USF Libraries

La Revista

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La Revista
Physical Description:
v. : ill. ; 31 cm.
Language:
Spanish
Publisher:
La Revista
Place of Publication:
Ybor City, Tampa, Florida
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Hispanic Americans -- Periodicals -- Florida -- Tampa   ( lcsh )
Periodicals -- Tampa (Fla.)   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

General Note:
Title from cover. "Semanario de literatura, ciencias, artes y sport" (varies).

Record Information

Source Institution:
University of South Florida
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
aleph - 023596178
oclc - 53132764
usfldc doi - R19-00022
usfldc handle - r19.22
Classification:
System ID:
SFS0046537:00022


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Main
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    Back Cover
        Page 8
Full Text

PAGE 1

N(LM. 2. SEMANARIO DE LITERATURA, CIENCIAS, ARTES, SPOR'I', -Tampa, Ybor City 10 E n e r o de 1904.L A FORTUNA ..... ....... .... La mitologa representa la Fortuna por medio e una diosa con los ojos vendados que, de pi sobre una rueda, va vertiendo manos llenas sus codici'ados dones los mortales. o me parece malla alegora; pero si yo fuese pintor la simbolizara de otro modo ms expresivo: le pondra la diosa dos caras: una risuea y otra triste. Porque mejor que Jano se puede representar la Fortuna con dos rostros, si se tiene en cuenta que sta e s compaera inseparable de la Desgracia. Como que es su anttesis. Quien dice fortuna dice desgracia y vice versa; y esto que Vds les parecer una paradoja, e s sin embargo una gran verdad. Hay quin lo dude? Yo lo demostrar prcticamente. Supongan Vds. que son pobres como unas ratas (admitiendo que las ratas sean pobres, que todava est por dilucidar) y que de la noche la maana re cib<.Jn la grata noticia d e que han heredado una cuantiosa fortuna por haber muerto "ab in t e s tato" en lejanos pases nn millonario: supongan tambin que este pariente quie r Vds. no el gusto de conoc e r haba formado prop sito de legar sus numerosos bienes otras personas las que e staba obligado por cualquier clase de afecciones, y que por falta ele un reqc:isito legal se veu stas privadas de una h erencia que moralmente les pertenece, por ms que no puedan sostener su derecho : ella en los tribunales. estas premisas, deduzcan las consecuencias. Qu resultar? Que la fortuna de unos es la desgracia de los otros, y que mientras los favore cidos, bailan de jbilo bendiciendo su suerte, los otros, los despojados, aumentan su desgracia, que les priva de unos bienes que esperaban fundadamente poseer. Este ejemplo se repite con frecuencia en el trascurso ele la vida. En el mundo e l bien ele unos implica el mal de otros,_ pues rara vez la suerte favorece un mortal si perjuicio de tercero. Es ley ineludible que obliga al hombre la lucha por la exi Jtencia. Matemticamente consideradas, la fortuna es una multiplicacin: desgracia una resta. Axioma: toda ganancia implica una prdida. Y cmo no? En el juego para que el afortunado gane ha de haber por precisin un desgraciado que pierda. En la milicia, para que el escalafn corra y un oficial ascienda es necesario que ocurra en las filas una baja. En la escala de la vida, para que el nio suba un peldao ms y llegue ser hombre, e;,; indispensable que el viej o lo baje y avance un poco en el camino de la tumba. De estos antagonismos est el mundo lleno. ,Con cunta razn dijo un filsofo que media humanidad llora, mientras la otra rie! De aqu la chistosa ocunencia del sepulturero que, en una poca de muchsima salud, deca: :_"Yo no deseo que la gente se muera: lo que quiero es que haya entierros''

PAGE 2

ro LA REVISTA Y tena razn. El pobre hombre no era tan perverso que odiara nadie hasta el extremo de desearle la muerte; pero coma de su trabajo y quera vivir. .,, Estaba en su derecho. Lo mismo exactamente que l piensan todas las clases. Qu desea un usurero?-Intereses. Qu un letrado?-Pleitos. Qu un agiotista?-Negocios. Pues bien: todo esto son la fortuna, de esos esores y la desgracia de otros. Se dice que de los audaces as la fortuna, y es verdad, porque esta seora rara vez deja de prote-gerlos. En guerra como en el juego, el m:s audaz suele ser el fav,recido. Todos los grandes hroes de la historia han sido los nios mimados de la suerte. La consecuencia de todo esto, se encierra en la siguiente frase: "El que no se consuela es porque no quiere". Si la fortuna favoreciera unos sin pe1juicio de otros seda una verdadera fortuna. En este caso, si yo fnera pintor y tuviera que rept ese ntMla. por medio de uua diosa, no le pondra dos caras, porque le ba
PAGE 3

1 J en el mismo ce lo pero ms constante y con mayor fortuna que sus antecesores consigui tan apetecido objeto. Siente la Espaa la influencia de las preocupaciones que trajo e 11sigo la caballna audante: todo es una confusin y un ?eligro: la socieJad est amenazada de nn tlesniYela miento y un solo detiene el impulso, consigue fuerza d e s u constancia veucer costumbres tan perniciusas, r egenera al pue blo obligndolo entrar e11 el recto tributo culto, que e l nombre preclaro de Miguel d e Cervutes Saavedra se inscriba e n l :t historia con letras de oro, y que e l D Quijote se:t un monumento ms eterno que E>l templ o de Diana. que las mul'tLllas d e Babilonia, cualesquiera de las otras maravillas. La Legislacin, la Medicina, las constituciones de los pueblos, todo ba r ec ibido mejoras debidas la constancia en e l trabajo. Hombres ilustres, genios salid os al Mundo d e vez en cuando para iluminarlo, semejantes bellos meteoros, no se han arredrado a l imponente aspecto de obstculos casi in ;uperables que las preocupaciones, el enor, e l miedo, la e n \' ilia la malicia les han regado en su sendero para impedirles llegar al puerto d e s n s d eseos. Mintras ms inconvenientes han hallado mayor ha sido la fuerza d e yoluntad, dote propio d e l espritu del fuerte que mira con desdn las empresas fciles, y acomete ::ou dtmuedo la,c:; ms riesgosas, aquellas en que hasta sn vida peligra, porque entnces es ms brilhnte l;;1 gloria que conquistan. Encerrados en sus r etretes, privados de las comodidades de una vida trauquila, separados de las d e li cias de la amena sociedad, semejantes la aguja d e marear que s iempre mira al Norte, han prcuraclo el engrandecimiento de sus semejantes, uo titubeando hace. r por conseguido el sacrificio de su existencia. El ghw Arqumtdes fu muerto e n e l sitio de Siracusa cuya V) e n lo s mome n tus que estaba en su pose. sin abstrado en un trabajo importante; y Cundoicet cuando la revolucin francesa subi al sin olvidrse ni en e l trance fuerte e n que se vea, d e s u s predilectos trabajos sobre la perfectibilidad humana. No cesar de repetirlo: e l trabajo es e l principio de la pros p eridad, p e r o s u complemente es la constancia. Los animales nos clan un ejemplo de ello: mirad los castores y las abejas, de seguro que ninguna de sus obras si no es q tAe el hombre se las impida, quedan por concluir, siempre les cln fn, y se pmporcionan los medios de comodidad que necesiten. Continuar. Los democratas de Ybor. "La Revi >ta" d e todo puede hablar mnos de poltica, pero s puede darle sus lectores noticias locales, que son de inters como es la siguiente: Con motivo de aproximarse las elecciones, la pasada semana qued, constitudo el Comit Democrtico de Ybor, en la te forma: Presidente:-J. J. Etephens. Vice Presidente.-B. M. Balbontn. Secretario.-Estban Chavez. Vice Secretario :-R. V alelespino. Tesorero: -Salvador Martinez. Gabriel Jlf ornles. Circulo Nacional Cubano. Hoy las 6 y media delatarde, se celebrara Junta extraordinaria en el Crculo Nacional Cu bano. He aqu un prrafo de la cita cion que se nos re'mite: "La de imprimir esta Sociedad una reorganizacin que imperiosamente reclaman sus intereses, obliga a todos sus miembros, en particular, concurrir al acto; y se encarece por este medio, en general, todos los invitados que cooperen tambin con su asistencia al engrandecimiento de una Institucin que pretende responderdig namente los intereses colectivos en la localidad de nuestros emigrados coterrneos." La siguiente orden del da es la que se h a de discutir: l. Informe de la Comisin gestora. 2. Elecciones de la Directiva. 3. Asuntos generales. El Sr. Vildosola El Sr. Ignacio Vildsola, que con tanto acierto ha desempea do la Cancillera del Consulado Cubano en Tampa, parte hoy para New Orleans, a ocupar ese puesto en aquella hermosa ciudad. Le acompaa su distinguida esposa, la Sra. Eladia Portuondo y sus apreciables hijos. Felz viaje deseamos tan res petable familia.

PAGE 4

LA REVISTA Si alguna vez, espiritual doncel!a, en horas de feliz melahcola tu imgen qieres ver, la imgen bella que en sueos me fingi la fantasa; En las aguas vers lucir serena tu frente celsti.al, tus oj.os bellos. tu cintura gentl de gracias llena y la trenza espiral de tus abell?s Perlas sern aquellas que atesora& en tu boca brillantes con exceso, lluvia felz tus lgrimas si lloras y msica de amor tu casto beso. Y radiante1 del agua en los espejos de otro mundo sers y de otra vida. fant!Otica vagando all a lo ljoS' como una flor del alma desprendida. De otro mundo sers mas halagiieo donde e1 ura en caprichosos giros fJ en xtasis de amor en blanco sueo. al valle te guiar de los suspi.ros.-:Mas no quieras entnce;; cuando veas en las ondas tu imgen retratada fijar en estos versos tus ideas, ni en mi nombre tu anglica mirada, Pties puede la ilusion plegar sus alas al ver la triste realidad sombra del pobre adorno y de las falsas galas con que en sueos te vi mi fantasa. R M. De MENDIVE.

PAGE 5

Jesus Fernandez. El j5ven Jess Fernndez, prota gonista de un reciente drama en esta ciudad, sigue bastante restablecido de la herida que recibi por la espalda y que le atraves el pulmn. Mucho nos alegramos de esa me-jora. El Centro Asturiano, En el local que ocupa la Socie dad ele! Centro Asturiano en T a mpa, se reunieron hoy todos sus asociados, parB tratar del siguiente punto, segn la convo catoria que la vista tenemos: ''Dar lectur[l una extensa co municaci n remilida por l a Directiva clcl Centro Espaol ele ta localidad; cuya aluditla Sociedad al intentar erigir un edificio para Sanatorio, nos manifiesta l a convenienc;a que ft todos reportarla la incorpor cin ella de nuestro benefico organismo su balterno del Centro Asturiano de la H H llana; formando de ese m o.. do una sola Rgrupacin Colonial." Partidarios decididos somos de las ideas que manifiesta el prestigioso Centro Espa. o), porque en trc o tras razones de mucho pe so, abona esa pretensin la ele que "en la unin est la fuerza." Pero segun parece, por las opi niones que hemos recojido entre mucl;os miembros del Centro Es paol, no encontraron ap'Jyo por la Sociedad Astur, porque entre otras razones que citan, est la siguiente, que de la misma Convocatoria reproducimos: "Dar minucioso conocimiento del resultado ele las gestiones efec tuadas en la Habana por la Co misin oficial enviada por la Di rectiva de esta Delegacion, as como ele los acuerdos tomados en Junta General celebrada efecto por el Astur Centro y los recursos que nuestra ,Institucin pa_ra edificar_ el Sana-. torio que ansiosos anhelamos. desde la tundacin de esta impar te Sec cii fornea."LA REVISTA Sinceramente. lamentamos que el Centro Espaol, con ins anterioridad no haya propuesto esa fusin que segun parece, ya es tarde para realizarle. El Guante. En los estrados del circo, do luchan mnstruos deformes, sentadoel monarca augusto est con toda su cortf. Los l e rodean, y en los ms altos balcones forman doncellas y damas frescas guirn., brese puerta de bronce, y rojo len avanza, con paso tr,nquilo y noble. En los henchidos estrados el a "a los ojos feroces abre la sangrienta fause, sacude la crin indcil. y es la polvorosa arena tiende su pesada mole. La diestra extienqe el monarca, rechinan los frreos goznes de ott: a puerta, r gil tigre salta el veloce. Ruge al ver la noble fiera que en el circo precedile, muestra la roja garganta, agita la cola mvil, gira del rival en torno, todo el redondel recorre, y aproximndose lento con rugido desacorde, hace lecho de la nrena do p tce e l rey de los bosques. La diestra _extiende el monarca, :'se abre Al pt..nto Juerta doble, y aparece. n dos panteras tintas en rubios cslores. Ven tendido al regio tigre, y en su cont.ra raudas corren; rpls el len d \1n rugido,. y traidores _los pintados brutos pranse y inmviles: Desde el alta galera blanco al sitio donde las terriblss fieras yacen, revolando_ cayo y la bella Gunigunda, la ms b e lla de la corte, n gallardo caballro le deca estas razones? Si amor e s tan grande me judis ella r noche, recoged el blanco guante como un corresponde." Silencioso el cab dlero con altivo y audaz porte, desciende la ardiente arena, teatro de mil horrores' ; a\anza con firme paso hacia lo s mnstruos fercces, y eon 'temeraria na no e l blanco guante Voz de jbilo y usombro los e IL: d os aires rompe, y damas y caballeros aplsuden al audaz joven. Ya sube al lucido estrado, ya est en los altos halcone.s, .Ya se dirige la bella ya con ojos seductores Conigunda le promete d e amo r los supremos goces' ; ms el altivo mancebo grita: "Guatda tus favores;". el guante al rqstro l e arroja, y huye de ella y de l a corte. ::'iCHILL!i:R. rs 1 --Pensamientos.-. Nada puede esperarse de los que en n
PAGE 6

El Dr. Sueiras. Con much o gusto insertamos, la siguiente carta que se nos re mite, por creer al doctor Sueiras Miralles, merecedor deeseelogio, y de cuantos de l se hagan: Se;or Director de ''La Re vista Ciudad. Muy seor mo: Le agradecer haga publico, por medio de su ameno ilustrado peridico, mi eterno agradecimiento al doctor Sueiras Miralles, por una cura, practicada en mi hijo Jos Manuel. Se trata de un caso verdadera mente extraordinario.-Mi cita do hijo Jos Manuel, que solo cuenta diez meses de edad, fu de la terrible meningitis, complicada con la enfermedad conocida por clico infantil. El mdico de cabecera, despus de haber hecho cuantos esfuerzos le fueron posibles, por devolverle la salud, me asegur qe no tena cura y que la enferm edad de muerte. Lleno de angustia y en la se gnridad de perder mi idolatra do hijo, recurr al doctor Sueiras Mirrilles, en mi amor de padre, para agotar cuantos recursos fueren necesarios en pr de una vida, para m tan quenda. A la tercer cucharada que l e di Jos Manuel, de la medicina recetada por el doctor Sueiras, y mi hij o e m pez mejorar, y cuando estas lneas le escribo ya est completamente restablecido. Como V. y el pblico, podrn comprender, son tan justificadas las causas de mi agradecimiento al doctor S ueiras, que no s en contrar palabras conque expre sarle mi eterna gratitud. Suplicndole dispense la molestia que le ocasiono, con las pre !'entes lineas soy de V. SS. y amigo.-Jose .Miranda/ Paren tesis. A RAFAEL M. Y B O R La jente se pasea sugestio nada por el placer y la alegra, propias de los das de Navidad. Millares y millares de seres humanos transitan por las ave nidas de la ciudad y se divierten con la algazara popular q 11e ellos mismos contribuyen. Los nios, esos ngeles ino centes de la tierra lleva consigo cada cual, el juguete que sus padres, sus amigos 6 parientes les regalan ese da prefijado por las aejas costumbres para el regocijo general. Todos se divierten, todos de ponen en esa fecha, las tristezas y amarguras tle la vida para buscar un poco de espansin al nimo. Sin embargo, en ese da tam bin existen seres que vierten lgrimas 6 4ue si no las dena man visiblemente, no es que de jen de manar de la fuente de sus sentimientos, sino que, en vez de afluir las rbitas, se destilan interiormente cayendo gota gota cual plomo derretido sobre el sensible corazn. En este caso estaba mi amigo N. l, que no tiene (al parecer) motivo alguno cie queja contra las adversiclarles de la suerte, porque es un hombre que goza de perfecta salud; que jams le falt lo necesario para llevar su vida, sin regaladamente al ni vel de un potentado, al mnos todo lo decente que permitido sea 1 un desheredarlo de fortu na; que se v rodeado tlel afee. tuoso cario ele innumerables amigos ..... con todo eso, ese hombre no tiene, no puede tener su nimo dispuesto la alegra el da tie Navidad. Su espritu est batido por los efectos de una pasin vehemente, por un amor sin lmites; por un sufrimiento horrible. En ese da de felicidad,. y re gocijo para. los dems, es cuando sus penas se duplican porque en el recojirniento de su retiro aflu yen su mente y en tropel todos los recuerdos de la mujer amada. que centenares de leguas ..... lejos! .... muy lejos de l iguo ra tal vez hasta que gmdo alcan zan sus sueos y sus ilusiones. Mi amigo, reclinado e n su es critorio, con la sien apoyada en tre sus manos en actitud meditabunda al verme llegar, levan ta la vista y una sonrisa mezcla de amargura y afabilidad se dibuja en sus labios por donde se escapa un prolongado suspiro que ms bien era una queja, un gemicio. -Felices Pascuas; l e dije po1 saludo. -Dichoso e l que esa puede verter! me contest, m se me est vedarlo pruferirla por que j:1ms espP-ro d eJ]e sus fa vores. -Y qu te induce tal i clea? por qu te obstiuas en d mlar d e un porvenir risueo? -La sociedadd, amigo mo! la sociedad! ose tribunal que JUzg a sin conciencia, ese jurado que sentencia sin escudriar las causas! .... Y o adoro una mujer, sta. me quiere y e l cdigo social me la arrebata, nos separa y nos pri va del premio que aspiran los corazones que se aman. Si nos desligamos d e sus leyes y pasamos por encima de ellas para dar rienda nuestras pasiones quin sera la vt;,tima de sus saetas? Ella la parte ms dbil, la ms sensible, la rn:\s irrespon sable! Sobre ella caeran los ana temas de la sociedad que despia dada se ccmplace en triturar los cor1:1 zones por el solo placer de murmu1ar. Sobre su nombre llevara el

PAGE 7

estigma de la deshonra por el de lito de amar y ser amada. Podr el hombre que idolatra una mujer, si tiene conciencia y dignidad, consentir la deshon ra de su amada? N y mil veces n. PodresperarfeliciJadquien se hallase en este caso? tampoco. Por eso y, amigo mo, en este da de regocijo general, lloro en silencio mis desdichas, mi rando evaporarse por el espacio cual espirales l de blanque sino hu mo, todas las ilusiones placente ras forjadas en mi fantasa al calor de mi pasin. As se expres mi amigo, y Y9 resp etando su dolor me desped de l y abandon aquella estan-cia. .. Domingo .Milord Jr. KeyWest, Diciembre 29 de 1903. Luis An d re. Nuestro simpatico amigo, el distinguido joven Luis Andr, hace algunos das se encuentra l: -85-LA REVISTA entre nosotros procedente de la Habana. Su permanencia en esta Ciu dad ser breve, pues pronto nos abandonar siguienlo viaje pa ra New Yor k Grata estancia en Tam[.>a, le deseamos al apreciable amigo. Pablo Mazorra. Para oc u par la Cancillera del Consulado Cubano de Tampa ha sido nombrado por la Secretara de Estado de nuestro Gobierno, el seor Pablo Mazorra. Aunque no tenemos el gusto de tener antecedentes privados ni polticos del nuevo Canciller, Sr. Mazorra, creemos sea una persona com petente para ese cargo, cuando un nombramiento tan importante el Gobierno de nuestra naci n lo ha hecho recaer en l. En el vapor del Mrtes llegar T.ampa el Sr. Mazona. Hombres grandes y hombres chic o s Q_yiEN PUEDE M \S? A nadie sorprende que los hombres altos estn orgullosos de serb; considerando su fuerza muscular, tiene razn. Lo que no s e c ompren de hoy da e s que las naciones todas prefieran los soldados de elevada e s tatura; es una preferencia merame n te tradicional, pues como en la s gue rras modernas son raros los cuerpo cuerp:>, la e.;tatura elevada slo !-ignifica un blanc o mej o r para las balas enemigns. Los soldados pe queos, en cambio, son ms li geros y sopotanr mejor las fatigas d e la guerra. Lo mismo que sucede con lo s hombres sucede con Jos caballos. L a alzada y la fuerza estn en razn in versa de la agilidad y la resistencia Lus pesados caballos percherones y de Suffolk no tienen esa ligereza d e movimiento que encontramos en e l rabe, en el moruno, en las j a cas de pelo en los caballejos de l0s pieles roj as y criollos. En la actualidad se n ota que t o d a la naturaleza animada tiende di s minuir de tamao. Todos los pueblos tienen tradiciones de gigantes, y Homero cuenta que los hroes grie gos arrojaban piedras tan grandes como no podran levantarlas diez -H2Luis lleno de impaciencia no se fijo en el tono irnico que Fermin di sus palabras: "la seora condesa" y subi las habitacio nes de Mara. caer al suelo y sufriendo un estremecimiento nervioso que alarm a Fermn. Este solcito, acudi en su auxilio y le di un vaso de agua fra. CAPITULO VI. Se enre d a la madeja. Mientras Luis suba la escalerita que al piso alto conduca, iba temblando y su cora zn palpitaba con extraordinaria agitacin. Tras breves instantes se iba ver al lado de Mara quien dej agonizando y quien crea muerta; Mara, su nico amor, el ser escepcional que logr inspirarle afecto verda dero; Mara, la virgen pura que tal vez com. prendiendo su pasin, prometi consagrarle su ltimo suspiro. Pero Luis que conoca el mundo y tne a Cuando Luis se hubo serenado exclam: -Vi,'e.: ... vive ... .. vive mi amada Mara! El mayordomo tomo nota de aquellas ex traas palabras y una sonrisa diablica se dibuj en sus labios. Luis con extraordinaria viveza comenz pedirle explicaciones, hacer preguntas y exigir minuciosos detalles. Fermn todo hall respuesta, y fielmen te narr todo lo ocurrido desde la llegada d e Mara enferma hasta el da. El medico no poda volver de su asombro pero tuvo que rendirse ante la evidencia. Positivamer.te la ciencia medica estaba en mantillas y la naturaleza vena diariamente demostrar su impotencia. Influy en la curacin de Mara el sacudimiento radical que en su naturaleza se pro dujo ante cambio tan inesperado como repen tino?

PAGE 8

hombres f uertes de nuestros das. Con l os animales sucede lo mismo. Las grandes especies desaparecen y dejan su puesto las ms pequeas. :Mamferos como el magaterio y el mastodonte, aves como el epiornis y el dinornis, han dejado de existir hace muchos s iglos. A esto se le llama degeneracin, pero en realidad es perfeccionamient o. La talla en los animales significa tlciJilidad, incapacidad. Un aves rz. por ejemplo, no puede ni si quiera Yolar, mientras el pjaro mosca se burla del cazadpr con su riipido vuelo. Los animales peque ios son m "< sa tisfactorios resultados. Los mosquitos y la malaria. Dice el doctor J)Innson que lo s enfet mos de esta fiebr e debe n tenerse a l abrigo de los mosquitos; pues stos, tomando con la sangre del paciente los grmenes del mal, Jos trasmiten al s ano y propagan la enfermedad, por cuya razn los ataca dos han de est r todo l o ms aislado po sible, hast, que la qumica haya destrui do esos in vis bies que son la causa del p&decimiento. Pero si los microbios, como Jos elefantes, son la obra de la Divinidad no ser un herega procurar su exterminio. Mascuana, Impresor. 9U Ave. nm 1520, esq r6. Ybo>r City 1 Triunf la fortaleza ele! espritu de la de bi lidad del cuerpo? nas Marieta la scntric3. y b:rn:::!"'l '-:;lari na del Teatro ReaL Luis acab por renegar de la ciencia y de h flaqueza de los conocimientos humanos Y queclse abismado e n extraos pensa t:tientos. Haba ido ta casita de Chamber en busl'a ele la tumba de Mara y se con \Ima viva y hermosa, seg6n las notic ias dd mayordomo; pero con Mara esposa accidental" de su buen amigo Fecle1ico Qu debla hacer? Su corazn le impela correr presuroso en busca de su amada. Su conciencia le recordaba que aquella mujer quet;cla era la legti tna esposa de su ms ntimo amigo. En las luchas que se entablan entre el cora zn y la conciencia vence siempr e el primero, porque es l a viva representacin del instinto. As es que tmidamente Luis pregunt Fcrmin: -Y dnde se h alla? -Pues agui, en esta p ropia casa; en las habitaciones que ocup unas cuantas serna--Podrla verla? -Cuando V. quiera. Tiene V. dt>_ recho para ello habiendo sido e l mdico que la atendi en los ltimos momentos de su vida ... vulgar. -Pues francamente ra saludarla ..... -Cuando V. quiera ...... V o y anunciarle .. Estoy seguro de que ser V. recibido con carioso entusiasmo ... porque V. ha hecho por ella cuanto estaba de su parte pam que fuese m{ts lle ,adera l a vida del hospital. La alegra que demostr el astuto ma yordomo llam la atenci<'>n de Luis; pero no pudiendo dar explicacin plausible sus observaciones d e j que Fennin se alejase y espero impaciente e l momento ele volver a l lado ele Maria. Este no se hizo esperar. El mayordomo se present a l poco 1=-ato diciendo: -Seor D. Luis tenga l a bondad de subir; }a seora condesa le espera