USF Libraries
USF Digital Collections

La vida en la ficción como forma de reescritura de la historia oficial en la novela _caballeros de fortuna_ de luis landero

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La vida en la ficción como forma de reescritura de la historia oficial en la novela _caballeros de fortuna_ de luis landero
Physical Description:
Book
Language:
English
Creator:
Arroyo, Maria
Publisher:
University of South Florida
Place of Publication:
Tampa, Fla
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Posmodernidad
Metaficcion
Literatura
Franquismo
España
Dissertations, Academic -- World Languages -- Masters -- USF   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Abstract:
ABSTRACT: In this thesis we will study Luis Landero's Novel, Caballeros de fortuna, specifically the creation by the characters of an alternate life that they create through fiction. As a result of a failed life that resembles the effect of the years that Spain experienced Francisco Franco's dictatorial regime, these characters, unable to fight insecurity and rootlessness produced by the society of this era, become victims of utopian desires that result in the creation of an alternative life lived in fiction. At the same time, we can observe how this life style leads to the emergence of a critical study of historical past events, which is a reevaluation of them. Through the application of Hutcheon's postmodern theory which appeared in her books A poetics of Posmodernism and The Politics of Posmodernism, this study will judge how the past, which has been fictionalized by the characters, contributes to the emergence of a rewriting of history that opposes the ideology of totalization and homogenization that has been attributed.
Thesis:
Thesis (MA)--University of South Florida, 2010.
Bibliography:
Includes bibliographical references.
System Details:
Mode of access: World Wide Web.
System Details:
System requirements: World Wide Web browser and PDF reader.
Statement of Responsibility:
by Maria Arroyo.
General Note:
Title from PDF of title page.
General Note:
Document formatted into pages; contains X pages.

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
usfldc doi - E14-SFE0004525
usfldc handle - e14.4525
System ID:
SFS0027840:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

La vida en la ficcin como forma de reescrit ura de la historia oficial en la novela Caballeros de fortun a de Luis Landero by Mara Elena Arroyo A thesis submitted in partial fulfillment of the requirements for the degree of Master of Arts Department of World Languages College of Arts and Sciences University of South Florida Major Professor: Mara Esformes, Ph.D. Sonia Wohlmuth, Ph.D. Carlos Cano, Ph.D. Date of Approval: June 28, 2010 Keywords: posmodernidad, metaficcin, literatura, franquismo, Espaa Copyright 2010, Mara Elena Arroyo

PAGE 2

Dedicatoria Este trabajo investigativo lo dedico a mi esposo Jason Zeno, por haber compartido conmigo la ilusin y el peso de este proyect o. Adems, porque ha si do la persona que me ha brindado el nimo necesario para seguir adelante con mis metas acadmicas. A mi familia, porque la confianza puesta en mi me ayud a solidificar el mpetu y las energas necesarias para continuar.

PAGE 3

i Table of Contents Abstract ...................................................................................................................... ........ iii Chapter One: Introduction ...................................................................................................1 Novel Style: Narrative C onstruction, Focus and Voice ...........................................4 Treatment of Time and Space ..................................................................................8 Intertextuality in the Novel ....................................................................................13 Function of Memory ..............................................................................................15 Chapter Two: Franco's Dictatorship ..................................................................................17 How the Characters of Caballeros de fortuna Fictionalized the Official History..............................................................................................................18 Conclusion .................................................................................................................... .....30 Bibliography .................................................................................................................. ....33

PAGE 4

ii Tabla de Contenido Resumen ....................................................................................................................... ...... iv Captulo uno: Introduccin ..................................................................................................1 Estilo de la novela: La construc cin narrativa, focalizacin y voz ..........................4 El tratamiento del tiempo y el espacio .....................................................................8 Intertextualidad permeable en la novela ................................................................13 La funcin de la memoria ......................................................................................15 Captulo dos: La dictadura franquista ................................................................................17 Cmo los personajes de Caballeros de fortuna ficcionalizan la historia oficial ...............................................................................................................18 Conclusin .................................................................................................................... .....30 Bibliografa .................................................................................................................. ......33

PAGE 5

iii La vida en la ficcin como forma de reescrit ura de la historia oficial en la novela Caballeros de fortun a de Luis Landero Mara Elena Arroyo ABSTRACT In this thesis we will study Luis Landero's Novel, Caballeros de fortuna, specifically the creation by the ch aracters of an alternate life that they create through fiction. As a result of a failed life that resembles the effect of the years that Spain experienced Francisco Franco's dictatorial regime, these characters, unable to fight insecurity and rootlessness produced by the society of this era, become victims of utopian desires that result in the creation of an alte rnative life lived in fi ction. At the same time, we can observe how this life style leads to th e emergence of a critical study of historical past events, which is a reevaluation of them. Through the application of Hutcheon’s postmodern theory which appeared in her books A poetics of Posmodernism and The Politics of Posmodernism this study will judge how the past, which has been fictionalized by the characters, contributes to the emergence of a rewriting of history that opposes the ideology of totalization and homogenization that has been attributed.

PAGE 6

iv La vida en la ficcin como forma de reescrit ura de la historia oficial en la novela Caballeros de fortun a de Luis Landero Mara Elena Arroyo RESUMEN En esta tesis se estudiar la novela Caballeros de fortuna de Luis Landero, especficamente la creacin por los personajes de una vida alterna que se crea por medio de la ficcin. Como resultado de una vida fracasada que aparece como efecto de los aos en que Espaa vivi el rgimen dictatoria l franquista, estos personajes incapaces de combatir con la precariedad y el desarraigo que le ofrece la sociedad de esta poca, se convierten en vctimas de afanes utpicos que recaen en la creacin de una vida alternativa vivida en la ficcin. Al mismo tiem po, se observar cmo esta forma de vida conlleva a que surja un estudio crtico de lo s eventos del pasado histrico, que constituye una reconsideracin de los mismos. Por medio de la aplicacin de la teora posmoderna de Linda Hutcheon aparecida en sus libros A poetics of Posmodernism y The Politics of Posmodernism se juzgar cmo el pasado que ha sido ficcionalizado por los personajes contribuye a que surja una reescritura de la historia que se opone a la ideologa de totalizacin y homogeneizaci n que se le ha atribuido.

PAGE 7

1 C aptulo uno Introduccin A lo largo de los aos ochenta se da un resurgimiento de la novela espaola. Segn Raquel Macciucci, profesora de la Univer sidad Nacional de la Plata, la narrativa espaola de los ltimos treinta aos ha experimentado transformaciones a un ritmo particularmente dinmico, que existe a la par con la aceleracin de los tiempos histricos que tuvo lugar a partir de la llamada transici n poltica. La novela gradualmente liberada de las constricciones de la f uncin testimonial y de resisten cia contra el sistema de la dictadura franquista, pas por un peri odo dominado por el canon formalista y experimental para volcarse luego al rescate de la narratividad y de los discursos de la representacin. Es decir, la cr onolgica existencia de la nove la espaola trazada desde los aos treinta y cuarenta estuvo dominada por lo s escritores que conocie ron la Guerra Civil y que en sus obras manifestaron la amargura, la desorientacin y la incertidumbre de aquellos aos de posguerra. A menudo sus personajes son individuos marginados, desarraigados o angustiados y dieron paso a la creacin de la novela existencial de posguerra. Ms adelante, en los aos cincuenta se da a conocer una se rie de escritores que, con una intencin crtica, lle van a sus novelas tema s fundamentales como las injusticias y las desigualdades sociales, esto es, una litera tura comprometida con la situacin social de Espaa. Posteriormente, hacia los aos sesent a, una serie de fenmenos culturales, como la llegada masiva del turismo o la lectura y difusin de los autores hispanoamericanos, as

PAGE 8

2 como el agotamiento artstico de la literatura testimonial de la poca anterior, producen un cambio de la narrativa de esta poca, que experimentar una profunda renovacin temtica y formal. Finalmente, el ao 1975 puede considerarse la fecha inicial de una nueva corriente literaria, en la que infl uyen sobre todo los planteamientos polticos: existencia de un rgimen democrtico y c onsiguiente libertad de expresin. Como consecuencia, la obra de los escritores se individualiza, se abandona la novela experimental de los sesenta y se buscan ma nifestaciones artsticas ms personales. A partir de esta fecha irrumpe con fuerza una nue va generacin literaria en la que se nota una vuelta a las narraciones clsicas, esto es, aquellas que cuentan historias con las que se intenta atraer al lector. Al mismo tiempo, lo s escritores se ponen en contacto con la esttica o tendencias posmodern istas que demandan realizar una visin crtica de la historia y de todos aquellos testimonios que hasta el momento se han considerado como ciertos.1 Por su parte, Hutcheon ha estudiado el marco estructural en el que nace esta corriente artstica. Y seala que su origen m s inmediato se encuentra en el desafo a la cultura liberal humanista que tie ne lugar durante los aos sese nta. Los pensadores de la poca (de los ochenta) centran sus energas en cuestionar y desmitificar las nociones establecidas, as como la tendencia a sistem atizar y uniformizar. En la literatura esta esttica posmoderna propone una revisin que trastoca toda visin del pasado que haya sido considerada a travs del tiempo co mo verdadera, adems de proponer la multiplicidad y la libre interpretacin de hec hos de la historiografa. Aparecen entonces en el texto narrativo tcnicas que dan fe de esta tendencia: narracin fragmentaria, contar 1 Para ampliar ms el tema de la cronologa de la novela espaola contempornea ver La novela posterior a 1939. En http://www.auladeletras.net/material/novela.pdf

PAGE 9

3 la historia fuera del tiempo lin eal o real, mezcla de tiempos pasados, presentes y futuros; se hace un intercambio de los entes perifrico s al centro protagnico, lo que conlleva a que el protagonista principal de la narracin ya no sea ms el tpico hroe literario. La pureza de los gneros deja de existir para da r paso a la hibridez. Adems, existe la pluralidad de voces e interpretaciones de la historia llevando a cabo una revisin del pasado que trastoca lo que ha sido considerado como historia oficial. En cuanto a este particular seala Herrera en su estudio titulado "La dinmica del fracaso en Juegos de la edad tarda de Luis Landero" que: En la narrativa espaola, particularme nte, empiezan a darse obras en donde los ideales se vuelven confusos o simplemente desaparecen; se busca una identidad ya sea histrica, poltica o urbana; es a visin relativista ha ce que el escritor experimente diversas tcnicas narrativas; se aprecia con irona la presencia de la literatura en la misma literatura; la intert extualidad se extiende a otras disciplinas; la linealidad del tiempo se aparta y se da un fragmentarismo; se reconoce incapacidad en el lenguaje para definir la realidad; adems, la desesperanza y el desencanto facilitan la aparicin de novelas en donde el fracaso es un tema recurrente y los personajes rompen con el modelo tradicional del hroe (Herrrera 51). Por su parte, Luis Landero es uno de los escritores que con su primera novela Juegos de la edad tarda publicada el ao 1989, da fe del "gusto por contar" y de las nuevas estrategias discursivas que se fueron gestando para es ta poca. Por medio de la creacin de Gregorio, un persona je inconforme con su mediocre existencia, que lo lleva a crear una realidad alterna dentro del marco de la ficcin, se da cuenta de esto. Su segunda

PAGE 10

4 novela Caballeros de fortuna, en la que centraremos nuestro estudio, publicada el ao 1994, es una manifestacin inigualable de la agudeza del acto narrativo que caracteriza a este escritor en el uso de tcnicas posmode rnas. Por medio de la creacin de personajes cotidianos que padecen del afn de salir de sus estados ontolgicos, que crean una realidad alterna que en muchos casos recae en la ficcin o en sueos ilusos, Landero, rompe con la sucesin de estrategias discur sivas que haban sido utilizadas hasta el momento y propone la existencia de una correspondencia entr e el relato ficticio y el histrico. Esto, con el fin de que tales carac teres sirvan de agentes que promuevan, por medio de sus relatos, una revi sin de la historiografa. Estilo de la novela: La construccin narrativa, f ocalizacin y voz La construccin de la narratividad en este texto a menudo aparece como la nica solucin que poseen los personajes para "permanecer". A travs del acto narrativo otorgado a los cinco personajes principales de la novela, es tos logran crear su propia "historia", su existencia en la novela. As, la estructura narrativa que el autor elige para su obra es un proceso en el cual los caracteres que son entes perifricos o marginados por la sociedad adquieren autenticidad, perman encia y protagonismo. Como caracterstica particular de la estr uctura narrativa de Caballeros de fortuna est la divisin del texto en dos partes; la primera parte separada por captulos donde aparece narrada la vida en particular de cada uno de los cinco pers onajes por separado: Julio Martn Aguado, Esteban Tejedor Estvez, Belmiro Ventura, Luciano Obispo Rebollo y Amalia Guzmn. Esta caracterstica corresponde con la idea que hemos planteado acerca de la permanencia y la existencia que el acto de narrar otor ga a los personajes. Estos seres tienen la particularidad de aparentar ser humanos co mpletamente simples, mediocres y sin nada

PAGE 11

5 atrayente que aportar a la historia. Sin embar go, la posicin protagnic a que le otorga la construccin narrativa muestra que cada uno de ellos tiene una existe ncia muy atractiva y una historia que contar. En este sentido es interesante observar algunos comentarios realizados por el propio autor en una entrev ista titulada "Conversando con Luis Landero" realizada por April Overstreet con relacin a este tipo de personajes seleccionados para su obra y la centralidad que le ha otorgado: "Hace ya muchos aos que los hroes de novela han dejado de ser hroes. Hay una fr ase de Chekhov que a m me gusta mucho, que deca que el escritor tie ne que hacer poderosos a los hum ildes. Pero tambin hay que hacer poderosa a la gente vulgar, hay que hace r interesante a la ge nte vulgar (Overstreet 113). Hutcheon ha catalogado este aspecto como lo "ex-cntrico" considerando que se da voz a aquellos grupos que han sido tradicionalm ente silenciados tanto en la produccin artstica como terica. Cuestiones de raza, g nero, preferencias sexuales etnicidad, estatus nativo y clase social pasan a un primer pla no dentro de un nuevo discurso ex-cntrico reconocedor de la diferencia (Hutcheon 61). En este sentido, la estructura narrativa de la primera parte de la novela, est destinada a otorgarle una posicin de poder y centralidad a aquellos que nunca la han tenido, sino que ms bien han sido vctimas de los sistemas sociales que s lo tienen. La segunda parte de la novela separada igualmente en captulos que a su vez se dividen en subcaptulos, funci ona como el aspecto narrativo qu e ana o entreteje las vidas de los personajes que al inicio estuvieron sepa radas en captulos independientes. Es decir, los personajes luego de tener un protagonismo i ndividual en la primera parte de la novela, en la segunda, sus historias convergen y se entretejen de manera que cada historia particular se hace parte de las otras. Con es to se asume la existencia de una historia

PAGE 12

6 fragmentada que rompe con la idea de la totalizacin y homogenei zacin del discurso histrico. Esto es, los individuos al ser c onsiderados como agentes de historia se convierten en elementos claves de los proces os polticos econmicos y sociales. Por lo tanto, cada uno de estos personajes participa de la conformacin de la diversidad del discurso histrico. De esta manera, se tras luce que la fragmentacin que se presenta a travs del relato de la segunda parte de la novela, al converger las diferentes historias de los personajes, corresponde con la divisin y la ausencia de unidad que posee el discurso de la historiografa. Por otro lado, la voz colectiva que em erge del "banco" desde donde se sitan los "observadores imparciales" que narran la vida de cada uno de los pers onajes principales, surge desde un foco muy sugerente: "frente a la Plaza de Espaa" espacio centralizado donde adems aparecen referentes histricos del pasado espaol. Es centro principal de mercado, escenario de numerosos actos y eventos pblicos y un importante centro turstico. Este punto centralizado y vinculado a la historia, al que todos tienen acceso y en el que la gente "simple" tiene el poder de hacerse escuchar, constituye una especie de plpito o microcosmos al que recurre la gente vulgar para contar y autorizar su historia. Es decir, este espacio le otor ga la posibilidad de construir una historia personal, colectiva y pblica, a aquellos que son excluidos de lo s foros sealados como oficiales. Por lo tanto, la voz que emerge desde este espaci o provoca una imposici n ante el silencio obligado para los seres marginados. Esto si rve a su vez como elemento narrativo que ayuda a rescatar la parte de la historia que ha sido silencia da por la oficialidad. Por otro lado, como sugiere uno de los "narradores annimo s" del "banco", sirve para establecer el

PAGE 13

7 contraste entre la versin literaria o ficticia de la historia que se construye a travs del texto, y la versin oficia l que est presente en este punto histrico: La historia de este pueblo, como la de tantos, la han ido escribiendo las generaciones al ritmo de los pies. De tant o golpear, el banco tiene abajo una franja erosionada y sucia, y all a su modo est esculpida, como en un bajorrelieve, la crnica ilegible y exacta de nuestro pasado cotidiano. Y a unos pocos metros, presidiendo la plaza, entre seis nara njos y dos palmeras, con ms hilazn y facundia, tambin el Conquistador ofrece su versin de los tiempos (Landero 14). Esta referencia textual igualmente pone en perspectiva la multiplicidad de voces que han conformado la historia espaola desd e este espacio. Sin embargo, es interesante sealar que en el texto, en la mayor pa rte de la narracin, aparece slo un narrador omnisciente que utiliza un estilo indirecto libre2 que da la oportunidad de conocer las historias de cada uno de los personajes sin r ecurrir a otras voces. No obstante, aunque en muy pocas ocasiones, el saber de los cronistas del "banco" se acrecienta por medio de los relatos particulares de otros observadores que tuvieron cierta cercana con los integrantes del quinteto, y surge un cambio en la voz narrativa. En este caso la mudanza de voz se denota en la siguiente cita que se refiere a los extremos de las ansias de trabajo de Esteban en su empeo por convertirse en rico : "Y cuando acab de barr er, tir la escoba y se encar conmigo: "Qu hago ahora?". Y yo le dije: "Y qu ms vas a hacer, hijo, si ya est todo hecho?". As que yo le dije, por decir algo, que fu era a la cantina y me trajera un caf con leche" (Landero 122). Es decir, todas las caractersti cas que suple la voz 2 Este estilo narrativo permite la representacin de la interioridad y pensamientos de los personajes creando la ilusin de polifona, aunque en realidad la nica voz que omos es la del narrador quien decide qu contar y con qu grado de mimetismo hacerlo Es l quien controla la narracin pers (Sol 134).

PAGE 14

8 colectiva que domina casi toda la novela y aun la voz que en ocasiones se individualiza conforman una multiplicidad de voces que emerge desde un punto estratgico, centralizado y vinculado con la historia. Esto, podra constituir una especie de simbologa que se asocia con la recupera cin de la voz colectiva de un pueblo. Esto es, un intento por restablecer el derecho de expresin que le ha sido arrebatado por medio de la mutilacin emocional que represent el rgimen dict atorial para la sociedad espaola. El tratamiento del espacio y el tiempo Desde el punto de vista del espacio, inte resan los escenarios donde se desarrolla la accin de los acontecimientos. Igualmente, obs ervar cmo se relacionan los personajes con su medio ambiente o espacio geogrfico. En la novela existen referentes especficos de lugares que sirven para orientar al lect or de dnde se lleva a cabo la accin de los hechos. El desarrollo de la nove la se ubica en el pueblo ex tremeo los Llanos de Gvora3, as como tambin en La Plaza de Espaa y sus alrededores. En este espacio determinado donde se ubican los "observadores annimos" se narran los acontecimientos ocurridos en la vida de los cinco personajes y se construye la histor ia de cada uno de ellos. Es decir, el espacio centralizado de La Plaza de Espaa sirve de foco desde donde se exponen las consecuencias de la vida de los personajes. Esto es, una especie de tribuna centralizada, cuya ubicacin provee la ocasin de construir su historia. Por otro lado, estos contextos, tanto el pueblo los Llanos de Gvora, como la Plaza de Espaa y sus lmites, sirven de escenarios para la creacin del espectculo fict icio en que se desenvue lve la vida alterna que se han fundado estos personajes, creando co n esto un mundo al margen del "real", es decir, ficticio: Julio Martn Aguado, tras la imitacin de los mtodos filosficos de 3 Pueblo situado en la provincia de Badajoz en Extremadura, Espaa.

PAGE 15

9 Ortega y Gasset y las hazaas militares de Alejandro Magno, busca un evento pblico alrededor de la Plaza que le d la oportunida d de desarrollar su intelecto y desplegar su dominio sobre las masas del pueblo. Esteban Te jedor, tras desarrollar el afn de poseer bienes materiales y convertirse en caballe ro, busca por todo el pueblo los Llanos de Gvora el medio que le provea la oportunidad de ser rico y salir de su miseria. Belmiro Ventura, intenta encontrar en su casern he redado y lleno de libros de historia, ubicado en la Placita de Ultramar, el lugar ideal que le sirva de refugio para esconderse de las inclemencias del paso del tiempo. Luciano Obis po Rebollo, encuentra en la maestra de la escuela del pueblo, la ocasin de vivir una vi da fuera de las limitaciones impuestas por su madre y se entrega a la vida amorosa y sexual que esta mujer le ofrece. Finalmente, Amalia Guzmn, localiza en la residencia de maestros del pueblo un lugar donde intenta satisfacer sus deseos reprimidos de la niez. De esta manera, se ofrece un esta do del individuo y sus relaciones humanas dentro de estos espacios completamente invers a a la determinada como oficial, pareciera haberse creado en este contexto puebler ino, un mundo fuera de los lmites de la oficialidad: el Estado, la Igle sia, etc. Esto propone, en consecuencia, un cuestionamiento a la veracidad del mundo habitual. En este se ntido se podra hablar de lo que Bajtn, ha sealado en su estudio titulado "La cultu ra popular en la Edad Media y en el Renacimiento: El contexto de Franois Rabelais", como la idea del carnaval que se constituye como la segunda vida, el segundo mundo de la cultura popular que se construye en cierto modo como, parodia de la vida ordinaria, como un mundo al revs (Bajtn 13). En este sentido, los contextos util izados por los sujetos de esta novela sirven como escenarios que funcionan para, efectivamen te, presentar de forma pardica la vida

PAGE 16

10 de las esferas sociales oficiales. Es decir, aparece, por ejemplo, cmo las relaciones de los caracteres de Caballeros de fortuna contrario a las ramas oficia les del Estado, la Iglesia, etc., se dan dentro de una contexto de i gualdades o correspondenc ias que no permiten que se construyan grados jerrquicos entre ellos, estableciendo con esto la existencia de otras verdades, dando por sentado que existe una vida que en esencia constituye una ms cercana a la "real". Por otro lado, al igual que ocurre con los contextos en que se desarrolla la accin, el transcurso del tiempo est sealado con referencias especficas. De esta manera el lector puede hacerse una idea precisa del tiem po que transcurre en la narracin. Desde el inicio del relato, los "narradores annimos" que estn ubicados en el “banco” situado frente a la Plaza de Espaa, nos dan cuenta de que el relato inicia en el ao 1993 y de ah se remonta a los primeros aos de finalizado el rgimen dictatorial franquista en Espaa: 1976 y 1977. Adems, en ocasiones, la narrac in pone en perspectiva algunos eventos que ocurrieron durante los aos del conflicto b lico de la Guerra Civil Espaola. De esta manera se observa que el espacio geogrfico en que se desarrollan los acontecimientos est intrnsecamente unido al tiempo que se alude en la narracin. Es ms, a travs del texto es observable que las c ondiciones del espacio existe n como resultado del tiempo que se ha vivido. En este sentido seala Ba jtn, en su estudio titulado "Las formas del tiempo y del cronotopo en la novela. Ensayos sobre potica histrica" que existe una conexin esencial de relaciones temporales y espaciales asimiladas artsticamente en la literatura.4 Esta aseveracin se confirma en la novela por medio de descripciones 4Segn confirma Mijail Bajtn en Las formas del tiempo y del cronotopo en la novela. Ensayos sobre potica histrica. En el cronotopo artstico tiene lugar la unin de los elementos espaciales y temporales en un todo inteligible y concreto. El tiempo se condensa aqu, se comprime, se convierte en

PAGE 17

11 especficas a la situacin fsica en que est el pueblo extremeo aun despus de ms de quince aos de finalizado el rgimen dictatoria l. Esto es, se alude por medio del texto a que el tiempo ha definido la situacin social del pueblo los Llanos de Gvora. Dice la voz narrativa: "Ahora, el emporio Cele's {...} tie ne la puerta principa l condenada por dos tablones clavados en aspa {...}. Y al lado, en el escaparate de la perfumera Celeste, desde hace ms de un lustro slo hay un tapn de corcho y unos puados de virutas. !Miserias de los tiempos!" (La ndero 15). As, el contexto de la narracin, el pueblo los Llanos de Gvora, representa la situacin que arrastra el pueblo des pus de cuarenta aos de dictadura, que se manifiesta por medio de la inmutabilidad, lo esttico o repetitivo del tiempo en la narracin. Esto se presenta en la novela, por medio de cierta circularidad o repeticin en la vida de los pe rsonajes. Por ejemplo, es pertinen te el discurso del narrador annimo cuando se refiere a Esteban Tejedor pa ra exponer de qu manera la vida de este personaje lo lleva reiteradamente y sin lib re albedro al mismo estado del que tiempo antes haba pretendido salir: "Has ta que a ltimos de agosto se detuvo por fin: el laberinto lo haba llevado al mismo callejn sin salida del que haba partido un ao antes {...}Y all lo vimos, parado definitivamente al fondo de l sendero de arena {...} como exhausto por el largo camino que lo traa de vuelta a aquel paraje sin continuidad ni retorno (Landero 153). Asimismo, esta idea metaforizada del contexto como laberinto igualmente presenta cmo el tiempo se relaciona con el espacio, esto es, el tiempo inacabable, circular que fuerza a los indi viduos a vivir en un contexto donde la precariedad, el visible desde el punto de vista artstico; y el espacio a su vez se intensifica, penetra en el movimiento del tiempo, del argumento, de la historia. Los elementos del tiempo se revelan en el espacio, y el espacio es entendido y medido a travs del tiempo. (Bajtn 2).

PAGE 18

12 desarraigo y el aislamiento lo aprisionan en espacio sin fin. Igualmente, la tcnica de la circularidad, as como el constante ir y veni r del tiempo pasado al presente representan una ruptura con la narracin lineal y cr onolgica de los acontecimientos. Dicha construccin emplea una tcn ica posmoderna que responde al deseo de romper con la idea de la firmeza y homogeneidad con que se ha fijado el pasado histrico. En cuanto a esto, apunta Isabel Granda Rossi en su estudio titulado "La hi storia en la novela posmodernista: Peter Ackroyd y Julin Barnes" que: Hasta ahora, la historia haba sido ana lizada de forma lineal: una serie de hechos concatenados que van desarrollndose en el tiempo. El posmodernismo propone una revisin de la nocin de la historia a travs de la ruptur a de la estructura temporal lineal y de un determinado plante amiento de la narrativa de manera que los hechos histricos puedan entrelazar se, entremezclando el pasado y el presente rompiendo con la continuidad y la lin ealidad dando mucha importancia a la influencia del pasado ahora, anali zndola desde el pres ente (Granda 2). Otro ejemplo que sirve para evidenci ar esta sensacin del tiempo fragmentado y de falta de linealidad en la cronologa se precia cuando uno de los personajes, Belmiro Ventura, forma parte del conjunto de "obser vadores imparciales" del “banco”. La voz narrativa cuenta que el personaje sufre una especie de olvido que lo hace titubear y romper con la cronologa de los acontecimi entos que narra. Dice la voz narrativa: "Belmiro Ventura no est seguro de la cronologa y va contando y titubeando con los dedos {...}, hasta que luego la memoria se pone a recordar hec hos dispersos, va rescatndolos al azar y disponindolos en una secuencia que no es la lineal y progresiva de los hechos histricos sino la simultnea y envolvente de los laberintos o los sueos"

PAGE 19

13 (Landero 165). De esta manera se observa que los sujetos son entes representativos del fragmentarismo histrico que caracteriza el tiempo posmoderno. Participando con esto de la ruptura que asume el tiempo cronolgico y lineal de la historia que desvirta lo esttico o inalterable de la historiografa para proponer una nueva visin de los acontecimientos del pasado. Intertextualidad5permeable en la novela La literatura posmoderna que surge a part ir de la dcada de los 80 se caracteriza por ser una en la que los escrit ores advierten y utilizan todos los materiales que estn a su alcance. Esto conlleva a que a menudo aparezcan una serie de tcnicas intertextuales que se encargan de romper con la unidad y la homogeneidad que le se ha atribuido a los diferentes discursos, ya sean histricos o literarios. En el caso de la novela de Luis Landero, Caballeros de fortuna el dilogo intertextual que se precia existe entre el discurso del pasado histrico y el presente. Es decir, el te xto producido por el autor cre un vnculo dialgico con otros textos, en este caso con el pasado hist rico espaol de la dcada de los 70 y 80 en que finaliza el rgi men dictatorial franquista. Esto a su vez funciona para que el texto se transforme en una especie de intertexto que establece una red comunicativa entre los diferentes contexto s y vale para que se produzca una gama de infinitos significados en este. Esto es, el disc urso histrico con el que la novela establece un vnculo intertextual, por medi o de la narracin de la vida de los sujetos de la novela, da un giro en la concepcin de los aconteci mientos pasados que se citan, dado que se cuestiona en el presente la forma en que se ha determinado el discurso histrico. En este 5 El trmino intertextualidad fue acuado por la terica Julia Kristeva en un inters por formular una teora que explicara el fenmeno de la perpetua interrelacin entre los textos. Kristeva parte de la premisa de que ningn texto puede existir como un todo hermtico autosuficiente. Gerard Genette en su obra Palimpsestos: literatura en segundo grado define el concepto de intertextualidad como la relacin de copresencia entre dos o ms textos o pr esencia efectiva de un texto en otro.

PAGE 20

14 sentido como ha sido definido por Phillipe Soll ers, el intertexto es "el texto en tanto atraviesa y es atravesado", el locus donde, en definitiva, se produce la travesa de la escritura (Sol 30). Lo que deja dicho que la novela de Landero cons tituye un intertexto que ha atravesado el discurso histrico espa ol para darle una nueva consideracin. Por otro lado, es pertinente sealar que esta relaci n intertextual entre el pasado y el presente se da desde un punto de vista pardico que se encarga de ofrecer otra significacin al discurso del que se ha aprehendido. Esto es, se expone a travs de la novela que los seres que viven los aos posteriores a la dicta dura padecen la precariedad, la marginacin resultante de un proceso sometedor y destruc tivo. Realizando con esto una parodia de la organizacin, la seguridad y la bonanza que el estado declar aba en la sociedad espaola de entonces. En cuanto a este particular arguye Sol Parera en su estudio titulado "En busca de un discurso identitario y cannico: la reescritura del Rhys y Coetzee en Wide Sargasso Sea y Foe que este inters por la intertextualidad pardica se debe a su capacidad de recuperar el pasado al mismo tiempo que lo cues tiona. El valor de la intertextualidad en nuestra poca es que ofrece un de seado determinismo liberado, es decir, sujeta la ficcin a un contexto determinado pero lo abre para que ste desarrolle todo su potencial de significacin (Sol 73). De esta manera la novela Caballeros de fortuna lleva a cabo un dialogo intertextual con el pasa do que tiene como referente el contexto de los aos de la dictadura y posdictadura franquist a para ofrecer otra versin significativa de este sector de la historia espaola. Esta forma de intert extualidad se encarga de mantener vigente el pasado en el tiempo presente y fomenta al mi smo tiempo una relacin entre el texto y el lector que sugiere infinitas formas de concebir el discurso encontrado.

PAGE 21

15 La funcin de la memoria Los personajes de la novela Caballeros de fortuna a menudo hacen uso de la tcnica de la memoria para realizar una recuperacin y una re-construccin del pasado histrico. Segn argumenta Hutcheon en su libro The Politics of posmodernism para la posmodernidad, conocer el pasado no se trata de asentar datos de forma objetiva sino de "construir e interpretar" (Hutcheon 74). O sea que la construccin del pasado histrico est sujeto o conformado por la memoria y su interpretacin. En este sentido, las experiencias del pasado son tradas por la me moria al presente con la intencin de los personajes hacerse partcipes de una historia de la que han sido excluidos y a la vez trastocar y subvertir la nocin de objetividad que se le ha dado a la llamada historia oficial. As pues, la memoria constituye una herramienta imprescindible para la reconstruccin del pasado que establece la mu ltiplicidad de voces interpretativas y una variedad de formas para concebirlo. As, la memoria manipulada sirve a su vez para que los personajes construyan un nuevo presente que les sea "favorable". O sea, con la posibilidad de recuperar un pasado de forma arbitraria, los personajes tergiver san los hechos del pasado y se proponen una nueva vida en el presente. Esta aseveracin, en caja de forma efectiva con la existencia de los personajes de Caballeros de fortuna la vida de Manuel Tejedor, padre de Esteban Tejedor Esteves, presenta cmo las memori as de la guerra contadas a su hijo, le cambiaron la vida: Por las noches, {...} le enseaba las prendas de su botn militar,{...}sacndolas una a una y explicando con fantasas impr ovisadas las ocasiones heroicas en que las gan, y lo mucho que haba que bregar en las guerras para obtener algo en

PAGE 22

16 claro (Landero 38). Y Esteban miraba al vaco pensando en la guerra, y su mente atnita se iba llenando con el resplandor de las batallas y con el misterio inagotable de los muertos (Landero 78). Estas memorias manipuladas contadas por el padre de Esteban calaron en el pensamiento y en el comportamiento de su hijo, llevndolo a desear tener las mismas experiencias y a obtener un tesoro igual al que su padre posea: "D e modo que viva con la ilusin de si tambin l, andando el tiem po, podra llegar como su padre a hacer una guerra, a ver el mar y a tener un tesoro pr opio" (Landero 80). As, las memorias seleccionadas por los personajes de Caballeros de fortuna a menudo constituyen una serie de recuerdos deformados trados por la memoria para fundar en el presente una serie de ilusiones o afanes que los hace n vivir una ficcin idealizada. En cuanto a este particular coment a Robb, en su estudio titulado "La metaficcin historiogrfica en Corona de sombra de Rodolfo Usigli" que la memoriauno de los recursos bsicos de la escritura histricaes por s misma una compleja estructura de pensamiento que tiene la doble capacidad tanto de reconstruir el pasado y convertirlo en presente, como distorsionarlo y crear una nueva realidad (o ficcin) que lo distancia del suceso factual (Robb 130).

PAGE 23

17 Captulo dos La dictadura franquista Tras un periodo de tres aos en los qu e la Guerra Civil espaola estuvo vigente (1936-1939), se instaur en Espaa el rgimen poltico dictatorial liderado por el general Francisco Franco. El estado totalitario que determin la dictadura tuvo una repercusin en los sectores sociales, religiosos, econmi cos y polticos del pas que se mantuvo en vigor hasta el ao 1975, fecha de la muerte del caudillo. A principios de los aos cuarenta la dictadura poltica se afianz en un sistem a de represin en todos los sectores. El sistema de la dictadura se caracteriz por la falta de constituci n donde se proclamaran los derechos de los ciudadanos espaoles, ha ba un absoluto control de informacin, se desarroll un sistema de completo dominio y concentracin de poder poltico y el estado de democracia parlamentaria6 pas a ser de democracia orgnica7. Este sistema autoritario que pas a dominar Espaa cal muy hondo en la vida de los ciudadanos espaoles, ya que fue un sistema instaurado inmediatamente despus de la guerra que haba dejado vulnerable a la sociedad espaola. As, la prdida de la poblacin, de la 6 El Parlamentarismo, tambin conocido como sistema parlamentario, es un mecanismo en el que la eleccin del gobierno (poder ejecutivo) emana del parlamento (poder legislativo) y es responsable polticamente ante ste. 7 La democracia orgnica o funcional es un tipo de organizacin poltico-administrativa que condiciona el ejercicio de cualquier derecho indivi dual a las decisiones toma das en las corporaciones sociales tradicionales como la familia o el municipio, otras relacionadas con el desempeo de las actividades econmicas como el sindicat o, religiosas como las organizaciones eclesisticas o el partido nico en el plano estrictamente poltico. Citas extra das de “La dictadura de Francisco Bahamonte, caudillo de Espaa” disponible en http:// enciclopedia.blogcindario.com

PAGE 24

18 produccin econmica, la destruccin de las re servas financieras, la destruccin de la infraestructura durante la Guerra Civil, ll eg a los extremos con el inicio del nuevo rgimen que mantena un completo control y dominio sobre la produccin y los bienes. Posteriormente, es vista una alianza entre los dems estratos de la sociedad con el rgimen. La Iglesia Catlica, por ejemplo, fue una de las llamadas "familias" que se puso a la orden del rgimen totalitario y pas a di fundir y a exigir la completa sumisin de la sociedad a los estamentos postulados por la dictadura. De manera que se pierde por completo todo tipo de libertad religiosa. Por otro lado, la educacin fue otra de las partes que estuvo completamente dominada por el si stema represor, la ctedra era impartida resaltando la figura del caudillo difundiendo toda la ideologa que representaba al sistema represor. El sector femenino i gualmente sufri los embates de l sistema dictatorial, ya que durante la dictadura la mujer ces de tener los derechos que la constitucin de 1931 le haba otorgado, como el derecho al voto y la igualdad con respecto al hombre. Durante este proceso, muchas de ellas murieron o fueron fuertemente castigadas por ejercer la militancia o la prctica poltica. As pues, c on esta nueva forma de poltica en Espaa, con la que dej de existir todo tipo de lib ertad y democracia tanto individual como colectiva, la sociedad pas a ser un contexto en el que el indivi duo torn a ser un ente desarraigado y alienado. Cmo los personajes de Caballeros de fortuna ficcionalizan la historia oficial Segn apunta Cecilia Ins Luque en su estudio "Juanamanuela y Boca do inferno en la confluencia de la literatura e historia", la novela histrica8 toma como material 8 Segn afirma Cecilia Ins Luque (4) el tipo de novela histrica cultivada en la segunda mitad del siglo XX ha recibido varios nombres -"nueva novela histrica", "novela histrica reciente", "novela histrica contempornea"-, para diferenciarlo de la novela histrica tradicional. Esta modalidad, cultivada

PAGE 25

19 referencial los acontecimientos pasados narrados por la historiografa, y los ficcionalizaes decir, los elabora e incorpora al mundo fi ccional creado por el disc urso literario. As, el referente histrico que se asume en la narracin de Caballeros de fortuna : los aos de la dictadura y posdictadura franquista, ha sido seleccionado como un suceso que cuenta con una documentacin histrica y que se pone al servicio de la ficcin para ser deconstruido. El referente histr ico, en este caso poltico, es el marco o eje central que funciona para establecer una re lacin que borre los lmites entr e la historia y la ficcin. Respecto a este particular, Foucault opina que no hay diferencia entre el discurso histrico y literario. No existe la supuesta objetividad de la historia, pues, como escrito que es, la historia es tambin literatura: usa los mismos tropos y similares estrategias narrativas (Sol 72). De manera que a travs del texto Caballeros de fortuna, los personajes que toman el referente histrico de los aos de la dictadura y posdictadura franquista, ficcionalizan el pasa do con el inters de problematizar y criticar el discurso oficial y proponer una multiplicidad de interp retaciones a travs de su visin. Por otro lado, es de observarse que los personajes de la novela llevan a cabo esta desmitificacin de la historia, por medio de echar mano a un discurso pardico9 ya que este es un gnero eficaz que facilita el camino para realizar una crtica a las convenciones y parmetros sociales sin tener que eliminarlos. en la segunda mitad del siglo XX, se caracteriza por poner la ficcionalizacin de la historia en funcin de la afirmacin de la burguesa, del pensamiento liberal y de la modernidad. 9 Para Bajtn, la parodia es una forma literaria qu e responde a un doble plan y que contiene dos voces, condenadas a manifestarse en un mismo discurso pero separadas por una distancia que las sita en hostil oposicin. La perceptibilidad deliberada y consciente del discurso ajeno debe quedar reflejada de forma incisiva, al tiempo que las intenciones del autor sobresalen como muy individualizadas y con un mensaje bien definido. Para Bajtn la parodia es un recurso literario destructivo, pues reduce lo complejo a simple o distorsiona sus rasgos elementales. (Bajtn, Problems 193-194)

PAGE 26

20 Este tipo de discurso pardico se pr ecia en el texto por medio de los cinco personajes principales de la novela, inicia ndo con la aparicin de don Julio Martn Aguado, ya que por su entusiasmo y afn de c onvertirse en orador y desarrollar el don de la elocuencia imita a Ortega y Gasset y admira las hazaas de Alejandro Magno. Aadiendo adems, que tiene como mascotas hogareas un loro y un gato que responden a estos nombres. Es decir, el texto alude a que la improductividad intelectual de este personaje, que recae precisamente en la imposibilidad del producir el lenguaje,10 parodia y cuestiona estos referentes hi stricos. En la siguiente cita se expone cmo el personaje Julio Martn Aguado, pone todo su nfasis en salir al pueblo y seguir los preceptos que la historia ha recopilado sobre las dos figuras, con la espe ranza de vivir las mismas experiencias de sus hroes histricos. Sin embargo, el resultado no es efectivo: "Todo aquel humano conflicto lo examinaba don Julio con el crneo nubla do de trascendencia {...} de asombro, tal y como aconsejaba el gran Ortega {...}"sorprenderse, extraarse, es comenzar a entender"{...}. Entonces sala de l devaneo, resoplaba y deca: "Aqu no hay nada extrao ni maravilloso que observar" y segua su camino" (Landero 19). En este sentido, el texto sugiere que an en la bsqueda de un acontecimiento y siguiendo los nombramientos del filsofo, el personaje no encuentra materia de reflexin en su medio ambiente. Con esto se cuestiona el pensamiento del filsofo espaol cuya obra abarca el tema de la revolucin del hombr e y el dominio de las masas. Se pregunta Aguado: "Dnde estaba la tan cacareada rebe lin de las masas, y dnde las minoras, y 10 Varios de los personajes de esta novela coinci den con la descripcin del personaje afsico. Este padecimiento se denota con la imposibilidad de produc ir lenguaje. Esta conducta seala un contexto represor con falta de actividad interactiva o comunicativa, ya que se sustituye la palabra por el silencio o la gesticulacin. El trmino Afasia pertenece a la literatura mdica y denota la imposibilidad por parte de un sujeto de reconocer signos y letras, todo es interp retado por el cerebro como imgenes (Poblete Barbero 1).

PAGE 27

21 de dnde manaban las fuentes secretas de la ex istencia y de la historia?" (Landero 21). As, la imposibilidad del personaje de llega r a la palabra sustancial, a la reflexin intelectual y al dominio de las masas, como sus dolos histricos, constituye una parodia al discurso filosfico de Ortega y Gasset y a las hazaas militares de Alejandro Magno, ambos discursos insertados dentro de la hist oria oficial. Al mismo tiempo, la aparicin de un loro nombrado como Ortega y Gasset co rresponde al enfoque de un discurso vaco que se repite una y otra vez sin sentido y sin sustancia. Ig ualmente, el gato que responde como Alejandro Magno, propone la ineficacia o la inutilidad de las proezas que la historia ha recopilado sobre el militar. As pue s, la narracin encamina a que se entienda que ambas figuras cuya vida y proezas han sido recopiladas por la historiografa, se cuestionen, dado que este sujeto ha puesto t odo su empeo en seguir los ejemplos que la historia ha denominado como verdaderos y eficaces, sin embargo, el resultado no ha sido efectivo. Manuel y Esteban Tejedor Esteban Tejedor Esteves, es otro de los personajes principales del relato que a travs de su historia se hace referencia a un evento del pasado histrico espaol: la Guerra Civil Espaola, acaecida entre lo s aos 1936-1939. El referente histrico se percibe por medio de menciones especficas de tiempo y lugar a travs de la narracin. Por ejemplo, se hace referenc ia a Teruel y al ao 1938,11 lugar y fecha de uno de los enfrentamientos entre el bando Nacional y el Republicano que se efectu durante la Guerra Civil. Este acontecimiento blico del pasado es utilizado en la novela como 11 "En diciembre de 1937 el Ejrcito Nacional se preparaba para el asalto final a Madrid. El mando republicano decide lanzar una ofensiva de distraccin y obligan a luchar al Ejercito Nacional en el terreno que no haban elegido ellos. El 15 de diciembre de 1 937 las tropas republicanas lanzaban el primer ataque de una batalla que se prolongara hasta el 22 de febrero de 1938. Comenzaba aqu el principio del fin de la Guerra Civil Espaola." ( La batalla de Teruel en http://www.terueltirwal.es/teruel/batalla_teruel.html)

PAGE 28

22 referente histrico que sirve para desmitificar por medio de su ficcionalizacin, lo que se ha documentado, ya que a travs de la historiografa el even to se ha concebido como uno que se llev a cabo por razones relig iosas y en defensa de la patria12. A travs del texto se alude a la situacin precaria en la que Manuel, padre de Esteban Tejedor, llega a la casa despus de tres aos de ausencia por co mbatir en la guerra. Tal estado de pobreza y precariedad para los que llega n del campo de batalla lo pr esenta este hombre por medio de unos objetos sin valor trados de la gue rra que aparentan ser su recompensa por el servicio ofrecido. Cuenta la voz narrativa que Manuel Teje dor "Sin hablar, dej todo sobre la mesa ante la expectacin de la fa milia {...} quiz como si aquel fuese el botn o el salario de tantas penalidades y peligros, y finalmente dijo: "Esto es lo que hay" (Landero 28). Con esta cita es observable la alusin y la crtica que el texto lleva a cabo sobre este evento blico en particular y s obre la situacin posteri or de los hombres que participaron. De esta manera se pone de ma nifiesto que este acontecimiento histrico sirve a la ficcin constituida a tr avs del relato ficticio como estrategia para presentar otra cara de la Guerra Civil Espaola. Por otro lado, Manuel Tejedor, cuenta a su hijo sus experiencias en la guerra, y las llena de elementos fantsticos que ponen en perspectiva la destruccin que acarre el conflicto blico en la sociedad espaola Narra el observador colectivo que "Manuel imitaba y hasta escenificaba las explosi ones de las bombas, el tableteo de las ametralladoras, el silbido de los obuses, el cl amor de las ofensivas, las alarmas de la aviacin y los ayes y los escorzos de los heridos y los muertos" (Landero 78). Esta 12 La Guerra Civil Espaola (1936-1939) fue promulgada por el gobierno espaol de la poca como la guerra "por Dios y por Espaa". Esto es, se le atribua una justificacin religiosa y patritica que la edad posmoderna, en su constante cuestionamiento de los referentes de la historiografa, ha puesto en duda, al tiempo que ha propuesto diversas interpretaciones.

PAGE 29

23 conducta del padre conllev a que Esteban r econociera este mundo de la guerra como uno fantstico donde ocurran grandes cosas y donde los hombres que participaban en ella obtenan un tesoro invaluable para toda su vida. Sin embargo, segn adelanta el relato, se observa que Esteban Tejedor llega al reconocimiento de que tanto las historias cont adas sobre la guerra y los objetos que su padre posea no tenan ningn valor. Le pregunt a Esteban a su padre ante su asombro por lo descubierto: Pobres? "-Pobressusurr al fin, como deslumbrado por una evidencia-. Es que todo esto no es un tesoro? -Desde luego que no. Eso son slo recuerdos" (Landero 104). De esta manera, el texto alude a que a travs del reconocimiento del personaje sobre el valor de la guerra y de la s secuelas de esta en la vida de quienes participaron, se provee otra sign ificacin del referente histric o, es decir, la guerra que se proclam como una “por Dios y por Espaa" est propuesta en este texto como un evento que devast la poblacin y de j destruccin fsica y moral en la sociedad espaola. Belmiro Ventura La historia narrada sobre Belmiro Ventur a seala a la relacin existente entre el hombre y la historia. A travs del relato se presenta a este personaje como un sujeto que desde su niez tuvo el nefasto sentimiento de que el paso del tiempo devasta todo lo estable. Desde su infancia su relacin con un hombre oculto y misterioso llamado Contreras, lo llev a despertar en l la idea del paso del tiempo inclemente, dado que este hombre a menudo le haca preguntas que l no estaba capacitado pa ra responder y esto desarroll en Belmiro el sentimiento de la falta de conocimiento y un conflicto que quebrantaba lo slido de su existencia. Esta pugna finalmente se dedujo como un enfrentamiento de todos aquellos que combaten intilmente contra el paso desmedido del

PAGE 30

24 tiempo. (Insa n. pg). Cuenta la voz narrativ a que en los aos de escuela de Belmiro Ventura: Proclam el maestro que la vida es ro, que nadie puede repetir las mismas aguas, que todo cambia y nada permanece. Aque lla doctrina lo confirm un poco ms en la certeza de que, en efecto, el mundo no era la vivienda slida qu l haba credo habitar hasta entonces sino apenas un fr gil tenderete expuesto al torbellino de las pasiones y el desorden ciego de las casualidades (Landero 50). De esta manera, por medio del terror que le causaba el devenir y los cambios ocasionados por el tiempo, decide Belmiro Ventur a, hacerse fantico de la historia y de los eventos del pasado que estaban fuera de mutaciones ocasionadas por el paso inclemente del tiempo. Es as como decide inst alarse en su casern ubicado en la Placita de Ultramar para dedicarse por completo a la recopilacin de libros de historia que le sirven de refugio y antdoto contra el pa so amenazante del tiempo. Segn lo confirma la voz narrativa: "Nada le gustaba ms que aden trarse en el pasado histrico, en aquellos hechos acotados a los que ya nada poda ni qu itarse ni aadirse, con sus terrores contados y medidos, y con sus glorias ya aplaudidas y a salvo por tanto de circunstancias y azares (Landero 51). No obstante, un da, y despus de cumplir sesenta aos, al verse ante un espejo ve la imagen de un hombre que sufri los em bates del paso del tiempo que haba credo apartar por medio de su enclaustramiento en los libros de historia. Ahora, "El rostro de la "edad tarda" le mostraba sintticamente que su esfuerzo haba sido en vano" (Landero 51). As pues, este momento en que el pers onaje reconoce la caducidad causada por la edad y por el tiempo, sirve de partida para que su existencia de un cambio. Belmiro

PAGE 31

25 Ventura, reconoce la imposibilidad de dete ner el tiempo sobre s mismo e inicia la recopilacin de eventos cotidianos que estn fuer a de los hechos reseables de la historia. Es decir, tomada esta decisin el personaje admite en su historia acontecimientos impredecibles, cotidianos, vive experiencias insospechadas como conocer el amor, y planear el futuro incierto. Esto, en consecuenci a, lleva a este sujeto a admitir lo incierto de la existencia y a entregarse a los entram ados de la ficcin que niegan la idea de solidez, unidad y totalizac in de la historia. Luciano Obispo Rebollo Durante los aos del rgimen dictatorial de Francisco Franco, la Iglesia fue una de las instituciones que mantuvo relacin direct a con el Estado y sus preceptos polticos.13 El catolicismo fue una de las llamadas "familias"14 que sirvi de aliada con el rgimen franquista para llegar al pueblo e imponer sus mandatos. En la novela de Landero, a travs del personaje Luciano Obispo Rebollo, un nio monaguillo de catorce aos, cuya madre le ha impuesto el rol de ser sacerdote, se precia un discurso pardico del valor que el catolicismo implant en la poca de la di ctadura franquista. Es de cir, los preceptos de la doctrina catlica se convirtieron en mandato s e imposiciones para la sociedad espaola de la dictadura. Este personaje, Lucia no Obispo Rebollo, ha crecido creyendo de su madre la idea de que "fue concebido por obra y gracia de san Luciano Obispo"(Landero 64). Un santo varn enviado por la divina pr ovidencia al que ella se entreg y nunca ms 13 A partir del triunfo de Franco, la continua ap elacin a la doctrina catlica se encuentra presente en todas las disposiciones encaminadas a regular la vida civil. Para ampliar ms el tema del catolicismo y su funcin durante la dictadura franquista vase La educacin y el nacionalcatolicismo de Clotilde Navarro Garca. http://books.google.com 14 Las llamadas "familias" estaban constituidas por todas aquellas instituciones y organizaciones que se unieron y apoyaron el rgimen dictatorial fran quista. Entre ellas la Iglesia Catlica, la falange, el ejrcito, el carlismo, entre otras.

PAGE 32

26 volvi a ver. Sin embargo, confiada en el regr eso del mstico padre es claviz a su hijo en los menesteres de la iglesia para que est uviera preparado para el momento en que su padre viniera en su bsqueda para darle la pa lma del martirio. As, no solamente existe un elemento pardico demostrado a travs de la supuesta concepcin de este personaje, que demuestra a su vez la represin sexual hacia la mujer existente en la poca, sino que a medida adelanta el relato se observa que este nio al que se le ha impuesto la tarea de ser sacerdote y de seguir los preceptos de la Iglesia, demuestra tener otros intereses que estaban condenados por esta institucin. Es to se demuestra en el momento en que Luciano Obispo Rebollo conoce la maestra de la escuela a la que asis te y la confunde con la aparicin divina de la cu al su madre le ha hablado y se enamora de ella. Amalia Guzmn es la maestra de treinta aos que de spierta en este nio la pasin y el deseo sexual. A consecuencia de esto surge en l el deseo de romper con la idea de ir a un seminario para convertirse en sacerdote y dese a casarse con esta mujer, ya que el acto sexual consumado (fuera de la institucin de l matrimonio), le ofrece otro tipo de vida completamente opuesta a la imposicin de la vida religiosa. En la nove la se alude adems a que este tipo de conducta es visto bajo lo s preceptos de la fe catlica como "pecados mortales."As, bajo la figura del Padre Mirn, sacerdote de la iglesia del pueblo, se ofrece una parodia de lo que ha si do considerado por el catolici smo como pecados mortales. Esto es, por medio de la confesin que Luciano hace al padre Mirn sobre su enamoramiento con Amalia Guzmn, se pone en perspectiva los extremos acarreados bajo en nombre del catolicismo. Cita la voz narrativa los pecados a los que este nio de doce aos ha incurrido por enamorarse de esta mujer: "Trescientos pecados mortales a los

PAGE 33

27 que habra que aadir todos cuantos, por perjurio o malicia, se deducen de ellos" (Landero 73). De esta manera el texto apunta a la relacin manipulativa existente entre el gobierno dictatorial de Francisco Franco y la Iglesia Catlica. As, la aparicin de un personaje al que le es obliga do convertirse en sacerdote y le es negada la oportunidad de enamorarse, por incurrir en los pecados mort ales castigados por la fe catlica, pone de manifiesto la represin poltica en Espaa durante el rgimen fr anquista efectuada "en nombre de Dios." Al mismo tiempo, la conduc ta de este nio, al negarse a cumplir con los preceptos catlicos, marca el fin del rgimen totalitario de la dictadur a franquista. Amalia Guzmn La represin que se llev a cabo durante la dictadura de Francisco Franco en Espaa se dej sentir en todos los aspectos de la vida civil espa ola. No obstante, el mundo femenino fue uno de los sectores que ms estuvo sometido a la opresin impuesta por el rgimen. Segn aparece estipulado en el ar tculo de Adela Soto Marco titulado "La mujer bajo el rgimen franquista", el sist ema poltico que domin durante el rgimen dictatorial se caracteriza por el sometimiento de la mujer a una desigualdad ante el sexo masculino, a la discriminacin poltica, educat iva y laboral (Soto 3). Es decir, la mujer que vivi la represin del si stema dictatorial sufri la opresin de vivir con roles determinados: servir al hombre bajo los estamentos de una sociedad con valores patriarcales, dedicarse por completo al hogar, a la procre acin y a la crianza de los hijos. Este estado de completa sumisin en que se encontr la mujer durante este determinado proceso poltico es uno de los referentes histricos a los que se hace alusin en la novela,

PAGE 34

28 pero precisamente, por presentar un personaje que realiza una rupt ura con dichos roles sociales. Esto es, el rol de Amalia Guzmn en la novela recae sobre marcar el fin o el momento de caducidad del sistema poltico: la transicin de un proc eso dictatorial a uno de mayor libertad para la mujer. Amalia Gu zmn es la maestra que llega al pueblo los Llanos de Gvora a sustituir a don Pedro Snc hez, el antiguo maestro. A travs del texto se nos presenta como una mujer de treint a aos, soltera y con un sentido de libertad sexual que se sustenta por medio de una actitud imponente de total seguridad en s misma. Dice la voz narradora cuando la desc ribe: "Daba ciertamente la impresin de tener la cara y la figura que le haba dado la gana tener {...} caminaba con una especie de dominio varonil de s misma que subrayaba la maestra de su feminidad" (Landero 68). Esta descripcin del personaje se tradu ce en un rompimiento con los caracteres de sensible y amorosa que se exigen para la muje r en la poca de la dictadura, dado que el rol de esta a menudo estaba destinado a ser slo madre y esposa. As pue s, la sensibilidad y el amor de madre eran las caractersticas que se le atribuan y se le exigan como parte de su personalidad. Es decir, la descripcin que ofrece el narrador de Amalia Guzmn en la novela est muy lejos de sealarla como una mujer sensible que tiene como destino el rol de los quehaceres hogareos. De hecho, las relaciones sentimentales desarrolladas en la novela, por ejemplo, con Luciano Obispo Rebollo, un joven de cator ce aos, estn apartadas de ser la de madre e hijo. Ms bien, esta es precisamente la relacin que la posesiona como una mujer que tiene el control de su vi da sentimental y sexual. Es decir, con este nio se lleva a cabo el nico acto sexual consumado en todo el texto, y es la mujer en este caso la que lo

PAGE 35

29 ha provocado y consentido. Asimismo, la oposic in de Amalia Guzmn a desarrollar una relacin afectiva y negarse al matrimonio c on Belmiro Ventura, un hombre otoal que representa la oportunidad de cas arse y tener una vida sosega da llena de paz y serenidad, ponen de relieve la seguridad y el control qu e esta mujer posee sobre s misma. Adems de revelar una conducta acorde con los ideales fe ministas que ya se iban desarrollando en la sociedad espaola de este tiempo. As pues, la conducta y el carcter que Amalia Guzmn manifiesta en la novela exhibe una personalidad que rompe con los parmetros que el gobierno dictatorial de Francisco Franco determin para el sector femenino. As, tener una profesin, tener treinta aos y haber decidi do no casarse para no pasar a ser propiedad de un hombre, adems de demostrar una madurez y seguridad sexual en sus relaciones afectivas, pone a este personaje dentro de un momento determ inado en la historia: la transicin de un rgimen poltico totalitario y dictatorial a uno de mayor libertad y democracia para la mujer. Finalmente, ha sido demostrado que a travs de la aparicin de los personajes de la novela Caballeros de fortuna de Luis Landero, se ha llevado a cabo una revisin y un cuestionamiento a la historiografa que se ha encargado de recopilar datos histricos referentes a los aos de la dictadura y pos dictadura franqui sta en Espaa. Es decir, a travs de cinco caracteres que cargan el peso de la historia se di scute la veracidad de eventos reseados por la historiografa. Por ej emplo, ha sido visto la probabilidad de la falsa eficacia otorgada a pers onajes histricos que la histor iografa ha posicionado como grandes figuras de la humanidad, puesto en perspectiva otra vi sin del resultado y el proceso de eventos blicos del pasado, la historia vista como un mundo manipulable y

PAGE 36

30 transformable que niega la visin de unidad y objetividad que le ha sido atribuida; puesto en discusin el rol y los parmetros impuest os a la sociedad espa ola por instituciones como el gobierno y la Iglesia, adems pue sto en perspectiva el sometimiento de la sociedad, especialmente del sector feme nino por parte de estas instituciones. Igualmente, por medio de la ficcin pr ovista por el texto, as como el uso de elementos como la parodia y la irona se ha n puesto en duda aspectos de la historia que han sido catalogados como verdaderos, digna representacin del discurso y la poca posmoderna. Es decir, desmitificar, o romper con la idea de la historia como mundo cerrado al que por pertenecer al pasado, ya no se tiene acceso ha sido el propsito que se ha formulado presentar Luis Landero c on la creacin de es tos personajes. En conclusin, la literatura desarrollada a partir de lo s aos ochenta presenta una nueva forma de concebir el acto narra tivo. La ideologa posmoderna domin las estrategias discursivas de los escritores de esta poca y lo s llev a reconsid erar la visin de los aspectos temticos y es tructurales con que se haban construido obra s narrativas. De esta manera, a partir de la necesidad de re scatar una narrativa que atrajera al lector, se da una experimentacin con diversas estrateg ias discursivas que re sponden a la narracin en diferentes tiempos cronolgicos, la m ezcla intertextual, la aparicin de nuevos caracteres protagnicos que se alejaran de lo s tpicos hroes litera rios, y a presentar a travs de los textos creados una perspec tiva diferente sobre los acontecimientos del pasado histrico. Es decir, esta literatura de corte posmoderno ofrece una nueva visin de los aspectos que se han vivido al tiempo que propone una multiplicidad de perspectivas hacia dichos acontecimientos.

PAGE 37

31 As, Luis Landero, escritor espaol que ge st su narrativa a partir de la dcada de los ochenta, ha utilizado su obra para difundir la visin posmoderna de cuestionar, por medio de sus relatos y de la construccin de sus personajes, todos aquellos aspectos que forman parte de los referentes histr icos del pasado espaol. En la novela Caballeros de fortuna obra sobre la que hemos trabajado algun os aspectos posmodernos, se expone una perspectiva que pone en tela de juicio espec ficamente un referente hi strico: los aos de la dictadura franquista y los aos inmediatos al fin de esta. En la que se ha visto cmo se desmitifica la situacin vivida en Espaa despus de un rgimen dictatorial que se mantuvo en vigencia por cuarenta aos. Esto es, se presenta en la novela el estado opuesto al que los estratos gubernamentales promulgaban en esos aos y se pone en perspectiva la decadencia social re sultante de este estado poltico. As pues, por medio de elementos que definen la literatura posmoderna como el uso de la ficcin, se crea una relacin entr e el texto y la histor ia que provoca que se borren los lmites entre la ficcin creada a trav s del texto y los datos histricos que han sido reseados. Es decir, la novela Caballeros de fortuna de Luis Landero, hace uso de la ficcin como estrategia posmoderna para de mostrar que as como es creado un texto ficticio han sido creados los aspectos de la historiografa que han sido denominados como oficiales. Con esto se presenta el discur so histrico como uno mutable que adems no est exento de manipulaciones y que por lo tanto vale para ser cuestionado. De manera que la ficcin es la estrateg ia ideal para llevar a cabo una crtica a todos aquellos aspectos sobre los que el texto trae a colacin, ya que sirve para corregir la historiografa. Esto es, los re ferentes histricos que el au tor selecciona para que sean

PAGE 38

32 sacados a la luz y revisados deconstructiva y cr ticamente por el lector. Esto se confirma con las palabras de Isabel Gr anda Rossi cuando afirma que: La metaficcin posmodernista niega una forma nica de entender la realidad y por el contrario, la ve como plural, sujeta a distintas interpretaci ones y con ellas a mltiples verdades que dependen en gran medida de las influencias sociales, polticas e ideolgicas de la poca, desembocando en la novela de finales abiertos, donde el lector asume su propia resp onsabilidad dando una interpretacin personal a lo ledo (Granda 1). As, la denominada metaficcin histor iogrfica resulta ser un mecanismo que ofrece una ruptura entre la realidad y la ficcin, entre un text o narrativo y el mundo exterior. Esto propone una nueva perspectiva de la historia, dado que la deconstruye y la somete a diversas y variadas interpretaci ones que se oponen a la idea de objetividad, uniformidad y totalizacin que le ha sido otorgado al discurso histrico.15 15 En la novela histrica se revisa el contenido y la forma de hacer hist oria, reinterpretndola y rompiendo con la visin ortodoxa de la misma, transformando las convenciones y las normas y de esa forma aceptando que la novela puede convertirse en una repr esentacin ms verdica de la historia, pero siempre sujeta a las limitaciones que existen entre ficci n y realidad. La ficcin muestra cmo la historia "construye" una representacin de la realidad (Granda 3).

PAGE 39

33 Bibliografa Bajtn, Mijail. “El contexto de Franois Rabelais: La cultural popular en la Edad Media y en el Renacimiento.” Archivo Mijail Bajtn Marxist Internet Archive, diciembre, 2001. n. pg. Marxist.org. Web. 10 marzo. 2010. ---. Problems of Dostoevsky's Poetics. Ann Arbor, Mich: Ardis, 1973. Print. Beltrn Almera, Luis. "Luis Landero en el pa s de Maricastaa: Apuntes sobre la esttica de Juegos de la edad tarda ." Castilla: Boletn del Departamento de Literatura Espaola 17 (1992): 33-47. Print. Buenda Lpez, Jos L. "Lande ro, al otro lado del espejo." Cuadernos Hispanoamericanos 492(1991): 134-38. Print. ---. "La esttica de Luis Landero." Cuadernos Hispanoamericanos 53 (1994):130-133. Print. Ferrer Sol, Jess. "La esttica del fr acaso en la actual narrativa espaola. Cuadernos Hispanoamericanos 579 (1998): 17-25. Print. Genette, Grard. Palimpsests: Literature in the Second Degree Lincoln: U. of Nebraska, 1997. Print. Granda Rossi, Isabel. "La historia en la novela posmodernista: Peter Ackroid y Julian Barnes." Enlaces: Revista del CES Felipe II 3( 2005): n. pg. Web. 13 febrero. 2010. Herrera, Alejandro. "La dinmica del fracaso en Juegos de la edad tarda, de Luis Landero Hipertexto 2 (2005): 51-59. Web. 10 marzo 2007.

PAGE 40

34 Herzberger, David K. "Narrating the Past: Hi story and the Novel of Memory in Postwar Spain." PMLA 1(1991): 34-45. Jstor. Web. 15 febrero 2010. ---. "Social Realism and the Contingencies of History in the Contemporary Spanish Novel." Hispanic Review 59 (1991): 153-173. Web. 12 febrero 2010. Hutcheon, Linda. A Poetics of Posmodernism New York and London: Routledge, 1988. Print. ---. The Politics of Posmodernism. New York and London: Routledge, 1989. Print. Ingenieros, Jos. El hombre mediocre. Mxico: Anaya Editores, 2005. Print. Insa Cereda, Mariela. "Existencia afor tunada? Una aproximaci n a "Caballeros de fortuna" de Luis Landero." Signos 34 (2001): 45-66. Web. 10 abril 2007. Landero, Luis. Caballeros de fortuna. Barcelona: Tusquets, 1999. Print. ---. "Conversacin con Luis Landero." April Overstreet 18 junio 2002. Cuadernos Hispanoamericanos 645 (2004):113-31. Print. ---. "Entrevista a Luis Landero" charlando con Cervantes CUNY-TV Web. 2 febrero 2007. ---. "Luis Landero: Cervantes es el arcngel del idioma espaol." Espculo: Revista de Estudios Literarios 20 (2002): n. pg. Web.10 marzo 2007. Luque, Cecilia Ins. "Juanamanuela y Boca do In ferno en la confluencia de literatura e historia." Hispanista 30 (2007): n. pg. Web. 26 marzo. 2010. Macciuci, Raquel. "Narrativa espaola actu al. Cambios estticos y tendencias cannicas desde 1970 hasta el siglo XXI." Revista de Occidente 4 (2005): 90-99. Print. McHale, Brian. Posmodernist Fiction New York. Methuen Inc., 1987. Print.

PAGE 41

35 Navarro Garca, Clotilde. La educacion y el nacional-catolicismo Espaa: U. de CastillaLa Mancha. 1993. Google Books Web. 3 Feb. 2010. Navarro, Santiago. Posmodernismo y metaficcin historiogrfica: Una perspectiva Interamericana. Espaa: U. de Valencia, 2002. Print. Oleza, Joan. "Teora y prctica del afn. Galds ledo en Los Juegos de la edad tarda, de Luis Landero." nsula, 561 (1993): 34-36. Print. Ortiz Heras, Manuel. "Mujer y dictadura franquista." Aposta: Revista de ciencias sociales 28 (2006): 1-26. Web. 6 mayo 2010. Poblete Barbero, Sergio y Roxana Inga. “La Performance Multimedia Interactiva como un gnero emergente: Anlisis de 'Afasia' de Marcel.l Antnez .” Sextas Jornadas de Arte y Medios Digitales, Crdoba, Argentina, 23-28 agosto 2004. Web. 10 mayo 2010. Prince, Gerald. "Bad_ References." On Referring in Literature Ed. Anna Whiteside and Michael Issacharoff. Indiana: Indiana UP, 1987. 33-41. Google Books Web. 7 abril 2010. Rico, Francisco. Historia y crtica de la literatura espaola. Daro, Villanueva y otros. Los nuevos nombres: 1975-1990. Barcelona: Crtica, 1992. Print. Rifaterre, Michael. Fictional Truth. Baltimore: The Johns Hopkins U.P, 1990. Print. Robb, Anthony J. "La metaficcin historiogrf ica en Corona de sombra de Rodolfo Usigli: Un cotejo de los 'hechos' durante el reino de Maximiliano en Mxico." Filologa y Lingstica 29 (2003): 129-45. Print.

PAGE 42

36 Serra, Ftima. "'Fictional Truth' in Juegos de la edad tarda de Luis Landero." Reflections on the Conquest of Amer ica: Five Hundred Years After. Ed. William F. Forbes y otros. 193-199. Durham, NH: U. of New Hampshire, 1996. Sol Parera, Dafne. "En busca de un discurso identitario y cannico : la reescritura de Rhys y Coetzee en Wide Sargasso y Foe." Diss. U de Pompeu Fabra, 2005. Print. Soto Marco, Adela. "La mujer bajo el franquismo." Uji Formol. abril 2010. Web. 15 abril 2010. Tuon de Lara, Manuel. La batalla de Teruel. Instituto de estudios turolenses, 1997. Web. 2 abril 2010. Vilars, Teresa M. "Los m onos del desencanto espaol." MLN 109 (1994): 217235. Jstor. Web. 18 enero 2010.


xml version 1.0 encoding UTF-8 standalone no
record xmlns http:www.loc.govMARC21slim xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.loc.govstandardsmarcxmlschemaMARC21slim.xsd
leader nam 22 Ka 4500
controlfield tag 007 cr-bnu---uuuuu
008 s2010 flu s 000 0 eng d
datafield ind1 8 ind2 024
subfield code a E14-SFE0004525
035
(OCoLC)
040
FHM
c FHM
049
FHMM
090
XX9999 (Online)
1 100
Arroyo, Maria.
0 245
La vida en la ficcin como forma de reescritura de la historia oficial en la novela _caballeros de fortuna_ de luis landero
h [electronic resource] /
by Maria Arroyo.
260
[Tampa, Fla] :
b University of South Florida,
2010.
500
Title from PDF of title page.
Document formatted into pages; contains X pages.
502
Thesis (MA)--University of South Florida, 2010.
504
Includes bibliographical references.
516
Text (Electronic thesis) in PDF format.
538
Mode of access: World Wide Web.
System requirements: World Wide Web browser and PDF reader.
3 520
ABSTRACT: In this thesis we will study Luis Landero's Novel, Caballeros de fortuna, specifically the creation by the characters of an alternate life that they create through fiction. As a result of a failed life that resembles the effect of the years that Spain experienced Francisco Franco's dictatorial regime, these characters, unable to fight insecurity and rootlessness produced by the society of this era, become victims of utopian desires that result in the creation of an alternative life lived in fiction. At the same time, we can observe how this life style leads to the emergence of a critical study of historical past events, which is a reevaluation of them. Through the application of Hutcheon's postmodern theory which appeared in her books A poetics of Posmodernism and The Politics of Posmodernism, this study will judge how the past, which has been fictionalized by the characters, contributes to the emergence of a rewriting of history that opposes the ideology of totalization and homogenization that has been attributed.
590
Advisor: Maria Esformes, Ph.D.
653
Posmodernidad
Metaficcion
Literatura
Franquismo
Espaa
690
Dissertations, Academic
z USF
x World Languages
Masters.
773
t USF Electronic Theses and Dissertations.
4 856
u http://digital.lib.usf.edu/?e14.4525