USF Libraries
USF Digital Collections

Y Cortázar ganó por nocaut

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Y Cortázar ganó por nocaut realismo posvanguardista en la cuentística del Cono Sur
Physical Description:
Book
Language:
English
Creator:
Mercado-Harvey, Alicia Carolina
Publisher:
University of South Florida
Place of Publication:
Tampa, Fla
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Chilean
Argentine and Uruguayan short stories
McOndo
Post-dictatorial literature
Literary disputes
Dissertations, Academic -- World Language Education -- Masters -- USF   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Summary:
ABSTRACT: This thesis argues that a literary change occurred after the fall of the dictatorships of the Southern Cone, characterized by the emergence of markets that provoked a "mini-boom" in sales and, at the same time, a change of aesthetics which abandoned the allegorical models of the post-boom in favor of a realistic literature in dialogue with popular culture. This is the sign of postmodernity and globalization in Latin America, reflected in its literature, particularly in the short story writing of the Southern Cone, which has utilized the parody and pastiche of the postmodern era without the trivialization that occurred in other parts of the world. With the goal of establishing a periodization that is different from that which has always prevailed in Latin American literature, the thesis proposes the term "post-vanguardist realism" to designate the literature of the 1990s and the twenty-first century in the Southern Cone.As is the case in all periods of rupture and new beginnings, polemics and disputes appeared between literary bands. The disputes protagonized by Alberto Fuguet and Jaime Collyer in Chile, experimentalists and "planetarians" in Argentina, and Escanlar and the generation of '45 in Uruguay, reflect this new commercial and aesthetic reality. Despite the emergence of a literature more in tune with popular culture and pastiche, the continental anthologies that unite these authors demonstrate how their projects began to fade away, and showcase the appearance of new voices, who take the lead after 2000 and break with this type of literature, in favor of a less schematic narrative with more intertextual dialogue, without, however, returning to magical realism.Despite local differences in short story writing and the literary traditions of each country, these new voices are united by a common aesthetic, the use of literary genres and themes from the shared history of the Southern Cone, and by the traumatic experiences of dictatorship and globalization.
Thesis:
Thesis (M.A.)--University of South Florida, 2008.
Bibliography:
Includes bibliographical references.
System Details:
Mode of access: World Wide Web.
System Details:
System requirements: World Wide Web browser and PDF reader.
Statement of Responsibility:
by Alicia Carolina Mercado-Harvey.
General Note:
Title from PDF of title page.
General Note:
Document formatted into pages; contains 153 pages.

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
aleph - 002001639
oclc - 319883370
usfldc doi - E14-SFE0002664
usfldc handle - e14.2664
System ID:
SFS0026981:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

Y Cortzar gan por nocaut. Realismo posvanguardista en la cuentstica del Cono Sur by Alicia Carolina Mercado-Harvey A thesis submitted in partial fulfillment of the requirements for the degree of Master of Arts Department of World Language Education College of Arts and Sciences University of South Florida Major Professor: Pablo Brescia, Ph.D. Madeline Cmara, Ph.D. Manuel Sosa-Ramrez, Ph.D. Date of Approval: November 1, 2008 Keywords: Chilean, Argentine and Uruguayan short stories, McO ndo, post-dictatorial literature, literary disputes recent writers, postmodernity Copyright 2008, Alicia Carolina Mercado-Harvey

PAGE 2

Agradecimientos Quisiera agradecer a quienes han contribu ido en el arduo proceso de investigacin y escritura de esta tesis de maestra. Me gustara comenzar agradeciendo al Dr. Pablo Brescia por haberme estimulado a volver a la universidad, por haber sido un verdadero mentor, un excelente profesor y por haber le do cuidadosamente el texto, y haber hecho las sugerencias pertinentes en todas las etapas del proyecto. A la Dra. Madeline Cmara por su calidez, sus estimulantes clases y por haberme entregado valiosas observaciones sobre la postmodernidad. Al Dr. Sosa Ra mrez por su apoyo, el enorme caudal de informacin proveniente de sus clases y come ntarios siempre en su justa medida. Un agradecimiento especial a mi esposo, el Dr David Harvey, quien con enorme paciencia me ayud a lo largo del proceso, leyendo cu idadosamente las distintas versiones y entregndome valiosos comentarios. Finalmente me gustara agradecer a los pr ofesores del departamento de espaol en USF y a mis queridos compaeros de clase por su apoyo, en especial a mis amigos Roberto Jimnez-Arroyo, Mariam Manzur y Margarita Garca.

PAGE 3

i ndice Sinopsis....................................................................................................................... .....iii Abstract....................................................................................................................... .......v Introduccin.......................................................................................................................1 Captulo I: Realismo posvanguardista.............................................................................12 En torno a la postmodernidad en Latinoamrica...................................................15 Globalizacin, la vuelta al mundo en un segundo.................................................21 Realismo................................................................................................................24 Posvanguardismo...................................................................................................29 Realismo posvanguardista con vertientes que se bifurcan.....................................33 Notas......................................................................................................................37 Captulo II: Pugilatos literarios, parricidios y el impacto de las antologas en el pas McOndo......................................................................................................................42 Fugobro?..............................................................................................................43 Box argentino: planetarios y experimentalistas.....................................................51 Choque frontal, Escandalar en Uruguay................................................................55 Las antologas de Fuguet: McOndo y Se habla espaol........................................58 Lneas areas..........................................................................................................62 Notas......................................................................................................................68

PAGE 4

ii Captulo III: Realismo posvanguardista chilens is en los cuentos de los y el 2000...73 Sobredosis al mercado...........................................................................................75 Las dos vertientes del realismo posvanguardista...................................................79 El surgimiento de la nueva generacin en los y 2000.....................................85 Bolao, el terremoto de la literatura chilena..........................................................90 Notas......................................................................................................................95 Capitulo IV: Realismo posvanguardista en la cuentstica rioplatense de los y el 2000..........................................................................................................................101 El fenmeno de Historia argentina......................................................................102 Los temas en las antologas argentinas del 2000.................................................107 Mujeres arriba......................................................................................................112 El realismo posvanguardista en Ur uguay: Courtoisie y Escanlar........................115 El plurisimbolismo en las antologas uruguayas de los .............................119 Notas....................................................................................................................124 Conclusin.....................................................................................................................129 Bibliografa....................................................................................................................141

PAGE 5

iii Y Cortzar gan por nocaut. Realismo posvanguardista en la cuentstica del Cono Sur Alicia Mercado-Harvey SINOPSIS En esta tesis postulamos que en el Cono Sur se produce un cambio literario post dictatorial, marcado por la apertura de mercados que provoca un mini-boom de ventas y, a la vez, un cambio esttico que abandona los modelos alegricos del postboom en pos de una literatura realista que dialoga con la cultura popular. Esto es el signo de la postmodernidad y la globalizacin en Latinoamrica, que se ve reflejado en su literatura, particularmente en la cuentstica del Cono Sur que no slo ha emergido con fuerza sino que ha tomado la pa rodia y el pastiche de la era postmoderna sin la trivializacin que ha ocurrido en otras partes del mundo. Sin embargo, por motivos de una periodizaci n diferente que siempre ha tenido la literatura latinoamericana, proponemos el trmino de r ealismo posvanguardista para agrupar a la literatura de los y 2000 en el Cono Sur. El realismo posvanguardista se bifurca en la vertiente macOndista con una esttica minimalista y urbana, y la vertiente plurisimbolista que utiliza smbolos en forma efectiva y refleja muchos de los oscuros aspectos postdictatoriales no resueltos. Como todas las etapas de quiebre y comienzos de algo nuevo aparecen las polmicas y las disputas entre bandos literarios. Estas disputas que protagonizaron fi guras de la Nueva Narrativa en Chile; experimentalistas

PAGE 6

iv y planetarios en Argentina y Escanlar con los de la generacin del 45 en Uruguay, no hacen ms que reflejar esta nueva realidad comercial y esttica. Pese a las diferencias locales en la cuentstica y tradiciones literarias de cada pas, estas las nuevas voces estn sintonizadas por una est tica similar, utilizacin de gneros literarios y temticas por la afinidad histr ica del Cono Sur y por la experien cia traumtica de la dictadura y la globalizacin mundial.

PAGE 7

v And Cortzar Won by Knockout: Post-Vanguardist Realism in Short Story Writing of the Southern Cone Alicia Mercado-Harvey ABSTRACT This thesis argues that a literary ch ange occurred after the fall of the dictatorships of the Southern Cone, charac terized by the emergence of markets that provoked a mini-boom in sales and, at the same time, a change of aesthetics which abandoned the allegorical models of the post-bo om in favor of a realistic literature in dialogue with popular culture. This is th e sign of postmodernity and globalization in Latin America, reflected in its literature, pa rticularly in the short story writing of the Southern Cone, which has utilized the pa rody and pastiche of the postmodern era without the trivialization that occurred in other parts of th e world. With the goal of establishing a periodization that is different from that wh ich has always prevailed in Latin American literature, the thesis propos es the term post-va nguardist realism to designate the literature of th e 1990s and the twenty-first centu ry in the Southern Cone. We also propose that this post-vanguardist realism veered in two directions, one that we have called macOndista with a minimalis t, apolitical style and another one called plurisimbolista that uses symbols e ffectively and reflects many of the dark, unresolved postdictatorial issu es. As is the case in all periods of rupture and new

PAGE 8

vi beginnings, polemics and disputes appeared between literary bands. The disputes protagonized by members of the New Narrative in Chile, experimentalists and planetarians in Argentina, and Escanlar and the generation of in Uruguay, reflect this new commercial and aesthetic reality. Despite local differences in short story writing and the literary trad itions of each country, the new voices are united by a common aesthetic, the use of literary genres a nd themes from the shared history of the Southern Cone, and by the traumatic experi ences of dictatorship and globalization.

PAGE 9

1 Introduccin En 1973, Em ir Rodrguez Monegal anunc iaba con firmeza la muerte del realismo mgico (Padilla 139). Desde ent onces escritores de Skrmeta a Fuguet intentaron matarlo. Sin embargo, el estilo persisti en parte por el xito de ventas que se produjo en EEUU y en Europa, y por la mirada nueva que le otorgaron mujeres escritoras, siendo la ms exitosa Isabel A llende. Alberto Fuguet y Sergio Gmez publican la antologa McOndo con la clara intencin de dar la ltima estocada al moribundo estilo que haba hecho famoso a Ga rca Mrquez. Un discurso que no fue nunca dominante en el Cono Sur, lo que deve la la estrategia comercial detrs del manifiesto-introduccin a McOndo El mrito de esta antologa es que reuni en su momento a las cabezas visibles de un cierto tipo de literatura urbana, realista, de jvenes aburridos en medio de la cultura de sexo, msica y drogas, que sintetizamos en Sex, Drugs and Rock & Roll1. Un fenmeno que en el Cono Sur, nos da las claves de una dolorosa historia en comn que pone en la misma sintona a las literaturas de Chile, Argentina y Uruguay. Lo que ocurre lueg o de las dictaduras de los y en estos tres pases crea conflictos, situaciones de mercado y temticas literarias similares. Estas sociedades democrticas o semidemocrticas se encuentran con los mismos problemas: The literature produced in the aftermath of the recent Latin American dictatorships, howev er, confronts not only the ne ed to come to terms with the past but also to define its position in the new present ushered in by the military regimes: a global market in which every corn er of social life has been commodified (Avelar 1).

PAGE 10

2 Estas sociedades que haban sido atra vesadas por la muerte, que incluso se unieron en sus esfuerzos por eliminar a lo s supuestos extremistas en la conjunta Operacin Condor durante las dictaduras de los y tambin parecen unidas en fenmenos de mercado, que tienen su origen en las dictaduras que tuvieron como papel central de limpiar al cuerpo social de todos los elementos que pudieran ofrecer alguna resistencia a la apertura generalizada al capital multinacional (36). Junto con la apertura de los mercados, aparecen nuevas estticas que van dando paso a un realismo que deja atrs, aunque no por completo, a la literatura alegrica de l perodo dictatorial de grandes como Ricardo Piglia con Respiracin artificial (1980), Cristina Peri Rossi con La nave de los locos (1984) y Diamela Eltit con Lumprica 1983). La situacin poltica de los a nivel mundial marca mu cho de lo que estos ex jvenes escritores plasmarn en su literatura. En el Cono Su r la cada del muro de Berln no slo coincide con una era postdictatorial, sino que marca un perodo de confusin en que las ideologas de izquierda ya no tenan cabida, cuando simultneamente las de derecha estaban desprestigiadas por las di ctaduras militares de Pinochet, Videla y Bordaberry-Demicheli-Mndez-lvarez. Precisa mente esta literatura de comienzos de los de jvenes desencanta dos y apticos reunidas en McOndo es la que mejor representa el perodo. Por otra parte, las peleas genera cionales tambin dan fe del conflicto entre escritores que haban defendido esas ideas de izquierda y los que no profesaban de ninguna, pero que abrazab an los favores de xitos de ventas, propiciados por el neoliberalismo econmico instaurado parcialmente en Argentina y Uruguay, y completamente en Chile. En este sentido, tambin es posible hacer la conexin en torno al realismo mgico y esas ideologas de izquierda, que muchos de

PAGE 11

3 sus exponentes defendieron, frente a un nue vo realism o que reflejaba esta nueva Latinoamrica urbana, globalizada y neoliberal. En el medio de estos conflictos estaba tambin la acalorada discusin sobre la supuesta postmodernidad en el continente, que para los idelogos de izquierda era inaceptable porque significaba admitir completamente la cada de las grandes narrativas, entre las que estaba la interpretacin marxista de la historia. Esto trae consigo divisiones estticas y polticas entre los campos literarios de cada uno de estos tres pases convirtiendo a la ltima dcada del siglo XX en un tiempo de manifiestos, peleas mediticas que recuerdan a las que ocurran en plena vanguardia entre los surrealistas de Mandrgora y Neruda en Chile2. En esta poca, aunque coexisten voces diversas de los que escr iban utilizando elementos simb licos, el estilo histrico, policial, el folletn, la literatura erti ca y la literatura de mujeres, por un tiempo pareci predominar la narrativa a tono con la esttica del Sex, Drugs and Rock & Roll El que tiene mayor xito de ventas en este estilo es Alberto Fuguet en Chile, y Rodrigo Fresn en Argentina, por citar un par de ejemplos. Sobredosis (1990) e Historia Argentina (1991) respectivamente vendieron m iles de ejemplares, remecieron el mercado y se convirtieron en obras de culto. Este fenmeno que se vena gestando con el establecimiento de la editorial Planeta, promueve la publicacin de gran nmero de antologas de cuentos y cuentistas en solit ario que activaron a un mercado alicado por la censura de las dictaduras. Este mini-boom del que se habl en su poca3 tanto en Argentina como en Chile y Uruguay sera, no obstante, efmer o y las ventas no volveran a alcanzar los miles de ejemplares de los 90. Por otra parte, las nuevas generaciones estn dejando

PAGE 12

4 atrs las d ivisiones y parecen intentar su propia esttica y sus propias voces con una literatura que ya no est ubi cada ni en Macondo, ni en McOndo es decir, que no se limitan ni al realismo mgico ni a la esttica realista y urbana del Sex, Drugs and Rock & Roll Lo que s parece haber llegado para quedarse es un tipo de ficcin de tipo realista, centrada en grandes urbes dentro y fuera de Sudamrica. sta es precisamente la razn que ha dado el ttulo a esta tesis, puesto que nos parece que lo que arga el argentino Julio Cortzar en los contra el peruano Jos Mara Arguedas, finalmente se ha impuesto, es decir, la fuerte presencia de una literatura que en vez de destacar lo autctono y folclrico del continente, a punta a lo cosmopolita y lo urbano. Esta literatura urbana y globalizad a produjo como consecuencia una des-exotizacin del continente latinoamericano en la que parecier a revivirse, cuarenta aos ms tarde, la antigua disputa de estos escritores. La realidad de la cuentstica latinoa mericana actual parece darle la razn a Cortzar, quien enfatizaba lo planetario del escritor4, mientras que Arguedas sealaba lo autctono indgena del continente5. Sera errneo, sin embargo, extrapolar estas ideas mucho ms porque Cortzar como fiero defensor del izquierdismo de los no sera precisamente defensor de la glob alizacin y el neoliberalismo, y Arguedas tampoco estara de acuerdo con la exotiz acin de un continente que en esas condiciones fcilmente sera visto como el otro. Con es ta salvedad, nos parece que an es posible afirmar que el cosmopolitismo que defenda Cortzar se ha impuesto en el Cono Sur por sobre el localismo6 que defenda Arguedas, con evidencias de que esto se ha expandido al resto del continente porque las races y tradiciones del Cono Sur as lo avalan, y porque el exotismo de otrora estaba enraizado en un mundo

PAGE 13

5 predom inantemente rural vis vis un mundo urbano que predomina hoy en Latinoamrica. Pese a la declaracin de Neil Larsen respecto al arcaismo de Rayuela por su visin del lector cmplice y el lect or hembra (60), Cortzar parece estar ms vigente que nunca para los escritores contem porneos del Cono Sur. Gustavo Escanlar ha sealado su influencia7, crticos han reconocido la impor tancia de su cuentstica en la generacin NN en Chile y la tradicin literaria cortaziana es evidente en la obra de Roberto Bolao, que se ha convertido en su mejor heredero. En el desarrollo de este trabajo intentaremos mostrar, entregando una panormica general, cmo la cuentstic a de los tres pases del Cono Sur ha evolucionado dentro de una esttica realis ta posvanguardista, que se bifurca en dos vertientes. Una primera vertiente contiene un tipo de literatura que hemos denominado macOndiana8 que coexiste con una cuentst ica ms diversa y plural, que corresponde a la segunda vertiente del real ismo posvanguardista. Ambas vertientes con el elemento comn de un predominio del relato realista en primera persona, ambientado en una gran urbe. Parte del problema que se gener en torno a cuestiones ideolgicas fue el establecimiento o no de la postmodernidad en Latinoamrica, asunto que se debata agitadamente en los y y que hoy parece haberse diluido sin resolucin. Nos parece que las evidencias de que el con tinente entr a la postmodernidad estn absolutamente a la vista, pero esto no re suelve un problema de periodizacin literaria, asunto que intentaremos ayudar a dilucida r proponiendo el concepto de realismo posvanguardista, que definimos en el primer captulo, una vez establecidas las bases de una realidad postmoderna en el Cono Sur.

PAGE 14

6 En el segundo captulo sealam os la s bases de las confrontaciones generacionales que se produjeron en los tres pases como resultado de los cambios a nivel mundial y a nivel local ya menciona dos. Especficamente nos referimos a las divisiones internas que oc urrieron en Chile dentro de la llamada Nueva Narrativa chilena y al papel que cumpli Fuguet como promotor cultural a nivel continental, mostrando su maestra en el uso del pastic he, reciclando ideas de todas partes para reinventarlas como nuevas en la introduccin a McOndo. A modo de sealar los cambios en el mercado interno que se producen por la irrupcin de l neoliberalismo en el campo literario nos referimos especficamen te a la disputa que ocurre en Argentina entre planetarios y experimentalistas, que no es ms que el reflejo de estos cambios a nivel de mercado y los cambios en un pblico cada vez menos lector, segn las cifras de los estudios de Roland Spill er y Daniel Link. Tambin utilizamos la disputa que sostienen los nuevos escritores con los de la generacin del 45 en Uruguay, para demostrar que estos intentos de parricidio son siempre estrategias muy mediticas, pero fallidas. Por ltimo, exploramos en los cuentos y propuestas de tres antologas continentales la heterogeneidad cuentstica que comienza a echar por tierra el proyecto McOndo, y que muestra la presencia crecie nte de relatos con los rasgos de la segunda vertiente posvanguardista. En el tercer captulo nos ad entramos en la realidad del mercado literario chileno, sealando la bifurcacin de las dos vertient es del realismo posvanguardista entre la literatura de Zona de Contact o y la de la Nueva Narrati va Chilena que se produce en los Adems hemos escogido una gama de antologas que dan cuenta de la evolucin que se va produciendo en la cu entstica desde comienzo s de los hasta

PAGE 15

7 m ediados del 2000. En esta muestra, si n duda incompleta, hemos seleccionado antologas intergeneracionales y slo de la generacin ms joven para mostrar la gama de estilos y sobre todo para il ustrar la evolucin de la generacin del 2002, que parece haberse establecido definitivamente y que con el impulso del factor Bolao comienzan un giro en la literatura chilena con figuras prominentes como Alejandra Costamagna y Alejandro Zambra. Finalmente, en el ltimo captulo, nos cen tramos en la rea lidad rioplatense comenzando con la obra clave de la cuentstica argentina de los Historia Argentina de Rodrigo Fresn. Luego sealamos la evolucin que se produce en la cuentstica argentina de la dcada del 2000 que privilegia la publicacin de antologas tanto intergeneracionales como de la nueva generacin, a diferencia de los en que con la irrupcin de grandes casas editorial es se haba privilegiado la publicacin de individualidades como Rodrigo Fresn, Juan Forn y Daniel Guebel, mientras el resto publicaba en pequeas editoriales. Precisa mente en esas pequeas publicaciones comienzan su carrera cuentistas que luego se convertiran en prometedoras figuras publicadas en La joven guardia (2005), y que dan cuenta de una renovacin similar a la chilena en la dcada del 2000. Por ltimo, mostramos cmo en el caso uruguayo aparecen individualidades que corresponden a las dos vertientes del realismo posvanguardista en las figuras de Rafael C ourtoisie y Gustavo Escanlar. A su vez, coexisten narraciones ms trad icionales y otras transgreso ras, en una variedad de estilos que parece ser la marca de la cuentstica uruguaya en los Luego de esta panormica cuentstica establecemos en la conclusin varios de los elementos que aparecen comunes a los tr es pases como una emergencia de gran

PAGE 16

8 cantid ad de mujeres escritoras de gran calida d, que adems intentan alejarse del molde de la llamada literatura de mujeres que cr ticas feministas clasifican como enfoque de estudios acadmicos. Adems sealamos muchas de las condiciones de mercado en comn en los tres pases junto con destacar estilos y temticas que se repiten y que consideramos parte de la af inidad literaria que siempre ha tenido el Cono Sur. Nos parece importante sealar los criteri os de seleccin de este trabajo. El primer criterio fue el cuento por ser un gnero tradicionalmente privilegiado en Argentina y Uruguay, y que como nunca tuvo exponentes en los en Chile. El segundo criterio fue escoger antologas que re unieran a la genera cin pre y post-golpe para mostrar diferencias y afinidades, y ta mbin antologas que slo reunieran a las nuevas generaciones. La muestra es, sin emba rgo, incompleta por razones de espacio y tambin por la disponibilidad o no de algunas obras en bibliotecas norteamericanas. Si bien se evitaron trabajos i ndividuales y novelas, hemos se leccionado tres autores, uno en cada pas, publicados por Planeta como representantes del fenmeno de mercado y de renovaciones estilsticas en cada pa s. Las dos novelas comentadas tienen un propsito claro dentro de la tesis9. No obstante estas puntualizaciones, esperamos que la panormica cuentstica e intento de c onceptualizaciones nuev as, que exponemos en este trabajo, puedan ser un gr anito de arena en el estudio de un gnero y una regin fascinantes.

PAGE 17

9 Notas 1 Este concepto se gener en los EEUU durante los como la contracultura hippie, y en este caso lo utilizamos para referirnos a una estti ca que dialoga con la cultura popular cargada de intertexto s con la msica rock, con pe rsonajes que disfrutan del sexo y las drogas como actividades recreacionales. 2 Nos referimos especficamente a la dis puta que protagonizar on el grupo de poetas Braulio Arenas (1913-1988), Tefilo Ci d (1914-1964) Enrique Gmez-Correa (19151995) y Jorge Cceres (1923-1949) con Neruda quien se convirti en su blanco predilecto al que llamaron Neftal Reyes Co rdero alias Pablo Neruda (Mussy 76). La revista Mandrgora se public en Chile entre 1938 y 1944. 3 En Argentina es Hojman el que usa este trmino, Blixen en Uruguay y el mismo Fuguet, entre otros, en Chile. 4 Cortzar expone sus ideas tanto a nivel literario como a nivel de crtic a literaria. En el primer mbito Rayuela (1963) es el mejor exponente de sus ideas respecto a lo planetario del escritor. En trminos de cr tica literaria aparece me jor expresado en la carta enviada a Roberto Fernndez Retamar, autor de Calibn (1971), en Casa de las Amricas y luego publicada en ltimo Round donde seala: Al margen de la circunstancia local, sin la inevitable di alctica del challenge and response cotidianos que representan los problemas polticos, econm icos o sociales del pas, y que exigen el compromiso inmediato de cada intelectua l conciente, su sentimiento de proceso humano se vuelve por decirlo as ms planet ario () Es obvio que desde el punto de

PAGE 18

10 vista de la mera informacin mundial, da cas i lo mismo estar en Buenos Aires que en Washington o en Roma, vivir en el propio pas o fuera de l (Cortzar 67). 5 Como bien resume Larsen (67) la dis puta entre los escritores es imposible de recapitular por completo, pero la posicin de Arguedas respecto a Cortzar es mejor expresada en el prlogo a El zorro de arriba y el zorro de abajo donde seala: () y este Cortzar que aguijonea con su genia lidad, con sus solemnes convicciones de que mejor se entiende la esencia de lo nacional desde las al tas esferas de lo supranacional (Arguedas 22). Luego agre ga en un tono sarcstico: Todos somos provincianos, don Julio (Cort zar). Provincianos de las na ciones y provincianos de lo supranacional que es, tambin, una esfera, un es trato bien cerrado, el del valor en s, como usted con mucha felicidad seala (28). 6 Cortzar deca claramente en su poca lo leja no que se senta a este tipo de literatura: El telurismo como lo entie nde entre ustedes un Samuel Feijo, por ejemplo, me es profundamente ajeno por estrecho, parr oquial y hasta dira aldeano; puedo comprenderlo y admirarlo en quienes no alcanzan, por razones mltiples, una visin totalizadora de la cultura y de la historia, y concentran t odo su talento en una labor de zona() (270). 7 Escanlar declara en una entr evista: () el comienzo de mi segunda vida, fue durante y despus de la lectura de Rayue la () Y Rayuela hizo que largara todo. Disponible en lnea en http://www.m ontevideo.com.uy/nottiempolibre_10168_1.html 8 Trmino definido en el primer y segundo captulo.

PAGE 19

11 9 Dos novelas que por su extensin parecen cuentos largos y que representan a la segunda vertiente del realismo posvanguardista: Natalia de Pablo Azcar y Bonsi de Alejandro Zambra como fiel heredero de Roberto Bolao.

PAGE 20

12 Captulo I Realism o posvanguardista En 1996 Alberto Fuguet y Sergio Gmez, en la introduccin/manifiesto de la antologa de cuentos McOndo, declaran la muerte del realismo mgico latinoamericano sealando que su generaci n de escritores es post-todo, pasando del realismo mgico al realismo virtual1 (10). La pregunta que lgicamente se desprende de tal afirmacin sera: qu es realismo virtual? Fuguet y Gmez no lo definen, y nos parece que la razn es que realismo virtual si no se explica, se convierte en un trmino vaco. Lo mismo podra decirse del realismo mgico2, trmino que se confunde con lo real maravilloso de Carpentier3, que tiene su origen en un concepto pictrico4 y que parece ser una contradiccin de trmi nos. Sin embargo, es una contradiccin intencional que nos lleva dire ctamente al corazn del concepto mismo del realismo como estilo de ficcin (Volek 7). El problema del realismo virtual es que nunca se defini y por tanto la cont radiccin nunca fue explicada, cmo se puede hablar de realismo si es virtual? Virtual es alterna tivo como simulacin de lo real. Esto parece tener sentido slo si se conecta al concepto de simulacro de Jean Braudrillard, es decir, lo hiperreal5. Lo problemtico es que Fuguet nunca hizo esta conexin; por lo tanto, qued en el aire. Esto ha dado pie a variadas interpretaciones; in cluso hay quienes han apuntado que no hay tanta diferencia entre rea lismo mgico y realismo virtual, ya que no habra mucha diferencia entre la simulacin de la realidad y la naturalizacin de lo irreal. En el volumen Memoria, duelo y narracin de 2004, Karin Hopfe hace un anlisis de la obra de Fuguet encontrando m s de un nivel de lectura en sus novelas y

PAGE 21

13 concluyendo que la tcnica narrativa de Fuguet no se distingue de sobrem anera respecto a la del realismo mgico, sino que se sustituye el principio mgico realista por uno de realismo virtual en que pre domina la perspectiva subjetiva de los protagonistas (128). Con ms de una dcada transcurrida de la antologa McOndo el mismo Fuguet enfatiza un punto que casi pa sa desapercibido en la introduccin de McOndo: (Era broma, McOndo era un homen aje a Macondo () (Prez 3). En la introduccin a la antologa el homenaje a Garca Mrquez es bastante ambiguo: Puede ser considerado una irona irrevere nte al arcngel San Ga briel, como tambin un merecido tributo (Fuguet y Gmez 14). Lo que s se anuncia con claridad es que es una broma: El nombre (marca-regist rada?) McOndo es, cl aro, un chiste, una stira, una talla. Nuestro Mc Ondo es tan latinoamericano y mgico (extico) como el Macondo real (que, a todo esto, no es real sino virtual) (15). En esta cita, precisamente hay un punto muy vlido y es el nfasis de que tanto el realismo que Fuguet preconiza como el de Garca Mrquez son productos literarios, es decir, creaciones estticas que poco tienen que ver c on la realidad, entendi endo en trminos bartheanos el realismo como una forma de ficcin literaria6. En este sentido lo que seala Fuguet apunta a la representacin de dos Latinoamricas, una rural y a veces extica, y otra urbana y globalizada. Lo cier to es que el continente tiene ambas y las diferencias regionales sobre cul prevalece y dnde son bastante marcadas, inclusive dentro de cada pas. En el presente captulo, pretendemos plan tear cmo en nuestra opinin lo que se ha venido gestando en Latinoamrica, y partic ularmente en el Cono Sur en los ltimos tres lustros es un tipo de realismo que no es mgico ni virtual, sino posvanguardista.

PAGE 22

14 Para llegar a este trm ino nos hemos apoya do en la periodizacin de Sal Yurkivich, quien seala la diferencia de conceptos en el contexto literario latinoamericano. Muchas de las confusiones respecto a equiva lencias con la literatura mundial vienen del hecho de que la periodizacin europe o-norteamericana no se condice con la que existe en Latinoamrica, razn por la cual hay crticos que conectan al realismo mgico con el realismo postmoder no o quienes analogan postboom con postmodernidad. Un buen ejemplo de la primera postura es la afirmacin de Jos David Saldvar, para quien realismo mgico est dentro de la postmodernidad: For Saldivar, postmodern realism is embodied in the idiom of Alejo Carpentier, Gabriel Garca Mrquez, Toni Morrison or Maxine Hong Kingston. In his view, novels that, as Angel Flores puts it, transform the comm on and the everyday into the awesome and the unreal are realistic precisely insofar as they make visible the problems raised by realism under postmodernity (Den Tandt 123) Un ejemplo de la confusin entre postboom y postmodernidad es planteada por Roberto Gonzlez Echevarra, quien seala que habra otro ritmo en la literatura hispanoamericana, puesto que lo moderno irrumpe cuando lo postmoderno se haba establecido en Norteamrica y Europa: En todo caso, me parece plausible decir que moderno equivale a Boom y que por lo tanto, postmoderno equivale a postBoom (248). En defensa de estos crticos, el problema surge con el concepto mismo de la postmodernidad desde Lyotard hasta Jameson. El trmino es tan amplio que a momentos parece simular un saco sin fondo. Aunque una tarea bastante ambiciosa, nos ha pare cido necesario para nuestra fundamentacin intentar deshilvanar, en parte, la verdadera bola de lana en que se ha convertido el trmino de postmodernidad particularmente aplicado a la realidad latinoamericana.

PAGE 23

15 En torno a la postmodernidad en Latinoamrica Es imposible sintetizar en pocas lneas el debate sobre la postmodernidad, pero podemos sealar que gran parte del problem a tuvo que ver con una pugna ideolgica, que luego tendr ecos en Latinoamrica durante los y El cataclismo comenz cuando Jean-Franois Lyotard sealaba en lo s el agotamiento del discurso cientfico y la nocin monoltica del conocimiento, anunciando la prdida de credibilidad de las grandes narrativas (37). Con esto Lyotard comenz a cuestionar la nocin binaria de la modernidad7. Este es el punto de partida para una discusin que enfrent ideolgicamente a quienes defendieron el proceso incompleto de la modernidad8 y los que vean el comienzo de una nueva era: la postmoderna. En el centro del debate Jrgen Habermas planteaba que el proyecto de la modernidad estaba incompleto (12), apuntando al problema de hablar de postmodernidad cuando an no se haba agotado el proceso de la mode rnidad. Desde este momento comienza la polmica entre Lyotard y Habermas que pareci responder a tradiciones historiogrficas diferentes9, a una reaccin y contrar eaccin entre pensadores marxistas y neoconservadores10, y a entendimiento de trminos diferentes11. Por su parte, Fredric Jameson, exponente de la corriente marxista al igual que Habermas, produce su propia interpretacin y expande la nocin de lo postmoderno a diferentes reas. El acadmico norteamericano plantea que el postmodernismo es la etapa que ocurre cuando el proceso de modernizacin se completa y la cultura se convierte verdaderamente en second nature (9), es decir, que luego de un proceso econmico capitalista, en la tercera et apa (multinacional), la cultura se convierte en un bien de

PAGE 24

16 consum o ms. A partir de estas afirmaciones han aparecido las voces que plantean la imposibilidad de postmodernidad en Latinoa mrica debido al atraso econmico del continente. Paloma Vidal se ala que para muchos cr ticos de izquierda la postmodernidad era una cuestin que no caba discutirse al sur de l Ecuador (134). De este modo, el postmodernismo fue afrontado inicialmente como un tema de moda que no mereca respeto, sin embargo, paulatinamente fue captando la atencin de los crticos como un modo de renovar el agota do y desacreditado imaginario poltico de izquierda (134). Las afirmaciones que cuestionan la postmodernidad en Latinoamrica son ciertamente atendibles, y a su vez, disc utibles desde varios frentes. Una primera observacin es que las categoras antes conoc idas parecen diluirse dentro de la postmodernidad, por lo tanto, pensar en primer mundo y tercer mundo sera irrelevante. Por otra parte, tal como seala Nelly Richard los mrgenes adquieren centralidad debido a la crisis de centralidades y dominios (49). La crtica chilena entiende la postmodernidad en Amri ca Latina como una desinhibicin de la dicotoma modelo/copia (56-57) y, por tanto, una revitalizacin que le da una ventaja a la condicin perifrica latinoamericana (58). Esto significa que debido a la cada de las jerarquas en el mundo postmoderno los con ceptos de centro/perife ria y modelo/copia, pierden relevancia produciendo un fenm eno de igualdad respecto a culturas perifricas y centrales. La fractura del disc urso monoltico permite precisamente que los discursos marginales y las culturas fuera del centro adquieran relevancia. Esto habra puesto a la litera tura tercermundista en una situacin de privilegio12.

PAGE 25

17 Aunque los criterios no son uniformes, es posible rescatar una serie de caractersticas que vario s crticos13 sealan como parte de la postmodernidad: la fuerte presencia de los medios de comunicacin; la potica del desencanto; la apropiacin del centro por los mrgenes y la nueva rele vancia que adquiri la literatura de los mrgenes. Precisamente este ltimo punto permite una liberacin y alude a la desinhibicin de la copia a la que aluda Richard, que se traduce en una literatura latinoamericana que ya no se conforma a los mrgenes de la exotizacin que haba producido el realismo mgico, sino que de spega hacia un realismo posvanguardista que privilegia el cosmopolitismo que no enfatiza las diferencias, sino que acenta las similitudes entre centro y margen, categoras que cada vez se disuelven ms en la realidad postmoderna. Es imprescindible sealar, en este punto, que lo que se conoce como postmodernidad y postmodernismo no seran necesariamente equivalentes: First, we more or less consistently distinguish between postmodernity and postmodernismthe former referring to a gene ral cultural atmosphere or Zeitgeist which supposedly results from a change in the conditions of i ndustrial production, the emergence of new information technologies, and the globaliza tion of the market for products and ideas; the latter to postmodern manifestations in literature and the arts, partly reflecting postmodernity, partly reacting to modernist l iterature and art (B ertens et al. 7). Desde este punto de vista se podra af irmar que pese a que Latinoamrica no ha llegado la postmodernidad a nivel econmico (estado tardo del capitalismo), s existe a nivel cultural.

PAGE 26

18 Sin em bargo, ambos conceptos van de la mano y tampoco se puede llegar a afirmar que la modernidad ha llegado recin al continente como sostiene Jos Joaqun Brunner: Incluso hoy, la modernidad cultu ral de la regin recin est en sus comienzos () ( Cartografas 165). () no ha existi do ni podra existir una conformacin cultural moderna () sino a part ir de los aos 50 de este siglo (175). La vida cultural latinoamericana est cambi ando sin pausa. Ha transitado en pocas dcadas desde el lento ritmo de las socied ades rurales a algo que se asemeja mucho a las culturas posmodernas, aunque sin haber producido todava su propia modernidad ( Bienvenidos a la modernidad 244). El discurso de Brunner, influenciado por las ideas de Habermas, cae perfectamente dentro de la ideologa de crticos de izquierda que, como plantea Paloma Vidal, dudan o niegan la postmodernidad en Latinoamrica y que como bien explica Francine Masiello estara enraizado en el hecho de que la discusin en torno a la postmodernidad se haya instalado sobre el eje norte-sur (183). La vehemente negacin de la postmodernida d por parte de pensa dores de izquierda pareciera ir de la mano con el concepto ma rxista de la historia. Segn las ideas de Lyotard, la postmodernidad presume la cada de las grandes narrativas, lo que sera inaceptable para los que aplicab an el modelo marxista, puesto que ste fue una de las grandes narrativas del siglo XX que ellos defendieron. En Latinoamrica el asunto es bastante m s complejo, as lo pone de manifiesto Nstor Garca Canclini en varios de sus trabajos, particularmente en Imaginarios urbanos, donde se refiere especficamente al tema de la modernidad y postmodernidad. Garca Canclini parte de la hiptesis de que: () la industrializacin ha dejado de ser el agente econmico ms dinmico en el desarrollo

PAGE 27

19 de las ciudades, com o lo fue, por ejemplo, en perodo de la posguerra,y ha dado paso a un nuevo modelo de relaciones que se basa en la trama comunicaci onal en la que est emplazado un pas o una regin (Quevedo 14) Este argumento fcilmente echa por tierra la nocin de que Latinoamrica (o part e de ella) no puede estar en la modernidad por falta de industrializacin, puesto que la modernidad dejara de medirse de acuerdo al estado de industrializacin de una so ciedad. En forma bastante contundente, Canclini argumenta que pese a las difere ncias en pensadores como Habermas, Berman, Bourdieu, Becker y Jameson es posible extraer como punto en comn el comprender la modernidad en torno a cuatro procesos: emancipacin, renovacin, democratizacin y expansin (22). Desde este punto en adelante, Canclini argumenta cada una de estas etapas en forma slida y convincente. El proceso de emancipacin ocurre en las sociedades latinoamericanas a medida que stas secularizaron los campos culturales (22)14. El proceso de renovacin estara ligado a la secularizacin de creencias y costumbres que hizo pos ible la innovacin cultural y social15. Esta renovacin se produce, puesto que la invers in cultural en Latinoamrica viene de las transnacionales de la comunicacin como Televisa y O Globo, que aumentan sus inversiones en reas de recuperacin seguras (televisin, video y revistas masivas) (26). El tercer proceso, la democratizacin, que tambin enfatiza Brunner16, es bastante fcil de percibir puesto que en lo s ltimos veinte aos se ha producido una vuelta a la democracia a nivel continental (incluyendo a Mxico) y particularmente en el Cono Sur, donde las dictaduras de los gradualmente vuelven a la democracia en los y Lo que resalta Canclini en este punto es el cambio democrtico que algunos socilogos han visto como una reorganizacin postmoderna de lo pblico17.

PAGE 28

20 Finalm ente el proceso de expansin, segn Canclini, es el rasgo menos logrado de la modernidad latinoamericana, entendido como extensin del conocimiento y apropiacin de la naturaleza, produccin y c onsumo de bienes, que habra reducido su fuerza con la urbanizacin, industrializacin y euforia desarrollista de los aos y 18. Nos parece que estos argumentos no slo soli difican la idea de la existencia de la modernidad en Latinoamrica, sino que sealan la presencia de una postmodernidad que lleg al continente en forma muy aceler ada y que va de la mano del proceso de globalizacin mundial. El proceso de modern izacin y la llegada a la era postmoderna en menos de medio siglo, es precisamente lo que plantea Canclini, bien apoyado de datos estadsticos precisos. Esta aceleracin del proceso, por ejemplo, es lo que explicara que la poblacin unive rsitaria en Ecuador en lo s aos contara con ms del doble respecto a la de Alemania, Franci a y Gran Bretaa despus de la segunda guerra mundial19. Precisamente el proceso de modernizacin que se produce en Amrica Latina no es lineal ni ocurre en lo s tiempos, ni bajo los estndares en los que ocurri en Europa, precisamente por una di versidad de tiempos que se yuxtaponen en Latinoamrica (Vidal 135). Tal como apunt a Canclini, el problema no reside en nuestra modernizacin, sino que en la form a contradictoria y desigual en que se desarroll la modernidad en el continente (136). Esto, a su vez, tiene un punto de contacto con lo que planteaba Lyotard: en la era postmoderna lo ec lctico es el grado cero de la cultura general contempornea que permite que uno escuche msica reggae, mire pelculas de western, coma en McDonald s y use ropa retro (76). Este proceso

PAGE 29

21 se ha visto acelerado por un crecient e proceso de globalizacin del que nos ocuparem os a continuacin. Globalizacin, la vuelta al mundo en un segundo Sin la pretensin de hacer un examen exhaustivo sobre la globalizacin, nos parece relevante mencionar su importanc ia dentro de la postmodernidad en Latinoamrica, puesto que es un fenmeno que claramente se refleja en la literatura del Cono Sur. La globalizacin pareciera ser un componente central en el proceso de modernizacin de Amrica Latin a, lo que no necesariamente ayuda en el proceso de desarrollo del continente. Esto se podra explicar porque, tal co mo plantea Daniela Osorio, las polticas como la liberaliz acin del mercado de capitales fue empujada hacia Latinoamrica antes de que existiera cu alquier evidencia de que esto producira crecimiento, y como resultado las econo mas latinoamericanas se mantuvieron voltiles y el progreso econmico fue flojo. La inequidad en el ingreso aument dentro de cada pas y la brecha entre las economa s desarrolladas y Latinoamrica se agrand (15). De este modo, la globalizacin adems de transferir las instancias de decisin de la poltica nacional a una difusa economa transnacional, contri buye a reducir los gobiernos nacionales a administradores de decisiones ajenas (Plotnik 128). Sin embargo, la globalizacin permiti tambin acortar distancias en trminos de comunicacin: Globalization leads to the sh rinking of the worlds physical barriers by connecting people and facilitating th e transportation of products, ideas and information across different countries (10). De este modo, se ha acentuado el proceso postmoderno de eclecticismo del que nos ha blaba Lyotard, y permite que tanto los

PAGE 30

22 bienes de co nsumo como el acceso a info rmacin ocurran indistin tamente en pases desarrollados, en vas de desarrollo y subde sarrollados. La Intern et es precisamente un excelente ejemplo de los resultados de la globalizacin, que ha producido un efecto de inmediatez imposible antes de su invencin. Otro smbolo inequvoco es la cadena de restaurantes de comida rpida McDonalds, que vendra a representar una especie de paradigma de la globalizacin (19). Ambos elementos estn presente s en la introduccin/manifiesto de McOndo: En McOndo hay McDonalds, computadores Mac y condominios, amn de hoteles cinco estrellas construidos con dinero lavado y malls gigantescos (15). Como bien argumenta Viviana Plotnik a la globalizaci n se le atribuye el surgimiento de una generacin de escritores hispanoamericanos que comparten puntos de referencia que trascienden las fronteras geogr ficas (128). Esta sera la razn por la cual estos escritores presentan narraciones en loci urbanos cargados de smbolos comunes a cualquier parte del mundo tal como los malls McDonalds y las computadoras Mac. Este es un punto que, segn Renato Ortiz, es otro factor fundamental dentro de la globalizacin, la posicin destacada que tiene la cultura del consumo: Refletir sobre sua manifestao tocar num dos eixos centrais das sociedades globalizadas (10). Esto aparece no slo reflejado en la l iteratura postdictatorial del Cono Sur, sino que es tambin expuesto en el es encial libro de Beatriz Sarlo, Escenas de la vida postmoderna, donde la escritora argentina hace ev idente los comportamientos de una sociedad de consumo notando, por ejem plo, la homogeneizacin de los shopping center a nivel mundial (18). Sarlo adems observa que esta globalizacin no significa exactamente riqueza econmica, sino todo lo contrario: Como otras naciones de

PAGE 31

23 Am rica, la Argentina vive el clima de lo que se llama postmodernidad en el marco paradjico de una nacin fracturada y empobrecida. Veinte horas de televisin diaria, por cincuenta canales, y una escuela desarmad a, sin prestigio sim blico ni recursos materiales () (7). Otro factor de crucial importancia respecto al postmodernismo y la globalizacin en el Cono Su r tiene que ver con las dictaduras de los y la continuacin del mismo modelo econmico en la era democrtica que le sigue, como bien analiza Vidal: No Cone Sul em particular, qualquer discusso a respeito do postmodernismo deve levar em conta os ef eitos das ditaduras. A transiao para a democracia veio acompanhada por uma abertura ao mercado internacional globalizado, com a implantao do modelo neol iberal. Isso legitimou a apropriao do discurso ps-moderno enquanto descrio de uma nova etapa de esgotamento das alternativas de emancipao idealizadas pela modernidade. A partir desse esgotamento tornou-se necesario pensar formas de resistncia mais heterogneas e menos centralizadoras ao projeto de hegemonia neol iberal em sua verso local (136). Como veremos en el desarrollo de este anlisis, precisamente por el establecimiento de economas neoliberales que comenzaron con la s dictaduras y continuaron durante la democracia, la globalizacin es uno de los elementos del mundo postmoderno ms palpables en la literatura del Cono Sur y en buena parte del resto del continente, que sobrepasa la regin surea. Como bien con ecta Viviana Plotnik, la postmodernidad va de la mano con el proceso de globalizacin ( 127). Una evidencia clave de este proceso se ve reflejada en la literatura, como ilu stra Daniela Osorio, en una diversidad de

PAGE 32

24 novelas y cuentos de los y 2000 proveniente s de pases como Bolivia, Chile, Per, Argentina, Cuba y Colombia20. Realismo Nos parece relevante comenzar por puntualizar lo que entendemos por realismo en el contexto latinoamericano. Si bien las races del realismo como gnero literario estn en la literatura europea del siglo XIX, lo que entendemos por realismo se asemeja poco a lo que se consideraba realismo en esos tiempos. Como bien explica el crtico blgaro Tzvetan Todorov: Pour les crivains du XVIIIe et XIXe sicle comme pour leurs lecteurs, le ralisme en littrature (mme si le mot ny est pas toujours) est un idal : celui de la reprsentation fidle du rel, celui du discour s vridique, qui nest pas un discours comme les autres mais la perfection vers laque lle doit tendre tout discours ; toute rvolution littraire saccomp lissait alors au nom d une reprsentation encore plus fidle de la vie(7) Ta l como plantea Todorov, en el siglo XIX se pensaba en el realismo como una representacin fiel de la re alidad objetiva, sin embargo, lo que consideramos hoy como r ealismo dista de tal precepto. De este mismo modo lo vieron muchos escritores importantes en su poca: Realism, then, is to be distinguished from traditional definitions such as that of George Eliot who declared that her aim was to give a faithful account of men and things as they have mirrored themselves in my mind ( Adam Bede Chapter 17), or that Erich Auerbach for whom it was the serious treatment of everyday life (Livingstone 12). Georg Lukcs comienza el proceso de cambio respecto a la visin sobre el realismo en la literatura debido a su ideologa marxista y las condiciones

PAGE 33

25 m ateriales (la historia) del ser humano: () the crucial fact for Lukcs is that what we see is only appearance, whereas the grea t novelist reveals the driving forces of history which are invisible to actual cons ciousness (12). Sin embargo, nos parece que Lukcs an tiene una visi on idealizada del rea lismo cuando plantea que el escritor realista busca la verdad, sus personajes a dquieren vida propia y que la marca de un gran escritor realista es que la visin subjetiva de mundo del escritor, aunque en conflicto con la realidad, se suprime en el intento de mostrar la realidad: A great realist such as Balzac, if the intrinsic artist ic development of situations and characters he has created comes into conflict with his most cherished prejudices or even his most sacred convictions () set aside these his own prejudices an d convictions and describe what he really sees, not what he would prefer to see (11). Esta idea de sacrificar las ideas del autor en favor de presentar la realid ad objetiva es comprensible en el contexto decimonnico como una fuerte reaccin al subjetivismo romntico; sin embargo, hay que tener en cuenta que es una modalidad esttica y que como estilo ha evolucionado y ha tomado distintas encarnaci ones. El realismo al que nos referimos dista de este concepto porque no puede en tenderse como el reflejo de una realidad objetiva, sino como un estilo de ficcin. Nos parece que uno de los crticos que ha contribuido ms efectivamente a la comprensin del trmino realismo es Roland Barthes, con su planteamiento sobre el realismo como un efecto de lo real. El cr tico francs pone nfasis en que el realismo es un gnero literario de ficcin, un producto esttico tanto como lo es, por ejemplo, la literatura fantstica o el realis mo mgico. Para Barthes la literatura realista se sita adems en el corazn de la modernidad: () il se produit un effet de rel, fondement

PAGE 34

26 de ce vraisemblable inavou qui form e lestht ique de toutes les uvres courantes de la modernit (89). Precisamente este efecto de lo real es lo que permite a un gnero como el realismo mgico llamarse realismo. Emil Volek precisamente plantea que el realismo en el concepto de realismo mgico nos remonta a Derrida con el cuestionamiento qu es el realismo en el arte? a lo que Volek responde: Lo nico que est claro es que el realismo no es ninguna realidad, sea real o mgica, sino que es un concepto esttico (7). Desde es te punto de vista entendemos el realismo no como un reflejo de la realidad, sino co mo una forma que produce un efecto de realidad. Este es precisamente el concepto de realismo que aplicamos cuando acuamos el trmino realismo posvanguardis ta, aunque planteamos que este tipo de realismo tiene sus races en el realismo decimonnico como un gnero separado de otros tipos de realismo. Es decir, un gnero de ficcin que como bien define Edmundo Paz Soldn: Se trata, en suma, de una ficci n que privilegia lo no ficcional, en la que la imaginacin es dejada de lado en provec ho del testimonio de la experiencia real (156). O ms bien de la simul acin de una experiencia real. Dentro del contexto latinoamericano, tal como plantea Ramn Xirau, es innegable la existencia de una larga tradici n realista en las letr as hispanoamericanas. Este autor parte con el Cantar del mo Cid pasando por la nove la picaresca, aunque hace la distincin con el realismo como un gnero del siglo XIX proveniente de Francia. Xirau observa que este gnero es de corta duracin en Latinoamrica, pero que luego revive, a comienzos del sigl o XX, con las novelas de la revolucin mexicana como Los de abajo, y las novelas regionalistas de autores como Giraldes, Rivera y Gallegos (185-187), estilo que otros crticos han llamado neorrealismo (Leal

PAGE 35

27 37). Quizs com o una especie de primo lejano de este gnero estara el realismo que encontramos en la literatura actual en el Cono Sur. Los pe rsonajes de esta literatura seran ms bien unos pcaros indiferentes, drogados, escuchando rock en ingls y dados al sexo casual. Sin embargo, el gne ro literario realista como tal, an es identificable y es por eso que algunos rasgos del realismo decimonnico se encuentran presentes en el realismo finisecular del si glo XX, lo que fortalece la idea del realismo como un gnero especfico de ficcin. Si tomamos en cuenta como caract ersticas del realismo, segn Muoz Marquina21: 1. Observacin y descripcin precisa de la re alidad que convierte a la vida real en objeto esttico. 2. Ubicacin prxima, tanto espacial como temporal, de los hechos. 3. Dos tipos de protagonistas: o bien indivi duos que se relacional problemticamente con su mundo, o bien grupos sociales completos que permitan dar al novelista una visin global de la sociedad contem pornea. Aqu aparece la burguesa, el proletariado, los mendigos y los desclasados de todo tipo. 4. Frecuente propsito de crt ica social y poltica. 5. El autor como ente imparcial que deb a desaparecer del relato, pero con la presencia de un narrador omnisciente. 6. Estructura lineal de la novela o cuento. 7. Descripciones minuciosas de ambientes y personajes. 8. Lenguaje narrativo que se aproxima a la lengua coloquial.

PAGE 36

28 De estas caractersticas claram ente ms de la mitad no corresponden al realismo posvanguardista: los personajes son siempr e individuos aproblemados, pero nunca grupos sociales concretos, aunque representan en su mayora la realidad de una clase media alta. El propsito de cr tica social y pol tica existe en forma implcita, aunque los narradores parecen indiferentes y dese ncantados de la poltica y las ideologas (sobre todo las de izquierda), esto constitu ye una crtica precisamente a los otrora idearios de izquierda. El narrador est cas i siempre en primera persona y es muy subjetivo, lo que ciertamente difiere del realismo decimonnico. Tampoco hay descripciones minuciosas de ningn tipo. Sin embargo, nos encontramos con la simulacin de la realidad (efecto de lo real ), la narracin lineal, el lenguaje en extremo coloquial, la crtica socio-pol tica indirecta y la estructu ra lineal, rasgos que nos parecen suficientes para categorizar este tipo de literatura como realista y diferente al realismo mgico o a la literatura fantsti ca que fueron parte de la experimentacin de la segunda vanguardia. En consecuencia, podemos sealar que si bien hay una evolucin en lo que se entiende por realis mo decimonnico y el realismo finisecular del siglo XX, an existen elementos propios del gnero que permiten una lnea de parentesco entre ambos. Tal como el realismo decimonnico haba surgido como una respuesta al romanticismo, el finisecular del siglo XX aparece como una respuesta a la experimentacin de las vanguardias, r azn por la cual lo hemos denominado posvanguardista.

PAGE 37

29 Posvanguardismo Si bien parece existir un gran nm ero de crticos que coinciden respecto a la existencia de la postmodernidad en Am rica Latina, hay otros que negaron su existencia vehementemente. Este es el caso del ensayista y poeta mexicano Octavio Paz, que ve la postmodernidad como un antifaz22: () la expresin la era postmoderna. Denominacin equvoca y cont radictoria, como la idea misma de modernidad (26). En un punto acierta Paz, pese a su negacin de la postmodernidad, y es en su planteamiento del ocaso de la vanguardia en Los hijos del limo cuando sealaba: No digo que vivimos el fi n del arte: vivimos el fin de la idea del arte moderno (195). Nos parece que Octavio Paz se entrampa con los trminos, pero acierta respecto al fin de las vanguardias. Tal como seala Hugo Verani: Esta metamorfosis del arte vanguardista de la periferia de la sociedad industrial en componente integral de la sociedad po sindustrial, es uno de los sntomas ms reveladores de la transformacin cultural que ha experimentado el mundo occidental (126). Como planteamos al comienzo, en el corazn del uso del postmodernismo literario en el contexto latinoamericano est el problema de la periodizacin, como bien planteaba Gonzlez Echevarra la literatura hispanoamericana sigue otro ritmo respecto de Europa y Norteamrica (248). Un primer alcance a este respecto se refiere a la diferencia entre modernismo y Modernism A fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX se producen cambios a nivel mundial como el fin de la fe ciega en la ciencia, como una reaccin al positivismo decimonnico, las tensiones polticas en Europa que culminarn en la primera guerra mundial, etc. Estos cambios son los que darn paso en

PAGE 38

30 Europa y EEUU a lo que se conoce como Modernism m ovimiento artstico-cultural que renovar las artes en su rechazo a lo previamente establecido. Aunque tienen puntos de contacto, Modernism y el modernismo en las letras hispanoamericanas corresponden a dos movimientos diferentes. La principal diferencia est en que el modernismo es anterior y separado de las vanguardias, mientras que Modernism incluye a todos los movimientos vanguardistas en pintura, arquitectura y literatura. Por tanto, en el contexto latino americano cubismo, surrealismo, expresionismo, dadasmo y futurismo se pueden considerar parte del Modernism a diferencia del modernismo que responde a un fenmeno especfico de la literatura, principalmente en poesa, respecto a la profesionalizacin del escrit or en un mundo que comienza a producir en serie y que es quizs mejor sintetizado en el cuento de Rubn Daro El velo de la reina Mab. Debido a este problema de periodizacin, por ejemplo, el postmodernismo y el posmodernismo signifi can cosas diferentes. En el caso del primero es el trmino que definen Lyotard y Jameson, y que es mucho ms amplio que un movimiento literario. Posmodernismo se refiere a un movimiento literario hispanoamericano, que se manifiesta en la poe sa, que convive con la vanguardia, pero que se diferencia porque rech aza la idea del arte por el arte, recoge elementos del modernismo y tiene entre sus mejores y m s conocidos exponentes a mujeres poetas23. En la literatura latinoamericana el modernismo es un fenmeno que se extiende entre 1880 y 1910, y es seguido por dos movimien tos que se bifurcan: la vanguardia y el posmodernismo. Al mismo tiempo se genera el fenmeno de las vanguardias, que es lo que en ingls se conoce como Modernism Al respecto Yurkivich seala: Si nuestro romanticismo empieza dos dcadas despus del europeo, el modernismo

PAGE 39

31 reduce el retardo, la prim era vanguardia es ya sincrnica de la francesa y la segunda surge como manifestacin independiente dent ro del contexto mundial (7). Yurkvich adems plantea que el modernismo es gestor de la vanguardia, porque la modernidad latinoamericana habra comenzado con el m odernismo (10-11). Lo interesante de la clasificacin de este crtico es que sea la dos vanguardias en Amrica Latina, la primera es la que se produce en la poes a liderada por Vicente Huidobro, seguida por Csar Vallejo, Borges y Neruda. Esta prim era vanguardia es la vanguardia potica que coincide con el Modernism y que est repleta de ismos, tanto europeos (futurismo, dadasmo, surrealismo) como locales (cre acionismo, ultrasmo, estridentismo). La segunda vanguardia de la que nos habla Yu rkivich coincide con lo que se conoce como el boom y sus precursores, con escr itores como Cortzar, Garca Mrquez, Vargas Llosa, Juan Rulfo y Alejo Carpenti er. Lo interesante es que en este grupo tenemos a quienes escriben entre los y como Carpentier, Rulfo y Borges y los que publican en los se internacionaliz an y son parte del fenmeno de ventas que impulsa Carlos Barral conocido como el boom. Esta periodizacin, sin duda dificulta la posibilidad de considerar al realismo mgico como postmoderno, puesto que lo clas ifica dentro de la segunda vanguardia, lo que todava se podra situar dentro del Modernism Esto tiene bastante sentido si se toma en cuenta que los autores que sirvier on de modelo a los del boom se consideran parte del Modernism este es el caso de James Joyce, Virginia Woolf y William Faulkner. No obstante, hay que sealar que varias de las caractersticas que plantea Lyotard respecto a las grandes narrativas s coinciden con la narrativa de los autores del boom. Esto calza perfectamente con lo que planteaba el crtico francs respecto a

PAGE 40

32 que la m odernidad llevaba en s los grmen es de la postmodernidad. En consecuencia, nos parece razonable plantear que las narrativ as anteriores al fenm eno de ventas y la narrativa del boom mismo son parte de la vanguardia o Modernism, pero ya comienzan a presentar rasgos del postmodernismo. Por su parte, la litera tura del post-boom podra cons iderarse en los comienzos del perodo posvanguardista o de postmode rnidad, sin embargo, nos parece ms apropiado situarla como una especie de puente entre vanguardia y posvanguardia. La literatura del post-boom an contiene ras gos del boom, pero comienza a sealar un dilogo con el Pop-Culture que se acrecentar en la literatura de los y 2000. Esta literatura es la que hemos denominado r ealismo posvanguardista, puesto que nos parece que el trmino es descriptivo y ev ita confusiones como llamarlo realismo postmoderno. Este ltimo trmino en rigor es correcto, pero el problema es que ya fue utilizado, errneamente en nuestra opinin, para referirse al realismo mgico. Es importante clarificar que entendemos postmodernidad como un trmino mucho ms amplio que un movimiento literario, de ah el concepto de la era postmoderna que se extiende a todos los mbito s desde la cultura hasta la economa. El realismo posvanguardista que proponemos estara inmerso en la era postmoderna, tanto a nivel temporal como a nivel artstico, lo que pare ciera estar en acuerdo con lo que el mismo Lyotard planteaba respecto al realismo. El pensador fran cs consideraba que un signo de modernidad ( Modernism ) es precisamente la falta de realidad, que conlleva a la invencin de otras realidades. Esto calza perfectamente con la literatura modernista de Joyce y Faulkner tanto como la literatura fa ntstica de Borges y Cortzar y luego con el realismo mgico de Garca Mrquez y lo real maravilloso de Carpentier,

PAGE 41

33 entendiendo que literatura fantstica y realism o mgico son tipos literarios completamente diferentes24. Estos estilos, por tanto, estar an inscritos an dentro de la segunda vanguardia, a lo que le seguira el pastiche y lo eclctico que ya veamos en parte de la literatura del postboom, con la obra de Manuel Puig y Antonio Skrmeta como dos de sus mejores ejemplos. Al respecto, Lyotard sealaba que el eclecticismo es la zona cero de la cultura contempor nea en que se escucha reggae y se camina por las calles de Tokio (76). Esta descripcin calza con lo que planteaban Fuguet y Gmez en la introduccin a McOndo al decir: Latinoamrica es Televisa, es Miami, son las repblicas bananeras y Borges y el Comandante Marcos y la CNN en espaol y el Nafta y Mercosur y la deuda externa y, por supuesto, Vargas Llosa (16). Lo que seala Lyotard coincide con lo que plante an los chilenos, y sin duda nos hace pensar en la literatura de Rodrig o Fresn, Alberto Fuguet y Gu stavo Escanlar, por citar un ejemplo de cada pas del Cono Sur. Por ta nto, lo que se iniciaba con el postboom como puente, se consolida en los en una literatura que deja at rs el quiebre con el realismo y las alegoras, y se caracteriza por el cosmopolitismo, la globalizacin y la des-exotizacin de Latinoamrica. Realismo posvanguardista con vertientes que se bifurcan Una vez establecido qu entendemos por re alismo posvanguardista es importante distinguir las dos vertientes que coexisten. Una primera variante es la de los escritores reunidos por Fuguet en sus antologas que se circunscriben a la esttica del Sex, Drugs and Rock & Roll que llamaremos macOndista, y que pareciera reunir los siguientes rasgos:

PAGE 42

34 1. Narraciones que sim ulan experiencias personales. 2. La msica como elemento intertextual. 3. Las drogas y el sexo como modo de escape a una realidad tediosa. 4. El protagonista enajenado y pesimista que deambula sin rumbo. 5. La figura femenina como objeto de deseo masculino. 6. Narracin lineal sin grandes saltos temporal es y menor experimentacin narrativa. Una segunda vertiente, que hemos denominado plurisimbolista por la pluralidad de voces, estilos y la utilizacin de smbolos e intertextualidades liter arias, en Chile podra asociarse a la Nueva Narrativa y en Argentina a los experimentalistas25 y que despega con mayor fuerza en los primeros aos de la dcada del 2000. En esta variante encontramos los siguientes rasgos: 1. Dilogo intertextual con la l iteratura universal y latinoamericana (particularmente del boom). 2. Cruces genricos de autores que narran con una protagonista mujer, y autoras que narran con un protagonista masculino. 3. Utilizacin de smbolos que conectan la narracin. 4. Mayor experimentacin narra tiva con saltos temporales, pero tambin con la utilizacin de estilos como el policia l que permite la exploracin del pasado dictatorial. 5. Espacios oscuros, la muerte, la violen cia y el desarraigo como temas que se repiten.

PAGE 43

35 6. Relatos que presentan extrem os en el di stanciamiento del narrador que van desde el ojo fro o esttica del desapego (desarro llado por mujeres) hasta el relato con una gran carga emotiva o sentimental (d esarrollado en su mayora por hombres). Lo que parece unir a estas dos vertientes es el pastiche, la parodia, el locus urbano y cosmopolita que son rasgos de la literatura postmoderna a nivel mundial. Sin embargo, el elemento diferenciador est dado por la dimensin que adquieren los smbolos. En el caso de la primera vertie nte macOndista la pa rodia y el pastiche, aunque apuntan a la crtica social, no alcanza n la dimensin simblica que se logra en literatura de la segunda vertiente plurisim bolista. Segn Francine Masiello, la mayor dimensin simblica tiene que ver con una experiencia postdictatorial (25) que claramente se ve desarrollada por el gr upo de escritores de la vertiente plurisimbolista que pertenecen a la generacin que vivi la dictadura o a la generacin posterior que retoma las heridas postdictator iales que no han sido curadas. La vertiente macOndista, parece corresponder a la gen eracin del sndwich (Delgado 222) que creci durante la dictadura, pero que est desencantada con las ideologas de izquierda y muchas veces con la democracia misma. Como veremos en los prximos captulos al comienzo de los se genera un estilo marcadamente cosmopolita, urbano, con las constantes temticas de sexo, drogas y msica que corresponde a la ve rtiente macOndista del realismo posvanguardista. Paralelamente coexiste la vertiente plurisimbo lista que desarrolla otros estilos de tipo policial, sentimenta l, simblico que mantiene lo urbano y cosmopolita, pero que comienza a tener mayor dilogo con la literatura universal que recoge el legado borgeo-cortaz iano, legitimizado en Chile por la irrupcin de Roberto

PAGE 44

36 Bolao. Lo que se m antiene como continuo en las vertientes del realismo posvanguardista es un tipo de ficcin que simula lo real en un estilo autobiogrfico tpico del realismo (experiencia que pa rece real narrado en primera persona), correspondiente a la era postmoderna, y en Latinoamrica, posterior a la vanguardia literaria.

PAGE 45

37 Notas 1 La cita completa dice: () La moral walkman es una nueva generacin literaria que es post-todo: post-modernismo, post-yuppie, post-comunismo, post-babyboom, post capa de ozono. Aqu no hay realismo mgico, hay realismo virtual (10). 2 Alexis Mrquez Rodrguez seala que fr ecuentemente realismo mgico y real maravillos se han confundido (43), planteando que en el primer concepto se parte de una realidad concreta (39) mientras que lo real maravilloso parte de la intuicin ( Lo barroco 43). 3 Autores que se han referido al concepto de lo real maravilloso son ngel Flores y Mrquez. Este ltimo seala que: () Carp entier rechaza lo maravilloso que brota de lo onrico y de lo patolgico () Lo maravilloso es, as, producto de una simbiosis: aquella peculiar presencia de la realidad () unida a la credulidad sin reserva a la fe, dan el producto acabado de la fantasa, de lo maravilloso (La obra narrativa 5253). 4 El alemn Franz Roh en 1925 es el primero en utilizar el trmi no para referirse a cierta pintura postexpresionista (Picasso, Otto Dix, Mark Chagall, Paul Klee, Max Ernst) (Mrquez, Lo barroco 37-38). 5 Simulation is no longer that of a territory, a referencial being or a substance. It is the generation by models of a real without origin or reality: a hyperreal (343). 6 En el artculo Leffet de rel, Roland Bart hes seala que el estilo realista no es tal sino que produce un efecto de realidad (89).

PAGE 46

38 7 Lyotard directly challenges the two great Hegelian meta narratives () Lyotards assault on the concept of totality and th e notion of sovereignty confronts Habermas notion of a rational society modeled on communication processes (Woods 34). 8 Tim Woods seala que los ataques ms fuer tes vinieron de la izquierda marxista (Habermas, Jameson, Eagelton y Harvey) quienes plantearon que la modernidad ignoraba a la historia, instalando una concepcin subjetiva reaccionaria, reconstruyendo los mecanismos de representacin, actuando como un discurso representante de los intereses del capitalismo tardo (33). 9 In Germany, it is arguable that modernity was indeed cut short by Nacional Socialism, but Lyotard also develops his definition of the postmodern condition out of a particular report on knowledge undertaken specifically for the Quebec government (Natoli y Hutcheon 11-12) 10 Lyotard parece escribir reaccionando a una tradicin marxista agotada en Francia, mientras que Habermas reacciona hasta ci erto punto defendiendo la interpretacin marxista de la historia y Jameson lo e xplica como el perodo tardo del capitalismo, an dentro de la concepcin marxista. 11 () the debate between Ha bermas y Lyotard, between seeing the modern or the postmodern as emancipatory, is in the e nd undecidable because the two theorists are forming different connections between word s and their referents (Natoli y Hutcheon 7). 12 El mismo Jameson se refiere, por ejempl o, a la literatura del tercer mundo en Third World Literature in the Era of Multin ational Capitalism. En este artculo, con

PAGE 47

39 un planteamiento bastante disc utible seala que la lite ratura del tercer mundo es alegrica y lo plantea como algo que falta en la literatura del pr imer mundo (315). En este caso vemos claramente como una litera tura de los mrgenes es utilizada como ejemplo para ilustrar lo que le falta a la del centro. 13 Crticos tales como Gianni Vattimo pl anteaba que: () el trmino postmoderno sigue teniendo un sentido, y que este sentido es t ligado al hecho de que la sociedad en que vivimos es una sociedad de los medios de comunicacin ( mass media ) (9) con lo que coincide Juan Jos Saer cuando habl a de la consolidacin de la cultura de masas en Latinoamrica (303). Norb ert Lechner se refiri al ethos de la postmodernidad como el desencanto y seala que se es el ambiente poltico de Latinoamrica de los 90 (123). Por su parte, George Ydice planteab a el tema de la marginalidad y el centro postulando que la marginalidad ha llegado a se r un foco de inters para el centro y que la marginalidad no es ya perifrica, sino central (214), con lo cual coincide John Beverley, quien agrega que la problemtica de la dislocacin del centro respecto a los mrgenes (que sera el nuevo centro) por la composicin tnica de los EEUU, que ser en el 2076 mayoritariamente compuesto por minor as (23). Es decir, que para entonces los mrgenes se habrn apropi ado completamente del centro. 14 Para demostrar este punto da cifras estadsticas concreta s e incluso cita ejemplos en que un pas latinoamericano como Argentin a se adelanta a Europa; la reforma universitaria, que logr universidades la icas, organizadas c on la participacin democrtica de los estudiantes, ocurrida cincuenta aos antes que los movimientos

PAGE 48

40 estudiantiles de 1968 que lograron lo mismo en Francia, Alemania e Italia (Garca Canclini 24). 15 En este sentido seala aspectos contra dictorios, por un lado apoyndose en cifras presentadas por Eric J. Hobsbawm plantea que tres de los pases ms desarrollados y educados (Alemania, Francia y Gran Bretaa) con una poblacin total de 150 millones, no contaban antes de la se gunda guerra mundial con ms de 150 mil estudiantes universitarios, mientras que un pa s como Ecuador en los aos 80 contaba con ms del doble (25). Por otro lado, Canclin i plantea que en Latinoamrica en los 90 se achica el presupuesto educativo, baja la matrcula en universidades, cierran masivamente libreras y cines, editoriales locales son compradas por empresas espaolas, italianas o estadounidenses. 16 Al respecto seala: Los principales elementos institucionales de la modernidad residen en la democracia (Brunner, Bienvenidos a la modernidad 19). 17 Canclini se refiere especficamente a la farandulizacin de la poltica, el descreimiento a partidos y sindicatos, el debilitamiento de movimientos sociales alternativos, la corrupcin y burocrati zacin de los lderes intermedios y la videopoltica (28-29). 18 Segn el autor: Lo nico que aumenta es la especulacin financiera y la corrupcin, la desercin escolar y la inseguridad urbana (30). Canclini cita tambin la crisis financiera internaciona l iniciada en diciembre de 1994, con la fuga de capitales de la regin y adems seala que incluso en pases como Chile, donde la reactivacin econmica fue ms prolongada, no se aprovecha en el gasto social ni cultural (31).

PAGE 49

41 19 Ver nota 3. 20 Osorio analiza los textos Mala Onda (1991) del chileno Alberto Fuguet, No se lo digas a nadie (1994) del peruano Jaime Bayly, Triloga sucia de la Habana (1998) del cubano Pedro Gutirrez, Rosario Tijeras (1999) del colombiano Jorge Franco, El delirio de Turing (2003) del boliviano Edmundo Paz Soldn y Literatura y otros cuentos (2005) del argenti no Martn Rejtman. 21 Estas caractersticas son extradas de la introduccin a Cuentos del realismo y del naturalismo editada por Francisco Muoz Marquina. 22 Es notable la fijacin de Paz con las mscaras que aqu tambin aplica, llamndolo antifaz. Ver captulo 2 del Laberinto de la soledad, titulado: Mscaras mexicanas. 23 Sus principales representantes fueron: Gabriela Mistral, Delmira Agustini, Alfonsina Storni, Juana de Ibarbourou, Carl os Sabat Ercasty, Luis Llorens Torres, Manuel de Magallanes Moure y Carlos Mondaca (Jimnez 171). Este movimiento literario se caracteriza por tomar elementos e imgen es modernistas y reinterpretarlos. 24 En el realismo mgico coexiste el pla no real y el irreal mientras que en la literatura fantstica tal coexiste ncia no es posible (Mrquez, Lo barroco 39-40). 25 Esto puede ser problemtico porque lleva a clasificaciones un tanto maniqueas, pero nos parece que a grandes rasgos las caracter sticas de esta vertiente coinciden con la literatura de estos grupos.

PAGE 50

42 Captulo II Pugilatos literarios, parricidios y el impacto de las antolog as en el pas McOndo En los ltimos quince aos una buena part e de la cuentstica del Cono Sur se ha enfocado en el tema de la identidad pers onal, en un realismo posvanguardista que dialoga con la cultura popul ar, el cine, la televisin y que destaca el topo urbano, cargado de sexo, drogas y viol encia. Esta literatura con una visin personal e individual corresponde a la vertiente de re alismo posvanguardista macOndista, que responde a un Z eitgeist contemporneo con un espritu cnico, negativo, acomodado y aptico (Vidal 172)1. Alberto Fuguet (1964-) declara en fticamente en la introduccin de McOndo que aunque saben que el libro se le er como tratado generacional o como manifiesto, no les alcanza para tanto (Fuguet 11). Lo cierto es que la crtica pesc el anzuelo y hoy en da es tratado como manifiesto y desde la dcada del 2000, comienza a aparecer en ms estudios acadmicos sobr e el tema. Aunque los anlisis pueden ser discutibles, estos estudios ponen a la literatura de Fuguet en un nivel si no cannico, semi-cannico. Adems esto plantea que la crtica norteamericana compr el producto McOndo que Fuguet les vendi. Por ejemplo, Eli zabeth Lowe y Earl E. Fitz analogan la revolucin MacOndo con la generaci n del Crack en Mxico (123). Sealan adems, citando el artculo del New York Times del 2003, que los escritores de McOndo tienen una visin ms oscura, ms urba na y con ms sentido del humor que el facilismo del realismo mgico cargado de abuelas que levitan y mariposas con cualidades surrealistas (123).

PAGE 51

43 Fuguet lueg o intentara extender esta idea a los EEUU, luego de la publicacin de Se habla espaol (2000). Al respecto, el autor te oriza en un congreso brasileo, lo que ya haba planteado en la introduccin/manifiesto Se habla espaol : McOndo, ahora est claro para m, no es ms que una sensibilidad, una cierta forma de ver la vida, o mejor an, de reconstruir una Amr ica Latina (lase Amrica, porque est claro que los Estados Unidos estn cada da ms latino-americanizados2) (No Taco Bell 103). Este intento claramente no tuvo la misma repercusin que McOndo porque le falta cohesin y lo que se propone en el prlogo no se desarrolla en los cuentos Adems aunque Fuguet haya vivido en EEUU los prim eros doce aos de su vida, parece desconocer ciertas idiosincrasi as de un pas multicultural; por ejemplo, ignorando por completo a los Latino Writers al decir que USA: Recin se est pavimentando narrativamente ( Se habla espaol 21). 3 Fugobro? Lo interesante del caso Fuguet, como prom otor cultural, es que se ha dedicado a iniciar polmicas y a venderse como el iniciador de un movimiento que verdaderamente no es ni nuevo ni origin al. Guardando las abismales proporciones del caso, nos parece que Fuguet pareciera emular los pasos de un Vicente Huidobro a principios del siglo pasado con el creacionism o, por supuesto, sin la calidad literaria ni la originalidad del poeta. A lo que nos re ferimos especficament e es a la labor de promocin de un tipo de literatura que habr a sido creada a partir de ideas ya existentes. As como Huidobro recoge ideas vanguardistas europeas a principios del siglo XX en su elaboracin del creacionismo, Fuguet parece haberle tomado bien el

PAGE 52

44 pulso a su poca prom ocionando y recogiendo en antologas literatura del realismo posvanguardista macOndista con la esttica del Sex, Drugs and Rock & Roll, que es un tipo de relato con un prota gonista que deambula dentro de una urbe, con intertextos musicales en vez de literarios y con personajes que intentan evadirse a travs del sexo, las drogas o ambas. Pese a que parte de la crtica ha apunt ado a problemas con la creacin literaria de Fuguet, esto no han mermado en absolu to logros mediticos notables como la acogida positiva de re vistas, tales como Time y Newsweek (Palaversich 38), y el haber sido nombrado en 1999 por CNN y Time como uno de los cincuenta lderes latinoamericanos del nuevo milenio (49). Lo problemtico es que en este intento de vender algo nuevo como producto literario, Fuguet desconoce (a propsito o no) la historia cultural tanto ch ilena como continental. Como bien observa Diana Palaversich, el elemento comn a los cu entos de la generacin McOndo es el sentimiento de enajenacin, desencanto que sienten los personajes que se aburren y deambulan de una fiesta a otra, recurren al exceso de drogas o alc ohol y piensan en el suicidio (39). Esta enajen acin del individuo como sujeto literario no es nueva ni tampoco la realidad de jvenes de clase al ta, particularmente en el Cono Sur, donde se desarrolla una literatura simila r en las dcadas del y en la llamada literatura de balneario (39), como la bautiz peyorativamente Mario Benedetti, por la frivolidad de jvenes desencantados que se aburren cmodamente en balnearios taquilleros que aparecieron en relatos de uruguayos como Sylvia Lago, Fernando Ansa, Juan Carlos Legido y Al berto Paganini (Verani 38).

PAGE 53

45 Aunque no perten ece a la literatura de ba lneario, un ejemplo de literatura de jvenes desencantados de los est en el cuento Verde y negro del argentino Juan Jos Saer. Originalmente aparecido en 1967 en Unidad de lugar (Freidemberg 13), aparece re-publicado en la antologa Cuentos despus de hora (1995) y en La Venus de papel (1997), lo que no deja de ser un h echo significativo a nivel editorial, en medio del auge en los de este tipo de literatura. Este cuento, pese a que tiene el componente del conflicto social (13) ause nte en los rene las caractersticas apuntadas por Palaversich, a las que agregaramos: la narracin en primera persona, el topo urbano, la presencia de la mujer co mo objeto sexual y un lenguaje coloquial sin grandilocuencias. Si tomamos estos ras gos, podramos incluso retroceder a la vanguardia misma con autores como Roberto Arlt que, en Los siete locos y Los lanzallamas, plantea una literatura absolutamente urbana, de personajes desquiciados y completamente enajenados. Por otra parte, el locus urbano tambin es de antigua data, llegando hasta modernistas como el mexicano Manuel Gutirrez Njera con Cuentos frgiles. Como bien argumenta Jorge Franco: La ciudad como argumento no es, como tanto se ha dicho, un invento de las nuevas generaciones. Desde principios del siglo pasado ya las ciudades eran escenario de buena parte de nue stra literatura; lo que ha cambiado es la percepcin que tiene el hombre de sus ciudades y su papel dentro de ellas (42). Por otra parte, el realismo mgico tampoco fue el es tilo imperante en el Cono Sur, sino que fue un fenmeno geogrficamente caribeo (Gamboa 80) desde Carpentier hasta Garca Mrquez. Tampoco fue un movimiento imperante en Chile, tal como observa Palaversich: El realismo mgico nunca ha sido parte de la tradicin

PAGE 54

46 literaria chilena y, por otro lado, tampoco constituye un elem ento que haya sido adoptado por la mayor parte de los escritor es del continente ( 46). Ms an, lo que plantea Fuguet no hace ms que revivir viejas polmicas y pugilatos literarios como el de indigenismo y cosmopolitismo que protagonizan Arguedas y Cortzar en los En el volumen de ensayos crticos Palabra de Amrica Roberto Bolao sentencia en forma irnica: El estado actua l de la literatura en lengua espaola es muy bueno! (22). A lo que se refiere el fa llecido escritor chileno es al estado de comercializacin de la literatura hispanoame ricana y a la condicin del escritor exitoso que va de gira firmando libros y vendiendo su producto. Bolao hace alusin a un fenmeno que no es nuevo en la literatura latinoamericana, puesto que desde el boom el xito de ventas cre a un escritor-celeb ridad. Sin embargo, a lo que se refiere el chileno es al suceso comercial de escritoras como Isabel Allende, traducida a casi todos los idiomas de la cultura occidental y a otros escritores que identifica con nombre y apellido: ngeles Mastretta, Sergio Ramrez, Toms Eloy Martnez y Luis Seplveda (31). No menciona a Alberto F uguet, quien tambin goza de gran xito comercial y que en los quiere atraer a jvenes lectores que nunca haban tomado un libro, como l mismo seala en la poca de Sobredosis. Precisamente la literatura urbana y cosmopolita, que ha tenido una fuerte presencia en el escenario literario de los y principios del 2000, responde al poder adquisitivo de una clase media que se identifica con historias que ocurren indis tintamente en metrpolis latinoamericanas como europeas o estadounidenses, es deci r, producto de un mundo crecientemente ms globalizado.

PAGE 55

47 Nos parece que un punto interesan te en torno a la aparicin de McOndo, es el momento histrico en que se declara la mu erte del realismo mgico y el hecho que Fuguet seala que estn concientes de la ausenc ia femenina en el libro y que se debe al desconocimiento de los editores y a los pocos libros de escritora s hispanoamericanas que recibieron (14). Curiosa afirmacin si se toma en cuenta que dos aos antes haba aparecido en la escena chilena la antologa Msica ligera (1994), producto del taller de Antonio Skrmeta, es decir, con bast ante difusin y publica do por una editorial grande como Grijalbo. En esta antologa aparecen varias muje res escritoras que a comienzos del 2000 se proyectaran como importa ntes dentro de la literatura chilena: Nona Fernndez (1971-), Andrea Jeftanovic (1970-) y Alejandra Costamagna (1970-). Si bien es cierto que Jeftanovic escribe un cuento influenciado por su paso en el taller de literatura ertica de Pa Barros, y los de Fernndez y Costamagna se refieren a temas narrados desde una perspectiva femenina, aparece tambin el cuento Despus del Lexotanil de Mara Jos Viera-Gallo (1971-) claramente en la lnea urbana y juvenil de Fuguet; de hecho la autora partici p del taller literario de Sergio Gmez, coeditor de McOndo. Por otra parte, en 1995 se publica la coleccin Zona de contacto presenta disco duro: cuentos con Walkman 2 en que aparecen relatos de escritoras que fueron parte del movimiento literario que preconiz McOndo. En esta coleccin aparecen los relatos de Viera-Gallo y Brbara Mayer que calzan perfectame nte con el mantra macOndiano. Ms an, en 1995 aparece en Ar gentina la breve coleccin de cuentos Chica fcil de Cristina Civale, que calza cas i perfectamente con el estilo macOndiano del Sex, Drugs and Rock & Roll con constantes referencias a la cultura

PAGE 56

48 Pop, a travs de pelculas, televisin y m sica ( No existes, Rap, Una y mil noches); narracin en primera persona que si mula experiencias personales; el uso de drogas (Una y mil noches); hasto existencial (El penltimo romntico); narraciones realistas con un lenguaje extremad amente coloquial y el contexto urbano en todas las narraciones. El nico com ponente que no se ajusta a la esttica macOndiana es la parodia que hace Civale de los roles de gnero, puesto que las mujeres que aparecen en sus cuentos se co mportan como cualquier hombre y de ah el juego con el ttulo de Chica fcil Nos parece que lo que Fuguet hace al ms puro estilo postmoderno es un pastiche de ideas que l pres enta como nuevas y originales, pero que en la realidad es material reciclado. Por ejemplo, la idea de comenzar un pugilato literario y hacer divisiones generacionales ya haba ocurrido en Chile con la aparicin del manifiesto de la Nueva Narrativa Chilena, por parte de Jaime Collyer, lo que puede verse como resultado del fenmeno de orfandad literaria al que se vieron enfrentados estos autores por la ausencia fsica de la generacin de los Novsimos4. El autor de Gente al acecho publica en 1992, en una emblemtica revista de izquierda como Apsi Casus Belli: todo el poder para nosotros en que destrona a los Novsimos y a nuncia la llegada de su generacin sealando que: Nuestra obra se sostiene por s misma, sin necesidad de interesados padrinazgos, porque escribimos co mo los dioses, con nuestras cicatrices a cuestas y tambin con humor (40). Otro elem ento de esta proclama que nos parece es comn a las ideas de Fuguet en el prlogo de McOndo es la idea del cosmopolitismo y la globalizacin: Somos cosmopolitas y uni versales, internacionalistas hasta la mdula () Vamos a reproducir a nuestro m odo, en nuestro agitado fin de siglo, el

PAGE 57

49 auge de las dcadas pas adas. El boom de la literatura hispanomericana ha muerto, qu viva el boom! (40). Collyer incluye a Fuguet dent ro de este grupo de escritores; sin embargo, ste se separar diciendo que no pe rtenece a la Nueva Na rrativa Chilena y es entonces cuando intenta formar nuevos escr itores en el suplemento periodstico de El Mercurio Zona de Contacto. Lo cierto es que la divisin no es tan arbitraria, puesto que el peso literario de algunos de los escr itores identificados ba jo la Nueva Narrativa no se compara a la literatura Light que desarrollan los discpulos de Fuguet en Zona de Contacto. Aunque ambos grupos ti enen en comn los rasgos que hemos denominado como realismo posvanguardista de una literatura ur bana, globalizada y cosmopolita, el dilogo con la literatura mism a y los niveles de experimentacin es lo que los divide en las dos vertientes di ferentes de realismo posvanguardista. Sin embargo, tanto Fuguet y compaa como la llamada Nueva Narrativa Chilena fueron vistos por parte de la cr tica como un fenmeno de mercado impulsado por Planeta (Bianchi 32), de quien Jaime Collyer fue editor en los Omar Prez seala al respecto que esto s escritores: Estaban ansi osos en ser globalizados, obsesionados por las ventas, el ranking la foto del autor en la revista Capital y el xito en el exterior (1). Por su parte, Soledad Bianchi plantea justamente que la originalidad de este grupo fue la de prom over, impulsar, difundir y publicar, es decir, una estrategia comercial que va de la ma no con una sociedad de consumo a ultranza establecida en la dictadura y ratificada por los gobiernos democrticos (33). La diferencia es que algunos abrazaron esa es trategia y otros se resistieron, lo que demuestra que este grupo no estaba cohesionado, con diferencias estticas5 y polticas. Esto es precisamente lo plasma do en la reaccin de Pedro Lemebel cuando

PAGE 58

50 : no ua la Nueva Narrativa en pleno ofreca una cen a a Roberto Bolao y Lemebel le dice me siento con fachos (Garca 1). A lo que se refera el escritor chileno es a la antig asociacin que tuvieron Carlos Franz, Carl os Iturra y Gonzalo Contreras, quien adems fue escupido por Lemebel (Prez 2), en las tertulias en la casa de Mariana Callejas, casada con Michael Townley, doble agente de la DINA -CIA. En este lugar se tortur y se crearon gases de exterm inio, en plena dictadura, todo descrito en detalle en la gran novela del mismo Bolao, Nocturno de Chile (2000). Esta disputa adems refleja diferencias internas en Chile de sectores de izquierda que rpidamente se acomodaron al mercado neoliberal y qui enes se resistieron. 6Otro elem ento reciclado que toma Fuguet en su prlogo de McOndo son las ideas propuestas por Jos Joaqun Brunne r a principios de los El socilogo sealaba al Macondo7 de Gabriel Garca Mrquez como un smbolo de Amrica Latina, y su recepcin y utilizacin en determ inados crculos intelectuales extranjeros (52). Nos parece que Fuguet, utilizando el pastiche postmoderno, tom elementos e ideas que ya estaban en el aire y las present como algo nuevo en el prlogo de McOndo, rasgo que veremos tambin desarrollado en su obra literaria. Fuguet parece tambin haberse alimentado de las ideas que surgen en torno al pugilato literario que ocurre del otro lado de la cordillera, al que nos referiremos a continuacin. An ms, el chileno pareci nutrirse de la metaficcin que propone Fresn en Historia argentina (1990) en que, como veremos en el ltimo captulo, el argentino mata simblicamente al realismo mgico, a m odo cervantino-borgeano.

PAGE 59

51 Box argentino: planetarios y experimentalistas En los un pugilato literario, heredado de los es el que protagonizan dos bandos: el de experim entalistas y planeta rios. El primer grupo se asoci a la revista de libros Babel un proyecto que finalmente no funcion, y en la que sus colaboradores trataban de mostrar los modos de leer de una generacin (Mora 80) y que fue conformada por escritores cercanos al mundo acadmico como Martn Caparrs, Alan Pauls, Luis Chitarroni, Sergio Chejfec, Daniel Guebel y Sergio Bizzio. Parte de este grupo tambin fue conocido como Shangai, por el escenario oriental de novelas de Guebel, Snchez, Caparrs y Pauls (Caparrs 169). Por otra parte, el grupo de los planetarios, llamados tambi n neotradicionalistas o estticamente conservadores, estuvo conformado por Rodrigo Fresn, Juan Forn y Guillermo Saccomano. Un nmero importante de este conglomerado provena del mundo periodstico de peridicos ( Pgina /12, Sur y Clarn) y varios estaban asociados a la editorial Planeta, de ah el ttulo de planetarios. Como bien nota Carmen Mora estos rtulo s son bastante arb itrarios, puesto que pueden conducir a gruesos errores (68); bast a con tomar en cuenta la obra maestra de Fresn, Historia argentina, para refutar la idea de que estos autores eran neotradicionalistas o estticamente conservadores. Lo que es posible afirmar es que este grupo profesaba de una esttica urba na, con un lenguaje di recto cargado de coloquialismos, dialogando por igual tanto con la cultura popular como con la cultura clsica. Esta es precisamente la piedra de toque entre ambos grupos, como bien puntualiz Luis Chitarroni en la presentacin de Historia Argentina en 1991, al decir: Para los asociados con Babel digamos, una herencia que supona el manejo de bienes

PAGE 60

52 de la a lta cultura, referencias a la litera tura alemana y a las tramas de la literatura argentina, erudicin crtica; para Fresn, una lnea que va de la narrativa americana de los 60 e inglesa de los ltimos aos a la cultura de masas (Benzecry 19). Esta disputa se torn bastante mediti ca y virulenta, tal como cita Claudio Benzecry al referirse a la presentacin de Infierno Albino de Sergio Bizzio en 1992, cuando ste reparti a los asistentes copi as de un captulo de un libro de Fogwill, corregido por Forn, entre ri sas y comentarios irnicos8 o los enfrentamientos a raz de diferencias estticas, definicin de literatura y la funcin del escritor entre Saccomano, Guebel y Forn en el peridico Pgina 12 y la revista La Maga (20). Sin embargo, Carm en Mora plantea que estas disputas fueron realmente ms una cuestin de pose o destinada a llamar la atencin del pblico que a una realidad, puesto que finalmente las polmicas fueron cediendo paso a un co mpartido espritu generacional y a una amistad surgida en muchos casos en las redacci ones de diarios y revistas o a travs de relaciones editoriales (67). Tanto as que Fresn lleg a decir que ellos fueron herederos de disputas de las capillas literarias, pero que er an una generacin a la que lo nico que le importaba era escribir bien (Benzecry 20) y a Mart n Caparrs, por el otro lado, a admitir que no eran tan distintos: Parece que al final lo que diferenciaba a una banda de la otra es que ustedes se juntaban por la tarde y nosotros a la una y media de la maana (20). Por su parte, otro e xperimentalista como Ch itarroni se refiere a Historia argentina en elogiosos trminos calific ndola como un punto alto de la nueva narrativa (442), tambin mencionando a Juan Forn, a quien elogia por su volumen de cuentos Nadar de noche La percepcin de que finalmente ambos grupos no eran tan distintos tiene ba stante sentido si se toma en cuenta que ambos grupos 9

PAGE 61

53 pertenecen, segn nuestra clasif icacin, al realismo posvangua rdista. La diferencia es que difieren entre las vertien tes macOndi sta y la plurosimbolista, aunque es importante notar que en el caso argentino es ta divisin no es tan efectiva como en los casos chilenos y uruguayos. 10Nos parece que estas po lmicas ms bien artificiales y artificiosas, como plantea Mora, tienen ms que ver con el recrudecimi ento de posturas intelectuales debido a un cambio real en el mercado argentino, que vemos repetirse en los casos chileno y uruguayo, este ltimo en menor escala. Rolland Sp iller se refiere a dicho cambio en su artculo Die argentinische Literatur nach Borges und Cort zar (La literatura argentina desde Borges y Cortzar), donde analiza con datos estadsticos los cambios a nivel editorial y los hbitos de lectura de la poblacin ar gentina. Respecto al primer punto, Spiller da cuenta de la traged ia editorial argentina, que lider11 numricamente en el mundo hispano parlante, vendiendo 40.000 copias en pleno boom, mientras que en los la mayora de los libros vendan entre tres y cuatro mil copias (465). Esto explica las observaciones de Caparrs cuando dice en los que el mercado no existe y que nadie vive de los libros que escribe, refirindose irnicamente al xito comercial de Rodrigo Fresn 12Spille r seala adems que en los casas editoriales argentinas como Emec, Fausto y Losada fueron vendidas a multinaciona les y se establecieron subsidiarias de grandes editoriales espaolas como Plaza y Jans (470) y Planeta, que adems comienza su importante premio en 1992. Estas grandes casas editori ales privilegiaron la publicacin de cuentistas en su obra en solitario como Fresn y Forn por sobre antologas, a diferencia del caso chileno. Sin embargo, las antologas de nuevos

PAGE 62

54 escritores ap arecen publicadas por editorial es locales que aparecen en los como Beatriz Viterbo, Simurg y Estudios Cultu rales. Segn Spiller, esto ocurre como smbolo de la autonoma del arte fren te al mercado, pero que publican pocos ejemplares y a veces al costo propio de los narradores (474). Un ejemplo de ello es la antologa Cuentan, publicada por Metfora Editorial, breve coleccin que publica a ocho escritores argentinos nacidos entre 1952 y 1970. En estos cuentos13 que son introducidos con una cita de Jorge Luis Borges es palpable la presencia de la slida trad icin cuentstica argentina en constantes intertextos, lo que no coincide con la vertiente macOndista, acercndose a la vert iente plurisimbolista, aunque no en todos los casos debido a la presencia de l estilo fantstico, fuera del realismo. 14 La cris is editorial pareciera ir de la mano del fenmeno del declive de lectores, que tambin ocurre en Chile actualmente, y se convierte en un lujo para los que tienen mayor poder adquisitivo (Spiller 462)15. Lo ms trgico es que la situacin no parece mejorar en el nuevo siglo, al menos en el campo editorial, las cifras siguen en cada libre: durante el 2002 la industria editorial su fri una cada del 50% en la cantidad de ttulos editados y el volumen de ventas de libros escolares se redujo en un 70% (Link 17). Esta situacin parece haber recrudecido la polmica entre quienes como Fresn lograron xito de ventas en los y quienes intentab an defender otro tipo de literatura, de modo que los enfrentami entos mediticos fueron exacerbados por cambios concretos en el mercado editorial. Como apunta Genevive Fabry: () Argentina fue el laboratorio donde se en sayaron las frmulas ms puras de la farmacutica neoliberal (7). Aqu se produjo, por ta nto, una divisin entre quienes defendan una postura an de izquierda, una literatura m s de elite y los que no se 16

PAGE 63

55 interesan o parodian lo poltico, que hast a cierto punto reflejan la globalizacin, lo neoliberal, gozan de xito de ventas y com prenden el sinnimo entre lector y consumidor. Este es precisamen te el grupo que Fuguet rene en McOndo donde incluye a escritores como Fres n, Forn y Escanlar. Choque frontal: Escandalar en Uruguay La irrupcin de Gustavo Escanlar (19 62-) en la escena literaria uruguaya a principios de los ciertamente no pas in advertida, porque el ataque fue mucho ms frontal que lo que haban hecho con sus obras Fuguet y Fresn. Escanlar fue parte de la polmica que se inici en 1987 con una carta que l enviara al semanario Aqu como respuesta a lo que Mario Benedetti (1920 -) habra declarado sobre los jvenes escritores uruguayos17, lo que segn Hugo Achugar represent un conflicto generacional surgido con el retorno a la democracia, que enfrent a un grupo de jvenes escritores con el proyecto esttic o-ideolgico de la Generacin del 45 (51). Estos jvenes proclam aron el fin de las corrie ntes literarias inaugurad as por los del 45, ejemplificadas en Benedetti, de quien el poeta y performer Hctor Bardanca (1954-) seala: Pero todo espejo sabe tener una esqui na rota: haba algo en esa literatura () que no acababa de convencernos; haba algo en aquel espejo que no alcanzaba a reflejarnos (178). Segn Achugar, el patern alismo de los del 45 hizo ms mal que bien; mientras el debate careci de sustan cia, puesto que la nueva generacin habra fracasado en ofrecer la re-visin de la hist oria literaria del pas que haba prometido (52). Como admite el mismo Bardanca es tos escritores no producen una obra que 18

PAGE 64

56 se respalde una actitud tan agresiva (255). Por tanto, el intento de parricidio parece haberse quedado en lo m editico sin conve rtirse en una discusin sustancial. Como bien puntualiza el escritor Mario Delgado en los aparecen ya las tribulaciones de lo que l llama la gener acin del sndwich: () los que el da del golpe de estado del 73 tenan quince aos y que hoy, ya con los treinta aos a cuestas, experimentan la extraa sensacin de haber llegado demasiado temprano a la dictadura y demasiado tarde a la democracia (222). Si bien esto los ana ellos presentan, segn Delgado, un complejsimo espectro de pautas de conducta y valoracin de la realidad que se derivan de la clase social, sutiles grados de formacin poltica familiar, conciencia y alienacin, insi lios y exilios y, sobre todo, a los grados de persecucin y sufrimientos a manos de la dictadura o a la inexistencia de ellos. Esto produce como resultado que dicha generacin tendi a desc alificar su propio entorno y busc un lugar en lo atemporal de la globalizacin. De este modo, los jvenes adoptan otras paternidades literarias e: () insisten en una progresiva descalificacin de los viejos, que llega a la sorda implosin de la ausencia de autoridad intelectual con la cada del muro de Berln y el caos ideol gico de la primera hora (222). Esto es precisamente lo que veremos parodiado en la obra de Gustavo Escanlar Oda al nio prostituto (1993). Hasta hoy envuelto en polmicas, acusaci ones de plagio, difamacin y otras estrategias mediticas19, Escanlar contina refirindose en duros trminos a los dolos literarios uruguayos como Eduardo Ga leano, a quien trata de mentiroso20. Al igual que Fuguet en Chile, y hasta cierto punto Fres n en Argentina, la obra de Escanlar convierte en objeto de culto y de rechazo, y se podra decir que el nivel de aceptacin

PAGE 65

57 y rechazo es proporcional al nivel de provocacin de su prim era obra, Oda al nio prostituto. Elvio E. Gandolfo al hacer la crtica del libro seala que: Existe desde hace un tiempo un pblico de Escanlar de con t ornos inciertos, que se divierte, se re o aprueba su particular estilo. Existe tambin un pblico anti-Escanlar que detesta su exhibicionismo, su gusto por lo desagradable () (Blixen 130). Gandolfo observa adems que Oda es un libro que tiene material suficiente para conformar al grupo proEscanlar y para alentar la condena del pblico en su contra. Esto es evidente en los ataques que ha recibido a tr avs de blogs y el desprecio que Escanlar profesa por ellos 21 22Estas polmicas en el C ono Sur no hacen otra cosa que confirmar el fuerte conflicto que se suscita a raz de la cada de las utopas de izquierda pre-dictatoriales y una joven generacin que ha internali zado los valores de un mundo postmoderno y globalizado. Si bien las modalidades son diferentes en cada pas; este grupo, perteneciente al realismo posvanguardista macOndista, es el que se rene en la antologa McOndo donde los parricidios locales de la nueva generacin de escritores pareciera extenderse a uno continental intentando matar al padre ms visible de la literatura latinoamericana: Gabriel Garca Mrquez. De este modo, las polmicas no hacen otra cosa que reflejar a nivel local y continental cambios en el mercado literario de grupos que difieren estticamente, pero que adems se disputan a un nmero decreciente de lectores.

PAGE 66

58 Las antologas de Fuguet: McOndo y Se habla espaol Fuera de las proclam as, tal como obs erva Diana Palaversich la antologa McOndo (1996) suscita una serie de problemas puesto que la propue sta esttica no es coherente en algunos relatos y nos parece, que esto responde a las diferencias en el propio continente. Sin embargo, tal cohesin s existe en los cuentistas del Cono Sur aparecidos en esta antologa. Los el ementos que cohesionan a los cuentos son temticos y estticos correspondiendo, se gn nuestra clasificac in, al realismo posvanguardista macOndista. En los cuentos de los tres autores argentinos, Juan Forn, Rodrigo Fresn (1963-) y Martn Rejtm an (1961-), aparece la idea del perdedor que se convierte en una constante en los relatos de la corriente macOndista. Este perdedor toma distintas encarnaciones; desde el suicid a contando en racconto la historia con su ex mujer (Forn); Willi, el eterno enfiestado, reve ntado por las drogas, en un relato repleto de intert extos cinematogrficos (Fresn) y el perdedor que relata su historia con Lisa, en un cuento que ata ef ectivamente el simbolismo en la carne y la falta de apetito por el desamor (Rejtman). Los relatos de los chilenos Fuguet y Sergio Gmez (1962-), y el uruguayo Escanlar tambin van en esta lnea, particularmente los de Fuguet y Escanlar. El perdedor de Fuguet, Pablo, narra su accidentada historia en EEUU que slo tiene sentido cuando se lee como parte de su libro Cortos El perdedor de Escanlar es un periodista qu e inventa avisos de corte sexual, narrado en el habitual estilo pardico de este autor. Por su part e, el relato de Gmez contiene una temtica similar de Pelando a Roco de Fuguet con dos perdedores, ex compaeros de colegio, que desentraan la historia de Charito. Estos cuentos, sin duda, estn ms cohesionados estticamente que los que aparecen en Se habla espaol y Lneas areas

PAGE 67

59 De estas tres antologas los cuentos de mayor diversidad aparecen en esta ltima antologa publicada en Espaa, y dan cuenta de una mayor variedad de escritores que muestra cmo la literatura latinoamerica na actual no es ni Macondo ni McOndo (Becerra 19). Se habla espaol (2001) claramente es la que menos se sostiene en trminos de lo que plantea en la introdu ccin, donde seala la idea de un pas (EEUU) cada vez ms latinoamericanizado, puntualizando que las divisiones del pasado ya no son tal: Ms que centrarse en un ellos y nosotros la mayora de los text os explora lo que hay de ellos en nosotros, y de nosotros en ellos (21). En este punto, Fuguet pareciera tomar la larga tr adicin ensaystica latinoa mericana de Rod y Retamar23, pero realmente no elabora lo suficiente ni da una respuesta convincente a la problemtica. Como observa Palaversich esto no se sostiene por lo que promete en la introduccin y lo que dicen los cuentos: para esta autora tiene que ver con la estrategia comercial de los antologadores y Alfagua ra, que por primera vez publicaba en los EEUU en espaol (52). Si nos concentramos slo en los escritores del Cono Sur es posible ver una mayor diferencia estilstica y de temticas que los autores de McOndo, que estaban en sintona c on el realismo posvanguardista macOndista. Los cuentos de Se habla espaol hablan de experiencias diversas, y distintas formas de hacer literatura, que reflejan las dos vertientes del realismo posvanguardista. El cuento de Gustavo Escanlar, Pequeo diccionario Spanglish ilustrado, es uno de los ms originales porque con su pastiche, humor e ir ona habituales va definiendo una serie de palabras en ingls castellan izadas en que va contando cu entos que parecen ancdotas, a modo de bitcora de viaje por los EEUU. Por su parte, Fuguet, en su reciclaje

PAGE 68

60 habitual, incluye otro relato que proviene de Cortos que est narrado en una estructura cinem atogrfica de escenas, narrando la hi storia de un cineasta fracasado que se hace pasar por otro, continuando con el tema de l perdedor dentro de un ambiente urbano y globalizado. Segn nuestra clasificacin, ambos cuentos contienen caractersticas del realismo posvanguardista macOndista. Dentro de los autores chilenos, los cuentos que se salen del molde de la esttica macOndista y que corresponden al realismo posvanguardista plurosimbolista provien en de los jvenes narradores chilenos Alfredo Seplveda (1969-), Alejandra Cost amagna (1970-)y Lina Meruane (1970-). El cuento de Seplveda, ngel de la guarda, narra con un dramatismo que se ha convertido en un sello de autora, la historia de un hombre que va a visitar a su ex mujer despus de enterarse de la muerte de su hijo en comn. Por su parte, las autoras presentan relatos que nada tienen que ver con la esttica macOndiana. Meruane en su habitual estilo de narraciones barrocas y conceptuales presenta Tijeretazos que, como su nombre anuncia, es un relato fragmentado como tijeretazos donde incluso escuchamos el sonido del instrumento, a modo valleinclanesco Por su parte, Costam agna presenta Santa Fe, rela to que a su vez abre la coleccin timos fuegos (2005). Este cuento narra, breve pero c oncisamente, los problemas de comunicacin de un par de mujeres chilenas llegadas a Nuevo Mxico por tren, planteando el problema idiomtico, la precaried ad y el juego de expectativas que atraviesa varios de los relatos de esta antologa. 24En esta an tologa slo aparecen dos autores argentinos: Martn Rejtman y Pablo Brescia (1968-). El primero nos presenta la historia de un escritor fracasado que viaja a Chicago por un Money Order y termina despertando en un lugar extrao con una

PAGE 69

61 mujer desconocida. Este cuento contiene elem entos de ambas vertientes del realismo posvanguardista. Como su ttulo lo sugiere, El pasado nos confronta con la memoria y lo perdido, como lo harn otros relatos argentinos de la misma poca. Por su parte, Brescia publica un cuento titulado La manera correcta de citar que en un intertexto con Rayuela de Cortzar, nos presenta una especi e de Club de la Serpiente versin californiana con constantes referencias literarias. Este cuento, al igual que los de sus pares chilenos, poco tiene que ver con la esttica macOndiana y es ms cercano al realismo posvanguardista plurisimbolista por las intertextualidades que presenta. El nico libro de Brescia publicado hasta ahora, La apariencia de las cosas (1997), es una coleccin de cuentos en constante dilogo con las vanguardias, la filosofa, Kafka y Borges. En esta antologa aparece una mayor variedad de narraciones en forma y contenido. Parte del problema con su propue sta inicial es que lo s relatos no tienen mucho que ver con el entrecruce de culturas, sino que narran diferentes situaciones, desde diversos ngulos, que slo tienen en comn estar ambientadas en los EEUU. Segn nuestra propuesta, la menor coherencia de los relatos tiene que ver, en parte, con que algunos relatos corresponden a la vertiente del realismo posvanguardista macOndista con una esttica de Sex, Drugs and Rock & Roll en ambientes urbanos, narrados en primera persona. Otros cuentos responden a una mayor diversidad creativa con intertextos literarios, simbolismo, esttica desapegada o sentimental, correspondiente a la vertient e del realismo posvanguardista plurisimbolista, segn nuestra propuesta, y que como veremos ap arece ms marcadamente en la antologa espaola Lneas areas

PAGE 70

62 Lneas areas Eduardo Becerra en el p rlogo de esta antologa espaola, sin pretender ser manifiesto de nada, hace una excelente s ntesis de la relacin de los escritores latinoamericanos y el mercado editorial espaol. Segn plantea Becerra Lneas areas (1999) pretende ser una gua de la nueva na rrativa latinoamericana, razn por la cual incluyen slo a autores nacidos despus de 1960 (13). El prologador es adems bien claro al sealar que despus de 10 aos de introduccin de editoriales espaolas en Latinoamrica, que ayud a revitalizar el mercado interno, ah ora se pretenda potenciar la publicacin de estos nuevos au tores dentro del mercado espaol (16). Becerra tambin se refiere a la llamada t ropicalizacin del gusto literario ibrico (21) y el malestar que esto provoc entre escritores latinoamerica nos, cuya expresin ms visible fue el prlogo a McOndo (22). El crtico tambin hace explcitos los cambios en trminos de globalizacin y cmo la fragmentacin del imaginario narrativa facilita el viaje hacia el indivi duo, en el cual la nueva narrativa hace un intento por lograr una representacin nacional y no continental, destacando la contradiccin de que en la aldea global el narrador de Amrica Latina desconoce a sus vecinos (23). Frase un tanto irnica, si se to ma en cuenta que Becerra se refiere a la crisis de la novela y cmo los autores antologados en Lneas areas podran contribuir en el futuro, cuando justamente en Espaa desarrollaba su carrera y era premiado uno de los mejores, sino el mejor autor la tinoamericano de nuestro tiempo: Roberto Bolao25. Es importante sealar que Becerra hace un buen trabajo de seleccin de cuentos porque la muestra es mucho ms he terognea y completa que las de McOndo y Se

PAGE 71

63 habla espaol aunque no da cuenta de la vigoro sa literatura de escritoras que se desarrolla a am bos lados de los Andes. En tre los cuentistas del Cono Sur aparecen muchas voces, algunas pertenecientes al realismo posvanguardista macOndista y otras al plurosimbolista. Esto se traduce en que las temticas ya no son exclusivamente de jvenes desafectados, drogados y sin rumbo, sino que se comienzan procesos de revisin histrica con el uso de smbolos. Dentro de los autores argentinos antologados, finalmente aparecen voces femeninas, aunque lamentablemente los dos cuentos aparecidos de Cris tina Civale (1960-) y Patricia Surez no son los ms representativos de la fuerte presencia de mu jeres escritoras en la Argentina. La mayor parte de los relatos pertenecen al realismo posvanguardista plurisimbolista con una amplio rango temtico desde la mirada al pasado traumtico de la guerra de las Malvinas en El Dolmen de Federico Anda hazi (1963-); la mira da al pasado familiar y el simbolismo en El cuadro de Marc elo Birmajer (1966-) y el pasado combinado con la narracin policial en Malturian de Pablo de Santis (1963-). Este ltimo cuento merece especial mencin porque pr esenta una ingeniosa historia sobre un periodista empecinado en de scubrir la verdadera identidad de un mago que contina desapareciendo en diferentes partes del mundo y que l sospecha son distintos magos. Esta intriga es prueba de un estilo que de Santis desarroll ar con excelentes resultados en la novela premiada en 2007 con el Prem io Iberoamericano Planeta-Casa Amrica, El enigma de Pars, donde el argentino construye una intriga policial, ambientada en el Pars de 1889, con una magnfica historia ca rgada de referencias literarias y de la pseudo filosofa ocultista, que dialoga intert extualmente con La muerte y la brjula de Borges.

PAGE 72

64 El tem a de los magos tambin aparece en el cuento de Gustavo Nielsen (1962-), Marvin, aquella noche, en que se narra a travs de los ojos de una profesora de escuela rural la llegada de un ilusionista a la escuelita donde ella ensea. Este cuento es un buen ejemplo del cruce genrico (un escritor narrando como mujer o viceversa) en una narracin sentimental como rasgo de la corriente plurisimbolista. Otro punto interesante es que, junto al re lato de Surez y al del chil eno Ren Arcos Lev (1964-), dan cuenta del mundo rural, salindose de los mrgenes de la corriente macOndista con narraciones exclusivamente en un locus urbano. Los cuentos correspondientes al realismo posvanguardista macOndista se hace n presentes en los relatos de Civale y Retjman, con historias bien narradas de personajes sumidos en el mundo de las adicciones. Especial mencin merece el cuen to de Rodrigo Fresn, La chica que cay en la piscina aquella noche, una narracin qu e est inscrita en la mejor narrativa de Fresn con Historia argentina. Este relato dialoga con la profesin literaria con un claro intertexto borgeano en la chica aleph (40), es decir, el imposible de crear a una chica que contenga a todas las mujeres. Tambin encontramos en comn con la tradicin borgeana la autorefere ncia intratextual, ya que el protagonista debe escribir el cuento que le han pedido por encargo para una antologa. La memoria y el pasado, temticas del realismo posvanguardista plurisimbolista, son una constante en muc hos de estos relatos argentinos y chilenos. Las temticas en el caso de los narrador es chilenos van desde un pueblo desolado y perdido en Lobo de Arcos Lev, pasando por el encuentro con las races y el pasado en La noche a ti debida de Marcelo El ectorat (1960-) y el humor negro en El necrfilo revividor de Patricio Riveros Olav ara, donde se relata la macabra historia

PAGE 73

65 de un hom bre que luego de tener sexo c on un cadver en la morgue produce su reanimacin. Este cuento es particularment e interesante por el intertexto con la pelcula Hable con ella (2002) de Pedro Almodvar, en el smbolo de dar vida desde la muerte. En la coleccin aparecen slo dos relatos de escritoras chilenas, el primero es el de Andrea Maturana (1969-) titu lado Interiores, tambin incluido en Uno en quinientos, en que se utiliza bien el entramado de smbolos dentro de la historia de hasto existencial de un gineclogo abandonado por su mujer. El otro es Extranjeros de Alejandra Costamagna (1970-), quien con un sello de autora relata el dramtico encuentro de un ex matrimonio con una espe cie de ojo fro y que, al igual que Maturana, hace un efectivo uso de smbolos. Por su parte, Fuguet publica el primer cuento de su libro Cortos (2004), titulado Prueba de aptitud y que en Lneas areas aparece bajo el ttulo de Ojos que no ven. Este relato narra la historia de un grupo de fracasados a fines de los que estudian en un preuniversitario porque le s ha ido mal en la prueba de aptitud acadmica. Nos parece que Cortos en general intenta el estilo de Rodrigo Fresn en Historia argentina por el entrecruce de pers onajes en las historias, pero que no llega al nivel simblico del argentino. Tal como obs erva Camilo Marks: Fuguet ya no escribe como en Sobredosis o Mala onda, aunque mantiene todava un estilo nico, en la actualidad ms pausado, ms cerebral, transformado ()26. Es cierto que el Fuguet de Cortos est mejor escrito que Sobredosis y que el escritor tiene un estilo inconfundible de personajes perdedores que deambulan por la vida, pero nos parece que el chileno sigue proponiendo cosas como nuevas cuando no lo son.

PAGE 74

66 Los escritores uruguayos que aparecen en Lneas areas dan cuenta de la diversidad de estilos en la cuentstica ur uguaya actual y de las dos vertientes del realism o posvanguardista. El nico ejemplo de la primera vertiente es Una fiesta popular de Escanlar que toca tema s ya habituales en su narrativa como las drogas, a los que agrega el travestismo. El cuento del acadmico Amir Hamed27 (1962-), Tabby y el desafiante de Texas, narra, en su estilo neo-barroco, una historia cruzada por el jazz en medio de la historia en un tugurio norteamericano, dialogando intetextualmente con El perseguidor de Cortzar. Hamed haba entrado en la escena literaria uruguaya desde los EEUU con su libro de cuentos Qu nos ponemos esta noche (1991). Blanco de Daniel Mella (1976-), narrado con el sentimentalismo caracterstico de la vertiente plurisimbolista, relata la dramtica historia de la desintegracin familiar que se produce a raz de la muerte del padre y que juega con el estado de prdida y el estar perdido en la vida luego de un impacto de este tipo. El relato de Gabriel Peveroni (1969-), El agujero, trata el tema del voyerismo a travs de un hoyo que el narrador encuen tra en la pared, a travs del cual espa a sus vecinos homosexuales y que se convierte en un comportamiento compulsivo que no puede parar. Estos tres ltimos relatos dan cuenta de la diversidad a la que nos referamos anteriormente, correspondiendo al realismo posvanguardista plurisimbolista. Nos parece que esta antologa muestra, a nivel continental y dentro de la literatura del Cono Sur, el predominio de un mayor nmero de relatos del realismo posvanguardista plurisimbolista entre los escritores ms jvenes. Si bien esta literatura contina siendo primariamente realista con un predom inio del topo urbano, empieza a salirse de esos mrgenes en la literatura fantstica, que con una larga

PAGE 75

67 trad icin, parece seguir gozando de buena sal ud en el Cono Sur. Si bien en Chile, Argentina y Uruguay se produce una literat ura de relatos personales en primera persona que apela a un pblico ms joven, c on una esttica minimalista, ya a fines de los se comienza a producir una cuentstica diversa que se sale de estos mrgenes, lo que sugiere una nueva generacin que no se circunscribe a moldes estrictos o comerciales sino que comienza a despegar con ideas propias y con diversidad de temticas, y que a diferencia de la genera cin anterior, no se ha visto envuelta en pugilatos literarios, ni intent os fallidos de parricidio, sino que se ha dedicado a la creacin literaria. Este es un cambio que ha persistido en el tiem po, evidenciado por la afirmacin de Maximiliano Tomas en una antologa argentina de 2005: () tal vez, la generacin creadora literariamente ms libre que ha existi do hasta hoy (18). Sentencia que, pese a haber sido pronunciada seis aos despus dentro del contexto argentino, se ajusta al cambio observado en Lneas areas sealando a una generacin en el Cono Sur que literariamente no se ubica ni en Macondo ni en McOndo.

PAGE 76

68 Notas 1 Paloma Vidal sintetiza en estos tres rasgos lo que desarrolla Peter Sloterdijk en su libro Critique of Cynical Reason (1987) donde el autor hace una crtica completa de los pilares de la modernidad, partiendo c on la Ilustracin y como bien plantea su prologador: First and foremost, the Critique of Cynical Reason should therefore be read as an attempt to theorize a central aspe ct of that culture we have come to call postmodern, as an intervention in the pres ent aimed at opening up a new space for a cultural and political disc ourse (Huyssen 10). 2 La traduccin del portugu s al espaol es ma. 3 En el prlogo Fuguet plantea que la anto loga es sobre EEUU en espaol, vista por escritores latinoamericanos (14). El problem a es que slo algunos cuentos realmente plantean esa problemtica, la mayora divergen a otros discurso s que slo tienen en comn situarse dentro de los EEUU. 4 Esta es la generacin de 1972 nacida entre 1935 y 1949 que incluy a autores como Antonio Skrmeta, Poli Dlano, Ariel Dorfman e Isabel Allende (Vargas 77). 5 Esto es evidente en la diversidad de obras desde las neo-barrocas como las de Eltit y Lemebel, y las propuestas de una literatura minimalista de escrit ores como Collyer y Contreras. 6 La DINA era la direccin nacional de inteligen cia chilena en los aos de la dictadura de Pinochet que encarcel y asesin a miles, y fue vital en la coopera cin entre los tres pases del Cono Sur conocida como Operacin Cndor.

PAGE 77

69 7 Es decir, Macondo sera la metfora de lo misterioso, o mgico real, de Amrica Latina; su esencia innombrable por las categoras de la razn y por la cartografa poltica, comercial y cientfica de los modernos ( Cartografas 168). 8 Benzecry seala que Bizzio coment: todo lo que se poda aprender y es algo muy interesante, referido a las correcciones que haba hecho Forn al texto de Fogwill. 9 Para este efecto consultar la entrevista de Miguel Russo Entrevista a Saccomano, La Maga 29.29; Forn y Guebel polemizan sobre esttica literaria, La Maga 49. 189; Un libro es interesante cuando llega a la mesa de saldos (entrevista a Saccomano), La Maga 113 (marzo 1994): 45 y Daniel Guebel asegura que siempre cont una historia La Maga 117 (abril 1994): 43. 10 Esto se debe en parte al hecho de qu e algunos de los planetarios no abandonan completamente la intertextualidad literaria o el uso de smbolos. Un buen ejemplo del es Historia argentina de Fresn; sin embargo, esta coleccin de cuentos no es clasificable fcilmente en ninguna de las dos vertientes porque se nutre de ambas. 11 Entre 1930 y 1970. 12 Ahora se supone que existe el mercado porque un par de jvenes vendieron cinco mil libros. La Argentina en general rinde cu lto al mercado, y cierta literatura no quiere ser menos (Caparrs, Maneras del silencio 166). 13 Los temas de la coleccin son diversos desd e el perspectivismo ( Sala de espera de Solange Camauer (1965-). Los intertexto s con Borges son constantes (Domingos de Mara Fasce (1969-) y Gervasio Landvar (1967-) con feso, 47 D.C); el sentido irnico y el humor negro (Por amor a la simetra y Dudar o no dudar? de Marta

PAGE 78

70 Fowler) y la intertextualidad con la litera tura de Edgar Allan Poe (El cuaderno de Landvar) y Franz Kafka (Cuento indito del abogado de Franz Kafka de Omar Amadeo Ramos (1952-). 14 Dicen (lo cual es improbable) que (7). 15 Spiller ofrece cifras dramticas como un analfabetismo creciente (24% en 1998), un 51% de la poblacin no haba ledo un libro en 1992 (cifra que aumenta a un 63% en la clase baja) y otro 24% ha ba ledo solamente uno dos libros en un ao. Es claro que esto est directamente relacionado a la crisis educacional que describe en detalle Guillermo Jaim Etcheverry, quien adems seala que es una realidad que los argentinos se niegan a aceptar al hacer aseveraciones imposibles como que un 80% de la poblacin entrevistada en 1997 seal que la educacin en Argentina era regular, mala o muy mala y el 60% dijo estar conf orme con la educacin de sus hijos (17). 16 Aunque esta cita ilustra la situacin de mercado en Arge ntina, nos parece importante establecer que las frmulas ms extremas del mercado neoliberal realmente fueron experimentadas en Chile, puesto que Argen tina no se puede considerar un pas completamente neoliberal debido al proteccionismo estatal. 17 Al respecto Escanlar declar: Simultneamente el semanario Aqu public una entrevista a Benedetti donde deca no s qu de los jve nes, medio que los puteaba, deca que estaban en otra. Y yo, que haba le do al viejo en libros forrados para que los milicos no supieran lo que lea, que me haba emocionado con La tregua y con Montevideanos, esperaba que el viejo hubi era (sic) vuelto un poco ms generoso con nosotros, con los pendejos que lo llegamos a adorar y no tuvimos ms remedio que

PAGE 79

71 comrnosla ac () Me calent esa soberbia de don Mario y escrib una carta a Aqu diciendo todas las cosas que estaban h aciendo los jvenes y que los viejos ninguneaban desde Brecha, sobre todo () Y Benedetti se enoj tanto con que Aqu publicara mi carta de lector que renunci a se guir en el consejo ed itor del Semanario. Entrevista disponible en Internet en el sitio: http://www. montevideo.com. uy/nottiempolibre_10168_1.html 18 The return of the survivors, the re-evaluation of the past and the conmemoration of past glories were not possible whit hout confrontation (Achugar 51). 19 Nos referimos tanto a la acusacin de di famacin de 2004 contra la periodista Sonia Breccia y a Federico Fasano en 2006. La acusacin de plagio data de 2005, lo que le cost a Escanlar la salida de Sa rand, Plagio y Zona Urbana. 20 Esto lo dice como parte de una entrevis ta realizada por Petinatti en el programa televisivo Mundo cruel el 22 de noviembre de 2007 y disponible en www.youtube.com bajo el nombre de Entrevista a Escanlar (II). 21 Se refiere especficamente a la funcin que cumpli Escanlar como performer y promotor cultural. 22 Esta afirmacin aparece en la mism a entrevista disponible en youtube. 23 Nos referimos especficamente a la problem tica de ellos vs. nosotros que se plantea en Calibn de Rubn Daro y en Ariel (1900) del uruguayo Jos Enrique Rod, quien seala la diferencia entre un pa s con un espritu pr ctico como el de EEUU versus el humanismo de los pueblos Latinoamericanos. Este ensayo dialoga directamente con Calibn (1971) del cubano Roberto Fernndez Retamar en el que,

PAGE 80

72 dentro del marco de la guerra fra, plant ea una visin postcolonial en que se rescatan las culturas indgenas y aunque se revierte n los conceptos de Ariel/Calibn y se contina viendo a EEUU como un peligro para Latinoamrica. 24 Nos referimos al efecto que cr ea Valle Incln en su novela Tirano Banderas cuando imita el sonido del protagonist a masticando: chac, chac. 25 Reconocemos que Becerra seala que slo antologa a autores nacidos despus de 1960 y Bolao escapa a ese crite rio de seleccin, pero nos parece que podra haberlo mencionado en la introduccin como un au tor importante que su seleccin dejaba fuera. 26 Este artculo apareci en la Revista de Libros de El Mercurio del 22 de octubre de 2004 bajo el nombre Nada de cortos, y contundentes, disponible en lnea en www.letras.s5.com bajo el nombre de Fuguet. 27 Este breve libro, ganador del premio de Le tras de Oro en la Universidad de Miami (1989-90) est compuesto por cinco relatos que dialogan con la literatura y la cultura popular, se diferencia de otros por un ti po de narracin neobarroca, por la mezcla lingstica entre francs, espa ol e ingls y el juego con distintos estilos, desde el puramente realista de Manjar del diablo, Clichs modernos o El lado oscuro de la luna y la narracin fantstica de Historia de un turbio/Rosa.

PAGE 81

73 Captulo III Realismo posvanguardista chilensis en los cuentos de los y 2000 En los aos en el Cono Sur converg en varios factores que parecieran cohesionar la literatura de esos aos muc ho ms de lo que se pudiera pensar a primera vista. Tanto Argentina como Uruguay terminan un perodo de dictadura en los mientras que Chile con un perodo ms prolongado (1973-89) termina la poca dictatorial en las postrimeras de los Esto produce una renovacin cultural y un fenmeno editorial que se inicia en Argentina a mediados de los que en Chile no llega hasta 1988. Sin embargo, cuando llega la eclosin es mayor que cualquier otra dentro de la industria liter aria criolla, a tal punto, que algunos la han denominado mini-boom1. Alberto Fuguet lo identifica claram ente con una estrategia comercial: La idea naci en la editorial Planeta2. Ellos fueron los inventores. No creo que hayan sido genios ni pitonisos. S tuvieron olfato y cojones ( 21 notas 120). Al parecer, la presencia de Planeta tuvo un efecto muy par ecido tanto en Chile como en Argentina, creando un fenmeno editorial que privilegi la publicacin de autores de los respectivos pases, lo que gener o canaliz la lectura de literatura local: As como Planeta publica, promociona (e impone) una literatura argentina que alimenta su gigantesco sistema de distri bucin local, pero de la que nada saben los mexicanos o los colombianos o los peruanos, Planeta tambin publica, promociona (e impone) en Chile una literatura chilena() (Link 19). Este fenmeno editorial orquestado por la editorial espaola Planeta produce quizs ms impacto en Chile que en Argentin a, puesto que el pas vecino sola tener

PAGE 82

74 una industria editorial vigorosa y an m antiene una tradicin cuentstica slida con figuras internacionales como Borges y Cortza r. El caso chileno es bastante diferente; si bien hubo cuentistas notables como Baldomero Lillo, Mara Luisa Bombal, Manuel Rojas, Oscar Castro y Poli Dlano, s tos no gozaron de la misma figuracin internacional ni la atencin de la crtica confirmando la idea de que el cuento no vende3 (Bianchi 32). Otro factor relevante es la situacin socio-poltica del Cono Sur que tal como concluye Paloma Vidal estaba inserto en un mundo en el que proliferaba el discurso del fin de las grandes utopas; caa el muro de Berln, que era el smbolo ms visible de la divisin del mundo en dos bloques ideolgicos, y el escenario mundial se describa como globalizado, transnacional y sometido a las leyes del mercado. A nivel local, Latinoamrica vera consolidar la ap ertura poltica y se tornaba visible la implantacin de regimenes neoliberales, con las contradicciones propias de su historia: Tanto aqui como no resto do mundo, o di scurso mercadolgico predominou sobre o poltico. Tornou-se lugar-comum a constatao do fim dos ideais revolucionrios e do desnorteamento das geraes presentes(22) A nivel literario quizs lo ms evidente de esta irrupcin de un mundo neoliberal, globalizado, sujeto a leyes de mercado y desencantado con las grandes utopas es el movimiento o fenmeno que signific la publicacin de la an tologa de cuentos McOndo en 1996. Como veremos a continuacin, este es un proceso que ya se vena fraguando en Chile con Fuguet y Gmez en la seccin Zona de Contacto del diario El Mercurio En Chile aparecen dos grupos bastante visibles en la escena nacional de principios de los Uno de ellos es el catalogado como la Nuev a Narrativa Chilena,

PAGE 83

75 que intent encabezar Jaim e Collyer (1955-), que viene ya desde mediados de los y que incluye a escritores de la llamada generacin NN4. El otro, es el que encabeza Fuguet, que aunque pertenece por ao de n acimiento (1964) a la misma generacin5, no se siente parte de l6 y forma su propio clan en la revista Zona de Contacto del peridico de derecha El Mercurio y que algunos han analoga do con la generacin X (Cortnez 18). Lo cierto es que ambos grupos producen tipos de literatura bastante diferentes, pertenecientes a las dos vert ientes del realismo postvanguardista. Sobredosis al mercado Independientemente de la calidad o de la opi nin de cierto sector de la crtica, la coleccin de cuentos Sobredosis tiene un lugar importante de sde la ptica de mercado y de la renovacin de estilos. El libro fue un fenmeno de ventas en el alicado mercado chileno. Fuguet adems recibi el r econocimiento literario al haber ganado un concurso para narrativa indita, en forma unnime7. Como bien observa Prez si bien el estilo no era nuevo en la literatura chilena, bast a recordar obras de Antonio Skrmeta8 y Carlos Olivares, el libro tena el mrito de la agilidad narrativa y el flirteo con el pulp (2). A esto agregaramos la intr oduccin de un grupo ms bien ignorado literariamente hasta entonces, conformado por los jvenes santiaguinos de clase media alta o ABC19. Otro aspecto que introduce Fuguet en estos cuentos es la intertextualidad exclusiva c on la cultura popular. Este elem ento, si bien no era nuevo en la literatura, siempre iba acompaado de in tertextualidad literaria como es el caso de la novela Natalia de Pablo Azcar. Nos parece que es te elemento, si bien contiene el aspecto de novedad que destacamos, le ha ce perder a los cuentos peso literario,

PAGE 84

76 convirtindolos en narracione s giles y entretenidas que no entregan m ucho ms al lector. Esto es precisamente lo que pretend a Fuguet, presentar otro tipo de literatura, sin el virtuosismo y la pretensin afectada de muchos escritores de su poca. Lo cierto es que Fuguet logr su objetivo, que era capta r una audiencia joven como l mismo lo describe: De gente, ponte t, de 17 aos ( ) Es sa la gente que me interesa () Por supuesto que me interesa la opinin de Jo s Donoso. l me ha ayudado mucho a dar este salto. Pero yo no escribo para Donoso. Es cribo para los que no leen, sos son los que me interesan.() yo he tenido la suerte de representar a un sector, la voz de ese sector10. La dicotoma de Fuguet es precisamente desc rita en la cita, es decir, recibir la aprobacin de la crtica y de l pblico, objetivos bastante lo grados, pese al sinsentido de querer escribir para un pblico no lector. Desde entonces Fuguet se convirti en una estrella literaria en la escena nacional y de acuer do a parte de la crtica, Sobredosis an no ha perdido es e lugar privilegiado11. Los primeros cuentos que componen el libro, Deambulando por la orilla oscur a, Amor sobre ruedas y Los muertos vivos presentan un cuadro de los adolescentes de Vitacura12 hacia arriba que aparecen drogados, aburridos o lateados , cantando msica en ingls, intentando afanosamente escapar de la realidad. En ellos se recoge el lenguaje juvenil de la poca, las modas y se mencionan tangencialmente las complicaciones de la diversin nocturna en poca de toque de queda (22). El tema de la dictadura militar aparece con mayor profundidad en Los muertos vivos y sobre todo en Pelando a Roco. Lo interesante es que lo hace desde el punto de vista de la gente que apoyaba al rgimen, con ideas confusas y contradictorias ta les como: Todos cachaban que estaban en

PAGE 85

77 contra el Pinocho y sus m atones, pero ha sta ellos mismos tenan que reconocer que eran grossos (32). Del mismo mo do aparece la temtica de los slogans pinochetistas y los detenidos desaparecidos: Desde chicos: no se metan, nada que ver, estamos bien, maana mejor13. O se acuestan temprano o los ma tamos. Si los Vivos volvan a aparecer, all haba que estar. Costara lo que costara (33). En este caso el nombre de la banda Los muertos vivos adquiere un doble significado por la condicin de los desaparecidos. Los relatos mejor logrados de esta coleccin son Pelando a Roco y No hay nadie all afuera. Pelando a Roco retrata en cuerpo y alma a un sector de la sociedad chilena de clase media alta empobrecida, clasista y defe nsores del rgimen poltico dictatorial. A nivel de estructura el cuento tambin se desarrolla de una forma para entonces novedosa en la escena chilena; el relato transcurre en forma de dilogo, pero en realidad es un monlogo puesto que la interloc utora no responde. En este relato de una mujer que se rene con otra para hablar de una ex compaera de colegio, Fuguet realiza un trabajo muy efectivo y verosmil re specto al registro lingstico de esta mujer y rompe con el esquema formal de un dilogo en prrafos largos sin los cortes tradicionales de este tipo de narracin. El cuento adems refleja ideas de un grupo social en un momento histrico especfico (fines de los 80 en Chile) en que una parte de la poblacin tena una actitud ms bien desi nteresada de la polt ica: Igual hubiera votado que s yo cacho, no tengo nada contra el gobierno, en realidad no lo pesco, pero a decir verdad, a m Pinocho no me ha hecho nada as que nada que ver que yo vote contra l () (59). La irona est en que al final, Roco desaparece y pasa a engrosar la lista de los detenidos desa parecidos. Aunque el cuento es un tanto inverosmil, nos

PAGE 86

78 parece qu e revela la mentalidad de un grupo social especfico que no haba sido retratado antes de este modo. El ltimo cuen to de la coleccin, No hay nadie all afuera, nos traslada al otro de los esp acios narrativos de Fuguet, los EEUU, en una historia que al igual que P elando a Roco desnuda el a rribismo de la clase media chilena. De este modo, Sobredosis sienta las bases de una literatura fuguetiana con constantes referencias al Sex, Drugs and Rock & Roll y que, como sealbamos en el captulo anterior, el escritor chileno intent expandir al exterior. Los cuentos de este libro plantean una literatura que aun que evoluciona, como vimos en el segundo captulo, tambin contina con los mismos leitmotivs que se mantienen en Cortos. Aunque no nos ocuparemos de la novels tica en este trabajo nos parece relevante14 mencionar la primera novela de Pablo Azcar, Natalia tambin publicada por Planeta en 1990 porque es un buen ejempl o de una obra que contiene elementos de las dos vertientes del realismo postvangua rdista, y nos seala la coexistencia simultnea de las dos vertientes. Hasta cierto punto Natalia se lee como un cuento largo (175 pginas) y se conecta con Sobredosis en el rescate del lenguaje juvenil de principios de los y la presencia de una esttica de Sex, Drugs and Rock & Roll Azcar, al igual que Fuguet, es periodista y comparte la agilidad narrativa; sin embargo, los paralelos llegan hasta ah. Esta novela dialoga tanto con la cultura popular como con la literatura y la labor de l escritor. El narrador en primera persona cuenta su tormentosa relacin con Natalia personaje que, guardando las proporciones, nos recuerda a La Maga de Cortzar. Nata lia, como La Maga, se convierte en un objeto de deseo que el protagonista finalmen te no puede tener. La novela est plagada

PAGE 87

79 de referencias literarias, dial ogando constantem ente con textos de la tradicin literaria del Cono Sur, con citas y referencias a Roberto Arlt, Borges y Onetti, entre otros. Las dos vertientes del realismo posvanguardista En Chile no parece producirse el fenmeno meditico de ataques entre dos grupos literarios diferenciados por bsquedas estticas diversas, en parte porque muchos de los escritores que comienzan y c onsolidan sus carreras en esta poca son agrupados en la generacin de la Nueva Narrativa. De este modo escritores tan diferentes como Jaime Collyer, Alberto Fuguet y Gonzalo Contreras fueron catalogados en un mismo grupo. Sin embargo, se produce una divisin natural que s coincide con los bandos literarios argenti nos; por un lado, se agrupan los escritores que ya haban comenzado a publicar en los mayoritariamente pertenecientes a la izquierda de oposicin al rgimen de Pinoc het, con sus propias divisiones internas, que dialoga intertextual mente con distintas formas narrat ivas; por otro, el grupo que se aglutina en torno a la figura de Alberto F uguet, en su mayora del mundo periodstico, con una narrativa que descuida el lengua je; y por ltimo, el grupo de escritores emergentes de la generacin del 2002 como Alejandra Costamagna y Nona Fernndez. El primer grupo se haba reunido en la antologa Contando el cuento15 (1986) editada por Ramn Daz Eterovic (1956-) y Diego Muoz Valenzuela (1956-)16. A diferencia de la literatura aglutinada en torno a Fuguet en Zona de Contacto que pretenda ser apoltica, la l iteratura de estos escritores se refiere directamente al tema de la dictadura militar y contiene varios de los rasgos que sealamos en el primer captulo como caractersticos del realismo posvanguardista plurisimbolista. Esto

PAGE 88

80 ocurre tanto en la antologa de 1986 com o en la de 1992. En Andar con cuentos (1992) el relato de Hernn Rivera Rquiem pa ra un perseguidor-R es un buen ejemplo del tratamiento del tema de la violencia, en este caso de la violencia de estado, a travs de un hombre que ha interiorizado a tal punto la tortura que se espa a s mismo y se tortura. Otro relato desta cado que trata la violencia es Las malas juntas de Jos Leandro Urbina que confronta a dos amigos en que uno es victimario y el otro, vctima durante la dictadura. Otros relatos se refi eren al tema alegricamente tratando la violencia en diversas formas, en esta categ ora se ubican Los es tilistas de Carlos Franz y Artemisa de Pa Barros. El cuento de Franz transcurre durante la remocin de escombros de dos obreros que se encuentr an con un esqueleto y un par de estilistas, que parecen esperpentos del Quijote y Sancho, asesinos de sus clientes. Lo interesante del cuento es que en la representacin que hacen del asesinato del senador, aparece el discurso poltico que domin al pas desde la segunda mitad del siglo XX. Por otra parte, el cuento de Barros relata un episodio comn en la vida de las madres, el rechazo al beb recin nacido pr oducto de la depresin post parto. En este caso la violencia de la natu raleza arremete con esta mujer que muere ahogada por su propia leche que sale de mltiples tetillas. Un aspecto interesante de esta narracin es la estructura del cuento fantstico, que al igual que en Argentina, encontraremos desarrollado mayoritariamente por mujeres. Es te es el caso tambin del cuento de Sonia Gonzlez Valdenegro titulado Mudanzas , en el que encontramos la influencia de Cortzar, especficamente en un intert exto con Casa tomada. La violencia aparece representada en la violencia intr afamiliar y en la del detenido desaparecido que aparece en los sueos de una de las narradoras. Otra narracin que dialoga con

PAGE 89

81 grandes cuentistas latinoam ericanos tales co mo Augusto Monterroso es el relato ltima cena de Jaime Collyer, cuento cargado de irona que cuenta la historia de un ex miembro del la iglesia anabaptista de Amsterdam que se salva de ser devorado por indios canbales del Amazonas. Otro relato en tono de parodia es el de Ana Mara del Ro, titulado Templo, que relata la confesin de una mujer que comete adulterio y est aproblemada por no poder comulgar. En un registro pardico, la escritora logra develar la mojigatera de un cierto estrato de la sociedad chilena, que en forma muy diferente haba retratado Fuguet en Pelando a Roco. Un elemento central para la crtica es que esta antologa presenta una muestra bastante completa de la generacin NN y que en todos sus cuentos se encuentran las caractersticas que varios crticos han sea lado como propias de esta generacin, bien resumidas por Jorge Vargas Roa. Dichos rasgos constitutivos seran: la temtica testimonial, que se manifiestan en proyect os de vida escindidos; un mundo y una cotidianeidad alterados; temor y represin; apagn cultural y exilio; orfandad literaria, lo que los hace r ecurrir a modelos del pasado, principalmente del boom latinoamericano con dos temticas fundamental es: la violencia y el desarraigo, rasgos estructurales del cuento que seran espaci os urbanos caracterizados por lo oscuro, cerrado y asfixiante (115). Los personajes corresponden a un carnaval pesadillesco de esperpentos desolados y frustrados, y con una potica del desencanto en un lenguaje y actitud crtica, en que dicho lenguaje sera alusivo o encubierto. Un punto que destaca Jorge Vargas es que entre los rasgos que caracterizan a esta generacin est una configuracin de mundos de raz realista, en que se establece una complicidad con el lector a travs de estrategias de reconocim iento elusivo, figurativo y desacralizador de

PAGE 90

82 la realidad (123). El cuento de Pedro Le m ebel (1955-), Bsame otra vez forastero, es el que mejor ejemplifica algunos de los ras gos destacados por Vargas. Este relato se diferencia de otros por su estilo neo-barro co, que recoge ms de una voz narrativa en la historia de una vieja n onagenaria que le gustaba tene r sexo con pberes, ste es quizs el personaje ms esperpntico de la coleccin y quizs el ms representativo del horror y la asfixia que transmiten estos cuento s. Esta muestra, si bien, no rene a los escritores ms jvenes de la literatura chilen a de los por contra ste, representa bien al realismo posvanguardista plurisimbolist a, mostrando adems variedad narrativa y madurez literaria que luego retomaran los escritores de la generacin del 2002. Por su parte, Fuguet intenta su propio proyecto, junto a Sergio Gmez, a travs del trabajo periodstico y literario que desemp ean en la revista Zona de Contacto de El Mercurio. Parte de estos talleres es compilado en Cuentos con Walkman (1993) y Zona de contacto presenta Disc o duro: cuentos con Walkman 2 (1995). En ambas antologas hay un predominio de cuentos c on las caractersticas que Fuguet y Gmez sealan en el prlogo de McOndo. Alfredo Seplveda y Ernesto Ayala, quienes prologan Cuentos con Walkman 2 defienden el periodismo light que no tiene una misin profunda excepto la bsqueda de una buena historia, declaran no estar interesados en elevar el nivel cultural de la juvent ud, ni estn por ninguna causa filantrpica (12). En Cuentos con Walkman en una obvia alusin al cuen to de Fresn Gente con Walkman17, Fuguet y Gmez introducen a veinte otrora jvenes como las futuras figuras de la escena literaria chilena: () en los cu ales no slo confiamos sino apostamos como los futuros escritores para el dos mil y tantos (11). De los veinte

PAGE 91

83 slo cuatro publicaron luego trabajos en solitario18. Nos parece que los cuentos reunidos en esta edicin son de una pobreza literaria notable19. El problema radica en un hecho del cual se jactan Gmez y Fugue t en su introduccin: Criados por la cultura de la imagen, saben ms de rock y de videos que de literatura (13). Esto es notorio, sin que los editores lo admitan, a esto s aprendices de escritores les faltaba en su propio lenguaje carrete literario, lo que es evidente en sus relatos. Esta situacin adems evidencia que los autores que intentan emular a Fresn, realmente no entendieron su literatura, que sin duda, est impregnada de intertextos literarios. De este grupo, a nuestro juicio el ms destaca do es el de Alfredo Seplveda, titulado Bestias, cargado de nostalgia y con una fuer te nocin de barrio, en la historia de nios de Las Condes. Una de las escritoras que comenzaba su carrera al mismo tiempo que el grupo de Zona de Contacto, Andrea Jeftanovic, hace quizs la mejor sntesis y anlisis respecto a esta lit eratura: En cuanto a su esttica, se puede decir que a propsito descuidan el lenguaje, usan much a jerga juvenil, con una gran recepcin () Manejan una esttica muy asociada al evento, a la ancdota. Trabajan textos narrativos donde ocurren muchas cosas, c on ambientes ultramodernos y cosmopolitas, llenos de cultura pop y de la tecnologa al servicio de la comunicacin masiva (Garca Corales 200). En medio de todo este frenes Pop, se forma otro taller literario liderado por Antonio Skrmeta, quien prologa la antologa Msica ligera (1994), producto del taller. Sin grandilocuencias Skrmeta no anuncia a los escritores del futuro. Sin embargo, varios de los escritor es que debutan en esta colecc in s se convertiran en escritores de calidad, premiados y reconocidos por la crtica. Nos parece, que en esta

PAGE 92

84 antolog a se encuentran los grmenes de una cuentstica chilena que dar un giro gradual desde fines de los 90 y comienzos del 2000. En esta coleccin, a diferencia de la antologa de Gmez, hay slo dos cuentos macOndistas, con mujeres objeto, fciles de llevar a la cama, como los de Hernn Rodrguez Matte (1972-), quien tambin particip en Cuentos con Walkman y Francisco Ortega (1974-). El resto de los cuentos versan de experiencias diversas desde el abuso sexual en Dedos para el piano de Alejandra Costamagna (1970-), la narracin en estilo policial de Marcelo Leonart (1970-) en el Submarillo amarillo; la narracin intimista de Patricio Tapia (1968-) y Paola Dueville (1970-); los temas sexuales de los cuentos de Franz Ruz y Andrea Jeftanovic (1970-) y el simbolismo de Leonardo Boscarn (1967-), Nona Fernndez (1971-), Marcia lvarez-Vega (1968-) y Alejandro Cabrera (1970-). Destaca en esta coleccin el cu ento de Alejandra Costamagna20, quien tempranamente comienza una esttica que Garc a-Corales ha calificado como de desapego (179), puesto que presenta a narradores que rela tan las situaciones ms espeluznantes con total desafeccin. Lo interesante de esta co leccin es que en muchos de los cuentos se combinan rasgos de ambas corrientes del realismo posvanguardista. Lo que estos cuentos tienen en comn con Sobredosis y Cuentos con Walkman son: el registro lingstico juvenil; la narracin en pr imera persona; narracin de experiencias que son o parecen personales y cotidianas; las constantes referencias a la cultura popular, en este caso por epgrafes de canciones y le tras de rock intercaladas en la narracin; conversaciones sobre msi ca, etc. Sin embargo, son cuentos de una calidad bastante superior a los de Cuentos con Walkman particularmente la primera versin. Tambin se observa, como elemento comn en estas antologas de narradores

PAGE 93

85 posdictadura, la ausencia absoluta de la tem tica poltica, aunque estos son los primeros aos de retorno a la democracia, las nuevas generacione s no se interesan en absoluto por el tema. La narrativa de esto s autores est mucho ms a tono con el destape que se produce en la sociedad chilena en democracia y con una creciente bonanza macroeconmica que produce un espritu de xito traducido en el auto-rtulo de jaguares latinoamericanos, derivado del fenmeno econmico de los tigres asiticos. Otro elemento en comn en estas antologas es la notoria ausencia de cuentos que hablen sobre literatura o tenga referencias literarias. El surgimiento de la nu eva generacin en los y 2000 A mediados de los y a principi os del 2000 aparece un gran nmero de antologas en Chile, algunas con escritores jvenes y otras que son intergeneracionales en torno a un concepto. El fenmeno editorial es particularmente notorio respecto a grandes casas editoriales espaolas que publican varias antologas a fines de los y a principios del 200021. Dos de las colecciones de Alfaguara, Cuentos extraviados y No te acerques al Menotti, compilan los ganadores y finalistas del concurso literario de la revista Paula, ina ugurado en 1968, eliminado durante los aos de la dictadura de Pinochet, y reinstaurado en 1997. Estas co lecciones contienen lo s relatos ganadores de Pablo Simonetti Santa Luca22 y No te acerques al Menotti de Roberto Fuentes (1973-), lanzando las carreras l iterarias de ambos escritores que se perfilaron en su momento entre los mejores de su generacin. En Cuentos extraviados (1997) aparece una gran variedad de temticas y comienzan a aparecer relatos que traspasan las fronteras nacionales. Tal como seala

PAGE 94

86 el editor M arcelo Maturana: Los quince cu entos seleccionadosun ganador y catorce finalistasevidencian una amplia varied ad de temas, estilos y escenografas, y un cierto cosmopolitismo que no excluye a las ms tradicionales vertientes de nuestra narrativa (10). Si bien nos parece que el cuento ganador Santa Luca es un cuento de calidad, hay varios destacables en esta an tologa. Particularmente como cuentistas se ve una evolucin narr ativa notable en escritores que haban debutado en Msica ligera Entre ellos destacamos el relato de Marcelo Leonart23,Noticias de Milo24. En este cuento, ubicado en Barcelona, se narr a la historia de Helena y su hermano, relatado por el marido de Helena. En Notic ias destacan los dobles y los espejos, Helena y Sandra por un lado, el narrador y Mi lo por otro. Tambin aparecen los temas de la infidelidad y la relacin semi-incestuos a de los hermanos, adems de aparecer el tema del duelo sin un cuerpo (Garca Corale s 218), que sugiere la temtica de los detenidos desaparecidos. La narracin est tan bien entretejida, puesto que realmente no se conoce el motor del cuento hasta el final. Tambin destacan los cuentos Grito de Leningrado de Alejandra Costamagna y Blanca de Nona Fernndez, que cuenta la historia de la abuela muerta y su relacin amorosa extramatrimonial, apareciendo nuevamente la figura del fantasma que la es critora explora en otros cuentos y en su novela Mapocho (2002), que tambin sugiere la pr oblemtica de los desaparecidos. Por su parte, Santa Luca es un cuento bien construido en torno al cerro como smbolo de los deseos homosexuales del na rrador, que finalmente se liberan causando el drama familiar. Hasta cierto punto este cuento muestra una narracin desapegada que, sin embargo, se diferencia de Costamagna porque demuestra una fuerte carga emocional25. La maestra de este cuento es que mezcla efectivamente ambos rasgos

PAGE 95

87 mujer onart ojos El mo urisimbolista, y que se ha convertido en un sello de autora de Sepl del realism o posvanguardista plurisimbolista, citada en el primer captulo, es decir, la emocionalidad en cuentos escritos por hombres y el ojo fro en cuentos de es. En la dcada del 2000 aparecen varias antologas de grandes editoriales en torno a un concepto. Este es el caso de Ecos urbanos (2000)26, prologada por Marco Antonio de la Parra. En esta coleccin dest aca el relato premiado de Marcelo Le Cartier a medianoche, en que el relo j funciona efectiva como smbolo de una dignidad casi perdida en medi o de un mundo de ilcitos. En la antologa aparecen dos cuentos que desentonan con la narracin realis ta: Vendr la muerte y tendr tus de Flavia Radrign (1964-) y Man de Nona Fernndez. En ambos relatos los protagonistas estn muertos; sin embargo, en el tejido de la narracin esto no se sabe hasta el final. Destaca tambin Crnica urbana de Andrea Jeftanovic que explora tanto el voyerismo como el exhibicionismo y que pone en relieve el elemento teatral de la exhibicin. Este cuento dialoga con Ver de la argentina Tununa Mercado en que tambin hay un hombre y una mujer que se excitan en la observacin del otro. Nos parece adems destacable la evolucin de Alfredo Seplveda, quien haba comenzado en Zona de Contacto. El relato de Sepl veda, Ejrcito Repub licano Irlands, est ambientado en Londres y es narrado en primer a persona por un terrorista de la IRA motor narrativo del cuento es la prdida (del padre, de Raquel, de la madre, de la nacin), transmitiendo un dramatismo que habam os sealado como rasgo del realis posvanguardista pl veda.

PAGE 96

88 la ue en n la narradora, utili zando un lenguaje desca lificativo sobre s mism ia Por otra pa rte, Uno en quinientos (2004) cohesiona a diecinueve escritores en torno a una causa27. El concepto literario en comn de los relatos es querer rescatar la belleza de las situaciones ms oscuras e in cluso morbosas (Fuentes 10), dejando atrs definitivamente el cinismo de la cuentst ica macOndista. Nos parece que debido a calidad de los relatos es difc il destacar unos sobre otros, lo que s es apreciable es q pese a que la coleccin contiene relatos de eximios escritores de la generacin NN como Collyer, Pa Barros y Daz Eterovic no se diferencian en absoluto en calidad narrativa a los de la generacin del 2002, n acidos del al (Vargas 77). Nos parece que la calidad y profundidad de los re latos es un signo de la madurez literaria de varios de los cuentista s que haban debutado en Msica ligera Un buen ejemplo del crecimiento narrativo se obs erva en el cuento Kinder kopjes de Nona Fernndez. Este relato, narrado en forma epistolar por la protagonista desde Holanda a su hermana en Chile, cuenta la dramtica historia de una madre que pierde a su hijo raptado por su extraa y joven niera. Lo inte resante es la intertextualidad con la literatura infantil y el tema subyacente de los desaparecidos, pl anteado desde la desaparicin del nio. El cuento La invencin del silencio de Al ejandra Costamagna, tambin aparecido timos fuegos experimenta con el narrador que tie ne un carcter ms demirgico, e que se desautoriza a a. Tambin aparece la figura del stalker, que revela la soledad que comparten ambos personajes. Cabe destacar aqu el libro de cuentos ltimos fuegos (2005) que contiene una serie de narraciones en que el motor dr amtico es algn tipo de incendio, real o metafrico. Un aspecto interesante de este libro es que al i gual que Fresn en Histor

PAGE 97

89 tora, perfeccionar queo. La prensa japon sta rva: En r esbozar al pas, nuestra historia con una visin mucho ms apegada al sujet o, al ciudadano sin gra ndes utopas que se puedan compartir con otros (Garca Corales 198). argentina tiene person ajes que se entrecruzan en distintas historias. Segn Gonzalo Garcs la clave de este libro est en un mundo desarreglado que presenta la au desordenado y reordenando28. Nos parece que lo que hace Costamagna es el perspectivismo que hab a desarrollado en cuentos esparcidos en diferentes antologas de los y 2000. Uno de los mejores relatos que muestra esta interconexin y perspectivismo es La ep idemia de Traigun, que se conecta con Noticias de Japn. En el primer cuento se narra la historia de una secretaria obsesionada con su jefe que la ha deja do y a quien sigue a Japn, para sobrevivir trabaja de niera y en una de sus salidas c on el beb, en su obsesin por seguir al ex jefe, lo deja olvidado en el auto, lo que provoca la mu erte del pe esa errneamente reporta que el nio haba sido abandonado por la madre y e es la noticia que impacta a una pareja en Noticias de Japn. Esta muestra, sin duda incompleta, nos presenta a una nueva generacin de escritores, que se circunscribe a un tipo de literatura que se distancia de la primera vertiente del realismo posvanguardista y se sita en la segunda, acercndose ms a la narrativa de la generacin NN, pero con un sello propio. El viraje literario que se produce en estos aos es bien puntualizado por Andrea Jeftanovic, quien obse los noventa se produce un giro al respecto. C on este giro se cay tal vez en el otro extremo y se gener mucha literatura light, mucho best seller como referente legitimado. () En suma, si es que hay al guna contribucin de la narrativa actual al debate cultural, esa contribuc in es una bsqueda po

PAGE 98

90 e l XXI a e ecisamente sorprende la presen nal con la Bolao, el terremoto de la literatura chilena Roberto Bolao (1953-2003), continuador del legado borgeo-cortaziano, s perfila com o el escritor ms importante de fines del siglo XX y comienzos de por la renovacin del estilo que dialgicamen te se relacional con la literatura, el destacado nivel narrativo y la perfecta dosis de cultura popular y clsica. Lo problemtico del factor Bolao es que no vive en Chile, por lo que se dificulta ponerlo dentro del contexto literario chileno, ra zn por la cual su influencia se ve con atraso, a diferencia de Fuguet, cuya influencia fue inmediata29. El crtico Camilo Marks dice al respecto: Irrumpe en la narr ativa hispanoamericana, l no tiene nada que ver con la narrativa de ac, no slo por su calidad, sino por los temas que trat (Garca 2). Si bien Marks tiene algo de r azn, tampoco se puede llegar al extremo d decir que no tiene nada que ver con Chile puesto que pr cia constante del pas en la literatu ra de alguien que vivi tan poco en Chile (particularmente concentrado en Nocturno de Chile ). Bolao irrumpe casi al mismo tiempo a ni vel nacional e inte rnacio publicacin de Llamadas telefnicas (1997), premiada con el Premio Municipal de Santiago, y luego con su novela Los detectives salvajes (1998) laureada simultneamente y por unanimidad con el Premio Herralde, el Rmulo Gallegos y luego con el Premio del Consejo Nacional del Libro. Una primera contribucin

PAGE 99

91 n la una trem enda contri l im portante de este autor es que le da una nueva dimensin al estilo de la narracin policial. Es importante puntualizar que con an terioridad a la aparicin de Bolao e escena literaria chilena, se haba comenzado a escribir la llamada novela negra y el cuento policial, que si bien tiene una antigua tradicin en Chile30, no lograra una salida masiva hasta la aparic in de los detectives Here dia de Ramn Daz Eterovic y Cayetano Brul de Roberto Ampuero (1950 -). Ambos autores hacen bucin al gnero, que nos parece es parte del resurgimiento del cuento policial como un fenmeno postdictatorial, tambin observado en Uruguay. En Llamadas telefnicas, Bolao recoge sus propias experiencias de vida con una tcnica narrativa impecable comentando so bre literatura, la vida de personajes disfuncionales y el mundo literario. La narr acin que encabeza la co leccin, Sensini, es un relato que narra la experiencia de un escritor latinoamerica no que intenta vivir de la literatura envi ando cuentos, a diversos concursos literarios espaoles y que en e proceso comienza un intercambio epistolar con Sensini31, escritor experimentado y respetado, pero pasado de moda que enva los mismos cuentos a distintos concursos espaoles cambindoles de nombre. Las tem ticas que explora Bolao en este libro son diversas desde el mundo del cine porno ( Joana Silvestri); la narracin policial (Detectives, La nieve); las relacione s disfuncionales (Llamadas telefnicas, Clara, Vida de Anne Moore) y el m undo del mercado literario (Sensini y Una aventura literaria). Sin embargo, lo que dist ingue a Bolao de otros escritores de su generacin (correspondiendo por fecha de nacimi ento a la Nueva Narrativa) es el nivel de compenetracin que tiene con la literatura y los niveles intert extuales que, como Borges y Cortzar, se salen de las frontera s de la literatura hispanoamericana. Bolao

PAGE 100

92 que literat s mo de l ularmente r. Nos parece que el balance perfecto entre elementos de la primera recibe influencias narrativas de todo el m undo junto a la mexicana y la chilena, estn siempre presentes. Por ejemplo, en Detectives salvajes hay una influencia clara de Franz Kafka (1883-1924), pero tambin es posible que fuese influido por el mexicano Juan Jos Arreola (1918-2001), lo que se hace presente en sus cuentos Una aventura literaria y Llamadas telefni cas. El dilogo intertextual con Kafka proviene del relato Una confusin cotidiana32 por el uso de letras para nombrar a sus personajes, y tambin con Arreola por la despersonalizacin en el uso de letras, lo que recuerda a su cuento Baby HP. Por otra parte, la intertextualidad con la ura chilena parece siempre ir de la mano con lo poltico, siempre unidos para este escritor, presentes en el cuento La nieve y en su novela Nocturno de Chile (2000). Parece haber dos constantes temticas en la obra de Bolao: el cine porno y la literatura, que encontramos tanto en los cuentos de Llamadas telefnicas como en su novela Los detectives salvajes (1998), lo que seala lo peculiar del escritor ya que su literatura contiene elementos de las dos ve rtientes del realismo posvanguardista. Esto motivs son moldeados en un estilo propio que toma tanto de la cultura clsica co la cultura popular y que es lo que Omar P rez reconoce como Cult-Pop, estilo con e cual Bolao ha retratado al z oolgico literario en pleno: lo s crticos, los premios, la poltica, los lectores de las casas editori ales, los profesores universitarios y los escritores fracasados (Prez 5). Si bien Bo lao toma elementos de la cultura popular como lo hicieron los de la Nueva Narrativa, incluyendo a Fuguet, la diferencia est en el recorrido intertextual que Bolao hace por la literatura universal, y partic por la del Cono Su

PAGE 101

93 y la s 5-). e so di minuto rbol, un arbusto cargado de intra e interte y ura egunda vertiente del realism o posvanguardista convierten al es critor chileno en el ms prolfico representante de la lite ratura que hemos denominado realista posvanguardista. Lo interesante es que la irrupcin de Bolao parece haber eclipsado a algunos de la Nueva Narrativa y parece haber impulsa do a otros de la generacin del 2002. La prueba ms evidente de que este estilo literario ha dejado una huella en el medio chileno, y podra convertirse en un parte aguas en la literatura chilen a, es la aparicin de la breve novela Bonsi del crtico literario y acadmico Alejandro Zambra (197 Zambra, junto a Cristin Barros y Rafael Gu mucio son parte de la renovacin que s habra producido, segn el escritor Germn Ma rn, en la literatura chilena despus de la irrupcin de Bolao (Garca 2). Su novela Bonsi narra la historia de Julio, un escritor fracasado que termina inventando que transcribir la nove la de un famo novelista, titulada Bonsi en una historia que parece trivial, pero que va adquiriendo cuerpo durante su transcurso. Como dice su pr opio autor: una historia liviana que se pone pesada33 y que, como anuncia su ttulo, es una novela-bonsi en que las historias se entrecruzan como ramas del xtos. Al igual que Bolao, la historia de Zambra est cruzada por la literatura por experiencias de vida plasmadas en relatos que desnudan a un mundo literario y editorial cargado de mezquindades. Nos parece que esta nueva ola de escrit ores, renovacin o no, muestra que la literatura chilena ha dado un giro enorme de sde comienzos de los 90 con la literat del realismo posvanguardista macOndista que se niega a desaparecer como evidencia la publicacin de MP334 (2004). Esta antologa, heredera de Cuentos con

PAGE 102

94 nal desar ia, duce trictos o comerciales, sino que comienza a despegar con ideas propias y diversidad de temticas, y que con el impulso e influencia de la narrativa de Roberto Bo lao siguen haciendo una literatura que contina dialogando con el mundo literario. Walkman ha recibido una dura sentencia de l propio Zam bra: () parece que no cuesta conseguir un puado de cuentos y ag arrarse de un vago pretexto generacio para posar de culto35. Aunque no exentas de estrategias comerciales, ya veamos una evolucin en las antologas del 2000 en ad elante, con mayor calidad narrativa y el rollo de temticas que eran germen en Msica ligera que se transforma en madurez literaria y que ayudara a consolidar las carreras de autoras como Nona Fernndez, Andrea Jeftanovi c y Alejandra Costamagna. En consecuencia, nos parece que el proces o iniciado en los 0 de una literatura urbana, de realismo posvanguardista y postmoderno36 reafirma una tradicin literaria del Cono Sur, en la que est inserta la literatura chilena, que nunca fue fiel representante del realismo mgico. A su vez, esto nos plantea una escritura planetar que ya haba anunciada por Julio Cortzar en los y que se ve exacerbada en las dcadas de los y 2000 por la globaliz acin mundial. Si bien en Chile se pro una literatura de relatos personales en primera persona que apela a un pblico ms joven, a fines de los que corresponde al realismo posvanguardista macOndista, se comienza a producir una cuentstica di versa, que pertene ce a lo que hemos denominado realismo posvanguardista plu risimbolista. Esto sugiere una nueva generacin que no se circunscribe a moldes es

PAGE 103

95 Notas rim era vez que una editorial se tinos tambin habla de s, nacidos del 50 al 64, ice que no se siente parte de la Nu eva Narrativa: () ni por la edad, el lano, Martn Cerda y Alfonso Caldern u novela corta Match Ball (1989), am bientada en Berln en la poca de la locura por el tenista Boris Becker. 1 La relacin con el fenmeno del boom part e con el mismo Jaime Collyer que declara en su manifiesto generacional: El boom de la literatura latinoamericana ha muerto, qu viva el boom!(Collyer 40). 2 Planeta se establece en Chile en 1988 con la coleccin Biblioteca del Sur a cargo de Mariano Aguirre. Esto marca un hito porque es la p abocaba exclusivamente a autores chilenos (Bianchi 32). 3 Es interesante que Hojman en la introduccin a Cuentos argen la nocin de que el cuento no vende en Argentina. 4 Tambin llamados generacin del 87, Post Golpe o Marginale segn el esquema generacional de Cdomil Goic (Vargas 77). 5 Esto segn la clasificacin ge neracional de Cedomil Goic, que a su vez se basa en la que haba establecido Ortega y Gasset en 1920 (Espinosa 67). 6 Fuguet d currculo ni la esttica, ni siquiera por la tica. Tampoco son mis amigos (Olea, 35).7 Otorgado por el jurado compuesto por Poli D (Prez 2) 8 Un buen ejemplo es s

PAGE 104

96 s. Juan y e ue nos abernos quedado com pletamente nochet. tipo de literat ura en la tradicin borgeolecen las dificultades 9 Este es un trmino socio-econmico que describe al grupo de mayor ingreso econmico en el pa10 Esta cita ha sido extrada de la contratapa de la edicin original de Planeta Veintiuno (ver bibliografa). 11 Segn Hugo Quintana en las ltimas 2 dcadas algo habra pasado con el cuento en Chile, y se han producido libros notables, entre ellos destaca 5 ttulos: Sobredosis (1990), Soy de Plaza Italia (1994) de Ramn Griffero, ngeles Negros (1994) de Pablo Sutherland, Mujer desnuda fumando en la ventana (1999) de Marcelo Leonart Llamadas telefnicas (1997) de Roberto Bolao. Este crtico seala adems qu Sobredosis es: un librazo, una intensa y potente seleccin de cinco cuentos q dejarn la sensacin del boquiabierto, de h sorprendidos (1). Quintana hace una seleccin bastante dispar en calidad y trascendencia entre sus 5 ttulos destacados. 12 Barrio de Santiago que concentra a buena pa rte de la clase alta de la ciudad. 13 Las itlicas son mas para subrayar el conocido slogan de la dictadura de Pi14 El motivo por el que consideramos a es ta novela importante es porque al mismo tiempo que Sobredosis desarrolla un cortaziana que luego ser legitimizada por la obra de Bolao y quienes continan el estilo, como Alejandro Zambra. 15 La introduccin es una especie de manifiesto de la generacin y es la primera vez que se habla de Nueva Narrativa Chilena (4). Tambin se estab

PAGE 105

97 raria y 1953-), tale s com o Jaime Collyer, Marco rolina gas com o Cuentos despus de hora (1995) y Cuentos n con Mujer brutal (2000); Ernesto Ayala con No che ciega (2000); que tuvo este grupo para publicar bajo la dictadura, la situacin de orfandad lite la influencia de los escritores de l boom latinoamericano. 16 Esta coleccin haba introducido formalmente a varios escritores que haban publicado en revistas literarias tales como Pa Barros (1956-), Gr egory Cohen ( lvaro Cuadra (1956-), Ana Mara del R o (1948-), Carlos Franz (1958-), Sonia Gonzlez (1958-), Juan Mihovilovic (1951 -), Antonio Ostornol (1954-) y Jos Leandro Urbina (1949-), entre otros. Este grupo inicial de 17 escr itores se extiende a 37 en la segunda antologa del grupo, Andar con cuentos (1992) En esta nueva antologa se incluyen a escr itores de la misma genera cin que continuarn publicando y que se destacaran en la escena literaria chilena, Antonio de la Parra (1952-) Lilian Elphick (1959-), Pedro Lemebel (1955-), Ca Rivas (1961-) y Hernn Rive ra Letelier (1950-). 17 Este cuento apareci originalmente en Historia argentina (1991) y luego fue reproducido en diversas antolo argentinos (2004). Fuguet y Gmez sealan al fina l del libro que le copian a Fres ms de lo que admiten (287). 18 Pablo Illanes Hernn Rodrguez Matte con La vida segn San Benito y Alfredo Seplveda con Sangre Azul 19 Se destaca por su baja calid ad la narracin, Mi ta es una sirena, del periodista de farndula Jos Miguel Villouta, que entonces tena 17 aos.

PAGE 106

98 no, fuera por el malestar que 2 9). en los juegos literarios Gabriela el premio Oscar Castro, 20 En este cuento, Antonia es una nia abusada sexualmente por su profesor de pia lo que es descrito en tercera persona por la narradora: Si no se siente entre las piernas, probablemen te se hubiera encaramado sobre la mesa a bailar el allegro non molto que por fin retumba en la sala. 21 Por ejemplo, Alfaguara publica en esos aos: Cuentos extraviados (1997), Ecos urbanos (2000), No te acerques al Menotti y otros cuentos (2003) y Uno en Quinientos (2004). En la misma poca, Planeta publica Cuentos con Walkman (1995), Salidas de madre (1996), Relatos y resacas 21(1997) y Desafueros (19922 Este escritor publicara luego con gran xito comercial (alrededor de 20.000 ejemplares) la novela Madre que ests en los cielos (Planeta, 2004) y en 2008 contina su exitosa carrera con La razn de los amantes (Plaza y Jans). 23 Cuentista y guionista que ya haba recibido un par de premios importantes en la escena literaria chilena tales como el 1er premio Mistral por su novela Es amor lo que sangra en 1995, y mencin cuento por su relato Cartier, 12 am. 24 Este cuento se filmar prximamente como pelcula. 25 Tal como seal uno de los jurados: () junto a una escritura gil y precisa coexisten una desesperada intensidad y una su erte de distancia, de ojo fro que se observa a s mismo sin piedad ni sent imentalismo alguno, evidenciando a pesar de todo una poderosa carga emocional (esta ci ta aparece en la cont ratapa del libro).

PAGE 107

99 e la generacin del 2002, con la excepcin de ios de escasos tulo de am plia difusin y tena L .A. Isla, rgentino Pablo Brescia encia de e r de telenovelas y haba debutado en 1993 en Cuentos con Walkman 26 Esta coleccin de ocho cuentos que como an ticipa su ttulo transcurre en la ciudad contiene relatos casi exclusivamente d Sergio Gmez y Flavia Radrign. 27 Esta antologa don sus ganancias a la fundacin Edudown, para n recursos con el Sndrome de Down. 28 En artculo apareci en el diario La Nacin del 2 de octubre de 2005, bajo el t de El desarreglado mundo de Costamagna, disponible en lnea en www.letras5.s.com, bajo el nombre de Costamagna. 29 El elemento diferenciador es que Bola o era prcticamente desconocido en el contexto chileno de entonces, mientras que Fuguet gozaba la habilidad de promocionar amp liamente su producto literario. 30 Con cuentistas como Oscar Castro, Ren Ve rgara, Jos Miguel Vallejo, Manuel San Martn y Poli Dlano ( Crmenes criollos 15). 31 Segn la informacin de la contratapa de la edicin de Anagrama el personaje se habra construido en torno a las figura s de Onetti y Moyano, entre otros. 32 Es interesante que paralelamente el escr itor y acadmico a escribe Historia de un hombre en diez captulos breves en su libro La apari las cosas (1997), cuento que tambin parece influenciado por este mismo texto d Kafka en el uso de letras en vez de nombres de personajes. 33 Esta cita aparece en la c ontratapa de la edicin de Anagrama de la novela. 34 Pablo Illanes es el que edita esta col eccin. Hoy es conocido como escrito

PAGE 108

100 Illanes parte de la postmodernidad que, pese a la vehemente negacin de su existenc ia en Chile por Jos Joaqun Brunner, es una realidad tangible en la literatura chilena actual. 35 Esta cita aparece en el artculo de Alej andro Zambra Cocinando con Pablo del 14 de enero de 2004, disponible en http://www.letras.s5.com/mp3.htm 36 Costamagna seala: () en los ltimos aos se produce un retorno a una perspectiva centrada ms en el ser humano individual que en lo colectivo. Hay una visin ms fragmentada, menos abarcadora de la totalidad (Garca Corales 182). Lo que describe Costamagna, podra considerarse como

PAGE 109

101 Captulo IV Realismo posvanguardista en la cuen tstica rioplatense de los y 2000 Del otro lado de la cordillera el fenmeno editorial tiene enormes similitudes con lo ya descrito en el mercado literario chil eno. En el caso particular de la literatura argentina la estrategia de ve ntas orquestada por Planeta, a cargo de Juan Forn en la coleccin Biblioteca Sur, parece haber tenido resultados similares respecto al volumen de publicaciones locales. El fenmeno es perc ibido de forma similar en ambos pases y tanto en Chile como en Argentina apar ece una cabeza local visi ble a cargo de la seleccin de textos locales para ser publicados bajo el alero edito rial de la coleccin Biblioteca del Sur, en Chile primero a cargo de Mariano Aguirre y luego de Jaime Collyer, y en Argentina a cargo de Forn, siendo ambos casos calificados con el nombre de mini-boom (Hojman 12). Aunque el mercado editorial uruguayo no cont con la misma atencin por parte de Planeta, s se habl internamente de un mini-boom por la multiplicacin de edito riales uruguayas, aunque el fenmeno no se comparaba con el boom de los 601 y el volumen de ventas no acerc a los miles de ejemplares que se vendieron en Chile y Argen tina. Es tambin notorio el descuido casi total de la editorial Planeta, que se haba instalado en los otro s pases. Esto produce que editoriales locales sean las que flor ezcan y a travs de concursos literarios impulsen sus publicaciones, como ocurri en el caso de Cuentos de la costa y Cuentos de inmigrantes, ambos publicados por Trilce. Por otra parte, las diferencias tiene n que ver con una cronologa y tradiciones literarias diferentes. En trminos cronolgicos la cercana se produce entre la literatura

PAGE 110

102 en que la argentina y uruguaya. La dictadura militar en ambos pases va de mediados de los 0 a mediados de los lo que produce una lite ratura de la dictadura que se comienza a esfumar alrededor de 1985 (Kohut 10). Por ot ra parte, el fen meno de la orfandad literaria debido a la dictadura, es un fenmeno que parece ms presente en la literatura chilena y uruguaya. Tal como apunta Mari o Delgado: Se fueron Onetti, Eduardo Galeano, Mario Benedetti, Cristina Peri Rossi, Carlos Martnez Moreno y muchos otros al exilio y muchos otros a los cuartele s militares (221). En el caso chileno hay varios crticos que destacan este fenmeno2, y autores que denuncian esa orfandad literaria por el abandono del territorio nacional de autore s como Poli Dlano, Antonio Skrmeta, Jorge Edwards y Jos Donoso que no volvern a Chile hasta mediados de los Este fenmeno de orfandad es quizs lo que explicara la meditica lucha generacional. Al igual que en Chile y Arge ntina la era de posdictadura marcar la escena literaria uruguaya, aunque la lucha generacional, como veamos en el segundo captulo, es quizs ms confrontacion al que en los otros dos pases. El fenmeno de Historia argentina Si bien el tipo de literatura con una esttica urbana y cosmopolita no es nuevo en las letras argentinas, nos parece relevante mencionar la importancia del cuento Muchacha Punk3 de Rodolfo Enrique Fogwill (1941-) escrito en 1979. Aunque es un relato cifrado acerca de una trama de c ontrainteligencia del Estado argentino, que tiene mltiples capas y niveles interpretativos4, en lo narrativo tiene una esttica realista y urbana. El esp acio narrativo del cuen to, Londres, precisamente nos ubica en un centro urbano y cosmopolita. Fogwill nos introduce en un mundo extrao

PAGE 111

103 muchacha punk, proveniente de una familia adinerada, se gasta su mesada en mantener una cicatriz falsa, que ya anunc ia el simulacro de la postmodernidad. La conexin de este cuento con la narrativa de los 0 es el topo urbano y cosmopolita, y el efecto de lo real que el au tor seala claramente en su te xto, a travs de su narrador: El arte-pienso-debe testimoniar la realidad, para no convert irse en una torpe forma de onanismo, ya que las hay mejores (48). Esta esttica realista5 y la agilidad narrativa es lo que consideramos como conexin con la literatura de los que es precisamente el tipo de literatura que domina r la cuentstica ar gentina y uruguaya de los y 2000. La maestra de este texto es que en un estilo propio rescata la tradicin cuentstica argentina estableci da por Borges y Cortzar, en los frecuentes comentarios al lector6, pero renueva en el estilo realista y la esttica urbana, lo que nos parece ser continuado en los por Rodrigo Fresn. La irrupcin de la obra de Rodrigo Fresn, Historia argentina en 1991, fue un fenmeno similar a lo que ocurri en Chile con Sobredosis La obra de Fresn tuvo una extraordinaria re cepcin por parte del pblico, y se convirti tambin en objeto de moda, permaneciendo seis meses en la lista de los libros ms vendidos (ngeles Menacho 2). Sin embargo, la coleccin es mu cho ms que el objeto de culto de una generacin, convirtindose en una parodia postmoderna: Una obra de estructura compleja, pardica y metaficcional hasta la saturacin, donde ha querido integrar la Historia de Argentina durante uno de su s perodos ms negros (1976-1983) (Mora 75). Este libro, sin duda concebi do como una stira de la hi storia argentina, contiene en s mismo muchos de los elementos que sealbamos en el primer captulo como rasgos de la postmodernidad y que el propi o Fresn ha calificado como irrealismo

PAGE 112

104 lgico (ngeles Menacho 63). Lo interesante es el pastiche y el dilogo tanto con la literatura como con la cultura popular, que era lo propuesto por el bando de planetarios. Este libro se presenta como una obra postmoderna, pardica e intertextual donde el autor plantea sus propias ideas sobre la literatura en la metaficcin. En una actualizacin de un recurso literario antiguo7, los personajes aparecen en los distintos cu entos, de tal forma que un personaje secundario (Lucas Chevieux en Histeria argentina II) luego se r protagonista de otra (El lado de afuera), donde se parodia a las alicadas ideologas de izquierda con un guerrillero impostor y corrupto. El relato que abre el libro, Padres de la patria, parodia la temtica gauchesca en sus protagonistas Chivas y Gonalves en una clara referencia a Martn Fierro. Carmen Mora adems seala que esta pareja parodia a Garca Mrquez y Borges (78), lo que tiene sentido si se lee este cuento como crtica literaria y se interpreta el naufragio de la pareja como el destino del realismo mgico (Plotn ik 130). Fresn lo hace directo al referirse al formidable realismo mgico de Gonalves y su fiel amigo Chivas (19) como una invencin de ste para hacerse rico: () exhibiendo a Gonalves como un fenmeno indito, como un digno representante de la poderosa imaginera de las novsimas tierras del novsi mo continente (18-19). Precisamente en este pasaje Fresn hace explcita su parodi a del exotismo latinoamericano que se haba iniciado con las crnicas de relacin, que haba exacerbado el realismo mgico y que l mata simblicamente en el cuento a trav s del naufragio, idea de la cual parece haberse nutrido Fuguet en la introduccin a McOndo.

PAGE 113

105 El segundo relato que compone este lib ro, El aprendiz de brujo, tiene un obvio intertexto con la pelcula Fantasa de Walt Disney, lo que ya haba anunciado en el primer cuento al referirse al ratn Mickey (19). El protagonista, Mike, es el aprendiz de cocinero en Inglaterra en el Savoy Fair8 en medio de la guerra de las Malvinas. A nivel alegrico los personajes en el texto son vehculos de ideas, opiniones y comportamientos (Mora 79) que tienen que ver paralelamente con el autoritarismo del escritor y el autoritarismo poltico, sealando al menos dos niveles de lectura. La alteracin de orden y categora s implcita en esta historia, que tiene que ver con un mundo postmoderno y globalizado (Plotnik 128), permite el entrecruce dentro de la narracin con referencias al ratn Mickey y a Borges, quien es derrumbado como un anciano ciego atropell ado por un joven escritor en Histeria argentina II cuando el narrador dice: Cay boca arriba y entonces descubri que casi haba matado a Jorge Luis Borges. Justicia potica, pens ent onces (101). Esta mezcla entre literatura y poltica se vuelve a unir cuando el narrador al leer sobre la muerte de Borges en el diario dice que eso lo lleva de regreso a la visibilidad (102), lo que ocurre al mismo tiempo en que termina la guerra de las Malvinas. Lo curioso de este querer matar a Borges por parte de Fresn, y muchos otros escritores argentinos, es un imposible en el que terminan atrapados; en este caso Fresn desarrolla su propia teor a literaria en un libro de cuentos, tal como lo haca Borges en Pierre Menard, autor del Quijote o en El Aleph. El cuento que eleva la parodia qui zs al nivel ms lgido es Soberana nacional, uno de los mejor logrados de la coleccin, donde desart icula los discursos de identidad nacional y nacionalismo (132), en un pas con un orgullo patrio elevado.

PAGE 114

106 Esta narracin transcurre durante la guerra de las Malvinas con tres perspectivas a travs de tres soldados: un hroe falso (Ale jo), un fantico de los Rolling Stones que quiere ser capturado y uno que quiere ser hro e, pero huye de un torpe asesinato que ha cometido en Argentina. Lo absurdo del relato, nos parece, podra representar alegricamente la falta de sentido en una guerra impulsada por motivos polticos y no realmente estratgicos. El cuento que quizs mejor refleja las id eas del narrador respecto a la literatura estn en El sistema educativo, en que el protagonista dice: Mariana siempre discuti mi compulsin a contar una hist oria por encima de todo, por encima de maniobras estticas (177), lo que se cont rapone a Mariana que representa narraciones con estructuras ms complejas, debate que da cuenta de la polarizacin a la que nos referamos en el captulo anterior. Coin cidimos con Carmen Mora en que Mariana tiene adems un simbolismo metaficticio en el Postcriptum del cuento, que recuerda a la clebre narracin surrealista de Cortzar: Carta a una seorita de Pars (76). Finalmente La vocacin literaria nos da vari as claves respecto a la lectura del libro, en este cuento Argentina ya no existe y en el Tercer Milenio intenta explicar cmo convertirse en escritor. En es te relato se comprende que el protagonista es un escritor que narra una novela y reflexiona sobre el pr oceso de creacin lit eraria y su relacin con la historia tanto nacional como personal, de ah la inclusin de un episodio real en la vida de Fresn, secuestra do por la Triple A durante la dictadura cuando an era un nio. Como bien observa Plotnik: El narrador destaca los aspectos mticos de la historia nacional enfatizando el proceso de ficcionalizacin, vlido ta nto para construir la narrativa de la nacin co mo su autobiografa (133).

PAGE 115

107 Este libro seala claramente una literatura que captura muchos de los postulados de la postmodernidad, en que se mezclan la s categoras tanto de arte popular como del clsico, se utiliza la parodia como vehiculo, y se cuesti ona a la historia y las grandes narrativas. Lo interesante de esta obra es que como observa Mora, nos enfrentamos: () a algo similar, mutatis mutandi a la experiencia vivida por el fotgrafo de Las babas del diablo (80). Este efecto se produce porque que tenemos las piezas del puzzle, donde las significaciones no son da das con antelacin en una narracin fragmentada, de cajas chinas, en la mejor vers in de la desacralizac in de la historia y la narrativa argentina. Otro elemento impor tante, segn nuestra tesi s, que diferencia a Historia argentina de otras obras es que tiene elementos de las dos vertientes del realismo posvanguardista, que da como resulta do tanto intertextos con la literatura, la msica, la poltica y el Pop-Culture. Los temas en las antologas argentinas del 2000 En la primera dcada del 2000 aparece un mayor nmero de antologas de cuentos que evidencian una madurez literaria, al igual que en el caso chileno. De esta mayor cantidad de antologas que aparecen en el 2000 hemos seleccionado tres, dos por su relevancia a nivel local y una por la estrategia de marketing en el mercado espaol. Esta ltima titulada Cuentos argentinos (2004) fue publicada en Madrid con el claro intento de introd ucir a cuentistas argentinos en el mercado espaol9. Si bien la seleccin es arbitraria como lo admite Ho jman, nos parece que es una buena muestra intergeneracional de la cu entstica argentina actual, c on escritores nacidos entre 1937 y 1975. Tal como nota Hojman, diez de lo s dieciocho cuentos incluidos son

PAGE 116

108 atravesados por la violencia (16) y muchos de ellos tambin por la nostalgia, lo que se explicara en parte porque varios de esto s escritores residen en el extranjero. Nos parece relevante destacar que la violencia y el tono oscuro, si se compara con las antologas de los pudiera tener que ver con el antes y el despus que signific la crisis econmica y el caos que se desat co mo consecuencia del desastre financiero ocurrido en diciembre de 2001. Si bien, no es un tema explcito en ninguno de los cuentos, a diferencia de algunos cuentos aparecidos en La joven guardia (2005) y Cuentos al odo (2004), s hay un tono general bastante sombro tanto en la forma de narrar como en las temticas escogidas. Nos parece que la violencia, lo sombro, la memoria y la nostalgia son parte de los rasgos que hemos identificado como parte del realismo posvanguardista plurisimbolista. Esto se observa claramente en el cuento de la laureada escritora10 Paola Kaufmann (1969-2006), La ninfmana y el tr epanador. Este cuento narra el desencuentro de una pareja en una situ acin extraa, cargada de humor negro que cuenta el devenir de marginales o desadaptados que sobreviven en su disfuncionalidad, dialogando intertextualment e con la mejor cuentstica de Cortzar11. Por su parte, Samanta Schweblin (1978-) en su relato Matar un perro presenta la historia de un aprendiz de mafioso que debe matar a un perro para probar que es capaz de ultimar a un ser humano. Lo interesante de este relato es que presenta una esttica que se asemeja a la que propone la chilena Costamagna por el desapego u ojo fro de los personajes a la situacin dramtica que estn viviendo. Estos dos relatos se destacan en particular por la exploracin de la crueldad y el horror, que parece representar en forma efectiva el lastre del absurdo de la vi olencia durante la dictadura

PAGE 117

109 como un tema no cerrado, que se repite en la cuentstica de Cono Sur en estos aos y que hemos identificado como parte de lo s rasgos del realismo posvanguardista plurisimbolista. La narracin de Gustavo Nielsen, El caf de los micros, tambin relata un episodio de violencia en una ga solinera que luego desencadenar el ataque al auto en el que padre e hijo se movilizan de Buenos Aires a Necochea. Nos parece que en este relato se destaca la habilidad de Nielsen pa ra retratar las relaciones familiares y las obsesiones del padre con un tinte sentimental que hemos identificado como un rasgo del realismo posvanguardista plurisimbolist a. La violencia es adems evidente en relatos como Quera taparl a con algo de Jorge Accame, que junto con La ahogada de Patricio Pron (1975-) y La partida definitiva de Mara Fernanda Cano (1965-) son muestras12 de que el gnero fantstico contina haciendo su aparicin en la cuentstica argentina. El nico de los relatos que pertenece al realismo posvanguardista macOndindista, tambin atravesado por la violencia, es Rocanrol del escritor Osvaldo Aguirre (1964-), narr ando la historia de un grupo de jvenes que se pierden en el crculo de la drogadicci n, en el relato de los trgicos eventos de la muerte de Dieguito13 por sobredosis. La temtica de la nostalgia, uno de lo s rasgos del realis mo posvanguardista plurisimbolista, est claramente represen tada en el cuento de Eduardo Berti (1964),Volver, donde se relatan las distintas perspectivas del retorno de un argentino desde Pars. Por un lado, est la perspectiva del que vuelve y la de los amigos, quienes aseguran que nunca se fue. El cuento juega con las percepciones y la duda sobre quin dice la verdad, los amigos o el viajante. Un escenario comn a muchos de los cuentos

PAGE 118

110 publicados en el 2000, es la ubicacin geogr fica fuera de las fronteras nacionales14, elemento que como sealbamos tambin oc urre en los cuentos chilenos. Otro punto destacable, al igual que en las antologas in tergeneracionales chilena s, es la nivelacin entre los relatos de escritores ms o menos consagrados, con ms o menos experiencia literaria o de diferentes edades15. Nos parece que la nivelacin en Cuentos argentinos, en parte, indica la solidez de una genera cin joven que emerge y se consolida como veremos en las antologas La joven guardia y Una terraza propia. En La joven guardia (2005) aparecen por primera v ez reunidos slo escritores nacidos despus de 1970. A pesar de las voc es que claman crisis en la narrativa argentina16, como Alberto Fuguet, quien declar a que dio mucho en un tiempo y ahora no est dando nada (Garca Corales 165). Es ta antologa parece probar lo contrario, que la cuentstica Argentina go za de buena salud, otro asunto es la cada libre a nivel de ventas y el mercado. Este grupo de veinte escritores, como bien seala Maximiliano Tomas en el prlogo, han sido influenciados por los grandes autores argentinos, pero sin asfixiarlos (18). Las temticas y los gne ros son diversos; pero, al igual que en el caso chileno, observamos: el predominio de lo cosmopolita, lo urbano y la narracin de tipo realista. Temas similares como la violencia y la profesin literaria que encontrbamos en Cuentos argentinos aparecen nuevamente en esta antologa, ya que casi todos tienen rasgos del realismo posvangua rdista plurisimbolista. Lo que llama la atencin en esta antologa es la diversidad y el predominio del locus fuera de Argentina. Las narraciones se trasladan desde Alemania (Argentinidad, Dos hurfanos), hasta China (El emperador insomne), Sudfrica (Morfan dos), Espaa (Recomendaciones de un padre argen tino para un cuento espaol), Francia

PAGE 119

111 (Las cosas los aos, El imbcil del Foli z) y Japn (En silenc io). Las ubicaciones y/o personajes asiticos, al igual que en la seccin Desde otro lugar en Una terraza propia (Retrato de mujer en kimono azul de Anna Kazumi Stahl y Las amigas chinas de Marisa do Brito Barrote) dan cuenta de los inmigrantes asiticos en Buenos Aires. En esta antologa encontramos por prim era vez, mencin directa del desastre econmico, conocido como el corralito. En el cuento Diario de un joven escritor argentino de Juan Terranova (1975-), no s lo se menciona la contingencia, sino que con gran sarcasmo se describen las condici ones del mercado literario. Otro cuento que hace algo similar en un tono pardico es Recomendaciones de un padre de Gonzalo Garcs (1974-). Un relato que reflej a la influencia borg eo-cortaziana por el acto de leer es Una maana con el Hombre de Casco Azul de Washington Cucurto (1973-). Varios relatos se refieren a ras gos nacionales; pero el que, suponemos en trminos pardicos, desentraa una serie de mitos es Argentinidad de Diego Grillo Trubba (1971-), en una fbula en que todas las alemanas son fciles y rubias, y el protagonista argentino da ctedras de ser buen amante a un grupo de alemanes. ste es quizs el nico relato de la coleccin que tiene rasgos del realismo posvanguardista macOndista. Los desencuentros amorosos ta mbin tienen un lugar en esta coleccin destacando el Imbcil del Foliz de Ga briel Vommaro (1976-) y Un lugar ms alejado de Alejandro Parisi (1976-), este ltimo es particularmente interesante por los fragmentos de la narracin y el buen uso de l smbolo del gnomo de jardn, como lo que no encaja en la vida del protagonista. Estos cuentos son buenos ejemplos de lo

PAGE 120

112 sentimental desarrollado por escritores, lo que habamos identificado como un rasgo del realismo posvanguardista plurisimbolista. Mujeres arriba Un elemento llamativo en La joven guardia es que pese no haber gran cantidad de escritoras, las que en ella publican dest acan por la calidad de sus cuentos. Los mejores son los de Mariana Enriquez (1973 -), titulado El aljibe que corresponde al gnero fantstico y el de Samantha Sc hweblin (1978-) El ca vador que narra una situacin totalmente kafkiana. Tambin cab e destacar La edad de la razn de Romina Doval (1973-), quien re lata con una infantil lgica implacable el drama de una nia que mata a su hermano por ser culpabl e de la depresin postparto de la madre. Aunque no es un relato completamente d esafectado, nos parece que tiene el elemento del distanciamiento po r la narracin de la nia, lo que lo encuadra dentro de los rasgos del realismo posvanguardista p lurisimbolista. El creciente nmero de escritoras ar gentinas se hace presente en la breve antologa intergeneracional titulada Cuentos al odo de Buenos Aires en que publican autores de entre diecinueve y setenta aos 17(Guariglio 3). En general estos cuentos se caracterizan por su brevedad y diversidad, y al igual que en Cuentos argentinos se observa una nivelacin en los re latos. Lo que llama la atencin de esta antologa, a diferencia de otras de la misma poca, es el re-visitar de episodios ambientados durante la dictadura militar y la contingencia poltica18. Un elemento central en esta antologa es la presencia mayoritaria de escritoras por sobre escritores con una relacin numrica de diecisiete sobre diez, lo que slo viene a c onfirmar una tendencia

PAGE 121

113 en la narrativa argentina de los ltimos aos. Tal como nota Karl Kohut: Entre los escritores de los ltimos dos decenios, llama la atencin el gran nmero de escritoras () se puede afirmar que las autoras tie nen hoy en da, en la Argentina, ms importancia que la que jams tuvieran (28). Esta antologa junto a las otras tres que hemos seleccionado evidencian este fenmeno, en que no slo aparece un mayor nmero de escritoras, sino que en algunos casos una mayor calidad de relatos que los de sus colegas escritores. Este fenmeno se ve confirmado con la publicacin de Una terraza propia (2006), coleccin que rene slo a mujeres. En esta antologa nos encontramos con varios relatos bien construidos, en qu e al igual que las chilenas Costamagna, Jeftanovic y Fernndez, la perspectiva na rrativa en muchos de los cuentos es masculina. Esta antologa parece romper con el estereotipo de la narrativa femenina, pese a lo sugerido por el ttulo. Adems es notoria la ausencia de estrategias comerciales como haba ocurrido en Chile c on la publicacin por pa rte de Planeta de Salidas de madre19 (1996). Una terraza propia, destaca precisamente porque todos los cuentos son de calidad, unos ms otros menos, pero todos estn bien escritos y se alejan de la pretensin de una literatura femenina, que anunciaba Alejandra Rojas en el prlogo de Salidas de madre20. Por el contrario, Florencia Abbate puntualiza que: () me alegra tener la sensacin de que la mayora de los relatos de esta antologa le escapan al repertorio de temas y tonos que se supone femenino (Abbate 14). Los veintitrs cuentos que componen la coleccin estn divididos en cinco secciones en torno a un concepto, y temticamente giran en torno al dolor, la muerte y la memoria contienen los rasgos que hemos sealado como parte del realismo

PAGE 122

114 posvanguardista plurisimbolista. La pr imera seccin, titulada Insania, rene cuentos que tienen que ver con enfermedades. De esta seccin el cuento que mejor captura la idea de locura en el trmino Insane es Ni cumpleaos ni bautismos de Mariana Enrquez (1976-), que narra la extra a historia de Marcela, una muchacha que se masturba compulsivamente. Este relato no slo juega con la perspectiva de la enfermedad sino que arma una historia en to rno al concepto de las obsesiones. Otro relato que captura bien el concepto del sufrimiento en torno a una enfermedad es Felicidad de Alejandra Laurencich (1963-) narrando la travesa en taxi de una mujer que visita a su hijo enfermo en el hosp ital. Ambos relatos se pueden contrastar y conectar porque el primero es narrado c on la esttica del ojo fro; y el segundo, muestra la rabia de la madre, en vez de centrarse en el dramatismo. La segunda seccin, titulada Entre sueos turbios, c ontiene varios relatos menos cohesionados que versan de la muerte (Merli), la inmortalidad (Pace), juegos lingsticos (Bgn) y la memoria (Coria). El relato de Julia Co ria (1976-), La certeza de Alberto Rodrguez Vargas, es particularmente interesante porque juega con el tema de la memoria, en una historia que efectivamente en su constr uccin simula la prdida paulatina de la memoria, narrando pasajes una y otra vez c on distintas interpretaciones. La cuarta seccin Politik pornoshop, como bien obser va Pablo Brescia, tiene una esttica de reality-show (69) porque es la seccin que ms dialoga con la cultura popular, conteniendo ms elementos del realis mo posvanguardista macOndista, con narraciones que parodian conos femeninos de la cultura argentina como Susana Gimnez y Evita. Por ltimo, en Derivas lo s relatos parecen tener menor cohesin temtica. De este grupo destacamos Un poco ms all de Ana Quiroga (1967-) y

PAGE 123

115 Hacia la alegre civilizacin de la capital de Samanta Schweblin. El primero nos presenta una narracin en el estilo policial c on la esttica del ojo fro, y el segundo es el nico relato en el estilo fantstico, que recuerda a las historias de la serie televisiva The Twilight Zone El realismo posvanguardista en Uruguay: Courtoisie y Escanlar As como Fuguet y Fresn recibieron la atencin de Planeta con sus primeros libros, nos encontramos con la obra de Rafael Courtoisie (1958-) titulada Cadveres exquisitos (1995) publicada por la coleccin Bibl ioteca del Sur. Esta coleccin de cuentos es el mejor ejemplo del realismo posvanguardista plurisimbolista en la cuentstica uruguaya, por la temtica de la muerte y la cons tante utilizacin de smbolos. Esta obra como anticipa su ttulo es una exquisita compilacin de cuentos sobre la muerte, metafrica o real, vista de sde diferentes perspectivas, que adems sirven de ejercicio de limpieza respecto al pasado dictatorial, con una dramtica historia de cuerpos desapare cidos. Esta coleccin de rela tos est atravesada por la violencia e incluso por lo macabro, c onstruyendo un cosmos como un espacio degradado que no deja lugar a los afectos, la solidaridad y la justicia (Rivero 84), lo que parece simblico de lo que ocurre con las sociedades democrticas del Cono Sur. La gama de narraciones se divide en narraciones de tipo realista (Civilizaciones antiguas, Peces, Vida ma), que componen la mayora del libro, los de tipo simblico-alegrico (Cero a uno, Los cu entos chinos, El arco de Leonardo, Vbora, Goldfinger, La palabra no) y los de realidad alternativa o fantstico (Diario del puma). Este autor incorpora efectivamente la fragmentacin tanto del

PAGE 124

116 cuerpo, en que no est ausente la mutilacin fsica (Goldfinger) y narrativa (Algo feroz, Cero a cinco, Aventuras de la mujer barbuda). Un aspecto llamativo de este libro es la extremada cr eatividad, la variedad de ngulos y la constante irrupcin de la cultura popular, particular mente a travs de la televi sin, elemento central en el cuento Aventuras de la mujer barbuda, donde la violencia intrafamiliar es narrada entre medio de la obsesiva actitud del ni o por ver el inverosmil dibujo animado Aventuras de la mujer barbuda que a la vez sirve de intratexto. Estas narraciones que se van conectando como cajas chinas, ap arecen en la mayora de los relatos. Tambin se destaca el cuento que abre la coleccin Civilizac iones antiguas, que narra la excavacin de ruinas prehispni cas y que termina develando un lugar de osamentas de detenidos desaparecidos. En su conjunto, este lib ro con una esttica claramente postmoderna en lo eclctico, la destruccin de mitos y la mezcla de la cultura clsica y de masas, parece ser una de las mejores y ms slidas obras de la cuentstica uruguaya de los Francine Masiello plantea que elementos de la postmodernidad como la parodia y el pastiche adquieren un nivel mayor de profundidad y mltiples lecturas como resultado de la experiencia pos tdictatorial (25), ste es precisamente el elemento que encontramos en obras como Cadveres exquisitos o Historia argentina y que las diferencia de obras como Oda al nio prostituto Las dos primeras adquieren ese nivel de profundidad y lecturas mltiples mientras que la segunda parece quedarse en la parodia y el pastiche, en una cida crtica social que no adquiere el nivel intertextual que tiene particularmente la obra de Fresn. Como bien obs erva el escritor y crtico Elvio Gandolfo, Escanlar utiliza la esttica del choque (Blix en 16) llevado a su mayor

PAGE 125

117 extremo con el uso de vietas que al comi enzo de cada seccin tiene cartoons pornos. Este autor llevar mucho ms lejos la esttica macOndiana21 con el uso del lenguaje coloquial y la narracin en primera persona en el uso de un lenguaje directo y explcito en el tratamiento de escenas sexuales (Riv ero 88). Es claro que Escanlar intenta en este libro producir una reaccin en el lector, explorando todo tipo de tabes y acciones polticamente incorrectas como el deseo sexual del nio hacia la madre (El primer amor); la experimentacin sexual entr e muchachos pberes (Grono); crueldad contra los discapacitados (Cra ciegos); discurso antifeminista (No ms dolor); anti-ecologista (un da perf ecto) y anti-izquierdista (Como conseguir chicas). Estos dos ltimos convergen, ya que se que plantea el reemplazo del discurso de izquierda por el ecologista: () cuando la izquierda en todo el mundo salvo en Uruguay se entr a deshilachar, las mentes progresistas buscaron desesperadamente algo contra lo que seguir luchando. Y lo primero que encontraron, claro, fue la ecologa (36). Si bien es cierto que en este libro predomina una esttica del choque, de lo desagradable (Blixen 130) j unto a un discurso masculino adolescente de un narrador que parece no tener una mentalidad por s obre los doce aos, todo esto es un artificio literario y la obra es una fbula posmoderna que recicla, a la que no le falta ingenio y creatividad. Es llamativo el dilogo con las vanguardias, particularmente con el ultrasmo respecto a la puntuacin, elemento que se repite en la obra de Hctor Bardanca22. Al igual que en las vanguardias, se juega con la falta de maysculas, pero en un contexto postmoderno como una forma de desacralizacin, que va de la mano con las ideas de Lyotard sobr e el trmino de las grandes narrativas. Una forma de

PAGE 126

118 simbolizar la prdida de relevancia de je rarquas y discursos aparece grficamente representada en estas variaciones ortogrfi cas. Es rescatable adems el negro sentido del humor del autor y la stira de la que no se escapa ni l mismo. Algo similar ocurre en el segundo libro de Escanlar, la coleccin de cuentos No es falta de cario (1997), que est estructurado como obra de teatro en 4 actos. El primer acto, All en el Rancho Grande corresponde a un conjunto de narraciones sobre el barrio del narrador en primera pers ona en que contina temas tabes como las experiencias sexuales de pberes del mism o gnero. El segundo acto titulado Los monstruos (historias de familia) cuenta ancdotas familiares que parecen propias. El acto tres, Gritos y susurros23 y parte del acto cuarto, S in documentos, contiene la seccin 0 cosas que amo24 que es el relato ms interesante por la estructura que presenta conectando el relato y enumerando al mismo tiempo. Adems contiene una seccin que es una parodia del nuevo testamento en que se presenta a un Jess que trafica drogas, intertexto b blico que slo encontramos en el caso uruguayo. De este modo, nos enfrentamos a otro pastiche postm oderno que dialoga tanto con la cultura popular, desde el ttulo del libro en adelante25, hasta con la cultura clsica en los intertextos bblicos y la literatura del Siglo de Oro. Esto ltimo por la emulacin de las secciones narradas como las novelas de pca ros con nombres descriptivos de cada seccin o captulo y con un estilo que parece autobiogrfico, creando a pcaros postmodernos. A nivel general, lo interesante del cas o uruguayo es que las diferencias producen cuentsticas bastante divers as y, hasta cierto punto, menos cohesionadas que las de sus pares argentinos y chilenos. Como bien sea la el escritor Toms de Mattos: En la

PAGE 127

119 actual narrativa uruguaya, se advierte la mism a tendencia a traspasar los lmites de los gneros o subgneros que opera a nivel m undial. Las categoras se estn haciendo inservibles: narraciones cuyo asunto lo constituyen delito s e investigaciones no son, a juicio de sus autores, novelas histricas; na rraciones cuyo asunto lo constituyen delitos e investigaciones no son, a escuchar las fundadas razones de sus creadores novelas policiales (226). Este espectro narrativo que se desarrolla en la novela en distintas formas tambin aparece en la cuentstica de los en el Uruguay. Tal como plantea Carina Blixen: () la narrativa actual toca todos los registros de la escala literaria. Quizs no abunde la reflexin explcita, la densidad metafsica o la interrogacin existencial. Puede verse, sin embargo, un pe nsamiento generacional que asoma tras la ms desbordada fantasa (Gallo) (23-24). Sin duda la antologa que ella prologa, La cara oculta de la luna muestra ese variado espectro en la cuentstica de fines del siglo XX en el Uruguay. El plurisimbolismo en las antologas uruguayas de los La antologa ms importante de los es La cara oculta de la luna no slo porque contiene exclusivamente a autores jvenes uruguayos26, sino porque muestra una gama enorme de estilos y temticas, sobre todo comparado con las otras tres antologas que hemos incluido en esta se leccin. Esto ocurre, en parte, porque a diferencia de las antologas por concursos literarios La cara oculta de la luna como La joven guardia, intenta ser una muestra de lo mejor de una generacin. Si bien es una antologa representativa en ese sen tido, queda en deuda respecto a la fuerte presencia de la literatura femenina que se produce en Uruguay, al igual que en Chile y

PAGE 128

120 r de la muerte. Argentina, y que segn Achugar es una eclosi n postdictatorial (Blixen 20). De los treinta y seis autores compilados, slo seis son mujeres. Un primer elemento notorio de esta antologa es la casi absoluta presencia de relatos urbanos, algunos del realismo posvanguardista macOndista (Aguilera, Escanlar, Fernndez Romar, Rehermann y Solari) y un predominio de las narracione s en primera persona. Otro elemento importante es la variedad de temticas y gneros narrativos. De este modo, encontramos la narracin de estilo neo-barro co (Hamed), el policia l (Folle, Invernizzi, Pacheco, Rosello), y el histric o (Bracco). Tambin es notoria la diversidad de formas narrativas desde la epistolar (Argaaraz y Fernndez Romar) y la parbola (Erosa y Dalto). Estas narraciones parecen corresponder al realismo posvanguardista plurisimbolista. Tambin es notoria la ause ncia del cuento fantstico, slo El placer de dormir de Martn Dalto (1972-) corresponde a este estilo, que quizs se explique por la ausencia de mujeres escritoras que estn cultivando este gnero. No es casual la aparicin de cinco cuentos policiales en esta antologa27, debido que al igual que en Chile, el relato policia l y la novela negra aparecen como estilos postdictatoriales28. Precisamente es en los es cuando el gnero despega con autores como Omar Prego (1927-), Mario Levrero (1940-) y Mario Delgado Aparan (1949-) entre otros (102). De la nueva genera cin el nombre que se destaca es el de Renzo Rosell (1960-) con su novela Trampa para ngeles de barro (1992). Segn estos mismos autores la razn de este inters en lo policial: () obedecen al propsito de escribir una novela poltica () hallar una veta subterrnea de la historia del pas (de Mattos 228-29), a lo que agregaramos un modo de habla

PAGE 129

121 El lado oscuro de la luna adems rene relatos que tienen rasgos que la crtica ha considerado como generacionales: el clima opresivo y la incomunicacinuna dominante en la nueva literatura uruguaya-, se retoma el problema de los lmites entre la cordura y la locura, prosiguen las bsque das de una prosa experimental (Blixen 9192). Estas caractersticas sin duda describen al cuento de Pablo Casacuberta (1969-), Dulce agona de la modorra, sino que tambin al de Amir Hamed y el de Ral Benzo (1967-), Ad majorem Dei gloriam. Por su parte, la muerte y los escenarios oscuros tambin son rasgos en comn, capturados muy bien en lo s relatos de Andrea Blanqu (1959-) ltima sesin, Helena Co rbellini (1959-) Puert o Platero, Rafael Courtoisie (1958-) El juego de la yunta y Algo que debe hacerse de Renzo Rosello (1960-). Las parodias bblicas es otro elemento que encontramos no slo en esta antologa y que parece particular a la cuentstica uruguaya de estos aos, como una muestra evidente de una era postmoderna de desacralizacin discursiva. En esta lnea se encuentra Fiebre de sbado en la noche de Vera Chizzola (1972-), Ad majorem Dei gloriam de Ral Benzo y Ms vale nunca que tarde de Luis Antonio Beauxis (1960-). El humor negro presente en El contador de Franklin Rodrguez (1963-) es otro elemento que muchos de esto s relatos tienen en comn y los hermanan con muchos de los relatos argentinos y chilenos corre spondientes al realismo posvanguardista plurisimbolista. Al igual que en Chile, las antologas que aparecen por concursos literarios tienen una presencia importante en Uruguay, public ndose tres de ellas en los ; sin embargo, nos parece que estas coleccione s no presentan la misma variedad y originalidad en sus relatos. Los temas que atraviesan los relatos en Cuentos de la costa

PAGE 130

122 (1996) y Cuentos de inmigrantes29 (1997) son: el desamparo y las carencias (Corbellini, Castiglioni, Biurrun, de Ro cha); la desterritorializacin (Blanqu, Rosiello); la nostalgia (Bra vo, Castiglioni) y la desilusin (Helguera). En trminos de estilo, nos encontramos con el registro fantstico (Gmez Guerrero, Alans y Gril), histrico (Berterretche ) y satrico (club cultural). Por su parte, la antologa Muestra de la narrativa uruguaya. Concurso de cuentos de la asociacin ur uguaya de escritores (1999), a diferencia de las anteriores, no tiene un ncleo temtico que rena a los relatos. Algunos de los cuentos en esta an tologa estn ms a tono con los de sus pares chilenos y argentinos, comparativamen te con las antologas de Trilce30. Tambin aparece una mayor cantidad de escritoras, que conforman la mitad de los autores publicados, coincidiendo con lo que ocurra en Chile y Argentina. Sin embargo, es la nica en que encontramos narraciones ambientadas en medio de la naturaleza (Drexler, Soriano Lagarmilla, Caballero y Scasso Rossi). La diversidad de temticas en esta antologa va desde la cada libr e (Drexler), una estafa (Borelli), el condicionamiento social (Vera) hasta una pelea de box (Prego). Por otra parte, aparecen estilos que quiebran con el realismo, como son la ciencia ficcin (Haym Fielitz) y lo fantstico (Meyer). Tal como en El lado oscuro de la luna, aparecen los intertextos y parodias bblicas31(San Martn Speranza) La creacin literaria aparece tambin como temtica central en los ingeniosos relatos El ases ino de Myriam Broder y Sustracciones de Roberto Meyer, nico cuento en el estilo fantstico. El humor negro tambin est presente en Julia, la sinfnica de Pablo Tambucho Calegari, relato que presenta una narracin demirgica y desapegada, en sint ona con la cuentstica de la chilena

PAGE 131

123 Costamagna. El juego de perspectivas est tambin presente en los relatos Secretaria de Cecilia Castiglioni y El ascensor de Raquel Borelli. Esta antologa muestra ciertas dicotomas en la cuentstica urugua ya que se debate entre la narracin en tercera persona, formas clsicas del cuen to, narracin sentimental femenina y las narraciones urbanas, en primera persona c on los rasgos del realismo posvanguardista en sus dos vertientes, ms en sintona con lo que se hace en el resto del Cono Sur. Es importante sealar el predominio de l relato realista posvanguardista, aunque encontramos paralelamente la presencia de una literatura fantstica, que fuertemente enraizada en la cuents tica argentina y uruguaya. Pese a lo incompleta de esta muestra, es posible ver ciertas divisiones y rasgos en comn en la cuentstica del Cono Sur. Al parecer las divisiones entre posiciones estticas y generaci onales, el mini-boom de los la divergencia esttica entre macOndi stas y plurisimbolistas y el creciente nmero de escritoras son elementos co munes que confirman no slo elementos culturales afines, sino un pasado dictatorial y un presente de democracias no bien cimentadas, dejando temas inconclusos que siguen manifestndose en cuentos sombros, con la muerte y la violencia como protagonistas que se circunscriben dentro de la segunda vertiente del realismo posvanguardista.

PAGE 132

124 Notas 1 Los tirajes de libros de narradores nacionales son bajsimos: doscientos, trescientos ejemplares, frente a los mnimos mil de otrora (Blixen 15). 2 Rodrigo Cnovas lo resume bien en su artcu lo La novela de la or fandad en el libro Nueva Narrativa Chilena (ver bibliografa). 3 Pese a que nuestra seleccin de cuentos arge ntinos se circunscribe a las dcadas de los y 2000 nos pareci importante destacar este cuento, por su importancia y por la concordancia esttica con lo s escritores de los 4 Lo fundamental de este relato, escrito en una sola noche, es la dislocacin geogrfica (Vidal 61) que le permite al autor hablar de l horror, una estrategia para hablar de la nacin a partir de sus mrgenes, de la nacin al borde de s misma (64). 5 Esto no significa que la narrativa de los no fuese realista, en lo que se diferencia con la de los es la presencia de ale goras nacionales que desaparecen por completo en los y 2000. 6 Un buen ejemplo de esto se encuentra al comienzo de la narracin cuando dice: Primera decepcin del lector: en este relato soy varn (12). 7 Esto es tan antiguo como Don Quijote de la Mancha (1605; 1615) de Miguel de Cervantes y Saavedra. 8 Ntese la similitud que plantea Carmen Mora con la pronunciacin en francs savoir faire (79) que significara saber hacer, lo que refuerza la idea de la parodia. 9 () el propsito es que quien lea esto s cuentos sepa, o crea saber un poco ms de Argentina que antes (Hojman 15).

PAGE 133

125 10 En 1998 recibi una mencin del Premio del Fondo Nacional de las Artes con su libro La noche descalza Recibi el Primer Premio del Fondo Nacional de las Artes en el 2002 con su libro El campo de golf del diablo que adems incluye varios cuentos premiados a nivel internacional. En el 2003 con la novela La hermana obtuvo el premio Casa de las Amricas y en el 2005 gan el premio Planeta por la novela El lago, ambientada en su natal Patagonia. 11 Nos referimos particularmente a la habili dad que tena este autor para narrar situaciones extraordinarias en medio de la cotidianeidad. 12 La ahogada es la historia de una mujer que encuentra el amor ya muerta, y La partida definitiva es sobre una partida de ajedrez en que las piezas dialogan en un paralelo entre la creacin lit eraria de ficcin y el juego. 13 Nos parece que la irona es obvia en el nombre del personaje referente a los problemas de adiccin del dolo fut bolstico Diego Armando Maradona. 14 Algunos ejemplos de esto en la antolog a son el cuento de Lzaro Covadlo (1937-), No te conozco que transcurre en Barcelona y el de Mara Mart occia (1957 -) titulado Mr. Black ubicado en Bright on, Inglaterra. El relato de Covadlo narra lo que le ocurre a un hombre que se encuentra c on un viejo amigo del colegio, a quien no recuerda. En este cuento el papel de la memo ria es central y se emparenta con el relato de Julia Coria, La certeza de Albe rto Rodrguez Vargas, publicada en Una terraza propia 15 De hecho, en esta muestra hay una divisin exacta de nueve escrit ores nacidos de la dcada de los en adelante y nueve nacidos entre las dcadas del y

PAGE 134

126 16 Una interesante discusin al respecto aparece en el artculo de Mara Lujn Picabea, titulado Libros de ficcin: por qu no ap arece un best seller ar gentino?, disponible en http://www.clarin.com/diario/2005/10/02/sociedad/s-05001.htm 17 No obstante, desconocemos quin es quin porque no aparecen las fechas de nacimiento de los escritores. 18 En la seccin titulada cuentos realistas aparecen dos cuentos con este tipo de temticas, el primero de Andreina Sant ander, titulado La llamada narra la experiencia de Micaela, hija de un dipl omtico que ayudaba a sacar del pas a opositores al rgimen de Videla, quien recibe una llamada telefnica intimidatoria. Esta historia est bien narra da y efectivamente transmite la ansiedad de la nia como smbolo de lo que muchos vivieron en dict adura. Otro relato que se refiere a la contingencia poltica es La ventana detrs de la paloma de Hernn Petit, en que se narra la asistencia de un hombre a una pr otesta en pleno centro de Buenos Aires, resume y expresa la frustracin de un hombre que ama a su patria y no es correspondido. Este relato es una excelente sntesis de las frustraciones que se fueron acumulando en el pueblo argentino desde la vuelta a la democracia hasta hoy, mencionando tambin el desastre de diciembre de 2001. 19 Este volumen rene la coleccin ms desigua l de cuentos de escritoras chilenas, desde los puramente anecdticos (Mandarina s de Estambul de Carolina Daz) hasta relatos de calibre literario como los de Diamela Eltit (Consagradas), Costamagna (Micro) y Meruane (Funcin triple).

PAGE 135

127 20 El segundo aspecto que convierte esta temtica en un asunto eminentemente femenino, es ms complejo y tiene que ver c on la identidad de nuestro gnero en s mismo () (13). En este momento crucia l de la historia femenina en que por primera vez sufrimos la pesada carga de la libertad, Salidas de madre resulta una antologa plenamente necesaria (16). 21 En la crtica a Oda Gandolfo seal estas caracter sticas con claridad: () la droga, la desorientacin profes ional, afectiva y existencial o el mal humor de quienes tienen entre 20 y 30 aos en un pas hasta hoy fabricado para otras edades, se convierte en rabia, pero tambin en retobada ternura, en cinismo extremo pero tambin en ganas de creer ( Nuevo diccionario de literatura uruguaya 197). 22 Nos referimos especficamente a Polaroid (1994) que al igual que obras surrealistas revierte la direccin de las pginas como ocurre en el libro sobre las vanguardias: Dad, surrealismo y pop Santiago: Facultad de arquitectura y urbanismo de la Universidad de Chile, sf. 23 Republicado enteramente en McOndo (1996). 24 Republicada en la antologa La cara oculta de la luna (1996). 25 Nos referimos al ttulo que es part e de la letra del bolero Nosotros. 26 Nacidos despus de 1957. 27 Nos referimos a los relatos de Fo lle, Invernizzi, Pacheco y Rosello. 28 Aunque tuvo precursores en Horacio Quiroga, Enrique Amorim y Clara Silva (Rivero 101).

PAGE 136

128 29 Esta coleccin parece responder a un creciente inters por las particularidades de las distintas colectividades que integran la ci udadana, como son lo s inmigrantes (Rivero 24). Esto se hace evidente con la publicacin de Perfumes de Crtago (1994) de Teresa Porzecanski29, quien ha planteado que con pos terioridad a 1985 se produce en el Uruguay un replanteo de la europeidad, la indianidad y la africanidad de la poblacin (24) 30 Cuentos de la costa y Cuentos de inmigrantes. 31 En el relato Can de Ma rcelo Zorrilla de San Martn Speranza se reescribe la historia bblica a travs de un hombre que delira en un psiquitrico; por su parte, Dios aparece como posible personaje en Quizs sea Dios de Eric D. Haym Fielitz.

PAGE 137

129 Conclusin La regin sudam ericana ms austral, denominada Cono Sur, siempre tuvo mucho en comn histrica y culturalmente. Con la ola de dictaduras militares en los y las experiencias de los tres pas es fueron tan similares que su literatura reflej realidades y sensibil idades comunes. Eso explica por ejemplo que la novela de Mario Benedetti Primavera con una esquina rota (1982), convertida en obra de teatro, se mantuviera por meses en la cartelera del Ictus en Santiago en plena dictadura (1984). Esto tambin explica qu e durante la dictadura las re presentaciones alegricas fueran un elemento en comn de las literat uras de Chile, Argentina y Uruguay, puesto que el duelo est en el origen mismo de la alegora (Avelar 3), razn por la cual estas formas no desaparecieron por comple to ni en los ni en el 2000. Uno de los elementos en comn en los campos literarios del Cono Sur postdictatorial fueron los recambios generacionales que dieron origen a disputas entre los que se fueron del pas y aquella gene racin que se qued, llamada en Uruguay la generacin del sndwich que tena unos 15 aos al momento de los golpes militares (Delgado 222). Esto ocurri en los tres pases, pero ms notoriamente esta pelea se hizo meditica en Chile con el intercambio que tuvo Jaime Collyer con su proclama Casus Belli y la respuesta que da Jorge Edwards, y en Uruguay con Escanlar en el semanario Aqu y los de la generacin del 45. Esta friccin entre quienes se fueron y los que se quedaron crea una orfandad litera ria e intentos de parri cidios fallidos que bien sintetiza Tununa Mercado: Cada cual en sus pases, en Argentina y en el Uruguay, en Chile ms recientemente, ha de haber palpado cmo persisti la desconfianza, cmo se agudizaron las divisiones, y consecuentemente cunto exigi la

PAGE 138

130 convivencia, y acaso fue mejor que todo termin ara por aflorar para que una discusin que se apoyaba ciertamente sobre una falsa alternativalos que se quedaron y los que se fueroncobrara un reliev e distinto, a sabe r, aportara lucidez sobre viejas expectativas y recientes y perdurables derrotas (46). La importancia del mercado y las ventas se hizo presente en los tres pases que luego del retorno a la democracia experimentaron un llamado mini-boom, que en Chile y Argentina significaron publicaciones qu e alcanzaron miles de ejemplares. En los dos pases escritores, Jaime Collyer y Ju an Forn respectivamente, se hicieron cargo de la divisin Biblioteca del Sur de la editori al espaola Planeta. Esto se tradujo en un gran nmero de publicaciones de autores na cionales, lo que a su vez signific un mayor inters del pblico por leer a autores nacionales, como bien nota Camilo Marks: Nunca se haba ledo menos que ahora en Chile y nunca se haba publicado ms. () el lector chileno del presente parece sent irse ms identificado con los escritores y escritoras que hoy publican y, desde luego, los pr efiere a los extranjeros. Esto s que es novedoso y es positivo (Marks, El nomb re). Como sealbamos en el segundo captulo las cifras en la baja de lectura y el aumento de publicaciones es tambin un fenmeno que ocurre en Argentina, con el mi smo nfasis por una literatura local. En Uruguay ocurre algo similar, aunque Planet a no publica all ha sta 1995 y no logra la presencia que en los otros dos pases, pe ro s florecen editoriales locales que comienzan a publicar a los autores uruguayos. Por otra parte, dentro de cada pas aparecen diferencias estticas, tambin marcadas por el mercado, que generarn un grupo con sensibilidades similares, que astutamente Alberto Fuguet tiene la idea de recopilar en la antologa McOndo. Este es

PAGE 139

131 el grupo que haba abrazado por completo la globalizacin y la postm odernidad, creando una esttica urbana, con personaje s perdedores que deambulan sin rumbo, drogados, escuchando msica en ingls, c on una esttica minimalista, de relatos lineales, como seala Collyer: () una na rracin de tinte realista, muy ordenada y convencional (Garca Corales 134). Este tipo de literatura corre spondiente a lo que hemos denominado realismo posvanguardista macOndista claramente toc una cuerda sensible con un tipo de pblico que convirti obras como Sobredosis e Historia argentina en objetos de culto, lo que ocurri tambin en Uruguay con el pblico seguidor de Gustavo Escanlar, pero que a su vez tuvo ms rechazo dado la esttica de choque de Oda al nio prostituto Nos parece importante en este punto puntualizar, que si bien obras como Sobredosis remueven un espacio lit erario alicado por la censura dictatorial, no es comparable a la dimensin literaria de Historia argentina pastiche postmoderno tal como lo es Oda pero con una profundidad literaria e intertextual que la convierten en una obra clav e de la literatura argentina, ttulo que no nos parece mantendrn con el tiempo ni Sobredosis ni Oda La diferencia parece estar en las mltiples lecturas de la obra de Fresn que mezcla efectivamen te la poltica y la crtica literaria, lo que le da un nivel de profundidad que simplemente no alcanzan las obras de Fuguet y Escanlar. Historia argentina es adems una obra que toma elementos de ambas vertientes del realis mo posvanguardista con escenarios urbanos, referencias al Pop-Culture e intertextos musicales que se entrecruzan con los literarios y la metaficcin. Es importante establecer que la corriente macOndista no domin el mercado literario, quizs domin por un tiempo en las ventas, pero no fue la nica voz en los

PAGE 140

132 y m enos en el 2000. Precisamente la frag mentacin que se da como resultado de las dictaduras presentan una gama de voces heterogneas, que como bien observa Daz Eterovic: () entre los escritores de los noventa hay escrituras muy diversas, distintos lenguajes, unos son ms directos, otros ms elpticos, se abordan los mal llamados subgneros, la experimentacin. O sea, es difcil decir que todos los narradores que publican en los aos noventa escriben de tal o cual manera. Tal vez uno pueda comparar y agrupar a tr es o cuatro, pero es difc il destacar un estilo que una a todos los autores (Garca Corales 113). Ciertamente no hay un estilo, pero s hay temas recurrentes y el predominio de lo que hemos definido como realismo posvanguardista en sus dos vertientes, que es precisamente a lo que apunta esta cita de Daz Eterovic cuando dice que no todos escriben igual. Lo que predomina es un tipo de ficcin que simula la narracin de una experiencia real en primera persona, que corresponde a una poca postmoderna, y en Latinoamrica, posterior a la vanguardia en narrativa. En el caso particular chileno la pres encia de talleres literarios ayudaron enormemente en la formacin de la gene racin NN y la generacin del 2002. Estos talleres que se establecier on a mediados de los son un fenmeno ms global como bien apuntaba Camilo Marks: Es un hecho pblico que gran parte de los escritores y escritoras que hoy publican provienen de taller es literarios. Los talleres literarios se han extendido por todo el pas y segn parece, tambin por todo el mundo (18). Segn los datos biogrficos aparecidos en El lado oscuro de la luna, en Uruguay tambin los talleres literarios tienen una presencia importante en la formacin de la generacin ms joven de narradores uruguayos. Este fenmeno no se evidencia del

PAGE 141

133 m ismo modo en las antologas argentinas, sin embargo, el caso de la fallecida escritora Paola Kaufmann, formada en el taller lite rario de Abelardo Castillo, es un buen ejemplo del mismo fenmeno. Por su parte, Ricardo Piglia nota la importancia de concursos literarios en el medio argen tino como nico medio de financiamiento (Spiller 471). En Chile tambin aparecen los concursos literarios como forma de lograr atencin por parte de las editoriales y a m odo de lanzar carreras literarias, como evidencia el ejemplo del concurso de la revista Paula o las publicaciones de antologas en Uruguay originadas por concursos. Otro elemento en comn entre muchos de los escritores jvenes del Cono Sur es su proveniencia del mundo del periodismo, es to es particularmente notorio en los autores que desarrollaron una esttica macOndiana, un fenmeno nada nuevo si tomamos en cuenta que Garca Mrquez er a tambin periodista. Dentro del mercado chileno otra caracterstica agr upa a los escritores de la generacin del 2002 y es que muchos de ellos son o fueron guionistas de teatro y de teleseries, este es el caso de Marcelo Leonart, Nona Fern ndez, Alejandro Cabrera y La rissa Contreras. Como una avenida con dos vas, por un lado la literatura de estos escritores tiene una esttica ms visual o grfica y, por otro, el cambio en el gnero de la teleseri e es notorio, incluso con intertextos literarios como fue el cas o de una de las telenovelas chilenas ms exitosas, Amores de mercado (2001), que dialoga con la obra The Prince and the Pauper de Mark Twain, o el intertexto con A Streetcar Named Desire de Tennessee Williams en Amor por accidente (2007), por citar un par de ejemplos. Nos parece que a su vez, esto es un buen ejemplo de las barr eras que se cruzan c onstantemente dentro de la postmodernidad.

PAGE 142

134 Dentro de las temticas que pare cen repetirse en muchos cuentistas representantes del realismo posvanguardista plurisimbolist a est la presencia de la violencia, la memoria o desmemoria y la mu erte. Esto es claramente observable en la cuentstica tanto de la generacin NN en Chile como en cuentistas argentinos que corresponden a la misma poca que aparecen en la antologa Cuentos argentinos y en antologas intergeneracionales uruguayas como Cuentos de la Costa. Precisamente estas temticas son comunes a la generacin pre y post golpe porque como prueban los cuentos de autores jvenes publicados en Cuentos argentinos y La joven guardia, y los que quedaron diseminados en diferentes antologas chilenas de autores como Alejandra Costamagna, Lina Meruane, Andrea Jeftanovic, Nona Fernndez y Marcelo Leonart. La violencia y la muerte son cons tantes, especial afinidad encontramos en torno a esta temtica en los relatos de esto s chilenos y los que encontramos en el libro de Rafael Courtoisie, Cadveres exquisitos. Lo mismo ocurre con relatos Matar un perro de Samanta Schweblin, La ninfman a y el trepanador de Paola Kaufman y Un poco ms all de Ana Quiroga. En el caso de los cuentistas chilenos es notoria la aparicin de fantasmas en cuentos de Nona Fernndez y Flavia Radrign. Nos parece obvio sostener que estas tem ticas en comn intergeneracionalmente y entre pases, reflejan que los fantasmas de la ola dictat orial que azot al Cono Sur no han dejado de rondar, y que la regin est lejos de haber ce rrado sus heridas, por lo que esta temtica seguir reflejndose en su literatura por mucho tiempo ms, dado que los regmenes democrticos no han podido dar respuestas a la s altas expectativas que el retorno a la democracia cre en cada una de estas sociedades.

PAGE 143

135 Esta situacin ha creado un tipo de literatura en que: () se advierte la misma tendencia a traspasar los lmites de los gneros o subgneros que opera a nivel mundial. Las categoras se es tn haciendo inservibles: narraciones de tema histrico no son, a juicio de sus autores, novelas histricas; narraciones cuyo asunto lo constituyen delitos e investigaciones no son, () novelas policiales () Pero ms all de esa confusin de gneros () son detectab les () las huellas de la cultura de la impunidad. Sus personajes estn entrampados; no cuentan ni acuden a ningn auxilio; no se sienten ni asistidos ni vinculados a ninguna propuesta institucional; carecen de la orientacin de cualquier sistema tico; y no vislumbran otra salid a que la violencia o la transgresin (de Mattos 226). Aunque es te juicio, que da fe del proceso de postmodernidad en la literatura, fue formulado especficamente para la narrativa uruguaya actual, nos parece que el panorama expuesto en esta tesis muestra que esta cita podra bien corresponder tambin a la literatura argentina como chilena. As como la apertura al mercado neoliberal gener en un tiempo una literatura del realismo posvanguadista macOndista, c on jvenes conectados por Internet, en grandes urbes, envueltos en sexo casual y drogas, que ciertamente reflej a un sector de la sociedad en pleno destape luego de un perodo de represin. Como sealbamos en el tercer y cuarto captulo La Venus de papel en Argentina y Voces de Eros en Chile dan cuenta del auge que tiene este tipo de literatura prcticamente inexistente antes de las dictaduras. Las voces femeninas comenzarn a tomarse el campo literario paulatinamente en estos aos y dejarn de hacerlo en el m odo tradicional. Como sealbamos en el ltimo captulo estudios ya sealan el crecie nte nmero de escritoras en Argentina y

PAGE 144

136 Uruguay, ms an asocindolas m ayoritaria mente al gnero fantstico, una vez dominado por hombres. En Chile esto tambin es evidente, tanto el mayor nmero de escritoras como su incursin en el gnero fantstico. Pese a que en Chile aparecen antologas de literatura feme nina a modo tradicional como Salidas de madre donde se habla de las reivindicacione s en un mundo falocntrico tamb in aparecen muchas otras voces femeninas que se salen del molde y comienzan a escribir relatos desde la perspectiva de ambos gneros. El modo de escribir de Alejandra Costamagna tambin es llamativo en este sentido porque se sale totalmente de la idea de la emocionalidad femenina en la escritura con una esttica de ojo fro que tambin comparten escritoras como Samanta Schweblin, Mariana Enrquez o Julia Coria en Argentina. La introduccin de la antologa Una terraza propia, nos dan an ms claves de un creciente nmero de escritoras que no tienen inters en continua r un repertorio de temas o tonos narrativos tradic ionalmente considerados co mo literatura de mujeres. Otro notorio elemento en comn en la regin es la emergencia de la literatura policial, que segn Daz Eterovic: () es la no vela social de nuestra poca. El lector reconoce en ella el mundo en el que est viviendo. C on la novela policial se pone nfasis en otro fenmeno social que tiene que ver con el crecimiento de las urbes, de las grandes capitales latinoamericanas. Es un crecimiento que est relacionado con la aparicin o incremento de fenmenos como la marginalidad urbana, la drogadiccin y el delito a gran escala (123). Nos parece qu e este gnero particularmente presente en Chile y en Uruguay precisamente logra reflej ar la vida en las grandes urbes, pero tambin permite explorar un pasado carga do de crmenes no resueltos. Aqu convergen tanto el pastiche postmoderno y un fenmeno postdictatorial que tambin

PAGE 145

137 ocurri en E spaa con autores como Antonio Muoz Molina con Beltenebros (1989). Por otra parte, el gnero policial logr renovados ai res con la aparicin de Los detectives salvajes de Roberto Bolao que permiti una mezcla borgeana entre lo policial y la intertextualidad literaria y que, como evidencia El enigma de Pars de Pablo de Santis, es un estilo que ha llegado para quedarse. Es importante clarificar que si bien postulamos un predominio de un tipo de narrativa realista en el Cono Sur, en vari as antologas aparecen cuentos que caen dentro de la clasificacin de literatura fantstica, que dan testimonio de la fuerza de un gnero que adquiri nuevos rumbos bajo la direccin de grandes como Borges y Cortzar, razn por la cual no es un gnero que vaya a desaparecer en el Cono Sur, sobre todo ahora que ha adquirido una nue va gama de voces al ser cultivado mayoritariamente por mujeres escritoras. Tambin parece relevante notar que pese a la gran cantidad de similitudes en la literatura de los tres pases hay difere ncias notorias que evidencian procesos especficos en cada pas. En Chile es notoria la disparidad entre los escritores de Zona de Contacto con la literatura producida por la generacin NN y la del 2002, tambin ocurre un fenmeno de auge del cuento como gnero narrativo, tradicionalmente menos cultivado que la poesa en Chile (Daz Eterovic, Contando el cuento 4). Por el contrario, en Argentina y Ur uguay la fuerte tradicin cuentstica heredada de grandes como Borges y Quir oga es continuada por escritores de las generaciones truncadas por la dictadura y la postdictadura. En Argentina se observa una mayor cantidad de antologas intergener acionales a partir del 2000 y la presencia de una fuerte generacin de jvenes escritores, tambin es notoria la presencia de la

PAGE 146

138 violencia y escenarios oscuros a partir de la d cada del 2000, que permite especular la influencia que pudo haber tenido el perodo negro de caos vivido durante el corralito en diciembre de 2001. En Uruguay se observa la convivencia de cuentistas ms apegados a la forma tradicional del gnero y aquellos ms al da con temas y formas cultivadas en la regin. Parece ineludible concluir que como queda demostrado en los cuentos referidos en esta tesis existe una mayora ubicados en grandes urbes de distintas partes del mundo, en un registro realista. Sin embar go, las variaciones narrativas son mltiples desde el racconto, hasta la na rracin puzzle, el efecto Memento, el neo-barroco y la prosa experimental. Estas variadas formas no hacen otra cosa que demostrar la fuerte tradicin cuentstica del Cono Sur que como pndulo fue desde el realismo posvanguardista macOndista a una que vuelv e a ser ms intertextual, ms simblica y ms variada dentro del realismo posvanguard ista plurisimbolista. Un factor que parece destacar tanto en la obra de Rodri go Fresn como a la obra de Roberto Bolao es que contienen elementos de ambas vertie ntes del realismo posvanguardista. Dada la cercana temporal es difcil afirmar cunta influencia ha tenido verdaderamente la emergencia de la narrativa de Bolao, pero en Chile es ya evidente su influencia en el recambio generacional que hemos ejemplificado en Alejandro Zambra. En Argentina y Uruguay con sus propios gigantes literarios es posible que la in fluencia del factor Bolao slo tenga el efecto de reactivar un tipo de literatura que lleva en s las semillas de Quiroga, Borges y Cortzar. Como bien ilustra Beatriz Sarlo en Escenas de la vida postmoderna en la Argentina, al igual que en el resto del Cono Sur, conviven los avances tecnolgicos

PAGE 147

139 con infraes tructura pblica que se cae a ped azos, lo que hace evidente la disparidad que ha acentuado la globalizacin. Este fenmeno tuvo un colapso total en el pas en 2001 donde adems se produjo una debacle del sistema econmico por una apertura acelerada al mercado mundial y la corrupci n tanto pblica como privada, evidenciado en el documental canadiense The Take (2007) En Chile los casos de corrupcin han comenzado a emerger, pero no se han produc ido ni a la misma escala ni con las mismas consecuencias, puesto que el pas a n avanza en lo que se ha denominado en vas al desarrollo, meta proyectada pa ra despus del bicen tenario del 2010. Con vaivenes econmicos ms o menos, nos parece razonable concluir que la postmodernidad se instal en el Cono Su r tanto a nivel econmico como a nivel literario. El pastiche, la parodia, la trivializacin de los grandes discursos, particularmente el histrico, son rasgos ev identes de una cultura posmoderna que se instal en la regin desde la dcada de los Historia argentina se convierte en un icono de esta narrativa postmoderna, puesto que contiene en s todas las caract ersticas del pastiche postmoderno, pero que conserva un nivel de profundidad y mltiples lecturas que, como evidencia Francine Masiello, sera resultado de la experien cia dictatorial. Es te fenmeno, sin duda, explicara la diferencia de productos liter arios producidos en el Cono Sur bajo en signo de la postmodernidad, refirindose al pastiche y la paro dia, planteando que: () son algunas de las numerosas tcnicas que aceitan la mquina de la postmoderna, sin embargo, cuando se aplican a aquella literatura que ofrece una reflexin sobre la ley autoritaria, lo s trminos adquieren sentidos nuevos e insospechados (25). Tambin es rasgo de esta literatura posvanguardista, a diferencia

PAGE 148

140 del boom y postboom, la aparicin de un discurso individual que no pretende representar alegoras nacionales. La ambientacin en escenarios europeos o asiticos evidencia una dislocacin geogrfica del di scurso, pero tambin el reflejo de un mundo globalizado y de la movilidad que tiene el escritor hoy en da. La potica del desencanto y la igualdad de niveles entre cultura clsica y masiva son tambin rasgos de una posvanguardia, junto al resurgimiento del gnero realista de ficcin que ha dominado la cuentstica en lo s ltimos dieciocho aos y parece haber vitalizado una forma narrativa que en otras partes del m undo ha perdido presencia para dar lugar a nuevas formas como las novelas grficas. Es te hecho evidencia que por la fuerte tradicin cuentstica de la regin y por la traumtica experiencia dictatorial en comn, la cuentstica del C ono Sur no slo ha emergido con fuerza, sino que ha tomado la parodia y el pastiche de la era postmoderna sin la trivia lizacin que ha ocurrido en otras partes del mundo. La aparicin de un di scurso que est a tono con las literaturas de otros rincones del mundo, que se ha salido del espacio geogrfico de Latinoamrica y la ausencia cada vez ms pronunciada de un espacio rural, mgico y extico es lo que nos permite afirmar, en forma simblica, que este pugilato literario Cortzar lo gan por nocaut.

PAGE 149

141 Bibliografa Abbate, Florencia, ed. U na terraza propia Buenos Aires: Grupo Norma, 2006. Adoum, Jorge Enrique. El realis mo de la otra realidad. Amrica Latina en su literatura ed. Csar Fernndez Moreno. Mxico, DF: Siglo XXI, 1980. 204-18. Achugar, Hugo. Postmodernity and fin de sicle in Uruguay. Studies in 20th Century Literature 14 (1990): 45-59. Aguirre, Mariano, ed. Relatos y resacas. Santiago de Chile: Planeta, 1997. ---, Voces de Eros Santiago de Chile: Mondadori, 1997. Ansa, Fernando. Nuevas fronteras de la narrativa uruguaya, 1960-1993 Montevideo: Trilce, 1993. Amcola, Jos. La incertidumbre de lo real La narrativa de los 90 en la Argentina en la confluencia de las cuestiones de gnero. La literatura arge ntina de los aos 90, ed. Genevive Fabry e Ilse Logie. msterdam: Rodopi, 2003. 29-41. ngeles Menacho, Francisco. Una historia muy real. Apuntes de Historia argentina de Rodrigo Fresn. 22 de Julio de 2008. http://revistamiriada.org Arguedas, Jos Mara. El zorro de arriba y el zorro de abajo. Lima: Editorial Horizonte, 2001. Avelar, Idelber. The Untimely Present. Postdictat orial Latin Americ an Fiction and the Task of Mourning. Durham, NC: Duke UP, 1999. Azocar, Pablo. Natalia Santiago de Chile: Planeta, 1990. Bardanca, Hctor. Polaroid: crtica de la cabeza uruguaya. Montevideo: YOEA, 1994.

PAGE 150

142 Barthes, Roland. Littrature et ralit. Paris: Editions du Senil, 1982. Baudrillard, Jean. The P recession of Simulacra. A Postmodern Reader eds. Joseph Natoli y Linda Hutcheon. Albany, NY: Stat e University of New York Press, 1993. 342-75. Becerra, Eduardo, ed. Lneas telefnicas Madrid: Ediciones Lengua de Trapo, 1999. Benzecry, Claudio E. El almuerzo de los remeros. Profesionalismo y literatura en la dcada de los 90. Hispamrica 87 (Dec. 2000): 17-30. Bertens, Hans et al. International Postmodernism Theory & Literary Practice Amsterdam: John Benjamins Publishing Co., 1997. Beverley, John. Postmodernism in Latin America. Siglo XX/20th Century (1991-92): 9-29. Bianchi, Soledad. De qu hablamos cuando decimos nueva narrative chilena. Nueva Narrativa Chilena, ed. Carlos Olivares. Santiago de Chile: Lom, 1997. 29-34. Biurrun, Walter et al. Cuentos de la Costa Montevideo: Trilce, 1996. Bolao, Roberto. Llamadas telefnicas Barcelona: Anagrama, 1997. ---, Los detectives salvajes Barcelona: Anagrama, 1998. ---, Nocturno de Chile Barcelona: Anagrama, 2000. ---, Los mitos de Cthulhu. Palabras de Amrica Barcelona: Seix Barral, 2004. 2237. Brescia, Pablo. La apariencia de las cosas Mxico D.F: Universidad Nacional Autnoma de Mxico, 1997. ---, Una terraza propia: Nuevas narradoras argentinas. WLT 82.1 (Jan.-Feb. 2008): 69-70.

PAGE 151

143 Brunner, Jos Joaqun. A mrica Latina: cultura y modernidad Mxico D.F: Grijalbo, 1992. ---, Bienvenidos a la modernidad. Santiago de Chile: Planeta, 1994. ---, Cartografas de la modernidad Santiago de Chile: Dolmen, 1994. Camauer, Solange et al. Cuentan. Buenos Aires: Edito rial Metfora, 1993. Cnovas, Rodrigo. La novela de la orfandad. Nueva narrativa chilena ed. Carlos Olivares. Santiago de Chile: Lom, 1997. 21-28. Caparrs, Martn. Maneras del silencio. Literaturas del Ro de la Plata hoy. De las utopas al desencanto Kart Kohut y Hans-Joachim Kning, ed. Frankfurt: Aey, 1996. 165-70. Civale, Cristina. Chica fcil Buenos Aires: Espasa Calpe, 1995. Chitarroni, Luis. Narrativa: nuevas te ndencias. Relato de los mrgenes. Cuadernos hispanoamericanos 517.519 (1993): 437-44. Collyer, Jaime. Casus Belli: todo el poder para nosotros. Apsi (24 de febrero-8 de marzo 1992): 40. Cortzar, Julio. ltimo Round. Madrid: Siglo veintiuno, 1974. Cortnez, Vernica, ed. Albricia: la novela chilena del fin de siglo Santiago de Chile: Cuarto Propio, 2000. Costamagna, Alejandra. ltimos fuegos Buenos Aires: Ediciones B, 2005. Courtoisie, Rafael. Cadveres exquisitos Montevideo: Planeta, 1995. Delgado Aparan, Mario. El largo camino de la vida rioplatense. Literaturas del Ro de la Plata hoy. De la s utopas al desencanto Kart Kohut y Hans-Joachim Kning, ed. Frankfurt: Aey, 1996. 221-23.

PAGE 152

144 Daz Eterovic, Ram n, ed. Crmenes criollos Antologa del cuento policial chileno Santiago de Chile: Mosquito Editores, 1994. Daz Eterovic y Muoz Va lenzuela, Diego, eds. Contando el cuento Santiago de Chile: Editorial Sinfronteras, 1986. ---, Andar con cuentos. Nueva narrativa chilena (1948-1962) Santiago de Chile: Mosquito Editores, 1992. ---, Cuentos en dictadura Santiago de Chile: LOM, 2003. De Toro, Alfonso. Posmodernidad y Latinoamrica. Plural 233 (Feb. 1991): 47-61. Den Tandt, Christophe. Pragmatic Commit ments: Postmodern Realism in Don DeLillo, Maxine Hong Kingston and James Ellroy. Beyond Postmodernism. Reassessments in Literature, Theory, and Culture ed. Klaus Stierstorfer. Berlin: Walter de Gruyter, 2003. 121-41. Escanlar, Gustavo. Oda al nio prostituto Montevideo: YOEA, 1993. ---, No es falta de cario Montevideo: Aymara, 1997. ---, Las cosas en su sitio (II part e) 18 de octubre de 2008. http://www. montevideo.com.uy/nottiempolibre_10168_1.html Espinosa, Patricia. Narrativa chilena hoy. Nueva Narrativa Chilena, ed. Carlos Olivares. Santiago de Chile: Lom, 1997. 65-74. Etcheverry, Guillermo Jaim. La tragedia educativa Buenos Aires: Fondo de Cultura Econmica, 2007. Fabry, Genevire. Presentacin. La literatura argentina de los aos 90 ed. Genevive Fabry e Ilse Logie. msterdam: Rodopi, 2003. 7-12.

PAGE 153

145 Falleci la escritora Paola Ka ufm ann. 8 de agosto de 2008. http://www.rionegro.com/ar/diario/2006/09/25. Fernndez, Nona. Mapocho Santiago de Chile: Planeta, 2002. Freidemberg, Daniel, ed. Cuentos despus de hora Santiago de Chile: Editorial Antrtica, 1995. Fresn, Rodrigo. Historia argentina. Buenos Aires: Fbula Tusquets Editores, 1998. ---, Apuntes (y algunas notas al pie) para una teora del estigma: pginas sueltas del posible diario de un casi ex joven escritor sudamericano. Palabras de Amrica Barcelona: Seix Barral, 2004. 47-74. Fogwill, Enrique. Muchacha Punk. Espaa: H Kliczkowski, 2006. Fuentes, Rodrigo. No te acerques al Menotti y otros relatos Santiago de Chile: Alfaguara, 2003. ---, ed. Uno en quinientos. Santiago de Chile: Alfaguara, 2004. Fuguet, Alberto y Sergio Gmez, eds. Cuentos con Walkman Santiago de Chile: Planeta, 1993. ---, McOndo. Barcelona: Mondadori, 1996. Fuguet, Aberto y Edmundo Paz Soldn, eds. Se habla espaol Miami, FL: Alfaguara, 2000. Fuguet, Alberto. Sobredosis Santiago: Planeta, 1990. ---, notas sobre la nueva narrativa. Nueva Narrativa Chilena ed. Carlos Olivares. Santiago de Chile: Lom, 1997. 119-22. ---, Cortos. NY: Rayo, 2005.

PAGE 154

146 ---, No a Taco Bell: Apontam entos s obre McOndo e neoliberalismo mgico. A literatura latino-am ericana do sculo XXI, ed. Beatriz Resende. Rio de Janeiro: Aeroplano, 2005. 101-9. Gamboa, Santiago. Opiniones de un lector. Palabras de Amrica Barcelona: Seix Barral, 2004. 75-87. Garcs, Gonzalo. El desarreglado mundo de Costamagna. 22 de julio de 2008. http://www.letras.s5.com Garca-Corales, Guillermo. El debate cultural y la li teratura chilena actual: un dilogo con cinco genera ciones de escritores. Lewiston, NY: The Edwin Mellen Press, 2007. Garca, Javier. La evolucin de la s especies. 24 de junio de 2008. http://www.lanacion.cl Garca Canclini, Nstor. Imaginarios urbanos. Buenos Aires: Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1997. Giardinelli, Mempo y Gliemmo, Graciela, eds. La Venus de papel Buenos Aires: Planeta, 1998. Gonzlez Echevarra. La ruta de Severo Sarduy Hanover, NH: Ediciones del Norte, 1987. Gril, Sylvia et al. Cuentos de inmigrantes Montevideo: Trilce, 1997. Guariglio, Mnica, prol. Cuentos al odo de Buenos Ai res (Antologa de narradores heterogneos) Buenos Aires: Secret ara de cultura, 2004. Habermas, Jrgen. Modernity vs. Postmodernity. New German Critique 22 (1981): 3-22.

PAGE 155

147 Ha med, Amir. Qu nos ponemos esta noche Miami, FL: University of Miami, 1991. Hojman, Eduardo. Cuentos argentinos (una antologa) Madrid: Siruela, 2004. Hopfe, Karin. Talking bout my generationMcOndo y las novelas de Alberto Fuguet. Memoria, duelo y narracin. Chile despus de Pinochet: literatura, cine, sociedad ed. Roland Spiller et al. Frankfur t: Vervuet Verlag, 2004. Huyssen, Andreas. Foreword: The Return of Digenes as Postmodern Intellectual.. Critique of Cynical Reason, ed. Peter Sloterdijk Minneapolis, MN: Minnesota UP, 1987. 9-25. Jameson, Fredric. Postmodernism, or, The Cultural Logic of Late Capitalism Durham: Duke University Press, 1991. ---, Third-world Literature in the Era of Multinational Capitalism. The Jameson Reader, ed. Michael Hardt and Kathi Weeks. Malden, MA: Blackwell, 2000. Jimnez, Jos Olivio, ed. Antologa de la poesa hispanoamericana contempornea: 1914-1987. Madrid: Alianza Editorial, 2002. Kohut, Karl. Introduccin. De las utopas al desencanto. La novela argentina de los ltimos dos decenios. Literaturas del Ro de la Plata hoy. De las utopas al desencanto ed Kart Kohut y Hans-Joachim Kning. Frankfurt: Aey, 1996. 9-33. Larsen, Neil. Cortzar and Postmodern ity: New Interpretive Liabilities. Julio Cortzar: New Readings ed. Carlos J. Alonso. Cambridge: Cambridge University Press, 1998. 57-75. Leal, Luis. El cuento mexicano: del posmodernismo a la posmodernidad. Te lo cuento otra vez (La ficcin en Mxico) ed. Alfredo Pavn. Puebla, Mxico: Universidad Autnoma de Tlaxcala, 1991. 29-43.

PAGE 156

148 Lechner, Norbert. A Disencha ntm ent Called Postmodernism. Boundary, 2 (Fall, 1993): 122-39. Lehan, Richard D. Realism and Naturalism: The Novel in an Age of Transition Madison, WI: Wisconsin UP, 2005. Link, Daniel. Literatura de compromiso La literatura argentina de los aos 90 ed. Genevive Fabry e Ilse Logie. Amsterdam: Rodopi, 2003. 15-28. Livingstone, Rodney. Introduction. Essays on Realism. George Lukcs. Cambridge, MA: MIT Press, 1981. Lowe, Elizabeth y Fitz, Earl E. Translation and the Rise of Inter-American Literature Gainsville, FL: Florida UP, 2007. Lujn Picabea, Mara. Libros de ficci n: por qu no aparece un best seller argentino?. 22 de julio de 2008. http://www.clarin.com/diari o/2005/10/02/sociedad/s-05001.htm Lukcs, Georg. Essays on Realism. Cambridge, MA: MIT Press, 1981. ---, Studies in European Realism. A Sociolog ical Survey of the Writings of Balzac, Stendhal, Zol, Tolstoy, Gorki and others. London: The Merlin Press, 1989. Lyotard, Franois. The Postmodern Condition: A Report on Knowledge Minneapolis: Minnesota UP, 1989. Muoz Marquina, Francisco. Cuentos del realismo y del naturalismo Zaragoza: Ed. Luis Vives, 1991. Marks, Camilo. El nombre no es lo de menos. Nueva Narrativa Chilena ed. Carlos Olivares. Santiago de Chile: Lom, 1997. 15-20. ---, Nada de cortos, y contundentes. 22 de julio de 2008. http://www.letras.s5.com

PAGE 157

149 Mrquez Rodrguez, Alexis. La obra narrativa de Alejo Carpentier Caracas: Universidad Central de Venezuela, 1970. ---, Lo barro co y lo real-maravilloso en la obra de Alejo Carpentier Mxico, D.F: Siglo veintiuno, 1982. Martnez, Jos Luis. Unidad y diversidad. Amrica Latina en su literatura, ed. Csar Fernndez Moreno Mxico, DF: Siglo veintiuno, 1980. 73-92. Masiello, Francine. El arte de la transicin Buenos Aires: Norma, 2001. Mattos, Toms de. Narrativa urugua ya y cultura de la impunidad. Literaturas del Ro de la Plata hoy. De las utopas al desencanto Kart Kohut y Hans-Joachim Kning, ed. Frankfurt: Aey, 1996. 224-32. Maturana, Marcelo, ed. Cuentos extraviados Santiago de Chile, 1997. Montaldo, Graciela. Diez aos de demo cracia: Los cambios en el Canon. Hispamrica 72 (1995): 39-48. Mora, Carmen de. El cuento argentino en los aos 90. La literatura argentina de los aos 90, ed. Genevive Fabry e Ilse Logi e. Amsterdam: Rodopi, 2003. 65-83. Muestra de la narrativa uruguaya. Concurso de cuentos de la asociacin uruguaya de escritores (A.U. D.E.) Montevideo: Melib ea Ediciones, 1999. Mussy, Luis G. de. Mandrgora. La raz de la prot esta o el refugio inconcluso. Oxaca: Universidad Finis Terrae, 2001. Natoli, Joseph y Hutcheon, Linda. A Postmodern Reader Albany, NY: State University of New York Press, 1993.

PAGE 158

150 Nitschack, Horst. Mod ernizacin e identidad en la ensaystica chilena del siglo XX. Memoria, duelo y narracin. Chile despu s de Pinochet: l iteratura, cine, sociedad ed. Roland Spiller et al. Frankfur t: Vervuet Verlag, 2004. 151-71. Olea, Raquel. La nia sudaca ir a la venta. Nueva Narrativa Chilena ed. Carlos Olivares. Santiago de Chile: Lom, 1997. 35-42. Oreggioni, Alberto, ed. Nuevo diccionario de literatura uruguaya Montevideo: Banda Oriental, 2001. Ortiz, Renato. Mundializaao e cultura So Paulo: Editora brasiliense, 1994. Osorio, Daniela. La genera cin McOndo: How the Effects of Globalization in Latin America are illustrated through modern La tin American Literature. Tesis de licenciatura. Darmouth College, 2007. Padilla, Ignacio. McOndo y el Crac k: dos experiencias grupales. Palabras de Amrica Barcelona: Seix Barral, 2004. 136-47. Pagni, Andrea. El lugar de la literatura en la Argentina de fin de siglo. Reflexiones en torno a la revista cultural Punto de vista Literaturas del Ro de la Plata hoy. De las utopas al desencanto Kart Kohut y Hans-Joachim Kning, ed. Frankfurt: Aey, 1996. 185-97. Palaversich, Diana. De Macondo a McOndo: senderos de la postmodernidad latinoamericana Mxico, D.F.: Plaza y Valds, 2005. Parra, Marco Antonio, ed. Ecos urbanos Santiago de Chile: Alfaguara, 2000. Paz, Octavio. Los hijos del limo. Del romanticismo a la vanguardia Barcelona: 1974. ---, El romanticismo y la poesa contempornea. Vuelta 127 (Junio de 1987): 26-7.

PAGE 159

151 Paz Soldn, Edm undo. La literatura latinoa mericana en la era de la saturacin meditica. Palabras de Amrica Barcelona: Seix Barral, 2004. 148-66. Prez, Omar. Fuguet y Gmez: escritores de la indiferencia. 23 de junio de 2008. http://www.omarperezsantia go.galeon.com/cvitae676929.html Picabe, Mara Lujn. Libros de ficcin: por qu no aparece un best seller argentino?. 22 de julio de2008. http://www.clarin.com/diari o/2005/10/02/sociedad/s-05001.htm Plotnik, Viviana. Mitos de la nacin y posmodernidad en Historia argentina de Rodrigo Fresn. Hispamrica. 29.87 (2000): 127-36. Quevedo, Luis Alberto. Prlogo. Imaginarios urbanos, Nestor Garca Canclini. Buenos Aires: Editorial Universi taria de Buenos Aires, 1997. 11-15. Quintana, Hugo. Y quines nos han contado el Cuento estos ltimos aos? 22 de julio de 2008. http://www.letras.s5.com Raviolo, Heber y Rocca, Pablo. Historia de la litert ura uruguaya contempornea. Montevideo: Editorial de la Banda Oriental, 1996. Richard, Nelly. Latinoamrica y la postmodernid ad: la crisis de los originales y la revancha de la copia. La estratificacin de los mrgenes Santiago de Chile: Francisco Zegers Editores, 1989. Risso, Alvaro J. y Blixen, Carolina. La cara oculta de la luna. Montevideo: Librera Linardi y Risso, 1996. Rivero, Elizabeth G. Visiones y re-visiones: el espacio de la nacin en la narrativa uruguaya del retorno a la democracia. Tesis de doctorado. University of Maryland, 2005.

PAGE 160

152 Rojas, Alejandra, ed. Salidas de madre Santiago de Chile, 1996. Saer, Juan J os. La literatu ra y los nuevos lenguajes. Amrica Latina en su literatura, ed. Csar Fernndez Moreno Mxico, DF: Siglo XXI, 1980. 301-16. Sarlo, Beatriz. Escenas de la vida postmoderna: inte lectuales, arte y videocultura en la Argentina Buenos Aires: Ariel, 1994. Seplveda, Alfredo y Ayala, Ernesto, eds. Zona de contacto presenta Disco duro: cuentos con Walkman 2. Santiago de Chile: Planeta, 1995. Skrmeta, Antonio, ed. Msica ligera Santiago de Chile: Gr ijalbo-Mondadori, 1994. Sloterdijk, Peter. Critique of Cynical Reason. Minneapolis, MN: Minnesota UP, 1987. Spiller, Roland. Die argentinische Literatur nach Borges und Cortzar. Argentinien heute: Politik, Wirschaft, Kultur. Klaus Bodemer et al, comp. Frankfurt am Main: Vervuert Verlag, 2002. The Take Dir. Avi Lewis & Naomi Klein. DVD, 2004. Toms, Maximiliano, ed. La joven guardia Buenos Aires: Grupo Norma, 2005. Vattimo, Gianni. Posmodernidad: una sociedad transparente?. En torno a la posmodernidad ed. Gianni Vattimo et al. Barcelona: Anthropos, 1994. 9-19. Vargas, Jorge Marcelo. La narrativa post-golpe ante la crtica. Caracterizacin del cuento de la generacin del 87. Literatura y lingstica 7 (1994): 107-25. ---, Reflexiones sobre la nueva narrativa en Chile. Nueva Narrativa Chilena ed. Carlos Olivares. Santiago de Chile: Lom, 1997. 75-81. Vzquez, Mara Celia y Pastormerlo, Sergio, comp. Literatura argentina. Perspectivas de fin de siglo Buenos Aires: Eudeba, 1999.

PAGE 161

153 Verani, Hugo J. De la vanguardia a la pomodernidad: Narrativa uruguaya (19201995) Ediciones Trilce: Montevideo, 1996. Vidal, Paloma. Dilogos entre Brasil e ChileEm torno s novas geraes. A literatura latino-am ericana do sculo XXI, ed. Beatriz Resende. Rio de Janeiro: Aeroplano, 2005. 167-79. ---, Depois de tudo. Trajetrias na litera tura latino-americana contempornea. Tesis de doctorado. Pontifca Universida de Catlica do Rio de Janeiro, 2006. Volek, Emil. Realismo mgico entre la modernidad y la postmodernidad: hacia una remodelizacin cultural y discursiva de la nueva narrativa hispanoamericana. INTI 31 (1990): 3-20. Woods, Tim. Beginning Postmodernism Manchester, UK: Manchester UP, 1999. Xirau, Ramn. Crisis del realismo. Amrica Latina en su literatura, ed. Csar Fernndez Moreno Mxico, DF: Siglo XXI, 1980. 185-203. Ydice, George. Marginality and the Ethics of Survival. Universal Abandon? The Politics of Postmodernism ed. Andrew Ross. Edinburgh: Edinburgh UP, 1989 214-36. Yurkivich, Sal. A travs de la trama. Sobre vanguardias literarias y otras concomitancias. Barcelona: Muchnik Editores, 1984. Zambra, Alejandro. Bonsi Barcelona: Anagrama, 2006. ---, Cocinando con Pablo Il lanes. 2 de julio de 2008. http://www.letras.s5.com/mp3.htm


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govstandardsmarcxmlschemaMARC21slim.xsd
leader nam Ka
controlfield tag 001 002001639
003 fts
005 20090501144720.0
006 m||||e|||d||||||||
007 cr mnu|||uuuuu
008 090501s2008 flu s 000 0 eng d
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a E14-SFE0002664
035
(OCoLC)319883370
040
FHM
c FHM
049
FHMM
090
PQ6032 (Online)
1 100
Mercado-Harvey, Alicia Carolina.
0 245
Y Cortzar gan por nocaut :
b realismo posvanguardista en la cuentstica del Cono Sur
h [electronic resource] /
by Alicia Carolina Mercado-Harvey.
260
[Tampa, Fla] :
University of South Florida,
2008.
500
Title from PDF of title page.
Document formatted into pages; contains 153 pages.
502
Thesis (M.A.)--University of South Florida, 2008.
504
Includes bibliographical references.
516
Text (Electronic thesis) in PDF format.
520
ABSTRACT: This thesis argues that a literary change occurred after the fall of the dictatorships of the Southern Cone, characterized by the emergence of markets that provoked a "mini-boom" in sales and, at the same time, a change of aesthetics which abandoned the allegorical models of the post-boom in favor of a realistic literature in dialogue with popular culture. This is the sign of postmodernity and globalization in Latin America, reflected in its literature, particularly in the short story writing of the Southern Cone, which has utilized the parody and pastiche of the postmodern era without the trivialization that occurred in other parts of the world. With the goal of establishing a periodization that is different from that which has always prevailed in Latin American literature, the thesis proposes the term "post-vanguardist realism" to designate the literature of the 1990s and the twenty-first century in the Southern Cone.As is the case in all periods of rupture and new beginnings, polemics and disputes appeared between literary bands. The disputes protagonized by Alberto Fuguet and Jaime Collyer in Chile, experimentalists and "planetarians" in Argentina, and Escanlar and the generation of '45 in Uruguay, reflect this new commercial and aesthetic reality. Despite the emergence of a literature more in tune with popular culture and pastiche, the continental anthologies that unite these authors demonstrate how their projects began to fade away, and showcase the appearance of new voices, who take the lead after 2000 and break with this type of literature, in favor of a less schematic narrative with more intertextual dialogue, without, however, returning to magical realism.Despite local differences in short story writing and the literary traditions of each country, these new voices are united by a common aesthetic, the use of literary genres and themes from the shared history of the Southern Cone, and by the traumatic experiences of dictatorship and globalization.
538
Mode of access: World Wide Web.
System requirements: World Wide Web browser and PDF reader.
590
Advisor: Pablo Brescia, Ph.D.
653
Chilean
Argentine and Uruguayan short stories
McOndo
Post-dictatorial literature
Literary disputes
690
Dissertations, Academic
z USF
x World Language Education
Masters.
773
t USF Electronic Theses and Dissertations.
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?e14.2664