Citation
Noti-FEALC

Material Information

Title:
Noti-FEALC
Series Title:
Noti-FEALC; Noti-FEALC;
Creator:
Federación Espeleológica de América Latina y el Caribe (FEALC)
Publisher:
Federación Espeleológica de América Latina y el Caribe (FEALC)
Publication Date:
Language:
Spanish

Subjects

Subjects / Keywords:
Regional Speleology ( local )
Technical Speleology ( local )
Genre:
Newsletter
serial ( sobekcm )
Location:
Caribbean
Central America

Notes

General Note:
Contents: Editorial -- VII oCongreso Nacional de la UMAE -- VII asJornadas Venezolanas de Espeleología -- II Congreso Argentino de Espeleología -- Congreso 65 oaniversario de la Sociedad Espeleológica de Cuba (SEC) -- Brasil: primer taller manejo de cavernas - USO público -- In Memoriam: Guy-Christian Collet -- Seminario de rescate en cavernas (Puerto Rico) -- 14 Congreso Internacional de Espeleología -- Novedades Nacionales -- Publicaciones -- Reflexiones sobre las expediciones espeleológicas extranjeras en Latinoamérica / Rafael Carreño -- 10,8 Km totalizó la mayor cueva del mundo topografiada en Rocas Curaciticas de Venezuela / Rafael, Carreño, Carlos Galán Francisco Herrera.
Restriction:
Open Access - Permission by Publisher
Original Version:
No. 21 (2005)
General Note:
See Extended description for more information.

Record Information

Source Institution:
University of South Florida Library
Holding Location:
University of South Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
K26-02290 ( USFLDC DOI )
k26.2290 ( USFLDC Handle )
17229 ( karstportal - original NodeID )

USFLDC Membership

Aggregations:
Karst Information Portal

Postcard Information

Format:
Serial

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text
Description
Contents: Editorial --
VII
oCongreso Nacional de la UMAE --
VII
asJornadas Venezolanas de Espeleologa --
II Congreso Argentino de Espeleologa --
Congreso 65
oaniversario de la Sociedad Espeleolgica de Cuba
(SEC) --
Brasil: primer taller manejo de cavernas USO pblico --
In Memoriam: Guy-Christian Collet --
Seminario de rescate en cavernas (Puerto Rico) --
14 Congreso Internacional de Espeleologa --
Novedades Nacionales --
Publicaciones --
Reflexiones sobre las expediciones espeleolgicas
extranjeras en Latinoamrica / Rafael Carreo --
10,8 Km totaliz la mayor cueva del mundo topografiada en
Rocas Curaciticas de Venezuela / Rafael, Carreo, Carlos Galn
& Francisco Herrera.



PAGE 1

Noti-FE@LC MalargeMendoza ARGENTINA Nro. 21 – Abril de 2005 Boletn Informativo de la FEDERACI"N ESPELEOL"GICA DE AMRICA LATINA Y DEL CARIBE (FEALC) www.fealc.org Editado por la Secretara General. Circulacin exclusiva por correo electrnico. Se agradece imprimir este documento a fin de depositarlo en las bibliotecas de las asociaciones espeleolgicas. Director: Carlos Benedetto benedetto@rucared.com.ar ________ __________________________ ___________________________________ EDITORIAL Con atraso, pero estamos nuevamente en circ ulacin, mostrando una FEALC que empieza a enfrentar desafos especficos sin descuidar los generales. En los ltimos das de diciembre el Comit ej ecutivo de la FEALC lanz un llamamiento a los espelelogos de Amrica Latina a travs de los distintos foros virtu ales nacionales y de la propia FEALC, con el objetivo de constituir una comisin de Legislacin espeleolgica que abra el debate sobre los problemas del proteccionismo espeleolgico en la regin, sobre las legislaciones especficas en cada pas y avanzar luego en la unificacin de cr iterios al respecto. Particular importancia tendr en ese espacio el debate sobre la forma de implementa r en nuestra regin el Cdigo Etico de la UIS referido a las expediciones extranjeras en nuestras cavernas. En la primera etapa se anotaron los interesado s de los siguientes pases: Argentina, Brasil, Venezuela, Cuba, Mxico, Costa Rica, Puerto Rico, sin descartarse que luego se sumen otros. Hay ya unos 16 colegas que han iniciado un proceso de debate sobre objetivos, planes de trabajo y actividades en comn. La rpida y masiva adhesin a la convocatoria pone en evidencia que estamos creciendo en cada pas, y que ese crecimiento crea desafos pr oteccionistas nuevos, que deberemos encarar unidos. Se multiplican da a da los intercambios y las tareas conjuntas entre pases miembros. Los informes nacionales que anualmente ri nden los pases miembros (y que estn a disposicin de quien desee consultarlos) tambin son un indicio de crecimiento que la comunidad latinoamericana en general ya no podr soslayar. Y sumamos a esto lo avanzadas que estn las gestiones para incorporar a la FEALC a la espeleologa de otros pases hermanos como Pa raguay, sobre pistas qu e ahora parecen firmes. De cara a su prxima Asamblea General, la FEALC se encuentra entonces trabajando en la profundizacin del camino emprendido hace ya ms de dos dcadas.

PAGE 2

CONGRESOS Y SIMPOSIOS VII CONGRESO NACIONAL DE LA UMAE (Unin Mexicana de Agru paciones Espeleolgicas) El Dr. Jos G. Palacios Vargas nos hizo llega r la siguiente informacin sobre el asunto del ttulo: El VII Congreso Nacional Mexicano de Espeleologa, organizado por la UMAE y el Grupo Espeleolgico del ITESM se llev a cabo en la Ciud ad de Monterrey, Nuevo Len, del 2 al 5 de febrero del 2005. El evento fue todo un xito, en el cual se tuvo una suscripcin de ms de 50 personas. Del programa solamente hubo una cancelacin, la cual fue suplida por un interesante grupo de espelelogos de Matanzas, Cuba. El programa fue el siguiente: Mircoles 2 de Febrero 2005 Curso: Atencin pre-hospitalaria de trauma en rescates en cuevas. Avalado por ERM y Cruz Roja. Jueves 3 de Febrero 2005 Conferencias Unin Internacional de Espeleologa, breve histrico y situacin actual Jos Ayrton Labegalini, Presidente UIS. Murcilagos del norte de Mxico Arnulfo Moreno, Bilogo especialista en murcilagos Historia de la Sociedad Espeleolgica de Cuba Angel Graa, Secretario SEC Manejo del Karst y educacin George Veni, George Veni & Associates La educacin ambiental y el mundo subterrneo Gerardo Jasso, Grupo SIMA Estudio de accidentes y riesgo en cuevas Antonio Aguirre, Presidente de Espeleo Rescate Mxico La Cueva de Villa Luz Laura Rosales, MC en Geologa Exposicin Cuba, la otra dimensin Exposicin de Fotografa 3D: Co mit Espeleolgico de Matanzas Evento Social Caf Iguana Viernes 4 de Febrero 2005 Conferencias Turismo espeleolgico en Latinoamrica Jos Ayrton Labegalini Proyecto Espeleolgico Purificacin Beverly Shade, Presidenta del Proyecto Espeleolgico Purificacin Exploracin de Zacatn por medios remotos Gary Marcus, US Geological Service Arqueologa subactutica en Yucatn Roberto Chvez Arce, Vallartech Exploracin de Ox Bel Ha Sam Meacham, Grupo de Exploracin de Ox Bel Ha San Antonio como sede del Congreso UIS 2009 George Veni, George Veni & Associates Conservacin y manejo de recursos crsticos Peter Sprouse, Zara Environmental Cunaxidos de la Cueva de las Sa rdinas en Tabasco, Mxico Daniel estrada Brcenas y Blanca E. Meja Recamier El ambiente caverncola y la legislacin mexicana Alejandra Domnguez lvarez y Jos G. PalaciosVargas Fauna asociada a las entradas de cenotes en Tulum, Quintana Roo, Mxico Marilyn Mendoza Ramrez y Mariano Fuentes Silva -finadoCondiciones de la vegetacin en algunas zonas krsticas de Mxi co obtenidas mediante recepcin remota Sal Castaeda Contreras (cartel) Nuevos registros de la fauna caverncola de Chimalacatln, Morelos, Mxico Dr. Jos Palacios Vargas, Gilberto Varo de la Rosa y Alan Rodrguez Estudio preliminar de los cryptostigmata (acari:ori batei) de los stanos El Tepozn y El Venado, del Valle de los Fantasmas, San Luis Potos, Mxico Hctor Guzmn Snchez y Ricardo Iglesias Mendoza Evento Social

PAGE 3

Far West Rodeo (Av. Los Angeles 309 Esq. Av. Universidad San Nicols de los Garza, NL) Sbado 5 de Febrero 2005 Salida de campo Cueva del Palmito, Bustamante, NL. Evento de Clausura con autoridades de Bustamante Se presentaron otros carteles adicionales y se pudo intercambiar informacin y bibliografa. VIIas JORNADAS VENEZOLANAS DE ESPELEOLOGA El viernes de 3 diciembre de 2004 se desarro ll la sptima edicin de las Jornadas Venezolanas de Espeleologa en la Escuela de Geol oga, Minas y Geofsica; dentro del marco de las Jornadas de Investigacin de la Facultad de Inge niera de la Universidad Central de Venezuela en Caracas. La coordinacin estuvo a cargo de Franco Urbani (UCV) y Rafael Carreo (SVE), convocndose a estudiantes, profesionales y voluntar ios de diversas escuelas universitarias y grupos ambientalistas. La prxima actividad de este tipo ser convocada por la Sociedad Venezolana de Espeleologa en el ao 2007. La versin digital de los trabajos puede ser solicitada a urbani@cantv.net o a svespeleo@cantv.net Asimismo hay una versin que pesa 7 Mb con todas las ilustraciones y textos completos, que tambin deben solicitar se a esas direcciones electrnicas. Se resume a continuacin el cronograma y actividades de las Jornadas. Sesin de ANTROPOESPELEOLOGA – Moderadora: Kay Tarble. Apertura del evento y presentacin de la situaci n de las expediciones espeleolgicas extranjeras en Latinoamrica, por R. Carreo. Las cavernas de la memoria: representaciones cultur ales de las cavernas durante el antiguo rgimen, por E. Amodio. Alejandro de Humboldt: 1799-1800. precursor de la espeleologa de Venezuela, por F. Urbani. Estado actual de los tneles de las Minas de Co bre de Aroa, estado Yaracuy, por R. Carreo. Sesin de ANTROPOESPELEOLOGA – Moderador: Lus Molina. Investigacin arqueolgica en la Cueva Ag ua Viva, estado Lara por L.E. Molina. Edades de radiocarbono de tres lo calidades antropoespeleolgicas de la Sierra de Perij, estado Zulia, por F. Urbani. Contexto arqueolgico y etnogrfico del abrigo del Cerro Gaviln, estado Boliva r, por M G. Montoto. Hallazgos de cermica indgena en el abrigo de l Cerro Gaviln (CEV Bo.77), Edo. Bolvar, por K. Tarble. Sesin de BIOESPELEOLOGA – Moderador: Francisco Herrera. Capacidad visual en los guc haros, por L. M. Rojas. Primer registro de la familia pelagornithidae (ave s pelecaniformes) para Venezuela, por A. Rincn. Vertebrados fsiles en cuevas de Venezuela. Cuev a Zumbador: un caso excepcional, por A. Rincn. Sesin de GEOESPELEOLOGA – Moderador: Luz Mara Rodrguez. Gnesis de la Cueva Roraima Sur, Venezuela: la ma yor cavi8dad del mundo en cuarcitas, por F. Herrera. Anlisis mineralgico de espeleotemas del Socavn Albertos de la mina El Zancudo, Titirib, Colombia, por E. E. Espejo. Caracterizacin de estalactitas provenientes de la mina Santa Isabel mediante espectroscopias mssbauer, por B. Colmenares. Los 6 km de la Cueva Roraima Sur: nuevo record m undial de desarrollo en rocas cuarciticas del estado Bolvar, por R. Carreo. Rasgos preliminares de las cavidades topografiadas en zonas krsticas de la Sierra de Perij, estado Zulia, por L. M. Rodrguez. High resolution stable isotope paleoclimate record s in Amazonian speleothems, por J. A. Estvez. Cierre y convocatoria a las prximas jornadas, por J. Astort.

PAGE 4

EXPOSICI"N DE CARTELES Actividades del Centro de Espeleologa UCVMaracay, perodo 2001-2004, por E. Rodrguez. Late glacial – holocene transition recorded in a northern Venezuela stalagmite, por L. Gonzlez. Traduccin y revisin de varios documentos oficiale s de la Unin Internacional de Espeleologa (UIS), por R. Carreo. Actividades de la SVE, 2001-2004, por R. Carreo. Revisin de 15 topografas de cuevas vene zolanas publicadas en 1999, por R. Carreo. Nuevos hallazgos en la Cueva de Luis Piedra Quivicn, La Habana, Cuba, por R. Arencibia. Exploraciones en cavidades inundadas de Cuba: antecedentes y panorama actual, por J. Gonzlez. Primeras actividades topogrficas en cuevas de Panama, por K. Christenson. -Cuevas andinas como refugios para murcilagos nect arvoros y su importancia para la conservacin, por A. Ruiz. Conservacion del sistema cavernario de Paraguan (Edo. Falcn) y su quiropterofauna asociada, por J. Ochoa. II CONGRESO ARGENTIN O DE ESPELEOLOGA Se encuentran disponibles los CDs con las pone ncias presentadas al II Congreso Argentino de Espeleologa realizado en Tandil (B uenos Aires) en febrero de 2004. Los interesados en adquirirlos deben dirigirse a la secretara de la Fede racin Argentina de Espeleologa (FAdE): bendetto@rucared.com.ar CONGRESO 65 ANIVERSARIO DE LA SOCIEDAD ESPELEOL"GICA DE CUBA (SEC) El dia 12 de febrero se clausur el Congreso 65 Aniversario de la SEC en la Escuela Nacional de Espeleologia y contamos con la participacion de 280 espelelogos y la presencia de 9 de la SSI (Societ Speleolgica Italiana) y dos de Puerto Rico. La Junta directiva aprob y la Asamblea Ge neral ratific que el compaero Racso Fernandez se ocupe de la comision de Arqueologia de la FEAL C y que el compaero Jorge Clinche se ocupe de la Comision de Espeleobuceo de la FEALC. Angel Graa Gonzalez Coordinador General Fundacion Antonio Nuez Jimenez de la Naturaleza y el Hombre. WWW.fanj.org Declaracin de la Sociedad Espeleolgica de Cuba La Sociedad Espeleolgica de Cuba fue fundada el 15 de enero de 1940 por el Dr. Antonio Nez Jimnez y en la actualidad es la ms an tigua de las Sociedades cubanas que se haya mantenido ininterrumpidamente en funciones. Su prestigio a nivel internacional es sobradamente reconocido. Bien pronto, luego de sus primeros paso s, la Sociedad Espeleolgica de Cuba comenz a rebasar los marcos de su objeto social especfic o para incursionar en otros campos del quehacer cientfico, pero fue principalmente su identificaci n al padecimiento del pueblo ante los males que aquejaban la nacin, lo que hizo que su fundador creara ms tarde una obra geogrfica socialmente

PAGE 5

comprometida, fenmeno que culmin con la insli ta quema de aquel texto que recoga en clara denuncia pblica lo que otros haban rehusado ma nifestar, por comodidad, temor o complacencia. La Sociedad Espeleolgica de Cuba es una inst itucin eminentemente cientfica, hija de su pueblo, que se distingue por mantener intacto este espritu de compromiso social que le imprimieron su fundador y miembros de ideal semejante, y como parte del pueblo en que vive no es ajena a las consecuencias directas e indirectas del bloqueo a Cuba, ahora endurecido, ni de las dificultades que se derivan de esta obstinada expresin de fuerza sobre la soberana cubana. Las leyes del bloqueo han estorbado que frater nos colegas de la Sociedad Espeleolgica Norteamericana (National Speleological Society) y Pu erto Rico puedan viajar sin mayores obstculos a Cuba en el marco del mutuo inters que dimana la investigacin del mundo subterrneo. En el caso particular de Puerto Rico, pas con el cual la So ciedad Espeleolgica de Cuba mantiene estrechos e histricos lazos de amistad, este proceder resulta absolutamente inco ngruente por cuanto arremete el derecho de nuestros hermanos caribeos para encont rarse con entera libertad y hablar de ciencia con sus colegas cubanos. Fuertes e histricos lazos nos unen tambin co n la Sociedad Espeleolgica Norteamericana. Muchos cubanos son miembros de esa Sociedad y, cada ao, espelelogos norteamericanos vienen a Cuba a hacer ciencia, con absoluto respeto por ambas partes a la Carta tica de la Unin Internacional de Espeleologa. Los convenios oficiales de trabaj o que bien pudieran beneficiar a ambas partes se han visto entorpecidos por un bloqueo que impide tratos de esta naturaleza y da a Cuba el tratamiento de pas enemigo. Va liosas figuras de la espeleologa norteamericana no han podido establecer vnculos favorables de trabajo y nicame nte ha sido posible sostener estas relaciones sobre la base del mutuo inters que ha enfrentado estas dificultades. De igual modo, espelelogos cubanos han recibido reiterada negativa para viajar a los Estados Unidos en respuesta a invitaciones de trabajo o congresos. Algunos de nuestros colegas han debido sufrir un trato inadmisible a su desembarco en te rritorio norteamericano y se han visto sujetos a inadmisibles interrogatorios y retenciones en aduana por ms de cinco horas, situacin salvada por la presin de los colegas espelelogos norteamericanos y la dignsima actitud del representante de la Sociedad Espeleolgica de Cuba, reacios a permitir que se les ofenda de ese modo, o se pretenda confundir a un hombre de ciencia con un terrorista en potencia. No es posible obviar el trato diferenciado que su fren los espelelogos cubanos en sus trmites de salida para el cumplimiento de invitaciones ofic iales o misiones trabajo. Los procedimientos han alcanzado un nivel enajenante absurdo que roza la agresin a la dignidad elemental. La palabra ms cercana a esta situacin de cosas es “pesadilla”. Si bien muchos otros pases no participan a ttulo nominal en el bloqueo, su poltica de diferenciacin forma parte de ella. Para quien ha pa decido el trmite de un viaje al exterior, stas no son palabras desconocidas y una normal invitaci n se convierte en una desgastadora agona que puede finalizar en una negativa unilateral sin fundamento. Los espelelogos cubanos, en general, cu entan hoy con un equipamiento anticuado y deficiente. Cuba est fuera de los mercados de acceso a estos medios. Las espordicas compras puntuales que han podido concreta rse han resultado complejas y onerosas, imposibles de sostener repetidamente. El equipamiento recibido lo ha si do a ttulo de generosa donacin de colegas del mundo que han colaborado en mucho con la espeleolog a cubana, sin importar la ideologa individual, para que a 65 aos de su fundacin no se colapse al no poder competir en la vertiginosa helicoidal tecnolgica del mundo. Deseamos decir que agradecemos a otras socied ades homlogas su apoyo y solidaridad. Por encima de las decisiones de gobierno, ha primado la voluntad soberana del pueblo apoyado en el respeto a la Declaracin Universal de los Derechos del Hombre, pero es tema de reflexin profunda el hecho que esta Carta, de la que son signatario s todos los pases miembros de la ONU, sea groseramente considerada de facto como letra muerta. Una vez ms nos volvemos al ms universal de los cubanos, Jos Mart, para encontrar en l palabras de aliento en este momento de lucha que no puede conocer la fatiga porque nuestro principio es justo y “un principio justo, desde el fondo de una cueva puede ms que un ejrcito” Sociedad Espeleolgica de Cuba

PAGE 6

26 Y 28 CONGRESO DE LA SBE – BRASIL El 28 Congreso Brasileo de Es peleologa ser llevado a cabo en Campinas, SP, del 7 a 10 de julio de 2005. http://www.sbe.com.br/28cbe.asp Escribir a 28cbe@sbe.com.br En cuanto a las conclusiones del 26 Congreso de la SBE, reproducimos un mensaje que nos enviaron los colegas brasileos: Caros amigos, Como forma de difusin del conocimiento es peleolgico, colocamos a su disposicin en nuestra pgina electrnica los resmenes de l 26 Congreso Brasileo de Espeleologa. Estos resmenes estn disponibles en formato PDF para qualquier interesado. Basta con acceder a nuestro sitio ( www.sbe.com.br ) y en el ri ncn superior derecho hacer "click" en "Resumos CBE". Como el 26 CBE fue un congreso internacional, los resmenes estn en diversos idiomas. Atentamente, Marcelo Rasteiro Sociedad Brasilea de Espeleolog a -sbe@sbe.com.br (19) 32965421 BRASIL: PRIMER TALLER MANEJO DE CAVERNAS USO PBLICO. Este taller se realiz del 20 al 21 de noviembre de 2004 en el auditorio del Instituto Forestal en So Paulo, Brasil, con organizacin de la Redesp eleo Brasil y el apoyo del Instituto Forestal, la Fundacin Forestal y el Ministerio del Medio Ambiente. El evento cont con la participacin de 70 pe rsonas, de los diversos segmentos involucrados con el manejo de cavernas: Organos Pblicos Estatales y Federales (Insti tuto Forestal, Fundacin Forestal, Ministerio del Medio Ambiente, CECAV/Ibama, DIREC/IBAMA, IG, CPRM). Representantes de la comunidad acadmica y universitarios (universidades: USP (IB, IGc, POLI, ESALQ), UFMG, UNESP, UNICAMP, PUC-SP, IPT, UnG, UnB, Universidad San Judas, Centro Universitario Newton Paiva, UNINOVE). Grupos de Espeleologa (UPE, EGRIC, SBAE SEE, GEEP Aungui, Bambui, GPME) y SBE. Espeleobuzos. Monitores ambientales. Empresarios y dueos de tierra con pote ncial de explotacin turstica de cavernas. Representantes de la iniciativa privada. Las conferencias impartidas el primer da procuraron abordar lo s diversos aspect os del manejo de cavernas y suscitaron una serie de cuestionam ientos y debates extremamente interesantes, que acabaron por extender la sesin hasta las 20h30. El sbado en la noche hubo la fiesta del primer ao de Redespeleo Brasil, en el bar "O Velho", en Mairipor. Ms de 100 personas, entre participantes del taller y otros amigos fueron a prestigiar la red y fortalecer el clima de confratern izacin que ya se haba iniciado durante el da. Fue muy bueno ver a todo mundo animado, bailando juntos y divirtindose al son de la excelente banda Jukebox, que toc rocks clsicos y modernos y no dej que nadie parara un so lo minuto. El mezanine de madera reservado para la fiesta temblaba to do y casi se cay, tanta era la animacin del personal... La fiesta se extend i por casi toda la noche. El domingo, los participantes se dividieron en 4 grupos de trabajo que debatieron los siguientes temas: GT1 Impactos Atmosfricos y "Caminhamento" se junt al GT5 Zoneamiento, Capacidad de Carga y Programas de Manejo. Indicadores, Energia y Rutas y cierre de cavernas. GT2Medio Fsico: Geologa, geomorfologa, hidrogeologa y Espeleometra. GT3 Bioespeleologa. GT4 Aspectos sociales, conduccin de grupos. En el perodo de la tarde, se pr esentaron las conclusiones de cada GT. Durante todo el evento, los participantes tuvieron toda la lib ertad de exponer sus respectivos puntos de vista, lgicamente dentro del corto ti empo disponible, pero las diferentes opiniones emitidas fueron respetadas por los representantes y el debate se mantuvo en un nivel bastante elevado.

PAGE 7

En breve los resultados sern enviados a los participantes y colocados a disposicin en la pgina web de Redespeleo, as como una sugerencia para encaminar el asunto. Creemos que el evento cumpli plenamente su ob jetivo, que era el de promover el encuentro presencial de los representantes de los diversos segmentos involucr ados en la cuestin del manejo, abriendo nuevas vas de comunicacin, con el objetivo de promover el debate y obtener contribuciones efectivas, que puedan subsidia r una revisin y una adecuacin del trmino de referencia del CECAV/Ibama. Sabamos que el asunto no poda agotarse en los dos das del evento, que realmente fueron demasiado cortos, considern dose la complejidad del tema, pero las puertas fueron abiertas y se dio la patada inicial... Agradecemos mucho, realmente, a todos los que cedieron su precioso tiempo de descanso del fin de semana para poder traer su contribucin pe rsonal al tema, y esperamos agregar a ese debate otros importantes nombres que no pudieron comparecer pero que seguramente tienen mucho que contribuir. Tambin queremos agradecer a todos los que fuer on a la fiesta de Redespeleo: este primer ao de existencia, caracterizado por mucho esfuerzo y dedicacin de diversos integrantes de la red fue coronado por muchas realizaciones de xito, que fueron festejadas en alto estilo. ¡Fue realmente una fiesta inolvidable! ¡Muchas gracias y hasta la prxima! Comisin Organizadora 1 Taller Manejo de Cavernas Uso Pblico Redespeleo Brasil IN MEMORIAM Guy-Christian Collet (*1929 +2004) (Noticia remitida por colegas de Brasil) Membro fundador e atual presidente do Conselho Deliberativo da SBE (Sociedade Brasileira de Espeleologia), nascido em 1929, na Frana. Iniciou sua carreira espeleolgica ativa em 1962/1963. Em 1964, na Caverna Casa de Pedra, encontrou os paulistas do Espeleo Clube de Londri na, onde aconteceu o primeiro contato com Michel Le Bret e Pierre Martin. Deste momento em diante a espeleologia em sua vida no mais parou. Ele e os amigos percorriam mais de 1.000 quilmetros no s finais de semana para se ir s cavernas, no percurso de Caapava/Iporanga (ida e volta). Tu do era novo, tudo estava "zero quilmetro". Topografaram ou exploraram as cavernas Pescaria, Chapu, Casa de Pedra, gua Suja, Morro Preto, Marreca, Alambari, Ouro Grosso, Arataca, Areias de Cima e de Baixo, Santana, Gruta do Pierre, Bethary, Caverna do Diabo, Jeremias, Stio No vo, Abismo da Paoca e mais 20 outras. Junto com seu grupo de companheiros, participou da fundao da nova SBE, aps tentativas infrutferas de contato com os remanescentes da prim eira Sociedade Brasileira de Espeleologia, no Rio de Janeiro. Em 1969, participou da travessia da Caverna do Diabo com Michel Le Bret, Valla e J. L. Bret. Foi eleito presidente da SBE em novembro de 197 3. Foi, dentro da SBE, alm de presidente, vice, tesoureiro, secretrio, diretor cientfico e conselheiro deliberativo. Em 1974 fundou o Laboratrio Subterrneo. Cr iou o Departamento de Arqueologia da SBE que, mais tarde, descobriu os primeiros sambaquis flu viais do estado de So Pa ulo, vrios abrigos sob rocha de grande interesse arqueolgico e ofic inas lticas gigantescas no abrigo Pavo. Collet foi credenciado pelo IPHAN para pesquisa s arqueolgicas em vri as regies do Brasil. Participou de vrias expedies espelelog icas interestaduais: Gois/Bahia (1971), Gois (1972), Gois (1973), etc..Topografou, junto com outr os, a Caverna de Mangabeira-BA, Lapa da Terra Ronca-GO, So Matheus, So Vicente, Anglica, etc. Foi autor de inmeros artigos em revistas e jo rnais e do "Glossrio Espeleolgico". Fundou o Grupo Bagrus de Espeleologia. Proferiu inmeras pa lestras com projeo de slides para a divulgao da espeleologia em faculdades, col gios, clubes, etc. Participou de to dos os congressos brasileiros de espeleologia e, com trabalhos, em vrios congressos internacionais. Com a morte de Collet, a SBE e o Brasil perdem um espelelogo atuant e, um cientista nato, um explorador competente e meticuloso, um batalh ador incansvel, um mediador sensato, um amigo leal, um companheiro de todas as horas.

PAGE 8

SEMINARIO DE RESC ATE EN CAVERNAS (PUERTO RICO) Con la colaboracion y asistencia de la Sociedad Espeleologica de Puerto Rico,Inc. (SEPRI) y de la Compaia de Parques Nacionales de Puerto Ri co, se realiz este seminario, cuya segunda parte se prev para mediados de marzo de 2005 (nivel 2). 3 al 10 de abril 2004. Base Ramey Aguadilla Pto. Rico.Niveles 12 3.100 horas de instruccion, 8 dias de curso. Cons isti en extensas jornadas en gimnasio, piletas de natacion, practicas en el campo especifico, en todas las fases del resc ate en cuevas, las que incluye el ambiente subterraneo, rescate vertical, sist emas de acarreo, tcnicas de extricacion, manejo mdico, sistema de comunicaciones y la organizaci n y manejo de las operaciones durante un rescate en cueva. Cantidad de alumnos: aproximadamente 40 (norteamericanos, puertorriqueos, costarricenses, panameos y un argentino). Los instructores norteamericanos: Jeff Weaver, paramdico especialista en cavernas,. Susan Thrasher. Especialista en rescates en aguas blancas, 97-98' NASAR Instructor of the Year. NASAR Board of Directors 02-04'. Chair, NASAR Educational Programs. Steve Hudson. Investigador sobre Tcnicas Ve rticales en cavernas y autor de varios libros sobre el tema. Los instructores puertorriqueos: Efrain Mercado, Coordinador General. Steve Segal, gerente operativo. Carlos Lao, Jos Flores, Cristbal Coln, Roberto Miranda, Blas Marrero, Moiss Deida, Armando Asencio y otros. Todos instructores ca lificados por la NCRC o por lo menos Nivel 3. Paramdicos algunos y todos con aos en la prctica profesional y espeleolgica. 14 CONGRESO INTERNACIO NAL DE ESPELEOLOGA Resumiendo la informacin disponible a la fecha, el 14 Congreso Internacional de Espeleologa (14 ICS) se desarrollar en Atenas (G recia), entre los das 21 y 28 de agosto prximos. La organizacin est a cargo del Ministerio Helnico de Cultura junto a la "Hellenic Speleological Society" y a la "Hellenic Federation of Speleology", bajo los auspicios de la Unin Internacional de Espeleologa (U.I.S.). Los das 13 a 21 de agosto sern destinad os a las expediciones pre-congreso, y las expediciones post-congreso darn comienzo el 18 de agosto, para finalizar el 6 de septiembre. Durante el congreso habr simposios, reuniones y sesiones de las comisiones de trabajo de la UIS, como asimismo dos (2) asambleas de la Uni n. Se desarrollarn 12 si mposios y 10 sesiones cientficas, como asimismo 5 grupos de trabajo sobre distintos prob lemas del accionar espeleolgico en el mundo. El congreso propiamente dicho te ndr el siguiente cronograma: Domingo 21: Acreditaciones Lunes 22: Asamblea UIS; Acto de apertura; Simposios Martes 23: Simposios; Exposiciones y muestras Mircoles 24: Excursiones Jueves 25: Simposios; Exposiciones y muestras Viernes 26: Simposios; Exposiciones y muestras Sbado 27: Asamblea UIS (eleccin de autoridades para el perodo 2005-2009), Clausura Las circulares con el programa y las fichas de inscripcin y alojamiento estn para su envo por e-mail a quienes lo soliciten ( benedetto@rucared.com.ar ). Tambin pueden dirigirse a las autorida des del comit organizador en atenas: secretariat@14ics-athens2005.gr Asimismo, se puede accederse a toda la informacin en Internet: www.14ics-athens2005.gr

PAGE 9

NOVEDADES NACIONALES COLOMBIA. El 17 de agosto de 2004 se constituy en Bo got la Asociacin Espeleolgica Colombiana, ESPELEOCOL, como asociacin sin fines de lucro dedi cada a la exploracin, manejo, conservacin de los sistemas subterrneos, y que promover, re alizar, coordinar y divulgar estudios e investigaciones cientficas que contribuyan a la conservacin, manejo y uso sustentable de los recursos espeleolgicos. (Informacin remitida por el Dr. Jaime Mend oza Parada (Presidente) y Sandra Bahamon (Secretaria) de Espeleocol). Direcciones de correo electrnico: espeleocol@yahoo.com gruigpf_bog@unal.edu.co jemendozap@unal.edu.co ARGENTINA CONVENIO CON ESPELE"LOGOS ITALIANOS El Gruppo Speleo Bessenello (GSB Trento It alia) y la Federacin Argentina de Espeleologa (FAdE) acordaron la realizacin, en enero del 2006, de la Segunda Expedicin Espeleolgica ItaloArgentina a la Isla Madre de Dios CHILE. Esta expedicin viene siendo discutida desde hace varios meses a propuesta de los colegas italianos, que deseaban visitar nuevamente Chile con el concurso de colegas sudamericanos. La expedicin durar aproximadamente 20 d as, y participarn en ella 7 espelelogos italianos, uno de ellos mdico, y tres espelelogos argentinos federados, un o de ellos gelogo. El coordinador por parte argentina es Juan Gimnez, por decisin de la FAdE. El 12 de enero se reunieron en el Aeroparque de la Ciudad de Buenos Aires el presidente de la FAdE, Gabriel Redonte, junto al se cretario de la asociacin colega GEA, Ricardo Pieth, con el representante del GSB de Italia, Marc o Vitti. En la oportunidad se discutieron detalles de la expedicin a efectivizarse dentro de un ao y los colegas it alianos dejaron en custodia parte del equipo a utilizarse en la expedicin. La Isla Madre de Dios ya ha sido visitada por espelelogos europeos (polacos, franceses, italianos) y reviste gran inters por tratarse de carsos en un clima extremadamente fro y hmedo. Desearamos que esta nueva expedicin a Chile sirviera para despertar el inters por la espeleologa en ese pas hermano, y que podamos ve r en el futuro una asociacin nacional chilena dedicada a la espeleologa, viejo anhelo de la FEALC. NUEVAS AUTORIDADE S DE LA F.A.D.E. El da 20 de marzo la Federacin Argentina de Espeleologa (FADE) llev a cabo su asamblea anual ordinaria para tratar los proyectos futuros de la espeleologa argentin a, como asimismo para cumplir la exigencia legal de aprobar la Memori a y el balance del ao 2004. Tambin se eligieron nuevas autoridades, que asumirn el prximo 1 de mayo: Presidente: Carlos BENEDETTO Vicepresidente: Gabriel REDONTE Secretario: Jorge CERASALE Tesorera: Marta BROJAN Vocales titulares: Claudio PLACHE SI, Ricardo PIETH, Silvia BARREDO Vocales Suplentes: Juan GIMNEZ, Rubn CEPEDA, Mariela VAZQUEZ

PAGE 10

COSTA RICA Cursos de Espeleologa en Centroamrica El Gruppo Puglia Grotte de Italia, en su artcu lo “Corsi di Speleologia in Costa Rica” (autor: Ferdinando Didonna) public en su boletn 2003 so bre los cursos de espeleologa que se estn realizando anualmente en Centroamrica para el pbl ico y en universidades esta tales, en colaboracin con el INBIO ( www.inbio.ac.cr ), el Gruppo Puglia Grotte y el Grupo Espeleolgico Anthros ( www.anthros.org ). Pueden acceder al artculo en la direccin: http://www.gruppopugliagrotte.org/pugliagrotte.htm Ver ndice seccin 23 Speleo Flash, punto f. Gustavo Quesada Grupo Espeleolgico Anthros Costa Rica PER UNA CARTA AL PRESIDENTE DE LA U.I.S. Lima, 21 de julio de 2004 Sr. Jos Ayrton Labegalini, Presidente de la UIS Estimado colega: Con la satisfaccin de saludarle en nombre de los espelelogos peruanos, aprovecho la oportunidad pera recordarle de la constitucin de nuestra asociacin nacional desde hace ya un ao y la cual me honro en presidir, la Sociedad Peru ana de Espeleologa y Carstologa (SPEC) cuya referencia ya se encuentra en la base de datos que la Secretara Ge neral UIS ha actualizado y nuestra formalizacin la haremos lo mas pron to por intermedio de la FEALC. El motivo principal de la presente es, lamentab lemente, para denunciar la violacin del Cdigo de tica de la UIS para las expediciones en pas es extranjeros, por parte de una expedicin Norte Americana que ya se encuentra explorando en el No rte de nuestro pas, adjunto copia del correo que le hace referencia. El colega Steve Knutson ha venido realizando exploraciones preliminares los aos 1997 y el 2002 sin dejar reportes ni coordinar exploraciones conjuntas con los peruanos. Este ao 2004, tras varias demandas de nuestra parte pa ra participar en la nueva expedicion que el esta organizando en Peru, y demarcar las reas de exploracin, no hemos tenido respuestas de su parte. En fin, este colega nos demanda informacin de nuestras reas de exploracin y tememos incluso que su expedicin cubra las mismas que acab amos de explorar con nu estros colegas franceses del GSBM (FFS). Sin otro particular esperamos que su instanci a exija las explicaciones del caso ante los organismos pertinentes. Atentamente, Carlos Morales-Bermdez L Presidente Pasaje La Mariscala 115 El Olivar, Lima 27Per. specperu@yahoo.com

PAGE 11

PUBLICACIONES BOLETIN DE GEOESPELEOLOGA El Dr. Franco Urbani –Universidad Central de Venezuelacontina con la edicin mensual del Boletn de la Comisin de Geoespeleologa de la FEALC, que coordina. Ya son 55 los nmeros editados y distribuidos, los cuales pu eden ser descargados de la pagina web de la FEALC http://www.fealc.org/geoespeleologia.htm o solicitarlos escribiendo a fealc-sve@cantv.net o svespeleo@cantv.net CUBA: “EL EXPLORADOR” El Explorador. Peridico Digital Espeleolgico Sociedad Espeleolgica de Cuba En INTERNET: http://www.pinarte.cult.cu/ge daespeleo/html/e xplorador.htm Para Suscribirse: Enve correo a: gedaespeleo@yahoo.es con el Asunto: Subscripcin a "El Explorador" Director: Pedro Luis Hernndez / Editora y correctora: Rosa Pablos de la Rosa / Diseo y webmaster: Raudel del Llano Informativas: Carlos A. Borrego Autoridades de la FEALC Comit ejecutivo: Presidente: Abel VALE (Pue rto Rico)(enlacepr@caribe-net) Vicepresidente: Rafael CARREO (Venezuela)( rafaelcarreno@hotmail.com) Secretario General: Carlos BENEDETTO (Argentina)(benedetto@rucared.com.ar) Secretarios Adjuntos: Juan MONTAO (Mxico) ( espeleo99@yahoo.com) Nivaldo COLZATO (Brasil) ( ncolzato@correionet.com.br) Rodolfo BECERRA (Bolivia) ( bedelar@ceibo.entelnet.bo) Angel GRAA (Cuba) ( angel@fanj.cult.cu) Consejo Asesor: Franco Urbani (Venezuela) Adolfo Eraso (Espaa) Andr Slagmolen (Blgica) Paolo Forti (Italia) Alain Gilbert (Francia) Responsables de comisiones: Antropologa : Racso Fernndez Ortega (Cuba) Bioespeleologa: Jos G. Palacios Vargas (Mxico) Buceo en Cavernas: Sergio Viegas (Brasil) Catastro y Topografa: Rafael Carreo (Venezuela) Cavernas Tursticas: Jos A. Labegalini (Brasil) Educacin y Espeleologa: Cristina Gioia (Argentina) Espeleosocorro: Efran Mercado (Puerto Rico) Geoespeleologa: Franco Urbani (Venezuela) Historia de la Espeleologa: Luis Afonzo Vaz de Figueredo (Brasil) Paleontologa : Manuel Iturralde Vinent (Cuba)

PAGE 12

REFLEXIONES SOBRE LAS EXPEDICIONES ESPELEOL"GICAS EXTRANJERA S EN LATINOAMRICA Rafael Carreo Sociedad Venezolana de Espeleologa – Vicepresidente de la FEALC Caracas, 21-12-04 La espeleologa es la joven rama de la cienci a que desde hace poco ms de un siglo se encarga de la exploracin, estudio y proteccin del patrimonio subterrneo, es decir la s cuevas (horizontales) y las simas (verticales). En esos ecosistemas permanentemente oscuros se desarrollan fenmenos ambientales nicos, que permiten a los especialistas realizar frecuentes y notables hallazgos, algunos de ellos totalmente novedosos para el conocimiento humano. Un verdadero espelelogo es esencialmente un activo investigador, que a la vez de be tener ciertas dotes co mo deportista, el cual regularmente ingresa en sitios anteriormente in explorados debido a qu e an existen numerosas cavernas en las que nunca nadie ha trabajado. Por e llo bajo tierra usualmente se puede experimentar simultneamente el avance del conocimiento y la pasin por la aventura. El espelelogo no debe verse a si mismo como un “descubridor”, viejo calificativo que evoca cierto sesgo colonialista y personalista. Su funcin social como explorador moderno es la de ser un modesto investigador y divulgador, que no espera el anticuado reconocimiento ni la fama que otrora reclamaban algunos pioneros de la espeleologa. Actualmente el personal dedicado al estudio del subsuelo cumple un rol trascendente, pero discreto, que se ofrece mayoritariamente bajo la figura del voluntariado. El espelelogo moderno realza ms lo s avances de su grupo, sin dar mayor divulgacin a la propia obra, de acuerdo con las ac titudes contemporneas de la ciencia. En mi pas la Sociedad Venezolana de Espeleol oga (SVE) es el ente que durante dcadas se encarga de trabajar con la mayor intensidad en esto s excepcionales, frgiles, interesantes y peligrosos escenarios que estn ocultos bajo lo s paisajes de nuestro territorio. Con el apoyo de muchas personas se han publicado cerca de 600 mapas de cavernas venezolanas y se han escrito centenares de artculos que revelan a los lectores los hallazgos m s resaltantes de las exploraciones. La SVE est afiliada a la Federacin Espeleolgica de Amrica Lati na y el Caribe (FEALC), y tambin participa en la Unin Internacional de Espeleologa (UIS). A veces los espelelogos venezolanos han establecido convenios de cooperacin con colegas de otros pases y la SVE tambin conoce el otro lado de la moneda al haber sido invitada por varios anfitriones latinoamericanos. Las caractersticas de nuestro karst -es decir, las zonas donde se hallan las cuevashan atrado hacia el pas a diversos gr upos forneos, que principalmente se interesan por la regin de Guayana, donde se hallan las ca vernas tepuyanas ms tpicas de Venezuela. Esta bsqueda por sitios poco ex plorados siempre ocurre dentro de muchos tipos de actividades cientficas o deportivas como, por ejemplo, en la geografa, el buceo o en la escalada, donde los participantes extranjeros intentan llegar do nde ningn otro ser humano haya ingresado anteriormente. Pero esos gegra fos, buzos, escaladores u otros actores acuden preferentemente a pases como el nuestro ya que en sus propios pases quedan muy pocos fondos marinos o picos vrgenes donde puedan lograr primicias que satisfag an esa ldica aspiracin. Esa constante bsqueda de lugares inexplorados es una tendencia que ta mbin se vincula con las diferentes disciplinas cientficas, en todas las latitudes del planeta, do nde los investigadores saben que encontrarn mayor reconocimiento acadmico en ambientes poco conocidos. LA CRECIENTE EXPLORACI"N EXTRANJERA Actualmente los espelelogos ms maduros asumen -con mucha mayor discrecinun rol algo similar al de Marco Polo, Magallanes o Humboldt; qu e fueron divulgadores de espacios aparentemente “nuevos”. A veces las localidades que researon simplemente eran desconocidas por la cultura occidental pero no eran ajenas a otros conglomerados humanos: en diversas regiones las caractersticas y la ubicacin de esos espacios aparentemente nuevos ya era conocida milenariamente por otras sociedades que no estn interesadas en da r uso cientfico o econmico a las cuevas en el sentido moderno, y las frecuentan o evitan segn sus propios criterios culturales o segn sus habilidades explorativas. En pocas palabras, en nuest ra poca el aparente “descubrimiento” se ha ido deslastrando del carcter protagnico, y ha pasa do a formar parte de una rutina sin herosmos.

PAGE 13

A lo largo de la historia de la espeleologa las actividades de explor acin subterrnea han ido desplazndose progresivamente del centro a la perife ria, comenzando desde el nivel local, para luego extenderse al nivel de una cordillera o un estado, amplindose al mbito naci onal, pasando luego a los pases vecinos, y desde hace varias dcadas enco ntramos algunos grupos que se dedican a organizar expediciones intercontinentales. En ese sentido se percibe la bsqueda de nuevas localidades de exploracin cada vez ms lejanas como una aspiraci n constante de aquellos que llevan en la sangre el espritu de la espeleologa. Sociolgicamente esta tendencia de quienes buscan hallazgos a distancias mayores ocurre debido a diversos fenmenos muy complejos que abarcan, entre otras razones, la curiosidad natural del ser humano, la satisfaccin por superar retos, la b squeda de cierto prestigio social, las posturas ideolgicas como la globalizacin, la difusin electrnica de la espeleologa, la geopoltica expansionista de las naciones que han alcanzado un alto nivel de bienestar social, la masiva disponibilidad de medios de tran sporte ms accesibles, las crecie ntes posibilidades tcnicas de progresin y cierta holgura econmica. Es gracias a una compleja red de condiciones y de intereses difusos que los espelelogos de los pases industri almente desarrollados suelen acudir al nuevo mundo para realizar actividades subterrneas que perciben con cierto exotismo. Sera ingenuo establecer que solamente un par de razones son las que in fluyen en la dispora espeleolgica. Esto tambin ocurre debido a la situacin de una comunidad espeleolgica altamente desarrollada en el viejo mundo, debido a que tras un siglo de continua exploracin en sus karsts, ya conocen la mayor parte de las cavernas relevantes y les result a difcil hallar lugares atractivos que no hayan sido visitados anteriormente. Es decir, que uno de los recursos que hoy empieza a escasear en los pases desarrollados son las cuevas vrgenes, mientras, por el contrario, ese ti po de localidades intactas todava abundan en los pases en vas de desarrollo. Por ejemplo, un bioespelelogo puede participar en decenas de expediciones en Europa durante varios aos sin repo rtar ninguna nueva especie, mientras si acude al hemisferio sur probablemente pueda reportar al menos una nueva especie en su primera actividad transfronteriza. Tambin hay que sealar que en Latinoamrica ha y relativamente pocas personas y grupos que se dediquen a las actividades en el subsuelo. Si n embargo, el lento ritmo de exploracin en el hemisferio sur no necesariamente es un indicador negativo, ya que al mantenerse muchas cuevas sin divulgacin, se retrasa parcialmente su potencial dao. El hecho es que hoy da en todo el mundo es t creciendo la exploracin subterrnea que considera ser de vanguardia. Es decir, adems de mu ltiplicarse la cantidad de simples excursionistas que ingresan ocasionalmente bajo tierra, tambin se ha incrementado la exploracin organizada por quienes buscan sistemticamente sitios que hast a el momento era desconocidos por el gnero humano. Para ello, cada vez ms los esfuerzos de lo s exploradores extranjeros se estn dirigiendo a regiones como Latinoamrica, Asia y frica. Es all donde la ciencia occidental encuentra gran parte de sus hallazgos y cada expedicin suele regresar, cu ando menos, con informaciones por publicar sobre varios kilmetros de nuevas galeras. En Latino amrica y en Venezuela ese esfuerzo forneo es bienvenido, mientras se respete la inclusin de grupos espeleolgicos nacionales experimentados. EXPLORACI"N Y SOBERANA A lo largo de la exploracin de la superficie del planeta son innumerables las expediciones organizadas por personal extranjero que se han lo grado desarrollar en el tercer mundo gracias al apoyo de los habitantes locales. Entre las ms famosas podemos mencionar la primera ascensin al monte Everest, liderada por Sir Edmund Hillary, co ntando con la participacin del nativo Tensing Norgay († 1996). En muchas de la s publicaciones el escalador neozelands Hillary aparece como el conquistador del Everest, mientras que el sherpa nepal es mencionado con menor notoriedad, aunque ambos tuvieron el mismo mrito. Ninguno de los dos podra haber alcanzado la meta sin el otro. Tras recordar ejemplos como se se observa que ltimamente se ha avanzado mucho al reconocer los mritos de los nativos, aunque todava subsiste el relict o de aquella conducta colonial de los antiguos viajeros, donde se suele valorar ms un lado de la historia que el otro. Frecuentemente, al acreditar los descubrimientos, el criterio que pr evalece suele ser materialista y se realza a quien aporta los recursos de una exploracin costosa, mientras se minimiza o se desconoce la contribucin local. En Venezuela, durante la poca de la Conquista, durante la Colonia y en el subsiguiente perodo republicano, las primeras exploraciones tambin solan omitir la experiencia y el esfuerzo de los guas locales, indgenas o criollos, sin los cuales a lo s europeos les hubiera resultado imposible tomar

PAGE 14

siquiera conocimiento de la existencia de zonas di gnas de explorar, alcanzarlas y a veces sobrevivir a la expedicin. Es notable que en la primera ascens in al Pico Bolvar, en 1935, por parte de Enrique Bourgoin y Mrquez Molina, afortunadamente, se re conocieron los mritos del campesino del poblado de Los Nevados, Domingo Pea, quien junto a ellos fu e el primer ser humano en alcanzar esa cumbre. Reflexiones como stas no se deben interpretar como el simple afn de lograr el reconocimiento de la participacin local, como si se tratara de una cortesa que alimentara el orgullo nacionalista. Desde hace siglos se tiene conciencia que la exploracin de los nuevo s espacios es un asunto bastante complejo de inters para la soberana. Tras el expone ncial aumento de la demanda por recursos mineros, biolgicos e hidrolgicos el tema de la exploracin de espacios anteriormente desconocidos adquiere una relevancia que indirect amente atae a todos los habitantes de un pas. Esto no slo se relaciona con la geopoltica de un determinado pas, sino que tiene repercusiones en la cosmovisin regional y en el acceso a lo s recursos para las prx imas generaciones de un determinado pas, al respecto basta recordar desde la gesta transocenica de Coln, hasta la saga por lograr los vuelos orbitales y la carrera por conquistar la luna. Pero volviendo al tema de la exploracin de espe cialistas extranjeros sobre el territorio de otra nacin, hoy, debido a las presio nes internacionales, aquellas expediciones otrora conformadas nicamente por personal forneo se perciben como lo que son: la cuestionable avanzada de una cultura industrializada y econmicamente fuerte. Es to pudiera tener consecuencias contrarias a los intereses de la cultura local ms tradicional y re lativamente dbil, cuyos espacios resultan ser analizados, a veces sin su consentimiento, o genera lmente sin beneficio mutuo. Algunas exploraciones del tercer milenio todava se asemejan ms a las famosas “incursiones” del pasado, que a los justos convenios de buena amistad y cooperacin polticamente correcta entre naciones. ltimamente aquella ocasional prospeccin unila teral de nuestros espacios se ha venido acelerando debido a la creciente movilidad de los exploradores, al mismo tiempo que se han incrementado las exploraciones en otras partes del mundo. Esto no es casual y se debe en buena parte a la masificacin de la divulgacin cientfica, la cual se promociona como una especie de moda en los medios de comunicacin audiovisuales, princi palmente a travs de servicios privados de TV por cable o satlite. En este momento la creciente aficin por explorar nuevos ecosistemas tiende a ser promovida y banalizada, sin que se percibiera que a futuro ta l promocin puede encubrir intereses vidos de controlar los recursos que son ingenuamente divulgados ante el pblico. Esta es una preocupacin de diversos profesionales del rea am biental, particularmente de los es pelelogos latinoamericanos que, en general, no saben cul destino tendrn alguno s hallazgos desarrollados en nuestra regin por espelelogos provenientes de otras latitudes. CASOS OBJETADOS Durante las exploraciones espeleolgicas realiz adas por extranjeros en zonas krsticas del llamado tercer mundo, observamos que los pases en vas de desarro llo suelen vincularse con ciertas desventajas, es decir que la participacin nacional puede llegar a ser limitada o nula. Slo citaremos aqu algunos ejemplos tomados de las cuatro principa les ramas de la espeleologa, es decir el catastro espeleolgico o inventario de topografas, el estu dio de las evidencias antrpicas dejadas en el subsuelo, as como las evidencias geolgicas y biolgicas que se manifiestan en estos ambientes confinados. Por ejemplo, los antropoespelelogos han reportado ampliamente el despojo sistemtico de numerosas cuevas de nuestro subcontinente, cuyo pa trimonio aborigen ha ido engrosando colecciones privadas extranjeras, e incluso han ingresado a muse os nacionales de Europa y otros continentes. Muchos de los huesos, piezas de cermica u otra s artesanas indgenas obtenidas en el subsuelo, adems de su insondable valor hi strico o esttico, constituyen evidencias funerarias, religiosas o folklricas de tradiciones an vigen tes que llegan a ser extradas ilegalmente para ser transadas como si se tratara de simples productos comerciales. Tambin vemos que algunas expediciones que pe netran al subsuelo con aparente carcter exploratorio o ecoturstico, se convierten en velado s mecanismos de prospeccin geolgica. Si bien los fragmentos de roca se suelen considerar como simples souvenirs o como un potencial aporte para la ciencia, no se sabe cul ser el destino ulterior qu e se d a la informacin mineralgica recabada en el karst o en sus alrededores. Hay que recordar que es usual que el espelelogo est en contacto con profesionales de diversas universid ades y laboratorios, los cuales pu eden tener intereses particulares en obtener muestras recolectadas –inclusive ca sual y espontneamente-, eventualmente sin las debidas autorizaciones.

PAGE 15

En el caso de los recursos faunsticos, alg unos espelelogos extranjeros han ingresado a las cuevas venezolanas sin supervisin nacional y no se tuvo certeza de cul fue el resultado de su trabajo hasta que varios aos despus se hizo evidente que ocurri un trfico clandestino de recursos genticos. La extraccin ilegal de muestras de artr podos ha sido protestada por la SVE de acuerdo a las leyes nacionales, y tras engorrosos trmites di plomticos se ha logrado la repatriacin de los ejemplares. Otro desequilibrio se observa en relacin con el catastro de las cavernas de los pases centroamericanos, los cuales son intensamente explor ados por espelelogos de diversas naciones. Se ha sealado que el flujo de la informacin topogr fica ocurre mayormente en un solo sentido, por lo que muchos informes de cuevas del Gran Caribe deben consultarse fuera de la regin explorada, generando cierta inaccesibilidad para quienes no conocen el medio espeleolgico exterior. Concretamente respecto a Mxico, los espelelog os estadounidenses se han convertido en los mximos conocedores de los recursos espeleolgicos aztecas, por lo que lo s mismos mexicanos deben consultar a sus vecinos norteos y obtener fuera de sus fronteras la informacin actualizada de su propio karst. De esta forma el catastro de ma pas subterrneos, adems de su potencial valor econmico en la denominada Sociedad de la Info rmacin, tambin podra eventualmente alcanzar hasta una aplicacin a la hora de alguna hipottica invasin militar. Estos ejemplos posiblemente no tengan reperc usin a corto o mediano plazo, sin embargo es obvio que muchas corporaciones transnacionales pres tan atencin a la informacin generada o a las muestras obtenidas, para analizar los recursos naturales latinoamericanos, provengan de estos karsts o de cualquier otro tipo de ambientes por donde transitan los exploradores antes de llegar a las cuevas. A partir de tales investigaciones los comple jos industriales pudieran desarrollar qumicos y frmacos que seran transformados en productos el aborados para fines comerciales, sin un verdadero provecho para las naciones en desarrollo de donde provienen la s muestras. De esta manera se capturan potenciales materias pr imas y conocimientos tradicionales de las comunidades indgenas que, por ejemplo, posteriormente pueden ser pa tentados desde los centros supranacionales de dominacin econmica. En estos casos, los habitantes lo cales a veces intervienen en la colecta ilegal debido al nivel de pobreza que a veces se observa en los karsts lati noamericanos, por lo que existe la tentacin de apoyar a los exploradores extranjeros para solvent ar momentneamente alguna limitacin econmica. COOPERACI"N VS. COMPETITIVIDAD La expansin de los espelelogos de una regin hacia otra usualmente ocurre en sentido nico, con una inmensa mayora de espelelogos provenientes de pases desarrollados explorando cuevas en pases subdesarrollados o en vas de desarrollo. Muy raramente el pe rsonal se traslada en sentido inverso. Varias de las mayores o ms profundas cuevas de los pases latinoamericanos han sido estudiadas por grupos conformados exclusivam ente por espelelogos extranjero s. Ninguna de las mayores o ms profundas cuevas del Viejo Mundo han sido exploradas por grupos provenientes de pases en va de desarrollo. Dicho fenmeno no es casual, y ese pa trn observado en la comunidad espeleolgica se repite en otras comunidades cientficas. En esa dinmica, en vez de compartir las actividad es, algunos expedicionario s extranjeros tienden a esgrimir una serie de pretextos para evitar que se organicen actividades conjuntas binacionales y ocultan sistemticamente sus descubrimientos ante las agrupaciones nacionales. Esto se hace en parte con el fin de acaparar el reconocimiento exclusivo en cuanto a la s primicias o rcords de topografa subterrnea que se pudieran alcanzar. Esa temporal apropiacin de la informacin ayuda poco al desarrollo de la espeleologa local y se dirige ms que nada a acrecentar la fama de algn grupo forneo o alimentar el ego de ciertos lderes de las expediciones, sin mencionar los intereses econmicos, grandes o pequeos que pudieran tene r ante un eventual patrocinador o financista del viaje. En cambio, la Federacin Espeleolgica de Amr ica Latina y el Caribe considera que tanto los espelelogos nacionales como los extranjeros deben verse mutuamente como colabo radores que pueden trabajar en equipo y no como rivales o comp etidores. Cuando los trabajos se inician en forma de proyectos compartidos, se logran relaciones in terinstitucionales ms armnicas durante el trabajo de campo, y los resultados son mutuamente provechosos. Al acudir a algunos pases latinoamericanos ciertos espelelogos extranjeros han intentado prescindir de una verdadera coparticipacin con los entes nacionales correspondientes por medio de la inclusin simblica de unas pocas personas nativas sin experiencia en labores realmente

PAGE 16

espeleolgicas y sin afiliacin institucional espele olgica, quienes suelen aprobar complacientemente cualquier requerimiento que se les haga. Esto se hace para mantener las apariencias y poder decir que la actividad no constituye una intervencin unilateral. Usualmente se trata de montaistas o naturalistas con nula o escasa produccin en ma teria topogrfica o investigacin subterrnea. Es importante que si hay personal espeleolgico disponible en un pas latinoamericano, ste tenga la primera opcin ante individuos especializados en otras disciplinas explorativas o cientficas. Para evitar que se afecten en ecosistemas tan frgiles y excepcionales, como son las cuevas, la contraparte nacional debe estar suficientemente capacitada para decidir a favor de la conservacin de los karsts del pas anfitrin. Es decir que deben estar presentes no slo es pelelogos experimentados, sino tambin aquellos pertenecientes a algn ente espe leolgico formal. Los individuos que carecen de experiencia institucional en asuntos espeleolgicos no suelen velar por los intereses patrimoniales del pas. La experiencia espeleolgica de cualquier pe rsona puede comprobarse fcilmente al revisar la publicacin de Speleological Abstracts, recopilacin de la UIS donde anualmente se reportan todos los trabajos del mundo vinculados al subsuelo. La ocasional actitud neocolonialista mostrada por algunos exploradores extranjeros, que se resisten a compartir el trabajo con espelelogos lo cales, ha pretendido just ificarse alegando que no conocan la organizacin espeleolgica nacional, incluso respeto a expediciones que tuvieron meses para organizar el trabajo. Esta ac titud denota veladamente la falta de inters por entrar en contacto con sus colegas latinoamericanos, paralela a cierta determinacin consciente o inconsciente a actuar unilateralmente. Otro de los argumentos ms frecuentemente esgrimido es que las expediciones son autofinanciadas por los participantes, quienes de spus de un gasto importante se sienten en el derecho de tomar decisiones que no les corresponde n respecto al pas explorado. En este enfoque econmico a veces influye el patrocinio de alguna corporacin o canal televisivo que induce a los expedicionarios a acceder al karst, aun prescindie ndo de las debidas autorizaciones, so pena de perder su fuente de financiamiento en futuras ocasiones. Finalmente, algunos grupos extranjeros justifican su negativa a incluir espelelogos nativos, debido a que ello supuestamente significara un ries go para su expedicin, tanto en el sentido de conflictos interpersonales, as como en la menor experiencia tcnica que tendran los nacionales, alguna falta de velocidad en las operaciones y la posible merma en las condiciones de seguridad, aspecto al que se recurre como un leitmotiv o a modo de tab irrebatibl e en contra de los pases donde hay grupos emergentes. Incluso se arguyen aspe ctos culturales, como es el escaso dominio de los exploradores locales ante el idioma forneo hablado por los visitantes. Estos argumentos reflejan la vela da aspiracin a que dentro de su propio territorio los grupos nacionales sean los que se adapten a las pautas de los extranjeros, imponiendo requisitos en los que muchos exploradores nativos podrn ser descartados. As, asumiendo una autoridad de facto, algunos espelelogos extranjeros discriminan entre sus anfitriones a quin consideran como espelelogo calificado, y a quin no. La mayora de estos impases mencionados se observan frecuentemente en Latinoamrica y tras diversas consultas se concluye que la situacin suel e ser similar en distintos pases y ante distintos grupos forneos. En general los pretextos esgrimid os por grupos visitantes en diversos casos que afectan a Latinoamrica son similares de una expedicin a otra. Ello se debe a que subyace una serie de valores importados que se aplican al mbito de pases con un diferente grado de desarrollo cientfico. Por otra parte Venezuela ha logrado defe nder la autonoma de la espeleologa venezolana durante aos; sin embargo, ltimamente las presiones por parte de los promotores de la espeleologa transfronteriza han aumentado. En 2003 ocurri una expedicin unilateral, sin participacin nacional, organizada por la Sociedad Checa de Espeleologa y la Sociedad Eslovaca de Espeleologa al monte Roraima. Entre otras razones, ellos consideraron qu e su actividad cumpla con los requisitos por haber cancelado en dlares los montos que los indgena s cobran a cualquier turista. Posteriormente regresaron al pas para otra expedicin en Chiman t-tepuy donde participaron diversos ambientalistas venezolanos, pero sin incluir miembros de ninguna organizacin espeleolgica nacional. Sea como sea, no hay que olvidar que son numeros as las actividades que se han desarrollado en Venezuela y en otros pases vecinos bajo la adec uada figura de las expediciones binacionales, en igualdad de condiciones, las cuales han sido muy pr oductivas y satisfactorias para ambas partes. A lo largo de varias dcadas de actividades compartidas se ha demostrado que los grupos espeleolgicos latinoamericanos estn a la par de los grupos prov enientes de otras regiones del globo, y que con buena voluntad diversas limitaciones pueden superarse muy fcilmente. DIVULGACI"N DISCRETA

PAGE 17

En general los visitantes intentan ofrecer cierta tranquilidad al dejar copias de las libretas de campo en los pases explorados; sin embargo eso no basta, ya que la calidad de la informacin se alcanzar luego de cierto trabajo de escritorio y d iversos detalles pueden quedar fuera del alcance de los investigadores nacionales. Como consecuencia, la informacin recabada po r grupos extranjeros suele verterse desde el pas explorado hacia los pases ms desarrollados. Despus del trabajo apenas quedan unos pocos boletines cientficos en el pas anfitrin –y a ve ces no dejan ningunomientras en otras latitudes circulan centenares o miles de ejemplares al alcanc e de los lectores de los pases desarrollados. Algunos espelelogos extranjeros no toman en cu enta que la publicacin de sus trabajos y la despreocupada transmisin de informacin por sus videos pudiera ocasionar situaciones difciles de resolver. Cuntas cuevas han sido saqueadas o destruidas despus de aparecer en famosas revistas o en documentales televisados? Podramos esti mar que por obra de divulgadores imprudentes toneladas de estalactitas han sido rotas, miles de pinturas rupestres han sido rayadas, cermicas han sido saqueadas, fsiles han desapa recido, incontables especies troglo bias han sido amenazadas y sus delicados ecosistemas han sido alterados. Lamentablemente, ello ocurre ms intensamente cuanto ms bella sea la cueva y mientras ms atractivos sean los apoyos audiovisuales o editoriales; no es lo mismo publicar en National Geographic que hacerlo en una revista especializada de ba ja circulacin. A veces conviene no difundir masivamente todos los detalles de aquello que se haya encontrado y, sin dejar de lado la esencia de los trabajos, asesorar a los editores para que se seleccione la informacin m s adecuada. Ese tipo de actitud proclive a la divulgacin sustentable suele estar particularmente arraigada entre los antropoespelelogos debido a repetidos saqueo s observados tras las grandes expediciones. Pero el impacto del espelesmo intensivo no es solamente ambiental, ya que en muchos pases latinoamericanos la divulgacin indiscriminada de la ubicacin de estos frgile s ecosistemas ha tenido impacto por el posterior desarrollo del ecoturismo en cavernas que no soport an una carga que resulte rentable para los operadores. Lamentablemente esta s localidades se van degradando hasta el punto de perder el atractivo que inicialmente tuvieron, co n lo que la naturaleza se consume y la comunidad local pierde su patrimonio al tiempo que se agota una oportunidad de desarrollo econmico. CIENCIA SIN DOMINACI"N Hay que evitar que la naciente desconfianza ante las crecientes expediciones extranjeras sea interpretada como la reaccin chauvinista de alguno s que parecieran no desear que su territorio fuera explorado. En el fondo el avance de la ciencia es un fenmeno universal e inde tenible, propio de todas las sociedades, pero que sin lugar a dudas no de be ocurrir a espaldas del pas explorado. Si la situacin fuera a la inversa los pas es desarrollados aceptaran que espelelogos provenientes del tercer mundo estuvieran frecuentemente prospectando sus mayores cavernas unilateralmente, sin la adecuada representacin nacional?... Lo que se espera es que los trabajos realizados con investigadores extranjeros en Latinoamrica se realicen conjuntamente de manera que ambas pa rtes, el personal forne o y los investigadores anfitriones, puedan compartir experiencias y comple mentar las debilidades y fortalezas de dos o ms grupos intervinientes. Es por ello que la particip acin nacional, que puede incluir guas o ayudantes campesinos, tambin debe contar personal de nive l profesional que pueda evaluar las conveniencias del pas explorado. Con eso se rompe el anterior esquema de dominacin, en el cual la contraparte nacional se limitaba a los baqueanos, sherpas o porteadores, sin cons tituir una participacin verdaderamente igualitaria en lo que a espeleologa se refiere. Por experiencias anteriores, se sabe que cuando algunos espelelogos fo rneos han accedido a cavernas sin la participacin nacional, las siguientes expediciones locales o forneas suelen encontrar cierto recelo de las autoridades ambientales. Es decir que hay consecuencias derivadas de la actitud de los infractores que recae sobre toda la comunida d espeleolgica, la cual es perjudicada porque posteriormente pueden quedar lim itados sus movimientos o puede dificultarse el trmite de la permisologa. No hay que ver al grueso de lo s espelelogos extranjeros como potenciales antagonistas de la exploracin de un pas, ya que las fricciones slo involucran un pequeo grupo, los que a veces actan sin percibir la potencial trascendencia negat iva de algunas actividades inconsultas que realizan. Para no dar la impresin de part icipar en una especie de espionaj e ambiental, la mejor actitud que pueden mostrar esos espelelogos forneos es reco nocer que cada pas tiene el derecho soberano de incluir personal nacional especializado en todas y cada una de las actividades que los extranjeros

PAGE 18

vengan a desarrollar en el pas. Obviamente ese cont rol presencial tambin debe ocurrir en cualquier otro tipo de expediciones en mbi tos diferentes al subterrneo. Por supuesto los entes administrativos, como ministerios u otras instituciones, no estn en capacidad de manejar una expedicin binacional en las profundidades de una montaa, ya sea por no poseer personal tcnicamente preparado para ello, ya sea por carecer de los conocimientos necesarios o sencillamente porque eso no es parte de sus funcio nes. Por ende la represen tacin del pas dentro de las nuevas cavernas que se est n estudiando la debe asumir directa o indirectamente el organismo nacional preparado para tal efecto, que en el ca so de Venezuela es la Sociedad Venezolana de Espeleologa. La presencia de personal venezolano en los m s escondidos rincones del territorio es lo que permite saber si los expedicionarios extranjeros est n desarrollando actividades con criterios ticos y conservacionistas. As mismo ello permite controla r una eventual extraccin legal de muestras de material antropolgico, geolgico o biolgico para su posterior estudio. Adems, el grupo nacional suele garantizar el procesamiento adecuado de los trmites de obtencin de permisos y queda a cargo de la divulgacin subsiguiente dentro de la comunidad cientfica nacional. La Sociedad Venezolana de Espeleologa no se opone a apoyar a los exploradores de otras nacionalidades, al igual que la Federacin Espeleol gica de Amrica Latina y el Caribe, pero ambos entes apoyan como principio bsico que se organice n actividades conjuntas, tal como lo requieren las autoridades, respetando la legislacin ambiental y lo s protocolos cientficos de Venezuela, al igual que debe ocurrir en territorios vecinos. Las decisiones de todo grupo binacional debe se r compartida por ambas partes en igualdad de condiciones en todas las fases del trabajo. CONCIENTIZACI"N REGIONALISTA A lo largo de casi cuatro dcadas, el pers onal venezolano ha aprendido a superar las limitaciones tcnicas que antes impedan llegar a los pozos ms profundos o que dificultaban el recorrer las cavernas ms extensas. Desde las primeras generaciones autodidactas de la espeleologa venezolana se ha llegado a un nivel prcti camente profesional que le permite conocer autnomamente los recintos subyacentes de la geog rafa nacional, con o sin la ayuda de los colegas extranjeros. En el proceso se ha ido fomentando un especial amor por el territorio y se ha asimilado el compromiso con un entorno que pocos aprecian, ya que son pocos los que llegan a observar este hermoso paisaje subterrneo. El voluntariado co mprometido ha demostra do que desarrollar esta actividad de manera desinteresada es parte de un ejercicio ciudadano. Uno de los principales aportes de la SVE se halla en el Catastro Espele olgico de Venezuela, donde se compilan mapas de unas 600 cavidades naci onales. Adems de su valor geogrfico, este resultado muestra el compromiso constante de un grupo que de manera discreta, sin buscar protagonismos, topografa cuevas amplias o angostas, horizontales o profundas, secas o hidrolgicamente activas, con o sin estalactitas, cavernas famosas o desconocidas, de pequeas dimensiones o excepcionalmente extensas. Este trabaj o en concordancia con lo que la naturaleza nos ofrece no prioriza el rompimiento de records espe leomtricos, aunque la Sociedad Venezolana de Espeleologa haya sido la que ha reportado la s mayores y ms profundas cuevas del pas: El Gucharo, El Samn, Alfredo Jahn, Sima Aonda y, re cientemente, la Cueva de Roraima Sur que, con 6 km de desarrollo, result ser la mayor del mundo en rocas cuarcticas. Estos hallazgos notables forman parte de la ruti na del verdadero espelelogo que reconoce en su gestin el esfuerzo colectivo del grupo, sin buscar protagonismos. Tras centenares de hallazgos en diversas reas de la ciencia, los miembros de la SVE no son famosos porque conscientemente han optado por no buscar el reconocimiento pblic o. Esa actitud no siempre se observa en las agrupaciones que dependen de la participacin extranjera... Nuestra actividad espeleolgica realmente culm ina cuando se ofrece informacin adecuada, y cuando se colabora con la educacin ambienta l destinada a la poblacin estudiantil y a las comunidades rurales del entorno explorado, para que ellas estn dispuestas a defender su patrimonio subterrneo. A partir de all la espeleologa se d iluye en el desempeo social y la induccin de los especialistas comienza a surtir efec to. Es por ello que se deben establecer alianzas con diversos entes gubernamentales, no gubernamenta les y comunitarios que potencien esta disciplina cientfica que todava es poco conocida. Un espelelogo del pas puede poner atencin para que esta cadena de relaciones llegue a la base social tenga un impacto positivo en el ambiente y genere bienestar. CONCERTACI"N ESPELEOL"GICA

PAGE 19

Tras participar en decenas de actividades bina cionales, ya sea como anfitriones, ya sea en otros pases en calidad de invitados, se reconocen matices que determinan diferentes actitudes y filosofas espeleolgicas. Por ejemplo, en los pases andinos la dbil experien cia espeleolgica resulta en cierto grado de dependencia; en pases con es peleologa desarrollada como Venezuela, existe autonoma sin llegar al aislamiento espeleolgico; en pases desarrollados de ot ros continentes, se ha percibido cierta imposicin de criterios en uno s pocos grupos institucionalmente agresivos. Las costumbres y criterios de los espelelogos extranjeros son vlidos y adecuados dentro del mbito en el cual se capacitaron, es decir, dentro de sus propios pa ses. Sin embargo, en Latinoamrica la situacin suele ser diferente y po r lo tanto los criterios y las decisiones deben adaptarse a las condiciones actuales de la espeleolog a de los pases en desarrollo. En esta regin del globo, se estn ventilando preocupaciones prop ias que se vinculan a la cosmovisin de nuestro entorno subterrneo, y quienes deseen integrarse a la exploracin de estos es pacios son bienvenidos, pero deben amoldarse a otras prioridade s a las que no estn acostumbrados. En ese sentido la Unin Internacional de Espe leologa debe incrementar su esfuerzo para impulsar mejores estrategias de induccin al trabaj o binacional dentro de su s pases afiliados, sobre todo entre los pases espeleolgic amente desarrollados que han motivado las fricciones. No slo debe darse ms difusin al Cdigo de Etica para la exploracin e investigacin en cuevas de pases extranjeros, sino tambin considerar que otra espeleologa es posible. La clave parece residir en alejarse de la exploracin competitiva, para asumir vnculos cooperativos que hagan crecer la espeleologa de ambas partes. Seguramente los principios de complementariedad y buena voluntad lograrn que los exploradores subterrneos del viejo y del nuevo mundo se vean como un solo ente, que pu ede encontrar la armona en la diversidad. ELEMENTOS PARA LA REFLEXI"N Aunque en diversos pases como Brasil, Mxico Argentina, Venezuela y Cuba la espeleologa nacional ha alcanzado un importante desarrollo, hay que establecer criterios que fortalezcan la espeleologa nacional que an est emergiendo en el resto de Latinoamrica. Para lograr buenas relaciones que aclaren las ambigedades y permitan alcanzar un nivel provechoso para ambas partes, la Federacin Espeleolgica de Amrica Latina y el Caribe sugiere discutir y aplicar lo siguiente: ASPECTOS ORGANIZATIVOS -Que la seleccin de la participacin nacional sea decidida autnomamente por el pas anfitrin a travs de sus entes espeleolgicos dando prioridad a la inclusin de espelelogos institucionalizados que tengan la mayor experiencia espeleolgica posible. -Que las expediciones se planifiquen desde sus fase s preparatorias con una coordinacin compartida igualitariamente por represen tantes de ambas naciones. -Que durante los imprevistos suscitados en el campo, las decisiones se tomen por acuerdo mutuo de ambos grupos. -Que la totalidad de la informacin previa a la actividad sea conocida simu ltneamente por todos los integrantes de la expedicin, sin importar su procedencia. Que el grupo forneo no condicione, limite ni ob staculice las expediciones de los espelelogos nacionales. -Que la dinmica interinstitucional sea equilibrada, si n importar cul grupo hall el primer dato de las cuevas o del karst a explorar. CRITERIOS GENERALES -Que se respeten los usos y costumbres de las co munidades locales, inclusive indgenas, adems de las leyes y reglamentos nacion ales, independientemente de su nivel de relevancia. -Que los nuevos nombres geogr ficos se tomen de la toponom a circundante, de acuerdo a las normas nacionales e internacionales. -Que en caso de diferencias ticas prevalezca la op inin de los espelelogos nacionales o la opinin de los habitantes del karst. -Que todos los espelelogos partic ipantes sean coresponsables del bu en desempeo de las actividades conjuntas. -Que los espelelogos locales sean reconocidos como supervisores del patrimonio cultural, geolgico o biolgico vinculado al subsuelo y al entorno krstico.

PAGE 20

-Que el argumento del avance de la ciencia se logre incluyendo una adecuada representacin de la espeleologa local. EQUIDAD DE RECURSOS -Que las limitaciones econmicas no se utilicen como pretexto pasivo para la exclusin total o parcial de la parte nacional. -Que se halle la manera de que la fortaleza ec onmica de alguna de las partes no fomente una gestin unilateral durante actividades binacionales ni interfiera en la toma de decisiones. -Que todos puedan tener acceso a ejercitarse antes de las expediciones y que todos puedan participar en actividades tcnicas subterrneas con uso del material de exploracin. -Que en el trabajo de campo los recursos disponibles de ambas partes sean compartidos equitativamente, de la mejor mane ra, para los fines espeleolgicos. -Que los grupos locales acten con la mayor autono ma posible, buscando ser lo menos dependientes posible de la logstica extranjera. -Que las actividades espeleolgicas se mantenga n dentro del marco del voluntariado, sin buscar beneficios econmicos durante las actividades binacionales. -Que se evite que eventuales corporaciones, patrocinantes o medios audiovisuales interfieran directamente en las actividades de los espelelogos nacionales; antes, durante o despus de la exploracin. ASPECTOS DIVULGATIVOS -Que toda la informacin indita, imgenes o la da ta de los instrumentos satelitales sean compartidas por ambas partes, y que se inte rcambien los datos topogrficos procesados o por procesar. -Que al finalizar el trabajo de campo se mantenga el contacto para coparticipar en lo relacionado con todos los eventos divulgativos o productos editoriales vinculados con la exploracin. -Que las publicaciones posteriores a la expedicin sean redactadas compartiendo ambas partes la autora de redactores. -Que se privilegie resaltar la obra colectiva de las instituciones participantes, minimizando los reconocimientos individuales y expresando los logros en tercera persona evitando la promocin del protagonismo individual. -Que los crditos o menciones sobre el trabajo incl uya el reconocimiento igualitario a ambas partes, y tambin los contactos electrnicos, direccio nes postales o telfonos de ambos grupos. -Que la distribucin postal de las publicaciones rela cionadas con la expedicin se efecte por medio de un directorio de instituciones construido por ambo s grupos, que incluya a es pecialistas y bibliotecas universitarias, bibliotecas nacionales y bibliotecas locales del pas explorado. RECURSOS OPCIONALES -En caso de no observarse la adecuada cooperacin entre ambas partes, se insta a los espelelogos nacionales a recurrir a cualquier mecanismo diplomt ico, tcnico, administrativo, militar, aduanal, fronterizo, legal o burocrtico para abortar las pr ximas expediciones extranjeras unilaterales en sus pases, o incluso interrumpir en el campo la s actividades inconsultas que puedan estarse desarrollando. -Las medidas contra el saqueo o dao a los recu rsos arqueolgicos, geolgicos o biolgicos se tramitarn acorde a los procedimientos del orde n pblico o segn los usos de las autoridades indgenas; recomendndose el seguimiento poster ior por medio de los instrumentos vigentes del Derecho nacional e internacional. -Las infracciones al Cdigo de tica debern ser tramitadas y divulgadas ampliamente ante la comunidad espeleolgica, y frente a los gremios o las instituciones acadmicas correspondientes. -Cuando la intervencin extranjera ya haya ocurrido sin que se pudieran tomar acciones, independientemente de los pretex tos argumentados, se podr tomar a posteriori medidas pertinentes que eviten o disuadan a que esta situacin se repita. PRINCIPIO SUBYACENTE En resumen, se debe buscar activamente la igualdad, aunque por diversas circunstancias sepamos que en todo el mundo existen brechas de diversa ndole, donde una parte tiene ciertas ventajas y la otra presenta ciertas limitaciones.

PAGE 21

Este repertorio de sugerencias debe ser discutido por la comunidad espeleolgica latinoamericana, a fin de elaborar un documento m s completo y til que el Cdigo de tica de la Unin Internacional de Espeleologa, a fin de re solver las recurrentes y sistemticas diferencias acaecidas durante dcadas. Esto debe acompaa rse por el fortalecimiento de las leyes nacionales, de acuerdo a los principios de soberana y proteccin del patrimon io ambiental y cultural. Los latinoamericanos de tendencia latinoamericanista deben hacer respetar su acceso al entorno su bterrneo, frente a una espeleologa globalizada proclive al individualismo y la unilateralidad que se escuda tras la excusa del avance de la ciencia. 10,8 KM TOTALIZ" LA MAYOR CUEVA DEL MUNDO TOPOGRAFIADA EN ROCAS CUARCITICAS DE VENEZUELA Rafael CARREO, Carlos GALN & Francisco HERRERA Sociedad Venezolana de Espeleologa, Departamento de Catastro rafaelcarreno2004@yahoo.es Apartado 47.334, Caracas 1041-A, Telefax: 212-730.64.36 El Escudo Guayans ha constituido un foco de atencin para numerosos exploradores y naturalistas dedicados a diferentes ramas de la ciencia. All resaltan los elevados tepuyes, antiguas mesetas de arenisca del perodo Pr ecmbrico, cuyas parede s a veces superan los mil metros de altura. Esta regin presenta ca ractersticas ecolgicas amaznicas y est ubicada en la Gran Sabana, al Sur de l ro Orinoco, en el estado Bolvar. NUEVAS TENDENCIAS ESPELEOL"GICAS En lo que a exploracin subterrnea se refiere la cumbre de los tepuys ha sido visitada repetidamente por miembros de la Sociedad Ve nezolana de Espeleologa (SVE). Desde hace tres dcadas all han sido topografiadas 90 cavida des, las cuales se incluyeron en el archivo del Catastro Espeleolgico de Venezuela. Lo s resultados planimtricos en esta regin totalizan 37 km de galeras, reportados a lo largo de algunas decenas de expediciones. Paradjicamente los gelogos de mediados de l siglo pasado estimaban que este tipo de rocas cuarcticas no tenan potencial de karstificacin, es decir que se opinaba que no podan generarse cuevas en estos maci zos. Pero los espelelogos ve nezolanos, -a veces con la colaboracin de colegas de otros paseslograr on escribir un nuevo captulo de la geologa que todava no haba sido concebido. Uno de los principales factores para el desarrollo inusual de estas cavernas ha sido la permanente incidencia de las lluvias que, a lo largo de milenios, han infiltrado desde micromtricas fisuras, hasta kilomtricas grietas. EXPLORACIONES VENEZOLANAS En general las cavernas de los tepuyes han sido exploradas en sentido vertical, penetrando por las amplias aberturas iluminadas que estn cubiertas por densa vegetacin en el fondo, desde donde se hallan galeras en total oscuridad. En la mayora de los casos la espeleologa en tepuys se ha limitado a profundas simas que representan un desafo tcnico para la progresin. Esto se debe a que la dureza de la roca dificulta la instalacin de los clavos, y la arenizacin de algunas superficies de las paredes agrava la abrasin de las cuerdas estticas y de los equipos metlicos utilizados para descender. Adems, la alta pluviosidad somete a los exploradores al potencial riesgo de quedar atrapados por alguna inundacin en las grietas inferiores o se pueden activar repentinamente cascadas temporales

PAGE 22

en las vas de escalada. En estas precarias co ndiciones se ha descendi do en Venezuela hasta 383 m de desnivel en la Sima Aonda del Auyn-tepui, lo que hasta finales de los aos noventa represent el record mundial de profundidad en este tipo de roca. Los primeros trabajos de topografa espele olgica en la cadena oriental de tepuyes fueron realizados por espelelogos venezolanos durante la dcada de los aos ochenta, alcanzando las cumbres de los tepuyes Yuru an, Kukenan, Il y Tramen. En aquellas oportunidades se cont con el apoyo logstico de Edelca, empresa que ofreci el transporte en helicptero. En el ao 2000 la SVE desarrol l una labor topogrfica junto a espelelogos italianos en la zona del Roraima-tepui en el sector de Wei-Assipu, apenas a un par de kilmetros al Este del punto trifinio del Roraim a, donde converge la frontera entre Brasil, Venezuela y Guyana. EL NUEVO SISTEMA RORAIMA SUR El ms reciente trabajo realizado en el Roraima fue coordinado por la Sociedad Venezolana de Espeleologa, entre los aos 2003 y 2005, dentro de una muy amplia cavidad denominada Sistema de Roraima Sur. Dicha cueva constituye una red laberntica donde confluyen varios drenajes, enlazados por numer osos arrastraderos laterales de techo muy bajo, en los que se hace difcil el trnsito. Lo que llam la atencin en esta cueva fue el predominio de galeras horizontales, -que apenas descienden 72 m de desnivelsituacin que es atpica en comparacin con los dems tepuyes donde el cavernamiento es vertical. El trabajo en el Sistema Roraima Sur requiri de cu atro intensas expediciones en las cuales se sortearon numerosos obstculos subterrneos Las mediciones se realizaron con cinta mtrica, brjula y clinmetro, a lo largo de unas 800 estaciones topogrficas. La magnitud de la actividad cartogrfica oblig a dividir el personal en varios equipos para avanzar simultneamente en distintos sectores, realizan do largas incursiones, prolongadas varias veces hasta altas horas de la noche. El particular ambiente subterrneo ha favore cido la formacin de numerosas estalactitas de palo amorfo, que se presentan como frgiles, oscuras, opacas y rugosas figuras donde el slice se ha acumulado debido al lento go teo. Este tipo de espeleotemas es muy poco comn en toda la regin pero, a diferencia de otras cavernas, esta cueva muestra llamativos racimos de estalactitas de notable tamao, con hasta 40 cm de altura. Muchas estalactitas se alejan de la vertical hasta 45 de inclinacin, lo que se debe a la influencia de corrientes de aire que controlan su crecimiento, debido a que el mineral que la humedad del techo deposita ms de un lado que de otro. La cueva posee 18 bocas de acceso, se puede ingresar por medio de algunas de ellas, pero otras son difciles de ubicar por encontrarse ocultas entre gigantescos bloques. Hallar las conexiones subterrneas de uno a otro sector implica un trabajo arduo debido a las mltiples ramificaciones estrechas. Algunas de las aberturas que dan al exterior constituyen simas cuya profundidad alcanza varias decenas de metros, otras bocas se abren en la pared, bajo del borde exterior del tepuy. En los ltimo s trabajos explorativos particip un entusiasta equipo de exploradores del Pas Vasco, pertenec ientes a la Sociedad de Ciencias Aranzadi, y tambin un amistoso grupo de ingleses pertenecientes al Club de Espeleologa de la Universidad de Oxford. UNA FRGIL LOCALIDAD EN ESTUDIO No se aconseja darle un uso turstico a la cueva, ya que an se debe evaluar la seguridad y el impacto ambiental; adems hay que realiz ar estudios especializados para determinar una serie de parmetros subterrneos, y principalmente analizar el acufero y los recursos biolgicos que all se refugian. De momento se puede considerar que hay sectores que pueden representar ciertos riesgos para los visitantes, debido a factores hidrolgicos o

PAGE 23

geolgicos. Esta cavidad reviste una notable importancia desde el punto de vista cientfico, ya que es una localidad donde el desarrollo del cavernamiento ha ocurrido de una manera muy diferente a lo observado en otras cuevas tepuyanas. El lado sureste de la cumbre del tepuy era poco transitado hasta mediados de los aos noventa cuando los guas indgenas ubicaron nue vos sitios de pernocta. El tramo inicial del Sistema Roraima Sur fue conocido hace varios aos debido a que su boca serva como refugio a los excursionistas. Hace unos dos aos unos espelelogos checos y eslovacos haban realizado en la caverna una medicin preliminar de 2,4 km, sin haber ubicado importantes conexiones, galeras, ni bocas adic ionales. Debido a la creciente afluencia de excursionistas en la cumbre, las aguas cercanas a esta localidad pueden estar siendo afectadas por los campamentos vecinos, ya que el flujo de la superficie es captado por los sumideros subterrneos. NOTABLES DIMENSIONES SUBTERRNEAS La dimensin total topografiada por la Soci edad Venezolana de Espeleologa alcanza 10.820 m, esto hace del Sistema Roraim a Sur la mayor cueva del mundo en rocas cuarcticas, ocupando el segundo lugar la Gruta do Centenario de 4,7 km en Brasil. Adems esta cueva se convierte en la segunda mayor cueva de Venezuela, despus de la Cueva del Samn con 18,2 km, ubicada en la Sierra de Perij, estado Zulia. Aunque la Cueva del Gucharo de 10,2 km pasa ahora a ocupar el tercer lugar del listado nacional, nunca perder su relevancia para el desarrollo del turismo subterrneo y para la educacin ambiental. Todas esas cuevas mencionadas han sido topo grafiadas por la SVE a lo largo de casi cuatro dcadas, pero el trabajo explorativo no se limita a resear las notorias cuevas kilomtricas. Tras estas notables actividades los participantes nunca han buscado beneficios ni reconocimientos personalistas, ms bien la espeleologa exige repeti dos sacrificios en pro de una actividad que peridicamente ofrece experiencias novedosas. La constancia en el trabajo se comprueba al revisar el Catastro Espeleolgico de Venezuela, donde han sido archivados unos 600 mapas que cubren todo el territorio nacional. Como agrupacin cientfica la funcin so cial tambin se complementa al publicar anualmente estudios antropolgicos, biolgicos y geolgicos desarrollados bajo tierra. El llamativo Sistema de Roraima Sur slo es un eslabn unido a una larga cadena de hallazgos realizados por exploradores vo luntarios. De esta forma, oscilando entre la ciencia y la aventura, cada ao se logra incrementar el inve ntario del ms oculto de los patrimonios que alberga la geografa nacional.