La Revista


previous item | next item

Citation
La Revista

Material Information

Title:
La Revista
Place of Publication:
Ybor City, Tampa, Florida
Publisher:
La Revista
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
v. : ill. ; 31 cm.

Subjects

Subjects / Keywords:
Hispanic Americans -- Periodicals -- Florida -- Tampa ( lcsh )
Periodicals -- Tampa (Fla.) ( lcsh )
Genre:
serial ( sobekcm )

Notes

General Note:
Title from cover. "Semanario de literatura, ciencias, artes y sport" (varies).

Record Information

Source Institution:
University of South Florida
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
The University of South Florida Libraries believes that the Item is in the Public Domain under the laws of the United States, but a determination was not made as to its copyright status under the copyright laws of other countries. The Item may not be in the Public Domain under the laws of other countries.
Resource Identifier:
023596178 ( ALEPH )
53132764 ( OCLC )
R19-00101 ( USFLDC DOI )
r19.101 ( USFLDC Handle )

USFLDC Membership

Aggregations:
University of South Florida
La Revista

Postcard Information

Format:
serial

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

ARo III. Octub:c 1:3 de l. N. 39. -SEMANARIO HISPANO CUBANO.- ----Regi stra d o en C orreos, como corresp onde n c i a d e 2.'" c lase. DIRECTOR: R. M. Ybor. REDACTOR JE:B'E: ELISEO PHEZ. ADMINlSTRADOR: J. MASCUANA. REDACOON Y ADMINISTRACION: 9. Ave. l520. Teld. Bdl, 852. Correos; Box. n. 7 de Ybor Cty. CONDICIONES DE L A PUBLICACION. E sta Revi ST A se publicar los fl omingos S e a d mite n toda c lase d e trabajos, s i e m p r e que no contengan ataques personales, mezquinos desah o gos con t r a insti t u c iones soci e d a d es. N o se publicanin los escritos que carezcan d e firma responsabl e L a Direcci n deja a utores l a responsabili d a d d e las opinio nes q u e emita n e n s u s escritos. Los trabajos n o firma dos q u e se p u bl i q uen sern d e la esclnsi v a responsabilida d d e l a R e dacci n pago d e anuncios, comunicadm; av:sos, e tc. se h a r por a d e l a n t ado. T oda l a corresp onde ncia liter aria se dirijir a l Direct o r y l a administrativ a a l Administrador. P REOIO.S DEJ Y ANUNCIOS Por u n mes, e n T a mpa. P o r un t r imestre e n id. Nme r o s u elto corriente .. Nme r o $ atrasados. Fue r a d e l a localida d un trimestre ... Anuncios co.d a esp r ci o m a r (ado los $ o ;o o tls 10 1 5 1 6 o cvm erciales, on d e r e ho :. 1 nme r o r su Profesionales, id. id. r El preci o de los anunc i o > se entiende p o r un mes y s i la inserci n fuera por ms tiempo ms d e un esp1\ci o se har e l opor t uno descu e nto. Las b a jas p o r anunc ios)' ,;us<.:r ip c i o nes se ni.n p tec isaln e nte antes t enntna r el d e no hac.erlo as, tend r n que abonar e l .. J. ,. N f u siempre nuestra lahot h .::t d e s e r i11fruL:tno sa; algunas veces pue d e el pf'riocli sta va- luagloriarse que StH uo s o pierda11 en el vado, puesto que la misin de la prem; a h t Htrada e s trxhajar pl)t' e l bi e n de la cornnnidacl en que levanta su voz rE>geuerarlora. Po!" desgracia no son rnnchos los f]_ne le el valor verdadero <}Ue ti ene esa en no_ b!Pce t1ora t11isin, p e ro que s ean, snu bastantes sacar de la obscn,idad los que como los murcilagos ue l e s h > tce dao la luz. H<-ty qne luchar y lu c h 11 tuur.;h q ptm no quedar rezagatlos d e l r esto d e los que s e afiwan por ::tbrir paso la civilizacin, e s d e b e r de hombres que t e n emos, comcientes de como debemos obrar para nt) a cnsat nos nosotros mismos d e abandonados de apticos, de c1t>structores de prPpia t>xistencia. El hombre que por su n tttual obra trrtjo un hijo al mnntlo, una funcin humana incontrastable, cont,ibuy efi cazmente la santa labor de la creaciu, pero ese mismo hombre no debe olvicl at" que aque l hijo es la pt"olougacin ele su ser, de su vida y que todo lo que haga por l, lo hace como por s mismo. Es ms; hay tl)dava d ebere s para c o n un hijo que pata con nno mismo, por que uno puet1e s e r responsable d e su propi::t desgracia y coufonnarse con ella, pero u o puerle en ningn modo ser causa de la desgracia del ser que ms se quiere en el mundo, sin sentirse cruelmente criminal. Por eso hay que t1abajar p o r el porvenir de la prole, h a y que educada para el bien suyo y hasta por propio egosm() por el uion nuestro, que muchas veces son los hijos los bculos de nuestra vejez. Por otra parte; la societla<1 necesita Je ellos, el bien comn los r eclama, y nunca se siente el alma tan h enchida de gozo como cnan
PAGE 2

LA REVISTA. algo; que tres Sociedades de las cuatro de Instruccin y Recreo que aqu tenemos, ya tienen Colegios y que la que falta no dudamos que pron.to lo abrir. Crculo Cubano solamente t quedas El Poevenir y La Aurora tienen y::.. sus Escuelas; el Centro Espaol ha publicado un o aviso en hoja suelta que en otro lugar insertamos donde hace saber los socios que ten-gan hijos, que desde el 8 d o corriente queda abierta la matrcula en la Secretaria de la Seccin de Instruccin; una competen te profesora la Sra. Caridacl Feijo de Martnez dirigir las clases enseando las asignaturas siguientes: Lectura, Escritura, Gramtica, Aritmtica, Urbanidad, Higiene y E conoma Domstica, Labores y Msica. Crculo Cu bano no quedis atrs; plantad la Instruccin en vuestro Centro; buscad como podis los recursos, que la niez en el futuro, los padres en el presente, y la Sociedad entera siem pre os lo agradecern Adelante pues! Un brillante articulo. Del ''Diatio de Viaje" que en Europa hace el ilustre escritor cubano Dr. Raimundo Cabrera, copiamos el brillante sugestivo artculo que escribi en Cdiz, con motivo de una que hizo al consecuente republicano, al liberal de toda la vida, al hornbre jnstolr cumplido en los presidios de Africa veiute aos consecu-.tivos por dos condenas: la una por los suctJsos Tevolucionario s e m tonales u e que fu nno rle los jefes ms notorios; otra pqr los ::tctos de anarquismo en J ... rz eu los que-acaso sin razil-se le complic e stand opreso. Laltima vez que le haba visto y hablado fu en 1873, en. uno de los calabozos del castillo de Sant::t. Catalina, donde se ha llaha preso por la primera de las cansas referidas, y fu llevarrecuerdos de algunos de los deportados cubanos, para quienes lleg ser en sus das de fortuna y ascendiente poltico, protector y amigo generoso. En la visita que acabo de ha cerle me a;compaaron el Dr. Gonzlez Curquejo, Rod dguez E m bil y nno cte mis hijos. Imaginhame encontrar an aquel jven apuesto
PAGE 3

manas, cooperando ello entre otros los jvenes entusiastas de 'La Estudiantina Espaola?" ..._,fo que"l:"emos ser nosotros los l pnmeros que ocupemos e puesto que el deber impone, porque entendemos que ste, est reser vado y le perteuece otras personalidades. Nosotros damos la voz, apuntamos la omisin que se nota porque estamos tiempo d e subsanada y no hacer caer en el ri dculo y para situiera pueda oirse en las tienas andaluzas aunque solo sea por los pobres labradortlS un solo da: "hoy !la mos fle comer nuestros hijos, c)n el donativo de nuestros her manos Pspaoles y cubanos de Tampa" al igual qne lo pronun can de Cuba, la Argentina, M jico y Venezuela. Si as no sucede podremos rle ci t' que aqu se ha vendado y dejado srr
PAGE 4

LA REVISTA EL PROGRESO DE TAMPA. J.MAYOL. J. Mayol. rb mt>ucio Honra h -'' tlll PStras colum IPts .... retnJ.t de u n jveu t.:uba no e n ito y d e nn:-t p ns i c irn en vi diahlP. e11 T;lllpa, e l Sr. J Ma y .. l, ;-d ruat.:elli,.ta Pll P l ral!IO de VvHrf's ebtal.JPcirlo e n la 7 11VP J2Q2. El Sr. M 1 y nl PS mn_y intt"li g..,llte v activo e n e l CllllJPrcio 11n.., se hct J .... ,Jit;adn, d HillOStnill d.,., de llHtnent evid..-111.e los lla llero. Garidad! En el um. 37 correspondien te a l 28 d e l pasarlo publi camos uu artculo dRndo cuen ta re en la' h-1rrnosa r .... anda! nza, son y le s debe11 el afecto que se hicieron acreedures por s u nuble proceder cou lo s e n bauus que llegal.Htll depor tanas, en los tri,.. tes aos d e la primera gue rra. No queremos evocar recuerdos: 110 queremos tampoco ha cer ''fuerza de velas" como sue l e decirse, basndonos en est()s hechos, ni ser nosotros los que los mencionemos: copiamos lo que sigue del "Cuba y Amrica" que se publica en la Haba na y que firma el ilustrado cu bano Dr. Raimundo Cabrera, en su "Diario de viaje":

PAGE 5

"Cadiz fu, des pu; de todo, un asilo c arioso p ara los proscrip tos cubanos. L .os que llegaba n aqu enca:lenados presos, en contP'aban e n los gadita nos, aco gida benvola y protectora. Fer mn Salvochea, ese soador de toda l a vida que hA. sacrificado su juventud, su fortuna y su di cha por defender las ms extremosas irrealizables utopa<:, que ha pA.sado ll't mitad de su existencia en las prisiones y e l destierro y todava pobr e y ya a n ciano, pase a estas cHil e s don de fu tan popular y fastuoso sin ver establ ecida ni esper ai verla l a Repblic a federal objeto de sus sacrificios, enl el primero e n acuclir sdavizar los dolores rle los desg-raciados cubanos que L ersunrli, R o das, Valmnseda y otras hienas condennban sin p i e chrl l a muerte por miseria, mal trato y ahanclono. La poblacin, hombres, muje es y nios, las c lases altas y las pobres, todo" simpatizaban y mostraban su b enevolencia los cuh::tnos que pululaba n e n C diz llevando en e l rostro h1s tristezas d e l hogar perdido y las nnsiedades del destierro. Slo por estos recuerdos me siento ni pasear ele nuevo por estas estrechas y rectas y limpins avenirlas y la vista d e l pabelln triunfante que sobre ellos ondea, como si con la presuncin del p atriotismo asumiera la represe n ele aquellos martires y ancianos quienes tuve la gloria de acompaar en mi primera juventud y que tan tos virtuosos ejemplos y emula cin me el ieron con fr'ases a rcl orosas que escuchan los que me rodean, y con miradas elocuen tes trasmito Cad iz en bendi ciones la gratitud de los tristes compatriotas que no tuvieron la dicha que yo disfruto y para los que tu suave y hospitala ria." E.l Presidente del Centro "Colo nia Espaola" de Santiago de Cub a al Sr. Alcalde municipal villa. LA REVISTA "Muy seor mo y d istinguido compatriota: Enterada la Junta Directiva sfe este Centro de la aflic trva situacin en.que se encuentran las clases obreras de esa regin, se procedi al n ornbrlilmiento de dos Comisiones, fqrmadas por individuos de elicba Junta, c o n objeto ele llevar cabo una colecta en benefi cio de nuestro s hermanos. C o m o c o n-;e cuencia ele aquella, remit por cable el da 15 del la suma de 5 0 0 Je>o s y el da r9, la de I .ooo Dic h '' C;tntidades, c onforme le manife,t en el primer cablegnttna, suplicamo s i usted s e en aquellas necesidades m
PAGE 6

raducen sus co nviccionf1s arrai gadas. cumplido de veinte aos de condena, no pro nuncia una sola palabra amarga; ni un denuesto, ni una im procacin. Lo sufrido es la prue ba, el sacrificio que su juicio necesitan las grandes causas N o me reconoci porque yo era casi un adolescente cuando nos tratamos, pero record todo3 los patriotas cubanos con quienes estuve en la poca de su brillo y cuya amistad cultiv con su apnyo y su clemenda. inagotable. Le oft-ec tabacos: po fuma. Ltlinvitun refr-esco: no bebe. Le ofrec uu socorro. No lo acept con una fir-meza sencilla y una negativa sin artificio que cerraba. la puerta toda insis tencia. Este hombre superior, quepa rece un Cristo, ha salido de las sentinas de las crceles espao las sin vicios y sin mancha. Cuancro llevadc de un arran que de indignacin y de pena recordando su martirio iucrep los gobiernos que han sacrifi cado as en las crceles y el pre si
PAGE 7

Era un anciano de semblante au5tero. lado lleg, Y al borde aqul, mi bien, de aquel sendero Temblando se sent. El cierzo, con siniestra salmosa, Fatdico y glacial, En los desnudos troncos repeta Su cancin invernal; Y al anciano los ojos un mom'!nto Vol ver en torno v, Y la faz inclinar con desaliento, Y murmurar as: -Todo es desolacin, todo es sombro, Todo e a triste en redor ...... Ay! ms triste, ms ttrico es el fro Invierno de mi amor: Este el sendero es solo, olvidado, Q.ue una tarde, al azar, Nuestros ptsos condujo lo intrincado Del obscuro pinar; Aquel el viejo olivo que, frondoso, Nos sirvi de dosel Cuando un da, con labio tembloroso, Promet seria fiel. ... Cu;1n solitario y triste est el paisaje! Triste cual mi dolor; Hasta el cierzo que gime entre el ramaje Suspira por mi amor ...... Aqu, al nacer el sol de un claro da, U nas flores cog, Y sellando su bc..ca con la ma Un ramo le ofrec; All, al llegar el sol al triste ocaso Una tarde otoal, Le dije adis, y con incierto Me alej flOr mi mal ...... Ay! el recuerdo, siento que vehemente Renace oculto ardor: An rateen mi como ;;r ,Jcn ard1ente Aquel inmenso amor ...... Y todo huy! Pasaron las dulzuras De la edad juvenil, Y hoy quedan para m solo amarguras En este mundo vil; En vano el tnue sc..plo del pasado, Que m fugaz, An el fuego renace, no apilgado, De la pasin tenaz ...... LA R..:..VlSTA 11 Todo es desolacin, todo es sombro, Todo es triste en redor ...... Ay! ms ms ttrico es el fro Invierno de mi amor ...... Vo:viendo al suelo la rugosa frente, Dijo el anciano as, Y rodar de su ojos lentamente Una lgrima v ...... El viento, con siniestra salmoda, y glacial, En los desnudos troncos repeta su cancin invernal ...... Y evocando tu imgen, quise en vano Dominar mi terror; As, mi bien, en da no lejano Mor r nuestro amor! ...... EMILIO FERNANDEZ VAAMONDE. maana y la A UNA La cndida maana es la alegra; ufano el mundo muestra su rique;r,a al del da: la tarde es la tristeza. La misma luz que en el risueio prisma de la gentilmaiana en ondas arde, b misma luz, la misma, qu triste es la tarde! Todo es legre en la maana hermosa, que el cielo, el mar y las montaas vrste de ncar y de rosa: todo la tarde es triste. T eres la luz :-entil, risuea y vaga, de que hace el alba azul altivo alarde: yo soy luz que se apaga soy va por ele la tarde. T eres grmen de amor y de belleza: yo sombra triste, de la pena esclava. T eres la vida que empieza, yo soy la vida que acaba. El sol te sigue, y con su lumbre bella tu sin corona sonrosada y pura : sigue en pos de mi huella ciega la noche obscura. T vas con tu inocencia alborozada; yo mi obscuro saber no me acomodo. T an no visto nada: yo lo h e visto ya todo. Jose Selgas.

PAGE 8

DOLORES. 20 Continuacin. Por fin amaneci el da tan temido y anhelado. La maana estaba triste y brumosa. El aire era pesado y sofocante como cuando se a prxima una tempes tad. -Me parece que vamos tener una tormenta, dijo Dolores a su ta. -S; el tiempo est horrble, y creo que no te sien tes bien hoy. -8,;to_v muy cansada; anoche no pude dormir un momento. -8so es efecto de la atmsfaa que est tan pesada. Yo bin siento algn malestar. Pe ro cmo has variado, Lola, de un momento otro! No creia que un ligero cambio de tiemp'1 pudient afectarte tanto. Has perdido toda la frescura de las mejillas y tienes los ojos como apagados. -Esto quiere decir que ya no son tantas mis probabilidades ele conquista respecto de Lord Minto, dijo la jven, haciendo lo posible por sonrer. Dolores nunca di cuenta exacta de la lentitud ;on que trancurri pHra ella ese da. Co mo un cuerpo sin alma se sent la mesa con su ta,. que no deja bH de hacerl a observaciones so bre su extraa actitud. Tom un vaso ele vino, pero no comi na da. La impaciencia la devoraba A carla momento consultaba el rel oj, para ver cuanb1s horas f d taban para la llegada de Luis-. El sitio que haban designado para encontrarse era una herma s t alame visitante de Belmonte. Dolores se encamin hacia La LA REVISTA Castellana las ciuco de la tarde. Ten que esperar all una hora; pero ya eso era un inter valo relativamente tolerable. El sol estaba oculto por las nubes, el aire no mova una hoja y por todas partes reinaba la mas me lanclica quietud. Sentse al pi del sicomoro de signado por Luis y se puso es perar. Desde donde es; taba alcanzaba dominar la entrada ele la avenida, ele modo que apenas vieta su amado, correra su encuentro. L<'lrgo rato haUa pasado sin que alma viviente se dejara ver por aquellos sitios, cuando dos aldeanos la alame da paso lento. Tan profundo era el sileneio que reinaba en torno, q.ue Lola pudo oir lo que ban hahlanclo. -Muertos, dice Vd.? S; unos veinte. Es la cosa ms horrible que he visto -El Parlamento debera hacer !tlgo por evitar tantas <.Je;;gracias: dictar nuevas leyes dispo ner qne el gobierno comprara toda las compaHS. Dll l ntes no ] >rest p()r el momento mucha atencin estas observaciont>s y slo Hlcanz {t dat<:e cttenta de que hab<111 ocu rrid> varios muertos. Pero qu tena ella qne ver con la muerte? Habla en su sr mucha vida y mucho amor para ponerse{ pen sar en cosas tristes. Sin embar go, veinte muertos no eran una Dolores se extremcci6 pensando en semejan te horror, p ero no trat de explicarse aque llo que haba dicho el aldeano de que el gobierno deba comprar todas las compalas. Momentos despus se olvid> por competo <.ld asunto y volvi sus habituales pensamientos. Eran las seis ele la tarde y ya Luis deba ilegar, Dolores se le vant y con paso fbril se encamino hcia la entrada de la alameda, desde donde se dominaba un l argo trecho del camino p blico. Esper un rato y al fin ava ... zo hacia Ponte, la inmediata. Por all no poclfan dejar e: e encontrarse, pues no ha ba otro camino por donde ir Belmonte desde la inmediata es-tacin de ferroearril. e Mas ele una milla haba caminado ya en dirreccin a Ponte cuando oy el doble de una cam. Pero por qu preocuparse, si .;ta no era la primera vez que lo oia? As doblaba.n siempre que mora algn vecino del pue blo y telzmente ella no tena all ningn amigo, Ms, a pesar de estas reflexion;}s, Dolores sinti que la sangre se le helaba. -Tonteras! se dijo tratando de cobrar nimo. Qu tiene que ver conmigo el doble de una cam pana? Pero fuera no tontera,dP. sisti de seguir avanzando y regres poco { poco. Cmo se va reir Luis rle m cuando se lo cuente! Y luego, recordando lo bonda doso que era con ella v la solicituc1 con que la atenda-cuando la encontraba inquieta C '>ll tra riada, sin.ti una impe;iu!!.a necesi dad de verlo. -.\Jresur.tte, amor .:lam<'>: st.o no es vida vi e nes! mo, exsi t 110 P<::ro Lni<> no aprecl a por plr te alguna. 0\llores se fu a ptoximando al castillo pnso paso; segura de qu<:: Luis la alcanzara en el trayecto. -Prob:tblemente pens, habr perdiio el tren correspondiente habr tenido que demorarse en Ponte, p0r algn motivo. Sea como fuere no debo inquietarme. Pero su corazn estaba ms inquieto cada momento. Por fin dieron 1 as siete, s;m que nada nuevo ot.:urriera; en tonce se vi obligada acelerar el paso para llegar oportuna mente la hora ele comer y disgustar su ta. A cada mo meuto volvia mirar atrs y al menor ruido se extremecia. 20 (Continuar.) J Mascunna, 9 A-.:e. r::i2o.


printinsert_linkshareget_appmore_horiz

Download Options [CUSTOM IMAGE]

close
Choose Size
Choose file type

Cite this item close

APA

Cras ut cursus ante, a fringilla nunc. Mauris lorem nunc, cursus sit amet enim ac, vehicula vestibulum mi. Mauris viverra nisl vel enim faucibus porta. Praesent sit amet ornare diam, non finibus nulla.

MLA

Cras efficitur magna et sapien varius, luctus ullamcorper dolor convallis. Orci varius natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Fusce sit amet justo ut erat laoreet congue sed a ante.

CHICAGO

Phasellus ornare in augue eu imperdiet. Donec malesuada sapien ante, at vehicula orci tempor molestie. Proin vitae urna elit. Pellentesque vitae nisi et diam euismod malesuada aliquet non erat.

WIKIPEDIA

Nunc fringilla dolor ut dictum placerat. Proin ac neque rutrum, consectetur ligula id, laoreet ligula. Nulla lorem massa, consectetur vitae consequat in, lobortis at dolor. Nunc sed leo odio.