La Revista


previous item | next item

Citation
La Revista

Material Information

Title:
La Revista
Place of Publication:
Ybor City, Tampa, Florida
Publisher:
La Revista
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
v. : ill. ; 31 cm.

Subjects

Subjects / Keywords:
Hispanic Americans -- Periodicals -- Florida -- Tampa ( lcsh )
Periodicals -- Tampa (Fla.) ( lcsh )
Genre:
serial ( sobekcm )

Notes

General Note:
Title from cover. "Semanario de literatura, ciencias, artes y sport" (varies).

Record Information

Source Institution:
University of South Florida
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
The University of South Florida Libraries believes that the Item is in the Public Domain under the laws of the United States, but a determination was not made as to its copyright status under the copyright laws of other countries. The Item may not be in the Public Domain under the laws of other countries.
Resource Identifier:
023596178 ( ALEPH )
53132764 ( OCLC )
R19-00015 ( USFLDC DOI )
r19.15 ( USFLDC Handle )

USFLDC Membership

Aggregations:
University of South Florida
La Revista

Postcard Information

Format:
serial

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

AiW l. :N(; ]\[. 1:). L A REVISTA SEMANARIO DE LITERATURA, CIENCIAS, ARTES Y SPORT .,C -Tampa, Y bor Clty 22 l'ioviemb r e de 1903.-.,e ''E l T irano Digan lo que quieran, tengo que escribit algo del autor de mis ms cruelrs lec cp ciones, d .el colaborador de mi mala suerte, desahogando, as las amarguras de qug reho. sa mi triste pecho. No todos los tiranos, se sirven de las armas para aniquilar su3 victimt'-'. Si la providencia decretara algn da el castigo de los mal vaJos, y la.; p enas se impusieran voluntad, yo inventara un suplicio, pam el til'ano, que me roba el PREs TIGIO y la REPUTACIN LI'l'ERARIA. Este desalmado, este maldito engendto del averno, es el cajista .El cajista, que desentraado [es decir sin entraas,] desoyendo los gritos de la gramtica, y sin hacer caso del sentido comn, pone y quita, enmienda, retuerce y destroza los pobres trabajos que salen de mi modesta pluma. Y que no hay apelacin. El piensa que una frase no es como la escribi el autor, sino como l cree qne debe ser, y no hay quien lo ape del bULTO: la ft'ase sale m a ni da de s u deseo. A s no hay, no pue!l e habe r lite l'atos, ni escrito res, ni naJ.a. A quin s e le OCULTe d ecir: LA JVEN LE DEJ BESAR LA Cuando lo que yo escrib, fu: La jven le dej besar la mano. Luego deca: Levantndose remisa, le ense la tierna declaracin. Y el perverso, sin remordimient0s de conciencia, por que no la el escrito, y pone: LEVANTNDOSE LA REPISA, LE ENSE LA PIERNA CON SARAMPIN. Horror! Pe.ro es qu lo hace de propsito? O es que la naturaleza ha creado una clase especial de seres, los que dota con la vocacin de cajistas, para desesp3 raci.L de los mortales que tenernos la desgracia de dedicarnos emborronar cuartillas? No lo s. Pero no puedo esplicarme ese prurito de ENMIENDA que aflige esa res petable clase de omnipotentes obreros. Recientemente, hablando de una familia en cuya cas:t haba. o c ul'riclo una (le;,; gracia, dije; La Sra. se afligi tanto, que se sec los ojos con el pauelo. Y qu, se figuran Vds. que puso el condenado? No lo van Vds. :i cteer, pero e s verdad. Despus de sus enmiendas, result esta frase: LA SRA. SE AFLOJ TAN'l'O, QUE SE SAC LOS OJOS CON EL PUAL. Como luchar con este enemigo eterno de las letras, con este tortur.;dor de la gea mtica, retorcedot de las ideas, verdugo martirizador del pensamiento. Nada, imposible! Jams llegaremos oer nada en las letras, los que t enemos que someternos la implacable tirana de los que manejan el COMPONEDoR, para DESCOMPONER nuestro osp ritu, y nos IMPONEN, en la mesa de 1 MPOSICIN s;;s deseos dignos del fuego eterno. Amn.

PAGE 2

88 EL A M O R PROPIO. Uno de los peores enemigos, que se opon e n constantemente nuestra relativa perfecciD en este mundo de miserias es el amor propio. Nace d e l corazn humno, se d esarrolla y crece al comps de nuestras d eb ilidades, y acaba por enseorearse por completo de la voluntad d e l sr que le ha abri gado e n su seno. us efectos son tanto ms te mibl es cuanto que apenas pu eden prevenirse muchas veces y tanto ms p r ligroso cuanto que van minando lentamt-'utM, oin t e m pestad es en el alma, halagando las pasiohes con una hipocresa rastrera, sin esa r epulsin ins tintiva de otros d e f ectoH, porque el amor propio amp"las e en cier tas ocasiones, de la dignida d, y, aparPjado co n e lla, trata de bo rrar los lintleros entre lo que es una virtud y la que constit11ye un vicio. El hombre, dbil inclinarlo todo lo que sea r ecibir e l in cien sio de lo s adul ado r es admite fci lmente eu su seno el grmen del amor propio, y lo que al prin cipi o es l e v e f alta, v crec iendo, cre c i e ndo como la cizaa e n los campos y concluye por agarrotar cruelmente los ms nobl es !Sen timientos y las ms pr ec iosas virtudes. Una imprudente quizs dictada p o r sarcstica malicia, e l aplauso de un pblico q u e tal vez proc e de incons ci entemente, un pasajero triun fo e n e l e jercicio de nuestra car-rera e n la aspiracin de nues tras ambiciones, e l xito, ms menos justificado, de nuestra.:; exhi biciones de talento de vir tnd, son causas .ms que sufi cientes para que del fondo de nuestro corazn surja' el fantas ma del amor propio exajerado y d ieipe con el envenenado sop l o d e s u malicia todo el fantstico LA REVISTA castillo de nuestros merecimi e n tos. Su esfe r a de accin, por otra parte, no t iene lmites. Desde e l infelz pordiosero y el modesto hijo de los campos que J os sur,..os de la tierra bajo la direccin de sus manos, hasta el opulento prce r de las ciudades, el infatigable perseguidor de l a ciencia y el rey que tiene s u cargo los desti nos de millont$ de millones dq sbditos, todos, todos caen bajo l a jurisdiccin de este terribl e enemigo. Stil corno el aroma de las flor es se apodera s i n g r a n des esfuerzos del pob r e sr que l e ha admitido en su seno. Fijad, sino, por un instante l os ojos d e l alma en el lib!'O de nuestra pasada historia, y decidnos luego, si hay alguno en tre nosotros, que no sea, no haya sido, al mnos, vctima de sus tentadoras insinuaciones. Es tan agradable conceptuar no s superiores de los dems! _Tan satisfactorio recibir los p l cemes de un mundo que nos engaa! n eficio que debernos al Dios de las misericordias. Para cvmbatirle nt> hay ar mas tan bi e n templadas como las de la humildad y l a modestia. Y cuando el mundo haga ll e gar nuestra frente el embria gador aroma d e s u s inciensios, humillmosla en vez de erguir la altivos, recordando que nadie es nuestro eu absoluto y que l o s triunfos en las mltiples esf e:as de l saber y de los descubrimien tos h umanos, son chispas des prendidas de l f u ego de la Sabi-. dura inc r e ada a nte el Trono del Eterno A que n g r ernos, pues, d e l a q u e no nos perten ece? Aborre zcamos desde luego ese oicio y empezaremos amar ver daderamente Dios.. EN "EL PORVENIR." Disc urso leido por e Sr. Manuel M L eite, en la ye]ada que dicha Sociedad celebr el 26 d e Stmbre. tltimo, e n honor de s u Secci n de Damas No sin razn exclamaba S. Sras. y seores: Por vez priB ernardu, convencido de esta mera, ogupo l a Tribuna de esta triste verdad: DESTIERRA DEL modesta y progresista institu:P.fUNDO EL Al\fOR PROPIO, y DESCn. No me conduce ella pre TERRARS EL INFIERNO. Tanta tencin de ningn gnero, sino era la importancia que daba l a rden de nuestJ o ilustrado y tan execrable como extendido b o n dadoso presidente, que tuvo defecto de n uestra Hliserable bien designarme para un turno naturaleza. d el programa de la simptica fies -H aqu por lo que, creemos taque hoy verifica EL PoRVEKIH. muy til y provechoso avivar M i confe r enc i a nada podr ilns en los buen os sentimi e n tos de tra r os, pe r o sea e ll a, siq uier::)., la nuestros lectores, el horro r co n vo z e n t u s iasta y a l e ntadora q u e que debe n mirar siempre e l amor avi ve e n nosotros l a f en l os propio exajerado, qua es causa bi e n hechores princ i p io s de aso muchas veces, de nuestra moral ciaci n y d espie rte d e l os apruina. ticos y refractar ios, e l sueo ero Estemos siempre prevenidos brutecedor de l a incivilidad y e l contra sus cautelosos efectos, y aislamiento. Con esto so lamen no olvidemos que l a fanta;a y t e q uedar satisfech o, porqu e n o l a vanidad le presentan revest-es otro e l mvil de m i modesto d o s de tales galas que, ms bien t rabajo. que defecto se nos antoja un beA vosotras, hermosas y bellas

PAGE 3

. damas, orgullo y encanto, de es-ta Sociedad que hoy os consagra esta fie ta como galante home nage vuestra belleza, y como premio de honor vuestros me recimientos, por el afn y soli citud que demostris en enalte cerla. Qu podr deciros quo digno de vosotras sea? Si algo tuviese y de esa esencia divina que se llama gnio, y que solo poseen los escogidos de la natu raleza, 11unca, como ahora la in vocara para ofrendaras sus ins piraciones ms sublimes. S, por que por vosotras suena ms dulce la Lira del Baedo, y os entona sus ms tiernos cantos. Por vo sotras, traza el pintor sus cua dros ms bellos, y todos los ar tistas os dedican sus ms her mosas concepciones: pues desde q :1e el arte proclam el eterno femenino como modelo de suprema belleza, sois la musa ins piradora de todas las obras ge niales que el artista produce. Ms, preciso es que sepis que fu necesaria una profunda y radical conmocin social, des tructora de una caduca y cruel civilizacin, para poder redimi ros de la infamante condicin que viva la mujer infelz, de aquellos brbaros tiempos. El soplo de la moderna civilizacin la arranc de aquel re volcadero de ignominia, y con el culto de la Cruz surgi, tam el vuestro, colocando el hombre sobre su corazn el ara de vuestro amor, elevndoos, al de dignidad y respeto, que ahora tenis, para adoraros con idolatra. Podemos decir, qne para vosotras hubo, tambin, un renacimiento dignificadar y humano, y de lbricos ob jetos de Bacanal y orga que os condenaba aquella sociedad bestial, habis ascendido la excelsa gerarqua de sacerdoti sas del hogar cristiano, santificado por la inmaculada pureza LA REVISTA de vuestras virtudes. Hoy, sois signe, de aquella madre de los ngeles humanados, inagotable Gracos, que al ser preguntada manantial de consuelo para el por sus mejores y m t s estima hombre que, en la titnica lucha das joyas, contest sin vacilar por la vida, desfallece cae tras presentando sus hijos:-"estas abrumadores esfuerzos: pues, son mis joyas mejores"-y de por extrao que os parezca, to-aquellas joyas, hizo m:s tarde dava este gran progreso mate-el pueblo romano sus tribunos rial que contemplamos, no ha inmortales. podido, no ha querido, dar Ahora, permtame el sexc. mas todos los que lo ayudan, una culino algunas consideraciones, parte proporcional: que Jiga una y un llamamiento al deber s, parte, ni an siquiera, en nucomo creo, pPrsignen un ideal merosos casos, lo necesario para de cultura, .v unv e rfeceionabs perentorias necesidadljs de mi e u to mur..tl y sut:ial. Desde la existencia. Y sabis p ,>r-q u? 1 ut>g que u h t l o tener para porque la sociedad contempolas al<.tuanzas las da rnea apesar de su fastu 1siJ l y n LriJUu i p ,,-,luo no las esplendor externos, padece u t u lll<::J u r uit.:hu, no las enfermedad que la devora inte m rt>CPtuos. riormente: tal es, el cuJiL:i J,; .. t u Llllc; u::; 'l u e fijarnos egoismo,ferozmentein}ivi
PAGE 4

truccin, es la serie de cono ci mientos que adquirimos por me dio de ese instrumento. El es quien desarrolla nuestra poten cia idio l gica, quien aclara y nutre nuestra inteligencia, y aviva nuestra imaginacin. Ma. nejado con aprovechamiento, nos d id eas propias que producir, y c riterio propio para juzgar; cualidades indispensables que deeb t e n e r el hombre para poder for mular sus juicios y emitir sus opinio n es : h aqu l a instruccin. El hombre q ue no procura instruirse, es un sr que se con dena una vida negativa de irracional, carne preparada para el consumo de la ambicin de senfrenadaque, ,cual ola ingente y alborotada, amenaia inundar lo. Por ambicin, nica mu sa del moderno progre so, rien los hombres despiadada luchacomo y he dicho,-y desgracia dos de los ignoran t e s, de los in felices anal fa be tos, que en tales condiciones la afronten, pues rn vencidos, explotados y arrollados sin comp a sin, por los que combaten con las armas de la inteligencia." De suerte, seores, que esta So c iedad est incompleta: nomina pomposamente de ius truc cin y recreo, y el aula de la. e n seanza no existe. La del plac e r s e frecuenta y se sostiene, p e ro ay! desdichado el p .orvenir d e aque llas generaciones sin ms ideal que los goces frvolos, ni 1 n s finalidad prc tica que los e l egante s giros d e la Danza voluptuosa. Hay que hacer alto en es t e camino de degeneracin, en_ esta marcha decadentista y sui cida, y dar principio una labor. progresista y regeneradora. As como ningn edificio puede sos tenerse sin cimiento slido, y cuanto mayor sea su grandeza, ms grande y :profunda tiene q;:e ser su base, del mismo mo do todos nuestros anhelos de mejoramiento individua.! y co-LA REVISTA lectivo sern intiles, y estriles nuestros esfuerzos y conquistas materiales, sino tiene por fun damento y sostn, una general y bien entendida instru ccin Sin ella, nada hay viable y hacedero: con ella, haremos el camino de la vida ms orientados, y se guros de un porvenir redentor. ;:leguir en el indiferentismo en que vivimos, demuestra el esta do vergonzoso de ignorancia en que estamos sumidos: demues tra nu@!!ttro incalificable abandono, n uestra decadencia y apata musulmanas, y nuestro despre cio por todo aquello que se rela ciona y enlaza con los dos gran des y poderosos factores del pro greso, como son instruccin y asociaci1)n: demuestra, en fn, que entr nosotros no ha p8ne trado todava, la luz de la e s pl e n dente entorcha que podemos lla mar espritu del siglo. No deb e mos, tampoco, ma_rchar empu jados por ajena!?fu e rzas, porque al que lo empujan es seal que estorba el avance de otros. De bemos hacerlo por Impulso pro pio, por propia iniciativa, mo vindonos al comps de las versas fuerzas creadoras de la civilizacin. Hoy, somos en tierra extran gera elementos dispersos de una raza ilustre y caballere::;ca abati da por el infortunio: y por ms que n todos estos elementos sea comn este infortunio, co' rnn es nuestra comn nuestro origen, comunes nuest.ras cost11rnbres y hermoso idioma, y una misma_ ardiente que por nuestras venas circula. Si en otro tiempo un huracn poltico abri entre nos btros un parntesis luctuoso, ho) todo ha terminado; y super como somos, del san griento drama, tranquilos y se y nuestros espritus, se impone nuestro corazn el olvido del cielo tormentoso, y e l sentimiento de glorificar todos los hroes y mrtire.J de la h rica epopeya; y volver unir nos en conjuncin herrli.osa, en comunin hermana, para ayudar nuestra raza en sus constantes anhel os, en sus esfuerzos pode rosos, de volver conquistar el puesto preponderante, que antes tuvo, en el mundo y en la his toria. He dicho. Ladrones misteriosos. Anohe, como la una de la madrugada, cometi un aten tado en la casa nm. 1122 de la calle 13, residencia del Sr. Rt. mn Lpez. A la hora mencionada estan do acostada la Sra. esposa de L p ez, nombrada Raniona Gon,.; lez, e n la sala d e la citada casa, -en unin de sus dos m enore s hi jos, uno unos hombre s que ha ban penetrado en la cas, l e dis pararon un tiro, fracturndole una costilla del costado d e r echo El Dr. Cre ci le la pl'i m era cura, certifi c ando que s u estado era m e nos grave Condu cida la Sra. Gonzlez, casa del Dr. Caraballo, para que le aplicara los rayos X, di el si suien te C.11 ti ficado: CERTIFICo: que he examinado la Sra. Ramona Gonzlez con los X rayos con el propsito de localizar el sitio de un proyectil de arma de fuego que supone alo jado en el costado izquierdo lnea axilar anterior y al nivel de la novena costilla.-Que el ex men no revela la presencia ele nin gn cuerpo slido alojado en aqu ella regin.-Y peticin del interesado expido el presente en Ybor 22 de Noviembre de 1903. -M. Caraballo Con el propsito de informar. nos, de buena fuente de lo suce dido, nos dirigimos la residencia de los esposos Lpez Gonzlez, quienes nos manifestaron que ellos suponen, solo se trata de un caso de robo, pues han echado de menos una pulsera propiedad de la Srta. Lina Bello.

PAGE 5

LA REVlSTA )

PAGE 6

....... eRO NI e A La aplaudida y linda joven Laura Feble. contrajo matrimonio anoche con el apreciable joven Al fredo Gonzlez. La ceremonia q\led muy lucida, concurriendo ella un gran nrnero de distinguidas personas de nnestra Sociedad. Por la premura del tiempo y para no demorar la tirada de este nme ro. hoy solo nos concretamos dar la grnta nueva y en el prximo mero, prometemos nuestrJ S lecto res detalles de la fiesta. """' Otra boda : La elegante sei10rita Anita Artega y el simptico joven Luis Hernndcz, ;;e unieron anoche para siempre con los indisolubles la zos del matrimonio. """' Dentro de breYes das se efectuan la ho;la del laborioso joven Ma nuel Gutirrez con la virtuosa y lin da seorita Margarita Gonz1lez. """' Ancche. en "El Porvenir" y an-te una gran concurrencia, compues-ta en su mayor parte de lin das sei'ioritas, la compaa de aficionados que dirige el aplaudido cmico Jos Ma lina, ech "La carta perrlirla"y Doa Cleta la adivi na.'' MuchoF aplamos arranc Malina en los papeles que en ambas obras desempe. Doa Cleta, cargo de lll aplnudida Matilde Riera est:uvo admirablemente bien inter pretada. Despus de la funcin hubo baile, en el que ein(:i mucha animacin y rtleg-ra. podemos vacilar un solo ins tante en prodigar nuestros aplausos : la actual Directiva del "Porvenir", por el gran inters que se toman en pr de la Institucin. """' El numeroso pblico que el pasado Domingo, invada el teatro del Centro Espaol, qued sumamente satisfecho de la agilidad y destreza demostradas por la linda bailarina y prestidigitadora Srta, Concha Mat tnez. Iloy es la funcin rlc gmcia de Conchita y el entusiasmo que reina para asistir al Centro, admirar el arte de esta linda cubanita es muy grande, La Directiva del Circulo Cuba no, est en negociaciones con el re presentante de Conchita Martnez, con el fin de que esta artista celebre una dos funciones en aquella So ciedad. """' Hoy Domingo es el rla sealado para celebrarse la boda en la iglesia de Tampa, de los jvenes italianos signorita Josefa Poleu y signor Juan Baquero. """' Nuestro muy querido amigo, Seguirlo Trespalacios, se vagobiado y lleno de tristeza. Hace algunos das, su apreciable esposa, Sra. Clotilde Blanc recibi la mordedura de un can, que des graciadamente la ha traido graves consecuencias, no obstante haberla sometido al tratamiento de distinguidos mdicos locales. Trespalacios. en vista del estado en que se encuentra su e!>posa, a consecuencia de dicha mordedura, en la noche de hoy, parte para la Habana, con el propsito de someterla al tratamiento del reputado Dr. &.ntos Fernndez, en su afa mado Gabinete Bacteriolgico. Mucho deploramos este lamentable incidente, y hacemos sinceros votos porque la respetable seora Blanco de Tres palacios, pronto est completamente restablecida y la volvamos ver entre esta sociedad. """' Hace algunos das dej de existir en Tumpa, la distinguirla Sra. An drea Perez de Piera, consecuencia de una corta pero terrible enfermedad. Mucha es la tristeza que esta desgracia ha causado en la Sociedad tampea, en la que en tan alto gra do se estimaban sus muchas y bellas cualidades. La Redaccin de LA REVISTA se une en su dolor la apreciable familia de la desaparecida. x.

PAGE 7

La chispa y el viento. Cay una chispa en la casa; viento d e l Norte sopl, l a chispa tornse brasa y la casa se querp. l\lal hizo la chispa. fe. en sentarse descansar sobre la casa, porque con fuego no hay que jugar. Pero tambin d ebi e l viento ver donde la chispa estaba, y no soplar tan violento 6 mirar donde soplaba. l a chispa en el tejado, sola, aburrida y cansada, u! fn se hubiera apagado y reducido la nada. Por eso e l viento, ; mi ver, f u delincuente al soplar, como veces la mujer es delincuente al mirar. As, n o me eches m l a culpa de todo; pues si yo te h e mirado t, t m e miraste despu s. s i me ds a l ohido en vez dehaberme mirado, nada hubie r a sucedido d e todo lo que ha pasado. Constantino Gil. 56 LA REVISTA La infancia.. Cielos a7.ules, nubes d e ncar, limpios celajes-de oro y grana; campos fioridos,-verdes montaas, valles amenos,cumbres lejanas, ricos paisajes-de sombras vagas, que misteriosos-pinceles trazan; luces que v i e n en,-luces que pasan; nidos que pan,-a\es que cantan; ngeles bellos-de blancas alas, sueos de oro,-cuentos d e hadas; ca lladas en que discurren-:-neg ro s fantasmas; ecos del "irc:,-voces d e l agua, mucha a'egra,-mucha espEr .nza, pocas tristezas-y algunas lgrimas; esa, hijo mo,-flor de mi alma, es es tu vida,-esa es la infancia. Selgas. SUEO DE AMoR: Hubo un tiempo en que tu labio eterna f me jur, y ansioso te d mi alma "\ y el tesoro 6 le mi amor. -D}j Hoy, del sueo en que YiYt tu o l vido me despert. f Slo en sueos p ensar p ud e que tuvieras corazn! Carlos Can o. 9.) CURIOSIDADES. EL MONOPOLIO DEL TABACO. El origen "de ciertos mono poli J. es muy curioso. En Francia la monopolizacin :e la industria tabacalera se debe u u:t muje r, y comenz en una poca lativamente reciente, en tiempo de Napolen L U na noche, en un baile que di el 2m perador con motivo de su casami e uto con Mara Luisa, llnm la. atercin de todos l os con currentes una dama lujosamente ataviada y materialmente cubierta de diamantes y otras joyas de inestimable va lor. Napolen procur a \ eri:{uar la profesin del marido d aqu<.!lla da ma, que para proporcionarla tan exagerado tu jo tenia necesariamente q u e se r muy rico, y c uando supo que era fabricante de cigarros. pens que all ha"ba una f uente de bene fic i os demasiado importantes para que el Est,ldo l os despreciase. Al poco tiempo firmaba e l -53-elegantes trajes de casa que sus doncellas l e ofreclan lo hizo omo si toda su vida hubiera e stado rodeada de tales atenciones. Examin c o n infantil curiosidad, pero sin sorpresa, los objetos de arte y lujo que en si1s habitaciones abundaban. Tena cual toda mujer la intuicin del lujo y bast un instante para que ohidase el lecho del hospital donde agonizab. El conde.pai, dejando su mayonlomo el itinerario ele su viaje y encargndole le avisase e n cuanto ocurriese el fallecimiento de Mara, que los mdicos juzgaban proximo, cualquiera otra novedad importante. Mara ocupaba en la casita, dos precio sa;S habitaciones en la parte alta. Verdaderamente la pobre Mara haba muerto; la que hoy viva era la jven y bella condesa del Encinar. Bella, prodigiosamente bella; su lindo es pejo veneciano se lo deca cada instante. Y no menta. La ven semejaba una esttua de marfil. Su intensa palidz haca resaltar la incomprr rabie hermosura de sus negros ojos y la pu reza de las lneas de su rostro luca c o n toda correccin. Al contemplarse Mara en el espejo, quedbase absorta y distrada y en sus lbis aparedan estraa.s sonrisas y elctricos ful gores en sus ojos. Su carcter dulce, apacible y carioso le Un elegante gabinete lleno de ojetos ele arte y una deliciosa alcoba, digna de una princesa. Cuando al siguiente dia ele su instalacin a11, Ma-ra abri los ojos, examin" con ine fable delicia el lujo y comodidades de que es taba rodeada y volvi cerrarlos apresura damente. Crea soar y tema volver la realidad de la vida. Despus, fu poco poco recordando lo.s extraos sucesos que en pocos das se haban realizado. La proposicin del conde, su c a samiento, la fortuna de su madre y herma nos ...... la gallarda figura ele su "esposo" y el lindo rostro de aquel rubio angelito que ella declar ser "hijo" suyo ...

PAGE 8

94 to estableciendo el monopolio de es ta industria por cuenta del Gobierno. EL ORO Y LCS DENTISTAS. Si el oro escasea durante los siglos XXI y xxn. los dentistas de nue stros tiempos sern los principa les culpab les; por lo menos as lo di ce un alemn aficionado toda cla se de estadsticas. A ;egura este seor que los dentis tas emplean anualmente en empas ta r dientes y otros trabajos anlogos un os 8oo kil g ramos de oro, cuyo ndor a s ciende 3.ooo pesetas; de 1ane ra que este paso dentro de tres siglos hl> br debajo de tierra, en los cementerios, nada menos que 997oo,ooo en oro. BAiSTAS Q..UE SE PONEN NEGRAS. De una condesa rusa que tena la costumbre de tomar baos sulfuro sos se cuenta la siguiente divertida historia. Cierta maana, la condesa entr, -54-LA REVISTA como de costumbre, en el cuarto de bao. Apenas el agua haba tocado su cuerpo, cuando, con gran horror por su parte, comenz volverse negra, y qued tan espantada con la transformacin, que al mirarse al espejo cay desmayada. La explicacin qel fenmeno no puede ser ms sencilla. Despus se ha sabido que la condesa estaba acostumbrada pintarse la cara, el cuello, los brazos y las manos diaria mente con una sustancia que conte na zinc. Aquel da, la pobre seora se haba olvidado de quitarse el vistoso afeite. El zinc, combinado con el azufre en el agua, haba convertido en be lleza etipica la wndesa rusa. Ha pasado bastante tiempo antes de que la infortunada aristcrata haya recobrado su color natural. C omo v iene. Sr. Director de LA REviSTA. Muy Sr. mo: Le agradecer ten ga la bondad de insertar en las columnas de su ilu st rado pe 1 idico, las siguien tes aclaraciones por lo que le quedar sumamente agradecido S S. y affmo, a.,igo Jase O. Wilson. Mitchel 2010. Race unos das se fu de mi casa, por su propia voluntad, mi sobrino Luis A. Wilson, donde lo tena empleado y en cuyo des tino siempre ganaba no menos de treinta pe sos la semana, Mi citado sobrino Luis, ha dicho en distintos lugares que me abando n porque yo lo maltrataba, lo cual es completamente incierto, y pueden probar lo contrario todos Jos em pleados de esta Cafetera y dems personas que directamente tienen relaciones con esta casa. Como quiera que se trata de un muchacho falto de experiencia, no quiero se le d crdito lo que de m dice. Y tan cierto es todo cuanto digo, que an hoy en da, el caf que si gue vendiendo procede de mi casa,. pues lo nico que de seo es que se acabe de hacer un hombre de bien De V. respetu samente J. o. -55-Mara sonrea y se dejaba mecer en este breve espacio de dicha que Dios colocaba al fin de su vida. ferma, tom la prudente determinacion de no escribirle y dtjar pasar el tiempo hasta que llegase el triste momento por tocios esperado. o olvid Luis. nada de eso: dos o tres veces pens en lo alegre que se pondra al saber las venturas que rodeabat1 su buena amiga. Cuando el conde se despidi de Mara, y bes tierna y galantemente su mano, espe rimento tal emocin, que no pudo proferir ni una palabra. Sus hermosos ojos se llenaron de lgrimas. Y paso una semana y los mdicos mir banse asombrados al ver como luchaba aque cuerpo dbil con la tenz enfermedad. Y otra semana sigui y el fid mayordomo que esperaba el fin de a quella crhis para dar cuenta su seor, no supo que hacer al ver que la que todos crean un carlver, iba poco poco asegurando su vida. Enterado de los secretos de su amo y comprendiendo que an contando con sus buenos sentimientos, no deba sentarle bien la noticia de la inesperada mejora de la en-Los mdicos por su parte, tomaron empe o causa de la rareza del caso que su vista se pre!'entaba, en apro\echar cuanto la ciencia pusiera a su alea r.ce, para obtener una comple t a victoria eu aquella lucha original entablada por la muerte poderosa, contra un cuerpo dbil y casi aniquilado. El milagro se realiz y en el momento en que reanudamos esta historia, Mara estaba fuera de peligro y su madre y hermanos habian marchado Valencia con objeto de ad quirir una finca que asegurase su porvenir. Si extraordinario era el cambio de fisico que haba experimentado Mara, era an ma yor el moral. Aquellos estraos sucesos que de modo tan fantstico y en tan breve plazo haban cambiado radicalmente su manera de ser, influyeron de tal manera en s u naturale za que juzgo triste sueo su pasado y dulc sima ilusion el presente. Cuando se levant del lecho y visti los


printinsert_linkshareget_appmore_horiz

Download Options [CUSTOM IMAGE]

close
Choose Size
Choose file type

Cite this item close

APA

Cras ut cursus ante, a fringilla nunc. Mauris lorem nunc, cursus sit amet enim ac, vehicula vestibulum mi. Mauris viverra nisl vel enim faucibus porta. Praesent sit amet ornare diam, non finibus nulla.

MLA

Cras efficitur magna et sapien varius, luctus ullamcorper dolor convallis. Orci varius natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Fusce sit amet justo ut erat laoreet congue sed a ante.

CHICAGO

Phasellus ornare in augue eu imperdiet. Donec malesuada sapien ante, at vehicula orci tempor molestie. Proin vitae urna elit. Pellentesque vitae nisi et diam euismod malesuada aliquet non erat.

WIKIPEDIA

Nunc fringilla dolor ut dictum placerat. Proin ac neque rutrum, consectetur ligula id, laoreet ligula. Nulla lorem massa, consectetur vitae consequat in, lobortis at dolor. Nunc sed leo odio.