La Revista


previous item | next item

Citation
La Revista

Material Information

Title:
La Revista
Place of Publication:
Ybor City, Tampa, Florida
Publisher:
La Revista
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
v. : ill. ; 31 cm.

Subjects

Subjects / Keywords:
Hispanic Americans -- Periodicals -- Florida -- Tampa ( lcsh )
Periodicals -- Tampa (Fla.) ( lcsh )
Genre:
serial ( sobekcm )

Notes

General Note:
Title from cover. "Semanario de literatura, ciencias, artes y sport" (varies).

Record Information

Source Institution:
University of South Florida
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
The University of South Florida Libraries believes that the Item is in the Public Domain under the laws of the United States, but a determination was not made as to its copyright status under the copyright laws of other countries. The Item may not be in the Public Domain under the laws of other countries.
Resource Identifier:
023596178 ( ALEPH )
53132764 ( OCLC )
R19-00021 ( USFLDC DOI )
r19.21 ( USFLDC Handle )

USFLDC Membership

Aggregations:
University of South Florida
La Revista

Postcard Information

Format:
serial

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

u 1 LA REVISTA. SEMANARIO DE LITERA'rURA, CIENCIAS, ARTES, SPORT, F. INTERESES -Tampa, Ybor City 3 E nero !le 1 9 04.19():-3, ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::;;;::::::; :; : :; :. :: :: ::; :: : ::: ::: :. ; :: :::::: L ORla rpida, pendiente y escabrosa cuesta, des cienue el vacilante y aterido anciano. Las anhelantes, temblorosas manos, se apoyan en el recio cayado, bculo que sos tiene el encorvado, macilento cuerpo del triste, cuyo rostro envuelve misteriosa luenga barba, que escarcha la nieve del invierno. Al empezar el atrevido viage, echse cuestas las alforjas repletas de lisonjeras espe. ranzas. Entnces era un nio! Emprendi la caminata esa hora en que luz esparce sobre los campos su manto de oro. Pintoresco paisage, rodeaba al pudoroso doncel, 3obre cuya frente cubierta de areos cabellos, reflejaba el sol tesoros de juventud. Pero la tierra ha girado millones de vece8, sobre sus ejes inmc.rtales! Al llegar la cumbre, despus de esfuerzos inauditos, jadeante, y sudoroso, descubri el eterno panorama, la visin kaleidoscpica de la lucha eterna. Por el triste sendero, fu dejando las esperanzas, una una, como la blanca oveja, pierde su belln entre las zarzas del camino. Sin detenerse en la cima, tendi su mi rada, y all en la inmensa cortina del horizonte, vi reproducirse,. como figuras de cinematgrafo, el drama de la vida, la realidad sombra, desvanecedora de sus r isueas ilusiones. A lo lejos, ensangrentando las nieves de la RusiA, los hombres destroz;,dose, roan. chando la frente de la humanidad, con el cdmen de KEECHINF]F! Por Oriente, vivo relmpago abre los senos lgubres del firmamento, retumba el true no con formidable voz, y bambolea el trono del poneroso, ante la destruccin del celeste imperio. EL NuEvO MUNDO, acoge por pavura, con intleccjn histrica de aristcrata miedoso, la canalizacin del !STl\lo PANAl\IEiW, que al descomponer el mapa geogrfico de( mundo, arr!l.stra consigo el honor indefendible de una dbil nacin. Sombras por doquier! Nubes preadas de amenazas cubren el cielo, mientras el an ciano sigue descendiendo, batido por las alas del tiempo que deja sobre su f rente e l sello inescrutable del destino. Al pie de la colina, coronada de siemprevivas, se yergue la cruz de la f. Hacia ella se encamina con paso lento, el encorvado anciano, esperando abrazarse al smbolo sagrado, de cuyo emblema surge nuevamente el viagero con las alforjas repletas de esperanzas. El anciano llegar, y al abrazar la cruz, se desvanecer en el espacio, formando con sus pliegues de somb;ra, en el c l ustro de la inmensidad, el vstago sucesor en la eternidad del tiempo. Adi6s 1908! Viva el recin nacido 1904! .-

PAGE 2

La nueva R epublica de PANA M A. Independizada Pana m a de Oo lombia desde el 3 de Noviembre ltimo, por causas que no pode mos comentar, porque al e jarlos de la poltica, al hace rlo sea in vadir el cercado ajeno ctuLI_ l .lo lo que debemos es ocuparnos del n..uestro; pero como quiera que con la separacin, viene Pana m formar parte en el concier to de las naciones libres, vamos dar conocer algunas notas es tadsticas-geogl'ficas de ella, fin de que nuestros lectores pue dan apreciar la importancia civil y comercial de la nueva N acin. Amantes de la libertad, goza mos cuando vemos que un terri torio rompe las frreas cadenas qne lo sujetan y se constituyen .. : en pas libre independiente; y nuestro gozo es mayor, si esa li bertad ha sido obtenida sin de .... rramamiento de sangre. Pero, qu tristeza causa el vet un terl'itorio emancipado, sin contar con los recursns suficientes para su sostenimiento y tener que supeditarse ::;te los c aprichos de ot;a N acin para que los ampare! Con qu fuentes de riqueza comerc ial, inJustrial y agrcola, cuenta Panam, para sostenerlos inmensos gastos que demanda el sostenimiento de una Naciu? Por las notas que expon e mos tomadas de la prensa de R e pblicas colindante::; Panam. se v que e1 comercio es muy es caso, poca su industria, chico el territorio y con una poblacin muy heterognea, sin otra fuen te de ingresos que los que pro dazca el cleb.1eTratado del Ist mo con los EE. UU., teniendo para ello que supeditarse las exije ncias de esta nacin, qe al posesional'Se del Canal, invaJir el nuevo Estado con un ncleo de inmigrantes tan numeroso, que la vuelta de pocos aos se sobrepondrn al de los naturales rlel Pas y entonces .. .. Quiera Dios que nos equivoquemos para bien de Panam y de la raza latina en Amrica. "i' Este Estado, que acaba de pro-clamar su independencia, abar-LA REVISTA ca una superficie 82,600 kil metros cuadrados, de los cuales 45,500 son baldos. La poblacin asciende 221 mil alm:1s, incluyendo unos ocho mil salv.-.jes. L.a cordillera occidental atraviesa todo el Estado en dirt>ccin de E. 0., siendosuspicos m; notables el PICACHO, d(> dos mil metros de elevaci<5n, y el volcn de CHlRIQUI qne no alcanza esa altura. No hay pramos en Pa nam, y la extensin ocupada por las montaas es de 50,000 ki lmetros cuadrados. El territorio del Estado es mon tuoso y spe1 o en algunos pun tos; en otros hay bosques espe sos regados por los imnumera bles ros que vierten los estribos de los Andes. Las sabanas de Chiriqu son las ms hermosas de Pana111, y muy ?rupde ellos alge derecho, yo estoy >ronto y disput>sto contradecirle y defenderlos'' l>e este modo se verific e l descubri miento y toma de posesin del territorio que hoy se l ma Repblica de Panam. En 1514 el rey D. Fernando nombr Vasco Nez adelantado del Mar del Sur y Gobernador de provincias de Coiba y P .nam. ,. En 1515 lleg el nombramiento y tom posesin del cargo hasta 1516, en que se le orden ir la ciudad de Acla pura coristmir 4 bergantines quef ueron los prime-. ros barcos que rompieron con sus proas las aguas del gran Occeano Pacfico.

PAGE 3

!l LA REVISTA 3 Frutos de la constancia CONTINU AClON, Los egipcios ocup::1.ban un va.sto territorio, sienflo el tarreno til en su mayo\ parte. Lo conocieron y al punto fomentaron la agricultura, empezaron comerciar, y protejieron de t.:l.l suette las ciencias y las bailas artes, que llenaron el pas de magnficos monumentos, y prepataron las dems naciones el camino del saber, pues entre t-Ilas se pueJe asegurar que las ciencias tuvieton su cuna. De ese E.5ipto tan envilecido huy, Je ese Egipto aduat al presente Je feroces beJ uinos, ce u tto de animales caru voros, p:ttl'ia de hom hres ignorantes, salieron los primeros rayos del sol de la civi l izacin, y se tra,mitierou Grecia, siendo el modelo de las primitivas naciones. Oul fH la causa de su antiguo florecimiento y Je la decadencia actual? No la bustlnemos en otro heeho oiu en el del constante trabajo que en su principio tuvo, y en la inercia en que despu .:> cay sustituyendo su5 sabios hom bres que con repugnancia contemplan las ocl:pacione;; intelectuales y materiales. Recorramos la historia todos los paises, ele totlos los descubrimientos, y veremos mil y mil ejemplos mas 1le los consigu i1u.:J ju;tiflc:_.n o.otesiule.ne u t e el axioma que ptofesamos. L : t c :mstauch en los trab:tjos iu telectuales y matetiales es el origen del en gmndecimiento de las naciones, y el ab mlout > 1 L cau3a de LL ruina de las mismas. MiraJ la Espaa, esa tena llena 1le tantos recuMdos _\.bramos su historia en su poca ms aflictiva, en la de la tmicin dnl cvtHle D. Julin, y hallaremos que en la batalla de Guadalete queJ sepultaclv el pollet gtico de sus sangrientos despojos la tirnica dominacin morisca. pot. toda 1a Peunsula sus numerosos escuadrones; sobre ellbato teiunfante d e >llStautino eleva la m e \lia lnna, y pJ.recen destmidas para siempte la religin, la .libertad, el habla, las tradiciones de los godos. La Jl;spaa queJa la boca de n volcn que la ha devomJo casi en su otalidad y destruir el resto. Sin embargo tal no HlCeder; en un solitario rincn de la Il.eria existe un hroe rodea llo de pe1:o esforzados Vai'Ones; su nombre es un monumento histrico, sus hazaas raya u en lo fabulosl>, y ese Pelayo en fin, trauaja constantemente por la indepen dencia de su patl'a Jel yngo extmnjero, difunde las buenas doctdnas, entusiasma con .su ejemplo, y garantiza el poneuit Je sus esclavizados lares. Y en efecto sale de las montaas como un rayo, acomete las numerosas y aguerridas huestes agarenas, el umem de stas no le arredra potque v li1liat por su patria .Y su re .:--...._ligin, y al fin consigue lanzar al abismo la media luna enalteciendo la nruz,y asegura :-:_, ; sus hermanos el recobro Je sus derechos, tmzndole otros hroes que lo sucedern, la sen da del triunf9 y del honor. Brilla Napolen en la escena del mundo. Su carrera es la del triunfo. Car, Anb:1.l y Pompeyo, casi no pueden igualt'sele: las naciones miran en l un pto:ligio del siglo, y va reinar sobre el Universo entero. ., Mas la Inglaterra lo asecha; sigue todos sus pasos iJeando medios para derrocado del pedestal de su gloria, y arruina al orbQ que se contra el eoloso de los siglos. De acuerdo tal con la Rusia prepara el incendio ue M lScow, y pugnantlo su constante tra bajo con la fortuna de Napolen, consigue al fin que el sol Je W a.terloo alumbre la derrota d el gigante guerrero que va lanzar su ltimo suspiro eu el (lesnudo pen de dta. Elena. Comprenden los ingleses, castores de la Europa, lo mismo que los h"lanJeses que el c omercio un.iversal es la fuente de r iqueza, y ::!ta uno de lo.o ci t nieuto3 de la pl'OsperiJad, y lanzan sus naves todos los mares en solicitud Je fmtos. La China, esa inmensa posesin de artes, como tambi n de las ciencias, llama la del ingls; pero la preocu del gobierno chinesco ha pl'omulgado lt\yes que cierr
PAGE 4

FELICES P ASCUAS La hipocresa es hija legtima de la perver.sidad. que no se desea el bien propio, es falsedad y fingimiento hipcrita, Nosotros que hemos recibido hos pitalidad en este suelo saturado por los; a ires de libertad; nosotros que hemos sido favorecidos con el apo. yo de los cultos pobladores de la flo. t eciente ciudad de Tampa, tenemos que corresponder en la capacidad de : las f uerzas de que disponemos la :. proteccin que se nos dtspensa. j Si todos alienta el e;;pritu que : nos anima; si los trabajadores, que ; como laboriosa colmena, aumentan : j la capacidad industrial de la ciudad, ; : tienen nuestroyropsito :, si los mis mo deseosabngan, ellegtslador que hace las leyes la autoridad que las pone en vigor, y el ciudadano que las cumple, es lgico esperar, que el Ri'io que empezamos, sea prspero y felz pat:a todos. Al descubrir la primera pgina, atn en blanco, del ao que comien za, llenos de f : SALUD, prensa local, y extrange ra, Autoridades y pueblo, SALUD y FELICES PASCUAS. La Noc h e de Reye s. l. ala 111 nieve Menuda, pausada, Cubriendo collnaa, oteros y -valles, Vamlnoa y :llanjas. Tra1 de loa cristales En lujosa estancia, Una madre contaba su nll\o De brujas y magos Leylndas extraas. -Sabes ?-le deca }(ieutras lo besabaEsta noche es la noch e de Reyes. A las doce en punto .Por los aires pasan. Y lo s nios que son s iempte buenos Les traen juguetes De tierras lejanas. Si pones tus botas En esta ventana, Ya vers cuantas cosas en ellas De los Reyes Magos Eucentras maana -1 Ay, qu gusto !-decb el pequei'lo Bu tiendo las palmas; Y en tanto s u madre En brazos le alzaba, Imprimindole un beso en la boca, Un beso nacido Del fondo del alma. II Caa. caa La nieve pausada, Cubriendo tejados, cubriendo faroles Y calles y plazas. Tras de los cristales, la madre y el nio Bajar lentamente Los copos miraban, Cuando un chico, arapoto, descalzo, Pidiendo limosna La calle rruzabt )lRm exclam el nio, Mira se que pasa; Es un pobre que uo tiene botas,. N o podr ponerla< Sobre su ventana, Y los Magos que traen golosinas No vrn dejarle Juguetes ni nada Le digo que venga' Lhlmale t, : nda! Tengo dos zapatos, le voy dar uno, Y cuando los Magos Pasen por su casa, Ya abrn que all duerme otro nUlo Y pondrn juguetes De tierras lejanas ..... MANVBL LASSA Y Nvo.

PAGE 5

LA R E \ I STA Hermosa _fiesta. En los espaciosps d('l -cada cl'a ms prsJcro y si m ;J:1tico Centro Espaol, s ecclehro en la noche fiel J uves e l t r a dicio nal 'New Year BalL" La fiest A como todas las que celebra esa clta ) degante Sncied.ad, fu anitnadsima. A ella asisti todo l o que vale y representa ele l a Soeieclacl ricana, asi corno ele las Colouws Espaola y Cubana. Los bailadores re-:ibieron ni 1904 a l son ele preciosas piezas musica les, ejec utadas con In maes tra que ca-racteriza l a Orques ta del "Centro Espai'iol." LA REVISTA felicita i't la Uiret tiva del Centro Espaol, por. tul' c o n s u aci erto v buena -olur, tnd, han conducdo es : t Sociedad, t una altura que honra muy mucho los habitautes de habla es paola en Tampa, t .. Muy bien. En la Junta ce lebrada el pa>!a do Domingo e n c1 Ci tculo Cnba no, bajo la p residenci:;t del corree. to caballero Sr. Elaclto Paula, se tomaron acuerdos de mucha im para la vida_de esa Sociedad.' Como consecuencia, los resul. tados no se han hecho y pronto hemos de vet al Circulo Cubano llen o de vida y prospe. ridad. -En el prximo nmero daremos conocer lectores to. dos los trabajos realizados y Jos nombres de los comisionados que con 'fa'nto xito los han ll _evd o cabo. y no desma;var! Ignacio Vildo ola. Nuestro respetable amigo, el Sr. Ignacio Vildsola, que con tanto acierto. ha venido desem peando Ja Cancillera Col! aulado Cubano en '!_a.mpa, ha Sl do nombrado )ara ocupar e s e mismo puesto e n New Orlcans. Como el tra!:laclo pcclido por e l S r. Vildsola la :Secreta ra de Estado, nosotros le felicitamos' por haber realizado sus de seos, a l mi s m o t iempo qne de ploramos e l que se ausente d e Tampa, clonrle secunclanclo nuestro dig-no y correcto Cnsul e l Dr. F. F. Mendoza, tan buenos v eficaces servicios ha p restarlo i a Patria as como l a Colonia Cubana aqu r esicle i1t e Felicidades y xitos sin fin de seamos al S r Vildsola en s u nue. yo destino. Tomamos ele nuestro estimado colega ''Diario de l a :\1arinn, Jo s iguiente: El Asturiano e n rampa. Hace y ario s das llega1 on (t l'>' LL ciudad los D .. \tllonio Prnd J \" D. Francisco L;1c7. S n ehez, co'm isiotw dos pot la del ''Centro Asturiano" ett Tampa pHrH gestionar nntc estn importante so:ictlit d e l de un Stnatnri o en aquell a Con tal obJe l n reun11:-run t:! dominr.o ultimo en juntn genentl los s del "C-:ntro ;10" \ ',despusde un <:;tmbio de im p t :esiones, se tom el :tt:ucrdo accecle.r l o solici tadc S e e s tn bleccr, pues, e n T : t nt. pa un Sanatorio suficiente l icuar las necesidades primeras ele .una Detegain que cuent a ya con un c ontingent e
PAGE 6

6 VARIEDADES. --.___ El dia de Reyes. I Era el da de Reyes. Margarita, nia de seis aos, joya de belleza y hermosura manoseaba con ademn avaro y egosta los regalos que los tres Reyes le dejado en su pequeo y gracioso zapato pue"to al sereno desde la n<:>che ante ior. Sus padres, espalda de lla y con l a s manos ft:tertemente estre ch adas, lu=tdan rle su rostro espejo para reflejar la alegra de su hija imprima en su cuerpo estreme cimientos nerviosos, cada ademn de contento-expresado por la pequea Margarita. Cun feliz eran los padres! Cun feliz la hija! II El ng-el de la muerte bat o sus alas sobre el bogar fle la pohre Margarita. Tris tez: y lutocub1 io el corazn ele aquella nia. En breves das la mano fatal del destino le haba arrebatado sus padres. sol de cariifo, lecho de amor, ambiente de esperauza, ris de paz para aquel corazon no maltratado an por los desenga os de la vida. Tormentos grandes, muy gran des guarda la existencia para el linaje humano. E>olores muy grandes guarda para el corazn del hombre la ilusin bendita trocada en reali dad maldita. En distintas ocasiones vertemoslgrimasque abrazan la me jilla y destrozan el corazn; pero el t ormento ms grande, el dolor ms profundo, la lgrima de fue g o es el tormento, es el dolor, es l a lgrima, que hacen del corazn del hurfano los d e la fatalidad y la desgracia. Ser hurfano, es padecer el tor mento. Ser hurfano, es sufrir el dolqr, Ser hurfano es la planta sin ;ol, el pulmn sin aire, el mundo L A Rb.VlSTA harmona, la flor sin matiz ni perfume. Hurfano, ei que no tiene besos que arrullen su sueo. Hurfano, el que no tiene la mano solcita que le asee en su abandono y lo recoja en sus in fantiles cadas. Hurfano, el que para siempre ha perdido el ngel de la guarda, que lo defienda contra las traiciones mundanales. Hurfano, comzn sumido en las tinieblas del dolor y la soledad perptua de la desgracia. III Vino el da de Reyes aquel des pus de la muerte de los padres de M :uga.ri ta. La pequea hurfana recogida eh ton ces en casa de un to de ella, siguiendo la costumbre, puso en el balcn los zapatos en la noche de la vspera del d(a de Reyes. l{llposibte es describir, ni aque lla pluma que tuvieron el corte sublime de la de Rugo, la tristeza y amargura de la infelz Marga rita, al ver que en su zapato no haba nada, absolutamente na da, mientras los de su primas y primos estaban cubierto ele rega los. Del pelo de la b ella nia se es cap un suspiro intenso, dejo caer tristemente la cabecita en el pe cho, y dos lgrimas ardiente ro daron por aquellas mejillas nacidas por el peso de la ventura, nunca por el halago del dolor. IV Desde aquel da en que Marga rita no encontro nada en su za pato, sus mejillas palidecieron, palidecen las flores la ve nida del invierno. Sus lbiQS dejaron de sonreir y nadie en la casa volvi a escu char aquella palabra viva, enbus tera y graciosa. Margarita siempre estaba pa lida, triste y callada, sufra vigi lia continua e insomnio perptuo, como persona mayor que sintiera en el alma dolor profundo. De vez en cuanao sus tios le preguntaban: -Quetienes Margarita? Y en tonces slla intentando una sonrisa que parecia un sollozo, con testaba: -Yo? Nada. En este estado las cosas trans curri un ao y lleg el otro da de Reyes. Margarita puso el zapa td como de costumbre. Pero cuando lla comprendi que todos dorman, levantse descalcita y por la luz de la luna, que traspasaba Jos cris ):ales de las pu<'rtas del balcn, acercse una de ellas, puso \tOa silla sobre la misma, le corri el pestillo la .puerta, -'la abri, sali, al balcn, volvi ju-ntarla, y se acurruc en el rin con menos visible. Los propsitos de Margarita era preguntarle Reyes -porque no le hacan regalos ella. Toda la noche la pas en vela, que llegasen los Reyes. Cul no seria su sorpresa al ver1'!n la madrugada sus ti os que abran una puerta del balcn silenciosa meo te, y entre murmullosc y ris,as ahogada cubran los zapatos de sus hijos espaditas, mueeos de cera, sold,adgs de plomo, pastillas, almendras y otras chuchera ms. Solo e n s u zapato no pusieron n a d a Ento1;1ces .Marg-arita lo prendi todo, y se fu mente su lecho donde llor amargamente su temprana desventura. Al otro da y o los pos tres del almuerzo, le decan las primas Marga:rita: -Anda, feota, Qu te han pues-to t los Reyes? Y Margarita sonriendo afttargamente les ,_. -Mire usted; / _Porqu ,yo no tengo padres! : Un seor ingles que haba se guido la escena apresd radamente los ojos, 1>6sose de pi y pidi permiso retirar se, lo que hizo despus de dar un beso en la frente a la pobre hu6.r fana.

PAGE 7

V Transcurrieron once aos. En el corazn de Margarita se haban gravado con caractres imborrables las circunstancias que la privaron cuando nia de recibir el -regalo de los Reyes. Ya no era la niapalida. Era la mujer arrogante, bella. hermosa, apuesta, gallarda. Lo que no haba perdido era su melanclica tristeza. Las primas vestan de seda, ella de percal. Las primas se hacan tocados magnfic')s; ella se peinaba con dos sencillas trenzas. Las primas estaban en la sala los halagos de los admiradores: ella estaba en el corredor interior al cuido de los refrescos y de los choco la tes para la tertulia. Las primas eran las seoritas; Margarita la doncella de servicio Era tin dia de Reyes. Sera la hora del almuerzo. Margarita cuidaba de la mesa. En eso vino su ti.muy zalamero buscarla. La hurfana profun--81LA REVISTA da mente extraa de la zalamera de su tio lo sigui. Al llegar al saln principal el tio la present dos caballeros, y sealando al de ms edad, b dijo; -El seores Lord X, que viene pedir tu mano para su hijo el jven Edggard. Dale, pues, las gracias ese seor por tanto honor y renu11cia ..... -Nada de honor, interrumpi el caballero ingles. Al casar mi hijo con Margarita realizo ms que un acto de justicia. Conozco su carencia de riqueza; pero conozco los tesoros de su alma. S que siendo nia fueron injustos con ella los Reyes, continuo diciendo. Hoy que es ella mujer, vengo repara r esa injusticta, dndole el corazn de mi hijo, que era todo mi bien en la tierra. Al concluir el anciano la di un besoen la frenteyelgen ilamante un estrechn en la mano. VI Dizque las bodas de Margari-7 ta fueron esplndidas y alegres. Lo que no cuenta la crnica, es si las primas reventaron ele rabia. J. M. Amau lgar.tvide. Altivez militar. Cuando las tropas imperiales s e hallaban ante Torres V edras, existan entre las lneas francesas inglesas, inmensos viedos en los que haba varias bodegas, las que con CU!Tian los soldados de los dos ejrcitos sin que sucediera jams conflicto alguno. Cierto da, no cbstante, un sargento de infantera francesa, se hallaba solo con algunos ingleses, quienes le hicieron prisippero y le llevaron presencia del duque de \Vdlington. Este le hizo en vano infinidad de preguntas cerca de las fuerzas enemigas, y viendo. al fin, que no poda sacar partido alguno del interrogatorio, le despidi bruscamente. Viendo que el sargento no se mova el genera l exclam con energa: -Pocleis re ti raros. -78-Luis lanz un grito de sorpresa y mir fija. mente I:'ermn que respondi: tantneamente y se desarroll rpido en su corazn. --Lo dicho; amigo D. Luis; y sana. --Debe haber un error: no me he explicado no me ha cmprendido V. D. Fermn. Me refiero aquella jven tsica que se cas ''in extremis" con Federico, --Pues esa .... buena y sana -Es iniposible .... de todo punto imposi-ble .... lo declaro como medico. Su enferme-dad era incurable .... --Desengese V ... ... los mdicos se equi-vocan con harta frecuencia ... --Luego vive ..... --Ya lo creo ... ... vive ...... y es hermosa; ha tomado maestros y en srio su papel de condesa; se atreve darme rdenes y para congraciarse con el conde est haciendo el papel de madre con el chiquitn ..... ---Pero este es un su"eo Dios mio. Un horrible, .. .. .. Mara viva, Mara esposa de Federico. ..... Causaron en Luis tal efecto estos decubrimientos que tuvo que sentarse temeroso de En vano procuraba calmarla su hermana. El da de campo paso triste pesar de los esfuerzos que hicieron todos por animarla. Volvieron temprano Madrid y en el cerebro de Elena bullan los ms estnl.os pla nes Habr extraado el leCtor ver a Maria en Carabachel con el hijo del conde, es decir, con su hijo. Pocas palabras bastarn para esplicar el hecho. Ya sabemos que Mara haba rogado, intilmente, varias veces al mayordomo del con de, que trajese al lado suyo al hijo, que al ca sarse, reconoci como suyo. DeCidido el mayordomo seguir en su sistema de resistencia pasiva, nada hizo; pero mejorada Mara y alentada con el triunfo obtenido en la colocacin del retrato insisti en tales trminos que el mayordomo ofreci formalmente Mas encontrndose ya con algunas fuerzas y no findose de las

PAGE 8

8 -General, -dijo entonces el sargento,-vuestros soldados no se han portado conmigo como tales. Yo no puedo ser prisionero vuestro. -Pero por qurazon? -Por que mientras bebiamos jun-tos en una bodega, no tenan dere cho apoderarse de mi persona. Han abusado de mi situacin y el no es digno de militares h o n rados. -Y de ese modo os han hecho prisionero? -S, general. -Perfectamente! Dacid al jefe LA REVISTA de c o cina que os d de comer, y acto contnuo se os acompaar al sitio donde fusteis cogido. ---No le da usted vergiienza de rondar la calle las mucha-El sargento permaneca inmvil. -No mehabeisoido?.....:..repuso el general. chas los sesenta aos. qu he de hacer si ya no me abren la puerta las muchachas. el vido. ---Imposible! se ha hecho cronico. -S, seor; pero yo no puedo ir l la cocina. -Por qu? Potque los soldados franceses no comen con los criados. Enseaba un gorrin sus hijue los que empezaban volar, algu nos preceptos y reglas para poder lanzarse al mundo. viente de una ped1ada. ---Y si trae la piedra en la mano, padre? pregunt unu de los gorrion. Citos. Lord Wellington inclin la cabe z a en seal de asentimiento y con vi d comer en su propia mesa al sar gento. ---Si veis que un muchacho se ba ja para coger una piedra, no o s de tengis. hijos mios : echad volar seguidamente para evitar que os re----Anda, anda, hijo mio, le con test gravemente su pap; t."' necesitas mis consejos y puedes v v lar ya solo. -79 -palabras del marrullero servidor, se decidi ir en persona por su hijo y a traerlo su ladoAs no estada tan sola y cuidada debida mente de aquel tierno ser que pudiera conver tirse en duldsimo lazo de unin entre los ex. traos esposos A medida que el cuerpo de Maria se resta bleca y su espiritu se serenaba, su posicin era mas crtica en el mundo donrle de modo tan providencial penetrara. Ante la ley y la religin era legtima espo sa del conde del Encinar. Nadie podia desha cer lo hecho; pero ante su conciencia comprenfla que nada era. Sirvi de ins trumento para lacombinacion queaseguraha el nombre al fruto de unos amores del co : 1dt; v harto haba conseguido salvando su vida y la suerte de su familia. No tena derecho m(ls Hoy en 1ealidad era un estorbo enojoso en la vida del conde que no le perdonara su in voluntario engao. El haba comprado un ca di.\.ver paga.ndolo peso de oro, con el unico ohjeto de conservflr flu libertad y lgicamente -80tena que amar la madre de su hijo. El porvenir le asustaba; le vea lleno de odios, indiferencias y desprecios y mas de una vez haba intentado tomar nna resolucion que creta salvadora. Escribir al conde pidindole "perdn por no haber muerto," y marchar al lado de su madre dejando su esposo en completa liber tad. Pero la madre de Mara, mujer prctica y egosta, negse abiertamente semejante plan y aconsej .'> su hija que dejase venir los suce sos y procurase conquistar el afecto de su ma rido. En estas dudas se agitaba cuando Luis lle g la casita de Chamber. Pregunt por el mayordomo Fermin y entablse el dilogo siguiente: -Dichosos los ojos que ven V., D, Luis. Le encuentro plido y ms delgado. -He estado algo enfermo ...... Y Federico? -Viajando por el extraniero .... .. -Y .. .. .. su ...... vamos aquella enferma? ..... -Pues, buena y sana.


printinsert_linkshareget_appmore_horiz

Download Options [CUSTOM IMAGE]

close
Choose Size
Choose file type

Cite this item close

APA

Cras ut cursus ante, a fringilla nunc. Mauris lorem nunc, cursus sit amet enim ac, vehicula vestibulum mi. Mauris viverra nisl vel enim faucibus porta. Praesent sit amet ornare diam, non finibus nulla.

MLA

Cras efficitur magna et sapien varius, luctus ullamcorper dolor convallis. Orci varius natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Fusce sit amet justo ut erat laoreet congue sed a ante.

CHICAGO

Phasellus ornare in augue eu imperdiet. Donec malesuada sapien ante, at vehicula orci tempor molestie. Proin vitae urna elit. Pellentesque vitae nisi et diam euismod malesuada aliquet non erat.

WIKIPEDIA

Nunc fringilla dolor ut dictum placerat. Proin ac neque rutrum, consectetur ligula id, laoreet ligula. Nulla lorem massa, consectetur vitae consequat in, lobortis at dolor. Nunc sed leo odio.