La Revista


previous item | next item

Citation
La Revista

Material Information

Title:
La Revista
Place of Publication:
Ybor City, Tampa, Florida
Publisher:
La Revista
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
v. : ill. ; 31 cm.

Subjects

Subjects / Keywords:
Hispanic Americans -- Periodicals -- Florida -- Tampa ( lcsh )
Periodicals -- Tampa (Fla.) ( lcsh )
Genre:
serial ( sobekcm )

Notes

General Note:
Title from cover. "Semanario de literatura, ciencias, artes y sport" (varies).

Record Information

Source Institution:
University of South Florida
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
The University of South Florida Libraries believes that the Item is in the Public Domain under the laws of the United States, but a determination was not made as to its copyright status under the copyright laws of other countries. The Item may not be in the Public Domain under the laws of other countries.
Resource Identifier:
023596178 ( ALEPH )
53132764 ( OCLC )
R19-00044 ( USFLDC DOI )
r19.44 ( USFLDC Handle )

USFLDC Membership

Aggregations:
University of South Florida
La Revista

Postcard Information

Format:
serial

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

' Aso II. LAR SEMANARIO DE LITERATURA, CIENCIAS, ARTES, SPOR'l'. F. INTERESES GENERAT,F.S .,e ,JJC $ ,JJC $ -Ybor City 14 cir v erdaderamente frase? Hay quien cree, que el peligro amadllo tan t e mido por las naciones europeas, es la inv51-sin de las asiticas otros tenito1 ios Xtrange H s con e l fin de conquif:tas y mando el inmenso nmero de habitante s de que estn pobladas esas naciones, piensan que una vez desbordado ese torrente, no hab1a represa que pudiese detener su marcha destructora. Mas, es ese el p eligro amarillo ? puedeu las n a ci onfs civilizadas temrr una invasin? Oreen ellas que ese llamado peligro consiste en que la raza asitica pueda algn da tra tar de cambiar las costumbres y gobiernos establecidos de los pueblos civilizados. por me dio de la conquista? No; el peligro que se refieren todos Jos que de ese tema han tratado, es el que ame naza al gran comercio que ciertas naciones tienen con el Asia; comercio que sin duda cesara al creerse. la China con valor para contrarestar el empuje de los conquis tadores de nuestra raza, que van poco poco colonizando el Asia y el Africa y haciendo nuevos mercados para sus industrias. El peligro amarillo como dice Ounliffe Owen en un artculo publicado en el "Munseys" del mes de J nnio, consiste en que los chinos mirando el ejemplo que tienen en los japoneses, lleguen comprender que ellos tambin pueden hacer lo que las dems nacio nes; que lleven cabo el hacer efectiva la frase de "Asia para los asiticos." Las naciones que tienen posesiones en el Asia, temen la victoria Japouesa, pues creen que perderan las razas Occidentales su prestigio en Oriente y por lo tanto su fuerza. Est probado que solo la fuerza moral y el respeto del oriental al europeo, son las ba ses sobre las c .uales las naciones europeas conservan sus posesiones de Oriente. Hasta hoy el asitico ha considerado al europeo como un ser superior l; un ser capz de llevar cabo lo que l no podra lograr y por lo tanto lo respeta como una cosa sobre s quien se le debe homenaje: y esto indudablemente cesara si el Asia viese al Japn salir tliunfan te en la lucha, demostrando que no solamente podran llegar la altura de los europeos, sino tambin vencerlos; y la China perdera el respe to Europa al ver que una Nacin de ella, poderosa, era vencida por una mucho m pequea y tendran motivo y pensaran que adoptando el sistema de sus compaeros del A!5ia, seran an ms poderosos que ollas dada su poblacin

PAGE 2

LA REVISTA Dice el Sr. Owen en su artculo que cada victoria japonesa puede considerarse como un clavo en el atad del comercio con el Asia. Es cierto; porque al comprender sus fuerzas, cerraran sus puertas al comercio de Oc cidente y trataran de sacudir el yugo de la Europa que no solamente sus Colonias habiendo sido intil tanta lucha y dinero empleados en la colonizacin, sino que se hara materialmente imposible la permanencia en el Asia, del hombre de raza europea quien perdindole el respeto casi sagrado que le tienen, ensearan todo el odio y rencor que su dominante gardan. Las seis grandes potencias Europeas. Su EJRCITO Y su ARMADA. De la importante Revista ilus trada "Armee et Marine," que e u Pars se pn blica bajo la di reccin de J u les de Cuverville, traducimos lus siguientes datos importantf's, relativos las fuer zas de nHtr y tierra con que cuP.n tan las seis primeras poten cias de-la vieja Europa. FRANCIA. En virtud de la l ey del servi cio ob ligatorio, el efectivo de hombres capaces de ll evar las armas, llega tres millones. El Jefe del Ejrcito y Arma da, en tiempo de paz, es el Ministro de la Guerra. En el momento de la movilizacin, se divide el Ejrcito en cincuenta cuerpos de cincuenta mil hombres cada uno, al man do de un General de Divisin. En tiempo de paz, la mayor unif1ad se compone ele dos divi E-iones, cada una de dos briga das y de dos Regimientos de infanteda. El fusil Lebel es el adoptado y puesto en uso. Las piezas de 7 5 milmetros de tiro rpido, llamadas can Pu teanx, han su stituido e n las ba teras u e campaa las antiguas Bauge, de 80 y 90 m. m. Sus escuelas militares son: S3.int-Maixent y Saint-Cyr, para la infantera, y Sanmnr pi\ra Caballera; Politcnica, Versailles y parara Artillera Ingenieros; Lyon y Val-de-Grace para Sanidad Mi litar y Vincennes para Administracin Militar. Su personal martimo en tiem po de paz, es de 46,291 hombres. Su escuadra se compone de 17 acorazados de escuadr"de 11 12,000 toneladas; 10 guarda costas, acorazados de 5 7,000 toneladas; 6 cruceros acorazados de 4, 7 50 6, 400; 5 cruceros de primera clase, 6 de segunda, 12 de tercera, 23 avisos y contratorpederos, 52 torpederos de es cuadra, 105 torpederos de pri mera clase, 62 de segunda y 4 submarinos. Los principales arsenales son: losdeCherburgo, Brest, Lornt Rochefort y Toulou. RUSIA. El inmenso territorio donde el Czar domina, exige para su seguridad un gran ejrcito. Jefe superior <.le ste es el Em perador, y J.a organizacin no es completamente normal. Sus escuelas militares son; Para la Infantera la Escuela Paul, en Petersburgo y la Es cuela Alexand re, en Mosco u; para Caballera, la Escuela Ni cols: para Artillera, la Escue la Constantn y Michel, y para Ingenieros, la Nicols; tolass tas en Petersburgo. Tambin existen 24 escuelas de Cadetes, tres preparatorias y academias militares. El efectivo de las tropas cosa cas en pie de guerra, es de 250 mil caballos. Su armada se compone de 7 acorazados de 8,500 11,000 to neladas; tres guarda costas aco razados de 4, 000; 8 cruceros aco razados de 6, 000 12,700 y tres cruceros protegidos, de 3,000. La flotilla del Mar Negro, es t formada de 7 acorazados y un crucero. Cuenta adems, con una flota de 20 avisos, 65 torpederos y gran nmero de transportes. Los rsos poseen arsenales en el Bltico, Cromstadt, en la fron tera alemana Puerto Alejandro III en el Mar Negro, Nicolaiew y Sebastopol y en el Extremo Oriente, Vladivostock y Port Arthur. Continuad. De placemes. Con el sentimiento que produce el abandonar el hermoso cielo azul de la coquetom! y querida Cuba, pero con el delirio de abrazar HIS amantes hijos y hermanos, llegaron ayer felzmente estos arenales en el va por 1\iascotte, procedentes de la Habana, tras una ausencia de diez meses, la distinguida y respe table Sra. Mercedes de las Revillas, Viuda de Ybor, acompaada de b por todos apreciada, de la gentl Cuca su hija, y de su simptica so brina Mara Sabourn. Felicitamos sinceramente nues tros buenos amigos los Sres. Rafael y Salvador M. Ybor, como igual. me lte :1 Rafael S a bourn por la lle gada de su querida madre y herma nas, respectivamente. Qu hermoso es despus de una larga ausencia, verse nuevamente aprisionado en los brazos de la ado. rada madre y de la cariosa herma na! Con la llegada de tan distingu. dos viajeros, estn de plcemes las numerosas amistades de la familia Ybor, que esperaban ansiosas su re greso.

PAGE 3

DE CUBA. Al fin ha quedado resuelto el conflicto de a Cmara. Ya se ha podido reintegrara} poder legislativo el dicho so quorum; es altamente <:Wloroso lo que resulta entre nosotros. Despus de rudo batallar, y grandes sacrificios para unirnos b.jo una bandera dmbolo de una patria libre y felz, las divisiones de partidos y las aspi raciones los trescientos pesos american money, nos hacen ti rarnos los trastos la cabeza .. -Es necesario ms calma, caballeJos, y ms patriotismo; ya tocm cada uno su tiem po; eta de espPrar que tantos candidatos RepreEentantes no era posible "embutidos" en la Cmara. La falta del quorum por poco trae consigo otro conflicto, la paga del Ejrcito demorada es tando en casa los millones. Vamos! ni al que as lamanteca .... El sufrido ejrcito ya pensa bacon sobradsima razn que el quorum se estaba convittiendo par2. ellos en cuero, y tanto cuero poua dejarlos en cueros vivos, y para remate agotado el crdito para nuestra representacin en la Exposicin de San Luis, bamos pasar la vergenza de tener que ser retirada dicha Representacin, y todo por no haber salido representantes Sutanejo y Menganejo. Nada! por esta vez hay que renunciar cariosamente lama no de Doa Leonor. + Con motivo del quorum el malestar se hizo general invadiendo hasta las redacciones de algunos peridicos. La Revista Ilustrada muri por falta de quorum, (no debe extrafiJ.r este simptico serna .. LA REVlS'l'A. nario tampeo) la falta de canje. Inundaciones en Oriente, con flictos en la Cmara, conatos de huelga general y 8 10 aspiran tes destinos pblicos, eea es nuestra actual situacin y todas 4'Stas el Gabinete d e D. Toms casi en claro; cada Secretario dtlsempeando dos carteras, de modo que el Consejo ha quedado reducido una Trinidad cuya nica persona es el Presidente gracias sus indiscutibles dotes de gobierno; vamos bien. En el interior basta una sola nota para ponernos la carne de gallina. Desde el l. 0 del co rriente mes ha sido suprimido en Matanzas el saneamiento y desinfeccin. Aprieta! '!Para terminar vaya una nota social: el 24 d e l pasado Junio re cibi las regeneradoras aguas del bautismo en la coquetona Iglesia del Santo Angel, el pre cioso nio Ambroeio Raul, hijo de los antiguos vecinos de Ybor Ci ty, Jorge Betancourt y Mercedes Guzmn, siendo padrinos del nefito Monseor Broderik Obispo auxiliar de esta Dicesis, Prelado muy querido en esta sociedad por su carcter ilem crata y grandes virtudes, y ma drina la Sra. Francisca Amores cuya morada hubo un verdadero derroche de dulces y lico res. Caigan sobre el tierno infante las bendiciones del Cielo y ciban sus amantes padres mi ca lurosa felicitacin. Williers. Habana, Julio de 1904 Sueno pudibundo. Plcidamente, con los festones de una dejadz naturals ima y exquisita, habase dormqr; do la doncellita castsima-entre los vapores sidreos de las palidec es angelicales .... Sn dotmir tranquilo-junto con l a limpidz de s n cata y H l entrecejo difano-denotal.m q nada le perturbaba .... No se mova: Su sueo era p esar1simo y profundo-didme que ynda Ht un desconoeimiento, fnera
PAGE 4

era un pobre enfermo del ritu, un escptico, un nrcio que fuerza de mirar la vida por sn parte peor we haha hecho des graebrlo; la muerte se c'3rna S() bre ru y hacia ella il'a por la p3ndiente del suicidio. Cmo retroceder? Era ya tarde: en mi corazn no haba ya ni ilusiones; Slo senta odio, mucho odio contra la hr:mani dad. Qu era la vida? Un cmulo de miserias, todo mentira, todo falsedad, traicin, hipocresa, egosmo, en fin, todo lomalo exista en la sociedad, nada digno Pncon traba )'(', y por eso J < t o iirtha, por eso d eseaba aplastanne ya que me consideraba imp t nte para apll'fstarla ella; d me tiuita!n la vida, me ale jad.t d d m unJo como d que hu ye de un pndddero en el que fermeut:tn matedas asqut-Josas. Desliznd me por esta pend ieu te de odio y escptici smo, habda llegado la oic a conclusin en tal estado de ni m o, pero, quiso la suerte pa ra bien mo, desviarme de aquel camino suiddn. L'l noch'3 era tibia y el aro bien ta agrada hle :mnque ni el mi> 1ijero st1plo de b1 h2a rozb ba los arbolillob que crecan frente mi casa. En el cielo, limpio de nubl's, multitud de estrellas parpadeaban vacilante!"; una, la ms grande, de luz clara y hermosa, vease poca distancia en el horizoute. Consult mi reloj; eran las 8 menos cuarto; echme la calle y m p"c t \ can1iuar sin direc ci u fij:1; sin darme cuenta, llegu <. la calle Ftauklin y des pu en aquel lugal' l.'ncontr el carro del puerto qna 1ba sali1 l y me acomm1 en un rincn: pocos mo mento:> despus el cano se deslizaba sohre los rieles y corda culebreando or-illas del mar. Raclinado sobre el alfeizar de LA REVISTA la ventanilla, ve!a pasar los r boles en twpel y por eutre Jos claros que stos df'jaban, el mar se n1i vista tmuqnilo. seren0, plateado como un me espejo en el que se miraban las estrellas: ms abajo, observar uua conjuncin de lu ces de diversos colores que me haca el efecto de una gran mariposa de brillantes alascomple. tamente inmvil. emBalaspCtint nos acercbamos el torlo correr del carro; ya E'e 1lt>jahan oir las notas de la Olq u estaque ejecuta ha un Twv stPp alf"gre y juguetn. Por fin llf'gnmos y mmquf' mi intencin solo haba sido pasear, el bullido que all ninaha me atrajo-C(Sa PxtraR-y me in tern en aquel prado sembrado de caminitos color ocre y de r boles pE-qw os y copudos. Por entre el fino csped, algunas parejas de jvenes discurran charlando, mientras que, t>n los columpios, algunas jovencitas se hacan mecer por sus novios amigos q ne, al darles ms n pulso del necesario, las hacan protestar entre carcajadas y risas tle todos. Segn caminando al rededor del prado y penetr en el saln de baile que estaba pletrico de gente y de alegra; en aquellos momentos la msica to caba un vals cuyos m gicos com pases .unas ochenta pa rejas resbalaban sudorosas sobre los enjabonados tabloncillos del saln; alrededor de stt\, de pie senta dos, la gente charlaba y miraba los bailadores que, en rpidas vueltas se sucedan como las vis tas de un cinematgrafo. Tanta alegra y bullici0, lf'jc.s de altgt a1 me me en b iEI.(('iPHm mas: no; no poda ser.. A qu Regnita11 cont.-mplHudo la tli ("ha de los dems, sin poder participar de ella? Deslicme por f'ntre el gento, sub la plataforma que se alza sohre el mar y desde a11, sentado fn un banco, con Jos codos sobre la baran dilJa y la cara entre las manos, observ de nuevo el mar que se gua .completamente inmvil, mir al cielo y lo encontr igualmente sereno y tranquilo; las f'strellas continuaban parpa dea no o; qmrtme ccntemvlando aquf'lla l 1ved<'l azul cuajarla de pn 11 tos hril1antes; la inrnensirlad dPI espado me atraa y sumido en su pM largo rato. Pnco pnco me fu que datulo Pll agar las r fagasdeuna brisa tnue y tj!,ja que apenas rizaba la superficie de las flguas dormidas. Volv de nutvo al sa In; la alegra con ti nual, im p e rallrlo all; todos soureau ba jo ]a impresin del baile el amor; solo yo era el desgraciado

PAGE 5

que senta torturas donde los demr\s alegla y f eli cidad. Ale jme c omo una sombra que huye y contris t ado con l a certidumbre de mi infortunio m e encamin lo l argo de l a playa bajo la p enumbra d e l os rboles, y all. lo ltimo d e l camino, bajo una p equEa b ve da de arbustos, me sent la oriental sobre la fres c a h ierba acarici mi revlver, pero .... n 6, a ll no me matara, aunque e l lugar era p otico; prefera hacerlo eu mi casa, en el b a o. lleno de agua, me abrira las venas y mmida mejor. Pensando sent cru" ir de pasos sobre l a a rena del camino, u lc l a vista y obsen que dos jvenes se aproximaban Jaasta muy cerca d e m y se sen taban en nn banco, Lajo u n pequ<'o laureL Ella era a l t1-1, ves de blanco y m e p a reci h e r mosa; el era delgado, vesta -169-La Revist a tra je claro y ll e \ raba en la mano un a bani co J a p o n s cun el que abanicaba la j o,en; era1r dos r ecin c a sado s sin duda. Como yo estaba sentado en e l s u e lo y compl e t amente e n sombra, pude observar sin ser vi sto. Q u hermoso y p o tico es es to!,-dijo l-mira mira cuantas luces se v e n alre dedor d e l mar, desde P a lmeto basta 'ram pa.. q u efecto ms bonito ? -S, encantatlor-cn test ella; y eso s faroles rojos que se ve n diseminados por la baha rn iurlicau r -Sven para indicar po r dond e v e l c:1.ual. La joven langnideca y se es. trechaba contra s u amante: l l a acarici y empez murmu. rar palabras e trasmitan todo s u ser con el calor de sus bocas y .... u o qui :;e oiL n i Y<'r ms; no s sifu envidia lo que s e nt; l o q u e s es, q u e mi cora zn sufri una co nmocin violenta que me hizo el pfecto de una d e;;carga elctrica. Levan t m e s i n ser visto y me march; era ya otr o hombre: aquel beso quedo y larg o impregnado de pasin y de deseo, me haba rej eueiado. La vida no era t.au mala cumo yo crea; baLa en ella alegdas y dic:has, pero yo; neciu y estpido no haba saLido buscarlas. Ya no me matada; vivira para amar mucho; buscara una mujer como jYen y hermosa, que me con la pasiu de aquella y qne al juntar laLios t-u un beso de amor, llUfstras alwa:; se fttndie sen y estn:-nucind( lito dd deseo ... 166-me importa faltar ella; no creas t a m p o c o qne me ha llevado el buen deseo de defender tu esposa que tiene angelicales cualidades .... Ya sabes que los ngeles ele l a t ierra me gustan para arrancarles la pluma; lo que me ha obligado decirte c o n exactitud todo l o ocu rrido es no solo la c ario s a amistad que te profeso, sino la i dea de vengarme de esa condenada Elena que se ha b urlad o de noso" tros y me ha coloc a d o en tan rd icul a posicwn. Ahora y volviendo asegurarte que todo cuanto he d icho es l a pura verdad, aqu me tien.es tus rde nes para toclo, absolutamente para todo l o que creas conveniente. seria n c r i ados y s e decidt esperar un poco ms: p e r o su estupor fu grande cu:tnclo vi subir por all n a d a m e nos que al conde del Encina r y a l mayordomo que tma una luz C o nfi a n d o en l a casualidad que tantas ve ces le habl a protegido se a curruc en un in en d e l a escalera creyendo e n que distraido el conrle pasar a si n fij a rse e n l. Ya hemos v isto cmo l a casualidad se vol vii> en contr a del conquistador Roberto quien por segunda y ltima vez segt n todas las probabil iclades se le iba de la mano tan delicios.c.'l. p resa. Volvamos ,la habitacin del con d e All hemos clejado en lance barto critico al infelz Tenorio que torturaba en vann su imaginacin para encontrar salida que le Ji. trase de la ridcula s ituacia en que se halla ba coloca.olo respecto i sm. amigo e l conde de.I Encinar. El conde se levant. Roberto permaneci s e n tado y enc endi un cigarro: esperando c o n l a mayor calm a l a resolucin ele Federico. Este se l imit d ecir l o s iguiente: -Todo cuanto en mi vida pasa desde h a ce algiin tiempo es anormal y anormales han de ser las soluciones que tengan los varios suce sos q u e ocurran. As pues, la rara aventura Roberto se h .aba dejado c aer en una bula -ca y e l comcle el!lando cerr la pa."erta y en. eencli l uce s se acere(> l, sentse en frente y con notable sangre fra exclam;

PAGE 6

200 Ouanilo regresaba, as0mme la. ventanilla. del carro y contempl de nuevo el mar que se gu<.lllormisa.-imer notic ia que de ello tuve fu el D llning) qne ftt < la Soci e d a, { "La Aurora" de 1.1 ba.ri.,,la de E iin;ec y ech de !.1 >re senci. t ele HIS graciosas hij:.1s. Como -168-Te dije y te repito que poda matarte como un perro al encontrarte estns horas den tro de mi casa y cerca de las habitaciones de mi es)03a. mi esposa! lo en tiendes bien? Hab!.:t pues, dime con entera franqueza, como si hablase con tu padre. lo que en mi casa durante mi ausencia ha ocurrido; expl came tu estancia en ella y dime la verdad, Roberto, toda la verdad, as! esa verdad pue da digustarme. Nada te ofrezco ni prometo; me conoces y te conozco. Sabes, adems, cual es mi situacin especial respecto esa jven que lleva mi nombre y te ruego, {'a lo ves, te ruego que me digas la verdad. Roberto dijo lo que saba; pero no se atre va revelar lo del narctico y como l crda en la pasin del m_ico insisti en ello no solo porque Jo juzgaba cierto, sino pura fijar la atencill de Federico en Luis, apartndola en todo lo posible de su persona. Hubo un momento de silencio; en el mal vado cerebro de Roberto se trab rpida y sorda lu cha; pero por uno de esos fenmenos in explil!ables en l, decidise confesar la ver d ad. Gr, 1mle fu la sorpresa ele Federico al ver como s e confirmaban las sospechas de su tio el diplomtico y no poca indignacin le cau s la conducta ele Elena; pero lo que m{ts ef-:cto le hizo el proceder de su amigo Luis. As sucedi en efecto. El conde del Encinar conoca perfectamente Roberto y saba de todo cuanto era capz. Le asustaban su valor y su osada; mil anteriores ejemplos le demostraban que Roherto no era hombre para retro(:eder en ninguna aventura por arriesgada que fuese y menos para dar nadie satisfacciones. As es que apreci y estm la conducta del jven calavera, que aunque no muy correcta que digamos, era explicable para un hornbre ele dada la especial situacin en que todos se encontraban. El mismo Roberto confirmo estas impresiones al terminar ele esta manera: -Trabajillo me ha costado llevar a trmino feliz estas explicaciones ele novicio; la ver dad solo me gusta por su ligero trage y

PAGE 7

los hombres somos tambin curiosos, pregunt la causa. Y 11 hoy por labios de una de sus hijas, tr"kperimento la satisfaccin de oir que su buen padre estaba ya repuesto de sus males. Me alegra tal cosa por mi excelente amigo y por el gozo de sus hijas, ::-Urv ramillete. Para no darle la razn algn malicioso que quisiera ver preferencias, donde no la existe, en lo suce sivo cuando en estas crnicas trate yo de muchachas graciosas y boni tas no voy concretarme barrios determinados; sino escojer entre todas un grupito cada vez que las vaya recordando y con ellas y por turno har un ramillete, He aqu el bouguet de hoy: Blanca Romero, Rosa ?\foreno, Rosala Alfonso, Blanca l'vLtrtnez, Mara Huarle, l\1ercedes y Alejan drina Prez Rolo, Emrita Prez, Beatriz Fernndez, y Cuca Rodrguez. La Revista _La Felzmente terminada felicito todos y me felicito y principalmente mis amigos y amiguitas que estn en vsperas de dejar de ser tu para llamarse Vd. Y cierro esta recomendndole los jvenes sport que estn < caza de novedades 1 os Svmbreros de castot, moda Monte Carlo que ha recibido la casa de Vv olff Bross. As mismo el surtido de Zapatos de corte elegantsimo, que es la nica en recibir aqu la casa del amigo A. Colado, en Ybor. Rodolfo I!lain. H. Peeples y R. Blain. Dentro de breves das el notable y elocuente abogado Si. IIarris Peeples abrir un elegante bufete en compaa de nuestro apreciable amigo y compaero cronista ele este peridico, Sr. Rodolfo Blain. Era una necesidad sentida hace tiempo en esta parte importante de :.!t) [ la Ciudad, el contar con un bufete de un abogado tan prestigioso, como el Sr. Peeples encanecido en las batallas del derecho, lo mismo en lo civil como en lo criminal y donde por sus profundos conociinientos como por su famosa elocuencia goza 'de una reputacin merecida. Contando adems con la cooperacin del caballero Blain, prctico en las lides del foro, habindose ejercitado en bufetes acreditados en la Capital de Cuba y conocedor adems como es del idioma ingls, tendrn en l los del habla espaola de nuestra poblacin latina, un excelente intrprete y traductor y un honrado consejero. Los cubanos, espaoles, italianos residentes entre nosotros podrn en lo sucesivo en cualquier caso que 1 se le presentare contar con los servi c ios de los Sres. Peeples y Blain en la seguridad de que adems del crdito profesional, hallarn en tan excelentes caballeros la discrecin y honradez de oficinas de tal ndole. Prometemos asistir la apertura de esa oficina tan til para los que Percances de un figurin. 1 2 3 4 .)

PAGE 8

.vivimos en Ybor y ya darmos una relacin detallada de todo lo que all veamos. Por adelantado podemos decir que se establecer en la residencia particular del amigo Blain en el gro de la 7 Avenida, cerca de Nebrasca; provista de los nos locales y amueblada con buen gusto. La oficina que hace bastante tiempo tiene montada en Tampa el Sr. Peeples radica en la calle de Franklin, en el edificio Gould una cuad.ra de la Corte. BIENVE NID A. Ha regresado ayer de la Ha bana nuestro querido amigo e l inteligente grabador Sr. Luis Arnavat cuya curiosidad y es mero mucho debe "La Revista." Mucho nos alegramos se en cuentre entre nosotros el Sr. Ar navat y deseamos que su estan cia en esta sea de lo ms agrada ble para que no piense en aban donarnos. De Teatros Terminado el malestarqnehas ta poco reino con moti,o de las luchas recientes de capital y tra bajo. Vttelye reanudarse la animacin entre los qne aqu! vi vimos para tratar de pasar las horas lo mejor que se pueda. Tan es asi, que no me dejarn mentir la concurrencia ms numerosa que en das pasados, pn<.le observar en las dos funciones de senutnas conque sus respecti vos socios obsequiaron las dos Sociedades de Recreo el "Centro Espaol" de Ybor, y "La Aurora" del barrio de Ellinger. Para hablar una yez mas de los artistas que constituyen la Seccin de Declamacin del "Cen tro Espaol'' tendrla que repetir lo que aqu mismo he dicho en mis dosanteriores, trabajan hien sin pretl:nsiones y poniendo"cada uno especial cuidado en el desempeo de su papeL En 'La A.u-t:.ora" pasamos tambin un rato muy gustoso y LA REVlSTA satisfecho por el desempeo fe1z por los artistas, de las dos graciosas piezas: "Pobre porfiado" y "Los Borgias." En la primera trabajaron conciencia la Sra. Laura Febles y el Sr. Carreiras notando tambin que por todos se echaba all de menos al siem pre entusiasta Froiln Garca que en esa misma obra represen tada en das pasados nos hizo l un criado como lo cre el autor de la obra y no de la manera tan torpe y desgraciada del que lo represent anoche. O quejas amargas contra las informalidades de la direccin de escena y en que no todos ensayan juntos y en el :ocal de la Sociedad. Y lo repito, es imperdonable la postergacin que se ha cometido con el Sr. Froilan Garca. En la otra obra "Los Borgias," trabajaron todos muy bien; pero el que ray mayor altura por lo felicsimo que estu vo en su desempeo, fu el jven y simptico Ceferino Arenas en el papel de Elodoro obteniendo me1ecidos aplausos. Volviendo -.c' la pieza "Pobre porfiado" en que se trata de un enamorado iden, como respiraron y se llenaron de esperanzas algunos de los chicos del barrio! A uno que me quedaba ce1 ca le o decir: as mismo voy hacer yo; la voy ft perseguir ele tal mo do que se aburre o me quiere. Desde que lo v no h;:go ms que compadecer la ,ctima de este nue\'O porfiad o B. Lecturas utiles. Manera de despertar y levantarse. Muchas personas acostumbran echarse de la cama al sue lo tan pronto como se despier tan, fin de que el sueo no las rinda otra vez. Esta es una ma l a costumbre, pues mientras se durmiendo, todos los rga n os descansan, la vitalidad dis minuye y la circulacin es ms {]bil, y un salto brusco fuera de la cama representa una vio.: lenta sacudida para todo el or-ganismo, especialmente para e l coraz6n. Nada tan saludable como des pertar poco poco, fin de que los tganos vayan recobrando gradualmente su actividad. La naturaleza misma nos ensea este procedimiento. Cuando un nio se despierta, estira los brazos y las piernas, se frota los ojos y bosteza repe tidas veces antes de levntarse. Un gato hace exaltamente lo mismo: se estira, encorva el lomo, se frota la cara y pasa un buen rato antes de que entte en actividad. Si pasarnos las aves nadie ha visto jams que echen volar apenas abren los ojos; siempre estiran antes las alas y las patas. El el esperezarse y bostezar son sin duda actos que en scciedad demuestran poca educacin; pe ro cuando uno est. el la cama) la cosa es muy distinta. E u ton ces son actos impuestos por la misma naturaleza, y nunca se recomendar bastante que al despertar ;;e bostece y se estiren los miembros hasta que se sienta toda J n. energa necesaria para el tt'ah

printinsert_linkshareget_appmore_horiz

Download Options [CUSTOM IMAGE]

close
Choose Size
Choose file type

Cite this item close

APA

Cras ut cursus ante, a fringilla nunc. Mauris lorem nunc, cursus sit amet enim ac, vehicula vestibulum mi. Mauris viverra nisl vel enim faucibus porta. Praesent sit amet ornare diam, non finibus nulla.

MLA

Cras efficitur magna et sapien varius, luctus ullamcorper dolor convallis. Orci varius natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Fusce sit amet justo ut erat laoreet congue sed a ante.

CHICAGO

Phasellus ornare in augue eu imperdiet. Donec malesuada sapien ante, at vehicula orci tempor molestie. Proin vitae urna elit. Pellentesque vitae nisi et diam euismod malesuada aliquet non erat.

WIKIPEDIA

Nunc fringilla dolor ut dictum placerat. Proin ac neque rutrum, consectetur ligula id, laoreet ligula. Nulla lorem massa, consectetur vitae consequat in, lobortis at dolor. Nunc sed leo odio.