La Revista


previous item | next item

Citation
La Revista

Material Information

Title:
La Revista
Place of Publication:
Ybor City, Tampa, Florida
Publisher:
La Revista
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
v. : ill. ; 31 cm.

Subjects

Subjects / Keywords:
Hispanic Americans -- Periodicals -- Florida -- Tampa ( lcsh )
Periodicals -- Tampa (Fla.) ( lcsh )
Genre:
serial ( sobekcm )

Notes

General Note:
Title from cover. "Semanario de literatura, ciencias, artes y sport" (varies).

Record Information

Source Institution:
University of South Florida
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
The University of South Florida Libraries believes that the Item is in the Public Domain under the laws of the United States, but a determination was not made as to its copyright status under the copyright laws of other countries. The Item may not be in the Public Domain under the laws of other countries.
Resource Identifier:
023596178 ( ALEPH )
53132764 ( OCLC )
R19-00020 ( USFLDC DOI )
r19.20 ( USFLDC Handle )

USFLDC Membership

Aggregations:
University of South Florida
La Revista

Postcard Information

Format:
serial

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

l. 20 LA REVISTA. SEMANARIO DE LITERATURA, C IENCIAS, ARTES Y SPOR'l'. -Tampa, Ybor City 27 Diciembre d e 1 903.N A Vl1_)AD! .. '. ... ._ ; :: :" m \ L mundo conmemora el nacimiento e J e ss. Se celebra l a tradiciona l NOCHE BuEN A y la ciudad luce sus m ejore ..; presf'as, enga-1 lanada, llena de luces, banderas y colorin es. Mucho antes que las manecillas d e l r e loj, d e esa mquina que nos anuncia sin d e sean-11 so, como s e extingue nuestra pobre vida, devorada minuto minuto eu la eternidad del tiempo; mucho ante s que las manecillas unindos e snbre la esfera, sealasen la hora en que 1 segn la historia sagrada lanz su primer vagido e l MESAS REDENTOR, ya los cohetes y .AL. l petardos atronaban los aires, y los voladores surcaban e l te r, deshacindose en el espacio, en brillante s ramilletes de fuego. 1) L..as call e s presentan un espectculo do animacin y bullicio indescriptible ..._. Las tiendas y pues tos, adornados de ramas y palmas, banderas y farolitos, se ven con. curridsimos la d e p endencia se multiplica para atender al pblico que, en su apl'esur:.t.-'i miento. compra si n r egatear. 1 Frente las vitrinas y escaparates de las jugueteras, se a rremolina con alegra chillo na, la infancia tumultuosa, y con l os ojos muy abiertos, e lige en su imaginacin, despierto 1 el deseo, el regalo qu1' espera de SAN'l'a LAUS i Los mayorcitos para quienes el misterio ha desaparecido, y no tienen esperanza de que 11 los visite el anciano protector de los nios, recorren las calles dando trompetazos, y dispa .AL. 1 1 raudo cohetes, que saturan la atmsfera de humo espeso, que dificulta la respiracin. Es Noehe Buena! Se oye la corneta del autvmvil, que se precipita en velz carrera, como si luchase por .AL. el triunfo eu r egateo; suenan las campa.nas de los carritos urbanos, aturde el cascabeleo de los innumerables timbres de bicicletas, explotan bombas y petardos con fragor horrsono en medio de gritos, cantos y chiflidos, formando un conjunto ensordecedor, como de ciudad atacada d e vrtigo. E s N oc h e Bue na! ..._. Todo el mundo se considera L:on derecho obtener su parte de feliL:idad. Cruza haciendo retemblar la calle con ruido de curea, la ambulancia de polca que 11 conduce la estacin dos hombres, no se sabe quienes, dos annimos que impacienes 6 viciosos, antes d e la c ena ya estaban borrachos. Y sigue e l tumulto, la algazara aumenta, y las hacen el entusiasmo comu nicativo. Pero no todo es alegra. En una esquina suenan tres di s paros, que solo notan los c er. canos al lugar del suceso. Dos hermanos, r epite n la obra de AIN. S J n hombres buenos inofe nsivos, pero enlo; ... quecidos por el alcohol, no respetan lo;; lazos de familia, y discuten y combat1.m.

PAGE 2

I 28.. LA REVISTA Los tres disparos hacen blanco, el uno, el ms-joven do los dos, cae con el crneo des-trozado, en tanto que el otro se oprime el vientre, donde h recibido dos balazos. Acuden los mdicos, y pronuncian la sentencia fatal. Es.tn heridos de muerte ., Despus .... EL DRAMA! La madre loca, frentica, abraza sus dos hijos, los besa y cubierta de sangre lanza ge. midos lastimeros. Cuesta trabajo desasida de aquellos cuerpos, de aquellos cuerpos ya inertes, que no responde!) al llamamiento de la infeliz que los llev en su seno, y en tanto que la mrtir se revuelca con la desesperac.in del dolor supremo, se oye la comparsa de los guitanistas, que se acerca, se detiene un momento, dicen uua ftase guisa de epitafio, y siguen su camino) cantando. Es NocHE BuENA! Frutos de l a co nstan ci a. El trabajo tanto intelectual como el material es la fuente legtima de la riqueza y pren da segura del engmndecimiento de los pueblo 3 Sin la benfica influencia que ejerce poco adelanta ia la especie humana p orque como dije en otro de mis artculos, la sabia naturaleza encierra tesoros que para ser conuciuos y aprovechados exigen un tl;abajo constante y basado en el estudio. El hombre ocioso es el zngan.1 de la sociedad, mejqT dicho un st colocado en el primer escaln del crmen, porque al llegar el da .en que no encuentre quien socorra sus nece!;idades lo obligan stas y sus deseos conseguir por medios reprobados lo mismo mnos que el trabajo le presenta con honradz y seguridad. -. El trabajo d e l hombre ha hecho nacer ciudades donde hubo soledades inmensas; scar del seno de la tierra los artculos necesarios la vida, los metales y piedras finas. po blado de naves el Ocano p ermutando los productos de unos climas por los de otros y lo que es ms, ha difundido la antorcha de la civilizacin. No contento con dominar la Tierra subido las regiones celestes, descubierto la posicin, magnitud y nmero de los astros, conocido sus movimientos, previsto las t empestades, y dominado el rayo. Mejorando las custnmbres ha podido someter las pasiorres la razn, f'nsear la ciencia de la vida, fijar lo s pl'incipios de la filosofa moral, y fundar sobl'e sta una legislacin enr gica pet:o human<:t que ate ndiendo :. los derecho.:; de la sociedad, ha mirado tambiu con paternal esmero por la suerte dt>l infelz contraventor. Los castigos carecen de suantgua ferocidad. Se ha comprendido t!Ue el hombre no pot ser delincuente pierde sus clerechos que_ se le oiga y exc use atendiendo circunstanc i<.tS atdnuantes, y el juez en lugar
PAGE 3

posibles donde no existen, poniendo escollos en una ruta en que tal vez no hay una pieqra que impida el libre trnsito. o Qu habra sido del trabajo que se emprendi al pirmides de Egipto maravilla del Universo, si la constancia lo h:1biera abandondo? D e seguro que no se habra realizado tan portentosa obra, y en luga r de ella contemplaramos sus cimientos al gunas paredes arruinadas nido de reptiles. Numa Pompilio, filsofo rey de los romanos, engrandeci la nacin y se hizo clebre en la Historia porque ningn'otro comprendi tanto la exactitwl de los principios que dejamos consignados. Cclocado sobre un trono naciente al que sostena un pueb lo tan ignorante como hecterogneu se persuadi que para la regeneraci
PAGE 4

1 Americana hechicera, hija de la ardiente zona en tu preciosa corona yo pondr la flor primera. De los primeros amores en dulce vnculo estrecho, quin ay! cubana, en tu pecho pondr las primeras flores? Quin ser ? negras congojas no te d el hado funesto cuando pongan en tu cesto de amor las hojas. Plegue Dios sol de hermosura, que a n uncien con sus colores estas mis primeras flores las flores de tu ventura. Que suenes blancos delirios en un valle de esmeralda al poner en tu guirnarla de amor los primeros lirios. Mientras llegan los amores, hija de mi ardiente zona, en esta linda corona pondr las pdmeras flores J Fornaris

PAGE 5

1 DE ACTUALIDAD. D ilogo sorprendido, entre dos fabrican tes de Tamp a, Q.u de l a reciprocida d ? Q.ue nos ha de causar muchos perj ui cios. --Pues opi n o de distinto modo, por est probado q u e el 2o p g de rebaja al t abac o torcido, no es suficiente p a r a que los fabricantes de la Habana pueda n aproximarse en los precios con nosotros. --Pues ah est el error. Tienes que tener en cuenta que n o es el 2o por ciento lo que se ha acordado; la recipr.::cidad es lo nico que se sa be existe. S i al tabaco le ponen ms del 2o de descuento, entonces si que nuestra perdicin es irremisible; con el 20 p g llegar el da que solamen':e ..odremo s trabajar las vitolas inferiores. El 7o p g de f bricas de la Habana pertenecen al Truts, que no tiene que pagar comi sionistas, ni detallista s ni embarque de rama, todo lo cual los fabrican. tes de Tampa que somos independientes tenemos que hacerlo. --Eres muy pes imista, pues ya es cosa s abida que el :Jo p g es toda la rebaja que se le h ar al tabaco y ya est perfectamente probado que la competencia de l os fabricantes habaneros con nosotros es imposible, Un a miguito enfermo. Desde hace das se encuentra enfermo CUQUITO Santa C ruz, hijo de nue stro correcto amig o y compaero E nrique Sant a C ruz Mucho sentimos la enferme dad d e l simptic o nifio al q u e l e de seamos un p r onto r e stab leci miento Cuba on wheels. Como cubanos, protestamos la ofensa que se le hace nuestra Patria, con el "carro exhibi ci6n," que por algunos meses re correr los Estados Unid?s, ex hibiendo los productos cubanos. ./ Llevados por la curiosidad l nos dirigimos, debido los anuncio s, que por l a ciudad han circulado, anun ciando su estan cia en Tampa. A l pe netrar e n el ci t ado carro m u y pintado y muy a l umbrado, lo pripero que nos vino la m ente, fu \.:n o de e so s tpico s baratillo s de la Pla z a d e l V apor. Sinceramente, noso t ros deplo ramos, que nuestro Cn s ul e n no haya p rotestado e n nombre d e Cuba, po r haber p u blicado aqu todo s l os p e r i o di c os, que el citado carro est s u bven cionado por el Gobierno Cubano A>(lsar de producirnos triste. za ver Cuba que la IJI tan rica, tan sumam e nte pobre segn el '' Ca rro-exh ibicin l e quedamos m u y agead eci do s sus e mp resar i os, porq u e all aprendimos a lgo m s que no sa bamos Entre e l in s ignifi ca n te nmero d e frutas que se hay do s g r a nd es pn m o s tuJo lle no de aceitunas y o t ro d e u vas de vied o .... "Pobre Cu b a, c u nto s c rme nes se cometen e n t u nombre Eleccion de esposa. Q.!.lie n h a de to111ar mujer por su vida, tome l a ms escondida p ara s u seguridad: la que en virtL.d y bondad fuera criada y nacida La muy en mucho t enida por hermos sta d1z que es peligtoa; la muy mudable; la muy rka, intolerable; soberbia. g't!nerosa. L a cumplida en cualqnie: c sa y acabada; menos que todas m e agt ad a, p orque, segn mi pensar, m a l a co s a es de gnard r, la de t o dos desead,t. B Tor res .N'ah arro E n el mes en q ne nace, la Primavera, &.nte m apareciste por vez primera. Nuestros amor es t a n delicados f u e ron como sus flores. P a s la P r i mavera tan ve lzmente, como pasan las aguas en el torrente. Nuestros amores pasaron y murieron como sus flor e s. J ose R Villa verde. /

PAGE 6

El drama del lunes. Con mucha actividad ha trabajado el Juez Torres, d e l 32 Distrito, en el drama que tuvo lugar ellnes pasado. Enrique Velzqut-z, el mexicano despus de graneles sufrimientos, dejo de existir el mircoles a las once y cuarto. Sus ultimas palabras, fueron preguntando por el estado en que se encontraba su contrincante J esus Fernnclez. Este herido, como ya dijimos, tiene el pulmn derecho perfora do, siendo su estado aun g r ave. L a bala que recibi por la espalda era de calibre 44. Lo asisten los conocidos mdicos Dres Su rez y Altrue. Muchas y muy distintRs versiones han circulado, respecto lo que mtiv el sangriento de senlaee. A la versin que miis damos, no queremos publicarla por respeto al difunto Velzquez, pues por ella queda en muy mala situacin. Quin tir primero? Esta era la pregunta que el Juzgado quera que se le pues era el indicio fundamenta l d el proceso. En los primeros momentos, imposible fu er.contrar un testigo presencial, que se prestase declarar, pero despus de muchas pesquisas nos enteramos, que uno de los bomberos, acuartelado en la estacin situada frente al lugar del suceso, vi perfectamente el principio de la cuestin. As egura dicho testigo, que Jess de espaldas, recibi el primer balazo que parti de Velzquez, y que entonces virndose hacia su agresor revlver en mano, le dispar con tanta serenidad que los cuatro tiros hicieron blanco. Segn nuestros informes, el primer tiro hizo blanco en la mano derecha de Velz::uez soltando el revlver que en ella portaba; debido ello no pudo hacer ms disparos; entonces Yalindose de la mano izquierda empu una faca mexicana y se abalanz sobre Jesus, el que al ver la actitud LA REVISTA de agresor sigui disparanuo hasta que ambos, consecuencia de bs herid -as cayeron sin sentido al suelo. En el informe pericial, que el reputado Dr. Bartlet, mdico del Servicio Sanitario, di al Juzgado, queda comprobado tcnicamente lo que nosotros ms arri ba decimos. Segn la opinin de varios letrados a quienes hemos consultado el caso, Jesus Fernndez no es culpable de delito alguno, pues al disparar contra VeUtzquez lo hizo en defensa propia, repeliendo la primera que por la espalda se le hizo. El Suizo. El Restaurant de Negreira y Gutirrez, situado en la c a lle 17 n a la 7a, avenida, que lleva p o r nombre "EL Surzo". c ada da que pasa adquiere mayor crdito, so lo por el esmera do ;ISeO en eJ serv.icio, sino tambin por la de &us propietar:os y y por el cocinero-espaol ql!e all presta sus serviios la humani.dad, que es uno de mjores Ybor. u!mamente han sido instalados )lue se vri fi-ecuent<\dos por nu. mersas famiJias::.de.:.ladoca.lidad. Uno de nuestros compaeros aten : ta:mnte .i rv.i tttdo 'por Jos simpticos Manue_l Guti'rrez y Ramn Negrei ra pas la Noche Buena en "El SuiZ belto, que estaba enamorado de la_ hija Mr. Maroquier al que s.ta miraba con buenos ojos.

PAGE 7

l LA REV!STA 133 El veguero cubano pensativo, comunica a su bodeguero los beneficios que les ha de reportar ta reciprocidad en el negocio del tabaco, rrino! veraen t<;>da la U')che. Pun caro le va costar su noble rasgo de generosidad! A los pocos instantes se present ante Luca la duea de la casay le dijo. --"Porqu no ha que rielo usted baih r co n mi sobrino? El pobreci llo est disgustadisim o, y se siente humi lladoporel desaire que ac. tb a de reci b ir. Despus acudi el general. el cual exclam: -Ha hecho V. muy mal, seorita, y deplo ro en el alma lo ocuvien rlo un escandalo, sin ti:) vivsimas des e os de llorar. Pero en aqud preciso momento entro en el saJonia anciana condesa viuda de Mira mas y todo el mundo se dirigi red birla. L .t ca, sin embargo, permaneca inmvil en su silla. -Gracias, no bailo-contest Luca. El sobrino del general se retir pesaroso, sin comprender la causa del desvo de la joven. Al poco rato lleg el turco Mr. Maro.quier. -Amigos mios exclam la te cin Ilegada.-Acabo de presenciar un verdadero milagro! Ya saben ustedes que todos los aos por este tiempo recorro altas horas de l a noc h e l os barrios extremos de la poblacion, llevando mi coche c argado de juguetes pa ra repartir entre los nios pobres. Como es natural, nosuelifencon trar ms que zapatos rotos y des v encijados, los cuales no puede uno acercarse sin grandes pre c a ucione s. Pues bien, seores, por pr_imera vez he encontrado en <;asa de un campesino qne vive cerca de aqu unos preciosos zapatos de seda azul, tan pequeos y tan elegantes, que puse en ellos todo lo que llevaba en mi c;:. rruaje. Luca no habia querido bailar, temerosa del tro del pavimen constndole que habh herido el amor propio del oficial, y no vol--Estoy turioso contra tt,-di jo el padre.-Vaya un capricho! Te has vuelto loca? Te mando que bailes inmediatamente con ese joven! Luca no supo qu de::ir, y pre3 -77 aos no tuvo fruto y otro refiri que en Mlaga una seora de 50 aos de edad y' un ca baBero de 60, tuvieron una preciosa nia al cabo de 26 aos de infructuoso matrimonio. Las dos hermanas s alieron a l poco tiem-po; pero el da se agri. Matilde perdi su buen humor y la ta refunfuaba al ver que la presencia de un "chiquillo" haba venido turbar sus place res Elena no poda volver de su asombro. Aqul hermoso nio era su hijo; lo babia estrec hado entre sus brazos y haba cambiado con l besos y sonrisas. Y aquella mujer ...... jven y hermosa era sin duda la tsica ........ No haba muerto ..... ... Elena, la adorada del conde, haba sido la inventora inspiradora de una farsa que ahora se volvla contra ella. Su dolor y clera aumentaba al recordar la interesante fisonoma de aquella mujer que se llevaba su hijo mientras ella, la madre verdadera, tena que finjir indiferencia, y un odio profundo hcia aquella mujer nacio ins--74-El inagotable buen humor de la hermana de Elena; el gran apetito y las ocurrencias de la ta y el alegre carcter del marino dban la fiesta singular encanto. Una de stas haban dispuesto en el inme-diato pueblo de Carabanchel. : Aprovecharon un da hermoso y y adems de trabajo. -Los domingos acuda demasiada gente y no tenan bastante libertad. Alquilaron los coches necesarios, y provistos de los v veres de ordenanza s, salieron por la maanita hacia Carabanchel. Cuando llegaron se dirigieron la cas donde acostumbraban descansar y en cuyo hermoso jardin almorzaban y coman. Dejaron all criados y cachivaches y men tras se preparaba el almuerzo dieron un pa seo por el pueblo. Al volver encontraron en la puerta de la casa una elegante carretela, y en el jardn una robusta ama de cra con un precioso nio en sus brazos. Matilde fu la primera que lo vi y ad-

PAGE 8

134 LA REVlSTA La condesa vi de pronto Luca inmvil en su silla, y al no tar la joven ocultaba sus pis, com-prendi todo cuanto ha ba ocurrido. UN NEGRO ENAMORADO. La ilustre dama cogi a la mu chacha de la m3.no, le hizo atravesar el saln y la condujo una pieza contigua, soberbiamente al fombrada. -Aqu no sentirs fro en los pis-le dijo-y podrs bailar tu gusto. Despus llam al sobrino del ge neral, quien explic el acto generoso que Lnca habla realizado con el pobre nio y le murmur :;ti o ido estas palabras: Baile usted con ella para que se caliente l os pies en la alfombra. El oficial obedeci gustoso, re suelto declarar {t Luca la ard ien te pasin que dominaba su es pritu, y l a condesa regreso al sa ln para referir t o do el mundo e l. generos:::> rasgo de la encantadora hija de Mr. Maroquier. Extasiado este negro ante la belleza de una de su raza, quiere arran carle las cuerdas de su bandolina, la copla del chispeante inolvidable gacetillero Jacobo Domnguez Sant, y la plagia cantndosela su Dulcinea; Si te miro de negrita hasta las canas me arranco; Cuando te miro negrita hasta los pelos me arranco; y exclamo en mi amarga cuita: quin pudiera ser el blanco y exclamo en mi triste cuita: quin pudiera ser el n eg.o Blanquita! de esa negrita! Carlos Foley Mascuana.-Imp. 9a. ave. 1520, esq. 16. -75-mirada de la hermosura llam su hmana. -Ven Elena, mira que nio tan hermo-so. Elena se acerc y prodig besos y caricias al chiquitn que sonrea de un modo encanta dor. Eler.a calculaba que su hijo podra tener aquella edad y hasta en su ilusin crey en contrarle parecido al conde. Sobre todo en los ojos. En voz baja se lo dijo su hermana; pero sta contest:-Bah -todos los nios se parecen entre s esta edad y no se parecen nadie. Cuando Elena iba dirigir la niera algunas preguntas llegaron su marido y los convidados. Al poco tiempo una elegante jbven acom paada por la duea de la casa prest>ntse en la puerta del jardn y llam la niera. -Quin es esa seora tan guapa? pre gunt6 uno de los amigos del marino. -La condesa del Encinar, contest la ni era yendo reunirse con la seora. Elena lanz un grito de sorpresa y estuyo -76a pun.to de caer vctima de su ilusin, La condesa y la niera subieron al carruaje que tom el camino de M adrid. Elena se dei caer sobre un banco del jar dn, presa de un extrao desvanecimiento, luchando con sobrehumana fuerza para no dejar comprender lo que en ella pasaba. Ma tilde, la unica persona que comprenda la situacin de su hermana acercse ella y apo yndola en sus brazos se la llev una de las habitaciones interiores, diciendo:-No es na-da ...... un ligero vahido ...... Dejennos solas un momento. El buen marino, mientras tanto, deca sus amigos con aire triste: -Yo s lo que es ...... la vista de ese her-moso nio ...... la ha hecho recordar que no tenemos nhnguno ......... Elena lo ha deseado siempre ........ Pero Dios no ha querido conce-dernos tal favor hasta la fecha ......... Yo no pierdo las esperanzas. An somos jvenes ..... Y sigui la conversacin sobre este asunto, con tanda cada cual extraos casos; quien Citaba un matrimonio que hasta los qince


printinsert_linkshareget_appmore_horiz

Download Options [CUSTOM IMAGE]

close
Choose Size
Choose file type

Cite this item close

APA

Cras ut cursus ante, a fringilla nunc. Mauris lorem nunc, cursus sit amet enim ac, vehicula vestibulum mi. Mauris viverra nisl vel enim faucibus porta. Praesent sit amet ornare diam, non finibus nulla.

MLA

Cras efficitur magna et sapien varius, luctus ullamcorper dolor convallis. Orci varius natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Fusce sit amet justo ut erat laoreet congue sed a ante.

CHICAGO

Phasellus ornare in augue eu imperdiet. Donec malesuada sapien ante, at vehicula orci tempor molestie. Proin vitae urna elit. Pellentesque vitae nisi et diam euismod malesuada aliquet non erat.

WIKIPEDIA

Nunc fringilla dolor ut dictum placerat. Proin ac neque rutrum, consectetur ligula id, laoreet ligula. Nulla lorem massa, consectetur vitae consequat in, lobortis at dolor. Nunc sed leo odio.