La Revista


previous item | next item

Citation
La Revista

Material Information

Title:
La Revista
Place of Publication:
Ybor City, Tampa, Florida
Publisher:
La Revista
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
v. : ill. ; 31 cm.

Subjects

Subjects / Keywords:
Hispanic Americans -- Periodicals -- Florida -- Tampa ( lcsh )
Periodicals -- Tampa (Fla.) ( lcsh )
Genre:
serial ( sobekcm )

Notes

General Note:
Title from cover. "Semanario de literatura, ciencias, artes y sport" (varies).

Record Information

Source Institution:
University of South Florida
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
The University of South Florida Libraries believes that the Item is in the Public Domain under the laws of the United States, but a determination was not made as to its copyright status under the copyright laws of other countries. The Item may not be in the Public Domain under the laws of other countries.
Resource Identifier:
023596178 ( ALEPH )
53132764 ( OCLC )
R19-00104 ( USFLDC DOI )
r19.104 ( USFLDC Handle )

USFLDC Membership

Aggregations:
University of South Florida
La Revista

Postcard Information

Format:
serial

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

ABo III. Ncviembre 8 de 1905 NM 42. -SEMANARIO HISPANO CUBANO.Reg i s trad o e n Correos, como,: corres p ondencia de 2.'" cla!e DIRECTOR: R .M. Ybor. REDACTOR JE:B'E: ELI SEO PtREZ. ADMINiSTRADOR: J. MASCU.A N A REDACOON Y ADMINISTRACION: 9. :d Ave. j520. Telef. Bell, 852. Correos; Box. n. 7 de Ybor Cty. C O NDICIONES D E L A PUBLI C A CION E sta R eviSTA se pub licar los D omingos. S e admiten toda clase d e tra b a jos, s i empre que n o conte ngan ataqu es perso n a les, m ezquinos desaho gos contra i n stituciones socied ades. N o s e p u b li carn los escritos que care z can d e firma res p o nsable. L a Direccin d e j a los auto res ht respon sabili d a d d e las opiniones que emita n e n s u s escritos. Los trab a jos n o firm a dos que se publique n sern d e l a esclu s i va responsabilidad d e l a R e daccin. pago d e anunc ios, comunicados avsos etc s e h ar por a d e l a ntado. T o d a la corresponde n c i a literar i:t se dirijir al Direct o r y la administrativa al Administrador PROIOS D E SUSCR I P C ION Y ANUNCIOS. Por un m e s en T ampa. $ o 3 0 P o r u11 trimestre en id o 8 5 Nmero suelto, c orriente. r o Nmero! atrasados. rs 'J Fuera de la lo calida d un trimestre r 6 o Anuncios cada espacio m a r cado lo s :::> com e r c i a les, con d e recho al nme r o 1 so Profes i onales, id. i d r 1 f 1 El p recio d e los anunci os se entiende p o r un mes y s i l a i n se r c i n fu e r a p o r ms tie mpo ms d e un espacio se h a r el o p o r tuno descuento. L as bajas por anuncios y s uscripci o nes se avisa rn precisament e antes d;! t ermina r e l m e s de no hacerl o as tendrn que abonar el sigui e nte. LOS LISTOS. es, no puede ser una cosa vana y sitl sentido eso que llamamos moral; por algo los lo han como dogma para guiar la humanidad por caminos bien tri llados donde no se pres enten los guijanos de la maldad y del crmen.-Es la moral algo sublime, algo 4ue traspasa los lmites de lo vulgar y rutinario, por. que toda patsoua m o r a l tiene itulefdctiblemente que ser virtuosa, y la virtud no se alcan za sin el e3fLutz o ru-=, e Jnst itLtye saccifi cio, y el sacrificio nos roba. a:lgo de nuestro ser, es como una p :ll'te ele la ru \tel'ia q Ln e eh 'l. !U B al fLug.:> de las pasiones en holocausto de nues. tro espritu. Y sin-embargo, ese Slcl'ificio que siempre se hace en beneficio de los .;emejantes cun poco es apreciatl.G por los que desgmciadamente no han tenido iluminados sus ce rebros con esa luz bienhechora! Si, deb 3mos decir desgeaciadamente; el hombre que carece de sentimientos de amor al projimo; el que no se diferencia del bruto ms que en la armadura humana que pro vi dencialmente le diera natura; el que teniendo un cerebro para pensar, una inteligeuc i a para discernir, una mente pal'a inclinarla hacia el bien; el que teniendo el deber d e co-nesponder como los dems la fJrmacin del conjunto social que trabaja por aminorar las penas, por disminuit los dolores de la pobre y abatida especie; el que en fin, es refrac tario todo lo que sea buscar ese fa'J.o tan ansiado que se llama felicidad, ese ... permitid me humanos que no lo califique; forme cada cual el juicio que ms convenga en relacin con los que de manera tan fa\al proceden. Pobres diablos navegan por el borrascoso mar de la vida en el buque de sus desenfre nos, buque que ms temprano ms tarde ha de estrellarse en la roca de sus torpezas. Para ellos los hombtes que defienden los buenos pdncipio2, los que han dado con ms menos acierto la marcha al mundo, pero qu e siempre han estado saturados de amo r la santa obra del Ceea'lor, para ellos repetimos, esos son unos mentecatos, no eaben co mo ellos quitar de mala manera la cartera al transeunte, ni saben tampoco llevar con descaro inaudito la desgmcia una hontada familia que crey en su palabra malvada y que cnicaminte se burl de ella, ni saben tampoco con alarde de matn clavar un pual

PAGE 2

LA REVISTJ\. en la m esa de juego y cobrar el los que eon los mismos sentimientos que l han sido esa vez sorprenddos por su feroz audacia. s0n lo.; listos, los sabihon
PAGE 3

elados y espumoso laguer beer, pasndose un rato ageadabilsi m o. Entee los caballeros tuve el gust de esteechar la mano de mi antiguo invariable Pedro Muoz; siemp1e que nos enccn tramos en fiestas de esa clase, brindamos la salud de todos, pero nunca olvioamos brindar tambiu la salud de ambos. Qu hay de eso amigo D. Pedro? ParH cnndo dejnmos esA arroz cou pollo en el puertiJ? LA REVISTA Aquellas semi-Rome1as, qu erlificantes resultaban! Admitida esta digresi6n, digamos yue nos complace en de masa tAner ocasin de disfru tar de fiustas como la relatada; contribuyen evidentemente ensanchar nuestro bastallte red u cid o mundo s ocial. Gocen por siempre los esposos S :tbouren de la paz y felicidad que huy hacen de su hogar un verLla !ero paraso. o. Unos ojos divinos, una lgrima que en ellos v temblar; una mirada de odiv, de despecho de pa,.in quizs; unos labios que, trmulos, dijeron algo que no entend; una cara de vrgen triste y plida que marchit el sufrir; un conjunto cxtrahumno, un imposible que no pensaba hallar; un corazn y un alma que me quieren y no me olvidarn, he ah mi Musa, la divina Musa que siempre me inspir y que h o y es carne y vid;l, el imposible con alma y corazn. De hoy en una semana, o sea el prximo Mircoles 15 del actual, se celebrar la apertura de la Gran Exposicin del Estado en esta Ciudad, en las horas del medio da. Acontecimiento que marcar. una poca memorable en la historia ele esta comunidad. Derroche colosal de J. C. Labra. son los que ha realizado Mr. F. J. L. Brown, Presidente y C. L. Huffaker, Secretario de dicha Ex posicin, secundados admirablemente porlos otros Directores de la misma, entre los que figunm di!ltinguidas personas pertenecientes los Circulos comercia les de la Administmcin publica y la Banca. Un entusiasmo general se manifiesta la simple vista del observador menos atento, no ce sando un instante los prepara ti-337 vos, para que el xito sea sin precedente el da. Desde hace dos das estn llegando la Ciudad por las clos lineas frreas que entra e t l a misma, carros tras carros c a r ga dos ele los productos que end.:w los diferentes Co11dados rlt.l Estado ele Florida, que concurren a luchar en el gran torueo fle las industrias y productos 11tlurales de esos Condados. Ya se encuentntn en esta Ciu dad un buen ntnero de Comisio nad os Representan tes ele los Condados, para vigilar y a tender la mejor colocacin y distribucin de esos productos en los departamentos asignados ellos, ya en el edificio nincipal, en el de las industriHs y en los otros que constituyen el ncleo simptico y IJello ele la F eda. Idea errnea sera la de Hque llos que pensaren que esta Expo sicin pueda compararse en natia con la pasada, pues sta ha de ser superior aqulla en todo sentid o. En str.t se han combinado para el logro ele su xito, mucho dinero, mayor concurrencia de expositores, mayor nmero de atractivos y espectculos prendentes. La Gran Parada ele este ao promete eclipsar en explendor y magnificencia la auterioc Tomarn parte en sta toda la Seccin montada y de pie del Departamento de Policl, compaas militares que vendrn de visita, entre eJJ;s la compaa C. de caballera, que ha regresado de las Filipinas y que estar aqu todo el tiempo que dure la Exposicin, la Milicia de Tampa, el personal con su gefe Mr. Harris y los aparatos del Departamento de incendios. Concurren la procesin tam bin, un sin nmero de carruajes ricamente adornad os, para los que habr valosos premios para los meior adornados, siendo dichos premios para carruajes ti rados por parejas y para los de tiro simple. SigJ1e en la pgina 340.

PAGE 4

LA REVISTA. campana de la Don Antonio Escosura, Hombre viudo, de edad algo madura Y rico labrador de cierta aldea, Enamorado un da locamente Contrajo nuevas nupcias con Andrea, Chica que no pasaba de los veinte; Y era tal su gracejo y hermosura Q_ue, envidiosos los hombres de Escosura, Lanzaban epigramas contra l Por ser el amo del tesoro aqul. Q.uitbanle el pellejo Llamndole tirano, loco, viejo Y otras cosas de que l no se enteraba O con sana prudencia despraciaba En la unin cariosa y placentera De su esposa hechicera. Hay que dejar sentado Que su esposo la haba conocido En cierto pueblo adonde haba ido A ver la feria y comprar ganado. Excitante razn para que Andrea Con a u hermosa figura Trastornase los hombres de la aldea En que estaba la casa de Escosura; L a cual frecuentemente, Y lo mismo de noche que de da, Por ms de un atrevido pretendiente Rondada se vea. Felz y entretenido Don Antonio Con las diellas del nuevo tVatrimonio, A su e5posa celoso vigilaba, Y cogida su brazo la llevaba A ensearla sus casas y su;; pares, Sus sembrados, sus vias y olivares. Se pas tiempo as, sin que oeurriera Ninguna alteracin que se supiera. A guisa de ejercicio y de recreo, Don Antonio y Andrea de paseo Salieron cierto da Por los alrededores Q_ue eran sin discusin encantadores. Sobre una loma no muy elevada, Una ermita cerrada Y medio derruda Se encontraba hace siglos construda, Denunciaba el vetusto :;antuario Un alto campanario, Del cual en su campana se vea Que ondulante penda, Anudada al badajo, Una gran cnerda que llegaba abajo. Con religiosa idea Q uiso saber Andrea La razn del silencio de la ermita; Y pregunt:Por qu est abandonada Y da y noche sin cesar callada? -Pues porque est maldita. -Lo que. te cuento. ( ( -Pues qu tiene Qu no suena jams? Por qu no suena? -Porque estamos muy bien con que no suene: C uando hay casada aqu que no es buenr. Y, como otras mujeres, Olvida en un momento sus deberes Es la ocasin insana En que se oye el tair de esa campana. En el mismo momento En que faltl\ la infiel al juramento, Acude diablo y de la cuerda tira. Conque, qu te parece? Q_ue es mentira 1 Ricardo .Monasterio.

PAGE 5

Abandonada. La ciudad dorma con ese suefio intcanquilo de los gran des centros de poblacin, en que la vida jams enmudece por completo. En los barrios ms populosos y cntricos, gran de es tablecimientos permanecan con las puertas abiertas, apesar de lo avanzado de la hora; y de sus vientres hri"Ilantemente ilu minados, salia un chorro de ru mores de alegres charlas, mez clados con el sonar rle cucharillas vasos y tazas. La noche era apacible, freEca y agrarlablo: era una de esas noches misteriosas, 8aturada de melanclica dulzura que tanto embellecen las pasiones amoro sas que los enamorados las regiones del ms refinado idealismo; de esas noches impregnarlas de romntica poe sa en que la brisa, al acariciar rumorosa u uestros rostros pare ce susunarnos cosas dulces y mi8teriosas que elevan nuestro espritu y lo embellecen, hacin donos forjar quimeras ilusio nes dulcsimas, que nos animan ti. seguir marchando por el escabroso camino de la vida. En los parques y paseos, bajo la penumbra de los rboles, algunos grupos de trasnochado res voluntarios vivaqueaban en alegres tertulias; y en los rinco nes ms velados por la sombra, otros seres, trasnoGhadores for zosos; hojarasca que el huracn de la miseria arrastra de leja nos paises; pobres parias que carecen de hogar y de familia, dormitaban cabeceando sin [lle gar dormirse por :completo, por temor las bruscas caricias de los guardias que, al sorpren derlos dormidos, les sacudan con fuerza descargaban sus palos sobre los bancos, obligndoles salir trotando, porque LA REViSTA aquellos lugares, segn ellos de can, no se haban hecho para dormitorios de murcilagos ... En un barrio extremo de la poblacin, el ms obscuro y silencioso quizs, un guardia del orden caminaba lentamente lo largo ele la acera tratando de sacudir el sueo que, cual fiero enemigo estaba ti punto de ven cerlo. Sus recios p;;sos resona ban en la oquedad de la estrecha y si lendusa calle. De vez en cuando, oase el batir de alas de un viejo gallo, seguido del cen tinela alerta cantado con voz de tenor de bajo profundo, al que contesLaban simultnea mente otros gallos de la vecindad en distiutos y sonoros to nos. Otras veces un perro que laderaba alguna gata en celo que encaramada en lo al to de un tejado, rechazaba in dignada las lbricas cal"icias de una banda de stiros gatunos que, coro y lgubremente, se lamentaban de la dureza de la agresiva hembra, lanzndole, la vez miradas incendiarias de machos contrariados irritados por el deseo. El pacienzudo guardia segua lentamente la marcha calle aba jor; de pronto se detuvo, pare cile, que de la acera opuesta salan los lamentos de una cria tura. El guardia se acerc y en contr un pequeo bulto arri mado la pared, el cual recono ci con el auxilio de algunos fsforos; resultando ser una criatura de algunos das de na cida que, alguna mano crimi nal y cobarde abandon. ampa rndose en las sombras de la noche. -4< Pas el tiempo. La criaturita que era una nia, recogid_a en el arroyo por el vigilan te de 339 polica, haba sido enviada til hospicio, engrosar el nmero de los infurtuuados y annimos seres que, concebidos en un mo mento de pasin carnal, go abat1donados para no v e r s e sus madres en dscubie1to ante la sociedad, cruel injusta que castiga d urarnente faltas que deban mirar c o n amO!' y c a r io. La nia habase convertido en mujercita delicada y Su cuerp_ o era esbelto, sus cjos azules y tristes y su sabello do rado y abundante. La pobre abandonada, falta del calo y del amol' materual haba crecido en el montono y triste ambien te del hospicio, bajo la inspec cin y mercenarios cuidados de mujeres que, por muy bue11as que fuesen, jams poddan pro digar lo que una madre prodiga. sus hijos. Un da, Laura, as se llamaba la jven, abandon el Hospicio y pas formar parte de una acomodada fami lia, en clase de domstica. No pas mucho tif'mpo sin que aconteciese, lo que generalmen te ocurre los seres d hiles y abandonados, que me' por estas circunstancas cario y proteccin de l os horr bres, son por el contrari< vctimas que se 1-, u:, repugnantes apetitos. La po bre Laura, nacida de las som btas, estaba destinada ser una de estas vctimas. Joven, hermosa inexprnta, falta de amparo y proteccin, presentbasecualdbilcorderi llo abandonado en el bosque po blado de hambrientos lobos. Una noche, en que confiada se acostaba en su pequea y apartada habitacin, fu sor prendida por el seorito de la casa, joven crapuloso y calavera, hijo mimado y consentido de sus seores que, la tom por fuerza con la misma ferocidad que el tigre emplea al apoderar-

PAGE 6

se de la descuidada gacela. Despus sucedi lo de siem pre; la joven triste y anonada da, dejse llevar por su violador y fu su querida algn tiempo, hasta que este hastiado de ella la hizo al fango de una casa de lenocinio. M ario Gonzalez. Continuar. w.;r Continuacin de la pg. 340. Dems esta el decir que promi nente entre los dems, rn Jos carruajes del Gobernador del Estado, Alcalde, Autoridades tod<'ls, Cmara ele Comer. cio, representaciones de los Co misionados de los diferentes Con_ dados, Ayuntamiento, Prensa local y del Estarlo, de las Logias y Asociaciones locales, y Comer cio de la Ciudad. La ciudarl desde ahora va asumiendo su aspecto de fiesta; ya h::n empezado las decoracio nes de los edificios pblicos, casas de comen:ios, etc, y para fines ele la semana aparecern completamente adornacosy emban. derados los edific ios todos de la Ex;Josicin que le darn un hermoso y bt!lisimo iSpecto. Es pr<)hable que tambtn para fines ele esta o primer da ele la prxima, estn termi.nados ele colocarse totlas las exhibiciones en los diferentes locales y departamentos, lomo as mismo plant<'lllas todas lm; tiendas de la ca ll e que ha de constituir el paso 6 sub-feria, j:ea t ro ele a ni m acin y el ao donde des-' de las primerns horas ele l a nochs se reunen nuestras f, afirnw e l cruito v nomb.e en el exterior. LA REVISTA Loor pues a los Directores de la Exposicin y los Expositores que constituyen realizar una obt-a tan hermosa de inteligencia y progreso. El sbado ele la semana anterior y en la residencia de los pa dres de la novia, se realiz en es ta ciudacl una boda sencilla y elegante a pesar rlelcarcter pri vado e ntimo de la misma. En la residencia repito ele los esposos Cruz en Palm ave, y Mit chel str, cnntrajo matrimonio una ,; f tmili.1s prestigiosas de nuestra cnlunia. E; elh l.t Sr, t. Amrica Cartaya, damtcult.;im; t, perteneciente una d e 1 1 m, aristo::rilticas ilustres familias de la capit;d de Cuba. Es l, el tambin culto y estudio so farmacutico Sr. Jos Antonio E'>calante, joven laborioso y de grnn porvenir, popularmente querido en esta comunidad. Como la anterior, esta boda se ce lebr entre Jos m;; ntimos y no desprovista por eso de distincin exquisita. El Jne;, de la Corte Municipal, caballero E. V. vVhitaker repre sent la ley en tan dulce ceremo nuL 1 il felicidades deseamos los esposos Escalante-Cartaya. ,. El a_Jacible y fel;, bognr de los esposos Crlos de Quesnda y Ob dulia Parra, se vi alegremente ani mado el pa3ado domingo con moti vo de echarle las regenerador11s aguas del al ltimo de lo-:; vstagos de los felices y buenos ::migas. Fiesta esa que forman un recuer do imperecedero en la memoria y en el corazn de los padre(J, que aceptva Institucion "La Protectora del Obrero" lw sido s;usen!'a tempontlmente por haber grtstos Cle sncnnos reprtt"liclns por valot Cle "65 !'in que hnstn la fecha haya ingresado un soh centavo en el tesoro por falta de Cuerpo Directivo legaliz::tdo por el pueblo y en la rleficencia de su cometido el actunl ha tenido a bien no cotizar para evita tor cidas interpretaciones, habien do nA!rO el que suscribe esa ca.ntinacl 1n teg-ra fin ele salvar opi niones malvolas; spanlo as los socorrilos para que apelen otros medios de recursos. Jase Thomas. Ybor City 7 de Noviembre de I9os. Por falta de e>pcio, solo insertamos de la carta, la parte que se refiere al pe ridico y la sociedad proto,ctora para los Obreros pobres, dejando !'1 nrxi mo nmero los dems particulares.-N. de la R.


printinsert_linkshareget_appmore_horiz

Download Options [CUSTOM IMAGE]

close
Choose Size
Choose file type

Cite this item close

APA

Cras ut cursus ante, a fringilla nunc. Mauris lorem nunc, cursus sit amet enim ac, vehicula vestibulum mi. Mauris viverra nisl vel enim faucibus porta. Praesent sit amet ornare diam, non finibus nulla.

MLA

Cras efficitur magna et sapien varius, luctus ullamcorper dolor convallis. Orci varius natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Fusce sit amet justo ut erat laoreet congue sed a ante.

CHICAGO

Phasellus ornare in augue eu imperdiet. Donec malesuada sapien ante, at vehicula orci tempor molestie. Proin vitae urna elit. Pellentesque vitae nisi et diam euismod malesuada aliquet non erat.

WIKIPEDIA

Nunc fringilla dolor ut dictum placerat. Proin ac neque rutrum, consectetur ligula id, laoreet ligula. Nulla lorem massa, consectetur vitae consequat in, lobortis at dolor. Nunc sed leo odio.