiles

PAGE 147

141 discursos narrativos; sin embargo, Bhl de Faber no se estaba enfrentando a una ‘conquista’ socio-poltica como lo hacan las escritoras americanas. No podemos olvidar tambin que los momentos en que estas escritoras publicaron sus obras son muy diferentes en cada una. En el caso de Bhl de Faber vemos a una seora establecida en sus cuarenta aos y adentrndos e en el mundo masculino con obr as escritas dcadas atrs. Igualmente, hay que notar que la Avellaneda concibe las dos novelas estudiadas en su juventud acabada de llegar a Espaa y la efer vescencia y rebelda juvenil se pierde ms tarde cuando no quiere aceptar estas obras en la compilacin de sus Obras Completas aos despus. Lo mismo ocurre con Matto de Turner en quien podemos observar la diferencia de edad ms marcadamente pues escogimos un intervalo entre su novela y dos trabajos de sus ltimos aos que realmente reflejan la evolucin de su pensamiento hacia unos cimientos de feminismo. Los mensajes que hemos propuesto de cad a una de las escritoras nos dicen las oposiciones que veramos de una a otra a travs de la manera de presentarlos y de sus propias vidas volcadas en la l iteratura. Cecilia Bhl de Fa ber no se propuso desobedecer al patriarcado, pero la ambi gedad de vida y de su obra en cuanto a la problemtica femenina nos indica cmo se senta una muje r fraccionada que no se atreva a reclamar su independencia. Por otro lado, Gmez de Avella neda es quizs la escr itora ms directa de las tres en un grito de liberacin femenina. A pesar de la ambiva lencia con que ha sido visto su mensaje en varias de sus obras y ma yormente a travs de su ntima poesa, la Avellaneda dej una de los manifiestos, pa limpssticos o no, de la autonoma de las mujeres. Dentro de este grito de liberaci n para las mujeres la Avellaneda logr una combinacin entre la marginalizacin de los ne gros esclavos y las mujeres de cualquier

PAGE 148

142 nivel racial y social. Desde esta plataforma de protesta social que introdujimos con la Avellaneda, vemos como Matto de Turner nos proporciona un mensaje que s tiene un obvio sentido social para el mejoramiento de los oprimidos. Mediante una lectura cuidadosa nos adentramos en el mundo de la corrupcin y el abuso al que son sometidos los indgenas peruanos pero en especial las mujeres peruanas. La bsqueda de la ‘igualdad’ ha sido eter na en la ideologa feminista; an hoy da intentamos mostrar cmo la mujer todava sigue acarreando el mayor peso del hogar, la maternidad y todos aquellos elementos asociados a la imagen femenina. A pesar de haber conquistado el poder conve rtirnos en sujetos de la ‘e sfera pblica’ an no estamos completamente en el mismo nivel. “The que stion of “women and literature” therefore concerns content, not form, and a good write r will transcend all ca tegories, including gender, to concentrate on developing an i ndividual style” (Todd 9). En esta lucha por cierta trascendencia las mujeres hemos teni do que establecer un dilogo con los cnones masculinos, y como bien ha comentado Ho mmi Bhabha ‘tergive rsar el discurso dominante’ para revelar un tr asfondo femenino como protesta radical que no deja de ser una voz discrepante dentro de lo s parmetros establecidos. Las novelas estudiadas no pueden dejar de ser una peticin de autonoma, y de una manera u otra cada una de ellas logra un sentir de confianza y de protesta que no habamos encontrado en muchas obras antes del siglo diecinueve. Las voces femeninas de Cecilia Bhl de Faber, Ge rtrudis Gmez de Avellaneda y Clorinda Matto de Turner se oyeron claramente en su momento y an hoy siguen siendo clamores dignos de ser rescatados y escuchados. Estas mujeres nos le garon una libertad increble en la escritura y a travs de ello podemos explorar la id entidad propia de la mujer decimonnica que

PAGE 149

143 tanto labraron el camino para aquellas que vendran despus. A pesar de que la clasificacin feminista, en el amplio sentido de la palabra, sea difcil de aplicar a estas obras en su totalidad, es indudable que cada una de ellas represent destacadamente la conciencia de libertad de la mujer para escr ibir y para existir. Haciendo uso de las palabras de Griselda Gambaro: “Quien busca su propia voz no puede ser objeto metaforizado ni metfora “sin metamorfosis”. Encontrar esa voz y crear nuestras propias metforas de lo que somos. En la vida, en la literatura. Enterament e” (473). La metfora femenina de estas mujeres no fue convertir a la mujer en un objeto de belleza y de admiracin sino transformarla en un smbolo de creatividad e independe ncia, de vida y de esperanza.

PAGE 150

144 BIBLIOGRAFA Alzga, Florinda. La Avellaneda: Intensidad y vanguardia Miami: Ediciones Universal, 1997. Amoros, Celia. “El feminismo como exis emancipatoria”. Feminismo e ilustracin 19881992 Madrid: Tcnicas Grficas, 1992. Arambel Guiaz, Mara Cristina y Claire Emilie Martin. Las mujeres toman la palabra: escritura femenina del siglo XIX. Vol. I Madrid: Imprenta Fareso, S.A., 2001. Arrufat, Antn. “Introduccin”. Dos mujeres Por Gertrudis Gmez de Avellaneda. La Habana, Cuba: Editorial Letras Cubanas, 2000. Brown, Joan L. Ed. “Women Writers of Spai n: An Historical Perspective”. Women Writers of Contemporary Spain: Exiles in the Homeland Cranbury, NJ: Associated University Presses, 1991. Bolufar Peruga, Mnica. “Ines Joyes y Blake: Una ilustrada, entre privado y pblico”. En Rosa Capel, ed., Mujeres para la historia. Figuras destacadas del primer feminismo Madrid, Abada Editores, 2004. Caball, Anna dir. y Mara Prado Mas. La vi da escrita por las mu jeres III: La pluma como espada Barcelona: Random House Mondadori, 2004. Caballero, Fernn. Obras completas I y II Madrid: Edicin Atlas, 1961. ---. La Gaviota Madrid: Espasa, col. Austral, 2005. “Caballero, Fernn”. Online Photograph. En cyclopdia Britannica Online. 25 Mar. 2008 < http://www.britannica.com/ebc/art-36446 >.

PAGE 151

145 Cabello de Carbonera, Mercedes. Blanca sol Lima, Per: Imprenta y Librera del Universo, 1889. Carrera-Surez, Isabel. “Feminismo y postc olonialismo: estrategias de subversin”. Escribir en femenino Ed. B. Surez Briones, B. Martn Lucas, M. J. Faria Busto. Barcelona: Icria, 2000. Cabrera, Rosa M y Gladys B. Zaldvar eds. Homenaje a Gertrudis Gmez de Avellaneda: memorias del simposio en el centenario de su muerte Miami, FL.: Ediciones Universal, 1981. Cmara, Madeline. “Mujer que sabe espa ol: Escrituras peligro sas”. Forecoming in gora and “Lunas de papel”. Murcia, 2008. Cambria, Rosario. “Woman's Rights in Spain: It all began with Concepcin Arenal”. The American Hispanist 2 (1977): 7-10. Carrillo, Francisco. Clorinda Matto de Turner y su indigenismo literario Lima, Per: Ediciones de la Biblioteca Universitaria, 1967. Castellanos, Rosario. “Meditacin en el umbral”. Meditacin en el umbral Mxico D. F.: Fondo de cultura econmica, 1985. Castillo, Debra. Talking Back. Toward a Latin American Feminist Literary Criticism Ithaca: Cornell U.P, 1992. CastroCalvo, Jos Mara. “Introduccin”. Obras completas. Por Fernn Caballero. Madrid: Edicin Atlas, 1961. Castro-Klaren, Sara, Sylvia Molloy y Beat riz Sarlo Eds. Women’s Writing in Latin America Colorado: Westview Press, Inc., 1991. Coloma, Luis. Recuerdos de Fernn Caballero Madrid: Editorial Razn y Fe, 1949.

PAGE 152

146 Congreso Internacional de Lite ratura Femenina Latinoameri cana Escribir en los bordes Santiago de Chile: Editorial Cuarto Propio, 1994. Cornejo Polar, Antonio. “Foreword”. Torn from the Nest Por Clorinda Matto de Tuner. New York: Oxford University Press, 1998. ---. Formacin de la tradicin literaria en el Per Lima: CEP, 1989. Cuadros Escobedos, Manuel E. Paisaje I obra mujer e historia: Clorinda Matto de Turner Cuzco, Per: G. Rozas Sucesores, 1949. Davies, Catherine. Spanish Women’s Writing 1849-1996 London: The Athlone Press, 1998. ---. “The Sexual Representation of Politics in Hispanic Feminist Narrative”. Feminist readings on Spanish and La tinAmerican Literature L. P. Cond y S. M. Hart eds. Lewiston, New York: The Edwin Mellen Press, 1991. ---. And Anny Brooksbank Jones eds. Latin American Women’s Writing: Feminist Readings in Theory and Crisis Oxford, NY: Clarendon Press, 1996. De Beauvoir, Simone. The Second Sex New York: Vintage Books, 1974. De Santiago Mulas, Vicente, Ed. Concepcin Arenal: La mujer del porvenir Madrid: Edicin Castalia, 1993. Fagundo, Ana Mara. Literatura femenina de Espaa y las Amricas Madrid, Espaa: Editorial Fundamentos, 1995. Falcn, Lidia. Mujer y sociedad: Anlisis de un fenmeno reaccionario Madrid: Editorial Fontanella, 1974.

PAGE 153

147 Felluga, Dino. “Modules on Kristeva: On the Abject”. Introductory Guide to Critical Theory November 28 2003. Purdue U. March 10 2007. http://www.purdue.edu/guidetotheory/p sychoanalysis/kristevaabject.html Fernndez, Teodosio. “Gertrudis Gmez de Av ellaneda en Madrid”. Anales de la literatura hispanoamericana 22 (1993): 115-25. Ferrero-Pino, Carmen. Escritoras espaol as y latinoamericanas del siglo XX: Reescribiendo los papeles Pennsylvania: Moravian College, 1996. Flores Espnolai, Artemisa. “La segunda ola del Movimiento Feminista: el surgimiento de la Teora de Gnero Feminista”. Revista Virtual de Humanidades 11 (2004) 132 http://www.seol.com.br/mneme Flores ngel y Kate Flores eds. The Defian t Muse: Hispanic Feminist Poems from the Middle Ages to the Present New York: The Feminist Press, 1986. Franco, Jean. “Apuntes sobre la crtica feminista y la lite ratura hispanoamericana”. Hispamrica 45 (1986): 31-43. Franklin-Lewis, Elisabeth. Women Writers in the Spanish Enlightenment: The Pursuit of Happiness Portland: Ashgate Publishing Limited, 2004. Fox-Lockert, Luca. Women Novelis ts in Spain and Spanish America. Metuchen, N.J: The Scarecrow Press, 1979. ---. “Novelstica femenina: Un esfuerzo de liberacin”. Actas del Sexto Congreso Internacional de Hispanistas (1980): 269-72. Gambaro, Griselda. “Algunas consideraciones so bre la mujer y la escritura”. Hispamrica 45 (1986): 471-3.

PAGE 154

148 Garganigo, John F. y otros. Huellas de las literaturas hispanoamericanas 2 Ed. NJ: Upper Saddle River, 2002. Gmez de Avellaneda, Gertrudis. Sab 5th Ed. Madrid: Edicio nes Ctedra, 2004. ---. Dos mujeres La Habana, Cuba: Editorial Letras Cubanas, 2000. ---. Diario de Amor La Habana, Cuba: Instituto del libro, 1969. ---. Autobiografa y cartas Huelva, Espaa: Diputacin Provincial de Huelva, 1996. “Gmez de Avellaneda, Gertrudis”. Online P hotograph. Encyclopdia Britannica Online. 25 Mar. 2008 < http://www.britannica.com/eb/art-36497 >. Gonzles-Ortega, Nelson. “Teora feminista como intertexto en novelas de escritoras latinoamericanas de fines del siglo XX” Sntomas de la prosa hispnica contempornea 1990-2001 Denmark: University Press of Southern Denmark, 2004. Guerra-Cunningham, Luca. "Estrategias femeninas en la elaboracin del sujeto romntico en la obra de Gertrudi s Gmez de Avellaneda”. Revista Iberoamericana 51 (1985): 707-722. ---. “Identidad cultural y la problemtica del ser en la narrativa femenina latinoamericana”. Discurso literario 6 (1989): 36185. ---. El personaje literario femenino y otras mutilaciones”. Hispamrica 45 (1986): 3-19. Hart, Stephen M. “Is Women's Writing in Spanish America Gender-Specific?” MLN 110 (1995): 335-352. Henderson, James D. & Linda R. Henderson. Ten Notable Women of Latin America Chicago: Nelson Hall, 1978.

PAGE 155

149 Herrero, Javier. Fernn Caba llero: un nuevo planteamiento Madrid: Editorial Gredos. 1963. Heinermann, Theodor. Cecilia Bhl de Fa ber y Juan Eugenio Hartzenbush: una correspondencia indita Madrid: EspasaCalpe, S.A., 1944. Hintze, Gloria. “Clorinda Matto de Turner y dos textos sobre la mujer y la ciencia”. Anuario de Filosofa Argentina y Americana 16 (2001): 155-164. Kaufman, Hill y Heidi Slettedahl Macpherson. Transatlantic Studies Lanham, Maryland: University Press of America, 2000. Kirkpatrick, Susan. Las Romnticas: Wome n Writers and Subjectivity in Spain, 18351850 Los Angeles, CA: University of California Press, 1989. Kramarae, Cheris. Women and Men Speaking Rowley, Massachusetts: Newbury House Publishers, Inc., 1981. Kristeva, Julia. Powers of Horror: An Essay on Abjection. Trans. Leon S. Roudiez. New York: Columbia UP, 1982. ---The Portable Kristeva Kelly Oliver Ed. New York: Columbia University Press, 2002. Lazo, Raimundo. Gertrudis Gmez de Avellaneda, la mujer y la poesa lrica Mxico: Editorial Porra, 1990. Lindstron, Naomi. Early Spanish American Narrative Austin: University of Texas Press, 2004. ---. Y Carmelo Virgillo eds. Woman as Myth and Metaphor in Latin American Literature Columbia: University of Missouri Press, 1985. Louis, Anja. Women and the Law: Ca rmen de Burgos, an Early Feminist EE.UU: Boydell & Brewer, 2005.

PAGE 156

150 Marrero Fente, Ral. “De retrica y derechos: estrategias de la reclamacin en la carta de Isabel de Guevara.” Hispania 79 (1996): 1-7. Martn, Luis. “Daughters of the Conquistador es: Women of the Vi ceroyalty of Per.” Journal of Interdisciplinary History 16 (1985): 156-159. Martnez Bello, Antonio. “La cubani dad de la Avellaneda”. Carteles (1947) 1522. Matto de Turner, Clorinda. Aves sin nido Mxico: Factora Ediciones SRL, 1998. ---ndole Stockcero, 2004. “Matto de Turner, Clorinda”. Online Phot ograph. Biblioteca Nacional del Per. 25 Mar. 2008. < http://www.bnp.gob.pe/portalbnp/index.php?opti on=com_content&task=view&id=379 &Itemid=342 > Mayoral, Marina Cord. Escrit oras romnticas espaolas Madrid: Fundacin Banco Exterior, 1990. Medeiros-Lichem, Mara Teresa. La voz feme nina en la narrativa latinoamericana: Una relectura crtica Santiago de Chile: Edito rial Cuarto Propio, 2006. Melndez, Mariselle. “Obreras del pensamient o y educadoras de la nacin: El sujeto femenino en la ensaystica femenina decimonnica de transicin”. Revista Iberoamericana 64 (1998):184-185. Meyer, Doris ed. Reinterpreting the Spanish American Essay. Women Writers of the 19th and 20th Centuries Austin: University of Texas, 1995. Miller, Beth. ed. “Gertrude the Great: Av ellaneda, Nineteenth-C entury Feminist”. Women in Hispanic Literatu re, Icons and Fallen Idols Berkeley: University of California Press, 1983: 201-214.

PAGE 157

151 Moi, Toril. Teora literaria feminista. Madrid: Edicione s Ctedra, 1988. Mongui, Luis. “The Social Status of the Sp anish Novelist in the Nineteenth Century”. The Journal of Aesthetics and Arts Criticism 10 (1952): 264-72. Montesinos, Jos Fernndez. Fernn Caballero: Ensayo de justificacin Berkeley: University of California Press, 1961. Moraa, Mabel ed. Mujer y cultura en la colonia hispanoamericana Pittsburg: University of Pittsburg Press, 1996. Mujica, Brbara. Texto y vida: In troduccin a la literatura espaola Fort Worth, TX: Harcourt College Publishers, 1990. ---. Texto y vida: introduccin a la literatura hispanoamericana Fort Worth, TX: Harcourt Brace Jovanovish College Publishers, 1992. Nagy, Silvia. Paralelismos trasatlnticos: postcolonialismo y narrativa femenina en Amrica Latina y frica del Norte Rhode Island, USA: Ediciones INTI, 1996. Navarro, Marysa y Virginia Snchez Korro l. Women in LatinAmerican and the Caribbean Bloomington, IN: Indiana University Press, 1999. Navarro, Ana ed. Antologa potica de escritoras de los siglos XVI y XVII Madrid: Editorial Castalia, 1989. Oates, Joyce Carol Cont. “Is There a Female Voice? Joyce Carol Oates Replies”. Gender and Literary Voice New York: Holmes & Meier, 1980. Ordez, Elisabeth J. Voices of their ow n: Contemporary Spanish Narrative by Women Lewisburg: Bucknell UP, 1991. Oviedo, Jos Miguel. Historia de la literatura hispanoamericana I y II Madrid: Alianza Editorial, 1997.

PAGE 158

152 Pastor, Brgida M. Fashioning Feminism in Cuba and Beyond: The Prose of Gertrudis Gmez de Avellaneda. New York: Peter Lang Publishing, 2003. ---. “A Romance Life in Novel Fiction: The Early Career and Works of Gertrudis Gmez de Avellaneda”. Bulletin of Hispanic Studies 75.2 (1998): 169-181. Peluffo, Ana. Lgrimas andinas: Sentimentalismo, gnero y virtud republicana en Clorinda Matto de Turner Pittsburgh: Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana, 2005. Rosell Selimov, Alexander. “La verdad vence apariencias: hacia la tica de Gertrudis Gmez de Avellaneda a travs de su prosa”. Hispanic Review 67 (1999): 215-41. Rubio Cremades, Enrique. E d. “Introduccin”. La gaviota por Fernn Caballero. Madrid: Espasa, col. Austral, 2005. Santos, Nelly E. “Las ideas feministas de Gertrudis Gmez de Avellaneda”. From Romanticism to "Modernismo" in Latin America Eds. David William Foster y Daniel Altamiranda. New York: Garland Publishing Company, 1997. Selden, Raman et al. A Reader’s Gu ide to Contemporary Literary Theory 5th Ed. Great Britain: Pearson Education Limited, 2005. Servera, Jos. “Introduccin”. Sab Por Gertrudis Gmez de Avellaneda. Madrid: Ediciones Ctedra, 2004. Sherwell, Guillermo A. “Literatura espaola e hispanoamericana”. Hispania 5 (1992): 1624. Showalter, Elaine. Inventing Herself: Claiming a Feminist Intellectual Heritage New York: Scribner, 2001.

PAGE 159

153 ---. “Towards a Feminist Poetics”. The Ne w Feminist Criticism: Essays on Women, Literature, and Theory New York: Pantheon Books, 1985. Simn Palmer, Mara del Carmen. “La oculta cin de la primera personalidad en las escritoras del siglo XIX”. Actas de IX C ongreso de la Asociacin Internacional de Hispanistas 2 coord. por Sebastin Neum eister (1989): 91-100. ---. “Escritoras espaolas del siglo XIX o el miedo a la marginacin”. ALEUA 2 (1983): 477-90. Sommer, Doris. Foundational Fictions. Th e National Romances of Latin America Berkeley: University of California Press, 1991. ---. “Sab c'est moi”. Hispamrica 48 (1987): 25-37. Sullivan, Constance. “The Quiet Feminism of Josefa Amar y Borbn's Book”. Indiana Journal of Hispanic Literatures 2 (1993): 49-73. Todd, Janet ed. Gender and Literary Voice. New York: Holmes & Meier, 1980. Torres-Pou, Joan. “La ambigedad del mensaje feminista de Sab de Gertrudis Gmez de Avellaneda”. Letras Femeninas 19 (1993): 5564. ---. El externo femenino: aspectos de la re presentacin de la mujer en la literatura latinoamericana del siglo XIX Barcelona, SA: Promociones y publicaciones universitarias, 1998. ---. “Clorinda Matto de Turner y el nge l del hogar”. Revista Hispnica Moderna 43 (1990): 3-15. ---. “La Avellaneda y Dos mujeres : un inslito alegato femenino en la literatura decimnica”. Ojncano 19 (2002): 21-32.

PAGE 160

154 ---. Aproximaciones a la narrativa femenina del diecinueve en Latinoamrica NY: The Edwin Mellen Press, 2002. Vsquez Castro, Mara. El di scurso autobiogrfico femeni no en la nueva novela espaola Lincoln: The University of Nebraska, 1997.