La Revista


previous item | next item

Citation
La Revista

Material Information

Title:
La Revista
Place of Publication:
Ybor City, Tampa, Florida
Publisher:
La Revista
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
v. : ill. ; 31 cm.

Subjects

Subjects / Keywords:
Hispanic Americans -- Periodicals -- Florida -- Tampa ( lcsh )
Periodicals -- Tampa (Fla.) ( lcsh )
Genre:
serial ( sobekcm )

Notes

General Note:
Title from cover. "Semanario de literatura, ciencias, artes y sport" (varies).

Record Information

Source Institution:
University of South Florida
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
The University of South Florida Libraries believes that the Item is in the Public Domain under the laws of the United States, but a determination was not made as to its copyright status under the copyright laws of other countries. The Item may not be in the Public Domain under the laws of other countries.
Resource Identifier:
023596178 ( ALEPH )
53132764 ( OCLC )
R19-00043 ( USFLDC DOI )
r19.43 ( USFLDC Handle )

USFLDC Membership

Aggregations:
University of South Florida
La Revista

Postcard Information

Format:
serial

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

AiW II. Nl\1. 23. LA VISTA. SEMANARIO_ DE LITERATURA, CIENCIAS, ARTES, SPOR'I', IN'J'J;JRESJt:S GF. J1jRAL:lCS. -Ybor City 7 de Julio de 1904. .)& .)& .)& EL VALOR. (lUJ!: cosa es el valor? : .'_ '{_ .En verdad, la palabra valor tiene un significado muy extenso. Muchas ve ces y en muy frecuentes, el valor solo es apreciado por las primeras apariencias y nunca espera uno averiguar los hechos con el suficiente cuidado para dar el nombre de valiente al qne verdaderamente lo merece. Hay quien siendo considerado con valor, si detenidanJente se estudia, demostrar que ese valor es una especie de tapa para cubrir el miedo; los valientes de profesin por e jemplo, los guapos generalmente hacen alarde de su valenta con los que pueden vencer sin pmjuicio s mismos y nunca tratan de demos trar su valor con aquellos que cotHpl'onden son sus iguales superiores, antes al con trario, tratan siempre de esquivar las ocurrencias que pueden poner realmente en prueba su valor. Muchas veces el valor es confundido con lo s impulsos de las pasiones que aparentan primera vista actos d e Yalenta y que solo son actos impremeditados en que el hom bre no pudo impedirlo, ya sea por falta de conocimiento por la falta de energa suficiente para dominarse. Los actos, por ejemplo, de un hombre que cometiendo un crmenes sorprendido; ese hombre solo trata de la responsabilidau de ese crmen hiere y mata, no por ef valor que pueda l poseer en ms menos grado, sino por e l temor de que sienqo preso, sea castigado su crmen. Muchos otros casos ,POdemos citar, que no hacemos por no ser uemasiado extensos. Hay varias clases de valor: principalmente pueden dividirse en valor material y valor moral; este ltimo hasta cierto punto es el mens apreciado, aunque bien mirado es el de ms mrito. El valor material es el valor que e l hombre clQmuestra exponiendo su cuerpo su vida para fines dados (no habiendo sido impulsado por senHmientos que pue dan quitar nl valor su verdadera forma.) El moral es un valor ms elevado, un valor que no solo def,afa los sufrimientos; desafa la opinin, haciendo al que Jo ejerce muchas veces el blanco de todos sus conciudadanos, ese es el valor que demuestra el hombre que creyendo hacer un bien, tratando en muchos casos ele crear ventajas para otros, desafa la opinin y se hace receptor del escarnio y desprecio pblico; ese es el valor verdadero, el que tiene el hombre que desinteresauamente se sacrifica por sus semejantes, no solamen te soportando el sufrimiento propio, sino tambin dando lugar que ese sufrimiento sea hecho ms penoso.

PAGE 2

/ ADMINISTRACION. Todo que con la debida puntual.iclad no reciba La l'c\ist.l", suplico se que clir,ctamcntl! :i esta Admi nistracin, para enmendar in mediatamente la dta. El Administrador J. A .. 1Iu De nteres local. :.\h. Bt"Own, que ha venido ser ptr;t Tampa uuo de bUS hahitantrs m::; en lo ele contril.mir con t<,do aquello que tien\la su Pngrandecimiento y prospe1idall lo ctwl ha demos trado a hor:1, en la parte tan acLiYa, qne t<.m en el pasado festival de l\layo. tirne hoy en pro,\ ecto una obra magua. Se trata cll) l'eali:lal tm el gran Hay Hotel la idPa simptica y tiltk etlelmu en dicho edificio y en los tS dcl uua gran dll S11r. Para rnr :. inn propll:-itn, cluwvo Alcalde de la Cinclad 8T". Salomonsn co11 el Ayuntamiento de 'l'ampa, en se, sin recieute JlOlllhr 'ill nmero (le mejoras para et-ta comunidad tales con10 la. pavimenta.::in de nuestras calles, construccin'cle cloacas. la construccin tam-1>in do comienzo su prvgunna. del da con uua procesin cvi ca Parti sta de la esquina de 14 y 9. Ave cou el orden: Uuerpo de Polica de 'rampa ; Seucin montada con el Jefe Ju 11es al flentt:; Eegna uta la la Amrica, cuy s ntit Iullro:; a l igual que los de las au tel'ion.., Asociacioues, iui'tn lJie: uu lan dan ocupado por seot aH y U l os reprtsen tand o el\ b}1l itu l J a tti.tico del da.. U u nlllero simptJCo y conmovedor Je esta p r o cesin, fn un carro adornaJo con gusto, en el que iban los ni os del Asilo de Hurfanos cie Ta.m pa. El comercio tuvo b i e n poca representacin en !a parada; solo concurrieron 4 5 casa de la Ci ndad. A las 10 de la maana, des pus. de una p legaria por e l Rdo. W. W De Hart d.esde la roton c

PAGE 3

da del Bay Hotel pronunci nn elocuentsimo discurso el Ron. N. B. Broward prximo Gobernauor de Florida, presidiendo el Alcalde Salomonsn y habindoles dado lectura antes la de el, racin de Independencia el Fiscal del Estado H. S. Phillips. Despus del Gobernador futuro, habl tarnbin de una manera e]<;cuente Mr. Brown, como nqnl, alusiY:-t la gran fe cha histrica del ilLJ. desafo de Ba!:'se Ball C1lmo la.:; e11rreras de concu n id si mas y ll_enas de la intereosantrs; en las carreras el ca lmllo de Halmes fu ; l que sa li victorioso y Pn el match de BaE-se Ball el Bradentown hizo 4: por ninguna el 'l'am pa temn; se estaba concluyendo de jugar Ja ltirna entrada cuando empez llover. LA REVISTA. Lo mejor del da fu, los fuegos artificiales de por la noche en el ro frente los terrenos del Hotel. Las dos mrgenes del ro llena de banderas y de farolitos japoneses que marcaban las orillas con dos lneas de fuego. De un efecto precioso era el ver surcar las aguas tantas embarcaciones, unas de vapor y otras de motores elctricos, to das iluminadas haciendo sinn mero de evoluci onts. De una otJa orilla surca l'an el espaCio miradas de chi spas de fnf>go producidas por el constante dis paro de voladorf>s de colores y de velas venecianas y gran pro fusin de luces d e Bengala. Cuando era ms grande la concurrencia que pasaba de cin co mil almas que monopolizaban todos los espacios posibles en ROTO EL NIDO. A mis hijos. a-quellos contornos, cuando la parte ms interesante de este nmero del pr<>grama se iba desarrollat, que era un simula cro de ataque por las embarca ciones aquellas q_u@ simularan la escuadra japonesa, la torre pequeo semforo que se le vanta en la orilla opuesta la del Bay Hobel, y que seda Port Arthur, las nubescon una falta de cortesa sin ejemplo, pues nunca se portaron tan, deecon !::i deradas como nnoehf>, se ab1 ie ron y aquello no fu aguacero, aquello fu un diluvio en peque o. Casi todas las familias llegaron esa noche sus hogare s, completamente mojadas. De todas manera, apesar de estos inconvenientes fu el 4 de Julio, da de fiesta verdadera, mucho regocijo y mucha alegra. Pasionaria. Un cazador que ha querido Mostrarse bien despiadado Con un tiro ha destrozado De nnos pjaros el nido. Mirame, como mira el inocente, Con ojos fijos, en perfecta calma; En cuyo fondo se presenta el alma Con un brillar la pupila sonriente. El macho est mal herido, La hembra muerta, !oh que dolor! Los polluelos sin calor Rodaron todos al suelo. Y a no tienen bajo el cielo De madre y nido el amor. El padre ;alta la rama, Con los hijos do estaba El nido en que ella cnaba, Y en sus trinos llora y llama; Pues el sabe que quien ama Es la hembra, y con pasin. Qne aunque de buen corazn No basta el amor de p5tdre. Los que se quedan sin madre En vida hurfanos &on. R. B. Levanta el rostro, mrame de frente. Viste de virgen pdica la talma; Y con flores, con cintas y con palmas Mi amor te han\ coronas permanente. Tienen tus ojos esa irradiacin De quien mira tranquila y cariosa. Mirenme ellos y digan tu pasin, Promtanme la vida venturosa, Q_ue an puede, si, mi pobre corazn Hoy ser feliz hacindote dichosa. R.

PAGE 4

Nos alegramos. Por cable se ha recibido la grata noticia de no ser cierta la que vel6z como el rayo, circulo en esta Ciudad de haber fallecido en la Capital de Cuba, nuestro muy querido amigo el Sr. Agus tn Zndegui. El estimado amigo aunque de cuidado, sigue relativamente bien no habindose an sometido la operacin que ha de practicrsele y para la cual emprendio el viaje la Habana acompaado de su apreciable esposa hijos. Mucho nos alegramos pa!!e pronto este periodo de incerti dumbre: que en el de mejo ra y d lugar sn completo res tablecimiento: es lo que desea mos de corazn todos los que aqu nos honramos con in. amis tad del apreciable enfermo. RI1 AL DE LA CAA DE AZUCAR. Planta descubierta en Sud Amrica. Si es cierta la noticia que est corriendo en la prensa europea acer-L REVISTA ca de una planta sacarina descu bierta en la Amrica del Sur, los das de la caa de azcar estn con tados, lo mismo que los de la remo lacha y dems vegetales qoe nos han estado 1mministrando sus agradables jugos. ''Epatorium rebandium" son el simptico nombre y apellido que la ciencia ha adjudicado la planta que nos referimos. Ricardo Guenther, uno de los cnsules norteamericanos en Sud Amrica, los cuales tienen siempre los ojos muy abiertos para todo lo productivo, ha hecho saber en Go bierno la existencia de ella y el ab sorbente to Samuel est dando Jos pasos para cultivarla en su suelo. Segn los informes del cnsul Guenther, la substancia que se obtiene haciendo cristalizar la savia del 'epatorium" po;.ee las mismas propiedades del azcar natural, pe ro en grado tan alto que, para dejar aceptable buena taza de caf, basta de ella un terroncito tan pe ueo como una pldora Por eso se ha calculado que la po--tencia endulzadora de la nueva az car, es veinte treinta veces supe rior la de la caa. Se aade que el "epatorium" prende y crece fcilmente en terre nos de naturaleza y clima igual los de la parte meridional de los E. U. Slo falta oir la augusta voz de medi<:;ina, que lo mejor puede sa lirnos con que la azcareupatoriann tiene las mismas deficiencias que los :arios poderossimos dulces deriva dos del carbn, conque nos ha favo recido la qumica, que consisten na da mnos que en "no asimilarse la economa lo que es lo mismo. en no nutrir i conservar las fuerzas como magnficamente hace la azcar de caa de remolacha, y en no eliminarse sino con dao de la salud. En este caso, el descubr, miento ser ante todo, perjudicial porque ciertos industriales que emplean la azcar natural, no deja rn de acudir esta otra que ser ms barata; como ya lo hacen con los dems dulces nocivos. Las travesu ras de un perro.

PAGE 5

En el lupanar! Estbamos como si e m prc reu nidos en la rebotica. La costumbre era poderosa arrastrarnos diariamente y all bamos la farmacia del Dr. Caraballo. donde siempre se aprenda alguna cosa. Esa noche eran las once y si algunos se haban retirado, ctros permanecamos escuchando la f cil palabra del Dr. Porro que como hbil conferencista expl i cabacon modesta sencillez el pro ceso de lrt tuberculosis segn el tratado del Dr. De repente entra-ron tres ame ricanos. El apresuramiento con q ne penf'traron en el local por la nica puerta dejada lib1 e nuestra salidn, el aspecto p oco tranquiJiador de los \'1Sitantes, que revelab: m en sus miradas inquie tas y sospechosas catac1urns un n o se. qu de siniestro. nos hizo poner en pi como movidos por u n choque elctrico. Venan buscando mdico e5cape. Se trataba de un caso ele enYe nenamiento por cido carblico Despus de muchas instancias, el ms alto ele los procuradores, termin diciendo sin dar reposo sns ojillos grises que giraban co n ,-ertiginosa rapidz dentro de las profundas cuencas que ro deaban sus rbitas: 'Se paga seores se paga lo que valga, va mo s pronto. Los Drs. se consultaron, rinl lizando en desinteres y com pa e ris mo: por fin se decidi e l Dr. Gra na, siempreque l e ayudase Por ro. Al marcharme d ijeron: Venga Vd. Yo que tengo mis ribetes de practican te acept. El drama se desarrollaba en un a casa de lenocinio. A. nuestra llegada, 'los curiosos invaan el interior derramndo se por los pasillos hasta el por tal doncle el mayor nmero se aglomeraba interceptando la entrada. N o s i n trabnjonosabrimos pa so hasta la sala, donde yac!a el paciente en el suelo, desnudo de medi o cuerpo arriba, revolcn dose en las convulsione s de la LA RE VlSTA. agona sobre un charco formado por los \'mi tos de ,in o y desga rros sanguinolentos. S.: haba proclucido un silencio scpnlcrtd. El Dr. Grana se inclin pnra auscultar y mientras tomaba el pulso, l'orro examinaba las pupilas clel enfermo y daba su opi nin. El caso era grave! Haba que acudir iumediatamen Le. Se pidi agua para proceder al lavado tlel estmago. En el interior ele la casa, se oan intrvalos, gritos ahogados de una mujer, que luego supimos <:rala arr.ga del presunto suicida El agua pedida no llegaba. El Dr. Grana repiti la rclen, y des pus de pedrsela al oiclo unos otros, como si estu\eran pastncl ose la prtla bra secreta en la "ca d ena'' formada por ''masones," en medio de carreras alocadas y apresuramientos entorpeced o res trajeron una vasija ele las que uc;an los lecheros para ven den su mercanca. y el agua esta ba sucia. Est a agua no sirve, dijo el Dr. incmodo. Necesito agna limpia' si s posible caliente. Transcurrieron diez minutos que invirti el Dr. Porro en cE solver los "grmulos de Apo morfina" en una taza de forma exfraa, nico recipiente que h a ba podido conseguirse. Poco trajeron otra taza de las llamadas soperas y una copa todo en el mismo estado de suciedad. parec:o traida no se sabe por quien, una cafetera de agua caliente tambin sucia, v el Dr. se desesper apostrofando !ajen te, y entonces corrieron tres cnatro trayendo un cubo de agua del pozo. El Dr. Porro puso la inyeccin hipodrmica, con un resultado instantneo. Grana hizo el la var1o del.estmag-o, y poco despus el paciente quedaba fuera de pe lig-ro. Infinidad ele mujeres semi ves tidas con ropones y hatas ele co lores chillones, recogic'las fal das con el estudiado desgaire de su hbito vicioso, corran y se entrecruzaban en todas direcciones. El espectRculo no pocHa ser ms asqueroso. Sobre el c'lesven cijac1o esqueleto c1e un piano rle safinado, una jcara rle manteca trada sin du(ia para aliviar al enfermo, destilaba gota g-ota, l a manteca derretida por el calor, en una escupidera llena de sal i bazos y masculles de la !Jaco; el suelo inundado pur lus Ymi tus donde nada bau ped<:1zus de carne cuya digestin uduYo e l veneno; la a tmosfcra densa, en rarccidu, nauseaiJuJda, que all se respintll::L cau:-;ah:, tal sensa cin de repugnancia, q11c produ ca escalofro. El Dr. Grana, mand LJasla clar al "resucitado" la cama, y l mismo ayud transpor tarle al cuarto del primer piso, acabando de echar {t perder su trage de casimir. :\provech es le instan te para enterarme de la causa d<.:I suceso. En el potl a 1 pucle sa bc1 que un disgusto habido entre la mnje1 lloronA, y el suicida di motivo la \erg-onzos_ tragedia. Cuando suh, los medicus estaba n roclcild o s, sitiados, a sediados por un grup >de mujeres descocadas, repugnantes, que parecan g u i n pos, jirones arrancados por la de sgt acia la triste hnmaniclacl, despojos ele la vida, que tralahn n de pro\ocar el deseo ofrecicncl o sus ten o res. Con una mirnda, me hice car go de la situacin. Amigo Porro dije accrulndomc :. Estos me clan mala espina. Y mi tambin contest el mdico. En esto se abri6 la puerta del cuarto. frontero no;;o1 rc,s, en que h aban e11cerrach la gc..mi dora inconsolable v vimos es ta prodigando en"tre lamentos, caricias otro galn. .El Dr. Porro se volvi de espal da, para no presenciar el porno grfico idilio y me rjijo: Vea Vd. que sehtimiento! Pobres gentes! esclam, sin po rler aadir una palabra mas. porque vino el Dr. Grana dicien do que no haba qnien pagase; nadie se haca responsable. A las dos ele la mhana volva mos comentando el suceso. Al despedirnos. me dijo el Dr. Grana: "Ha pres;enciaclo V. una ele nuestras freeuentes quiebra!': He trabajado deshora ele la noche, ech perder mi traje, gaste los productos qumicos que estn indicarlos y al tenninnr, ni an las gracias hemos recibirlo--Pero le ha salvado V. 1n. vi da a un hombre, contest-y sohre todo agrego Pano le hemos proporcionarlo tema pa1a un que debe titularse: "En el lupanar"

PAGE 6

1Q2. Cot11ienzo Ja crnica de esta semana con un saludo carioso mi amigo Edelmiro Morales y su bella y digna esrosa la Sra. Margarita Crec ele Morales, recien temen te llegados del vecino Cayo, declonde vienen pasasc un poco de tiempo, en compala de los padres de 3ta, los esposos Crec, de quienes calculo la ale gra inmensa porque pasarn, al ver otra vez en el hoga1 }a nica hija, siempre tan querida. Los fdici to afectuosamente Jos cuatro por la dicha de hallarse bajo un mismo techo. .;Yufa aleffte. En el hogar de los Sres. $oler y Carmela Hiela lgo solo se respira hoy dicha y contento C'.ln la llegada de un hijito, fruto de bendiciones. E! ecin llegado hizo su apa ricin el 27 cle1 pasado, propor cionando una fecha grata sus padres. Se le llamar Antonio. Mil felic:idades. -l! .:y i Una boda. El sbado pasauo unieron para siempre sus viclas en d lazo del matrimonio la agraciada in teresa n te Srta.Josefa Prez con el correcto y simptico j<'nen Se gundo siendo el Juez l\'lr. Evans del distrito 20 del 4. o barrio, el que ofici en tan felz ceremonia siendo intrprete nuestro simptico amigo el Sr. R. Acosta. La boda tuvo efecto en la casa de la. desposada, en la esquina de la calle 24 y 15 avenida. Toda clase de venturas sean con ellos. De viafe. En el vapor de la lnea Peninsubr y Occidental, parti de este puerto para la Habana el mrtes pasado e1 jyen Dr. Albedo Barttle acompaauo de Ml honita interesante hermana. Los hermanos Barttle lo son tambin del Dr. Charles Barttle antiguo y conocido residente en Tampa donde es muy querido y respetado, gozando merecido prestigio en el ejercicio de su proPronto regrese. -:+ 'Enferma De cuidado ha estado desde hace das la respetable y buena Sra. Ana Hernndez de Silva. Sn'eme de placer poder decir que iniciada ya la mejora, se ha' lla en camino de su rsstableci miento que deseo sea comple to. La Sra. Hernndez Silva es la madre cariosa y ejemplar ce mis particulares amigos los Sres Miguel, Francisco y Enrique qnienes quisiera ve1 pronto con el gozo del restablecimiento de tan excelente seora. .;:. Bodas en perpeatha. Hasta estos momentos llega mi conocimiento las de tres par e jitas in te re san tes: Dulce Mara Rodrlguez con Rogelio Rodrguez; Magdalena Llad con Juan Rodrguez y la de Car men del Nada! y Perez. De viaje. En el vapor del Domingosali de Tampa con direccin del Ca yo mi consecuente y buen amigo el inteligente y culto caballero Sr. Dcmingo Snchez. Le deseamos una agradable estancia all y pronto regrese. Rodolfo Blain. De Teatros. LA AURORA. Como en la semana anterim en sta ta1ppoco di la Sociedad '"El Porvenir" su social. En 'La Aurora" cid barrio de Ellinger se pusieron las dos gra ciosas piecesitas del Vino" y "Guerra la Guerra"; la primera de las dos, U Jesem peo dej algo que desear, los dos borrachos emborracharon de exajeraciones y amaneramien tos; en la segunda pusieron ms cuidado y aunque tambin algo que desear, sali mejor li brada. No se me califique de exijente dicindome que son aficionados, pues no cuesta muc-ho poner cuidado y ms cuando ll'edunda en beneficio pmpio. Terminadas las representacio nes se bail hasta despus de las once. Hubo muy poca concurrencia pues hasta all tambin llega el disgusto y efectos de la situacin. que atravesamos. CENTRO Como habia anunciado en mil anterior se puso el Domingo e..n esta institucin' el drama de Vi centa: "JuanJos!' Fudesempe ado conci.encia por casi todos. los artistas, los que c-ontribuye ron para hacer de su ejecucion un xito. Buena y escojida )a concurren cia, como es la que siempre acude ese Centro, habiendo sido la noche del Domingo una ele las muchas en que se retira uno satisfecho de haber pasado horas gt:atas.

PAGE 7

!.-A ReVISTA. I9J La cancion de las piedras. por la inmem.idad del cielo ..... Somos la Esperanza! tria, la nevada Siberia. La transpa rencia de nuestro cristal, semejante :i las aguas marinas de rocoso fondo, despide msticos resplandore; ante la luz de los cirios. tras recla mamos los dorados clices y las ureas y afiligranadas cruces de las viejas catedrales, aspirando e l pyrfumado incienso que sube las alturas ... ... .;:. Nuestro color rgio es el de la prpura Prncipes de Jas piedras, nuestra gerarqua es ilustre en el brillante reino: somos los rubes. Llevamos los timbres de nobleza en nuestro color sanguneo. Nuestro cuerpu hace recordar el centelleo del vino, y los poetas .comparan los rojos labios de las ;vrgenes morenas nuestro encend do cristal. He aqu los hijos del Sol, dijeron los jacintos. Su dorada luz se infiltr en nuestro ser, tiindonc.; con s us mortecinos resplandores a l despedir el da sobre el horizonte. Nuestro cuerpo amarillo recuerda el plumaje del canario y el color del Somos la Religin! oro ...... Somos el Triunfo! .. Somos gotas de la sangre divina derran;ada en el Glgotha por h, ;redencin de los hombres .... Somos la Pasin! l os llaman esmeraldas. Nosotras recordamos el yerde ele los bosques y lns aguas profundas de los ros. Ostentan nuestro color las pupilas de las n:lyades y ondinas. Las hu res, por ell'rofcta. fijan sus ardientes miradas sobre los ele gidos{ de nuestros difanos tintes; ellos predominan en la na" turaleza; el iris lo tiende orgulloso Nuestra historia es tan antigua como gloriosa; somos Jos zafiros. N u estro color es el que luce el cielo en las noches serenas de invierno. Nuestro brillo tiene resplandores de astro. En nosotros luchan la luz y las sombras ...... Y nosotros? prorrump1eron los palo En nuestro ser extiende e l prisma todos sus colores. Retratamos el iris travs de la gasa transparente de la niebla. El celaje de la aurora nos ha brindado sus ret1ejos, cubrindonos despus con su rosceo velo ...... Somos la Luz! Somos el M isterio! .. Si no lucimos azules como los za firos, somos ms hermosas, exc(ama ron las amatistas. Nuestro tnue colorido recuerda los tintes de la violeta; tal es cielo de nuestra pa-El cielo concedi nos s u 1 im pidz y su colorido: los hombres nos llaman turquesas. Nuestro cuerpo se ha entregado las regias coronas de los ms viejos Imperios, y sobre l se han grabado los bustos de los -165-retrarse su habitacin provisional le fu imposible entregarse al descanso. Tena fijos en su imaginacin los encantos ele la hermos a j(nen; esta all, su alcance, sol a y esci tada tambien seguramente; y contaba con la proteccin del mayordomo que no acudira oyese l o que oyese. Jams se l e h aba ofrecido empresa mas fcil. As es que clej pasar bastante rato para que todos los ele l a casita durmiesen ya y eso ele la una sali (le su habitacin decidido llevar cabo su mala obra. Llegara al cuarto de la jven; llamara; l a haria vestirse y abrir para comunicarla descubrimientos importantes; la dira que el wediquillo intentaba penetrar aquella noche en su habitacin y que mintras Fermn vi gilaba en e l jardn l la acompaada para dar al asaltante su mereciclo. Despus Cupido y su osada har_ian lo dems. Este era el plan de Roberto. Pero se hallaba en la mitad de .la escalera cuando sinti ruido y oy hablar. Crey que -162-m e n te su misin de ngel guardin .............. 4 ......................................... En aquel tiempo llegaba Madrid el tren de la lnea de Franci a las.11t de la-noche. En el correspondiente la noche en que pas:1n estos sucesos llegaba la Crte el conde del Encinar. No haba a visado nadie y contaba con cn.er en la casita como una bomba, no porque abrigase sospechas de ningn gnero, :sino por uno de sus especiales caprichos. Entre las naturales tardanzas del desembarqne y la distancia respetable que mediaba entre la estacion del Norte y la -casita de Chamber gastse el tiempo y eso de la una llegaba el conde su morada_ Todo era silencio en ella y solo se \ 'Ca lu z en la habitacin del mayordomo. Con objeto de no a larmar los habitan tes de la casita n o quiso Federico hacer uso de la campanilla y comprendiendo que aun no se haba acostado Fermn, se limit llamarle con VO'L naturaL E.l silencio de la noche hizo que Fermn oyese:

PAGE 8

1 SJ4 hroes persns y helnicos. El color que lu c i;;1os es azul como el carde nillo tle l cobre an1iguo, como cier riberas del mar, como el manto d e la Madre ele Dios .. .... So mos el Ideal! LleYamosel Fignificado nombre dt' enturinas. Pertenecemos un reino e scaso y r :no. Xuestra faz se m ejante la C >lObH de los tallados se hrpo de Roberto. -Qu hace s aqu? exclamo el cGnde lan....,. dtudose sohre el jven. De donde vienes? y qu? .... .. -Retrate. Despus etr en su habitacin y cerr por dentro. Fennln estuvo por avisar Mara, llego su gabinete que estaba cerrado y silencio so .... ; pero no se atrevi llamar y marchse descansar dejando la casualidad el desen lace de estos sucesos y forjando una historia para dar al conde las necesarias explicacio nes. Digamos ahora por qu se encontraba Roberto en aquel sitio y aquella hora. La conversacin que tuvo con Mara haba exitado sus malo5 deseos de tal modo que al


printinsert_linkshareget_appmore_horiz

Download Options [CUSTOM IMAGE]

close
Choose Size
Choose file type

Cite this item close

APA

Cras ut cursus ante, a fringilla nunc. Mauris lorem nunc, cursus sit amet enim ac, vehicula vestibulum mi. Mauris viverra nisl vel enim faucibus porta. Praesent sit amet ornare diam, non finibus nulla.

MLA

Cras efficitur magna et sapien varius, luctus ullamcorper dolor convallis. Orci varius natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Fusce sit amet justo ut erat laoreet congue sed a ante.

CHICAGO

Phasellus ornare in augue eu imperdiet. Donec malesuada sapien ante, at vehicula orci tempor molestie. Proin vitae urna elit. Pellentesque vitae nisi et diam euismod malesuada aliquet non erat.

WIKIPEDIA

Nunc fringilla dolor ut dictum placerat. Proin ac neque rutrum, consectetur ligula id, laoreet ligula. Nulla lorem massa, consectetur vitae consequat in, lobortis at dolor. Nunc sed leo odio.